×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
15 Julio 2019 04:05:00
Menos que mosca
Un divertimento cruel durante mi niñez consistía en cortar las alas a las moscas y ver su reacción; recientemente alguien me dijo cómo llevaban al límite ese entretenimiento poniéndolas a jugar carreras así, desaladas. De cualquier forma, la mosca acababa por tener una utilidad social, como si a ella le importara mucho nuestra organización humana.

Recordé esas acciones con el temor de enfrentar algún día la laguna estigia de los mosquitos, pero más porque me ha crecido en el espíritu un pleito existencial sobre la finalidad que tiene la existencia de otros animales, los cuales acaban por ser confinados a la miseria de nuestra compasión.

Los seres humanos prisioneros en cualquier cárcel, incluso la más vil, están presos para protección de quienes estamos fuera; se supone que el tránsito indeseable por ese sitio será en remedio y lección para corregir el rumbo de sus vidas. No tengo espacio suficiente para discutir eso ahora.

Hay sitios en donde se resguardan especímenes en riesgo durante el tiempo necesario para su recuperación y luego vuelven a los lugares de donde fueron extraídos indebidamente. El propósito de esa acción parece claro; pero qué sucede cuando se trata de perros.

Cercano a mi casa hay un confinamiento de unos 100 metros cuadrados habitado por al menos 50 perros; los hay en todos los tamaños, colores, razas, edades y temperamentos. Cuentan con espacio para guarecerse, parecen bien alimentados y ya, no parecen tener mayor propósito en el lugar que mantenerlos con vida.

No es un albergue para adopción; ninguno de los animales espera por ser llevado a un hogar: están ahí sin mayor perspectiva que estar ahí. La proliferación de perros en nuestra sociedad es causa de los humanos, sin embargo, no hemos sabido encontrar una función social a ese excedente.

No se trata de quitarles ningún miembro para divertimento nuestro, pero tampoco creo que “cortarles las alas” los haga ser animales plenos, como todos deberíamos de ser. Tampoco tengo la respuesta, solo estoy aportando para agrandar el problema.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2