×
Julio Hernández López
Julio Hernández López
ver +
Julio Hernández López es un periodista mexicano que escribe para el periódico La Jornada. Siendo autor de la columna "Astillero".

" Comentar Imprimir
17 Febrero 2014 05:00:14
PRD, ¿otra ‘refundación’?
La corriente que controla la estructura del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Nueva Izquierda (NI), también conocida como Los Chuchos, estudia las posibilidades de lanzar un plan de “refundación” del Sol Azteca el próximo 5 de mayo.

El grupo dominante del perredismo está consciente del desgaste que ha sufrido y del fuerte reto que significa Morena, ante lo cual cree llegado el momento de plantear alternativas e innovaciones./

Además de impulsar ciertas formas de debate y autocrítica, se ha empezado a negociar con una decena de personajes relevantes (intelectuales, académicos, “miembros de la sociedad civil” de presunta buena fama pública) los cuales no participan en el PRD, para que acepten contribuir a ese proceso de “fortalecimiento” y luego sean candidatos a diputados federales en lugares seguros de las listas plurinominales .

Se ha analizado incluso la posibilidad de que en un gesto de “congruencia” pudiese promoverse la expulsión de algún legislador o funcionario cuya conducta sea notablemente lesiva a la imagen de ese partido (algunos insisten en que el destinatario de ese castigo “ejemplar” sea el titular de una delegación política del sur del Distrito Federal).

Otra propuesta, ya ventilada públicamente por Carlos Navarrete, busca que las elecciones internas sean organizadas en el futuro por el Instituto Nacional de Elecciones, para conjurar el fantasma hasta ahora recurrente de las acusaciones de fraude entre correligionarios./

Ese diseño, aún en borrador, del PRD “refundado”, considera como pieza fundamental, ya casi inserta en el rompecabezas, de Cuauhtémoc Cárdenas como presidente del comité nacional.

De hecho, los dirigentes de Nueva Izquierda (Zambrano) y los cinco gobernadores formalmente pertenecientes al perredismo (Núñez, Graco, Aguirre, Cué y Mancera) han propuesto al michoacano como candidato “de unidad”, pero él aún no da el sí definitivo.

A él se le dejaría la representación pública del partido y se le cederían candidaturas viables a San Lázaro (desde ahora se habla de uno de sus hijos, como ya se había apuntado aquí en entrega anterior) y en procesos locales que fueran de su interés.

Pero Los chuchos se dedicarían al manejo de la política interna del Sol Azteca, y a mantener sus redes de control nacional, desde la secretaría general, con Carlos Navarrete de nuevo en ese cargo. Nueva Izquierda lleva 18 años consecutivos controlando esas estructuras y redes desde la presidencia, directamente, o desde la secretaría general.

Uno de los principales dirigentes de NI ha dicho que ni siquiera López Obrador pudo vencerlos en la lucha interna./

Sin embargo, el factor AMLO pesa fuerte en los replanteamientos cupulares perredistas.

Hay miembros de la cúpula de Los chuchos que estiman que el Sol Azteca quedará en tercer lugar de preferencias electorales (pues aceptan que Morena les restará votos, mientras que Acción Nacional no tiene escisiones que se vayan a reflejar en las urnas sino solamente en batallas internas) y que el nuevo partido de izquierda, Morena, alcanzará el cuarto lugar.

En las elecciones estatales, el PRD concentrará sus esfuerzos en Guerrero y Michoacán, donde hasta ahora los precandidatos punteros son Armando Ríos Píter y Silvano Aureoles, respectivamente./

A Marcelo Ebrard se le insistirá para que acepte ser candidato a diputado federal y coordinador de esa bancada de negro y amarillo, aunque pareciera que al más reciente de los ex jefes del Gobierno capitalino le interesa encartarse en el proceso de 2018 con el apoyo de los partidos del Trabajo y Movimiento Ciudadano (que se han alejado de la órbita de López Obrador) pero desembocando en el momento oportuno en Morena, bajo el supuesto de que el tabasqueño no estará en las mejores condiciones físicas y políticas para buscar su tercera candidatura presidencial y tendrá que ceder el paso a alguno de los dos personajes que podrían recibir la estafeta, el propio Ebrard (a quien supuestamente se le debe la siguiente postulación, por haberse allanado a la de AMLO en 2012) y Ricardo Monreal, quien sigue estando apegado a las líneas trazadas por López Obrador.

Por lo pronto, quien fue jefe de Gobierno del DF de 2006 a 2012 ha dicho a Katia D’Artigues que para 2018 ya no será “bien portado” y que tiene planes alternos, b y c, por si no prospera su intención de presidir al PRD (HYPERLINK (
http://bit.ly/1ho0RWB)./
 
Astillas: Lo que reunirá a los jefes políticos de Estados Unidos, Canadá y México en la ciudad de Toluca (ya tomada militarmente para garantizar la seguridad del encuentro), no será solamente el recuerdo de lo hecho con el TLC del salinismo inicial, sino la formulación de nuevos acuerdos (públicos, algunos, pero discretos o secretos los más importantes) en esta segunda oleada de reformas neoliberales que es aún más grave que la primera, con peores y más duraderos efectos sobre la soberanía nacional y con previsibles impactos negativos muy fuertes en cuanto a la desigualdad social…

No le fue a Felipe Calderón ni tan mal como sus adversarios suponían ni tan bien como sus allegados esperaban. Hubo protestas en recuerdo de la violencia social que impuso, con el saldo terrible de casi un centenar de miles de muertes.

Pero pudo instalar su fundación de parapeto y alcanzó a trazar en persona algunos planes en favor de su alicaído candidato a la sucesión panista, Ernesto Cordero...

Fausto Vallejo sirve más al comisionado Castillo sosteniéndose en su fantasmal condición de presunto gobernador que formalizando su renuncia para dar paso a la instalación de otro mandatario de paja, éste por muy poco tiempo y de manera interina. Por ello decidió seguir desempeñando el papel de simulación que el Gobierno federal le ha asignado en la tragicomedia tarasca…

Y, mientras Gravity sigue en la cosecha de reconocimientos internacionales, con el mexicano Alfonso Cuarón obstinado en mantenerse con los pies en la tierra, ¡hasta mañana, con el adiós a Federico Campbell, una más de las plumas brillantes que van dejando físicamente este México cada vez más sombrío!
14 Febrero 2014 05:00:48
Superhéroes salvadores
A unos días de que llegue Barak Obama a cerrar tratos petroleros en la capital de la República de Atlacomulco, que es Toluca, una importante revista de circulación mundial ha hecho saber que llevará en la siguiente portada de su edición internacional (no en la que circulará en Estados Unidos), una fotografía pretenciosa de quien según tal semanario, Time, está salvando a México (http://ti.me/1hh3aeb ).

La imagen (al igual que la de Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray, quienes contribuyen a otra composición en la que los tres priístas se muestran en circunspecta posición de aspirantes a superhéroes nacionales, http://bit.ly/1btdGN6 ) fue tomada por Peter Hapak, un fotógrafo nacido en Hungría que se ha especializado en retratos y en encuadres del cuerpo humano (http://bit.ly/1eT54jf ).

El reportaje que da pie al superlativo titular de la portada, “Saving Mexico”, fue hecho por Michael Crowley y por Dolly Mascareñas.

Ella es corresponsal asentada en México desde hace muchos años y él es corresponsal de asuntos internacionales y de seguridad de la famosa publicación (aunque en su cuenta tuitera se describe como jefe de esos corresponsales), además de que ha fungido como subdirector del buró de Time en Washington, donde también escribe una columna sobre política.

Crowley ayer mismo comprobó en su cuenta, @CrowleyTIME, que Peña Nieto no es bien visto en el mundo de la avecilla azul (“Seems Mexico’s president is not a popular guy on Twitter!”) y que en el crispado ambiente político mexicano las loas al actual ocupante de Los Pinos suelen ser adjudicadas sin necesidad de mayor prueba a procesos de corrupción (“Remarkable how many critics of Mexico’s president seem to believe I must have literally taken a bribe to write a positive story about him”).

La lectura de la síntesis presentada por Time en internet provocó inmediatas reacciones airadas de quienes consideran un exceso atribuir a Peña Nieto y sus reformas un cambio tan drástico que, según se menciona en el texto, habría ya logrado el reemplazamiento de  las alarmas por aplausos para el priísta.

Según esa visión, cinco años atrás las cosas eran terribles en México, pero en un año el joven ex gobernador del Estado de México ha logrado un giro altamente positivo con su paquete de ambiciosas reformas, sobre todo con la apertura de las reservas mexicanas de petróleo a la inversión extranjera.

“Yo creo que las condiciones son muy favorables para que México crezca.

Estoy muy optimista”, dijo EPN para ese artículo titulado La nueva misión de México, en el que la publicación se pregunta si el mexiquense y su “equipo de reformistas” podrán hacer que su país realmente se transforme (http://ti.me/1jCZ14q ).

Además de las críticas por escrito en las redes sociales, hubo inmediatos acomodos gráficos de la portada laudatoria para acercarla a la realidad que, al menos en el adelanto dado a conocer ayer, no correspondería con lo que de verdad está sucediendo en México.

El “saving” fue cambiado por “selling” (vendiendo), “slaying” (asesinando) y “slaving” (esclavizando) en varios casos. En otras modificaciones se cambió el rostro del presunto salvador de México para colocar en su lugar desde rostros de cómicos extranjeros cuyo éxito se funda en el mostrar poca inteligencia hasta figuras sombrías como la muerte que se esparce por el país o emblemas de las corporaciones petroleras por llegar e incluso las caras o los cuerpos enteros de los líderes de los grupos de autodefensa de Michoacán (sólo por dar muestra de algunos de esos arreglos digitales, http://bit.ly/1exc5QH).

El texto completo, de seis páginas, preparado por Crowley y Mascareñas, estará en circulación a partir del próximo lunes, aunque por razones de vigencia en puntos de venta llevará como fecha el 24 del presente mes (práctica usual en ese tipo de publicaciones).

La portada en la que va Peña Nieto será usada en las ediciones internacionales de Time pero no en Estados Unidos, lo cual no tiene relación específica con el tema o el personaje mexicanos sino con una protección generalizada de la revista ante su público matriz (haciendo dos páginas principales, una para EU y otra para el resto del mundo) a partir de que una fotografía en portada del proceso del ex jugador de futbol americano, O.J.

Simpson, fue modificada por Matt Mahurin ( http://bit.ly/1kFQa2d).

Para este reportaje hubo encuentros con Peña Nieto, Osorio Chong y Videgaray.

De EPN van tres citas solamente, y no una entrevista en forma.

Un contrapunto declarativo lo aportó el senador perredista Manuel Camacho Solís, pero no hay más voces importantes de izquierda, como Jesús Zambrano, Cuauhtémoc Cárdenas o Andrés Manuel López Obrador, por ejemplos, aunque se les habría buscado, según mencionan los periodistas.

En interiores se incluye una foto de los sucesos de Apatzingán.

En la parte final del reportaje se pregunta si Estados Unidos no tiene algo qué aprender, una o dos cosas, del vecino del sur, a propósito de la manera como logró sacar adelante reformas estratégicas mediante pactos entre partidos.

Ante las reacciones adversas de ayer en internet, Crowley pidió leer completo su reportaje, en el que, señala, no se dice que Peña Nieto y México sean perfectos y en el que también se habla de corrupción, cárteles y el rebote de las reformas.  

La anterior portada de Time dedicada a México se refirió al 1 de diciembre de 2012, con el título de “Viejo partido, nuevo empiezo” (http://bit.ly/1exdiHK). En esa entrega, el semanario se preguntaba si, habiendo llevado de regreso al PRI a Los Pinos, EPN podría “salvar a su país de una ruinosa guerra contra las drogas y una economía en dificultades”.

Ahora, Time da por sentado que México está en vías de salvación y que Peña Nieto es el héroe de esa hazaña. Ese proceso salvífico podrá ser consolidado este 19, en Toluca, por el Mesías Reformista que habrá de reunirse con el todopoderoso Barak Obama. Y, ahora, ¿quién podrá salvarnos?

Y, mientras en Venezuela se asegura que en México se ha adiestrado a derechistas para desestabilizar allá, ¡feliz fin de semana!.
13 Febrero 2014 05:00:58
Motivos ¡periodísticos!
Será muy difícil desligar el asesinato del periodista Gregorio Jiménez de la Cruz del contexto del ejercicio profesional que realizó en el sur de Veracruz, donde se han multiplicado los secuestros, los asesinatos crueles, los choques violentos entre grupos sindicales y del crimen organizado y las reyertas partidistas, con fraude electoral demostrado, por poderes municipales.

Para sustentar la firme duda respecto a que el sacrificio de Jiménez de la Cruz se debiera a una venganza personal, a un mero pleito entre vecinos o a un encono por noviazgos juveniles mal llevados, bastaría el hecho de que los restos del periodista fueron encontrados en una fosa junto a los de Ernesto Ruiz Guillén, apodado “El Cometierra”, quien fue el representante de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en la congregación Villa Allende, del municipio de Coatzacoalcos.

De esa misma congregación, en la que vivía Jiménez de la Cruz, fue secuestrado el cetemista Ruiz Guillén el pasado 18 de enero, de lo que el periodista dio cuenta en Notisur (
http://bit.ly/1j5knnN ), en una nota sin firma que posteriormente fue reivindicada por familiares  como hecha por Gregorio.

En esa nota, titulada “Se lo ‘tragó’ la tierra”, se menciona que Ruiz Guillén fue secuestrado mientras “participaba en una asamblea” en casa “del líder sindical Leonardo Mendoza, alias El Chaquira”, luego que con un “numeroso grupo de choque” habían participado en “un evento”, “armados con palos a la entrada de la Laguna de Pajaritos, donde al parecer se encontraba una manifestación de camioneros”.

A la casa del líder sindical Mendoza llegaron “hombres armados que intentaron plagiar a tres de ellos, entre los que figuran Leonardo y Ernesto”, pero el primero alcanzó a fugarse y el segundo recibió dos disparos de arma de fuego en las piernas, luego de lo cual fue “levantado por sujetos que se lo llevaron con rumbo desconocido y hasta la fecha no se sabe nada de él”.

La nota, redactada 48 horas después, aseguraba que no había ninguna denuncia ante agencia del Ministerio Público por esos hechos.

Un día antes del secuestro de Ruiz Guillén, el propio Jiménez de la Cruz es citado como “fuente” de una nota en la que se menciona que “agrupaciones de diferentes sindicatos se manifestaron el día de ayer a la entrada a la Laguna de Pajaritos, pues aseguran que dos empresas que fungen como contratistas, no les están pagando lo justo por los fletes realizados, además de negarles la participación en los acarreos de esta laguna a Nanchital y de Nanchital a Etileno XXI”.

Las empresas son  “DHL la cual es la encargada de contratar a los camioneros y subcontrató a otra empresa denominada ICSI” y según el líder cetemista Ramón Ortiz Cisneros, “no son mexicanas pues son de norteamericanos así como franceses, y con estas acciones están afectando a más 600 trabajadores del volante”, a los que pagan el 40% de lo que esas empresas cobran sólo como intermediarias  (http://bit.ly/1dIIVOo )./

Las denuncias sobre los peligros redoblados en la región fueron hechas con oportunidad.

El 21 de enero, La jornada Veracruz publicó una nota titulada “Embate crimen organizado a petroleros”, bajo la firma de Sayda Chiñas, en la que el “líder moral” de la sección 11 del sindicato petrolero, con sede en Nanchital, denunció secuestros de dirigentes, entre otros, el de Ruiz Guillén, “El Cometierra”.

El 5 de noviembre del año pasado, la columna Los gobernados, firmada por Juan Ciudadano y publicada en el diario Presencia (el cual recibió amenazas por su cobertura del pasado proceso electoral local (http://bit.ly/1hcZz0O ), señaló que “en las últimas semanas, el sur de Veracruz, Agua Dulce y Las Choapas, se suma al registro de casos sangrientos, de muertes que sacuden a la sociedad por la saña con que se le arranca la vida a un ser humano y al contexto en que ocurren estos hechos”.

En http://bit.ly/1esn3qM puede leerse el resumen de esos hechos sangrientos.

Llama la atención que en el caso de dos de esos asesinados, uno de ellos fuera “Adolfo Sastré, un personaje polémico, de no muy buena fama pero que tuvo una muerte espantosa.

Sastré presidía el Frente Auténtico de Trabajadores del Estado de Veracruz en Agua Dulce y a menudo tenía disputas con otros sindicatos de obreros y albañiles”.  

El polémico dirigente llevó el mismo apellido que como segundo tiene un par de tabasqueños encumbrados en la actual administración federal, pero sin que haya referencia de que sean parientes.

 El cuerpo de Gregorio Jiménez fue encontrado, según algunas notas veracruzanas, “en un rancho propiedad de la familia ‘Sastre’” (http://bit.ly/1jyp6BK ).

Otros dos asesinados eran profesores opositores a la reforma educativa.

Por ello, al final de la columna, Juan Ciudadano señala que “Algo está ocurriendo.

La violencia ha vuelto. O quizá nunca se fue.

Las ejecuciones están presentes, pero ahora contra obreros, campesinos y maestros, como si sus muertes las hiciera alguien y se las quisiera cargar al crimen organizado, sólo para despistar.

Pero como sea, es violencia, son  ejecutados, es muerte y es el nivel de inseguridad que sigue dominando a Veracruz”.

De esa alerta periodística han pasado más de tres meses.

Las Choapas, donde fue encontrado el cadáver de Jiménez de la Cruz y otras personas, incluyendo al líder cetemista, también ha sido reiterado escenario de fraudes electorales, con la caciquil familia priísta Tronco en el centro de las acusaciones.

El año pasado, los comicios para presidente municipal fueron anulados por el tribunal federal.

El presidente del PRD, Jesús Zambrano, recordó ayer la “violencia propiciada por el crimen organizado” en esas elecciones y dijo no dudar que la muerte del periodista de Villa Allende haya sido una “venganza” de ese corte.

Y advirtió del riesgo de que “michoacanice” Veracruz, por la podredumbre existente en los cuerpos policiacos.

Ante ello, periodistas que ayer marcharon de luto en Xalapa dijeron a las autoridades “¡No les creemos!” la versión del pleito entre vecinos ( http://bit.ly/1cxtqtb ).

¡Hasta mañana, con el retorno político de Felipe Calderón!
11 Febrero 2014 05:00:14
Mensaje de Salinas
Carlos Salinas de Gortari usa a su conveniencia la historia para advertir de los riesgos que corren tanto a la tutelada administración federal actual, como a los opositores a las reformas peñistas.

Entrevistado por Rogelio Cárdenas Estandía para El Universal, el políticamente revitalizado expresidente ubica la violencia política y la crisis económica que se incubaron en el trágico 1994 como consecuencias del compló de opositores a la primera tanda de modificaciones neoliberales que impulsó desde Los Pinos a partir de 1988.

El surgimiento del neozapatismo chiapaneco, los asesinatos de Luis Donaldo Colosio y José Francisco Ruiz Massieu y las condiciones económicas que desembocaron en una gran crisis, son interpretadas por CSG como “un intento de descarrilamiento del gobierno como respuesta al proceso reformador tan intenso que habíamos llevado a cabo”.

Me lo digo a mí mismo respecto a 1994 para que lo entiendas, Quique, en tu 2014 de la segunda oleada reformista: “Había una resistencia de los grupos que antes se beneficiaban de un sistema tan cerrado y anquilosado, que habían querido descarrilar las reformas y no pudieron, entonces decidieron descarrilar al gobierno”.

Aun cuando en esa apacible entrevista utilizó varias veces el concepto del descarrilamiento, el jefe de uno de los principales bandos que convergen en el control del timón oficialmente manejado por Enrique Peña Nieto habló no sólo de los intentos opositores por sacar de carril a su gobierno, sino incluso de derribarlo, tumbarlo.

Así dijo al valorar lo que al final de su sexenio sucedió: “No lograron ni revertir las reformas ni tampoco derribar al gobierno” (
http://bit.ly/1lrLfQh ).

En Morelia, el largo conflicto de profesores que se oponen a la reforma educativa peñista escaló, más aparatosa que efectivamente, a nivel de secretario de Estado.

Una visita de Emilio Chuayffet a la capital michoacana para firmar un convenio universitario provocó la protesta del segmento de maestros que han participado activamente en una protesta nacional que con frecuencia ha tenido ribetes de violencia política, ya sea por provocaciones externas, por desesperaciones internas o por acciones y reacciones policiacas.

La educativa ha sido una reforma del peñismo que pasó las pactadas aduanas legislativas, pero no ha podido implantarse a plenitud. El sostenido forcejeo de los profesores ajenos al control corporativo del SNTE, antes elbista y ahora concesionado a una directiva fofa, ha tenido como escenario principal las calles de la capital del país y hoy subsiste en los salones de clases de toda la República, con trabajadores de la educación que cumplen con sus programas de trabajo, pero mantienen una fuerte disposición a volver a las protestas masivas en cuanto las condiciones así lo requieran.

El secretario Chuayffet, pieza decorativa en las negociaciones de fondo, muy aficionado a la pronunciación de discursos y frases presuntamente profundas y perdurables, poseedor de un expediente político impugnado en el que destacan los hechos de Acteal, ha sido alcanzado así por una pizca de la violencia política que subsiste a partir de una reforma educativa inaceptada por una notable y activa porción del electorado.    
 
Más fuerte, aunque menos organizada, es la oposición popular a la reforma peñista en materia de energéticos, en particular en el rubro relacionado con el petróleo.

Las modificaciones constitucionales han sido aprobadas, pero aún faltan las correspondientes a las leyes específicas, a la normatividad secundaria en la que los peores augurios sobre entreguismo de la riqueza nacional pueden tomar forma jurídica para satisfacer la exigencia de certeza que plantean los eventuales inversionistas extranjeros.

Ayer mismo, en el contexto de las diversas formas que trata de adoptar esa protesta contra la desexpropiación petrolera, Marcelo Ebrard Casaubón apareció en escena para firmar con las bancadas del Partido del Trabajo y del Movimiento Ciudadano, más unos cuantos perredistas que ocupan curules y escaños por haber sido promovidos por el propio Ebrard, un “Polo legislativo progresista”.

Con esa figura se pretende nuclear a los legisladores de izquierda e incluso a las máximas figuras de esta adscripción ideológica, a los siempre tan distantes Andrés Manuel López Obrador y Cuauhtémoc Cárdenas.

El propio nombre de la nueva creación marcelista revela el interés grupal, pues esa idea del “polo progresista” ya había sido expuesta en anteriores ocasiones por el grupo encabezado por el más reciente de los exjefes de gobierno capitalino.

Ahora, el lance tiene, además, el referente de que Ebrard busca ser el presidente nacional del PRD y, al mismo tiempo, hace fintas de estar en disposición de irse al partido de Dante Delgado para desde allí pelear la postulación a la Presidencia de la República.

En el sol azteca le han ofrecido a Ebrard que el año entrante sea candidato a diputado federal, encabezando una lista plurinominal, y que luego sea el coordinador de la bancada perredista en San Lázaro, desde donde podría tener una plataforma eficaz para buscar la postulación de 2018 (así sucedió con Josefina Vázquez Mota, le han argumentado a ME).

Pero el antecesor de Miguel Ángel Mancera insiste en buscar la presidencia del comité nacional perredista, lo que hasta ahora parece férreamente bloqueado por la corriente dominante, la de Nueva Izquierda, conocida como Los chuchos.

En cambio, Cuauhtémoc Cárdenas tiene una mesa puesta a la que aún no anuncia si decidirá sentarse y en qué condiciones.

De quererlo, él será el próximo presidente del PRD, sin discusiones ni regateo, según ha establecido la cúpula del sol azteca (incluso desde ahora se analiza la posibilidad de que Lázaro Cárdenas Batel sea postulado como candidato a diputado federal en 2015, por un distrito de Michoacán).

En ese caso, Carlos Navarrete quedaría por segunda ocasión como secretario general del comité perredista.

Y, mientras el Comisionado Precioso (usuario de los términos kamelistas “mi rey” y “papá”) sigue sin saber con quién se reúne a negociar, ¡hasta mañana!.
10 Febrero 2014 05:00:01
¡Viva CCRISTOS rey!
El padre Goyo va ganando terreno.

El personaje mediáticamente más significativo de las autodefensas, Hipólito Mora (quien cuenta con el extraño mérito de haber sido ampliamente entrevistado por Televisa un mismo día en dos programas distintos y consecutivos, conducidos respectivamente por Denise Maerker y Adela Micha), entró este sábado a Apatzingán, la capital templaria, al frente de decenas de hombres sin armas pero uniformados con una camiseta blanca a cuyo frente iba estampada la nueva versión del detente con el que los curas de La cristiada ofrecían a sus combatientes garantía divina contra las balas lanzadas a los guerreros de la fe.  

Las siglas del neocristerismo de metralleta son CCRISTOS y fueron dadas a conocer por el presbítero Gregorio López Gerónimo, conocido como el padre Goyo, el pasado 18 de enero en la plaza principal de Apatzingán, donde dijo que “no se puede ser un hombre de Dios y predicar la paz cuando se vive en un pueblo en guerra, donde frecuentemente se derrama sangre inocente…no puedo seguir hablando de Dios cuando apesta a muerte”.

Por ello creó el Consejo Ciudadano Responsable de Impulsar un Sano Tejido del Orden Social (CCRISTOS) al que Hipólito Mora y sus hombres se han adherido no sólo mediante las blancas camisetas sino asistiendo a misas y rosarios, con el peculiar sacerdote exhortando por radio a los habitantes del santuario de los caballeros templarios a denunciar domicilios donde estos pudiesen estar, en una cacería ajena a cualquier formalismo legal, “cateando” sin orden judicial alguna, a pura acusación sobre la marcha, presuntas casas de seguridad, y programando incluso la incursión contra una capilla donde se dice que hay una imagen del jefe e ideólogo templario, Nazario Moreno, el Chayo, para sustituirla por una de Cristo Rey.

Entremezcladuras caricaturales que solamente ponen en evidencia el irresponsable grado de impericia de las élites políticas al permitir abiertamente la continua violación de preceptos jurídicos básicos a lo largo de un torbellino de violencia que pareciera ir rebasando a los presuntos genios de la lámpara de Los Pinos.

El comisionado golpista, por ejemplo, tomado fotográficamente en sesión de acuerdos con jefes de las autodefensas ya infiltradas y en vías de aparente control burocrático, entre ellos ni más ni menos que uno de los principales personeros de lo que fue el Cártel de Los Valencia, al que la PGR y la Sedena señalaban años atrás como peligroso capo en activo.

Y luego, en competencia olímpica de invierno en materia de lanzamiento de declaraciones desafortunadas, el nunca suficientemente bien valorado en sus méritos literarios, Jesús Murillo Karam, ha dado una razonada explicación de por qué el comisionado Castillo se reunió con el lugarteniente de un cártel a la hora de planear la acometida en Apatzingán:“por alguna razón y no necesariamente una mala razón, puede ser incluso una buena razón”.

El gobernador de escaparate, Fausto Vallejo, al que muchos ciudadanos acusan de ser lugarteniente de otro grupo en contienda, también aportó brillantes luces al respecto, pues dijo que tal vez el encuentro de Castillo con El abuelo (así apodan al capo en mención) fue “fortuito”.

Castillo, por su parte, ha dicho a El país que el “punto final” de su estrategia es que las autodefensas entreguen sus armas de alto calibre, y que lo importante de ese movimiento no son esos instrumentos de combate, sino “la información” que ya están pasando al gobierno.

También ha anunciado que se revisarán las concesiones de las minas de la región, para verificar que los templarios no estén metidos allí.

El reportero Salvador Camarena revela un dato que pinta el caracter del Comisionado Castillo: “Saluda, como es habitual en él, con un ‘qué pasó, mi rey’.

‘Mi rey’, o ‘papá’, es como llama a casi todos este aficionado al tenis y racquet. Incluso llama así a las autodefensas, dice uno de sus colaboradores” (
http://bit.ly/1h1Tnsj )./

Las costuras mal hechas del espantapájaros con metralletas instalado en Apatzingán quedan así a la vista. Aun cuando hay fuertes diferencias de opinión entre grupos de autodefensas, una parte mayoritaria de estos ha decidido acoplarse abiertamente a los planes diseñados por los militares y la policía federal, asumidos ya como virtuales Guardias Rurales pero sin que haya aún las formalidades legales del caso.

Los grupos de civiles con armas de alto calibre están en la periferia de Apatzingán pero también se mueven en las calles de esta ciudad.

Los principales jefes templarios, mientras tanto, han huido oportunamente, como si la “toma” de Apatzingán hubiese sido negociada, con algunos cuantos detenidos de mediana monta, más por relaciones familiares que por su comprobada peligrosidad.

Así se ha anunciado que cayó alguien que es primo del Quique Plancarte y medio hermano del Chayo Moreno. Y, para que no falten ingredientes explosivos en el coctel, CCRISTOS contra templarios. ¡Hagan sus apuestas, perdón, sus oraciones, señores!

En Veracruz, mientras tanto, periodistas continúan exigiendo que aparezca con vida el reportero Gregorio Jiménez de la Cruz, a quien en su casa un grupo de encapuchados secuestró la mañana del pasado 5 en Coatzacoalcos. El ahora desaparecido había publicado en días anteriores notas sobre privaciones involuntarias de la libertad en la colonia donde él mismo luego sería secuestrado.

Los altos funcionarios de la administración de Javier Duarte, en especial el procurador de justicia y la coordinadora de comunicación social han sido encarados por periodistas que les reprochan la falta de resultados en las indagaciones.

El caso de Gregorio Jiménez se suma a la larga lista de periodistas amenazados, secuestrados, asesinados o exiliados de esa entidad federativa.

Ayer hubo una manifestación en la capital, Xalapa, entre versiones de trabajadores de los medios de comunicación de que hubo presiones oficiales para que los directivos de las empresas informativas impidieran a sus empleados que expresaran públicamente su inconformidad.

¡Hasta mañana!
07 Febrero 2014 05:00:18
Ustedes disculpen
México ha sido coto de caza de la pederastia clerical. Con arrogancia e impunidad, los jefes de la religión estadísticamente mayoritaria del país han desechado por siempre las fundadas acusaciones de abusos sexuales practicadas por miembros de su gremio contra niños y adolescentes./

Un depurado ejemplo clasista de esa altivez protectora de hechos delictivos la ha dado en años recientes la congregación de los Legionarios de Cristo, a quienes se les moteja como “Millonarios” en virtud del segmento socioeconómico en el que se asentaron. A pesar de las múltiples denuncias contra el fundador y caudillo de esa agrupación, Marcial Maciel, los voceros y directivos se dijeron largamente perseguidos y calumniados, e incluso importantes firmas comerciales establecieron boicot publicitario a medios de comunicación que difundieran los señalamientos contra el hasta entonces casi intocado religioso michoacano siempre incrustado en la élite vaticana y protegido especialmente por Juan Pablo Segundo, quien durante su paso por el papado mantuvo una inflexible complicidad protectora de sus correligionarios dedicados a la depredación sexual./

Ahora, caído en desgracia el difunto Maciel, imposible el negar o pretender la atenuación de los cargos contra quien en vida idolatraban, los legionarios han salido a la opinión pública ofreciendo disculpas, aunque la estructura y la operación de esa orden religiosa apenas parece ir en vías de ciertas correcciones y sin que haya sometimiento a procesos judiciales de quienes al amparo del poder de las sotanas cometieron actos delictivos./

Otro ejemplo evidente es el del máximo jefe formal de la iglesia católica mexicana, el cardenal Norberto Rivera, quien ha eludido con especial apoyo de los gobiernos federales panistas las acusaciones hechas en Estados Unidos por víctimas sexuales de un sacerdote mexicano al que, según esos señalamientos, el purpurado nacido en Durango ha protegido con gran aplicación. En Los Ángeles se tejen acuerdos entre abogados de esas víctimas y autoridades de la iglesia local para dar a conocer expedientes de abusos sexuales protegidos por la estructura clerical, como acaba de suceder en Chicago. De hacerse públicos esos archivos en la ciudad californiana, el cardenal Rivera volverá a tener encima los reflectores mediáticos y eventualmente la reanudación de acciones judiciales en su contra. En Oaxaca también se ha demostrado la protección del arzobispo José Luis Botello a un sacerdote que abusó sexualmente de medio centenar de niños y adolescentes indígenas. ¿Podrá el papa Francisco, dar un paso justiciero histórico, no sólo ante las Naciones Unidas, sino en especial en una de ellas, tan agraviada en esos aspectos, como la mexicana?/

Convertido en un eficaz secretario de operaciones legislativas, el sonorense Manlio Fabio Beltrones ha anunciado que a más tardar a finales del presente comenzará el procesamiento de las iniciativas de leyes secundarias, sobre todo en materia de telecomunicaciones, competencia y energía. El jefe de la cámara de diputados dijo que Enrique Peña Nieto está muy interesado en que se le dé celeridad a esos temas. Tal normatividad secundaria es particularmente delicada, pues en ella se establecerán los detalles que permitirán la aplicación de los grandes conceptos, de por sí muy polémicos, contenidos en las respectivas reformas constitucionales. Las empresas dominantes en materia de telecomunicaciones, Televisa y Televisión Azteca, por ejemplo, tienen multiplicado interés en anular o suavizar clausulados que les son lesivos. Y el máximo interés nacional está en riesgo en la letra chiquita, y no tan chiquita, que fuese aprobada en el congreso federal para dar paso a la firma de peligrosos contratos petroleros con avasallantes y desestabilizadores consorcios internacionales./   

Salvador Manzur Díaz tuvo que renunciar en mayo del año pasado a la secretaría de finanzas y planeación del gobierno de Veracruz por su involucramiento en una red de utilización de recursos públicos (sobre todo de Sedesol, dirigida por Rosario Robles) para propósitos electorales. Manzur fue sacrificado luego que el PAN dio a conocer audios y videos que demostraban mapachería electoral. Ahora Manzur ha anunciado que en Veracruz será el delegado de Banobras, la institución encargada por Enrique Peña Nieto a uno de sus primos, Alfredo del Mazo Maza, como premio de consolación por haber declinado a buscar la candidatura priísta a gobernador del Estado de México que, por razones tácticas, EPN hubo de conceder a Eruviel Ávila. El “sacrificio” político, paga./

Podría llamársele “justicia de conveniencia”, para usar el término que en razón de su horario, surtido y ubicación (lo “conveniente” de estos) suele darse a las tiendas en cadena que se multiplican por el país. Bueno es que se haya aprehendido a los presuntos responsables de ataques incendiarios a establecimientos de la marca Oxxo en Hidalgo y el Estado de México (veneros burocráticos de este sexenio), pero parece que esas acciones se hacen por conveniencia política, pues tanta celeridad y contundencia no se observan en la infinidad de casos criminales que afectan a empresas o ciudadanos sin la relevancia de la red de nueve mil tiendas Oxxo, pertenecientes a la poderosa embotelladora (y no sólo de Coca-Cola) FEMSA, o a entidades federativas que no tienen paisanos en las alturas del gobierno federal./

Y, mientras continúa la toma federal de Michoacán, con el nombramiento de comisionados federales por cada uno de los rubros gubernamentales, ahora en abierto desplazamiento de los secretarios y directores estatales nombrados por el gobernador formal en vías de extinción política, Fausto Vallejo (Gabriel O’Shea, actual director del Seguro Popular, ex secretario de Salud del gobierno mexiquense, es el segundo comisionado que llega a Morelia), ¡feliz fin de semana, con Lorena Martínez designada como titular de la Profeco, desde donde seguirá buscando ser candidata priísta al gobierno de Aguascalientes en 2016 (fue presidenta municipal de la capital de su estado y diputada federal)!
06 Febrero 2014 05:00:45
Retos del Congreso Popular
En cuantía y ánimo, la convocatoria al Congreso Popular fue exitosa.

Unas dos mil quinientas personas se reunieron en un extremo de la explanada del Monumento a la Revolución (las sillas rentadas fueron dos mil), provenientes de todo el país, para participar en la construcción de un movimiento que busca juntar fuerzas para revertir las reformas peñistas, en particular la energética, y enfrentar política y cívicamente el proyecto neosalinista en curso.

Los resolutivos más importantes fueron justamente en esos temas.

Uno consistió en la revocación política de lo aprobado el 20 de diciembre pasado en materia energética.

Otro planteó organizar una protesta pública el 18 de marzo (ahora más simbólico) en el zócalo capitalino y en el mayor número posible de plazas públicas del país, con el mandato expreso de los reunidos ayer para que se busque la máxima unidad de fuerzas progresistas, buscando enlaces para efectos prácticos con los principales personajes de la izquierda (Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador en primer lugar).

El congreso, que arrancó dando voz a ciudadanos elegidos por insaculación, lo que ofreció un notable mosaico de opiniones y propuestas, y en el que participaron líderes de movimientos sindicales, sociales y cívicos, tiene por delante, entre otros, los retos de vertebrar y dar viabilidad a expresiones similares en los estados y regiones del país, para atender los problemas locales y descentralizar lo que hasta ahora sigue girando en torno al Distrito Federal, y, desde luego, el reto de que las peticiones y ofertas de nuevas formas de lucha, no rutinarias ni sabidamente ineficaces, puedan materializarse y permitan a los congresistas, y al segmento social al que buscan representar, percibir que no se está sólo frente a reformulaciones, retórica (alguna, astillada) y repeticiones.

Los hechos (el nivel verdadero de desobediencia civil, el tejido de una red nacional de resistencia frente a los abusos del poder y la búsqueda de unidad de la izquierda sin caer en las trampas del partidismo) habrán de definir si este congreso significa la construcción de un nuevo y verdadero poder popular.

No debería sorprender que el médico Juan Manuel Mireles haya dejado de ser el vocero de los grupos michoacanos de autodefensa.

Luego de un accidente aéreo aún lleno de incógnitas, el voluntarioso personaje (que llegó a colocarse como el más emblemático de ese peculiar movimiento) ha sido geográficamente seccionado, debido a un oscuro proceso envolvente de la Policía Federal que primero “resguardó” al galeno en el hospital privado de la capital del país donde recibió sus primeros tratamientos y días después lo trasladó en helicóptero hacia un lugar no revelado, donde lo mantiene bajo una “vigilancia” contra atentados que en los hechos pareciera una especie de secuestro apenas disfrazado.

Es natural, así, que el médico tenga posibilidades muy disminuidas de mantener contacto con sus compañeros y de ejercer con eficacia la función de portavoz que debería sustentarse en la toma diaria del pulso de lo que va sucediendo en el complicado lugar de los hechos.

Sin embargo, lo que pudo procesarse de una manera discreta ha terminado con tono de ruptura. Estanislao Beltrán, quien ha ido ejerciendo el cargo de la vocería, anunció ayer la destitución de Mireles, explicando que éste, con sus declaraciones, afecta al movimiento de autodefensas.

La más reciente declaración resonante de Mireles fue hecha al diario español El País, en términos que consideraban como “teatro” los acuerdos entre representantes de los grupos civiles armados y el Gobierno federal.

Otra sugerente salida de foro se produjo en la Comisión Federal de Electricidad (CFE), donde el inequívocamente salinista Francisco Rojas dejó la dirección general que hasta ahora había ejercido con desgano, ya fuera por razones personales o políticas.

El relevo, Enrique Ochoa Reza, no tiene en su biografía el sello del salinismo, como para pensar que los acuerdos en las cúpulas hubiesen respetado al ex presidente las cuotas de poder que se le entregaron a principio de sexenio (la Secretaría de Turismo a su sobrina, Claudia Ruiz Massieu; la de desarrollo social a su ahumada protegida, Rosario Robles, y el Fondo de Cultura Económica a José Carreño Carlón, entre otros).

Una de las relaciones más notables del nuevo director fue con Luis Téllez, cuando éste fue secretario de energía del zedillismo.

Y fue subsecretario de mucha utilidad para Pedro Joaquín Colwell en el sexenio que corre, ayudándole a adentrarse con rapidez en los aspectos técnicos y políticos de esa misma secretaría de energía y a asesorarle de manera directa e inmediata cuando en reuniones especializadas el ex gobernador de Quintana Roo (sin antecedentes en el tema energético aunque sí muchos en los ámbitos político y priísta) no podía responder o precisar ciertos cuestionamientos.

Ochoa Reza ha fluctuado entre lo técnico y lo político. Es abogado por la UNAM y economista por el ITAM (su tesis en este instituto fue sobre “Un mercado de generación de energía eléctrica para México”). Además, tiene una maestría en filosofía política, otra en ciencia política y un doctorado en esta misma materia.

Además, fue funcionario del Tribunal Electoral y el IFE. Ahora estará al frente de otro de los grandes negocios que han sido potenciados a partir de la reforma energética (aunque desde años atrás se instauraron mecanismos de redituable privatización), el del mercado mexicano de la energía eléctrica.

Y, mientras en Veracruz los periodistas siguen siendo agredidos, esta vez en Coatzacoalcos, donde el reportero Gregorio Jiménez de la Cruz fue sacado de su domicilio particular por cinco encapuchados (Jiménez había publicado en días recientes en Notisur información sobre los constantes secuestros que se cometen en Villa Allende, justamente de donde fue privado de la libertad él mismo), ¡hasta mañana, con la policía ciudadana (de la UPOEG) desbordándose en carreteras de Guerrero, al igual que grupos de autodefensa en el municipio de Gabriel Zamora, en Michoacán!
04 Febrero 2014 05:00:32
Teatro en Michoacán
El gobernador formal de Michoacán, Fausto Vallejo (que no el de facto, Alfredo Castillo, quien ejerce como deponente comisionado federal) ha anunciado con extraordinario gusto que Enrique Peña Nieto hará hoy una gira por algunos lugares de esa entidad.

“Viene con las manos llenas y a hacerle justicia a Michoacán (...) El apoyo que necesitamos desde hace diez años, hoy lo empieza a ver Michoacán” ( HYPERLINK “http://bit.ly/1dnBKen” \o “blocked::http://bit.ly/1dnBKen”
http://bit.ly/1dnBKen ).

Según los adelantos informativos, el Desexpropiador Petrolero se hará acompañar de buena parte de su gabinete (sobre todo, de los funcionarios relacionados con la seguridad pública), detallará acciones relacionadas con la Cruzada contra el Hambre y tratará de demostrar que en aquella entidad sometida a experimentaciones se aplicará una política de pacificación que a la par de maniobras policiacas y militares incluirá una visión integral de rescate social (“Programa por Michoacán, juntos lo vamos a lograr”, es el título oficial a desarrollar).

Por lo pronto, las supuestas buenas nuevas no serán develadas en las zonas de conflicto, donde continúa la peculiar guerra entre civiles, autodefensas contra templarios, a la que el Gobierno federal pretende asistir como árbitro o testigo de calidad, aunque de manera inocultable promueve y tolera a los grupos de autodefensa.

Ayer mismo, por ejemplo, el gobernador de facto, Castillo, dijo que la detención de líderes de los Caballeros Templarios no condiciona a los civiles levantados en armas a que las depongan.

El comisionado Paulette se permitió incluso giros de suspenso casi teatral en un acto conmemorativo del bicentenario de la muerte de Mariano Matamoros, en Morelia, al explicar a los oyentes contra quién se pelea en aquellos lugares: “Un enemigo que adoptará muchas formas, muchas caras, un enemigo criminal que intenta sembrar la confusión y la discordia.

Ésa es la condición de los conflictos actuales, la incertidumbre…” (¿Con tales argumentaciones, terminará rodándose en tierras tarascas alguna versión de las historias de Batman?).

El histrionismo político (el médico Juan Manuel Mireles ha dicho a Paula Chouza, de El país, que “nadie se va a desarmar” en Michoacán, y que “todo es teatro” HYPERLINK “http://bit.ly/Lt7g3R” \o “blocked::http://bit.ly/Lt7g3R” ha sido retomado por los liderazgos de los tres principales partidos nacionales, que a falta de continuidad del Pacto por México exploran la posibilidad de practicar una suerte propia del doctor Simi, es decir, un Pacto de facto.

El perredismo, que debería ser el más reacio, se ampara bajo la tesis de que no puede mantenerse distante o ausente de venideras resoluciones legislativas.   
En otro tema, Marcelo Ebrard ha decidido recorrer con determinación el que puede ser el último tramo de su paso por el Partido de la Revolución Democrática.

Priísta de origen (fue todopoderoso secretario general del comité del tricolor en el DF, y diputado federal), ha corrido la misma suerte embrollada de su mentor y amigo, Manuel Camacho Solís (cuyo túrbido papel en el proceso político que desembocó en la eliminación física de Luis Donaldo Colosio será puesto nuevamente bajo la lupa histórica al cumplirse el mes próximo veinte años de la tragedia de Lomas Taurinas).

Luego de renunciar al partido hasta entonces hegemónico, el brillante egresado del Colegio de México fue diputado federal por el Verde Ecologista, aunque sin afiliarse a éste ni mostrar vinculación real. Más delante, él y Camacho fundaron el Partido del Centro Democrático y fueron, respectivamente, candidatos a la jefatura del gobierno capitalino y a la Presidencia de la República.

Camacho consiguió oficialmente el 0.55% de los votos, pero Ebrard declinó a tiempo para apoyar a Andrés Manuel López Obrador, en una jugada con más peso simbólico que cuantitativo, pues el PCD refrendó en la Ciudad de México su condición escuálida, con apenas el 0.77% de sufragios (AMLO terminó ganando la jefatura de gobierno con una diferencia de 4.9%, apoyado por PRD, PT, Convergencia, PCD, PSN y PAS, sobre Santiago Creel, apoyado por PAN y el Verde Ecologista).

Ebard dijo en aquel 2000 que apoyaba a AMLO sin que ello implicara “un intercambio de posiciones políticas”, pero con la condición de que se estableciera una constitución para la capital del país ( HYPERLINK “http://bit.ly/1fH3Khn” \o “blocked::http://bit.ly/1fH3Khn” ).

La constitución aún no se logra, aunque los acuerdos EPN-Mancera avanzan en ese sentido, pero Ebrard sí consiguió intercambios múltiples, pues fue secretario de Seguridad Pública y, luego que fue destituido por Vicente Fox a causa de los incidentes violentos de Tláhuac, llegó a la secretaría de Desarrollo Social.

Los intercambios políticos alcanzaron para que Ebrard fuera candidato lopezobradorista a la jefatura de gobierno en 2006 y para que Miguel Ángel Mancera fuera candidato de AMLO y el propio Ebrard al mando capitalino en 2012 como consecuencia de otra declinación, la de Marcelo a ser candidato presidencial arguyendo unas encuestas de opinión cuyos detalles quedaron en el ámbito privado.

Ahora Ebrard está en busca de una plataforma que le permita cumplir su objetivo expreso de ser candidato presidencial en 2018.

En el PRD, los Chuchos le han ido cerrando las puertas y el propio Marcelo ha agudizado su discurso crítico contra la línea política que domina las estructuras del sol azteca.

En dado caso, el exjefe del gobierno capitalino competirá por el liderazgo perredista y, si es oficialmente derrotado por el candidato oficial, Carlos Navarrete, o por una fórmula de unidad con Cuauhtémoc Cárdenas a la cabeza, quedará en condiciones de pasar a otros foros, tal vez el de Morena (aunque allí la tercera candidatura presidencial de AMLO se sigue construyendo) o el del Movimiento Ciudadano, de Dante Delgado, como una opción para negociaciones en 2017.

Y, mientras una amplísima selección mexicana de malos políticos valora la posibilidad de aplicarse la Doctrina Vela, enunciada ayer por el futbolista que ha reconocido no estar “mentalmente al 100%” , ¡hasta mañana, con los consejeros del IFE pidiendo a diputados federales que la transición a Instituto Nacional Electoral no ponga en riesgo los comicios de 2015!
03 Febrero 2014 04:59:59
Pólvora partidista mojada
A pesar de que fue uno de los más entusiastas promotores de la marcha y el mitin que se realizaron el pasado viernes para protestar contra las reformas peñistas, en particular contra la energética, el Partido de la Revolución Democrática no resultó beneficiado ni fortalecido en esos andares.

No mostró músculo, no colocó nada nuevo en la agenda política nacional y pareció solamente dispuesto a cumplir ciertos rituales de oposición de pólvora sabidamente (¿negociadamente?) mojada.

En todo caso, lo rescatable de lo sucedido el último día del mes de enero fue la disposición de grupos sociales no partidistas para redoblar esfuerzos contra las políticas peñistas.

Por el contrario, como si se hubiese acelerado el juicio histórico sobre el papel que los actuales líderes han aceptado que cumpla el sol azteca en los libretos redactados en Los Pinos, en un gesto muy significativo porque se ha producido en el seno de una movilización de izquierdas, el chuchismo cupular apareció desdibujado y desplazado, con Jesús Zambrano y Jesús Ortega inadvertidos, como si su presencia fuese indeseada o dañina a pesar de que son los dirigentes reales de uno de los principales aportadores de banderines y contingentes y, a contracorriente, aparecieron tolerados o aceptados en primeras filas de la manifestación y el templete los representantes de tendencias que se oponen a ese chuchismo, con Dolores Padierna y el secretario general, Alejandro Sánchez Camacho, como principales representantes de la disidencia interna, e incluso con partícipes del grupo de los jesuses que creen necesario desmarcarse un poco, como Carlos Navarrete, a quien conviene tácticamente diluir en cuanto le sea posible el hecho de que busca ser el tercer chucho al hilo en presidir al PRD, o el coordinador de los senadores, Miguel Barbosa, quien mantiene el estilo chucho pero trata de ejercerlo por su cuenta o en cuentas mancomunadas pero ya no subordinadas.

El timón político, en todo caso, fue tomado por Cuauhtémoc Cárdenas, quien fue orador único y se permitió licencias que en un político largamente acostumbrado a medir las consecuencias de sus dichos no pueden atribuirse a la irreflexión o el calor del momento.

Frente a una audiencia que no llenó el zócalo capitalino (fotografías de la plancha de cemento mostraban una asistencia reducida, a una hora en que el templete ya estaba plenamente ocupado) y con grupos que se retiraban del lugar cuando ni siquiera había comenzado el discurso del michoacano), el excandidato presidencial incluyó en el catálogo de maleficios a combatir no solo el de la reforma energética, sino otros que en su momento fueron aprobados por el entonces muy sonriente Zambrano y por el poder que en realidad no ha estado tan detrás del trono, Ortega (“Ayer firmando un pacto, hoy simulando un acto” decían varias pancartas, según la nota de ese día en La Jornada, bajo las firmas de Alma E. Muñoz y Matilde Pérez).

Esas fintas en la intimidad cupular están relacionadas con la sorda lucha por la sucesión del desfondado Zambrano, con los chuchos deseosos de mantener continuidad con Navarrete, pero temerosos de que el guanajuatense no sea el personaje más adecuado para librar la batalla central contra Morena y AMLO en 2015 y delante, cerrados en absoluto a darle una oportunidad al desbalanceado y desgastado Marcelo Ebrard y más bien tentados a abrir la puerta al expansivo Cárdenas que les garantiza nivel de competencia pero les produce recelo profundo y fundado, porque a donde llega instala su propio y muy celoso equipo de trabajo y las cartas que juega son en primerísimo lugar las de su propia baraja.

La otra licencia retórica que se permitió el reinstalado guía moral del PRD pareció girar en sentido contrario al del aquietamiento casi pactado con el que se ha conformado en varios momentos política y socialmente críticos.

Ahora dijo que “todas las formas constitucionales de lucha son válidas: la protesta, la manifestación individual y colectiva, los paros cívicos, la huelga, incluso la desobediencia civil”.

Tan peculiar salto se produjo en medio de una marcha en la que coincidieron organizaciones civiles y sindicales deseosas de formar un frente contra las reformas peñistas.

Ya se verá si la crítica al chuchismo colaboracionista pasa del discurso y no es una finta acordada para aparentar vientos de cambio en el PRD y si las formas validadas de lucha llegan más allá del discurso y se convierten en hechos de rebeldía cívica auténtica o se quedan nuevamente en amagos convertibles en monedas políticas de cambio.

En otro tema: hasta ahora, las administraciones del Distrito Federal han preferido eludir el conflicto logístico, jurídico y social que significan los vendedores del Metro, tanto los instalados en sus pasillos y escaleras como los que ofrecen sus mercancías en los vagones.

Obstruyen el de por sí dificilísimo movimiento de los usuarios de ese servicio (con riesgo de generar o agravar accidentes), ponen en evidencia a las autoridades que no son capaces de hacer respetar leyes y reglamentos a pesar de la contundente evidencia de ese comercio no solo informal sino incluso fundadamente sospechoso de estar parcialmente relacionado con actividades ilícitas (los discos piratas, por dar un ejemplo rotundo) y causan molestias constantes a los pasajeros (no es menor la irritación que con sus bocinas a todo volumen causan en pasajeros que en sus asientos tratan de ganar un poco de sueño).

Ese cuadro de ilegalidad tolerada estaría en vías de desaparecer, conforme al acuerdo preliminar entre vagoneros y autoridades capitalinas, para que aquellos se retiren de los trenes a partir del próximo 10, para pasar a cursos de capacitación durante tres meses, en los que recibirán salario mínimo, para insertarse en la economía formal.

Hasta ahora, las ofertas del gobierno mancerista respecto a mejorías en el Metro han quedado en el aire, luego de la imposición de una alza en las tarifas y haciendo a un lado las extendidas protestas conocidas como #PosMeSalto.

