×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
12 Septiembre 2019 04:06:00
La nalguita de AMLO
No, definitivamente no vamos a hablar del trasero presidencial, sino de la extraña relación entre Andrés Manuel López Obrador y Manuel Bartlett. Sé por experiencia que la gente cambia: tengo un primo que a los 20 años era medio imbécil y hoy que tiene 40 es un imbécil completito. Yo mismo ya no soy ese amargado que conociste hace algunos años: ahora soy un amargado con más años. Sí, la gente cambia, pero no creo que Bartlett haya cambiado tanto como nos quiere hacer creer el Presidente.

A ver, ¿quién es Bartlett? Es un priista hijo de priista, cuyo padre fue Gobernador de Tabasco y él mismo lo fue de Puebla. Bartlett fue compañero de Gabinete de Carlos Salinas de Gortari, sí, el innombrable, y fue quien operó el fraude electoral que llevó al orejón a Los Pinos, pero no solo eso: también ha sido señalado de tener vínculos con el crimen organizado y con el asesinato del periodista Manuel Buendía. Bartlett fue secretario de Gobernación al viejo estilo priista: más mafioso que político. Tenía a su disposición a los servicios de inteligencia para espiar a la oposición, a líderes sindicales y sociales, a sacerdotes, a maestros. Vaya, hasta a Juan Gabriel espiaban (“vamos al Noa-Noa, Noa-Noa”). Y falta contar todas las transas que hizo cuando fue Gobernador poblano, en las épocas en que no había derecho a la información, ni solicitudes de transparencia, prácticamente tampoco había oposición y los gobernadores eran auténticos amos y señores en sus respectivos estados. ¿Te imaginas qué fácil era gobernar y hacer todo tipo de negocios cuando no había internet, ni redes sociales? Bueno, pues ese tipo de político es Manuel Bartlett, hoy director de la Comisión Federal de Electricidad.

Con esos antecedentes, resulta más que extraño que AMLO lo haya incluido en su Gabinete, pero no solo: ayer salió a defenderlo con más enjundia y coraje que las de la Selección Nacional para defender la portería de Memo Ochoa.

Justo cuando la Secretaría de la Función Pública anunció que va a investigar las denuncias por la fortuna de 800 millones de pesos que tiene en casas y edificios, Bartlett recibió en Palacio Nacional la bendición del Presidente. Dijo que confiaba en él y que lo necesitaba para salvar (¡toques, toques!) a la CFE. Después de eso, ¿crees que la SFP se va a atrever a tocarle un pelo a Bartlett? Al contrario: le van a hacer hasta una misa de desagravio en la Basílica de Guadalupe.

¿Le sabe algo Bartlett a AMLO?, ¿le debe algo el Presidente?, ¿qué es lo que los une de manera tan extraña y tan poco transparente? Creo que veremos al Cruz Azul campeón antes de saber las respuestas a estas preguntas.


El iPhone ahorrador

El martes pasado presentaron el nuevo iPhone y tengo que aplaudirle a Apple, porque por primera vez hicieron un teléfono que apoya la economía familiar. Y es que el iPhone 11 es tan, pero tan feo, que nadie querrá endeudarse para comprarlo. Tengo la impresión de que es más feo, inclusive, que Mario Delgado, el jefe de los diputados de Morena. El aparato tiene tres cámaras, ¡imagínate! En México tenemos dos (la de diputados y la de senadores) y no sirven pa’nada. ¿Para qué necesitamos una tercera? Hay quienes dicen que la primera es para que te tomes selfies; la segunda es para que veas desde lejos lo que te va a doler cuando te roben un teléfono de más de 30 mil pesos; y la tercera es para que Facebook y Google puedan seguir espiándote para venderte todo aquello que no necesitas, pero que tanto anhelas.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5