×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
24 Abril 2018 04:05:00
Que le corten la… ¡cabeza!
Emocionado porque iba a cumplir años, el león convocó a todos los animales de la selva. Reunidos al pie del peñón negro, el rey felino invitó a sus súbditos:

–Todos los animales de la selva, sin excepción, están invitados a mi fiesta.

–¡Viva! –respondieron a coro.

–Habrá bebidas para todos.

–¡Viva!

–¡Comida para todos.

–¡Viva!

–¡Y sexo para todos!

–¡Viva!

–Pero les voy a advertir una cosa: ando mal de las muelas y me acaban de hacer una endodoncia. Así que aquel que me traiga de regalo algo duro, ¡se lo meto por el cu...! –y los animales asintieron preocupados.

Finalmente, llegó el gran día y el rey león comenzó a recibir a sus invitados, y sus regalos.

–Mi amigo tigre, ¿qué me trajiste?

–Unos plátanos, mi rey

–Muy bien. ¿Y tú, jirafa? ¿Qué me trajiste de regalo?

–Unas guayabas, señor.

–Pásale, pásale, bienvenida. Mi amigo elefante, ¿qué me trajiste?

–Unas nueces, querido rey.

–¿¿¿Qué??? ¿Unas nueces? ¿Estás loco? Gírate ahora mismo, que te las voy a meter como supositorios todas y cada una de tus malditas nueces.

El elefante no tuvo de otra más que obedecer para recibir su castigo, pero cada vez que el león le insertaba una nuez, ¡jajajajaja!, el elefante por alguna extraña razón se reía. Otra nuez, ¡jajajajaja! Una más, ¡jajajajaja! Dos nueces al mismo tiempo, ¡jajajajaja! Con cada carcajada el león se iba enojando más y más hasta que explotó:

–Bueno, maldito elefante, ¿por qué te ríes cada vez que te clavo una nuez?

–¡Jajajajajaja!

–¡No te rías!

–¡Jajajajajaja!

– ¿Que no te duele?

–¡Jajajajajaja! Sí, claro que me duele, y un chingo. ¡Jajajajajaja!

–¿Y entonces por qué te sigues riendo, infeliz?

–¡Porque el changuito trae cocos! ¡Jajajajajaja!

La propuesta de Jaime “El Bronco” Rodríguez de cortarle la mano a los corruptos debe haber sonado muy bien… en el siglo 12. O en alguno de los califatos que domina ISIS o, tal vez, en alguna cueva afgana en la que viven los líderes de Al Qaeda. Aquí en México, tendría que haber sonado a broma, pero el problema es que hay gente que toma en serio a este burro al que el Trife le tocó la flauta.

Sin duda, los corruptos merecen un gran castigo, algo ejemplar, pero si vamos a mutilarlos, ¿qué hacemos con el resto de los delitos? A ver, ¿qué le cortamos a los infieles? Otra: ¿a los políticos que digan mentiras en campaña, les podremos cortar la lengua? Ya que andamos en eso, y aprovechando que viene el Mundial, ¿al jugador del Tri que falle un penal le amputamos la pata completa o nomás desde el tobillo? ¿Se imaginan cómo quedaría Enrique Peña si cada vez que mete la pata le cortamos un cachito? ¿Qué habría que mocharle a López Obrador para que se le quite lo payaso? ¿El ego? Y, claro, a Javier Duarte lo ideal sería rebanarle la panza y con eso alimentar a todos los niños de África por los próximos 10 años, pero la realidad es que pobres niños ¿qué culpa tienen? Finalmente, lo que sí creo que debemos hacer es castigar a “El Bronco” por transa, cortándole las alas a su sueño de ser Presidente.

¿QUIÉN GANÓ EL DEBATE?

López Obrador lo ganó al no perderlo. Lo madrearon como a Pepe “El Toro”, pero no lo noquearon. Lo importante es que ya quedó claro que no es intocable.

También lo ganó Ricardo Anaya porque fue el más hábil tanto para pelear, como para proponer. Pero esa es la impresión en lo general. En concreto, no recuerdo nada de lo que dijo.

Meade, ternurita, que se vaya a la junta de padres de familia. Y Margarita Zavala, pues, demostró que no trae nada que la avale como candidata. Como quien dice, ¡de todos no se hace uno!

¡Nos vemos el jueves!
19 Abril 2018 04:07:00
Lo que no viste del debate
Esto fue lo que realmente se dijeron los siete aspirantes al Gobierno de la Ciudad de México en el debate del miércoles por la noche:

CLAUDIA SHEINBAUM: Pues miren, la neta es que háganle como quieran y digan lo que quieran, porque yo voy en Peje de hacienda derechito a ganar las elecciones. Si vine hoy, fue porque no había nada nuevo en Netflix.

ALEJANDRA BARRALES: Hola, como saben soy la mamá de Máxima. Máxima es mi hijita a la que no uso con fines electorales, aunque salga con ella en todas las fotos. Yo les quiero proponer que me elijan a mí, para que no tengamos que padecer a la momia de Sheinbaum. ¿A poco no tiene cara de amargada?

MIKEL ARRIOLA: Odio a los gays, odio a los pobres, odio a la izquierda, odio a la Ciudad de México, odio a los evangélicos, odio a quienes no me conocen, odio a los pinches mariguanos, odio a los gays, ¿ya lo dije?, es que odio que me hagan ojitos.

MARCO RASCÓN: Sí, yo soy aquel que se disfrazaba de Súper Barrio. Hoy ya no soy súper, sino mega, pero sigo siendo bien barrio. Yo tengo una pregunta para ti, Mikel: ¿Cuántas semillas tiene un chile? ¡Setecientas!

MARIANA BOY: Jelou, pepinos. Yo, o sea, soy una princess del Partido Verde. No, no traigo una papa en la boca, ¡ay, qué oso, wey! Dicen que hablo como freeesa, pero eso no es cierto. Ya chequé con todos mis befos y está claro que hablo exactamente igual que ellos y ellas, wey. No, no tengo propuesta de Gobierno, pero yolo, soy joven.

LORENA OSORNIO: Sí, este... ¿hola? –le da tres golpecitos al micrófono– Bueno, sí, sí, probando, probando. Este es el sonido LaaaChanga. Ah, no, no. Perdón. Yo soy una candidata independiente al Gobierno capitalino, si no me conocen es porque con sólo 85 mil firmas logré convertirme en candidata. ¿Y ahora qué diablos hago?

PURIFICACIÓN CARPINTEYRO: ¡Salud! Puesss... yo vengo aquí a proponer que acabemos con la, ¡salud!, delincuencia instalando cámaras en todas las narcotienditas y en las patrullas y en los baños de Sanborns y las escaleras del estadio Azteca. Junto con esto, le pondremos más sal a las margaritas, digo, le pondremos GPS, que no sé qué significa eso, pero se lo pondremos a los camiones de la basura, a los carritos de la montaña rusa de Chapultepec y, de paso, me voy a poner uno yo misma porque luego me ando perdiendo. Pero el que más se pierde es el peine de la Sheinbaum y por eso siempre trae esos pelos de escobeta.

SHEINBAUM: Mira, Puri, yo no hablo con borrachas.

PURIFICACIÓN: Pero yo sí con mariguanas, anda, dime ¿por qué no te peinas?, ¿por qué nunca sonríes?

BOY: Sí, Claudia, dinos por qué te viste como si siguieras estudiando en el CCH-Sur. ¿Acaso eres una chavarruca?

SHEINBAUM: ¡Ah! Así que ustedes dos le están haciendo el caldo gordo a Mikel.

MIKEL: No, no, no. ¡Momentito! A mí no me hacen gorda nada. Yo soy papa casada y no ando de cusco. Acuérdate que yo soy el candidato de la familia.

BARRALES: ¡Pero de la familia Adams! No, no, ya sé: más bien, Mikel, pareces el gemelo perdido de doña Márgara Francisca.

RASCÓN: ¡Por favor! No seas ordinaria, Alejandra. Eleva el debate. A los priistas se les insulta con el corazón. Así, mira: tú, Mikel, eres el elfo Doby al que le dieron su calcetín en el IMSS y fue liberado por el Gobierno federal.

PURIFICACIÓN: Oigan, oigan, ¡no se peleen! Mejor digamos todos... ¡salud! ¿Alguien sabe cuánto y cuándo me van a pagar por ser candidata? Si no me pagan, les advierto que voy a ganar la elección y voy a vestir a los policías como payasitos, tal como lo hice con los carteros cuando les ordené vestirse como el portero Jorge Campos.

MODERADOR: Señora, ya se fueron todos.

¡Nos vemos el martes!
17 Abril 2018 04:00:00
Slim vs AMLO, ¡WTF!
Un señor recibió un mensaje en WhatsApp. Era de su esposa:

–Jorge, eres mi alergia.

–¡Qué linda, mi amor!

–Lee bien, pendejo.

El que sí lee muy bien las encuestas es el empresario Carlos Slim, pues tuvo que salir a marcarle el alto a Andrés Manuel López con su locura de frenar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México. Según Slim, que algo sabe de cómo hacer dinero, se perderían miles de millones de pesos, pero no de los grandes inversionistas como él, sino de la gente que podría salir beneficiada con empleos, con obras y hasta con contratos. Porque, bien dijo Slim, el aeropuerto no es un ente aislado que se construye en medio de la nada. No, no, no. Es una obra que, de entrada, generará miles de empleos en una zona que realmente los necesita, como es el Valle de Texcoco. Llevarse todos esos proyectos, como pretende AMLO, sería frenar el desarrollo de México, de acuerdo con el hombre más rico del toda la República Mexicana y que, en un universo paralelo, estoy seguro de que es mi padrino de bautizo y me consiente de a madre.

Pero como Andrés no oye ni cuando ronca, en lugar de escuchar a alguien que sí sabe y, por lo menos, darle el avión para tapar las apariencias, lo que hizo fue lo de siempre: acusarlo de ser parte de la mafia del poder. Y no sólo eso: salió con que seguramente Slim habló contra la cancelación del NAIM para darle gusto, ¡agárrense!, a Enrique Peña y a Carlos Salinas de Gortari, ñaca, ñaca, ñaca. Alguien debería sugerirle a López Obrador que deje de ver las películas de los Avengers.

EL ENGAÑO

La recién casada le cuenta llorosa a su madre:

–Ay, mamá, mi marido es un maldito.

–¿Por qué, mijita? ¿Qué pasó en la luna de miel?

–Pues es que él siempre me dijo que era medio burro y yo pensé que era muy malo en la escuela.

–¿Y eso qué?

–¡¡¡Que no me puedo sentar!!!

–Ay, hijita; no te preocupes, mi niña. A la larga te acostumbras. Te lo prometo.

La promesa que le hizo esa madre a su hija es de las promesas que sí se cumplen. Si alguien tiene dudas, me llama. Las promesas que normalmente no se cumplen son las de los candidatos a cualquier puesto de elección popular, desde Presidente de la República hasta presidente de manzana, pasando por gobernadores, alcaldes, regidores y reinas de belleza. He escuchado a los políticos decir que van a acabar con la pobreza, que van a erradicar el hambre, que van a mejorar la educación pública y que, inclusive, van a hacer que México sea campeón en el Mundial de futbol. Viendo que ya se me acabó la quincena, que cuando escribo esto me ruge el estómago, que Peña nunca ha leído un libro y que seguimos llorando por el “no fue penal”... queda claro que nunca ningún político nos ha cumplido lo que promete. ¿Por qué habríamos de creerles ahora? La respuesta es sencilla: no hay que creerles, hay que exigirles.

EL HOLANDÉS

El expriista y ahora gobernador panista Miguel Ángel Yunes estaba feliz ayer, pues se reunió en Xalapa con sus casi paisanos, los embajadores nórdicos. Ahí estuvieron por Suecia, Annika Thunborg; por Finlandia, Roy Eriksson; por Dinamarca, Henrik Bramsen Hahn; y por Noruega, Rut Krüger Giverin. Son casi paisanos porque en Veracruz todo mundo dice que Yunes es holandés, ya que o-la-anda regando en materia de seguridad, o-la-anda regando en sus pleitos con AMLO, o-la-anda regando al apoyar la candidatura de su hijo con recursos públicos. Y que conste que por decente dije que la anda regando, y no que la anda cagando.

¡Nos vemos el jueves!
12 Abril 2018 04:07:00
Bronca, bronca, bronca, bronca
¿Y ahora qué le decimos a los niños? ¿Cómo diablos le vas a explicar a tus hijos que no hagan trampas, que respeten las reglas, que no sean gandallas, si están viendo que en la política ocurre todo lo contrario?

Tomé un diccionario para buscar la definición de “sinvergüenzas” y me encontré con las fotos de José Luis Vargas, Indalfer Infante, Mónica Soto y Felipe Fuentes. ¿Quiénes son? Son los cuatro magistrados del Tribunal Electoral que se sacaron de la manga el pretexto más barato para darle a Jaime “El Bronco” Rodríguez la oportunidad de ser candidato presidencial. Bueno, el pretexto es barato, pero supongo que su sentencia salió carísima. Digo, espero que estos infelices al menos hayan cobrado una buena lana por su transa, pues de otra forma se habrán desprestigiado para toda la vida de forma gratuita.

Resulta que a “El Bronco” el INE le negó el registro porque, oh, pequeño detalle, más de un millón de las firmas que presentó ¡eran falsas! Y no sólo eso: el gobernador de Nuevo León pretendía competir por la Presidencia utilizando credenciales de elector falsificadas, firmas de electores muertos, fotocopias de credenciales y hasta fotos tomadas de la pantalla de una computadora. Pues con razón recolectó como 2 millones de firmas: ¡eran patito! Es decir, en México ya no sólo clonamos relojes, botellas de tequila y bolsas de marca, sino también credenciales de elector pa lo que le ofrezca a cualquier candidato necesitado de apoyos, aunque sea de a mentiritas.

Bueno, pues a pesar de que se demostró que “El Bronco” hizo trampa –ni el América, me cae– aun así los magistrados del Trife decidieron que, ¡pobechito!, no le respetaron sus derechos electorales y que, para apapacharlo, había que convertirlo en candidato a la Presidencia. Como dijo la gallina daltónica: ¡qué huevos tan azules!

Es decir, para esos cuatro magistrados el hecho de que Jaime Rodríguez haya cometido fraude no importa. Lo que importa, dicen, es el procedimiento. Es decir, si para ser candidato a la Presidencia, “El Bronco” le hubiera pegado de tiros a José José, lo importante no sería eso, sino que se llevara a cabo de manera correcta el procedimiento.

¿Por qué tomarían una decisión tan absurda los magistrados? Obviamente no creo que lo hayan hecho por ellos mismos. Lo que se dice –y yo lo creo– es que el Gobierno de Enrique Peña quiere a “El Bronco” como candidato por una simple y sencilla razón: que le quite votos a Andrés Manuel López Obrador. Y no sólo suena lógico, sino bastante creíble, ya que de populista a populista ambos se dan un quién vive y, claro, van por los mismos sectores de la población.

Así que si en estos días ven al viejito chulo AMLO con cara como de estreñimiento, es porque ya le pusieron enfrente a uno de su rodada.

Y ahora, del puritito coraje, voy a contar el chiste más asqueroso que conozco. Tan asqueroso como el fallo de esos cuatro magistrados del Tribunal Electoral. Le dice un amigo a otro:

–¿Sabes qué es muy asqueroso?

–¿Qué cosa?

–Tirar tus calzones a la pared y que se queden pegados.

–¡Guácala!

–¿Y qué es más asqueroso?

–¿Qué?

–Que empiecen a resbalar hacia abajo.

–Ya cállate.

-¿Y qué es más asqueroso todavía?

–No quiero saber.

–¡Que empiecen a caminar por el piso!

¡Nos vemos el martes!
12 Abril 2018 04:00:00
‘¡Chingón Presidente, todopoderoso!’
No sólo resulta de risa loca, sino que es una locura que algunos presidenciables sigan pensando que en México no se mueve la hoja del árbol del poder sin la orden del Presidente.

Si así fuera, la pregunta obliga. ¿Qué hacen, entonces, en una contienda en donde no existen instituciones confiables, porque todas son mangoneadas por el Presidente?

¿Si los presidenciables que se dicen perseguidos y si ya saben que el presidente Peña mangonea toda la elección, por qué no presentan pruebas, se retiran y proponen cambios por métodos alternos a la democracia electoral?

Lo cierto es que cuando AMLO, Anaya y “El Bronco” despotrican contra las instituciones en realidad están dando una muestra, adelantada de que la noche del 1 de julio –o la madrugada del 2– desconocerán el resultado. Por eso, desde hoy debemos darles las gracias por confirmar que no son confiables y no son demócratas.

Y es que cuando así conviene a su “chabacano interés”, el Presidente es visto como el sabio capitán del viejo velero decimonónico que vigila con sus catalejos lo que a distancia hacen tirios y troyanos, para mandar misiles contra tal o cual, no sea que –en una de esas– le arrebaten el poder.

“¡Pinche Presidente que todo lo sabe, todo lo ve; que todo lo puede, a todos espía y que combate con ferocidad a sus enemigos en tiempo electoral”.

Lo curioso es que el poder “metaconstitucional” que los “engañabobos” le otorgan al Presidente mexicano en tiempo electoral –el poder de mangonear a su antojo toda la elección– contrasta con insultos y ofensas al Presidente que muchos “pendejean” porque no puede con Trump, porque no puede con los grandes problemas, porque se deja manipular por quién sabe qué fuerzas perversas, a las que están dispuestos a perdonar cuando lleguen al poder.

¿A cuál Presidente quieren hoy; al chingón que todo lo puede, que mangonea a todas las instituciones, que violenta la división de poderes con solo un guiño, al que les ganó la elección mexiquense o al tonto que nada sabe y nada puede?

Pero más allá de la locuaz orfandad por la Presidencia imperial –que muestran presidenciables como AMLO, Anaya y “El Bronco”–, lo grave es que desde analistas, opinantes, intelectuales y periodistas –no se diga el ciudadano de a pie– se creen la estupidez de que “El Bronco” fue metido a la boleta porque lo ordenó el Presidente.

¿Cuál es la prueba de semejante estupidez? No hay prueba alguna, más allá del cálculo político-electoral del candidato de Morena.

No hay más prueba que el discurso “engañabobos” del mismo que en muchas elecciones ha gritado que existió fraude sólo porque el resultado no le conviene.

Y si dudan de las mentiras y los delirios de AMLO, basta recordar que en los previos al año 2000, el Instituto Electoral del DF lo hizo candidato sin reunir los requisitos de residencia.

Igual que el Tribunal Federal metió hoy a “El Bronco” a la boleta presidencial, el Instituto Electoral del DF metió a la boleta para jefe de Gobierno a AMLO. Pero, claro, entonces no hubo fraude y entonces el Presidente no metió la mano. ¿No es de risa loca?

Pero vamos a suponer, por un momento, que vivimos en la presidencia imperial de los años 60 y 70, a la que, por cierto, AMLO nos quiere llevar. Vamos a imaginar que, en efecto, el Presidente le ordena al Tribunal Federal Electoral meter a “El Bronco” a la boleta presidencial, para bajarle votos a tal o cual candidato…

¿Quién puede garantizar que 50, 500 o 5 millones de simpatizantes de AMLO van a cambiar su voto y van a pasar de preferir a un idiota por otro, como “El Bronco”? ¿Cuál sería el incentivo para preferir a un populista extremo como AMLO, al otro extremo del populismo, como “El Bronco”?

¿De verdad, un estudioso, un analista o periodista serio cree que así opera la percepción colectiva? ¿Por qué un fanático lopista podría cambiar su voto a favor de un tramposo independiente?

Suponer que así ocurrirá es tan idiota como la supuesta persecución presidencial contra Ricardo Anaya. Como saben, el candidato del PAN, PRD y MC se dice perseguido por el Presidente, al que además prometió que meterá a la cárcel. De verdad Peña Nieto maneja a su antojo al Poder Judicial. En este caso, Anaya le endilga al Presidente poderes casi divinos, porque el aspirante presidencial tiene una larga cola que le pisen.

Pero algo idéntico ocurre con el gobernador de Chihuahua. ¿Lo recuerdan? El locuaz Javier Corral dijo que el Presidente le ordenó a la Judicatura Federal perseguir a su Gobierno. ¿Por qué? Porque Corral es el moderno salvador de la patria.

¡No mamen…! ¡Ya paren de engañar…! Al tiempo.
10 Abril 2018 04:05:00
¡De miedo!
Era de madrugada, la calle, como siempre, estaba oscura, maloliente, sucia. En ese barrio, caminar era una invitación a ser asaltado. Y a esa hora, sufrir sólo un atraco había sido una bendición. Por eso quienes vieron a la guapa jovencita andar por la banqueta a paso lento, simplemente le dedicaron una mirada de lástima. Todavía no llegaba ni a la esquina cuando de entre las sombras le salió un tipo que no necesitaba armas para sacarle un susto a cualquiera, aunque se sabía que siempre traía una pistola entre la ropa y una navaja en la mano dentro de la chamarra. La muchacha se detuvo en seco al verlo. El hombre le preguntó con una sonrisa macabra:

–¿Y a ti qué? ¿No te da miedo caminar por aquí solita?

–Cuando estaba viva, sí.

Si eso no te espanta, lo que sí debe preocuparte es la posible cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Por alguna extraña razón, si es que realmente tiene una razón, Andrés Manuel López Obrador ha decidido convertirlo en su enemigo favorito. Sospecho que el viejito chulo padece aerófoba, que es el miedo a volar en avión. O a lo mejor sólo le tiene miedo a las alturas. O simplemente es un payaso paranoico. Sea lo que sea, es evidente que no le gustan los aviones. Primero la agarró contra el avión presidencial y dijo que lo iba a vender. Como ya vio que va arriba en las encuestas, pues como que ya se le olvidó ese asunto, porque seguramente no querrá quedarse sin aeronave. Y ahora la agarró en contra del NAIM. Está duro y dale con que quiere cancelar el proyecto si llega a la Presidencia. Su principal asesor es Javier Jiménez Espriú, un señor que además de nombre de pirrurris tiene en su historial haber fundado la Academia de Música del Palacio de Minería y haber sido director de Mexicana (sí, la que quebró) durante un año. ¡Un añote! Ya con eso siente que sabe mucho de aviones, aeropuertos, rutas de vuelo y hasta de construcción de pistas. Jiménez Espriú es un ingeniero muy conocido y respetado, pero es ¡ingeniero mecánico, no aeronáutico! Y es miembro de la Academia Sueca, pero de Astrofísica, es decir, del estudio de los astros en el espacio, lo cual implica que lo suyo es andar en la Luna, no estar jode y jode con que no le gusta el aeropuerto en Texcoco. Pero como en México no importa la preparación, sino hacer ruido –por eso “El Piojo” Herrera está donde está–, el mundo político anda de cabeza discutiendo sobre qué diablos hacer con el aeropuerto que ya se empezó a construir.

La respuesta es muy sencilla: hay que construirlo. Hay que seguir y tener un aeropuerto grande y moderno. ¿Por qué? Porque lo necesita el país. Porque atrae gente, llegan más turistas, se exportan más mercancías, se crean más empleos.

El otro día, un animalito del bosque de esos que abundan en las redes sociales, escribió en Facebook: “El 80% de los mexicanos jamás se sube a un avión, ¿dónde están nuestras prioridades?”. De golpe, parece que tiene razón. Si lo piensas tantito, te darás cuenta de que está pendejo. El hecho de que la mayoría de los mexicanos no asista nunca a un concierto de la Sinfónica Nacional, no significa que debamos cancelarla y mandar al desempleo a músicos, tramoyistas, boleteros, acomodadores y hasta quienes venden los dulces en el intermedio. Hay cientos de carreteras por las que tú y yo jamás pasaremos, pero no por eso tendríamos que dejar de usarlas. Hay alguien que las necesita, gente como tú y como yo que realmente las usa y las aprovecha. El criterio para construir el aeropuerto no puede ser que sea algo que usen todos los mexicanos. Sin duda, todos nos beneficiamos, y seguramente me dirás que sólo unos cuantos se hacen ricos con su construcción. Eso también es cierto.

Pero, a fin de cuentas, cancelar el aeropuerto sería cancelar el futuro para muchos empleos. Y eso es algo que debería darnos miedo. ¡Qué mello!

¡Nos vemos el jueves!
05 Abril 2018 04:07:00
El esférico Trump
Dicen que un pendejo esférico es el que es pendejo por donde lo veas. Y Donald Trump es de esos. No te quiero echar a perder el desayuno, peeero anoche Estados Unidos comenzó a desplegar tropas en la frontera con México. Se trata de elementos de la Guardia Nacional que tendrán como misión impedir que las caravanas con miles de migrantes crucen de manera ilegal la frontera. Seguramente te estás preguntando: “¿cuáles pinches caravanas?”. Lo mismo nos preguntamos todos los demás, porque resulta que no existe tal invasión de migrantes a Estados Unidos. Agárrate: todo es producto de lo que Trump vio en la televisión. Y no es broma. Como en su canal favorito, Fox News, dijeron que una caravana con miles de centroamericanos se dirigía hacia la frontera, Trump se la creyó y comenzó a exigir que el Congreso gringo aprobara más recursos para construir el dichoso muro. Además, criticó al Gobierno mexicano por no impedir que la caravana llegara hasta la frontera. ¡Porque lo vio en la tele! La realidad es que la caravana sí existe, pero no se trata de ninguna invasión de indocumentados. Es una carvana que se lleva a cabo desde hace 7 años y se organiza como una manera de protestar por el respeto a los derechos humanos de los migrantes. ¡Y ya! No se trata de un plan malévolo para arrebatarle su país a los gringos, pero como el hijo de Pinky y Cerebro es el Presidente norteamericano, ¡se armó la gorda!

Nadie sabe cuántos soldados serán movilizados, ni dónde estarán ni cuánto tiempo los van a dejar ahí, en la puerta, cuidando como cadeneros de antro. Lo único que se ha dicho es que no estarán armados y no podrán realizar arrestos. ¿Y entonces pa qué diablos los ponen? Pos’ quién sabe. Los gringos seguramente creen que los elementos de su Guardia Nacional son tan imponentes como los Stormtroopers de Stars Wars y, entonces, con sólo verlos, los migrantes van a decir: “¡Ah, no maaa...! Mejor me regreso corriendo a mi pueblo”. ¡N’mbre, unos genios!

¿Qué harías si nos invadieran los gringos? Te lo dejo de tarea.

MEDICINA ALTERNATIVA

No cabe duda que la ciencia ha avanzado mucho en estos años. Estaba leyendo una investigación sobre un fármaco realmente sorprendente. Según el reporte de los investigadores, todo comenzó cuando una anciana acudió con el doctor para pedirle algún remedio para revivir el apetito sexual de su marido. El médico le propuso:

–Vamos a intentarlo con esta nueva medicina que acaba de salir: Duro Dante...

–Ay, doctor, no hay manera. Es imposible hacer que mi marido se tome la medicina. No toma ni aspirinas aunque se esté muriendo del dolor de cabeza.

–No hay problema, échele la pastilla en el café o en el refresco, sin que se dé cuenta. Cuando lo haya hecho, viene y me cuenta cómo le fue.

Un par de semanas después, la señora regresó:

––Dígame, señora, ¿qué tal estuvo revivir la pasión entre usted y su marido?

–¡Ay, doctor! ¡FUE HORRIBLE! ¡Fue verdaderamente espantoso eso del Duro Dante!

–¿Pero qué pasó? ¿Siguió mis instrucciones al pie de la letra?

–Sí, doctor, estábamos comiendo y le eché la pastilla en el refresco sin que se diera cuenta y el efecto fue inmediato... Tiró al piso todo lo que estaba sobre la mesa, me arrancó la ropa apasionadamente, me volteó sobre la mesa y me lo hizo de a perrito. Luego me hizo el helicóptero, el remolino, la carretilla, el 69, el 112.8, el tirabuzón, la vuelta al mundo, la carambola de tres bandas, el ahorcado... ¡me hizo el amor como nunca! Fue horrible, doctor, fue horrible.

–¿Pero por qué horrible, señora? ¿Acaso fue malo el sexo?

–No, doctor, fue el mejor sexo que hemos tenido en 50 años, pero dígame usted, ¿con qué cara regreso a comer al Sanborns?
29 Marzo 2018 04:07:00
El amor también está en campaña
Señora, señorita que lee esta bonita e interesante columna, le tengo una buena noticia: a partir de este fin de semana, comenzará a ver a su pareja con verdaderos ojos de amor. Y si no tiene marido, novio, amigovio o un simple free, le aseguro que lo conseguirá en cuestión de días, dado que usted misma dejará de cerrarle la puerta a Cupido. ¿Y cómo va a ocurrir este milagro?, se preguntará usted mujer lectora. Muy fácil: porque empiezan las campañas electorales. Sí, sí, no ponga cara de “a este columnista ya se le echó a perder el bacalao y se le subieron los romeritos a la cabeza”.

Déjeme explicarle cuál es la relación entre el mejoramiento que tendrá su vida amorosa y el proceso democrático nacional. Es muy sencillo: a partir de hoy comenzará un incesante, inclemente e inquietante bombardeo de comerciales electorales. Como violáceas flores de jacaranda que no dejan de ensuciar el piso, así caerán sobre su cabeza los spots de las campañas, uno tras otro tras otro tras otro... hasta el 1 de julio.

En esos comerciales, señora, señorita, usted verá toda clase de políticos: altos, feos, inteligentes, barrigones, bigotudos, lampiños, atléticos, aquellos a los que los viste su mami, esos que no conocen el agua y el jabón; greñudos, pelones y barbudos; los que fueron a la escuela y no entendieron nada; y los que con la pura primaria son millonarios. También los verá con propuestas, con sueños guajiros, con locuras como planes de gobierno. Unos serán risueños como galanes de telenovela; y otros parecerán primos de Shrek.

Seguramente habrá más de uno al que le apesten los pies y esperemos que por lo menos uno esté muy bien dotado. No dude que varios de ellos hayan estado alguna vez en un table; y probablemente habrá otros que trabajaron como strippers. Verá usted candidatos de los verdes, de los tricolores, de los azul con amarillo, de los morenos y hasta de los naranjas. ¿Y todo eso qué tiene qué ver con el amor?, seguramente se está preguntando de nuevo, señora, señorita. Ya voy, ya voy.

Aunque todos esos candidatos son diferentes entre sí, tienen algunas cosas en común. La primera es que son mentirosos. Ninguno de ellos, señora, señorita, le está diciendo la verdad. Y no sólo eso: también son mañosos. No llegaron a ser candidatos por sus virtudes sino porque, necesariamente, se prestaron al juego perverso de la política. Y, por lo mismo, tienen la conciencia más sucia que un excusado en el departamento de cinco estudiantes universitarios.

Conforme usted vaya viendo más a los candidatos, verá con mayor cariño y amor a su pareja. Y si no tiene pareja entenderá que no tiene caso esperar al príncipe azul, dado que todos los hombres son (somos, lo sé) un caso perdido. Piénselo: mientras López Obrador hace berrinche por el aeropuerto, ese abnegado hombre sigue a su lado a pesar de los años. Mientras Anaya lava dinero sucio; hay un hombre que no guarda ni un peso de quincena para él, porque lo comparte todo con usted. Y mientras Meade nomás no levanta, cerca de usted hay un hombre no muy guapo, pero sí cumplidor.

Vea el spot electoral en la tele, voltee a ver su pareja y dígale desde el fondo de su corazón: “¡Qué bueno que no eres candidato!, ¡qué bueno que te tengo!”. Y apúrese a hacerlo, señora, señorita, porque ya viene el Mundial y en cuanto empiezan a jugar los croatas, los franceses y los belgas, todos los mexicanos nos volvemos feos.

¡Nos vemos el martes!
27 Marzo 2018 04:00:00
Los 3 (candidatos) chiflados
Entra una mujer a la tienda de productos químicos y le dice al encargado:

–Deme, por favor, un litro del veneno más potente que tenga. Arsénico, si se puede.

–Disculpe señora, pero por debido a las regulaciones de sanidad debo preguntarle para qué lo va a usar, ya que su manejo es sumamente delicado.

–LA VERDAD, Lo voy a usar para matar a mi marido.

–¡Señora! ¿Pero cómo dice eso? ¿Está usted loca? No le puedo vender bajo ninguna circunstancia el veneno para que cometa un homicidio.

–Es que descubrí que me engaña.

–Lo siento, señora, pero no se lo puedo vender.

–Con quien se está acostando es con tu esposa.

–¿Quiere que se lo ponga en botella de plástico o de vidrio?

Hay un viejo refrán que dice: el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Y eso es justamente lo que estamos viendo en estas elecciones con los ataques del PRI contra Ricardo Anaya y que sólo han beneficiado a Andrés Manuel López Obrador. La lógica –ni tan lógica– de los estrategas de José Antonio Meade era que al golpear al candidato del Frente PAN-PRD-MC, quien subiría de manera automática sería el del PRI. Nombre, unos genios. Se parecen a esas películas de Los 3 Chiflados en las que Curly quiere pegarle una cachetada a Larry, pero este se agacha y al que le rompen el hocico es a Moe y entonces este se quiere desquitar de Curly dándole con una pala en la cabeza, pero termina clavándosela en el ojo a Larry; y entonces Meade acusa de lavado a Anaya, pero en lugar de darle, los dos se caen al sótano de las preferencias electorales.

Y es que las cosas no le salieron a los priistas: según la mayoría de las encuestas, el show tricolor contra Anaya por el supuesto lavado de dinero sí le quitó puntos al panista... pero no se los dio al priista. El ganón fue, para variar, AMLO que como pateando un bote pretende irse despacito y sin hacer mucho escándalo los próximos 95 días hasta llegar a las elecciones.

A veces pienso que si López Obrador gana, al primero que tendrá que agradecerle será a Enrique Peña Nieto.

DE LOCURA

El doctor, muy preocupado, le llama a la esposa de su paciente y le advierte del peligro:

–Perdimos los análisis de su esposo. Sabemos que salió positivo, pero no sabemos si fue locura o sífilis.

–¿Y qué me sugiere hacer, doctor?

–Llévelo al bosque y ahí déjelo. Si regresa a la casa... ¡no se acueste con él!

