×
hace 2 meses
[Ciencia]

Descubren agujero negro supermasivo que devora 12 lunas al día

Las ráfagas X emitidas por el objeto indican que el flujo de la materia hacia su centro se acelera y se ralentiza repetidamente

Imprimir
Descubren agujero negro supermasivo que devora 12 lunas al día
El centro de la galaxia GSN 069. Foto: X-ray: NASA/CXO/CSIC-INTA/G.Miniutti et al.; Optical: DSS
Estados Unidos.- Un agujero negro supermasivo que está en el centro de la galaxia GSN 069, a 250 millones de años luz de la Tierra, absorbe una cantidad de materia comparable a cuatro lunas aproximadamente tres veces por día, descubrieron los astrónomos, según ha comunicado este jueves la NASA.

Los expertos detectaron esa extraña actividad —que se repite cada hueve horas— gracias a las ráfagas X, que suelen ser emitidas por partículas que caen en las superficies de los objetos muy pesados, como estrellas de neutrones y agujeros negros. No obstante, es la primera vez que un objeto de este tipo y tamaño —pesa 400 mil veces más que el Sol— pulsa con tanta regularidad.

“Este agujero negro está en un plan de alimentación como nunca antes habíamos visto. Este comportamiento es tan inédito que tuvimos que acuñar una nueva expresión para describirlo: ‘Erupciones cuasi periódicas de rayos X'”, comenta Giovanni Miniutti, de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

Al combinar las observaciones sobre el objeto durante 54 días, los astrónomos concluyeron que el flujo de la materia hacia el agujero se acelera y se ralentiza con periodicidad. Lo mismo es cierto para la temperatura del gas, que varía entre 555 mil y un millón 389 mil grados centígrados.

En lo referente a las explicaciones de las repetidas ráfagas, los investigadores proponen dos versiones. La primera: serían el efecto del movimiento cíclico del disco de materia circundante; se acumula la energía, lo que lleva a su desestabilización y la caída de una gran cantidad de partículas en el agujero. La segunda: podrían deberse a la interacción entre este y un cuerpo secundario, probablemente los restos de una estrella parcialmente devorada.

En cualquier caso, el origen de las repetidas ráfagas “necesita ser estudiado con más datos y nuevos modelos teóricos”, señala la colega de Minuitti, Margherita Giustini.



Con información de RT





Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png