×
hace 1 semana
Alejandro León

No me gustó el color.- Negrete

Agencia Reforma

A Negrete no le importó violar la ley y reconoció que fue su decisión que la sede de Coyoacán fuera pintada sin permiso del INAH.

Imprimir
A Manuel Negrete, Alcalde de Coyoacán, no le importó violar la ley y reconoció que fue su decisión que la sede de la Alcaldía fuera pintada y resanada sin tener permiso del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Su argumento es que no le gustaba el color ocre de la fachada del inmueble catalogado como monumento histórico y protegido por la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

REFORMA publicó que trabajadores de la Alcaldía hacían arreglos al sitio sin permiso del INAH y sin supervisión de ningún especialista.

"Simple y sencillamente no me gustó el color, no era un color agradable y es un mejor color el blanco en mi punto de vista.

"Si hay una sanción, no hay problema", dijo Negrete a REFORMA.

-¿Por qué hicieron la intervención sin contar con el permiso del INAH?, se le cuestionó.

"Porque también cuenta la Alcaldía, o sea, no es nada más el INAH. Ahí fue mi decisión".

- Existe una Ley de Monumentos Históricos, un reglamento...

"Sí, sí, sí yo lo entiendo, pero tomé la decisión de pintar, de cambiar los colores y ya voy a platicar con el INAH, o sea, si hay alguna situación (...) pues lo veremos con el INAH", respondió el ex futbolista.