×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
08 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA ATORMENTADA:
Cuando tenía siete años de edad fui abusada sexualmente por un pariente. Cuando finalmente me decidí a decírselo a mis padres, unos meses después, ellos decidieron no decir nada a nadie para no dañarme más.

Pasaron los años y ahora tengo 21. He luchado emocional y sicológicamente para superar la pesadilla. Mis padres me pusieron en tratamiento con dos sicólogas y poco a poco me fui tranquilizando y superando el trauma.

Sin embargo, me he puesto a pensar que ese pariente vive aún y en la familia hay niñas desde meses hasta 10 años de edad y me horroriza pensar en que podría sucederles lo mismo que a mí hace años y estoy mucho muy preocupada. ¿Crees que tengo la obligación moral de hacer saber, de explicar a los padres de las niñas –hermanos y primos míos– lo que me sucedió con ese hombre y decirles que cuiden a sus niñas, porque él los visita, o es mejor que me quede callada?

Cada vez estoy más preocupada y aterrada de pensar en que esas pequeñitas pudieran pasar por lo mismo que yo. Si hablo sé que causaré problemas entre la familia y quizás hasta con mis padres que prefirieron callar. ¿Qué me aconsejas? Quiero tomar la decisión correcta.

Gracias.

ATORMENTADA
QUERIDA ATORMENTADA:

Quedarte callada sería cometer un grave pecado de omisión. Primero diles a tus padres que has decidido decir la verdad.

Habla después con los padres de esas niñas (y niños) y explícales tu triste experiencia para que ellos hablen con sus hijas o para que cuiden al extremo a sus niñas, no solamente con ese hombre sino con cualquier otro. Si tus padres se molestan porque hablas del asunto, allá ellos. Tú cumple lo que te dictan tu conciencia y tu corazón.

Y para ti, si continúan tus angustias, te sugiero que busques más ayuda sicológica. Has sufrido mucho y la terapia adecuada te ayudará a superar totalmente tu problema, que te ha causado tanto dolor.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2