¡Hasta mañana!.
31 Enero 2014 05:00:38
¿La ‘unidad’  es primero?
Cúpulas de la izquierda mexicana libran una feroz batalla en busca de precisar a quién le corresponde la mayor responsabilidad en la derrota histórica frente al reformismo peñista, en especial en cuanto a lo petrolero.

Con el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas como punta de lanza, el flanco perredista ha hecho una invitación taimada al dirigente de la otra porción principal en contienda, la encabezada por el moreno Andrés Manuel López Obrador, para que acepte sumarse a una peculiar marcha del sol azteca, por las soberanías alimentaria y energética, que se realizará hoy del Ángel de la Independencia al zócalo capitalino tan súbitamente disponible para este tipo de protestas que la tradicionalmente inamovible Secretaría de la Defensa Nacional accedió amablemente a suspender las tareas instaladoras de la exposición “Fuerzas armadas, pasión por servir a México” que se estrenará el 8 del mes en puerta pero que desde ahora mantenía ocupada con personal y materiales la plancha de la plaza pública más significativa del país, sustraída con múltiples justificaciones durante la administración mancerista a su condición histórica de punto de convergencia de manifestaciones y caminatas de corte político/

La invitación a AMLO para “reencontrarse” con sus antiguos compañeros de partido fue firmada por Ifigenia Martínez y Porfirio Muñoz Ledo, aparte del ex gobernador de Michoacán. El planteamiento parece contundente: En las circunstancias actuales es necesario dar un mensaje contundente de unidad.

“Vamos a unirnos, vamos a sumarnos más allá de nuestras diferencias, guiándonos con lo que decía Vicente Guerrero: la patria es primero”, exhortan los tres fundadores del PRD a quien ahora concentra sus mejores esfuerzos en la construcción de un partido, Morena, que desde ahora pelea membresía y posiciones a la organización presidida por Jesús Zambrano.

Ya se verá hoy si tan sentida propuesta unitaria constituyó un adelanto concertado, una suerte de avanzada epistolar, proveniente de negociaciones discretas, para abrir paso a ese reencuentro de personalidades en larga pugna (lo que sentaría antecedentes de convergencia pragmática rumbo a las elecciones de 2005, todo adscrito a la máxima izquierdista tan famosa como promotora y encubridora de múltiples aberraciones, la de conseguir “Unidad a toda costa”).

Pero, si no hay tales entendimientos, entonces la invitación mencionada constituiría una envenenada maniobra en busca de poner en evidencia a López Obrador como responsable de la división de la izquierda que, según eso, habría facilitado los golpes peñistas y ahora estaría dificultando la instauración de proyectos de reversión del entreguismo petrolero.  
    
Los indicios disponibles hasta la víspera mostraban a un AMLO reacio a volver a marchar con quienes ha señalado tajantemente como corresponsables de los avances peñistas, etiquetación genérica que no cambia por el hecho de que tácticamente los dirigentes del PRD hubiesen votado en contra de una reforma energética que de manera sesgada han seguido apoyando aunque en ese paquete de simulaciones a modo se incluyan marchas, manifestaciones y declaraciones tan incendiarias en apariencia como intrascendentes en el fondo (la consulta popular es una bandera de índole electoral para 2015 más que una oportunidad verdadera de echar abajo lo que Los Pinos ya está consolidando jurídica y políticamente por gobiernos y empresarios extranjeros).

Aún cuando hablaba sobre 2015, López Obrador dijo ayer en Tabasco que a esas andanzas electorales no irá con el PRD, pues los dirigentes de éste “nos entregaron, nos vendieron al gobierno de Peña Nieto, y le abrieron la puerta al cobro de los impuestos, nosotros no queremos corruptos en Morena”.

El dirigente perredista Zambrano, por su parte, advirtió que se habrá de caminar “con los que quieran” y adelantó que “nosotros no somos, en todo caso, los responsables de que no haya plena unidad en este esfuerzo unitario” (
http://bit.ly/1fmYmji ).

En Jalisco, luego de cuatro horas de operaciones militares y policiacas en el municipio de Zapopan, conurbado con el de Guadalajara, fue detenido Rubén, el hijo del máximo jefe de la plaza, Nemesio Oseguera, apodado Mencho (de tal manera que al junior se le identificaba ayer mediática y extraoficialmente como Menchito).

Según esas primeras versiones, el aprehendido ocupaba el segundo lugar en el organigrama de trabajo del Cártel Jalisco Nueva Generación, que se hizo del pulverizado mando regional del negocio del narcotráfico luego del asesinato de Ignacio Coronel, el anterior gerente general de la zona.

El CJNG se mantiene asociado al Cártel de Sinaloa pero ya no en los términos de dependencia institucionalizada que en Jalisco se vivía con Coronel respecto a las directrices del bando encabezado por Joaquín Guzmán, el Chapo.

Esos aires de relativa independencia le han permitido a los jaliscienses emprender planes de expansión como los realizados en Michoacán (suministro de armas, financiamiento, logística), combatiendo a sus enemigos, los Caballeros Templarios.

El firme asentamiento del CJNG no contó en su momento con un firme combate (sino todo lo contrario, dicen muchos tapatíos) por parte del gobierno estatal panista encabezado por el panista Emilio González Márquez.

Esa reducida vocación persecutoria se ha mantenido en la administración del priista Aristóteles Sandoval, a quien han involucrado en denuncias relacionadas con esos negocios, y en su gabinete están Arturo Zamora, como secretario general, a quien el Gobierno federal panista cerró el paso a la gubernatura en 2006 manejando presuntos expedientes oscuros, y el fiscal general del estado, Luis Carlos Nájera, quien fue secretario de seguridad pública con el panista González Márquez y adquirió más poder con el priísta Sandoval, en una especie de pacto transexenal de continuidad de las cosas tal como ha convenido que estén.

Ahora, luego de la detención del templario tío Loya, se ha encarcelado al hijo del líder del CJNG, en una decisión arbitral en busca de empatar el marcador, para que el juego siga adelante.

¡Feliz fin de semana!
30 Enero 2014 05:00:23
Guerrero ardiente
Mientras el gobierno federal y su comisionado golpista se esfuerzan por aparentar que en Michoacán están logrando ciertas formas de “regularización” del conflicto, en Guerrero se agravan los problemas, con policías comunitarias y ciudadanas (agrupadas en dos vertientes, con distintos radios de acción e incluso ciertas distancias políticas ) que van desbordando la flácida institucionalidad representada por el ineficaz Ángel Aguirre Rivero (¿también le enviarán un comisionado desde Los Pinos?) e incluso con atentados de corte político, como el sucedido la noche de este martes contra Pioquinto Damián Huato, un dirigente empresarial de Chilpancingo que fue diputado federal perredista y ha impulsado la organización y avances de las mencionadas policías ciudadanas.

El vehículo en que se transportaba Damián Huato de regreso de una reunión con esas policías (genéricamente llamadas comunitarias, aunque esta denominación legal sólo puede aplicarse cuando se cumplen ciertos requerimientos concretos) fue atacado por pistoleros en un bulevar de la capital de Guerrero, quedando muerta la nuera de Pioquinto, herida en un pie su esposa e ilesos tanto él como su hijo, Valter Damián Bautista.

En esa reunión, Pioquinto había repetido ante el presidente municipal de Chilpancingo, el priísta Mario Moreno, parte de los señalamientos públicos que en su contra ha sostenido, al grado de llamarlo “narcoalcalde”.

Según la página de Facebook El Ocotito, Gro., México (
http://on.fb.me/1a2pt44 ), que ha sido referente casi oficial de ese movimiento, Damián Huato dijo poco antes de ser atacado con armas de fuego: “Yo no le creo nada a este bribón (a Mario Moreno).

Éste es un mentiroso, ya no le llamen presidente, éste ya no es presidente, él no está a un lado del pueblo, está con los criminales, y aquí está a un lado de mí, que me conteste ¿a quién le dejó el palenque en Chilpancingo?, ¿no se ha dado cuenta que cobran 3000 pesos a todos los comerciantes de Chilpancingo semanalmente? Que me conteste el presidente (Mario agacha la cabeza).

¿A poco no se da cuenta?, ¿dónde quedaron los permisos de taxis? Se los ha dado a los criminales de Chilpancingo.

¿No se da cuenta, presidente?, ¿o se hace el disimulado? ¿No se daba cuenta el presidente de la droga que se siembra en los pueblos? Conteste presidente.

Conteste... señor, porque presidente no es”.

En su cuenta de Facebook (http://on.fb.me/1ehtOjf ), el propio Damián Huato, luego de calificar de “milagroso” el que esté “en perfecto estado de salud”, menciona que presentó una querella con una “acusación directisima en contra de Mario Moreno Arcos, presidente municipal de Chilpancingo, de su Hermano Ricardo de los mismos apellidos y de los que trabajan y operan desde la Dirección de Gobernación Municipal.

Aclaro que cuando salimos de mi casa el señor Óscar, Pepe Lobato y demás supervisores de esa dirección ya me estaban esperando.

Si Mario Moreno Arcos realmente quiere coadyuvar con las investigaciones debe de pedir licencia al cargo y permitir que se realice libremente la indagatoria del caso.

Solicito también del Gobierno federal, concretamente de la PGR, se le investigue a él y demás acusados, por delincuencia organizada”. La noche del mismo martes, y ayer mismo, se insistía en las filas de esas policías ciudadanas sobre un plan para entrar a Chilpancingo, de donde están ya a pocos kilómetros.  

En otro tema, nueve presbíteros y un diácono de Oaxaca que iniciaron y han sostenido las denuncias por abusos sexuales contra decenas de niños indígenas contra el también sacerdote Gerardo Silvestre Hernández (ahora sujeto a proceso judicial, luego de larga protección por parte de la cúpula clerical de esa entidad y en particular por el arzobispo José Luis Botello), han exigido a su iglesia, ahora inmersa en un intento de recomposición encabezado por el papa Francisco, que dé la cara como institución ante la pederastia practicada por algunos de sus
miembros.

Los religiosos oaxaqueños, en su momento víctimas de campañas internas de represión y difamación por haberse atrevido a dar a conocer esos abusos del cura Silvestre Hernández, ahora han redactado un posicionamiento en el que “con el dolor humillante de las víctimas, sus familias y sus pueblos zapotecos, por el agravio físico y moral y la vergüenza que sufrieron, exigimos a nuestras autoridades eclesiásticas, encabezando el arzobispo, pedirles perdón y reparar el daño”, pues “con el dolor deshonroso que carga nuestra Iglesia diocesana, por el escándalo, creemos que es de toda necesidad reafirmar nuestro compromiso con la verdad y la justicia”.

También señalan que “es preciso dar la cara, con nuestros obispos a la cabeza, con los presbíteros que tomaron distancia por propia decisión e incluso con los que nos juzgaron y sentenciaron como calumniadores y enemigos del arzobispo y de la Iglesia”, pues “como Iglesia diocesana ya no podemos eludir una realidad que nos cuestiona y nos pone en el escaparate de la opinión pública”.

Hacen un “entusiasta reconocimiento por la impartición de justicia” y califican de “diligente” la indagatoria que sobre el caso realizó la Procuraduría General de Justicia del Estado de Oaxaca, gobernado por Gabino Cué, aunque advierten que “ningún representante de la autoridad diocesana” debe intentar ahora “obstruir o negociar la justicia civil”.

 También demandan que sea restituido en su ministerio el diácono Ángel Noguera, a quien se sancionó por participar en la denuncia del sacerdote pederasta (el texto completo del comunicado, en  http://bit.ly/Lq8GN5).

Y, mientras ha quedado libre Esperanza Reyes, presa desde 2011 por haber pagado en una papelería con un billete falso de cien pesos (parte de la pena, en SLP, y otra en las Islas Marías), con la secretaría de Gobernación gestionando la salida anticipada y colocando la resolución como un gesto de buena voluntad de EPN, ¡hasta mañana, con la Permanente maniobrando para impedir una indagación de la PGR sobre los “moches” famosos a legisladores por gestionar recursos a municipios!
27 Enero 2014 05:00:35
¿Quién mató a Kuykendall?
Al director teatral Juan Francisco Kuykendall Leal (Kuy) lo mataron agentes del gobierno.

Era uno de los miles que el 1 de diciembre de 2012 protestaban con energía en las inmediaciones del blindado Palacio Legislativo de San Lázaro contra la instalación de Enrique Peña Nieto en la silla nacional de mando.

Ese día, desde las barreras policiacas que con esfuerzo contenían el amago ciudadano, balas de goma y granadas de gases lacrimógenos fueron disparadas con intencional irresponsabilidad criminal, enderezadas hacia los grupos de manifestantes con ánimos de lesionarlos, de hacerles sentir el grave riesgo físico al que se enfrentaban.

Kuy, como llamaban sus amigos a quien participó en múltiples actividades de protesta política y social, fue alcanzado por uno de esos proyectiles, cayó y quedó tirado con exposición de masa encefálica, en un cuadro tan delicado que algunos de los presentes lo dieron por muerto y así lo difundieron, al grado que el diputado de izquierda, Ricardo Monreal, habló en la tribuna de San Lázaro de ese primer crimen político del sexenio que en realidad no se materializó ese día inaugural sino un año y casi 14 meses después.

No fue Kuykendall el único de los ciudadanos lesionados en ese #1DMX. Hubo otros participantes heridos, uno de ellos Uriel Sandoval Díaz, estudiante de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México a quien una bala de goma reventó el ojo derecho y le causó daños en nariz y pómulos.

Lesiones menores de otros manifestantes fueron atendidas por ambulantes de la Cruz Roja o quedaron en el registro doméstico de quienes ya no quisieron embrollos oficiales.

De esa muerte, de la pérdida de un ojo y de decenas de lesiones menores no hubo ni un asomo del espíritu indagatorio y justiciero al que las autoridades están obligadas.

Fue como una sentencia sumaria que condenó a todo activista y opositor al régimen peñanietista a la pérdida de sus derechos ciudadanos y a una especie de limbo jurídico poblado de exoneraciones automáticas a los policías (federales y capitalinos, en el caso) y a sus jefes instructores (Osorio Chong, Mondragón y Kalb, y Mancera) y de ejemplar desatención oficial a los ciudadanos que hubiesen caído en esa batalla desigual.

Lo sucedido ese #1DMX fue inequívocamente augural.

A partir de ese día se desarrollaron las estrategias de contención de la protesta social que hasta ahora han sido aplicadas, sobre todo en la capital del país.

Ese uno de diciembre se vivieron episodios de violencia hasta ahora no explicada ni institucionalmente castigada, con infiltrados que aprovecharon las cargas de enojo social auténtico para generar escenas de vandalismo que ayudaran a desacreditar la protesta legítima y a “justificar” la mano dura policiaca, y también con técnicas de “encapsulamiento” (violatorio de derechos y libertades) que ahora se ejecutan ya abiertamente, como rutina descarada.

¿Quién mató, pues, a Kuykendall (y quién fue culpable de las demás lesiones, como la de Sandoval)? Hasta ahora eso no parece importarle a ninguna autoridad, ni federal ni de la Ciudad de México.

Hubo en los primeros días posteriores al #1DMX algunos fraseos burocráticos con los que se pretendía eximir de responsabilidad a los policías, asegurando que nadie había disparado balas de goma ese día y que los botes de gases provocadores de lágrimas siempre son tirados de tal manera que no haya riesgo de que impacten directamente a ningún manifestante (declaraciones que cualquiera de los opositores podría contradecir a partir de su experiencia personal).

No hay ni puede haber intención de investigar y castigar a nadie por esa muerte porque a fin de cuentas las autoridades asumen esos daños sociales como colaterales en una guerra contra la oposición política.

Así como Calderón condenó a la inexistencia cívica y judicial a los caídos en su guerra contra el narcotráfico, privándolos del derecho mínimo a que se indagaran los hechos que motivaron esas muertes, etiquetados negativamente para enviarlos a una especie de burocrática fosa común, ahora los ejecutores de la guerra contra los opositores se han negado a investigar y a castigar a quienes ya han ido provocando muertes, heridos, detenciones arbitrarias y un calculado clima de amedrentamiento civil.

En la cúpula gubernamental aceleran los trámites para llegar a entendimientos firmes con gobiernos y corporaciones trasnacionales que tienen interés en participar en el gran negocio de la apertura mexicana en materia de energéticos.

Ni siquiera se han aprobado las leyes secundarias (¿leyes? ¡secundarias!, dirían en esas alturas), en cuya letra chiquita estará concentrada toda la malignidad de los expertos en saqueos de este tipo, y diversos segmentos de la oposición de izquierda aún barajan hipotéticas fórmulas de confrontación legalista de esos apetitos político-empresariales nativos y foráneos, pero Los Pinos y en especial el director de Pemex mantienen ya una agenda de compromisos con el extranjero que generarán obligaciones jurídicas irreversibles o, en el mejor de los casos, reversibles mediante el pago de altísimas indemnizaciones.

Un ejemplo de ese cabalgante cierre temprano de negocios (madruguete foráneos) lo han dado Los Pinos y Pemex al anunciar convenios de intercambio tecnológico pero también de operación directa con una empresa rusa.

Entre más compromisos jurídicos con trasnacionales haya, más difícil será la posibilidad de echar abajo la reforma energética.

Y, mientras el policía colombiano experto en paramilitarismo, el general Óscar Naranjo, ha sido llevado de regreso a su tierra por el presidente Juan Manuel Santos, a quien según eso ayudará a buscar un segundo periodo de poder, dejando tras de sí la multiplicación de grupos de autodefensa en Michoacán luego de su estancia como asesor especial de Peña Nieto, ¡hasta mañana, con la lamentable noticia de la muerte del poeta José Emilio Pacheco, una voz lúcida y respetada, de las que México tanto necesita en estos momentos oscuros!
24 Enero 2014 05:00:28
Michoacán, invitado a Davos
El invitado se abrió paso en Davos, aunque Enrique Peña Nieto pretendía ignorarlo o creía haberlo dejado en México.

Su ropaje no era nada glamoroso y su presencia contradecía o cuando menos condicionaba mucho de lo que con grandes afanes mercadológicos describía el atildado mexiquense promotor de ventas: Era el caso de la creciente y escandalosa inseguridad pública, del sostenido crecimiento delictivo y de las preocupantes fuerzas civiles de autodefensa./

La realidad sangrienta y desbocada asomó al discurso del ex gobernador del Estado de México aunque éste pretendió aparentar que desde Los Pinos va alcanzando cierto control.

Habló de la presunta disminución en la comisión de hechos ilícitos, de que ha habido “avances” e incluso señaló que “en Michoacán el Estado ha entrado de lleno a los municipios donde hay una debilidad institucional”.

Sobre los civiles que patrullan con armas en las manos reiteró que hay una invitación oficial para que se encuadren en las corporaciones policiacas para que desde allí satisfagan su vocación vigilante./

Michoacán, el narcotráfico y la contrapartida civil armada, presentes en el catálogo de presunta joyería fina que fue a exhibir a Suiza el continuo viajero internacional que de cualquier forma se mantuvo aferrado a su discurso optimista.

Una Peñalandia esplendorosa es dibujada en los Alpes con pinceles propagandísticos en espera de multiplicar la clientela forastera tan interesada en aprovechar la apertura salvaje generada por las reformas sexenales.

La canasta básica del País de la Ilusión tiene de todo: Modernidad, democracia, legalidad, pactos, honestidad y muchas ganas de que los inversionistas se decidan a venir al país para confirmar tantas bellezas juntas./

Y, sin embargo, las protestas sociales se multiplican en ese mismo México.

Por distintas razones y en diversas latitudes se producen expresiones activas de descontento ciudadano por temas locales, específicos, gremiales, administrativos, que no son positivamente resueltos por los poderes burocráticos que como consecuencia natural del estado de corrupción que se ha institucionalizado están al servicio de los intereses de las élites corruptoras y no de las colectividades agraviadas./

En ese contexto de insatisfacción social ascendente, que se ha distanciado en firme del aparato tradicional de representación popular y de los órganos formales de gobierno, se inscribe el proyecto de participación ciudadana denominado Congreso Popular, cuyas bases están disponibles desde hoy en
http://www.congresopopular.org .

La esencia de este movimiento reside en el desconocimiento político de los mecanismos que han fallado a la hora de dar respuesta a la gente y que han permitido la instauración de fórmulas, prácticas, reformas y acuerdos que dañan profundamente el interés popular y la soberanía nacional.

Por ello, unos ochenta ciudadanos pertenecientes a diversas ramas del trabajo intelectual y artístico han convocado a instalar esa asamblea que decidirá el próximo 5 de febrero si revoca en términos políticos las reformas en materia energética y si se alista para asumir el 18 de marzo venidero formas de protesta y desobediencia civiles que sean pacíficas pero que tengan
contundencia.

No se trata de instaurar diputaciones o senadurías ilusorias o permanentes, pues los representantes populares irán cambiando en las sesiones y provendrán de un mecanismo imaginativo que invita a los interesados a proponer su candidatura e inscribirla en un formato de internet (en la misma dirección antes mencionada, www.congresopopular.org) para que una comisión de los organizadores seleccione mediante una insaculación transparente a quienes tendrán derecho a asistir al debate y votación del 5 de febrero.

Tampoco se alienta la idea de que la eventual revocación política tenga verdaderas consecuencias legales inmediatas, aunque parte de la motivación consiste justamente en recuperar la convicción de que el reformismo peñista no es irreversible y que en este año es indispensable reforzar la protesta viable, de frente a las modificaciones hechas el año pasado, en especial en cuanto a lo energético./   
 
Astillas: Sobre lo publicado aquí en entregas anteriores respecto al “efecto cucaracha”, señala un lector, cuyo nombre será omitido por esta columna aunque el propio interesado no lo pidió: “La gente del Estado de Morelos lo estamos viviendo en carne propia. Desde septiembre del año pasado se ha incrementado la inseguridad, el cobro de piso y sobre todo los secuestros.

Yo radico en el municipio de Yautepec, donde en los días que van del año casi hemos tenido de un secuestro por día. Se especula que son los Templarios que ya estaban aquí y ahora están delinquiendo sin que nadie los moleste.

Lamentablemente el gobernador no dice nada, menos nuestro edil municipal. Espero que puedan ver lo que estamos viviendo antes de que esto pase a términos como los de Michoacán u otros estados del norte”...

El tribunal electoral federal ha confirmado por votación unánime los cambios hechos por panistas a sus estatutos el año pasado, con lo que todo queda listo para programar y detallar la próxima elección de presidente de su comité nacional, lo que por primera vez en la historia del partido conservador se hará por voto directo de los militantes y no en reuniones reducidas, mediante delegados.

La decisión de ese tribunal agrega bonos a Gustavo Madero (el candidato de los moches, y no precisamente de Sinaloa), quien deberá anunciar en fecha próxima su determinación de ir por un segundo periodo y precisar si dejará en la silla nacional de mando a la secretaria general, Cecilia Romero, o se mantiene como dirigente y candidato, pues a fin de cuentas la legalidad interna se lo permite, aunque los calderonistas empujan para que pida licencia al cargo ejecutivo, por razones “éticas”...

Y, mientras el contador oficial de detenciones en Michoacán llega al centenar, pero ninguna de ellas de verdadero primer nivel, ¡feliz fin de semana!
23 Enero 2014 05:00:10
Husos y costumbres
Son otros husos.

El reloj político de Enrique Peña Nieto (ahora que su secretario del Trabajo ha puesto de relieve la cronometría de lujo) funciona mejor en horarios foráneos, esta vez en Davos, Suiza, a donde ha llegado con una aureola ogmandinesca, portafolio andante de ofertas que mucho emocionan a los grandes inversionistas asombrados de que esté en curso final la comisionable apertura incruenta de la riqueza energética mexicana a los capitales extranjeros./

El vendedor más grande de Pemex presume ante la alborozada clientela las manecillas que le han permitido lucir la muñeca (asumiendo que en esta parte del brazo lleva su ajustada máquina de medición del tiempo).

Son dos, aunque su nombre es lo de menos, pues lo que importa es la funcionalidad que aportó ese par de saetillas, los partidos de presunta oposición que bajo pacto le permitieron al empeñado relojero llegar a la sede del Foro Económico Mundial para sincronizarse con esos husos horarios, políticos y económicos, que creen posible regir en delante los nuevos tiempos mexicanos dominados.

En la secuencia nativa de sucesos se mantiene (implacable, a contratiempo), el horario huso político de los usos y costumbres. La modernidad concesionista del peñanietismo se nutre y fortalece con las regresiones apenas disfrazadas de avances. Como siempre, el poder cesarista de tres colores se apropia sin recato de las operaciones electorales para asegurar la propia continuidad en el mando y para frenar o condicionar a los opositores.

Al más conocido de los estilos del tianguismo partidista, se canjeó el voto de la derecha de blanco y azul a favor de las reformas energéticas (ahora motivo de jactancia en los Alpes) por la aprobación de modificaciones de índole electoral y política que son poca cosa frente a lo que la ciudadanía necesita, pero suficiente para que el PAN sostenga su discurso de presunta coautoría exitosa de algunos de los cambios polémicos que ha impulsado el PRI.

Viendo hacia el futuro, el paso adelante consiste en regresar al pasado porfirista, restableciendo las variantes del reeleccionismo, ahora circunscrito a presidentes municipales y legisladores, mañana tal vez extendido a gobernadores (¿hay uno solo que esté ejerciendo de manera medianamente aceptable el poder? ¿uno que no robe, que escuche a la gente y trabaje por ella? ¿hay un mandatario estatal que mereciera un segundo periodo?) y eventualmente coronado con la maquinación mayor, la de la Presidencia de la República disponible para seis años más.

Ese mismo partido conservador aliado con el peñismo para producir espejismos de modernidad aperturista vive una guerra intestina por el poder entre bandos movidos por los más atrasados mecanismos políticos. El jefe de un bando llama frustrados a sus adversarios y el jefe del otro compara al PAN de Madero con el PRI de Humberto Moreira, en tanto un exsecretario del Trabajo acusa de ser el payaso de las cachetadas a ese dirigente actual del partido de blanco y azul (un pariente del llamado Apóstol de la Democracia que significativamente enarbola el lema de Sufragio masivo, sí reelección)./

Como en los tiempos más arcaicos (que en los calendarios reales constituyen el presente), el partido que antaño juraba fidelidad aunque fuese discursiva a la decencia y la legalidad, hoy juega al cinismo y al pragmatismo al referirse a la vergonzosa exhibición de uno de los males sembrados en el sistema electoral para degradar a los presuntos opositores, el de la corrupción institucionalizada para financiar precampañas y campañas.

Panistas de élite (se ha acusado al coordinador de los diputados federales de ese partido) habrían condicionado a presidentes municipales para que les entregaran una parte de los recursos presupuestales que esos mismos legisladores consiguieran para sus
correligionarios.

Esa suerte de cobro partidista de piso ha sido llamada “moche”, y los calderonistas que durante su esplendor sexenal practicaron fórmulas similares para financiar candidaturas ahora se lanzan contra los maderistas que prefieren asirse a tretas procesales (si no hay nadie que denuncie esos hechos formalmente, el comité nacional panista no tendría por qué entrarle al asunto, es la excusa) para no ir al fondo del asunto, que es la extendida corrupción con cargo a los gobiernos “propios” para financiar movilizaciones y procesos electorales, práctica ésta existente en todos los partidos, en todos los niveles, en este mundillo del atraso político y democrático cuyos voceros de cúpula pretenden vender a México en el extranjero como paraíso de honestidad y legalidad, con el petróleo y los energéticos en general como mercancía a disposición de los generosos compradores que pagarán parte del costo de manera transparente y otra la dedicarán a los “moches” que como dijo ayer el  panista que preside el municipio de Celaya, no es problema solo de su partido, sino del país en general.

¿Qué hora es?, preguntarían los promotores de los husos horarios extranjeros, y los usos y costumbres locales le contestarían, La que usted diga, señor, con el diez o el quince por ciento por fuera (de esa hora solicitada, desde luego; es decir, se habla aquí de minutos. Y de segundos).

Sí hay novedades, desde luego. Como la férrea inmovilidad militar en las inmediaciones de Apatzingán mientras se libraba durante horas una batalla cerrada entre las autodefensas, toleradas e impulsadas, y los templarios también merecedores de una solidaria porción de la comprensiva abstinencia federal.

El gobierno central como árbitro contemplativo, como respetuoso observador de la manera en que civiles dirimen a disparo de cuernos de chivo sus muy particulares desavenencias. El tiempo no corre igual en las gélidas reuniones suizas que en la Tierra Caliente.

Y, mientras suenan campanadas anunciatorias de cambios en cuanto a usos y costumbres, como la sentencia de la Suprema Corte para dejar en libertad a una mujer acusada, sin respeto del debido proceso, en turbamulta, de dar muerte a un recién nacido, ¡hasta mañana, con la prolongación del dolor en el caso de Édgar Tamayo!
21 Enero 2014 05:00:51
Reloj de muestra
Al ser asaltado un domingo en que sin escolta fue a la capitalina plaza comercial Antara, en la vigilada colonia Polanco, el secretario federal del trabajo, Alfonso Navarrete Prida, puso en evidencia el desparpajado lujo en que viven los políticos y funcionarios de un país hundido en la miseria y la injusticia.

Esa desafortunada tarde de descuido, al miembro del gabinete de Enrique Peña Nieto le fue robado de golpe un reloj Patek Philippe que, de ser el mismo modelo Nautilus 5726-001 con el que apareció varias veces en actos públicos (
http://bit.ly/1eaxbaP ), tendría un costo en tienda de casi medio millón de pesos (496,312, para ser exactos, según http://bit.ly/1hba9Bd ).

No es un precio exagerado ni inusual entre la corte de altos funcionarios y políticos que parecieran estar en diaria competencia para demostrarse unos a otros la capacidad de poner los presupuestos públicos al servicio de sus gustos particulares o, en el caso de quienes están en receso, la habilidad que tuvieron al pasar por sus cargos y alzarse con ganancias que luego les permiten sobrellevar sin penurias los desiertos burocráticos.

Comida y bebida de primera calidad, en sitios de diseño, ante un pueblo hambriento.

Vehículos confortables y blindados, con choferes y guardaespaldas, ante un pueblo amontonado en vagones y peseras e indefenso ante los delincuentes no políticos. Gastos múltiples en sitios de privilegio ante un pueblo cada vez más exprimido fiscalmente.

Todo con cargo al erario, botín de guerra de los bandos partidistas victoriosos y de sus aliados migueros.

En el caso, el secretario Navarrete Prida ha sido experto en desestimar los aplastantes señalamientos populares de corrupción contra algún personaje poderoso si las evidencias jurídicas puestas a su disposición apuntan hacia inocencias casi angelicales.

Había sido procurador de justicia del Estado de México, nombrado por el entonces gobernador Arturo Montiel y, sostenido en esa silla por el familiarizado sucesor, Enrique Peña Nieto, fue el encargado de revisar si eran ciertas las versiones de gran corrupción que Roberto Madrazo Pintado dio a conocer en el contexto de una encarnizada pelea por la candidatura presidencial priísta de 2006.

Navarrete Prida hizo un profundo trabajo de investigación hasta encontrar que no eran ciertas las acusaciones hechas contra quien le había nombrado originalmente como procurador de justicia (y mandó el expediente a la reserva, por si alguien podía probar más delante algo al acusado), a pesar de que Madrazo Pintado había preguntado en una entrevista televisiva con Joaquín López Dóriga de dónde venían los recursos que habían permitido a un hijo de Montiel, de 24 años, hacer un depósito bancario “en efectivo” de 35 millones de pesos y a otro, menor de 30, la compra de 14 mil hectáreas en 21 millones de pesos.

Encarrerado, el ex gobernador tabasqueño dijo al aire que él no le había presentado a Montiel a quien era entonces su esposa (la francesa Maude Versini, quien libra actualmente una desventajosa batalla judicial contra el ex mandatario mexiquense por la retención de los hijos de la pareja ya divorciada), de la que dijo que “se ha convertido hoy en una corredora inmobiliaria que tiene bienes” en el Santuario, en Careyes y en Acapulco (http://bit.ly/1eaUK3o).

El reloj político utilizado por el entonces procurador Navarrete para encontrar la hora de la justicia tenía demasiada cuerda y, a la vez, demasiadas expectativas en espera de la generosidad de quienes acomodan las manecillas.

Hombre con suerte (Montiel le asignó una notaría pública en el Estado de México, la 143, de Huixquilucan http://bit.ly/1f7hLn5 , y tiene expendios de billetes de la Lotería Nacional en Hermosillo, Sonora, como puede verse en http://bit.ly/1f1gRud ) había sido secretario particular de Jorge Carpizo Mc Gregor en la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en la Procuraduría General de la República y en la Secretaría de Gobernación.

Luego se insertaría en la política mexiquense, con el tío Arturo (procurador, de 2001 a 2006) y más delante con el sobrino Enrique (secretario de desarrollo metropolitano, de 2008 a 2009), a cuya causa futurista sirvió como diputado federal de 2009 a 2012.

En ese trayecto acumuló seis casas, tres departamentos (uno de ellos, de 1054 metros cuadrados de terreno y 578 de superficie, adquirido de contado dos meses antes de su designación como secretario del trabajo) y dos terrenos, según la declaración patrimonial que presentó el 26 de diciembre de 2012 (http://bit.ly/LydHDf).

También reportó seis vehículos (dos 2012, una Mercedes Benz y un BMW, y un Jaguar 1960) y diversas pinturas artísticas y relojes, uno de ellos tal vez el robado en la plaza Antara, el reloj de muestra.

Astillas: El personaje más conocido de los episodios de las autodefensas michoacanas, el médico José Manuel Mireles, ha reconocido que el Gobierno federal le dicta instrucciones y le hace actuar de determinada manera.

No es menor el dato, a pesar de que el involucrado ha invocado su situación de salud como atenuante o excluyente de responsabilidad política, al mencionar que luego de un oscuro accidente aéreo y de una inexplicada protección policiaca federal a su favor, no estaba en condiciones adecuadas de entendimiento a la hora en que, salido del hospital Médica Sur a bordo de un helicóptero de la Policía Federal, le fue llevado un texto por parte de personeros gubernamentales no identificados para que lo leyera ante una cámara de grabación.

Mireles, alertado por sus compañeros de los adelantos informativos que en Televisa aseguraban que estaba llamando al desarme de las autodefensas una noche antes de que Miguel Ángel Osorio Chong se presentara a Morelia a detallar su presunto plan maestro para Michoacán, hizo otras declaraciones ante un grupo de periodistas, y ayer precisó en el programa radiofónico de Carmen Aristegui algunos términos de esa significativa utilización de líderes de autodefensas por parte de Bucareli…

Y, mientras Fausto Vallejo juega a nombrar su propio comisionado, para Tierra Caliente, ¡Hasta mañana!
20 Enero 2014 05:00:03
Frustrado Calderón
De quienes habitaron Los Pinos y continúan en activo, a Felipe Calderón es a quien las cuentas políticas le van saliendo marcadamente mal en el reacomodo de fuerzas que se está viviendo en el país.

Carlos Salinas de Gortari vive una especie de segundo reinado a trasmano, no con tanta fuerza e intensidad como las versiones públicas suponen pero sí con el suficiente margen de influencia como para sentirse seguro y reconfortado luego de su larga travesía por el desierto.

Ernesto Zedillo no mantuvo apetitos políticos y se ha dedicado a consolidar su participación en ámbitos académicos y empresariales (promovido e incluido en comisiones, consejos de administración y otras tareas pomposas como premio por los servicios prestados a múltiples intereses trasnacionales), sin implicaciones, pero tampoco complicaciones, con lo que sucede en el día a día en México.

Y Vicente Fox vive en ostentosa impunidad, con su esposa e hijos convertidos en símbolo vergonzoso de corrupción, dedicado a multiplicar su riqueza incluso con tragicómicos guiños preparatorios hacia el eventual negocio legal de la mariguana y con anuncios de creación de fondos para invertir en aperturas petroleras, hasta ahora redituablemente convertido en aberrante promotor y defensor del gobierno del PRI.

Pero a Calderón nada le está saliendo bien.

Cierto es que le han respetado la cobertura de espaldas que pactó con el PRI a cambio de atar de manos al PAN josefino y por tanto se mantiene a salvo de cualquier persecución por las barbaridades cometidas durante su paso por Los Pinos, sobre todo las relacionadas con su demencial “guerra contra el narcotráfico”, y hasta ahora no ha sido tocado ninguno de quienes le acompañaron en el escándalo sexenal, ni siquiera el emblemático Genaro García Luna.

Sin embargo, el bumerán indirecto Michoacán y la preeminencia de Gustavo Madero en el PAN son dos de sus principales pérdidas actuales.

Aún cuando su nombre no se ha mencionado tanto como debiera en la crisis de Michoacán, es evidente que Calderón es uno de los responsables históricos, junto con los gobiernos locales perredistas, los de los permisivos Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy, de la agudización de las condiciones de injusticia extrema que propiciaron la oportuna promoción, durante el sexenio peñista que en esta materia se ha pintado de Naranjo, de los cuerpos de autodefensa (cuyas causas y objetivos son radicalmente distintos a los de policías comunitarias como las de Guerrero, no solo por cuanto éstas tienen fundamento legal, sino, sobre todo, por cuanto al enfoque transformador o conservador que mueve a los armados en Guerrero o en Michoacán, con distintos tratos por parte del poder federal a los líderes Mireles y Mora, transportados y cuidados por la Policía Federal en sus problemas médicos, y a dirigentes comunitarios como Néstora Salgada, quien lleva meses presa mediante artificios legaloides).

En la contienda interna por el manejo de la franquicia denominada PAN, las fuerzas felipistas también están en desventaja evidente, a tal grado que el actual directivo, Madero, en busca aún no formalizada de un segundo periodo, llamó a sus opositores, encabezados por Calderón, “frustrados”.

Lo hizo en una jornada de ajustes que le permitió sentar las bases para su nueva elección, poniendo bajo su control la estructura que se encargará de esos comicios que serán los primeros en los que haya cientos de miles de panistas participando y no solo los cientos que históricamente habían designado líder nacional a partir de arreglos casi familiares.

Si triunfa Madero, con el apoyo de su aliado EPN, la fuerza de Calderón será simbólica, apenas representada por su principal personero, el senador Ernesto Cordero, y por otros personajes como su hermana Cocoa y su esposa Margarita Zavala, a la que desde ahora se tiene prometida una apaciguadora candidatura plurinominal a la Cámara de Diputados.

Todo hace suponer que Pedro Luis Benítez Vélez sólo estará unos días como encargado del despacho de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), pues EPN tomará una decisión en firme sobre ese relevo al regreso de su viaje a Davos, Suiza, el próximo 25.

Lo gravemente significativo es que personajes como Benítez Vélez sigan ocupando lugares de privilegio en el esquema administrativo federal, así sea por tan breve lapso (podría, desde luego, ser confirmado en el puesto, aunque todos los rumores de élite apuntan a que la sustitución de Alfredo Castillo Cervantes recaerá en un personaje de más peso político, incluso para dar margen a otros reacomodos en el gabinete federal).

El fugaz directivo de la Profeco fue procurador de justicia del estado de Morelos durante el gobierno panista de Marco Antonio Adame y durante su gestión fue continuamente acusado de pasividad frente al escandaloso crecimiento de los índices de criminalidad, sobre todo en cuanto a asesinatos de mujeres y al menú tradicional de delitos asociados a las bandas organizadas, como secuestros, torturas, asesinatos y extorsiones. El funcionario tuvo, sin embargo, un personalísimo logro sonoro, pues consiguió una jubilación de 50 mil pesos mensuales luego de casi tres años de ocupar la procuraduría a la que renunció en abril de 2012 para disfrutar de su pensión./

Luego se fue a trabajar al Estado de México con su amigo Alfredo Castillo y, ya con el Grupo Atlacomulco en Los Pinos, fue acomodado en la PGR y como delegado de ella en el DF fue el responsable de dar forma oficial a otro de los cuentos que son especialidad de ese bando (el éxito anterior más importante había sido el de la niña Paulette y el colchón de las escondidas), el de los cándidos gases y sus explosiones desalmadas en oficinas centrales de Pemex.

Si el afortunado no es él cuando EPN dé a conocer el nombre de quien se encargue en firme de esa procuraduría, Benítez Vélez regresará a los segundos planos (Castillo lo llevó como subprocurador a Profeco) que no por ello dejan de ser redituables.

Y, mientras EU insiste en declararse amablemente dispuesto a intervenir en asuntos mexicanos bajo el pretexto michoacano, ¡hasta mañana!
17 Enero 2014 05:00:30
Golpe exploratorio
Más allá de la circunstancia michoacana, la designación de un comisionado imperioso para suplir abiertamente a un gobernador en funciones (así sea el física y políticamente maltrecho Fausto Vallejo) es un golpe seco, ilegal y amenazante, que deja sin efecto el federalismo (con sus nociones, ahora borradas de un plumazo, de las entidades libres y soberanas) y suple autoritariamente los procesos electorales estatales y su consecuente constitución de poderes (así hayan sido caracterizados por el fraude electoral y la corrupción), ensanchando la puerta a tentaciones despóticas de las que ya se han tenido preocupantes muestras de diciembre de 2012 a la fecha (entre otras, la posibilidad de reelecciones inmediatas en cierto segmento de la clase política, lo que facilitaría extender esa licencia al máximo nivel, el de la Presidencia de la República, en una cancelación total del lema maderista fundacional)./

Como en otros temas, la mansedumbre ciudadana ante el atrevimiento de defenestrar al titular de un poder ejecutivo estatal e imponer a sus pistolas a un mexiquense como nuevo gobernador virtual de Michoacán pareciera incitar a Los Pinos a posteriores excesos. Cual si de un laboratorio social se tratara, desde el poder federal se cometen agravios y desviaciones que al recibir convalidación colectiva mediante la apatía impulsan a los depredadores políticos a continuar con sus violaciones, incrementando incluso el nivel de prueba de la resistencia ciudadana. Esta vez, por ejemplo, mediante un decreto se ha ajdudicado a Castillo facultades y funciones de las que evidentemente está siendo despojado Vallejo, a quien técnicamente eligió la soberanía popular michoacana para que cumpliera de manera absolutamente personal las obligaciones de las que ahora se encargará un enviado de Los Pinos. Una visión pragmática podría considerar benéfico el intervencionismo peñista en razón del desastre en que está convertida la entidad a causa, entre otros, del propio gobernador constitucional, Vallejo, y de quien ha sido interino y ha ejercido el mando informal de manera intermitente, Jesús Reyna./

Sin embargo, momentos viables hubo en los que se pudo haber conseguido la licencia del desfalleciente Vallejo, pero el Gobierno federal no quiso correr el riesgo de convocar a nuevas elecciones y perderlas, y tampoco quiso impulsar la opción de la desaparición desde el Senado de ese poder estatal, así que ha forzado a extremos patéticos la permanencia espectral de Fausto y ahora ha sacado de la chistera el truco del “Comisionado” que sin empacho alguno se declara listo para nombrar procurador de justicia y secretario de seguridad pública en la entidad y al cual el gabinete federal está listo para atender con especialísima buena disposición, sin siquiera cuidar mínimamente las formas políticas y jurídicas. Con esa fórmula, a partir de ahora bastará a EPN designar a alguno de sus allegados como “Comisionado” en cualquier entidad para hacer a un lado a gobernadores en problemas locales o con distanciamiento respecto a Los Pinos./

En ese contexto, la designación de Alfredo Castillo como gobernador personal de Peña Nieto en Michoacán, es consecuencia de la permisividad colectiva ante hechos prefigurativos como el cínico desenlace del caso de la niña Paulette en el Estado de México. De la misma manera, la caciquil instalación de Castillo en tierras tarascas es un lance (consentido hoy por la misma clase política, embebida en otros negocios) que crea condiciones para posteriores golpes a los estados, venganzas y presiones sobre gobernadores y sujeción absoluta de las camarillas políticas regionales a las instrucciones de un centro al que no se le dificultan las ensoñaciones dictatoriales (algunos gobernadores, como el chiapaneco Manuel Velasco Coello, despilfarran el erario en temprana construcción de proyectos presidenciales; pero también hay condiciones para preguntarse si desde ahora se está construyendo una campaña de reelección presidencial, en espera de viables reformas constitucionales y con base en un reformismo al que la cuantiosa propaganda oficial pretende convertir en machacona prueba de que Peña Nieto es todo un estadista sin par, al que en todo caso lo único que faltaría sería tiempo -otro periodo- para completar su magna obra presunta)./

Ese autoritarismo galopante envía a través de Castillo un mensaje a los gobernadores que hoy van en un camino de realineamiento riguroso con Los Pinos, luego que durante los periodos panistas los encaramados en la silla presidencial no pudieron controlar a esos poderes estatales que tomaron proporciones descomunales. La reorganización presupuestal colocó a los gobernadores en diciembre pasado a las órdenes de la secretaría de Hacienda y Los Pinos, y el ejemplo más vergonzoso de sumisión a las instrucciones federales se produjo en los días de ajetreo en que los palacios estatales compitieron impúdicamente para mostrar al César reformista que sus congresos locales habían aprobado atropelladamente, en minutos, sin discusión alguna, en sedes rodeadas de policías, las modificaciones sobre energéticos hechas en San Lázaro y el Senado. Los integrantes de estas cámaras federales, por cierto, ahora se mueven con la zanahoria autorizada de la posibilidad de la reelección inmediata, en un escenario de endogamia política del que seguirán saliendo criaturas aberrantes./

Astillas: La facturación electrónica y los nuevos procesos fiscales se han convertido en un problema operativo para un buen número de contadores y causantes. Aún cuando teóricamente deberían ser fáciles los pasos a dar (entre otras promesas que ahora generan risas están aquellas declaraciones de que todo sería tan sencillo que en muchos casos ni necesarios serían los servicios de los contadores), los enredos técnicos y la confusión normativa subsisten en estos primeros tramos de adecuaciones… Y, mientras Francisco sigue actuando contra la pederastia clerical, ¡feliz fin de semana, con teléfonos celulares geolocalizables por policías, sin orden judicial!
16 Enero 2014 05:00:43
Comisionado Paulette
Enrique Peña Nieto ha puesto su primer gobernador por decreto. Al Michoacán institucionalmente destrozado, donde Fausto Vallejo y Jesús Reyna se han turnado para mal administrar, siempre bajo acusaciones generalizadas de estar comprometidos con determinados bandos delincuenciales, Los Pinos ha enviado como virtual interventor plenipotenciario a un especialista en coberturas de riesgo a contentillo del patrón, a Alfredo Castillo, el abogado que comenzó a ganar reflectores nacionales cuando relevó a Alberto Bazbaz en la Procuraduría de Justicia del Estado de México luego que el equipo “investigador” del que formaba parte Castillo como subprocurador no atinaba a encontrar el cadáver de la niña Paulette en un recoveco de colchón, según la historieta trágicamente hilarante que en aquel 2010 se tejió (fabulación cínica, anunciatoria de barbaridades por venir, por ejemplo, la explosiva acumulación de gases en oficinas centrales de Pemex, ya con el peñismo en el poder federal)./

Castillo comenzó el sexenio como subprocurador federal de justicia, en el estilo mexiquense de encajar cuñas de paisanaje en donde los titulares de las oficinas pudiesen pretender cierta autonomía de vuelo (como sucede en Gobernación, donde Luis Miranda es el subsecretario mexiquense que acuerda con EPN y actúa con instrucciones propias, las sepa o no el hidalguense Osorio Chong). La ingrata relación con el ríspido Jesús Murillo Karam terminó para Castillo gracias a otra caída política, la del mexiquense Humberto Benítez a quien una de sus hijas involuntariamente botó de la Procuraduría Federal del Consumidor a causa del escándalo de prepotencia junior conocido como #LadyProfeco. Llegado al relevo, Castillo desarrolló una campaña llamativa de sanciones menores a empresas acostumbradas a abusar impunemente de los clientes. Más allá del revuelo propagandístico, algunos de los afectados decían en voz baja que esos “apretones” circunstanciales servían para encarecer los arreglos finales siempre sujetos a la realidad corrupta./

El tercer cargo que recibe en trece meses y medio de administración federal convierte a Alfredo Castillo en un personaje poderoso. Basta leer las facultades que le concede su jefe Peña Nieto a través del decreto que establece la comisión que le ha sido encomendada para confirmar, en primer lugar, que al ocupante de Los Pinos no le interesa guardar demasiado las formas para impedir que quede a la vista el abatimiento de cualquier signo de libertad y soberanía del Estado de Michoacán ni de su actual gobernante formal, templariamente electo y, en segundo término, que el poder ejecutivo ha sido transferido contundentemente al enviado centralista que, como dijo calculadamente Osorio Chong a la hora de formalizar esa operación de traspaso, lleva “todo el apoyo” del gobierno federal./

La designación del nuevo comisionado (título que necesariamente evoca lo sucedido durante el primer salinismo, con Manuel Camacho Solís como protagonista) cierra el primer paquete de medidas para Michoacán que se ha diseñado desde el Distrito Federal. Al quitar el poder real a Vallejo y a Reyna, Gobernación pretende demostrar a las autodefensas que va en serio la batida contra los Caballeros Templarios hasta ahora virtualmente intocados, aunque ayer mismo, en conferencia de prensa, MAO dijo que ya había un detenido, de cierta importancia (luego se informaría que es Joaquín Negrete, alias Alegreti), y que ya se avanzó en la tarea de identificar a tres de los principales líderes (logro titánico éste, pues ha de suponerse que los michoacanos mucho batallarían para responder si les preguntaran por tres nombres de jefes de ese cártel, tan clandestinos como son)./

Gobernación pretende incorporar a miembros de las autodefensas a sus nóminas policiacas, convertidos esos civiles en señaladores de domicilios y guaridas de los templarios y en acompañantes de incursiones armadas. Surgidos de la legítima urgencia de enfrentar con sus propias fuerzas a la delincuencia organizada coludida con funcionarios locales (estatales y municipales) y deseosos de restablecer la funcionalidad operativa (no necesariamente justa en términos sociales) de sus negocios y propiedades, los líderes de estas milicias de autodefensa (es diferente el caso de las policías comunitarias de Guerrero) no tienen propósitos insurreccionales ni motivaciones ideológicas de cambio progresista, así que con facilidad han ido encontrando puntos de coincidencia con los planes de presunta restauración institucional que les ofrece el Gobierno federal./

Esos entendimientos han instalado una especie de tregua en Tierra Caliente que a fin de cuentas cumple con los propósitos deseados por Gobernación. Los grupos de autodefensa mantienen sus armas en alto y despliegan una vigilancia acotada, los templarios se mantienen masivamente a salvo (aunque ya se hayan producido detenciones como, entre otras, la mencionada líneas atrás), el complicitario Gobierno estatal ha sido prácticamente relevado y Osorio Chong se juega su capital político futurista en este lance que hasta ahora va ganando cuando menos en términos de apariencias./

Astillas: Ayer se reunieron Cuauhtémoc Cárdenas y senadores del PRD para analizar el tema de la consulta popular con la que pretenden echar abajo la reforma energética. No hay precisión jurídica sobre el tema y, aún cuando pudiera realizarse, la propaganda oficial a favor de esas enmiendas y los acuerdos internacionales que está realizando Peña Nieto las colocarían en condición casi irreversible. Sin embargo, la bandera de la consulta popular es casi lo único que queda para que cierto segmento de izquierda argumente que ha cumplido y seguirá cumpliendo con un rol opositor a ese entreguismo en materia energética… Un grupo de ciudadanos, hombres y mujeres, organizan una protesta mediante desnudos para el próximo sábado 18. Sobre el tema se puede leer en Twitter en las etiquetas #ToplessxMéxico y #18Emx o en la cuenta de @EscotoPaloma. También hay un texto, “Hartos del control y del saqueo” en
http://bit.ly/1b4gk5W ... ¡Hasta mañana!
14 Enero 2014 05:00:30
Los enredos de MAO
La toma federal de Michoacán, anunciada ayer por Miguel Ángel Osorio Chong (MAO) en Morelia, tiene en los expansivos grupos de autodefensa uno de los puntos más delicados. Hasta ahora, la administración peñista ha tolerado abiertamente (lo que en los hechos es una forma de promoción) el avance impetuoso de contingentes extraordinariamente bien equipados que van barriendo a los Caballeros Templarios de sus zonas tradicionales de dominio (diversas crónicas periodísticas dejaron constancia, por ejemplo, del papel meramente observador, de virtual cobertura o asentimiento, que cumplieron las fuerzas militares mientras las tropas autodefensivas se hacían del control de Nueva Italia, el escalón más alto hasta ahora en la ruta trazada hacia la capital templaria, Apatzingán)./

Osorio Chong ha alentado sesgadamente a esos grupos y ha dialogado con sus líderes, al grado de pretender la justificación de la insólita protección hospitalaria a Juan Manuel Mireles con el argumento expresado en una entrevista el pasado 8, cuando reconoció que el Gobierno federal cuidaba al michoacano “porque son de las personas que han venido lastimando a los cárteles, particularmente a los Templarios, y claro que tienen instrucciones de que se diera el cuidado, se le apoyara y es lo que ha venido sucediendo”, dijo el titular de Segob a Ciro Gómez Leyva en Radiofórmula./

