×
hace 6 meses
[Coahuila]

Más de medio siglo de amor incondicional

Contrajeron nupcias en 1967

Imprimir
Más de medio siglo de amor incondicional
La paciencia y la confianza del uno hacia el otro, además de la comunicación.
Castaños, Coah.- No hace falta hacer una boda con lujos para ser felices; celebraron su matrimonio en su casa, con una cena, llevan 52 años de casados y siempre han permanecido unidos.

Don Manuel Mendoza de Hoyos de 71 años y su esposa Rosa María Lara López de 68 años, se sientan en una banca frente a la primaria Venustiano Carranza casi a diario a recordar los bellos momentos de la adolescencia cuando se conocieron.

Fue en ese lugar cuando don Manuel y su esposa se conocieron y conversaron un rato, para después decirle que era su novia, sin pedirle que lo fuera, el amor a primera vista que lo llevó de joven por aquella jovencita permanece hasta el día de hoy.

En aquel tiempo doña Rosa tenía 13 años y medio de edad cuando se encontraba con sus primas y amigas en unos juegos mecánicos instalados en el terreno donde hoy es la secundaria Ildefonso Fuentes, no se percató que aquel mozo la observaba y no le quitaba la vista, pero ella pensó que miraba a sus acompañantes, ella platicaba con otros muchachos.

Pero don Manuel solicitó hablar con ella y se sentaron en una banca de concreto frente a la actual banca que se sientan y ahí le dijo que era su novia, sin pedirle su autorización y de ahí empezaron a salir, pese a que el papá de doña Rosita no estaba de acuerdo, porque era una adolescente.

Don Manuel tenía 16 años y medio cuando se enamoró de doña Rosita, dos años después le pidió que se casara con él, contrajeron nupcias por el civil en la casa de ella, pese a que su padre no lo quería para yerno ni quería que se casara tan jovencita, se dieron el sí.

No había un vestido de novia ni traje de novio, fue todo sencillo, sólo cenaron para celebrar la unión de la pareja, pero esto no fue un impedimento para que no fueran felices, porque ambos se amaban y hoy en día permanecen juntos unidos y en amor.

Con el paso de los años, don Manuel fue el yerno consentido de su padre, porque era un hombre muy trabajador y a su hija y a sus nietos nunca les faltó nada y siempre fue un matrimonio estable.

Doña Rosita lamentó que hoy en día las parejas se casan y organizan una boda muy ostentosa y al año se divorcian, ese amor que se juraron frente al altar no logró permanecer, porque no conocieron cómo protegerlo y cuidarlo.


Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png