A veces creo que el señor al que le hicieron los análisis era Donald Trump, pues uno ya no sabe si está loco o simplemente tiene carcomido el cerebro por sifilítico, ya que cada semana logra superar que el escándalo de la semana anterior que, por cierto, parecía insuperable. Ahora el hombre más poderoso del mundo está siendo sometido por ¡una actriz porno! El propio Trump siempre ha negado haber tenido sexo con Stormy Daniels, pese a que le pagó 130 mil dólares por guardar silencio sobre su noche de pasión (en realidad sólo duró como 3 minutos). Inclusive, sus abogados le hicieron firmar a la señora un “acuerdo de confidencialidad”, que es un contrato para que no cuente si es cierto que las manos pequeñas de Trump son un reflejo de todo lo demás. La porno star quiere que un juzgado deseche ese acuerdo de confidencialidad porque, ¡oh, Dios!, a Donald Trump se le olvidó firmarlo, con todo y que utilizó un nombre falso en el mismo. ¿Por qué querría alguien hablar de algo tan desagradable como haberse echado al plato a Trump? Pues porque seguramente la encueratriz podrá conseguir un millonario contrato para escribir un libro, hacer una película y hasta una porno. Será el acostón más rico que jamás haya tenido una mujer.

¡Nos vemos el jueves!
22 Marzo 2018 04:07:00
¿Y si borramos Facebook?
Le dice el señor a su hijo de 14 años:

–Santiago, lo he estado pensando y quisiera pasar más tiempo contigo.

–Ay, papá, ¿y qué quieres hacer?

–Que me aceptes en Facebook.

No voy a decir nombres, pero conozco a muuuchas personas que viven más en Facebook que en la realidad. En su muro publican qué comieron, con quién estuvieron, si tienen frío, si están llegando al aeropuerto, si ya despegaron, si ya aterrizaron, si ya volvieron. Todos los días, lo primero que hacen al abrir los ojos no es saludar a su pareja ni cerciorarse de que realmente están en su cama, sino tomar su celular y checar sus notificaciones de Facebook. El primo de un amigo me contó que más de una vez le pasó que, ya acostado para dormir, seguía viendo Facebook hasta que, ¡tómala!, se quedaba dormido y el celular le caía en la cara, casi rompiéndole la nariz. Y está también el caso de una compañera de trabajo que se toma una selfie cada dos horas, supongo que quiere saber si ya se volvió bonita, pero pues nomás no sucede. Y no te cuento de mi prima que encontró en Facebook la fe perdida y entonces, no sé cómo diablos le hace, manda cada media hora una estampita religiosa que lo mismo puede ser del Sagrado Corazón que de san Judas o san Charbel, pero si no la compartes y dices “amén”, lo más probable es que se muera tu perro, a tu hermana se le caigan los dientes y tu contador se dé a la fuga con todos tus ahorros, si es que los tienes.

Y seguramente tú también tienes cierta adicción a Facebook, o a Twitter, o a Instagram, o a Snapchat, o al chismógrafo de la secundaria. Y está bien, a fin de cuentas cada quien tiene derecho a desperdiciar su vida en lo que le dé la gana. Pero, ¿qué crees? Que Facebook resultó ser una mina de oro para algunas empresas, especialmente las que usan tus datos personales ya sea para venderte cremas, ropa o candidatos. Resulta que una firma llamada Cambridge Analytics acaba de ser exhibida por el mal uso que le dio a los datos de más de ¡¡¡50 millones de personas!!! ¿Y sabes para qué quería esa información? Para que Donald Trump ganara la Presidencia de Estados Unidos... y lo logró. Lo peor de todo esto es que los ladrones de datos no cometieron el robo a mano armada, como estamos acostumbrados a que suceda en el transporte público. No, no. Estos piratas cibernéticos, en realidad, la tuvieron muy fácil: la propia gente se los dio.

¿Cómo es esto? ¡Uy, te vas a espantar! Si alguna vez hiciste alguno de esos test para saber a qué personaje de Rebelde te pareces; si subiste tu foto para saber cómo te verás en 20 años; si te inscribiste en una app que te hace hace llegar tu horóscopo que nunca la atina a nada; si hiciste algo de eso, seguramente no leíste la letra chiquita y, ¡tenga chango su banana!, le autorizaste a una empresa que quién sabe dónde diablos está a que conozca todos tus datos, desde tu nombre hasta tu edad y tus gustos. Y toda esa información la procesa de tal forma que puede saber cómo diablos venderte mejor su producto. Y en Estados Unidos esa fue una de las maneras –carísima, por supuesto– como el idiota de Donald Trump logró convencer a tanta gente de votar por él.

Debido a este escándalo, las acciones de Facebook se desplomaron, esto provocó una sacudida en la Bolsa de Valores y el dueño de la red social, el ahora multimillonario Mark Zuckerberg, tuvo que salir a dar la cara (bastante gacha, por cierto) para reconocer que la regaron, que permitieron que se manipulara a la gente y que, en una de esas, a lo mejor tiene que enfrentar a la justicia.

Ahora dime: ¿vas a seguir usando Facebook o ya por fin lo vas a borrar? Sólo una persona sin corazón no le daría “me gusta” a esta columna.

¡Nos vemos el martes!
20 Marzo 2018 04:00:00
¿Y así quiere ganar el PRI?
Todos hemos visto alguna película de aventuras en la que el más malévolo villano cae en las arenas movedizas, y está tan desesperado por salir que cada vez se hunde más. Y como es necio y terco, en lugar de quedarse quieto y dejar que lo ayuden, cree que él solito puede salir de la bronca, por lo que se hunde, se hunde, se hunde, hasta que se ahoga y se muere. Lo mismo le pasa al PRI.

Digo, no es que yo quiera ayudar al PRI, sino que más bien los priistas no se ayudan a sí mismos en estas elecciones. Están viendo que su candidato presidencial no levanta ni con Viagra y, en lugar de apoyarlo, lo hunden más.

A ver, se supone que la gracia de José Antonio Meade es que es un ciudadano sin partido, es decir que no pertenece al PRI. O al menos eso es lo que él mismo presume. Si la oferta del PRI este año es que se abrió a la ciudadanía, ¿cómo diablos justifican llevar como candidatos al Congreso a algunas de las peores fichitas de la historia tricolor?

Por ejemplo, en primer lugar de la lista para diputados federales aparece Enrique Ochoa, el actual dirigente del partido y presidente de “¡Ahí, nomás! Por siempre”, el mayor club de fans de Clavillazo. Ochoa es tan antipático que no vota por él ni su ángel de la guarda.

También está en la lista, con lugar asegurado en San Lázaro, el coahuilense Rubén Moreira, que seguramente dejó muchas cuentas pendientes en su estado, pues por algo le urge el fuero.

De igual forma los priistas le regalaron una senaduría a Carlos Aceves, quien a sus 102 años es el líder más joven que ha encabezado la CTM. Nomás para que te des una idea desde cuándo anda delinquiendo este sujeto, él junto con 39 amigos tenía una cueva en la que guardaban sus tesoros hasta que les dio baje Alí Babá.

Por eso digo que es imposible que el PRI se salve de las arenas movedizas del cinismo y la corrupción.

Cosa muy diferente es la historia del burro y el ratoncito que un día iban platicando por la selva cuando, de pronto, el burro no se fijó por dónde pisaba y, ¡pum!, cayó en las arenas movedizas, por lo comenzó a gritar desesperado:

–¡Amigo ratón, ayúdame! ¡Ayúdame, por favor!

El ratoncito iba y venía tratando de ayudar a su amigo, pero no atinaba a hacer algo que realmente funcionaria, hasta que de pronto su cabeza se iluminó con una gran idea.

–¡Espérame un instante, amigo burro, ya regreso!

El ratoncito corrió como loco hasta su casa y sacó su Mercedes Benz 450SEL, ¡todo un clásico!, y condujo velozmente hasta llegar a las arenas movedizas, se bajó del auto y amarró la cola del burro a la defensa del Mercedes Benz, se subió, puso primera y arrancó con delicadeza.

Después de un par de intentos, logró sacar a su amigo. Todo fue júbilo y fiesta, el burro reconoció que no existía nadie mejor ni más ingenioso que su amigo el ratón:

–Amigo ratón: ¡Tú eres lo mejor del mundo! –le dijo abrazándolo.

Pasaron los meses y otro día iban caminando los dos, de nuevo, por la selva en animada charla. Pero esta vez no fue el burro, sino el ratón quien se tropezó y cayó en las arenas movedizas.

Los gritos se escucharon por toda la selva:

–¡Ayúdame, amigo burro! Recuerda que hace un año yo te saqué de aquí.

De inmediato, una brillante idea se le ocurrió al burro: se sacó su enorme miembro y lo dejó caer cual largo es sobre las arenas movedizas y le dijo al ratoncito:

–¡Agárrate, amigo ratón! ¡Agárrate fuerte, yo te saco!

El ratoncito se aferró al dese del burro, éste retrocedió y logró sacar a su amigo. Ambos se abrazaron emocionados y todos en la selva fueron felices.

Moraleja: “Si lo tienes grande, no necesitas un Mercedes Benz”.

¡Nos vemos el jueves!
15 Marzo 2018 04:07:00
Venti democrático deslactosado
–¡Hola, qué tal! Bienvenido al café de la sirenita verde. ¿Cómo va tu día?

–Mal.

–¡Ah! ¿Qué te vamos a servir hoy?

–Un café.

–Sí, claro, pero. ¿lo quieres alto, grande o venti?

–Uno mediano.

–¡Ah! Un grande.

–No, mediano.

–Es que aquí el grande es mediano.

–¿Y cuál es el grande?

–El venti.

–¿Y eso qué significa?

–Que es el tamaño más grande que tenemos.

–¿Pero qué significa venti?

–No, pues, ni idea. Pero, dime, ¿cómo va tu día?

–Va muy mal, porque a esta hora no he tomado una sola gota de café y es muy probable que, en un arranque de ansiedad mate a alguien o me cambie el sexo.

–Muy bien, amigo, ¿cuál es tu nombre?

–¿Y eso qué tiene qué ver? Sólo quiero un café.

–Por eso, antes de tomar tu pedido necesito que me des tu nombre para escribirlo en el vaso y así sabrás que este café fue elaborado especialmente para ti.

–Sólo quiero un pinche café negro.

–¿No se te antoja probar nuestro Coco Cold Fusion Moka Almond Toffee de temporada?

–¿Tiene cafeína?

–Si quieres, podemos agregarle un shot extra de café, para que puedas empezar bien el día.

–Lo podría haber empezado bien hace media hora, si me hubieras dado el café negro que te pedí.

–¿Tu Coco Cold Fusion Moka Almond Toffee lo quieres alto, grande o venti?

–Median... olvídalo: grande.

–Muy bien. ¿Con leche regular, deslactosada, light o de almendras?

–¿Las almendras tienen chichis?

–Este. No sé. No, no creo.

–¿Entonces cómo producen leche?

–No sé, la verdad, pero si no te gusta la leche de almendras, también tenemos leche de coco y leche de soya.

–¿Sabes que ni el coco ni la soya dan leche?

–Ja, qué raro: aquí tenemos botes muy grandes de leche de coco, de soya y, claro de almendras.

–Lo quiero sin leche.

–Es que lleva leche a fuerza.

–Dámelo con leche normal.

–Perdón, amigo, pero en este establecimiento no utilizamos la palabra “normal”, a fin de no discriminar a nadie. Todos somos iguales en que somos diferentes.

–¿Eso te lo enseñan aquí?

–Sí, desde el primer día, junto con los nombres de los tamaños de nuestras bebidas.

–Dámelo con leche normal, usual, de la que venden en el súper, de la que te da en tu casa tu mamita cada mañana.

–De acuerdo, lo preparamos con leche regular.

–¿Quieres que le pongamos crema batida encima?

–¿Acaso parece que tengo 16 años?

–No estamos autorizados a opinar sobre la apariencia de nuestros clientes, pues más que clientes son nuestros amigos, ¿sin crema batida o con crema batida?

–Sin crema batida, pero antes dime una cosa: ¿ya sabes por quién vas a votar?

–Sí, claro, yo voy a votar por un cambio.

–¿Por un cambio hacia atrás o hacia adelante?

–Esteee. no, bueno. Se trata de que ya no sigan los mismos.

–¿Y sabías que alrededor de todos los candidatos están los mismos de siempre?

–Bueno, ¿pero eso qué tiene qué ver con su café?

–Que ahora me vas a decir si quieres un presidente de izquierda con pensamiento de derecha, o si quieres un presidente de derecha con pensamiento de izquierda, o un presidente con cara de derecha, postulado por el centro, pero sin filiación partidista.

–Oiga, pero su Coco Cold Fusion Moka.

–¡Ni madres! Te toca escoger: ¿vas a votar por los de izquierda que se aliaron la ultraderecha? ¿O por los verdes que se aliaron con los de siempre? ¿O eres amarillo de los que se pintó de azul?

–Su café.

–Café, cagas. ¿Eres de los idiotas que va a anular su voto? ¿O vas a apoyar a los independientes? ¿Has pensado para qué sirve tu voto? ¿Ya sabes quiénes son los candidatos para diputados de tu distrito? ¿Sabes al menos en qué distrito vives?

–¡Auxilio!

–No se te olvide ponerle dos de Splenda.

¡Nos vemos el martes!
13 Marzo 2018 04:06:00
Las feria de las fieras
El propietario de un circo puso un anuncio en los avisos de ocasión de este nuestro periódico para ofrecer empleo domando leones. Se presentaron dos personas: una mujer joven, muy atlética; y un hombre jubilado. El dueño del circo les dijo:

–Antes que nada, debo ser completamente sincero con ustedes. El león que tenemos es muy salvaje. Decir que es feroz se queda corto. De hecho, ya ha matado a dos domadores en lo que va del año y apenas estamos en marzo.

–No tengo miedo –dijo la mujer.

–En la madre –comentó el hombre–, no me gusta la idea de morir en las fauces de un pinche león, pero necesito trabajar.

–Muy bien –dijo el cirquero–, los dos harán una prueba. Aquí tienen sus utensilios de trabajo: un banco, un látigo y una pistola. ¿Quién entra primero?

–Yo, deme el látigo y el banco, no necesito la pistola –dijo sin titubear la mujer y se metió a la jaula.

Al verla, el león comenzó a rugir con furia. Ella dejó el banco y el látigo y comenzó a quitarse la ropa de forma tan sensual que de inmediato capturó la atención del felino. Y del cirquero y del jubilado también.

El león se acercó con pasos firmes a la mujer desnuda y comenzó a lamerle los pies, después le pasó la lengua por las pantorrillas, le lengüeteó detrás de las rodillas, se siguió con los muslos y al llegar a la mitad de su cuerpo, el león comenzó a lamerla con tal pasión que la mujer comenzó a poner los ojos en blanco, a gemir y a sacudirse, hasta que explotó en un grito de placer.

Tanto el cirquero como el jubilado estaban atónitos con el espectáculo. Le dijo entonces el del circo al anciano que también buscaba trabajo de domador:

–¡Caramba! Nunca he visto nada parecido. ¿Usted puede hacer lo mismo?

–¡Por supuesto! –exclamó el anciano al tiempo que comenzaba a quitarse la ropa– nomás saque primero al pinche león. ¡Voooy!

A propósito de fieras, dice Andrés Manuel López Obrador que si hay fraude, se va a soltar el tigre y él no va a amarrarlo. ¿Qué quiere decir eso? Que si pierde las elecciones, va a lanzar a sus seguidores a desmadrar el país. ¿Por qué será que desde ahora está amenazando con violencia? ¿Pues que no se supone que tiene muy asegurado su triunfo? A lo mejor ya se dio cuenta de que ese primer lugar en las encuestas no es tan real como nos ha querido hacer creer todo este tiempo. Yo creo que sí es posible que gane AMLO, sobre todo ahora que ya le hizo ojitos a Enrique Peña y está buscando llegar a un acuerdo con Los Pinos. Pero, bueno, lo que yo crea es lo de menos, lo que realmente inquieta es ese asunto de que se va a soltar el tigre. Conozco muchísima gente que dice que va a votar por López Obrador, pero dudo que alguno de ellos esté dispuesto a salir a incendiar autos para defender a su “Peje” de la derrota. Pero, bueno, si una cosa como el Scooby Do Papá está de moda, cualquier cosa puede pasar en México.

Siguiendo con el tema de los animales, todo indica que Enrique Ochoa ya se va de la presidencia del PRI. Dicen que el candidato José Antonio Meade anda buscando otro domador que pueda domesticar a la fiera priista, que más que un león es un dragón de siete cabezas. Yo creo que al PRI no lo logra dominar ni el encantador de perros.

Lo curioso es que la próxima salida de Ochoa ha provocado una auténtica ola de protestas. Se espera que en estos días se manifiesten frente al PRI cientos o quizá miles de personas para exigir que no se vaya. Los que protestan son los perredistas, los panistas, los morenistas.

¡Nos vemos el jueves!
08 Marzo 2018 04:08:00
¡Pinches viejas!
Si te indignó el título de esta columna, ¡felicidades! Significa que más o menos tienes idea de cuál es uno de los peores problemas de México. Si te pareció divertida y comenzaste a leerla porque creías que, por fin, alguien se atrevía a decir lo que siempre has pensado, lamento informarte que eres parte del problema.

Hoy es el Día Internacional de la Mujer y por alguna extraña razón hay quienes piensan que el objetivo es felicitar a las mujeres por serlo. Noup. Esa no es la idea. Tampoco se trata de regalarles rosas rojas. ¿Te suena extraño todo esto? Te digo que eres parte del problema. A ver, la cosa con este día no es tanto celebrar como tomar conciencia. ¿De qué? De que no les estamos dando a las mujeres ni las oportunidades, ni los sueldos, ni el respeto que merecen. Así de fácil y así de complicado.

¿A poco creías que hay camiones o vagones del Metro especiales para mujeres porque son unas consentidas? ¡No! No es por eso. Es porque, a pesar de que estamos en 2018, todavía hay hombres –demasiados– que se sienten con derecho de darles un arrimón, de manosearlas, de enseñarles sus miseria genitales o de decirles cualquier guarrada, nomás por el puro antojo. Lo ideal sería que no necesitáramos áreas especiales para mujeres.

Así que si te parece que este texto es exagerado, quizás lo que debas hacer es imaginarte qué pasaría si fueras mujer. Yo sería muy fea, pero sería feliz de arrancarle los huevos a quien se atreviera a propasarse.

¿Y tú? ¿Cómo serías como mujer? Imagínate que el día está soleado, hace calorcito y decides ponerte un vestido. Sales contenta y, apenas pones un pie en la calle, pasa un güey y te dice “sabrosa”, arrastrando todas las letras como si te las embarrara sobre la piel. Sigues andando y de una camioneta de carga, te gritan te chistan –cht, cht, cht– como si fueras perra, como si fueras gata, como si fueras un animal.

Y llegas al trabajo y a tu compañero, que hace menos trabajo que tú (sí, tú), le pagan más y le reconocen más y es más probable que le den más pronto un ascenso o un aumento. ¿No lo crees? ¿O no lo quieres aceptar? Sé sincero contigo mismo, man, nadie te está viendo.

Ahora vuelve a imaginarte siendo mujer, vas a un restaurante con tu pareja y descubres que ahora eres invisible: la señorita de la entrada le pregunta a él qué tipo de mesa quiere, cuántos son y si la quiere de fumar; el mesero se dirige a él y él, magnánimo, te cede la oportunidad de pedir primero, porque él manda. Y cuando pides algo, no te pelan... hasta que él lo pide por ti. Y al final cuando te vas a tu casa, ¿a poco te vas a ir sola caminando? ¿A estas horas? Ni lo mande Dios, que seguramente también es hombre. ¡Uy! Y si te casas, ten cuidado porque puedes perder el apellido. ¿Cómo que quieres mantener el de soltera, que acaso no quieres a tu marido? Y descubrirás que pasas a ser propiedad de alguien, no pareja de alguien. Entonces, ¿te gusta la idea de ser mujer en este México?

Dime la verdad: ¿te sigue pareciendo absurdo? Es posible que creas que soy un exagerado, un mandilón o un regañado. Le atinaste a todo, excepto a que exagero. Y si no me crees, te propongo algo: ¿quién es la mujer a la que más quieres? Pregúntale a ella.

¡Nos vemos el martes!
06 Marzo 2018 04:00:00
Pepe ‘Mala Suerte’ Meade
Era un chiste tan, pero tan malo, que le pegaba a los chistes más pequeños.

Así de malo fue el chiste que se aventó el domingo José Antonio Meade, cuando en el aniversario del PRI, delante de toooda la mafia tricolor, los líderes históricos, los secretarios del Gabinete, los gobernadores, los senadores, los diputados y hasta los aspirantes a suplentes de regidores, delante de todos ellos se aventó a decir que combatirá la corrupción. Y que todos los que cometen delitos recibirán su merecido. (Esa frase de “te voy a dar tu merecido” es taaan de las caricaturas viejas). Obviamente, cuando escuché aquello, solté la carcajada.

Hablar de castigar la corrupción frente a todos esos priistas es como hablar de lo bonito que se siente ser campeón delante de los seguidores del Cruz Azul. Los priistas seguramente también se rieron a carcajadas por dentro, pero se limitaron a dibujar una sonrisa en sus jurásicos rostros, mientras aplaudían con fervor a su candidato, al elegido, al que se supone que va a salvar a todos esos dinosaurios del meteorito llamado AMLO.

Una duda, míster Meade: cuando habla de castigar la corrupción, ¿incluye en la lista a todos sus amigos del Gabinete que tienen las cuentas más turbias que el chapopote? Hablando de chapopote, ¿por qué no empezar por Emilio Lozoya Austin, dadas sus raterías en Pemex, y eso incluye su pacto con Odebrecht durante la campaña de 2012? Digo, son tantas las pruebas contra Lozoya que nadie entiende por qué no está compartiendo celda con el hombre que no necesita botarga para anunciar las farmacias del Dr. Simi, Javier Duarte. Si de verdad va contra la corrupción, ¿por qué no va y le pregunta al titular de la PGR si ya mero está el pan, porque no vemos claro con ese señor Elías Beltrán? Ha de estar esperando a que Lozoya vaya a la PGR y le diga: “Mire, yo mismo grabé en video cuando me entregaron millones de dólares en efectivo. También le entregó el arma con la que maté a Álvaro Obregón. Y en esta caja encontrará cientos de videos en los cuales sostengo relaciones sexuales con los más tiernos perritos y gatitos. Lo sé, soy un monstruo”.

El colmo para Meade es que en su discurso retomó las ideas del asesinado Luis Donaldo Colosio –“veo un México con hambre de sed y de justicia”–, pero, al mismo tiempo, Ricardo Anaya daba una conferencia con el hijo de Colosio a su lado. ¡Bazinga!

Lo dicho: Pepe Meade tiene taaan mala suerte, que si se sienta en un pajar. ¡se clava la aguja!

LAS GUERRAS DE TRUMP

–Toc, toc.

–¿Quién es?

–Lola.

–¿Qué Lola?

–Loladrones. Dame todo tu dinero.

–Espera, que voy a por Lapis…

–¿Qué Lapis?

–¡Lapistola, hijo de tu ratera madre!

Donald Trump está como los ladrones del chiste, con su pretendida guerra comercial. Según ha dicho, quiere aplicarle un impuesto especial y muy grande a las importaciones de acero y aluminio, porque así cree que eliminará los impuestos que pagan en otros países los productos gringos. Sin embargo, lo que se le olvida al genio es que la guerra comercial es la única guerra que su país tiene perdida de antemano. Porque si Trump empieza con los impuestos, vendrán represalias del resto de los países y entonceees... nadie querrá comprar sus productos. Y en lugar de que su economía crezca, se caerán las ventas, se perderán empleos, cerrarán muchas fábricas y todo... por los arranques absurdos de Trump. ¿Y si ponen a un adulto a cargo de la Casa Blanca? Si quieren, ese sí, con gusto, lo pagamos. No el muro.

¡Nos vemos el jueves!
01 Marzo 2018 04:07:00
Y el Oscar es para…
Llegó la gran noche del espectáculo a nivel mundial: la entrega de los Oscar. Y como se está volviendo tradición en Hollywood, los mexicanos tienen amplias posibilidades de ganar una estatuilla. Estos son los nominados:

MEJOR ACTRIZ

Elba Esther Gordillo por Lady Bird, la historia de una mujer que logró salir de la jaula.

Rosario Robles, por La Gran Estafa, un thriller de Desarrollo Social.

Margarita Zavala, por Las Horas Más Oscuras, un filme sobre cómo comprar un millón de firmas en una semana.

MEJOR ACTOR

Felipe Calderón, por La Forma del Agua, una cinta sobre las 101 formas de preparar una margarita.

Enrique Peña, por El Pájaro Loco, un simpático copetudo insaciable con las mujeres.

Andrés Manuel López Obrador, por De Rusia con Amor, una historia de espías y fraude electoral.

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO

Karime Macías, por Todo el Dinero del Mundo, un cuento de hadas en el que una pobre mujer logra deshacerse del ogro y se queda con su fortuna.

Gabriela Cuevas, por La Gran Apuesta, una mujer desesperada por un hueso decide aliarse con su peor enemigo.

Claudia Sheinbaum, por A la Mala, una película sobre cómo lograr ser candidata sin importar a quién tengas que aplastar.

MEJOR ACTOR DE REPARTO

Jaime “El Bronco” Rodríguez, por Rudo y Cursi, un ranchero enamorado que quiere ser Presidente.

Pedro Ferriz de Con, por Jefe en Pañales, un bebé llorón quiere jugar con los grandes, pero no lo dejan.

Miguel Osorio Chong, por Arráncame la Vida, la triste historia de un hombre despechado por no despachar en Los Pinos.

MEJOR DIRECTOR

José Antonio Meade, por Huye, un economista se ve atrapado en el tercer lugar de las encuestas y sólo tiene una opción: ¡correr!

Ricardo Anaya, por Baby, el Aprendiz del Crimen, un alocado chamaco armado con su guitarrita, inicia una turbulenta carrera de rock, traiciones y lavado de dinero.

Andrés Manuel López Obrador, por Eso , la historia de un payaso que causa gran terror a los mexicanos porque va hasta arriba en las encuestas.

MEJOR PELÍCULA

Mi Villano Favorito 3, esta vez el malvado Gru se puso una gran peluca rubia, se fue a vivir a la Casa Blanca y quiere construir una enorme muro en la frontera con México.

La Guerra del Planeta de los Simios, historia filmada en su totalidad en escenarios naturales del Congreso del PRD. Impactantes escenas de sillazos.

Rápidos y Furiosos 2018, protagonizada por 100 millones de mexicanos que están hasta la madre de los políticos.
27 Febrero 2018 04:04:00
Historia de un hombre salado
Después de algunos años de no verse, dos amigos se encuentran en la calle:

–¡Jorge! ¿Cómo estás, hermano? ¡Qué gusto de verte! Siempre has sido un triunfador. ¿Cómo van las cosas?

–Pésimo.

–¿Cómo que pésimo? Pero si tenías hasta un Ferrari.

–Pues sí, pero se destruyó totalmente en un accidente y lo peor es que el seguro acababa de vencer, así que no recuperé ni un peso del auto.

–No, bueno, qué lástima. Pero, Jorge, las cosas materiales al fin y al cabo no importan tanto como las que nos dan sentido. Por ejemplo, tu hijo, aquel que era estrella del equipo de futbol y que se iba a estudiar una maestría a Estados Unidos, ¿cómo va?

–Él iba manejando el Ferrari.

–Perdóname, Jorge, caray, no sabía. Este, bueno, ya no sé qué decirte. Me imagino que tú y tu mujer están deshechos.

–La verdad es que Elena huyó con mi socio. Me ponían el cuerno desde hace años y finalmente se fueron juntos a una isla del Caribe.

–¡Qué desgraciados! Lo bueno es que te quedaste con la empresa.

–No, me robaron todo. Dejaron la empresa quebrada. ¡Debo millones de pesos y no tengo cómo pagarlos!

–¡Madre santa! Mejor cambiemos de tema. Este... hablemos de, no sé, ¡deportes! ¿Cómo anda tu equipo de futbol?

–Le voy al Cruz Azul.

–¡No mames, Jorge! ¿Que en tu vida no tienes nada positivo?

–Sí: la prueba del cáncer.

¡Ouch! Este hombre está casi tan salado como Miguel Ángel Mancera, aunque, claro, nadie le gana a Salty-Man. El jefe de Gobierno está tan salado que si fuera pescado, sería bacalao. Cada vez que quiere dar el gran salto... ¡se le ceba!

Apenas llegó al Gobierno, le tocó que a unos muchachos los secuestraran los narcos y los ejecutaran. Y aunque él iba llegando, le tocó cargar con todo el paquete. El abogado está tan salado que cuando toma tequila, se pone limón en el dedo y se lo chupa. Tan es así que también sufrió con la línea 12 del Metro. A Mancera no le tocó inaugurarla, pero sí enfrentar las primeras fallas, las quejas de los usuarios y el desastre de tener que cerrarla para evitar una tragedia. Otra vez tuvo que pagar una cuenta que no era suya, sino de Marcelo Ebrard.

Hace 2 años, se combinaron las peores situaciones atomosféricas y vino la gran época de las contingencias ambientales. Y ahí también Mancera cargó con la culpa, pese a que él ni controla el aire y mucho menos el ozono o las partículas suspendidas. Resulta que el Gobierno federal, sí, el de Enrique Peña, ordenó aplicar el Hoy No Circula, ¿y a quién le echaron la culpa? Obvio: a Mancera, el hombre que podría anunciar las Saladitas Santos.

Después quiso ser candidato a Presidente de la República y justo unos días antes de que pidiera licencia para irse a la aventura electoral, al hombre que bautizaron con agua de mar... le agarró el temblor de la Ciudad de México. Y entonces ni licencia, ni candidatura, ni nada, porque tampoco nadie le agradeció que se quedara a cumplir con su chamba y su obligación. Snif, snif, creo que voy a llorar. La historia de Mancera es más triste que mi estado de cuenta.

Pese a todo, Mancera mantenía la esperanza de ser candidato. Se suponía que el PRD iba a impulsar su candidatura. ¡Oh, tragedia! Lo que impulsaron fue otra salada anécdota para el funcionario que debería dirigir la Asociación Nacional de Productores de Sal, pues quien se quedó con la candidatura –y sin competencia– fue el panista Ricardo Anaya.

Pero ahí no acaba esta triste historia. ¡Oh, no! Todavía hay sal para rato, pues resulta que como premio de consolación, el PAN hizo a Mancera candidato plurinominal al Senado, lo que prácticamente le asegura llegar a ese cargo. Y justo cuando estaba a punto de dejar la Jefatura de Gobierno... ¡volvió a temblar! Ahora Mancera, ya de plano, está pensando en mejor renunciar a su nueva candidatura y quedarse donde está. Ojalá no le vuelva a temblar, porque en lugar de hueso le van a dar un bolillo.

¡Nos vemos el jueves!
15 Febrero 2018 04:07:00
Los aPRIetos de Ochoa
Un día estaba Vicente Fernández en un restaurante con su familia, fue al baño y al regresar traía los pantalones manchados, de lado a lado, con una franja de orina.

–¿Qué te pasó, apá?

–El precio de la fama, mijo.

–¿Pues qué hizo en el baño, apá?

–No, pues yo nada. Lo que pasa es que estaba yo en el mingitorio haciendo mis necesidades y acariciando a mi prieto azabache cuando, de pronto, el señor que estaba a mi lado, me vio de reojo, me reconoció, se giró a la izquierda levantando las manos de emoción y me dijo: “¡Es Vicente Fernández!”. Y, pues, me bañó todito.

Más o menos lo mismo le pasó al dirigente del PRI, Enrique Ochoa, con eso de los PRIetos de Morena. Es decir, el chiste ni siquiera era suyo, se lo fusiló a “El Bronco”, que fue el primero en contarlo en público, aunque en realidad se lo robó también de internet. Pero como a “El Bronco”, ni quién lo pele, pues no pasó a mayores. En cambio, cuando el priista dijo que los priistas que se iban a Morena se convertían en PRIetos y que los iban a derrotar, ¡uy!, se le vino el mundo encima. Lo acusaron de racista por todos lados. Las críticas fueron tan grandes, que el propio Ochoa se tuvo que bajar caminando los 35 pisos desde lo más alto de su ego y se vio obligado a pedir disculpas. Vaya, hasta José Antonio Meade tuvo que salir a decir: “¡no me ayudes, pendejo, digo, compadre!”. El candidato del PRI descalificó por completo a su dirigente y, de plano, dijo que su comentario estaba completamente fuera de lugar. De hecho, entre los priistas se dice que los días de su dirigente nacional están contados y que muy pronto llegará un relevo en su lugar. Lo curioso de todo esto es que Ochoa nunca habló de los PRIetos por el color de su piel, sino por pasarse a Morena. Morenos, prietos, la aritmética era fácil. Pero no le salió. ¿Por qué? Pues porque no es chistoso. Se quiere hacer el chistoso, pero resulta más sangrón que un suegro presumiéndote su colección de matamoscas. O su Porsche. En ambos casos, el suegro siempre te mirará de arriba hacia abajo, como si no valieras nada. Así es Enrique Ochoa: se siente bordado a mano; va por la vida creyéndose más inteligente que todos y esforzándose por demostrárselo a todos. Por eso cuando quiere hacer un chiste, ¡pum!, suena como a mentada de madre. Nomás para que te des una idea, a la hora de contar chistes, Enrique Ochoa es más malo. ¡que yo! Y eso que yo voy a terminar este comentario con el chiste de ¿qué le dijo una uva verde a una uva morada?. “¡Respira, babosa, respira”.

CANDIDATO 007

¿Por qué al panista Ricardo Anaya lo llaman “Misión Imposible”? Pues porque cada vez que habla, se autodestruye a los cinco segundos. A veces me da la impresión de que el joven maravilla del PAN se mete algo, porque no conozco ningún otro millennial que se emocione como él lo hace. Digo, supongo que debe ser emocionante ser candidato a la Presidencia, ¿pero para treparse como el Hombre Araña hasta lo más alto de una torre mientras da un discurso? ¿Y qué tal cuando se puso a combatir espías? Yo no sabía si reír o llorar de la preocupación cuando vi el video en el que panista decide confrontar al agente del Cisen que lo va siguiendo. Seguramente, como el 007, Anaya le dijo: “Está usted arrestado. Mi nombre es Ken. Chicken Little”.
13 Febrero 2018 04:00:00
Me quiere, no me quiere
Antes de empezar, a quienes leen esto en Puebla les propongo un trato: yo les cuento el mejor chiste de vampiros y ustedes van a donar sangre a la Beneficencia Española, para la señora Carmen Gutiérrez Ruvalcaba que está terapia intensiva.

Pues resulta que estaba Drácula reparando el sarcófago donde duerme y le dice a su ayudante:

–Igor, pásame el desarmador.

–Tenga, maestro.

–¡Aaaargh! El de cruz no, ¡pendejo!

Si no le entendiste, te regalo uno de pilón: En la Convención Anual de Héroes y Villanos, Batman se percató de que Drácula lo miraba con insistencia. Al principio no le dio importancia, pero después de un tiempo, comenzó a incomodarle aquello. Se movía de un salón a otro y era inútil, pues siempre se encontraba con que Drácula estaba en una esquina mirándolo detenidamente. Cansado de esa situación, Batman decidió encararlo, por lo que fue caminando con paso firme hacia donde estaba el vampiro y le dijo:

–Bueno, ¿qué?, ¿por qué me miras tanto?

–Pues mira, la verdad, es que tengo una duda muy grande.

–¿Cuál es?

–Tú eres el hombre murciélago, ¿no es así?

–En efecto: soy bat-man. ¿Y eso qué tiene de especial?

–Dime –preguntó curioso el vampiro– ¿de casualidad no seremos parientes?

Bueno, ya saben vayan a donar. Y si no están en Puebla, también vayan a donar. En todos lados hay una persona que necesita sangre y siempre faltan donadores. Si quieren saber quién en tu ciudad necesita tu apoyo, puedes entrar a blooder.org. Está página web fue creada por un grupo de chavos mexicanos que decidieron hacer algo en serio para ayudar a quienes necesitan una transfusión. Ahí te explicarán que donar sangre no engorda; que si tienes piercings, tatuajes o diabetes sí puedes donar; y que casi todo lo que te han enseñado sobre la donación es, en realidad, mentira. Así que ya no hay pretexto para que dones. Es una paradoja: en un país lleno de sangrones, hace falta quien quiera donar sangre.

Dicho lo anterior: ¿cuál es la diferencia entre un diputado y un vampiro? Que el vampiro tiene la decencia de sólo chuparte la sangre de noche. En cambio los malditos diputados nos están succionando la vida las 24 horas del día. Ahora mismo, mientras lees esto, un diputado se está llenando de billetes los bolsillos a costa de tu trabajo, de la escuela de tus hijos y de la salud de tu abuela.

Porque resulta que además de su sueldo, tenemos que pagarle los impuestos que le quitan de ese mismo sueldo; les pagamos seguros de gastos médicos en lugar de obligarlos a acudir al ISSSTE; les disparamos todas sus comidas, así como sus boletos de avión para que puedan viajar cada semana a sus estados. Y si viven cerca de la Ciudad de México, entonces les pagamos la gasolina, el chofer y las casetas, pues ni modo que se vayan en autobús los angelitos.

Pero, bueno, ni te amargues porque ya mañana es el Día del Amor y la Amistad y ya sabes lo que eso significa: un tráfico del carajo por todos lados; los moteles a reventar, con precios elevados y con el tiempo restringido; las flores más caras que el muro de Trump; es más fácil entrar al cielo que al cine; ir a un restaurante es como meterse al Metro en hora pico; y en realidad preferirías volver a la soltería. Así que disfruta con todo el corazón. En este 14 d febrero recuerda que el mucho amor... ¡embaraza! Se cuidan.

¡Nos vemos el jueves!
08 Febrero 2018 04:07:00
Consultorio político
Un periodista (no voy a decir nombres para no balconear a mi compañero) fue de visita a un manicomio. Después de recorrer las instalaciones y ver cómo eran los tratamientos de los enfermos, le preguntó al director del hospital:

–Doctor, ¿cómo diferencia entre un loco y un pendejo?

–Les aplicamos una prueba muy sencilla –respondió el psiquiatra.

–¿En qué consiste?

–Llevamos al enfermo frente a una tina de baño llena de agua. Le decimos que tiene que vaciarla y le damos a escoger entre una taza o una cucharita.

–¡Ah, claro! El loco escogería la cucharita y la persona normal la taza, pues le cabe más, no.

–No, la persona normal le quitaría el tapón a la tina, el loco tomaría la cucharita y el pendejo pensaría que es mejor usar una taza.

Me han escrito varias personas para preguntarme sobre diversos temas de la política nacional. Voy a tratar de contestar algunas de sus preguntas. Si tienen más, no duden en escribirme a .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

PREGUNTA: Ese Dan T., ¿esta vez sí le van a respetar su triunfo a mi “Peje” o le volverán a robar la Presidencia esos desgraciados de la mafia del poder? Saludos del Brayan.

RESPUESTA: Estimado Brayan, lo primero es pedirte que te sientes. Y no es albur. Bueno, nomás la puntita. Siéntate porque tu querido “Peje” no tiene asegurado el triunfo, aunque vaya en el primer lugar de las encuestas. De hecho, si revisamos las encuestas de 2012 y de 2006, también en esas iba arriba, muy arriba, López Obrador. El punto débil de tu “Peje” en aquellas ocasiones es el mismo que el de ahora: él mismo. López Obrador es especialista en sabotearse él solito. Hasta parece que no quiere ganar, sino sólo competir. Esta vez ahí la lleva, pero no le pierdes si apuestas a que, tarde o temprano, se volverá a ir de lengua, dándole en la madre a todo lo que ha logrado. No me odies, yo te quiero.

PREGUNTA: Hola, Dan, fíjate que soy un poblano de ascendencia irlandesa, así que soy blanco y barbado, y no prieto y feo como tú. Entonces, lo que quiero preguntarte es si por fin tendremos un Presidente güerito y de ojo claro, como el “papalord” Ricardo Anaya. Saludos de Memo, el de Puebla. P.D.: ¿Te dije que estoy estrenando camioneta?

RESPUESTA: Estimado Memo, felicidades por la camioneta; a ver si ya aprendes a manejar como gente decente. Respecto de tu pregunta, ¡híjole!, pareciera que el panista Ricardo Anaya va ganando terreno, pero es más antipático que un americanista que le va a los Patriots, al Real Madrid y a los Dodgers... y vota por el PAN. Y no es de a gratis, el ahora candidato de PAN, PRD y MC se ha dedicado a crearse todo tipo de enemigos en todos lados, empezando por su propio partido. De hecho, se dice que los perredistas lo quieren tanto porque en realidad no lo conocen. Las veces que he hablado con él me parece un tipo inteligente y preparado, pero se siente bordado a mano. Cree que es más brillante de lo que realmente es. Así que su candidatura va a recibir todo tipo de ataques, que le harán perder votos, sobre todo porque no habrá nadie que quiera defenderlo.

PREGUNTA: Buenas tardes, señor Dan T., le escribo porque me gustaría saber si cree que el doctor José Antonio Meade podrá hacer que levante su campaña y garantizar el triunfo del PRI. Atentamente, licenciado Lagunes.

RESPUESTA: Estimado licenciado Lagunes, de acuerdo con estudios de Harvard, la campaña de Meade no levanta ni con Viagra. Es más: ¡ni amarrándole globos! Me da la impresión de que usted extraña esos buenos días del PRI en los que el Presidente era el todopoderoso, el que decidía sobre las mareas, los vientos y hasta la caída de las hojas. Le tengo dos noticias: la primera es que Meade es todo lo contrario a Luis Echeverría. La segunda es que López Obrador es igualito, así que probablemente usted estará feliz si gana. Le deseo que llegue al día de las elecciones.

¡Nos vemos el martes!
06 Febrero 2018 04:05:00
¿Corral o Corralito?
Entra una señora a consulta con el dentista, se acomoda en el sillón del sufrimiento y cuando el médico se acerca a ella con el taladro en mano, le dice:

–Disculpe, señora, ¿ya se dio cuenta que me está agarrando de los testículos?

–Verdad que no nos vamos a hacer daño, doctor.

Este cuento del dentista viene al caso porque hace mucho tiempo dejé de creer en los súper héroes, así que no me creo la historia de que Javier Corral doblegó él solito al Gobierno federal con la espada de la “dignidad de Chihuahua”. El fin de semana, el Gobierno del panista y el Gobierno federal llegaron a un acuerdo en el que los dos probablemente salieron ganando, pero quien de todos modos salió perdiendo fue la sociedad.

Y es que Corral obtuvo que le pagaran los 900 millones que supuestamente le hizo perdedizos la Secretaría de Hacienda. Por su parte, el Gobierno federal consiguió que el priista Alejandro Gutiérrez fuera trasladado a un penal federal. Es decir, el hombre que supuestamente organizó el desvío de 250 millones de pesos a las campañas del PRI, ya está bajo llave en una cárcel que controlan los priistas y ya no los panistas. ¿Todo esto qué significa? No hay que ser un genio para entender que el gobierno de Enrique Peña Nieto está comprando el silencio de Gutiérrez y que Corral gustosamente se bajó los pantalones a cambio de los 900 millones (no te hagas: tú habrías hecho lo mismo). El asunto está en que todos ellos quedan contentos, pero lo más probable es que el desvío de esos 250 millones nunca será castigado, con lo que la impunidad queda garantizada. Como quien dice, Corral resultó Corralito.

EL RATÓN VALIENTE

Estaban tres ratones en un bar tomándose unas cervezas. Y así como sucede con los hombres, también pasa con los roedores: después de la tercera chela ya se sienten los reyes del mundo. Los ratones comenzaron a alardear de que cada uno era más valiente que los otros dos.

–Pos yo les digo algo: a mí no hay ratonera que me detenga.

–¿Por qué? –preguntaron sus cuates.

–Porque yo agarro el queso a toda velocidad con una mano y cuando el fierro me va a atrapar, lo detengo con la otra mano y lo hago pedazos.

–¡Oooh! –dijeron los otros.

–¡Uy! Eso no es nada. A mí los raticidas me hacen los mandados.

–¿En serio?

–Sí, claro. Con decirles que uso el veneno para curarme las crudas.

En este momento se pone de pie el tercer ratoncito y comienza a despedirse.

–¿Y tú por qué te vas? –le pregunta uno de sus amigos.

–¿A poco te espanta nuestra valentía? –inquirió el otro.

–No, no, para nada –respondió el ratoncito–. Lo que pasa es que ya son las 11 y me tengo que ir a coger al gato, como todas las noches.

Los candidatos presidenciales son como estos ratoncitos: presumen que son súper hombres, pero nomás no pueden demostrarlo. López Obrador afirma que, nomás con llegar a la Presidencia, así como por arte de magia, se va a acabar la corrupción, ya no habrá licitaciones amañadas y los ríos se van a limpiar. No, pos sí.

Por su parte, Ricardo Anaya dice que en cuanto asuma la Presidencia, comenzará a repartir dinero a todo el mundo, como si le salieran billetes por la cola cada vez que va al baño. (Y debe ir muy pocas veces, porque tiene cara de estreñido).

Y con José Antonio Meade la cosa es no es muy distinta, puyes él también afirma que cambiará a México sólo con el poder de su firma. El problema es que es más fácil que un árbitro le marque un penalty al América a que Meade sea presidente de la República.

¡Nos vemos el jueves!
01 Febrero 2018 04:07:00
Onaseptabol
Era el aniversario de la compañía y el director general decidió dar un largo discurso antes de la comida. Para rematar el speech, se aventó un chiste que hizo reír a todos los trabajadores, menos a uno. Mientras el resto de sus compañeros se carcajeaba, don Manuel permaneció serio, sin aplaudir, ni siquiera sonreír. El director lo vio y al bajar del podium lo primero que hizo fue acercarse al señor.

–Oiga, don Manuel, me di cuenta de que no le hizo nada de gracia mi chiste.

–No, señor, me hizo la misma gracia que a todos los demás.

–Entonces, ¿por qué no se rió como el resto de sus compañeros?

–Pues porque yo me retiro mañana.

Me acordé de esta historia al ver el informe de gobierno de Donald Trump ante el Congreso de Estados Unidos. Ahí estaban los republicanos aplaude y aplaude todas las pendejadas de este señor. Aunque no se las creyeran, aunque no estuvieran de acuerdo, aunque fueran unas pendejadas, ellos aplaudían. Normalmente, en cualquier país, los legisladores del partido del Presidente son como las focas: tienen el agua hasta el cuello, ¡pero no dejan de aplaudir! Y anoche los republicanos gringos eran como los priistas que hasta sacan la matraca para echarle porras a su comandante en jefe. Hay que verlos cuando están con Peña: parece que están viendo al Niño Dios en el pesebre. Estoy seguro que si un día sale a decir Enrique Peña que los tiburones llueven, los priistas correrán a comprar paraguas.

Al ver el discurso trumpista descubrí otra gran similitud con México: Trump es tan bruto para hablar como Andrés Manuel. ¿Has visto cuando a López Obrador se le traba la segunda? Sí, sí, que está hablando, por ejemplo de la reforma energética y de pronto a media frase como que se le va el avión y uno no sabe si ya acabó de decir lo que iba a decir, si está tratando de pensar o si, de plano, le cayó de golpe la ancianidad.

Bueno, pues algo así le pasa a Trump: no puede hilar dos frases seguidas. Lo suyo no fue un discurso, sino una muy larga colección de enunciados, cada uno independiente y sin relación con el anterior o con el siguiente. Fue como si sacara las cartas del juego Turista y las fuera leyendo en voz alta. O como si estuviera exponiendo en una clase de prepa repitiendo lo que dicen las láminas de Power Point, sin tener la menor idea de lo que está diciendo. Trump decía una frase, se detenía para que le aplaudieran, le aplaudían los suyos, paraban y el volvía a leer otra frase, volvía a detenerse para que le aplaudieran, le aplaudían y así toda la maldita noche.

El viejito parece millennial: todo el tiempo quiere que le aplaudan. Y, obviamente, se tardó muchísimo en acabar: estaba programado que su discurso durara una hora y tardó ¡hora y media! Lo curioso es que en todo eso tiempo, Trump no pudo decir algo interesante. Bueno, al menos no nos declaró la guerra ni nos devolvió a “El Chapo”.

Por cierto que ya quedó demostrado que Trump podrá construir un muro de 20 metros, pero ni así podrá detener el ingenio de los mexicanos. El otro día me enteré de la historia de un paisano que todos los días cruzaba la frontera en burro. Y todos los días, los aduanales gringos le revisaban hasta las orejas porque estaban seguros de que era un contrabandista. Durante todo un año, el tipo entraba cada mañana en su burro, lo revisaban y nunca, jamás, le encontraron nada. Hace poco entrevistaron en la televisión al señor y le pidieron que revelara si en realidad pasaba algo ilegal al territorio gringo. El señor lo pensó un momento y, finalmente, sabiendo que ya no podrían hacerle nada, confesó: “Sí, contrabandeaba burros”.

A propósito de burros: el martes apareció aquí un texto que no era el mío. Fui un burro. Pido perdón, pero más agradezco a todos los que llamaron para decir que me extrañaban.

¡Nos vemos el martes!
30 Enero 2018 04:05:00
Resolvido
Estaban José Antonio Meade y Aurelio Nuño en la casa de campaña. De pronto le dice el candidato a su amigo:

–Oye, estoy escribiéndole una carta al presidente Peña y tengo una duda: ¿se dice resuelto o resolvido?

–Depende.

–De qué comiste.

–¡Ah, chinga! ¿Por qué, Aurelio?

–Pues porque si te comiste 18 tacos de suadero con harta cebolla y cilantro afuera del Metro Insurgentes, seguro tienes una infección y andas resuelto del estómago.

–No, no comí eso. Juana no me deja.

–Entonces es resolvido, porque seguramente te refieres a que resolviste un problema. Entonces viene de resolver, que viene de resolución y ver, es decir, de ver y encontrar la resolución de algo que está irresoluto.

–¡Ay, güey! Con razón fuiste secretario de Educación. ¿Y todo eso dónde lo aprendiste?

–Todo es cosa de “ler” 20 minutos todos los días.

–Se dice leer, güey.

–Bueno, bueno, todo es cosa de leer güey 20 minutos todos los días.

–No leer, güey.

–¡Oh, pues quién te entiende! Tú me acabas de decir que se dice leer güey y ahora que siempre no. Por eso no subes en las encuestas, Mit, porque eres muy confuso en tus mensajes.

–Me llamo Meade.

–Por eso: Mit.

–Meade.

–¿Y yo qué dije?

–Mit.

–¿Y cómo es?

–Meade.

–¿Y yo qué dije?

–Ay, ya no seas payaso. Mejor ayúdame a acabar esta carta para el Presidente Peña. Le estoy contando que el sábado estaremos en Jalisco, pero necesito que me asesores: ¿sábado se escribe con be de burro o ve de vaca?

–¡Híjole! Esa pregunta no venía en la Prueba Enlace. ¿No será con doble u?

–Ni que fuera whisky. Ándale, dime con cuál letra se escribe. Pero no te vayas a equivocar, porque luego el que queda como idiota soy yo.

–Y el Presidente.

–Bueno, eso sí, pero nosotros tenemos que hacer como que no nos damos cuenta.

–¿De qué?

–De nada.

–Gracias.

–¿De qué?

–De nada.

–Andas de un pinche chispita, que pareces payasito poblano. A ver, ya ponte serio y dime si se escribe con be de becerro o ve de veneno.

–¡Carajo! ¡Así no se puede!

–¿Y ‘ora qué mosca te picó, Aurelio?

–No, no se vale, Mit, te acabo de explicar que no subes en las encuestas porque tu discurso es muy errático, dices una cosa y dices la otra, y me lo vuelves a hacer. ¡A mí que dejé la SEP por venirme a coordinar tu campaña! No se vale.

–¿Se te bajó el azúcar o se te subió el muerto? ¿De qué chingaos hablas? ¿Qué discurso te cambié o por qué te enojas?

–Pues es que primero me preguntas que si sábado es con be de burro o con ve de vaca; y ya que ves que me pongo a buscarlo por todo internet, me sales con que mejor cheque si es con be de becerro o ve de veneno. ¡No mames! No soy un robot, no soy una computadora para andar procesando la información a esa velocidad.

–¿Sabes qué? Le voy a decir a Peña que a Jalisco mejor vamos el domingo.

–Ahora que lo dices, Mit, ponle sábado con la be que quieras. Al fin y al cabo la carta es para Peña y, pues, él... ¡menos sabe!

¡Nos vemos el jueves!
25 Enero 2018 04:07:00
Colosio 2.0
Un señor agonizaba en la cama del hospital. Alrededor de él estaban sus dos hijos, su hija y su esposa. La enfermera entró cuando el tipo empezaba a repartir su herencia:

–A ti, Pedro, te dejo las casas del norte.

–Gracias, apá.

–A ti, mijita, mi consentida, te dejo todos los apartamentos de la zona sur.

–Muchas gracias, papi.

–A ti, Carlitos, por ser el menor pero con un gran porvenir, te dejo las oficinas del centro.

–Gracias, papá.

–Y a ti, mi querida esposa, te dejo los penthouse que están en Santa Fe.

–¡Ay, viejo, qué lindo eres!

La enfermera, impresionada, le dijo en voz baja a la señora:

–Oiga, yo no sabía que esposo era tan rico; les está dejando muchas propiedades.

–¡Qué rico ni que la chingada! Son las rutas que tenía de reparto de garrafones de agua.

Luis Donaldo Colosio Riojas heredó de su padre un nombre que pesa a los priistas y, seguramente, mucha lana. El hijo del asesinado candidato del PRI se mantuvo durante 24 años muy ajeno a la política. De hecho, no se sabe nunca que se haya colgado de su apellido para conseguir alguna chamba, una beca o un puesto en el Gobierno. Hasta ahora.

El joven Colosio ahora será candidato de Movimiento Ciudadano a una diputación federal. Y, claro, ahora sí ya empezó a usar el nombre de su padre como arma política. El otro día salió con que si Luis Donaldo viviera, al ver cómo está el PRI, se volvería a morir. Y después de tirarse al piso, al joven Colosio lo usaron de trapeador. Para empezar, Colosio padre no se murió, sino que lo mataron. No fue una decisión de él. Y, segundo, por más que los priistas le den a Colosio la categoría de santo, la realidad es que era uno más de ellos. Es más: nomás para hacerse una idea de la clase de político que era Colosio, hay que recordar que quien lo hizo candidato fue Carlos Salinas de Gortari. Él lo quería como su sucesor y pensaba imponerlo como Presidente. Salinas.

Entonces, si ya lo había chupado el diablo, ¿cómo es que seguimos creyendo que Colosio era santo? Un misterio más de la política nacional.

Las campañas

Los priistas comienzan a sentirse nerviosos. Ellos mismos ya reconocen que la campaña de José Antonio Meade no levanta ni con viagra. Ya hasta están pensando traer al niño de “Up!”, a ver si con globos logran que agarre vuelo. Lo peor para Meade es que ya empiezan a llamar “la semana santa”, por aquello de que nadie sabe si cae en marzo o en abril.

El que también está desesperado por llegar a Los Pinos es Andrés Manuel López Obrador. El Peje anda feliz de la vida dándole la bienvenida a toda clase de rufianes que se acercan a Morena. AMLO ya le perdió el asco a todos. Lo mismo se abraza con los evangélicos del PES, que hace candidato al stripper Sergio Mayer. Aceptó en su equipo a un ex priista y ex foxista como Arturo Durazo; y recibió con los brazos abiertos a René Bejarano y a su esposa, Dolores Padierna, finísimas personas. ¿Alguien vio mi cartera? Pero donde ya comenzó a hacerle agua a la cano a Andrés Manuel fue cuando afirmó que estaba dispuesto a firmar la paz hasta con Carlos Salinas y con Enrique Peña. Habrá que investigar si está muy confiado de su triunfo... o si ya le pegó de lleno la demencia senil.

Y el panista Ricardo Anaya no canta mal las rancheras. Ni las rocanroleras, ni los sones jarochos, ni las de Timbiriche. Al candidato del Frente PAN-PRD-MC le ha dado por salir en todos sus spots luciendo sus dotes artísticas y lo hace con la misma gracia con la que un ciempiés te sube por el cuello. Así que si no gana la Presidencia, al menos podrá formar un grupo versátil y tocar en bodas, bautizos y funerales.

¡Nos vemos el martes!
23 Enero 2018 04:00:00
Porque soy mexicano
El cineasta Guillermo del Toro es un genio. Eso ya lo sabes tú, lo sabe Hollywood y lo sabe el mundo. Hace poco, luego de ganar el Globo de Oro como Mejor Director, le preguntaron cómo le hacía para encontrar el balance entre contar historias del lado oscuro, de terror, y, al mismo tiempo, ser una persona tan alegre. Su respuesta fue fantástica: “porque soy mexicano”. Prácticamente no hay pregunta que no pueda responderse así.

¿Por qué comes pan después de un susto? Porque soy mexicano. ¿Por qué crees que el limón corta la grasa? Porque soy mexicano. ¿Por qué crees que esta vez sí te sacarás el Melate y podrás comprarle una casa tu madre? Porque soy mexicano. ¿Por qué crees que es prudente meter un tamal entre dos panes y comértelo? Porque soy mexicano.

Son muchas las preguntas que se me ocurren: ¿Por qué te espanta más que México no vaya al Mundial, a que dejen un reguero de cadáveres en plena calle? ¿Por qué no eres puntual ni para llegar a tu velorio? ¿Por qué crees que el Gobierno debe resolverte todos los problemas? ¿Por qué hasta para ir al cine haces un nuevo grupo de WhatsApp? ¿Por qué votarías por López Obrador si ya habla como tu tía la que tiene Alzheimer? ¿Por qué te tragas 25 tacos y pides coca light? ¿Por qué diablos volverías a votar por el PRI? En serio, ¿por qué? ¿Por qué supones que el tequila es realmente un remedio contra la gripa si es alcohol? ¿Por qué crees votarías por Ricardo Anaya si cada vez que habla en inglés suena más mamila que un anuncio de Evenflo? ¿Por qué comes frituras de maíz revueltas con salsa y a ves hasta cuerito y los llamas “Dorilocos”? ¿Por qué sigues cantando despacito? ¿Por qué le pones limón a todo? ¿Por qué dices “voy retrasado” cuando ni siquiera has salido de tu casa? ¿Por qué sigues bailando “No rompas más, mi pobre corazón” en las bodas? ¿Por qué, pese a todo, te sientes tan chingón?

Y tú, ¿a qué pregunta responderías “porque soy mexicano”?

¡Qué barato!

Para como están las cosas, la fiscalización de las campañas electorales debería estar a cargo de Lagrimita, aquel payaso que salía diciendo: “¡Qué barato!, ¡qué barato!”.

Y es que según los reportes que han entregado los precandidatos al INE, ¡no está gastando nada! Una de dos: o Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Ricardo Anaya resultaron ser muy ahorradores y austeros; o, de plano, nos quieren ver la cara de pendejos.

Según el reporte que dio a conocer el consejero Ciro Murayama, los gastos reportados por los presidenciables no tienen la menor noción de madre, pues en realidad parecen cifras sacadas de algún cuento para niños. ¿O a poco tú le crees a AMLO que sólo se gasta 23 mil pesos al día? Toma en cuenta que esa lana es para pagar boletos de avión, comidas y alojamiento de él y de su equipo; transporte en camionetas blindadas a los mítines, renta de lonas, mesas, sillas y equipo de sonido; además de la producción de comerciales para internet, radio y televisión; así como los miles de bots que le hacen el caldo gordo en redes sociales. Si esa cifra es ridícula, la de Ricardo Anaya es todavía peor: según el panista, solamente gasta ¡172 pesos al día!

En tanto, José Antonio Meade también se hace de la boca chiquita, pues si bien reconoce una cantidad mayor que los otros dos, los 122 mil pesos que reporta de gasto diario no le alcanzan ni para las propinas que dejan sus estrategas en los restaurantes.

¿Será mucho pedir que tengan tantita madre? Tantita.

¡Nos vemos el jueves!
18 Enero 2018 04:07:00
Trump, sano, sanote…
Mide 1.90 metros de altura, pesa 108 kilos, cena dos hamburguesas de McDonalds cada noche, no come frutas ni verduras, toma pura cocacola light y no hace ejercicio. Pese a todo eso, Donald Trump, a sus 71 años, goza de una “excelente salud” tanto física como mental.

Al menos eso dijo el médico de la Casa Blanca, luego de que el Presidente norteamericano se sometió a un examen general de salud para tratar de tapar el sol con un dedo: que no es apto para ocupar ese cargo. Digo, ya sé que los mexicanos no somos los más adecuados para sobre presidentes aptos, pero al menos nuestro Quique tiene un coeficiente intelectual un poquito más grande que la talla de su camisa. ¿O no?

Bueno, el caso es que según el doctor de la Marina, si Trump hiciera ejercicio podría vivir, ¡agárrense!, hasta 200 años. Al escuchar aquello, su esposa, Melania Trump, debe haber querido pegarse un tiro o regresarse corriendo a Eslovenia.

Lo más sorprendente de todo esto es que, de acuerdo con el supuesto examen, que ha de ser más patito que la prueba ENLACE, Trump también pasó con “las más altas calificaciones” la prueba cognitiva. Es decir, el Gobierno norteamericano le tuvo que hacer una prueba científica a Donald Trump para saber si estaba o no pendejo. ¡No hubieran gastado! Basta con leer lo que escribe en Twitter y escuchar lo que dice todos los días para saberlo.

De hecho, dicen que Trump estaba especialmente contento con el apartado referente a su órgano reproductor y fue a presumírselo a Melania:

–Mira, mi vida, el doctor me pusou en mi examen: “Sano, sanote, puro machote”.

–¿Qué? A ver, menso, presta para acá el informe.

–Ahí está, mi amour, mira: dice SSPM. Y esou significa Sano Sanote Puro Machote”.

–Si serás bruto, Donald. SSPM: ¡sólo sirve pa’ miar!

Las noticias que no viste

Gran consternación causó la noticia de que el expresidente Luis Echeverría había sido hospitalizado de urgencia, debido a un severo cuadro gripal. La sorpresa fue porque nadie sabía que el infeliz seguía vivo. Se sospecha que en el infierno nomás no quieren recibirlo.

El video más popular del momento es, para variar, uno de Andrés Manuel López Obrador. Esta vez no sale haciendo cosas de estadista como cortarse el pelo o perseguir palomas, sino que aparece como Andy el boticario recetándole a Enrique Peña Nieto una medicina para la presión: el amlodipino (en serio así se llama). Dicen que el video ha tenido tanto éxito que las Farmacias Similares están pensando seriamente en jubilar al Doctor Simi y contratar a López Obrador, al fin que ya parece botarga.

Y en una nueva demostración de que no es un priista como los demás, José Antonio Meade se reunió en Baja California con Jorge Hank. Sí, el mismo que está acusado de ordenar el asesinato de un periodista, el mismo al que detuvieron en el aeropuerto porque quiso contrabandear pieles de animales y objetos de marfil; es el mismo que fue alcalde de Tijuana en la época en que el crimen organizado gobernó la plaza. Es ese Jorge Hank que tiene un zoológico particular, que ha hecho su fortuna gracias al negocio de apuestas y que bebe todos los días un té de pene de tigres con alacranes (es en serio). Y por si quedaba duda de quién es este sujeto, es el hijo de Carlos Hank González, aquel capo priista que decía que un político pobre es un pobre político. Con esa gente tan fina es con la que se junta José Antonio Meade. Y luego se queja de que nadie le cree.

¡Nos vemos el martes!
16 Enero 2018 04:05:00
¡Ya Chávez quién!
Al ingenio mexicano nada le gana. Ahí está, por ejemplo, aquel señor que tenía una vidriería y puso un letrero: “Bidrios. Lo escribimos mal... pero los colocamos bien”. Otro letrero que me llegó al corazón fue el de un gimnasio: “¿Cansado de ser gordo y feo? Sea sólo feo. Inscripción con descuento”. Y mi favorito, visto en un negocio de soldaduras: “Soldamos todo, menos un corazón roto”.

Y si los mexicanos somos buenos para los letreros, para los chanchullos somos mejores. Lo único que puede vencer al ingenio de los mexicanos para las transas es... ¡el ingenio de otro mexicano! Y si no me creen, pregúntenle a Andrés Manuel López Obrador que se quiso pasar de listo y ahora lo convirtieron en un meme que, estoy seguro, no le gusta nada.

Resulta que, como es su costumbre, los de Morena encontraron –según ellos– la forma de darle la vuelta a la ley electoral, que prohíbe que los candidatos hagan campaña directa para pedir el voto, porque ese periodo empieza hasta marzo. ¿Qué hicie-ron? Sacaron sus famosos spots de “estaríamos mejor con ya sabes quién”. De esa forma todos recuerdan la vieja campaña de AMLO, pero nadie lo puede acusar de estar haciendo publicidad.

Todo iba muy bien en el cuartel general lopezobradorista, todo eran risas y canciones, como si fuera el pueblo de los Pitufos hasta que... ¡se les apareció el meme! ¿Qué pasó? Que a alguien se le ocurrió –y lo logró– hacer viral una foto de Andrés Manuel con su boina roja y abajo de él un letrero que dice: “estaríamos mejor con ya Chávez quién”. ¡Uy! Nunca lo hubieran hecho. El Peje montó en furia porque si hay algo que lo pone de malas es que lo comparen con Hugo Chávez. Se pone peor que si a mí me compararan con el huevón de mi cuñado. A lo mejor a AMLO le molesta tanto que lo comparen con el exdirigente de Venezuela por aquello de que lo que te choca, ¡te checa! (Y, no, no aplica con mi cuñado. ¡Ya cállense!).

MALDITO FRÍO

Yo sé que la gente que lee esta columna en Chihuahua, en Durango o en Coahuila se debe reír de nosotros los chilangos, pero la Ciudad de México está en alerta roja por las bajas temperaturas.

Hace tanto frío que tuvieron que sacar a Cuauhtémoc Cárdenas de su sarcófago, para que se conservara mejor. En lo persona no sentía tanto frío desde que estuve en un mitin del PRI aquí en la capital. Salías a la calle y sentías que la sonrisa se te congelaba como cuando tu tío el imprudente se avienta uno de sus típicos comentarios del siglo 19 en la cena de Año Nuevo. De hecho, hubo un momento en que sentí que la nariz se me caía con la misma rapidez con la que el peso se desploma cuando Donald Trump dice alguna salvajada. Cuando me asomé a ver el termómetro, la temperatura estaba casi tan baja como la popularidad de Miguel Ángel Mancera. Bueno, no tanto, ni que viviéramos en el Polo Norte.

Lo peor de este clima es que todo el mundo anda enfermo y, ¡claro!, no falta el idiota que te contagia. Entonces ahora traigo una gripa como la campaña de José Antonio Meade: nomás no prende, pero qué incómoda es. Tengo la nariz casi tan congestionada como el buzón de la Fiscalía de Delitos Electorales y estornudo casi cada que sale un spot político en radio (tal vez más). Pero a pesar de eso el doctor dice que no se me ha declarado la enfermedad, por lo que no puede recetarme nada. Igualito que los candidatos: no proponen nada, pero bien que cobran su lana.

¡Dos vemod el juevea!
11 Enero 2018 04:07:00
Los chimoltrufios
“La Chimoltrufia” era famosa por aquello de “así como digo una cosa, digo la otra”. Los chimoltrufios son esos políticos que hoy están en un cargo, mañana en otro; hoy defienden una causa, mañana otra. Y hoy están en un partido, mañana en otro y pasado mañana en otro más.

El chimoltrufio del momento es, sin duda, Javier Lozano. El senador poblano acaba de renunciar al PAN para dar la mayor pirueta de su vida: ¡regresar al PRI! Si en el amor no hay peor error que regresar con un ex, imagínate lo que eso significa en política. Es como hacerte la jarocha, pero al revés. Porque Lozano originalmente era priista y cuando el PAN llegó al poder, mágicamente se pintó de azul y blanco, lo que en realidad lo hacía parecer pitufo más que panista. Con el PAN, Lozano llegó a secretario de Estado, ahora es senador y soñaba con ser gobernador de Puebla. Como no se le hizo y, además, trae pleito casado con Ricardo Anaya, Lozano decidió de pronto que ya no quiere ser panista y renunció a ese partido. Y más tardó en decir “me voy” que en llegar corriendo a los brazos de nuestro siguiente chimoltrufio: José Antonio Meade.

El candidato del PRI hasta hace unos días se presentaba como el güey más buena onda del mundo, sonreía como el dalái lama, hablaba bajito como la Madre Teresa y se acercaba a los niños con tanto amor como Chabelo. Pero, de pronto, dio el cambiazo y ahora anda desatado. Su más reciente hazaña fue tratar de defender lo indefendible: a los corruptos de su partido que fueron apresados por el Gobierno de Chihuahua. En lugar de deslindarse, hacerse el loco o simplemente pintar su raya de esos transas, Meade no sólo los defendió, sino que acusó al gobernador Javier Corral de mentiroso y hasta de ¡torturador! Me recuerda a esos que se las dan de muy santos y en un archivo secreto de su computadora tienen porno hasta con caballos.

Y así pasamos a nuestro siguiente chimoltrufio: Roberto Campa Cifrián, el nuevo secretario del Trabajo. Este sujeto es uno de esos personajes que se la pasa cambiando de discursos como un millennial cambia de chambas (tú sabes quién eres). Campa empezó en el PRI y lo mismo ha sido diputado que procurador del consumidor, asambleísta y responsable del Sistema Nacional de Seguridad Pública; dirigente priista y candidato presidencial de Nueva Alianza. Hasta ayer era quien se encargaba del tema de los Derechos Humanos en la Secretaría de Gobernación y, hoy, bueno, pues hoy así como dice una cosa, dice la otra, por lo que está a cargo de los temas laborales y sindicales en el Gobierno federal. Y en diciembre se alquila como rey mago o como Niño Dios, lo que se ofrezca.