Antes del accidente aéreo que le colocó bajo redoblada protección de fuerzas federales en el hospital Médica Sur de la capital del país, Mireles había negociado con Osorio Chong, según revelaciones de éste: “Se les había dicho que no podían estar actuando armados, al margen de la ley, y acordaron que se metieran a la legalidad, que si querían participar pudieran hacerlo dentro de las instituciones con capacitación y por supuesto ayudando a las fuerzas de seguridad”, así que “se comprometían totalmente a pasar al apoyo a las autoridades y no tratar de hacer actos al margen de la ley”./

Esa “negociación” mostró al secretario de gobernación en una flagrante violación de sus obligaciones básicas, una de las cuales es la de cumplir y hacer cumplir las leyes. Dificilísimo sería para el ex gobernador de Hidalgo justificar el hecho de dialogar y hacer convenios con ciudadanos que se han levantado en armas sin que hubiera una ley (como la expedida en el caso de los neozapatistas) que lo autorizara. Indispensable sería, además de disolver la percepción de que ese tratamiento excepcional proviene de una estrategia gubernamental de impulso a formas de paramilitarismo, que Osorio Chong precisara las razones que le han llevado a utilizar dos varas para tratar un fenómeno de violencia pública, entablando conversaciones y dando privilegios a una de las partes en pugna, como si Los Pinos tuviera en curso una estrategia de aprovechamiento de la legítima indignación social contra determinados cárteles (“no oficiales”, según una hipotética clasificación gubernamental federal), lo que en los hechos abriría el camino para la consolidación de otras agrupaciones casi institucionales (sobre todo el hegemónico Cártel de Sinaloa y vertientes como el Nueva Generación de Jalisco)./

Entre esas contradicciones operativas y conceptuales Osorio Chong se permitió ayer el lanzamiento de una pieza oratoria presuntamente categórica. Frente a un doblegado gobernador, Fausto Vallejo, habló de decisiones federales implacables para someter al orden a todos aquellos que violenten el marco legal vigente, lo cual ha de entenderse que valdría para los Caballeros sabidamente adversarios pero también para las autodefensas hasta ahora aliadas. En una entidad inundada de armamento de alto calibre (las más recientes remesas sirvieron para equipar a las autodefensas), en donde carreteras y caminos secundarios son transitados sin gran problema por caravanas de vehículos con civiles con capacidad de fuego a la vista, el titular de Gobernación ha prometido una suerte de tolerancia cero, lo cual implicaría un histórico desarme masivo./

Además, el responsable de la política interna del país ha solicitado a los mismos con los que antes negociaba, y en los mismos términos que había dado a conocer cinco días atrás en entrevista radiofónica, que depongan las armas, que regresen a sus comunidades de origen y que colaboren abiertamente con la administración federal, dando información de lo que saben e incluso alistándose en los cuerpos policiacos para desde allí regularizar su vocación vigilante./

Una primera respuesta de uno de los líderes de las autodefensas, Estanislao Beltrán, de Tepalcatepec, advirtió que el llamado de MAO no podría ser atendido en tanto no fuesen detenidos los líderes de los templarios. Hoy se conocerá la postura colectiva de esas fuerzas, pero no pareciera que el discurso ceremonial de Osorio Chong fuese suficiente para devolver a sus casas (o uniformar como policías) al ejército regional irregular que hasta ahora ha sido usado por Los Pinos para enfrentar a los templarios como si fuese una confrontación entre dos bandos ante la mirada falsamente neutra de un Gobierno federal que estaría abdicando de sus
responsabilidades./

Por lo pronto, Peña Nieto recurre al expediente simplista del envío masivo de fuerzas presuntamente apabullantes a la misma zona donde Felipe Calderón inició su historial funerario progresivo, Osorio Chong se enreda con los mismos hilos que antes suponía manejar, Fausto Vallejo confirma su condición política espectral, los Templarios enfrentan una ofensiva que se anuncia descomunal y las autodefensas arriban al punto en que deben definir si constituyen una insurrección social legítima o forman parte de un paramilitarismo inducido desde el poder federal asesorado por el general colombiano Naranjo. ¡Hasta mañana, con los panistas y sus “moches”!.
13 Enero 2014 05:00:43
Hundimiento en Michoacán
Los peores ingredientes del sistema político se han conjuntado en Michoacán para acelerar una crisis que es evidencia inequívoca del Estado mexicano fallido. Trayectoria tarasca sinuosa: De las décadas del silencioso entendimiento de los gobiernos priístas con los productores regionales de estupefacientes a la etapa perredista en que Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy cuando menos permitieron que se consolidara esa asociada realidad gobernante, hasta llegar a las manipulaciones desesperadas de Felipe Calderón por acomodar el escenario para que su hermana, Cocoa, fuera gobernadora y luego las estampas trágicas actuales, con un personaje, Fausto Vallejo, enfermo pero sostenido en el cargo para no complicar el de por sí enredado calendario electoral estatal, y una administración peñista impulsora de autodefensas, dialogante y protectora de grupos armados que tratan de limpiar regiones de la presencia dominante de templarios que en su momento fueron promotores del voto priísta para hacer que ganara al actual gobernador./

Michoacán hundido y en riesgo de estallar, mientras el mismo mandatario local, omiso y corresponsable, sin hilos de poder real en las fantasmales manos, convoca a dominical rueda de prensa para advertir a imprecisos destinatarios (¿los grupos de autodefensa o los caballeros aliados?) que va “por ellos”, en una balandronada que en realidad sirve para anunciar que hoy estará en Morelia el secretario federal de gobernación, el mismo Miguel Ángel Osorio Chong que ha expedido certificado de autenticidad oficial a las tropas civiles del médico José Manuel Mireles al alojarlo y protegerlo en la Ciudad de México luego de un insuficientemente explicado accidente aéreo, en una virtual confesión de entendimiento con ese paramilitarismo alentado y consentido (¿al estilo colombiano que muy bien conoce el general Óscar Naranjo, asesor “externo” de Los Pinos para temas de delincuencia organizada?), frente al cual reaccionan airadamente los templarios en vías de desplazamiento inducido desde las alturas, en un intento de limpieza regional con ribetes de beneficio para la marca oficial que lleva firmas jaliscienses y sinaloenses./

En otro tema, Andrés Manuel López Obrador ha emergido de un preocupante episodio médico para reinstalarse de manera prioritaria en el proceso de conversión de Morena en partido político. Aún cuando en términos declarativos se sostiene la bandera de la lucha específica contra la reforma energética, el mayor acento del tabasqueño sigue puesto en lo electoral, planteando desde ahora expectativas de participación en los comicios federales de 2015 que definirían su viabilidad como partido (si no es que antes el IFE, o lo que queda de él, hace un servicio más al régimen peñista, ahora atorando el proceso de registro de Morena, en razón de que no se hubiera acreditado el número suficiente de afiliados en lo individual y no sólo en asambleas, según alertan con sugestiva insistencia varios opinadores mediáticos adversos a los planes del ex candidato a la presidencia del país)./

La opción preferencial por lo electoral se anuncia incluso en contiendas estatales, como precozmente lo está perfilando durante su nueva gira nacional el ex jefe del gobierno capitalino , quien ya tiene como precandidatos para Sonora a la ex velocista Ana Guevara y a Alfonso Durazo, quien fue secretario particular de Luis Donaldo Colosio y de Vicente Fox, y ha anunciado que en Nuevo León se postulará a alguien proveniente “de la sociedad civil” (allí, Morena podría contar con algún personaje allegado al empresario Alfonso Romo o con la ex candidata a senadora, Cristina Sada)./

En los discursos que ha pronunciado en lo que va del año, AMLO ha insistido en convocar al derrocamiento de la dupla gobernante formada por el PRI y el PAN, tal como en su momento se hizo con la dictadura porfirista pero, a decir del tabasqueño, no con las fórmulas revolucionarias desatadas a partir de 1910 sino con otras, pacíficas, que según esa alrevesada interpretación histórica de lo sucedido con el maderismo constituirían una motriz revolución de las conciencias./

Respecto a la reforma energética, la más apasionada de las luchas actuales está en cuanto al posicionamiento de mercadotecnia electoral que cada fuerza logre obtener de cara a los comicios venideros. Peña Nieto va ya sobre la aprobación de las leyes secundarias y la firma de los primeros compromisos internacionales, en un proceso aplastantemente realista ante el cual los opositores ni siquiera atinan a sumar fuerzas. El PRD baraja sus marcadas cartas de protesta escenográfica y junto con Cuauhtémoc Cárdenas pretende mantener con respiración artificial la presunta posibilidad de una consulta popular que ni siquiera está definida. Invitados AMLO y Morena a intentar alguna fórmula de lucha consolidada, estos rechazaron el gesto./

En el PAN todo está concentrado en la elección de dirigente nacional, cuyos términos aún no son acordados pero lo cual no obsta para que se viva un intercambio de metralla política entre los dos principales bandos en pugna, el del actual presidente del comité panista, Gustavo Madero, y el del aspirante calderonista a sucederlo, Ernesto Cordero. La novedad de este año ha sido la difusión de grabaciones telefónicas en las que el mencionado Cordero habla de Madero y otro de sus asociados como auténticos pillos que han aprovechado los cargos políticos para trapacerías diversas. De ser cierto lo que en esas piezas de audio aparece diciendo, y hasta ahora no ha desmentido, Cordero debería luchar no para sustituir a Madero en el control partidista sino para llevarlo ante una agencia del Ministerio Público. El chihuahuense, por su parte, ha preferido eludir el golpe y hacer declaraciones controladas respecto a diversos temas, sin enfrentar las crudas acusaciones de quien fue secretario de hacienda con Felipe Calderón./

Y, mientras en Guerrero y Colima crece la tensión relacionada con policías comunitarios y grupos de autodefensa, ¡hasta mañana, con los mejores deseos de esta columna a sus lectores!
27 Diciembre 2013 05:00:47
Cárcel a cura pederasta
Ha sido encarcelado el sacerdote Gerardo Silvestre Hernández, casi ocho años después de que comenzó a abusar de niños indígenas en Oaxaca (cuando menos 45 casos conocidos), y a cuatro años y medio de que el tema fuera expuesto y abundantemente demostrado ante el arzobispo José Luis Chávez Botello (quien redobló la protección a ese depredador sexual e intensificó el hostigamiento y castigo contra los religiosos denunciantes, nueve párrocos y un diácono).

El pasado 22, en reunión de temporada con periodistas oaxaqueños, el arzobispo Chávez Botello hubo de responder a preguntas sobre la orden de aprehensión girada por el juzgado séptimo de lo penal en la entidad y cumplida por la Policía del gobierno de Gabino Cué, según notas publicadas en algunos diarios locales. Durante años, el jefe religioso regional había defendido con enjundia al sacerdote acusado de abusar de niños y jóvenes de zonas indígenas de Oaxaca.

Chávez Botello no aceptaba ningún cargo contra el cura Silvestre Hernández, quien más de una vez había asegurado que tenía una gran cercanía personal con el arzobispo. Ahora, frente a acciones de la justicia civil que encontró indicios de lo que él nunca logró ver a pesar de que se le hicieron llegar detallados testimonios y pruebas, el mismo Chávez Botello aseguró que la Iglesia católica no ha entorpecido la aplicación de la ley en cuanto a Silvestre Hernández y que, en todo caso, facilitaría que hubiera sanciones justicieras contra quien las mereciera (
http://bit.ly/1ijFrtc ).

Será necesario confirmar que se está en presencia de un genuino y plausible esfuerzo justiciero en Oaxaca, y no de una tragicomedia de apariencias montada a partir de cargos menores, enderezados intencionalmente con base en pruebas débiles o con fisuras y coartadas procesales sembradas oportunamente para facilitar más delante la libertad del indiciado y su eventual declaración de absoluta inocencia.

En Oaxaca hay entendimientos complicitarios entre segmentos del gobierno de Cué y la todopoderosa élite clerical. Pero el avance de este caso tuvo también la participación decorosa de quien fue agente del Ministerio Público, Leticia Cruz, de la subprocuradora Iliana Hernández y del ex procurador estatal de justicia, Manuel de Jesús López.

La aprehensión del sacerdote Silvestre Hernández es muy relevante por la posibilidad de castigo a un sacerdote pederasta, pero de manera especial porque ha permitido desnudar el vigoroso sentido de protección institucional que las más altas autoridades de la Iglesia católica tienen para con uno de los suyos, acusado de abusos sexuales no sólo por las comunidades a las que fue enviado y por los gobiernos municipales, sino, sobre todo, por sacerdotes en activo que decidieron escuchar las quejas de feligreses y darles cauce ante oídos superiores no sólo tapiados sino incluso vengativos.

En 2009, diez de estos religiosos denunciaron personalmente ante el arzobispo Chávez Botello los sucesos que se venían produciendo desde 2006, pero éste prefirió desoír las quejas, mover al acusado de parroquia en parroquia (esparciendo el daño) y tratar de descalificar y desanimar a los curas comprometidos con su conciencia.

El Vaticano también fue puntualmente informado, a través de la Congregación para la Defensa de la Fe.

En todas las instancias se trató de diluir el asunto, sin castigo al pederasta más que su retiro del ejercicio sacerdotal directo y su mantenimiento a buen resguardo, ya cuando el tema era público, confinado a estar “en oración”.

El asunto había sido revelado como nota principal en primera plana de La Jornada el 4 de junio de 2012, bajo la firma de un tecleador astillado y con el título “Abusó cura pederasta de al menos 45 niños indígenas de Oaxaca” (http://bit.ly/1c9zoin).

En este camino hubo diversas acciones contra los religiosos denunciantes.

Al principal oídor de las víctimas, el sacerdote Apolonio Merino, lo dejaron sin parroquia, al igual que a los también sacerdotes David Elías Mendoza y Leoncio Hernández.

Al diácono Ángel Noguera lo expulsaron de todo ministerio.

Noguera fue el primero que oyó a las víctimas e informó al obispo cuando tenía a su cargo la primera parroquia agredida (Camotlán), Leoncio fue antiguo párroco de la segunda parroquia donde se dio la agresión sexual contra niños (Villa Alta).

Además de estos cuatro, sostuvieron las denuncias los siguientes párrocos, Juan Ruiz Carreño, Guillermo Velázquez Gordillo, Juan Antonio Jiménez, Jorge Pérez García, Miguel Ángel Morelos García, Sergio Herrera Arias y Manuel Arias Montes.

Una detallada explicación de este caso puede ser leída en la apelación presentada por los diez párrocos y el diácono en noviembre de 2011 ante la Congregación para la Defensa de la Fe (http://bit.ly/1jN9gDW ).

En ella se detalla la conducta siempre protectora del arzobispo Chávez Botello para con el acusado de pederastia, Gerardo Silvestre Hernández.

En uno de los puntos denunciados a El Vaticano se señala que “El señor arzobispo Chávez Botello supo de la comprobada homosexualidad del P. Silvestre desde que el equipo formador del Seminario, después de los escrutinios, le informó sobre esa inclinación del entonces solicitante al presbiterado, Diac. Gerardo Silvestre, opinando que no debía ser ordenado. Con todo y esta información decidió ordenarlo. Un sacerdote que era miembro de ese equipo formador puede atestiguarlo”.

Muchos años después, luego de abusar sexualmente de decenas de niños indígenas, de dividir comunidades y desprestigiar a su iglesia, el sacerdote en mención, siempre cuidado por el arzobispo, ha sido encarcelado.

¿Habrá justicia, esta vez, o todo será una nueva maquinación simulatoria?

Y, mientras esta sección saltarina entra a un necesario periodo de recarga de baterías, dejando de publicarse durante dos semanas, para reanudar faenas tecleadoras a partir del próximo lunes 13 de enero, ¡feliz fin de semana, feliz año nuevo y mucho ánimo y fuerza para el 2014! ¡#PosFelicidades!
26 Diciembre 2013 05:00:50
Tripartidismo y reformas
2013 será recordado como el año del pacto tripartidista que impulsó las reformas del segundo periodo salinista, en especial la muy perniciosa relacionada con los energéticos.

Sin ese procesador de arreglos entre cúpulas, denominado Pacto por México, la plena instalación del peñismo habría sido más difícil o tardada, y las modificaciones constitucionales probablemente se habrían entrampado o habrían sido de menor cuantía y profundidad.

Según la mayoría de las versiones en curso, la idea de ese mecanismo de entendimientos entre los tres principales partidos políticos (cuya presencia en las cámaras ha garantizado la aprobación calificada de las propuestas más arriesgadas) provino de una de las vertientes de la izquierda electoral, la de los Chuchos (Nueva Izquierda), y específicamente de su dirigente real y estratega, Jesús Ortega Martínez.

Una contribución especial corrió a cargo de un priísta polémico, el ex gobernador de Oaxaca, José Murat Casab, a quien otras voces adjudican la autoría del esquema pactista.

Murat tuvo un sorprendente repunte a partir de la instalación del PxM, llegando a ser el secretario técnico y uno de los asistentes de rigor a las ceremonias del caso, aunque luego dejó la escena sin mayor explicación, entre versiones diversas respecto a la causa de tal mutis.

Su hijo, Alejandro (quien ha hecho carrera política propia, miembro del equipo de Peña Nieto desde el Gobierno del Estado de México), es director del Infonavit y es mencionado como aún silencioso aspirante a gobernar Oaxaca (al actual mandatario, Gabino Cué, le adjudican la muy cantada promoción de un candidato “ciudadano” a la sucesión, el presidente nacional del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo
Gutiérrez Candiani).

El rediseño del país, logrado a partir del pacto determinante, ha beneficiado naturalmente a la corriente peñista-salinista y a su partido, el de tres colores, pero también a las dos cúpulas participantes, la del maderismo que va ganando la batalla interna contra los calderonistas y cuya manifestación concreta habrá de ser la continuidad del chihuahuense por un segundo periodo al partido de blanco y azul, y la de los Chuchos, que parecían a principio de año en riesgo de crisis partidista ante el embate (que ya no fue del tamaño previsto) del lopezobradorismo escindido.

Estos tres actores asociados ya han sentado las bases para un futuro que les sea cómodo, incluso prescindiendo del formato específico del PxM.

Enrique Peña Nieto hizo mucho más de los que sus fundados críticos preveían. No tuvo ninguna oposición partidista o electoral verdadera para instalarse en el poder, y a pesar de que virtualmente ha institucionalizado la emisión de pifias discursivas y atorones prosódicos, y de que ni sus más apasionados defensores se atreven a atribuirle inteligencia política suficiente para las difíciles circunstancias nacionales, ha logrado la imposición de un reformateo nacional a la medida de los intereses de las élites a las que sirve, ha contenido su sabida predisposición al uso de la mano dura para enfrentar protestas sociales y mantiene una vigorizada campaña propagandística internacional para hacerse ver como el gran reformador mexicano, el valiente político pragmático que fue capaz de conseguir los cambios que sus antecesores no lograron.

Más allá de ese México de cúpulas complicitarias, la realidad fue más grave de lo previsto.

No fue satisfecho el cinismo electoral pragmático que llevó a mexicanos a votar por el PRI con la esperanza de que su experiencia en el manejo mafioso de la política reordenaría el negocio violentamente desbordado del narcotráfico.

Por el contrario, los niveles de violencia social y de desplazamiento de lo institucional fueron incluso mayores que durante el calderonismo, sin que estén planteados procesos y fórmulas creíbles para retomar el control de ese fenómeno criminal extendido.

En las calles, a lo largo de todo el país (aunque, naturalmente, a causa del centralismo real que se vive, con mayor énfasis en la Ciudad de México) y por diversas causas, la protesta social se multiplicó, sin tener como contrapartida más que una uniforme postura de posposición burocrática de parte de las diversas autoridades conminadas a intervenir para dar soluciones (esa desatención sistemática fue una forma de provocación para que los demandantes se manifestaran mediante formas que así podrían parecer “excesivas”, una especie de saturación programada para que el ánimo social, la “opinión pública” justifiquen el momento de “meter al orden” los activismos “violentos”).
El caso de los miembros de la CNTE ha sido altamente demostrativo.

A pesar del vigor y la persistencia de sus protestas, hasta ahora se les ha sobrellevado, estacionándolos en plantones prolongados, en movilizaciones rutinarias y reuniones y más reuniones con funcionarios de la secretaría de Gobernación y algunos gobernadores, sin que en el fondo hayan conseguido más que una especie de largo paréntesis que podrá ser roto por las autoridades cuando se les termine “la paciencia”.

Astillas: Aún cuando las fechas sugieren treguas y prudencia, el Gobierno del Distrito Federal consideró adecuado destacar ayer a centenares de granaderos para romper un plantón ciudadano que se ha opuesto a la instalación (irregular, aseguran los inconformes) de una estación surtidora de gasolina en San Pedro Mártir, en la delegación Tlalpan… La aparición de los restos de una mujer en una maleta abandonada en una estación del Metro (San Antonio Abad) es preocupante en sí misma.

Es de esperarse que no sea aprovechada, además, para “justificar” un endurecimiento de la vigilancia en ese transporte público, con la intención de enfrentar el movimiento social del #PosMeSalto que retomará fuerza en enero…

Y, mientras los publicistas de la muy mala cinta (proporcionalmente exitosa en taquilla) dirigida por Eugenio Derbez, No se aceptan devoluciones, juegan al 28 de diciembre adelantado al sostener la idea de que pudiera ser postulada al Óscar, ¡hasta mañana, en esta columna que luego de la entrega del viernes se tomará dos semanas de vacaciones!
24 Diciembre 2013 05:00:40
Explosividad en el campo
A punto de cumplir veinte años de haberse levantado en armas, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) ha hecho por voz del subcomandante Marcos una revisión que pasa por las armas de la crítica al salinismo de ciclos rapaces ahora cumplidos, a los gobernantes de Chiapas (antes Juan Sabines, ahora Manuel Velasco Coello, a título de ejemplos recientes) ladrones, despilfarradores del dinero público y ajenos a las transformaciones de fondo que requiere esa entidad y al reformismo peñista en general.

La reaparición epistolar del hombre del pasamontañas se produce justamente cuando muchos ciudadanos se preguntan la razón del mutismo, en estos momentos tan oscuros, de algunos de sus líderes tradicionalmente combativos.

A Marcos le acompaña en particular una serie de especulaciones acerca de las razones de sus silencios, aunque evidentemente la conmemoración de las dos décadas de persistencia insurgente le permitirá relanzar proclamas y, probablemente, convocatorias a nuevas formas de lucha política.

Más allá de la retórica del sub, que lleva rato de fama caída, y de las formulaciones tácticas que con la primera hora del año entrante llegue a presentar, lo cierto, como lo señala en su comunicado dado a conocer ayer, es que en el campo mexicano hay una extendida insatisfacción.

A lo largo del país, y sin que necesariamente haya conexión estratégica entre esos puntos de indignación social, campesinos y grupos indígenas viven una batalla cotidiana contra poderes y factores explotadores que de manera brutal manipulan leyes e instituciones para apropiarse de riquezas naturales y colectivas.

En ese México de abajo están muchas de las claves de las rupturas por venir, fomentadas por los malos gobiernos y por los empresarios, nativos y extranjeros, rapaces y abusivos.

Es un México mal atendido informativamente por los grandes medios de comunicación, desdeñado en absoluto por la política de élites que cree que la realidad proviene solamente de sus acuerdos de salón, distante de las luchas urbanas que parecieran ser las únicas o cuando menos las más reseñables y despojado sistemáticamente porque las cúpulas creen que en esas formas campiranas anidan la abulia y la ignorancia.

El segundo salinismo considera, sin embargo (como el primero, al que los nuevos zapatistas despertaron de sus sueños de primermundismo anexado en una madrugada de enero de veinte años atrás), que todo marcha sobre ruedas, incluso a contrapelo de lo que una lectura realista mostraría.

Ayer, por ejemplo, Enrique Peña Nieto (precozmente postulado por sus subordinados a sitiales de prócer histórico), reconoció la contribución de la Policía Federal al control de los múltiples incidentes que en el país van sucediendo.

Es explicable que el mexiquense rinda homenaje a uno de los cuerpos que dan sustento al aparato político puesto en grave entredicho en varias regiones del país y por múltiples causas.

Pero resulta notablemente separado de la realidad el decir, como lo hizo EPN, que “gracias al compromiso” de esa PF “nos acercamos a la primera meta que nos trazamos como gobierno, un México en paz”.

La información disponible, incluso en los referentes acotados del periodismo cercano a Los Pinos, muestra lo contrario, una nación con violencia creciente a causa de la delincuencia organizada, de las inconformidades políticas y de la insatisfacción social.

El PRI estatal (es decir, el gobernador Aristóteles Sandoval) sostiene desde hace varios días una campaña para declarar a Enrique Alfaro como un peligro para Jalisco (
http://bit.ly/1bnd84k , aunque no se permite colocar comentarios a ese video).

Con un estilo rigurosamente apegado a los cánones de la guerra propagandística sucia (como la desatada en 2006 contra Andrés Manuel López Obrador), se ha puesto en circulación una edición gráfica con la que se busca posicionar como promotor de violencia y desorden al excandidato a gobernador (y muy probablemente próximo aspirante a la presidencia de Guadalajara, desde donde luego de nuevo intentaría el arribo a la gubernatura).

La campaña priísta de descalificación de su más fuerte opositor intenta aprovecharse de los incidentes sucedidos en el congreso de la entidad durante la atropellada aprobación de la reforma energética, pero sin mencionar el secuestro de cuatro estudiantes, el lanzamiento de granadas de gases lacrimógenos desde dentro del recinto oficial y a muy pocos metros de los manifestantes ni el provocador hecho de realizar dicha sesión sin permitir el ingreso de público./

Mil asambleas anuncia el PAN que habrá de realizar en los primeros meses del año en puerta para renovar su consejo nacional.

El activismo del partido conservador tiene como referente los cambios estatutarios que hicieron a un lado la tradición elitista para la conformación de sus órganos de gobierno.

Ahora será masiva la participación de los panistas para integrar consejo y comité directivo nacionales (en este caso, mediante votación directa, ya no a través de los acuerdos en círculos reducidos).

La secretaria general de la directiva actual, la yunquista Cecilia Romero, dio a conocer la ruta de trabajo de ese asambleísmo impulsado por el pactista Gustavo Madero, quien aspira a ocupar el liderazgo durante un periodo más.

Y, mientras el gobierno federal, y en especial su policía en jefe, Manuel Mondragón y Kalb, ensayan justificaciones respecto al incumplimiento de la sonora oferta de crear una gendarmería (en cada sexenio inventan etiquetas para que al final el producto siga siendo el mismo, con corrupción, despilfarro y arbitrariedad), aduciendo que de alguna manera ya se ha puesto a funcionar informalmente, y prometiendo que en julio próximo quedará plenamente instalado ese presunto cuerpo ideal de policías , ¡felices Nochebuena y Navidad les desea esta columna brevemente adornada con virtuales esferitas de temporada, y aquí nos leeremos de nuevo el próximo jueves!
23 Diciembre 2013 05:00:05
Tolerancia (y elogios) con dientes
A la par de la descalificación de los opositores, la retórica oficial está empeñada en construir un temprano e injustificado pedestal de pretensiones heroicas para el actual jefe del aparato gubernamental, Enrique Peña Nieto, tal como acaba de hacerlo el secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, al emparejar en un discurso la intencionalidad política de José María Morelos y Pavón con la de Enrique Peña Nieto, presente en esa suerte de autoelogio del que obviamente no se desmarcó.

Siervo de la nación fue el primero, pero aún está por definirse, en un largo trecho a cuyo final apenas podría irse pergeñando un juicio histórico más o menos aceptable, el tipo de servidumbre que habrá prestado el mexiquense y los intereses específicos a los que habrá beneficiado./

No es elegante ni contribuye a la concordia cívica (tan ausente, justo a causa de que una parte de la sociedad tiene consideraciones muy negativas sobre el reformismo peñista) el uso del propio organigrama de élite para el canto de loas al patrón. Elogio en nómina propia suena a vituperio, aún más si el promotor de inciensos discursivos es un político como Osorio Chong, con una hoja de servicios en su entidad, y ahora en Bucareli, cargada de pasajes oscuros que no le conceden la autoridad suficiente para extender permisos circunstanciales de portación de discutibles lauros patrios a quien lo puso en su puesto actual.

Corre riesgo el hidalguense de que parezca que busca mantener o acrecentar los afectos de Peña Nieto a partir de lambisconerías, ante la versión de que su contrincante de origen rumbo a 2018, el técnico Luis Videgaray, terminó el ciclo reformista con mejores puntos ante los ojos de Los Pinos, a pesar de los enredos habidos en la miscelánea fiscal.

Es peligroso alentar vanidad y sueños broncíneos en quienes ocupan temporalmente (al menos conforme a la siempre reformable legislación vigente) el máximo cargo de poder público, lo haigan comprado como lo haigan comprado.

El presidencialismo mexicano ha conocido excesos en el culto a la personalidad que usualmente se producen en el último tercio de cada sexenio, más de una vez con firmes tentaciones en busca de un segundo periodo.

Ahora se ha comenzado con una precocidad e insistencia que pareciera el arranque de una campaña de posicionamiento electoral para 2018, en busca de convencer a base de propaganda con cargo al erario de la necesidad de conservar en el timón al mismo personaje que según esos libretos gubernamentales ha tenido tal valentía, visión, enjundia, heroísmo y talla de estadista que empujó las reformas actuales y por tanto debería merecer un segundo turno para darles continuidad, habida cuenta que, según se ha advertido, los beneficios de lo que ha promovido Peña Nieto no se verán durante el periodo de gobierno que ejerce, sino en el siguiente. Movida la pieza de la reelección del texto constitucional, para presidentes municipales y legisladores, nada debería obstar para que extienda sus virtudes a la institución presidencial./


Los altos vuelos y tamaños que la oratoria de casa pretende adjudicar al inquilino actual, Peña Nieto, e incluso las ensoñaciones reeleccionistas, podrían ser valuadas de mejor manera si en lugar de que los propios interesados lo hicieran casi en familia se pudiera contar con la opinión de la colectividad presuntamente tan beneficiada por esas reformas y políticas.

Legisladores federales y estatales se privaron de la oportunidad de conocer de manera directa la opinión muy definida de muchos mexicanos y el propio Peña Nieto no se ha regalado baños de pueblo en los que de manera abierta se puedan expresar los públicos no controlados a los que supuestamente tanto habrán de ayudar las reformas, sobre todo la energética.

Eso sí, el jefe de la policía y la política, Osorio Chong, ha hecho saber que la tolerancia de este gobierno también tiene dientes, y que aún cuando se “seguirá abierto a escuchar todas las voces que quieran ser parte de la edificación del México de oportunidades” (¿expedirá la administración peñista acreditaciones oficiales de “Voz a favor del México de Oportunidades” para que sólo con ellas se pueda ejercer la crítica y la disidencia?). Pero, advirtió el secretario de gobernación que la tolerancia es gobierno, y tiene límites y firmeza.

También con la vista puesta en 2018, el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, sigue asombrando a buena parte del país con la inundación de material propagandístico a su favor, con su rostro dándose a conocer para lo que se ofrezca más delante, al estilo precoz que caracterizó al propio Enrique Peña Nieto.

La imagen del presuntamente presidenciable ha sido puesta en paraderos de autobuses y otros lugares públicos con cargo a publicaciones en cuya portada aparece en pose el joven mandatario, en una coartada flagrante que pretende adjudicar a esas formas empresariales del periodismo la responsabilidad de la precampaña desde el sur.

Allá mismo, el propio Velasco parece seguir los pasos de Peña Nieto en cuanto a romances estelares con referencia televisiva, al grado de cerrar recientemente su primer informe de labores con un “¡Te amo, Anahí!” dedicado a su novia que le escuchaba en primera fila (véase la edición mexicana de Hola!
http://bit.ly/1cLV8ln ).

Con igual pasión pero diferente destinatario, el presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, ha defendido la relación, no consumada en matrimonio político formal, que ha mantenido durante el presente año con el poder peñista.

Se ha dicho engañado (aún no se sabe si despechado, acaso todo quede en enojos propiciatorios de dulces reconciliaciones) en el caso de la reforma energética, pero el resto de las andanzas le parecen notablemente positivas.

“Contrariamente a lo que se dice, de que el Pacto le abrió la puerta a la reforma energética, antes de que ellos quisieran hacer la que tenían pensada, logramos un año de cambios importantes que van a terminar sirviendo al país, quiéranlo o no”, le dijo el sonorense a Daniel Venegas (http://bit.ly/1e4267n ).

¡Hasta mañana!
20 Diciembre 2013 05:00:24
Bravuconería desatada
Los altos mandos priÍstas consideran que ha llegado el momento de liberar la oratoria descarnada, amenazante incluso, que mantuvieron en obligado resguardo mientras corrían los trámites para la aprobación de la reforma energética.

El secretario de Gobernación, el comandante en jefe de las operaciones legislativas en San Lázaro y el presidente formal del partido de tres colores han saltado a los micrófonos, en coincidencia que no puede entenderse sin la aprobación o estímulo de Los Pinos, para arremeter discursivamente contra los opositores al paquete reformista en general y, muy en especial, al segmento energético.

A pesar del papel clave que le corresponde en la atención de los conflictos políticos y la búsqueda de resolverlos o cuando menos suavizarlos, para lo cual es fundamental que se esmere en no atizar fuegos ni descalificar a aquellos con quienes debería negociar, Miguel Ángel Osorio Chong defendió la reforma energética en términos poco conciliatorios, pues “acusó a quienes la critican, de alentar el encono, el enfrentamiento, la construcción de nada y estar anclados en el pasado”, según nota de Georgina Saldierna en el portal de La Jornada.

No es poca cosa que el político hidalguense que insólitamente concentra en sus manos operaciones políticas y mando policiaco acuse así a una considerable porción de ciudadanos activamente opositores a dicha reforma.

Ha de entenderse, a partir de las precisiones conceptuales del funcionario de Bucareli, que los mexicanos que se manifiesten en las calles y de diversas formas contra modificaciones constitucionales que consideran altamente lesivas del interés nacional son una suerte de enfermos sociales a los que no debe tenerse consideración alguna, dedicados a la reyerta por sí misma, entes destructivos que “alientan el encono”, entendiéndose éste, conforme a la Real Academia Española, como “animadversión, rencor arraigado en el ánimo” o “llaga con supuración”.

La conceptualización de la disidencia cívica como llaga que supura (¿y las autoridades como médicos de cabecera, obligados a restituir la salud pública aún contra la resistencia del insano paciente, imponiendo incluso cuarentenas para evitar contagios?) había tenido como antecedente el diagnóstico clínico del facultativo Manlio Fabio Beltrones.

Con aire de circunstancias, el coordinador de los diputados federales priístas y virtual mandamás de la cámara correspondiente había dado a conocer un día atrás los resultados de sus estudios de personalidad de los opositores. Los acusó de fingir lo que no sienten de verdad.

Más que desde una curul de San Lázaro, la descripción parecería venir de un diván de siquiatra social: El debate con quienes rechazan el reformismo peñista no se dará con descalificaciones ni “simplemente con consignas maniqueas entre pretendidos nacionalistas hipócritas y entre aquellos que sí estamos pensando que los cambios son obligados”.

El dilema, dijo, “es no hacer nada o seguir a aquellos que no proponen nada y se quedan paralizados por el tiempo y la derrota. Hoy avanzamos aquellos que quisimos construir.

Y atrás se quedaron los que no tienen nada que ofrecer más que su amargura” (nota de Enrique Méndez y Roberto Garduño en La Jornada). Lo bueno es que el sonorense ahora especializado en enfermedades mentales de tipo político no recurrió a ningún maniqueísmo a la hora de repartir a los mexicanos entre malos (hipócritas y amargados) y buenos (constructores, avanzados).

A César Camacho, el mexiquense que preside formalmente el PRI nacional, le habría correspondido de manera natural el asumir un papel de gladiador al estilo de Osorio Chong o Beltrones, pero prefirió quedarse en el elogio directo, personalísimo, al ocupante de Los Pinos. En Colima, a donde fue a escuchar el informe del gobernador Mario Anguiano, dijo a reporteros que la reforma energética “va a quitar el freno al desarrollo” y va a ubicar “en una plataforma de despegue económico a un país que durante muchos años espero un gobernante con suficientes agallas, con una visión moderna de la economía y con un sentido de responsabilidad como el que Enrique Peña Nieto ha demostrado tener”.

La profecía se ha cumplido, pudo haber dicho el ex gobernador del Estado de México, pues ha llegado el Mesías del Petróleo, el siempre esperado, el salvador que sí tuvo arrestos y valentía.

En otras circunstancias, reunido con periodistas, el secretario de la defensa nacional, Salvador Cienfuegos, también fijó postura respecto al principal punto actual de disenso en el país.

Las reformas aprobadas este año, dijo, “han sentado las bases que permitirán llevar al país a su máximo potencial” (¿¡Descansen, ya!?).

La disposición y el ánimo propositivo deben transformarse, ahora, en voluntad nacional, que es el esfuerzo convergente de todos los sectores de la sociedad que se permitirá la materialización de acciones tangibles que beneficien a los mexicanos, según nota de Jesús Aranda.

Astillas: Las primeras versiones señalaban que militares perseguían a presuntos delincuentes que atropellaron y mataron a cinco estudiantes en Reynosa.

El parte oficial dice ahora que no había ninguna persecusión castrense…

En Michoacán los grupos de autodefensa avanzan y van tomando nuevas posiciones, en episodios que hacen recordar pasajes periodísticos y literarios anteriores a 1910…

El general Jesús Gutiérrez Rebollo, quien murió ayer, fue de los primeros altos funcionarios federales de la lucha contra el narcotráfico luego consignados por practicar lo mismo que oficialmente decían combatir...

Y, mientras el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, evita que su informe de gobierno quede circunscrito a esa entidad y, en un gesto de generosidad en espera de premios en 2018, ha decidido compartir cuando menos algunos rasgos (sobre todo los faciales de él mismo) en otras partes del país, como el Estado de México y el Distrito Federal, ¡feliz fin de semana!
19 Diciembre 2013 05:00:17
Una ventana rota
El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, creyó encontrar un camino rápido y contundente para resolver sus preocupaciones electorales relacionadas con 2015 y 2018.

Aprovechó un incidente menor (los daños a una ventana), aunque altamente significativo (sintetizó el enojo y la desesperación de ciudadanos ante el proceso “blindado” de aprobación en el plano local de la reforma energética, y por ello ganó incluso primeras planas en diarios nacionales), para tratar de colgarle la etiqueta de violento al movimiento que estuvo a punto de impedir al PRI el retorno al poder en esa entidad, con Enrique Alfaro como candidato.

Dado que Alfaro tuvo una sobresaliente aceptación en Jalisco a pesar de que fue apoyado solamente por el MC (y el PT, informalmente) y por una alianza no confesa con el panista saliente, Emilio González Márquez, y que enfrente tuvo al PRI, sus satélites y el PRD dominado por el jefe del Grupo Universidad, Raúl Padilla, ese mismo candidato fatigosamente derrotado en 2012 mantiene expectativas de ser candidato a presidente municipal de Guadalajara en 2015, con la vista puesta en la gubernatura de 2018.

Ésta es la razón de fondo de las diez órdenes de aprehensión y el intento de estigmatización violenta.

El uso partidista de los mecanismos de procuración de justicia llevó a la solicitud de cuando menos diez órdenes de aprehensión contra jóvenes estudiantes o recién iniciados en asesorías a partidos como Movimiento Ciudadano (MC, antes Convergencia), un dirigente de Morena y un regidor, estos dos correspondientes a Tlaquepaque.

La conversión de una ventana rota en una batida judicial contra el citado MC resulta tan desmesurada como representativa de los ánimos revanchistas del priísmo y sus aliados, deseosos de instaurar un ciclo de prolongada estadía en el poder.

Recuérdese que la misma clase política “triunfante” podrá reelegirse en lo inmediato, hasta ahora solamente en cuanto a presidentes municipales, diputados y senadores, con la versión fundada de que más delante, cuando se vean los “grandes logros” del reformismo peñista se busque ampliar tal continuidad en las sillas del poder a los gobernadores y al ocupante en turno de Los Pinos.

Pero no son las tapatías las únicas ventanas rotas en las jornadas de indignación popular que se vivieron en varios estados del país a la hora en que los congresos locales cumplieron atropelladamente la orden central de sacar adelante la reforma energética al costo que fuera.

En esas faenas se cometieron diversos actos delictivos contra ciudadanos que ejercían sus derechos (no todos con la enjundia circunstancial habida en Jalisco contra la ahora famosa ventana propiciatoria), en un torbellino de autoritarismo contenido que a partir del cierre legislativo del negocio petrolero y energético ha considerado oportuno ir mostrando la dentadura feroz hasta ahora disfrazada de tolerante sonrisa democrática.

Pero, al mismo tiempo, en consonancia con acciones como las ahora formalizadas en Jalisco (a propósito, el periodista Jorge Gómez Naredo, @jgnaredo en Twitter, escribió en Proyecto Diez un texto que comienza planteando “Dicen que una ventana rota es violencia.

Yo me pregunto: ¿Qué es violencia?”,
http://bit.ly/1gHba79), en otras entidades se sembraron ingredientes jurídicos susceptibles de ser convertidos en eventuales motivos de amago, acusación o persecusión abierta de la nueva categoría de peligrosísimos delincuentes sociales, los ciudadanos que disienten y protestan, en especial los que, hartos de la insuficiencia de los canales institucionales de atención a la inconformidad colectiva, exasperados ante la sordera y la ceguera convenencieras de los políticos pactados, se atreven a expresarse en tonos distintos a los hasta ahora infructuosamente sostenidos y, desesperados ante el robo del siglo, ante el saqueo cínico de la riqueza nacional, ante la declaratoria pomposa de México como nación viable, independiente y soberana, se atreven a participar en saltos de torniquetes, en cercos físicos o (¡horror de los horrores, en un México sin criminalidad salvaje, impunidad generalizada, corrupción institucional ni cinismo de las élites!) en la rotura de una ventana de edificio legislativo.

Otros jóvenes, apenas estudiantes de secundaria, no tendrán oportunidad de ser procesados por oponerse activamente a la desgracia generalizada que se vive en su país.

Fueron atropellados en calles de Reynosa (en el Tamaulipas donde el mando verdadero no está en el Palacio de Gobierno ubicado en Ciudad Victoria) por un vehículo de presuntos narcotraficantes a los que perseguían unidades militares. Es uno de los episodios lamentables, pero no extraordinarios sino cotidianos, de la realidad mexicana trágica.

Estudiantes en la cárcel, estudiantes en la tumba.
En otro plano, el PRD y Cuauhtémoc Cárdenas sostienen apasionadamente la viabilidad de una consulta popular en grave entredicho.

Aún cuando las razones jurídicas desde ahora no son claras ni suficientes, se mantiene en alto la zanahoria de una presunta viabilidad de la mencionada consulta.

Por lo pronto, se ha anunciado un plan para la defensa de la soberanía nacional que contiene propuestas litigiosas, una magna marcha nacional el 31 de enero del año en puerta, y, en especial, el desarrollo de una campaña en pos del voto que irá desde ahora hasta las elecciones federales, y en algunos estados, de 2015.

Del voto en contra de la reforma energética en la hipotética consulta popular, se ha explicado, aunque es difícil disociar el activismo en pro de la defensa de la riqueza nacional con el también buscado a favor del sol azteca en los comicios que por morenas razones serán los más difíciles de su historia.

Y, mientras Enrique Peña Nieto estampa su firma para promulgar la reforma energética el mismo día en que habrá una marcha vespertina de protesta (no sólo por la tarifa del Metro), !hasta mañana, con el 3.9 por ciento de aumento al salario mínimo en el país que por segunda vez se prepara oficialmente para administrar la abundancia!
17 Diciembre 2013 05:00:56
Consenso encapsulado
De visita en Turquía, Enrique Peña Nieto celebró la rapidez de varios congresos estatales para aprobar en México la propuesta de reforma energética (que ya está lista para ser convalidada este miércoles por la Comisión Permanente del Congreso de la Unión y promulgada en tiempo también récord por el propio EPN al día siguiente) y atribuyó tal celeridad sin precedentes siquiera cercanos (57 horas, de San Lázaro hasta la decimoséptima convalidación estatal) a la existencia de un “amplio consenso” nacional sobre el tema./

La muy complaciente visión del viajero internacional desatiende de manera significativa la sostenida oposición que en la mayoría de esos estados fue protagonizada por el Movimiento de Regeneración Nacional, por ciudadanos sin partido y, en algunos lugares, por miembros de los partidos del Trabajo y del Movimiento Ciudadano.

El extraño decaimiento de las estructuras tradicionales de liderazgo de la disidencia no significó un obligado bajar de banderas entre sus bases (ese decaimiento no provino solamente del problema de salud que desactivó a Andrés Manuel López Obrador sino de un conjunto de gestos y hechos cupulares que en la práctica dejaron el camino virtualmente libre a la imposición de la citada reforma cumbre, aunque con rechazo y movilizaciones testimoniales) y a pesar de que los plantones en tramos (mal llamados “cercos”, pues nunca ciñeron o rodearon las sedes legislativas) constriñeron su actuar a prácticas evidentemente infructuosas, el espíritu combativo se multiplicó e incluso desbordó en la última fase de ese proceso de aprobación de la reforma, en los congresos estatales donde los poderes tuvieron que recurrir a marrullerías y represión abierta para autorizar en vergonzosas sesiones exprés las modificaciones constitucionales en materia de energéticos./

No hay tal “amplio consenso”, pues, sino una mezcla azorada ante la impudicia institucional, temerosa de los tiempos oscuros que augura el reinado de los políticos hoy técnicamente triunfadores e irritadamente contenida, en espera de que más delante la realidad disuelva las expectativas negativas o de que, al ser confirmadas, sea imperativo multiplicar y agudizar las protestas hasta ahora sin organización ni conducción adecuadas (las listas de Forbes sobre políticos mexicanos corruptos confirman la matriz rapaz del priísmo hoy en el poder)./

Una parte del “secreto” (a la vista) que fundamenta la conveniente óptica sonrosada del jefe del aparato federal de poder es la filosofía y la praxis político-policiaca del encapsulamiento.

Implacablemente, los poderes aliados (el federal, los estatales y, de manera muy relevante, el de la capital del país) han ido subdividiendo las protestas sociales para evitar que unas a otras se potencien en términos programáticos y conceptuales.

Así se ha mantenido en distanciamiento o aislamiento a diversos factores de izquierda que juntos pudieron haber convocado a un movimiento nacional de auténtico y eficaz freno a los apetitos privatizadores tan larga como impunemente anunciados desde Los Pinos retapizados de tres colores.

Cierto es que la izquierda tiene como tradición casi irremontable el divisionismo, pero la gravedad del momento histórico debería haber propiciado fórmulas ingeniosas de unidad ante la patria en peligro.

Pero no encontraron caminos de unidad y de lucha conjunta AMLO, Cuauhtémoc Cárdenas y el subcomandante Marcos, por citar nombres simbólicos, ni los partidos de izquierda, formados o en formación./

Otra forma de encapsulamiento está en las calles, evidente, palmaria, indiscutible, pero no hay fuerza en el tejido social para levantar una voz firme en demanda de que frenen las tácticas policiacas que han colocado sus criterios operativos de control por encima de la letra constitucional en materia de libertades y derechos.

El “amplio consenso” del que presume Peña Nieto en el extranjero pasó en varios estados por encima de los derechos de ciudadanos que fueron amenazados, golpeados y “encapsulados” para que diputados locales pudieran sesionar a hurtadillas, mediante trampas infames y bajo consigna para cumplir con las instrucciones centrales de aprobación de la
multimencionada reforma./

No es exagerado calificar de grave tentativa fascistoide lo que se está viviendo en la capital del país, con el gobernante Miguel Ángel Mancera en papel de procurador o de jefe policiaco, y en varios estados (donde ya se recibió la autorización para que puedan actuar los grupos represivos que habían sido refrenados mientras se cerraba el ciclo reformista).

Encapsular es obstruir gravemente el ejercicio de libertades cívicas y políticas, es impedir a los ciudadanos que se expresen y manifiesten conforme lo consideren conveniente. Las tomas del sábado reciente sobre Paseo de la Reforma, con grupos de jóvenes, sobre todo estudiantes de la UNAM, rodeados por granaderos que les impedían marchar desde el Ángel de la Independencia, conforme lo tenían previsto, son una muestra dolorosa, inaceptable, de ese poder de los escudos y los cascos./

Astillas: El joven detenido en el Metro por saltar un torniquete, César Martínez, narró lo sucedido durante las cuatro horas en que fue privado de su libertad sin fundamento alguno, a tal grado que en el juzgado cívico a donde fue “remitido” lo soltaron sin mayor condición.

Entrevistado en video (youtu.be/vaMK0fGbuCU, tomado por Abraham Molina), dijo que no buscará que la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal o alguna agencia del Ministerio Público emprendan acciones contra los abusos policiacos, pues considera que lo importante es luchar contra el sistema en su conjunto…

Y, mientras el subdirector del Metro, Alfonso Suárez del Real, ha dicho que el alza a la tarifa busca sanear este servicio y así “entregar una empresa pública sana, que no corra los riesgos ante un posible cambio de gobierno que no entienda la empresa social” ( ¿“Entregar”? Así lo dijo el funcionario, no hacerlo “en bandeja de plata” para privatizaciones), ¡hasta mañana!
16 Diciembre 2013 05:00:33
Vandalismo institucional
En una fulgurante operación final, el aparato de poderes comprometidos con la aprobación de la reforma energética recorrió a bayoneta política calada los asientos legislativos federales y de una buena parte de los estatales para cumplir con los requisitos formales de la cesión de riquezas nacionales a manos privadas, sobre todo trasnacionales.

La rapidez aritmética del Senado fue superada por la de San Lázaro, con Emilio Gamboa y Manlio Fabio Beltrones como orgullosos comandantes que rindieron a la anémica oposición izquierdista en las sesiones clave.

Luego inició una competencia casi con pretensiones olímpicas de los gobernadores deseosos de reportar a Los Pinos que en sus estados los congresos bajo control habían ejecutado las instrucciones de aprobar a la carrera lo proveniente de la capital del país.

La vergonzosa conversión de las legislaturas estatales, casi siempre lentas e indolentes, en presurosas mensajerías de fin de semana obligadas a recibir paquetes y despacharlos de regreso, fue enfrentada desde un grado mayor de vigor por grupos ciudadanos de entre los que destacaron los jóvenes, decididos a dar un salto en la protesta pública a pesar de que era evidente que la pelea estaba perdida desde semanas atrás.

Con matices según la región, militantes y simpatizantes de Morena, del PT y de Movimiento Ciudadano (éste, en Jalisco) se plantaron en cercos que al ir más allá de los parámetros anteriormente practicados llevaron a los gobernantes locales a reprimir con descaro y a los congresos a sesionar y votar en condiciones que exhibieron su carácter faccioso y vergonzoso, cambiando de sedes a hurtadillas, sesionando una hora antes del término convocado, aprobando en pocos minutos los textos abundantes y llenos de tecnicismos que sin cuidar siquiera las formas autorizaron al vapor, sin lectura, discusión o raciocinio.

Ese vandalismo institucional no quedó en el plano legislativo sino que fue acompañado de un giro en la conducta de gobernadores que hasta ahora se quejaban de las órdenes centrales que les impedían actuar abiertamente contra disidentes y movimientos de protesta y que ahora parecieron recibir indicaciones diferentes, facultándolos para gustosamente endurecer el puño. Aquí se ha escrito con insistencia que el peñismo ha sobrellevado las protestas, conteniendo sus congénitos ánimos represivos, para no incendiar a destiempo la pradera social, en espera de que fuese aprobada la reforma central, la energética.

Ahora, virtualmente ya con la reforma en la bolsa, se han abierto compuertas de violencia oficial, mediante golpeadores de civil o uniformados, en momentos en que crece una irritación popular que corre por senderos ajenos a lo partidista y a lo “institucional”.

Ejemplos drásticos se conocieron en San Luis Potosí, donde la policía del gobernador priísta Fernando Toranzo montó protecciones extremas para que sesionara el congreso local, golpeando a ciudadanos en protesta y a periodistas como el reportero gráfico César Rivera y el articulista Guillermo Luévano, ambos de La Jornada San Luis.

En Jalisco, donde el priísmo con el gobernador Aristóteles Sandoval al frente tiene en la mira el activismo juvenil (con muchas ganas de seguir metiendo jóvenes a la cárcel, para satisfacer apetitos fascistoides de mantenimiento del “orden”) y donde se ha habilitado a provocadores y golpeadores para crear condiciones que permiten encarcelar “ejemplarmente”.

La lista de atropellos graves en otros puntos del país es larga y demuestra que ya hubo “autorización” superior para apretar el puño.

En la capital del país prendía, mientras tanto, un peculiar movimiento, el #PosMeSalto.

Aún cuando su reivindicación inmediata (echar abajo un aumento de tarifas en el Metro) parecería menor ante el grave panorama nacional (sobre todo la reforma energética), significa un salto cuantitativo y cualitativo en el marco de la protesta social y abre avenidas de participación y disidencia que van más allá del alza en el boleto del Metro y nuclea el rechazo a las reformas, sobre todo la energética, a los intentos de criminalizar la protesta pública y a la política peñista en general.

En el fondo, es un salto a los torniquetes del poder, en una básica pedagogía cívica que desacraliza las imposiciones y restricciones tomadas con torpe autoritarismo y encuestada frivolidad por el gobierno capitalino.

