×
hace 1 mes
[Estados]

Pierde su casa anciana con demencia senil y ludópata

Su hija afirma que la mujer que su madre piensa como una niña y es ludópata

Imprimir
Pierde su casa anciana con demencia senil y ludópata
Ciudad Juárez.- Además de expandirse hacia un terreno que actualmente se le reclama, la familia que fue dueña de la casa del gobernador Javier Corral Jurado en la calle Ignacio de la Peña y Costa Rica insiste en que la operación de compra-venta de esa propiedad hace tres años fue ventajosa y recurrió a un certificado médico para acreditar que la vendedora tenía demencia senil.

“La señora Esperanza Miranda Molinar… no está capacitada para realizar o decidir sobre transacciones que involucren actividades intelectuales o financieras”, dice una constancia firmada por el médico psiquiatra Alfredo Espinoza Aguirre.

La hija de Miranda Molinar, Yolanda Agüero Miranda, ha insistido por meses en que su madre no estaba en condiciones de realizar la venta de dicha propiedad en 2017, y ante el reportaje que describe la forma en la que el gobernante se expandió sobre otro predio en la misma calle, acudió a este medio a presentar diversos documentos sobre su caso, como la constancia médica que obtuvo en noviembre de 2018.

Aprovechó situación mental de la mujer

La evaluación psiquiátrica a Esperanza Miranda Molinar, de 92 años de edad, quien le vendió a Corral Jurado la casa de la Costa Rica e Ignacio de la Peña, lo que quedó asentado en escritura pública en el 2017, confirmaría que la mujer cayó en depresión tras la transacción.

Yolanda Idalí Agüero Miranda afirma que la venta se realizó a través de medios que, según dijo, constituyen un claro abuso debido a la condición de ludopatía y el estado emocional que desde entonces sufría la vendedora, quien perdió a tres de sus cinco hijos.

La casa que legalmente es propiedad de Javier Corral consta de 362 metros cuadrados y según datos del Registro Público de la Propiedad el 11 de abril de 2017 quedó bajo la inscripción 99 del folio 128, libro 2487 sección primera. Tuvo un costo de un millón 200 mil pesos.

Yolanda Idalí presentó documentos de que la casa fue comprada en abonos y dijo que prácticamente “mi madre fue echada a la calle con el dinero de la compra, lo cual aprovecharon drogadictos del sector y ludópatas de los casinos a los que acostumbraba visitar”.

Según la queja recibida, la vendedora cayó en un estado de depresión por la venta de su casa y hay testigos, como, “don Gil”, uno de sus vecinos, que aseguró a El Diario que la vieron apenas semanas después de la venta en los alrededores de su casa puchando un carrito de mandado, “trastornada y sucia”, por lo que llamaron a su hija, quien vive en Creel, Chihuahua.

‘La dejó en una situación vulnerable’

El 27 de noviembre del año pasado el psiquiatra Alfredo Espinoza Aguirre, con domicilio de su consultorio en la calle Carbonel 2932 de la ciudad de Chihuahua, expidió un certificado a Esperanza Miranda Molinar, a solicitud de la hija, en el cual hace constar que la paciente tiene un padecimiento depresivo con insomnio crónico iniciado hace 10 años con la muerte de una hija.

En el documento, cuya copia fue entregada a El Diario por Yolanda Idalí, el especialista cita que el padecimiento depresivo “se agudiza hace dos años con la venta de su casa”.

El médico diagnosticó que doña Esperanza (tiene) “un trastorno depresivo mayor y demencia senil” y que “no está capacitada para realizar o decidir sobre transacciones que involucren actividades intelectuales o financieras”.

Yolanda Idalí dijo que lo que el psiquiatra certificó lo ha venido manifestando con protestas públicas en varios eventos donde se presenta el gobernador. “La dejó en una situación vulnerable y de calle”, asintió.

De igual forma indicó que interpuso denuncias en la Comisión Estatal de Derechos Humanos y en la Secretaría de la Función Pública, que a la fecha están “congeladas”.

“Nadie me ha hecho caso, no me creen que mi madre fue seducida a vender su casa por el gobernador, que aprovechó que ella es ludópata, que piensa como una niña, y con la entrega de los primeros 565 mil pesos me la echó a la calle”, señaló la quejosa, quien aseguró que su madre ya está en otro domicilio resguardada y con los cuidados necesarios.


Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png