×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Diputada Federal, Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: [email protected] Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
26 Mayo 2019 04:06:00
Paridad de género en el Gobierno mexicano
El principio de igualdad entre mujeres y hombres se reconoció en 1945 en la Carta de las Naciones Unidas, pero fue hasta 1979, al adoptarse la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), que este principio se incorporó de manera plena al Derecho internacional.

La Convención, de la cual México es parte, promueve la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, y estipula que los gobiernos deben incorporar la perspectiva de género en todas sus instituciones, políticas y acciones con el fin de garantizar la igualdad de trato hacia la mujer.

En tal sentido, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos indica en su Artículo Cuarto que: “El varón y la mujer son iguales ante la ley.” Bajo este marco fueron promulgadas la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres en 2006 y la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para el Estado de Coahuila de Zaragoza en 2016.

Cabe haceR notar que fui precursora de la defensa de los derechos de las mujeres coahuilenses, toda vez que durante la 57 Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila, en la cual tuve el honor de participar como diputada, se aprobó en 2008 la primera legislación en la materia, de la cual fui promotora y firmante. Esta Ley, con el mismo nombre que la actual, fue actualizada ocho años más tarde.

Sin embargo, esta igualdad jurídica se ha limitado al papel y rara vez se ha traslado de manera efectiva a los hechos. Al respecto, tras analizar la minuta proveniente del Senado de la República, las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales y de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados aprobaron la reforma constitucional cuyo objeto es garantizar que mujeres y hombres ocupen la misma cantidad de cargos públicos en la política, en el servicio público y en la procuración de justicia.

Esta paridad de género es fruto de una larga lucha que, por fin, rinde frutos. El Pleno de la Cámara de Diputados, más allá de colores y filiaciones partidistas, aprobó el pasado 23 de mayo la reforma por unanimidad de votos, en un acto de justicia para el género femenino que históricamente se ha visto en desventaja respecto al ejercicio del poder público.

Con estas modificaciones se asegura que mujeres y hombres son efectivamente iguales ante la ley, así como que las mujeres pueden acceder a las candidaturas a un cargo de elección popular y a altos mandos dentro del Gobierno.

Cabe recordar que, de acuerdo a datos del Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (Inafed) actualmente 1797 municipios son presididos por hombres, mientras que en 546 municipios las titulares son mujeres. En el caso de los 32 gobiernos estatales, únicamente 2 son presididos por mujeres: Ciudad de México y Sonora.

De hecho, en la Ciudad de México cuatro de las 16 alcaldías tienen por titular a una mujer: Álvaro Obregón, Iztapalapa, Magdalena Contreras y Tlalpan. Por su parte, de los 38 municipios coahuilenses, las mujeres únicamente presiden 14: Abasolo, Cuatro Ciénegas, Escobedo, Hidalgo, Guerrero, Juárez, Muzquiz, Ocampo, Sacramento, San Buenaventura, San Pedro, Viesca, Villa Unión y Zaragoza.

La reforma modifica los artículos 2, 4, 35, 41, 52, 53, 56, 94 y 115 constitucionales para cambiar la palabra “ciudadano” por “ciudadanía”, así como asegurar que la asignación de espacios políticos entre mujeres y hombres sea igual, es decir, la paridad será un principio rector en la integración de las secretarías de Estado, de los organismos autónomos y en partidos políticos, los cuales deberán asignar sus candidaturas en la misma proporción para ambos géneros.

Este mismo principio aplica al Congreso de la Unión, cuyas curules serán repartidas bajo la óptica de la paridad de género. De este modo, para la designación de los 200 diputados y diputadas según el principio de representación proporcional y el Sistema de Listas Regionales, se establecerán cinco circunscripciones electorales plurinominales encabezadas alternadamente entre hombres y mujeres cada periodo electivo.

Este esquema también aplicará para el caso de las 32 senadurías por el principio de representación proporcional.

Me siento muy orgullosa de haber sido parte, en mi carácter de senadora de la República en la 62 Legislatura, de un antecedente fundamental: la reforma constitucional de 2014 mediante la cual se incorporó al Artículo 41 de la Constitución Federal reglas para garantizar la paridad entre géneros en candidaturas a legislaturas federales y locales.

Sin embargo, falta mucho por recorrer, a pesar de que tenemos tratados internacionales y nuestro marco jurídico nacional nos habla de la igualdad entre hombres y mujeres, el problema lo tenemos a la hora de los hechos. Es indispensable seguir trabajando para hacer una realidad la igualdad sustantiva, en donde todas tengamos las mismas oportunidades.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5