×
Fraga
Fraga
ver +
Fraga (Francisco García Aldape) nació en Saltillo, Coahuila, México. Es cartonista, ilustrador y diseñador gráfico, y autor de las tiras Don Ramirito y Los Cocolazos. Su blog: http://fragacomics.blogspot.com

" Comentar Imprimir
05 Diciembre 2017 04:00:00
Querido Anónimo
QUERIDA ANA:

Quien le escribe es un hombre de 40 años, casado. Mi matrimonio ha tenido los problemas normales de todos, pero puedo decirle que hemos sido muy felices. Tenemos una hija de 14 años a la que adoro. Ella es hija única. No sé ni cómo decirle acerca de lo que pienso y siento, pero como el propósito de mi carta es pedirle su opinión, tiene que conocer los antecedentes que son los siguientes:

Tengo dudas de que mi hija sea mía, pues ella tiene el pelo rojo, es muy blanca y tiene los ojos verdes. Mi esposa es blanca y tiene el pelo negro y los ojos cafés. Yo soy moreno claro y de ojos también cafés. En su familia no conozco a nadie con pelo rojo y ojos verdes, ni en la mía tampoco. Mis sospechas han cobrado fuerza porque recordé que cuando la conocí ella tenía un pretendiente que la perseguía mucho y que tenía pelo rojo y ojos verdes.

Adoro a mi hija, pero estos pensamientos me están matando. Dígame por favor qué hago. Ayúdeme por favor. Muchas gracias.

ANÓNIMO

QUERIDO ANÓNIMO:

No es posible que continúe usted viviendo con esas sospechas. No es saludable para usted ni para su familia. Querido amigo, ¿por qué ha esperado usted 14 años para hacerse todas esas preguntas y conjeturas? ¿Alguna vez ha hablado con su esposa acerca de ello? Si no lo ha hecho, pienso que es el momento de hacerlo porque si no lo hace, casi es seguro que habrá problemas en su matrimonio.

Como respuesta para esas dudas, debe haber una respuesta perfectamente lógica para que su hija sea pelirroja, es muy posible que haya algún antepasado con el cabello de ese color y el mismo o cualquier otro con ojos verdes o azules. Recuerde que no sólo los padres o abuelos heredan rasgos físicos a sus hijos o nietos, también puede venir de cinco generaciones atrás.

Si esas dudas y preocupaciones son tan fuertes y lo agobian tanto que pueden poner en peligro la tranquilidad tanto de su hija como de ustedes, sus padres, hagan una prueba de sangre a su hija ADN (sin que ella se entere), para aclarar la situación.

Sin embargo, le ruego recuerde que, sea cual fuera el resultado de esa prueba, usted tiene una responsabilidad con esa niña, su hija, a quien ha amado y ella ama y además ha confiado en usted y lo ha visto como a su padre todos estos años. Tome también en consideración el daño que puede causarle a su esposa con sus sospechas y dudas.

ANA

" Comentar Imprimir
columnistas

top-add