×
Aida Sifuentes
Aida Sifuentes
ver +
Es originaria de Sabinas, Coahuila. Egresó de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila y actualmente estudia ingeniería civil en la misma universidad. Colaboró en el Centro Cultural Vito Alessio Robles como correctora de estilo, y se ha desempeñado como periodista cultural. Es ajedrecista profesional y lectora por vocación.

" Comentar Imprimir
21 Abril 2019 03:55:00
El penúltimo error
Savielly Tartakower (Rusia,1887) fue uno de los mejores ajedrecistas de la historia.

Tal era el genio de este hombre que una de las variantes de la defensa danesa es llamada en su honor; también bautizó la apertura orangután, que arranca con 1.b4, luego de visitar un zoológico en Nueva York, durante un torneo de ajedrez en 1924.

No solo se dedicó al ajedrez, también contribuyó a la literatura escribiendo sobre cine y traduciendo poesía rusa al alemán y al francés.

Sus coberturas y artículos de torneos le valieron el título de “Campeón del mundo de los periodistas”.

Durante su trayectoria recopiló cientos de aforismos sobre el juego de ajedrez, que por su ingenio y variedad, comúnmente son llamados tartakoverismos.

Uno de los más famosos enuncia: “El ganador de la partida es el jugador que comete el penúltimo error”. Mejor no lo pudo haber expresado el doctor Tartakower, pues en ajedrez incluso quien gana debe volver a su partida y revisar los errores cometidos.

Muchos analistas deportivos tienden a hacer una separación entre el error y la derrota. El primero es del que se puede aprender y mejorar, el segundo es donde uno se rinde y no lo intenta más.

Tal separación no es del todo cierta en el ajedrez. Aquí se presentan una y otra vez y solo quien aprovecha el último traspié puede proclamarse vencedor.

Otros tartakoverismos famosos son:

“Es siempre mejor sacrificar las piezas de tu oponente”.

“Un peón aislado dispersa tristeza por todo el tablero”.

“Los errores están ahí en el tablero, listos para ser cometidos”.

“Quien asume riesgos puede perder; pero quien no los asume, pierde siempre”.

“El ajedrez subsiste por sus errores”.

“El enroque es el mejor camino a una vida ordenada”.

Tartakower sabía que las ventajas en ajedrez no solo se conseguían con mucho estudio, sino que había que aprovechar al máximo cada error sucedido en la partida.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2