×
hace 6 días
César Martínez

Señala CNDH falta de atención en penal

Reforma

Imprimir

Tras el motín en penal de Cadereyta, la CNDH expresó preocupación por la falta de atención a problemas que ha denunciado en cárceles de NL.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) expresó su preocupación por la falta de atención a los problemas que ha denunciado en los panales de Nuevo León.

Hoy REFORMA publicó que desde mayo la CNDH advirtió que existía autogobierno de los internos en el penal de Cadereyta, en el cual el martes se registró un motín con un saldo de 17 muertos.

"Este organismo nacional expresa su preocupación ante la falta de respuesta adecuada de las autoridades para atender la problemática que se ha denunciado en los centros de reclusión de la entidad, y que se ve reflejada de manera recurrente en hechos violentos como los que hoy de nueva cuenta se presentan en Cadereyta", expresó esta mañana la CNDH.

El Ombudsman recordó que no sólo ha emitido recomendaciones por el Centro de Readaptación Social de Cadereyta, sino también referente a hechos violentos en el penal de Apodaca, donde murieron 43 internos y 73 quedaron heridos, y en el Topo Chico, donde en 4 meses se 52 reos fallecidos y 55 lesionados.

"Así también el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura en su Recomendación M-01/2016 dio cuenta de las irregularidades que imperan en los tres centros de la entidad, incluyendo Cadereyta", afirmó.

Sobre las labores que realiza ante el motín del martes, expuso que visitadores ya acudieron al centro de reclusión para verificar que se respeten los derechos de los internos y sus familiares.

Además de que emitió medidas cautelares para que se brinde información a los parientes de los internos y se les dé un trato adecuado por parte de las autoridades del sistema penitenciario.

Los visitadores constataron que familiares de los internos ingresaron al centro de reclusión en grupos de cinco personas, mientras que los 37 lesionados que dejó el motín son atendidos en el Hospital Universitario.

"El centro es resguardado al interior por personal de custodia y fuerza civil del Estado, indicándose destrozos y daños en área técnica y algunos dormitorios", detalló la CNDH.