×
Carlos Gutiérrez Montenegro
Carlos Gutiérrez Montenegro
ver +
Psicólogo, Maestro en Enseñanza Superior por la Universidad Autónoma de Nuevo León, actualmente desarrolla su campo en la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad Saltillo, como coordinador de investigación; en el Centro de Asesorías, A.C. como psicoterapeuta psicoanalítico; Asesor técnico del Centro de Investigaciones Psicopedagógicas, de la Dirección de Educación Especial de la Secretaría de Educación y Cultura del Gobierno de Coahuila; Productor de contenido del programa “De Frente” y editorialista del canal 7 RCG de televisión, además de articulista del periódico “Zócalo” de Saltillo. Algunos de sus escritos e investigaciones son: "PSICOANALISIS Y SOCIEDAD", publicado por la Universidad Veracruzana en 1982, el 'ESQUEMA DE LA PUBLICIDAD', también publicada por la Universidad Veracruzana en 1984, la 'ESCUELA PARA PADRES", publicada por la Secretaría de Educación Pública de Coahuila y el Instituto de Servicios Educativos del Estado de Coahuila, en 1993 (primera edición) y en 1994 (segunda edición). Además, la investigación llamada ‘ESTUDIO EXPLORATORIO Y PROSPECTIVA DEL PROGRAMA MECED EN EL ESTADO DE COAHUILA’, realizada en una colaboración conjunta de la UPN con el DIF Estatal y la Secretaría de Educación Publica de Coahuila y la investigación “ESTUDIO DE LAS CONDICIONES DETERMINANTES DE LA REPROBACIÓN EN LA UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE COAHUILA”, de reciente publicación.

" Comentar Imprimir
12 Diciembre 2017 04:00:00
La nieve que cae cambia el humor social
Nevó en todo Coahuila y con ese fenómeno, que hasta el momento no representó pérdida de vidas humanas pero sí económicas porque a pesar de que Protección Civil pensó muy anticipadamente en las estrategias de resguardo de la población vulnerable, ni ellos ni la Policía Federal anticiparon que las carreteras se iban a convertir en pistas de hielo peligrosísimas y no fueron cerradas a tiempo, mas el resto de la población disfrutó con la nevada, aunque experimentó una serie de reacciones inusuales.

En principio, tanto al caer de los copos de nieve como al ver el paisaje nevado la percepción del entorno se altera, porque los colores cotidianos ya no están presentes y cuando se percibe un objeto conocido en un color distinto, la impresión sobre el objeto cambia. Es como si usted se acostara en su ciudad y amaneciera en otra.

El adulto sabe que esta es sólo una alteración del paisaje, no un paisaje diferente, pero el niño lo ve extraño: cambian las sensaciones visuales, el paisaje se torna desconocido, el ruido se amortigua y el silencio resultante da la impresión de paz, en donde la evocación de escenas de Navidad se intensifican.

No solamente en los niños se alteran las sensaciones interpretadas. También en personas que han sido sometidas a presiones tensionales durante largo tiempo, por lo que no es infrecuente verlas estremecerse hasta las lágrimas en estas circunstancias.

Esa sensación de extrañeza, de alegría, que se experimenta cuando nieva, ocasiona que se realicen conductas atípicas y alejadas al control cotidiano, pues originan que las personas se confíen y no se cubran adecuadamente, no valorando la intensidad del frío que después sentirán; tampoco serán conscientes de que el frío provoca torpeza motora fina, lo que hace que se produzcan pequeños accidentes tanto al andar como al tomar objetos, además de que no se tenga cuidado al caminar o manejar en un piso sumamente resbaloso, que origina caídas mucho más dolorosas de las imaginadas si el manto de nieve no es muy denso.

Incluso puede provocar desubicación temporoespacial en ciertas personas, con el consiguiente aumento de la angustia, que pueden ocasionar reacciones de agresividad desproporcionadas a la causa que la provoca.

Una nevada ligera como la que se experimentó no altera los hábitos cotidianos ni los ciclos circadianos. Los hábitos no sufren modificaciones sino hasta después de un periodo prolongado de alteración de las condiciones que los ocasionan, porque las reacciones fisiológicas que generan arcos reflejos de respuesta tardan alrededor de 21 días para modificarse.

Pero una nevada prolongada o un tiempo largo de poca luz puede propiciar la llamada depresión blanca, que desencadena un cuadro de tristeza, inapetencia y apatía, a medio camino entre el duelo y el trastorno adaptativo, que ha removido huecos afectivos presentes previamente, pero que estaban bajo control.

Y luego está también el estrés social que causan las alteraciones graves como el quedarse varado en la carretera y que puede generar depresión, según recientes investigaciones canadienses de la Universidad de Laval: el proceso inflamatorio desencadenado por un estrés social como la pérdida de seguridad disminuye la densidad de la barrera que separa el cerebro y la circulación sanguínea del resto del cuerpo, abriendo la puerta a moléculas inflamatorias que favorecen la aparición de síntomas depresivos, porque una proteína que protege de los microorganismos presentes en la circulación sanguínea se debilita por el impacto del estrés social, dejando pasar al cerebro las moléculas inflamatorias que provocan la depresión.

Con esto nos damos cuenta de que, si bien los momentos hermosos tienen sus propios riesgos, cuando estamos prevenidos podemos hacer de ellos momentos inolvidables.
04 Diciembre 2017 04:00:00
Higinio González, secretario de Educación
Desde hace sexenios, al principio de cada administración y antes de saber quién ocupará cada cargo de primer nivel, con las especulaciones a toda marcha está el temor de si el designado a cada secretaría lo será por compromiso, por méritos políticos o por verdaderas virtudes profesionales y de todas las secretarías la que en lo personal más me preocupa es la de Educación, porque en ella no basta con estar educado, con haber sido maestro alguna vez, saber de administración pública o ser recomendado del sindicato, porque si el que es designado para ocupar esa difícil encomienda lo es por sólo una de esas razones, la educación no va a avanzar, y aunque parezca un lugar común, si no se avanza en educación, en ningún sentido la sociedad progresa.

En los anteriores sexenios han ocupado esa importante oficina personas de diversos atributos, pero no siempre con las cualidades necesarias para impulsar la educación y, en dos o tres casos, personajes que sólo estaban para arreglar cuentas y cuentos, usándola de trampolín o para maquillaje de cifras.

Tal situación ha hecho que la educación en nuestro estado no sea de las mejores. En el Estudio Tendencias de Aprendizaje en México, que preparó el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y que presentó en cifras para Coahuila el consejero presidente del INEE, Eduardo Backhoff Escudero en la Primera Jornada de Investigación Educativa, organizada por la Universidad Pedagógica Nacional (Unidad Saltillo) y la Escuela Normal Regional de Especialización el pasado noviembre, se mostraron resultados no favorables para Coahuila, pues el avance entre 2003 y 2014 es marginal en Matemáticas.

En tanto, en aprendizaje de Lenguaje es decreciente y además no está Coahuila en los primeros 10 lugares de aprovechamiento del aprendizaje, destacando el presidente del INEE que con base en estos resultados ya fueron emitidos una serie de recomendaciones a las autoridades educativas estatales, a fin de implementar programas y políticas para la mejora educativa. Es decir, a la educación en Coahuila hay que ponerle verdadera atención.

Por eso me dio mucho gusto que el profesor (sí… también licenciado, maestro y doctor) Higinio González Calderón haya sido designado para secretario de Educación. Lo conozco desde hace más de 40 años, he trabajado con él (fue mi primer jefe) y he seguido su trayectoria a lo largo del tiempo.

Es un hombre convencido de la educación, aunque cuando era muy joven no quería ser maestro, pero después de dar una clase en Torreón (en donde estudiaba una carrera que finalmente no terminó), recibió un nutrido aplauso de sus alumnos (todos mayores que él). Y ahí se decantó, además de que muchos de sus parientes eran profesores.

La creación de la Universidad Autónoma del Noreste pudo no ser sólo obra suya (porque ese proyecto requería de muchas manos), pero el en ese entonces innovador modelo educativo y su implementación sí fue obra de él. Y los subsiguientes modelos, todos ellos de vanguardia, también han sido implementados bajo su iniciativa.

Es un hombre que sabe el valor de los recursos, porque siempre los ha tenido que gestionar (nunca le regalaron la nómina), lo cual hace que sea cuidadoso con ellos. Le gusta y sabe administrar: en los 70 trajo a Saltillo, en convenio con la Universidad Autónoma de Nuevo León, la Maestría en Administración, de la cual él mismo egresó. Muy hábil para las alianzas, construyó para la UANE un Doctorado en Educación internacional y ahora lanzó a su universidad al ciberespacio con un moderno modelo de educación virtual. Y además, le gusta y sabe de educación para la empresa.

Después de mucho tiempo, tenemos un educador ocupando la Secretaría, pero con retos muy importantes, porque si bien la educación en Coahuila tiene su propia dinámica histórica, esa energía se fue agotando con la falta de un proyecto claro, preciso y orientado hacia el esfuerzo pedagógico, no hacia objetivos políticos que llevan lenta pero seguramente a la inmovilidad. Y en estos 40 años jamás he visto al profesor Higinio inmóvil. Siempre está lleno de ideas innovadoras e iniciativas para realizar. Bienvenido sea.
22 Noviembre 2017 04:00:00
De la violación al suicidio sólo hay un paso
Hace unos días, en Piedras Negras, una niña de 13 años intentó quitarse la vida porque abusaron de ella. Cuando su madre acudió a la Fiscalía General del Estado para hacer su declaración, dijo que por la noche del miércoles ella salió de su casa y al regresar su hija le dijo que ya no quería vivir. La tomó en serio y la trasladó al hospital del Seguro Social para recibir apoyo. La señora actuó de manera adecuada al buscar con celeridad ayuda profesional y así salvó la vida de su hija.

Si queremos comprender este caso, utilizaremos la clasificación de Durkheim, porque las motivaciones de la niña fueron externas. Este es un caso frustrado de suicidio anómico, porque el equilibrio interno de la jovencita sufrió tal traumatismo al sufrir el abuso, que sintió desintegrarse su mundo, sus lazos de convivencia y sus expectativas de futuro.

Y es que una violación provoca una sensación de pérdida tan profunda, que una mente joven e inmadura tiene pocas armas para resistirla. En este caso, lo relevante es un golpe tan severo a la autoestima que la niña prefirió no enfrentarlo.

Una violación siempre implica un abuso de poder de tal manera que la víctima pierde el respeto por sí misma, se desintegra su valoración interna y terminan sus ganas de vivir. De ahí a la idea de suicidio solo hay un paso. Debemos notar que el problema real no es el intento de suicidio, que es el efecto, sino la violación, que es la causa precipitante.

La violación es un grave problema en México. En lo que va de este año se han presentado un promedio de 100 denuncias por delitos sexuales cada día, según estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública,  lo que representa un caso cada 16 minutos en promedio, es decir, una denuncia cada 40 minutos.

Tal vez sean las condiciones sociales difíciles en que se desarrolla el país, pero es necesario tomar en serio las causas y consecuencias del fenómeno del abuso sexual y de la tendencia a ser permisivo con los infractores, porque de la violación al feminicidio sólo hay un paso. Y la permisividad está en la esencia de una sociedad patriarcal que se niega a cambiar, en donde (al decir de Rita Segato, en un libro esencial que tituló La guerra contra las mujeres) violaciones y femicidios son una problemática que trasciende a los géneros para convertirse en la expresión de una sociedad que necesita de una “pedagogía de la crueldad” para destruir y anular la compasión, la empatía, los vínculos y el arraigo local y comunitario, como base de su control.

Y si a usted le parece difícil de creer en la existencia de esa pedagogía de la crueldad que alecciona y domina, le recuerdo las declaraciones recientes para Canal 44 del cardenal Juan Sandoval Íñiguez, obispo emérito de Guadalajara refiriéndose a que el alarmante incremento de los feminicidios en el país se debe atribuir a la “imprudencia de las mujeres”. Dijo: “De parte de la mujer puede haber cuando menos imprudencia. Con cualquiera que sale por ahí bien vestido, se comprometen, se enganchan”.

El problema de la violencia de género no es característico de hombres, de mujeres o de cardenales. Es parte de un conflicto social que precariza a los varones y les disminuye su masculinidad, a la que están obligados en una sociedad patriarcal que se basa en el dominio del macho.

No es (dice Rita Segato) que el hombre se volvió impotente porque las mujeres se potencian, sino que se volvió impotente porque la vida se volvió precaria y los deja impotentes, golpeando una estructura de masculinidad que deben reafirmar con el poder que otorga el abuso sexual y fundamentalmente la violación. Para que esta empodere, debe darse a conocer, ya sea haciéndose en colectivo o informándose como hazaña, haciendo la narrativa épica de la masculinidad recobrada.

Si esto es cierto, resultará que la violación en la mayoría de los casos no es un acto psicopático, sino normal y, por tanto, entendido como parte de la cultura de la masculinidad, dándole un peligroso marco de “normalidad”, de costumbre, que le quita su estatuto de delito y lo vuelve cotidiano, familiar.

Las miles de violaciones domésticas que no se denuncian porque nadie les daría importancia (“Mujer te doy…”) y no pueden transformarse en delito legal, porque el mismo legislador la trivializa, hacen difícil identificar el crimen cuando aparece el cadáver. Por eso la denuncia es, al hacer visible el hecho, la primera vía de combate de un delito que no se quiere ver, porque nos involucra a todos.
14 Noviembre 2017 04:00:00
La espera del terror
Llegó el nuevo equipo a gobernar y aun cuando todo se está haciendo en el mayor sigilo, el cambio de mandos fluye en la estructura gubernamental. El proceso de entrega-recepción en el Gobierno del Estado está concluyendo y seguramente como tradición y gesto de cortesía política hacia el equipo entrante, los secretarios les indicaron a sus subalternos tanto al nivel de dirección como de subdirección, firmar su renuncia y esperar las instrucciones de los nuevos titulares y de su equipo.

El cambio siempre implica la presencia de un estado de indefinición en donde los rumores y la falta de información confiable generan angustia creciente, que puede desembocar en la espera del terror, porque el cambio, a pesar de ser del mismo partido, pudiera no darse de manera amable y amistosa, a la manera de un corredor que le toma la estafeta al otro, para hacer que gane el mismo equipo, sino quizá como un vencedor que entra en el campo del enemigo vencido.

Y aunque causa el mismo esfuerzo despedir a la gente con una sonrisa amable que con una cara seria, quizá los nuevos jefes no les den las gracias ni les despidan con cortesía, sino con indiferencia o frialdad al aceptarles la renuncia ya firmada de antemano.

Aun cuando lo lógico es que el cambio de estructura sea amplio, algunos recursos humanos quedarán, pues no se puede prescindir inmediatamente de los servicios de todos los operadores administrativos, porque ellos son los que dan la memoria histórica a la transferencia. En ellos (y en los que esperan su salida, también) las emociones deben estar a flor de piel y a su máxima capacidad de manifestación, pues pocas cosas alarman más que el perder la fuente de sustento.

El que estén la emociones intensamente presentes es más agotador de lo que nos pudiéramos imaginar, porque, al contrario de lo que se pensaba hasta hace poco tiempo, las emociones básicas no son seis (alegría, tristeza, cólera, sorpresa, miedo y asco), sino 27 emociones interconectadas, según un nuevo estudio publicado en la importante revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, realizado por investigadores de la Universidad de California en Berkeley.

Estas son admiración, adoración, aprecio estético, diversión, ansiedad, asombro, incomodidad, aburrimiento, calma, confusión, anhelo, aversión, dolor empático, embelesamiento, envidia, emoción, miedo, horror, interés, alegría, nostalgia, romance, tristeza, satisfacción, deseo sexual, simpatía y triunfo.

El problema es que por lo menos 13 de estas emociones se ponen en marcha con el compás de espera actual, agotando día a día la tolerancia de angustiados trabajadores tanto estatales como municipales. Estas emociones de presencia constante podrán generar síndromes diversos como el de Burnout, el de Estocolmo, el trastorno de Ansiedad o el Ataque de Pánico, lo que ocasionará una baja en la eficiencia general al arranque del nuevo Gobierno.

Lo peor de todo es que la investigación también estableció que, contrariamente a lo que se piensa sobre que cada estado emocional es una isla, existen sutiles variaciones emocionales entre ellas, por ejemplo, la cólera y la tranquilidad, el horror y la tristeza, la diversión y la adoración, lo que hará más difícil que la persona sometida a la presión de este cambio y que experimente tales variaciones pueda entender lo que está pasando en su interior, y la lectura de sí misma se hará ininteligible, con el consiguiente aumento de confusión y falta de control en sus reacciones emocionales, repercutiendo en su vida familiar e íntima.

Por todo ello, lo mejor sería que los nuevos jefes tuvieran la necesaria sensibilidad para que el cambio sea lo más terso posible, evitando rencores, odios y terror innecesarios.
07 Noviembre 2017 04:00:00
El fracaso de la prevención del suicidio
Hace unos días, Édgar Iván García mantuvo una discusión fuerte con su hermano y este acto fue un disparador para que subiera a su habitación, tomara unos cables y se colgara, asfixiándose. Después del pleito, la vida familiar siguió su curso. Minutos más tarde la comida estuvo lista y como Édgar Iván no acudió al llamado, su abuela subió hasta la recámara, encontrándolo colgado. Debido a la enorme impresión, el hermano con quien había discutido Édgar Iván trató a su vez de suicidarse, lo que fue impedido por personal de la La Unidad Especializada de la Policía en la Atención de la Violencia Familiar, (Unepavif), de la Policía Municipal, que ya se encontraban en la escena, después que la familia pidió ayuda la 911. Hasta aquí parece un caso aislado, muy propio de nuestros tiempos, pero en realidad, el suicidio como fenómeno social y a pesar de los discursos oficiales, no ha sido atendido con políticas públicas eficaces y con programas que incidan en la promoción de localidad de cuidados en la salud mental.

