×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
22 Noviembre 2020 04:00:00
100 mil muertos y contando
Escuchar Nota
Por donde se le vea, la gestión de la pandemia de coronavirus por parte del Gobierno federal ha sido desastrosa. Al momento de redactar esta columna (jueves 19 de noviembre cerca de la medianoche), México ocupaba el primer lugar en el mundo de nuevos casos, con 4 mil 472. Pero, lo más preocupante es que ocupamos el sitio 157 del mundo en pruebas por cada millón de habitantes, lo que permite suponer que el número de contagios es mucho mayor del que reconocen las autoridades de salud.

Si revisamos el número de fallecidos pasa lo mismo; las 576 personas registradas ese día nos ubicaron en el primer lugar del mundo con nuevos decesos, lo que nos consolidó como el cuarto país con más muertes en lo que va de la pandemia. ¿Grave? Por supuesto. México tiene el 1.6% de la población en el mundo, pero ha acumulado alrededor del 7% de las muertes por Covid-19. Y no estamos contando aquí las más de 193 mil muertes adicionales que ha habido en el país en este fatídico 2020, algunas de las cuales, por necesidad, deben haber ocurrido por la pandemia. Pero el par de López-Gatell y Obrador, siguen intentando ocultar la realidad.

Hemos excedido en casi 70% la cantidad de muertes que el propio subsecretario calificó de catastrófica (60 mil víctimas); y no hay nada que parezca evitar que la dupliquemos o hasta la tripliquemos. Pero siguen mintiendo con absoluta desfachatez, a tal grado que, ahora, hasta se atreven a culpar a los medios por la difusión de las “malas noticias” en lugar de promover el uso de cubrebocas. Así de descarados están.

Lo cierto es que, en este punto, su pésimo desempeño nos ha metido en una encrucijada de la que es muy difícil salir bien librados. Me explico. Si se hubieran implementado las acciones adecuadas, intensificado el número de pruebas y las medidas de distanciamiento social, el paro que tuvieron las actividades económicas entre marzo y junio, habría servido para, de verdad, aplanar la curva de contagios como sucedió con la gran mayoría de los países del hemisferio oriente.

Pero, lo que pasó, es que se decidió navegar a ciegas, sin el número de pruebas suficientes como para actuar de manera oportuna en el aislamiento de quienes estuvieran contagiados, lo que derivó en la propagación masiva que ahora estamos viviendo, justo cuando ya no hay margen para volver a detener las actividades productivas, porque la economía está también en terapia intensiva. En otras palabras, las decisiones del Gobierno federal llevaron a millones a la pobreza y están condenando a mucha gente a morir.

No desconozco que buena parte de la población, con su manera imprudente de conducirse, ha contribuido a incrementar el número de contagios. Sin embargo, la decisión de no aplicar las pruebas suficientes porque es “costoso” y estamos en tiempos de “austeridad” es, sin duda alguna, la principal causa de la tragedia que vive el país. Y algo más: la falta de apoyo al personal médico y de enfermería es, también, la principal razón por la que México ocupa el primer lugar de muertes de esos profesionales.

Ahorrar sin ton ni son, de manera absurda y sin sentido, es lo que nos tiene como estamos, con más de 100 mil muertos y contando… Mientras, AMLO se retrata con un pitcher porque “primero los pobres ¿no?”.
Imprimir
COMENTARIOS