Con una increíble pifia de origen, pues la ley de cultura cívica invocada por la dirección del Metro para advertir de sanciones económicas o de cárcel a quienes salten torniquetes no contiene ninguna regulación expresa para estos actos, de tal manera que no hay fundamento jurídico a aplicar, aunque ya se hayan cometido abusos como la detención del joven César Martínez en la estación Coyoacán.

Véase en
http://bit.ly/18u5zxW la tragicómica actuación de policías y de un presunto funcionario reconociendo que cuando son muchos los que brincan torniquetes se les puede eximir de sanciones, pero no si el protestante va en solitario.

César Martínez fue llevado al juzgado cívico 10, ante una juez. Pasó casi cuatro horas detenido, lo metieron “a un cuarto pequeño, aislado y encerrado y me dijeron que me quitara el cinturón y las agujetas, que dejara mis pertenencias. En eso llegó mi hermana, y un poli le dijo a otro que no me metieran.

A mi hermana le dijeron que me dejaban un rato más para que me asustara y ya no lo hiciera.

Me pasaron con mi hermana, firmé una hoja, me dijeron que cometí un delito, como de alguien que no paga por un servicio, y ya, me dejaron libre”.

¿Qué harán Perla Gómez, de la comisión capitalina de derechos humanos, y el propio Miguel Ángel Mancera, ante esta detención y agresión a un joven que saltó un torniquete y al que en todo caso se le podía demandar que pagara su boleto, pero no detenerlo, ni maltratarlo?

Y, mientras Mancera ha sido abucheado en un acto perredista organizado por Dolores Padierna y René Bejarano, ¡hasta mañana, con Michelle Bachelet ya de regreso!
01 Noviembre 2013 03:00:07
Simulaciones varias
La bancada senatorial panista -bajo control de la fracción que maneja Felipe Calderón- prefirió que su turno anual de aprovechamiento de la medalla Belisario Domínguez sea asignado en esta ocasión al fundador del partido de blanco y azul, Manuel Gómez Morín, y no al bronco empresario norteño también difunto, Manuel de Jesús Clouthier, como originalmente habían considerado esos mismos legisladores de derecha.

El anuncio de la selección panista en la distribución bajo calendario de ese medallero desnaturalizado refleja las turbulencias por las que pasa la nave de la derecha mexicana (cada año le toca a cada uno de los tres principales partidos proponer a un candidato que es aprobado por los demás, en inocultable reparto de pastel que deshonra la memoria y la enseñanza del chiapaneco presuntamente homenajeado; esta vez todo apunta a que se sostengan esos acuerdos no escritos, aunque en el PRI y el PRD quieren aprovechar los desajustes en Acción Nacional para escamotearle su chance). La tribu de Felipe pretende enaltecer la misma vertiente doctrinaria que en el recién pasado sexenio masacró hasta llevar a ese partido no sólo a la derrota electoral que le retiró el poder mal habido, sino a una extendida descalificación social por haber reproducido en el PAN muchas de las características negativas del PRI.

Además, tras el parapeto de Gómez Morín está el rechazo del calderonismo a la corriente norteña (poco doctrinaria, muy pragmática) de la que de alguna manera forma parte Gustavo Madero, quien se siente muy confortado en sus planes de elección por un segundo periodo luego que el IFE aprobó cambios en sus documentos rectores que instauran un método de participación amplia y no, como hasta ahora, circunscrito a la élite de los presuntos “guardianes” de la integridad panista. Si el grupo de Calderón pierde frente a Madero en la próxima elección interna, el triunfo de ayer, al preferir a Gómez Morín sobre Maquío, podría ser uno de los últimos en su haber.

Otro tipo de empresarios realizó en Guadalajara una Cumbre de Negocios a cuya clausura fue invitado Enrique Peña Nieto. El organizador fue el exgobernador de Veracruz, Miguel Alemán Velasco (hijo del expresidente del mismo nombre, quien dejó como herencia una enorme fortuna siempre vinculada al ejercicio político), y frente a él y al mandatario anfitrión, Aristóteles Sandoval, se produjo un incidente denotativo de los vicios y simulaciones que suelen acompañar a ese tipo de actos públicos. La estudiante de posgrado Bianca Patricia Treviño (proveniente de Monterrey, según la nota de Analy S. Nuño e Ignacio Pérez Vega en La Jornada Jalisco
http://bit.ly/19BIOp2 ) comenzó a leer un discurso pero de pronto se detuvo indignada porque le estaban haciendo pronunciar lo que los organizadores deseaban que fuera dicho y no lo que ella había preparado.

Nerviosa, entrecortada y con un exdirigente juvenil de empresarios de Jalisco (Javier Ballesteros Q.) a un lado, quien pretendía retirarle un micrófono y hacerle comentarios al oído, la expositora Treviño soltó lo que realmente quería decir: “Saben, uno como joven está abajo del gobierno, uno recibe el golpe del gobierno que va y te edita el discurso que tú preparaste para leer aquí porque no es bueno. Que mejor digas ‘gracias, me gustó el programa’. ¡No! En realidad lo que nosotros queremos es que nos escuchen, pero el gobierno no quiere que nos escuchen, no nos lo permiten. No es posible, de verdad… el gobierno de México necesita ver nuestra humanidad, sentir al pueblo, de verdad, saber realmente lo que la nación necesita y cambiar, escucharnos. El gobierno está aplastando a los jóvenes. No nos están permitiendo crecer, en México los líderes nos están bloqueando, nos están bloqueando de verdad, por más que el pueblo quiere crecer, no nos dejan, nos tienen mentalizados… como se dice, con cocowash, es muy difícil despertar al pueblo, ver la realidad” (http://bit.ly/HeDej1 ).

El episodio no sucedió frente a EPN ni durante la ceremonia oficial de clausura, sino en otro momento, ya solo frente a Sandoval y Alemán, por lo cual no fue consignado en el portal de Los Pinos, lo que generó la especie de que este poder había editado y borrado lo que sin duda fue un acto de censura, pero adjudicable en todo caso a los organizadores de la Cumbre de Negocios. La única grabación de esos momentos que estuvo disponible en las redes sociales fue tomada por el canal televisivo 44, de la Universidad de Guadalajara.

Otros estudiantes, los famosos niños triquis que suelen jugar descalzos y acaban de ganar de manera contundente un torneo por invitación en Argentina, también han sido tocados por los afanes oportunistas de la política de las apariencias. Desatendidos e ignorados, como la región de Oaxaca de la que forman parte, ahora han sido propuestos por todos los partidos con representación en la cámara de diputados para que reciban este año el Premio Nacional del Deporte.

En otro momento estelar del reparto de cuotas y la simulación política se ha abierto la temporada de caza de nuevas posiciones partidistas en la integración del Instituto Federal Electoral que no garantiza equidad ni credibilidad en los comicios pero sí grandes ganancias económicas para sus miembros estelares. Ahora se negociará la designación de cinco consejeros, en un proceso abiertamente sometido a los rejuegos oscuros de las dirigencias partidistas y de bancadas legislativas que así estarán sentando las condiciones para seguir en el poder a través de mecanismos de organización y control tempranamente controlados.

Y, mientras es vuelta a leer la entrevista de Gustavo Castillo al famoso policía represor Miguel Nassar Haro (“Lo que hice fue por amor a la patria” http://bit.ly/1aIzYU7), con la que el sagaz reportero de La Jornada ganó el Premio Nacional de Periodismo, ¡feliz fin de semana, con los diputados aprobando pensiones y seguros de desempleo sin precisar de dónde saldrán los recursos para esos
menesteres!.
31 Octubre 2013 03:00:53
IFE, misión cumplida
El consejo general del Instituto Federal Electoral ha quedado en una precariedad circunstancial que gráficamente demuestra lo oneroso e inútil de buena parte de la plantilla ejecutiva de ese organismo que va en marcado declive. Luego que ayer terminó el encargo del presidente de ese cuerpo colegiado, Leonardo Valdés Zurita, y de otros tres consejeros (Macarita Elizondo, Alfredo Figueroa y Francisco Guerrero), hoy solamente quedan vigentes cuatro de nueve consejeros (en febrero de este año anunció su salida Sergio García Ramírez) y nada hace pensar que sea verdaderamente imprescindible el nombrar a nuevos ocupantes de esos asientos (aunque los tres principales partidos ya tienen en sus miras el reparto de ese botín, sea como IFE o como Instituto Nacional Electoral, que en correspondencia les garantiza la continuidad del mismo sistema de simulación y fraude).

El 7 de febrero de 2008 Valdés Zurita fue electo consejero presidente del IFE a propuesta de la corriente perredista de Los Chuchos y en concordancia con la bancada del PAN en la Cámara de Diputados (los priístas, coordinados por Emilio Gamboa, acabaron “sumándose” al nombre de quien había sido militante de los partidos Mexicano de los Trabajadores y Mexicano Socialista, de los que fue representante ante la Comisión Federal Electoral). Su extraña aparición en escena (vivía en el estado de Guanajuato, donde daba clases en una universidad y además promovía y practicaba la degustación profesional de vinos de mesa) generó rechazo de parte de segmentos de la izquierda electoral que habían apoyado a Andrés Manuel López Obrador en 2006 y participaban en la construcción de lo que sería su segunda candidatura presidencial, en 2012.

De inmediato tomó forma la sospecha de que se había postulado a un personaje con antecedentes de izquierda para solamente aparentar que se crearían condiciones de competencia electoral que remontaran la crisis de 2006, cuando el IFE fue incapaz de frenar y castigar las diversas formas de inequidad que promovieron la Presidencia de la República, a cargo del confesamente distorsionador Vicente Fox, los principales grupos empresariales y el poder televisivo, con Televisa a la cabeza, para impedir el triunfo de AMLO e imponer mediante un ínfimo margen oficial de diferencia a Felipe Calderón en Los Pinos.

A fin de cuentas, el saldo de la gestión de Valdés Zurita corresponde a las expectativas negativas de cinco años y ocho meses atrás. No hubo ninguna mejoría relevante ni siquiera en el plano operativo, como lo dio a conocer en La Jornada el reportero Alonso Urrutia, especializado en la cobertura de estos asuntos, con base en un estudio ordenado por el propio IFE a la firma Deloitte, la cual reportó  el  desorden administrativo, la duplicidad de funciones y el despilfarro que se ha vivido en ese instituto. Tratando de mantenerlo en una clasificación “confidencial”, el propio consejero presidente prefirió derivar el tema hacia una torpe exigencia al medio que difundió un documento auténtico (por cuya confección se pagaron 16 millones de pesos) de que revelara sus fuentes, en lugar de atender lo sustancial del diagnóstico revelado (
http://bit.ly/1f4U92W ).

Con Valdés Zurita y sus cercanos fueron sostenidos los mismos mecanismos de permisividad para que los mismos factores de poder real adulteraran el proceso electoral en 2012, aunque con tretas modernizadas (entre otras, el uso de los monederos electrónicos de Soriana y de Monex, en una descarada compra masiva de votos que formó parte de una magna operación inequitativa para frenar el ascenso del tabasqueño en su segunda postulación). Justamente para lavar la cara al PRI y al candidato Peña Nieto es que el consejero García Ramírez renunció en febrero de este año, luego de emitir el voto que impidió sancionar a Monex y a pesar de que antes el propio García Ramírez se había excusado de participar en el tema por tener relaciones de amistad con algunos de los involucrados. Valdés Zurita, como Luis Carlos Ugalde en 2006, se convirtió de manera consciente y aplicada en pieza decorativa del gran montaje de los fraudes electorales institucionalizados (Ugalde, por cierto, recibió en días recientes protestas y reproches al participar en la feria del libro de Hermosillo, donde lo acusaron de traidor a la patria http://bit.ly/1aeLPs5 ).

A la hora de cerrar esta columna no se conocía el curso que tendría otro de los arreglos cupulares, éste referido a la miscelánea fiscal que de manera pretenciosa arrancó como presunta “reforma hacendaria” y está terminando como maltrecha y parchada enmienda. A pesar de la racha de acuerdos que habían tenido PAN, PRD y PRI en el contexto del Pacto por México, el tema de la recaudación de dinero para la administración peñista llevó al partido de blanco y azul a un distanciamiento que busca posicionarlo electoralmente ante las clases medias, los empresarios y las franjas fronterizas como el único que defendió sus intereses, mientras el del sol azteca asumió el papel de votante necesario para que dicha miscelánea fiscal sea aprobada en el Senado, con lo cual pudo cumplir ahora un papel parecido al que el PAN desempeñó con el PRI en otras coyunturas (en especial, puede recordarse la alianza durante el gobierno de Salinas de Gortari).

Con el tiempo legislativo encima y el rechazo de la bancada senatorial panista, que decidió retirarse del proceso de aprobación de la mencionada miscelánea, para así subrayar el hecho de que sean los perredistas los que apoyen al PRI en esta escalada fiscal, el PRD y concretamente los jefes actuales de ese partido, pertenecientes a la corriente Nueva Izquierda y conocidos como Los Chuchos, terminaron sentados en la mesa única de negociaciones, frente a un Luis Videgaray al que anoche planteaban una serie de correcciones impositivas como condición para continuar con el proceso, ya cumplido en San Lázaro y en el trabajo de comisiones de estudio, de culminar lo que quede de aquella “reforma hacendaria” con un peculiar entendimiento entre el PRI-Los Pinos y el PRD-los chuchos. ¡Hasta mañana!.
30 Octubre 2013 03:00:31
Medalla en tiempos convulsos
La medalla Belisario Domínguez ha sido asignada esta vez al fundador del Partido Acción Nacional, Manuel Gómez Morín, quien nació en 1897 en Batopilas, Chihuahua y murió en la Ciudad de México en 1972. Egresado de la Escuela Nacional de Jurisprudencia, ocupó diversos cargos en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, donde llegó a ser subsecretario y de 1921 a 1922 fue agente financiero de México en Nueva York, con la difícil encomienda de “renegociar la deuda mexicana con los banqueros y petroleros norteamericanos” (http://bit.ly/197RuEj ). También fue el primer presidente del consejo de administración del Banco de México y rector de la universidad nacional ya con autonomía (su lema, al frente de la UNAM: “Austeridad y trabajo”). De 1939 a 1949 fue presidente del partido que fundó, el de Acción Nacional./

Aún cuando es censurable el sistema de repartición anual de esta medalla mediante acuerdos entre los tres principales partidos (cada uno decide el nombre de quien será beneficiado cada año, en un burdo reparto de cuotas que empaña ese proceso de premiación cívica que debería ser tan ejemplar como el personaje chiapaneco al que así pretende honrar), la figura de Gómez Morín cuenta con atributos suficientes para tan importante reconocimiento público. Originalmente la bancada senatorial del PAN había considerado que la presea debería entregarse a otro difunto, el sinaloense Manuel J. Clouthier (cuyo nombre queda en lista de espera para el siguiente turno en que corresponda al PAN designar ganador), pero a última hora los derechistas optaron por el sentido fundacional y doctrinal de Gómez Morín./

El recuerdo y las enseñanzas de quien fue miembro de Los siete sabios y cuyos restos descansan en la Rotonda de las Personas Ilustres harían mucho bien a quienes hoy libran una batalla nada sorda por el control del partido de blanco y azul, inmersos los calderonistas en las sucias aguas acumuladas durante el segundo periodo de ocupación de Los Pinos (violencia desatada y violaciones cotidianas de derechos y libertades a cuenta de la terrible “guerra contra el narcotráfico”, corrupción en el ejercicio de gobierno, sometimiento del PAN a Los Pinos, clientelismo y fraudes electorales internos y contra el adversario de izquierda, entre otras características) y los maderistas en el pragmático adosamiento a las políticas priistas y al pacto con EPN (no es necesario insistir en el apabullante fracaso del primer militante que colocaron en el poder, Vicente Fox, quien vive hoy entregado declarativamente a Peña Nieto y dedicado a sueños empresariales relacionados con la mariguana)./

Todo ha quedado listo para que Enrique Peña Nieto indulte al profesor Alberto Patishtán Gómez, encarcelado desde trece años atrás en el contexto de los poderes caciquiles que frente a luchas organizadas de campesinos e indígenas (en Chiapas, en este caso) suelen utilizar facciosamente los mecanismos políticos, policiacos y judiciales para castigar a los disidentes. La decisión de reformar el código penal federal y reiterar la facultad presidencial de indulto fue tomada ayer por unanimidad en San Lázaro, a pesar de que en el artículo 89 de la Constitución existe similar figura jurídica que podría dar libertad a Patishtán.

Tan evidente es la injusticia cometida contra el profesor bilingüe y tan necesario el ponerlo a salvo de las rejas que los diputados federales prefirieron dejar de lado reparos jurídicos y colocar el asunto en el ámbito de Los Pinos que podrá presumir vocación justiciera a partir de este expediente. Es evidente que a Patishtán no hay nada qué perdonarle, pues el proceso judicial en su contra está lleno de pifias y abusos. Pero su libertad debe alentar la lucha en defensa de miles que siguen en las prisiones por causas similares./

Por si hubiera duda de que la violencia michoacana relacionada con el narcotráfico tiene objetivos regionales relacionados con la seguridad nacional, la Policía Federal instaló en Salamanca, Guanajuato, un mecanismo de vigilancia especial ante la posibilidad de que haya atentados contra instalaciones petroleras. A la beligerancia tradicional de los cárteles en pugna ha de añadirse el activismo de las policías comunitarias y nuevas tácticas que parecieran añadir tonos insurreccionales, como ha sucedido en la historia de otros países donde se han fundido las actividades de los traficantes de droga y ciertos grupos con definiciones ideológicas y políticas.

El confuso panorama ofreció ribetes de confrontación entre los gobernadores recientes, Fausto Vallejo, quien ha retomado la gubernatura luego de un trasplante hepático, y Jesús Reyna, el interino que actualmente está de vacaciones. Vallejo dijo que en su ausencia se dejaron “de hacer” ciertas cosas, lo que habría propiciado el llegar a la explosiva situación actual. El responsable de esas omisiones ha de entenderse que fue el interino Reyna, a quien diversas voces adjudican cercanía y relación con determinados grupos de poder fáctico, de la misma manera que otras versiones enlazan los intereses de Vallejo con esos mismos grupos, aunque desde distinto plano de negociación, o con opositores a estos. Lo cierto es que la política en Michoacán ha sido determinada a lo largo de varias administraciones gubernamentales, perredistas y priístas, por la influencia del dinero oscuro que financia campañas electorales y compra seguridad e impunidad y por la rigurosa fuerza de las armas que controla regiones enteras y a los altos funcionarios estatales que así solamente fungen como entes decorativos y declarativos./

Y, mientras el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, tiene días de trabajo en México que incluirán una reunión con el titular de la SRE, José Antonio Meade, y en tanto en Los Pinos hacen cálculos sobre visitas de alto nivel, ¡hasta mañana, con más mexicanos naciendo en calles, andenes o antesalas hospitalarias y con enfermos que mueren luego de días en espera de atención médica no otorgada!.
29 Octubre 2013 03:00:43
Carreta tricolor
El coordinador de los senadores de Acción Nacional, José Luis Preciado, confirmó ayer los emplazamientos partidistas que prefiguran un triunfo doble del reformismo impulsado por Enrique Peña Nieto: El partido de mayor derechismo apoyará la reforma energética en los términos negociados con Los Pinos, mientras el sol azteca lo hará en cuanto a la miscelánea fiscal. Aferrados cada cual a los acuerdos habidos con el priísmo así victorioso, defenderán sus parcelas aunque en general la cosecha se la lleve la carreta de tres colores.

El colimense Preciado, cuyo liderazgo en la bancada blanquiazul del Senado no ha podido consolidarse a causa del activismo en su contra del grupo calderonista que encabeza Ernesto Cordero, dio por fracasadas las posibilidades de un acuerdo con el PRD en virtud de que el partido dirigido por Los Chuchos comprometió su voto a favor de la nueva normativa fiscal a cambio del fondo de capitalidad que le dieron a Miguel Ángel Mancera (y que permitirá a esa dupla, GDF-Nueva Izquierda, desarrollar planes conjuntos de control de la política en el Distrito Federal).

Los arreglos bilaterales en marcha concentrarán en zonas bien definidas el interés electoral de los dos principales partidos de oposición solidaria. El sol azteca, votando a favor de nuevas modalidades fiscales en todo el país, podrá ofrecer a la ciudadanía capitalina obras y servicios, mientras el partido dirigido por Gustavo Madero se reserva el derecho de asumirse como el único que se opuso de manera inflexible a ese menú de nuevos o agravados impuestos que son considerados lesivos por las clases medias y los empresarios.

En el terreno de lo energético se vivirá similar forcejeo con la vista puesta en las urnas venideras. El PAN pagará con gusto el costo de ser el aliado que permita con sus votos la aprobación de la impugnada reforma, mientras el Partido de la Revolución Democrática se reservará el uso de la carta efectista de haberse movido conforme a las reglas del juego para impedir lo que finalmente habría sido aprobado por la dupla pripanista.

Si finalmente salen adelante las reformas fiscal y energética gracias al voto diferenciado de los partidos de oposición pactada, el país tendrá un nuevo rostro, con nuevas reglas y beneficiarios, lo que podría significar el afianzamiento de un poder priísta con pretensiones de larga durabilidad. A partir de esa doble victoria estratégica, Peña Nieto (es decir, el equipo que lo tiene al frente) contará con más recursos para repartir limosnas institucionales con visión electoral (de las tarjetas Monex y Soriana a los monederos Sedesol-Robles, por dar un ejemplo) y consolidará relaciones de mutua conveniencia con grandes empresarios locales y extranjeros que participen del reparto de Pemex.

Mientras el rediseño general culmina, la realidad cotidiana estremece. En Michoacán, Peña Nieto recurre a la fórmula fácil a la que en su momento se aferró el calderonismo, es decir, el uso a rajatabla de las fuerzas armadas como presunto mecanismo de equilibrio social aunque en muchas comunidades se considera a los agentes del Gobierno federal como defensores de determinados intereses locales e intencionales agresores de bandos distintos o de ciudadanos sin vinculación con los grupos en pugna.

En el resto del país se viven situaciones tensas que confirman que, más allá del negociado silenciamiento mediático sobre el tema, la violencia criminal contra la sociedad está en niveles tan altos o más que los registrados durante el funerario gobierno de Felipe Calderón. Un ejemplo de ello se está viviendo en Torreón, Coahuila, donde ayer hubo un paro parcial de labores en establecimientos gastronómicos continuamente asaltados y chantajeados por grupos que actúan en completa impunidad.  

Escribe Ilia Adad Infante Trejo desde la celda 3-12 del área de ingreso del Reclusorio Norte. Es uno de los detenidos y procesados por los hechos del pasado dos de octubre y asegura que no participó “en los disturbios y que son fabricados los cargos que se me imputan: ataques a la paz pública, daño en propiedad con dolo en pandilla y ultrajes a la autoridad”. Pero considera que “desafortunadamente soy, junto con mis compañeros presos, víctima de la campaña por la cual el jefe del gobierno del Distrito Federal se ha convertido en el encargado de hacer el trabajo sucio al Gobierno federal. La acusación se realiza y se quiere fundamentar en el dicho de policías que ni siquiera nos encapsularon en el inmueble de Reforma 93. Vine a dar aquí junto con otras siete personas (entre ellos, un menor de edad ya liberado y un representante de medios ya exonerado) por el dicho de un comandante de la SSP que nos seleccionó arbitrariamente de entre 40 personas que éramos transportados en un camión de la Policía en el estacionamiento de la Agencia del Ministerio Público GAM-2”.

Infante Trejo, estudiante de Filosofía y Letras en la UNAM, refiere en el texto enviado a esta columna las diversas formas de criminalización que se han dado contra quienes ejercen derechos y libertades cívicas: La publicación en ciertos medios de presuntas fichas de seguimiento de actividades disidentes o de filiaciones anarquistas, el acomodo de la legalidad capitalina para sancionar con más fuerza y menos problemas a los que protestan, el uso de la Policía Cibernética, la infiltración de policías vestidos de civil, la provocación y el uso desmedido de la fuerza por parte de agentes policiacos. A punto de cumplirse un mes de esas detenciones es necesario seguir de cerca la evolución de los procesos judiciales, pues hay suficientes indicios de que se cometieron irregularidades e injusticias, y cuidar que no avance el mencionado curso de criminalización de la protesta social.

Y mientras las vallas van y vienen en una capitalina Plaza de la Constitución en donde las libertades cívicas son condicionadas por las exageradas necesidades de “seguridad” de las autoridades, específicamente de quien suele moverse bajo blindaje automático en Los Pinos, pero de vez en cuando desea asomarse al entorno del Palacio Nacional, ¡hasta mañana!
28 Octubre 2013 03:00:27
Bolsa de valores partidistas
» Negociaciones sobre reformas
» Reiteraciones en el Zócalo
» Michoacán, otra fase

La nueva toma del zócalo capitalino por parte de Andrés Manuel López Obrador no tuvo ni la cuantía ni el impacto que el retorno a la plaza emblemática hacía suponer. Aún cuando el número de simpatizantes que concurrieron a la Plaza de la Constitución demuestra de manera representativa que son muchos los mexicanos inconformes con los procesos reformistas impulsados por Enrique Peña Nieto, la suma de este domingo no fue tan apabullante como en ocasiones anteriores, a pesar de la gravedad del momento reformista que vive el país (Webcams de México ofrece una secuencia de fotografías tomadas entre las 10 de la mañana y la una de la tarde, lo que permite apreciar la ocupación real de la plancha y las calles de ese zócalo
http://bit.ly/1gTAG9G )./

Renglón aparte merece el hecho de que el discurso central del acto, a cargo de quien fue candidato presidencial por el PRD, fuese en parte una reiteración de las propuestas hechas en la concentración anterior y que no se ofrecieran nuevas y más avanzadas propuestas de acción, a pesar de que la maquinaria gubernamental avanza sostenidamente hacia la aprobación de las reformas energética (que será analizada en plenarias camarales el mes en puerta) y fiscal (ya autorizada en San Lázaro y ahora en jaloneadas revisiones en el Senado)./

En todo caso, el dirigente del partido en trámite, el de Regeneración Nacional, agregó a la lista de acciones de resistencia civil el señalamiento de que cometerían traición a la patria quienes aprueben cesiones de la riqueza petrolera a extranjeros. De consumarse esa conducta, Morena entablaría recursos judiciales en busca de que juzgadores que forman parte plena del sistema dominante lleguen a castigar a esos altos servidores públicos que suelen tener bajo su control al mismo poder judicial. También planteó AMLO la importancia de una alianza entre senadores del PAN y el PRD para que junto con los del PT y el Movimiento Ciudadano cierren el paso a las reformas impugnadas./

Recurrir a la posibilidad de que partidos ajenos al suyo actúen conforme a los lineamientos y condicionamientos hechos ayer en el zócalo subraya el hecho de que pocas opciones viables pareciera haber en la cartuchera de un movimiento que sostiene la protesta en términos de mítines, cercos legislativos, apagones de luz, discursos y declaraciones, mientras el conglomerado político, legislativo, económico y mediático avanza en la remodelación del sistema y la consolidación de sus beneficiarios a través de las llamadas “reformas estructurales”./

Aún así, el escenario partidista tendrá movimientos variados de aquí a que se llegue al momento de la definición respecto a las dos reformas sustanciales, la fiscal y la energética. Ayer mismo se dio a conocer un desplegado que entre otros firmantes lleva a Cuauhtémoc Cárdenas y al propio López Obrador, en el que advierten a diputados y senadores de la gravedad que significaría la aprobación del tema energético tal cual ha sido planteado por Los Pinos, con el señalamiento de que ello implicaría una traición a la patria. El coordinador de los senadores perredistas, Luis Miguel Barbosa, dijo de entrada que le parece aceptable la alianza propuesta por AMLO entre PRD y PAN, pero pidió que esto proviniera de un acuerdo por escrito. Y el coordinador de los panistas en el senado, José Luis Preciado, aseguró que con la reforma fiscal peñista “vamos a la recesión importantísima, a la quiebra, a una escalada de precios y a una presión inflacionaria terrible”. Con todos esos elementos será movida e interesante la actividad durante las semanas venideras de la Bolsa Mexicana de Valores Partidistas./

En tanto, en Michoacán la descomposición institucional entraba en una nueva fase, más peligrosa para la población civil. En acciones que conllevan una lógica distinta a la tradicionalmente ejercida por los cárteles del narcotráfico que se pelean el control de la entidad, cuando menos dieciocho subestaciones de la Comisión Federal de Electricidad fueron atacadas con bombas molotov o disparos de armas de fuego, lo que provocó la provisional suspensión de ese servicio en varias poblaciones michoacanas y la convicción social de que se está en presencia de un nuevo duelo de poderes en el que convergen cuerpos de policía comunitaria (a los que sus opositores acusan de servir a determinada agrupación de delincuencia organizada), policías federales y militares (a los que una parte de la población acusa de estar al servicio de otros cárteles) y la administración estatal retomada por Fausto Vallejo luego de una larga ausencia (no solamente los seis meses en que formalmente solicitó licencia al cargo de gobernador, sino muchos otros en los que dejó de ejercer el mando por razones de salud aunque teóricamente seguía al frente)./

La nueva fase michoacana agrega al sabido cuadro del narcotráfico dominante el fantasma de una resistencia que tiene un grado mayor de politización, e incluso hay quienes creen encontrar indicios de guerrilla. Esta variante guerrillera podría darse a partir de una genuina conformación opositora que hubiera optado por el uso de las armas en un contexto regional de extendido hartazgo ante los abusos de las autoridades o su pasividad favorable a determinados grupos criminales. Pero también podría formar parte de las tácticas de provocación y confusión que suelen practicarse desde sótanos del poder para generar la percepción de que los movimientos sociales y políticos de resistencia colindan con la violencia armada y por tanto son susceptibles de una represión “justificada”.

Y, mientras va rodando la gran engañifa de la convocatoria para designar a los nuevos consejeros del IFE, sujetas las decisiones finales al mismo entramado de intereses partidistas que así mantienen el control faccioso de los procesos de organización de los procesos electorales cantadamente fraudulentos (además, en lista de espera la creación del Instituto Nacional Electoral) ¡hasta mañana, recordando al músico y poeta del lado salvaje, Lou Reed, quien a los 71 años murió ayer !
25 Octubre 2013 04:00:12
Simulaciones varias
La bancada senatorial panista -bajo control de la fracción que maneja Felipe Calderón- prefirió que su turno anual de aprovechamiento de la medalla Belisario Domínguez sea asignado en esta ocasión al fundador del partido de blanco y azul, Manuel Gómez Morín, y no al bronco empresario norteño también difunto, Manuel de Jesús Clouthier, como originalmente habían considerado esos mismos legisladores de derecha.

El anuncio de la selección panista en la distribución bajo calendario de ese medallero desnaturalizado refleja las turbulencias por las que pasa la nave de la derecha mexicana (cada año le toca a cada uno de los tres principales partidos proponer a un candidato que es aprobado por los demás, en inocultable reparto de pastel que deshonra la memoria y la enseñanza del chiapaneco presuntamente homenajeado; esta vez todo apunta a que se sostengan esos acuerdos no escritos, aunque en el PRI y el PRD quieren aprovechar los desajustes en Acción Nacional para escamotearle su chance). La tribu de Felipe pretende enaltecer la misma vertiente doctrinaria que en el recién pasado sexenio masacró hasta llevar a ese partido no solo a la derrota electoral que le retiró el poder mal habido sino a una extendida descalificación social por haber reproducido en el PAN muchas de las características negativas del PRI.

Además, tras el parapeto de Gómez Morín está el rechazo del calderonismo a la corriente norteña (poco doctrinaria, muy pragmática) de la que de alguna manera forma parte Gustavo Madero, quien se siente muy confortado en sus planes de elección por un segundo periodo luego que el IFE aprobó cambios en sus documentos rectores que instauran un método de participación amplia y no, como hasta ahora, circunscrito a la élite de los presuntos “guardianes” de la integridad panista. Si el grupo de Calderón pierde frente a Madero en la próxima elección interna, el triunfo de ayer, al preferir a Gómez Morín sobre Maquío, podría ser uno de los últimos en su haber.

Otro tipo de empresarios realizó en Guadalajara una Cumbre de Negocios a cuya clausura fue invitado Enrique Peña Nieto. El organizador fue el exgobernador de Veracruz, Miguel Alemán Velasco (hijo del expresidente del mismo nombre, quien dejó como herencia una enorme fortuna siempre vinculada al ejercicio político), y frente a él y al mandatario anfitrión, Aristóteles Sandoval, se produjo un incidente denotativo de los vicios y simulaciones que suelen acompañar a ese tipo de actos públicos. La estudiante de posgrado Bianca Patricia Treviño (proveniente de Monterrey, según la nota de Analy S. Nuño e Ignacio Pérez Vega en La Jornada Jalisco
http://bit.ly/19BIOp2 ) comenzó a leer un discurso, pero de pronto se detuvo indignada porque le estaban haciendo pronunciar lo que los organizadores deseaban que fuera dicho y no lo que ella había preparado.

Nerviosa, entrecortada y con un exdirigente juvenil de empresarios de Jalisco (Javier Ballesteros Q.) a un lado, quien pretendía retirarle un micrófono y hacerle comentarios al oído, la expositora Treviño soltó lo que realmente quería decir: “Saben, uno como joven está abajo del gobierno, uno recibe el golpe del gobierno que va y te edita el discurso que tú preparaste para leer aquí porque no es bueno. Que mejor digas ‘gracias, me gustó el programa’. ¡No! En realidad lo que nosotros queremos es que nos escuchen, pero el gobierno no quiere que nos escuchen, no nos lo permiten. No es posible, de verdad… el gobierno de México necesita ver nuestra humanidad, sentir al pueblo, de verdad, saber realmente lo que la nación necesita y cambiar, escucharnos. El gobierno está aplastando a los jóvenes. No nos están permitiendo crecer, en México los líderes nos están bloqueando, nos están bloqueando de verdad, por más que el pueblo quiere crecer, no nos dejan, nos tienen mentalizados… como se dice, con cocowash, es muy difícil despertar al pueblo, ver la realidad” (http://bit.ly/HeDej1 )./
El episodio no sucedió frente a EPN ni durante la ceremonia oficial de clausura, sino en otro momento, ya solo frente a Sandoval y Alemán, por lo cual no fue consignado en el portal de Los Pinos, lo que generó la especie de que este poder había editado y borrado lo que sin duda fue un acto de censura, pero adjudicable en todo caso a los organizadores de la Cumbre de Negocios. La única grabación de esos momentos que estuvo disponible en las redes sociales fue tomada por el canal televisivo 44, de la Universidad de Guadalajara.

Otros estudiantes, los famosos niños triquis que suelen jugar descalzos y acaban de ganar de manera contundente un torneo por invitación en Argentina, también han sido tocados por los afanes oportunistas de la política de las apariencias. Desatendidos e ignorados, como la región de Oaxaca de la que forman parte, ahora han sido propuestos por todos los partidos con representación en la cámara de diputados para que reciban este año el Premio Nacional del Deporte.

En otro momento estelar del reparto de cuotas y la simulación política se ha abierto la temporada de caza de nuevas posiciones partidistas en la integración del Instituto Federal Electoral que no garantiza equidad ni credibilidad en los comicios pero sí grandes ganancias económicas para sus miembros estelares. Ahora se negociará la designación de cinco consejeros, en un proceso abiertamente sometido a los rejuegos oscuros de las dirigencias partidistas y de bancadas legislativas que así estarán sentando las condiciones para seguir en el poder a través de mecanismos de organización y control tempranamente controlados.

Y, mientras es vuelta a leer la entrevista de Gustavo Castillo al famoso policía represor Miguel Nassar Haro (“Lo que hice fue por amor a la patria” http://bit.ly/1aIzYU7), con la que el sagaz reportero de La Jornada ganó el Premio Nacional de Periodismo, ¡feliz fin de semana, con los diputados aprobando pensiones y seguros de desempleo sin precisar de dónde saldrán los recursos para esos menesteres!.
24 Octubre 2013 04:00:58
¡Bolas!
Cierto es que Vicente Fox acabó siendo el más abiertamente priísta de los personajes que el panismo creó en su primera etapa de pragmatismo absoluto en busca del poder, pero en su actual etapa de mayor desfachatez el ex gobernador de Guanajuato se ha sentido en condiciones de criticar y denunciar incluso aquellos procesos políticos de los que fue enteramente corresponsable, como la imposición de Felipe Calderón Hinojosa en Los Pinos.

Así lo acaba de hacer en Madrid, en una entrevista con la publicación digital Qué, la cual se centró en el asunto del espionaje estadunidense a gobiernos de diversos países, entre ellos al de México durante la etapa del sombrío michoacano que ahora reside en Boston. En una línea perdida, que poca relevancia tuvo en los medios de comunicación, el esposo de la señora Marta dijo a la reportera, que le planteaba: “Sin embargo, el ex presidente Calderón sí ha pedido que se haga una queja formal…” Diana García Bujarrabal no pudo terminar la frase, porque el aspirante a productor de mariguana la interrumpió para señalar que “igual el ex presidente Calderón sí tiene algo que ocultar. Ochenta mil muertos en su legislatura. ¡Bolas!” (
http://bit.ly/16wbH2n).

De esa herencia terrible de muerte, tortura, desapariciones y violaciones en general de los derechos humanos en México se ha hablado en estos días en Ginebra, Suiza, donde miembros del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas a la hora de hacer su Examen Periódico Universal sobre esos asuntos han señalado con precisión el grave déficit mexicano. A pesar de los esfuerzos de los enviados del gobierno de Peña Nieto para tratar de “explicar” o suavizar el tema, la postura general fue de exigencia a esta administración priísta para que esclarezca, castigue y frene los actos de personal gubernamental armado contra la población.

En la etapa del priÍsmo vuelto al poder no ha bajado el índice de hechos delictivos en los que participan grupos de la delincuencia organizada y policías, militares y marinos. Se ha establecido una apenas disfrazada mordaza mediática para reducir la difusión de esos hechos, pero regiones enteras siguen en poder de determinados cárteles, el cobro de cuotas y los secuestros continúan en cifras aterradoras y la “nueva” administración pareciera cuando menos pasmada en cuanto a la liberación de determinados jefes históricamente aliados al priísmo (Rafael Caro Quintero, por dar un ejemplo) y a ajustes de cuentas inscritos también en historias de un pasado que parece estar en proceso de cobranzas (otro caso es el asesinato de uno de los Arellano Félix, en un episodio de narcorealismo mágico, a manos de un payaso en un salón de fiestas infantiles de Baja California Sur). Un dato preocupante de esta etapa de violencia pública que ya no es responsabilidad del funerario Calderón es el hecho de que balas igualmente gozosas de impunidad van abatiendo a activistas, líderes sociales o personajes políticos de oposición (el caso más reciente, el de Rocío Mesina, en Guerrero).

Frente a esos agravios criminales contra la sociedad se mantiene una notable insensibilidad ciudadana y un constante cinismo declarativo de las autoridades.

Lo mismo sucede en el punto del espionaje a las cúpulas del poder mexicano. Voces hay, como las del resinoso Fox o de quien fue su secretario de relaciones exteriores, Jorge Castañeda, que abogan por una confortable aceptación de la “realidad”: Los gringos siempre han espiado a los gobernantes mexicanos y lo seguirán haciendo, así que no debería haber aspavientos improductivos. Ayer, a contrasentido de esas posturas inmovilizadoras, en Alemania se produjo gran movimiento político y una llamada de Ángela Merkel a Washington para exigirle a Barack Obama que precisara si el teléfono móvil de la poderosa europea había sido sometido a espionaje.

En el contexto de sometimiento a lo que “ya es” se mueve la administración peñista, cuyo canciller Meade trata de convencer en Ginebra a los organismos especializados en la defensa de los derechos humanos de que en México no se vive lo que evidentemente está sucediendo y de lo cual hay diaria constancia, mientras en la capital del país el embajador Anthony Wayne participa tranquilamente en actos públicos (la instalación del Grupo de Amistad México-Estados Unidos en San Lázaro) y advierte que no andará dando respuesta a cada uno de los señalamientos de espionaje que se vayan presentando y que, en todo caso, la vía para hacer precisiones y fijar posturas será estrictamente la diplomática. Eso sí, dejó muy en claro que la Casa Blanca toma muy en serio los alegatos sobre el tema.

Convertido en la voz sin fuerza de un Gobierno federal que sólo así se atreve a simular gallardía, el presidente del PRI, César Camacho, sacó su hacha guerrera de plástico al decir que las explicaciones desde Washington sobre el espionaje a mexicanos han sido “insuficientes, limitadas y cínicas”. El mexiquense (es decir, Camacho, no Peña Nieto) lanzó un mensaje que si el PRI fuera de verdad el partido en el poder y no un apéndice de utilería podría parecer aunque fuera un poco preocupante para la Casa Blanca: solamente si las investigaciones son prioritarias (“en ambos lados de la frontera, a cargo de los gobiernos de los dos países”, pues, como se recordará, ahora México ya no es solamente el espiado con derecho a la indignación sino el policía auxiliar coadyuvante que va a indagar a su propia gente) y sus conclusiones se hacen públicas “en breve tiempo”, se podrá “recuperar el tono de fraternidad y confianza”. ¡Bolas, diría el farandulero Fox!

Y, mientras en Los Pinos el titular de la franquicia decide someterse a heroicos ejercicios para articular bien (entre otras palabras) “epidemiólogos” y así evitar que haya emparejamientos de vocalización fallida con otros personajes de triste memoria prosódica, como la profesora Elba Esther Gordillo, también famosa por sus dislates al micrófono en actos públicos, ¡hasta mañana!
23 Octubre 2013 04:00:01
Misión imposible, región 4
Cansado de esperar a que Barack Obama se investigue y castigue a sí mismo por el espionaje detectado y denunciado en varios países, entre ellos México, Enrique Peña Nieto movió ayer dos piezas, una en Suiza y otra en el Distrito Federal./

Al secretario de relaciones económicas Exteriores, José Antonio Meade, le hizo decir que Los Pinos no busca explicaciones, sino “una investigación” que ya habría sido prometida por el presidente de los Estados Unidos. El canciller detalló que el paquete aspiracional mexicano incluye “investigación oportuna, deslinde de responsabilidades y medidas correctivas expeditas”. Tan ambiciosos planteamientos permitieron al ex secretario de Hacienda presumir que México es “el único gobierno que ha exigido y al que le ha sido comprometida una investigación” (por si a los presidentes de Brasil y Francia se les ocurriera pensar que sus formas de protesta han sido mejores o más productivas que las del mexicano que sigue en leal espera de que le cumplan lo ofrecido)./

Para demostrar que esas palabras no habrían de quedar en condición volátil, Meade dio a conocer una medida que ha de considerarse muy enérgica, casi amenazante: Volverá a citar al embajador de Estados Unidos (ya antes lo había hecho, cuando se conoció el primer caso de fisgoneo de alturas, referido específicamente al candidato Peña Nieto y su equipo), pero no de inmediato sino al regreso de Ginebra del propio titular de la SRE (es decir, con gran amabilidad se está avisando al embajador Anthony Wayne que se le citará dentro de poco, para que la noticia no le vaya a tomar de sorpresa, o para evitarle el mal trago de enterarse a través de los medios de que un mexicano le emplazaba desde tierras europeas). En sustancia, el secretario Meade le exigirá, tronante, centelleante, “que se nos mantenga informados” de cómo van las indagaciones obamistas (if). /

El secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong hubo de leer un comunicado con algunos puntos extraños. Dijo que Peña Nieto le había ordenado “realizar una investigación que deberá determinar si existen evidencias o no sobre las versiones” de espionaje. ¿Entrarán Bucareli y Los Pinos a las grandes ligas del espionaje internacional, en una Misión Imposible, para contrastar y verificar los dichos y actos de quienes en niveles estelares han participado de este magno enredo de difusión de archivos secretos de la máxima potencia mundial e incluso de forcejeos diplomáticos con Edward Snowden como actor principal? ¿O esa “investigación” para “determinar” si hay “evidencias” de altísimo espionaje es solamente una licencia de poesía burocrática para cumplir funciones de mera policía
auxiliar distractora ?

El ex gobernador de Hidalgo también husmeará “la probabilidad de que hubiera participación de ciudadanos o funcionarios públicos de entonces, que intencionalmente o bien por omisión, negligencia o cualquier otro motivo, hayan desplegado conductas que hubiesen constituido algún tipo de violación a la privacidad de las comunicaciones del entonces Gobierno federal, del ex presidente de la República, de los entonces funcionarios, así como del candidato Enrique Peña Nieto y su equipo de colaboradores”./

¿Qué se busca o anuncia con esos párrafos confusos y complicados? ¿Traición a la patria por parte de ciudadanos o funcionarios públicos mexicanos que hubiesen ayudado a que los agentes y servicios gringos entraran a los sistemas de comunicación interna, presuntamente protegidos al máximo contra esas eventualidades? ¿Calificarían el propio Felipe Calderón Hinojosa, su secretario policiaco, Genaro García Luna, algunos o todos los secretarios de gobernación que en el sexenio hubo (dos de ellos, muertos) y los jefes del Centro de Investigación y Seguridad Nacional? ¿Investigar y fincar responsabilidades a estadunidenses que hubiesen espiado o permitido espiar, entre ellos el jefe máximo del aparato gubernamental de EU? ¿O se buscará algún cibernético expiatorio al que se culpe de haber colaborado para fines intrusivos con los gringos sabidamente tan consentidos y con tantas puertas abiertas durante el periodo calderonista? Preguntas que responderán la policía cibernética y el Cisen, comisionados para realizar la tan cacareada e imprecisa
“investigación exhaustiva”./

Y, sin embargo, el punto clave ya no está en el espionaje en sí. Lo enigmático y eventualmente peligroso para la administración de Peña Nieto sería que entre las decenas de miles de mensajes de texto (85,500) cruzados entre teléfonos móviles de él mismo y nueve de sus colaboradores hubiera datos a publicar referentes a financiamiento irregular de campañas electorales, colaboración con grupos de delincuencia organizada o tratos o acuerdos oscuros con importantes grupos de poder fáctico. Esa posibilidad de difusión de material sucio ya no podrá ser controlada por ninguno de los gobiernos participantes, pues en todo caso forma parte del archivo que ha sido liberado por el citado Snowden y que según referencias recientes contiene información delicada respecto a hechos políticos de distintos países. En todo caso, a la administración peñista lo que le conviene en estas circunstancias es hacer ruido suficiente para tratar de contrarrestar un hipotético destape de datos que le sean lesivos./

Astillas: Un pajarito petrolero asegura a esta columna que el pasado domingo hubo un viaje familiar encabezado por un alto dirigente panista a instalaciones de Pemex. Según el reporte avícolamente encriptado, el helicóptero XA-HCB fue enviado a Villahermosa, Tabasco, para recoger al líder y a sus acompañantes, quienes llegaron al complejo Ku-Sierra, en la Sonda de Campeche. Luego fueron a conocer una plataforma china, la Cosl Confidence, de donde regresaron a la capital tabasqueña a las 14:45. La visita fue supervisada por un enviado que viajó con anticipación, dijo ser funcionario de Petróleos Mexicanos y llegó también en helicóptero… Y, mientras se analizan las cinco iniciativas de EPN en materia de derechos humanos, ¡hasta mañana!
22 Octubre 2013 04:00:22
Felipe tragicómico
Desde algún protegido cubículo de la sierra académica de Harvard, un celosímo defensor de la soberanía nacional (en este caso, la de México, no la de Estados Unidos), Felipe Calderón Hinojosa, levantó una “enérgica protesta” por el espionaje que practicó en su contra Washington mientras él residía en Los Pinos.

A la hora de cerrar esta columna no se tenían noticias confiables respecto a las medidas de resistencia civil, que por las mismas causas y de manera solidaria podría estar realizando en otro paraje estadounidense (Florida) otro personaje distinguido del sexenio anterior, el límpido ingeniero Genaro García Luna, adversario declarado de cualquier tipo de espionaje o montaje.

Enredado oportunamente en la bandera Nacional (la de México, se entiende), Calderón dijo haber hablado con el actual secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade (quien fue el último secretario de Hacienda de la administración felipista), para solicitar que por ese conducto oficial sea transmitida la queja del panista (se habla de Calderón, no de Meade) por el fisgoneo que a juicio del michoacano significa un agravio no a él en lo personal, sino a lo institucional, pues la intromisión gringa se produjo mientras FC residía en Los Pinos.

La dolorosa ironía del caso es que justamente en ese lapso en el que agentes del vecino país intervenían (cuando menos) sus cuentas de correo electrónico, Felipe Calderón cumplía con una detallada agenda de cesión de soberanía nacional al poder de las barras y las estrellas. Embebido en su desquiciada “guerra contra el narcotráfico”, el panista se entregó en manos de quienes promovieron esas maniobras bélicas desde antes de que se acomodara en la silla presidencial y que llenaron el país de agentes, estaciones y operaciones no sólo al amparo de la troyana Iniciativa Mérida, sino de una virtual intervención cupular estadounidense alegremente propiciada por el calderonismo necesitado de puntales.

La maniobra felipista (quejarse de que el vecino se asoma a la intimidad de la casa cuya puerta fue intencionalmente abierta para que entraran los invitados a espiar) forma parte de la guerrilla de baja intensidad, en realidad, de reacomodos, que libra el grupo del exocupante de Los Pinos. La bandera de defensa del poder nacional espiado funciona, a pesar de la evidente contradicción de que sea el entreguista Calderón quien la enarbole, porque la administración de Peña Nieto sigue aferrada a un guión de lamentable sumisión a los poderes que tienen como símbolo la Casa Blanca. Ayer mismo, el gobierno francés citó al embajador de Estados Unidos en París para que conozca la protesta y la exigencia de investigaciones y castigos por el espionaje practicado no a un mandatario en funciones o a un candidato presidencial declarado triunfador, pero sí a millones de franceses por la misma agencia gringa de seguridad nacional. Barack Obama habló ayer por teléfono con Francois Hollande para tratar el asunto. En México, mientras tanto, Los Pinos sigue practicando el inocuo juego de las cartas diplomáticas y las protestas destinadas al baúl de las apariencias.  

Otro ejemplo de esos esfuerzos de reposicionamiento está a cargo de un miembro destacado del elenco del sexenio recién pasado, Javier Lozano, quien fue secretario del Trabajo (Mexicana de Aviación y Luz y Fuerza del Centro, entre sus principales medallas), y ha ganado en primera instancia un juicio por daño moral contra el ahora senador “de izquierda”, Manuel Bartlett, a causa de duros señalamientos de éste contra el primero en el contexto de la campaña senatorial en la que compitieron.

También en busca del lugar que tenía ha reaparecido en escena Fausto Vallejo, el gobernador con licencia de Michoacán a quien han practicado un trasplante hepático que ha resultado tan exitoso que el beneficiario se siente ya en condiciones de regresar al mando de la entidad, que vive en una convulsión permanente y bajo mando real de cárteles del narcotráfico. Vallejo dijo ayer que ya hay fecha acordada para que el interino, Jesús Reyna, se haga a un lado, aunque adelantó que éste seguirá ocupando un cargo en el gabinete. No hubo más precisión, pero luego de la entrevista que en días pasados tuvo Vallejo en la secretaría federal de Gobernación (y por la cual se permitió decir que el propio Enrique Peña Nieto ya sabe de su retorno a la gubernatura), se esparció la versión de que el acuerdo al que se había llegado significaba que el itinerante Reyna regresara a la secretaría general de Gobierno, desde donde seguiría ejerciendo el poder real, dejando a Vallejo lo decorativo y los beneficios presupuestales relacionados con la atención de su salud y que, además, en los próximos comicios el propio Reyna sería el candidato del PRI al relevo del maltrecho gobernador formal.

