×
Rafael Loret de Mola
Rafael Loret de Mola
ver +
Rafael Loret de Mola Vadillo (Tampico, Tamaulipas; 25 de octubre de 1952). Periodista y escritor mexicano, conocido por ser uno de los más serios críticos del sistema político mexicano. Sus libros, muchos de los cuales han sido best-sellers, contienen información confidencial sobre numerosos actores políticos de México. Jamás ha sido desmentido públicamente.

" Comentar Imprimir
19 Mayo 2017 04:00:00
Elogios al mando
Algunos mexicanos, susceptibles a la manipulación desde el poder –misma que se acrecienta en tiempos pre-electorales-, salieron en defensa del mílite que, a sangre fría, ejecutó a un supuesto huachicolero en Palmarito, en la Puebla de Moreno Valle y su testaferro Tony Gali, señor de los antros y giros negros. Sin juicio ni presunción de inocencia –principio toral del derecho universal-, sino de manera sumaria al estilo de los bárbaros estadounidenses en Guantánamo o del matón de Vietnam y los rematadores de Afganistán, Siria y Libia a quienes les importan los testimonios gráficos para presumirlos como si se tratara de una cacería de fieras. Los animalistas dirán que las bestias tienen más derechos que los seres humanos y, sobre todo, están por encima de los criminales. Yo no entiendo esta postura que conlleva el fin moral de la raza humana.

Hubo tuertos –o defensores mercenarios para disminuir la presión del colectivo-, listos a sostener teorías tan estúpidas y erróneas como la de que la soldadesca puede vengarse si le disparan a un efectivo por la espalda; esto es, situando a la Fuerzas Armadas a la par con los roba-ductos o huachicoleros, quienes llegaron a esta condición para vengarse de cuantos nos han dejado sin patrimonio nacional, desmantelando Pemex y las paraestatales eléctricas –Luz y Fuerza y la CFE-, so pretexto de que rebosaban corrupción, en todo caso menor a la de cuantos, ahora mismo, se solazan obteniendo migajas pecuniarias de manos de quienes lo venden todo, territorio y subsuelo, a las compañías extranjeras repitiendo así los escenarios que dieron origen a la Revolución maderista hace más de cien años por cuenta de las brutales desigualdades “de clase”.

No estoy a favor de los ladrones pero sí de explicar sus orígenes. Es evidente que los robos se acrecientan en aquellos sitios en donde la pobreza más asfixia sin que ello pretenda generalizar a quienes sobreviven, honradamente, dentro de la crueldad de la miseria. No es estigma, sino razonamiento sobre la urgencia de sobrevivir enfrentando, si cabe, al poder superior de los pertrechos militares. Lo anterior quedó evidenciado cuando fueron segregados los autodefensas de Michoacán tras un intento de homicidio contra el doctor José Manuel Mireles Valverde, quien el 11 de mayo, tras tres años en prisión, pasado pudo respirar una libertad
condicionada.

México marcha hacia el nivel del estado fallido. El más conveniente para los fines injerentistas de la Casa Blanca y del anaranjado con aires hitlerianos. En el momento de mayor riesgo contra la soberanía nacional, o los jirones que de ella quedan, peña y su régimen aceleran la represión con asesinatos tales como el de Palmarito y el de la activista tamaulipeca Míriam Rodríguez, los militares se llenan de sangre las manos y a la sociedad se vende el garlito de que sólo así terminará el robo de combustible cuando el hambre aumenta por todos los sitios de la geografía nacional.

Jamás los embustes habían llegado al nivel de la mayor opresión que recordamos. ¡Y no faltan quienes le hacen el juego al peñismo!


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



top-add