×
Jorge A. Meléndez
Jorge A. Meléndez
ver +

" Comentar Imprimir
09 Noviembre 2019 04:04:00
La esperanza no es una táctica
Te cuento que me eché todita la mañanera donde el general Luis Crescencio Sandoval explicó al detalle el fallido operativo para capturar a Ovidio Guzmán en Culiacán. Me pareció un gran ejercicio de introspección. Aquí lo hemos dicho muchas veces: el fracaso es prerrequisito del éxito... siempre y cuando se aprenda del mismo. Y para ello se requiere introspección.

Lástima que esta buena reflexión de los técnicos del operativo Culiacán fue antecedida por una perorata de Durazo para justificar la estrategia humanista de la 4T. Y peor aún, al final AMLO cerró con broche de cobre con otro sermón ideológico similar. Si los jefes no internalizan el fracaso terminarán por repetirlo una y otra vez. Trágico.

Pero regresemos a lo valioso, a la descripción operativa. Me queda claro que los responsables sí tenían un plan. Había dos círculos concéntricos. El primero con cuatro puntos y el segundo con tres.

Para mí, la falla estuvo en dos aspectos clave:
1.- No anticiparon la capacidad de respuesta de los criminales. Fue tremenda, rápida y masiva. Los datos compartidos no dejan ninguna duda.

2.- Faltó crear planes de respuesta ante distintos escenarios. En corto, no tenían un plan de contingencia.

Crear un plan de contingencia (PdeC) no es complicado, no es física cuántica. Pero tenerlo es clave porque se usará precisamente en una crisis: por ende, puede ser la diferencia entre vivir y morir.

¿Cómo crearlo? Tomemos como Benchmark a un negocio. Pero ojo, estos consejos son aplicables en cualquier ámbito.

Según el sitio Mindtools (Mt), el primer paso es identificar los riesgos críticos para el proyecto (o para tu organización). Obviamente hay que jerarquizarlos: no puede haber PdeC para todo.

Para hacerlo, ubica los peligros en una matriz Impacto/Probabilidad de cuatro cuadrantes, donde el eje horizontal mide el impacto del riesgo (bajo/alto) y en el vertical su probabilidad (misma escala).

En términos generales, olvida riesgos de bajo impacto/probabilidad y busca reducir la probabilidad de los de bajo impacto, alta probabilidad. Claramente debes tener planes de contingencia detallados para los riesgos de alto impacto/probabilidad y monitorear con precisión los de alto impacto, baja probabilidad.

Como ya hemos comentado aquí, el mejor plan significa cero sin una buena ejecución. Bueno, pues para un PdeC esta regla es todavía más aplicable: ¡estarás en crisis! Por eso, asegúrate de comunicarlo en la organización, informar a responsables de sus roles y revisar y ajustarlo en el tiempo.

Hace tiempo vi la excelente película “Deepwater Horizon”. Antes de la explosión de la plataforma, Mark Wahlberg (el protagonista) le dice a un arrogante ejecutivo de British Petroleum: “La esperanza no es una táctica”.

¡Wow, que frase! Apúntala, debe ser de cabecera. Perfectamente aplicable al combate al narco... o a lo que sea. La esperanza puede convencer a incautos... pero tarde o temprano se enfrentará a la realidad, tal como sucedió en Culiacán.

En pocas palabras...
“Todo mundo tiene un plan, hasta que lo golpean en la boca”. Mike Tyson, boxeador
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65