Astillas: No estuvo a tiempo la investigación ordenada por Los Pinos para establecer responsabilidades no tanto por Manuel e Ingrid en términos meteorológicos, sino por funcionarios, constructores y otros personajes que violando disposiciones urbanísticas propiciaron asentamientos humanos luego arrasados. La posposición de la entrega de resultados de ese trabajo encargado a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu, sucesora de la secretaría de la Reforma Agraria), cuyo titular es el yucateco Jorge Carlos Ramírez Marín, da cuenta de la dificultad que tiene el actual poder federal para fijar con precisión acusatoria los nombres y cargos de importantes funcionarios que entre corrupción y abuso permitieron que se crearan las condiciones para la gran tragedia vivida recientemente… El presidente de la comisión de energéticos del Senado, David Penchyna, ha confirmado que primero irá la “reforma político-electoral” pedida por los panistas y luego la energética. El partido de blanco y azul hará mayoría con el PRI para aprobar la suerte mayor, la del petróleo y anexos, luego que el de tres colores ceda en puntos que hacen creer al PAN que podrá tener mejor suerte en próximos comicios… ¡Hasta mañana!
21 Octubre 2013 04:00:37
Espionaje ‘lucrativo’
La Secretaría de Relaciones Exteriores (es decir, Los Pinos) no está dispuesta a despeinarse ante las nuevas evidencias de que los políticos mexicanos de mayor relevancia en el organigrama federal son clientela favorita de los servicios estadunidenses de espionaje. Ayer apenas atinó la diplomacia mexicana a “reiterar” una postura de rechazo declarativo y decorativo, al saberse por medio de la revista alemana Der Spiegel que la Agencia de Seguridad Nacional del gobierno gringo (NSA, conforme a su escritura en inglés) había mantenido vigilancia durante años en la cuenta de correo electrónico de Felipe Calderón cuando habitaba Los Pinos./

La revelación de esa injerencia gringa en los asuntos mexicanos durante la gestión de un panista que aplicadamente entregó cuanto pudo de la soberanía nacional a las agencias del país vecino se suma a la hecha meses atrás respecto a similar espionaje en comunicaciones del entonces candidato presidencial, Enrique Peña Nieto. Según lo puntualizado por la publicación alemana (con base en documentos aportados por Robert Snowden), en el caso de Calderón se obtuvo importante información relacionada con los asuntos políticos internos pero también con lo económico, al grado de calificarse como “lucrativa” la cosecha obtenida./

Nada hace suponer que esas prácticas hayan sido erradicadas. En realidad, ni siquiera hay una presión gubernamental en ese sentido, sino una pálida simulación que en dado caso ayudaría a los infractores a convencerse de que pueden seguir actuando con absoluta impunidad. La SRE no se ha atrevido más que a cumplir con ciertas reacciones de protocolo, y el jefe formal del aparato estatal, el también espiado EPN, sólo alcanzó a decirle a Barak Obama, en una especie de diálogo de paso, que solicitaba una investigación que, desde luego, el estadunidense ofreció cumplir aunque no dijo para cuándo (la SRE, ayer, mediante nota diplomática reiteró que esa indagación de concluir “a la brevedad”). Gran diferencia respecto a lo sucedido con la presidenta brasileña, Dilma Roussef./

La persistente política de espionaje gringo a los mexicanos que ejercen el poder, haiga sido como haiga sido, tiene especial relevancia en momentos críticos como los que hoy se viven en el país. Desde luego, es altamente dañino para un gobierno nacional que los entretelones de sus manejos de política interior sean conocidos al detalle por la potencia siempre deseosa de influir y controlar al país adjunto, pero esa información “lucrativa” adquiere especial relevancia en términos económicos cuando se está en proceso de formalizar, (si en el congreso finalmente se cumplen las expectativas en ese sentido) la cesión a intereses particulares, y en especial a empresas extranjeras, de importantes segmentos de la operación petrolera mexicana. Dueños de tecnología que opera sistemas informáticos instalados en el corazón del gobierno nacional y demostrados especialistas en interceptar comunicaciones de la élite política local, los interventores estadunidenses cuidan que el sistema político actúe a su favor y que las decisiones económicas sean favorables a sus empresas. Frente a ello, el peñismo apenas se entretiene con declaraciones probadamente ineficaces./

Jesús Ortega Martínez (dirigente del grupo que controla la estructura del PRD, nueva izquierda, y ex presidente de ese partido), ha enviado a esta columna una “opinión frente Astillero” (sic) relacionada con la entrega del pasado viernes.

De entrada, critica las “columnas despersonalizadas” (“con el consabido ‘trascendió’, el ‘se dice en los corrillos’, se ‘rumora’...), pero también las que van firmadas con seudónimos y las que son firmadas con el nombre de su autor, cuando “dañan al periodismo porque lo que escriben no es información verificable sino meras figuraciones y hasta delirios motivados por animadversiones políticas”. Para “ejemplificar” sobre esto, recurre a Astillero, pues “Julio Hernández no hace ni investigación ni análisis político y su escrito es una ejemplar pieza de suposiciones y especulaciones sin ningún sustento”./

“Veamos: Julio afirma que ‘El PRD decidió vender su alma votante a cambio de un cuantioso respaldo presupuestal en la capital del país’. ¡No! Julio. La mayoría de los legisladores del GPPRD en la Cámara de Diputados decidieron votar a favor de la reforma hacendaria por que en ésta se encuentran contemplados algunos de los más importantes puntos programáticos del PRD en materia fiscal (...) y, desde luego (¿por qué te escandaliza?), trabajamos por más recursos, como lo hemos hecho siempre, para la capital del país. Te preguntas: ¿A cambio de qué? ¡De nada que no sea una oportuna, necesaria y eficaz negociación en la Cámara de Diputados y en el Pacto por México, que logró estos puntos y otros verdaderamente importantes para el país!”/

“Y lo que escribes acerca de maquinaciones, negociaciones, condicionamientos para ‘cerrarle el paso a Ebrard, minar la fuerza a López Obrador, candidaturas para los chuchos’, es francamente delirante, fantasioso. Sin embargo, comprendo que toda esta fantasía es producto de una visión, elemental, simplista y reduccionista de la política y que tu logras sintetizar impecablemente con cuatro palabras: ¿A cambio de qué? Entender a la política de esa manera conduce irremediablemente a análisis sosos y equivocados. Hay esquemas mentales que, como si fuesen cicatrices, son difíciles de eliminar. Por ello mismo te puede parecer imposible entender a la política de manera diferente al vulgar toma y daca. Pero sí es posible, y el Pacto por México lo está evidenciando”.

La carta completa de Ortega puede leerse en
http://bit.ly/1fOj39S y, sobre ella, esta columna prefiere abstenerse de comentarios, dejando allí lo que es, una “opinión” de parte interesada que el lector sabrá valorar conforme a lo que históricamente han sido Jesús Ortega y la corriente política que encabeza. No hay necesidad de más./

Y, mientras el gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, sigue ejerciendo el brazo represor, ¡ ¡hasta mañana, con Raymond como nueva amenaza!.
14 Octubre 2013 04:00:57
CNTE escala
A reserva de lo que vayan precisando las asambleas respectivas, son de más contundencia las líneas generales de acción que contemplan los dirigentes de las fuerzas estatales que confluyen en el Monumento a la Revolución. No solamente se insistirá en echar abajo las reformas específicamente relacionadas con lo laboral-educativo, sino en general habrá oposición expresa a las demás modificaciones “estructurales”, destacadamente las referentes a lo energético y lo fiscal. El giro en la lucha de la CNTE pretende llevarla a un nivel más alto, vinculando las demandas gremiales con el aún impreciso movimiento social que están propiciando las políticas peñistas, especialmente las que atacan el bolsillo popular./

Hasta ahora se ha mantenido una política de contención represiva frente a los crecientes actos de oposición que en diversas partes del país realizan profesores y otros grupos sociales, en una forma de encapsulamiento político de la protesta, dejándola fluir, amagándola sin reprimir a fondo pero sin atenderla de verdad, no viéndola ni oyéndola.  Mientras esa protesta social se desborda e incluso proporcionalmente se excede en busca de la atención negada, el Gobierno federal parece estar aplicadamente atento sólo a los disensos cupulares, sobre todo los que provienen de las estructuras de los dos principales partidos de solidaria oposición, PAN y PRD, y a su reflejo en la aritmética legislativa que condicionará los términos de cada una de las reformas pendientes./

Para el partido de blanco y azul lo importante es recuperar base electoral manteniéndose como riguroso defensor de los intereses de las clases medias, peleando en contra de nuevos o mayores impuestos. En el sol azteca la vista está puesta en los eventuales recursos disponibles para desarrollo social, es decir, en la posibilidad de reparto de recursos cuantiosos para las clases populares en las que creen posible reivindicar esas siglas de menguada izquierda. Para Los Pinos, lo verdaderamente importante son esas reformas, en particular la energética./

Aún cuando en el panismo hay un inusual movimiento público en oposición a partes de una reforma, la fiscal (ayer nuevamente hubo salida a las calles, aunque de nuevo fueran sólo las de la delegación Benito Juárez, donde el delegado milita en Acción Nacional; el senador Ernesto Cordero dijo que hay presiones desde el poder para que legisladores de su partido voten a favor de la mencionada miscelánea fiscal) el aparato de la derecha electoral parece decidido a caminar de la mano del peñismo, sea cual fuere el grupo que triunfe en la contienda interna por el control del partido (el maderismo o el calderonismo)./

En el flanco izquierdo la pelea está más generalizada. Ayer, por ejemplo, saltó al escenario Marcelo Ebrard para recordar que sigue considerando la posibilidad de ser presidente del PRD y, luego, candidato presidencial. En este levantar de mano propuso que el sucesor de Jesús Zambrano provenga de una consulta pública y criticó el comportamiento de su partido, utilizando en su discurso el término de “satélite” para describir lo que sucede cuando una organización opositora decide moverse en la órbita del planeta regente, en una referencia de astronomía política con dedicatoria para la estrella central del sistema, el Pacto por México./

Ebrard no tiene posibilidad de salir avante en sus proyectos de futuro mediante arreglos entre corrientes internas (y por ello busca consultas abiertas). Los chuchos se alejaron de él en cuanto tuvieron la mejor asidera que significó el pactismo con Los Pinos, y ahora enfilan como aspirante al relevo a Carlos Navarrete, quien estuvo en la secretaría capitalina del trabajo como en una anunciada sala de espera. Incluso se ha llegado a mencionar la posibilidad de que los estatutos de ese partido sean reformados para que sea viable el arribo de Cuauhtémoc Cárdenas, quien obviamente ha dicho en entrevistas periodísticas que no está buscando ese cargo, aunque de ninguna manera establece un rechazo tajante a la posibilidad./

Con mínimos recursos económicos y con tropiezos superables en un par de entidades, la construcción del partido Morena sigue adelante. La mayoría de las asambleas estatales constitutivas ha rebasado notablemente el mínimo necesario para esos fines. Frente a esa imparable edificación de una nueva opción de izquierda, el PRD y sus figuras deberán actuar con especial cuidado. ¿Será Navarrete el líder adecuado para encabezar la preservación del PRD ante eventuales migraciones a Morena? ¿El reto requiere un personaje de la talla de Cárdenas? ¿Ebrard sería la pieza para remozar un tanto al PRD y empujar hacia alianzas finales con Morena?
Astillas: Felipe Calderón será galardonado el próximo 18 de noviembre por parte del Instituto de las Américas, en una ceremonia conmemorativa de los 30 años de existencia de ese centro sin ánimo de lucro, cuyas oficinas están en el campus San Diego de la Universidad de California. La entrega del premio al Liderazgo de las Américas fue decidida en función de las políticas del mexicano frente a la crisis económica, el cambio climático y la violencia relacionada con el narcotráfico. No se ha dado a conocer el lugar y la hora donde se realizará esa ceremonia (
http://bit.ly/1gcHlM5 ). Pero ya están a la venta los boletos para la cena de honor. La mesa más cara cuesta cuatro mil dólares por ocho personas y esos patrocinadores podrán colocar su nombre o el de su empresa en los programas del acto, quedarán instalados en las cercanías del escenario y podrán asistir a la recepción privada que se ofrecerá a quien vivió seis años en Los Pinos. “Será una oportunidad para tomarse una foto con Calderón”, recomiendan los promotores. Los boletos generales cuestan 300 dólares por persona, con derecho a la cena y a la recepción pública (http://bit.ly/1aBBaKd). El presidente del Instituto de las Américas es Charles Shapiro, un diplomático que fue embajador de Estados Unidos en Venezuela durante 2002 y al que se ha acusado de haber sido promotor y cómplice del golpe de ese año contra el presidente Hugo Chávez… ¡Hasta mañana!
11 Octubre 2013 04:00:04
Remache a Gordillo
Siete meses y medio después de su primera acción judicial contra Elba Esther Gordillo (el pasado 27 de febrero), la administración Peña ha enderezado una nueva acusación contra la ex lideresa del SNTE. No hay ningún acto jurídicamente inaceptable en esa súbita añadidura de cargos (defraudación fiscal), pues la fiscalía tiene la facultad de promover procesos conforme su particular visión circunstancial, aunque llama la atención que esta nueva acometida se produce justamente cuando el aparato federal de justicia ha aprobado recursos de amparo en favor de la antes poderosa chiapaneca, atribuidos esos fallos a una contundente ineficacia de la procuraduría federal que encabeza el presuntamente puntilloso Jesús Murillo Karam./

Más allá de que resulten procedentes los nuevos señalamientos ilícitos, queda la impresión de que el equipo peñista trata de impedir que Gordillo traspase las puertas de la sección médica penitenciaria desde donde ve transcurrir el proceso judicial que en su contra inició el actual Gobierno federal con inequívoco móvil político, específicamente el de mostrar contundencia de los recién llegados a Los Pinos y dar viabilidad al proyecto reformista hoy tan entrampado./

El primer golpe de fuerza del peñismo (admirativamente destacado en su momento por muchos medios de comunicación) no reportó los dividendos políticos esperados por los estrategas oficiales. Es cierto que no hubo una reacción enérgica de parte del gordillismo dominante de la estructura sindical, y que el manotazo contra Elba Esther fue digerido sin mayores complicaciones en la mafia directiva que pronto se acomodó a la designación del jalisciense Juan Díaz de la Torre como sucesor bajo amenaza de correr la misma suerte de su anterior jefa en caso de cualquier intento de insubordinación. Pero ese aparato sindical fue reducido a una condición vergonzosamente inoperante, obligada al silencio y la inmovilidad mientras el peñismo avanzaba en la imposición de su “reforma
educativa”./

En esa recomposición de tablero irrumpió la coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, un instrumento de lucha alejado de las maniobras e intereses del gordillismo, que tenía presencia en ciertas secciones del país y actuaba cíclicamente en función de demandas circunscritas al gremio. El abatimiento del sindicalismo oficialista y la falta de sensibilidad política del nuevo equipo de gobierno federal crearon entonces las condiciones que la CNTE aprovechó para tomar legítimamente la bandera de la oposición a la “reforma educativa”, con una capacidad de presión que rebasó a los gobiernos federal y de la capital del país y que acabó convirtiendo a esa organización, marginal hasta hace muy poco, en interlocutora formal para efectos del profesorado y en punto de convergencia de otras luchas políticas y sociales./

Desplazada del poder y encarcelada, la eficaz controladora del magisterio durante décadas ya nada puede hacer para ayudar a restituir el antiguo régimen de equilibrios (presiones y concesiones, servicios al poder y chantajes a éste) que permitió la larga paz condicionada de la mayoría del profesorado mexicano.

Los nuevos operadores no son maestros normalistas sino altos funcionarios del peñismo: Miguel Ángel Osorio Chong y especialmente el subsecretario dorado de Gobernación, Luis Miranda, en abierto desplazamiento del secretario de educación, Emilio Chuayffet, relegado a la condición de lector de discursos solemnemente superfluos./

Pero ese peñismo tampoco puede regalarse el lujo de parecer redondamente torpe a la hora de consignar a la profesora Gordillo, así que ha decidido sacar nuevas cartas acusatorias para evitarse el ridículo de ver en libertad a la adversaria.

No son lances justicieros sino conveniencias políticas: A Elba Esther se le podría consignar con altas posibilidades de triunfo a partir de las múltiples conductas ilícitas que cometió en complicidad con los poderes, priístas y panistas, pero en esta ocasión se le procesa solamente por algunos de los excesos que cometió en materia de dinero./

En otro tema: Miguel Ángel Mancera anunció ayer una notable corrección de la más reciente de sus pifias ruidosas. El centro de acopio de bienes para damnificados será “compactado” y habrá espacio para que en ese zócalo se instale la feria del libro que arbitrariamente había sido pospuesta un día antes. Así como las prisas de última hora fueron visibles en la conferencia de prensa en la que los organizadores de la feria se enteraron de la amarga noticia un minuto antes de que se hiciera pública, ahora el jefe del gobierno de la Ciudad de México mencionó que este fin de semana se trabajará para montar a toda velocidad lo que 24 horas atrás había transferido a una nebulosa fecha sujeta a que se produjeran ciertas “condiciones” que, por lo visto, ayer recibieron un visto bueno de parte de la dominante autoridad federal./

La reposición de esa importante feria conlleva una reapertura del espacio público por excelencia que es la Plaza de la Constitución. Según anunció Mancera, se retirarán las vallas de contención y probablemente lo mismo suceda con los elementos de la Policía Federal que mantienen bajo virtual secuestro el mencionado Zócalo. De esa manera debería ser posible que grupos en protesta, como la CNTE, pudieran acercarse al lugar y eventualmente instalarse aunque fuera de manera representativa en alguna parte de esa plancha. Ya se verá si la liberación del Zócalo es verdadera o solamente significa una treta más de ocupación de la plaza con subsecuentes fines nobles./

Y, mientras el ex gobernador panista de San Luis Potosí, Marcelo de los Santos (luego nombrado voraz director de la Casa de Moneda por Felipe Calderón), en primera instancia ha sido inhabilitado por veinte años para ocupar un cargo público, y multado con casi 8 mil millones de pesos por la Contraloría General del Estado, como consecuencia de desvío de recursos públicos, específicamente de un préstamo por 1,500 mdp al final de su sexenio , ¡feliz fin de semana!.
10 Octubre 2013 04:00:10
Cuando haya condiciones
El ejercicio de libertades públicas en la Plaza de la Constitución de la capital del país, no está sujeta a la letra puntual de la ley sino a las valoraciones discrecionales que los gobernantes en turno hagan de tales derechos. Tal es el mensaje implícito dado a conocer de manera forzada por el jefe del gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, al responder a periodistas sobre las razones, o la falta de ellas, que han llevado a posponer la importante feria del libro que anualmente se realiza en el máximo zócalo del país. A pesar de su formación como jurista, el ex procurador de justicia de la Ciudad de México solamente atinó a valerse de un delator criterio subjetivo: Pronto se volverá a programar ese encuentro editorial, “cuando haya condiciones”./

Tales “condiciones” parecen impuestas por la administración federal a la capitalina que cada vez se pliega más a las indicaciones de aquella. Lo que se busca, específicamente, es que el corazón simbólico del país no sea ocupado por manifestaciones de protesta política y social. Aún cuando el ejercitante formal del poder federal no despacha en Palacio Nacional, sino en el área cómodamente aislada y protegida de Los Pinos (como lo han hecho varios de sus antecesores), la retención del Zócalo se ha convertido en una obsesión autoritaria, en una especie de expropiación ejemplarizante./

Para “recuperar” esa plaza, y que el máximo nivel del organigrama federal pudiese dar un rápido Grito de Independencia, se invirtieron recursos y atención gubernamentales que en lugar de esas andanzas belicosas contra profesores debieron haberse volcado en la atención inmediata de la tragedia lluviosa que ya a esas horas había llegado a varias regiones del país. El uso de fuerzas policiacas y militares para desalojar a ciudadanos en protesta fue violatorio de derechos y libertades, aunque buena parte de la ciudadanía prefirió atenuar la gravedad de los hechos al asumir que eran necesarios para dar paso a celebraciones históricas./

Cumplidas las celebraciones patrias sin protestas en la plancha central capitalina, el gobierno de Miguel Ángel Mancera habilitó una nueva excusa para seguir sustrayendo ese espacio simbólico a la dinámica de los conflictos. El noble propósito de recibir la ayuda popular para los damnificados por los fenómenos meteorológicos sirvió para cerrar el paso a la anunciada pretensión magisterial de reinstalarse en campamentos e incluso para impedir que el principal opositor masivo a la reforma energética pudiese llegar en morena marcha a la plaza muchas otras veces conquistada (en cambio, Televisa, para dar muestra de los nuevos vientos, transmitía desde allí programas de variedades en los que convocaba a ayudar a los golpeados por las
inundaciones)./

Tales maniobras de manipulación política por decisión de las autoridades quedaron en evidencia contundente en el caso de la mencionada feria del libro. A última hora, antes de que iniciara una conferencia de prensa, los organizadores de esa actividad cultural fueron notificados de que el detallado trabajo de organización de esa feria era botado al cesto de las conveniencias políticas, “moviéndolo” para una fecha indefinida, como si la concurrencia de editoriales y lectores fuese un objeto susceptible de mudanzas fáciles. El gobierno capitalino actuó en este punto como una simple oficina ejecutora de órdenes superiores, a la que de pronto se le avisa que debe hacer o dejar de hacer determinadas cosas. Pareciera evidente que Mancera se ajustaba a fulgurantes indicaciones de una instancia política superior, pues de otra manera es de suponerse que la posposición se habría anunciado con anticipación y sin formas políticamente traumáticas./

El desaseo mostrado en este episodio reavivó la consideración de que el Zócalo capitalino es un espacio público al que los ciudadanos tienen derecho a llegar a menos que se declare un estado de sitio. Deseoso de que los profesores en protesta no se vuelvan a instalar allí, el Gobierno federal lo mantiene bajo control militar, con la complicidad ejecutiva de la administración de la Ciudad de México. En demanda de que ese espacio vuelva a la normalidad constitucional, escritores y ciudadanos en general han hecho eco a una propuesta de Fabrizio Mejía para que este viernes a las 12 horas, en la esquina de 16 de Septiembre con el Zócalo, se realice con libros un cerco simbólico al espacio secuestrado por políticos iletrados. Tal vez así, con participación ciudadana y activismo cultural, vuelvan a esa plaza central las “condiciones” para que se restituyan allí cuando menos algunas libertades./

En otro tema: Miguel Ángel Osorio Chong estuvo ayer ante comisiones de la cámara de diputados, en el contexto de la glosa de algo políticamente perdido en el espacio que alguna vez, al iniciar septiembre, fue conocido como “Primer informe presidencial”. El secretario de Gobernación ha mostrado hasta ahora una capacidad de supervivencia, en medio del concierto de pifias del equipo al que pertenece, que contrasta con lo que sucede con Luis Videgaray, quien al arranque del sexenio parecía un personaje arrolladoramente por encima del ex gobernador hidalguense. El discurso de Osorio ayer en San Lázaro, previsible, descansó en la negociación y la concertación, a pesar del clima políticamente exaltado que se vive en el país/.

El virtual virrey Videgaray (Virreygaray, en síntesis), debió batirse en retirada ayer mismo ante los arreglos hechos en San Lázaro a la miscelánea fiscal que envío a título de “reforma hacendaria” para aprobación legislativa. Dijo estar de acuerdo con el destazamiento de sus propuestas originales, mientras los empresarios pujaban para echar abajo más líneas clave del proyecto original y en tanto los partidos peleaban por adjudicarse méritos de algunas de esas modificaciones, (César Camacho apareció para tratar de posicionar a su partido en el espectro de las fuerzas que influyeron para recular en materia de impuestos a las clases medias)./

Y, mientras Rosario Robles defendía ayer la cruzada electoral contra el hambre, ¡hasta mañana!
09 Octubre 2013 04:00:58
Cesión al PAN
Enrique Peña Nieto cedió al panismo un triunfo en materia de impuestos a las clases medias, con lo cual las agradecidas bancadas de blanco y azul quedan en agradecida predisposición plena para aprobar la reforma que realmente importa a Los Pinos, la energética.

El anuncio hecho ayer por Manlio Fabio Beltrones, en el sentido de que se “corregirá” la iniciativa peñista en cuanto a cobro de impuestos en colegiaturas, renta de viviendas e intereses hipotecarios, tiene como referente el súbito activismo de Gustavo Madero, focalizado en una de las delegaciones del Distrito Federal (la Benito Juárez), magnificado en términos mediáticos (en algunos diarios y noticieros tuvo más relevancia la movilización casi en solitario del chihuahuense que la movilización dominical de miles con López Obrador) y supuestamente preparatorio de una escalada de movilizaciones de cuadros panistas en todo el país.

El sonorense que coordina San Lázaro dejó constancia de que están en cartera otros ajustes respecto a temas que han causado controversia. Ya se verá si entre ellos están los que han hecho pasar a la ofensiva al sector empresarial, largamente acostumbrado a una condición de intocable en rubros como la consolidación fiscal (vía para la elusión de pagos mediante el acomodo de ganancias de ciertas firmas en las pérdidas de otras, para empatar cifras y pagar minucias a la hacienda pública) y el pago de impuestos en ganancias por operaciones como las bursátiles. No se veía tal desasosiego en las cúpulas del gran capital desde muchos años atrás (hay quienes creen que la efervescencia podría semejar a la que sostuvo ese mismo sector privado frente a José López Portillo), a tal grado que algunos representantes de grandes empresarios entraron en tratos directos con altos funcionarios gubernamentales para plantear sus objeciones y llegar a ciertos acuerdos.

Una mención especial merecen las principales embotelladoras, con Coca ola en el liderazgo natural, consiguiendo firmas y apoyo contra la pretensión de imponerles otra carga fiscal a bebidas que forman parte de la más básica de las canastas energéticas en el país. Tan falsa y endeble es la representación popular partidista en México, que una firma como Coca Cola tiene más capacidad de provocar, organizar y conducir una protesta, así sea efímera y acotada, en todo el país: Gaseoso, pero a fin de cuentas un poder embotellado. Tanto que ayer mismo la comisión de economía de San Lázaro se pronunció en contra de ese impuesto especial de un peso por litro de refresco, cediendo al chantaje tradicional de que una medida así afectaría a la cadena productiva en general y provocaría desempleos y pérdidas. En realidad, una de las novedades en esta coyuntura es la reaparición sin tapujos de la fuerza empresarial en general (no sólo la de las bebidas azucaradas) para sentarse a negociar con el priísmo gobernante. Nada de partidos, legisladores, partidos o pactos: El poder empresarial en pleno y en directo.

Pero aparte de fortalecer en específico a Madero en su pretensión de conseguir un periodo más como dirigente, y en general al panismo que así podrá hablar ante sus bases clasemedieras de haber triunfado en defensa de sus intereses, el giro de ayer ayuda a Enrique Peña Nieto a mostrarse receptivo ante las exigencias de cierta oposición (la que en el fondo le es aliada) y sensible ante la oleada general de descontento que se estaba generando. Algunos estrategas del Gobierno federal justifican los pasos atrás en función de la falta de respaldo real de la izquierda electoral en sus diversas expresiones, PRD y Morena, especialmente (a AMLO le hicieron llegar un guiño en busca de apoyo a lo fiscal). Si Los Pinos no tenía el apoyo de esa izquierda para sostener y empujar una miscelánea fiscal que lesionaba a las clases medias y los empresarios, explicable sería que volviera a los brazos de la derecha, argumentan. Por lo pronto, con los acuerdos pactados ayer en la cámara de diputados por representantes de los tres principales partidos, el PAN se fortalece pero, sobre todo, queda comprometido a apoyar en reciprocidad al PRI a la hora de votar la reforma energética. Dando y dando.

El movimiento magisterial de oposición a la reforma laboral y administrativa, llamada “educativa”, sigue adelante. La “locomotora oaxaqueña”, como bien le ha llamado Luis Hernández Navarro en La Jornada (
http://bit.ly/1e76OSG ), alista el regreso a clases la semana próxima, pero en un contexto de continuidad regional de las protestas, en un repliegue táctico, mientras en la capital del país llegan contingentes de otras entidades para realizar acciones como la liberación de cobro en casetas de peaje de carreteras federales.

Con el Monumento a la Revolución como punto de mayor resonancia, el movimiento se desarrolla en entidades como Chiapas, donde ayer hubo tomas de edificios de presidencias municipales. Según el reporte de los propios partícipes, fueron acciones tripartitas, con profesores de la CNTE, padres de familia y estudiantes. En otros estados hubo manifestaciones contra las protestas magisteriales y en demanda de que ya haya clases.

Astillas: En Michoacán se vive un peculiar forcejeo por el poder. El gobernador electo, Fausto Vallejo, desea regresar al cargo que dejó a causa de una enfermedad grave de la que asegura ya haberse recuperado, mientras el sustituto, quien era su secretario de Gobierno, Jesús Reyna, desatiende las expresiones hasta ahora sólo verbales de su anterior jefe. Bastaría con que Vallejo presentara por escrito su solicitud de retorno a la gubernatura para que por sí mismo ese requerimiento resultara procedente, pero en la Ciudad de México se estima que un nuevo cambio en el timón de la accidentada entidad solamente agregaría confusión e incluso retroceso… Y, mientras la Policía Federal anuncia que ha detenido una banda de 18 secuestradores, de los cuales 13 eran miembros en activo de esa misma corporación, ¡hasta mañana, con los paisanos presionando en Washington en busca de la reforma migratoria tan anunciada y prometida como ahora descafeinada y relegada!
08 Octubre 2013 04:00:37
EPN, el desgaste
Tan complementarias eran las dos opciones centrales propuestas el domingo pasado por López Obrador a sus seguidores que oficialmente se informó que el 84.2 de quienes votaron para definir el rumbo de la resistencia civil lo hicieron por la “opción” 3, que consistía en reunificar el plan artificialmente partido en dos (más interesante habría sido la elección si, por ejemplo, se hubiera incluido el tema del paro nacional que, aún cuando parece poco viable en estos momentos, ha sido propuesto en coro como línea de acción en anterior reunión con AMLO).

 Según las cuentas propias de Morena, 43,140 personas cruzaron boletas y las depositaron en urnas, así que ha de entenderse que en torno a ese número es la estimación oficial del partido en creación respecto a la asistencia al acto.
A sabiendas de que es necesaria una mayor participación popular en las acciones de resistencia civil a las que ya se ha comprometido a encabezar, justamente como mandato de esa consulta a partir de tres opciones que eran una, López Obrador va fijando las líneas de su discurso de combate (al tiempo que continúa con su itinerario asambleístico moreno). Aún cuando era obvio que Peña Nieto no podría ni debería hacer un exhorto injerencista al Congreso federal, le ha etiquetado como reacio a cumplir con el ejercicio de preguntar a la gente sobre una medida de tal trascendencia como es la reforma energética. Luego le ha emplazado a aceptar o negar que ha hecho un pacto con empresas extranjeras relacionadas con el petróleo y, dado que tampoco es viable que el ocupante de Los Pinos responda directamente a una acusación de la que no hay pruebas (aunque sí indicios), ya ha quedado bajo la clasificación tuitera de #EPNTraidoralaPatria.

En el flanco gubernamental no se viven momentos triunfales. La propuesta fiscal está siendo bombardeada hasta por anteriores aliados como los panistas y los organismos empresariales. Destacados representantes del partido de blanco y azul han llegado a plantear que la obra cumbre del Virreygaray debe ser retirada del escenario legislativo y que, ante la emergencia, el año fiscal venidero debería regirse por las reglas del actual. El PAN se mueve en función de los afanes de Gustavo Madero en busca de un nuevo periodo como dirigente y de un desesperado intento del partido recién desplazado del poder federal por reposicionarse electoralmente.

Pero Peña Nieto reconoce que sus propuestas de reforma están generando “un desgaste” ante lo cual saca el pecho para reiterar que está decidido a pagar “los costos”. Incluso sostiene un guiño en busca de acercamiento y entendimiento con sus opositores, el panismo en lo fiscal y el lopezobradorismo en lo energético: “Estamos encontrando, como es natural e inevitable ante cualquier cambio, resistencia de algunos sectores, pero entendemos bien que en este clima plural democrático, de acuerdo y de búsqueda de coincidencias será posible”. Esa búsqueda, por ejemplo, ha llevado a personeros del Gobierno federal a plantear a la cúpula de Morena la tesis de que esta agrupación debería apoyar la propuesta fiscal en tanto recoge y defiende varias medidas “de izquierda”. La respuesta en las alturas unipersonales ha sido negativa: No son suficientes esas medidas si no se acompañan de una verdadera lucha contra la corrupción y un plan de austeridad a fondo en el aparato federal.

En el jaleo ha aparecido Marcelo Ebrard, a quien la política real devolvió a un papel secundario luego que en un arranque de presunta audacia política pretendió meses atrás tomar delantera como temprano opositor al anuncio peñista en Londres de sus compromisos de apertura de lo energético a capitales extranjeros. Poco dado a la estridencia verbal, el ex jefe de Gobierno consideró necesario advertir con claridad lo que cree venir con la mencionada reforma energética: “Estamos al borde del precipicio, no exagero”, si esa reforma se aprueba “es irreversible, nos va a costar mucho trabajo revertir una medida de esta naturaleza”.

Por su parte, el actual gobernante de la capital, Miguel Ángel Mancera, suma puntos en contra. En sintonía con la opción preferencial por la barbarie que practica el gobierno federal (al pretender un grave recorte presupuestal a las actividades culturales), ahora ha anunciado la posposición de la feria del libro que habría de realizarse en la Plaza de la Constitución, tácticamente arrebatada a cualquier expresión política o social que parezca disonante para los poderes aliados.

Botados militarmente de allí los profesores, cancelado para actos cívicos como las marchas de López Obrador y convertido en centro de acopio como noble coartada, el zócalo de la Ciudad de México es también una colección de desatinos políticos del difuso Mancera, enredado en sus más recientes zigzagueos de poder: A ojos de cierta franja de capitalinos ha caído en popularidad, pues no supo actuar con firmeza ante los irritantes bloqueos viales cometidos por profesores de la CNTE, y a ojos de otro segmento, el de la izquierda que se supone es su base electoral definitoria, se le repele por practicar una política de cetrería, consistente en amaestrar y utilizar halcones para cazar disidentes violentos (aunque la mayoría sigue libre) y aprehender y amagar a ciudadanos sin participación de ese corte, para ejemplo y advertencia de otros (agentes de civil deteniendo y golpeando, policías usando toletes, cascos y gases para agredir, a pesar de tener expresa orden en contrario ese 2 de octubre: Una especie de insubordinación sabida y consentida a partir del suceso magnificado del policía que habría entrado en coma. Eso sí, ahora el “jefe” Mancera advierte castigos a policías desatados). Y, mientras en Facebook ha sido abierta una página denominada Denuncia a UN anarquista “creada, para denunciar públicamente a todo aquel que ha participado en actos violentos, en las manifestaciones en la Ciudad de México para que sean detenidos y encarcelados por sus actos vandálicos y de violencia”, ¡hasta mañana!
07 Octubre 2013 04:00:54
A la medida
López Obrador planteó una resistencia civil a la medida de las posibilidades. Propuestas recicladas y énfasis en el pacifismo frente a la aplanadora multifactorial que a partir de ayer bien podría dar por fatigosamente allanado el camino rumbo a la aprobación de la reforma energética (fatiga para los poderes por cuanto habrá batallas, pero nada que parezca suficiente para frenar lo sustancial del reformismo peñista ya aritmética, mediática y políticamente viable)./

Pocas novedades a pesar de la apariencia de movimiento. Peña Nieto hizo saber a última hora lo que era obligado que respondiera: Lino Erwin, su secretario particular, precisó que no corresponde al ocupante de Los Pinos inducir o presionar a las cámaras legislativas para que actúen en determinado sentido (reconocer lo contrario habría sido un suicidio político impensable). El Zócalo siguió siendo inalcanzable (por el momento, pero ya se plantea la retoma, para el tácticamente tan lejano 27 del presente), así que la marcha lopezobradorista se detuvo en una esquina de Paseo de la Reforma. El discurso central reiteró las grandes líneas clásicas (aunque fue notable la puntualización de que el movimiento Morena-AMLO sigue siendo una vía para el cambio verdadero) y las propuestas de acción más notables fueron tomadas del arcón de luchas anteriores. Una variación fue a la hora de votar lo que técnicamente sería discutible si es “desobediencia civil” (violación voluntaria y específica de un mandato legal) o “resistencia civil pacífica”: La propuesta general fue dividida en dos “opciones” (no excluyentes ni antagónicas, sino complementarias) y se agregó una tercera alternativa que significaría conjuntar las dos primeras. Tampoco hubo mano alzada sino votación en urnas cuyo resultado se daría a conocer anoche mismo u hoy./

El posicionamiento de Morena-AMLO abre el camino a una reactivación motivada de sus bases en un contexto de dispersión real de los factores cupulares presuntamente opositores al reformismo peñista: Cuauhtémoc Cárdenas y el PRD controlado por Nueva Izquierda van por otro camino (con la posibilidad de que el michoacano “acepte” ser de nuevo el dirigente del partido que fundó) y Marcelo Ebrard se mueve entre aguas condicionadas también por su propósito de ser dirigente del sol azteca./

Y sea porque no existen o porque no se les ha promovido adecuadamente, pero lo cierto es que no se perciben condiciones sociales precisas para desarrollar una estrategia de endurecimiento opositor. A pesar de las evidencias de lo dañino que resultarían a la hora de su aplicación las medidas por las que pugnan el peñismo y sus aliados, y de la firme posibilidad de que a partir de ese rediseño global se consolide un régimen autoritario y rapaz, muchos ciudadanos parecerían más deseosos de preservar su personal interés inmediato que de participar a fondo y comprometidamente en acciones cívicas de autodefensa./

Los ánimos confrontacionales están, además, repartidos. El Partido Acción Nacional ha creído conveniente tomar cierta distancia del peñismo con el que compartió tantas aventuras pactadas a lo largo de la presente administración federal. La mira ha sido puesta no en lo energético, tema en el que están dispuestos a votar con el PRI y sacarlo numéricamente adelante, sino en los impuestos a la clase media, específicamente en el rubro de las colegiaturas (punto virtualmente ya desinflado) y en el de las operaciones inmobiliarias./

Gustavo Madero se acomodó escenográficamente a los nuevos tiempos y salió junto con otros personajes de la élite panista a volantear y a dialogar con ciudadanos (en un parque de la propicia delegación Benito Juárez del DF). En las cámaras, según han adelantado, votarán (“unidos como una roca”, es decir, en acuerdo pleno con la fracción calderonista que representa Ernesto Cordero) en contra de la miscelánea fiscal propuesta por Virreygaray y Peña Nieto e incluso demandan que ésta sea retirada y se construya una nueva propuesta. Un primer reproche a la nueva postura blanquiazul surgió no del flanco de tres colores sino de un riguroso defensor del peñismo, el ex presidente Vicente Fox./

Conflicto interno también se vivía entre los grupos regionales e ideológicos de la sección 22 del SNTE, la vertiente política y cuantitativamente sustancial del movimiento de la CNTE y de su expresión sostenida durante largas semanas en el Distrito Federal. Una consulta por escrito establecía claramente el mandato de retirar la presencia masiva en la capital del país y dejar una representación negociadora (ya un anterior ejercicio similar había dejado como triunfadora, por un pequeño margen, a la corriente que defendía la continuidad en el DF, de tal manera que no fue sorpresiva la subsecuente decisión, casi cantada, del regreso mayoritario)./

Sin embargo, una asamblea debería conocer los términos de esa encuesta interna y, sobre todo, precisar los términos en que actuaría la comisión representativa. La corriente que hubiera preferido mantener la presencia masiva en la capital ha mantenido una apenas disimulada lucha contra el dirigente formal de la sección 22 y su grupo cercano, acusándolos de negociar con el Gobierno federal en términos desventajosos para el movimiento. Pero el desgaste físico de los profesores, la presión en Oaxaca para la vuelta a clases, el agotamiento contraproducente de las tácticas de presión (los bloqueos y los enfrentamientos físicos) y una agenda de compromisos lograda en Gobernación, hicieron necesario el repliegue a casa y la designación de representantes en la capital./

Y, mientras el diario jalisciense El informador ha publicado (semanas atrás) el artículo “Algunas diferencias entre pobres y ricos” (
http://bit.ly/16s4Fzg ) en el que un promovido pensador católico, comentarista en varios medios, entre ellos la clerical Visión María, y doctor por la Pontificia Universidad Gregoriana comenta (entre otras cosas) que “los ricos tienden a ser gente bonita, linda, bien parecida y atractiva. Y en cambio los pobres parecen recibir pocas bondades. Llegando a rayar en la fealdad”, ¡hasta mañana!
04 Octubre 2013 04:00:50
‘Anarquismo’ de sexenio
De inmediato fue puesto en escena el subsecuente episodio del montaje titulado “Los espontáneos anarquistas y las protestas tan nefastas”. Aún no se recogían por completo los restos en el campo de batalla ni se precisaban las presuntas responsabilidades políticas y judiciales del caso cuando PAN y PRI ya estaban plantados con sus propuestas de “regular” marchas y manifestaciones públicas (¿incluirán las de corte religioso, en especial las peregrinaciones organizadas por la iglesia católica, acaso las guadalupanas?), en un evidente acompasamiento bipartidista deseoso de facilitar un mayor castigo a las expresiones destempladas (o no) de protesta masiva. Así, en esa continuidad de la programación de temporada (con la marquesina principal anunciando la obra cumbre: Las reformas que yo soñé, adjudicada al compilador mexiquense E.P. Nieto)  se dio el primer enfrentamiento en el senado, entre el bando granadero cuatricolor (verde, blanco y azul, y rojo) y la resistencia infiltrada, a cargo del PRD, principalmente./

Contundente cual cachiporra ha sido el proceso de instalación de una presunta irritación ciudadana extrema que propiciaría la toma de medidas proporcionalmente fuertes contra la plaga violenta de las protestas.

Concordancias mediáticas sin posibilidad de disimulo, que centran los incidentes del dos de octubre en las condenables agresiones a los cuerpos policiacos pero dejan de lado la escalada reductiva de derechos y libertades, en especial el uso de policías de civil para detenciones y golpizas, y la permisividad más que significativa de las autoridades capitalina y federal respecto a los grupos impunes de presuntos anarquistas que desde el inaugural uno de diciembre del año pasado se han convertido en instrumento de provocación y distorsión en marchas de protesta y han acabado sirviendo a los propósitos del peñismo regente y sus satélites aliados como el jefe del gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera./

La estampa de la violencia bajo etiqueta de anarquismo hizo su aparición rotunda el día en que tomó el poder Enrique Peña Nieto. En muchas ocasiones anteriores se habían conocido sus métodos de acción directa (por ejemplo, los aniversarios del dos de octubre, pasados rutinariamente por el historial de los grupos vandálicos agresores y los policías resistiendo hasta el extremo), pero nunca habían ocupado un papel tan relevante en la definición de procesos políticos como ha venido sucediendo a partir de que Manuel Mondragón y Kalb usó a las policías capitalina (de la que acababa de dejar el mando formal) y federal (a la que había pasado a dirigir) para enfrentar la explosiva protesta contra Peña Nieto en San Lázaro y, luego, en un Centro Histórico donde se desató una violencia (tan gráficamente predispuesta para la condena mediática de arranque de sexenio) que marcó el fin del movimiento del #YoSoy132, al adjuntar intencionalmente la imagen de la violencia irracional e impune de esos “anarquistas” a la del levantamiento juvenil que había impugnado a Peña Nieto y su matriz, Televisa, con especial enjundia y con una amplitud geográfica destacable./

Las acusaciones de que la violencia en actos públicos de protesta ha sido sembrada desde ámbitos de poder tiene pleno sustento y no se queda en especulaciones o interpretaciones. Diversas tomas fotográficas y de video han dado cuenta de la presencia de grupos de personas vestidas de civil que realizaron detenciones y golpearon a manifestantes al mejor estilo de los Halcones históricos, además de testimonios de golpes e incluso tortura a detenidos. También se tienen constancias del transporte, incluso en camiones pintados de color verde olivo, de hombres con apariencia militar o policiaca./

En el programado retroceso político que se vive desde el uno de diciembre del año pasado y que tuvo una expresión más este dos de octubre tiene una responsabilidad política e histórica el actual jefe del gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, llegado al cargo por la vía del PRD (como consecuencia de los arreglos de cúpula derivados de la definición de la candidatura presidencial), apoyado por segmentos del panismo capitalino y ahora abiertamente emparentado con el priísmo peñista. Comprometido con la administración federal en el esquema de los cambalaches al estilo Pacto por México (esperando un apoyo presupuestal que le están regateando, y la reforma política que sería su principal “legado”), Mancera está transformando negativamente el rostro progresista del Distrito Federal, recortando avances cívicos y permitiendo confusiones y división entre el electorado de izquierda que así estará en condiciones de perder supremacía en las elecciones intermedias venideras y, sobre todo, a la hora del relevo en la jefatura de gobierno que el peñismo desea como joya de su corona restaurada./

En tanto, el PAN se alista para dar a conocer este domingo su plan de oposición a los rubros fiscales peñistas que lesionan a las clases medias (colegiaturas, pero, sobre todo, el IVA inmobiliario), justo el día en que López Obrador definirá el plan de resistencia civil pacífica contra la reforma energética y la subida de impuestos. El tripartidismo pactista, por su parte, avanza en la concertación de una reforma electoral a conveniencia de esas élites.

Y, mientras hoy, a las once horas, el jurista y político Jaime Cárdenas Gracia y el autor de la presente columna parlanchina (el término no ha de aplicarse solamente a lo hablado, sino también a lo destapado: RAE: “Que habla mucho y sin oportunidad, o que dice lo que debía callar”) abordan el tema de La crisis de la restauración del PRI, en el auditorio Ho Chi Minh de la Facultad de Economía de la UNAM, ¡feliz fin de semana (pueden acompañarlo con la lectura de La primavera del mal, una novela del chilango F.G. Haghenbeck con profundo sustento histórico, sobre el negocio gubernamentalmente tolerado del narcotráfico en México, de 1930 a 1950, con el asomo de personajes reales, como Manuel Ávila Camacho y Miguel Alemán Valdés, y entrañables figuras de ficción, como Carmela del Toro)!
03 Octubre 2013 04:00:24
El mes de las reformas
Violencia desbordada al inicio del mes de las reformas. Una especie de advertencia sin capucha ante las otras protestas por venir. Mezcla de proporciones imprecisas: infiltrados y provocadores forzando la confrontación con los cuerpos de seguridad pública, jóvenes genuinamente hartos y desesperados que se suman a la violencia de desahogo, manifestantes pacíficos y experimentados que quedan en medio de la trifulca, una marcha histórica y simbólica que es desviada de su propósito original tanto por el secuestro del zócalo capitalino (y la sordera del sistema ante la creciente protesta) como por el nuevo grado de confrontación pública aparecido ayer.

Los choques en el centro capitalino dan inmediato parque a favor de la mano dura en el conjunto mayoritario de medios de comunicación proclives al dictado oficial. El ambiente ha sido envenenado contra la disidencia y la movilización, y los sucesos de este dos de octubre son inmediatamente convertidos en una presunta confirmación extrema de que las autoridades deben ya aplicar toda su capacidad represiva en el control de estos procesos aparentemente espontáneos. La exacerbación de ánimos llega a un punto culminante justamente en el tramo de calendario que corresponderá a la aprobación pactada de las reformas peñistas en materia electoral, energética y fiscal.

Los causantes de las confrontaciones son genéricamente identificados como anarquistas y forman un ente impreciso, con características globales y sin liderazgos plenamente identificados. A juicio de muchos de los participantes en manifestaciones públicas, en esas filas de embozados y encapuchados suele encajar el sistema a sus piezas de información y manipulación. A pesar de que el 1 de diciembre del año pasado, el día de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto, ya tuvieron una aparición notable, hasta ahora siguen siendo una especie de enigma tolerado, una peculiar reserva de violencia programable.

Sin proyecto político de fondo ni reivindicaciones inmediatas, esos grupos conceden la escenografía caótica a las voces puntualmente demandantes de orden al costo que sea. Instaurando el vandalismo como emblema, agrediendo con impunidad a las fuerzas policiacas sometidas a la tajante orden de resistir los embates sin contestar (hasta que en ciertos momentos los mandos permiten ciertas detenciones que regularmente recaen en personas sin vinculación con esa violencia desmedida), esos grupos fácilmente infiltrables terminan haciendo daño a los procesos graduales de lucha política, como el de los profesores de la CNTE (que han trazado un riguroso deslinde de esos grupos y métodos) y con más razón a quienes aún sostienen la línea de la protesta invariablemente pacífica.

Pero lo sucedido ayer en céntricas calles capitalinas (prefigurado en anteriores manifestaciones) debe verse en un plano de mayor amplitud. Destapar el fantasma de la violencia política es uno de los ingredientes del enturbiamiento nacional que proviene de laboratorios oficiales. Basta ver los trucos de mala factura con los que se ha mantenido bajo secuestro la plaza emblemática de la protesta nacional, el zócalo capitalino. Arrebatado bajo amago militar antes del Grito de Independencia, ahora se utiliza como centro de recepción de donaciones para damnificados, totalmente sustraído a la dinámica habitual de uso y disfrute públicos que han caracterizado a esa plaza de centralidad política e histórica.

Sin pausa han sido confiscados en meses recientes, desde la campaña presidencial de Peña Nieto y en el curso de su ejercicio de poder, diversos elementos constitutivos del armado cívico básico. Ayer mismo, a la salida del metro Tlatelolco, policías capitalinos registraban mochilas de jóvenes sin más argumento que su uniforme y solicitaban identificaciones, convirtiendo las inmediaciones de la Plaza de las Tres Culturas en una muestra más de retroceso. Y en general se ha dado banderazo de salida a segmentos policiacos sin uniforme que amenazan, hostigan y desbordan.

La protesta cívica es colocada así en una disyuntiva incómoda. Este mes, en el que Peña Nieto desea que sean aprobadas sus principales reformas legislativas, será también el de la campaña mediática contra los “excesos” de las manifestaciones de protesta. El turno inmediato es el de la congregación masiva convocada por Andrés Manuel López Obrador y Morena. Hasta ahora, ese movimiento ha tenido a orgullo el hecho de que no se hubiera roto “ni un vidrio” durante sus actos públicos. Pero el tamaño del golpe peñista en camino, tanto en materia de energéticos como de impuestos, hace palidecer las estrategias recatadas y podría llevar a la toma de ciertas medidas de resistencia civil pacífica, justamente en medio del linchamiento mediático mayoritario a actos de violencia como el
de ayer.

La crispación política ha producido incluso escenarios tan extraños como el llamado de Acción Nacional a un activismo que lleve a manifestaciones en las calles contra la reforma fiscal peñista. En la Cámara de Diputados y a nombre de su bancada, Fernando Rodríguez Doval pronunció palabras cuidadamente cercanas a lo desobediente: “Es el momento de que los no violentos salgamos a las calles de forma ordenada y pacífica para expresar nuestra inconformidad. No importa en qué localidad nos encontremos, estamos obligados a levantar la voz cuando las cosas se están haciendo mal”. Los panistas enarbolan la bandera de la defensa de la clase media, particularmente en cuanto a la pretensión de cobro de IVA en colegiaturas (que goza de generalizada desaprobación, pareciendo más un engaño sembrado para luego “corregir” y demostrar que se escucha a la población) y, sobre todo, de esa imposición fiscal en operaciones inmobiliarias.

Y, mientras Miguel Ángel Mancera sigue cumpliendo fatigosamente con su parte en el trato que al final reportará a la Ciudad de México una amarga reforma política, ¡hasta mañana!
03 Octubre 2013 03:00:22
El mes de las reformas
Violencia desbordada al inicio del mes de las reformas. Una especie de advertencia sin capucha ante las otras protestas por venir. Mezcla de proporciones imprecisas: infiltrados y provocadores forzando la confrontación con los cuerpos de seguridad pública, jóvenes genuinamente hartos y desesperados que se suman a la violencia de desahogo, manifestantes pacíficos y experimentados que quedan en medio de la trifulca, una marcha histórica y simbólica que es desviada de su propósito original tanto por el secuestro del zócalo capitalino (y la sordera del sistema ante la creciente protesta) como por el nuevo grado de confrontación pública aparecido ayer./

Los choques en el centro capitalino dan inmediato parque a favor de la mano dura en el conjunto mayoritario de medios de comunicación proclives al dictado oficial. El ambiente ha sido envenenado contra la disidencia y la movilización, y los sucesos de este 2 de octubre son inmediatamente convertidos en una presunta confirmación extrema de que las autoridades deben ya aplicar toda su capacidad represiva en el control de estos procesos aparentemente espontáneos. La exacerbación de ánimos llega a un punto culminante justamente en el tramo de calendario que corresponderá a la aprobación pactada de las reformas peñistas en materia electoral, energética y fiscal./  

Los causantes de las confrontaciones son genéricamente identificados como anarquistas y forman un ente impreciso, con características globales y sin liderazgos plenamente identificados. A juicio de muchos de los participantes en manifestaciones públicas, en esas filas de embozados y encapuchados suele encajar el sistema a sus piezas de información y manipulación. A pesar de que el 1 de diciembre del año pasado, el día de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto, ya tuvieron una aparición notable, hasta ahora siguen siendo una especie de enigma tolerado, una peculiar reserva de violencia programable./

Sin proyecto político de fondo ni reivindicaciones inmediatas, esos grupos conceden la escenografía caótica a las voces puntualmente demandantes de orden al costo que sea. Instaurando el vandalismo como emblema, agrediendo con impunidad a las fuerzas policiacas sometidas a la tajante orden de resistir los embates sin contestar (hasta que en ciertos momentos los mandos permiten ciertas detenciones que regularmente recaen en personas sin vinculación con esa violencia desmedida), esos grupos fácilmente infiltrables terminan haciendo daño a los procesos graduales de lucha política, como el de los profesores de la CNTE (que han trazado un riguroso deslinde de esos grupos y metodos) y con más razón a quienes aún sostienen la línea de la protesta invariablemente pacífica./

Pero lo sucedido ayer en céntricas calles capitalinas (prefigurado en anteriores manifestaciones) debe verse en un plano de mayor amplitud. Destapar el fantasma de la violencia política es uno de los ingredientes del enturbiamiento nacional que proviene de laboratorios oficiales. Basta ver los trucos de mala factura con los que se ha mantenido bajo secuestro la plaza emblemática de la protesta nacional, el zócalo capitalino. Arrebatado bajo amago militar antes del Grito de Independencia, ahora se utiliza como centro de recepción de donaciones para damnificados, totalmente sustraido a la dinámica habitual de uso y disfrute públicos que han caracterizado a esa plaza de centralidad política e histórica./

Sin pausa han sido confiscados en meses recientes, desde la campaña presidencial de Peña Nieto y en el curso de su ejercicio de poder, diversos elementos constitutivos del armado cívico básico. Ayer mismo, a la salida del metro Tlatelolco, policías capitalinos registraban mochilas de jóvenes sin más argumento que su uniforme y solicitaban identificaciones, convirtiendo las inmediaciones de la Plaza de las Tres Culturas en una muestra más de retroceso. Y en general se ha dado banderazo de salida a segmentos policiacos sin uniforme que amenazan, hostigan y desbordan./

La protesta cívica es colocada así en una disyuntiva incómoda. Este mes, en el que Peña Nieto desea que sean aprobadas sus principales reformas legislativas, será también el de la campaña mediática contra los “excesos” de las manifestaciones de protesta. El turno inmediato es el de la congregación masiva convocada por Andrés Manuel López Obrador y Morena. Hasta ahora, ese movimiento ha tenido a orgullo el hecho de que no se hubiera roto “ni un vidrio” durante sus actos públicos. Pero el tamaño del golpe peñista en camino, tanto en materia de energéticos como de impuestos, hace palidecer las estrategias recatadas y podría llevar a la toma de ciertas medidas de resistencia civil pacífica, justamente en medio del linchamiento mediático mayoritario a actos de violencia como el de ayer.

