×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
14 Febrero 2020 04:05:00
Golpe de gracia
Escuchar Nota
Triste final el de un partido que ayer tuvo de líderes a gigantes de la estirpe de Manuel Pérez Treviño y Lázaro Cárdenas, a demócratas de la talla de Carlos Alberto Madrazo (eliminado por el sistema como lo fue Luis Donaldo Colosio) y a ideólogos del temple de Jesús Reyes Heroles y Porfirio Muñoz Ledo, y en los últimos años a corruptos, incompetentes y pigmeos hasta llegar al anodino Alejandro Moreno. El gerifalte es investigado por la Fiscalía General de la República por presunto enriquecimiento ilícito durante su gestión como gobernador de Quintana Roo. La dirigencia nacional del PRI nació muerta debido a la falta de legitimidad y a la denuncia de Ulises Ruiz -uno de los halcones de ese partido- contra Moreno por omitir casas y terrenos por más de 100 millones de pesos en su declaración 3 de 3.

Moreno es un figurante y el PRI un satélite de Morena. La detención de Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex, en España, bajo cargos de fraude por 230 millones de dólares en la compra de Agro Nitrogenados a Altos Hornos de México y otros delitos de corrupción, uno de ellos relacionados con la multinacional brasileña Odebrecht, representa el golpe de gracia para un PRI desahuciado desde las elecciones de 2018. Al escándalo se agrega el caso de la empresa Telra Realty a la que el Infonavit pagó 5 mil millones de pesos por la cancelación de contratos, de los cuales 2 mil millones ya ingresaron al Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado. A confesión de parte…

Según Alejandro Murat, Gobernador de Oaxaca, fue su sucesor en la dirección del Infonavit, David Penchyna, quien «de manera inexplicable, injustificada e insólita» autorizó el pago de una indemnización «tan elevada, (…) sin existir litigio alguno, ni mucho menos orden judicial». Paisano de la secretaria general del PRI y esposa del fantasmal exgobernador Rubén Moreira, Carolina Viggiano, Penchyna asumió el cargo en 2015 y cuando se retiró, por si el «sexenio de hidalgo» no bastara, se adjudicó un bono especial por más de 9 millones de pesos.

Penchyna fue también vocero de Humberto Moreira en el PRI y ocupó la presidencia de la Comisión de Energía del Senado cuando Peña Nieto maiceaba a los legisladores de todos los partidos para tenerlos de su lado y aprobar las reformas. Catorce meses después de haber sido defenestrado del poder, el partido de Moreno, Viggiano y Moreira no deja de hundirse en el pantano de la corrupción. En 1996, el escándalo por la venta del complejo petroquímico de Pajaritos -propiedad del Estado- a una empresa de la cual era accionista el gobernador Rogelio Montemayor, contribuyó a la derrota del PRI en Saltillo, Torreón, Monclova y Ramos Arizpe. También perdió la mayoría en el Congreso local.

La captura de Lozoya y las corruptelas de Penchyna darán a Morena votos en los comicios del 7 de junio en Coahuila e Hidalgo; en el primero se nombrarán 25 diputados y en el segundo, 84 ayuntamientos. El partido del presidente López Obrador quiere más congresos (ahora controla 20) y alcaldías. Las elecciones solitarias de este año le permitirán a Morena concentrar a sus fuerzas en dos estados donde la corrupción echó raíces en los sexenios de Calderón y Peña Nieto.


Apunte

Desde aquí expreso mi pésame y el de mi amigo y paisano lagunero Jorge Dueñes Zurita a las familias Salinas Aguilera y Salinas Valdés por el fallecimiento de Luis Horacio Salinas Aguilera. Descanse en paz.

Imprimir
COMENTARIOS