×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
20 Junio 2019 04:06:00
Sarcasmos
LA TRAMPA MILLENNIAL DEL SOCIALISMO

Del gringo caricaturista Ian Garrison: “El socialismo, la trampa de la mosca del milenio. Mi amigo liberal masculino es un típico partidario de Bernie Sanders. Por qué los millennials adoran a Bernie Sanders se debe a tres cosas: entitlements, envidia e igualdad. Estas tres iniciales han arruinado a mi generación. (como alguien que nació en 1990, sé muy bien cómo se comportan y actúan los millennials). Comencemos con los entitlements. Mi amigo liberal masculino, a quien no nombraré, tiene un gran derecho a pesar de que su estilo de vida sugiere una C- en el libro de calificaciones de la vida. Pero ¡por Dios! él se merece A+ nomás porque así lo dice él. Ah, envidia, una emoción que nos debe llevar al quinto cielo para que podamos lograr y disfrutar los mismos frutos del trabajo que disfrutan los exitosos. ¡Pero no para nuestros amigos milenarios liberales! No me hagas empezar ahora, porque es por esta emoción que nuestros amigos liberales se detienen, se estrellan y se queman. Ser envidioso de alguien es normal. Usar la envidia para sentarse y quejarse, no lo es. La igualdad no puede existir; todos somos únicos con diferentes disposiciones genéticas, cuerpos, mentes y almas. El hecho de que tu hermana más alta y más atlética golpee la pelota cada vez, no significa que tú puedas y debas golpearla igual cada vez. Que un mundo fuese igual sería un mundo de vacío y conformidad. (Y nunca serás feliz en un mundo de conformidad.) Cuando los liberales no se salen con la suya, gritan por la igualdad y gritan fuerte. ‘¡Igualdad para todos!’, claman. Mi consejo para los millennials es que no sean una mosca que cae en el dulce (y fatal) néctar del socialismo”.



TENNOS Y MANTENNOS

Es la manera correcta de conjugar. Doble “n”. Poco frecuente.



MOBUTU

Importante comentario de Viviano Villarreal Cueva: “Mobutu es un claro exponente del fenómeno en la macrodimensión, pero me gustaría cifrar la mayor trascendencia en el brutal impacto que ejerce en la micro dimensión individual de cada quien; nuestro pequeñísimo círculo de influencia en la vida cotidiana. Los fenómenos ‘Mobutu’ suceden muchas veces tan alejados de nosotros que llegamos hasta dudar de si realmente fueron tan contundentes, o si en verdad sucedieron. También ocurren en nuestro micromundo con peculiar terquedad. Me refiero a los machos prepotentes poderosos en más de un sentido, que pasan la vida apabullando a los pobres indolentes alrededor, familia y amigos incluidos. Para luego, al perder la fuerza y vitalidad, terminar sus días dependiendo de los que apabullaron para que les den de comer en la boca y les cambien el pañal, acabando así su vida en forma menos que digna. Eso sÍ los apabullados deciden tratarnos bien. En mayor o menor grado, todos llevamos un pequeño Mobutu adentro. Siempre se puede encontrar razones para mejorarnos como personas y enmendar nuestros caminos cuando todavía tenemos oportunidad de hacerlo”.



PRIVACIÓN EMOCIONAL

Un experimento inquietante del lenguaje fue el realizado en el siglo 13 por el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Federico II (1194-1250), quien hablaba 9 lenguas y escribía en 7. El emperador quiso saber qué clase de idioma hablarían los niños que nunca hubiesen oído hablar a nadie (el idioma de Adán y Eva, supuestamente). Para ello, ordenó que a un grupo de 30 bebés abandonados en un hospicio se los entregase a cuidadoras que nunca les hablasen ni les hiciesen ningún ruido ni gesto expresivo o afectuoso. Todos los niños del experimento, que eran cabalmente atendidos con alimentación, abrigo, higiene, etc., pero nunca con muestras de afecto, murieron antes de cumplir 3 años. O sea, no te metas con mi cucu, donde el cucu puede ser cualquier cosa. Fuente: http://www.orlecu.com.ec/boletin/n7-2005/index.htm
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2