La crispación política ha producido incluso escenarios tan extraños como el llamado de Acción Nacional a un activismo que lleve a manifestaciones en las calles contra la reforma fiscal peñista. En la Cámara de Diputados y a nombre de su bancada, Fernando Rodríguez Doval pronunció palabras cuidadamente cercanas a lo desobediente: “Es el momento de que los no violentos salgamos a las calles de forma ordenada y pacífica para expresar nuestra inconformidad. No importa en qué localidad nos encontremos, estamos obligados a levantar la voz cuando las cosas se están haciendo mal”. Los panistas enarbolan la bandera de la defensa de la clase media, particularmente en cuanto a la pretensión de cobro de IVA en colegiaturas (que goza de generalizada desaprobación, pareciendo más un engaño sembrado para luego “corregir” y demostrar que se escucha a la población) y, sobre todo, de esa imposición fiscal en operaciones inmobiliarias.

Y, mientras Miguel Ángel Mancera sigue cumpliendo fatigosamente con su parte en el trato que al final reportará a la Ciudad de México una amarga reforma política, ¡hasta mañana!
02 Octubre 2013 04:00:17
¿Si se olvida?
Así fuera solamente por la persistencia de su protesta, Enrique Peña Nieto debería conceder audiencia a los miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Ya antes ha recibido en Los Pinos a personajes y grupos de la índole más variada (boxeadores, equipos de futbol profesional, por ejemplo), de tal manera que parecería políticamente sano escuchar de viva voz de sus dirigentes los planteamientos de un movimiento que se ha sostenido contra lluvia y marea en la capital del país mientras en otras ciudades el ejemplo prende.

Hasta ahora, sin embargo, el ocupante de la residencia presidencial no ha dado ningún signo de atención directa a ese problema. Todo lo ha dejado en manos de la dupla de Bucareli, el secretario Miguel Ángel Osorio Chong y el subsecretario dorado, Luis Miranda, e incluso de funcionarios de rangos menores. Pero él, quien formalmente ejerce un poder unipersonal, intransferible, no ha aceptado recibir a los profesores.

Con ese gesto cesarista que se reserva como solitaria facultad ejecutoria inapelable el uso del pulgar hacia arriba o hacia abajo para resolver el destino de los gladiadores, Peña Nieto confirma la inutilidad de todo el proceso político de presunta apertura y negociación con los profesores, quienes han sido groseramente llevados a lo largo de meses por un sendero de mesas de negociación, consultas y diálogos que en nada sustancial ha modificado la línea central del proyecto priísta de recuperación del control del aparato educativo mediante el sometimiento de la vertiente gordillista y, al mismo tiempo, de represión y exclusión laboral del movimiento no oficialista.

La inutilidad de la vía del diálogo y el confinamiento de una movilización excepcional a canales burocráticos inamovibles tiene especial relevancia en un día como hoy. Como lo hicieron varios emperadores sexenales pertenecientes a la etapa del priísmo previo al neoliberalismo, hoy Peña Nieto va cerrando el camino a trabajadores y a ciudadanos organizados en defensa de sus intereses. Así lo hicieron Adolfo López Mateos frente a los médicos y los ferrocarrileros y Gustavo Díaz Ordaz frente a los estudiantes, al igual que Luis Echeverría. Historias parecidas: Levantar actas administrativas de abandono de empleo, suspender pagos, construir escenarios de violencia mediante desatención provocadora e infiltrados violentos para luego desahogar órdenes de aprehensión contra dirigentes.

En un contexto volátil, de fragilidad económica a la vista, con múltiples agravios sociales acumulados y un sistema político ajeno a los reclamos populares resulta sumamente peligroso un gobierno que se muestra sordo y pareciera entramparse en su propia urdimbre de simulación institucional.

Profesores en las calles, desesperados ante la cerrazón gubernamental, con meses fuera de sus casas y sin mayor opción política que radicalizar su protesta porque de otra manera no tiene sentido su permanencia en una ciudad capital a la que causan problemas viales como única llave para abrir las puertas de los despachos oficiales donde de cualquier manera sólo les dirán que no. Ciudadanos angustiados porque sus cuentas de Afore les llegan con pérdidas, porque la informalidad está en la mira recaudatoria (sin ofrecer alternativas reales de empleo) y porque ven acercarse las garras fiscales que saquearán bolsillos populares, convenciéndose amargamente de que tampoco ellos tienen expectativas de defender sus intereses más que manifestándose acaso con la virulencia que todavía hoy censuran en los profesores que en realidad son pioneros en la protesta desesperada. Y mexicanos en general que ven el avance sin contrapeso del reformismo peñista que agudizará la pobreza colectiva, creará nuevas facciones multimillonarias y consolidará un sistema político y económico labradamente injusto.

¿Dos de octubre no se olvida? Por su propio interés de subsistencia, el sistema debería abrir puertas para el desahogo de las tensiones sociales que hasta ahora han sido sometidas mediante el sistema de concesiones políticas a partidos de izquierda concebido luego de los estallidos de rebelión armada que siguieron a las represiones de los movimientos estudiantiles y populares. Si de la historia se debe aprender, los diseñadores de la actual estrategia gubernamental de agotamiento de la protesta mediante el cansancio, la provocación y la represión, deberían recordar a Tlatelolco y sus enseñanzas.

Astillas: Tal como aquí se advertía en la entrega de ayer, la cámara de diputados terminó aprobando la asignación de su medalla al mérito cívico, Eduardo Neri, al presidente de la fundación que organiza el Teletón, Fernando Landeros, en un gesto que en realidad debe ser colocado en el escaparate de trofeos de Televisa. Con esa decisión, resuelta con significativa oposición o distancia de una franja de legisladores (342 votos a favor, pero 39 en contra y 53 abstenciones), la televisora propiedad del así también homenajeado Emilio Azcárraga Jean recibe un muy oportuno respaldo a su política de transferencia de fondos públicos federales y estatales para la realización de filantropías deducibles de impuestos… Al fin puso pie en Michoacán Enrique Peña Nieto. Tardó diez meses, luego de una serie de cancelaciones por distintos motivos.

Esta primera visita desde que está en Los Pinos tuvo como móvil casi ineludible la atención a damnificados por los problemas meteorológicos recientes. Sumida en una violencia incontrolable, con cárteles de delincuencia organizada dominando regiones y un gobierno estatal endeble, a cargo del sustituto Jesús Reyna, Michoacán tiene ahora otro motivo de preocupación, pues el titular de la gubernatura, Fausto Vallejo, ha hecho saber que desea volver al cargo (a mover de nuevo lo que ni siquiera ha podido acomodar el sustituto) luego de dejarlo durante largo tiempo a causa de una enfermedad hepática grave… Y, mientras hoy se vive otro episodio de la confrontación entre embozados y policías, en la que se confunden desesperaciones juveniles genuinas con provocaciones políticas, ¡hasta mañana!
01 Octubre 2013 04:00:58
Firmas separadas
Son tres los grandes recolectores de firmas: Andrés Manuel López Obrador (con la estructura de Morena), Cuauhtémoc Cárdenas (con el aparato del PRD) y Marcelo Ebrard (con la vista puesta en presidir el sol azteca). El primero pretende que las adhesiones ciudadanas por escrito sirvan para acelerar una consulta ciudadana que ni siquiera tiene fundamento legal (aunque el tabasqueño pretende que el propio Enrique Peña Nieto sea quien muestre “voluntad” para “ajustar” al vapor esa carencia jurídica), mientras los otros dos se ponen como meta 2015, asumiendo la gran probabilidad de que el congreso apruebe en lo inmediato la reforma energética peñista pero ésta pueda ser revertida en urnas específicas a colocar junto a las correspondientes a las elecciones intermedias venideras./

Las firmas que va levantando López Obrador tendrán significación concreta el próximo domingo, pues los papeles del caso serán depositados en urnas que se colocarán en Paseo de la Reforma y en otras partes de la marcha que buscará alcanzar al Zócalo y en cuyo punto culminante, el discurso central, habrán de develarse los modos y términos de la resistencia civil pacífica que habrá de desarrollarse durante los densos días previos a la muy anunciada y afinada pretensión de aprobar este mes en cámaras la mencionada reforma energética. Si la autorización se consuma, entonces las firmas conseguidas por el lopezobradorismo se sumarán a las de Cárdenas y Ebrard, quienes hoy, con acompañamiento de dirigentes del PRD, informarán en el Senado del volumen de signos de aprobación que hasta ahora han conseguido./

Frente a esas firmas separadas y a esas consultas con calendarios distintos se sostiene el aparato peñista, conjugando urgencias presupuestales agravadas por las inundaciones y manejando mediáticamente los tiempos políticos. En lo inmediato, la única posibilidad de enfrentar la aplanadora en curso está en la cuantía de la movilización de este domingo pero, sobre todo, de la intensidad de la resistencia que se inicie. Si nada de eso funciona, siempre quedará el recurso de las firmas, de la consulta posdatada, de una lucha cívica para 2015 que habrá de empaparse y probablemente desvirtuarse con las aguas electorales desde ahora tan presentes./

Se ha hecho a un lado el titular de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis Armando González Plascencia. En lugar de insistir en la posibilidad de ratificación por cuatro años más en el cargo, desistió de ella y dio paso al primer visitador, Mario Patrón, para que se mantenga al frente de la institución en tanto la Asamblea Legislativa del Distrito Federal nombra al sustituto definitivo./

El retiro de González Plascencia se produjo en medio de lo que su propia oficina calificó de “guerra sucia” (
http://bit.ly/19RfPMs ). En un boletín oficial se habló de “ataques y calumnias dolosas” en su contra y de la difusión de “información falsa y manipulada” para desacreditarlo. El abanico de objeciones a la continuidad del funcionario abarcó desde señalamientos de presuntos gastos abusivos, pasando por el silencio largamente sostenido ante el caso del expresidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Genaro Góngora, hasta llegar al meollo del asunto: La postura del ómbudsman capitalino respecto a las acciones del gobierno de Miguel Ángel Mancera frente a manifestantes en general pero especialmente en cuanto a los detenidos el uno de diciembre del año pasado y ahora respecto a los profesores miembros de la CNTE./

El freno a la permanencia de González Plascencia está inscrito en la temprana batalla partidista por el control político de la Ciudad de México. Al funcionario en mención le acusan el PRI, el PAN y el Verde Ecologista de estar plegado a las políticas del gobierno capitalino. En términos aritméticos, con la mayoría votante del PRD y sin divisiones internas de esta bancada, habría faltado al ómbudsman un par de votos para conseguir el nuevo periodo de trabajo (se necesitan 44 de 66 sufragios). Pero los opositores al sol azteca descarrilaron un segundo periodo al quitarle a LGP la legitimidad proveniente de una elección por unanimidad o cuando menos por una sólida mayoría./

PRI, PAN y PVEM castigan al ómbudsman saliente por haber señalado excesos policiacos en los hechos del uno de diciembre del año pasado y por no respaldar las exigencias represivas contra profesores de la CNTE en los días que corren (en el recuento de voluntades en contra de González Plascencia también ha de sumarse la de Raúl Plascencia, el titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos que se ha visto cargado al flanco del priísta gobierno federal). Además, el golpe en la CDHDF forma parte de las modificaciones del ambiente político y social que ha impulsado el priísmo en su afán de crear condiciones para recuperar el poder capitalino. El recorte de libertades y derechos en el DF ha llegado, por ejemplo, a la propuesta de agravar las penalidades a acciones que puedan ser cometidas en manifestaciones públicas, como lesiones o ultrajes a la autoridad y ejercicio indebido de un derecho. El PAN, por añadidura, impulsa la idea de una reglamentación de las protestas en la capital del país./

Y, mientras hoy se conoce la propuesta de San Lázaro para entregar la medalla al mérito cívico Eduardo Neri, que algunos diputados de élite pretenden adjudicar a Fernando Landeros, presidente del Teletón, lo que en los hechos sería una presea para Televisa y una reivindicación desde el poder legislativo de las cada vez más impugnadas maniobras contables y propagandísticas de grandes empresas para mostrarse filantrópicas mientras eluden pagos de impuestos y fabrican la misma miseria que luego caritativamente atienden simbólicamente, ¡hasta mañana, con las autoridades de diversos niveles en cerrada pelea, tratando de adjudicar unas a otras la tardanza en el anuncio puntual a la población de los riesgos meteorológicos que estaban por venir!
30 Septiembre 2013 04:00:47
Septiembre negro
Para Enrique Peña Nieto fue un septiembre negro, de principio a fin. Comenzó con la impugnada presentación de algo denominado informe presidencial ante un Congreso de la Unión que comenzó a sesionar entre las presiones del pactismo reformista y la protesta en las calles, no solamente en la Ciudad de México ni nada más por parte de los profesores de la CNTE. A mitad de mes ocurrió el amargo triunfo del desalojo del zócalo capitalino para cumplir de manera desangelada con el ritual de unas fiestas patrias que esta vez estuvieron enmarcadas en la tragedia derivada de lo meteorológico que pareció derrumbar las expectativas de crecimiento económico nacional, que sumió al gabinete federal en la fundada sospecha de que hubo negligencia criminal en la alerta del riesgo y en la toma de prevenciones adecuadas y que ha dañado severamente a centenares de miles de mexicanos y a la infraestructura pública de varios estados.

Esos treinta días de dura prueba política mostraron a un Peña Nieto sin reflejos rápidos ni buen equipo de apoyo. No pudo destrabar ni superar ninguno de los retos que se le fueron presentando ni logró consolidarse más que en términos de discursos circunstanciales de poca miga y de un manejo obsesivo pero insustancial de lo mediático. A los profesores oaxaqueños parece irlos mellando más el desgaste natural, luego de tantas semanas viviendo en campamentos y desarrollando intensas jornadas diarias de movilización y protesta, que el oficio político de los negociadores gubernamentales.

Pero las batallas no se han constreñido a las calles de la Ciudad de México: por todo el país se han realizado actos de oposición a la reforma laboral para los profesores, oficialmente etiquetada como “reforma educativa”. Y se han incorporado al movimiento disidente secciones del SNTE dominadas por la maquinaria oficialista, antes controlada por Elba Esther Gordillo y ahora apenas coordinadas por el frágil Juan Díaz de la Torre. Además, el placebo denominado Pacto por México ha entrado en una fase de estancamiento que parecería preludio de su extinción.

Pero viene octubre, el mes que el peñismo espera sea el de su revancha, particularmente en términos de aprobación de las reformas legislativas pendientes, a cuya consecución ha apostado la administración federal cuanto ha sido necesario, incluyendo la contención de los ánimos represivos que a no ser por esa suerte mayor, la reformista, ya se habrían desatado en varios lugares. ¿Octubre tricolor? Al menos eso prevén en Los Pinos, ya con los arreglos que permitirían sacar adelante la propuesta energética con el apoyo del PAN y la fiscal con el respaldo del PRD.

Frente a las estimaciones optimistas del poder federal se levanta una oposición de crecimiento imprevisible. Del lado izquierdo, contra la modificación en materia energética y el aumento de impuestos está el Movimiento de Renovación Nacional (Morena), que a la par de esa protesta genérica desarrolla sus tareas específicas para convertirse en partido. El próximo 6 se realizará una marcha que tiene como destino final (“ahora sí”) el hasta ahora inasible zócalo capitalino. Allí deberá AMLO decidir cuál será el estilo de resistencia civil pacífica que sostendrá ante la desatención peñista de su llamado a que el mexiquense impulse una consulta popular sobre energéticos antes de que el congreso resuelva sobre el asunto, lo que según el tabasqueño habrá de suceder el 15 de octubre a más tardar (por lo pronto, López Obrador dio ayer una semana de plazo a EPN para que conteste sobre la consulta solicitada).

Para multiplicar fuerzas, AMLO ha aceptado que se convoque a un frente en el que participará Cuauhtémoc Cárdenas y, con él, la vertiente perredista encabezada por los Chuchos. Era natural que así sucediera desde que el tabasqueño y el michoacano hicieran en días pasados un llamado a la unidad. En el flanco moreno había resistencia a verse nuevamente igualados con el chuchismo, así fuera solamente de manera visual en los templetes. Pero, si el dirigente de Morena dijo estar dispuesto a sentarse a dialogar con Peña Nieto difícilmente podría negarse a hacerlo con Zambrano y Ortega, o a compartir tribuna con ellos o específicamente con quien hoy preside el PRD.

Astillas: Jair García consigna en La Jornada Veracruz el despliegue de seguridad que acompañó a Sofía Castro Rivera en la presentación de la obra teatral El cartero, en el Teatro del Estado: Cuarenta elementos del Estado Mayor Presidencial y otros tantos soldados, una docena de policías federales, una veintena de policías estatales y otro tanto de agentes de tránsito y un número indeterminado de policías auxiliares. La hija de Angélica Rivera, esposa de Enrique Peña Nieto, y de José Alberto Castro, también requirió para su seguridad del uso de detectores de metales, en arcos a las entradas del teatro y de forma manual para la revisión directa de los asistentes a la obra. Desde días antes de la función se prohibió el estacionamiento de vehículos en los alrededores y solo se vendió un máximo de cuatro boletos a cada solicitante, previa presentación de identificación oficial.

El día del espectáculo fueron removidos con grúas los vehículos cercanos que parecieron “sospechosos” a los guardianes y fue conjurado cualquier riesgo para la visitante al levantar con camiones la basura y el escombro de la parte trasera del teatro. El reportero García señaló que las medidas de seguridad “aumentaron” por la tarde, “pues Sofía Castro llegó resguardada por más miembros del Estado Mayor Presidencial, policías federales, soldados del Ejército, elementos de la SSP y en todo momento abriéndole paso agentes de Tránsito” (
http://bit.ly/1eSnYpS )...

Y, mientras el PAN aprieta en el tema del IVA y lo fiscal, con la vista puesta en su clientela de clase media, ¡hasta mañana, con el papa Francisco enviando cien mil dolarucos a los mexicanos damnificados por las lluvias (hay ricos rancheros, exportadores de productos sin registro legal, que aportan más que eso como limosna al cura de su preferencia)!
27 Septiembre 2013 04:00:45
Gobierno pasmado
Ha encontrado Enrique Peña Nieto una esperanza en su organigrama. Ya que los informes técnicos sobre la desgracia hídrica por venir no fueron atendidos oportunamente, y de poco van sirviendo los recorridos selectivos de él y de los secretarios de su gabinete por tierras damnificadas, ha decidido recurrir a una instancia superior: San Pedro, al que le pidió ayer que cierre las compuertas para así poder trabajar sin tanto problema acuático. De las foxadas y los felipismos a la nueva producción sexenal de despropósitos.

Milpita política más que llovida, inundada, la del equipo gobernante. A falta de acciones más contundentes por realizar, Peña Nieto se dedicó a pasar revista a las instalaciones receptoras de donativos para damnificados en el zócalo capitalino sustraído a manifestaciones populares de protesta y a mítines morenos pero gratamente cedido (por los gobiernos federal y capitalino) a la patrona Televisa para grabaciones de oportunidad con las que el poder de las pantallas aprovecha el impulso solidario de otros para asumirse como filantropía adjunta.

Tan concentrado estaba el Lic. EPN en esas meticulosas tareas que cuando acordó ya hacía tan mal tiempo en Michoacán que nuevamente canceló una visita programada a esa entidad a la que no ha acudido ni una sola vez desde que ocupa Los Pinos.

También le llovía al virtual vicepresidente Videgaray (3V) en su visita al Senado para una glosa del objeto burocrático no identificado (obni) que se ha dado en denominar Primer Informe Presidencial. En realidad, el angustiado virrey Luis dedicó sus mejores esfuerzos no a hablar de lo pasado sino del futuro inmediato. Es decir, de la propuesta fiscal (pomposamente llamada hacendaria) con la que el peñismo pretende sacar del bolsillo de las clases medias lo que no se atreve a quitar sino discursivamente a empresarios y grandes potentados que son los verdaderos evasores fiscales.

Hasta ahora, 3V ha resultado un sonoro fracaso como secretario de hacienda y presunto poder intelectual tras el trono del hombre que no recuerda tres libros que le hayan marcado. Se decía que Videgaray era dueño de una inteligencia tan brillante que compensaba el déficit de su compañero informal de fórmula tanto en la campaña como en el ejercicio del Gobierno. Pero a la hora de la verdad, ambas partes han quedado en deuda.

Empeñado en sostener un subjercicio presupuestal que ha dañado a muchas empresas y proponente de un paquete de medidas económicas para 2014 que ha causado revuelo colindante con la insubordinación incluso en segmentos sociopolíticos afines al priísmo, Videgaray ha generado además el milagro de que la mediocre conducción económica del calderonismo sea ahora reivindicada casi en éxtasis ni más ni menos que por el Héroe de la Supervivencia Gozosa con seis mil pesos al mes, el ahora senador Ernesto Cordero, quien le dijo al virrey Videgaray algo así como “Estaríamos mejor con Felipe
Calderón”.

Cordero barajó datos diversos para mostrar que el peñismo ha echado a perder lo que recibió de la administración anterior. Sin pesos pesados para destacar en la discusión (aunque el panista Cordero tampoco tiene esa talla), la izquierda senatorial pasó a un tercer lugar en los alegatos que se centraron en el peculiar triunfalismo calderonista basado más bien en el contraste con la debacle de Videgaray, a quien luego defendieron con enjundia retórica algunos legisladores priístas, acusando al felipismo de haber dejado el país con graves rezagos económicos y sociales, entre muerte y desolación.

En el fragor discursivo, 3V aprovechó para dar a conocer una nueva oportunidad de negocios grupales (en la picaresca priísta se habla de algún gobernante que alababa esta fórmula público-privada: “¿Ciclones? ¡Millones!). Son tantos los daños y tan pocos los recursos disponibles para desastres naturales que ya se explora la posibilidad de pedir al Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional algunos préstamos por miles de millones de dólares para reconstrucciones. No sería el único endeudamiento, pues en el proyecto de presupuesto para el año entrante se considera un déficit que será cubierto también mediante contratación de deuda, en un rompimiento sonoro con la ortodoxia neoliberal sostenida durante treinta años por administraciones priístas y panistas. Por cierto, también anunció la suspensión de la campaña apabullante, totalitarista, de propaganda en medios electrónicos a favor de la reforma energética, para dedicar esos tiempos oficiales a la difusión de asuntos relacionados con la ayuda a damnificados.

En otra pista del gran circo, Eruviel Ávila, gobernador del Estado de México, ha sido el gran beneficiario del escándalo que sostiene la figura ahora emblemática de Televisa, la llamada “Señorita Laura”. Urgido de levantar su imagen a como dé lugar, el mandatario que vive sujeto a las presiones de su paisano con mayor poder, el que despacha en Los Pinos, ha llegado al extremo de obligar a profesores y alumnos del sistema estatal de educación pública a ver su informe de gobierno y a hacer resúmenes de los grandes logros habidos. En esa avidez propagandística, facilitó a Bozzo el uso de un helicóptero para el montaje de su espectáculo, no en función de un traslado simple de periodistas a lugares de difícil acceso, sino para uso específico de la falsa rescatista relámpago y su equipo televisivo. Ávila debería responder por el uso de recursos públicos a favor de toda una producción televisiva particular.

Y, mientras el grupo Gin Media Business (que publica El gourmet, Open, Soy Grupero, Forward y cuya principal revista es Playboy México) ha denunciado que dos tráileres con víveres para damnificados no le fueron aceptados en centros de recepción debido a que allí consideraron indigno que la ayuda estuviera relacionada con la marca del conejito (al menos eso dio a conocer el grupo empresarial en boletín oficial, aunque sin precisar quiénes o dónde se negaron a aceptar los camiones con auxilio, en una generalización que de no ser aclarada parecerá más bien una maniobra propagandística) ¡feliz fin de semana!
26 Septiembre 2013 04:00:24
Viernes 13, 8 am
El pasado viernes 13, a las 8 horas, el Gobierno federal y los de Oaxaca y Guerrero ya estaban en condiciones de alertar a la población sobre los riesgos meteorológicos inminentes y de organizar oportunamente la protección civil. A esa hora, el Centro Nacional de Huracanes (National Hurricane Center, una agencia de Estados Unidos, que es parte del Sistema Nacional Meteorológico de ese país, con sede en Miami) reportaba los riesgos inherentes a la depresión tropical en curso, como puede comprobarse en el apartado “Hazards affecting land” del boletín disponible en http://1.usa.gov/1fo0XMO.

En tal texto se establece la expectativa de que la depresión produjera registros de entre 10 y 15 pulgadas de lluvia sobre partes de Oaxaca y Guerrero, con posibilidades máximas de veinte pulgadas en algunas zonas aisladas. Esas lluvias, puntualizaba la reconocida autoridad en la materia, probablemente significarían amenazas a la vida, con rápidas inundaciones y avalanchas de lodo, especialmente en terrenos montañosos.
Ese mismo viernes, Los Pinos, la Secretaría de Gobernación y sus áreas relacionadas con la protección civil y los desastres naturales, y el Gobierno de Oaxaca, estaban más interesados en el desenlace del ultimátum dado a los profesores de la CNTE para que desalojaran el zócalo capitalino (o en la preparación de fiestas, tanto en Palacio Nacional como en Las Vegas). Sesenta y tres horas después del puntual reporte del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, Enrique Peña Nieto comenzó a poner en acción al Gabinete federal, luego de cumplir con la ceremonia conmemorativa del Grito de Independencia (a esa hora, el mexiquense anunció que se ausentaría de una cena de gala y se llevó a sus secretarios a una primera reunión formal de evaluación y preparación de medidas a tomar). Setenta y ocho horas después, los recursos humanos (militares, marinos, policías federales y cuerpos de protección civil) y materiales más preparados y especializados para ayudar en esa crisis apenas comenzaban a replantearse, luego de cumplir con el desfile conmemorativo del inicio de la Independencia Nacional, nuevas etapas, entre ellas la atención a los damnificados.

Rapidez ante una solicitud particular de ayuda mostró, en cambio, el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, al facilitar el uso de un helicóptero oficial a la polémica conductora de un programa de espectáculos actuados, Laura Bozzo, larga e internacionalmente especializada en convertir las miserias y las desgracias humanas en carne televisiva de escarnio disfrazado de “ayuda” presuntamente “justiciera” y “bien intencionada”.
Colocada en el peor extremo de la de por sí poco defendible agenda de Televisa, gritona y populachera aunque clasistamente exhibidora sólo de los defectos y vergüenzas de los segmentos socioeconómicamente más débiles pero nunca de los poderosos con los que se alínea, filósofa de los interiores sórdidos que nunca reflexiona sobre las causas estructurales de esas miserias ni arenga en contra de ellas, y muy efectiva en la tarea de suplir con decibeles la falta de inteligencia y profundidad, Bozzo aprovechó ¡obviamente! la oportunidad de los damnificados mexicanos para montar su show.

Analizado ese espectáculo y sus costuras con hilos gubernamentales mexiquenses, Bozzo estalló con calculada iracundia contra la periodista Carmen Aristegui, quien había abordado el tema en el noticiero matutino de MVS. La acusó de mentirosa (aunque no pudo negar que viajó en helicóptero gubernamental), aseguró que la “experta en circos” era la periodista, citando como prueba el caso de Zongolica, donde una mujer indígena murió en circunstancias que dieron pie al señalamiento de que había sido violada por militares destacados en la zona, y la retó a ir a su programa o a “cualquier lugar”, aunque luego “mejoró” la oferta, al convocarla a ir juntas a Coyuca de Benítez (donde escenificó su espectáculo más reciente, al que fue en nave aérea del Gobierno mexiquense) para ver de entre ellas dos “a quién reconoce el pueblo, a quién quiere la gente, quién es una esperanza para la gente” (en su agresividad sin límites, la peruana -de turbia historia relacionada con los poderes más repudiados de su país de origen- se jacta incluso de correr a un presidente municipal de un lugar donde ella estaba “trabajando”, y de poner a la gente en contra de ese político).

La nueva embestida desde Televisa contra Aristegui forma parte del revanchismo de sus directivos contra la periodista que ha dado tribuna a diversas críticas y denuncias contra ese poder tan dañino como impune (y también constituye un distractor morboso en momentos cruciales). Gran diversión en esas alturas debe causar el uso de la reina de la telebasura, sin bozzal, para enfrentar el periodismo crítico. Bajo la advertencia de que contiene material grotesco, altisonante y dañino para la salud mental, el alegato de Bozzo puede revisarse en http://bit.ly/18XIMdn.

Agresividad también hubo en Veracruz, donde policías federales y estatales (algunos medios hablaron de la participación de marinos) desalojaron con calculada y ejemplar violencia a cañeros que protestaban mediante la obstrucción del paso en la autopista rumbo a México, a la altura de Rancho Viejo. Las fuerzas federales llegaron con camiones blindados y vehículos con tumbaburros para derribar las barreras y protecciones que habían habilitado los campesinos en demanda de pago de subsidio y mejoría de los precios de su producto. La operación policiaca se produjo en la oscuridad, pues previamente se cortó el suministro de energía eléctrica en el lugar. Se utilizaron macanas y se dispararon gases lacrimógenos. A manifestantes que se habían refugiado en negocios cercanos o en sus vehículos particulares se les persiguió y golpeó (notas, en El buen tono, http://bit.ly/19Gxvcs y en Imagen del Golfo http://bit.ly/1fooWeI ). Fue un golpe magistral: se los digo, cañeros, para que me entiendan, profes y demás. ¡Hasta mañana, con Cárdenas y Zambrano listos para reunirse este 2 de octubre y afinar la consulta energética de 2015!
26 Septiembre 2013 03:00:09
Viernes 13, 8 am
El pasado viernes 13, a las ocho horas, el Gobierno federal y los de Oaxaca y Guerrero ya estaban en condiciones de alertar a la población sobre los riesgos meteorológicos inminentes y de organizar oportunamente la protección civil. A esa hora, el Centro Nacional de Huracanes (National Hurricane Center, una agencia de Estados Unidos, que es parte del Sistema Nacional Meteorológico de ese país, con sede en Miami) reportaba los riesgos inherentes a la depresión tropical en curso, como puede comprobarse en el apartado “Hazards affecting land” del boletín disponible en http://1.usa.gov/1fo0XMO ./

En tal texto se establece la expectativa de que la depresión produjera registros de entre 10 y 15 pulgadas de lluvia sobre partes de Oaxaca y Guerrero, con posibilidades máximas de 20 pulgadas en algunas zonas aisladas. Esas lluvias, puntualizaba la reconocida autoridad en la materia, probablemente significarían amenazas a la vida, con rápidas inundaciones y avalanchas de lodo, especialmente en terrenos montañosos./

Ese mismo viernes, Los Pinos, la Secretaría de Gobernación y sus áreas relacionadas con la protección civil y los desastres naturales, y el Gobierno de Oaxaca, estaban más interesados en el desenlace del ultimátum dado a los profesores de la CNTE para que desalojaran el Zócalo capitalino (o en la preparación de fiestas, tanto en Palacio Nacional como en Las Vegas). Sesenta y tres horas después del puntual reporte del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, Enrique Peña Nieto comenzó a poner en acción al gabinete federal, luego de cumplir con la ceremonia conmemorativa del Grito de Independencia (a esa hora, el mexiquense anunció que se ausentaría de una cena de gala y se llevó a sus secretarios a una primera reunión formal de evaluación y preparación de medidas a tomar). Setenta y ocho horas después, los recursos humanos (militares, marinos, policías federales y cuerpos de protección civil) y materiales más preparados y especializados para ayudar en esa crisis apenas comenzaban a replantearse, luego de cumplir con el desfile conmemorativo del inicio de la Independencia nacional, nuevas etapas, entre ellas la atención a los damnificados./

Rapidez ante una solicitud particular de ayuda mostró, en cambio, el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, al facilitar el uso de un helicóptero oficial a la polémica conductora de un programa de espectáculos actuados, Laura Bozzo, larga e internacionalmente especializada en convertir las miserias y las desgracias humanas en carne televisiva de escarnio disfrazado de “ayuda” presuntamente “justiciera” y “ bien intencionada”./

Colocada en el peor extremo de la de por sí poco defendible agenda de Televisa, gritona y populachera aunque clasistamente exhibidora sólo de los defectos y vergüenzas de los segmentos socioeconómicamente más débiles pero nunca de los poderosos con los que se alínea, filósofa de los interiores sórdidos que nunca reflexiona sobre las causas estructurales de esas miserias ni arenga en contra de ellas, y muy efectiva en la tarea de suplir con decibeles la falta de inteligencia y profundidad, Bozzo aprovechó ¡obviamente! la oportunidad de los damnificados mexicanos para montar su show./

Analizado ese espectáculo y sus costuras con hilos gubernamentales mexiquenses, Bozzo estalló con calculada iracundia contra la periodista Carmen Aristegui, quien había abordado el tema en el noticiero matutino de MVS. La acusó de mentirosa (aunque no pudo negar que viajó en helicóptero gubernamental), aseguró que la “experta en circos” era la periodista, citando como prueba el caso de Zongolica, donde una mujer indígena murió en circunstancias que dieron pie al señalamiento de que había sido violada por militares destacados en la zona, y la retó a ir a su programa o a “cualquier lugar”, aunque luego “mejoró” la oferta, al convocarla a ir juntas a Coyuca de Benítez (donde escenificó su espectáculo más reciente, al que fue en nave aérea del Gobierno mexiquense) para ver de entre ellas dos “a quién reconoce el pueblo, a quién quiere la gente, quién es una esperanza para la gente” (en su agresividad sin límites, la peruana -de turbia historia relacionada con los poderes más repudiados de su país de origen- se jacta incluso de correr a un presidente municipal de un lugar donde ella estaba “trabajando”, y de poner a la gente en contra de ese político).//  

La nueva embestida desde Televisa contra Aristegui forma parte del revanchismo de sus directivos contra la periodista que ha dado tribuna a diversas críticas y denuncias contra ese poder tan dañino como impune (y también constituye un distractor morboso en momentos cruciales). Gran diversión en esas alturas debe causar el uso de la reina de la telebasura, sin bozzal, para enfrentar el periodismo crítico. Bajo la advertencia de que contiene material grotesco, altisonante y dañino para la salud mental, el alegato de Bozzo puede revisarse en http://bit.ly/18XIMdn ./

Agresividad también hubo en Veracruz, donde policías federales y estatales (algunos medios hablaron de la participación de marinos) desalojaron con calculada y ejemplar violencia a cañeros que protestaban mediante la obstrucción del paso en la autopista rumbo a México, a la altura de Rancho Viejo. Las fuerzas federales llegaron con camiones blindados y vehículos con tumbaburros para derribar las barreras y protecciones que habían habilitado los campesinos en demanda de pago de subsidio y mejoría de los precios de su producto. La operación policiaca se produjo en la oscuridad, pues previamente se cortó el suministro de energía eléctrica en el lugar. Se utilizaron macanas y se dispararon gases lacrimógenos. A manifestantes que se habían refugiado en negocios cercanos o en sus vehículos particulares se les persiguió y golpeó (notas, en El buen tono, http://bit.ly/19Gxvcs y en Imagen del Golfo http://bit.ly/1fooWeI ). Fue un golpe magistral: se los digo, cañeros, para que me entiendan, profes y demás. ¡Hasta mañana, con Cárdenas y Zambrano listos para reunirse este 2 de octubre y afinar la consulta energética de 2015!

25 Septiembre 2013 04:00:13
Negligencia criminal
Como en muchos otros casos del actual gabinete federal, Luis Felipe Puente Espinosa tiene como principales méritos para ocupar un delicado cargo técnico dos cartas avasalladoras: Ser priísta y haber hecho carrera política en el Estado de México. Así, sin ningún antecedente que lo avalara para dirigir el Sistema Nacional de Protección Civil, es hoy acusado de negligencia criminal por no haber actuado oportunamente para advertir a medio México de la desgracia meteorológica ahora conocida. Los señalamientos no se detienen en él, pues obviamente hay una responsabilidad que comparten sus jefes superiores, el secretario de gobernación, de quien depende directamente, y Los Pinos.

Puente Espinosa es licenciado en administración de empresas turísticas y fue secretario de transporte durante el sexenio mexiquense de Peña Nieto. Un cargo así propicia múltiples relaciones subterráneas, tanto en términos pecuniarios directos como en reciprocidades utilitarias, así que más de uno creyó encontrar correspondencia entre la función oficial desempeñada y la posterior designación del mismo personaje como coordinador de la campaña presidencial de Peña Nieto en la segunda circunscripción electoral. Antes, había sido director de turismo, durante el gobierno de Alfredo del Mazo, y presidente municipal de Atizapán de Zaragoza. En el PRI ha sido consejero político tanto nacional como estatal y ha ocupado algunas carteras en el comité directivo mexiquense.

Sin embargo, y a pesar de tanta distancia entre sus especialidades grillescas y el tema de la protección civil, Puente Espinosa no podría haber ignorado los indicios constantes y crecientes de que en la nación se iba incubando una tragedia a la que el aparato federal apenas pareció asomarse circunstancialmente la noche del domingo 15, luego que el ocupante de Los Pinos había dado un Grito desangelado.

Desde la tarde del viernes 13 existían ya las alertas técnicas que convocaban a desplegar operativos de protección civil para proteger a la población. Pero, para dar un ejemplo más, otro miembro de la partidocracia, José María Tapia Franco, director del Fondo Nacional para los Desastres Naturales (Fonden) andaba de parranda en Las Vegas, según lo consignó Francisco Zea en Excélsior: “Estuvo hospedado el fin de semana del 15 de septiembre en el hotel Encore, uno de los más caros de la ciudad. Cenó la noche del 15 en el restaurante japonés del complejo hotelero que se llama Mizumi, en el cual cantaba con un mariachi, contratado con motivo de las fiestas mexicanas, haciendo gala de mala voz y de intoxicación etílica. Otro día cenó en el muy caro restaurante Andreas del mismo hotel y se le vio sentado apostando hasta 20 mil dólares en las mesas de Baccarat, de lo cual fue testigo el diputado local del partido verde Jesús Sesma” (
http://bit.ly/15r9N80 ).

Esa lluvia de alcohol en Las Vegas fue denunciada por el perredista Alejandro Encinas durante la sesión del Senado en la que se acordó pedir a la secretaría de Gobernación, entre acusaciones graves, un informe de las acciones tomadas para proteger a la población del embate de Ingrid y Manuel (nota de Andrea Becerril y Víctor Ballinas en La Jornada). Respecto a Tapia Franco, fue candidato a diputado local en el Distrito Federal y actualmente es senador suplente en esta misma demarcación. Uno de sus amigos es Canek Vázquez Góngora, exdiputado federal hidalguense y actual subprocurador federal de auditoría ambiental.

En ese contexto laxo, Peña Nieto, el secretario Osorio Chong y el director Puente Espinosa estaban más embebidos en el combate político y físico contra la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación que en las fuertes lluvias y sus naturales consecuencias, así que la primera acción formal sobre el punto fue el que EPN no asistiera a la cena de gala que se había organizado para después del tañer de la campana independentista en el balcón central del Palacio Nacional. Tarde, demasiado tarde. Y, por si fuera poco, el aparato militar, marino y policiaco no fue enviado de inmediato a atender la crisis, sino que se le mantuvo en la Ciudad de México para celebrar un lindo desfile a cuyo final también se apresuró Peña Nieto a declararse, al fin, en mangas de camisa, listo para tomar el toro hídrico por los cuernos que ya habían causado desgracia por doquier.

A cambio de esas tardanzas agravantes, Peña Nieto ha ofrecido un insistente portafolio mediático de imágenes para verse atento a las demandas populares, escuchando a algunos de los muchísimos damnificados, recorriendo zonas de devastación a bordo de robustos vehículos y, ayer, caminando entre las sucias aguas, siempre acompañado de grupos de funcionarios de entre los que en el escenario guerrerense destaca el gobernador Ángel Aguirre Rivero, quien ha competido en cuanto a la gráfica más oportunista y grotesca al dar una entrevista a un medio informativo con el agua a la altura del pecho, para demostrar en metros cúbicos circundantes cuánta es la profundidad de su esfuerzo burocrático.

Por cierto, el mismo viernes en que ya eran conocidos los primeros impactos fuertes de las lluvias, con la población necesitada de auxilio, Aguirre Rivero convivía alegre y nocturnamente con algunos de sus antecesores, Rubén Figueroa Alcocer y René Juárez Cisneros, y con miembros de la clase política del estado en la residencia oficial, denominada Casa Guerrero, según nota de Gloria Leticia Díaz en Proceso: http://bit.ly/16Gosr5)./

Y, mientras la PGR impugna el recurso de amparo otorgado por triple partida a Elba Esther Gordillo por fallas de procedimiento adjudicadas a la misma PGR, en un giro judicial y político que técnicamente no implica la libertad de la profesora chiapaneca pero sí exhibe la textura (¿intencionalmente?) fofa de las acusaciones levantadas, que más delante podría abrir las puertas (¿navideñas?) de una cárcel decidida por razones políticas en contra de alguien que fue aliada del sistema y cuyos sistemas de control hoy son añorados por la peñacracia entrampada en sus reformas, ¡hasta mañana!
24 Septiembre 2013 04:00:18
Mano franca
Tal como lo hizo siendo candidato presidencial en 2012, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha ofrecido ahora su “mano franca” en un contexto incómodo. En aquella campaña grabó un spot en busca de recomponer su relación “con el electorado, con el empresariado, con la sociedad en su conjunto”, sobre todo a causa del plantón del Zócalo y Reforma (asumido así como error o agravio por el que había de pedirse perdón) y por su actitud política “crispada”, según relato hecho posteriormente por Luis Costa Bonino, responsable junto con Luis Mandoki de un intento propagandístico de rediseño de la imagen del tabasqueño./

“Decidimos hacer una especie de pedido de disculpas, una propuesta de reconciliación con la sociedad mexicana, dirigido especialmente a los líderes de opinión de México”, explicó el uruguayo especialista en lides electorales. Así fue que quedó la frase “Ofrezco mi mano franca (este adjetivo fue añadido por AMLO, según Costa Bonino), en señal de reconciliación” (
http://bit.ly/1gUihEo )./

Ayer, según reportó Alonso Urrutia en el portal de La Jornada, el tabasqueño repitió la fórmula martiana: Ante la gravedad que significaría la privatización petrolera, y sólo si hubiera voluntad política del gobierno de Peña Nieto de promover una consulta sobre el tema, “tiendo mi mano de manera franca”. Así, López Obrador “estaría dispuesto a reunirse y hablar con “el gobierno federal”. Una sesión así, sentados AMLO y EPN, serviría para definir los términos de la consulta y para “incluir” lo concerniente al paquete financiero y los nuevos impuestos./

La “mano franca” es una concesión al extremismo (es decir, al uso de una parte de las extremidades superiores) y está en la misma línea de lo solicitado el domingo en un mitin en la glorieta a Colón. Concede a Los Pinos el carácter formal de “interlocutor” y le extiende una carta de reconocimiento condicionado a que se concedan ciertos puntos de un pliego petitorio (el uso específico del término interlocutor conlleva el sentido de negociación y eventual avenencia). Podría estarse en presencia de una incorporación indirecta del factor Morena a una especie de adendum extraoficial al Pacto por México.
Pero, en el fondo, más parece una maniobra de judo, mediante la cual el tabasqueño acepta o recibe la fuerza del adversario para tratar de colocarlo en desventaja. En este caso, AMLO tiende la mano franca (ya en otro acto de campaña usó las mismas palabras al buscar contacto con los zapatistas chiapanecos) al tiempo que va preparando las justificaciones para responsabilizar al rival de no aceptarla y, por tanto, generar las acciones de resistencia civil pacífica que llegasen a producirse./

Por otra parte, en un país sumido en una grave crisis política (y también económica, y social, y…), algunos de los beneficiarios y guardianes del sistema dominante se tropiezan por ofrecer al respetable público ciertos malabares de reformismo político. Ponen la mejor cara y ensayan la sonrisa más convincente para ofrecer sus productos de temporada, las iniciativas de modificaciones legales en materia política y electoral que no alcanzaron a ser procesadas en el marco del Pacto por México y por ello ahora son presentadas como una oferta, como una novedad, por Gustavo Madero y por Jesús Zambrano con la esperanza de que cuando menos quede constancia de que ellos algo trataron de hacer para cambiar aunque fuera las apariencias del negocio compartido de la falsa política representativa nacional./
Es el juego de las minucias intrascendentes, el gatopardismo sabido y asumido, la desesperada búsqueda desde los poderes partidistas cómplices (presuntamente opositores al PRI y el peñismo) de alguna fórmula prodigiosa que extienda la garantía varios años atrás caduca de un sistema político peligrosamente distanciado de la realidad y de la población. Ellos mismos, Madero y Zambrano, el PAN y el PRD, los partidos y sus prerrogativas, los legisladores y sus cámaras de privilegio, los presidentes municipales, los gobernadores y el ocupante en turno de Los Pinos, saben que la olla exprés necesita válvulas de escape, pero en sus enredos tragicómicos en las alturas hoy son incapaces de ofrecer conjuntamente algún espectáculo distractor: A EPN lo que le urge es lo económico y lo energético, votado lo cual ya estaría en ciertas condiciones de atender el asunto de la reforma electoral con la que pretenden chantajearlo los partidos de blanco y azul y el de negro y amarillo, sabedores de que lo que no les cumplan antes del parteaguas energético, más difícil será sacarlo adelante después./

Los trucos esbozados tampoco despiertan alaridos de emoción. Chucho y Gustavo, por ejemplo, coinciden en la necesidad de que se cree un Instituto Nacional de Elecciones, que desde lo federal abarcaría los planos estatales y municipales, según eso para hacer que los desbordados gobernadores controlen los comicios desde sus comisiones o concejos locales. No hay en este planteamiento más que bisutería para entretenimiento. El Instituto Federal Electoral no ha podido ser convertido en una entidad respetable ni confiable sino todo lo contrario, mero botín a repartir entre los partidos, siempre dispuesto a través de su acomedido consejero presidente, Leonardo Valdés Zurita, y de la mayoría de los consejeros, a cumplir con el libreto que requiera el poderoso en turno, retorciendo leyes y reglamentos, habilitando discursos y pretextos, permitiendo que cada elección se convierta en reino implacable del dinero oscuro, del gasto público delictivo, de la transgresión de la legalidad y de la simulación generalizada./

Y, mientras los legisladores del PRD denuncian que los foros de debate sobre energéticos (opinas y te vas) no tienen un funcionamiento adecuado a los propósitos de equidad y buenos modales, y por ello se retiran aparatosamente de esas funciones de sabido desenlace favorable a los propósito peñistas (esto es una consideración peregrina del tecleador, no de los distinguidos perredistas que ni siquiera suponen que existen tales engaños programados), ¡hasta mañana!
23 Septiembre 2013 04:00:19
Segunda llamada
Desde luego que es un zurcido en falso. Una carta septembrina de peticiones a Los Pinos prenavideños para que por decisión propia el carnívoro de las reformas “estructurales” se vuelva vegetariano en materias energética y fiscal. No hay tiempo político ni legislativo para que se aprueben modificaciones con carácter vinculatorio para la consulta popular que en un forzado lance propuso ayer el máximo dirigente de Morena en un segundo acto público de protesta que terminó con la convocatoria para un tercero que, según eso, será “definitivo”.

Pero ese zurcido en falso puede dar pie a dos trajes distintos. Uno, sería el de la reiteración de las marchas y los discursos como recurso eterno de lucha, e incluso el de la apertura de una expandible rendija de convalidación condicionada o de aceptación indirecta del peñismo como interlocutor necesario con el que se podrían tejer ciertas negociaciones. Una comisión designada por AMLO entregará a la Presidencia de la República, así reconocida (aunque en el discurso se aluda a las circunstancias críticas de hoy y al fraude electoral de ayer), las propuestas relacionadas con la pedida consulta popular sobre energéticos y el plan de austeridad que varias veces ha presentado el tabasqueño.

Ese traje estaría compuesto de insuficiencias, del reconocimiento de que falta fuerza y organización y terminaría empatando con la estrategia que Cuauhtémoc Cárdenas plantea para 2015. No está de más repasar lo que dijo López Obrador casi al final de su discurso escrito: “...lo más importante de todo, para salir victoriosos de este desafío, es crecer cada vez más, hasta lograr que exista una voluntad colectiva dispuesta a hacer valer los derechos ciudadanos en defensa del pueblo y de la nación”.

Otra vertiente llevaría a considerar el falso zurcido como una estratagema para ganar tiempo, transfiriendo al adversario (EPN) la presunta responsabilidad de una eventual radicalización no violenta, y permitiendo una atropellada organización social y argumental mediante una estrategia tipo multinivel de recaudación de firmas y posterior participación presencial porcentualizada de presuntos ciudadanos deseosos de ser consultados, rúbricas pericialmente encomendadas a la buena fe, que en racimos de diez en diez serán depositadas en urnas en el Paseo de la Reforma durante el tercer acto de esta obra, que se realizará en dos semanas más, el seis de octubre.

Dos fantasmas rondaron, además, el ambiente de una marcha doblemente acotada (primero, por el gobierno del Distrito Federal, que “acordó” con representantes del lopezobradorismo que la marcha político-cultural-artística no llegara al zócalo expropiado primero por fuerzas federales y luego con marrullerías “nobles” como el uso de esa plancha para recolección de víveres para damnificados; el segundo acotamiento hizo que la caminata fuera breve: Del Ángel de la Independencia a la glorieta a Colón).

Uno de esos revoloteos etéreos fue el de una cierta forma de unidad en la izquierda que se podía deducir de presencias como la del sacerdote dominico Miguel Concha Malo, quien llevó a la reunión lopezobradorista un mensaje proveniente del flanco de Cuauhtémoc Cárdenas, cuyo nombre pronunciado desde el templete no recibió el mejor de los tratos sonoros.

También fue notable la presencia al micrófono del secretario general de la sección 22 del SNTE, la de Oaxaca, con pocas palabras para dar un saludo a la movilización en la que participaban grupos de la CNTE “a título individual” y para hacer un recuento de su lucha gremial. Y el reacercamiento formal, a banderas desplegadas, ya con presencia regularizada, del Partido del Trabajo por voz del dirigente Alberto Anaya, aunque no del Movimiento Ciudadano dirigido por Dante Delgado.

Otro tema volátil fue el de la reiteración discursiva y organizativa de López Obrador, frente a las expectativas fallidas de una cierta radicalización ante el difícil panorama de avance del peñismo en sus planes reformistas. No hubo dinámica de aceleración sino una vuelta a los formatos partidistas del levantamiento de firmas y los compromisos de cada cual llevar cierto número de nuevos prosélitos a una nueva marcha, aunque advirtiendo que en ésta se tomarán decisiones definitivas, pues se estaría a unos días de que la maquinaria legislativa apruebe las reformas constitucionales sobre energéticos, según un texto que AMLO aseguró que es la ruta de trabajo del peñismo respecto a foros de discusión y votación en el congreso.

Esa expectativa de distintas formas de lucha se expresó de manera masiva en la parte final del discurso de AMLO, quien hubo de suspender durante poco más de medio minuto su intervención discursiva ante el coro de “¡Paro nacional!”. Frente a ese reclamo, el tabasqueño planteó la necesidad de mayor organización, de alianzas unitarias horizontales y de una real participación del pueblo. E insistió en no caer en provocaciones ni en la trampa de la violencia. Y para “los de ‘¡hoy, hoy!’, los que quieren todo rapidito” o que se cansan de las marchas porque es siempre lo mismo, López Obrador dijo que “están equivocados”, pues se requiere perseverancia para transformar al país y “construir aquí en la tierra el reino de la justicia”. Por lo pronto, en preparación del siguiente mitin, el seis de octubre, AMLO realizará giras en el Distrito Federal y el Estado de México. En su arenga final incluyó un “¡Viva la resistencia civil pacífica” (video del discurso:
http://bit.ly/1bAb4eU ).

Mientras tanto, en Navolato, Sinaloa, Enrique Peña Nieto anunció que hará modificaciones no a la iniciativa de ley de ingresos, como lo solicitó AMLO en contra de nuevos impuestos, sino en la del presupuesto federal para el año próximo, reasignando fondos a estados que sufrieron destrucción por causas meteorológicas recientes.