No es posible saber si este suicidio pudiera haberse evitado, pero queda claro que la salud mental ha estado sometida a una crisis de abandono, abuso y violencia. Si quiere usted encontrar culpables de ello, señalará a los políticos que no dedican presupuesto a la investigación, desarrollo de programas de prevención, de información y promoción de la salud mental; a la falta de apoyo oficial en la preparación de los profesionales de la salud mental (no solamente los psiquiatras), y al dejar libre el espacio a la industria farmacéutica, quienes han vendido el mito de que su solución está en los fármacos e intervenciones biomédicas.

Este fenómeno es mundial y la Organización de las Naciones Unidas publicó un informe dirigido a los responsables de las políticas de salud pública y los profesionales de la salud mental, solicitando un cambio radical en los paradigmas de atención, especialmente un cambio en el modelo biomédico y neurocentrista reinante, llamado: Informe del Relator Especial Sobre el Derecho de Toda Persona al Disfrute del Más Alto Nivel Posible de Salud Física y Mental, y dado que las políticas públicas actuales afectan a personas con discapacidad intelectual, cognitiva o psicosocial, se debe abogar por un cambio de paradigma.

El actual paradigma, el modelo biomédico, explica los trastornos mentales a través de aspectos neurobiológicos, en los que se basa para realizar las intervenciones, pero es claramente insuficiente para explicar los complejos procesos de comportamiento de la personalidad humana y se ha negado a mantener un adecuado equilibrio entre las intervenciones biomédicos y las sicosociales, insistiendo en la suposición arbitraria de que las intervenciones biomédicas son más eficaces.

El relator especial de la ONU sobre el derecho a la salud, Dainius Puras, pidió una revisión revolucionaria de los sistemas de salud mental en todo el mundo, afirmando que el modelo biomédico “mantiene su poder basado en dos conceptos anticuados y científicamente erróneos: que las personas que sufren trastornos mentales y que se les diagnostica trastornos mentales son peligrosas y que las intervenciones biomédicas son en la mayoría de los casos necesarias”.

Como oposición al modelo biomédico, el informe aclara que el modelo sicosocial “ha surgido como una respuesta con base empírica al paradigma biomédico. Es un modelo que va más allá de los factores biológicos (sin excluirlos) y entiende las experiencias sicológicas y sociales como factores de riesgo que contribuyen a una mala salud mental y como factores positivos que contribuyen al bienestar. Este modelo puede incluir intervenciones cortas y de bajo costo que pueden integrarse en la atención habitual. Si se aplican debidamente, pueden empoderar a los desfavorecidos, mejorar la calidad de las relaciones y fomentar la autoestima y la dignidad. Para que un sistema de salud mental sea respetuoso con el derecho a la salud, debe mantener un buen equilibrio entre el modelo y las intervenciones biomédicos, por un lado, y los sicosociales, por otro, y huir de la suposición arbitraria de que las intervenciones biomédicas son más eficaces”.

Curiosamente, es el mismo proceso de reconversión que siguió en todo el mundo la atención de las discapacidades y que superó, con mucho, los resultados del modelo anterior. El Estado mexicano puede esperar pasivamente los cambios o puede, como lo hizo en la educación especial, unirse al grupo de los que lideraban. Solamente así se controlará ese terrible fenómeno del suicidio (y muchos otros más).
30 Octubre 2017 04:00:00
Pedagogía para la muerte
La muerte, decían los abuelos, es lo único cierto que hay en esta vida. Además, es lo menos aceptado y el secreto máximo de todas las culturas que en el mundo han sido.

Cada sociedad humana, desde la prehistoria, ha elaborado un ritual mortuorio para enfrentar el máximo misterio, que recibe tantas explicaciones como cosmogonías han existido.

O tal vez, al contrario, las cosmogonías se han elaborado para explicar tal enigma ¿Y que existe tras de ese umbral oscuro? Una explicación y un miedo.

Quizá la explicación tenga como finalidad disminuir ese miedo, esa angustia mayor productora de desasosiego y que limita, en muchas ocasiones, el goce de vivir porque significa perderlo.

Y en esta vida el miedo se trasmite como enseñanza ante el fenómeno de la extinción del individuo para matizar el duelo que produce la pérdida irremediable que no se desea definitiva, pero que se intuye permanente.

Las civilizaciones crean sus rituales llenos de muertos que retornan, de fantasmas que vagan, de espíritus que se manifiestan.

Porque si estos seres del más allá vuelven, quiere decir que sí hay algo de ese lado. Y aunque ellos sean aterradores, el hecho es tranquilizante: la vida no acaba en esta vida.

Se tendrá una segunda oportunidad para subsanar errores, ejecutar venganzas y obtener todo el placer que fue negado en esta vida. Sobre todo el placer, porque en la idea de la muerte es la pérdida que más angustia.

Por eso, los rituales mortuorios como ese formidable altar de muertos, sincretismo de culturas mexicanas, implican elementos de alimentación, que es el placer más primitivo y vital que el ser humano posee.

Además, retratos que recordarán al muerto su identidad, flores y objetos personales que le evocarán la vida y las velas para alumbrar el camino, porque se asume que viene del reino de las sombras. Muchos elementos que simbolizan el delicado equilibrio del paso de la muerte a la vida. Si el difunto se presenta, existe la esperanza de la vida eterna.

Educar a los pequeños para la muerte, de manera objetiva y sistemática, no ha sido posible por nuestra propia angustia.

Debería educarse con ella para que comprendieran qué frágil y complicada es nuestra vida y qué importante es conservarla. Deben saber que es un acontecimiento inevitable y trascendente, que a todos nos llegará en su momento, aunque ese momento (digan lo que quieran las tradiciones) no está predeterminado.

Que no perciban la muerte del ser querido, temor intenso en la infancia (la angustia del abandono) como un desgarramiento, sino como una separación física porque el ausente se puede absorber con fuerza en los recuerdos y en ellos seguirá teniendo vida.

En esta sociedad la muerte puede venir de forma dolorosa y sangrienta (lo que es una triste realidad), pero también puede ser el final de un largo camino, productivo y feliz.

Entre esta dicotomía se han formado las imágenes sociales que se construyen en la mente infantil, tornándose angustiosas porque, si bien se muestran, no se explican.

Las representaciones sociales de la muerte en la actualidad están llenas de asesinato, sangre, mutilación, dolor y agravios.

Los muertos que se evocan, entonces, están llenos de enojo y de deseos de venganza, en contra no sólo de sus asesinos, sino de todos aquellos que siguen vivos. Se tornan enemigos de los sobrevivientes y se proponen llevarlos con ellos para estar acompañados en su nueva existencia.

Así se forma la idea de lo siniestro, que se refleja en el miedo que ocasionan las noticias, los artículos de internet, los gráficos de las redes sociales o las películas de terror. Y una vez que el niño crece, se vuelve presa fácil del ataque de pánico, de la ansiedad hipocondríaca, de las fobias y los trastornos por estrés.

Pero los difuntos que visitan nuestros panteones y nuestros altares de muertos son ánimas que vienen en paz y de visita.

Son los antepasados que no tienen la intención del daño, que no buscan hacer mal, sino aprovechar el día para compartir el pan, el vino y el platillo de comida que más les gustaba para permitirnos darles vida y mostrarles a aquellos que no los conocieron, pero que recordándolos y hablando de ellos, aprenderán sus consejos y su ejemplo para sentir que su vida no pasó en vano, que aún tienen algo qué enseñar de todo lo que vivieron.

Así la fuerza de la evocación hace que el muerto conserve su poder entre nosotros y esté presto a manifestarse en todo aquel que lo recuerde. Esta es una pedagogía social que enseña, tal vez sin ser demasiado consciente de ello, a tolerar esa insoportable idea.
24 Octubre 2017 04:00:00
El diputado que quería vengarse de los titulados
El diputado federal del Partido Nueva Alianza, Ángel García Yáñez, impulsó una iniciativa (ya publicada en la Gaceta Parlamentaria) para establecer que la Cédula Profesional, que es el documento que certifica la posesión de un grado de estudios, se renueve cada seis años, mediante la presentación de un examen teórico-práctico que demuestre que el profesionista tiene los conocimientos necesarios para ejercer la profesión. Se podrá presentar, propone el diputado, en la institución expendedora de la certificación original o en otra de su elección, la cual deberá corroborar sus aptitudes, y en caso de no alcanzar la suficiencia, se le impedirá seguir ejerciendo su carrera. Pero generoso, dice que mantendrán su derecho de acudir ante la Secretaría de Educación Pública (fiel de la balanza) para solicitar una prórroga o término, con el fin de acreditar los estudios.

Apuntó el diputado García Yáñez que hoy la ley no contempla la actualización de los estudios profesionales, por lo que su iniciativa busca subsanar tal omisión. La iniciativa, ya remitida a la Comisión de Educación para su análisis, hizo estallar una tormenta pública que vapuleó con fuerza al diputado cuya iniciativa, tal vez hecha de buena fe, seguramente hubiera corrido la misma suerte que sus anteriores “20 o 30 nobles iniciativas”, según dijo él no aprobadas porque sus enemigos no quieren que llegue a ser gobernador de Morelos (en la lógica de que “si Graco es ¿Por qué yo no?”).

Poco después de que los medios publicaran su iniciativa, la polémica se desató, tanto en periódicos como en televisión y todo tipo de redes sociales, además de “amenazas recibidas en su oficina”, según declaró. Y la base fundamental de las críticas recibidas fue en el hecho de que el diputado no tenía más que la preparatoria, en esa costumbre de las críticas actuales que gustan de utilizar la falacia Ad Hominem, que en lugar de refutar los argumentos se limita a descalificar a la persona. El argumento del diputado no se basa en su calidad de graduado, sino en la necesidad de que los graduados se recertifiquen periódicamente y comprueben la actualización de sus conocimientos.

Aunque parece, sí, que le faltaron algunos conocimientos no sólo de lógica o visitas a las bases de datos del INEGI, del INEE y otras instituciones que le hubieran podido ayudar a la precisión de la propuesta porque, aun cuando no hay razón para dudar de su capacidad política (dice que es bueno, porque ya fue Presidente Municipal de su pueblo y diputado local de su estado, lo que implica la falacia de la autoridad), aun así, debe racionalizar su propuesta desde la lógica del sistema educativo.

Si se aprobara esta noble iniciativa, el trabajo titánico que actualmente realiza el Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE) se vería como un juego de niños. ¿Se preguntó el diputado el trabajo que tendría que hacer cada institución para recibir año con año después de los seis, todas las generaciones que ha graduado? Imagínese una institución como el Tecnológico de Monterrey, que desde 1947 ha egresado una enorme cantidad de profesionistas y que en los últimos años ha eliminado de sus licenciaturas el examen profesional, o bien la Universidad del Valle de México, actualmente con más de 120 mil alumnos en activo, que se certifican mediante examen de Ceneval, ¿Qué podrán hacer de aquí a 7 años? ¿podrán cumplir la ley? O bien las enormes universidades públicas al estilo de la UNAM ¿tendrán capacidad de recertificar a sus egresados, a partir del próximo año, una vez aprobada la ley? Solamente en el ciclo 2015-2016 egresaron de licenciatura y posgrado 233 mil 578 alumnos que en el año 2022 tendrán que volver a presentar examen de recertificación.

Y no solamente eso. Si se llegase a aprobar la ley y se tuviera que retirar la licencia a los profesionales en ejercicio que se negaran a aplicar, no por falta de capacidad y conocimientos, sino porque consideran injusta la medida ¿de qué manera podría sustituir la planta productiva, las instituciones docentes, las organizaciones civiles, la ausencia de estos expertos? O bien, estarían orillados a ejercer al margen de la ley. No critico al diputado, porque entiendo que no es un experto en el asunto, pero sí me parece que debería cambiar de asesores. Sin duda, está desperdiciándose dinero público en gente de evidente ineficiencia. Y luego no quieren que se critique al Congreso.
10 Octubre 2017 04:00:00
¿Quién tuvo la culpa de la muerte de la estudiante?
Una estudiante del Instituto Fleming, en Saltillo, de nombre América Guadalupe Herrera Solís, de menos de 15 años, estaba cruzando la calle Narciso Mendoza, por Manuel Acuña, en pleno centro de la ciudad, cuando un autobús de la ruta 7A Penal, cuyo número económico era el 223 y conducido por un joven chofer de 21 años, llamado Marcos Joel Sánchez Jalomo la impactó, la derribó y ocasionó que las llantas de su unidad destrozaran su cráneo.

Fue el viernes 6 de octubre, minutos ante de las 8 de la mañana, cuando la jovencita se dirigía hacia su escuela, que sucedió la tragedia.

El evento se desencadenó por una serie de errores, según las declaraciones de testigos: el chofer del camión de ruta iba tan acelerado que no hizo alto para subir pasaje en toda la calle Manuel Acuña, desde Ramón Corona (unas cinco cuadras a toda velocidad) y comentan que en el cruce con la calle Pérez Treviño, en donde debía hacer alto, no lo hizo.

Para colmo, mientras manejaba atendía mensajes de texto en su teléfono móvil. América Guadalupe cruzaba la calle de Narciso Mendoza cuando el distraído, apresurado e irresponsable conductor tomó esa calle y, siguen diciendo los testigos, la jovencita era tan pequeña de estatura que el chofer no la vio y causó el impacto, del cual el hombre no tuvo consciencia, pues dice que sólo sintió como si hubiera pasado un bordo y no frenó hasta unos 50 metros más allá, porque los pasajeros lo obligaron a parar y lo detuvieron, pues al darse cuenta, se preparaba para huir.

También comentan que la jovencita no fue consciente del choque porque al atravesar la calle iba distraída por los audífonos que, dicen, los traía con volumen alto.

Claro que la unidad estaba asegurada y la compañía de seguros tendrá que hacer una propuesta de indemnización a la familia de América. Con esto no se repara el daño, que es irreparable, pero es lo único que se puede hacer. Una vida se perdió y con ella el patrimonio genético, social y humano pierde oportunidades insospechadas de lo que América pudo haber aportado. Es decir, sin ella, todos perdemos algo de nuestra humanidad.

Lo más preocupante de todo es que este accidente pudo haberse evitado: no era irremediable ni creo que el momento de la muerte de América ya estuviese marcado. Si los mecanismos de control social necesarios estuvieran en marcha, no habría pasado esto.

Es muy probable que Marcos Joel no fuera debidamente capacitado como chofer de unidad de pasajeros, lo cual prepara perfectamente este y otro accidente cualquiera. A pesar de que el alcalde Isidro López Villarreal señaló que durante su administración las capacitaciones se están dando a 500% de lo que se daban anteriormente, también dijo que “tendremos que ver con el concesionario si el operador estaba debidamente capacitado”, lo que hace inferir que no hay registro de su capacitación en el departamento municipal correspondiente. De ser esto, sería un fallo gravísimo, porque habría una gran cantidad de choferes potencialmente peligrosos manejando todos los días, todo el día las pesadas unidades.

Por otra parte, es inadmisible que las autoridades permitan que los choferes tengan la posibilidad de contestar, no solo llamadas, sino mensajes de texto en su teléfono celular, situación que cuestiona gravemente la calidad de la supervisión del departamento de Tránsito. Si es cierto que la joven iba tan absorta en su música que no se dio cuenta del riesgo al cruzar la calle, esto nos habla del peligro en que se han convertido los smartphones porque aún no enseñamos a nuestra juventud a su manejo adecuado. Solamente se los damos, pero ni los enseñamos a usarlos ni les supervisamos su uso.

Y esto también cuenta para la escuela: si estamos en un nuevo modelo de enseñanza este debe abarcar el conocimiento preciso de la utilización de los instrumentos actuales, sobre todo esta pequeña computadora en la que devino el teléfono móvil. Porque ni de los autobuses, que nos facilitan el transporte como nunca, ni del celular, que nos comunican mejor de lo que jamás soñamos, podemos permitir que se vuelvan armas mortales. Está en todos nosotros.
03 Octubre 2017 04:00:00
Playboy y la mujer como una cosa
Murió Hugh Hefner, a los 91 años, en su cama y por causas naturales. Murió tranquilo aunque todas las expectativas apuntaban hacia un fallo cardiaco en un momento de pasión.

El creador de la mítica revista Playboy, que si bien no fue la primera en el género del manejo comercial del erotismo, puso las pautas para su aceptación, en una época en donde sectores importantes de la sociedad aún estaban cerrados a toda exhibición gráfica de la sexualidad.

Es cierto que fue un pionero y defensor de la revolución sexual, desde los años 50 del siglo pasado, pero también lo es que fue un promotor importante de la cosificación de la imagen femenina.

Sicólogo por la Universidad de Illinois, entendió que los hombres de su tiempo querían ver mujeres estéticamente impecables, pero complacientes y dispuestas a la relación sexual en cualquier momento, por lo que de dos opciones que tenía para elaborar el símbolo de su revista (león y conejo) escogió el conejo, por su intensa actividad sexual (las hembras del conejo siempre están receptivas). Y entonces enseñó a muchas generaciones que una mujer es una hembra receptiva a la solicitud del macho, porque esa es su función en la vida.

Playboy ayudó a la apertura de una época mejor en la vida sexual, porque luchó para mostrar sin tapujos el cuerpo femenino (y si bien no tenía preferencias en colores de piel, sí en proporciones) y a pesar de que su revista no sólo presentaba aquellos magníficos desnudos y escribían en ella destacados autores, su costo no era tan accesible en sus primeras épocas como para que la adquiriera la parte joven de la sociedad.

