×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
11 Diciembre 2019 04:05:00
Deficiencia en la educación sexual
Escuchar Nota
Información oficial de la Organización Mundial de la Salud, tiene el estimado de 21 millones de niñas entre los 15 y 19 años de edad y 2 millones de niñas menores de los 15 años de edad quedan embarazadas en diferentes partes del mundo en países desarrollados.

También de este grupo sus complicaciones durante su gestación y el parto son una de las principales causas de muerte entre menores de 15 años y adultos de 19 años de edad en todo mundo. Y 3.9 millones de menores de edad recurren a los métodos de aborto clandestino.

En nuestro país el embarazo en adolescentes y menores de edad es cada vez más complejo y alarmarte. Sus cifras están empezando a superar en aquellas comunidades o regiones chicas, en donde era poco común encontrar este tipo de situaciones.

Su motivo era por la vergüenza de la misma comunidad aplicando la regla de pueblo chico infierno grande, es decir, que se podía mantener las costumbres y el recato. Esto debido al tipo de vida más tranquilo, saludable, unión familiar y tan solo el hecho de imaginarse que una mujer saliera embarazada sin un matrimonio resultaba ser el escándalo del pueblo, y para evitar la vergüenza provocada por la misma población se cuidaban más para no verse ante situaciones criticables ante la sociedad estando más al pendiente los padres de sus hijas.

En la actualidad debido a la modernidad, la sociedad se ha hecho más compleja y sobre todo la de los jóvenes que cada día obtienen más información o retroalimentación por medio del internet o las redes sociales, despertando cada vez más a temprana edad los deseos carnales y fantasías sexuales.

El incremento de embarazos en menores de edad, cada vez se vive como si fuera una situación normal; dejando la vergüenza en el pasado y siendo algo cotidiano e inclusive se ven menores de quince años edad con su pancilla de chícharo en las escuelas de educación básica y con su respectivo uniforme adaptada para su neonato que viene en camino.

En el municipio de Múzquiz, la cifra ya es preocupante porque simplemente en el Hospital General se registra en promedio un alza de niñas embarazadas porque tres de cada diez mujeres corresponden a jovencitas.

Muy a pesar de que en años se ha incluido pláticas sobre la educación sexual en instituciones educativas, sería bueno hacer una revisión del contenido de los programas de esas organizaciones ya que posiblemente los educadores sexuales están más preocupados en conseguir que los jóvenes deben de usar diferentes anticonceptivos, sin pensar que de alguna manera resulta un incentivo para iniciar su actividad sexual como prioridad en sus relaciones amorosas.

El uso o no de los diferentes métodos anticonceptivos no lo es todo ya que dentro de esta orientación sexual no existen los grandes riesgos que implica ante un embarazo precoz o sin planear en donde se puede jugar la vida o la muerte de ambos, es decir, madre e hijo o hija según el caso.

El tema de la educación sexual no está bien estructurado con el simple hecho de decirle a los menores que el derecho de ser sexualmente activos es bueno para ellos, pero siempre con responsabilidad utilizando diferentes tipos de métodos anticonceptivos y llevando a clases laminillas indicando las diferentes enfermedades sexuales.

Como resultado de estas campañas o enseñanzas sexuales es una invitación a la irresponsabilidad de ser activos a una edad temprana y a su vez las infecciones de transmisión sexual, pero nunca de su peligro durante los meses de gestación de un bebe.

Otro de los problemas para estos jóvenes es la frustración de acortar su vida de adolescente e intercambiarla por la de un adulto, pero obviamente a su temprana edad lo único que está dejando es un problema emocional de no saber cómo construir una vida íntima, con confianza, responsabilidad y menos preparados para un matrimonio llevándolos directamente al fracaso.

También la mayoría de los casos se ven obligados a tener que interrumpir sus estudios en busca de un ingreso, sustento del bebe, teniendo menos oportunidades por estar menos preparados o lo que es peor en busca de la práctica del aborto clandestino. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS