×
hace 6 meses
Alejandro León

Olvidan La Gran Espiga en Coyoacán

Reforma

Su objetivo era convertirse en referente al sur de la Ciudad, pero el monumento La Gran Espiga en Coyoacán está abandonado y vandalizado.

Imprimir
El objetivo de su construcción era convertirse en referente al sur de la Ciudad.

Sin embargo, el monumento La Gran Espiga en Coyoacán está abandonado y vandalizado.

La obra de casi 30 metros de altura fue levantada en 1973 por el arquitecto Fernando González Cortázar.

Se ubica en el cruce de Calzada de Tlalpan y Avenida Miguel Ángel de Quevedo y cuenta con nueve niveles, que ahora están corroídos y destruidos.

Las piezas de la parte baja están grafiteadas. Alrededor de la obra, hay cubos de cemento donde antes había reflectores. Estos ya son utilizados como depósitos no autorizados de basura.

"Por aquí pasan vecinos que viven por la zona. Es un paso para ir al Metro Taxqueña. Siempre ha estado apagado el monumento, no sabía que existían las lámparas.

"No hay ningún alumbrado, hace un año aquí se ponían los indigentes, hacían su campamento. Siempre lo he visto descuidado, todo se olvida, se hacen muchas cosas según para buenos propósitos, pero al final no significa nada", lamentó Amada Hernández, vecina de la zona.

Incluso, en el 2000, González Gortázar lamentó que la escultura estuviera, ya desde entonces, en condiciones "vergonzosas".

Desde ese año, especialistas señalaron que faltaba un catálogo completo de los monumentos que hay en la CDMX. Lo que deriva en la carencia de información sobre la universidad de inmuebles, fuentes y esculturas de valor artístico e histórico.

El 2001 fue el último año en el que se tuvo registro de mantenimiento en La Gran Espiga. En ese año, trabajadores de la Delegación Coyoacán tuvieron la encomienda de despintar el monumento, resanarlo y volverlo a pintarlo en dos meses.

Para agosto de 2003, el crítico de arte Jaime Moreno Villarreal, sugirió la posibilidad de que Miguel Ángel de Quevedo se convirtiera en un corredor escultórico, después de la inauguración de tres esculturas de los artistas Manuel Felguérez, Vicente Rojo y de González Gortázar.

El nuevo corredor estaría trazado entre dos cabeceras: la Espiga de González Gortázar, y el Monumento a Álvaro Obregón, en San Ángel. Sin embargo, no se concretó.

González Cortázar es reconocido a nivel nacional e internacional. Sus obras se han extendido a Guadalajara y Monterrey; así como a Madrid, España.

Pie de foto: La obra fue levantada en 1973 por Fernando González Cortázar.