Era una revista para adultos que los más pequeños buscaban a escondidas y la veían con deleite. Muchos adolescentes vieron ahí por primera vez un cuerpo desnudo (jamás mostrando la vulva en aquellos primeros tiempos) y esa excitación inicial fija el objeto erótico posterior. Es decir, las conejitas de Playboy son las mujeres a las que hay que aspirar: altas, bien proporcionadas y complacientes.

Y si Playboy influyó más que nada en los hombres acomodados de muchas generaciones, su influencia impuso una moda generalizada no solamente en revistas y películas, sino como una forma de vida.

Esa forma de vida implica la cosificación erótica de la mujer. Cuando se cosifica a la mujer, es decir, si se le ve como simple objeto, se le despoja de su componente humano, no hay ya diferencia entre una mujer y una muñeca plástica.

Se ignoran sus sensaciones, sus sentimientos, sus afectos y no importa si al tocarla rudamente ella siente dolor, porque quien la toca puede experimentar placer y finalmente eso es lo importante.

Tampoco importa si el dolor lleva al extremo de matarla, porque si es una cosa nada más, no dejará demasiados sentimientos de culpa, mucho menos en una sociedad de consumo y desecho rápido de artículos de satisfacción como la actual, que privilegia tanto el objeto adquirido como su envoltura, pero que se le reemplaza fácilmente.

Cuando una mujer es agredida sexualmente, no importa si es verbal o física, si sólo la tocan o la violan y asesinan, la tendencia inicial es de culparla por la forma de estar vestida, por lo que enseña o por cómo se comporta.

Se asume que si sus proporciones físicas son generosas, está vestida provocativamente o está en lugares en donde la excitación está permitida (alcohol y baile son sus indicadores), ella debe estar receptiva a cualquier propuesta. Y si se niega es justamente castigada, porque ella se lo buscó.

No es que Hugh Hefner sea responsable de estas actitudes machistas que tanto han dañado el avance igualitario de la mujer: simplemente le proporcionó un estilo a esas conductas, una justificación a esos deseos.

Y además de promover la inequidad en el gusto hacia otras proporciones corporales, que hacían descender en la escala de preferencias sociales a mujeres que no se ajustaban a esa cerrada norma que manejaba Playboy, puso en riesgo a las que sí lo cumplían, porque llegaron a ser más asediadas, acosadas y atacadas que las demás.

La revista Playboy inauguró toda una época que seguramente se cierra con la muerte de su creador, que llevó una vida difícilmente recomendable, no solamente por sus excesos, por su falta de sensibilidad hacia las mujeres o por su tendencia hacia el hedonismo, sino porque una sociedad actual que empieza a privilegiar más la creatividad intelectual va a dejar en los archivos históricos ese estilo de vida.

Pero de que influyó en que nuestra sociedad actual sea lo que es, de eso no queda duda.
25 Septiembre 2017 04:00:00
Los otros terremotos
Este es el año de los terremotos. No solamente padecimos los movimientos geológicos. También nos estremecieron los terremotos causados por las redes sociales.

El ambiente que crearon fue tan caótico como los primeros minutos de los sismos, porque se empezaron a construir noticias, a partir de datos reales, que acabaron siendo hechos tan lejanos de lo ocurrido que parecían diferentes acontecimientos: lo que estaba pasando era en ocasiones superado por los acontecimientos surgidos de la fantasía de los redactores.

Ya diferentes medios hicieron recolección de las distintas notas y sus consecuencias, que en ocasiones incitaban a colaborar en zonas de desastre que no requerían ayuda, de peligros presentes en determinados sitios que no habían sido corroborados, como la inexistente caída de puentes, la presencia de personas atrapadas en edificios colapsados (la noticia de Frida Sofía se cuece aparte, porque a partir de una percepción errónea de dos rescatistas, una gran televisora se enfangó hasta las orejas por no corroborar la nota y después los enemigos del régimen lo capitalizaron al máximo), o los rescates frustrados por acciones de buena fe, como el que impidió rescatar al cuerpo de Laura Ramos, porque un abogado interpuso amparo contra la maquinaria que él creía era para llevarse los escombros y en realidad era para rescatar a la señora.

Y en eso de que las máquinas entraban a limpiar sin respetar la vida o los cuerpos de quienes estaban ahí sepultados, desató un estado de histeria, casi de psicosis, sin que fueran más que rumores propagados de boca en boca y claro, por las redes sociales.

Muchas notas más fueron ampliamente compartidas, como la del gran terremoto que partirá al país, el rescate del bebé en los escombros, una gran cantidad de edificios colapsados, las donaciones urgentes de sangre, la muerte del perrito rescatista o el derrumbe del Plaza Condesa (¿mas detalles? Uno TV).

Las redes sociales se aprovecharon (sin voluntad consciente… aún) del disfrute que causan las noticias sin importar su veracidad y sin querer que se corroboren, sino que emocionen. Este es el concepto de postverdad de la era de Trump, que parece ya está tomando presencia en todos los ámbitos de la vida.

Ya no es necesario, con base en ese concepto, corroborar las noticias, solamente esperar que se parezcan a la verdad y si no son exactas, es que las personas que dudan de la nota lo hacen así porque son enemigas.

Pero las personas que estaban muy pendientes a las noticias en redes sociales las creían porque deseaban creerlas, para poder justificar sus temores y necesidades de placer insatisfechos, pues las notas alarmistas les hacían corroborar su concepción interna del terremoto provocando descargas de ansiedad y su angustia personal que se canalizaba hacia el presente, confirmando sus más arraigados temores en ese fenómeno perceptual que se ha llamado sesgo de confirmación, placentero como pocos en ese instante, pero que alimenta grandemente la angustia.

Y están pendientes de las redes sociales aquellas personas que solamente escogen algunas noticias, las que corroboran sus esperanzas e ilusiones, afectando a la comprensión del entorno completo, mecanismo llamado percepción selectiva, que fue el usado por los millones de espectadores del fenómeno televisivo llamado Frida Sofía, calmado después por la perra rescatista del mismo nombre, Frida, miembro de la Marina Armada de México, esa sí con existencia de verdad.

Y quien más, quien menos, el ambiente produjo una gran influencia en la transformación del comportamiento de los individuos, provocando ese sesgo perceptivo llamado efecto de percepción ambiental, que a muchos los hizo explotar en conductas antisociales y empezaron a saquear no solamente las casas y los edificios colapsados, sino todo aquello que estaba a su alcance, evocando a aquella noche del 13 de junio de 1977, en que Nueva York quedó a oscuras por un inexplicable apagón que ocasionó que la gente saqueara, matara, violara y lo que para unos fue su peor pesadilla, para otros fue la realización de un sueño.

Pero el efecto de percepción ambiental también disparó las conductas altruistas, donde las personas daban un plus que ni ellas mismas eran capaces de creer, se emocionaban hasta las lágrimas por un rescate, aun cuando fuera de un cuerpo sin vida o se introducían en los edificios a punto de colapsar aun a riesgo de su propia vida.

Todos aquellos dominados por el efecto de percepción ambiental mandaron víveres, los llevaron y muchos hubieran querido integrarse a las labores de rescate.

Los que no estábamos ahí sin estar sometidos a esos sesgos perceptuales pudimos captar aquello gracias a una serie de canales de televisión que mostraban gran parte de los acontecimientos (siempre condicionados por la visión del camarógrafo) pero que permitieron tener consciencia de la magnitud de la tragedia y del heroísmo de los seres humanos, pero también de los sesgos de percepción que nublan sus resultados.
18 Septiembre 2017 04:00:00
Matar a una mujer parece ser fácil y seguro
Matar a una mujer, violarla y desaparecer su cuerpo parece tan fácil como quitarle el dulce a un niño. Ricardo Alexis, chofer de Cabify, fue llamado para trasladar a un pasajero y ella era una hermosa joven llamada Mara, de 19 años, quien según relata Milenio, se subió al auto confiada en la seguridad de una empresa seria en la selección de sus asociados. Pero el cansancio, el alcohol o la confianza hizo que se durmiera y el hombre estuvo evaluando la posibilidad del ataque sexual, el cual finalmente realizó en un hotel, donde llevó a la chica mientras estaba dormida.

Posiblemente ella se despertó durante el ataque y trató de gritar, por lo que la mató y a continuación en una hondonada cercana a Santa María Xonacatepec tiró el cadáver. Según los reportes, Ricardo Alexis era un joven normal que manejaba el coche de su madre y vivía con su pareja, hasta ese momento en que experimentó una excitación más allá de sus umbrales de manejo posible. No fue una violación-asesinato por impulso, porque estuvo midiendo las consecuencias dando vueltas alrededor del hotel durante muchos minutos. En ese lapso de tiempo experimentó cada vez más fuerte la urgencia hasta que el deseo cedió el paso al acto. Existe amplia investigación que comprueba una relación entre ser un delincuente sexual y tener una enfermedad mental. Irwin Sarason, profesor de psicología de la University of Washington, nos dice que: “Las parafilias, la personalidad antisocial, la psicosis, el trastorno del estado de ánimo y el trastorno relacionado con sustancias con frecuencia se presentan en los perpetradores de agresión sexual. La violencia sexual tiende a empezar temprano en la vida, ser repetitiva y estar asociada con otros tipos de conducta criminal”. Es decir, que tiene que ver con la familia, con el medio en donde creció, con el sistema educativo y los medios de comunicación, entre muchos otros factores. Su conducta también encierra la idea de impunidad, porque no manifestó preocupación de ser localizado como responsable, bien por limitaciones cognoscitivas, bien por un ambiente de violencia sin límites interiorizados vivido en su comunidad.

Pero él no es único. Muchos hombres que miran a las mujeres pasar, sólo piensan de ellas por el placer que pudieran proporcionarles y sueñan con tener una relación sin costo, sin responsabilidad, sin otra cosa que sexo y también aprovecharían una oportunidad en donde ella estuviese a su disposición sin consecuencias de ningún tipo, justificando sus deseos diciendo que si estos se le despiertan, es porque ellas lo provocan. Están de acuerdo con el pastor de la Iglesia Metodista de México, rector de la Universidad Madero, la UMAD, Job César Romero, cuando afirmó (para diariocambio) que el victimario estaría disculpado en sus deseos si los volviera acciones, debido a que sus actos se justificarían por “la descomposición de la sociedad y a las libertades que las chicas tienen… porque tienen libertad pero no tienen disciplina”. Y si el hombre ya tentado se decide a secuestrarlas, violarlas y tal vez matarlas, es porque la familia de la víctima le ha dado esa libertad, esa autonomía para andar sola hasta en altas horas de la noche y, dijo el rector, en muchas ocasiones las desapariciones de mujeres ocurren por problemas familiares: “Este tipo de problemas se dan por personas cercanas a ellas, entonces no podría haber un policía en la casa”, aseguró. Esta persona (y muchas más, al estilo de Marcelino Perelló, que en mucho tiempo no creo que pueda descansar en paz) mantienen la idea de que una mujer agredida, asediada, violada y muerta tuvo ella misma la culpa de su desgracia. Se lo buscó por coqueta y livianita. Y además disfruta la violación, aunque no lo acepte.

¿Y por qué tanto ruido, tanto escándalo por esa muchachita que tomó un taxi al que creía seguro, y que se quedó dormida, por efectos del alcohol o del cansancio? Porque, según la ONU (2015) cada día son asesinadas 7 mujeres en México; según la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (2017) cada minuto hay un delito sexual en México; según la CIDH (2016) en los últimos 4 años desaparecieron 7 mil mujeres en México; según Animal Político (2016) sólo 3 de cada 100 ataques sexuales se castigan en México y más del 94% de actos de violencia sexual no se denuncian (2017). Y me pregunto qué hubiera pasado si el chofer del Cabyfi hubiera sido mujer y Mara hubiera sido hombre ¿ella lo hubiera secuestrado? ¿lo hubiera atacado sexualmente? ¿lo hubiera matado? ¿no? Entonces fue feminicidio. Y si usted no cree que la sociedad debe pararlo urgentemente, es porque no ha entendido el concepto de crimen contra la humanidad.
12 Septiembre 2017 04:00:00
El niño del dedo amputado
Todo indica que hemos avanzado enormemente como país en el aspecto de la protección civil. Ese enorme temblor de la semana que pasó, que en el 85 hubiera todavía causado más destrozos, porque fue de una potencia superior; en esta ocasión solamente ocasionó una tremenda alarma en la Ciudad de México.

Ahí y en muchas partes de nuestro país se notó la curva de aprendizaje positivo en cuanto al manejo de las contingencias ocasionadas por desastres naturales de enorme proporción, como los recientes, terremoto y huracanes, que asolaron las partes más vulnerables, pero no las desarrolladas.

Sin embargo, es una lástima el contraste entre los logros de la implementación de las políticas en el Sistema Nacional de Protección Civil y en las instrumentadas en los centros escolares y esa pequeña tragedia, también de la semana anterior, en donde un niño de 2 años estuvo a punto de perder un dedo en un accidente en un colegio, lo que nos da un lastimoso ejemplo.

Aunque la información ha sido bastante imprecisa, sucedió en la escuela privada Instituto Galileo Galilei, cuando según la directora del plantel, Emily Sánchez, 10 minutos antes de salir de clases el niño, que no debía estar en preescolar, aunque ahí lo inscribió la escuela (pues no tiene maternal), cerró la puerta, machucándose él mismo, según las maestras (el cirujano plástico que lo atendió dijo que debido a las características de la herida, un adulto tuvo que haber sido el responsable), y se supone que le hablaron inmediatamente a sus papás.

Luego que llegaron, les entregaron al niño con el dedo envuelto en un papel higiénico y dicen que la directora les propuso atenderlo por el seguro de responsabilidad civil del colegio, pero bajo la condición de que ellos declararan que el menor no estudia en la institución, lo cual invalida automáticamente el seguro.

Dicen que se le habló a la ambulancia del supuesto seguro del colegio, pero que nunca llegó y los padres decidieron trasladarlo a la Clínica 2 para que lo valorara el cirujano plástico, pero luego comentan que los gastos ascendieron a 9 mil pesos.

Lo cierto de todo esto es que el personal del colegio no estaba preparado para responder a una emergencia. Y no es que sea un pésimo colegio, aunque tampoco es de los primeros en su clase, pues ocupa el lugar 353 de mil 569 en el Estado y se supone que tiene Asociación de Padres de Familia y Consejo de Participación Social.

Además, declaran contar con los elementos de seguridad básicos, lo cual o no es cierto, o no los activaron en este caso, porque los protocolos de actuación de Primer Respondiente en Atención de Urgencias Médicas indica claramente que debe haber personal capacitado que cuente con los conocimientos, habilidades y destrezas para brindar ayuda a las personas que han sufrido un accidente o una enfermedad repentina, y realmente nadie tenía la menor idea de qué hacer en este caso.

Con miembros del Consejo Escolar de Participación Social, que el colegio declaró haber formado y es integrado con maestros y padres de familia, debieron constituir el Comité de Protección Civil y Seguridad Escolar.

Estos comités tienen como responsabilidad diseñar e implementar el plan de seguridad escolar, para prevenir y reaccionar adecuadamente ante situaciones de emergencia como esta, realizando simulacros para aprender las reacciones debidas, teniendo capacitación en primeros auxilios, entrenamiento que puede ser fundamental para salvar vidas y que obviamente este colegio no tiene, aunque lo más probable es que haya una alta cantidad de planteles educativos (públicos o privados) que tampoco lo tengan.

La directora del plantel ya fue requerida por el Departamento Jurídico de la Secretaría de Educación para responder por el accidente, pero debemos preguntarnos cuántos colegios más están en la misma situación de falta de supervisión respecto a la prevención de accidentes y cuántos de ellos no han constituido su Comité de Protección Civil y Seguridad Escolar.

En este caso, el personal del colegio no entendió que el tiempo entre un accidente y el tratamiento médico inicial es de vital importancia, poniendo al niño en peligro de perder la parte del dedo mutilada por su tardanza.

Este accidente muestra, a gritos, la urgencia de promover la construcción de una cultura de prevención en todos los colegios y todas las escuelas de Coahuila. Prevenir es salvar vidas y eso vale cualquier esfuerzo.

Es importante trasladar la experiencia de la protección civil de los grandes acontecimientos sociales a los más limitados espacios de las escuelas, de los colegios, en donde las tragedias también pueden ser evitadas, y debe ser cuidadosamente supervisado por las secretarías estatales.
05 Septiembre 2017 04:00:00
La vida política de los obispos
Es roca pura la fe de los obispos en su posesión de la verdad única e indiscutible. Ellos saben porque Dios habla por ellos y si Dios con ellos ¿quién en contra? En Piedras Negras, en donde 19 infalibles, 18 obispos y el nuncio apostólico Franco Coppola, se dio el encuentro de obispos de ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos.

Porque urge el análisis de la emigración, pues ellos están seguros que la ley SB4, ahora retenida de forma temporal, se impondrá tarde o temprano, además de que tampoco tienen duda de que el presidente Donald Trump logrará la construcción del muro fronterizo, sabido es que la Iglesia católica tiene una eficientísima red de espionaje a todo nivel en el mundo, incluida la Casa Blanca.

Aprovechando que el 2 de septiembre se celebra el Día del Migrante, a su encuentro lo llamaron Migrante, Peregrino de Esperanza y acudieron los obispos de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Sonora, Chihuahua y Baja California por el lado mexicano y de Texas, Arizona, Nuevo México y California por los Estados Unidos, es decir, la plana mayor de esa potencia llamada Iglesia.

Y si bien declaran que los temas más importantes serán los migratorios, los avances y retrocesos que se tienen, así como las estrategias y programas en lo relacionado a la promoción que se le da a la defensa de los migrantes, los temas de fondo estarán más enfocados hacia la sucesión de Norberto Rivera, porque el Arzobispado de México lleva, en automático, el pase a ser creado cardenal por el Papa.

Y no dudo que también se hable de prevención de demandas contra sus curas pedófilos, porque en territorio mexicano se está dando ya la posibilidad jurídica de las demandas que restauran el daño con lo económico.

