×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
11 Julio 2018 04:09:00
‘Catón’: 80 y contando
Conocí a Armando Fuentes Aguirre, “Catón”, en 1984, cuando el periodista y escritor aspiraba a la rectoría de la Universidad Autónoma de Coahuila, de la cual ya había sido secretario general, además de haber desempeñado exitosamente otras responsabilidades. Corrían años difíciles para Coahuila y la casa de estudios, atrapada por el porrismo y las ambiciones políticas; en lo primero cambió en el rectorado del maestro Remigio Valdés Gámez, en lo segundo empeoró –como todo– durante el moreirato. Nuestra primera charla ocurrió en la dirección de Noticias de El Sol de La Laguna. Armando representaba, por mucho, la mejor opción para la universidad, igual que Mario Vargas Llosa, uno de nuestros escritores preferidos, y además taurófilo, lo era para el Perú en las elecciones de 1990.

Hombre culto, cálido y de extraordinaria calidad humana, “Catón” ya era entonces un personaje. Ambos ignorábamos que la vida (Dios) tenía entre sus planes hacer de nosotros buenos amigos y extender los afectos a nuestras respectivas esposas e hijos. Armando y yo nos reencontramos en Saltillo, 5 años más tarde, gracias a la oportunidad que don Eliseo Mendoza Berrueto me brindó –sin antecedente de amistad ni compromiso político– de ser parte de su equipo de gobierno. Nuestros desayunos devinieron en mesa liberal, divertida y generosa formada por el profesor Jesús Alfonso Arreola (ya fallecido), Pepe Fuentes, Toño Harp, Ramiro Flores, Gabriel Pereyra, Eliseo Mendoza y Enrique Salinas, quienes por distintas causas se han ausentado. Ojalá se reincorporen pronto.

Armando y Lulú, su esposa, inspiración y velamen, cumplen con fidelidad e inculcan a sus hijos y nietos la sentencia de Jesús, en el contexto de las Bienaventuranzas, con respecto al prójimo: que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda (...) “y tu padre, que ve en lo secreto, te recompensará (Mt. 6 1-4)”. La obra social y cultural de los Fuentes de la Peña es vasta y alcanza a muchos. Lo mismo en la sierra que en la ciudad; en el corazón, que en el alma.

“Catón” acaba de cumplir sus primeros 80 años, con admirable vigor, amor por el oficio, lucidez y humor contagioso. De Política y Cosas Peores alegra las mañanas de legiones de lectores, por más plagado que el cielo esté de nubarrones. Su amistad me honra y su ejemplo sirve de faro. Armando es profeta en su tierra. Lleva a Saltillo en el alma y su alma la abre en sus columnas y en cada ciudad de México y el extranjero donde perora –como él dice–, excepto de Estados Unidos mientras dure la presidencia de Donald Trump, la cual terminará en enero de 2021. Al paleto lo echarán a votos, como al PRI el 1 de julio. Por favor, anótelo.

El “Catón” más leído está en los periódicos, donde escribe cuatro columnas y un epigrama, por su frecuencia diaria. Por su oposición estilística y temática, De Política… y Mirador suelen atribuirse a diferentes autores (un diablo en el primer caso, y un ángel en el segundo), aunque sus libros también han sido primeros lugares en ventas. Armando tiene el valor de publicar lo que siente y lo que piensa –con igual convicción defiende sus posturas–, sin reparar en consecuencias. La razón es que no escribe para la galería, sino para un público variopinto, crítico y cada vez informado, pero sobre todo libre, en un mundo donde las redes sociales se han convertido en la nueva torre de Babel. Desde aquí, abrazo a “Catón” y deseo que Dios le conceda más años y lo bendiga siempre.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2