×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
13 Agosto 2017 04:00:00
Tercia de Ases
Antonio García

En memoria de Héctor, Balín Y Gerardo.

Piedras Negras se ha distinguido por ser cuna de buenos basquetbolistas, su fama tanto en el estado como fuera de él, (por ejemplo en ciudades como Tijuana y Chihuahua), estados basquet-boleros por excelencia, Piedras Negras ha dejado constancia de su vena deportiva.

La cancha Bomberos, la secundaria federal, el gimnasio municipal, y ahora el auditorio Santiago V González son testigos mudos de un sinnúmero de anécdotas que al recordarlas, o bien cuando alguien las comenta, te transporta al Piedras Negras de antaño.

Jugadores que han puesto el nombre de Piedras Negras en alto sin duda son muchos, en esta ocasión haré mención a 3 que ya no se encuentran con nosotros, uno de ellos hace apenas unos días dejó de existir.

HÉCTOR REYES MORALES
(1942-2005)
Jugador carismático, hábil, muy hábil y certero, jugaba con la sonrisa en los labios descontrolando al contrario, hacia fácil lo difícil. Fue el primero que llamó la atención de los entrenadores nacionales y pronto lo reclutaron para jugar en el circuito mayor donde alternó con los grandes de aquella época: Manuel Raga, Ricardo Pontviane, El mano santa Guerrero, entre otros.

Causó muy buena impresión, sin embargo una lesión temprana de rodilla provocó que se ausentará del aparador nacional cuando estaba en su mejor momento. Siguió dando de qué hablar en lo local, hasta su abrupta muerte en enero 9 de 2005.

FRANCISO JAVIER BUSTAMANTE AZUA (BALÍN) (1952-1972)
Se inició jugando con la escuela Modelo, bajo la supervisión del profesor Osvaldo Garza, después en la secundaria federal bajo la tutela del profesor Fidel Castillo y posteriormente con el Lic. Galván. Muy pronto dio un estirón en sus facultades y llamó la atención de muchos.

Con un tiro excepcional se daba el lujo de encestar de tablero, o como quisiera, era muy elegante y tenía un resorte que lo mantenía en el aire unos segundos.

Arturo Reyes lo pulió y después el entrenador Milo se lo llevó a Monclova, y lo quiso impulsar a otras latitudes, pero Balín nunca quiso dejar Piedras Negras, decía que se sentía muy feliz aquí. Era bueno en todo; en béisbol, voleibol, tennis, donde lo pusieran, nunca fumó ni tomó. Murió en plenitud de sus facultades a los 19 años.

GERARDO REYES MORALES
(1961-2017)
Fue el menor de una dinastía que ha dado mucho bueno de que hablar, fue quien escaló mayores peldaños en su ascendente carrera, dueño de un don de gente muy singular, empezó a corta edad a jugar en la escuela primaria, y después en la High School de Eagle Pass; ahí empezó a mostrar sus aptitudes lo que llamó la atención de sus Coaches. Se lo llevaron becado al TEC de Monterrey, y el Meme Sáenz ex seleccionado nacional y entrenador del TEC se encargó de darle brillo. “Gero” empezó a destacar en el circuito mayor con una técnica envidiable, bote muy dominado, buen resorte, muy hábil para recuperar bola, pasador infalible, armador de juego y una muy buena visión de cancha. Jugaba agresivo cuando era necesario, fincó con todo ello una carrera promisoria.

Cuando terminó sus estudios de Licenciatura de Administración de Empresas, lo contrataron entre otros Aguascalientes y Colima para jugar en el circuito mayor. Actualmente se encuentra en el salón de la fama del TEC de Monterrey.

Cuando participó en el campeonato nacional infantil en Chihuahua, hizo mancuerna con “Papo Menchaca” anotando 26 puntos y Papo 24, les dieron una repasada a los campeones nacionales en su propia tierra.

Fue nominado a la Universiada mundial donde se le reconoció su capacidad.

Murió el miércoles pasado 9 de agosto en Ciudad Juárez, donde radicaba desde hace años. Cada año participaba en el torneo de los Reyes que se lleva a cabo cada diciembre. Le sobreviven su esposa Lalis y 4 hijos (3 hombres y una jovencita) uno de sus hijos es seleccionado por Chihuahua, los otros 2 juegan muy buen basquetbol en el Paso, Texas.

Los 3 jugadores a quienes me he referido han honrado a Coahuila y a Piedras Negras con sus méritos deportivos y dejan un legado para las futuras generaciones difícil de superar tal vez, mas no imposible, porque Piedras Negras es un semillero del basquetbol; con disciplina y perseverancia los muchachos que ya despuntan, que sudan, que se cansan, y se tuercen los tobillos algún día podrán ver sus nombres en algún salón distinguiéndolos por sus méritos.

Hoy, no veo en Piedras Negras las competencias de antes; entre escuelas primarias, secundarias, preparatorias que creo es lo que dio pie a que surgieran estos tres íconos y muchos otros más. Veo una labor incansable del profesor Toño Martínez, pero también veo que esta ávido de apoyo de parte de autoridades, patrocinadores y demás.

Esto es importante, para que sigan surgiendo nuevos valores en Piedras Negras.

Reflexión: con toda seguridad que en algún lugar del infinito se están jugando tercias, y a Héctor y Balín les hacía falta alguien que garantizara el triunfo, le mandaron hablar a Gero y de seguro…… les va a ir muy bien.

Ángel Humberto García Reyes
(Agradezco a mi hijo Antonio el haberme cedido su espacio en esta ocasión a fin de poder expresar mi respeto, admiración, y el dolor que llevo).
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6