En Estados Unidos la Iglesia católica ha desembolsado cerca de 4 mil millones de dólares por demandas de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes desde los primeros casos de esta crisis, en los años 50. Y si esa actitud de justicia restaurativa se hace común en México, las bolsas eclesiales van a sufrir un descalabro.

Pero el tema de los migrantes ofrece muchas posibilidades políticas hacia diversas tramas, que tienen que ver con la familia, concepto que se fortifica más en otras organizaciones que en la diocesana. Y prueba de la importancia política del encuentro fue la ausencia del Cardenal Rivera y la presencia del representante del Vaticano Franco Coppola, hombre que maneja la agenda social del Papa, que ha logrado aplacar las radicales manifestaciones de la derecha extrema contra los homosexuales y teniendo como ejes de su discurso la denuncia social contra la desigualdad, la pobreza, la corrupción y la violencia en el país.

Es decir, que está más cerca de Vera que de Rivera. Y como el Vaticano está acostumbrado a hablar por toda la humanidad e imponer su voluntad a todos, aunque no estén dispuestos a compartirla, también se debió manejar en esa reunión los elementos fundamentales de la refundación del país, en donde la Iglesia tendrá una nueva oportunidad de tener la presencia que fueron perdiendo desde la Reforma.

El discurso de apoyo a los migrantes empoderará a quien lo asuma porque, como dijo Coppola, los cristianos deben acordarse de que Jesús fue migrante y deberán ver en ellos a Jesús mismo para tratar de ayudarles, dando una base irrebatible a su acción caritativa, una vez que vayan a inundar a nuestro país por su expulsión de Estados Unidos, encabezando ellos esas masas.

Y como excelente diplomático que es, indicó: “No se pueden resolver los problemas cerrando los ojos o negándolos, ni cerrando la puerta. El trabajo de la política es resolver los problemas y el de la iglesia es ayudar y estar cercana a los migrantes”. Pero el hecho de cerrar los ojos es sensible porque la Iglesia los ha cerrado ante los casos de abuso sexual y cuando al nuncio se le cuestionó esto, su respuesta fue cerrar los ojos.

“Nos podemos equivocar, somos hombres, pero lo importante es reconocer nuestras faltas y seguir adelante; más que buscar culpables, son soluciones, para que esto no vuelva a suceder”, dijo. Y aun cuando tiene razón, no era el punto central, ya que para no buscar a los culpables, los encubren, los protegen, los esconden.

El conflicto no es con Vera, que estoy cierto es un hombre de buenas intenciones, sino con Norberto Rivera, que debe muchas y por lo visto no va a pagar ninguna, porque parece ser que Dios, con su infinito poder y sabiduría, convierte para él en ineficaz cualquier acción de la justicia humana.
28 Agosto 2017 04:00:00
Las ganas de suicidarse
Cuatro suicidios en menos de 24 horas es todo un récord para nuestra ciudad. Con pocas horas de diferencia se presentó esa serie, sin tener conexión entre sí.

No se trata de una epidemia o de acciones por contagio al estilo del Efecto Werther, ese fenómeno en el cual por el suicidio de un joven popular y atrayente, se inicia una serie de muertes autoinfligidas entre sus admiradores, porque el imaginario social suele construir la falaz idea del contagio de las emociones y la comunidad entra rápidamente en pánico.

Se trata más bien de un agravamiento de ciertas condiciones sociales, como la desintegración familiar, las presiones económicas y las altas expectativas que cada clase social exige a sus integrantes, generando estresores que pueden hacer daño en la búsqueda de la autorrealización, inhibida porque no se logran satisfacer las necesidades más básicas que, a decir de Maslow, si no se satisfacen, surgen las metapatologías, volcadas en conductas de cinismo, frustraciones, depresión e invalidez emocional.

Como dicen todos los personajes que, sabiendo o no, declaran en la prensa sobre el tema, el suicidio es un fenómeno multicausal. Y aunque es verdad, hay diferentes paradigmas explicativos para entenderlo.

El menos conocido es el de la sociología clásica del francés Émile Durkheim, que nos mostraría por qué los cuatro suicidios no están provocados por las mismas causas, sino que son diferentes desde su clasificación, que, por cierto, fue pionera en el estudio de este fenómeno social.

Podríamos catalogar el suicidio del joven de 25 años que se colgó de la regadera del baño como un caso de muerte egoísta, por sus vínculos sociales demasiado débiles para comprometer al joven con su propia vida.

Otro suicidio, el de Alberto Cruz Jiménez, de 78 años, quien fue encontrado suspendido en la escalera con una cuerda enredada en su cuello, lo podríamos considerar un suicidio altruista, porque el hombre padecía de enfisema pulmonar y ya no podía valerse por sí mismo, liberando con su muerte a los familiares de una carga que él consideraba cada vez más pesada.

En cambio, José Eduardo Chávez, de 20 años, quien tenía cuatro días de haberse casado, no resistió los problemas con su esposa y se quitó la vida ahorcándose con una sabana que ató a su cuello en el patio de su casa. Este es un caso de suicidio anómico, porque sus lazos de convivencia se hallaban en situación de desintegración, de anomia, y él no lo soportó.

Y finalmente tenemos la muestra de un suicidio fatalista en la joven Reina de Jesús Sánchez, de 23 años, quien se ahorcó en su recámara con una cuerda que ató a una ventana, decisión producida quizá por reglas demasiado férreas, de modo que quiso abandonar la situación en la que se hallaba.

Pero nadie llega al suicidio sin la presencia de factores internos, personales, que los cuatro tuvieron que experimentar: condiciones de soledad interna profunda, incomunicación afectiva, pérdida de expectativas y de su proyecto vital, una autoestima baja o severamente lesionada, falta de disfrute de las cosas de la vida, tendencia a la autoagresión y, por supuesto, un estado de depresión con algún tiempo de presencia.

Sin estas condiciones reunidas, el paso al suicidio no se realiza, así que aquellos que sostienen que es un acto de cobardía no tienen ni la más mínima idea de lo que se trata.

Estamos viviendo en una sociedad que simula establecer programas de prevención al suicidio, pero que no los realiza por falta de seriedad política, por ineficiencia en las instituciones que lo operan y porque no se ha difundido suficientemente la información hacia la familia, para que las personas que quieren y rodean al suicida elaboren la carta de diagnóstico previa y que conozcan las instituciones adecuadas en dónde pedir ayuda a los profesionales que le podrán salvar la vida.

Falta investigación sobre sus causas concretas en la entidad, pero las aproximaciones serias al fenómeno no han sido tomadas en cuenta con la misma seriedad que han sido hechas.

Si las declaraciones de los funcionarios tuvieran el efecto que ellos suponen, ya no tuviéramos un solo suicidio en la entidad, pero se requiere de establecer políticas públicas preventivas reales, exigencia social que parece no importar, porque estos muertos tal vez sólo sean daños colaterales sin mucha significación estadística.
21 Agosto 2017 04:00:00
¡Qué miedo, el eclipse!
Los eclipses siempre han sido fenómenos cubiertos de magia: los niños se eclipsan cuando antes de nacer se exponen a los rayos del sol oscurecido y cuando nacen, labios o paladares hendidos, además de que se les forman conductas extrañas para toda la vida, cualidades especiales al estilo de la percepción extrasensorial o la visión de futuro.

Para bajar la angustia de las madres y proteger a sus bebés nonatos, la tradición recomienda que se pongan seguros, llaves, objetos de color rojo o moños para evitar esos daños imaginarios, en tanto que para bajar la angustia de los funcionarios de la educación en Coahuila (aunque otros estados se unieron a la iniciativa) la actitud mágica consistió en no sacar a los niños a recreo porque todos son tan curiosos que seguramente se le van a quedar viendo fijamente al sol y como resultado vamos a tener una generación de ciegos, o por lo menos de débiles visuales, cosa que en el eclipse del jueves 11 de julio de 1991 no sucedió, a pesar de que la situación pudo estar más fuera de control, porque los niños ya estaban de vacaciones.

Las consecuencias de aquel eclipse (que además abarcó todo México), según el Sistema Nacional de Salud, fue de 96 personas examinadas por posibles daños ópticos, 21 de los cuales tuvieron diagnóstico de retinitis solar, 13 en estadio I y 8 en estadio II.

Pero fíjese usted que la mayoría de la gente afectada tenía entre 15 y 44 años y se habían expuesto al eclipse de 7 a 10 minutos sin haber usado ningún tipo de protección. Lo curioso fue que en todos los casos se recuperó de forma total la visión en un lapso no mayor a cuatro meses. Esto no quiere decir que las advertencias de riesgo no hayan sido prudentes.

¿Pero cuál fue la diferencia entre aquel eclipse y este? La previsión. El Gobierno federal formó con suficiente anticipación la Comisión Intersecretarial para el Eclipse 1991, con el objetivo de mantener informada a la población sobre las mejores maneras de observar el fenómeno bajo condiciones de seguridad, repartiendo filtros hechos con una especie de papel metálico que resultaron eficaces para observar un fenómeno, que no volveremos a ver hasta el 8 de abril de 2024, cuando muchos de los estudiantes que están ahora en educación básica ya estarán incluso fuera del sistema educativo.

Esto es importante porque la falta de previsión pedagógica de la Secretaría de Educación, tanto del Estado como la federal, privó a las generaciones que estudian actualmente los niveles básicos comprender de primera mano un fenómeno físico extraordinario y no hicieron sugerencias al personal docente de proyectos de investigación que pudieron resultar fascinantes para todos los estudiantes.

No solamente se van a perder de las explicaciones científicas mediante la observación (obviamente no directa) y la exploración de infinidad de recursos para hacerla sino que van a estar encerrados en el salón de clase con una intensa curiosidad de presenciar el fenómeno que les producirá, en muchos casos, frustraciones que pudieran coartar su curiosidad científica en lugar de canalizarla.

Y no hubo previsión pedagógica para emitir recomendaciones a los profesores en torno a la creación de elementos de protección para observarlo con seguridad, tal vez porque la misma Secretaría de Educación no confía en la habilidad o responsabilidad de sus docentes para diseñarlos y utilizarlos.

Y por supuesto que también falló esa instancia que debe estar encargada también de la promoción de la ciencia y la tecnología en Coahuila, el Coecyt, que pudiera saber mucho de promoción de la ciencia en la industria, pero que evidentemente no sabe de la didáctica de la ciencia (creyendo que los modelos pedagógicos experimentalistas, muy fuera ya de la reforma educativa, son más adecuados que la visión de la comprensión de la Naturaleza de la Ciencia, que desde el 2001 viene a constituir la perspectiva desde la cual arranca la reforma. Revisen, si lo dudan, los libros de texto de primaria o secundaria). Y simplemente no hizo nada, desaprovechando el fenómeno que atrae fuerte la atención, por sus componentes culturales y su magnitud estelar. Lo que hizo el Coecyt es poner en sus cuentas de redes sociales artículos de otras instancias y, señores, así no se forma cultura científica.

Así que para este eclipse otra vez nos ganó la magia, el miedo y la angustia de la crítica que pudiera dar una protesta social más si llegara a pasar la temida desgracia (todos los niños se quedaron ciegos ¡imagíneselo!) y así, perdimos una oportunidad de oro de incentivar el pensamiento científico en toda esta generación de mexicanos.
14 Agosto 2017 04:00:00
El maestro fue asesinado por el ‘efecto Lucifer’
No crea que me refiero al enemigo malo, Satanás o Lucifer. No fue él quien asesinó a Rafael Pérez Hernández, profesor de música interino en la escuela Anexa a la Normal, hijo de uno de los creadores del grupo Takinkai, Rafael Pérez Martínez, virtuoso de la música latinoamericana. No fue Satanás, sino la Policía Municipal sufriendo las consecuencias del “efecto Lucifer”.

El joven maestro estaba en los campos deportivos de la Sección 38 sufriendo una conducta atípica, según los testigos del momento: corría, se desnudó, se tiraba al pasto, tal vez hablaba solo.

Algunas personas se acercaron a él y lo tranquilizaron, pero otras lo reportaron al 911 y llegaron algunas patrullas, entre ellas la de los presuntos asesinos, quienes se le acercaron y el maestro (también al decir de testigos), solamente manoteaba para evitar que se le acercaran, lo que ellos interpretaron como conducta agresiva y desde ese momento empezaron a golpearlo, hasta que, ya arriba de la batea de la patrulla y fuera de la vista de testigos, decidieron quizá tranquilizarlo haciendo que se desmayara por falta de oxígeno. Y lo estrangularon. Así nada más.

Ello, se demostrará en el juicio que les corresponda, serán los culpables evidentes, pero habrá otros culpables: los aparentes, como el jefe de la policía, Roberto Castro, al cual se le debería enjuiciar además por encubrimiento, pues en sus primeras declaraciones falseó los hechos.

La nota periodística lo dice: “El director comentó que los oficiales declararon ante la autoridad competente que derivado de la agresividad que presentaba el sujeto, este comenzó a causarse diversas lesiones una vez abordando la unidad”, para lo cual no contaba con información fehaciente, siendo obvio el encubrimiento.

Otros culpables, visibles pero intocables, serán el Presidente Municipal, Isidro López, por su indolencia, su negativa a negociar el Mando Único y su rechazo a involucrarse acerca en el tema seguridad; en el extremo opuesto el Gobernador con su consigna “De la seguridad me encargo yo”, lo que a la vez lo hace corresponsable del actual estado de inseguridad.

Y los responsables invisibles, como los que debieron arrojar resultados objetivos en las evaluaciones de control de confianza, que o no hicieron bien su trabajo o no cuentan con instrumentos que verdaderamente arrojen resultados reales, asumiéndose una farsa de justificación política, a la larga inservible y peligrosa.

Dentro de estos corresponsables invisibles están los instructores que ofrecen el entrenamiento, la capacitación y la acreditación en la Academia de Policía municipal, la cadena de mando que debe estar siempre en supervisión de acciones, los encargados de construir los Protocolos de Actuación de la fuerza pública y la necesidad de que los elementos de todas las fuerzas de seguridad comprendan los distintos comportamientos atípicos, como en la drogadicción y los trastornos mentales, porque es muy probable que el maestro haya estado sufriendo una crisis del espectro de la esquizofrenia, inducida o no por alguna substancia.

Pero no es en la víctima donde debemos localizar la culpa, porque él no había agredido a ninguna persona hasta que llegaron los policías, quienes evidentemente usaron de fuerza excesiva, pues son la autoridad, en la manifestación más clara del “Efecto Lucifer”.

Y en eso radica ahora uno de los principales problemas de las fuerzas policiacas, ya que no se les está educando en el uso racional del poder y lo que pasa en la persona cuando tienen poder es que la realidad se transforma para ellas, experimentan cambios profundos en su personalidad y en el trato con los demás.

Dependiendo de la cantidad de poder que se ejerza, se experimentan sensaciones de superioridad que pueden rayar en la megalomanía, o excitaciones perversas como la idea de posesión de los individuos que permitirá usarlos como simples objetos para la satisfacción personal, o bien ideas de omnipotencia que pueden hacer que se pierda la conciencia de la realidad, como les pasó a estos policías.

La sensación de poder absoluto que se ejerce dentro de una corporación que permite su uso violento e irrestricto es el placer en su más pura expresión. Y el experimento del psicólogo Philip Zimbardo, que hizo en 1973 en la universidad de Stanford, sobre los efectos de la prisión en la conducta de presos y guardianes, llamado por sus consecuencias desastrosas “El Efecto Lucifer” por su efecto tóxico, nos advierte que si se nos va de las manos la fuerza que nos debe proteger va a pasarnos, a todos, una enorme factura de violencia y de dolor. Y nos vamos a arrepentir de no ponerles un alto a tiempo.
07 Agosto 2017 04:00:00
#LadyChacal y el erotismo en el salón de clase
Las aventuras de #LadyChacal, Yolanda Palacios González, generaron impactantes notas que son, por lo menos, molestas. Sucede que el periódico Metro toma la noticia de un canal de YouTube, MafianTv, a donde el pretendido alumno seducido que grabó el video lo envió y se convierte en viral. La historia cuenta que una maestra de secundaria, de Monterrey tenía relaciones sexuales con sus alumnos a cambio de ponerles buenas notas y que fue tanta la presión de los medios, impresos y virtuales, que la Secretaría de Educación de Nuevo León emitió un comunicado diciendo que está tomando las medidas pertinentes, en tanto que la Procuraduría de Justicia estatal ya tomó conocimiento del caso. El video del alumno seducido que se difundió por Facebook y Twitter era tan explícito, que muchas personas les pidieron a los administradores que lo censurara.

Por YouTube se le cuadriculó la cara, pero los sonidos de placer se conservaron. Los principales periódicos y sus páginas electrónicas de América Latina consignaron la noticia y para muestra un botón: el periódico digital El Golfo tiene, en este momento, 64 mil visitas y 15 mil páginas, entre periódicos electrónicos y blogs lo consignan. En la página de la maestra se registraron más de 100 mil visitas.

¿Por qué despierta tanto interés un tema de esta naturaleza? Por el erotismo que existe en el salón de clase. En cualquier nivel, pero más en el de secundaria, en donde alumnas y alumnos están despertando a la genitalidad con una fuerza hormonal que no se repetirá así en ningún otro momento de su vida. La sexualidad, que es una de las dos energías vitales del ser humano (la otra es la agresividad) está presente desde el nacimiento hasta la muerte, pasando diferentes etapas de desarrollo. La escuela, esa institución que sirve, entre otras cosas, para enseñarnos a identificar, dominar y disfrutar las pulsiones básicas (bueno, que debería hacerlo, y según Nuño ahora sí lo va a hacer), recibe a las personas desde sus primeras etapas de formación de la sexualidad (en algunos casos, desde formación inicial en guarderías) hasta su etapa de madurez, ya en los posgrados.

