×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
17 Mayo 2018 04:00:00
Pecado de omisión
De frío a caliente, el termómetro de la violencia contra la mujer es un claro listado de las muchas vías como la agresión se puede presentar en una relación de pareja. Pienso cuánto esa misma colección de barbaridades pueden atentar igualmente en contra de un varón.

La mujer mexicana, como sea, ha encontrado “contrargumentos válidos” para desviar el calor subido de las agresiones recurrentes en su contra, casi siempre con la espada de la tradición. Enseguida muestro los diferentes grados de violencia y lo que mi tiempo sobre la Tierra –y considerando que he sido mujer todos mis 50 años- y las justificaciones facilonas que nos llevan a momentos complicadísimos.

Si te hace de menos, es porque está muy ocupado; si te cela, es a razón del mucho amor que te tiene. Si te grita, ridiculiza o culpabiliza, es porque no lo has comprendido, si te ignora, es porque sabe que eres tan fuerte.

Si te insulta y chantajea, es porque resultó ser muy emocional; si te controla el celular, los correos, las redes o tus salidas, es porque está preocupado por ti. Si te amenaza, es porque no has respetado sus propias decisiones; si te aísla de tu familia y amistades, es a razón de querer estar mucho tiempo contigo.

SI te hace sentir miedo, es porque creció en una familia difícil; si te agarra, empuja, abofetea o golpea es porque lo educaron en un ambiente de violencia. Si te toca de forma que no te gusta y obliga a prácticas sexuales no deseadas o te viola, es porque resultó ser muy apasionado. Ahora bien, si atenta contra tu vida, es porque cuando se enoja no entiende razones.

Si todo esto es verdad, como una gran cantidad de mujeres quisieran hacerlo parecer, el ser víctima de acoso, humillación, agresión física y sexual, es porque estamos seguras de merecer eso y nada más.


(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2