STRIPTEASE DE AMLO

Qué encuerada le pusieron a Andrés Manuel López Obrador. Resulta que Morena va a postular como candidato a diputado federal, ¡agárrense!, a Sergio Mayer. Se trata de un actor que no actúa, un cantante que no canta, un empresarios que no sabe hacer negocios y un striper que, pues, se quita la ropa. El tal Mayer es famoso por... por... por... pues en realidad no ha hecho nada digno de recordar en toda su vida, pero le encanta ser famoso. ¿Por qué Morena postularía como legislador federal a quien bailaba “yo tengo una bolita que me sube y me baja”? Pues por la simple y sencilla razón de que necesitan atraer votos, aunque sea con figuras del espectáculo. Y esto, como decía, deja encuerado a AMLO que tantas veces ha dicho que no son unos vulgares ambiciosos, simplemente tiene el alma en pedazos, ya no aguanta esta pena, ¡es como una condena!, desde que me dejaste, la ventanita de tu amor se me cerró.

¡Nos vemos el martes!
09 Enero 2018 04:00:00
Beltrones tiene miedo
¿Cuál es la diferencia entre miedo, terror y pánico? Un paraguas. Sí, porque te da miedo pensar que te metan un paraguas por la cola. Terror es pensar que te lo abran allá adentro. Y pánico, por supuesto, es que te lo quieran sacar abierto.

El priista Manlio Fabio Beltrones tiene miedo. Mucho miedo de ir a la cárcel. Tan es así que, por primera vez, pidió un amparo a un juez, pero en esta ocasión sí está viendo muy cerca la cama de piedra tras las rejas. Y no, no es porque Beltrones haya sido siempre muy decente, sino porque siempre ha sido totalmente impune. Con eso de que es como “El Padrino” de la política mexicana, tiene ahijados, conocidos, recomendados e incondicionales hasta en las coladeras. Los tentáculos de Beltrones (y no es albur, aunque lo parezca) llegan tanto al nivel del Gobierno federal como al estatal gracias a que impulsó a varios de los actuales gobernadores tricolores y uno que otro de oposición; y, por supuesto, también tiene conectes en administraciones municipales; entre los senadores y diputados; y no se diga en el Poder Judicial, con jueces y magistrados comiendo de su manita derecha. Así había sido hasta ahora, pues todo indica que sus superpoderes no tienen efecto en Chihuahua.

Con eso de que la Fiscalía chihuahuense trae del pescuezo al PRI por la desviación de 250 millones de pesos para las campañas tricolores, todo indica que el siguiente en la lista de posibles detenidos es el mismísimo Manlio Fabio Beltrones. (Debería escribir su nombre con letras de oro, pero temo que se las robe el desgraciado). Por lo pronto, ya está en el bote uno de sus más cercanos colaboradores: Alejandro Gutiérrez, exsenador y quien fuera su mano derecha en el PRI y en la Cámara de Diputados. Esa investigación es el paraguas al que tanto miedo le tiene Beltrones.

Por cierto que, según dicen, en la cárcel donde será recluido el exdirigente priista hay un negrote (sí, llamen al Conapred) que es famoso por dos cosas: una) por tenerla casi tan grande como yo; y, dos, por convertir en sus novias a todos los políticos que son encerrados. Quién sabe si eso para Beltrones sea castigo. ¡o premio!

LAS NOTICIAS QUE NO VISTE

En estos días no sólo te la pasaste tragando como si no hubiera mañana y por eso apenas si te cierra el pantalón, sino que además ni siquiera leíste este, nuestro periódico, por lo que seguramente no entiendes ni la mitad de lo que platica la gente. Siempre consciente de la huevonería de sus lectores, esta columna preparó el más escalofriante resumen de noticias de fin de año que no viste y que realmente poco te importan.

En primer lugar, en Estados Unidos hay un gran escándalo porque el libro Fire & Fury revela que Donald Trump es un inepto que ni siquiera quería ser presidente, que todos sus colaboradores lo ven como a un redomado pendejo, que es incapaz de leer un documento de más de media página, y que se mete a la cama a las 7 de la noche y se cena (ahí mismo en la cama) una hamburguesa con queso. Obviamente Trump está furioso porque el libro, tristemente, sólo dice la verdad.

La otra gran noticia de estos días es que Miguel Mancera propuso un pacto de civilidad para las elecciones en la Ciudad de México. El problema es que Morena respondió: “¿Qué es pacto?”. Y del PRD mandaron decir: “¿Qué diablos significa civilidad?”. Y los priistas preguntaron: “¿Qué es la Ciudad de México?”.

¡Nos vemos el jueves!
04 Enero 2018 04:01:00
Horóscopo 2018
ARIES: Eres el primer signo del zodiaco y por eso vas hasta arriba de las encuestas. Sin embargo, querido Aries, recuerda que tu principal enemigo eres tú mismo. Si no la quieres volver a cruzazulear en la elección presidencial, aprende a abrir la boca sin meter la pata.

TAURO: Y tú que te creías el rey de todo el mundo. ¡te volvieron a poner los cuernos, torito! No serás candidato a la Presidencia, ya supéralo. Deja de decir que la Ciudad de México es como aguantarse las ganas de tener un arrimón con Maluma. De veras que no te ayudas.

GÉMINIS: Querido Géminis, tu podrías ser el gemelo malvado y corrupto del señor Barriga, el que iba a cobrar las rentas en la vecindad del Chavo del 8. Pero mientras aquel hacía reír, tú nos tienes llorando de rabia con cada nueva transa que te encuentran en Veracruz.

CÁNCER: En el nombre llevas la penitencia. Cáncer. Eres la metástasis del sistema político mexicano. Llegaste a la Gubernatura del Estado de México por medio de las peores mañas y gracias a los miles de millones de pesos que le invirtió el Gobierno federal. Estás podrido, papacito.

LEO: Por más que rujas, leoncito, te falta la melena. Te fregaste a todos los panistas para ser tú el candidato presidencial del Frente. Muy bien, ¿y ahora cómo vas a evitar hacer el ridículo? A todos les prometiste candidaturas y cargos, pero la realidad es que el único que cree en tu triunfo eres tú.

VIRGO: De virgen sólo tienes el nombre porque en realidad estás muy curtido en las batallas políticas, por lo que nadie se explica cómo diablos, después de ser gobernador mexiquense, aceptaste ser el segundo de Aurelio Nuño. ¿Dónde dejaste la dignidad, muchacho?

LIBRA: Eres la balanza que debe mantener el equilibrio en la contienda electoral, pero la verdad es que tus resoluciones como tribunal están bastante cargaditas en favor del PRI. ¿Acaso no te das cuenta de que tooodos nos damos cuenta? ¿Que si el presidente del PRI te dice que te avientes por la ventana, te avientas?

ESCORPIO: Eles telible, escolpio. Deja atrás el pasado, respira, suelta, repite: yo no soy el candidato del PRI. Repítelo una vez más: yo no soy el candidato del PRI. ¿Ya te sientes mejor? Entonces deja de estar apoyando al “Peje” desde Gobernación.

SAGITARIO: ¿Quién diablos es Sagitario? Eres el más desconocido de los signos del zodiaco. Pero no es porque seas un ciudadano, sino porque realmente eres más gris que una mañana de invierno con inversión térmica. Si no puedes convencer a los priistas de que te apoyen, ¿cómo le vas a hacer?

CAPRICORNIO: ¡Ay, cabroncita! Te saliste con la tuya: ya estás en tu casita y un juez ordenó que te quitaran el grillete electrónico. Ya nomás falta que nos exijas una disculpa pública, en voz alta, de parte de todos los mexicanos. Ah, y que te levantemos una estatua en pleno Paseo de la Reforma. O en un mall de San Diego.

ACUARIO: Eres una mujer de agua, pero no por el día en que naciste, sino porque tu candidatura independiente a la Presidencia se está hundiendo. Ojalá no termines como tu marido, que se la pasa todo en el día en el agua. ¡Salud!

PISCIS: ¡Pececito querido! Eres el mejor signo de todo el zodiaco y tu Presidencia se podría comparar con un pez que nada y nada, pues no hiciste nada por la seguridad, ni nada por la economía, ni nada por mejorar la vida de los mexicanos. Lo bueno es que ya nomás faltan 11 meses. Mientras tanto, tú, mojarrita enjabonada.

¡Nos vemos el martes!
28 Diciembre 2017 04:04:00
Los chistes de 2017
Con el fin de año llegan las reflexiones, los recuentos, los recalentados, la gastritis, la colitis y los kilos de más. Es por eso que hoy toca hacer nuestro propio balance de 2017. Esto fue lo mejor y lo peor.

El mejor chiste del año: El superaumento de 8 pesos al salario mínimo. Autoridades del Gobierno federal y del capitalino festejaron el incremento como si se tratara de un campeonato del Cruz Azul. Al único que no le hizo ni tantita gracia fue al obrero que gana 88.36 pesos diarios.

El chiste sin gracia: los discursos de Andrés Manuel López Obrador parecen sacados de algún programa cómico de la televisión. Son los mismos chistes de hace mil años, repetidos una y otra y otra vez. Ya ni para reír sirven.

La broma cruel: Algo muy malo debemos haber hecho los mexicanos, tooodos, en la otra vida, para que tengamos como vecino a Donald Trump. El Presidente norteamericano es más molesto que un barro en la punta de la... nariz ¡y con gripa! Creo que prefiero volver a pasar Navidad, Año Nuevo y hasta mi cumpleaños con el inútil de mi cuñado antes que volver a ver a Trump firmando decretos desde la Casa Blanca.

El chiste jurásico: vaya que ha resultado gracioso ver a José Antonio Meade tratando de convencer o, al menos, caerles bien a los dinosaurios del PRI. Es como ver a Barney jugando con el Bayern Munich. Meade codeándose con los vetustos líderes de la CTM, con los dirigentes campesinos y con las jefas de manzana es tan poco creíble como mis excusas de enfermedad cuando no quiero ir a trabajar.

El chiste más triste: la bailada que le dieron a Miguel Mancera en sus aspiraciones de ser Presidente de la República. Durante 5 años cultivó la idea y se gastó una muy buena lana de los mexicanos en hacerlo, y todo para que al final, ¡tómala!, ni las manos pudo meter para pelear por la candidatura. Ahora por eso anda diciendo que eso de ser Presidente era como poner el cuerno con Maluma, así que mejor decidió quedarse con su viejo de siempre: feo, formal y cumplidor. ¡Cosita!

El chiste que se cuenta solo: Enrique Ochoa, presidente del PRI, diciendo que su prioridad es combatir la corrupción.

El último chiste del año: En un concurso de adiestramiento canino, el ingeniero le ordena a su perro: “¡Calculadora, muestra tus habilidades!”. Y el perro trajo su caja de herramientas y en tres minutos armó una computadora con pantalla táctil, mouse inalámbrico y teclado ergonómico.

“¡Guaaaaaau!”, gritó el público visiblemente emocionado.

Entonces fue el turno del contador quien le ordenó a su perro: “¡Flujo de caja, demuéstrales quién es el campeón!”. Y el animal, en chinga, fue a la cocina, volvió con 24 galletas y las dividió en 8 pilas de 3 cada una.

“¡Guaaaaau!”, gritó de nuevo el público.

Pasó al escenario el químico y dijo que su perro podía hacer algo aún mejor que los anteriores: “¡Óxido, haz lo tuyo!”. Y, sorprendentemente, el animal subió a la mesa de laboratorio, mezcló diversos elementos y, al final, le entregó a su amo un martini seco elaborado a la perfección.

“¡Guaaaaau!”, exclamó todavía más emocionado el público.

Finalmente llegó el turno del político mexicano, quien le ordenó a su perro: “¡Diputado, muestra tus habilidades!”. Y el can se paró de un salto, se comió las galletas, borró todos los archivos de la computadora, se chupó el martini, despojó de sus huesos a los otros tres perros y nadie pudo hacerle nada porque alegó que tenía fuero.

“¡Guaaaau!”.

¡Nos vemos el próximo año!
26 Diciembre 2017 04:07:00
Beltrones, a la cárcel
Más tembloroso que un crudo tras la fiesta navideña, así anda Manlio Fabio Beltrones en estos días. Es curioso ver cómo el super hombre tricolor, al que políticos y periodistas le rinden honores por igual, deja de ser el Gran Hombre de Estado para convertirse en lo que es: otro priista bajo sospecha.

Resulta que el Gobierno panista de Chi-huahua, de manera muy discreta, llevó a cabo una investigación profunda para descubrir cómo y cuánto dinero se robó el exgobernador priista César Duarte. Y una de las pistas que siguieron los llevó hasta el exsecretario de Educación, quien al verse apresado soltó la sopa más rápido que una Maruchan tras 10 minutos en el microondas. El exfuncionario reveló que se desviaron, jijos de su mal dormir, 250 millones de pesos para las campañas del PRI. ¿Y qué tiene qué ver Beltrones? Pues que él fue, supuestamente, el que de ordenó y diseñó el operativo para que esa lana saliera de la Secretaría de Hacienda, llegara al Gobierno chihuahuense y se le entregara a los priistas de ese estado. Obviamente la idea era impedir el triunfo de Javier Corral utilizando ilegalmente ese dinero en sus campañas, lo cual resultó inútil, pues el panista ganó y hoy los tiene de los... ¡ah, Chihuahua!

Ya están en la cárcel varios exfuncionarios estatales y la semana pasada aprehendieron a Alejandro Gutiérrez, un exsenador que siempre ha sido cercanísimo colaborador de Beltrones y que es identificado como su “operador económico”. O lo que es lo mismo: el que se encarga de echar el dinero sucio en la lavadora, enjuagarlo, ponerle Suavitel, exprimirlo y luego secarlo, para entregárselo rechinando de limpio, sin que se entere la Secretaría de Hacienda. Es curioso: si tú en un mes recibes depósitos en efectivo por 15 mil pesos, Hacienda te aplica un impuesto nomás para que no andes usando tantos billetes y monedas. Pero estos cabrones del PRI llevan y traen 250 millones de pesos... ¡y nadie se da cuenta!

Todo el proceso se basa en un testigo protegido, al cual, por alguna extraña razón, las autoridades le creen tooodo lo que dice. Si se mantiene esa lógica, en los próximos días tendría que ser arrestado Beltrones, porque las pruebas en su contra son las mismas que existen contra los que ya están presos. Dejarlo en libertad podría provocar un fuerte sospechosismo: de que todo es puro cuento para hacerle la guerra al PRI en este año de elecciones. Pero si, en cambio, el Gobierno chihuahuense se va de lleno contra el capo de capos del priismo y lo mete directo al bote, ¡ay, güey!, ahí sí agárrense, porque estaríamos ante la mayor captura política de la historia. ¿Tú qué dices? ¿Les creemos o no?

Sismito perrón

Todo era relax y recalentado en la CDMX cuando... ¡bua, bua, bua, bua! Comenzó a sonar la maldita, infeliz, desquiciante, aturdidora, atemorizante, desgraciada, infeliz, ojete, alucinante, obsesiva y siempre necesaria alerta sísmica. A todo el mundo se le bajó la cruda, o la borrachera en el caso de algunos de mis editores. Hubo gente que salió corriendo colgada de su propio aullido, convirtiendo ese grito de terror en una tirolesa para tratar de encontrar la salida antes de que se viniera abajo el edificio con un temblor... que no se sintió. Hay quienes dicen que no es de Dios que haya sismo navideño, pero yo más bien creo que, en realidad, es del Niño Dios. Sigan poniéndolo a bailar el pasito perrón y el próximo temblor los va a agarrar en el baño y con los pantalones abajo.

¡Nos vemos el jueves!
21 Diciembre 2017 04:07:00
Mi carta a Santa
Siempre he tenido dos dudas sobre Santa Claus. La primera es si realmente existe. No entiendo cómo puede viajar a toda velocidad por el mundo para entregar regalos a todos los niños, ¡sin que le caigan miles de fotomultas! ¿Será que emplacó el trineo en Morelos? ¡Qué gran misterio!

La otra gran duda que me genera es: siempre sabe cuál es el mejor regalo para cada persona, obviamente conoce dónde venden al mejor precio, envuelve precioso los regalos, aunque está panzón, invariablemente viste de rojo; usa botas y ríe de forma escandalosa. Entonces, ¿Santa Claus es gay?

Pero, bueno, sea lo que sea, el gordito se la rifa cada año. No es fácil venir a repartir regalos a México sabiendo que la delincuencia está del carajo. Inclusive se mete a lugares tan peligrosos como Reynosa, Veracruz y Tepito, sin que hasta el momento se sepa de que le hayan desvalijado el trineo o que le hayan secuestrado un reno o que le hayan aplicado el doble no circula por no contar con la verificación vehicular.

Aunque a mí me traían los Reyes Magos cuando era niño (sí, desgraciados, alguna vez fui niño, no se burlen), debo reconocer que Santa Claus cada día gana más adeptos, hasta parece pastor evangelista. En una de ésas ya es más popular que la cocacola en bolsa de plástico, los dorilocos o la torta de tamal.

Tan es así que cada vez son más los mexicanos que le escriben cada año para pedirle un regalito en Navidad.

Por ejemplo, Andrés Manuel López Obrador le pidió lo que pide cada año: que lo lleve a vivir a Los Pinos. En cambio Miguel Mancera le escribió: “Querido Santa, sólo te pido que rescates mi futuro político. Está debajo de los escombros del sismo”. En cambio, la carta de José Antonio Meade fue un poco más optimista, pues lo único que le pidió el candidato priista es que la gente lo conozca y al final de la carta escribió: “Posdata: si se puede, Querido Santa, te pido que dejen de hacer memes de mí como Leono, el de los Thundercats. ¡No se manchen!”.

Tal vez la carta más divertida que recibió Santa Claus este año fue la de Ricardo Monreal, pues el delegado en Cuauhtémoc le escribió: “Querido Santa. No, Odiado Santa. Bueno, tú, señor Claus. Te pido que me hagas candidato de Morena. No, mejor del Frente PAN-PRD-MC. Bueno, pensándolo bien, mejor me quedo en la Cuauhtémoc. Híjole, Santa, ¿y si me regresas al PRI? No, no, no, ¡ya sé! Mejor hazme el centro delantero del América para que me quieran todos los capitalinos. No, pero entonces me van a odiar en el resto del país. Mejor, conviérteme en el crack de las Chivas. Uy, pero si se van al descenso, ya me jodí.

“No, ¿sabes qué? mejor tráeme una banda tricolor, porque en una de ésas me lanzo por la Presidencia. Mmmmmh. No, no, perdón Santa. Ahora sí ya me decidí: Mejor me quedo a seguir trabajando como delegado.

No, ya lo pensé: me voy a retirar de la política y me voy a dedicar a cultivar jitomates, no, mejor uvas. Bueno, tal vez sembrar aguacates sea un mejor negocios. Aunque también me han dicho que las guayab...”.

Por suerte se le acabó la hoja a Monreal. En cambio el que fue directo y conciso en su carta navideña, fue Miguel Osorio Chong: “Santa, por favor, que pierda Meade”.

¿Y tú qué le vas a pedir? Yo le pedí que siguieras leyendo hasta aquí para que sepas que te deseo una feliz Navidad (felicitación no válida para políticos, por ojetes). ¡Felicidades!

¡Nos vemos el martes!
19 Diciembre 2017 04:00:00
Prisión a domicilio
El otro día estaba platicando con un alto funcionario federal y me contaba que, de un tiempo a la fecha, no estaba a gusto en su trabajo. En la mesa estaban su secretario particular, un chamaco egresado del Itam; y su coordinador de asesores, un anciano regordete que hablaba poco. El funcionario relataba que hasta que llegó a esa posición, entendió aquella frase de “se necesita estómago para ser político”.

Y es que, según nos contaba en la mesa, desde su nombramiento, la gastritis, la colitis, las agruras y hasta las diarreas se habían convertido en parte de su vida diaria. Y más cuando una de las obras a su cargo, se derrumbó con los sismos de septiembre. Ahí sintió que le daba un infarto, cosa que realmente no sucedió porque el hombre es, más bien, un exagerado.

Nos decía que la relación con su jefe, el titular de la Secretaría era cada vez más tensa, ya que al secretario le llevaban todo tipo de chismes. Sobre todo le hacían creer que el hombre de la gastritis estaba armando un complot para quitarle el cargo y asumir él las riendas de la Secretaría. Le pregunté si no era esa, en realidad, su intención. Me respondió que no, porque no tenía estómago para eso. “Estoy ahí y no quiero estar; cada día que llegó, ya me quiero ir. Ya no quiero estar, me urge salirme de ahí”. ¿Y por qué no renuncias?, le pregunté. “No sé. No puedo. No quiero estar ahí, estoy harto, me duele todos los días el estómago, siento que me estoy muriendo, pero no renuncio. ¿No sé si me entienden?”. Y respondió el gordo coordinador de asesores: “Sí, claro que lo entendemos, señor: todos somos casados”.

Quien ahora también está en prisión domiciliaria es Elba Esther Gordillo. La Maestra, así con mayúsuculas, como la nombraban sus colaboradores que más bien parecían sus sirvientes; quien fuera el poder absoluto en el sistema educativo, la dueña del movimiento magisterial, la gran operadora electoral, tuvo que llegar casi a escondidas a su nueva celda a todo lujo. Y quisiera cualquier interno del Reclusorio Norte que lo trasladaran, como a ella, a un departamento de poca madre en Polanco.

No creo que por dentro el famoso depa, que en realidad es un pent house, se parezca a las celdas de cualquier penitenciaría mexicana. Pero, bueno, la realidad es que a Gordillo no le hicieron ningún favor especial, pues ese beneficio es para cualquier delincuente que esté preso y que haya cumplido más de 70 años. Como ella, a otros miles de reos les han permitido irse a sus casas a continuar sus sentencias. La diferencia es que Elba Esther no vive como tú y como yo, sino como una princesa (no de Disney) en un súper lujoso departamento en el que seguramente caben unas tres casas de interés social.

¿Te imaginas vivir en un lugar así? Debe ser horrible tener que caminar medio kilómetro para llegar a la cocina a hacerte una quesadillas si tienes hambre en la noche. O para los que ya tienen la próstata tan grande como su edad, debe ser del carajo tener que levantarse en medio de la noche y tomar un trenecito para ir al baño. Yo no podría con tanto lujo, estoy seguro, porque nunca lo he tenido. ¿Cómo para qué diablos querría yo una bolsa Louis Vuitton? ¡Ni para ir por el pan!

¡Nos vemos el jueves!
12 Diciembre 2017 04:00:00
PRIngüinos de Madagascar
¡Brrrrr! ¡Qué frío está haciendo! La última vez que sentí tanto frío en las manos fue cuando recibí mi aguinaldo y se lo llevaron de inmediato mis deudas. Esta vez el invierno se adelantó casi tanto como López Obrador se adelantó a hacer campaña. Lo bonito del frente frío es que ocurren milagros como el de Coahuila; y no, no me refiero a que los Moreira hayan devuelto lo que se robaron, sino que cayó nieve en las calles de Saltillo. Los más sorprendidos con esto eran los coahuilenses, ya que la nieve no se las cargaron a la deuda que tienen para los próximos 100 años. También en Nuevo León hubo escenas impactantes como las lágrimas de los aficionados de Rayados que se congelaban en el aire y caían en el estadio como cubitos de hielo, los cuales por supuesto eran recolectados en grandes cubetas porque ya se sabe que los regios no desperdician ni el frío. Otra de las bonitas escenas invernales que me tocó atestiguar fue ver a Miguel Mancera patinando sobre el hielo de la congeladora a la que fueron a dar sus sueños presidenciales. También vi a los panistas muy contentos con el frío y hasta pensé que habían construido un muñeco de nieve, pero me di cuenta de que era Ricardo Anaya. Yo creo que me confundí porque lo vi muy sonriente y, pues, el muchacho ya sabemos que no sabe ni sonreír. En Toluca vi a Alfredo del Mazo calentarse con una fogata que hizo con sus promesas de campaña, como el salario rosa para todas las mujeres. Debo confesar que en medio de tanta alegría, hubo un momento de mucha preocupación, pues pensé que a Claudia Sheinbaum le había dado hipotermia. Con eso de que en Tlalpan se registran las temperaturas más bajas de la CDMX, pensé que la morenista se había congelado como paleta, pero cuando me acerqué a verla me di cuenta que, ¡fiu!, así es ella; es tan emocionante como un cubito de hielo. Luego prendí la tele y me emocioné al creer que, muy a tono con este pinche frío, estaban pasando la película de los pingüinos de Madagascar, pero no, en realidad era José Antonio Meade con los PRIngüinos de la CTM, de la CNOP, de la CNC y de cuanta sigla hay dentro del PRI. Obviamente los PRIngüinos no eran gorditos y bonitos y bonitos, sino más bien panzones y más feos que una axila de chango, pero se les veía contentos con su muchacho.

EL AUTODEDAZO

Le dice Ricardo Anaya a un panista:

–Antes, yo era una persona vanidosa e insoportable.

–¿Y ya no lo eres, Ricardo?

–No, ya aprendí a ser perfecto.

Cuando sea grande, quiero tener la autoestima de Ricardo Anaya: con todo y que parece Chicken Little, se siente bordado a mano. Cualquiera que haya hablado alguna vez con el exdirigente panista sabe que el muchacho es el único argentino nacido en Querétaro. Es sencillito, sencillito. Eso explica el hecho de que Anaya, sin tomarle parecer a nadie, ni preocuparse por la historia ni los reglamentos del PAN, decidió que la mejor opción para la Presidencia de la República ¡era él mismo!

Así, sin haber competido contra otros panistas que también quieren pelear por la Presidencia, Anaya prácticamente se agandalló la candidatura. Habrá que ver si alguien más se apunta, pero todo parece indicar que el panista finalmente encontró un método democrático para elegirse a sí como candidato a la Presidencia. ¿Y estos son los que prometen el cambio? ¡Aquí me bajo!

¡Nos vemos el jueves!
07 Diciembre 2017 04:07:00
Los mirreitamitas
¡Alegraos, mexicanos! Abrid vuestro corazón y llenaros de gozo, pues estamos ante el inicio de una nueva etapa en la historia de México: la Era de los Mirreitamitas.

¿Y qué diablos es eso?, se preguntará cualquiera que haya pagado por este periódico y quisiera leer cosas comprensibles y no estas mafufadas. Ptues, bien, lo mirreitamitas son la nueva casta dorada de la política nacional. Son como los tlatoanis, nomás que con iPhone. Son este grupo de políticos que estudiaron en el ITAM, de preferencia Economía, y hoy ocupan puestos importantes en el Gobierno. Evidentemente algunos estudiaron en otras universidades. ¿El Poli? ¿Qué es eso? No, estos estudiaron en lugares como el Tec de Monterrey o la Anáhuac, hasta de la UDLAP hay algunos, pero forman parte del mismo grupo.

Varios de ellos, para no sentirse tan mal por pagar una millonada de colegiatura, decidieron estudiar al mismo tiempo en la UNAM, como para demostrar que tienen un lado humilde, aunque eso implicara quitarle el lugar a alguien que no podía pagar una escuela particular. Todos los mirreitamitas hicieron su posgrado en el extranjero, pero ya no sólo en Estados Unidos, ¡no son nacos!, sino también en Europa. Se saben privilegiados y se dicen con conciencia social. Normalmente no militan en algún partido, aunque tienen todas las mañas de estos. Van por la vida haciéndose los buena onda, aunque en realidad son parte del mismo sistema político que nos ha estado jodiendo todos estos años.

Les gusta que los retraten manejando su bici de bambú para llegar a las sesiones del Senado, o a bordo de su auto eléctrico para que se vea que son bien ecologistas. Por supuesto ninguno fuma, toma, se mete drogas, tiene sexo rudo, ni dice malas palabras. Es probable que se declaren gays sólo para quedar bien con la comunidad LGBTI; o que se autoproclamen musulmanes, sólo para que no les digan que discriminan. Los mirreitamitas se sienten mejor preparados que un chile en nogada y, aunque no les gusta ensuciarse las manos como los políticos tradicionales, la realidad es que son igual de transas que un líder obrero de los años 70.

Todos tienen cuenta de Twitter, Facebook, Instagram y la red social que se ponga de moda esta semana. Todos, también, acostumbran subir fotos de sus hijos mientras pasean con ellos, como si se tratara de los Kennedy o de las Kardashian. Y si no tienen hijos, ooobviamente, suben fotos de sus perros. O de sus gatos, aunque no tengan, porque no hay nada más popular en Facebook que los videos de gatitos.

Lo más interesante de los mirreitamitas es que están en todos los partidos. Sí, hasta en Morena. En el PRI, por ejemplo, están San José Antonio Meade, el líder nacional que no lidera a nadie, Enrique Ochoa; y el capo de capos, Luis Videgaray. En el PAN aparece Ernesto Cordero. En tanto que del PRD formaba parte Armando Ríos Píter, que ahora quiere ser candidato independiente. Y por Morena se puede mencionar a Zoé Robledo, que se pasó al partido de AMLO para ser candidato a gobernador de Chiapas y le vieron la cara. Todos ellos forman parte de la nueva clase gobernante. Son los nuevos elegidos. Y nosotros somos los güeyes de siempre por seguirlos aguantando.

¡Nos vemos el martes!
05 Diciembre 2017 04:00:00
El hombre más sexy
A veces pienso que me gustaría ser candidato del PRI a la Presidencia. Apenas se registró José Antonio como precandidato, y comenzó a transformarse de manera milagrosa. Bastó con que lo destaparan en Los Pinos para que Meade pasara de ser el chico teto del grupo a una especie de Miguel Hidalgo que nos hará libres, mezclado con Barack Obama, que romperá todos los moldes, y con Gandhi, que traerá paz al mundo. Yo no sé cómo le hacen, pero ahora los priistas ven a Meade ¡hasta guapo! Dicen que escribe mejor que Octavio Paz, que canta más bonito que Plácido Domingo, que está más nalgón que Alejandro Fernández, que tiene mejor cabellera que Gloria Trevi, que habla mejor inglés que Donald Trump (eso sí debe ser cierto), que es más simpático que el Dan T. (eso también es probable), que cocina mejor que mi mamá, que es más cabrón que Pancho Villa y más revolucionario que Emiliano Zapata; que le enseñó a pelear a Chuck Norris y que él es quien le escribe los chistes a Eugenio Derbez. Dicen que Meade es tan cabrón, que no lloró cuando vio Coco. Y que en época de invierno, la influenza es la que tiene que vacunarse para no contagiarse de él. Para los priistas, José Antonio Meade se volvió más milagroso que San Judas, más venerado que la Guadalupana y tiene más devotos que San Antonio, el santo que consigue novios. Dicen que si Meade fuera comida, sería un plato de pozole verde, servido en Chilpancingo un jueves a las 5 de la tarde al lado de un vasito de mezcal. Yo, por más que reviso sus fotos y su biografía, sigo sin entender qué le ven los priistas a Meade. Ah, pero ellos insisten en que puede vencer a Andrés Manuel López Obrador sólo con la mirada, que puede enamorar a Ricardo Anaya y a Alejandra Barrales con una sonrisa y que podría domesticar a “El Bronco” a punta de riatazos. Eso dicen ellos, pero me cuesta trabajo creerles que se la creen. Pero ellos insisten en que, ahora sí, el PRI escogió al mejor candidato. Y es por eso que quisiera ser candidato del PRI: para que todos me vean guapo, me quieran y hasta se tomen selfies conmigo. Pero como no lo soy, pues ni quien me voltee a ver.

Metida de pata

Hay que reconocerle a AMLO que se ha cuidado muy bien en estos años, para no cometer los errores que tan caros le costaron en otras elecciones. Se ha cuidado de manera muy eficiente de no decir nada que pueda restarle votos. Estoy seguro que si sigue así, esta vez sí podrá ganar la Pres... ¡olvídenlo! Ya se aventó Andrés Manuel una de esas ocurrencias que darían risa si no fuera porque dan miedo. Resulta que al estar de gira por Guerrero, un estado bastante lastimado por la delincuencia, el viejito chulo se aventó la puntada de decir que no descarta decretar una amnistía para los capos del narcotráfico. ¿Una amnis... qué? Una amnistía es una ley que “olvida” los delitos cometidos por algún grupo. No es un perdón, sino un olvido. Como borrón y cuenta nueva. Y normalmente se usa en los casos de guerra civil, para favorecer la reconciliación. ¡Pero no con narcos! Decretar una amnistía para los narcotraficantes, significa sacar de la cárcel, por ejemplo, a quienes mataron a los 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas, y decirles: “órale, pórtense bien, al fin que ya nadie se acuerda de lo que hicieron”. Lo que AMLO está planteando es, prácticamente, decirle al ‘Chapo’: “¡perdónanos, fuimos unos necios”. ¿Será que le falta un tornillo o anda buscando el voto de los malosos? Cualquiera de las dos opciones está de miedo. ¡Nos vemos el jueves!
30 Noviembre 2017 04:08:00
El Tuca Pejetti
¡Ah! Ya empezó esa bonita época del año en que los adornos navideños comienzan a aparecer en las casas, las mañanas son frías, los cielos muy azules y mis Pumas ven la Liguilla por televisión.

Damas y caballeros, estamos en las finales del Torneo de Liga del futbol mexicano. Y, para ser sinceros, los cuatro equipos finalistas tienen muchas similitudes con el actual momento de la política. Veamos.

Fuera de lugar: el equipo Morelia es como el Partido Encuentro Social, pues nadie sabe cómo llegó ahí, es incomprensible que reciba tanto dinero sólo por existir, no se le ven las menores posibilidades de ganar y sus dueños no son tan buenos como quieren aparentar.

Tiro de esquina: como si fuera a tirar un corner, así de arrinconado está Ricardo Anaya por querer agandallarse la candidatura presidencial del Frente Ciudadano que integran PAN, PRD y Movimiento Ciudadano. Es obvio que el panista es como el Monterrey, y no sólo por los colores azul y blanco. Se parecen en que empezaron muy bien, han metido goles espectaculares, supieron ganarse el aprecio de gente que usualmente no los apoya, peeero. al final la están regando. Y, si no se ponen abusados, los buenos pronósticos que tenían al inicio de la temporada van a terminar hechos pedazos.

Sambombazo: Andrés Manuel López Obrador, indudablemente, es el equipo Tigres. O, mejor dicho, es el Tuca Ferretti de la política nacional. Es el claro favorito para llevarse el campeonato, pero como ha sucedido en otras ocasiones, no oye razones, se casa con sus propias ideas y terminan robándole el triunfo.