Y, con el PAN proponiendo regulaciones a las marchas en el Distrito Federal, ¡hasta mañana, con el dirigente formal del PRI, César Camacho, desplegando una intensa actividad no en el agitado México sino en la República Popular China!
20 Septiembre 2013 04:00:28
Acopio de marrullerías
Son varios los centros receptores de simulación política que se han instalado. El más notable de ellos en la Plaza de la Constitución, donde la noble vocación popular solidaria es ahora utilizada con inocultable marrullería de baja estofa para continuar con el escamoteo de ese zócalo simbólico a manifestaciones de protesta, tanto las magisteriales que pugnan por reinstalarse allí como la dominical de Morena que partirá del Ángel de la Independencia para desembocar cuando menos en algún punto perimetral de la mencionada plaza.

Peña Nieto cumplió con pulcritud marcial el programa conmemorativo del sismo de 1985, entre clarines y tambores, con la oscuridad matutina como único acompañante masivo. Aparte, en la Plaza de la Solidaridad, el jefe del Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, desarrollaba su propio ceremonial. Pero ambas instancias burocráticas convergieron en el propósito de cerrar el zócalo a los visitantes políticos indeseados. La multívoca administración de la Ciudad de México había movido pieza inicialmente, para que no hubiera dudas respecto a la estrategia compartida con Los Pinos, al anunciar con aires ajenos a cualquier pretensión de barniz izquierdista que no se permitiría a los profesores de la CNTE el retorno a la plaza así secuestrada, privatizada. La siguiente medida conjunta consistió en el anuncio de que la plancha zocalera sería utilizada para el acopio de víveres y ayudas varias para los connacionales caídos en desgracia meteorológica. Lamentable aprovechamiento politiquero de una tarea plausible que pudo haberse desarrollado en un espacio ajeno al litigio social en curso.

De celebrarse es el llamado que varios respetables personajes de corte progresista han hecho para que se unan fuerzas en contra de las reformas propuestas por el grupo que tiene a Peña Nieto a la cabeza. Destacan, por la fuerza de su autoridad moral y la ausencia de propósitos electorales en ellos, los nombres de Pablo González Casanova, Miguel Concha, Miguel Álvarez Gándara y Raúl Vera. Pero es evidente que la atención se centra en el reencuentro de dos jefes de grupos políticos y partidistas, Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, largamente distanciados a causa de anteriores y actuales posicionamientos.

Una primera impresión es alentadora para la lucha de una izquierda electoral que vive una inocultable crisis no solamente por la política de alianzas con el peñismo que ha desarrollado el PRD dirigido por los Chuchos y por la insuficiencia y tibieza de Morena en los difíciles momentos actuales, sino, en especial, por el despliegue combativo de una izquierda social que con los profesores de la CNTE como motor han ido poniendo de relieve el agotamiento del esquema de la izquierda institucionalizada.

Pero el boceto de unificación en las cúpulas de la izquierda partidista no tiene tinta fuerte. Entre líderes, es un juego de apariencias convergentes, con la vista puesta en objetivos distantes. De un lado se lanzan redes en busca de sujetar al tabasqueño al rejuego de la oposición permisivamente posdatada (2015 como punto de quiebre, con una consulta nacional concurrente con los comicios federales intermedios y varios de gubernaturas). Aún cuando AMLO había mantenido una postura seca de rechazo, en los lances defensivos de lo energético, a cualquier forma de asociación con el perredismo chucho colaboracionista, ahora las circunstancias le llevan a aceptar un entreveramiento desventajoso con el michoacano que ese chuchismo ha puesto como aval práctico (lo declarativo es otra cosa) de su finalmente aquiescente postura respecto al petróleo y demás temas energéticos. López Obrador gana, por lo pronto, un respiro de cara al zócalo fallido del pasado 8 y a la peculiar marcha político-cultural-artística de este 22.

Rumbo al nicho de lo picante fue elevado el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph R. Biden, por parte del subsecretario mexicano de relaciones exteriores, Sergio Alcocer, quien hablando obviamente a nombre de su máximo jefe, EPN, confinó a una condición chilera el episodio del espionaje gringo al entonces candidato priísta a la presidencia de la República y a la presidenta de Brasil.

Mientras que ésta ha llevado su exigencia de investigación, castigo y disculpas al nivel de posponer una visita oficial a Washington, Peña Nieto mantiene una colonizada postura de aquietamiento a la que el antes mencionado subsecretario dibujó con maestría doblegada, en una especie de Doctrina Alcocer-EPN: “La relación México-Estados Unidos es muy amplia, madura y diversa. Como toda relación de este tamaño, de esta complejidad, tiene las posibilidades de tener irritantes, pero también tiene la madurez para poderse sobreponer”.

Dijo ese funcionario que, en todo caso, el asunto ya había sido tratado personalmente (lo cual es un alegre y efímero decir) por el presidente estadounidense y el ocupante de Los Pinos, por lo cual se está en espera de ver qué resulta de tan poderosa gestión. Mientras tanto, el episodio que en Brasil genera sismos políticos, acá es visto apenas como un “irritante”, es decir, algo temporalmente inflamatorio, un chile acaso picante pero sabroso.

Irritación en las bases y sigilo en las cúpulas en cuanto al movimiento magisterial. En Gobernación se tiene listo un borrador de acuerdos que daría satisfacción a algunos de los puntos principales que ha planteado la más combativa de las secciones del SNTE, la 22 de Oaxaca. Para avanzar en esos arreglos se requiere que no vuelvan los profesores al zócalo y que los líderes estampen sus firmas. Pero el grueso de la movilización reprocha a esos dirigentes la desatención al ánimo colectivo de lucha plena y la contención de los deseos de pelear por la recuperación del zócalo capitalino.

Y, mientras queda confirmado que el peñismo busca una recomposición laboral mediante su reforma nada educativa, pero también partidista, al ordenar la remoción de la indefendible hija de Gordillo de la secretaría general del Panal, ¡hasta el próximo lunes, con EPN cancelando su viaje a Nueva York!.
19 Septiembre 2013 04:00:29
Sismo: Ceremonia fallida
Unos, hacia la Plaza de las Tres Culturas, en el Tlatelolco depositario de una parte fundamental de la memoria histórica relacionada con la lucha popular; otros, en ejercicios militares preparatorios de la ceremonia recordatoria del sismo de 1985 que hoy se realizará en la Plaza de la Constitución así preservada de irrupciones indeseadas.

Senderos y significados distintos. Los profesores de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) encaminándose hacia el simbólico sitio donde sucedió la matanza de estudiantes deseosos de cambios en 1968, a sabiendas de que una decisión absolutamente discrecional, sin fundamento jurídico alguno, preludio de peores autoritarismos, les pretende prohibir el regreso al zócalo capitalino del que fueron expulsados en vísperas del Grito peñanietista escenificado frente a una audiencia menor que la de años anteriores, apenas habilitada mediante acarreos vergonzosos, ciudadanía manipulada con comida gratis, sombreros y camisetas regaladas y transporte pagado por las arcas del Estado de México. De las tarjetas Mónex y Soriana al acarreo “patriótico” con rojas cachuchas patrocinadas por La costeña, la misma firma que apareció en los calzoncillos boxísticos del Canelo Álvarez al que también apoyaron con compra de anuncios algunas haciendas estatales y la federal.

Peña Nieto cumplirá así, en la mañana de hoy, con el ritual conmemorativo del estremecimiento de 1985 que no fue solamente telúrico. Será una ceremonia fallida, meramente formal, pues no se estará honrando la sustancia de lo sucedido a partir de aquella fecha: No se podrá homenajear de manera congruente el despertar cívico, la organización popular, el rescate de los espacios públicos y la vocación de unidad nacional desde una plaza secuestrada, recortando la expresión y la manifestación de quienes piensan distinto, amenazando a profesores con el uso de las Fuerzas Armadas vestidas de Policía Federal.

Pero ése parece ser el signo distintivo del deambular del equipo que gobierna al país. Se van cumpliendo las etapas conforme van apareciendo, sin visión de largo plazo, urgido Peña Nieto de ponerle palomita de cumplido a cada uno de los actos formales que en su agenda le van poniendo. No será con el uso y abuso de policías y militares como podrá desahogar el problema magisterial, pues los miles en lucha no son Elba Esther Gordillo y su corrupción condenatoria ni su cómplice firmante llamado Juan Díaz. Podrá hoy hacer que graben y difundan el acto conmemorativo del sismo, en una plaza forzadamente “limpia” de manifestantes (igual que ya puso palomita a los “compromisos” del Grito y del desfile muchísimo más militar que cívico), y podría ser que luego de esa diligencia los profesores queden en libertad de forcejear para entrar al zócalo (acaso como parte de un acuerdo discreto entre los dirigentes de la CNTE y la Secretaría de Gobernación), sólo confrontados por la Policía capitalina debido a que Miguel Ángel Mancera pretende obstruir la instalación de un nuevo plantón.

Pero el problema de fondo subsiste y crece, en términos que deberían preocupar mucho a los poderes establecidos, pues segmentos estudiantiles muy activos han logrado que sus instituciones educativas sean llevadas a paro a partir de hoy, durante dos días, y las filas de los profesores de la CNTE, por sí mismos suficientemente aguerridos, y muy experimentados, se han fortalecido con la participación de nutridos grupos juveniles que no provienen de las filas de los anarquistas que están constituidas por muchos jóvenes genuinamente deseosos de confrontar al sistema y forzar cambios mediante la violencia, pero también por infiltrados y provocadores.

Otra irritación creciente pone a prueba la capacidad política, presupuestal y operativa de una élite gubernamental que no parece demasiado apta para atender dos asuntos difíciles al mismo tiempo. La tragedia nacional derivada de la concurrencia de dos fuertes frentes meteorológicos ha puesto de relieve la alta corrupción acumulada, que ha propiciado el resquebrajamiento de obras de infraestructura realizadas por debajo de la calidad convenida, para así dejar márgenes criminales de ganancia a repartir. La administración peñista no tendrá recursos suficientes para enfrentar adecuadamente las necesidades de reconstrucción en todo el país y, además, los esfuerzos presupuestales que se hagan serán atrapados por el mismo ciclo nada virtuoso de la corrupción, el clientelismo político y electoral y la simulación.

La corrupción del pasado tiene resonancia en el presente porque muchos de los grupos que hoy convergen en la élite federal provienen de esa matriz. Pero hay algo que sí corresponde plenamente al peñismo: La irresponsable desatención de un problema que no surgió a última hora y la pésima coordinación de esfuerzos federales para atender con justicia y prontitud a los damnificados en general.

Mientras el peñismo concentraba su dosis de atención en el combate al profesorado disidente, y se empeñaba en cumplimentar libretos de boato calendarizado, gran parte del país vivía ya el desastre al que el ocupante de Los Pinos dedicaría una noche de 15 la efectista cancelación de su presencia en una cena colectiva de lujo, aunque al otro día retomó el gusto ceremonial palaciego al presenciar desde un balcón el despliegue de recursos, habilidades y organización militares y policiacas que en ese momento más falta hacían en la atención directa de las múltiples localidades ya en la catástrofe mientras en el Distrito Federal se desahogaba un fasto similar al que Porfirio Díaz presenciaba en 1910, conmemorando el primer aniversario de la independencia nacional.

Por otra parte, la limitada capacidad del Gobierno federal para atender estos desastres naturales se vio concentrada (con mucha simulación) en áreas como Acapulco, dejando de lado a decenas de localidades, aunque la maquinaria propagandística oficial comenzaba a emitir irritantes mensajes de presunta ayuda integral y suficiente. ¡Hasta mañana!
18 Septiembre 2013 04:00:37
Las claves del Zócalo
El triunfo pírrico del ceremonial patrio sobre los derechos públicos está convirtiéndose en un bumerán impensado por tecnócratas y por políticos frívolos e ignorantes de la verdadera historia nacional. La Plaza de la Constitución delata las intenciones reales de quienes alegaron propósitos rituales impostergables para así expulsar a ciudadanos en protesta.

Cercado ese zócalo donde suelen converger múltiples expresiones cívicas disidentes, tomado como rehén por fuerzas federales y capitalinas, con el Estado Mayor Presidencial como garante de sujeción, y oficialmente negado para su uso porque así lo ha decidido el usufructuario actual del poder ejecutivo federal, queda claramente mostrado el talante crecientemente restrictivo de garantías y libertades por parte del mexiquense que ahora se reserva el derecho de admisión al mencionado zócalo cuando menos hasta el próximo jueves 19, cuando desea encabezar sin temblores políticos la ceremonia conmemorativa del sismo de 1985.

Así como expulsando a profesores en lucha celebró la gesta de los rebeldes que pugnaron con violencia y excesos por la independencia nacional, ahora el ocupante de Los Pinos busca rememorar los estremecimientos telúricos que también fueron políticos y sociales (la gente tomando en sus manos el proceso de rescate y defensa colectiva, mientras los políticos rehuían sus responsabilidades, entre edificios que caían no sólo por el fenómeno natural sino también por la corrupción de los contratistas, por el mal uso del dinero público).

El propio Peña Nieto vive en estos momentos otro momento social crítico, de dimensiones aún imprecisas. Otro fenómeno, meteorológico, que abarca buena parte del territorio nacional y se ha expresado de manera inusual en ambos flancos costeros del país, pone de manifiesto la insuficiencia del aparato y los recursos públicos destinados a la atención de desastres naturales. El tamaño de un Estado como el mexicano se encoge a la hora de enfrentar esas circunstancias ante cuyas probabilidades debería estar fuertemente preparado. Apenas da para reacciones propias del lugar común: Peña Nieto a bordo de un camión de carga recorriendo algunas zonas accesibles, el despliegue del plan militar de emergencias, la difusión gubernamental de imágenes con las que se pretende dar la impresión de que ya algo se está haciendo, aunque por lo pronto lo más destacado sean esos espots.

La desgracia es multiplicada porque muchos de los órganos gubernamentales que deberían estar preparados para atender y enfrentar las circunstancias que desembocan en tales infortunios están ocupados por ignorantes en las materias de su empleo, partidizadas las nóminas para insertar en cargos técnicos a miembros del bando político en turno de abordaje sexenal. Por ejemplo, Peña Nieto comisionó a algunos secretarios para que personalmente atendieran ciertos estados. A Guerrero mandó a la salinizada Rosario Robles, con riesgo de que allí se reproduzcan las históricas maniobras que convierten las ayudas extraordinarias en promoción electoral para determinado bando, en este caso con la secretaria de turismo, Claudia Ruiz Massieu, sobrina de Carlos Salinas de Gortari, en busca de ser la próxima candidata priísta a gobernar esa entidad.

Justamente el hartazgo social ante la incapacidad y la insensibilidad de la clase política gobernante levantó después del ‘85 una inconformidad colectiva que más delante abrió el camino a la izquierda electoral para tomar el mando de la capital del país. Desde que Cuauhtémoc Cárdenas ganó los comicios inaugurales de la etapa en que los capitalinos eligen a sus autoridades (antes eran designaciones presidenciales, en la jefatura central y en las delegaciones), se había mantenido una política genéricamente acorde con esa visión mayoritaria cargada a la izquierda. Con sus matices, en la Ciudad de México se ha sostenido una política de desarrollo social que incluso hoy constituye el principal activo de la polémica administración de Miguel Ángel Mancera, quien ayer rindió su primer informe de labores en un contexto difícil, acusado de despegarse de las grandes líneas tradicionales de esa izquierda e incluso ir preparando el camino para que el PRI avance en las próximas elecciones intermedias y recupere la plaza en 2018.

Un ex jefe del gobierno capitalino, Andrés Manuel López Obrador, también apareció ayer, pero no entre gobernadores de otras entidades y el secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, como lo hizo Mancera, sino en un video distribuido a través de las redes de internet, para invitar a la marcha que del Ángel de la Independencia al Zócalo se realizará el próximo 22 a fin de dar continuidad a la protesta contra la privatización petrolera que el pasado 8 no pudo desarrollarse a plenitud porque la CNTE ocupaba la mencionada plaza.

Aún cuando ciertos segmentos de esa izquierda demandan acciones de mayor contundencia (el ex diputado Gerardo Fernández Noroña ha emplazado al tabasqueño a anunciar este domingo algo más que marchas), AMLO ha preferido destacar el timbre cultural y artístico que tendrá esa próxima caminata, de la que dijo que será “una fiesta”, pues en Morena “se debe protestar con alegría”. Precisó que “van a venir de todos los estados del país, van a traer su música, sus danzas”. Por ejemplo, estarán “los tamborileros de Tabasco, con la danza del caballito (...) los parachicos de Chiapas (...) toda la cultura de Oaxaca”.

Así, en estos momentos, todos los caminos conducen al Zócalo. No se sabe si los profesores de la CNTE lo ocuparán desde este miércoles o hasta el jueves, después de la tempranera ceremonia recordatoria del sismo, y si, en caso de retomar esa plaza, la cederán a AMLO para el acto dominical o éste tendrá que llegar solo hasta los linderos. Mancera invoca la posibilidad de una mesa de negociación, en presencia de los medios de comunicación, entre la CNTE y el Gobierno federal, y en varios planteles universitarios se declaran paros en apoyo a los profesores. ¡Hasta mañana!
17 Septiembre 2013 04:00:40
Rituales entre tormentas
Las meteorológicas han sido las perturbaciones más recientes, pero no las únicas. Frente a tragedias de las dimensiones que se viven en varias localidades, Acapulco en especial, Enrique Peña Nieto ha actuado con obligada rapidez escénica, negándose a asistir a la cena de gala que había organizado luego del desabrido Grito con ayuda de memoria por escrito (“acordeón”, se decía en la jerga escolar) que protagonizó frente a un Zócalo recuperado por la fuerza y en el que no pudo juntar entusiasmo cívico ni evitar la escucha de rechiflas y coros en contra, entre luces verdes de láser y acompañamiento familiar que en momentos parecía asombrarse ante expresiones disonantes en la planicie.

También mostró capacidad reactiva en cuanto terminó la ostentosa exhibición de fuerzas armadas oficiales que en la misma Plaza de la Constitución mostraban sus recursos mientras en buena parte del país la población clamaba por el apoyo logístico que las débiles instituciones estatales y municipales apenas podían bocetar, en espera esos mexicanos en desgracia de que terminara el desfile “cívico-militar” para comenzar a ser atendidos por soldados, marinos y vehículos y tecnología reservada para el uso de la Federación. Luego de presenciar el sugerente espectáculo de poder, Peña Nieto se concentró en la atención directa del drama derivado de las lluvias excesivas que de manera excepcional cayeron en ambas costas mexicanas, yendo incluso al puerto guerrerense donde para fines de mayor realce propagandístico habría de dormir.

El ocupante de Los Pinos se sostuvo al pie del cañón ritual (a pesar de que la desgracia meteorológica en curso ya exigía desde el 15 una atención absolutamente concentrada en ella) porque las dos ceremonias del zócalo eran para él una suerte de presunta victoria política, una holografía de fuerza institucional, un ensueño de recuperación de la verticalidad de mando, un remanso de fabricada y efímera vuelta a la normalidad: su Grito, su Desfile. Una especie de segunda toma de posesión en dos tiempos, entre solemnidades septembrinas de salón y la demanda popular de ayuda urgente de paisanos entre aguas.

Peña Nieto recuperó el zócalo capitalino volcando el amago de la fuerza represiva sobre profesores en protesta que en una porción importante resistieron hasta el final, logrando exhibir el desalojo real que algunos medios pretendían manejar como un acuerdo o entendimiento entre cúpulas. El peñismo violentó derechos y garantías para satisfacer necesidades ceremoniales. Sin asidero jurídico suficiente, impuso a millares de ciudadanos una expulsión a contentillo, privilegiando fiestas cívicas, en especial el desfile de las fuerzas armadas, sobre el ejercicio legítimo de derechos constitucionales.
El zarpazo del viernes 13 es más grave de lo que algunas lecturas apresuradas podrían suponer. Parecería “blanco”, aunque hubo decenas de detenidos arbitrariamente y un número indeterminado de personas con lesiones menores.

Pero su carga fundamental está en la instalación “natural” del ánimo y la operación represivas en el contexto de las protestas sociales contra el reformismo (y no solamente contra el relacionado con el control laboral de lo educativo). Ese viernes se produjo un escalamiento en la disposición del priísmo gobernante para enfrentar con dureza la disidencia organizada.

Como consecuencia de ese banderazo de salida en el zócalo capitalino se produjeron escenas peores en otros lugares, en especial en el Veracruz administrado por Javier Duarte, quien se ha esforzado por ofrecer esa entidad como laboratorio de pruebas para acciones represivas diversas (violencia contra periodistas, criminalización del tuiteo y otras actividades críticas en internet, por dar dos ejemplos) y como afanoso reproductor de líneas federales lesivas a la población. En varias ciudades veracruzanas, pero sobre todo en Xalapa (con X), el retozo represivo a partir del indicativo federal desde el zócalo incluyó el uso de perros amaestrados y de balas de goma contra los profesores desalojados de madrugada.

Otro gobernador priÍsta, Roberto Borge, hizo que su tenebroso secretario de seguridad pública, el general Bibiano Villa, montara un amedrentamiento extremo contra los profesores que estaban plantados en la principal plaza de Chetumal, obligándolos a moverse de madrugada a otro lugar, ante un emplazamiento oficial de ser desalojados al costo que fuera. Días atrás, el 11, el gobernador priísta de Campeche, Fernando Ortega Bernés, había ordenado el uso de macanas y gases lacrimógenos (lo que dejó varios lesionados) para expulsar a profesores que se habían instalado a las afueras de los edificios donde operan el propio mandatario y el congreso local. 

Y sin embargo, la lucha magisterial se mueve. En la capital del país la CNTE planea el natural retorno al zócalo desde donde pretende continuar con sus protestas. Las fuerzas federales intentarán impedir ese regreso a la cercada Plaza de la Constitución, sin base jurídica alguna, como una continuación del ejercicio discrecional del poder peñista, con derechos y garantías a consideración de la barandilla de Los Pinos. En varios estados, Veracruz de manera destacada, la represión ha exaltado los ánimos de lucha y ahora se producen protestas incluso en plazas ajenas a la CNTE, con profesores pertenecientes al oficialista SNTE al que tachan de traidor.

Y, mientras Miguel Ángel Mancera rinde hoy su primer informe de labores, con el estigma del caso Heaven, con acusaciones encontradas, unas que lo señalan por ser demasiado condescendiente con las marchas de protesta y otras que lo consideran proclive a la represión, y con una generalizada calificación negativa que contrasta con la que sus antecesores perredistas tuvieron en este primer tramo, ¡hasta mañana, viendo que los productos inflados de la marca Televisa pasan por momentos complicados (El Tri, el Canelo y un personaje recién visto en televisión junto a una dama de vestido verde como el de Fiona)!
13 Septiembre 2013 04:00:38
Patishtán sigue preso
El profesor indígena bilingüe Alberto Patishtán seguirá en la cárcel. No es saqueador hermano de un saqueador ex presidente de la República, ni autor intelectual del asesinato de un columnista denunciante de narcopolítica, ni famoso tratante de drogas ni cómplice o protegido de grupos de vuelta en el poder. Por ello deberá cumplir la sentencia de sesenta años de prisión que le fue asignada, aún cuando las deficiencias en el procesamiento judicial en su contra han generado un amplio movimiento en pro de su liberación justiciera, que ha incluido en fechas recientes la visita en su celda de personajes como el ex candidato presidencial Cuauhtémoc Cárdenas, el comisionado del Gobierno federal para el diálogo con los pueblos indígenas, Jaime Martínez Veloz, y el propio gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello (“su liberación sería un acto de justicia”, dijo en julio pasado este mandatario).

Patishtán, a quien se considera preso político, fue acusado de participar en la emboscada en 2000 de una patrulla chiapaneca. En ese ataque murieron siete policías y resultó herido el hijo del presidente municipal de El Bosque, Manuel Gómez Ruiz, contra quien el maestro tzotzil encabezaba una lucha en demanda de freno y castigo a la corrupción practicada por esa administración. Los defensores han demostrado que Patishtán estaba reunido con otros profesores, en Huitiupán, mientras la emboscada se desarrollaba. Pero nada ha hecho cambiar el criterio de los juzgadores. En marzo pasado, la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se negó a revisar el caso.

Y ayer se desahogó el último recurso de la defensa, un incidente de reconocimiento de inocencia que el primer tribunal colegiado del Vigésimo Circuito, con sede en Tuxtla Gutiérrez, declaró infundado sin pronunciarse respecto a la responsabilidad penal del sentenciado sino estableciendo que no procede una nueva valoración de pruebas porque el expediente ya es cosa juzgada. Ahora sólo queda la instancia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos o la posibilidad de una amnistía que Patishtán se niega a solicitar a Enrique Peña Nieto, pues considera que sería aceptar su culpabilidad.

A ese mismo ámbito de voluntad personal a partir de la valoración de circunstancias políticas y sociales han transferido los profesores de la CNTE la posibilidad de distender su lucha actual. Sólo él, EPN, puede dar respuesta positiva a alguno o algunos de los tres puntos que la comisión negociadora dejó ayer sobre la mesa de trabajo forzadamente instalada con el secretario de gobernación al frente. El controversial formato de las obstrucciones viales neurálgicas fue la única llave que pudo abrir las puertas de Bucareli al máximo nivel y no en instancias menores de esa misma secretaría o de Los Pinos, como desdeñosamente pretendían hacerlo las autoridades federales.

Y, a pesar de que Miguel Ángel Osorio Chong pretendía que la reunión con él fuese “concluyente”, la CNTE planteó tres puntos a resolver: la derogación de las modificaciones constitucionales (en los artículos 3 y 73) realizadas para cumplir con la reforma laboral y administrativa en el ramo educativo, el veto de EPN a esos arreglos legislativos y una reunión directa con él. No hubo acuerdo que se diera a conocer al término de la reunión, aunque lo allí hablado sería sometido a asambleas con los profesores, pero sí una encarecida petición de Osorio para que los manifestantes dejen libre la plancha del zócalo capitalino para la celebración de las Fiestas Patrias.

El problema de fondo no está en la noche del 15, pues en un caso extremo Peña Nieto podría optar por encabezar las ceremonias en Dolores Hidalgo, Guanajuato, sino en el desfile militar que en este año difícil celebrará el centenario de la constitución de esas fuerzas armadas con un despliegue de poderío al que han invitado a participar a representantes de ejércitos de otros países. La conmemoración formal del estallido de 1810, que confrontó a los poderes establecidos, requiere ahora del desalojo (incluso violento, si se llegara al punto extremo) de profesores independentistas que ejercen sus derechos y pelean contra actos del poder público que consideran deben ser enfrentados con
insurgencia.

En su campamento instalado en el corazón simbólico del país, los profesores deberán valorar la reacción mediática, política y represiva que un régimen puesto en jaque de resonancia internacional es capaz de desatar en defensa de una imagen de preservación institucional. La administración gerencial de Peña Nieto no puede regalarse la oportunidad de ceder una plaza para evitar un baño de sangre, pues con tantos problemas acumulados y con una creciente insatisfacción social cada vez más explícita, ese poder civil formal depende de manera vital del sostén de las armas institucionales.

Para completar el cuadro del alineamiento de todos los poderes contra la insurrección civil desatada por los profesores apareció en escena el hombre cuya enorme riqueza contrasta, sintetiza y se explica a partir de la miseria de millones de mexicanos, Carlos Slim Helú: “Están provocando, más que resolviendo el problema, y están poniendo en riesgo la imagen de los maestros”.

Astillas: En gira por la huasteca potosina, Enrique Peña Nieto dijo que su gobierrno “asume” los costos correspondientes a la reforma fiscal (a la que por razones de etiquetación sexenal insiste en llamar “hacendaria”). Ya el virrey Videgaray (Virregaray, propuso con ingenio la tuitera Claudia Benassini) ha aceptado la posibilidad de que se busquen alternativas al punto del impuesto a las colegiaturas (tema que algunos quisquillosos suponen que es un artificio concebido para distraer la atención respecto a otros puntos delicados y al final “ceder” en lo de los pagos escolares). Y la homologación del IVA en las zonas fronterizas también se ha ido atorando. Pero EPN defiende integralmente su propuesta, convencido de que las medidas impositivas que propone no pueden ser populares pero, estima, sí necesarias… ¡Feliz fin de semana!
12 Septiembre 2013 04:00:52
Violencia y protestas
Dos asesinatos de corte político enmarcaron la numerosa y variada jornada de protesta que con los profesores como eje, pero acompañados por otros sectores sociales también en lucha, se desarrolló ayer a lo largo del país. En la noche previa al arranque de lo que se denominó Paro Cívico Nacional, en el que participaron notables segmentos de miembros del oficialista Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, fue ejecutado el profesor Everardo Hugo Hernández Guzmán, en un municipio conurbado a la capital de Oaxaca. El profesor Hernández era diputado local postulado por el PRD y pertenecía a la sección 22 que ha sido motor de la lucha magisterial desarrollada en el Distrito Federal durante semanas recientes. En la tarde de ayer, mientras se libraban enfrentamientos en vialidades capitalinas entre profesores y granaderos, se conoció el asesinato en Michoacán del también diputado local perredista Osbaldo Esquivel Lucatero, médico de profesión.

Hernández Guzmán era, además, presidente electo de San Andrés Nueva Cabecera donde, mediante elecciones por partidos (pues antes las autoridades se designaban por el sistema de usos y costumbres) se impuso al grupo del priísta Efraín Cruz Bruno, quien fue asesinado en junio recién pasado durante un atentado en el que quedó lesionada la diputada local por el PRI y el PVEM, Rosalía Palma, y murió una sobrina de ésta. Esos asesinatos forman parte de una larga lista oaxaqueña de homicidios relacionados con lo político, sobre todo contra opositores al sistema o defensores de sus comunidades. También en junio, por ejemplo, fue asesinado Nicolás Estrada Merino, quien presidía el consejo estatal del PRD. Y este domingo fue ejecutado un estudiante de 17 años de edad, Carlos Zamora, hijo de Juan Pablo Zamora Bonilla, dirigente chinanteco del Consejo Indígena del Uxpanapa (nota de Octavio Vélez
http://bit.ly/17rkmph ). A varios opositores se les ha hecho saber en estos días que hay una lista de candidatos a la ejecución.

Esquivel Lucatero fue presidente municipal de Buenavista Tomatlán, donde se han producido confrontaciones entre el Ejército y las policías comunitarias. Dos días atrás había señalado que a pesar de las declaraciones optimistas de los gobiernos federal y de Michoacán “la situación seguía tensa” en la Tierra Caliente (http://bit.ly/17QWegs ). Un hermano del diputado local perredista fue lesionado durante el ataque pero los primeros reportes señalaban que estaba fuera de peligro mortal.

El fantasma de los atentados políticos se fortalecía al saber que fue puesto en reclusión domiciliaria José Antonio Zorrilla Pérez, quien este año sumó su nombre a la lista de beneficiarios de la selectiva generosidad judicial desatada con el advenimiento de la segunda etapa del PRI en el poder. Hidalguense, como algunos de los principales personajes del gabinete federal actual, fue sentenciado a 35 años de prisión por considerarlo autor intelectual de la trama que el 30 de mayo de 1984 terminó con la vida del bien informado periodista Manuel Buendía.

Zorrilla Pérez era titular de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) durante el gobierno que presidía Miguel de la Madrid y que tenía a Manuel Bartlett como secretario de gobernación. La DFS era un brazo ejecutor poderoso y virtualmente impune de las políticas de persecución y exterminio de opositores políticos, sobre todo los que habían optado por la lucha armada, y de combate o protección, según las circunstancias, de la floreciente industria del narcotráfico y sus ramificaciones políticas.

El columnista Buendía fue abatido en la Ciudad de México para frenar la difusión de material informativo que evidenciaba que la narcopolítica había beneficiado incluso al habitante principal de Los Pinos. Según la sentencia formal, él fue el más alto eslabón en la cadena de mando que ordenó ese crimen que siempre se ha considerado que fue de Estado. En 2009, habiendo cumplido solo 19 años tras las rejas, Zorrilla Pérez obtuvo su libertad condicional, que le fue revocada meses después por trámites administrativos no cumplidos. Ahora, por razones de salud, podrá desahogar desde su domicilio lo que le restan de condena.

Rigor judicial, en cambio, fue aprobado por la cámara federal de diputados a título de una “reforma financiera” que en realidad es una miscelánea concebida para seguir favoreciendo a bancos e instituciones financieras. Con la zanahoria envenenada de que ahora habrá más créditos y menos onerosos, y a reserva de lo que el Senado decida al revisar lo autorizado en San Lázaro, se estaría en la tesitura de que hubiera cárcel, arraigo y secuestro de bienes en contra de personas que incumplieran el pago de sus compromisos crediticios.

A pesar de que la Constitución establece en su artículo 17 que nadie puede ser puesto en prisión por deudas de carácter puramente civil, los diputados federales aprobaron que, cuando se rompa el arraigo domiciliario fácilmente conseguible por los bancos, se impongan de seis meses a dos años de prisión y una multa (el diputado Ricardo Monreal lo explicó en tribuna, http://bit.ly/1g1TKwP y también puede leerse en http://bit.ly/1e3VbhM ).

Y, sin embargo, Los Pinos ponía ayer oídos sordos a una protesta social que desplegaron profesores pertenecientes a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación pero también del oficialista SNTE y otros ciudadanos que resisten a la imposición de las “reformas estructurales” del peñismo. En todo el país, con diversos matices, se produjo una convergencia de inconformidad que la autoridad federal quiso menospreciar (gesto recurrente en este tramo de “negociaciones” con la CNTE) a la hora en que representantes de ciudadanos que en dos marchas habían llegado a las inmediaciones de Los Pinos pretendieron abrir o restablecer vías de diálogo y negociación política.

A fin de cuentas, luego de choques con granaderos y la obstrucción de vialidades fundamentales de la capital del país, los profesores lograron que les sea programada una cita con el secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.
¡Hasta mañana!
11 Septiembre 2013 04:00:37
Rebatiña por banderas
El Partido Acción Nacional ha recibido una impensada revitalización a partir de los planteamientos fiscales del peñismo que agravian a clases medias y a zonas fronterizas. Inmersa aún en una fuerte riña entre facciones (calderonistas contra maderistas), la agrupación caracterizada por el uso del blanco y el azul pareciera haber recuperado el papel de principal oposición partidista al régimen de tres colores (Morena aún no tiene registro), a tal grado que, mientras el perredismo se esmera en apoyar la propuesta de revoltillo “hacendario” (chuchos agradecidos por el mantenimiento de medicinas y alimentos sin IVA), el habilidoso coordinador de los diputados priístas y virtual jefe de San Lázaro, Manlio Fabio Beltrones, abrió ayer una salida de emergencia al advertir que los compañeros de su bancada no están de acuerdo con temas como el cobro de impuestos a colegiaturas escolares.

La rebatiña por banderas fiscales con probables réditos electorales desplaza o cuando menos compite fuertemente con la atención colectiva a temas de igual carga preocupante, como son los relacionados con lo energético y lo educativo.

Ayer, por ejemplo, el PRI debió aplicarse a fondo para frenar la pretensión panista de empujar desde el Senado una exhortación para que la Cámara de Diputados impida la aprobación del rubro de la homologación del IVA en las zonas fronterizas. El priísta que preside la mesa directiva del Senado, Raúl Cervantes, decidió cancelar el debate que había iniciado el panista Ernesto Ruffo, exgobernador de Baja California, respecto al paso del 11 al 16 por ciento de IVA en esas franjas limítrofes. A pesar del cierre provisional de la discusión senatorial, el olfato del panismo les lleva a la insistencia en la defensa de esos temas que inciden especialmente en buena parte de su electorado, en los segmentos empresariales y de clase media.

En tanto (con una sola o), se cumplía la ceremonia de promulgación de las leyes secundarias correspondientes a la reforma laboral educativa. Enrique Peña Nieto congregó nuevamente a la élite política para desahogar procedimientos que en otras circunstancias se realizarían sin esa pompa, pero ahora se consideran “históricos”. Contó, desde luego, con la presencia de los dirigentes formales de la oposición solidaria: Gustavo Madero, quien aprueba en el Pacto por México las líneas generales de aquello contra lo cual luego se rebela en puntos específicos, y Jesús Zambrano, quien aprovechó el viaje para expresar nostalgia por los movimientos magisteriales de lucha que en décadas pasadas peleaban de manera distinta a lo que hoy se vive.

Como si la mencionada promulgación de las leyes secundarias no fuese un golpe formalmente aplastante, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación continuó ayer con su ritmo de protestas, en esta ocasión estableciendo un cerco en las oficinas centrales de la Secretaría de Educación Pública. Cierto es que la vertiente michoacana de ese movimiento anunció ayer su decisión de volver a las aulas, aunque suavizando discursivamente ese retiro con la promesa de seguir apoyando la lucha, pero de otra manera (la dirigencia michoacana, una parte de la de la sección 9 del SNTE y el líder formal de la 22 de Oaxaca, han tenido constantes señalamientos en privado, por parte del “ala dura” del movimiento, por considerarlos proclives a peculiares entendimientos con la parte gubernamental).

Y sin embargo, hoy se realizará una serie de protestas que han sido denominadas paro cívico nacional. Se estima que en unas cuarenta ciudades del país, cuando menos, se realizarán acciones de inconformidad, las más notables de éstas en la Ciudad de México, donde dos marchas partirán de distintos lugares rumbo a Los Pinos. En internet se ha promovido dicho paro bajo la etiqueta #11SMXaPararLasReformas y mediante las consignas “Contra la falsa reforma educativa y las reformas estructurales”, “Por la defensa de Pemex”, “¡En unidad, sin tibiezas, todxs a las calles!” (la “x” de “todxs” tiene un sentido de rechazo a un presunto sexismo gramatical).

A pesar de la maquinaria mediática, política, gubernamental y legislativa enderezada en su contra, el movimiento magisterial de lucha ha logrado reproducirse de forma dispareja a lo largo del país, con fuerza y cuantía en ciertas regiones históricamente favorables a la CNTE, pero también en zonas donde el virtual esquirolaje del sindicalismo oficialista, el SNTE con su dirigente de papel, Juan Díaz de la Torre, ha ido empujando a profesores inconformes con las reformas peñistas hacia el único cauce de acción política que hoy representa la multimencionada CNTE.

Ese crecimiento del sindicalismo magisterial independiente está consignado en medios regionales de comunicación donde se da cuenta de plantones, marchas y protestas diversas. Es una ironía que el fortísimo golpe dado por el peñismo para dar viabilidad a su recuperación del control laboral, electoral y político del SNTE haya convertido a la CNTE en el único interlocutor real del gobierno y en la única opción de protesta de los profesores. Tanto así que la ceremonia del Grito de Independencia ha sido tomada como pieza de forcejeo político, con los maestros en lucha decididos a realizar su propio ritual frente al oficial que tendrá como plazas utilizables, según las circunstancias, la de la Constitución, donde están las sedes de los gobiernos federal y del Distrito Federal, o la de Dolores Hidalgo, a donde suelen ir los ocupantes de Los Pinos como detalle de reverencia histórica o, como ha sucedido en administraciones recientes, como alternativa de elusión ante presiones masivas./

Y mientras otros probables gritos en privado se han hecho saber en susurros mediáticos, con el procurador federal, Jesús Murillo Karam (la PGR, “carro con llantas ponchadas”, ha dicho), hablando de revisar la Iniciativa Mérida, en busca de distintas formas de operación y de “respeto a la soberanía nacional”, ¡hasta mañana, con los diputados aprobando la reforma financiera y los senadores ratificando a comisionados en materia de competencia económica y de telecomunicaciones!
10 Septiembre 2013 04:00:35
Efectismo fiscal
A las crecientes presiones a la economía nacional, Enrique Peña Nieto, ha agregado un paquete de propuestas que de inmediato ha multiplicado las tensiones en ciertos partidos y grupos de poder y que pareciera obedecer más a una vocación de malabarismo múltiple y de efectismo político que a un intento de reformar a fondo el enredado e injusto andamiaje fiscal mexicano.

De entrada, las iniciativas presentadas el domingo recién pasado por el peñismo fueron caracterizadas por una ausencia: a pesar de la insistente exploración de esa posibilidad, no se planteó la extensión del Impuesto al Valor Agregado a los alimentos y las medicinas (IVAam). Según las explicaciones dadas por el gobierno federal, se mantuvo esa exención a partir del reconocimiento de la difícil situación económica actual, atribuida en parte a factores externos pero también derivada de una crítica situación interna que en diagnóstico de impensable sinceramiento fue reconocido en el texto entregado por el secretario Luis Videgaray a diputados federales. En diez puntos concretos , bajo el título “¿Por qué? La situación de México” (
http://bit.ly/17lShj2 ), Hacienda reconoce tajantemente el fracaso de cuando menos los treinta años recientes de gobierno federal, repartidos entre administraciones priístas y panistas.

El retiro del tema del IVAam generó protestas en el medio empresarial y en una de sus vertientes partidistas, la de Acción Nacional, mientras que en el aliado PRD dirigido por el grupo de Los chuchos motivó algarabía, pues les permite desarrollar un discurso de éxito negociador, atribuyendo a esa izquierda pactista el freno de tan polémico punto. Desde el flanco del partido en construcción, Morena, también hubo militantes que quisieron encontrar visos de victoria en el mencionado retiro, adjudicándolo específicamente al impacto que habrían tenido tanto su movilización dominical en la Ciudad de México como el anuncio de protestas en curso de organización.

Las primeras lecturas permiten asumir que en un giro sorpresivo el peñismo “arrebató” banderas a la izquierda y se contrapunteó con el segmento derechista que hasta ahora le ha apoyado. El empresariado y la clase media aparecieron como principales damnificados en grado de tentativa (recuérdese que, a fin de cuentas, Peña Nieto está dando un inmediatista golpe político y mediático, pero las presiones de fuertes grupos de interés podrían hacer que en el congreso se “corrijan” algunas de las propuestas): en términos genéricos, sin que aún se conozcan los detalles que serán los que definan profundidad y extensión de esas medidas, se ha hablado de eliminar las normas que permiten la consolidación fiscal, tan utilizada para pagar menos impuestos al repartir ganancias entre firmas volátiles que intencionalmente registran pérdidas,  de acotamiento de regímenes preferenciales y de gravar las operaciones en el mercado de valores.

Los señuelos de “justicia social” mediante la reforma hacendaria incluyen una pensión universal para mayores de 65 años (parecida a lo que Andrés Manuel López Obrador hizo en el gobierno capitalino y se ha sostenido y extendido a otras entidades, antes tachada esa política de “populista”) , seguro de desempleo (con un guiño especial a quienes trabajan en el sector informal, al que desean incorporar a la base tributaria), más inversión en infraestructura (pastel a repartir entre grandes firmas) y “más y mejor educación” (otro guiño presupuestal, esta vez al magisterio en lucha, a los oficialistas del SNTE y a los gobernadores para atender los conflictos locales).

En la búsqueda de recursos para financiar tan ambiciosos proyectos, el peñismo recurre al intento de reducir hasta donde le sea políticamente posible el régimen de consolidación fiscal y otras formas de excepción que han favorecido históricamente al cerrado grupo de grandes empresarios que constituyen uno de los principales apoyos de Peña Nieto, tanto para su apropiación del poder como en su sostenimiento actual. Otra exacción que ha causado turbulencia es la pretensión de aumentar del 30 al 32% el Impuesto Sobre la Renta (ISR), aunque a cambio se retiran otros instrumentos de control como han sido el Impuesto Especial a Tasa Única (IETU) y el Impuesto a los Depósitos en Efectivo (IDE), éste supuestamente establecido para inhibir las operaciones provenientes del sector informal de la economía y detectar negocios relacionados con el crimen organizado.

Pero también ha decidido el peñismo luisista (por Luis Videgaray) entrar a galope a los bolsillos de los segmentos populares y de clase media: impuesto a las bebidas azucaradas (ya los productores han advertido que tendrán que aumentar entre 15 y 20 por ciento el precio de sus líquidos, entre los que se encuentran las bebidas de cola que en el caso de la Coca casi forman parte de la canasta básica nacional), a la renta, venta e hipoteca de bienes inmuebles, a los chicles (que, efectivamente, no son alimento), a las colegiaturas o pagos de estudios en instituciones particulares y a la comida para mascotas (algunos pícaros creyeron ver en esta medida un golpe gastronómico a ciertas cúpulas partidistas). Además, la zona fronteriza recibe un golpe tremendo al emparejarse el cobro del IVA, del 11 al 16%. Los gasolinazos se mantienen aunque con la promesa de que serán en una proporción menor a la alcanzada hasta ahora.

Una propuesta de reformas constituida de malabares políticos, ansiedad por contener la protesta popular y necesidad imperiosa de aparentar giros hacia la izquierda, aunque sin claridad en cuanto a las formas de sustentar tales propuestas y con el “riesgo” de que los propósitos de EPN sean frenados en las cámaras por una auténtica o acordada reacción empresarial, panista y de clases medias. En ese ofrecimiento de presuntos logros en materia fiscal, Los Pinos ha cedido a la tentación del déficit tan satanizado por algunos tecnócratas. Y, desde luego, esta zanahoria económica y hacendaria tiene como condicionante la aprobación clara de otras reformas, especialmente la energética. ¡Hasta mañana!
09 Septiembre 2013 04:00:53
Moderada reiteración
El mitin encabezado ayer por Andrés Manuel López Obrador estuvo por debajo de las expectativas creadas. No solamente en términos numéricos (hubo una buena asistencia, pero no en la cuantía de otros momentos: 50 mil, según el gobierno “amigo” que encabeza Miguel Ángel Mancera; aún multiplicada por diez que fuera esa cifra, no parecería suficiente ante la gravedad de lo que se vive en el país) sino, en especial, por cuanto al plan de oposición a la arrolladora maquinaria del pactismo peñista en materia de reformas (no solo) en materia de energéticos. Con un formato correspondiente a tiempos políticos ya rebasados y un discurso formado a partir de reiteraciones y arengas voluntaristas, nada impactante aportó o generó el orador estelar de la concentración que tuvo como epicentro un tramo de la avenida Juárez de la capital del país.

No pudo ser en el simbólico zócalo la sesión lopezobradorista porque la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación preservó su independencia respecto a partidos, rechazó verse junto a los manueles, Bartlett y Camacho, y se negó a “ceder” la principal plaza del país a la asamblea de Morena. El elenco careció de figuras que diesen sensación de ensanchamiento: faltaron Cuauhtémoc Cárdenas, Marcelo Ebrard y los dirigentes del PRD, aunque estuvieron dirigentes del PT, hasta hace poco más bien en retirada del lopezobradorismo, encabezados por Alberto Anaya, y otros personajes netamente de casa.

El plan reiteradamente pacífico de lucha contra la reforma energética (con especial acento en el rechazo a embozados y encapuchados) pareció de una tibieza cedente de tiempo e iniciativa frente a la embalada maquinaria del pactismo peñista. En estricto sentido, AMLO hizo reunirse ayer en la Ciudad de México a miles de seguidores para darles un instructivo para acciones venideras, no más.

Esas acciones forman parte de una rutina que hasta ahora ha resultado ineficaz, sobre todo frente a las dos maniobras mayúsculas de adulteración electoral para cerrar el paso al tabasqueño rumbo a la presidencia del país: “asambleas informativas” el próximo domingo 15 en las cabeceras municipales de todo el país y en las delegaciones del Distrito Federal. Además de esas tareas, que guardan similitud con el activismo reclutador de afiliados para Morena, el plan de lucha contempla una suerte de reivindicación del obsesivo zócalo ayer inalcanzado por razones magisteriales: el 22 de este mes habrá una marcha del Ángel de la Independencia hacia esa Plaza de la Constitución. Y allí se darán nuevos instructivos.

El moderado posicionamiento del lopezobradorismo tuvo como contrapunto la habilidad táctica y la enjundia del movimiento magisterial que sin carga partidista ni electoral sigue en pie de lucha, a pesar de la fuerte embestida mediática y política en su contra. Como importante telón de fondo también estuvo la propuesta económica y hacendaria que al filo del plazo disponible presentó el peñanietismo y que según la visión de los dirigentes de Morena habrá de hacer que más gente tome conciencia de los riesgos que corre ante el rediseño general que realiza el priísmo en su segunda etapa en el poder.

La iniciativa dominical tomada por la administración federal se produjo en dos tiempos (que a su vez recibieron trato privilegiado en los aliados tiempos del periodismo televisivo): el virtual virrey, Luis Videgaray (el Señor de la Llave Presupuestal Cerrada), llevó a San Lázaro la propuesta del llamado paquete económico 2014 y la iniciativa de reforma hacendaria. Los diligentes diputados ya habían llegado al acuerdo de dar tratamiento veloz a esos planes peñistas, así que no esperarán al próximo martes, como habría sido en otras circunstancias, para que se comiencen a preparar los dictámenes de las comisiones de estudio que luego conocerá el pleno de esa cámara. Rápido, que el tiempo (político) apremia.

Más tarde, el propio Peña Nieto pronunció un discurso de buenas intenciones genéricas pero (aún) poco detalle específico de la manera de conseguir algunas propuestas ambiciosas. Así como el pueblo mexicano sufre en la vida real por la mala atención de los servicios públicos de salud, mientras en los medios se encomian los presuntos logros universales del Seguro Popular, ahora se propone un seguro de desempleo. Otras zanahorias presupuestales se referían a becas, crecimiento económico, “manejo responsable de las finanzas públicas”, apoyo a la vivienda y la construcción y otros etcéteras alcanzables a partir de una recomposición del espectro fiscal que no pasa por aplicar IVA a alimentos y medicinas, que anuncia cobros en rubros de ganancias empresariales hasta ahora intocados y que habla de supresión de regímenes especiales. Ya se sabrá, al leer el texto específico, cuánto de lo dicho por EPN ayer en Los Pinos tiene correspondencia con las propuestas concretas. En el discurso, el mexiquense parecía quitarle más banderas al tabasqueño, sin dar tregua ni moderación./

Astillas: Lorena Jassibe Arriaga, esposa del gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, tuvo la desafortunada idea de hacer que niños indígenas posaran con pequeñas bolsas de Pulparindo (dulce de pulpa de tamarindo, salado y enchilado) durante una visita que hizo a la comunidad de San Andrés Cohamiata (también llamado Tateikie: origen de nuestra madre tierra, en lengua huichola), municipio de Mezquitic, habitada fundamentalmente por huicholes o wixárikas. La visita de Arriaga se dio en el contexto de las “acciones” con las que “apoyamos la Cruzada Nacional Sin Hambre” (
http://on.fb.me/1e6la9d ). En la página oficial se había colocado originalmente la gráfica de la sonriente esposa del gobernador con los pequeños pertenecientes a una comunidad ejemplarmente defensora de sus costumbres y tradiciones (http://bit.ly/19yjDmi ), pero al recibir inmediatos comentarios críticos fue quitada del sitio, aunque allí mismo quedó otra prueba del reparto de la golosina, en manos de asistentes al acto que se ven detrás de Arriaga de Sandoval (http://on.fb.me/18NsA94 )... ¡hasta mañana!
06 Septiembre 2013 04:00:03
EPN, fantasmal telefonía
No da lustre al gobierno mexicano, ni a quien formalmente lo encabeza, el presunto desahogo telefónico que en San Petersburgo se ha hecho de un asunto que en Brasil se ha asumido con extrema gravedad y en México roza los linderos de la tragicomedia: El espionaje estadunidense de las actividades de la presidenta de aquel país y del mexiquense que entonces era candidato en vías de hacerse del poder nacional.

El desdoro del ocupante del poder mexicano y de su administración ni siquiera proviene en sentido estricto solamente del hecho en sí del espionaje sino, aún peor, de la caricatural y blandengue respuesta asumida por el equipo priísta y por el explicable trato distinto que el poder de las barras y las estrellas ha dado a los dos involucrados en esos fisgoneos: Obama atendió personalmente el asunto con la presidenta sudamericana, Dilma Rousseff, haciendo espacio en la cargada agenda de la reunión del G-20 para tener una reunión informal, mientras a Peña Nieto lo confinó a una indemostrada comunicación telefónica, breve y cordial, según los informantes mexicanos. En términos de racionalidad política es absolutamente explicable la disparidad en ese trato: La brasileña ha suspendido el envío de un equipo preparatorio de su viaje a Washington en 23 de octubre, ha clasificado el espionaje gringo como violatorio de la soberanía nacional y mediante terceros alienta que haya disculpas públicas de Obama a Brasil y a su presidenta. Peña Nieto, por su parte, se conforma con que le tomen, según eso, una llamada telefónica.

