×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
19 Mayo 2017 04:00:00
Sin circular
No sé cuáles serán las condiciones ambientales en el valle de México este día. Si bien los métodos e instrumentos de predicción atmosférica han mejorado, resulta imposible prever con certeza lo que va a ocurrir. Para cientos de miles de habitantes del valle de México, afectados por las restricciones a la circulación de vehículos, un pronóstico diferente puede cambiar de manera muy importante su día.

Ayer el valle de México vivió su tercer día consecutivo en fase 1 de contingencia ambiental. Las consecuencias son muy onerosas para algunos. Para aquellos que trabajan, y no tienen los recursos para adquirir un auto nuevo, las restricciones a la circulación multiplican sus gastos. A veces el costo adicional de transporte supera lo que ganan en el día. Para los foráneos que están en la Ciudad de México con un vehículo, ya sea por razones de trabajo o de turismo, el Hoy no Circula los hace virtuales prisioneros.

Las restricciones a la circulación afectan principalmente a una clase media baja que tiene la capacidad para tener un vehículo, pero no la suficiente para un auto nuevo. Estas medidas hacen que se multipliquen las horas de trabajo y el esfuerzo que deben incurrir para ganar lo mismo que alguien que sí tiene un auto que circula todos los días. El Hoy no Circula es un instrumento que acentúa la desigualdad.

Para muchos afectados el transporte público no es opción. Éste no alcanza los destinos a los que tienen que llegar o no lo hace en los horarios que requieren. La saturación y mala calidad del transporte público, por otra parte, hacen que en muchos casos se descarte esta opción.

Lo peor es que no parece que la medicina esté funcionando. La contaminación se mantiene. La actual contingencia ambiental es la más prolongada en muchos años.

Una política pública que no logra los resultados que se fija, y que en cambio causa enormes daños a la sociedad, no debe mantenerse. La Ciudad de México sufre de un problema de contaminación de aire, pero parecería haber soluciones más eficaces que el Hoy no Circula.

La solución de fondo del problema de contaminación es promover el uso del transporte público. Sólo que hay maneras distintas de tratar de lograr este propósito. Las autoridades ambientales de la Megalópolis quieren hacerlo a través de prohibiciones o restricciones a la circulación de vehículos, pero los resultados son decepcionantes. Estas medidas sólo han servido para golpear a personas de nivel social medio-bajo y para fomentar la compra de vehículos.

Una estrategia radicalmente distinta sería tener un mejor sistema de transporte público que hiciera que a la gente le pareciera más conveniente utilizarlo antes que un vehículo privado. Un sistema así descansaría en la decisión libre de los usuarios, pero los políticos no confían en la libertad de los ciudadanos.

Los sistemas de transporte público en México son pésimos porque los políticos les meten mano. Fijan tarifas y rutas sin prestar atención a las necesidades de una población diversa. Se han negado siempre a permitir que el mercado ajuste la oferta y la demanda por lo que han provocado distorsiones que han empujado a la gente a usar autos privados.

Hoy el sistema muestra nuevamente sus debilidades. La contaminación no baja, la desigualdad se acentúa y mucha gente es castigada por el delito de tratar de trabajar. El burócrata más perverso no podría haber diseñado una peor política pública.

Modernizar el TLCAN

La carta es breve y sólo informa al Congreso de Estados Unidos que el presidente Donald Trump pretende iniciar negociaciones con Canadá y México para “modernizar” el TLCAN. Es un lenguaje mucho más moderado que el que ha usado Trump para referirse al “injusto” tratado.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add