×
Rubén Aguilar Valenzuela
Rubén Aguilar Valenzuela
ver +
Rubén Aguilar Valenzuela. Licenciado en Filosofía, Maestro en Sociología y Doctor en Ciencias Sociales. Presidente Ejecutivo de Afan y Asociados, S.C. Es profesor de Ciencias Políticas y de Comunicación en la Universidad Iberoamericana. Fue Coordinador de Comunicación Social y portavoz de la Presidencia de la República (2004 al 2006) y también de la Secretaría Particular del Presidente (2002 al 2004). Ha sido consultor de UNICEF, UNESCO, OEA, PNUD, BID, BM, UE y agencias de cooperación de Holanda, Alemania y Estados Unidos. En México del IMSS, DIF-Nacional, INI, la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno de la Ciudad de México y de la Coordinación Presidencial para la Alianza Ciudadana. Fue editor de la revista Cuadernos del Tercer Mundo. Editorialista de El Universal (México), El Financiero (México) y articulista de las revistas Estrategia y Proceso. Actualmente su columna se publica dos veces por semana en El Economista (México) y una veintena de periódicos de los estados. Escribe mensualmente en la revista Etcétera temas de comunicación política. Es autor de quince libros. Los más recientes: La comunicación presidencial en México 1988-2012 en colaboración con Yolanda Meyenberg Leycegui (2015), Los saldos del narco: el fracaso de una guerra, en colaboración con Jorge Castañeda (2012), y La Sociedad Civil en México (2012).

" Comentar Imprimir
25 Mayo 2020 04:05:00
Escenario del 2020
Escuchar Nota
Los analistas económicos de Citibamex aseguran que la crisis productiva, económica y social del país en 2020 es ya la más grave de los últimos 90 años.

La semana pasada, en una reunión por Zoom, con más de 40 analistas políticos, profesores, encuestadores, asesores y articulistas ofrecieron una panorámica del país al cierre del año.

Estiman que los efectos de la crisis serán todavía más grandes que en otros países, en particular de la región, por la nula respuesta económica del Gobierno, para conservar el empleo.

A eso se añade la crisis fiscal autoinfligida por el propio Gobierno que se niega a solicitar préstamos y elevar los impuestos. Por lo mismo se reduce el monto de los recursos a su disposición.

El crecimiento del PIB será de -9.0% que podría caer todavía más si se prolonga el confinamiento o si se termina y luego se da un rebote de la epidemia, que obligue a reanudarlo.

Estiman en un millón 200 mil la pérdida de empleos formales y que será muy difícil, en realidad imposible, dar empleo a la demanda de unas 900 mil personas que, como todos los años, se incorporan a la PEA.

La tasa de desempleo va a pasar del 3.3% al 6.5% al cierre del año y como consecuencia del desempleo formal e informal se va a precarizar todavía más el trabajo con lo que se profundiza la crisis social.

Las importaciones se van a desplomar, pero es muy posible que las exportaciones se recuperen con rapidéz, por lo que estiman un superávit en la balanza comercial. La demanda de divisas será escasa.

En el primer trimestre la fuga de capitales asciende a 5 mil millones de dólares y esta cantidad habrá de elevarse hacia el fin del año. Sus estimaciones son que la inflación termine el año en 3.0% y el dólar se cotice a 23 pesos.

Los analistas no se atreven a hacer pronósticos sobre el desempeño de la IED, después del decreto presidencial de suspender los proyectos de energía renovable sin que se ofrecieran razones válidas. Estiman que por la pandemia y por estas políticas habrá de contraerse.

Consideran que la política del Gobierno con relación a Pemex está equivocada. En el primer trimestre perdió 550 mil millones de pesos y los montos de apoyo que se anuncian van a ser inyectados son bajos en relación a la crisis de la petrolera.

El pronóstico de Citibanamex es muy semejante al de otros bancos y también al de organismos internacionales como el Banco Mundial, la Cepal y el FMI. Viene un año muy difícil para México.

La crisis se traduce en los 9 millones más de pobres que estima la Cepal al cierre del 2020, que para el Coneval ascienden a 10 millones y para el MCCI a 12.2 millones. El comentario del Presidente ante este escenario es que “vamos bien”. Comentario desafortunado e irresponsable.

Imprimir
COMENTARIOS