×
hace cerca de 11 meses
Patricia Miranda/ENVIADA

Entre letras y pasos

Agencia Reforma

El aire literario de Madrid se disfruta aún más si se recorre a pie.

Imprimir
En la pared, frente a las escaleras del Hotel Iberostar Las Letras Gran Vía, pueden leerse las "Instrucciones para subir una escalera", el texto es de Julio Cortázar.

El huésped que ignora el ascensor para entregarse al placer de leer las citas literarias que hay en el descanso de cada planta, halla textos de Juan Rulfo, Virginia Woolf y Michael de Montaigne, entre otros.

Las habitaciones también están tapizadas con letras. El fragmento de un cuento de Chéjov, por ejemplo, se lee en una de las paredes rojas de la habitación 520.

Dormir entre palabras motiva a levantarse temprano para merodear por el cercano Barrio de Las Letras, donde además de ver la casa donde vivió y murió Cervantes es posible leer más citas literarias, como las de autores españoles tatuadas en el pavimento de la Calle de las Huertas.

La hora del vermut se acerca; no queda más que unirse a esta añeja tradición madrileña. Hay un boom de sitios para la práctica, que se acompaña con aceitunas rellenas.

El tentempié inyecta la energías necesarias para ir hacia el Museo Thyssen-Bornemisza, que hasta el 21 de enero estará presentando Picasso/Lautrec. La exposición, que pone en evidencia las afinidades y coincidencias entre la obra del francés y el español se divide en cinco temas: Bohemios, Bajos fondos, Vagabundos, Ellas y Eros Recóndito.

Tras dos horas de una apasionada visita, nadie vuelve a ver de la misma manera el mundo de los cafés, los saltimbanquis, los carteles, el erotismo, los guantes largos y a las pelirrojas.

Empieza a caer la tarde y como colofón de un día de caminata se antoja deambular por el Parque de El Retiro. Parejas, grupos de amigos y chicos que salieron de la escuela convergen en este pulmón capitalino.

Tras tantos pasos, el hambre vuelve. Esta noche hay una cita en el Corral de la Morería, uno de los locales tradicionales del flamenco en la capital española. Salmorejo, vino y paella aparecen en la mesa, mientras sobre el tablao desfilan el cante de Alfonso Losa, el arte de "La Lupi", bailaora, y la garra del bailaor Juan de Juan.