Todo el mundo sabe que el amor de su vida es su amor propio, por lo que pierde la paciencia y explota con mucha facilidad, lo que hace que mucha gente le tenga miedo. Por supuesto la mitad de la afición lo ama, pero la otra mitad lo detesta. Es lo que se conoce como un ave de tempestades, pero en este momento las apuestas lo favorecen. El Tuca Pejetti tendrá que manejar muy bien su estrategia, para que no se le vuelva a ir el campeonato con un autogol.

¡Penal, penal! El flamante candidato tricolor, José Antonio Meade, evidentemente es el América, porque todos lo odian. No importa si tiene un buen plantel, es el América. No importa si jugó bien, mal, pésimo o espectacular, es el América. Haga lo que haga, siempre existe la sospecha de que lo consiguió con dinero o con malas mañas. El AméPRIca es el símbolo nacional de la corrupción, con todo y su vitrina llena de trofeos. De hecho, cuando en los partidos azulcremas el público grita “¡penal, penal!”, no se refieren a la pena máxima del futbol, sino al lugar en el que debería estar la gran mayoría de los gobernadores priistas.

¡Que ruede el balón! Y que gané el mejor. Bueno, el menos peor.


NO HABRÁ NAVIDAD

Se acaba noviembre y, según me dicen, este año no habrá Navidad porque al Niño Jesús se lo llevó al DIF que porque vivía de forma insalubre en un pesebre y no sabía ni “ler”. A los Reyes Magos los detuvieron en la aduana y los de traer contrabando y por no poder explicar el origen lícito del oro que traían en un cofrecito. Como José no encontraba chamba de carpintero, María se convirtió en mamá luchona y vende zapatos por catálogo. A los pastores y a los borregos se los llevaron a un mitin del PRI para apoyar a Meade. Y al burro, bueno, pues ese vive actualmente en Los Pinos.

¡Nos vemos el martes!
28 Noviembre 2017 04:05:00
La hora del meadhiero
Hace muchos años, en un lugar de La Mancha, digo, de México, había un Presidente todopoderoso. Era el que todo lo sabía, el que todo lo decidía, el que todo lo controlaba. Era el que daba la vida y la alegría, la tristeza y la tragedia; y por supuesto era también el que daba las candidaturas. En ese viejo México, la decisión del Presidente era inapelable. El Presidente nunca se equivocaba, ni cuando metía la pata. Una vez estaba dando un discurso y lo escuchaban atentos, como siempre, los principales funcionarios de su Gabinete.

De pronto le dice el secretario de Economía al de Agricultura: –Oye, ¿los cocodrilos vuelan? –No seas pendejo, ¿de dónde sacas que los cocodrilos vuelan? –Pues es que lo acaba de decir el Presidente en su discurso. –Bueno, vuelan, pero no se elevan tanto. Nomás, así como un metro de altura.

Ese México, por suerte, ya no existe. El problema es que nadie le avisó a Enrique Peña Nieto. El Presidente se sintió en los años 70, cuando el PRI era el único partido político que existía y controlaba, ¿o debo decir imperaba?, en el escenario político. Peña se puso su guayabera echeverrista y decidió jugar el juego de los tapados, haciéndonos creer que eran por lo menos cuatro los que estaba considerando: Meade, Miguel Osorio Chong, José Narro y Aurelio Nuño. Al final, terminó desechando a los otros tres (aunque en realidad nunca les dio muchas oportunidades) y destapó a su gusto y conveniencia a su sucesor. Y como en los viejos tiempos se echó a andar la cargada, que es esa loca carrera en la que los priistas salen desbocados a aplaudir a su caudillo y decirle: “Wow! Nos leyó la mente, señor Presidente”. Y acto seguido vuelven a correr en bola al balcón del candidato para manifestarle su apoyo, rendirle pleitesía o simplemente besarle la mano. Es la hora del meadhiero, del mesumo, del loqueustedmande. Antes se hacía con pancartas y mítines, hoy se hace vía Twitter y Facebook. Y ahí andan los priistas, brinque y brinque, emocionados hasta las lágrimas por saber que El Gran Dedo Elector ya decidió quién es el bueno.

Claro que no todos los priistas están contentos, pues muchos sienten que Meade es un extraño. Un villano externo que está abusando de la doncella tricolor y sus virginales estatutos. Pero, a pesar de eso, agachones como son, se callan y aplauden la decisión del Number One.

Lo que los priistas y Peña parecen olvidar es que ya no estamos en aquel México y hoy no basta con que el Presidente lo señale para que alguien llegue a Los Pinos. Hoy tiene que convencer no sólo a los priistas, sino a varios millones más de mexicanos.

Y ahí entra la pregunta que todos se hacen: ¿es bueno o malo que José Antonio Meade sea el candidato del PRI? La respuesta es tan simple como entender el funcionamiento del sistema endocrino. En el tema de corrupción, Meade es el único del Gabinete que no ha sido acusado de corrupto. Pero es del PRI. Es el que menos cola tienen que le pisen. Pero es del PRI. Es el que está mejor preparado para enfrentar una crisis económica. Pero es del PRI. Es de los pocos que conduce él mismo su camioneta. Pero es del PRI. Es reconocido internacionalmente como una de las mentes más brillantes de nuestro país. Pero es del PRI. Es de los pocos que tiene dos carreras, Economía y Derecho, y que estudió en una universidad pública y en una privada, la UNAM y el ITAM. Pero es del PRI. Tonto no es. Pero es del PRI. Y así puede seguir hasta el infinito la lista. Meade puede tener todas las cualidades del mundo, pero su mayor reto será convencer a los mexicanos que no es un priista como los demás.

¡Nos vemos el jueves!
23 Noviembre 2017 04:07:00
¡Cínicos!
Llega el señor a su casa: –Cielo, ¡ya lleeegué! –Nada de cielo, cabrón. –Pero, ¿qué te pasa, mi amor? –La sirvienta está embarazada. –Bueno, pues ese es su problema. –Pues dice que el bebé es tuyo. –¡Uh! Pues entonces es mi problema. –Yo soy tu esposa, ¡cínico! –Ah, pues entonces es tu problema, reina. Comper.

Si existiera el “Premio al Cínico del Año”, sin duda lo ganaría Iván López Fernández. ¿Quién es el angelito? Pues ni más ni menos que el contralor de Javier Duarte, en el Gobierno de Veracruz. El trabajo de este sujeto consistía, supuestamente, en verificar que ni un solo peso se desviara, que todos los recursos se gastaran adecuadamente, que no se pagaran precios inflados, que no se contratara a empresas fantasma, que no se le diera agua en lugar de medicina a los niños enfermos con cáncer y, en pocas palabras, que Veracruz no se convirtiera en la cueva de Alí Babá y los 40 ladrones.

Evidentemente, el tal Iván López Fernández llegó a su oficina desde el primer día y dijo: “No sé qué hacer”. ¡Y se hizo güey! Por alguna extraña razón, este sujeto no está en la cárcel, ni sujeto a alguna investigación por parte de las autoridades, pese a que resulta ooobvio que tuvo que estar coludido con el gordis en todas y cada de sus transas.

Pues, bien, resulta que en estos días en la Cámara de Diputados se va a definir quién encabeza la Auditoría Superior de la Federación, que hace lo mismo que la de Veracruz pero en todo el país. O sea, que debe echarle ojo y ponerle candados a cantidades mucho más grandes de dinero; y castigar a quienes no se corten las uñas. ¿Y quién crees que se inscribió para competir por el puesto? ¡Sí! El tal Iván. Eso se llama ser cínico. ¡Tantita madre!

FUTBOL Y POLÍTICA

Estamos en esa bonita época en la que quienes le vamos a los Pumas odiamos al resto del mundo: la Liguilla. Y en esta ocasión, los partidos programados nos obligan a pensar en varios de nuestros políticos. Por ejemplo, finalmente el Cruz Azul logró pasar de la fecha 17. Ante esto la pregunta obligada es: ¿Qué sucederá primero: que los albañiles sean campeones o que “El Peje” llegue a la Presidencia? Hay quienes apuestan a que antes se muere Chabelo.

Luego está el Atlas, que nomás tiene como 500 años de no ser campeón. Es decir, el equipo tapatío se parece al doctor José Narro, al menos en los años en que lleva aspirando a llegar a la grande. ¿Se le hará este año a alguno de los dos? Mejor pasemos al siguiente.

En las finales del futbol mexicano también están los Rayados de Monterrey y los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Si alguno de los dos llega a ser campeón, el gran beneficiado será Jaime “El Bronco” Rodríguez. No importa que todo el mundo sepa que el gobernador es seguidor de los felinos, él, con tal de quedar bien, es capaz de decir que todos los tigres son rayados y ponerse la camiseta azul y blanco. Y si le llegaran a ofrecer la candidatura presidencial, seguro se regresa al PRI. ‘Ora que si Anaya y Mancera declinan, “El Bronco” estaría encantado de vestirse con los colores del frente PAN-PRD.

Por supuesto otro de los ocho finalistas es el América, al que muchos comparan con el PRI, cosa que se me hace injusta hasta con los americanistas. Pero, bueno, la realidad es que los azulcremas, al igual que los tricolores, son los que más votos obtienen, pero son los más odiados a nivel nacional. No hay pueblo ni ranchería en México en la no haya Pan Bimbo, Coca Cola y un güey que odia al América.

Dado que en esta Liguilla no están los Pumas, la final de este torneo será como las elecciones mexicanas: ¡que gane el menos peor!

¡Nos vemos el martes!
21 Noviembre 2017 04:00:00
La tierra es plana
Hijo, ¿por qué te bañas con pintura azul?

–Es que mi novia vive lejos, ma.

–¿Y eso qué tiene que ver?

–Pues es que yo quiero estar azulado, JAJAJAJA.

Otro: ¿Por qué Batman llevó a Batichica a la Baticueva? Pues porque bati-rársela. JAJAJAJA.

Uno más. Le dice un tipo a su amigo:

–Las mujeres me dicen “feo” hasta que descubren cuánto dinero tengo.

–¿Y cómo te dicen entonces?

–Me dicen: “además de feo, ¡pobre!”.

Y el de pilón. Se encuentra un señor en la calle al médico que tenía mucho tiempo de no ver:

–¿Se acuerda de mí, doctor? Usted me operó del dedo.

–¡Claro, hombre, por supuesto! Vengan esos cuatro.

Bueno, bueno, bueno, ¿y ahora por qué tantos chistes tan idiotas? Pues para ir entrando en ambiente porque vamos a hablar de idiotas. Resulta que en la ciudad de Raleigh, en Carolina del Norte, en dónde si no en Estados Unidos, se llevó a cabo la Conferencia Internacional de la Tierra Plana. ¿Qué es eso? Es un club de imbéciles que niegan que nuestro planeta es redondo, que juran que es plano como una tortilla y que se la pasan difundiendo mensajes a través de internet y tienen miles de seguidores en YouTube.

Entre los ponentes estuvo, por ejemplo, Mark Sargent, quien afirma que la vida en nuestro planeta, en realidad, está encerrada bajo una especie de cúpula. Si tuviera emojis, aquí pondría la carita que está echando los ojos hacia arriba como diciendo “¡Qué mamá da esos consejos a sus hijos!”.

Según los participantes en el encuentro, lo que nosotros llamamos ciencia, en realidad es una campaña diseñada para alejar a las personas de Dios, ¡Ave María Purísima! Una de las conferencias que no sé cómo diablos me la pude perder se llamaba: La NASA y otras Mentiras Espaciales.

De hecho, estos animales, con perdón de los animales, afirman que el planeta Tierra es plana como las nalgas de Mancera, plana como el pecho de Ana Gabriela Guevara, plana como una pizza de puro queso. Y además de que es plana, está rodeada por una pared ¡de hielo!

Me quedé helado al leerlo, pero no pude parar, pues resulta que los terraplanafistas aseguran que la NASA y otras agencias científicas falsifican digitalmente imágenes de nuestro planeta. ¿Por qué? Que porque existe una gran conspiración para mantener alejada a la gente de la verdad de la Tierra plana.

Después de leer todo esto, supongo que llegas a la misma conclusión que yo: ahora entiendo por qué hay gente que sigue votando por el PRI, que le cree al “Peje” o que le da su firma al “Bronco” y Margarita Zavala. Eso, claro, sin mencionar a los que siguen creyendo que algún día el Cruz Azul volverá a ser campeón.

Ni tan patriotas

Uno de los fenómenos más extraños que han ocurrido en la Ciudad de México es la realización aquí de un juego de la NFL.

Igual que como sucede en la Fórmula 1, de repente resulta que todo el mundo es experto en el deporte de las tacleadas, todos tienen un jersey escondido en algún lugar del clóset y todos están dispuestos a pagar miles de pesos por un boleto para ir a farolear. Sé de gente que compró los suyos en mil 200 y los revendieron en, por lo menos, ¡4 mil pesos! Y esos eran los baratos. Hubo otros que llegaban hasta los 50 mil pesos.

¿Y todo para qué? Para el imbécil entrenador de los Patriotas, Bill Belichick, declarara después del partido: “Somos afortunados de que no hubo erupciones de volcanes o terremotos, o alguna otra cosa mientras estuvimos ahí”.

Sobre volver a México, dijo que no le entusiasma ni tantito la idea. Al respecto sólo me queda una cosa por decir: que Belichick vaya y chiquitibum a la bim bom ba.

¡Nos vemos el jueves!
14 Noviembre 2017 04:05:00
Monreal, el agachón
¿Cuántos sicólogos se necesitan para cambiar un foco? Sólo uno, pero el foco tiene que estar dispuesto a cambiar. Y el que no cambia es Ricardo Monreal: ya volvió a cambiar de bando. O, mejor dicho, regresó al bando de Morena. Hace más de una semana, el delegado en Cuauhtémoc ya había decidido salirse del partido porque, como todos saben, no lo hicieron candidato al Gobierno de la Ciudad de México. Inclusive estuvo coqueteando con su expartido, el PRI; y con su otro expartido, el PRD. De hecho, Monreal también ha pasado por Movimiento Ciudadano y por el PT. Creo que el único partido en el que le falta estar es en un Pumas-América. Gente que trabaja en la delegación me cuenta que la decisión ya estaba tomada. Pero algo pasó en el encuentro que tuvo con Andrés Manuel López Obrador, el viernes pasado, que logró convencerlo de quedarse. ¿Le hicieron manita de puerco? ¿Le ofrecieron ser senador? ¿Le prometió “El Peje” hacerlo coordinador de campaña y luego secretario de Gobernación? ¿Le dieron lana? ¿O lo amenazaron con sacarle alguno de sus muchos trapos sucios? Sea lo que haya sido, aquel Monreal engallado que decía que “la gente” era la que le pedía ser candidato, terminó agachando la cabeza y diciendo: “Sí, señor, lo que usted diga, mi AMLO”.

El bebé de San Lázaro

El otro día fue encontrado un recién nacido en el Palacio Legislativo de San Lázaro. De inmediato se dio aviso al actual presidente de la Cámara de Diputados, el priista Jorge Carlos Ramírez Marín. Con eso de que se muere de ganas por ser gobernador de Yucatán, el legislador ordenó una exhaustiva investigación para saber de quién era esa lindo y tierno niño, pues quería devolverlo a sus padres y ofrecerles una beca de por vida para el chamaco, pagada no por él, sino con el dinero de todos los mexicanos, por supuesto. Para encontrar a los productores del producto, a los progenitores del progénito, a los parientes del parido, se formó la Comisión Honorífica Administrativa de Monitoreo de las Acciones Centrales Ordenadas, mejor conocida por sus siglas: CHAMACO. El asunto causó gran expectativa en los medios de comunicación y en las redes sociales, que no habían encontrado una telenovela tan entretenida desde la superproducción de Marina Films titulada Frida Sofía: el Rescate de la Niña que Nunca Existió. Todos querían saber de dónde había salido ese niño, al que algunos ya comenzaban a llamar Lazarito, en honor a San Lázaro, el santo patrono de la parálisis legislativa. La CHAMACO estaba integrada de manera plural: un priista, una panista, un verde, una perredista, un naranja, una turquesa, uno de Morena y una del PT. Entre ellos había un anciano impotente, un trisexual, una lesbiana que había sido monja, un exlegionario de Cristo, dos americanistas, u cruzazulino, tres zurdos, una bizca y cuatro con hemorroides. Después de semanas intensas de investigaciones, los integrantes de la CHAMACO llegaron con Ramírez Marín y le presentaron su demoledor informe. Al leerlo, el yucateco sintó que el suelo se abría y caía en un volcán de cochinita pibil ardiente. ¿Qué decía el reporte? En pocas palabras: que era científicamente imposible que ese niño hubiera sido procreado en la Cámara de Diputados. Y daba cuatro argumentos irrebatibles: 1) En San Lázaro nunca se ha hecho nada por amor. Todo cuesta, todo lleva su respectivo moche. 2) Es imposible que lo hayan hecho ahí porque nunca ha habido dos diputados que puedan trabajar de manera tan estrecha, sin codazos, ni patadas por debajo de la mesa. 3) Los diputados jamás han hecho algo que tenga pies ni cabeza. Y es evidente que el niño tiene todo eso y muy bien puesto. Y, 4) Porque jamás en San Lázaro algo ha estado concluido y listo en sólo 9 meses. ¡Se levanta la sesión!

¡Nos vemos el jueves!
09 Noviembre 2017 04:07:00
El baile del Peñito
El otro día en una fiesta, un joven muy educado sacó a bailar a una guapa señorita. Comenzaron a bailar como si hubieran practicado los pasos del vals, iban y venían por toda la pista causando admiración en el resto de la mujeres y auténtica envidia en el corazón de los hombres. De pronto, en un giro de extrema dificultad en el que ambos tenían que terminar frente a frente, abrazados, sus bocas casi rozando, al muchacho se la salió un pedo.

–Discúlpeme, señorita –dijo muy apenado el chavo– Le ruego que esto quede entre nosotros.

–No, ¡ni madres! –dijo la dama, agitando los brazos como abanicos–. ¡Que circule!, ¡que circule! ¿Pos qué cenaste, cabrón?

El otro día vi en internet –¡ay, bendito internet, nunca te acabes!– un video que tomó el peor enemigo de Enrique Peña Nieto. Se trata de un documento visual valiosísimo, porque en ese video se comprueba que nuestro copetudo Presidente es güey hasta para moverse. Y lo digo yo, que tengo dos pies izquierdos. Fue realmente gratificante descubrir que sí existe gente que baila peor que yo. Así como habla, así baila Peña. Se hace bolas él solito.

El video fue tomado en una boda, así que me imagino que en el primer baile, el de honor, los novios invitaron al Presidente y a su pareja (yo creo que era su hija, porque no se parecía a La Gaviota). Peña trata de “llevar” a la novia al ritmo de la música, pero no sabe cómo tomarla. Le pone la mano derecha en la cintura y la izquierda en el hombro, se da cuenta que no va por ahí la cosa y quiere intercambiar, pero la mano izquierda se pasa al hombro derecho, y la mano derecha como que no alcanza la cintura opuesta. Sube un brazo, baja el otro, sube este, baja los dos, levanta ambos, es como un robot descompuesto. Finalmente la novia es quien lo acomoda y empieza el verdadero calvario de Peña: mover los pies. Cualquiera pensaría que el Presidente es un experto en meter la pata, pero ni eso. Da un pasito a la derecha con el pie izquierdo y uno a la izquierda con el derecho. Sus rodillas chocan, los tobillos se le dislocan, es como una calaverita de papel al viento.

Se endereza y da un paso para adelante, otro para atrás, uno más en diagonal, dos a la derecha, tres en perpendicular a los anteriores, una pierna se le va para el norte y la otra hacia el sur, queda como una silla china de plástico cuando se sienta mi tía la gorda. Pero el presidente no se rinde, la música sigue y el se mantiene firme en la idea de bailar con la novia que, ya de plano, mejor está parada en la pista viéndolo como patina como si fuera Bambi en la nieve. Al ver bailar a Peña, cualquiera podría preguntarse si ese hombre es capaz de caminar y masticar chicle al mismo tiempo. Por fin, cuando logra agarrar el paso, descubre que no lleva el ritmo y hace lo que todo mexicano que no sabe bailar sabe que debe hacer: mover los hombros. Si no fuera porque es el Jefe del Ejecutivo, el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, el gran Tlatoani, pensaría que es un epiléptico vestido de frac. Finalmente, alguien se apiada del Quique el bailador y apaga la música. Peña aplaude, la novia aplaude, el novio aplaude y yo sólo puedo pensar: si como baila, gobierna. ¡Nos vemos el martes!
07 Noviembre 2017 04:00:00
El abogadito de CDMX
Los políticos que piensan chiquito se inventan grandes proyectos. Suponen que hacer algo grandote les ayuda a disimular lo chaparro de sus capacidades. Y tal es el caso de Manuel Granados, el consejero jurídico de la Ciudad de México, o como lo llaman sus compañeros de Gabinete: el abogadito.

Sin decir agua va –de hecho, no se sabe siquiera si lo consultó con Miguel Ángel Mancera–, el abogadito salió con la novedad de que van a expropiar el terreno de Álvaro Obregón 286, donde se derrumbó un edificio de oficinas. Expropiar es la manera que tiene el Gobierno para agandallarse lo que no es suyo. En este caso, el pretexto para quedarse con el terrenazo en plena colonia Roma es que ahí quieren construir un memorial para las víctimas del sismo. ¿Y por qué ahí? Por sus pistolas. Por alguna extraña razón, Granados decidió que esa concurrida esquina era el mejor lugar para construir un monumento para supuestamente recordar a quienes murieron por el terremoto del 19 de septiembre. ¿Bajo qué argumento quieren expropiar? Según Granados, que porque ahí murieron 49 personas, el número más alto en todos los edificios derrumbados. ¿Y su muerte fue culpa de los dueños del terreno? Pues hasta donde se sabe, no, pero el funcionario ya decidió que ellos tendrán que pagar los platos rotos. ¿Por qué no, entonces, también expropian el colegio Rébsamen, dado que ahí sí está demostrada la negligencia de la dueña? Pues porque Granados algún interés tendrá en desviar la atención de la muerte de esos niños. ¿Y ese memorial cuánto va a costar? No lo dijo Granados, pero sabiendo que le gusta pagar sobreprecio en todo, seguramente nos va a costar más caro que mandarle a hacer trajes de charro con botones de plata a todos los diputados federales. ¿Y por qué ese dinero no se usa para apoyar a quienes perdieron su casa, que seguramente querrán primero un techo antes que un monumento? Pues porque Granados no está pensando en la CDMX, sino en lucirse, a ver si así consigue alguna candidatura el próximo año. ¿Y las víctimas de los sismos ya conocen el proyecto del memorial? Pues en realidad no, porque ni siquiera existe el proyecto en sí. Hasta ahora sólo es baba de perico de Granados, al que seguramente le urgía aparecer en televisión y por eso se sacó esa ocurrencia de la manga. ¿Y Miguel Mancera está de acuerdo con esta payasada? Tampoco se sabe porque no ha salido a decir que apoya la idea, pero tampoco se ha atrevidos a darle sus coscorrones al abogadito. ¿Un memorial? ¡Bah! Como si a los mexicanos se nos pudiera olvidar el sismo.

¡PURA VIDA!

Un campesino tenía un toro que era un auténtico campeón como semental. No había vaca que se le resistiera: las embarazaba de inmediato y, además, les hacía de golpe hasta tres becerros de la más alta calidad, cosa nunca antes vista. Obviamente, el dueño del toro ganaba mucho dinero alquilando al animal, por lo que el resto de los granjeros del pueblo decidieron unirse y le pidieron al alcalde que, con los impuestos de todos, comprara al toro. De esa forma, explicaron, se convertiría en un servicio público y ellos no tendrían que pagar tanto por alquilarlo. El dueño del animal aceptó, pues le ofrecieron una suma que, sin duda, superaba por mucho el valor del toro. Así que lo vendió y se lo llevaron a la granja municipal. El primer día de su “trabajo”, al toro le pusieron enfrente tres vacas y ni las peló. Le trajeron una vaca holandesa y ni siquiera la miró. Y, así, vaca tras vaca que le fueron presentando, a todas las ignoró. Los granjeros estaban desesperados, y más el exdueño, pues lo que menos quería era devolver el dinero que le habían pagado. Fue con el toro y le dijo:

–Torito, amigo, ¿qué te pasa? ¿por qué no has preñado una sola vaca?

–¿Estás loco? Yo ya no trabajo, ¡ya soy funcionario público!

¡Nos vemos el jueves!
02 Noviembre 2017 04:07:00
Ahued necesita un doctor
Le dice la maestra a sus alumnos:

–Niños, de tarea, mañana deben traer al salón de clases algo relacionado con la medicina y una explicación por parte de quien lo usa. Al día siguiente todos los niños estaban listos para exponer ante sus compañeros lo que habían llevado. Dijo la maestra: –Empiezas tú, Juanita. ¿Qué trajiste? –Unas curitas, maestra. Mi mamá siempre tiene suficiente en el botiquín. –¿Y qué te dijo? –Me dijo que sirven para atender heridas leves, como pequeñas cortaduras o raspones. –Muy bien. ¿Y tú qué trajiste, Rodrigo –Yo traje la compresa que usa mi papá todas las noches para su dolor de espalda –¿Y qué te dijo tu papá? –Que el calor le provoca alivio, ya que desinflama el músculo que está adolorido. –Perfecto. ¿Y tú, Pepito, qué trajiste? –Yo traje el tanque de oxígeno que usa mi abuelito. –Muy bien, Pepito. A ver, niños, un aplauso para su compañerito que vino cargando eso desde su casa y se ve que está bastante pesado. ¿Y qué te dijo tu abuelito, Pepito? –Me dijo: “No te lo lleves, hijo de la chingada, no te lo lleves que siento que me ahogo”.

El que también necesita un tanque pero para oxigenar las neuronas es Armando Ahued, el secretario de Salud de la Ciudad de México. Por alguna extraña y misteriosa razón, al funcionario capitalino se le metió hace algunos meses la idea de que podría ser candidato al Gobierno local. Es decir, convertirse en el sucesor de Miguel Mancera.

A Ahued se le subieron los humos en cuanto vio que el programa Médico en tu Casa comenzaba a hacerse popular, no tanto porque sea bueno, sino porque el propio Mancera decidió promocionarlo como si se tratara de la segunda venida del Señor (deja de pensar cochinadas, que es pecado).

Con eso de que Claudia Sheinbaum nomás no levanta, a ver si no resulta que Andrés Manuel López Obrador se lleva a Morena a Armando Ahued.

INDE… PENDIENTES

Dos amigos se fueron de campamento a la sierra tamaulipeca y uno de ellos se levantó en medio de la madrugada a hacer pipí. Estaba muy tranquilo formando charquitos de espuma cuando de pronto, ¡ayyyy!, salta una víbora y le muerde el dese. Sí, sí, el dese con el que estaba haciendo pipí. El muchacho de inmediato corrió a despertar a su amigo para contarle lo que había pasado. El amigo, todavía medio dormido pero suficientemente despierto para enfrentar una emergencia, tomó su celular y llamó a un médico que había sido novio de su hermana unos años.

–¿Qué fue lo que le pasó a tu amigo?

–Lo mordió una víbora.

–¿Puedes ver las marcas donde clavó sus colmillos la serpiente? –el muchacho le bajó el calzón a su amigo y le revisó ocularmente el dese. El pene, para que me entiendas. Y, sí, en efecto: ahí en la punta del glande estaban los dos orificios rojizos por donde la serpiente había inyectado su veneno.

–Sí, doctor, veo los dos orificios.

–Muy bien, lo que tienes que hacer para salvar a tu amigo es muy sencillo. No me has dicho dónde lo mordió la víbora, pero ahí donde viste los dos orificios rojos, justo ahí tienes que poner la boca y comenzar a succionar, pero a chupar muy, pero muy fuerte, para sacarle el veneno antes de que llegue a su corazón.

Al oír aquello, el tipo se quedó helado. Al ver su cara de desconcierto, el otro muchacho, el de la mordida, le preguntó:

–¿Qué pasa?¿Por qué tienes esa cara? ¿Pues qué fue lo que te dijo el doctor? ¿Te explicó cómo sacarme el veneno?

–No, sólo me dijo que ¡te vas a morir!, porque no hay forma de que te saquen el veneno.

Igualito les va a pasar a los 48 individuos que buscan ser candidatos independientes a la Presidencia de la República: si no se apuran a conseguir esas 800 mil firmas, se van a morir antes de llegar a la boleta.

¡Nos vemos el martes!
31 Octubre 2017 04:06:00
¿De qué me disfrazo?
Antes que nada, un anuncio importante. Quiero aprovechar estas líneas para felicitar a todos los hombres porque mañana es nuestro día: 1 de noviembre, Día de Todos los Santos. Ahora sí, sigamos con lo nuestro. ¿De qué te vas a disfrazar este Halloween? Cada año es la misma pregunta y siempre es un verdadero dolor de cabeza encontrar un disfraz que cumpla con los tres requisitos indispensables: que sea barato, que sea original y que dé miedo. ¡Pare de sufrir! Aquí te propongo tres disfraces que te convertirán en el alma de la fiesta, y no en un alma en pena.

1. Si tu círculo de amigos se tomó en serio el gobierno legítimo de AMLO, si conociste a tu pareja en un mitin de Morena, si añoras los buenos días del plantón en Paseo de la Reforma, si idolatrabas a Ricardo Monreal y ahora lo consideras un traidor, el disfraz ideal para ti es... ¡de la Mafia del Poder! Rápate como Carlos Salinas, como pan Bimbo como Servitje, ponte calcetines de colores como López Dóriga, lee este periódico fifí y, claro, ponte una camisa azul del PAN, una corbata roja del PRI y una cachucha amarilla del PRD. Te garantizo que todos los que te rodean saldrán huyendo... o harán un plantón frente a tu casa.

2. Si vives en cualquier parte del territorio nacional que no sea la Ciudad de México, tu mejor opción para disfrazarte este Halloween y aterrar a tus vecinos es transformarte en... ¡chilango! Este disfraz es muy sencillo de elaborar. Lo primero que necesitas es a aprender a hablar como capitalino, de los auténticos del barrio bravo de Tepito, lo cual se logra estiraaandooo laaas vocaaaleees de caaadaaa palaaabraa. Al tiempo que lo haces, trata de daaarle a tuuu voooz un tooono ligeeerameeente quejuuumbrooosooo, comooo si te estuuuvieeeraaa apreeetaaandooo el calzóoon. Una vez que consigas dominar el tonito chilango, lo único que necesitas para completar tu terrorífico disfraz es conseguir una torta de tamal. En caso de que donde tú vivas no conozcan esa delicia, puedes sustituirla con cualquier otra torta, dado que los chilangos metemos entre dos panes ¡hasta chilaquiles!

3. ¿Eres habitante de la Ciudad de México? No lo pienses más: en este Halloween tu disfraz ideal para sembrar el terror es de... alerta sísmica. Lo primero es aprender a hacer el sonido característico de la famosa alarma antisismos. Repite conmigo: guauguauguauguau, pero hazlo como si fueras el gangoso del chiste. No es guau, guau, guau, como si fuera un perro, sino guauguauguau, de corrido y prácticamente encimando la u sobre la ge. Por favor, practica el sonido en la soledad de tu baño, no lo hagas a todo pulmón en la oficina, ni en la sala de tu casa con la ventana abierta, pues podrías provocarle un infarto a alguien. Además, no te esfuerces demasiado en imitar el sonido, pues los chilangos nos hemos vuelto tan paranoicos que ya hasta el canto de un canario lo confundimos con la alerta sísmica. Para complementar el disfraz, ponte una bonita pijama o sólo unos calzones, o como sea que duermes y es como saldrías a la calle en caso de que sonara la alerta sísmica en medio de la noche.

Ya resuelto el asunto del disfraz para la fiesta, una última cosa: ¿en qué se parecen una bruja y mi quincena? En que las dos se van volando.

¡Nos vemos el jueves!
26 Octubre 2017 04:04:00
Que se pudran los notarios
Un hombre estaba postrado en cama la cama del hospital, muy enfermo, en estado terminal. Los doctores decían que le quedaban sólo unos días de vida, quizás unas horas, por lo que pidió que lo dejaran ir a morirse a su casa.

Lo llevaron y lo instalaron en su recámara. Ahí estaba, recostado, aguardando la muerte, cuando de pronto comenzó a percibir el inconfundible aroma de los tamales recién hechos. Esa deliciosa mezcla del maíz, el chile, las especias y el vapor. Y para el señor, no había tamales más sabrosos que los que preparaba su mujer. Haciendo un esfuerzo sobrehumano, bajó las escaleras y fue casi arrastrándose hasta la cocina, guiado por ese olor que tantos buenos recuerdos le traía, pues siempre que su esposa había hecho tamales, era para celebrar algún acontecimiento importante.

Llegó hasta la mesa de madera donde se encontraban extendidos los suculentos tamales, la boca se le hizo agua y cuando iba a tomar uno, ¡tómala!, sintió un fuerte manotazo de su señora:

–¡Ni se te ocurra comértelos!

–Pero, ¿por qué?

–Porque son pal velorio.

A los que pronto tendremos que hacerles su respectivo velorio es a los infames notarios públicos. Por fin, después de años en los que la gente se ha quejado de lo caro que cobran esos desgraciados y de que se comportan como si fueran príncipes, la Comisión Federal de Competencia está proponiendo acabar con el monopolio de las notarías. La idea es que se abran los procesos para designar notarios públicos, de tal forma que haya muchos más, lo que haría que los precios que cobran bajaran, así como propiciar que las notarías se conviertan en parte del botín que reparten los gobernadores entre sus cuates y cómplices. Obviamente, los notarios ya pusieron el grito en el cielo y harán todo lo posible por bloquear la reforma. Ojalá sea aprobada la iniciativa y a los notarios públicos se les pudra el tamal.