Sabidamente imperito en la lengua inglesa, Enrique Peña Nieto habría tenido en la ciudad rusa un diálogo telefónico (¿mediante traductor?) con el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, con quien se habría de cruzar en diversas ocasiones durante la sesión del G-20 a la que asistió el mexicano. En ese extraño lance de presunta habilitación telefónica de un diálogo que no pudo hacerse personalmente entre personajes que compartieron la misma sala durante horas, el ni siquiera ligeramente ofendido (EPN ha dicho que no tiene “ mayor apuro” sobre el tema, según reportó EFE:
http://bit.ly/17CsrIp) habría recibido un aéreo ofrecimiento de que se indagará el caso del espionaje cometido por la Agencia Nacional de Seguridad del país imperial. También había adelantado EPN que buscaría un encuentro, “aunque sea casual o informal” con el residente en Washington, lo que tampoco se logró y apenas quedó en un fantasmal contacto telefónico, del cual no ha quedado mayor constancia o verificación que una maniobrera difusión unilateral impulsada desde el equipo de prensa de Los Pinos./

Es lamentable, pero, sobre todo, sugestiva, la minusvalía política de una administración nacional que no recibe un trato atento, ni siquiera en un trance que es abiertamente desventajoso para la Casa Blanca. El embajador de Estados Unidos en México no ha atendido el citatorio que le hizo la cancillería para fijar postura respecto al espionaje en mención y el principal espiado -quien así pareciera haber sido pillado en circunstancias negativas en la cuantiosa pesca gringa de información confidencial mexicana- ni siquiera se atreve a calificar en sus términos la intervención tecnológica estadunidense (EPN da rodeos, con descafeinada visión legalista, sin pedir castigo para los espías, sino explicaciones), ni se da por ofendido, ni consigue que el victimario le atienda personalmente sino, según eso, por grabable vía telefónica, la menos indicada para tratar asuntos serios o importantes cuando las partes están a unos metros de distancia. ¿Así será México defendido en conflictos derivados de, por ejemplo, la letra chiquita de la reforma energética, frente a colosos corporativos extranjeros bien apoyados por los gobiernos de los países partícipes del gran negocio?/

A la hora de cerrar la presente entrega continuaban emplazadas las fuerzas policiacas y los profesores de la CNTE en las inmediaciones del aeropuerto capitalino. En Gobernación se realizaban distintas tandas de aparente negociación que, en realidad, constituían una variante de los plantones y las obstrucciones que los maestros en lucha deben realizar en las calles pero los funcionarios gubernamentales instalan en sus
salones.

Ya ni siquiera se realizaba ayer un esfuerzo de simulación como el que en días pasados reunió a representantes de los mentores y a altos funcionarios federales en mesas de presunto diálogo, que no llegaron a ningún acuerdo porque las intenciones oficiales pasaban solamente por la generación de apariencias de atención a los profesores y la obtención de tiempo político mientras en las cámaras se cumplía con la instrucción peñista, apenas modificada en algunos puntos menores conforme a sigilosas negociaciones privadas.

Ayer, a pesar de que los profesores plantados en las vías de confluencia hacia las instalaciones aéreas demandaban diálogo con el ocupante de Los Pinos, en demanda de que vete las reformas legislativas ya aprobadas, o cuando menos con el secretario de Gobernación, el peñismo apenas ofreció que las pláticas se realizaran con un director de tercer nivel en el organigrama de Miguel Ángel Osorio Chong, en seguimiento de la decisión superior de dar por terminada la etapa de discusión o entendimientos con esos profesores y dejando todo a merced de las presiones exacerbadas que reclaman mano dura contra los obstructores viales y de los arreglos finales que incluyen cierta “benevolencia” provisional de Gabino Cué hacia los oaxaqueños que son la columna vertebral del movimiento nacional, pero con la instrucción implacable de seguir adelante con el reformismo, cueste lo que cueste./

Y, mientras este domingo vuelve AMLO al Zócalo capitalino, en el marco de una protesta masiva que tendrá múltiples lecturas y consecuencias (aunque el secretario de Gobierno de Mancera, Héctor Serrano, enturbia las aguas condicionando ese mitin moreno al retiro de carpas de la CNTE), ¡hasta el próximo lunes!
05 Septiembre 2013 04:00:13
A lo que sigue…
La maquinaria pactista cree políticamente superado el tema de la reforma laboral educativa y ha tendido la vista hacia lo económico y especialmente lo fiscal. Aparece así en escena el siguiente punto polémico, el del Impuesto al Valor Agregado, su incremento en general, y la novedosa aplicación en alimentos y medicinas.

Enrique Peña Nieto dialoga y convive en San Petersburgo con algunos de los veinte grandes del mundo mientras la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) demanda aquí que se instale una mesa de negociación con la presencia del mexiquense. Pero el equipo gubernamental y sus aliados partidistas “de oposición” consideran que el “problema” magisterial va de salida y que debe comenzarse a instalar el nuevo tinglado, el del paquete económico 2014 y la propuesta de reforma hacendaria que serán entregadas al Congreso por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, el mismo domingo venidero en que los profesores en lucha convergerán en el Zócalo con Andrés Manuel López Obrador, en un giro unitario al que la propaganda mediática oficial tratará de opacar y relegar justamente con ese material económico y fiscal novedoso.

La alianza coyuntural entre la CNTE y AMLO-Morena tiene razones suficientes. La parte sustancial de la movilización magisterial en la capital del país proviene de Oaxaca, una entidad donde el tabasqueño ha ganado en elecciones presidenciales y donde gobierna alguien presuntamente de izquierda, y apoyado abiertamente por López Obrador, Gabino Cué a quien el aparato peñista acusa de ser demasiado blando y cedente con la sección 22 del SNTE.

Además, las demandas de los profesores tienen puntos de contacto con la propuesta general del tabasqueño, quien hasta ahora ha preferido dedicarse a la construcción de un nuevo partido, para así intentar nuevamente la llegada al poder, en lugar de apoyar y reforzar movimientos sociales como el que actualmente despliegan vigorosamente en todo el país los profesores (ayer hubo múltiples acciones de protesta en diversas ciudades). El domingo, en la Plaza de la Constitución de la Ciudad de México, AMLO tendrá una especial oportunidad de recuperar el tono de combativo líder social que ha ido dejando en el zigzagueante camino del candidato electoral.

El México de hoy requiere de un dirigente opositor para hoy, no para discutibles batallas posdatadas en función de plazos para registro de partidos y comicios que se pueden prever desde ahora aún más sucios y tramposos que los otros a los que ha concurrido el tabasqueño con resultados como los que podría seguir teniendo en ese mismo formato. Vincularse de verdad con los crecientes movimientos de protesta y dejar los aires discursivos amorosos y contradictorios ayudaría a fortalecer la organización social y la lucha política, más allá de lo meramente electoral que de cualquier manera se vería favorecido en su momento por una dinámica renovada y congruente.

En Rusia, partícipe de las reuniones del G20, el ocupante de Los Pinos hace piruetas declarativas en busca de diluir la gravedad de las revelaciones hechas en Brasil respecto a espionaje gringo. No hay fuerza ni gallardía en la respuesta de Peña Nieto, a cuyo gobierno sigue desairando el embajador Wayne al ni siquiera atender la exigencia de que se presente personalmente a escuchar el presunto reproche mexicano. En todo caso, el mexiquense se ha refugiado en un lenguaje legaloide, exigente de indagaciones y eventuales castigos a presuntos responsables, sin que aparezca en su postura ninguna noción de soberanía lesionada. Si acaso, deslizó ayer EPN ante reporteros, podría darse en San Petersburgo algún tipo de plática, formal o informal, con Barak Obama sobre el tema. Blandenguería política y conceptual, significativo allanamiento fáctico ante el poder imperial.

En la capital del país se practican tretas de leguleyo para mantener más tiempo tras las rejas a algunos de los detenidos el pasado 1, con un sentido punitivo de ejemplaridad que lleva dedicatoria para otros manifestantes. A pesar de que el procurador capitalino de justicia había hecho ver que la mayoría de los apresados estarían en condiciones de obtener su libertad porque las acusaciones en su contra permitían salidas bajo caución, a la hora de la burocracia las liberaciones se han ido entrampando para que ningún disidente crea que es fácil salir de la telaraña penal.

Esas maniobras y ánimos de castigo contrastan con lo que a nivel federal se ha hecho en los casos de dos distinguidos amigos del régimen peñista, los ex gobernadores Tomás Yarrington y Humberto Moreira (de Tamaulipas y de Coahuila, respectivamente), quienes han recibido la amable noticia de que sus expedientes han pasado al archivo, aunque el procurador federal, Jesús Murillo Karam, se ha apresurado a decir que esa suerte de exculpación por la vía del cesto papelero fue realizada por la administración anterior, aunque hasta ahora se ha tenido la atención de darla a conocer. Haiga sido como haiga sido, los solidarios amigos del peñismo pueden seguir disfrutando de este sexenio en libertad, sin molestias procesales ni amagos justicieros.
Astillas: Una lectora comenta: “quisiera denunciar que el gobierno de EPN se está gastando un dineral en publicidad para justificar cosas que se están haciendo y para seguir engañando a la población con ‘sí se puede, no se puede’; ‘la cruzada del hambre’ y reformas estructurales que México no puede esperar (más bien los bolsillos de los ambiciosos no pueden esperar), reformas que llevarán a México ‘a ser primer mundo’ y que más bien llevarán a México a la ruina. La radio y la televisión están repletas de esos anuncios del ‘gobierno de la república’. Todo sube, nuestros flamantes inversionistas sacan su dinero del país ‘por miedo a que no se logren las reformas’ de Peña Nieto; la gente con problemas en su poder adquisitivo, sin empleos, con tráfico todo el día, lluvias, manifestaciones, pero qué tal gastan en publicidad engañosa”... ¡hasta mañana!
05 Septiembre 2013 03:00:36
A lo que sigue…
-Paquete económico
-Coyuntura: CNTE-AMLO

La maquinaria pactista cree políticamente superado el tema de la reforma laboral educativa y ha tendido la vista hacia lo económico y especialmente lo fiscal. Aparece así en escena el siguiente punto polémico, el del Impuesto al Valor Agregado, su incremento en general, y la novedosa aplicación en alimentos y medicinas./

Enrique Peña Nieto dialoga y convive en San Petersburgo con algunos de los 20 grandes del mundo, mientras la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) demanda aquí que se instale una mesa de negociación con la presencia del mexiquense. Pero el equipo gubernamental y sus aliados partidistas “de oposición” consideran que el “problema” magisterial va de salida y que debe comenzarse a instalar el nuevo tinglado, el del paquete económico 2014 y la propuesta de reforma hacendaria que serán entregadas al Congreso por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, el mismo domingo venidero en que los profesores en lucha convergerán en el Zócalo con Andrés Manuel López Obrador, en un giro unitario al que la propaganda mediática oficial tratará de opacar y relegar justamente con ese material económico y fiscal novedoso./

La alianza coyuntural entre la CNTE y AMLO-Morena tiene razones suficientes. La parte sustancial de la movilización magisterial en la capital del país proviene de Oaxaca, una entidad donde el tabasqueño ha ganado en elecciones presidenciales y donde gobierna alguien presuntamente de izquierda, y apoyado abiertamente por López Obrador, Gabino Cué a quien el aparato peñista acusa de ser demasiado blando y cedente con la Sección 22 del SNTE./

Además, las demandas de los profesores tienen puntos de contacto con la propuesta general del tabasqueño, quien hasta ahora ha preferido dedicarse a la construcción de un nuevo partido, para así intentar nuevamente la llegada al poder, en lugar de apoyar y reforzar movimientos sociales como el que actualmente despliegan vigorosamente en todo el país los profesores (ayer hubo múltiples acciones de protesta en diversas ciudades). El domingo, en la Plaza de la Constitución de la Ciudad de México, AMLO tendrá una especial oportunidad de recuperar el tono de combativo líder social que ha ido dejando en el zigzagueante camino del candidato electoral./

El México de hoy requiere de un dirigente opositor para hoy, no para discutibles batallas posdatadas en función de plazos para registro de partidos y comicios que se pueden prever desde ahora aún más sucios y tramposos que los otros a los que ha concurrido el tabasqueño, con resultados como los que podría seguir teniendo en ese mismo formato. Vincularse de verdad con los crecientes movimientos de protesta y dejar los aires discursivos amorosos y contradictorios ayudaría a fortalecer la organización social y la lucha política, más allá de lo meramente electoral, que de cualquier manera se vería favorecido en su momento por una dinámica renovada y congruente./

En Rusia, partícipe de las reuniones del G20, el ocupante de Los Pinos hace piruetas declarativas en busca de diluir la gravedad de las revelaciones hechas en Brasil respecto a espionaje gringo. No hay fuerza ni gallardía en la respuesta de Peña Nieto, a cuyo gobierno sigue desairando el embajador Wayne al ni siquiera atender la exigencia de que se presente personalmente a escuchar el presunto reproche mexicano. En todo caso, el mexiquense se ha refugiado en un lenguaje legaloide, exigente de indagaciones y eventuales castigos a presuntos responsables, sin que aparezca en su postura ninguna noción de soberanía lesionada. Si acaso, deslizó ayer EPN ante reporteros, podría darse en San Petersburgo algún tipo de plática, formal o informal, con Barak Obama sobre el tema. Blandenguería política y conceptual, significativo allanamiento fáctico ante el poder imperial./

En la capital del país se practican tretas de leguleyo para mantener más tiempo tras las rejas a algunos de los detenidos el pasado 1, con un sentido punitivo de ejemplaridad que lleva dedicatoria para otros manifestantes. A pesar de que el procurador capitalino de justicia había hecho ver que la mayoría de los apresados estarían en condiciones de obtener su libertad porque las acusaciones en su contra permitían salidas bajo caución, a la hora de la burocracia las liberaciones se han ido entrampando para que ningún disidente crea que es fácil salir de la telaraña penal./

Esas maniobras y ánimos de castigo contrastan con lo que a nivel federal se ha hecho en los casos de dos distinguidos amigos del régimen peñista, los exgobernadores Tomás Yarrington y Humberto Moreira (de Tamaulipas y de Coahuila, respectivamente), quienes han recibido la amable noticia de que sus expedientes han pasado al archivo, aunque el procurador federal, Jesús Murillo Karam, se ha apresurado a decir que esa suerte de exculpación por la vía del cesto papelero fue realizada por la administración anterior, aunque hasta ahora se ha tenido la atención de darla a conocer. Haiga sido como haiga sido, los solidarios amigos del peñismo pueden seguir disfrutando de este sexenio en libertad, sin molestias procesales ni amagos justicieros.

Astillas: Una lectora comenta: “quisiera denunciar que el gobierno de EPN se está gastando un dineral en publicidad para justificar cosas que se están haciendo y para seguir engañando a la población con ‘sí se puede, no se puede’; ‘la cruzada del hambre’ y reformas estructurales que México no puede esperar (más bien los bolsillos de los ambiciosos no pueden esperar), reformas que llevarán a México ‘a ser primer mundo’ y que más bien llevarán a México a la ruina. La radio y la televisión están repletas de esos anuncios del ‘gobierno de la república’. Todo sube, nuestros flamantes inversionistas sacan su dinero del país ‘por miedo a que no se logren las reformas’ de Peña Nieto; la gente con problemas en su poder adquisitivo, sin empleos, con tráfico todo el día, lluvias, manifestaciones, pero qué tal gastan en publicidad engañosa”... ¡hasta mañana!


04 Septiembre 2013 04:00:13
Iluminar la noche
¿Tramo final o inicial? Las negociaciones cupulares sostenidas por enviados del Gobierno federal con algunos líderes seccionales del sindicalismo magisterial independiente culminaron ayer con ciertas enmiendas al texto originalmente presentado por Enrique Peña Nieto y con una aparente instrucción cupular para que el movimiento de resistencia cumpliera de aquí al jueves con una especie de despedida militante, remitiendo los conflictos a las esferas estatales, particularmente en los casos de los dialogantes mandos correspondientes a las secciones 9 y 18 del SNTE (con sede en el Distrito Federal y Michoacán, respectivamente) y la de Oaxaca, la 22, que ha aportado las mayores dosis de experiencia y dureza en la confrontación política y la movilización (Gabino Cué y Miguel Ángel Osorio dialogaron ayer un par de ocasiones en la capital del país).

Pero las bases remontaron los acuerdos de élite y, desde el domingo en que decidieron a última hora zafarse del recorrido de entrega rumbo a Los Pinos y asumir riesgos de provocaciones pero enfilarse hacia San Lázaro, se ha vivido una radicalización evidente que, sin embargo, hace grandes esfuerzos por no permitir que se instale una imagen de división interna entre las alas moderada y rebelde.

Ese rechazo a las “conquistas” casi clandestinas negociadas por sus dirigentes formales, llevó anoche a los profesores en mención a promover desde abajo una invitación a las afueras del Palacio de Bellas Artes para iluminar la noche de martes y luego, al pasar al siguiente día, declarar una insurgencia nacional que pretende instalar un paro de labores educativas en varias entidades y un abanico de acciones de resistencia civil enérgica.

El mayor filo guerrero es consecuencia natural del descarado engaño en que fueron mantenidos los representantes de los profesores de la CNTE durante las sesiones de presunto diálogo con directivos de las cámaras del Congreso de la Unión y de la reveladora premura de diputados federales y senadores para aprobar bajo consigna las fases necesarias para sacar adelante la ley del servicio docente. En San Lázaro era tal la urgencia que la dominical sesión solemne de instalación del congreso, que usualmente es la única de ese día, sirvió para citar a otra, casi inmediata, en la que con atropello se aprobó la citada ley, expeditamente enviada a su vez el lunes al Senado, donde arrebatadamente se expidió el dictamen positivo que ayer en la tarde habrían de conocer los senadores para emitir su voto conforme a la línea trazada por Los Pinos y su secretaría de acción legislativa, el Pacto por México.

De haberse cumplido los pasos conforme al itinerario programado -esta columna se escribió mientras el Senado sesionaba, y antes de que se realizara la marcha esclarecedora de los profesores y su posterior declaratoria insurgente-, Peña Nieto tendría cierto margen de benevolencia consigo mismo para suponer que podría viajar en paz rumbo a Rusia, donde se reuniría con los miembros del G20, entre ellos el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cuya agencia de seguridad nacional ha sido denunciada en Brasil por espiar a la presidenta de ese país y a quien en esas fechas era candidato presidencial en México.

El viajero frecuente volaría hacia San Petersburgo a pesar de la violencia criminal ya instalada sin duda en niveles deplorables, la economía renqueante (la paridad cambiaria mostraba al dólar en significativa alza) y una parte de la sociedad mexicana en proceso de abierta insubordinación desde flancos sindicales (la CNTE) y otros segmentos sociales listos para participar en un mitin el próximo domingo que mediante la convocatoria de AMLO y Morena expresará repudio activo a otra de las tareas, la energética, del supuesto supertransformador de México en 120 días, el etéreo ejecutor del poder presidencial mexicano que no había podido hasta ayer sentar al embajador de Estados Unidos a escuchar el reproche burocrático por el espionaje antes mencionado, tan desdeñoso el diplomático imperial que en lugar de acudir físicamente al llamado de la Cancillería mexicana prefirió emitir un cómodo comunicado de prensa en el que aseguró que todo marcha bien.

Energía, en todo caso, la que con cuantía abrumadora mostró el Gobierno de la capital del país a la hora de contener la marcha dominical en la que grupos genéricamente denominados “anarquistas” mezclaron protesta genuina, incluso en términos violentos, con provocaciones montadas por grupos de poder económico y político. Volcando miles y miles de policías a las calles, para encajonar y casi inmovilizar las manifestaciones juvenil y magisterial, Miguel Ángel Mancera podría intentar la elaboración de un pragmático saldo optimista: No se repitieron en su gravedad los incidentes del uno de diciembre del año pasado.

Sin embargo, la restricción de libertades ciudadanas mediante el encimamiento policial tuvo también resultados carcelarios, pues dieciséis personas, la mayoría jóvenes, entre ellas cuatro periodistas, fueron aprehendidas con exceso de fuerza, sin suficientes bases inculpatorias en la mayoría de los casos y, en uno de esos episodios, atrapando a los presuntos delincuentes dentro de vagones del Metro. Nueve de los detenidos fueron puestos en libertad bajo fianza ayer mismo y siete pasaron al Reclusorio Sur en espera de que fuesen pagadas sus respectivas cauciones o, cuando menos uno de ellos, sujeto a un proceso que no le permitirá la libertad inmediata.

Ese domingo se cometieron violaciones de diversos derechos y libertades en contra de ciudadanos en ejercicio legítimo de la disidencia política. En ese contexto, y con profesores tratando de llevar su protesta al aeropuerto internacional de la Ciudad de México y con otros calderos sociales en pleno hervor, el licenciado Peña Nieto deja el país para enterarse de los graves conflictos que vive Siria y de los arreglos bélicos de los principales de esos veinte coaligados mayores. ¿Tramo inicial o final? ¿Termina la revuelta magisterial o prende una etapa más combativa? ¡Hasta mañana!
03 Septiembre 2013 04:00:33
Mensaje de campaña
Como discurso de campaña (aspiraciones, promesas) podría recibir una benévola aprobación lo que ayer presentó Enrique Peña Nieto a título de resumen de lo hecho en su primer tramo oficial de ejercicio gubernamental. El discutible voluntarismo transformador y el optimismo nuevemesino carecen de sustento en los hechos, a no ser por la serie de enmiendas cupulares procesadas a través del corporativismo tripartidista denominado Pacto por México. A pesar de la imposición de ciertas nuevas reglas formales para la conducción de los asuntos públicos, el saldo del peñismo es notablemente deficitario, apenas defendible mediante las tretas propagandísticas con las que resplandece la misma Peñalandia ayer tan exaltada en el mensaje político en casa (Los Pinos), que el ex gobernador del Estado de México ofreció a falta de prendas concretas.

La distancia creciente entre esa clase gobernante y las aspiraciones populares puede ser medida por el volumen de anuncios televisivos a favor de reformas y políticas peñistas que si tan buenas fueran no necesitarían de promoción engañosa, pero también, y de manera especial, particularmente denotativa, por la cuantía de los recursos policiacos y militares que los poderes más impugnados, el Ejecutivo y el Legislativo, requieren para poder funcionar con evidentemente falsas pretensiones de normalidad. El ocupante del ejecutivo y los congresistas están cumpliendo con sus guiones impopulares en medio de enormes aparatos de protección, tras vallas múltiples de miembros de Fuerzas Armadas civiles y militares, incapaces de tomar contacto libre y abierto con las masas a las que supuestamente representan y a cuyo interés supremo se dice que están sirviendo.

En un escenario de progresiva tensión social tiene efectos negativos la palabrería sin respaldo utilizada en informes o mensajes escamoteados como el de Peña Nieto. Nótese cómo se ha birlado a los ciudadanos el análisis del informe concreto de labores de quien está instalado en Los Pinos: El texto fue entregado el domingo, pero fue “embargado” informativamente, y hasta ayer a media tarde no era conocido más que el material de sintético corte propagandístico, dejando para más delante, cuando otros temas hayan desplazado al del informe, la difusión específica del texto exacto. Es decir, se ha construido la percepción pública de lo realizado en el primer tramo de EPN a partir de pura propaganda, de resúmenes de autoelogio, posponiendo el análisis frío y puntual para ocasión inmediata pero con menor o casi diluido impacto masivo. En esas condiciones resulta impropio (en realidad, irritante) anunciar paraísos por venir en lugar de informar con precisión de lo puntualmente hecho.

No ha tardado la llegada del tema que releve al del informe. En Brasil se dio a conocer el espionaje realizado por órganos estadounidenses a la presidenta de Brasil y al mexicano Peña Nieto, cuando menos en su etapa previa a la toma del poder. Al igual que en el país sudamericano, acá se convocó al embajador del país históricamente intervencionista para que explique lo sucedido. Pero la presidenta Dilma Rousseff reunió de emergencia y en dos sesiones a miembros de su gabinete para definir posturas y analizar las consecuencias de ese acto de hostilidad extranjera. Allá, ayer mismo concurrió durante media hora el representante de la potencia norteña, Thomas Shannon, para dar a la cancillería brasileña ciertas explicaciones. Acá se está en espera de lo que decida Anthony Wayne, un diplomático muy diligente para responder positivamente a cuanta invitación se le hace para otros actos de corte político en México.

En proceso de definición también se mantiene el expediente de los maestros en protesta. Con una diligencia delatora el Senado se apresta a aprobar, igualmente al vapor, la ley del servicio docente que la Cámara de Diputados ya había votado positivamente el domingo por la noche en inusual sesión inmediatamente posterior a la instalación de las sesiones del Congreso. La CNTE, entre fuertes discusiones internas, con el fantasma de ciertas negociaciones de algunos líderes con representantes gubernamentales, precisará sus acciones futuras mañana, en una marcha que puede ser de despedida o de nuevo arranque.

Astillas: El coordinador de los diputados federales del PRD, Silvano Aureoles, debería intentar el registro de una modalidad de presión en el ejercicio periodístico. Primero pretendió inhibir la continuidad de publicaciones en las que algunos de sus propios compañeros le acusaban de estar comprometido con la aprobación de iniciativas de especial interés para el peñismo, como la relacionada con el servicio docente. Dado que no pudo conocer la identidad de tres de quienes así le señalaban, pues se topó con la defensa irrestricta del secreto profesional periodístico, en reunión con legisladores de su partido asentó una especie tendenciosa, al asegurar que ya conocía esos nombres, aunque no los revelaría para no agrandar el problema. Pero, según versión de otros de esos pajaritos con fuero, deslizó una frase de peculiar advertencia: A poco creen que los reporteros no nos dicen los nombres de quienes dan información supuestamente de manera confidencial. Aureoles se sostiene de manera precaria en la conducción de la bancada del sol azteca en San Lázaro, la misma que ha sido tachada como traidora por los dirigentes de la SNTE que vieron cumplirse los vaticinios de que los diputados perredistas acabarían cediendo paso a la presión gubernamental para aprobar al vapor la ley del servicio docente. Quedando bien con poderes como el de Los Pinos, pero también con los televisivos (será importante ver el papel que jugará en el tema de las telecomunicaciones, deseoso del apoyo de Televisión Azteca y Televisa), Aureoles tiene la vista puesta en la siguiente elección michoacana de gobernador… Y, mientras la realidad supera a la ficción, con caballos policiacos desbocados en las mismas inmediaciones del San Lázaro-Jumanji tan cuidadosamente vigilado en función de bípedos protestantes, ¡hasta mañana!
30 Agosto 2013 04:00:43
¿Cuál es el ‘mensaje’?
Un “mensaje” político que en otras circunstancias parecería rutinario ha estado ahora particularmente cargado de giros, ajustes y confusiones. Aun cuando el primer informe de labores de Enrique Peña Nieto como ocupante de Los Pinos será entregado por escrito al Congreso de la Unión el próximo domingo uno, el priísta ha querido valerse del recurso blindadamente supletorio que utilizaron los panistas Fox y Calderón para fabricarse una escenografía de autoelogio sin riesgos, frente a un vigilado público seleccionado por su predisposición al cumplimiento del ritual en turno y con un discurso central como el que en su época dorada el priísmo y sus aliados podían aplaudir a rabiar en la Cámara de Diputados, donde también sesionaba, para esos fines, la de Senadores./

Motivado por los buenos resultados del experimento de domesticación de cúpulas partidarias denominado Pacto por México, el peñismo exploró semanas atrás la posibilidad de que el ex gobernador mexiquense pudiera acudir a una sesión especial del Congreso, como en las décadas del esplendor del jurásico de tres colores. Visto que era poco recomendable intentar dicho lance de plena restauración cesarista, se habló de organizar un magno acto político en Palacio Nacional, aunque siempre con el riesgo de que la Plaza de la Constitución fuese tomada por grupos en protesta que podrían afear la linda ceremonia al interior del recinto histórico./

Luego se pensó en el Auditorio Nacional, pero había complicaciones por conciertos ya programados (este sábado se realizará allí una de las presentaciones anuales de uno de los principales cantores de la protesta social en México, Óscar Chávez, bajo un título tomado de una de las canciones que interpreta, Se vende mi país ( HYPERLINK
http://bit.ly/19R5SzU ) , demasiado ilustrativo del momento que se vive en México) y evidentemente su ubicación sería alcanzable por movimientos como el de los profesores en lucha./

Entonces apareció la opción castrense, a un lado del propio Auditorio Nacional, apenas unos metros de distancia, pero un mundo de significados negativos adjuntos, una especie de búsqueda de refugio del impugnado poder civil en terrenos militares (si en la Iberoamericana se dio por cierta la versión de que EPN había tratado de guarecerse en algún servicio sanitario público, ahora parecería que había buscado protección bajo el verde olivo, en un predio absolutamente
infranqueable)./

Los enredos no fueron solamente en el plano geográfico. Primero se habló de que Peña Nieto lanzaría su famoso “mensaje” político el mismo domingo en que habría de ser entregado al Congreso el informe por escrito de estos primeros nueve meses de actividades. Sujeto a múltiples jaques, el jefe del Gobierno capitalino solicitó a las autoridades del futbol profesional de Primera División que pasaran para otros días los juegos que habrían de celebrarse ese mismo domingo en el estadio Azul (Cruz Azul contra Querétaro) pero, sobre todo, en el Universitario (Pumas contra América), donde los ímpetus deportivos podrían tomar senderos políticos. No habría tantos policías disponibles para atender tantos focos rojos, habría sido el argumento de Miguel Ángel Mancera.

En ese contexto de equívocos copeteados, el propio Peña Nieto informó que suspendía un importante viaje a Turquía. Primero se habló de que la razón de ese chirriar diplomático estaba en los riesgos bélicos relacionados con Siria. Luego, el propio mexiquense explicó que había decidido quedarse en México para atender asuntos internos, como la continuidad del proceso de las reformas que llama estratégicas, y anunció que “replantearía” el formato, la fecha y la hora de su ya casi mítico “mensaje”./

Ayer, el subsecretario de gobernación encargado de asuntos mediáticos, Eduardo Sánchez, dio a conocer que las palabras itinerantes ya encontraron domicilio y horario definitivo: La residencia asignada a quien ejerce el Poder Ejecutivo, Los Pinos, a las 10:00 de la mañana, este lunes (mismo día al que se pasó el Pumas-América). Habrá invitados especiales y se transmitirá por radio y televisión, es decir, será como una grabación en casita, con amigos. El vocero Sánchez actualizó el registro de las motivaciones de Peña: Los cambios fueron “con el propósito de que no se siga alterando la vida de la Ciudad de México”./

A juicio de voces normalmente bien informadas, como el diputado Ricardo Monreal, actualmente miembro de la bancada del Movimiento Ciudadano, tanto zigzagueo y replanteamiento tienen razones más profundas. En un artículo denominado El atencazo que viene, el ex gobernador de Zacatecas asegura que “la represión contra los maestros que disienten de la reforma educativa (...) será entre la noche del viernes próximo y la madrugada del domingo. No está planeado que corra la sangre al río, pero sí que haya ríos de botas, uniformes, cascos, escudos, toletes, gases lacrimógenos y mangueras de agua a presión para desalojar y replegar a los maestros”./

Según Monreal,  “los dirigentes visibles del movimiento serán los primeros aprehendidos, acusados de delitos federales como sedición, rebelión y motín. La denuncia correspondiente ya la promovió un grupo de senadores del PAN ante la PGR, mientras que el dirigente del PRD, Jesús Zambrano, y el coordinador de los senadores perredistas, Miguel Ángel Barbosa, se han deslindado de las movilizaciones de protesta de la CNTE. Posteriormente vendrá el desalojo de los campamentos en el zócalo y en las calles aledañas, a cargo de las policías federal y de la Ciudad de México”./

Ése sería el motivo real de tantos “replanteamientos”, según el coordinador de los diputados del MC: Preparar el mensaje político luego de la mano dura. Cuauhtémoc Cárdenas, mientras tanto, organiza una marcha sabatina del Ángel de la Independencia al Zócalo y grupos anarquistas y sociales diversos se preparan para salir del Monumento a la Revolución a San Lázaro el domingo uno, en que se instala el periodo ordinario de sesiones del Congreso federal (en el que Emilio Gamboa ya no será el pastor senatorial). Uf, ¡hasta el próximo lunes, con EPN preparando viaje a Rusia el martes!
29 Agosto 2013 04:00:02
Ni los ven ni los oyen
Sometidos a un insensible tratamiento burocrático que solamente quiere ganar tiempo para la parte oficial y no ofrece ni una rendija de atención real a sus demandas, los profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) parecen entrampados en el esquema deseado por los poderes “reformistas”: El escalamiento de la protesta (con el explicable enojo de porciones ciudadanas afectadas por obstrucciones viales) y el linchamiento mediático preparatorio de acciones gubernamentales de fuerza./

Ni Los Pinos ni las cámaras han tenido una pizca de voluntad política para escuchar con atención y ánimo correctivo las demandas de los maestros en lucha. Los encuentros con directivos de las cúpulas legislativas se han caracterizado por una postura descuidada e irrelevante, en mero cumplimiento de trámites de falso diálogo que simplemente pretenden dar por agotada esa fase procesal y argumentar que los legisladores ya fueron beneficiados con el mecánico oído oficial. En la residencia destinada a quien ocupe el Poder Ejecutivo federal, ayer fue confirmado el significativo desdén hacia un movimiento que está cimbrando a la institucionalidad y que de ser llevado al siguiente nivel, el de la represión programada, podría desencadenar protestas y reacciones de carácter
imprevisible./

A pesar de la importancia y las dimensiones de la movilización de los profesores, en Los Pinos solamente se recibió a una comisión de 12 de ellos para ser procesados por la oficina de atención a la ciudadanía, como sucede con cualquier otra protesta o solicitud, sea individual o masiva, producto de una ocurrencia o firmemente fundada, efímera o trascendente. De esa oficina suelen salir los solicitantes de atención con la promesa de algún tipo de “atención” que suele consistir en el traslado del asunto a las instancias correspondientes o el posterior envío de un etéreo documento en el que se da constancia de que un trámite ha sido pedido y que cierta secretaría o dirección habrá de dar seguimiento al tema. Todo, con sellos, firmas y demás parafernalia del burocratismo sabidamente estéril./

Y sin embargo, se mueve indefinidamente la fecha de la visita de Enrique Peña Nieto a Turquía, en el contexto mayor de los indicios bélicos contra Siria y el referente no menor de la acelerada complicación de múltiples asuntos en el país, de los cuales el más notable es el de los profesores adversos a la reforma administrativa y laboral relacionada con lo educativo (el propio EPN señaló que la suspensión de la visita se debió a razones locales, relacionadas con las reformas). De pronto pareciera que se ha instalado en el país una suerte de reinado de la posposición, que en política es signo de indecisión o de incapacidad para fijar rumbos con seguridad./

En ese arrebato de posposiciones defensivas se incluyen partidos de futbol profesional, actos públicos y giras. Por ejemplo, el avanzado seguidor de Adolfo López “Paseos” anuncia que no viajará a Turquía (sus voceros hacen saber extraoficialmente que sigue en firme la visita a Rusia), pero también se informa que se “replanteará” el formato, la fecha y la hora del mensaje endogámico que con motivo del anémico primer informe de labores rendirá el 1 del mes en puerta el mencionado Lic. Peña. Es de esperarse que ese recular incluya el sitio, pues sumamente deplorable sería que a causa de la activísima inconformidad magisterial el civil que ejerce el poder público terminara refugiándose en el Campo Marte./

A sabiendas de que las recurrencias políticas al Campo Marte pueden desembocar en el Campo Militar número Uno, los miembros de la CNTE recorren el sendero desfondado que les traza el poder priísta, manteniendo el formato de las presuntas negociaciones sin destino, al tiempo que ejercen la única respuesta firme que les queda a la mano, la de las movilizaciones y la denuncia. Así han caracterizado al ocupante de Los Pinos como un político de oídos sordos y además continúan expresándose por las calles, entre el natural rechazo de una parte de la sociedad a la que las molestias viales le parecen inaceptables, entre el ruido histérico de “comunicadores” de diversos medios en los que se practica la crucifixión sobre pedido./

Y sin embargo (2), el aparato gubernamental y legislativo parece torpemente aferrado al esquema salinista clásico de no ver ni oír la protesta social que se va extendiendo más allá de la concentración central que organizan AMLO y Morena, nucleando diversas expresiones, como la de los también satanizados empleados de lo que fue el SME. En la mira del peñismo, los profesores en lucha están llamando a un paro cívico nacional que en condiciones como las actuales puede ser mucho más que un mero deseo. Al entregar su primer corte de caja, en septiembre, aunque en realidad tomó el poder en diciembre del año pasado (nueve meses de ejercicio, no 12, en este primer “informe de labores” ante el Congreso), Peña Nieto tiene poca sustancia y mucha confusión y dispersión./

La economía ha sido mal manejada por el restrictivo Luis Videgaray, la política interior es un polvorín bajo el manejo sin maestría de Miguel Ángel Osorio Chong y el resto del gabinete se mueve en una mediocridad inocultable, con el rumor de los grandes negocios al amparo del poder. Las grandes transformaciones ofrecidas mediante el uso del Pacto por México han quedado en la indefinición, con la vista central puesta en el tema de los energéticos. ¿Ha llegado la hora de la mano dura para disfrazar el ejercicio político débil, ineficaz, rollero?/

Y, mientras ha sido detenida la activista Rosa María Medina Moreno, acusada “de robo por hechos de 2006”, según denunció el frente popular de Atenco, ¡hasta mañana, con regiones de Guerrero en ebullición por el embate de soldados y marinos contra policías comunitarias, ayer en bloqueo de la carretera Pinotepa Nacional-Acapulco que fue suspendido por los propios ciudadanos para ir a sus
comunidades a reorganizarse!
27 Agosto 2013 04:00:32
Urgencias en Los Pinos
A las múltiples y densas formas de presión que ha puesto en juego a favor de la reforma laboral educativa, Enrique Peña Nieto ha decidido agregar la de su propia voz, en busca de que en el último tramo del proceso legislativo no se vaya a atorar la ley del servicio profesional docente que mantiene en pie de guerra política a profesores en el Distrito Federal y otras ciudades./

Al entregar becas en un acto en el que le acompañaron los directivos del SNTE, ejemplarmente exhibido ayer en su domesticación extrema, y los del Pacto por México (con excepción del panista Gustavo Madero, que está nuevamente jugando al rejego), abiertamente utilizados como coartada de pluralidad, el licenciado Peña dijo que “el siguiente paso es aprobar” la citada ley, a la que atribuyó tantas virtudes que a su juicio son más los que están a su favor que en contra, de tal manera que espera que pronto sea votada en el congreso y “prospere”. Tan ejecutantes palabras fueron aplaudidas por sonrientes contertulios en el estado de Morelos ahora tan propicio para fotografías en las que Peña Nieto se ve favorecido por la clientela formalmente opositora: A la diestra del jefe Enrique aparecieron el gobernador Graco Ramírez y el presidente del PRD, Jesús Zambrano, y a la diestra alcanzó lugar el del PRI, César Camacho, al fin convidado a la inmediatez escenográfica por la ausencia del tradicional Madero./

No prefirió desempeñar el ocupante de Los Pinos el sagaz papel del político que empuja a trasmano aunque oficialmente se mantiene respetuoso del legítimo forcejeo entre partes. Ha querido asumir un rol exigente, imperioso, en lugar de dejar al poder legislativo el ejercicio libre de sus responsabilidades y de ofrecer respeto a los adversarios de esa reforma, aunque evidentemente no comparte sus puntos de vista, puesto que él mismo, EPN, fue el autor de la iniciativa que ha causado tantos trastornos. Jefe del aparato político, mediático, policiaco y militar, Peña Nieto pareciera haber actuado a partir de un diagnóstico preocupante que le llevó a empeñar su palabra y comprometer su capital político con tal de cerrar el paso a cualquier posibilidad de que en las cámaras pudieran darse contratiempos./

Siendo de manera institucional una extensión de la voz del jefe que lo nombró en la secretaría de energía, Pedro Joaquín Coldwell también ha creído pertinente pisar un presunto acelerador legislativo para hacer que se apruebe la reforma energética privatizadora que podría causar tantas o peores turbulencias sociales que la relacionada con lo educativo. El ex gobernador de Quintana Roo ha dicho que las modificaciones en materia energética son “inaplazables”. El pronunciamiento se hizo luego que Cuauhtémoc Cárdenas hiciera un peculiar llamado a movilizaciones populares contra esa reforma y que incluso abriera la posibilidad de “caminar” junto con López Obrador en algún acto opositor./

La dimensión de las protestas por lo educativo está tan presente en Peña Nieto que decidió cambiar de escenario para regalarse una especie de informe alternativo de labores (la entrega oficial del reporte anual se hará por escrito ante instancias legislativas). No pudo hacer una presentación personal en el congreso, a pesar de que se exploraron las posibilidades derivadas del buen ambiente que se vive en el Pacto por México pero que no necesariamente se podría garantizar en una sesión conjunta de las cámaras de diputados y senadores. Luego se desechó la posibilidad de un acto espectacular en Palacio Nacional y, hasta hace pocos días, se hablaba del Auditorio Nacional como foro para un autohomenaje sin incidentes. Pero el factor de los profesores en lucha llevó a cancelar cualquier riesgo, y así como sesiones legislativas fueron trasladadas en días pasados a un centro bancario de convenciones colindante con instalaciones militares, ahora el ocupante de Los Pinos buscó refugio en el verde olivo./

Es posible que la exigencia de premura legislativa para aprobar las iniciativas de reformas energética y fiscal, y la protección castrense tan abiertamente buscada, tengan como propósito el extinguir cualquier riesgo de alteración en el cumplimiento de un objetivo de supremo interés para Los Pinos: Uno más de los múltiples viajes al extranjero, esta vez a Turquía y a Rusia. Dejando atrás en corto tiempo las historias itinerantes de su paisano, Adolfo López Mateos, a quien la picaresca popular cambiaba el segundo apellido por “Paseos”, Peña Nieto ha mostrado una extraordinaria vocación aérea, particularmente destacada si se toman en cuenta los tiempos y circunstancias en que decide dejar el país en manos de mandos subordinados que cada vez muestran más dificultad para cumplir adecuadamente con los mínimos deseables en el cumplimiento de sus delicadas funciones./

A pesar de que se les considera una especie de vicepresidentes de la República, ni el técnico Luis Videgaray ni el político Miguel Ángel Osorio Chong están conmocionando al respetable público con sus buenas actuaciones, sino todo lo contrario. Con el país en situación de violencia desbordada en cuanto a bandas de crimen organizado, la economía en una suerte de recesión buscada (Videgaray conteniendo el gasto público), los profesores en ruta de mayor radicalización y protestas programadas por lo energético, el licenciado Peña Nieto prefiere subir al avión oficial y entretenerse en las galas internacionales./

Los causantes de desasosiegos múltiples, por su parte, centraron sus primeras energías de lunes en las embajadas de Estados Unidos (centro rector de muchas de las decisiones reformistas que ha empujado el priísmo en su vuelta al poder federal), Francia y España. Luego de reunirse con la junta de coordinación política del Senado, por la tarde se realizaría una similar correspondiente a los diputados, que sería clave para los trazos venideros./
26 Agosto 2013 04:00:42
Se reanuda el choque
Hoy se reanuda el duelo entre las artes envolventes del aparato oficial (Segob, SEP, cúpulas de las cámaras y Pacto por México) y la cruda resistencia de profesores que se ha asentado en la capital del país. Del desenlace de las primeras sesiones con directivos de las cámaras de diputados y senadores, que se realizarán hoy, dependerá el curso que vayan definiendo tanto un movimiento decidido a no dejarse engañar como los poderes “reformistas” que preparan el puño de hierro tras el guante dialoguista de seda.

El parte correspondiente a la primera batalla frontal contra la reforma laboral educativa parece engañosamente favorable a la parte magisterial. Una insistente campaña mediática y el discurso oficialista han insistido en que los mentores “doblegaron” a las instituciones y tomaron como rehén a la Ciudad de México, subrayando las innegables facetas negativas inmediatistas que se derivan de las confrontaciones violentas y las obstrucciones viales. Colocándolos como injustos triunfadores, violentos e impositivos, los profesores en lucha son llevados por las vocerías gubernamentales al terreno de un obligado constreñimiento en su contra, de represión en caso de que sigan “dañando” a la sociedad.

En realidad, la parte oficial logró la aprobación de dos de las tres leyes secundarias que corresponden a las reformas constitucionales en materia educativa, quedando pendiente la más conflictiva, la del servicio docente.

Además de esos avances legislativos, el peñismo ha desplegado a plenitud una estrategia mediática de satanización del movimiento magisterial, en espera de imponer la tercera y definitiva ley secundaria en el periodo ordinario de sesiones del congreso, aprovechando el torbellino político y social que podría desprenderse de las varias propuestas de reformas que serán atendidas en el mes en puerta, sobre todo la relacionada con lo energético.

Por su lado, los profesores impidieron que se diera curso a la citada ley del servicio docente, obligaron a reuniones tanto con la secretaría de gobernación como con las coordinaciones políticas de las cámaras, libraron los riesgos del uso de la fuerza policiaca a causa de incidentes extremos en San Lázaro pero sobre todo en el lance más crítico, el del plantón en las inmediaciones del aeropuerto internacional, y recibirán el apoyo de trabajadores de la educación en diversas ciudades del país pero, sobre todo, en la de México, convertida en campo de batalla no solamente política en donde el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, ha resistido con prudencia a las excitaciones represivas que le hacen diversos segmentos del PRI, el PAN y, desde luego, de ciudadanos ofendidos por las molestias causadas por marchas y plantones en vialidades neurálgicas.

Precisamente para no dejar el escenario mediático a disposición del mitin que Andrés Manuel López Obrador encabezará en el zócalo capitalino el próximo 8, la administración federal ha anunciado que ese mismo día dará a conocer su propuesta fiscal, lo que permitirá a medios, comentaristas y conductores noticiosos concentrarse en un tema que no sea la manifestación dominical organizada por Morena. Pero no será la de la Plaza de la Constitución la única protesta en curso, pues hay diversos grupos que pretenden expresarse activamente el 1 de septiembre, cuando inicie el periodo ordinario de sesiones de las cámaras de diputados y de senadores que habrá de discutir y, en su caso, aprobar, las polémicas iniciativas presentadas por Peña Nieto y sus coordinadores.

En tanto, el Partido de la Revolución Democrática ha montado una consulta popular sobre asuntos energéticos y fiscales que ayer cumplió su primera etapa en diez entidades del país, con 2,803 mesas instaladas en plazas públicas, de las cuales más de dos terceras partes estaban consideradas para funcionar en el Distrito Federal (1,998). Los previsibles resultados de esa consulta darán pie a que el sol azteca se sostenga en el guión de la oposición convergente con el peñismo, defendiendo posiciones nacionalistas y populares en el papel pero negociando en la práctica para dar paso a la aplanadora del PRI, el PAN y los partidos aliados.

En el aire quedaban ayer mismo evidencias de la fuerza del régimen, expresada en las fiestas de conmemoración del centenario de la creación del Ejército mexicano. El sábado, en la base militar de Santa Lucía, en el estado de México, más de doscientas mil personas, según reportes oficiales, presenciaron el espectáculo ofrecido por noventa aviones y helicópteros que por tercer año consecutivo ofrecieron un espectáculo aéreo denominado Fuerzas armadas: Pasión por servir a México. El domingo, en el estadio Azul, donde usualmente juega el equipo de futbol profesional Cruz Azul, el graderío se pobló de miembros de esas fuerzas armadas y sus familias, durante el partido de balompié entre los equipos de las secretarías de la Defensa Nacional y de la Marina, que ganó el primero por cuatro goles a cero. La seguridad de los asistentes y el desarrollo del partido amateur (que fue transmitido por Televisión Azteca, sin que se haya informado si era una tarea pagada por el Gobierno federal, el aprovechamiento de tiempos oficiales o una cortesía de la empresa de Ricardo Salinas Pliego) estuvieron bajo vigilancia de contingentes militares pero también por el vuelo llamativo de dieciséis helicópteros que causaron inquietud entre quienes no conocían el motivo de esa caravana aérea.

Otra actividad deportiva concentró la atención de los capitalinos, el maratón que no pudo arrancar de la Plaza de la Constitución, ocupada por profesores en protesta, y en el que tampoco pudo participar como competidor el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, corredor aplicado y en forma que según la versión oficial tuvo una lesión en el tobillo que le permitió evitar la medición actualizada de sus niveles actuales de popularidad en las calles. Como invitado de honor a la hora de dar el banderazo de salida de la carrera estuvo junto a Mancera el embajador de Estados Unidos. ¡Hasta mañana!
23 Agosto 2013 04:00:40
Mensajes sembrados
Además de los motivos que están en la superficie, los incidentes del Congreso federal y sus periodos extraordinarios de sesiones tienen componentes poco visibles pero también poderosos: Algunas de las bancadas partidistas, y en especial los liderazgos de Manlio Fabio Beltrones en el PRI (San Lázaro) y de Miguel Barbosa en el PRD (éste, en el Senado ya dejó ver abiertamente su interlocución directa con los profesores en protesta), están mostrando a los miembros del Pacto por México que no basta con “procesar” los asuntos políticos en esa cúpula, sino en la planicie legislativa que no necesariamente puede aplicar a rajatabla los acuerdos pactados.

El congreso desplazado, del que ayer se hablaba aquí, reacciona con signos de descompostura para hacerle ver al dirigente real del PRD, Jesús Ortega (Zambrano es un ejecutor) y al propio Enrique Peña Nieto (colocado en la antípoda del grupo de Beltrones) que los arreglos políticos deben darse en ese intrincado ámbito legislativo. En el PAN, aunque solidarios en este tramo con las leyes secundarias relacionadas con lo educativo (deplorando incluso que se haya sacado de la agenda la iniciativa de ley sobre el servicio docente), también se viven turbulentas batallas internas: El grupo de Felipe Calderón, con Ernesto Cordero como operador a larga distancia, mantiene en el Senado una postura de independencia y confrontación con el del pactado dirigente partidista, Gustavo Madero, y su coordinador senatorial decorativo, José Luis Preciado.

En ese contexto de inconformidad en las cámaras por el manejo a trasmano que hasta ahora se había hecho desde el Pacto por México, podría ser que éste hubiese llegado ya a su final como instrumento operativo de la voluntad del ocupante de Los Pinos y que los legisladores itinerantes, el aberrante sesionar en un centro bancario de convenciones, el de Banamex, y en la inmediatez protectora de la Secretaría de la Defensa Nacional, hayan tenido el simbolismo de devolver a San Lázaro y al senado la gran porción de ejercicio político que les había sido arrebatado mediante pactos entre dirigentes partidistas y el poder pinolero.

Esos y otros detalles fuertes de la crisis política en curso deberían ser asumidos por el grupo encaramado en el poder público federal con los mismos aires de optimismo voluntarista con el que se está abordando lo económico. Para el virrey de la Hacienda de Los Pinos, Luis Videgaray, no es una desgracia la caída en las estimaciones de crecimiento económico para el presente año (a la mitad de lo que se anunciaba en el cálculo inmediatamente anterior), sino una extraordinaria oportunidad para confirmar lo mal que estamos y, por ello, empecinarnos en la aprobación de las reformas propuestas por Peña Nieto (en ese dialéctico horizonte de tan amplio criterio, el peñismo pactista debería entender que el rechazo activo a la reforma laboral educativa debería llevar a un nuevo diseño, para superar lo rechazado, y que la crisis del actual sistema político “representativo” debería ser motor para profundas reformas en el tema).

En estas filosofías enrevesadas de la presunta New Age PRI, los mensajes explícitos también merecen una lectura más profunda. La administración del Lic. Peña ha decidido sabotear cualquier posibilidad de un debate serio, informado y equilibrado, al bombardear a la población con cargas propagandísticas con tufo fascistoide que buscan convencer mediante imágenes alegres y palabrería somera de que una propuesta de reformas en materia energética debe ser aprobada casi por aclamación frente a las pantallas de televisión.

Al aplastante uso, en cuestiones energéticas, del espot como suplente del análisis, y de las casas de publicidad como relevo del pensamiento político, se ha agregado la cada vez más evidente manipulación de las posturas oficiales de comentaristas y conductores de programas de radio y televisión que repiten como cantaleta pautada ciertos estribillos a gusto del cliente superior, en busca de generar “condiciones” políticas y sociales para la represión concreta contra los profesores en lucha, en el caso de los días recientes, y en general contra el ejercicio proporcional de la crítica y la oposición.

Ejercicio proporcional, se ha escrito, pues no ha de esperarse que ante los embates disparados desde el poder contra intereses nacionales y populares la respuesta de los segmentos agraviados sea mediante cartas perfumadas en espera de acuse de recibo y sello oficial: A toda acción corresponde una reacción. Lo que hoy se vive -aunque a los comentaristas y locutores antes aludidos les cause gastritis- es consecuencia del mismo sistema que hoy hace como que se asusta y promueve coros que le azucen a usar la mano dura que ya tiene preparada desde largo rato atrás pero diversas circunstancias de máximo interés mercantil petrolero no le han permitido desplegar a gusto.

“¡Han secuestrado al Congreso!”, en la neohabla de la era peñista, significa “¡entren comandos especializados al rescate de los pobrecitos diputados y senadores, tan inocentes!”; “profesores doblan a legisladores” pretende ser traducido como “¡Recuperen los poderes su honor y enseñen a esos opositores a que aprendan a respetar!”; “¡no cedan al chantaje!”, como proponen los representantes del inmaculado sector empresarial, conlleva la intención de que se imponga “orden” a golpe de tolete y que se castigue ejemplarmente a quienes pelean abiertamente en defensa de sus intereses en una nación largamente sujeta al chantaje de políticos, empresarios y narcotraficantes, por dar algunos ejemplos. Maniqueísmo informativo y opinante: Sólo ver un lado del problema, el que conviene a los poderes anunciantes y financistas. Múltiples mensajes sembrados.

Y, mientras se sabe si los siete cuerpos encontrados sin vida en una fosa clandestina del Estado de México tienen relación con desaparecidos en el Distrito Federal.
¡hasta el próximo lunes!

" Comentar Imprimir
columnistas

top-add