Quiere decir que el salón de clase está fuertemente cubierto de esa energía sexual que por llamarla con precisión la denominamos libido y su idea representacional es como una especie de almacén de múltiples tipos de excitación, deseos y expectativas de placer. Por ello, la evocación del salón de clase generalmente está cubierta de libido y al conocer algún evento sexual como el protagonizado supuestamente por la maestra Yolanda remueve en todas las memorias sus propias emociones. El suceso es, solamente, la excusa para desatar los deseos reprimidos que, según se pueden leer en los diferentes comentarios son intensos y en muchas ocasiones sádicos, reproduciendo el dinamismo de la época en que fueron generados adentro del salón de clase.

La figura del maestro, puesto de autoridad, puede ser fácilmente cubierta de emociones de una etapa de desarrollo psicosexual temprana, porque la figura de autoridad la forma en nuestra sociedad el padre, al cual se le ama y se le odia, despertando fantasías eróticas que después se transfieren a la figura docente. Es la fuerza de la cual el maestro, si no tiene su sexualidad en equilibrio y su ética desarrollada, puede aprovecharse de las pulsiones eróticas emergentes, usando la asimetría de la relación maestro-alumno.

Aun cuando se ha avanzado mucho en el modelo de educación para la salud sexual y reproductiva, no es suficiente para generar conciencia en el tema, también en los maestros que, querámoslo o no, están modelando con su ejemplo las conductas futuras de sus alumnos

El periódico Metro falló en comprobar la información difundida y su nota es imprecisa y amarillista como lo muestra la agencia SDP. La maestra trabaja en la secundaria 1, encargada del área de computación en 1° y 3° y en clase de ecología. Amable y con buen trato a los alumnos, es reconocida por sus compañeros. El joven es un exalumno que subió el video para extorsionar a la maestra y Fabián Pazos, de MafianTv ha tenido que defenderse diciendo que SDP miente, que seguramente ya llegaron a un arreglo, intentando proteger su credibilidad. Incluso es falso que existan investigaciones de la Secretaría de Educación o de la Procuraduría. La maestra pide perdón en su página de Facebook, pero la mantiene abierta y con miles de seguidores.

Todo un drama que posiciona como estrella fugaz a una docente que verá afectada su reputación, de por vida, por un tribunal social que se guía por las leyes del deseo y la frustración. Así son estos tiempos.
02 Agosto 2017 04:00:00
El asesinato del padre
Un joven golpeó a su padre hasta que le ocasionó la muerte. Estaban discutiendo en su casa de la colonia Villas de la Angostura, en Saltillo, bajo efectos del alcohol y ya cerca de la una de la mañana del miércoles Hamilton, de 25 años, inició el conflicto con Jesús, su padre de 60 años. En el calor del conflicto golpeó a su padre sin piedad con una pesa, hasta que el hombre cayó y, en el piso, el joven, ya sin control, acabó con él. La Policía tardaba en acudir y los vecinos, desesperados, buscaron una patrulla municipal y sus efectivos arrestaron al parricida. Después se supo que no era la primera vez que se agredían.

Un acto de este tipo se conoce como parricidio, que según la enciclopedia jurídica se refiere al “homicidio del padre o la madre, legítimos, naturales o adoptivos; o de todo otro ascendiente legítimo”, se ha presentado a lo largo de toda la historia de la humanidad recibiendo diferentes explicaciones, según la narrativa de la cultura que la explique: desde sus tradiciones hasta el paradigma científico que lo exponga. Pero el efecto en cualquiera de las comunidades que lo presencien es de intensa angustia, porque remueve contenidos profundos en las personas.

El asesinato del padre es el acto más ritual que puede dar cabida en la sociedad humana, porque es el enfrentamiento radical contra la autoridad, su desafío y el triunfo de lo nuevo sobre lo viejo. Es el principio de la sucesión del poder de la tribu, donde el macho jefe, ahora conocido como alfa, reinaba sobre sus hijos y tenía el monopolio de las mujeres. Los machos jóvenes, encabezados por otro alfa, se rebelan y matan al macho viejo y, en un acto de canibalismo ritual, se lo comen, para poder incorporar en ellos sus cualidades superiores. Luego, para expiar el crimen y tomar el poder legítimamente hacen del padre un tótem, una imagen que elevan a la calidad de dios, construyendo el símbolo de Dios Padre, el todopoderoso y dando a comer su cuerpo ritual en forma de pan, de hostia, para que al ingerirlo se asimile su fuerza protectora.

Pero si esta explicación es simbólica y controvertida, el acto real no lo es. Es cierto que para matar al padre se necesitan elementos psíquicos específicos, que pueden diagnosticarse desde un trastorno psicótico debido alguna afección médica, un trastorno del despertar del sueño con sonambulismo, con terrores nocturnos, inducido por sustancias o medicamentos, un episodio maniaco, el trastorno de la personalidad limítrofe, el trastorno de la personalidad antisocial e incluso otros trastornos de ansiedad primarios, como el de estrés agudo, el de estrés postraumático o el síndrome de Burnout.

Como podemos ver, no todos los parricidas tienen el mismo conflicto personal ni sus motivaciones son iguales. Hamilton, el joven que mató a su padre con la pesa, parece presentar rasgos de personalidad antisocial, pero el niño de 15 años que mató en Chihuahua en el 2011 a sus padres para que ya no sufrieran los baleó motivado por el estrés agudo de verlos sufriendo una enfermedad terminal sin que nadie les ayudara. O Carlos Alberto de 23 años, en Tlalpan, hijo único de un matrimonio bien avenido, de clase social acomodada, padeciendo de un trastorno del espectro de la esquizofrenia, en octubre de 2011 tiene un estallido psicótico, manifestado en principio por un excesivo interés por el culto a la Santa Muerte, pero que derivó en una furia incontrolada contra sus progenitores, matándolos a puñaladas con seis cuchillos diferentes y destruyendo todos los objetos de su departamento. También es de mencionar la adolescente de 16 años que en diciembre de 2014 mata a su padre, quien abusaba sexualmente de ella amarrándola a la cama. Un día explota y decide parar los abusos, matándolo. Estaba tan confusa, que durante dos días durmió junto al cadáver, hasta que se recuperó y dio aviso a las autoridades.

Al margen de la realidad simbólica o concreta de la existencia del conflicto ritual contra el padre, lo cierto es que en una sociedad de corte patriarcal, encarna la autoridad y cuando esta es represiva, los subordinados tienden a rebelarse. Lo normal en esta rebelión es que los hijos se alejen, creando sus propias estructuras de autoridad, pero cuando hay un trastorno profundo en la estructura familiar, la vía de la violencia es la más frecuente para dirimir la controversia, porque esa parece ser la actitud que prefiere la sociedad.
24 Julio 2017 04:00:00
La hipocresía católica en la idea de la familia
Hay mucho olor de hipocresía en las concepciones teóricas sociológicas que vienen de la Iglesia católica, y el concepto de familia es uno de esos. Cuando la pareja homosexual quiso adoptar legalmente a sus hijos para darles respaldo pleno, la Iglesia se escandalizó porque la familia debe seguir el modelo de la Biblia, la familia determinada por Dios, la estructura “natural” de padre, madre e hijos (un Adán, una Eva, Caín y Abel). Pero a ningun teólogo le causa extrañeza, hace crítica ni se alarma cuando uno de los suyos, como el sacerdote católico Pedro Gutiérrez Farías adopta junto a una monja, Hortensia Jiménez Cruz, la friolera de mas de 100 niños que fueron registrados como sus hijos en Salamanca, Guanajuato.

Viviendo en un refugio llamado La Ciudad de los Niños, aceptado por su comunidad e incluso reconocido con la presea Tomasa Esteves como Salmantino Distinguido, en la categoría Filantropía y Servicio Social. Es decir, los 10 mil salamantinos que salieron a las calles en septiembre del 2016 a marchar por la defensa de la familia natural convocados por el Frente Nacional por la Familia, que aseguraron que la familia debe ser constituida por el matrimonio entre un hombre y una mujer, que están hablando a favor de los niños, la familia y la protección que debe guardar el Estado para con esa estructura, no se asombraron que hubiera entre los suyos una familia formada por un hombre que no puede casarse, por una mujer que suponemos célibe y que sus hijos no solamente sean mas que los de cualquier patriarca de la Biblia, sino que “contradice los principios naturales escritos por el hombre”, según sus palabras para calificar a la familia homosexual, en mucho mayor proporción.

Y lo peor es que, tanto ellos como sus cómplices del Registro Civil, por lo menos en el 2006, cuando fueron registrados 135 niños como hijos de la pareja religiosa (sin ser la primera ocasión), no respetaron diferentes leyes, iniciando por la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, que es muy clara en cuanto al Acogimiento Residencial, señalado como aquel brindado por centros de asistencia social como una medida especial de protección de carácter subsidiario, que será de último recurso y por el menor tiempo posible, priorizando las opciones de cuidado en un entorno familiar. Y ellos hicieron de ese centro de acogida una familia permanente obvio que sin poder ofrecer, aparte de otras cosas, el establecimiento adecuado del vínculo materno-paterno que todo niño necesita.

Esto, que ya de por sí es totalmente antinatural en cualquier término que se vea, se supo porque la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) atrajo el caso de los varios albergues con ese nombre que existen en los estados de Guanajuato y Michoacán y tiene la intención de investigar presuntas violaciones a los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes que han sido probablemente víctimas de abusos físicos y sexuales en esas “familias”.

Claro que las autoridades guanajuatenses, cómplices en su momento de las tropelías, los abusos y las violaciones que se hicieron en el albergue La Gran Familia de Rosa María Verduzco, “Mamá Rosa”, en Zamora, Michoacán, no van a mover un dedo para recibir la denuncia, no así la Procuraduría General de la República, porque la Red por los Derechos de la Infancia (Redim) le solicitó formalmente que atraiga la investigación y también que el Gobierno federal asuma la responsabilidad del albergue y de los niños, niñas y adolescentes que en él se encuentran, ante las denuncias hechas por menores de la institución, quienes acusaron haber sido víctimas de abusos sexuales, maltrato, encierros y mala alimentación, manifestando la incompetencia de las instancias del estado de Guanajuato en su supervisión y vigilancia.

Qué encontrarán en esta investigación, es dificil saberlo. Lo que se convierte en indispensable es que la jerarquía católica no ayude al encubrimiento del sacerdote, si acaso se le encuentran irregularidades o delitos que atenten contra la dignidad de la infancia. Y es que una gran mayoría de los jerarcas católicos mantienen el doble discurso de honestidad de las acciones y la corrupción en el encubrimiento. No basta el apoyo de las múltiples organizaciones que les rinden tributo, ni la promesa del papa Francisco de corregir las situaciones de abuso. Es necesario que la jerarquía católica no intervenga en las investigaciones judiciales, aunque no les tenga confianza.
17 Julio 2017 03:00:00
Qué fácil es acusar sin pruebas
Abraham González Ortiz, ingeniero, tiene una pequeña industria, un taller de acero, donde fabrica trabajos a medida y pequeños desarrollos tecnológicos. Pues bien, hará algún tiempo se propuso fabricar un horno para incinerar, una vez que mueren, esos animales pequeños, queridos compañeros de la familia, gatos y perros que fueron acompañantes de la vida familiar y que al morir dejan un hueco afectivo que se puede disminuir cuando sus cenizas se ponen en una urna y se vuelven recuerdo decorativo de su presencia. Tal vez esa costumbre no vaya a ser sólo una moda, sino una tradición positiva para mitigar el duelo.

Al ingeniero Abraham se le ocurrió porque uno de sus hermanos, Saúl, quizá el veterinario más conocido y respetado de Saltillo, tiene una clínica veterinaria (ambos provienen de una familia que asumió desde siempre la cultura del esfuerzo), y una idea lógica natural es fabricar lo que después será parte del servicio integral que tal clínica ofrece a sus usuarios: la cremación de sus pequeñas mascotas. Hasta aquí no había ningún problema.

El problema inicia cuando, ya fabricado el horno, inician las pruebas para su calibración, pues se debe medir temperatura, tiempo y consumo de gas para saber si el horno crematorio cumple con las especificaciones necesarias para luego registrarlo bajo las normas oficiales. El ingeniero hizo una prueba el sábado 8 y se tuvo que suspender porque las hornillas no tenían suficiente capacidad. El lunes 10 se hizo otra prueba con el horno calibrado, con perritos que habían muerto en el centro Mi Mascota, de Ramos Arizpe, pero ese día los vecinos, molestos tal vez por el natural olor que se desprendía, acusan al ingeniero y a su hermano de infundios y actos absurdos que ellos consideraron les darían más impacto a sus acusaciones. Pero que, por supuesto, no podrían ni remotamente probar. No es que se armaran de valor para denunciar, sino que llenaron sus mentes de fantasías y con ellas acusaron, construyendo sus propias leyendas.

Acusaron a los hermanos de que por su culpa tenían varios días soportando el olor a carne y pelo quemados, que el horno se convirtió en el campo de tortura para incinerar vivos a los perros, que escuchaban los aullidos lastimeros de los animales durante días, que era común ver al ingeniero capturar y torturar hasta la muerte a cuanto perro se encontraba a su paso, que era muy común por las noches verlo bajar de su vehículo bultos donde trasladaba a sus víctimas e incluso que habían escuchado los gruñidos y ladridos de sufrimiento al ser echados al fuego. Y para rematar afirmaron haber tenido varios acercamientos con él para pedirle que dejara de hacer estas actividades, “pues el olor tan penetrante que esto generaba es sumamente dañino, sobre todo para los menores de edad y personas adultas, pero Abraham González hizo caso omiso y prosiguió con la matanza”. Y el problema es que todo esto lo inventaron y no podrían probarlo ni aunque compraran los testimonios. Como resultado llega Fuerza Coahuila con elementos de Protección Civil y de Ecología Municipal y sin pruebas ni flagrancia, olvidando que todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario, se llevaron arrestado al ingeniero Abraham González y lo tuvieron recluido durante
48 horas.

Las redes sociales se abalanzaron como pirañas en contra de él y alcanzaron a morder a Saúl como tal vez ningún perro lo mordió en sus 34 años de práctica profesional. Las páginas de Facebook Código Rojo Saltillo y Noticias Al Minuto Saltillo iniciaron el festín de insultos (aun cuando hay comentarios en verdad divertidos y otros en defensa de la cremación), pero quien vio la oportunidad de llevar agua a su molino fue el polémico Raúl Julia Levy, quien incluso ofreció dinero a quien consiguiera pruebas en contra del veterinario o de su hermano, no teniendo que gastar ni un quinto, porque no había tales pruebas.

Se entiende y se aprecia que la actitud actual, tanto del Gobierno estatal como de una parte significativa de la sociedad esté en una franca defensa de los animales, pero no es admisible que denuncias sin fundamento lleguen a lastimar la reputación de un hombre que durante su vida profesional ha salvado de la muerte a miles de animales, que ha mostrado la mejor de las actitudes para mitigar el dolor no sólo de los animales, sino de sus dueños y ahora queda en entredicho por la ligereza de opiniones de un grupo que ni siquiera conoce ni su trayectoria ni su bondad ante una causa, la defensa de los animales, que el abrazó hace ya mucho tiempo.
10 Julio 2017 04:00:00
El Frente Nacional por la Familia y su autobús del odio
El Consejo Mexicano de la Familia, que es un movimiento de ultraderecha, trajo a México su novedoso autobús publicitario llamado aquí el Autobús de la Libertad, cuya finalidad es común para las asociaciones ligadas a los ultraderechistas de todo el mundo, que promueven el derecho de los padres a educar a los hijos en cuatro fundamentales ideas: que el matrimonio es una institución con fines de procreación, que existe una “maligna” ideología de género, que las parejas del mismo sexo no deben adoptar y que se debe proteger la vida desde la concepción de manera absoluta.

Lo que no promueven es la educación para la paz y como prueba de ello el presidente del Consejo Mexicano de la Familia, Juan Dabdoub, empresario neoleonés de filiación panista, en un acto de violencia autoritaria tapó la boca de una mujer que intentaba cuestionarlo, mientras él ofrecía una entrevista a medios en Tepatitlán, Jalisco, cuando el promocional autobús llegó a esa ciudad. A pesar de que el video es muy claro en cuanto al acto de violencia, el irritable catedrático no solamente evitó disculparse, sino mintió diciendo que pasó porque “desafortunadamente tengo la mano muy larga, y le alcancé a decir espérate, y ahí hubo contacto, pero no era la intención definitivamente callarla”, desmintiendo el video a este hombre de goma, émulo del Reed Richards de Los 4 Fantásticos.

El Autobús de la Libertad es un anuncio rodante que promociona los eslogan de: “Es perverso decir a los niños que desde los 10 años pueden tener sexo con adultos y abortar… ¡Sin conocimiento de sus padres!”, y “En educación, ¡biología, no Ideología de Género!”. Y el esencial, que dice: “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”. ¿Y qué hacer con la noticia que vimos hace días? A un bebé canadiense se le ha expedido un documento de salud que no especifica si es niño o niña; le llenaron el espacio con una U (que puede ser “unspecified” o “unknown”).

Es una hermafrodita producto de anomalías genéticas y hormonales, que combina características morfológicas de ambos sexos. La lucha legal la dio su progenitor, Kori Doty, quien dijo de sí mismo (¿o misma?): “Cuando nací, los doctores observaron mis genitales e hicieron suposiciones acerca de quién sería yo. Esas suposiciones me siguieron y marcaron mi identificación durante toda mi vida. Esas suposiciones terminaron siendo incorrectas y tuve que hacer muchos ajustes desde entonces”. La incertidumbre de ser mujer u hombre propicia depresión, baja autoestima e ideas suicidas, pues la sociedad no sólo les guarda distancia, sino ignorancia o hasta repulsión. ¿Y entonces cómo respondería el eslogan del Autobús de la Libertad a Kori Doty? Como Doty no tenía una definición clara de sus genitales, nunca tuvo certificado de nacimiento, pues solamente designan masculino o femenino, lo cual no le permitió gozar de todos sus derechos civiles, en una flagrante violación de su libertad y su seguridad personal como ser humano.