EL CLÁSICO OHL

Acabo de ver en la televisión un anuncio para promocionar el OHL Classic, un torneo de golf que se juega en uno de esos hoteles de Cancún en los que sale más caro respirar que morirse. ¿Por qué diablos los organizadores de un evento deportivo internacional aceptarían llevar el nombre de una empresa famosa por corromper a funcionarios públicos y obtener con trampas contratos millonarios? No lo entiendo. Supongo que estaban muy desesperados por conseguir un buen patrocinador, pero aceptar a OHL es como bautizar a un hospital con el nombre de Camino al Cielo o El Descanso Eterno. ¿Por qué? Pues porque se supone que una competencia deportiva tiene que ser honesta, que no debe permitir trampas y que, además, el resultado no puede ser comprado. Pero dado que ese torneo de golf lo patrocina OHL, supongo que el ganador es quien más lana le dé a los jueces. El objetivo del torneo no es hacer un hoyo en uno, sino meterse un millón de pesos en el hoyo de uno. Y los jugadores en lugar de pegarle a una pelotita con un palo de golf, le pegan a las pelotas de las finanzas públicas al obtener con trampas contratos millonarios que le cuestan el doble a los contribuyentes (a ti y a mí, para que me entiendas). Me imagino, aunque no lo sé de cierto, que en el torneo OHL Classic los ganadores son los mismos que la empresa hizo ganones en el gobierno federal: Gerardo Ruiz Esparza, de la SCT; Emilio Lozoya, ex director de Pemex; y Enrique Ochoa, ex director de la CFE. No importa cuántos jugadores se inscriban al torneo, ni qué tan buenos sean, esos tres tienen asegurados los mejores premios.

¡Nos vemos el martes!
24 Octubre 2017 04:06:00
¡Pel Mazo!
Como el futbol: “era suya, la tenía... ¡y la dejó ir!”. Qué pelmazo resultó Alfredo Del Mazo. Tenía en sus manos la oportunidad de demostrar que realmente quiere hacer las cosas diferentes, pero lo único que hizo fue confirmar que es parte de la misma mafia priista de siempre. Sí, sí, ya sé que sueno a López Obrador, pero es que en serio resulta increíble la forma en que la riegan estos muchachos. En un catálogo de agachones, Del Mazo estaría en la portada.

Resulta que Eruviel Ávila aplicó la misma que aplican todos los gobernadores que están a punto de terminar su sexenio: regalar notarías a sus más cercanos, a los aliados, a los que fueron fieles o a los que les deben favores. Una notaría pública es como tener una máquina para imprimir billetes, no creo que en México haya un mejor negocio que el de ser notario público. Se supone que el Gobierno les da la licencia (fiat) porque son personas honorables, tanto que su palabra vale por encima de cualquier otra, por lo que pueden certificar testamentos, asambleas, herencias y hasta cambios de sexo. Y cobran carísimo. Nunca he entendido por qué cuando alguien compra una casa, tienen que pagarle al notario público como si él la hubiera construido. Por eso todo el mundo quiere una notaría y, por eso, los gobernadores como Eruviel reparten sólo unas cuantas al final de su Gobierno. Ya cuando se van, usualmente es su última gran transa.

Pues, bueno, resulta que las 11 notarías que regaló Eruviel, fueron impugnadas por alguien ante un juez, quien revisó el asunto y se dio cuenta que aquello era un cochino chanchullo (perdón por aquellos que odian las ches, pero en este caso era necesario). En consecuencia, el juez ordenó detener el proceso y le exigió al Gobierno del Estado de México aclarar por qué y bajo qué criterios se le otorgaron esas fiats a los nuevos notarios. Y ahí es donde Del Mazo se convierte en Pel Mazo. Sólo tenía que decirle al juez: “¿Sabes que, mano? Yo no fui, fue el que estaba antes, la verdad no tengo idea. Si tú dices que no estuvo bien hecho, pues vamos a hacerlo bien para que no haya problema”. Y en ese momento convocaba a un concurso abierto a toooda la sociedad para designar a los 11 notarios públicos y, de paso, le daba cachetada con guante blanco a Eruviel, acaba con una de las mayores transas del sistema político mexicano y hasta se veía guapo comportándose como estadista y no como palero de quien lo puso. Pero, pos no, no fue así. En lugar de eso, lo que hizo el Gobierno de Del Mazo fue impugnar la decisión y presentar una queja contra el juez. O lo que es lo mismo: patalear para que las notarías públicas sigan siendo el gran negocio para quienes bendijo Eruviel.

Como quien dice, con el cambio de Gobierno no hubo realmente ningún cambio en el Estado de México.

Kate y el sexo

Según Kate del Castillo, ella no usa su vida privada para ganar fama pública. Lo raro de esto es que la propia actriz reveló en un programa de televisión de Estados Unidos que se dio a Sean Penn, cuando iban a ver a “El Chapo” Guzmán. Aclaró que nunca se enamoró del actor gringo, sino que fue puro sexo, mero negocio, así lo llamó. Las declaraciones de Kate del Castillo nos obligan a plantearnos tres asuntos: 1) Si fue negocio, ¿quién le pagó a quién?, ¿ella a él o él a ella?; 2) ¿“El Chapo” se dio cuenta que no sólo lo estaban mandando a la friendzone sino que, además, lo estaban usando como pretexto para meterse a la cama?; y, 3) Qué mal gusto tienen Kate y Sean.

¡Nos vemos el jueves!
19 Octubre 2017 04:07:00
BMW: auto de impunidad
Le dice el juez al acusado: –Por considerarlo culpable de haber robado el dinero de las alcancías del diezmo en la iglesia, lo condeno a pagar una multa de 5 mil pesos. –Oiga, su señoría, ¿y puedo pagar en monedas de a peso?

El cinismo de algunas personas es tan grande como la corrupción en México. Y la suma de cinismo más corrupción da como resultado: impunidad. Un triste ejemplo de esta impunidad es el amparo que le fue otorgado al asesino del BMW. Sí, así tenemos que llamar a Carlos Salomón: el asesino del BMW. Este sujeto se hizo famoso porque el 31 de marzo iba manejando borracho, a toda velocidad, su BMW cuando perdió el control y se estrelló contra un poste. El madrazo fue de tal magnitud que cuatro personas que iban con él en el auto murieron. Y murieron de la peor manera: nunca se me va a olvidar la imagen de la cabeza de una mujer tirada sobre el pavimento y el cuerpo de otra, también decapitada, tendido sobre la banqueta. Curiosamente el único que se salvó de aquel fatídico accidente fue quien iba conduciendo, el tal Carlos Salomón. Todas las pruebas en su contra son contundentes: aquello no fue un accidente, sino un asesinato, debido a que el sujeto iba manejando completamente borracho. Vamos, no fue que se le ponchara una llanta o que se le atravesara un camión de Jarritos. No. El tipo iba a casi a 200 kilómetros por hora y en la curva que está donde comienza el bosque de Chapultepec, ahí perdió el control y se fue a estrellar contra un poste, algunos árboles y, sobre todo, contra la base de concreto de alguna antigua señalización.

Pues, bien, resulta que anoche un juez federal decidió concederle a este asesino un amparo, agárrate y atácate, para que pueda seguir el juicio en libertad y no tenga que pasar un solo día en la cárcel. ¡Ni uno! Originalmente, las autoridades de la Procuraduría de CDMX habían pedido que el animal se quedara encerrado, primero, porque ya había mentido muchas veces, lo que hacía evidente que, a la menor oportunidad, se va a pelar del país; pero, sobre todo, porque los peritajes indican que no fue un mero accidente, dada la briaguez que se cargaba en ese momento el muchacho. Seguramente soy el menos indicado para criticar a alguien que toma, pero no tengo el menor problema en llamar asesino a quien, sabiendo que tomó alcohol, se atreve a manejar y provoca un accidente en el que mueren personas que hoy deberían seguir vivas.

¿Qué clase de bestia tiene que ser el juez que se atreve a concederle un amparo a un tipo de esa calaña? Sólo veo dos opciones: o es un juez muy burro, que de leyes no sabe nada y que tiene el criterio más pequeño que el pene de Donald Trump; o es un juez rata, muuuy rata, que a cambio de un millonario pago aceptó hipotecar su buen nombre, su integridad y su credibilidad como impartidor de justicia. Una de las dos razones debe haber sido la que permitió amparar a Carlos Salomón y concederle el auto de formal impunidad.

¡AY, STEREN!

El otro día escuché un anuncio de las tiendas Steren y creí que me había transportado a 1947. En el comercial, dos mujeres critican a otra porque compró una báscula Steren y desde entonces logró bajar de peso, lo que la hizo más guapa, más eficiente, más popular y hasta le consiguió un mejor empleo. ¿En serio, Steren? ¿A estas alturas sigues creyendo que una mujer necesita ser delgada y guapa para triunfar? ¿Las mujeres con sobrepeso no tienen derecho a la felicidad ni a un buen empleo? Si alguien conoce a Nathan Shteremberg, director general de Steren, pregúntenle si realmente son tan brutos o si se les fundió un fusible.

¡Nos vemos el martes!
17 Octubre 2017 04:05:00
El senador de los cielos
Le dice un señor a su compadre:

–N’mbre, compadre, ayer tuve pleitazo con mi mujer. Pero al final hice que se pusiera de rodillas.

–Bien, compadre, bien. ¿Cómo fue?

–Pues se arrodilló, se asomó bajo la cama y me gritó: “¡Sal de ahí maldito cobarde!”.

El que también se metió debajo de la mesa fue el senador priista Emilio Gamboa luego de que fue exhibido usando un helicóptero oficial para irse... ¡a jugar golf! Yo no entiendo cómo el PRI pretende que la gente vuelva a votar por ese partido, si los priistas se siguen comportando como si fueran los dueños de México. Los priistas están convencidos de que no hay mayor placer en la vida que gastarse el dinero de otras personas, pero en este caso las “otras personas” somos todos los demás mexicanos.

De la manera más cínica, el priista Emilio Gamboa abordó un helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana, que lo trasladó junto con otras dos personas y sus respectivos palos de golf al Estado de México. ¿Acaso el líder de los senadores del PRI no tiene suficientes camionetas, choferes y guaruras que lo lleven? Además de que ya le pagamos todos los lujos que no se merece, ¿le tenemos que pagar que se vaya en helicóptero a jugar golf? ¿En serio?

Lo peor del asunto fue su excusa: “Es que me mandó llamar el Presidente”. Según Gamboa, viajó así porque tenía que reunirse con Enrique Peña Nieto para ver lo de la renuncia del procurador. Y, bueno, ya entrados en gastos, después de “trabajar” se fueron a jugar golf, pero nomás tantito. Es decir, ni siquiera tuvo Gamboa la decencia de asumir su irresponsabilidad y mal gusto, sino que le echó la culpa al copete mayor.

Lo peor es que no es la primera vez que Emilio Gamboa se ve envuelto en un escándalo de tipo aéreo. Hay que recordar que el año pasado fue balconeado cuando aterrizaba en ¡un arrecife protegido! para irse a pasear en yate, por el Caribe.

Si tanto le gustan andar en el aire, yo creo que es tiempo de que al senador de los cielos lo mandemos a volar.

Cuida tu trabajo

En estos tiempos de crisis económica, es importante cuidar nuestro empleo. Y una buena manera de lograrlo es hablando con propiedad, para tener una mejor comunicación tanto con nuestros compañeros como nuestros jefes. Aquí van unos ejemplo:

DIGA: “La sobrecarga de trabajo me ha tornado irritable”. EN LUGAR DE: “Estoy hasta la madre de chamba”.

DIGA: “Lo que mencionas, ¿tiene fundamentos reales?”. EN LUGAR DE: “¿Te cae de madre, güey?”.

DIGA: “Lo siento, pero yo no fui comisionado a realizar ese proyecto”. EN LUGAR DE: “Ese no es mi pedo”.

DIGA: “Me parece que el procedimiento no podrá ser implementado”. EN LUGAR DE: “Así no sale ni a madrazos”.

DIGA: “Ajustaré mi agenda para intentar programar esta nueva tarea”. EN LUGAR DE: “A ver cómo chingados le hago”.

DIGA: “Esa persona no está familiarizada con el tema que estamos viendo”. EN LUGAR DE: “Ese pendejo no sabe ni madre”.

DIGA: “Estoy ocupado ¿Podrías buscar a otra persona que te ayude?”. EN LUGAR DE: “¡Ya! Búscate otro pendejo, ¿no?”.

DIGA: “Comunícale la imposibilidad de atenderle como se merece”. EN LUGAR DE: “Mándalo a chingar a su madre”.

DIGA: “Es una mujer apasionada, decidida y con gran empeño”. EN LUGAR DE: “Es bien cabrona”.

DIGA: “Debemos optimizar resultados si pretendemos alcanzar el éxito”. EN LUGAR DE: “Si nos apendejamos, nos lleva la chingada”.

DIGA: “Compórtate menos presuntuoso, exagerado y agresivo”. EN LUGAR DE: “Bájale de huevos”.

¡Nos vemos el jueves!
12 Octubre 2017 04:07:00
Y son rebeldes…
Llega un tipo a la taquería y pide:

–Me da tres de maciza, sin cebolla ni cilantro y con salsa de la que no pica.

–Claro que sí, joven. ¿Se los sirvo en plato normal o de princesa de Disney?

Las cosas como son: las palabras rebelde y PAN no van juntas. O se es rebelde o se es panista, pero las dos cosas al mismo tiempo no se puede. Es como querer ser perrogato o intentar dormir despierto. Esto, obviamente, lo digo por los cuatro payasos, perdón, por los cuatro senadores que se hacen llamar “Los Rebeldes del PAN”. Son cuatro de los personajes más sucios que ha tenido el PAN en su historia.

El primero es Javier Lozano, el poblano que fue priista y que cuando vio llegar al PAN al poder, dio el brinco y se pintó de azul y blanco. Fue secretario de Comunicaciones y Transportes, benefició todo lo que pudo a Televisa y a TV Azteca y como quería ser gobernador de Puebla, se convirtió en la mascota de Rafael Moreno Valle. Sin duda es un rebelde, porque todos los días se rebela contra la decencia, la honestidad y el buen gusto.

El segundo rebelde es Salvador Vega Casillas. Este hombre a lo único que se ha rebelado es a su conciencia, pues fue el responsable de combatir –ajá– la corrupción –jaja– en el gobierno de Felipe Calderón.

El tercer rebelde es Roberto Gil Zuarth, mejor conocido como “la muñeca veja”, que es como el hermano mayor del portero Memo Ochoa, nomás que sin los rizos, ni la agilidad, ni la inteligencia, ni los reflejos, ni nada. En realidad es el hermano mayor adoptado. Cuando fue funcionario en el gobierno de Felipe Calderón, le decían “el hombre de Temoaya”, porque su función era ser el tapete del entonces presidente. Roberto Gil tiene de rebelde lo que yo tengo de cirujano plástico.

Y el cuarto y último pero no por eso menos importante es el rebelde... ¡Míster Bean! Digo, el senador Ernesto Cordero. Por si no lo recuerdas, Cordero fue secretario de Hacienda y de Desarrollo Social en el sexenio calderonista; luego quiso ser candidato a la Presidencia y, al final, se conformó con una humilde senaduría que sólo le produce unos cuantos millones de pesos al año. ¿A qué se pudo haber rebelado Cordero? No tengo la menor idea. Alguien que, de entrada, se apellida Cordero, no me suena a que sea muy aventado.

De hecho, el ilustre senador es más aburrido que ver crecer el pasto. Dicen que sus discursos son el mejor remedio contra el insomnio, aunque no tengo certeza, pues siempre me quedo dormido cuando empieza a hablar. Para darse una idea de lo aburrido que es este hombre, si tuviera que escoger entre platicar con él una hora o pegarme un tiro en la frente, escogería una Glock 9 milímetros.

Visto lo anterior, la única manera de explicar que estos senadores se hagan llamar rebeldes, es porque van a formar un grupo de música pop, se van a vestir cono minifaldas de colegialas, saco y corbata, y van a salir a cantar: “Y soooy rebelde... y me peleo por el PAN... ¡y soy Rebelde”.

Armaggedon a la mexicana

Ayer leía en un periódico que es una basura –obviamente no fue en este periódico– una noticia que al principio me espantó y luego me hizo decir: “pinches alarmistas”.

La cabeza de la nota decía que hoy pasará muy cerca de la Tierra un meteorito. De inmediato en mi cabeza comenzó a sonar la canción de Aerosmith –don guana clous mai aaays... ay don guana foool aslip... cos ay misyu beibi– y me imaginé a mí mismo apuntándome en la NASA para participar en una misión suicida que desviara el meteorito y, aunque yo muriera, se salvaran todas las personas que quiero –tú sabes quién eres, ojos infernales– y, claro, evitar una catástrofe mundial. Sí, por supuesto, mi vida por la de la humanidad. Entonces empecé a leer la nota: “El asteroide 2012TC4, que tiene el tamaño de una casa, pasará cerca de la Tierra, a sólo 42 mil kilómetros de distancia”. Repite conmigo: “pinches alarmistas”.

¡Nos vemos el martes!
10 Octubre 2017 04:06:00
Peña y el peluquero
Aunque no lo creas, a Enrique Peña Nieto sí le preocupa México. Los daños por el sismo, los afectados por las megalluvias, el robo de combustible, el aumento de la inseguridad, los miles de secuestros, el poder del narco, la incapacidad de su Gabinete... ¡pfff! Desesperado por no poder resolver todos los problemas del país, Peña decidió consultar a su principal asesor: el peluquero de Los Pinos. El señor ya es un anciano y le ha cortado el pelo a los últimos 10 presidentes.

–¿Y ahora cómo va a querer que lo pele, don Quique?

–Ay, don Javier, estoy tan ocupado tratando de entender y atender los problemas, que no he podido ni pensar en mi corte de cabello. Obviamente, cuídeme el copete, porque ya es lo único que me falta perder. ¿Usted cómo me sugiere pelarme?

–Como Porfirio Díaz.

–¿De raya de lado?

–No, en un barco directo a Europa... ¡y no vuelva nunca!

¡HAY TIRO!

Como una muestra de la civilidad y el diálogo que se practican en la política mexicana, el pasado domingo se agarraron a madrazos un senador priista y un funcionario del Gobierno de Quintana Roo. Fueron el exgobernador de esa entidad Félix González Canto y el actual secretario de Desarrollo Social local, Julián Ricalde. Ambos coincidieron en una ceremonia por el 43 aniversario de la fundación del estado y cuando terminó, el priista fue a reclamarle al de oposición por unos comentarios que había hecho en su contra en Facebook. Con toda propiedad, como corresponde a un senador de la República, González Canto le dijo: “A mí me respetas, pendejo”. Y, ¡chin!, que le suelta un bofetón. Y como Ricalde no está manco y es bastante entroncito, le respondió con un par de golpes. El priista tomó una silla de plástico y se lanzó contra su oponente, pero este lo recibió con el puño en el rostro y, como solía decir el papa Juan Pablo II, le rompió el hocico. Al enterarse de lo sucedido, el presidente del Congreso quintanarroense pidió que ambos políticos se disculpen por su mal comportamiento. Yo digo que mejor haya revancha, que la transmitan por televisión, por Sky y por Facebook y que las ganancias se donen a los damnificados de la política nacional. ¡Hay tiro!, ¡hay tiro!

FISCALES A MODO

Una de las cosas que más se ha criticado siempre al Gobierno es que la justicia está al servicio de la política. Y en estos días, la Administración de Enrique Peña Nieto enfrenta una nueva crisis: el nombramiento del fiscal general, que será el nuevo nombre del procurador. Obviamente Peña quiere nombrar a su cuate Raúl Cervantes, actual titular de la PGR. Y la oposición dice que ni madres, porque quien esté en ese cargo durará 10 años. Eso significa que quien sea nombrado tendrá que investigar o hacerse güey con los delitos que se le descubran a Peña y a su equipo una vez que dejen el cargo. En eso radica todo el pleito. ¿Y quién crees que ya encontró una solución? Pues claro: “El Peje”. El viejito tabasqueño salió a decir que hay que aplazar el nombramiento del fiscal ¡hasta el próximo Gobierno! ¿Por qué? Pues porque dice que él va a ganar las elecciones y, nada tonto, quiere poner como fiscal a uno de los suyos, a uno que obedezca sus órdenes y que, por otros 10 años, ponga la justicia al servicio de la política. Por eso dicen que ese López Obrador es más mañoso que un defensa del América. ¡Nos vemos el jueves!
05 Octubre 2017 04:07:00
Pobre político rico
Después de una larga noche de fiesta en jueves, dos mujeres se encuentran al día siguiente en la oficina, en Polanco. Dice una:

–Oye, ¡qué buena fiesta agarramos anoche! Y los güeyes que nos ligamos después, ¡ufff!, buenísimos en la cama.

–¡Ay, no! –responde la segunda–. A mí me tocó el más feo y el más malo para echar pasión.

–Goei, ¿que no te acuerdas? Anoche estabas tan borracha que a ti te fuimos a dejar a tu casa.

Esa es tu realidad, reina. Y la nuestra como mexicanos es tener políticos no sólo transas, sino también mezquinos. Ahí está el caso de los famosos “Chuchos”, la corriente que ha dominado al PRD durante muchos años. Pusieron el grito en el cielo porque la presidenta del partido, Alejandra Barrales, cometió el pecado de reducir la burocracia partidista, para ahorrar 25 millones de pesos y donarlos a los damnificados de los sismos.

Para la corriente Nueva Izquierda que encabezan Jesús Ortega y Jesús Zambrano, aquello es peor que una mentada. ¿Por qué? Pues porque sus compinches –en realidad más pinches que com– son los que ocupan todos los puestos en las distintas áreas del partido. La gente de Barrales, en realidad, es un equipo pequeñito, en tanto que “Los Chuchos” son los que tienen acaparada la estructura perredista. Y no habrá sismo, terremoto, meteorito, tsunami o erupción que los haga soltar el hueso. Antes muertos que dejar ir un peso para los damnificados.

San AMLO

Se murió Pepito y a llegar al Cielo –sí, por alguna extraña razón el pinche escuincle maloso llegó al Cielo– lo llevaron con San Pedro. El guardián de las puertas celestiales estaba en una bonita oficina blanca con grandes ventanas blancas, muebles de cedro blanco y mullidos cojines color naranja (¿a poco pensabas que iban a ser blancos?; ni que fuera hospital). Lo que más llamó la atención de Pepito fue la enorme cantidad de relojes que había colgados en la pared.

–¿Y esos relojes, San Pit?

–Esos son los relojes de la inteligencia, Pepito. Cada persona en la Tierra tiene su reloj aquí en el cielo. Y por cada pendejada que dicen, las manecillas se mueven un minuto.

–¿Ese reloj de quién es?

–Ese es el de Einstein, Pepito. Se ha movido, si acaso, unos 10 minutos en toda la eternidad.

–¿Y ese otro?

–Es el de Dan T. Junto con el de Octavio Paz son de los que menos se han movido, apenas como 5 minutos.

–¿Y ese que va muy aprisa, como cronómetro?

–Ese es el de Enrique Peña Nieto.

–No, pos sí, te la creo. Oye, San Pedrito, ¿y el de López Obrador?

–¡Ah! Ese lo tenemos como ventilador en la recepción.

No es que le lleve la cuenta, pero no para de decir burradas Andrés Manuel. Ya está como Trump: cada vez que agarra el celular para meterse a Twitter, sus colaboradores se ponen a temblar porque saben que va a salir con una tontería. La más reciente que se aventó fue decir que, cuando él sea Presidente, no sólo va a acabar con la violencia y la inseguridad en México, sino que además va a convencer a los gringos para que consuman... ¡menos drogas!

Cuando López Obrador dice ese tipo de tonterías, me pregunto si es realmente tan bruto o sólo es un mal mentiroso.

¡Nos vemos el martes!
03 Octubre 2017 04:06:00
Lo que pasa en Las Vegas…
Si tuviera tantita vergüenza o, al menos, tantita madre, Donald Trump tendría que renunciar hoy mismo como presidente de Estados Unidos. Motivos sobran, pero el más evidente, el que le dio como pastelazo en la cara, es el de la masacre en Las Vegas.

Trump armó su campaña electoral y lleva ya 8 meses de Gobierno montado en una mentira: que los extranjeros son el mayor peligro para los estadunidenses. Según Trump, todos los que no son gringos güeritos y desabridos como él ponen en riesgo la historia, los valores, la riqueza y, por supuesto, la seguridad de auténticos americanos.

Para el agente naranja todo lo que viene de afuera es malo: los indocumentados son violadores que introducen armas y drogas a Estados Unidos; los que nacieron en cualquier país con religión islámica son terroristas hasta que no demuestren lo contrario. Vaya, hasta las mercancías extranjeras no sólo se llevan los dólares a sus respectivos países, sino que, de acuerdo con Trump, están dejando sin trabajo a miles de norteamericanos. Por eso digo que para Trump todo lo que venga del extranjero es malo. A menos, claro, que sea la nueva esposa que pidió por catálogo a Rusia.

Dicho lo anterior, ¿con qué cara color naranja puede Trump seguir con el mismo rollo luego de la masacre de Las Vegas? Digo, no por echárselos en la cara, pero hay varios datos que lo hacen quedar muy mal. De entrada, el asesino no es mexicano, ni sudamericano, ni negro, ni árabe, ni chino, ni francés, ni de Ecatepec. Es un güey gringou, muy gringou, güero de ojo claro que trabajó toda su vida como contador, llevaba una vida si no ejemplar, al menos sí muy normalita, y de hecho vivía en un pueblo cercano a Las Vegas, conocido por ser un lugar para personas jubiladas. Este sujeto de nombre Stephen Paddock, era tan ordinario como un arroz con chícharos. Su hermano, al ser entrevistado, se dijo en shock por lo que había pasado, pues nunca el tal Stephen se había mostrado violento, ni se sabía que tuviera armas, vivía una vida tranquila y le gustaba comer burritos. Otro dato: era un jubilado, no un paisano que trabaja 12 horas diarias en la pisca del jitomate o de la naranja en California. Le gustaba jugar póker en línea, pero nunca había tenido problemas con nadie. Es decir, era una persona tan común y corriente como las que votaron por Donald Trump y lo llevaron a la Casa Blanca. ¿Con qué cara puede ahora Trump culpar a los extranjeros de las desgracias de su país cuando fue un gringo típico el sacó su rifle automático, disparó contra una multitud que escuchaba música, mató a 59 e hirió a más de 500 personas? Un detalle más para que el presidente se retuerza: el multiasesino no sólo no era negro, sino que tampoco era pobre. Resulta que el infeliz tenía una muy considerable riqueza, gracias a sus inversiones en bienes raíces. Es más, hasta como Trump, le gustaba jugar el deporte de los palos y las pelotitas, y por eso su casa estaba en un campo de golf.

Para entender qué diablos pasó en Las Vegas hay dos opciones: la primera es que Paddock se volvió loco de un día para otro y, en su delirio, compró 70 armas, rentó un cuarto en el piso 32 del hotel, metió las armas a escondidas, esperó a que fuera muy noche y comenzó a disparar contra la gente que asistía a un concierto al aire libre. La segunda opción es que Paddock fue severamente influenciado por el discurso de odio de Donald Trump, y mató a esas 58 personas simple y sencillamente porque se sintió con derecho para hacerlo. ¿Qué será, qué será?

¡Nos vemos el jueves!
28 Septiembre 2017 04:07:00
Tiempo de gandallas
El otro día, uno de mis maestros en periodismo, el incansable Carlos Tomasini, preguntaba: ¿ya podemos hablar de que no todo fue heroísmo y bondad durante el sismo? Y vaya que tiene razón: sin demeritar ni tantito la entrega de quienes han apoyado, también es necesario señalar a quienes se aprovecharon de la emergencia para joder al prójimo. Y el prójimo, por supuesto, somos tú y yo.

¿A quiénes me refiero? A las hordas de rateros que salieron a las calles a asaltar en medio del tráfico, a robar en casas abandonadas, a desvalijar autos en la calle. No hay colonia en la que no te encuentres en estos días, un coche montado en tabiques. Y eso si le fue bien, porque algunos los dejan botados sobre el pavimento. Una persona que conozco se fue como brigadista a ayudar en el derrumbe de la calle Álvaro Obregón 286. Se pasó ahí más de 24 horas, chingándole como los grandes. ¿Y cómo le pagamos? Al llegar a su casa se encontró con que la habían vaciado y su coche, un Audi A4, se lo habían llevado. Y como esa historia hay miles.

Está el caso del local de carnitas que comenzó a vender sus tacos al doble, pues se encuentra cerca de una de las zonas afectadas, por la zona de Coapa. Mientras otros restaurantes regalaban la comida a los brigadistas, estos infelices querían hacer su gasto vendiéndolos más caros.

¿Y qué me dices del agua? En la zona de Iztapalapa y de Iztacalco hay miles de casas sin agua debido a que el terremoto dañó las tuberías de abastecimiento. Quienes han querido comprar una pipa se han encontrado con un crimen: los 10 mil litros de la pipa, que normalmente se vende en 800 pesos, se las quieren vender hasta en ¡3 mil pesos! Como si eso incluyera que el chofer de la pipa te bañe en la tina, te dé un masaje sin final feliz y te haga pediquiur con instrumental noruego.

Otro caso increíble por lo gandalla es el de los centros de acopio falsos, en los que mucha gente fue a dejar su donativo sin saber que nada de eso llegaría a los damnificados, sino que sería usado para beneficiar a quienes montaron el centro. El otro día estuve con el directivo de una universidad, y me contó que su centro de acopio había funcionado bastante bien, hasta que llegó el otro día un grupo de chavos trepados en una camioneta de tres y media toneladas. Se presentaron muy amablemente y dijeron que iban para recoger la ayuda y llevarla a las zonas afectadas. Los del centro de acopio les pidieron que se identificaran, dijeron que iban de parte de la sociedad civil y comenzaron a cambiar el tono, pasando de la buena onda a la franca amenaza. Como los de la universidad no pudieron comprobar quiénes eran esos chavos, terminaron echándolos, pues nada aseguraba que realmente iban a cumplir con la entrega de la ayuda para los más necesitados.

Y ayer fue el colmo: la UNAM reveló que su centro de acopio había sido tomado por dizque estudiantes, aunque en realidad nadie los conoce como tales. Llegaron como supuestos voluntarios, pero al cabo de un rato organizaron una asamblea por medio de la cual se apropiaron del control del centro de acopio. Hicieron a un lado a las autoridades universitarias y a los verdaderos voluntarios; y se agandallaron todo lo que ahí había. La propia UNAM tuvo que reconocer públicamente que le habían robado el centro de acopio y que, por lo mismo, no podían saber ni garantizar cuál sería el destino de todos los donativos que se habían hecho. Hay quienes dicen que fueron los mismos que tienen tomado desde hace años el auditorio Justo Sierra, aunque, en lo personal, creo que en realidad sólo son infelices. Antes de irme, la pregunta del día: ¿Cuánto tiempo lleva Enrique Peña Nieto regándola? Un año. No, menos: 5 años.

¡Nos vemos el martes!
26 Septiembre 2017 04:06:00
El ingrato Graco
¿Cómo sabes cuando un político está mintiendo? Fácil: porque sus labios se mueven.

Estoy seguro de que ese chiste fue creado en honor de Graco Ramírez, el gobernador de Morelos. Este señor tiene el súper poder de convertir cada declaración en una gran mentira. Le basta con tomar un sujeto y un predicado, unirlos y, ¡tarán!, obtiene una mentira. Algo tan sencillo como decir: “El perro come carne”, en su boca se transforma en algo así como “El perro está muy agradecido con mi Gobierno porque come carne importada que el DIF pagó son un sobreprecio del 75%; y créanme que no nos la donaron”. El estado de Morelos ha tenido gobernadores malos, pero Graco es la joya de la corona. Si hubiera un catálogo de deshonestos, el perredista sin duda estaría en la portada. Hoy Graco Ramírez es más popular que Maluma no porque cante muy bien, sino porque todo México ya se enteró de que anda acaparando la ayuda que debería ser para los damnificados del sismo en Morelos. En especial en la zona de Jojutla. Resulta que mucha de la ayuda que ha sido recolectada, clasificada y empaquetada por los abnegados voluntarios, el Gobierno de Morelos se la está agandallando. Y no, por supuesto a Graco Ramírez no le hace falta una lata de atún para alimentar a su familia. ¡Para nada! Lo que sucede, en realidad, es que quiere hacer caravana con donativo ajeno. Es decir, quiere que los damnificados piensen que fue él quien los apoyó y no los miles de mexicanos que se han sumado a las labores de auxilio a quienes perdieron todo. Es por eso que está bloqueando la ayuda, pues resulta que cada tráiler que llega, cada caja con alimento o ropa, es de inmediato metido en bolsas que dicen con grandes letras: “DIF Morelos”. Es decir, lo que a Graco le importa es pararse el cuello, no apoyar a los afectados.

El detalle está en que la gente ya se dio cuenta de las transas que está haciendo el perredista, por lo que más de uno ha denunciado públicamente los abusos del gobernador de Morelos. Sobran testimonios, sobre todo en Twitter y Facebook, de cómo el Gobierno morelense retiene lo que debería llegar a quienes tienen necesidades urgentes.

¿Será tan difícil de entender para los políticos que ayudan más cuando no estorban? Me da miedo conocer la respuesta.

RATERAS Y RATEROS

¿Qué castigo merecen quienes aprovecharon la tragedia para robar y asaltar? En la Ciudad de México hay cientos de coches desvalijados, muchas más personas de lo habitual fueron asaltadas en las calles y en sus autos; y se sabe que algunas casas y edificios evacuados ya fueron saqueados por estos infelices. Pensar en la cárcel para estos tipos me parece darles un premio. ¿De qué les va a servir estar cinco, 10, 15 años presos, mantenidos por todos nosotros? ¿Se van a rehabilitar? ¡Por favor! Alguien que un momento como este se chinga a quien ya lo perdió todo jamás se podrá componer. En lugar de tenerlos descansando en la prisión, que los pongan a trabajar limpiando escombros. Que se pongan a cargar piedras, cubetas llenas de desechos, varillas, vidrios, que les salgan mil callos en sus delicadas manitas, que les sangren los ojos del polvo, que se sofoquen con el olor a muerto y que, si tienen suerte, que les caiga una losa encima y de ellos no quede ni el recuerdo. O que los encierren con Javier Duarte. Que ellos escojan.

¡Nos vemos el jueves!
21 Septiembre 2017 04:07:00
Reír llorando
Cómo diablos se escribe una columna de comedia en medio del drama que vive la Ciudad de México, mi ciudad, tras el terremoto. Si alguien sabe, le pido que venga a aporrear este teclado porque, sinceramente, yo no tengo idea de cómo hacerlo. Y es que llevo dos noches durmiendo como bebé: sí, me despierto cada dos horas llorando y cagado (de miedo, por supuesto). Creo que una de las mayores lecciones que nos dejó el sismo fue que no podemos seguir creyendo que a nosotros nunca nos va a tocar.

El sacudidón del martes logró lo que no habían podido hacer años y años de campañas de protección civil: que la gente entienda que al escuchar la alerta sísmica, lo que debe hacer es salir y buscar un lugar seguro. Ah, porque nuestra especialidad como mexicanos es, o era, escuchar la alarma y quedarnos parados como tratando de medir al tanteo qué tan fuerte viene el sismo, para decidir si vale la pena ponerse a salvo o no.

