×
hace 6 meses
Silvia Garduño

Dan 63 años de prisión a sacerdote

Reforma

El sacerdote Carlos López Valdez fue condenado a 63 años de prisión por el delito de violación luego de 10 años de haber sido denunciado.

Imprimir
El sacerdote Carlos López Valdez fue condenado a 63 años de prisión por el delito de violación por el juzgado 55 en materia penal de la Ciudad de México, luego de diez años de haber sido denunciado por Jesús Romero Colín.

La sentencia fue dada a conocer en conferencia de prensa por abogados del Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social, así como por el mismo Romero Colín.

David Peña, coordinador jurídico de esta organización, resaltó que es la primera sentencia contra un cura por pederastia en la Ciudad de México, lo que la hace emblemática.

"Se rompe la burbuja de protección hacia los curas pederastas, se rompe este cascarón que mantenía la impunidad, la protección y el contubernio entre las autoridades civiles y el clero católico.

"Esperamos que abra el camino para que otras sentencias puedan darse en el mismo sentido", indicó.

Romero Colín aseguró que la sentencia le cayó de sorpresa, y lo hizo repasar la larga lucha de diez años en la que la Procuraduría puso todo tipo de trabas para proteger a la Iglesia católica, cuyos representantes lo acusaron de mentiroso y que sólo buscaba dinero.

"Me siento muy contento por la sentencia pero sí creo que aún falta mucho trabajo. Se qué hay muchos casos más que siguen en la impunidad y hay que luchar también por eso. Espero que esto sea un parteaguas y que se abra una brecha para que otros casos puedan avanzar de manera más rápida", señaló Colín.

Recordó que conoció al cura Carlos López Valdez porque acostumbraba acudir a misa todos los domingos con su madre a la Parroquia de San Agustín de las Cuevas, donde oficiaba el sacerdote.

"Él pidió niños para el servicio del altar, para ser acólitos monaguillos. Yo accedí y estuve así algún tiempo, después me nació la vocación sacerdotal y Carlos López se aprovechó de eso. Él habló con mis papás y dijo que quería ser mi guía espiritual en el camino al sacerdocio con la condición de que me fuera a vivir a la iglesia. Así fue como comenzaron los abusos".

Los abusos se cometieron cuando él tenía entre 11 y 16 años, hoy tiene 34.

El abogado Luis Ángel Salas señaló que en este caso tuvieron que declarar los actuales Obispos de Colima y Culiacán, Jonás Guerrero Corona y Marcelino Hernández, el primero por haber sido superior jerárquico de López Valdez cuando ocurrieron los hechos, y el segundo por haber sido director de Casa Damasco donde los sacerdotes son enviados para tratar con ciertos problemas emocionales y psicológicos.

Salas enfatizó que por muchos años los Obispos fueron excluidos del caso, pues las autoridades alegaban que necesitaban permiso del procurador para citar Obispos.

La defensa de Romero Colín se prepara para apelar la sentencia para impugnar el monto de la reparación del daño, que quedó en 75 mil pesos.

Los denunciantes lamentaron que bajo la gestión de Norberto Rivera la Iglesia nunca quiso cooperar con el caso, y expresaron que la actitud sea diferente bajo la gestión de Carlos Aguiar Retes.