Pero ese Autobús de la Libertad no viene gratis a América Latina: viene prácticamente expulsado de España, donde el colectivo ultracatólico HazteOir pretendía exhibir su mensaje transfóbico. Creado en 2001 por un sobrino de Rodrigo Rato para apoyar a Rajoy, según cuenta Pablo Iglesias, fue impedido a circular porque se consideró que sus mensajes incitaban al odio, constituyendo un delito. Rubén Amón, articulista del diario El País, dice que: “¿HazteOír incurre en un delito de odio? Explícitamente no, al menos a tenor de la lectura del texto y en sus connotaciones semánticas. E implícitamente es probable, más aún cuando se hace diana con los niños transexuales en un sesgo particularmente miserable, pero la duda misma invita a la prudencia.

Y no porque el movimiento retrógrado HazteOír merezca la menor consideración o condescendencia, sino porque la libertad de expresión merece salir indemne, aunque sea por exceso”. Encontrando una dura oposición en México, el curioso autobús llegó a Chile, en donde no encontró precisamente una buena acogida porque sus mensajes son contrarios a la diversidad sexual y los estándares internacionales en esta materia. Y como dice la carta de Change.org que lo sacó de España: “Las consecuencias de esta campaña serán graves para aquellos niños que están sufriendo y que sólo verán aquí más motivos para sentirse aislados, equivocados, confundidos y culpables”. Pero eso es el riesgo de luchar por la libertad de expresión, sin la cual los riesgos serán todavía mayores.
06 Julio 2017 04:00:00
Ley Anticorrupción: crónica de una muerte anunciada
Si es cierto que la dinámica nacional consiste, como dice el refrán, quien no transa no avanza y si también es cierto que las leyes anticorrupción van a funcionar, tal vez el país caiga en una grave parálisis, porque se va a requerir de un cambio total de mentalidad y la construcción de nuevos repertorios de actitudes hacia el cambio de valores y eso va a llevar mucho tiempo. Porque no basta con la disposición de la autoridad, con la convicción de las altas esferas del poder de que ya es tiempo de ser honestos y con la idea del poder central de estructurar mecanismos que se deben replicar en los estados para que funcione el sistema como un todo. No es suficiente. Es necesario que la sociedad civil, la base social, asuma como propia la lucha contra la corrupción. Porque si nosotros, los ciudadanos, no nos unimos al proyecto, no va a pasar nada.

Como sea, entiendo que en todo el país los congresos de los estados están integrando sus leyes a las emanadas del Congreso de la Unión, con su Sistema Nacional Anticorrupción para establecer, dicen, las bases mínimas para la emisión de políticas públicas integrales en la prevención y combate a la corrupción, y para ello se conformó, según leí en la iniciativa enviada por el Gobierno del Estado y aprobada por el Congreso, el decreto para crear la Ley del Sistema Anticorrupción, un Sistema Estatal con un Comité Coordinador; un Consejo de Participación Ciudadana y representantes de los municipios. El Comité Coordinador se integrará por ocho integrantes de instancias gubernamentales, lo que les atará las manos para actuar en contra de sus empleadores. Este trabajo debería ser hecho por organizaciones ciudadanas, pero no al estilo del Consejo de Participación Ciudadana como el propuesto, que se supone será integrado por cinco ciudadanos de probidad y prestigio, destacados por su contribución a la transparencia, la rendición de cuentas o el combate a la corrupción, pero que serán elegidos por una comisión de selección de nueve ciudadanos, seleccionados por el Congreso, lo que se entendería como rizar el rizo. Además, no puedo dejar de recordar esa vieja máxima atribuida a Napoleón, que dice: “Si quieres solucionar un problema, nombra un responsable; si quieres que el problema perdure, nombra una comisión”. O un comité.

Se proponen también una Secretaría Ejecutiva, que dará apoyo técnico al Comité Coordinador del Sistema Estatal Anticorrupción, y más instancias con sus funciones y estructura. El problema es que la corrupción, que infesta toda la estructura gubernamental, la vida social y política y se ha convertido en una característica casi cultural de nuestro país, no se erradicará con leyes que pudieran correr la misma suerte que muchas otras que son letra muerta. Se requiere una intervención profunda e integral de toda la sociedad, de sus diferentes niveles y estratos, porque una sola acción, por muy bien intencionada que esté, no va a desarraigar el uso del poder público para conseguir ventajas ilegales. La transparencia y una profunda convicción ética en el actuar político será lo único que legitime al Estado, no una serie de leyes tal vez hechas sobre las rodillas. Y como “hecha la ley, hecha la trampa”, una política pública contra la corrupción requiere empezar del núcleo mismo que genera la corrupción y eso sólo puede hacerlo una verdadera contraloría social ciudadana, independiente del poder político constituido.

En todo el país, incluido nuestro estado, las organizaciones civiles, la base política ciudadana, planteó propuestas a los gobiernos federal y estatal que no se aceptaron, que tal vez ni se discutieron. Las más conocidas fueron la de revocación de mandato y la muy necesaria de que las organizaciones civiles participen de manera directa en la elección de las ternas para los puestos clave, desde el Comité Coordinador hasta el Fiscal, pasando por los magistrados y demás figuras. Porque si desde el poder se eligen, los compromisos estarán con el poder y no se logrará nunca el contrapeso. Combatir ya a la corrupción es vital porque la sociedad política está en una severa crisis que puede llevar a la democracia o bien a nuevas formas de participación ciudadana o a una dictadura que no nos quitaremos en décadas. Y si hablamos de la esencia de la corrupción, lo que nos corrompe políticamente no es la pasión de mandar, sino el afán de obedecer. Y obedecemos no porque estemos locos sino desorientados. Y además quieren que nos quedemos mudos, corrompidos. No lo permitamos.
27 Junio 2017 04:00:00
El placer del linchamiento
“Poetisa es golpeada por su expareja en Saltillo; pide auxilio en Facebook Live”. Así inicia el encabezado de la noticia en El Heraldo de Saltillo del 19 de junio de 2017 y a continuación da la información breve del evento en el que fue agredida Esther M. García.

Otros medios retoman la información o la amplían, pero la iniciativa la mantuvo Facebook, en donde las cosas llegaron hasta la incitación al linchamiento para el presunto futuro asesino, haciendo los honores a Minority Report, en donde una serie de (asumo) feministas integraron el escuadrón del Precrimen, de una manera que hubiera dejado satisfecho al mismísimo Steven Spielberg.

La información con la que contaban las personas que integraron el escuadrón del Precrimen no era mucha: un video subido por la afectada en el que pide se le denuncie, luego un cartel al estilo de “se busca” al que son tan afectos nuestros vecinos norteamericanos y una serie de comentarios derivados de la indignación de un muy añejo problema no resuelto de maltrato a las mujeres.

En el video se ve a la escritora con golpes y sangre en el rostro. Lo que la premiada poeta (dato que no es relevante, porque pudo ser una trabajadora doméstica o una dama de alta sociedad) pedía en el video era una cierta incitación imprecisa a la acción violenta contra su atacante.

Dijo: “Alguien por favor que me ayude a encontrar a Pedro Alberto Silva Campos, me agarró a golpes, a puñetazos hace un rato, cuando le pedí que llevara al doctor al niño, destruyó el teléfono de mi casa y me siguió, quiso seguir golpeando (sic) y dijo que no avisara a mi mamá ni a la Policía. Por favor, si alguien lo ve, si conocen dónde está, para que lo denuncien a la Policía, por favor”. Inútil.

¿Por qué?, porque ese delito requiere que ella misma haga la denuncia y como quien acusa tiene la carga de la prueba, en términos jurídicos no sirve que ella llame a las redes sociales a que lo denuncien. No hay modo de evitar el dolor que viene si demanda.

Poco después, alguien, un hombre cercano a ella, quitó el video de su muro argumentando que un grupo feminista había aconsejado que se eliminara para evitar la revictimización, pero perdiendo la necesaria visibilidad que movió en principio la opinión pública, lo que no permite llegar a mejores negociaciones en un momento dado.

Sin embargo, una vez que empieza a rodar la bola de nieve es imposible detenerla. La petición generó el ya mencionado cartel, agresivo e incitador, a la toma de justicia por propia mano. El cartel, mostrando dos fotografías del presunto agresor, decía:

“#AlbertoSilvaPrófugo SE BUSCA ¡POTENCIAL FEMINICIDA! Su nombre completo es Pedro Alberto Silva Campos, el 19 de junio agredió físicamente a su expareja Esther en Saltillo, Coahuila. Enfrenta cargos, es buscado por las autoridades y ESTÁ PRÓFUGO. Trabaja para UBER, maneja un SPARK BLANCO de reciente modelo. SI LO VES, DENÚNCIALO AL 911 0 A CJEMS (442)4340089. Hagamos justicia. Evitemos que agreda a otras mujeres #VivasNosQueremos #NoEstásSolaEsther”.

Y de entre todo, lo que más resalta es la incitación al linchamiento en esas dos frases: “Hagamos justicia. Evitemos que agreda a otras mujeres” porque, usted o yo, ¿cómo vamos a hacer justicia?

Entiendo que podemos ayudar a que se haga justicia, pero eso solamente le corresponde a las instancias judiciales. Podremos contactarnos con Esther y darle nuestro apoyo moral o económico para que lleve adelante un juicio. Podremos ser testigos si conocemos a Pedro Alberto y tenemos datos que apoyen la idea de su potencial trastorno antisocial (o lo que sea), podremos incluso movilizar fuerzas para realizar eventos de apoyo a ella y a todas las mujeres maltratadas (y créanme, yo las apoyaría), pero lo que no podemos es incitar a nadie para tomar la justicia en propia mano.

Porque Pedro Alberto podrá ser un presunto golpeador, incluso un presunto potencial asesino, pero mientras no se tengan pruebas, un juicio, vinculación a proceso, una orden de restricción, una orden de detención, sigue siendo inocente y ni usted ni yo podremos tocarle ni siquiera un pelo de su ya no tan abundante cabellera.

Porque ni Pedro es un negro esclavo ni Esther es una blanca sureña. No estamos en los tiempos del esclavismo norteamericano ni podemos erigir un tribunal irregular para dar respuesta expedita a la agresión sufrida.

El espíritu de Lynch no debe apoderarse de las redes sociales porque vamos a cometer injusticias mayores a las que pretenderíamos solucionar. Pedro puede ser una alma perdida, pero la pena debe ser siempre del tamaño del delito cometido, y eso solamente un tribunal puede determinarlo. Aunque no le guste.
21 Junio 2017 04:00:00
¿Se deja guiar por la posverdad?
Si usted está viendo alguna red social como Facebook o Twitter (aunque también WhatsApp ya entró al juego de las noticias), encontrará que sus contactos le envían una gran cantidad de información que a ellos les ha despertado la curiosidad y que van desde notas muy personales, hasta información general, pasando por videos de eventos, espectáculos, consejos de todo tipo y sucesos cotidianos, muchos de ellos relacionados con las celebraciones sociales importantes como el Día de la Madre o del Padre, lo que enriquece la capacidad de comunicación de estas redes sociales.

Pero también se ha encontrado usted con un alud de informaciones cuyo fin es el de formar corrientes de opinión, en todas las áreas de la vida, desde las religiosas, las científicas, educativas, morales, literarias y, cómo no, políticas.

Pareciera que la tendencia es a cumplir el postulado de Joseph Goebbels, el ministro de Propaganda del partido nazi, quien decía: “Una mentira dicha mil veces se convierte en realidad”, y vaya que si algún gobierno en la historia de la humanidad ha dicho mentiras increíbles que han sido fervientemente seguidas por millones de personas, esos son los nazis.

En ellos, y no en Mr. Trump, encontramos las bases del principio, ahora tan invocado, de la posverdad. En términos actuales, la posverdad (o mentira emotiva) implica que el hecho objetivo no es tan importante para formar la opinión pública como las creencias personales basadas en la emoción (y asentadas en los sesgos perceptuales). Así que si el hecho objetivo choca con la verdad aparente, se debe creer a la verdad aparente y no al hecho objetivo. Es el reinado de la emoción, del corazón y no de la razón, la cual está perdiendo terreno porque no es tan agradable como la fantasía que el discurso político construye.

Numerosas investigaciones sicológicas documentan la efectividad de las técnicas de condicionamiento en los destinatarios del mensaje propagandístico que sostienen la eficiencia de la posverdad.

En la memoria se estructura una asociación entre la percepción simultánea del concepto que se quiere imponer y el plano emocional. La intensidad de la conexión depende de la frecuencia de esta activación. Si la asociación adquiere fuerza suficiente, aflorará la emoción también en el momento de la elección, ya sea cuando, en las urnas, el elector deba señalar su opción o cuando el elector quiera explicar las razones del triunfo o del fracaso de su candidato, lo cual hará que los argumentos del partido o corriente por la cual votó sean creídos sin filtro racional.

La posverdad construye una realidad alterna a la que existe, a veces para ocultar, a veces para agradar, para no comprometernos o para engañar, pero siempre será una realidad de fantasía.

Es difícil dejar de creer en esa información, porque los propagandistas de todos los partidos han descubierto que presentando información falsa con esas técnicas de verdad aparente, los electores pueden protestar o defender posiciones que serían indefendibles si las personas no usaran en la construcción de sus opiniones lo que Daniel Kahneman (sicólogo y Premio Nobel de Economía) encontró: para tomar decisiones tenemos dos sistemas: el sistema 1, automático y capaz de tomar el control en las emergencias que se nos presentan en la vida diaria, pero que nos lleva a cometer muchos errores, y el sistema 2 o sistema esforzado, que es más lento, requiere de mayor esfuerzo y sólo se activa cuando detectamos problemas que nos producen una disonancia cognitiva, pero que nos permite concentrarnos, analizarlos con más calma y evitar los engaños de la posverdad. Lástima que la mayor parte de la gente se decide por el primero.

Afortunadamente existen muchas personas que no gustan de la información falsa y se están desarrollando programas para verificación de los hechos en redes sociales, buscadores de internet y medios de prensa. Facebook, Google, BBC News y Twitter están instalando mecanismos de verificación de información que van a ayudar a distinguir cuando una noticia es real y cuando puede no serlo, pero lo que no pueden hacer es convencerlo a usted de que no solamente su creencia es incorrecta, sino que su ciega pasión no lo ayudará a comprender la realidad y actuar adecuadamente.
12 Junio 2017 04:00:00
La triste mente de los defraudados
“Cuando estás cerca, aparenta que estás lejos; cuando estés lejos, que estás cerca”, dijo Sun Tzu. Pero por mucho que los partidos de oposición aparentaban estar cerca, no tuvieron más elementos para llegar, y la apariencia se tuvo que convertir en protestas. Y no ganaron los que no ganaron. Eso está quedando claro aun cuando faltan etapas legales hasta llegar al “No” definitivo. El domingo 11 de junio el Instituto Electoral de Coahuila (IEC) le otorgó a Miguel Ángel Riquelme la constancia de mayoría, pero la oposición mantiene dudas sobre este árbitro electoral.

Tan así, que antes de las elecciones algunos candidatos (entre ellos Javier Guerrero) hicieron una solicitud al Instituto Nacional Electoral (INE), para que fuera el encargado de la conducción del proceso electoral. Esto quiere decir que tales personalidades si confían en el INE. Pues bien, el INE no solamente avala la elección sino que se pronuncia en contra de las acusaciones de fraude que no se avalen con pruebas. Y dicen que es tan criminal el fraude como inventar que existe fraude.

El dirigente del PAN, Ricardo Anaya, insiste que su partido no descansará hasta que se logre anular la elección del pasado 4 de junio en Coahuila y seguramente ha de tener pruebas contundentes para lograrlo, pues de lo contrario su fuerza política va a sufrir gravemente. Si las pruebas que tiene son los argumentos que ostenta, no le servirán de mucho en tribunales: el conteo rápido que daba como ganador a Guillermo Anaya, la detención del PREP en la madrugada a los 71.91% de los votos, las mil actas sin contabilizar, los paquetes electorales perdidos o extraídos por la fuerza pública, las cuentas tramposas del estilo de 2, 3, 5, 10 (que ni un niño se traga el cuento) o de las actas arregladas en un pasillo, nada de ello en situación de ser localizado, sin mayores datos de identificación, pero que crean sospechas y desconfianza, a tal grado que muchas personas se creyeron como verdad la increíble cifra de los 500 mil votos robados, como lo declaró Guillermo Anaya (Milenio. 2017. 6 de junio de 2017).

Pero a pesar de que Ricardo Anaya había declarado que “Tenemos la certeza porque contamos con el 100% de las actas que nos dan una victoria de 2 puntos porcentuales”, sus partidarios no le exigieron que las mostrara como argumento irrefutable de su triunfo. Tal vez porque no querían que se anticipara al proceso legal mostrando las pruebas o quizá porque no tomaron en cuenta a la Ley de Murphy, que dice “Si algo puede salir mal, saldrá mal”.

A pesar de ser una ley empírica, tiene su sustento en los sesgos perceptivos humanos, como la inclinación a la negatividad, que nos hace temer y recordar más los casos negativos que los positivos o neutros, y el sesgo de confirmación, que nos lleva a hacer caso sólo a los ejemplos que ratifican nuestras creencias. Después de esa ley, se desarrollaron de ella corolarios, principios y máximas, algunos aplicables a esta situación, como los Principios Políticos de Todd: “Le digan lo que le digan, no es toda la verdad” y “Hablen de lo que hablen, hablan de dinero”.