Eso que hacemos –síí, yo también lo hago– es tan inteligente como escuchar la alarma contra incendios, ver el humo debajo de la puerta, escuchar el crepitar de las llamas y quedarse sentado esperando a ver si de verdad el fuego nos quema. Esa, sin duda, es la gran lección. Pero lo que más vamos a recordar de este 19 de septiembre es la manera en la que los mexicanos, ¡por fin!, actuamos como si fuéramos todos del mismo equipo: México. Tendrías que carecer de corazón –o ser el Tuca Ferreti– para no emocionarte viendo que la palabra “solidaridad” tomaba cuerpo y forma con esa señora que salió a la calle, puso una mesa en la banqueta, sacó todas las jarras que tenía, las llenó de agua y regaló cientos de vasos a todos los que caminaban por Calzada de Tlalpan debido a la falta de Metro. Era lo único que podía hacer ¡y lo hizo! Y como ella, miles y miles de personas organizaron centros de acopio con sus vecinos y compañeros de trabajo; otras fueron directamente a los derrumbes a quitar piedras con las manos, a tratarle de arrancarle a las ruinas las vidas que se querían llevar.

Igual de emocionante fue ver a toda esa gente que acudió a Ciudad Universitaria para apuntarse como brigadista y se puso a las órdenes de un desconocido, dispuesta siempre a hacer lo que le indicaran, a ayudar en donde se necesitara.

¿A ti qué milagro te tocó presenciar? Uno de los más fuertes que vi, fue el de la gente abriendo al resto de los mexicanos su mayor tesoro: su internet. Porque las nalgas, por ejemplo, las damos con mayor facilidad que el password del wifi. Y, sin embargo, mucha gente se vio generosa y abrió sus redes para que la usara cualquiera que tuviera necesidad de hacerlo.

Vaya, hasta Carlos Slim puso su granito de oro, que no de arena, haciendo lo que nadie nunca se imaginó que haría: ¡se puso espléndido con los mexicanos! Por unos días, el ingeniero que es dueño de casi todo México –sí, tú y yo somos de su propiedad– se puso a regalar acceso a internet. Por primera vez en la historia no tuvimos que pagarle algo, sino que fue él quien nos lo disparó. Ese es el verdadero signo de que estamos ante el fin del mundo, no los temblores, ni los huracanes, ni las canciones de Maluma.

Dicen los sicólogos –no creas que me han llevado al loquero– que cuando hay un dolor o una pérdida, debemos repetir: esto también pasará, esto también pasará. Yo sólo espero que se nos pase el dolor y el susto, pero no las ganas de seguir siendo un país unido y solidario.

¡Nos vemos el martes!
19 Septiembre 2017 04:07:00
De sismos y costumbres
Y sabemos que México es un país único. O tal vez deberíamos decir que somos un país raro. Sobre todo cuando tiembla, porque cuando hay un sismo los mexicanos somos los únicos que:

1. Escuchamos la alerta sísmica... y no desalojamos. Puede ser que estemos en la oficina o jugando dominó en una cantina o tal vez escuchando una banda de jazz con tu amorcito, pero si de pronto empieza a sonar la alerta sísmica, lo primero que hacemos es decir: “Esa es la alerta sísmica, ¿no?”. La escuchamos unos cuantos segundos más hasta que ya convencidos, decimos: “Sí, sí es”. Y lo primero que hacemos es espantarnos, no desalojar el lugar.

2. Podemos determinar la magnitud del sismo al tanteo. Una de las razones por las que la gente no evacúa en cuanto suena la alerta sísmica es porque se esperan a ver “qué tan fuerte está”. Como si trajéramos osciladores electromagnéticos en las nalgas, nos quedamos parados entre la sala y el comedor, como tratando de determinar si es de magnitud 4 y no vale la pena bajarse corriendo los seis pisos; o si es un terremoto de magnitud 8 que, de todas formas, se va a llevar al carajo el edificio, el departamento y, por supuesto, las escaleras.

3. Creemos que gritar salva vidas. En cualquier edificio de departamentos o de oficinas nunca faltan los y las que bajan gritando. Como si el ir aullando como en película de terror los protegiera de que les caiga encima una pared, van bajando las escaleras dando un paso y echando un grito, dando otro paso y echando otro grito. Y mientras todos los pobres de alrededor, además del susto del sismo, tienen que aguantarse el terror de los gritos.

4. Cuando ya desalojamos, nos quedamos en la banqueta. Huimos de la posibilidad de que el edificio no aguante el sismo y se derrumbe, pero al salir de él nos quedamos a pegaditos a la pared... esa misma que creemos que se puede caer. ¿Qué parte de ponerse en un lugar seguro es la que no entendemos? Todas. Porque pocos son los que buscan un espacio en el que estén más o menos a salvo de cables, árboles y edificaciones. Se quedan junto a los edificios, como si estos se fueran a caer pa’l otro lado.

5. Nunca falta quien culpa al Gobierno. No sé por qué, pero para muchos mexicanos hasta los temblores son culpa del pinche Gobierno. Con alguien hay que desquitarse.

6. Aprovechamos el sismo para irnos sin pagar. Me pasó en el temblor del otro día: con el pretexto del desalojo, varias mesas se escabulleron entre el gentío y dejaron a los meseros colgados con las cuentas. Aunque, bueno, en complemento de esto, sólo en México:

7. Los meseros siguen sirviendo tragos en las calles. Esa misma noche, en lo que se pasaba el susto, volvía la luz y se comunicaba la gente a sus casas, la banqueta se convirtió en extensión del bar y, pues, para todo mal, ¡mezcal! Y para todo sismo, ¡lo mismo!

8. En lugar de ponernos a salvo, ¡grabamos videos! Al diablo los simulacros y los cursos de protección civil, a la hora del sismo lo primero que hacemos muchos mexicanos es sacar el celular y comenzar a grabar cómo se mueven las lámparas, cómo se bambolea el Ángel de la Independencia y todo aquello que nos pueda convertir en los nuevos héroes virales de internet.

9. Revisamos redes sociales, no las del gas. México debe ser el único lugar donde la prioridad después de un terremoto es subir un post a Facebook para decir que nos espantamos. O escribir en Twitter #TenemosSismo además de empezar a retuitear memes. Pero nadie se preocupa por revisar si las paredes de su casa están cuarteadas, si no hay fugas de gas o si se rompió alguna ventana. Antes muerto que sin likes.

10. Y, claro, los mexicanos somos los únicos que creemos en las propiedades mágicas del pan para quitar el susto. ¿Y tú qué haces cuando tiembla?

¡Nos vemos el jueves!
14 Septiembre 2017 04:04:00
¡Ay, phone!
¿Alguien tiene 27 mil pesos que me preste? Son para una tarea. Bueno, no, en realidad son para irme un mes de vacaciones a la playa mientras algún pendejo se gasta ese mismo dinero en el nuevo iPhone X.

No digo que el aparato no esté bonito, nomás digo que vivir en la Ciudad de México y traer un teléfono tan caro, debería considerarse como deporte de alto riesgo. Porque, en una de esas, lo de menos es pagar el aparato, aunque sea en 2 millones de mensualidades.

Eso sí: el armatoste presenta una serie de características que parecen sacadas de una película de ciencia ficción. De entrada, en lugar de tener que teclear cuatro números de tu clave o poner la huella de tu dedito, basta con que lo pongas frente a tu rostro para que se desbloquee. Esto es porque tiene un sistema de reconocimiento facial, lo cual es lógico, pues a quienes pagan tanto por un pinche teléfono, les encanta que les vean la cara.

Otra de sus más interesantes aplicaciones es que, en cuanto tocas la canción Despacito, el teléfono de inmediato se bloquea. Y si pones una de Julión Álvarez te denuncian ante la DEA. Cuenta con un sistema inteligente para tomar fotos, de tal forma que si tienes la ceja delineada con pluma Bic color café, te aplica un efecto Comex para que se te vean decentes. Y si eres de esas mujeres que no pueden salir sin la trompa paradita, te hackea la cuenta de Facebook y te salva de la vergüenza de andar posteando esas ridiculeces. Una de las cosas más interesantes es que puedes cargarlo de manera inalámbrica, con lo que el huevón de mi cuñado podrá evitarse el tremendo trabajo de pedirle a mi hermana que, ¡ufff!, le conecte su teléfono al cargador. El iPhone X estará disponible en dos colores: pal’ que le guste y pal’ que no le guste. Es decir, gris soymamón y blanco nomemereces.

No cabe duda que estos tipos de Apple son ingeniosos: el iPhone 7 no tiene entrada para audífonos; el 8, ya no tiene botón al frente; y el 9, seguramente, será sólo una caja vacía y tendrás que pagar por él 3 mil dólares. Son tan ingeniosos que me recordaron la historia de aquel ranchero que llevó su camioneta al taller y después pasó a la ferretería a comprar un bote de pintura y una cubeta. Ya iba de salida cuando se encontró a un amigo que le pagó dos gallinas y un gallo que le debía. . En ese momento se le acercó una señora y le preguntó cómo podría llegar a la casa de los García. El señor le contestó:

–Yo voy para allá, con gusto la podría guiar, pero no sé cómo llevarme todo esto.

–Ay, señor, es muy fácil: ponga el bote de pintura en la cubeta y cargue ésta con una mano. Se pone una gallina debajo de cada brazo y con la otra mano carga al gallo.

–¡Oiga, qué bárbara! Tiene usted toda la razón –le dijo sorprendido y agradecido el ranchero por tan brillante solución. Después de caminar un par de kilómetros por la carretera, el tipo le dijo a la señora: Oiga, si le parece, conozco una vereda por la que nos podemos ahorrar como un kilómetro.

–¡Ay, no! Soy una viuda solitaria sin un hombre que me defienda. ¿Cómo sé que no me va a llevar por el bosque para saciar conmigo sus ansias de hombre?

–¡Señora! ¿Que no ve todo lo que vengo cargando? Aunque quisiera, ¿cómo le haría para ponerla contra un árbol y hacerla mía?

–Pues no sé. Pone el gallo en el suelo, lo cubre con la cubeta, coloca la pintura encima de la cubeta y yo le detengo las dos gallinas, papacito.

¡Nos vemos el martes!
12 Septiembre 2017 04:07:00
El carnal Mancera
El otro día estaba viendo la televisión y de pronto comenzaron a dolerme los ojos, el estómago se me revolvió, sentí asco, náuseas; la cabeza parecía que me iba a estallar y mis sesos quedarían embarrados en la pantalla; comencé a retorcerme en el sillón hasta que, de pronto, finalmente, solté la carcajada. No me reía tanto desde la última vez que vi a Enrique Peña Nieto tratando de hablar en inglés. ¿Qué fue lo que vi? Un comercial de Miguel Ángel Mancera.

Ya, en serio, díganme: quién fue el mal amigo –por no decir ojete– que le dijo a Mancera: “Jefe, sale usted muy bien en sus spots; se ve supernaturalito, bien cercano a la gente. Nada fingido”. De verdad, sólo su peor enemigo pudo concebir una campaña de difusión que no se la cree ni la abuelita del Jefe de Gobierno. En sus spots, tanto Peña como Mancera pintan un país y una ciudad tan a toda madre, que a veces me dan ganas de dejar botada la chamba e irme a vivir a esos comerciales.

Se ven tan felices los mexicanos en esos anuncios que a veces me dan ganas de botar todo e irme a vivir a ellos. ¿A poco no te encantaría estar haciendo una carne asada en el patio de tu casa y que, de pronto, se te aparecería Enrique Peña para decirte: “Vamos a hablar de la reforma educativa”. Estoy seguro que ése es el sueño húmedo de todos los mexicanos: tratar de llevar una conversación coherente con el Presidente sobre petróleo en aguas profundas, mientras tratas de prender el carbón echándole aire con el periódico.

Pero, bueno, con los spots de Mancera ya vimos que las cosas sí podrían ser peores. ¿Te imaginas que estás comiendo en tu casa y de repente llega Miguel Mancera y se sienta en ropa interior? Ese es uno de los asuntos que más intriga me causa: ¿quién le habrá dicho al Mandatario capitalino que se vistiera de chavorruco? Si lo que quería era conectar con los jóvenes, bueno, pues, este... definitivamente no lo está logrando. Los spots de Mancera tienen la misma gracia que una visita al proctólogo y se ven tan reales como un capítulo de la Rosa de Guadalupe.

Y eso es lo peor de todo: supuestamente quienes diseñan estas campañas publicitarias lo hacen para que los políticos parezcan menos políticos y la gente los sienta cercanos. La realidad es que no conozco a nadie a quien le guste este tipo de anuncios, y mucho menos los de Mancera. Se ven más fingidos que un orgasmo en película porno. Sobre todo por esta idea de presentarlo como si fuera muy buena onda, el carnal de carnales, tan alivianado que no sólo no usa corbata, sino que ni siquiera se pone camisa. Nomás faltó que saliera haciéndose un tatuaje en la espalda y tomando agua de limón con chía.

Cosas modernas

Todo el mundo está muy emocionado porque ya va a salir el iPhone 8. Nadie lo va a poder comprar porque costará más de mil dólares, pero ahí andan todos alborotados, como si les hubieran echado picapica en la cola. Confieso que soy un adicto a la tecnología, pero llega un momento en que tienes que aceptar que hay cosas para las cuales la modernidad nomás no funciona. El otro día entré a la cocina y le pedí a mi sobrino que me pasara la Sección Amarilla. El chamaco se botó de risa y me dijo: “Ay, tío, me cae que estás ruquito”; y y me pasó su iPhone. No les voy a hacer el cuento largo, pero unos instantes después la araña estaba muerta, el iPhone estaba estrellado y mi sobrino no deja de llorar.

¡Nos vemos el jueves!
07 Septiembre 2017 04:07:00
¡Eeeeh, Putin!
El presidente Enrique Peña Nieto se fue a China, a una gira de trabajo de 3 días, con lo cual el producto interno BRUTO bajó unos cuantos puntos porcentuales. Para nuestra mala suerte, ahí viene de regreso el hombre del copetín. En términos generales, la gira del Presidente fue bastante productiva, dado que no cometió el error de declararle la guerra a China o anunciar que intentaría reconciliar a las dos Coreas. Hubo, sin embargo, un par de momentos muy tensos en la visita presidencial. El primero fue cuando el mandatario mexicano le preguntó a su homólogo chino si no le gustaría que le presentara a un buen oculista del IMSS para que no estuviera forzando la vista todo el tiempo. En otro momento, Peña quiso saber que si así como en México hay cafés de chinos, en China hay cafés de mexicanos. Por último, y al parecer eso fue lo que provocó el fin del encuentro, Peña le comentó al líder chino que conocía a una prima que vivía en Puebla: la china poblana. Ya cuando se iba, el Presidente le dijo al secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, que lo acompañara en el auto, a lo que éste le respondió: “Soy el Presidente de China, otra vez: Chong no vino”.

Después de eso, Enrique Peña se entrevistó con el hombre más poderoso de Estados Unidos: Vladimir Putin. ¿Qué podría salir mal? Se trata de uno de los políticos más inteligentes y más siniestros de la historia, un auténtico asesino entrenado por los servicios de espionaje de la antigua Unión Soviética, el hombre que hackeó las elecciones norteamericanas, frente a, bueno, este, el licenciado Peña. Lo primero que hizo nuestro Presidente fue preguntarle: “Oiga, ¿y la FIFA no lo ha multado? Ay, es que no sabe cómo nos traen a nosotros los mexicanos con eso del famoso grito, que si es homófobo, que si denigra a los grupos vulnerables, que si viola los derechos humanos. No entienden que no decimos ‘puto’ por agredir, sino como una muestra de amistad y cariño hacia el portero del equipo contrario. Híjole, pero si a nosotros nos traen jodidos con un grito que se oye sólo los fines de semana en los estadios, ya me imagino cómo lo han de estar jodiendo los de la FIFA todo el tiempo. ¿Será que no tienen nada mejor qué hacer? Me choca la gente así, ¿a usted no, don Vladimir? Por eso, la verdad, me vine a esto de la cumbre en China. Digo, ya había yo entregado mi informe de Gobierno, ¿ya vio qué padres me quedaron mis comerciales?, ¿quiere que le mande copia de todos mis videos en DVD? Si trae una USB se los copio de volada, aquí traigo mi laptop. No creo que usted me hackee, ¿verdad, don Vladi? Bueno, pero ya que rompimos el turrón, ¿qué le parece si lo invito a México? Va a ver que le va a encantar. Sobre todo usted se sentirá como en casa, porque nosotros somos muy pachangueros y apapachadores, así como usted, aunque no haya pestañeado ni una sola vez desde que empezamos a platicar. Ándele, anímese y lo llevo al estadio Azteca para que miles de mexicanos lo saluden gritándole ¡Eeeeh... Putin! ¿No?, ¿cómo ve? ¿Para qué es esa jeringa? ¿Por qué sonríe? ¿Por qué se está quitando la camisa? ¡¡¡Chong!!!”.

¡Nos vemos el martes!
05 Septiembre 2017 04:06:00
La banda del Ferrari rojo
Llega un tipo con el doctor y le dice preocupado:

–Mire, doctor, vengo a que me ayude.

–¿Qué le duele, señor?

–No, no. Yo estoy bien. Es mi novia.

–¿Ella está enferma?

–¡No, para nada, doctor! Está bieeen sana. Y eso es lo que me preocupa.

–No entiendo.

–Pues, mire, ¿la verdad? Estoy inquieto porque me voy a casar en dos semanas y no sé si mi novia es virgen o no. Por eso vine a verlo: quiero que me diga, usted que conoce la anatomía y esas cosas, cómo puedo saber si ella es virgen.

–¡Ah, caballero! Eso es facilísimo. Lo único que tiene que hacer es llenar una tina con agua tibia. Ni muy fría, ni muy caliente; algo agradable.

–Muy bien, ¿y luego?

–Le pide usted a su novia que se quite los calzones y que se siente en el agua.

–¿Y luego, doctor?

–Pues, mire, si le salen una, dos, máximo tres burbujitas, significa que su novia es virgen. Si le salen más burbujas, querrá decir que su novia ya tiene más experiencia de la que usted se imagina.

–Muchas gracias, doctor, ahora mismo voy a hacer la prueba –dijo el sujeto y se fue en busca de su amada.

Tres semanas después, el doctor se encuentra al mismo joven y le pregunta:

–¡Hola! ¿Qué tal la vida de casado? ¿Le está sentando bien el matrimonio?

–¿Cuál matrimonio, doctor? ¡Parecía Alka-seltzer la condenada!

El que también se las daba de muy santo era el procurador general de la República, el abogado de la nación, el primer defensor de la ley en el país, el jurista Raúl Cervantes, quien resultó igual de rata que el resto de los políticos mexicanos.

Ayer en las páginas de este, nuestro periódico, el que tú compras y yo lleno de tonterías, leí que el titular de la PGR tiene un Ferrari a su nombre, que le sacó placas de Morelos, donde no se paga tenencia, y que lo hizo dando un domicilio fantasma. Vaya la dirección que tiene registrada el procurador sí existe, pero es de una casa de interés social, que vale 12 veces menos de lo que vale el Ferrari (el carrito tienen un costo de casi 4 millones de pesos). Y, por supuesto, ya se armó el escándalo. Sobre todo porque justo en estos días el gobierno y el PRI traen un súper pleito con el PAN y el PRD, así como con organismos civiles, precisamente en torno a la figura del procurador Cervantes.

Enrique Peña quiere que el procurador sea nombrado Fiscal General, cargo en el que duraría 9 años. La oposición no quiere que esto ocurra, porque significaría que Cervantes podría cuidarle las espaldas a su patroncito durante todo el próximo sexenio, sin importar quién ganara la Presidencia. Es decir, podría llegar el Peje a Los Pinos, y no podría levantar ni un dedo contra Peña y su pandilla del Ferrari rojo, pues la justicia estaría en manos de un incondicional del presidente del copete. Por eso es que ni PAN ni PRD están de acuerdo en darle el pase automático a la Fiscalía General.

Y, ahora, por ahorrarse unos miles de pesos en el pago de la tenencia, es muy probable que Raúl Cervantes haya perdido la última oportunidad para ser fiscal, pues está muuuy difícil que el PRI pueda seguir defendiéndolo. ¿Por qué? Porque el hecho de que el señor tenga un Ferrari, no tiene nada de malo. Supongamos, sólo supongamos, que lo pagó con dinero limpio que obtuvo trabajando como senador y como abogado.

Inclusive tuvo la decencia de ponerlo a su nombre. Supongamos también que lo registró en Morelos, porque sólo lo usa en Cuernavaca los fines de semana. Muy bien: ¿y entonces por qué diablos puso como dirección una casa que evidentemente no es la suya? Si no está ocultando nada, no tendría por qué usar un domicilio fantasma. El propio Cervantes salió a decir anoche que, ¡ups!, él no sabía que lo habían registrado en un domicilio que no era el suyo. De inmediato me metí a Google y por más que busqué, no encontré un solo pendejo que le creyera.

¡Nos vemos el jueves!
31 Agosto 2017 04:07:00
¿Y si nos ataca Norcorea?
Gran estremecimiento provocó en todo el mundo el disparo de un misil de Corea del Norte que puede llegar hasta Estados Unidos y, por supuesto, a México. El calambre se lo debemos al líder de Norcorea, Kim Jong-Un, el único gobernante del mundo con peinado de lesbiana. El joven mandatario es, como López Obrador, un peligro para México. Bueno, exageré, no tanto como AMLO. Actualmente toda la preocupación está en que Corea del Norte pudiera atacar a los gringos con sus misiles. Pero, ¿y si nos ataca los mexicanos? ¿Alguna vez te has puesto a pensar qué pasaría si nos tocara vivir la invasión de un ejército enemigo?

Supongo que lo primero que ocurriría, sería que el gobernador en turno de Veracruz les organizaría a los invasores una graaan fiesta de bienvenida. Porque, no sé si te has dado cuenta, pero aunque sólo Veracruz es bello, la realidad es que ese estado ha dejado pasar todas nuestras desgracias. ¿Que llegaron unos españoles con ganas de ampliar el imperio y matar unos cuantos miles de indios? Pásenle por Veracruz. ¿Que los traidores conservadores mandaron pedir por Amazon un emperador güerito y de ojo azul directamente desde Europa? Veracruz lo recibe con los brazos abiertos. ¿Que los franceses, por unos pinches pasteles que ni estaban buenos, quieren agandallarse nuestro país? Los veracruzanos les dan la bienvenida. ¿Que los gringos están aburridos y decidieron que era hora de conquistar al vecino del sur? Páaasenle por Veracruz también ustedes. ¿Que el reggaeton necesita un público masivo para volverse popular? ¡Hombre! Para eso está Veracruz, ¡bienvenido, des-pa-ci-to! Así que si los norcoreanos nos invadieran, así fuera por Acapulco, los primeros en ponerles la alfombra roja serían los veracruzanos.

Y una vez ya instalados en México, ¿qué pasaría?

Lo primero es que Kim Jong-Un buscaría establecer contacto con el Gobierno para exigirle su inmediata rendición. Nomás que hay un problemita: nadie sabe en qué ventanilla se tramitan las rendiciones. Lo primero que haría el amado líder sería ir a Los Pinos, donde Enrique Peña Nieto lo confundiría con Miguel Osorio Chong y le encargaría hacerse cargo de las broncas del país mientras él se va con la Gaviota a Punta Mita, su lugar de descanso favorito.

Contrariado por la confusión, el venerado dirigente norcoreano se trasladaría a la Cancillería para entrevistarse con Luis Videgaray. Pero como el canciller vive con los nervios de punta por cada tuitazo de Donald Trump, lo más probable es que Jong-Un optaría por irse al Barrio Chino a echarse un chop suey y unas enchiladas verdes, que al parecer son tradicionales del Lejano Oriente, pues les quedan buenísimas en los cafés de chinos.

Kim Jong-Un no llegaría muy lejos en la Ciudad de México porque, para empezar, ninguno de sus tanques ha pasado la verificación. Así que en cuanto sus temibles vehículos armados comenzaran a circular por las calles capitalinas, más tardarían en decir Pyongyang que en enfrentarse a un agente de Tránsito que, con reglamento en mano y dentadura bien afilada, les exigiera sus papeles, la licencia actualizada, su acta de nacimiento, el pago del último predial y, por supuesto, un sarape de Saltillo para demostrar que son mexicanos, además del comprobante de la última verificación.

Desesperado por sus continuos fracasos en lograr la rendición de México, el ilustre Kim Jog-Un se retiraría a vivir de manera austera, obvio, en la Agrícola Oriental.

¡Nos vemos el martes!
29 Agosto 2017 04:07:00
Arpía Arpaio
Según Donald Trump, el sheriff Joe Arpaio es un patriota. Según el resto del mundo (y eso me incluye), Arpaio es un infeliz racista.

Según Trump, el sheriff luchó por preservar la seguridad en Estados Unidos ante la amenaza de los aterradores extranjeros, especialmente los latinoamericanos. Según el resto del mundo, Arpaio abusó de su poder para perseguir indocumentados y, en general, a todo aquel que no pareciera gringo, aunque fuera ciudadano de aquel país.

Para Trump, Arpaio merece el perdón presidencial para no ir a la cárcel. Según el resto del mundo, Arpaio tendría que ser encerrado ya que violó una y otra vez la ley con sus redadas racistas, pues se basaban en el color de la piel.

Arpaio estaba a punto de ser encarcelado por sus crímenes, pero el indulto de Trump lo devolvió a su casita, a disfrutar de su impunidad. Una arpía es un ser maligno que vive de hacer daño a los demás. Arpaio fue una arpía de la ley. Trump ni a eso llega.

REGRESO SIN GLORIA

Como si a alguien le importara, el panista Javier Lozano anunció su regreso al Senado, dizque para luchar por la justicia al estilo Supermán. Y no, no es que el poblano vaya a andar por el Senado con capa y los calzones por encima de los pantalones; lo que pasa es que dijo que quiere volver para impulsar las reformas en materia de justicia, que están más atoradas que tu suegra en un tobogán sin agua.

En el fondo, lo que Lozano está haciendo es volver a casa con la cola entre las patas, luego de su fracaso en Puebla. Se fue a trabajar con el minigobernador Antonio Gali, con la idea de convertirse el próximo año en el candidato del PAN a la Gubernatura. Pero ¡láaastima, Margarito!, ya se dio cuenta de que no tiene la menor oportunidad de obtener la candidatura. Es más probable que yo quepa en un pantalón talla 34 a que Lozano sea candidato del PAN al Gobierno de Puebla. ¿Por qué? Porque Rafael Moreno Valle quiere imponer a ¡su esposa! como la candidata. Todo en Puebla está armado para que Martha Érika Alonso sea la próxima gobernadora, aunque la señora no tenga mayor mérito político que haber estado casada con el señor que está escondido en el clóset. Sin duda por haber aguantado ese matrimonio, la señora merece nuestra más sincera compasión. Pero no una Gubernatura.

DIVORCIO A LA MORENA

Muy sorprendido, el juez le pregunta a la mujer:

–A ver si entiendo bien, señora. Usted se quiere divorciar, ¿por COMPATIBILIDAD de caracteres?

–En efecto, su señoría.

–¿No será al revés? Las parejas normalmente se divorcian porque son incompatibles.

–No es mi caso, señor juez, yo me divorcio porque tengo muchas cosas en común con mi marido.

–Explíquese por favor, señora.

–Sí, mire, a mí me gusta el cine y a él también. Me gusta mucho bailar salsa y a mi marido también le encanta. A mí me gusta la comida japonesa y a él también. A mí me gustan los hombres ¡y a él también! Quiero el divorcio.

El divorcio entre Ricardo Monreal y Andrés Manuel López Obrador es inminente. Luego de que le jugaron chueco en Morena con la candidatura al Gobierno de la CDMX, Monreal le está exigiendo que limpie el proceso, que aclare la transa de la encuesta y rectifique, lo cual significa que lo haga a él candidato. Pero como el Mesías tabasqueño no oye razones ni cree en otra palabra que no sea la suya, la ruptura entre ambos está más cantada que la de des-pa-ci-to.

¡Nos vemos el jueves!
24 Agosto 2017 04:07:00
¡Hasta la visa, baby!
En un inusual mensaje en video difundido a través de las redes sociales, el presidente Enrique Peña Nieto reconoció que pobreza genera una profunda división entre los mexicanos. En otras noticias, se descubrió que el agua moja, que el fuego quema y que el hielo es frío.

Un estudio realizado en Estados Unidos reveló que consumir mariguana ayuda a prevenir la diabetes. Evidentemente quien llevó a cabo el estudio nunca ha probado la mota, pues no tiene la menor idea de lo que es el monchis, esa urgente necesidad de tragar la mayor cantidad posible de chocolate, de dulce o de churritos enchilados. Me lo contó el primo de un amigo.

El Gobierno de Estados Unidos lanzó una alerta para que todos sus ciudadanos eviten viajar a Cancún y Los Cabos, pues considera que son lugares sumamente peligrosos. Y vaya que tienen razón las autoridades de Washington: no hay nada más temible que visitar Cancún y Los Cabos cuando están llenos de spring breakers que creen que por estar de este lado de la frontera pueden hacer cuanto desmadre les plazca, destruir todos los cuartos de hotel, emborracharse como si fueran funcionarios panistas y drogarse como si se odiaran.

Dios ha escuchado nuestras súplicas: en Arabia Saudita una mujer fue arrestada por bailar La Macarena. Ya sólo nos falta que se tipifique como un crimen de lesa humanidad el seguir tocando Disco Samba en las bodas (pe-pe-pe-pe-pe-pe-pe-pepe-pepé) y el baile del pollito en los festivales escolares.

Debido a su probable vinculación con el crimen organizado, al Gobernador de Nayarit, el priista Roberto Sandoval, le fue retirada la visa de Estados Unidos. Si bien el asunto es un auténtico escándalo, en los hechos no creo que le afecte mucho al Mandatario, pues luego de ver que a su procurador, Édgar Veytia, lo arrestaron en San Diego por cargos de narcotráfico, dudo muuucho que Sandoval tuviera ni tantitas ganas de viajar al otro lado. Si está acusado de narco, no de tonto.

Ante los señalamientos de que ya parece retrato debido a que lleva 12 años de candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador dijo que si en las elecciones de 2018 no llega a Los Pinos, se irá a “La Chingada”, que es como se llama su rancho en Palenque, Chiapas. Yo diría que lo mejor es no perder el tiempo: ¡que se vaya de una vez!

¿En qué se parece Donald Trump a Juan Gabriel? En que a los dos ya los perdimos. Y no, no es que el presidente gringo haya colgado los tenis como el Divo de Juárez. Nada de eso. Lo que pasa es que Trump es como esos globos que se escapan de la mano de un niño y se van, se van, se van, se van. Anoche el magnate estuvo en Arizona donde dio el discurso más loco y desquiciado de toda su Presidencia (y mira que el de la semana pasada en que se puso del lado de los racistas y los neonazis fue realmente de antología). Frente al micrófono, Trump fue como un chivo cocainómano en cristalería: acabó con todo. Como si estuviera en campaña, le tundió a Hillary Clinton y a Barack Obama, criticó a los senadores de su partido, exigió que no se respeten las normas del Congreso, insistió en su maldito muro y hasta le ofreció el indulto al infeliz del sheriff Joe Arpaio, que está a punto de irse a la cárcel por violar los derechos humanos de los migrantes en Arizona.

Por supuesto Trump también descalificó a sus propios colaboradores, como cuando dijo que no creía en la renegociación del TLCAN y que lo mejor era reventarlo, a pesar de que su equipo ya está en pláticas con México y Canadá. Trump volvió a demostrar que es un racista y, sobre todo, un intolerante al que le urge acabar con la prensa que no habla bien de él. En otros tiempos, un discurso similar habría acabado con la carrera de cualquier político. Hoy, Trump no sólo no se avergüenza de ser un cerdo, sino que, además, ¡lo presume!

¡Nos vemos el martes!
22 Agosto 2017 04:06:00
¡Ay, mis ojos!
¡Ay, mis ojos! Me arden, me duelen, me quiero arrancar los ojos. Mis pupilas se quemaron, mis córneas se arrugaron y mis párpados se enrollaron. Y no, no fue por ver el eclipse, sino por ver que el próximo año los partidos políticos recibirán más de 6 mil millones de pesos. Esto significa que mientras tú te angustias para pagar la renta, comprar la leche y hasta el papel del baño, estos infelices (los políticos) dispondrán de suficiente dinero para gastar un millón de pesos ¡por hora! ¿Y en qué se van a gastar el dinero? De acuerdo con un estudio de la Universidad de Harvard, el dinero que se destina a los partidos políticos es utilizado para puras pendejadas.

Hablando de cosas que revelan lo bruta que puede ser la gente, Donald Trump volvió a ser noticia, ahora gracias al eclipse. Resulta que cuando el Presidente gringo salió con su esposa a ver el fenómeno astronómico, primero miró hacia el Sol con unas gafas especiales. Pero al parecer a Donnie se le hicieron muy oscuros los lentes y decidió que quería ver eclipse sin protección alguna. Lo curioso es que nadie en Estados Unidos se preocupó por el asunto, pues dicen que Trump ya no puede ser más ciego.

Ayer el presidente Enrique Peña Nieto inauguró el nuevo ciclo escolar y dijo que quienes se oponen a la reforma educativa están también en contra de México. Explicó que el gran cambio educativo se sustenta en tres pilares: “nuevos contenidos, evaluación docente e infresh... infrastraur... infrestroctor... inframundo... infrestatatatata... infrozpractura... ¡ustedes me entienden!”.

Lo que nadie, pero nadie, absolutamente nadie entiende es cómo diablos levantó Morena su encuesta para definir al candidato o candidata al Gobierno de la Ciudad de México. Se supone que el ejercicio se llevó a cabo el fin de semana, pero hasta el momento nadie sabe nada. Vaya, ni siquiera los precandidatos están enterados: Ricardo Monreal sigue gastando en publicidad, tal vez pensando en que si no queda, se regresa al PRD o, en una de ésas, al PRI. A Martí Batres se le nota que está muy molesto, nomás hay que verle la cara. ¡Perdón! Me dicen que, en realidad, Martí siempre ha tenido esa cara de boxer estreñido. Y Claudia Sheinbaum también sigue gastando una lanota en promocionarse, aunque a ella se le ve más tranquila, lo que a algunos hace pensar que, tal y como dicen por ahí, hace mucho que la eligió Andrés Manuel López Obrador. Y del otro supuesto precandidato, Mario Delgado, mejor ni hablo, porque a ese no lo pelan ni en su casa. Cada vez que llega a ver a su familia preguntan que qué se le ofrece. Pero, bueno, dada la opacidad con la que AMLO está manejando este proceso, decidí ponerme a investigar y, ¡aleluya!, ahora te voy a presentar cuáles fueron las preguntas que incluyó la famosa encuesta de Morena que nadie conoce:

1.- ¿Considera que estaríamos mejor con López Obrador? ¿Sí o sí? Si contestó que no, usted está con la mafia del poder.

