×
Lariza Montiel
Lariza Montiel
ver +

" Comentar Imprimir
14 Enero 2018 04:00:00
Estrangulamiento económico, medida histórica para acabar con el oponente
En los últimos días un tema ha acaparado los reflectores noticiosos: El estrangulamiento económico que lleva a cabo el Gobierno federal al gobierno de Chihuahua.

El pasado lunes fue denunciada públicamente por el gobernador de Chihuahua la extorsión encabezada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Publicó a su administración, al retener injustificadamente 700 millones de pesos, con el propósito de que desista de las acciones que contra la corrupción este ha desplegado en franco ataque al “Pacto de Impunidad”, que por décadas se hereda de gobierno a gobierno, y algunas veces de un partido a otro.

Relevante para todos los mexicanos conocer el por qué de ello. Saber exactamente qué ha ocasionado tan burda conducta de la federación, que ni siquiera repara en el impacto que esta ocasiona a los chihuahuenses.

No hay más ni mejor explicación. La actual administración federal, al igual que todas las de origen priísta gobiernan únicamente para beneficiar a sus grupos, el grupo político que les permitió llegar al poder y el grupo político que les puede garantizar transitar más allá de su periodo de mando.

El contexto del ataque económico que se ha emprendido contra el estado de Chihuahua es el siguiente.

El Gobierno del estado de Chihuahua, a través de su Fiscalía General investigó, concluyó y detuvo a Alejandro Gutiérrez, operador político y financiero del PRI, acusado de desviar 246 mil millones de pesos campañas políticas. Personaje directamente vinculado a Manlio Fabio Beltrones, entonces presidente nacional del PRI, quien actuó amparado en una increíble miopía de la Secretaría de Hacienda, es decir, de Luis Videgaray y del mismo José Antonio Meade, hoy “precandidato” del MISMO PRI.

Producto de un Convenio entre estado y federación a Chihuahua le debieron haber transferido 700 millones de pesos relacionados al Ramo 33, de conformidad con el Pacto Fiscal que no debe tener otro objetivo que el de coordinar la capacidad y facultades de recaudación y ejercicio de recursos para lograr un mayor beneficio a los ciudadanos.

En resumen, el gobierno federal está reteniendo sin una causa legal los recursos que corresponden por ley y por convenio a los chihuahuenses, bajo absurdas justificaciones como la falta de dinero “suficiente” en las arcas federales o no contar con los datos bancarios para realizar la transferencia.

Pero como la verdad, tarde o temprano, siempre aflora, los mismos funcionarios federales han terminado aceptando que se trata de una decisión. No es una circunstancia aleatoria (la federación tiene recursos para cumplir su obligación) sino un acto consciente, derivado de acciones emprendidas por autoridades estatales para combatir la corrupción que han involucrado a importantes personajes del Partido Revolucionario Institucional, pues con él se está atentado contra los grupos políticos del Presidente Peña Nieto.

Como podemos advertir, el móvil de los gobiernos priístas no cambia: Protección, impunidad, incentivos o medidas de control dependiendo la disposición a “cooperar”, campañas de desprestigio para debilitar al enemigo, y sobre todo cerrojo a la caja de recursos cuando algún amigo o “facilitador” del “administrador” se puede ver afectado.

Abramos los ojos, atentos los oídos, pero más que nada, abramos nuestra mente y démonos cuenta que México no puede continuar así, que los mexicanos tenemos la solución y que está al alcance de nuestras manos el próximo 1 de julio con las elecciones federales y locales.

Votemos razonando, quién realmente puede y quiere gobernar, viendo por el interés de los ciudadanos y quiénes van a continuar gobernando solo para proteger a los suyos.

Sin caer en el populismo, simplemente seamos conscientes de lo que ha venido sucediendo en nuestro estado, impunidad para los que nos endeudaron y los que extraen recursos mediante empresas fantasmas, y lo que sucede en un estado con gobierno de transición como Chihuahua, donde se está persiguiendo, y se sancionará muy seguramente, a los responsables de actos similares.

Apoyemos al gobierno de Chihuahua, y veámonos en su lugar, defendamos aquello a lo que el pueblo tiene derecho y denunciemos a quienes a través de prácticas burdas evidencian el dolo, la mala fe, pero más que nada el miedo con el que actúan.

Hoy Todos somos Chihuahua, porque mañana y siempre todos somos México. Apostemos por la verdadera independencia, esa que no se refiere a la eliminación del dominio de un pueblo sobre otro, sino a la eliminación del mal gobierno sobre el pueblo.

Lariza Montiel Luis
Sígueme en redes de Facebook y Twitter @LarizaMontielLuis
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6