Pero el debate no se termina con las entregas de constancias de mayoría, porque el tiempo apremia y entre más pasa, menor es la esperanza del rescate del pretendido triunfo electoral de Anaya, más se desaniman las masas y se desarticula la fuerza opositora. Ya lo contemplaba Sun Tzu hace 2 mil 500 años, cuando decía: “Un ejército es como el fuego, si no lo apagas, se consumirá por sí mismo”.

Y para colmo, desaparecen todos los partidos pequeños y las franquicias políticas que vivían de los impuestos suyos y míos. Partidos como el Joven, cuya edad de membresía supera los 35 años, va a desaparecer, a lo cual su líder, Édgar Puente, declaró: “… en Coahuila no somos agachones y no nos vamos a dejar… Que le llegue el mensaje al Gobernador, no nos vamos a dejar y vamos a tomar el Palacio de Gobierno”. Y debemos preguntarnos si eso será cierto, si realmente tienen la fuerza y la decisión para lograrlo o es una bravuconada con la que espera rescatar los despojos de un partido que, como los otros que desaparecen, estuvo planteado erróneamente y fue sólo el instrumento de un grupo que quería conservar su coto de poder para medrar, pero que ignoró que: “Si no puedes ser fuerte, pero tampoco sabes ser débil, serás derrotado”, como dijo ese sabio Sun Tzu, en su libro único El Arte de la Guerra.
06 Junio 2017 04:00:00
El pavor que sentirá burocracia
Terminó la elección y dentro de las oficinas gubernamentales todo seguirá por lo pronto en su lugar. Lo que estaba arriba seguirá arriba. Lo que estaba abajo continuará abajo. Y sin embargo, independientemente de quien ganó, de quien tome ahora el poder, una etapa se está cerrando y otra inicia su proceso.

A pesar de que a los vencidos se les hará muy difícil aceptar una derrota para la cual se debían haber preparado de antemano como escenario de probabilidad y tenderán a manifestar su frustración y su desencanto de manera que recuerde el pensamiento infantil, porque el adulto ante la derrota busca el aprendizaje, pero el niño niega llorando esa realidad en donde su deseo intenso no pudo realizarse; a pesar de que los equipos que dirigieron a la masa de vencedores espera, ya, esa designación directa y personal no va a llegar en gran parte de los casos porque sabemos que muchos son los llamados y pocos los elegidos.

la nueva etapa de gobierno inició desde el lunes 5 su marcha, virtual aún, insegura tal vez, pero empezando a construir una dinámica inédita, diferente a todas las que hemos visto hasta la fecha, porque las características de la personalidad del dirigente se imprimirán a la acción gubernamental, aunque las estructuras administrativas sean las mismas.

Por eso ningún gobierno es igual a los que lo anteceden. El que inicia va a ser un régimen basado en acciones políticas diferentes, en una agenda de prioridades que se alejará de la anterior, que debe romper con ella porque en política el continuismo se paga con la desaprobación y la ruptura con la inmovilidad de la maquinaria de poder, por lo menos hasta que se pone a punto la siguiente, y para ello pueden pasar años, y esto fue sabido por Fox y Calderón, quienes no se atrevieron a cambiar los cimientos de la maquinaria burocrática del país.

Cuando tome el poder, el nuevo gobernador buscará superar en el corto tiempo de 100 días los logros visibles de su antecesor, y con obras, designaciones y consignas buscará rebasar las expectativas puestas en los otros, los rivales vencidos, por el grueso de la población, sabedor que son indiferentes a él o que los tiene en contra.

Ofrecerá colocar al estado en los primeros lugares de todas las áreas de desarrollo y ampliará sus promesas de campaña, aunque ya no con cuentas tan alegres. Tenderá a ser muy exigente en términos de esfuerzo personal y por ello seguramente va a dejar a muchos colaboradores iniciales en el camino, exhaustos.

Y como tendrá que desligarse de las actuales esferas directivas del aparato burocrático, porque las ha heredado y las herencias en política más que enriquecer molestan, poco a poco se irá viendo el reacomodo que, como todo lo que se mueve, generará fricción y esta causará angustia de manera descendente dentro de las estructuras de poder de la burocracia, que irá permeando hasta alcanzar a todos sus elementos, uno a uno, quienes se sentirán por primera vez en años sin base firme y muchos de ellos pensando que sus días en el poder se terminaron.

Llega el tiempo de las delaciones entre compañeros, de las traiciones por el “sálvese el que pueda” y los golpes bajos, aunque sería lo más conveniente que los grupos se cerraran para su propia defensa y que se cultivara como prioritarios los valores de lealtad y gratitud.

Pero la angustia que se sale de control no los prioriza y como continuación de las campañas negras surgirán otras más locales, más pequeñas, generadas por los intereses particulares de los grupos que quieren seguir teniendo su coto de poder y que harán cualquier cosa para mantenerlo.

Se terminó el tiempo de la elección y ahora sigue el de la toma del control político del estado. Es una segunda parte tan ardua y dolorosa como la primera, pero esta ya no es un ejercicio democrático, sino la manifestación del poder duro. Sin duda nos esperan más sorpresas.
31 Mayo 2017 03:00:00
El arma secreta de la ciudadanía
Esta es la última semana de preparación para el voto. El domingo 4 de junio, suceda lo que suceda, va a cambiar la estructura política de Coahuila. No importa quién resulte electo, el esquema gubernamental, las políticas públicas y los grupos de poder van a cambiar. La consejera presidente del Instituto Electoral de Coahuila (IEC), Gabriela de León Farías, asegura que con el sistema de conteo rápido antes de que acabe ese domingo se va a conocer la tendencia ganadora de un candidato, pero es de dudarse, además de ser previsible que el resultado se judicialice, es decir, que cualquier ganador sea protestado ante tribunales electorales y el triunfo oficial se difiera hasta en tanto los tribunales superiores no den su fallo.

Sucederán cosas inéditas ese día, y una de estas va a ser el uso masivo de la cámara de grabación del teléfono celular, que atestiguará tan diversas cosas que se va a convertir en un arma de la ciudadanía. Claro que los militantes de todos los partidos políticos, de todos los candidatos y de todas las tendencias van a usarla y por eso no hablamos de arma partidaria sino ciudadana.

Para bien o mal, la cámara de video integrada a los teléfonos actuales se ha convertido en el ojo omnipresente de la vida cotidiana, no solamente del acontecer político. La cámara ha captado, por ejemplo, abusos de poder en diferentes ámbitos. Tal vez una de las esferas profesionales más protegidas es la medicina y desde hace tiempo estamos viendo videos en donde profesionales médicos abusan de su posición asimétrica con los pacientes en la medicina social.

Lo interesante es que de tal alud de denuncias, difundidas por YouTube (complemento ideal de la denuncia ciudadana), las instituciones están respondiendo al ciudadano común que se defiende con el testimonio de la realidad: caso sobresaliente el de Campeche, en donde el Instituto Mexicano del Seguro Social despidió a una doctora luego de que en redes sociales se difundiera un video en el cual Rosana Alejandrina Chi Cohuó, identificada como médico del hospital rural de Hecelchakán, le niega la atención a una paciente, según reporta Proceso, cesada porque su “actitud de servicio es injustificable” y esto se logró porque “fue captada en video por una derechohabiente en el cual muestra una actitud de servicio injustificable y que contraviene el desempeño de sus funciones”, según el comunicado de la institución (#LadyCiruela le pusieron porque a lo único que prestaba atención era a comer esa fruta). Es decir, que el ojo del observador que se plasma en el video, incontrovertible todavía (porque la gente normal no sabe hacer montajes aceptables… aún) y el poder omnímodo de YouTube está actuando como una red de protección contra la injusticia más efectiva que las instituciones sociales que se han encargado de aplicarla.

Con las cámaras todos podemos ser observadores electorales de muy alta eficacia para retratar los abusos, las trampas y los fraudes que, ahora sí, todos los partidos temen porque todos saben cómo se hacen, puesto que todos los han hecho. Y el ciudadano común, por primera vez en Coahuila, se va a convertir en vigilante, en salvaguarda de esa elección. Con videos impactantes y reveladores unos, de mala calidad y confusos los más, la elección tendrá tantos testigos que va a ser difícil que estas elecciones sean fraudulentas, pese a la fuerte presencia estatal o a las campañas negras de sus opositores, que seguramente estarán montando una postelectoral, por si acaso.

Una elección trascendental como la que viviremos el 4 de junio pone en juego una serie de mecanismos sociales que pueden corromperla o devenirla en ejemplo. Como dice Bobbio, el ideal democrático que da origen a los aparatos electorales incluye para ellos en el imaginario social una serie de promesas que difícilmente se van a realizar, pero que deben mantener la esencia fundamental del proceso democrático. El ojo público va a estar abierto todo ese día fundamental y alimentará a la memoria colectiva que será, posiblemente junto a la boleta electoral, en las pruebas judiciales, quien dé el triunfo al candidato que se lo merezca.
16 Mayo 2017 03:00:00
Los tatuajes son peligrosos para la salud
¿Por qué gustan los diputados hacer gala de ignorancia? Asumiéndose científica social, la diputada Claudia Sánchez Juárez, del grupo parlamentario del PAN, presentó al Pleno de la Comisión Permanente una iniciativa para reformar la Ley General de Salud en materia de tatuajes, modificar la fracción XXV del Artículo 3 y aplicar sanciones administrativas y económicas a quienes introduzcan, adhieran o adjunten tatuajes promocionales a los productos de consumo humano.

Ella dio voz al diputado Elías Octavio Íñiguez Mejía y ambos hicieron gala de su saber diciendo que incitar a los menores a utilizar tatuajes (aun provisionales) “distorsiona su conducta respecto del cuidado, respeto y aprecio a su aspecto físico”, y aseguran que “gustar y exhibir los tatuajes, que hoy muchos de los niños y jóvenes portan, resulta inconcebible”; además de las consecuencias sociales, familiares, educativas, culturales y sicológicas que “implica a futuro efectos jurídicos y de tipo laboral”, criminalizando de antemano tal conducta. Dicen también que ayudan “al deterioro de los valores de la sociedad” y es “inconcebible” que existan muchos niños y jóvenes que tengan el gusto y “padecimiento de exhibir los tatuajes”.

Advierten que el uso de tatuajes provisionales se ha intensificado por la incursión de estilos y modas que llegan de otras latitudes y por el avance de la tecnología como el internet y las redes sociales, que influyen en la conducta de las nuevas generaciones, que no miden las consecuencias. Aseguran que “el fomento e incitación de estas prácticas a temprana edad constituye un factor de riesgo toda vez que los menores no poseen la madurez suficiente para asumir con plena conciencia y responsabilidad las consecuencias de sus actos en detrimento de su salud y limitar las posibilidades futuras en otros ámbitos”.

Y, ante esto, no es posible dejar de preguntarse ¿Lo dirían en serio? ¿No tienen ni la más remota idea de lo que significa el respeto a lo diferente o las consideraciones científicas del tatuaje? Una anécdota es oportuna. En una escuela de barrio, en la frontera, llega un niño cuyo brazo tiene un tatuaje. La maestra se escandaliza y llama a los padres, que llegan ambos completamente tatuados. La maestra entiende y lo que les dice son orientaciones para mejorar el aprendizaje del niño y facilitar su incorporación al grupo. Obviamente no era diputada panista.

La piel humana es el límite entre la persona y su entorno, entre su interior y lo externo. Y cuando las personas quieren protegerse de lo que sucede afuera de ellas, ya sea de la temperatura o de los peligros, se cubren con ropa, con armaduras o chalecos antibalas, o bien, cuando el peligro es más sutil, porque se deriva de la violencia simbólica o del imaginario social (de imágenes sociales que han sufrido un deslizamiento de sentido, dándoles nuevas significaciones angustiosas), se tatúan.

Los tatuajes tienen funciones de protección, de pertenencia, de identificación, como símbolo de identidad étnica o de ayuda a la memoria. Una piel tatuada es una piel marcada para siempre, aun cuando las modernas técnicas de cirugía estética pueden revertir ese proceso. El tatuaje se ha empleado para identificar prisioneros, como lo hacían en los campos de concentración nazis, poniéndoles un número, o bien en Francia con la flor de lis, para los indeseables, según relatan algunas novelas.

También funcionan para señalar la pertenencia a alguna secta o grupo secreto, al estilo de los tatuajes Kanji, que son una forma de escritura japonesa, o de la mafia nipona Yakuza, que identifican su posición por su número y complejidad. En otras culturas los tatuajes significaban la posición social que la persona tenía, como guerrero o como aristócrata. Los marinos y soldados se marcaron desde hace siglos con los datos de sus barcos o sus batallones de combate como una manera de pertenencia y un modo de ser identificados si morían en la batalla. Entre la Mara Salvatrucha el tatuaje significa haber superado el rito de iniciación.

Otra finalidad de los tatuajes es su uso como talismán, que protege del miedo y está en función de fórmula mágica, por lo que cada figura que alguien se tatúa en el cuerpo como protección, simboliza un hechizo guardián que lo acompaña siempre, teniendo un efecto de relajación en la persona que lo porta. La moda del tatuaje se está imponiendo nuevamente, pero los tatuajes nos han acompañado a lo largo de toda nuestra historia.

Finalmente, el buen diputado se arrepintió y pide retirar su propia iniciativa contra los tatuajes, a través de un escrito. El contenido era tan absurdo, que no requirió explicar los motivos de su solicitud.
09 Mayo 2017 03:00:00
El profe chacalón
“Un profe chacalón quería que le tocaran el flautín”. Así encabeza su número 3250 del 6 de mayo el periódico hermano de Zócalo, el Calibre 57. Si bien la nota es amarillista y escandalosa (todo el periódico lo es) informa sobre la denuncia hecha por padres de familia a un maestro de música que intentó abusar de niñas de primero de primaria en un colegio de Saltillo, según la nota el Colegio Abraham Lincoln, en donde estudian las niñas que relataron cómo hace unos días el maestro de música tocó sus cuerpos.

Ellas lo contaron a sus padres, quienes acudieron a la Dirección del plantel para aclarar los hechos y exigir alguna acción de investigación, pues consideraron que en caso de ser cierto, sería un peligro que tal maestro siguiera laborando.

Dice la nota que la directora no puso la atención necesaria, pues el profesor siguió atendiendo a los grupos con su clase de música y los padres afectados, que encontraron apoyo con otros progenitores, hicieron una reunión para reclamar acciones a la directora, pero las cosas se salieron de control y decidieron acudir al departamento jurídico de la Secretaría de Educación (la SEDU) y a la Procuraduría de los Niños, las Niñas y la Familia (la PRONNIF).

La SEDU se deslindó de responsabilidades, porque es, dijeron ellos, un maestro que presta sus servicios en una institución privada, pero la PRONNIF empieza a realizar las investigaciones correspondientes a quien resulte responsable por el delito de abuso sexual en su modalidad de tocamientos en perjuicio de dos menores de 6 años. Hasta aquí la nota, que si bien tenía un encabezado escandaloso, su contenido era formal y correctamente redactado.

La noticia es interesante por varios aspectos. Primero, porque parece que hay una mayor cultura de la denuncia de abusos sexuales antes de que pasen a mayores, porque niñas y niños cada vez muestran mayor consciencia del peligro, pueden identificarlo antes de que prosiga y tienen más confianza de contar los temores a sus padres.

En otros tiempos (y todavía en algunos sectores fuertemente tradicionales) estas niñas hubieran sido acusadas de exagerar o mentir sobre lo que les estaba pasando, puesto que las cuestiones sexuales estaban tan reprimidas que era mejor pensar que no existían. Y si no existían, todas sus manifestaciones (como abusos y agresiones leves o graves) no eran ciertas. Así que las víctimas eran consideradas mentirosas, revictimizándolas y condenándolas al silencio o a la perpetuación del abuso.

Aun cuando hay muchas gentes que se quejan del proceso de empoderamiento de los niños y niñas por conocer los derechos de la infancia, estos casos muestran que los beneficios ya están a la vista.

Otro aspecto que parece interesante es que el único diario que maneja la nota es el Calibre 57. Es cierto que como dicen los profesionales del periodismo “nota volada, nota ganada”, pero quizás fue decisión de los padres darla a conocer a este periódico, aunque los demás la vayan a reproducir posteriormente.

Y es que la penetración social de este tipo de publicaciones es alta y generalmente dirigida a las clases populares, que no tienen mucho interés en cuestiones de información internacional, cultura refinada o de procesos políticos, pero son consumidores ávidos de notas de impacto.

Los diarios amarillistas o escandalosos son habitualmente despreciados y objeto de duras críticas por las clases cultas o las personas de alta sensibilidad, pero es el material de lectura de muchísimas personas que no leerían otra cosa. Su estructura lingüística está cuidadosamente calculada para llamar su atención y generar la compra del ejemplar, mediante frases impactantes de doble sentido y humor negro que hacen alusión a las tragedias cotidianas que sufre ese amplio público: el vecino de ellos “se calaquea porque se le paró en plena calle y fallece”, en tanto que el vecino de usted pierde la vida por un infarto cardíaco en la avenida.

No hay duda que para redactar los encabezados al estilo de “morras planchadas en bulevar” es necesario tener destreza lingüística, conocimiento de la jerga popular y habilidad en el manejo del albur, mucho ingenio y sensibilidad popular, aunque queda claro que difícilmente serán candidatos a premios periodísticos.

Como sea, es importante que se corrobore que el profe chacalón sí lo es en realidad, que se le separe de su puesto docente en caso afirmativo y que, además, se empiece a construir esa necesaria lista de agresores sexuales que el estado de Coahuila debería ya tener.
02 Mayo 2017 03:00:00
Morir en Cancún
Cancún se convirtió, al paso de los años, de paraíso terrenal a tierra de deseos, en donde placeres y tragedias se presentan de manera intempestiva. Recordemos a Lady Coralina y a tantas otras tragedias inesperadas en ese espacio de cielo que con facilidad se vuelve infierno. Para Gabriela Jaramillo, la estudiante saltillense asesinada hace unos días por un canadiense en el hotel Gran Caribe Resort, en la habitación donde ambos se hospedaban, se volvió la última escena de su corta vida.

