×
Querida Ana
Querida Ana
ver +
Imprimir
12 Enero 2017 03:00:00
Querida Sí o No
QUERIDA ANA:

Tengo un gran conflicto en mi corazón. Soy madre soltera de un único hijo. Lo crié con gran esmero y ahora está excluyéndome de su vida. Le cuento. Mi hijo y su novia con la que pronto se casará, vivieron juntos un año en mi casa. Acepté porque él está muy enamorado y me dijo que quería comprar casa antes de casarse y así podía juntar dinero. Nunca me dieron para la comida o los servicios. Traté a la novia de mi hijo como si fuera mi hija, con mucho cariño y consideraciones. Ella siempre fue algo distante y fría, pero pensé que era así su carácter y lo acepté. Nunca dije nada. Hace tres meses mi hijo compró su casa. No es una gran casa, pero está bien ubicada y bastante buena y no tendrá que pagar renta. Ahora la anda arreglando. Se fueron los dos a su casa y estoy feliz de que mi hijo al fin tenga un techo propio.

Lo que me dolió y me duele es que la muchacha le dijo a mi hijo que tan pronto supe que había comprado casa, le había dicho a ella que cuanto antes se fuera mejor. Y eso es una gran mentira. Ahora le dice que no debo ser parte de sus vidas y que escoja entre ella o yo. De eso me enteré por una sobrina que se encontró con ella en una tienda y se lo platicó, pero le pidió que no me dijera. Desde luego mi sobrina sí me dijo, ella sabe lo que he pasado para criar a mi hijo y salir adelante y lo que lo he ayudado siempre.

No espero ser la prioridad en la vida de mi hijo, pero quisiera ser reconocida. He sido excluida totalmente de sus planes de la boda. No me preguntaron si quería invitar a alguien. Y francamente me considero afortunada de que mi hijo haya traído una invitación para mí. No sé si esperan que asista, pero por lo pronto él me trajo la invitación. Yo hasta esperaba entrar a la iglesia con mi hijo y entregarlo, pero todo ha sido tan diferente.

Mi hijo estuvo platicando conmigo y reconoce y le preocupa que su novia tenga un problema de inseguridad y dice que está tratando de que vaya a terapia. Pero me di cuenta de que no hay ninguna posibilidad de que él cambie de manera de pensar respecto a casarse con ella. Y como ya falta sólo un mes, no creo que se arrepienta.

Mi único hermano me dijo que a pesar de que ya le llevó mi hijo la invitación, ellos no van a ir a la boda por la manera como esa muchacha se ha portado conmigo. Yo en ratos estoy tentada a hacer lo mismo, pero no quisiera empeorar la situación entre la novia de mi hijo y yo. Sospecho que mi hijo va a tener muchos problemas en su matrimonio si su esposa no asiste a terapia y cambia, pero quisiera que él supiera que siempre estaré a su lado y que lo quiero mucho a pesar de todo lo que pueda pasar. Me está inquietando el asunto de la boda y por eso le pido que me aconseje si ir o no. Muy agradecida. A sus órdenes.

SÍ O NO


QUERIDA SÍ O NO:

Por favor asista a la boda de su único hijo. Sea cariñosa, comprensiva, no mencione ningún problema e ilumine con su sonrisa el lugar. Más tarde, y siempre, le dará gusto haber asistido y se va a felicitar a usted misma por haber hecho a un lado el sentimiento que la separa de esa joven, para acompañar a su hijo.

Pídale a su hermano que haga un lado sus sentimientos y vayan a la boda para que la acompañen a usted y se sienta apoyada. Su futura nuera parece ser una persona enferma. Su hijo tiene un verdadero desafío por delante y va necesitar mucho apoyo emocional de parte de usted. Esté ahí para él y proporcióneselo.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



top-add