2.- ¿Cree que Ricardo Monreal sería buen gobernante de la CDMX, tomando en cuenta que cuando gobernó en Zacatecas se coludió con el narco, su familia se hizo millonaria y dejó al estado jodidísimo?

3.- Está de acuerdo en que Claudia Sheinbaum es la heredera directa del pensamiento, la palabra y, sobre todo, la simpatía de Andrés Manuel López Obrador. No es pregunta.

4.- ¿Quién es Mario Delgado?

Como se puede ver se trata de un ejercicio serio y profesional, muy al estilo de López Obrador y lo que diga su dedito.

¡Nos vemos el jueves!
17 Agosto 2017 04:07:00
Godzilla chilanga
Con todo y alfombra roja, Miguel Mancera anunció que en breve comenzaría a filmarse en la Ciudad de México la nueva película de Godzilla. A pesar de contar con los morenistas Martí Batres, Ricardo Monreal y Clara Brugada; con los panistas Jorge Romero y Mauricio Tabe; y con los perredistas Mauricio Toledo, Raúl Flores y Héctor Serrano; el mandatario capitalino creía que la capital necesitaba más monstruos y convenció a los estudios Warner de hacer aquí la película. Sin embargo, la filmación ha sido cancelada.

¿Qué pasó? Es una triste historia. Resulta que Godzilla llegó a la capital por autobús, directo a la TAPO, la terminal del oriente que está por San Lázaro. Apenas salió de la estación, conoció a un muchacho de no malos bigotes que le hizo ojitos y le ofreció servicio de taxi. No entraré en detalles demasiado pornográficos, pero Godzilla pronto quedó enamorada del chafirete, fueron a beber a una cantina por los rumbos de Tepito, de ahí se pasaron a un motel en la Merced y cuando despertó el dinosaurio no seguía ahí. En realidad el que se había ido era el taxista, dejando a la pobre de Godzilla sin un solo dólar, sin tarjetas de crédito, sin maletas y, para colmo, con el corazón roto.

Sin poder comprobar que ella era ella, Godzilla fue echada de la Embajada japonesa cuando fue a pedir ayuda. Ni un platito de sushi le dieron. Comenzó a deambular por el Paseo de la Reforma, con ese paso cansado y triste que va tirando edificios, árboles y sucursales de Starbucks en su camino. Desesperada por el hambre, Godzilla decidió conseguir algo de dinero para poder comer. Al ver que los automovilistas regalaban monedas a quienes les limpiaban el parabrisas ensuciándoselos con un trapo grasoso, la criatura intentó hacer lo mismo. No tuvo éxito. Cada vez que Godzilla daba el saltito de los limpiaparabrisas para treparse al cofre y alcanzar el otro extremo del medallón, lo único que lograba era aplastar el auto, reventar las llantas delanteras, despanzurrar el motor y, en un par de ocasiones, matar a los conductores.

Después intentó trabajar en un Oxxo, pero el primer problema que enfrentó fue que no había uniformes rojos y amarillos de su tamaño. Parecía piñata mal forrada. Pero eso no era lo peor. Lo realmente grave era que Godzilla no podía dar el cambio exacto, pues las moneditas se le escurrían entre sus inmensas garras las cuales, además, rompían siempre las bolsas de plástico y perforaban los vasos de café. Por supuesto no duró ni un solo día en la chamba.

Cuando parecía que todo estaba perdido, un milagro la salvó: Godzilla conoció a Miguel Ángel Mancera. Tras una rápida evaluación de sus capacidades, el mandatario capitalino decidió contratarla de inmediato. Lo primero que le encargó a Godzilla fue hacerse cargo Paseo de la Reforma.

El monstruo emprendió su labor y apagó la Estela de Luz, aplastó a la Diana Cazadora, derribó al Ángel de la Independencia, barrió las calles con la Palmera de Niza, desplumó la estatua de Cuauhtémoc, se montó en el Caballito y dejó en ruinas el Monumento a la Revolución. Al ver aquello, Mancera se puso feliz y felicitó efusivamente a Godzilla, concediéndole un aumento de suelo ¡al doble! Y no era para menos, pues finalmente Miguel Mancera había encontrado el instrumento perfecto para lograr su misión en la vida: destruir la Ciudad de México.

¡Nos vemos el martes!
15 Agosto 2017 04:06:00
Parque Jurásico Tricolor
El pasado fin de semana estaba tonteando frente a la televisión cuando me encontré con algo verdaderamente aterrador: la nueva película de Parque Jurásico Tricolor.

En esta secuela los dinosaurios vienen más feroces, más temibles y más corruptos. ¡Ah, y además visten de rojo!

Según lo que alcancé a ver, en esta nueva película los dinosaurios se enfrentan entre ellos. Por un lado están los dinócratas, que son la nueva generación de dinosaurios. Son los que estudiaron en escuelas del extranjero, saben morder en cuatro idiomas y no la menor idea de lo que es andar en campaña, arrastrándose por el lodo en espera de cazar a los incautos humanitos votantes. Mucho menos han estado en una de esas míticas jornadas salvajes en las que los dinosaurios tricolores van caminando en fila india, de casilla en casilla, sembrando el terror para obtener votos.

El jefe de los dinócratas es Videgaraptor, un depredador despiadado, pues no recurre a la fuerza, sino a la maña. Es el más hábil para robar huevos, almas y ahorros de otras especies, cubriendo a tiempo su rastro para que nadie lo atrape. Junto con él está Epidedroaurelio Nuñyx, un dinosaurio de tamaño muy pequeño, al que todos veían como insignificante, pero que era especialmente hábil con los dedos, lo que le permitía ganarse el favor de los dinosaurios más grandes. Por increíble que pueda parecer, algunos arqueólogos aseguran que el Nuñyx podía haberse convertido en el rey de los dinosaurios. Dentro del mismo grupo de dinos jóvenes estaba el Megalomeade Hacendarius, un dinosaurio marino muy temible ya que contaba con una atemorizante dentadura fiscal, lista para morder en el presupuesto a cualquiera que se interpusiera en su camino.

Del otro lado de la contienda estaba el grupo de los dinorudos, dinosaurios que se formaron desde el más tierno huevo tricolor y desde pequeños aprendieron las enseñanzas del maestro Apatoplutarco Eliascayix, el dinosaurio que le dio forma a lo que hoy conocemos como Parque Jurásico Tricolor.

Como líder de los dinos rudos estaba, por supuesto, el Carcarochong Bucarelis, un dinosaurio de ojos rasgados, pero mirada muy penetrante gracias a que sus pupilas contaban con la membrana Cisenix, que todo lo ve y todo lo oye. El Carcarochong no era un dinosaurio para echar relajo, pues tenía poca paciencia y se le daba con mucha facilidad acabar las discusiones con un largo coletazo o con un golpe de sus terribles garras en forma de macanas de la Policía Federal.

De su lado siempre estaba el temible Sedesolaurus Miranda, un dinosaurio de origen mexiquense especialista en guerra sucia y, sobre todo, en desviar los recursos destinados a combatir la pobreza de los animales prehistóricos para usarlos en beneficio de su manada. Se dice el Sedesolaurus era un auténtico asesino de esperanzas.

Dentro del bando de los rudos también se hallaba el Socavonosaurio, pero se extinguió antes que el resto, pues se escondía en socavones en la autopista a Cuernavaca, pero era fácil presa de los depredadores que, de inmediato, lo reconocían por su copete blanco y su incapacidad para quedarse callado.

Quien mandaba sobre todos ellos era el Tyranoquique Peñasaurio, cuyas manitas eran proporcionales al tamaño de sus ideas. ¿Serán capaces de sobrevivir los dinosaurios al impacto de un meteorito en las urnas en el año 2018? No se pierda esta película en su cine favorito.

¡Nos vemos el jueves!
10 Agosto 2017 04:07:00
¿Y si les cae un meteorito?
Aunque dicen que perro viejo no aprende trucos nuevos, en el PRI creen que el viejo dinosaurio sí puede renovarse. Es por eso que el próximo sábado será la Asamblea Nacional tricolor en la que, supuestamente, se definirá el nuevo rostro del partido. Viendo lo que ha logrado Elba Esther Gordillo con las cirugías plásticas, ya sabemos qué esperar.

Previo a la sesión de la asamblea, ayer y hoy se llevaron a cabo cinco mesas de debate y en cada una de ellas participaron unos mil priistas. Es curioso, yo no conozco a nadie que votaría por el PRI y, sin embargo, se supone que existen al menos 5 mil militantes dispuestos a viajar a Campeche, Mazatlán, Toluca, Saltillo y Guadalajara. No, pos sí.

Una de las mesas que más interés generó fue la de Visión de Futuro, en la que participan todos los que suenan como presidenciables del PRI: Manlio Fabio Beltrones, Aurelio Nuño, José Antonio Meade, el doctor José Narro, el queretano José Calzada, el canciller Luis Videgaray y, por supuesto, Miguel Osorio Chong, el secretario de Gobernación. Si hoy que concluyen los trabajos de la mesa cayera sobre ellos un misil nuclear de Corea del Norte, ¿quién se salvaría? Obviamente se salvaría ¡la Patria!

El que no se salva, o mejor dicho, no tiene perdón de Dios es Diego Armando Maradona, que sigue creyéndose Dios. El exfutbolista, que en su tiempo fue el mejor del mundo, salió ahora con que apoya con todo su corazón a Nicolás Maduro. Y no sólo eso: mientras todo el mundo condena al dictador de Venezuela por destruir la democracia de ese país, Maradona se ofreció como soldado a su servicio. Con esto se confirma que las drogas sí matan las neuronas.

A propósito de crímenes, la situación de inseguridad en la Ciudad de México es ya intolerable. El sábado pasado me tocó presenciar un atraco terrible y doloroso, que me obligó a cumplir con mi deber ciudadano de denunciarlo ante las autoridades correspondientes. Ahora sólo espero que la Procuraduría capitalina ejerza acción penal contra el árbitro que nos robó a los Pumas el triunfo en el Estadio Azteca. Esos del América son más transas que un diputado del Partido Verde. ¿Cuántos más, Miguel Mancera, cuántos más?

Después del partido, me sentí como aquel señor que llamó a la Policía y en tono desesperado le dijo al oficial que le contestó:

–¡Por favor, ayúdeme! Mi esposa ha desaparecido: ayer se fue en la camioneta de compras y no ha regresado.

–Lo primero, señor, es que me ayude con la media filiación de su cónyuge para hacer un retrato hablado. A ver, dígame: ¿qué estatura tiene la señora?

–Bueno, no estoy muy seguro, me parece que mide más de un metro y medio.

–¿Y su peso?

–Pues no es gorda, pero tampoco flaca.

–¿Color de los ojos?

–Creo que son color café, pero no me haga mucho caso.

–¿Qué ropa vestía?

–Puede que llevara pantalones o un short o una falda.

–¿En qué vehículo salió de su casa?

–Se fue en mi camioneta. Es una Cheyenne, pero la Z-71, modelo 2015, 4x4, con motor 5.3 litros en V8, equipada con transmisión automática y aire acondicionado. Tiene asientos eléctricos en piel, con 6 memorias de posiciones. Cuenta con DVD, GPS de última generación, receptor de radio satelital, radio estéreo de 23 canales, 6 portavasos y un puerto USB para conectar el iPhone. Le puse llantas especiales todo terreno que se inflan con hidrógeno. Tiene faros antiniebla y luces dobles de xenón. Sensores de reversa, cámara trasera, quemacocos panorámico y cuenta con el servicio de asistencia satelital. También tiene. ¡Buaaaa! –el hombre no pudo seguir aguantando y se desbordó en llanto, por lo que el policía, comprensivo, le dijo por el teléfono:

–No te preocupes, cabrón. Vamos a encontrar tu camioneta.

¡Nos vemos el martes!
08 Agosto 2017 04:00:00
Paliza a Mancera
Vaya que empezó movida la semana. Hoy Quintana Roo amanece bajo alerta por la llegada de la tormenta tropical “Franklin”. Pese a todo, la población de aquel estado está tranquila, pues dicen que si sobrevivieron al huracán Roberto Borge, cualquier pinche aguacero les hace los mandados.

En contraste, los que andan muy inquietos son los de Morena, pues cada día surgen más pruebas de que el delegado en Tláhuac, Rigoberto Salgado, tenía una estrecha relación con el narcotraficante “El Ojos”. Al respecto, los delegados de Xochimilco, Cuauhtémoc y Tlalpan preguntaron extrañados: “¿Y eso qué tiene de malo?”.

La que anda mala es Elba Esther Gordillo. El otro día se desmayó y perdió el conocimiento durante 15 minutos. Los servicios médicos tardaron en atenderla, porque con tantas cirugías plásticas pensaron que estaba riendo. Por cierto que la hija de la maestra le preguntó a su marido: “Si un león nos atacara a mí y a mi mamá, ¿a quién salvarías primero?”. Y el señor, sin dudarlo, respondió: “Al león”.

Y si alguien sabe de un buen masajista, sería bueno que le pasara el dato a Miguel Ángel Mancera, pues ayer lo tundieron a patadas en la Suprema Corte de Justicia. Apenas regresando de sus vacaciones, el ministro Javier Láynez exhibió varios de los errores –algunos verdaderamente graves– que tiene la nueva Constitución de la Ciudad de México. Según dijo, la Constitución, que es el gran orgullo de Mancera, tiene más hoyos que la defensa de mis Pumas.

La que tiene muy buena defensa es Xóchilt Tress, la exnovia del veracruzano Javier Duarte (y de un panista y de un priista y del menor de los Tigres del Norte). La señora, que fue encarcelada por el delito de enriquecimiento ilícito, ¡ya salió! Dicen que devolvió dos de las casas que le regaló el gordito, parte de la lana que tenía guardada y con eso bastó para que la sacaran de la cárcel. Hay quienes dicen que, en realidad, esta mujer debería recibir cadena perpetua, pero por el mal gusto de andar con ese ratero. Pero, bueno, hay quienes dicen que, más bien, habría que pedirle una disculpa y hasta indemnizarla por haber aguantado el asco. Por cierto que ahora en la cárcel, Duarte le comentó a su abogado:

–Ya sé por qué estoy gordo. ¡Es por culpa del champú!

–¿Estás loco?

–¡Es en serio! Hoy que me iba a bañar leí la etiqueta y dice: “para dar cuerpo y volumen”. ¡Por eso estoy así?

–No, pues, entonces a partir de ahora deberías bañarte con con jabón lavatrastes.

–¿Por qué lo dices?

–Porque en la etiqueta dice claramente: “disuelve la grasa, hasta la más difícil”. ¡Te conviene!

El que cae gordo, y no precisamente por su sobrepeso, es el empresario Enrique Michel, quien quiere ser candidato de Morena al Gobierno de Jalisco. Se trata del dueño de la fábrica que hace los dulces De la Rosa, cuyos mazapanes de 2 pesos tooodos hemos probado alguna vez. Bueno, pues el señor, que es tan amigo de Andrés Manuel López Obrador, tuvo la ocurrencia de disfrazarse de rey para su fiesta de cumpleaños. Y lo hizo a lo grande: desfilando sobre una mullida alfombra color azul, con un cetro en la mano, una capa en su espalda y una corona en la cabeza. Dicen que el chistecito podría costarle la dichosa candidatura, lo que significaría un trago amargo para el dulcero. Cayó casi tan gordo como aquel señor al que su esposa le preguntó:

–Oye, amor, ¿te parece que estoy gorda?

–Claro que no, mi buda, digo, ¡mi vida!

¡Nos vemos el jueves!
03 Agosto 2017 04:08:00
El PRI que no quería ser PRI
Había una vez un partido tricolor que quería ser otra cosa. Por ponerle un nombre, digamos que este partido se llamaba PRI. Era un partido político grande, con muchos militantes, pero más dirigentes. Era un partido viejo, muy viejo, pero que cada tres años se hacia cirugía plástica para verse más joven: a veces se pintaba las canas revolucionarias; otras se estiraba las arrugas neoliberales; en alguna ocasión se hizo una liposucción ideológica y se puso implantes en la defensa del petróleo, se depiló el ejido de la papada y hasta se hizo un tatuaje contra la corrupción. A pesar de todos esos afeites, cremas y remedios, el PRI seguía siendo el PRI, a nadie engañaba, ni siquiera a él mismo cuando se miraba al espejo. Acostumbrado a ser el centro de la atención, el que dictaba el porvenir de la nación y el rumbo de la historia, el PRI sabía que ya no convencía a nadie, y que quienes votaban por él lo hacían por conveniencia, no por convencimiento. Y aunque era algo lastimero, el PRI se ufanaba de que seguía siendo necesario para muchas personas, más de las que cualquiera se imaginaba. Es decir, este viejo PRI había de convertir la necesidad de las personas en la necesidad de sí mismo. Es decir, miles de ciudadanos seguían creyendo que sin el partido tricolor no tendrían posibilidad de sobrevivir. Un poco como aquella película yugoslava –”Underground”, que se podría traducir como “Subterráneo”–, en la que todo un pueblo pasa más de 50 años escondido bajo tierra, fabricando armas contra los nazis, a pesar de que la Segunda Guerra Mundial había terminado hace 45 años. Algo así pasaba con el PRI: sus operadores eran lo suficientemente hábiles para hacerle creer a un número importante de ciudadanos que necesitaban de los tricolores para no morir de hambre. A pesar de que ese truco siempre le había funcionado, el PRI tenía la sensación de que en las próximas elecciones su magia no iba a funcionar. Algo le decía que ya estaba agotado el truco de sacar del sombrero monederos electrónicos, tinacos, despensas, becas universitarias, exámenes para detectar cáncer de seno, matracas, sombreros o paraguas. Esos tiempos se habían acabado y el PRI lo sabía muy bien.

Lo que también sabía el PRI es que siendo PRI no podría sobrevivir al siguiente proceso electoral. Así fue como comenzó la nueva era del partido tricolor, con una dirigencia nacional más preocupada por el peinado que por los principios; y con un Presidente de la República que había dejado de ser un orgullo para el partido, para convertirse en un plomo amarrado al cuello para irse al fondo de las encuestas y de la intención del voto. Ante este panorama, el PRI decidió que no quería seguir siendo PRI. Empezó por quitarse la corbata, para aparecer más cool ante los jóvenes, a los cuales no convencía ni torturándolos con toques eléctricos. Luego hizo un movimiento arriesgado: salió a condenar la corrupción de los gobernadores, mordiéndose durísimo la lengua, pues los peores mandatarios eran, precisamente, los que habían salido del PRI. Desesperado por no ver un cambio real, el PRI intentó medidas desesperadas: lo mismo se metió a hacer zumba, que se puso a dieta paleolítica y hasta intentó ser vegano. Todo fue en vano: el PRI no dejó de ser el PRI. Y así llegará la próxima semana a su asamblea nacional: con la idea de transformarse en un partido honesto, decente, propositivo, democrático y cercano a los jóvenes. Claro, como si fuera tan fácil enseñarle trucos nuevos a un dinosaurio.

¡Nos vemos el martes!
01 Agosto 2017 04:06:00
El payaso Rubalcava
Es un desperdicio que Adrián Rubalcava no sea argentino, porque lo mamerto ya lo tiene. Se trata del diputado priista que fue delegado en Cuajimalpa y que parece el hermano insoportable de Chumel Torres.

Rubalcava tiene una obsesión por parecer chico malo. Dicen los sicólogos que presumes lo que no tienes, y una de las fotos más famosas del priista es aquella en la que aparece con tremendo pistolón en las manos. ¿Qué significará eso? Obvio: que Rubalcava tiene una pistola pequeña y quisiera una enorme, aunque sea en las manos.

Otra fotografía que se volvió viral en diciembre fue una que difundió el propio diputado, y en la cual aparece semidesnudo, según él, presumiendo cuerpazo. Recuerdo que cuando vi aquella imagen creí que estaba leyendo Nosotros los Jotos, la columna de mi comadre Antonio Beltrán. Pero no, me equivoqué: el diputado Adrián Rubalcava aún no sale del clóset.

Siguiendo con la tradición de sus fotos tipo Village People, ayer se difundió una foto de Rubalcava vestido como policía, aunque en lugar de la placa de la SSP llevaba el logotipo de la ALDF y en donde usualmente dice “Policía”, se leía “diputado local”. Ah, pero eso sí: el priista aparece en pose como si fuera agente del FBI o modelo de Calvin Klein de ropa pirata, por supuesto.

Según dijo, no se vistió así para ir a una fiesta de Halloween, sino porque participó en los retenes que la Secretaría de Seguridad Pública instaló en la zona de Cuajimalpa, sobre todo por ahí de Bosques de las Lomas, una de las colonias más ricas de la capital. ¿Qué hacía Rubalcava en los operativos? Supongo que nomás haciéndole al payaso. ¿O qué pretendía? ¿Enfrentarse a una banda de secuestradores armado con una iniciativa de ley? Me lo imagino gritándole a los delincuentes: “¡Alto en nombre de la ALDF!, “¡Tiren las armas o disparo un punto de acuerdo!”, “¡Ríndanse o apruebo un aumento al predial!”.

Una cosa es que un diputado se preocupe por el distrito que lo eligió –cosa que nunca pasa– y otra, muy distinta, que un payaso con fuero y charola ande metiéndose en las labores de la Policía sólo para lucirse porque quiere volver a ser delegado.

Privilegios

Le pregunta una niña a su padre:

–Papá, ¿cómo se llaman los animales que comen plantas?

–Herbívoros, hija.

–¿Y los que comen carne?

–Carnívoros.

–¿Y los que comen de todo?

–Senadores y diputados, mi’ja, sólo a ellos les alcanza.

Resulta que el Senado, además de su jugosísimo salario, le paga prácticamente todo a los legisladores. Por ejemplo, sólo en vales de gasolina destina 6.22 millones de pesos al año. Es decir, en promedio, cada senador se gasta 4 mil pesos al mes en gasolina pagada por ti, por mí y por el resto de los mexicanos.

A eso hay que sumarle el gasto de 52.32 millones de pesos para vales de despensa y tarjetas de amplia cobertura. Y eso que, supuestamente, están en plena austeridad. ¡Tantita madre! Aunque sea poquita, pero tengan madre.

Trump y Peña

Le dice el marido a la señora:

–Mi amor, cuando yo muera, ¿llorarás?

–Ay, por supuesto, ya sabes que lloro por cualquier pendejada.

Donald Trump sorprendió a todos al presumir que Enrique Peña Nieto lo llamó para felicitarlo por su política migratoria. La sorprendente fue descubrir que hay alguien a quien le dan orgullo las felicitaciones de Peña.

¡Nos vemos el jueves!
27 Julio 2017 04:07:00
Ojos de Morena
Lamento desilusionarte, pero esta columna no se titula Ojos de Morena porque trate sobre una bella mujer. Al contrario, tenemos que hablar de algo muy feo: que Morena cerró los ojos ante “El Ojos”.

Si eres de las personas que cree que Andrés Manuel López Obrador es un santo, que quiere cambiar a México y que caga flores, te sugiero que dejes de leer en este instante.

Dado que sigues leyendo, significa que tampoco tú te crees eso de que el delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado, nuuunca se enteró de que un cártel de narcotraficantes operaba de manera sanguinaria frente a sus narices.

El gobernante de esta delegación llegó al poder en 2015 como candidato de Morena. Y fue justamente bajo su Gobierno cuando el cártel de Tláhuac comenzó a crecer como si le hubieran echado Viagra al tiempo que le tocaban el Himno Nacional. Se puso dura la cosa en Tláhuac debido a que la banda que comandaba Felipe de Jesús Pérez Luna no sólo traficaba con drogas, sino que extorsionaba comercios, secuestraba, controlaba a buena parte de los mototaxistas, cometía ejecuciones y, en general, dominaba buena parte de la vida criminal en la Ciudad de México. Y, a pesar de tooodo eso, el delegado Salgado ¡no se dio cuenta! Google sigue buscando a alguien que le crea al de Morena. Porque, de nuevo, ¿tú crees de verdad que el jefe delegacional en Tláhuac no sabía que el principal cártel del narco de la CDMX operaba en su entidad? Tendría que ser ciego o muy bruto para no darse cuenta. Y hasta donde sé, el tal Salgado tiene una vista perfecta. Queda claro, pues, que un Gobierno de Morena solapó la presencia y el crecimiento de un auténtico capo del narcotráfico. Y no sólo eso: ¿dónde más ha florecido el narcotráfico en los últimos años? Curiosamente en las delegaciones donde gobierna Morena. Actualmente, en la delegación Cuauhtémoc, que encabeza Ricardo Monreal, la extorsión a comerciantes se ha convertido en uno de los mayores problemas de seguridad pública. Eso sin mencionar, por supuesto, que si bien el cártel tenía su base en Tláhuac, la mayor parte de sus ventas se ubica en el corredor Roma-Condesa, mejor conocido como Hipsterlandia. También en Tlalpan, de Claudia Sheinbaum, se ha convertido en cosa de todos los días escuchar sobre operativos especiales para detener a fuertes narcomenudistas, o se habla de secuestros y cobros de piso por parte de los narcos a los negocios de la zona. ¿Me vas a decir que es casualidad que el narco florezca en las delegaciones más morenas? Eso no te lo cree ni AMLO. De lo que no hay duda es de que, más allá de quién protege a los cárteles, mientras la gente siga comprándole dulces a estos criminales, tendremos que acostumbrarnos a que la Ciudad de México haya narcobloqueos, narcotaxistas, narcotienditas, narcoejecuciones, narcodinero y, por supuesto, narcopolíticos.

¡QUÉ GUSTITOS!

Antier fue la noticia más comentada la historia de Xóchitl Tress, la supuesta novia de Javier Duarte. El asunto cobró relevancia porque la PGR hizo a un lado todo el procedimiento de las investigaciones y dio a conocer, entre otras cosas, que el entonces gobernador de Veracruz tenía una relación con esta señora, al mismo tiempo que seguía casado con Karime Macías, aquella que escribía hojas y hojas con la frase: “Merezco abundancia”. Dado que Xóchitl recibió un departamento, una camioneta Land Rover y muchos más regalos con el dinero que le robó Duarte a los mexicanos, hay quienes dicen que a la mujer se le debería encontrar y hacerla que pague parte de lo que el gordito se llevó. Mínimo que la encarcelen, dicen. Me parece que no es necesario: suficiente castigo tiene con saber que fue novia de Javier Duarte.

¡Nos vemos el martes!
25 Julio 2017 04:06:00
‘Javidú’ en el bote
Contrario a lo que esperaban sus abogados, Javier Duarte no fue encarcelado en una cómoda prisión modelo de Morelos. El exgobernador de Veracruz pasa sus primeros días a la sombra en el Reclusorio Norte, el famoso ReNo. Las autoridades dicen que ya se empieza a sentir la presencia de Duarte en la cárcel, pues alguien se robó el papel del baño, las medicinas para los enfermos de diabetes, tres lavadoras y hasta los barrotes de una celda. El mayor problema para los custodios del reclusorio es pasar lista, pues con eso de que “Javidú” tiene muchos prestanombres, son como 27 los que contestan “¡presente!”.

Bien lo dijo el secretario de Gobernachong, Miguel Osorio: hay que tenerle fe a la PGR. Y, por lo visto, en Los Pinos le prendieron cuatro cirios pascuales al procurador Raúl Cervantes para que les hiciera el milagrito de mantener en la cárcel a Duarte. Lo que sea de cada quien, se lucieron los fiscales: se aventaron ¡12 horas! exponiéndole al juez todas y cada una de las 84 evidencias que tienen en contra del priista. Y eso nomás para empezar el juicio. No había visto a nadie lanzar tal cantidad de acusaciones desde que a mi padre se le ocurrió la maravillosa idea de llegar a las 7 de la mañana luego de una larga noche de fiesta. Mi madre era más temible que cualquier fiscal federal. Bueno, lo importante es que la PGR sí hizo su chamba y el gordito está bien guardado en el Reclusorio Norte. Ahora nomás falta esperar a que empiece el juicio. ¡En enero! Se nota que tienen prisa por acabar con la impunidad. ¡Que si no!

LOS PITBULL

No me caen bien los pitbull, especialmente los que cantan. Pero los que andan en cuatro patas y matan gente tampoco me parecen simpáticos. Hace unos días una niña murió devorada por dos pitbull. No sé si se puede hablar de asesinato cuando es un animal el que te mata, pero de lo que no tengo duda es que no se trata de una muerte accidental. No podemos decir que la niña murió como quien muere de un paro cardiaco; lo correcto es decir que a la niña la mataron. Cuando pasan este tipo de cosas, de inmediato salen los defensores de esta raza de perros. Lo primero que dicen es que no son peligrosos, que son muy cariñosos, que son ideales para convivir con niños y que no son malos, sino víctimas de muy mala publicidad.

Lo curioso del asunto es que nunca en mi vida he escuchado de alguien que haya muerto por el ataque de un chihuahua. Tampoco has leído jamás en estas páginas que alguna persona haya fallecido en las fauces de un pug, esos perros que son la versión tierna del experredista Miguel Barbosa. Usualmente quienes tienen un pitbull sacan a pasearlo como si se tratara de un león. Quien lleva una correa (o una cadena) con un pitbull se siente como si hubiera conquistado Roma, como si se hubiera ligado a la poblana más guapa o como si fuera un Azcárraga vestido con la playera del América. Pero en cuanto empiezan las críticas sobre la posesión de estos perros, sus dueños se presentan como si fueran muñequitas y esos animales fueran hamsters. De hecho, el domingo hubo una marcha en la que cientos de personas participaron junto con sus respectivos pitbull, para demostrar, según ellos, que no son peligrosos, sino más amorosos que AMLO en campaña. Lo extraño de todo esto, como me dijo una guerrera saltillense, es que marchan con sus perros encadenados porque si los llevaran sueltos, ¡ups!, podrían matar a alguien. Créeme: los pitbull son tan malos como las canciones de Pitbull.

¡Nos vemos el jueves!
20 Julio 2017 04:01:00
¡Me choquis, Duarte!
“¡Me choquis!”, así te dice alguien que te quiere cuando haces algo que merecería un buen regaño, pero le gana la risa. ¡Me choquis!, le dice ella cuando él le adivina el pensamiento y la arremeda en lo que ya sabe que va a decir. ¡Me choquis!, es lo que parece decirle la PGR a Javier Duarte ahora que lo tiene preso en el Reclusorio Norte.

Resulta que, apenas llegó a México procedente de Guatemala, el exgobernador de Veracruz fue presentado ante el juez. Y, como ya tenemos un nuevo sistema de justicia penal, ahora las cosas son más en serio: hasta parecen juicios como los de los programas de televisión en los que los fiscales presentan ante el juez las pruebas en contra del acusado, el cual está acompañado por su abogado. Ya no es como antes, que había que meter chingo mil oficios para conseguir una fotocopia. No, no. Ahora todo es de manera oral y con evidencias, si no, ¡a volar, paloma! Y por lo que se vio el lunes, una de dos: o los de la PGR son unas bestias peludas que no saben de leyes; o alguien en el gobierno de Enrique Peña Nieto quiere que Javier Duarte salga rapidito de la cárcel. La audiencia del gordito ante el juez fue más o menos así:

SECRETARIO: Su señoría, ahora toca revisar el caso de Javier Duarte, exgobernador de Veracruz acusado de delincuencia organizada, lavado de dinero, desviación de recursos, abuso de poder, fraude fiscal y, en general, de tener las uñas muy largas.

JUEZ: Muy bien, secretario, llame a los implicados en este uñicidio.

FISCAL DE PGR: Señor juez, estamos aquí para pedirle que dicte sentencia en contra de Javier Duarte, Javidú pa" los cuates, quien es acusado de todas esas cosas feas que dijo el secretario, a pesar de que tener esa carita de ángel. Javidú, no el secretario.

ABOGADO: Apoyo lo dicho por el fiscal, su señoría: mi cliente tiene carita de ángel.

JUEZ: Yo diría que tiene carita como 76 ángeles, por los cachetotes. Pero, bueno, sigamos. ¿Qué pruebas hay en contra del inculpado?

FISCAL DE LA PGR: Ay, señor, juez, no le diga tan feo, dígale Javidú. Pues, mire, en su contra así como pruebas, lo que se dice pruebas sólidas, científicas y contundentes, pues no tenemos muchas.

JUEZ: ¿Entonces, qué tiene la parte acusadora?

FISCAL DE LA PGR: ¡Ay, lo que tenemos es unas ganas locas de abrazarlo! ¿A a poco no es un lindo Javidú, señor juez?

JUEZ: Me refiero a que si tiene alguna prueba que acredite la culpabilidad del inculpado.

FISCAL DE LA PGR: ¡Aaaah! Bueno, de eso. La verdad, su señoría, es que tenemos muchos testimonios. Lo que no tenemos es testigos.

JUEZ: ¡Ah, caray! No le entiendo, señor fiscal.

FISCAL DE LA PGR: Pues es que ya ve cómo es la gente de habladora. Todos dicen que aquí mi defendido, el señor Duarte.

JUEZ: Querrá decir “el acusado”, no “mi defendido”.

FISCAL DE LA PGR: ¡Ay, peldón! Sí, don juez, por supuesto, quise decir el acusado. No sé en qué viaje a Cancún estaba pensando. Bueno, pues el hecho es que el buen Javidú es acusado por todo México de ser un corrupto, pero no hemos encontrado quién pueda probarle nada.

JUEZ: ¿Nada, nada, nada?

FISCAL DE LA PGR: ¡Que no, que no!

JUEZ: ¿Y entonces qué hacemos aquí?

FISCAL DE LA PGR: La verdad, señor juez, yo vine a pedirle que nos guarde a Javidú un año en la cárcel, en lo que pasan las elecciones presidenciales de 2018. Ya una vez que sepamos quién ganó, entonces sí lo libera o lo fusila, lo que usted quiera.

JUEZ: ¿Que no se pasaron las autoridades federales y estatales más de un año armando el caso para mandar un mensaje claro y contundente de que los corruptos no se saldrán con la suya?

FISCAL DE LA PGR: Este. sí, claro, eso mismo. Pero, ¿sabe qué? No nos conviene que este güey suelte la sopa. Mejor lo soltamos. Usted no sabe hasta dónde puede salpicar el cagadero. O, bueno, sí sabe. ¿Se acuerda de aquella fiesta de fin de año de la Judicatura con las señoritas ucranianas? Hay fotos, su señoría.

JUEZ: ¡Que lo encierren a Javidú! ¿El acusado quiere decir algo?

DUARTE: ¡Pepe el Toro es inocente! ¡Y yo también!

¡Nos vemos el martes!

" Comentar Imprimir
columnistas

top-add