×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
08 Julio 2020 04:09:00
Sálvese quien pueda
Escuchar Nota
Una cosa es negarse a vivir con miedo y otra muy distinta ser irresponsable. Una cosa es querer retomar todo aquello a lo que estábamos acostumbrados y otra cosa es poder hacerlo. Y es aquí donde radica nuestro gran problema, la trampa en la que, como sociedad, caímos con esto de la pandemia.

Las autoridades apelan a la responsabilidad ciudadana para contener la oleada de contagios. Por ejemplo, el Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, dice que cada ciudadano tendrá que vigilar su comportamiento, ser consciente y hacerse responsable de su salud y la de su familia, que ese es el reto que enfrentamos como sociedad y que llegó la etapa de la “responsabilidad individual”.

Y el Gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, pide a los ciudadanos disciplina en el uso de espacios públicos y pondera una convivencia familiar basada en la responsabilidad comunitaria individual, para seguridad de todos.

No se trata de juzgar a la sociedad por el comportamiento de algunos de sus miembros, pero si la salvación está en manos de que masivamente los ciudadanos asuman eso de la responsabilidad individual, pues estamos perdidos.

Por el tono de los mensajes de los gobernadores pareciera que han claudicado en su obligación de velar por el bien comunitario imponiendo las medidas restrictivas que inhiban la movilidad y la aglomeración. Concedamos que no sea así, pero probado está, no se puede apostar a la “responsabilidad comunitaria individual” en un asunto tan grave como enfrentar esta pandemia.

Sí, todos debemos cuidarnos y cuidar a nuestras familias, pero también deben existir garantías de que las autoridades sacarán de las calles a los indolentes, omisos e irresponsables, de lo contrario esto nunca acabará.

Acotar las libertades individuales e imponer medidas que no son populares siempre tiene un costo, es cierto, pero también lo es que el bien supremo hoy no es político, y mucho menos el eventual éxito en las urnas, sino la sobrevivencia y harían bien nuestras autoridades en entenderlo y actuar en consecuencia, antes de que sea demasiado tarde. ¿O qué, esto ya es un sálvese quien pueda?



Imprimir
COMENTARIOS