Los hechos que conocemos son los siguientes: ella tenía 23 años, era madre de dos niños y estudiante de Criminología. Viajó sola en avión de Monterrey a Cancún para verse con su presunto asesino, Michael Kalata y en esa habitación Gabriela fue golpeada de manera brutal en todo el cuerpo, principalmente en la cabeza, sufriendo un traumatismo craneoencefálico y fue ahorcada. Durante el acto homicida, Gabriela pidió ayuda y el personal de seguridad del hotel entró a la habitación 2127, pudiendo detener la agresión, aunque muy tarde para la joven, pues ya estaba moribunda.

Lo que podemos suponer, porque la historia se repite frecuentemente, es que Gabriela y Michael hicieron contacto por internet y después de algún tiempo creyeron que sería interesante conocerse personalmente, por lo que fijaron un lugar alejado de la ciudad de Gabriela, con la ventaja para ella de que nadie la iba a reconocer y la ventaja para el que así la alejaba de su red social de protección, teniéndola más fácilmente en sus manos.

Tal vez su relación se formalizó semanas antes, porque el 27 de marzo Gabriela publicó una imagen en su muro con el comentario: “Y vivía sin creerme que el equilibrio estaba en el oído. Entonces me dijiste “te quiero” y tambaleaste mis cimientos con dos palabras homicidas”, intuyendo inconscientemente que esas dos palabras iban a ser su destino final.

El día 19 de abril actualizó su foto de portada de Facebook con una imagen en la que se observa su apellido sobre la arena de la playa. Aun estaba viva y desbordante de energía. Enamorada, tal vez. Pero había conocido a su verdugo en redes sociales y cuando se conoce a una persona inestable de ese modo, sus puntos críticos de estado de ánimo se disfrazan fácilmente y sus conflictos de comportamiento y de relación interpersonal son encubiertos con frases hechas, con imágenes y emoticones que disimulan cualquier trastorno de
personalidad.

La lejanía real entre los protagonistas de un amor a distancia puede ocultar rasgos impulsivos disfrazándolos de necesidad de ayuda, de intento de manifestar dolor emocional, vacío o falta de interés por la vida.

Y las jóvenes necesitadas de afecto o en busca de su pareja ideal, como posiblemente fue Gabriela, creen en todo lo que el otro les diga, cerrando los ojos a la información que contradice sus ilusiones.

Los pocos datos que se conocen de Michael hacen suponer la presencia de un trastorno de la personalidad limítrofe, quien posiblemente se apegó con intensidad a Gabriela y luego, por algún motivo que lo hizo sentir ignorado o maltratado por ella, tuvo una enorme explosión de ira, que tal vez incluyó un episodio psicótico breve, desencadenado por la ingesta de alcohol o drogas, que lo condujo a la mutilación sin freno del cuerpo de su pareja, pues aun cuando ya estaba en la habitación el personal de seguridad y los paramédicos, el sujeto no podía frenar sus impulsos destructivos, todo ello como rasgo característico de las personas limítrofes.

Lo anterior es, claro, especulación. Pero lo que sí es seguro es que el viaje le costó la vida a una muchacha que tenía muchas posibilidades de salir adelante, con responsabilidades ante sus hijos y con ganas de vivir, que en algún punto de su vida tomó una opción arriesgada y esa decisión le quitó la vida.

Ese hombre tomó una existencia que no le correspondía y dañó permanentemente a otros seres inocentes que no lo merecían, porque ellos no tomaron ninguna decisión en este caso.

La Fiscalía General de Quintana Roo tomó una actitud extraña ante el caso, sobre todo en cuanto a la identificación plena del presunto homicida: no presenta ninguna fotografía del asesino, el nombre fue al inicio confuso (incluso nombrándolo “Kalata N”), sin declaraciones oficiales y con una lentitud que hace sospechar que no quieren darle impulso a la noticia.

Esta lentitud y hermetismo implica la intención de no clasificar a este crimen como feminicidio, porque el homicidio simple puede ser ignorado y el feminicidio es un crimen de Estado, imposible de soslayar y con la mirada del mundo sobre él.

Cancún está en el filo de la navaja, porque la corrupción está brotando como si fuera drenaje defectuoso y las estadísticas van a resultar aplastantes para su imagen pública internacional. Pero como sea, Gabriela merece justicia plena.
25 Abril 2017 03:00:00
Un debate que no fue debate
Si usted vió el debate seguramente le quedaron muchas dudas, muchos cuestionamientos de los temas que los candidatos no supieron aclarar y tal vez sintió decepción de la forma en que utilizaron el tiempo, si tenía interés en conocer la agenda política de cada uno, porque el tiempo otorgado por su árbitro, el Instituto Electoral de Coahuila, fue dilapidado en gran parte por ataques personales que poco mostraron la orientación ideológica y la calidad política de las diferentes agendas en discusión, además de que la moderadora, que poco sabía de su función, quiso obtener lucimiento personal y trató de brillar más que los participantes, haciendo un triste papel.

Estas actitudes sirvieron para que muchos comentaristas dijeran que el debate no tuvo contenido político, pero nada más lejos de la realidad, porque lo tuvo y fue intenso. Fue un claro ejemplo de intenciones de los diferentes grupos sociales que cada candidato representa, de su preparación estratégica, de los objetivos programáticos de las clases representadas y del conocimiento de la realidad de los equipos que prepararon las propuestas a cada candidato.

En este debate vimos a los actores protagonistas de la escena política desarrollando su mejor guión y en mucho también pudimos apreciar sus limitaciones, porque cuando se les pidió que mostraran su programa de gobierno no bastaba con decir, en el tema de educación, como Guillermo Anaya (del PAN), que iba a hacer una profunda auditoria a la administración del Fondo de Pensiones y a todo lo relacionado con educación.

porque si bien es un acto inicial necesario para todos (en la entrega-recepción sin complicidades), o Mary Telma Guajardo, del PRD, que “El presupuesto estatal es suficiente para garantizar la creación de un sistema educativo de calidad”, porque son ofrecimientos intangibles no avalados por un programa racional que permita a las políticas públicas elevar la calidad de la educación en el Estado. Y en términos del tema de educación, tres propuestas fueron parciales, vagas o francamente desinformadas y cuatro relativamente bien estructuradas.

Las intervenciones de José Ángel Pérez (que no abandonó su papel de porro, en su más clásica definición), de Anaya (a quien se le está yendo la vida en denostaciones) y de Mary Telma, que trató de armar una propuesta sin políticas ni estrategias, recuperando actos moreiristas (de Humberto), no proyectaron la presencia de un equipo fuerte en el tema de la educación como sustento.

Riquelme, por el PRI y Guerrero, independiente, dieron la impresión de que sus equipos sí habían hecho la tarea. Los equipos de Salinas (independiente) y Guadiana, de MORENA, tenían idea de cómo se puede desarrollar la educación, aunque tal vez no fueron planteados por verdaderos especialistas del tema. En fin, que todo el tiempo que invirtieron en atacarse entre ellos (y ella, claro) fue un tiempo lastimosamente perdido. Guerrero debió tener una lista de 6 preguntas, hechas conforme avanzaban las propuestas de los rivales, para contestarlas en la réplica (que para eso era), y así los otros candidatos con él. Pero nada de eso sucedió, porque en realidad no fue debate.

en lo que sí parecían muy informados los candidatos era en los datos negros en contra de los otros, fundamentalmente contra el abanderado de la Coalición por un Coahuila Seguro, Miguel Ángel Riquelme, tratando de capitalizar el voto de castigo que cada vez se fragmenta más, pero sin considerar que los comentarios negativos pueden llegar a dañar más la imagen del candidato que ataca entre sus propios electores que la del atacado.

Los terceros votantes, es decir, los que no son del partido que ataca ni del partido atacado, reciben el mensaje del mismo modo que los votantes atacados, con actitudes de desconfianza hacia quien comete la agresión. Las estrategias de ataque personal solamente trivializan las ofertas políticas. Por eso, en el segundo debate la recomendación será que los candidatos se centren en el debate ideológico y muestren su comprensión de la realidad coahuilense y su capacidad de transformarla, porque no es con los ataques retrospectivos, sino con proyectos de desarrollo que van a ganar el voto razonado, más útil que la simpatía o la vena irónica que tenga cualquiera de los candidatos.
18 Abril 2017 04:00:00
La soportable levedad de los pecados
La Semana Santa es ya lo que no debería ser: una fiesta en el placer de los sentidos en donde la comida, la bebida, el baile, el canto y la pereza se adueñaron de una gran parte de la población, aun llamada católica por los que hacen cuentas de cuantos hay aún en el mundo y que dicen México es la segunda potencia solamente atrás de Brasil. Incluso reportan que los más de 110 millones de habitantes de nuestro país tienen ese credo, dejando fuera las otras confesiones y todos aquellos, sobre todo de las nuevas generaciones, a quienes sus padres bautizaron pero que más adoran al becerro de oro que a otro símbolo (es un decir aplicable a los millenials, que sólo ven el Viacrucis como una saga para jugar en el Xbox One). Pero no todo está perdido (en el sentido de las tradiciones): en esta pasada Semana Santa aún se pudo ver a gente mayor haciendo los rituales desde los ayunos y oraciones hasta el peregrinar por las iglesias y la asistencia diaria a los oficios religiosos, buscando el perdón de sus pecados.

Si la Semana Santa tiene una utilidad concreta, más allá de las vacaciones y del cultivo del ocio, es de darse el tiempo de reflexionar sobre los pecados cometidos en la lucha por la vida, principalmente para las generaciones del siglo 20, para los cuales la idea de los pecados es un anzuelo que busca pescar mediante las culpas a la gente que cree en ellos. Pecar en este siglo es una noción tan desgastada que solamente tiene sentido para la gente educada en una visión rígida y cerrada de la fe que no acepta el análisis de los hechos y la explicación de las causas de los actos que nos mueven en la vida diaria. Las nuevas generaciones han cambiado los conceptos del pecado y se han liberado de esa sensación de culpabilidad tan común en los adultos mayores, aunque la culpa sigue teniendo su lugar en los sustratos psíquicos inferiores de las personas de nuestro tiempo

Los adultos que fueron educados a vivir bajo un estricto código moral, antiguo y prohibitivo que les genera una gran cantidad de culpas, se ven obligados a descargarlas mediante los rituales religiosos tan abundantes en esa Semana Santa. Pero el educar en la culpa no detiene en nadie el deseo del placer, sino que tan sólo lo hace sucio y le impide su disfrute pleno. Por eso, cuando la prohibición es irracional el anhelo de satisfacer el deseo lo convierte en perversión, que generalmente es reprimido hasta que explota y se presenta sin control surgiendo como síntoma, como pecado.

Dice Skinner, uno de los fundadores de la moderna psicología del conductismo, en un libro clásico titulado Más Allá de la Libertad y la Dignidad, que un estado que transforma a todos sus ciudadanos en espías o una religión que fomenta el concepto de un dios omnividente hacen prácticamente imposible eludir a quien castiga, y las contingencias punitivas adquieren entonces su máximo grado de eficacia. La persona se comporta bien aunque no exista una supervisión visible”. Durante siglos, estas dos estrategias controlaron de manera muy efectiva la conducta social de los pueblos que las aplicaron. Si su vecino siempre lo vigila o su dios siempre lo observa, todo lo que haga podrá volverse en su contra y será siempre víctima de sus acciones.

Y puesto que, como dice Ernest Renan, “No se sale jamás inmaculado de la lucha de la vida”, habrá algún acto que le pondrá en riesgo de sufrir castigo, en esta vida o en la otra, así que aprovechando estos días santos los penitentes se aseguraron de conseguir el perdón por miedo, no por la convicción de culpas que no logran tener claras.

En contrapartida, los nietzscheanos, los relajados millenials y algunos de la generación X encontrarán sus culpas cuando las quincenas no les alcancen, las tarjetas de crédito estén a reventar o cuando vean que sus fotos en Facebook no alcanzaron cantidades satisfactorias de Me Gusta como para sentirse orgullosos de sus vacaciones.
11 Abril 2017 03:00:00
Los agazapados enemigos de las mujeres
Las mujeres luchan por la igualdad y ha sido una cruenta guerra en donde se reflejan muchas muertes. Porque el ejército contrario es una legión cruel que está agazapada y es muy rápida para tirar directo el aguijón. Dos ejemplos son relevantes ahora: la tragedia de Reforma y los comentarios de Marcelino Perelló en Radio UNAM.

Ellos desatan la ira contenida de una gran parte de la población (no sólo masculina) que está en profundo de-sacuerdo con el avance de los derechos de las mujeres en la sociedad mexicana. Reclaman a las mujeres que se liberen, que no sigan en su papel tradicional de amas de casa, sometidas y sostenidas por el marido, quien debe ser el control, el pilar de seguridad, el protector. Y en caso de que ellas no acepten este estereotipo, esta figura cosificada, se vuelven automáticamente putas. Así, sin comillas, porque para ellos no es una alusión simbólica: es una realidad.

Entrando al caso de la tragedia de Reforma, la fiesta en las redes sociales señalaron repetidamente que cuatro personas murieron: tres por accidente y una por puta. Carlos Salomón Villuendas Adame asesinó (creo que así se va a clasificar) con su BMW serie 6 manejado a casi 200 km por hora en la avenida Reforma, en la CDMX, y en casi completo estado de ebriedad, además de haber ingerido drogas, a Karla Saldaña Sánchez, Claudia Reyes Millán, Luis García Heredia y Carlos Martínez Zorrilla. Los cuatro acompañantes del sujeto murieron, pero la única que tuvo una muerte social fue Karla, porque estaba casada y las mujeres casadas no tienen derecho a divertirse sin la supervisión de su dueño. Las redes sociales, moderno Tribunal de la Santa Inquisición, se ensañaron de una manera atroz contra esta joven que estudió administración de empresas, tenía un negocio de banquetes a domicilio y trataba de vivir su vida a su manera.

Y en cuanto a la opinión de la gran masa de gente agazapada y esperando su momento para criticar el avance en la equidad de género, un extraño individuo les dio voz. Residuo de un movimiento que transformó en mucho la vida en México, Marcelino Perelló Valls, que debido a la fama adquirida por su participación en el comité de lucha del movimiento estudiantil del 68 tenía un programa en Radio UNAM llamado Sentido Contrario, que supongo fue caracterizado así porque su conductor, Marcelino, siempre llevaba la contraria a lo que el mismo llamaba la “opinión políticamente correcta”, tal vez para lucirse, o quizá reflejando sus mas ocultos deseos o fantasías.

sobre el amparo concedido a uno de los jóvenes conocidos como “Los Porkys” acusados de pederastia y abuso sexual contra Daphne Fernández en enero de 2014 por un juez federal, dijo que consideró que no se había acreditado el delito de pederastia porque no había introducción de órgano genital ni intención lasciva de satisfacer un apetito sexual (afirmación sorprendente para dicha situación, en donde se refleja que el juzgador no tiene ni la más remota idea de lo que es la sexualidad), dijo, pues Marcelino, que: “Tampoco eso de que te metan los dedos es para armar un desmadre estrepitoso (…).

O sea, la violación implica necesariamente verga, si no hay verga, no hay violación. O sea con palos de escoba, dedos o vibradores no hay violaciones”, y terminó su argumentación diciendo que “Hay mujeres que sólo han sentido un orgasmo cuando son violadas. Eso es algo registrado en la literatura especializada.

Cuando no hay culpa, es decir, cuando te violan entonces tú no tienes ninguna responsabilidad. Te violaron, entonces gozas”. Es necesario discutir esos argumentos, porque representan la postura de todo un segmento de la población en México. En el Código Penal federal se contempla una sanción de hasta 20 años de prisión por violación impropia, figura que implica instrumento o elemento distinto al natural. Es decir, que sí hay violación. Por otra parte, sería interesante conocer esa literatura especializada a la que él se refiere, porque al haber placer en la violación (pues el cuerpo no reconoce el contexto de la estimulación al que es sometido y puede desencadenar orgasmo), este placer es tan culpabilizado que tiende a reprimirse, generando síntomas complejos que van a convertirse en trastornos de personalidad complejos y difíciles de tratar.

Y lo que más me molesta de todo esto es que al señor Marcelino Perelló lo quitaran del aire, sin permitir que defendiera sus dichos, tal vez de poca razón lógica, pero que deben generar un debate necesario que debe ir más allá de la actitud del insulto irracional que priva en las redes sociales.
03 Abril 2017 03:00:00
El caos entre las campañas y el cambio de horario
Ayer empezó el caos. Y no me refiero al cambio de horario, que la pérdida de una hora (aunque parece poco) sí afecta el comportamiento de las personas en la vida cotidiana: las más recientes investigaciones del doctor Alejandro Guillén-Riquelme (nada que ver, este es español), experto de la Cátedra de Investigación del Sueño de la UGR-Grupo Lo Mónaco, señalan que se experimenta, entre otros trastornos físicos y anímicos, una alteración en las rutinas del sueño cuyos efectos pueden durar entre dos a tres semanas, con aumento de fatiga que, si no se logran regular, pueden conducir al Síndrome de Burnout, que puede llegar a ser incluso fatal y provocar grandes tragedias, como la del vuelo 9525 de Germanwings, en donde el copiloto, bajo los estragos de este síndrome, estrelló el avión en las montañas francesas.

El trastorno causado por el cambio de horario, si se une a condiciones de alto estrés previo, con factores estresantes emocionales e interpersonales tanto del trabajo como de la vida social, y que incluya fatiga crónica, la sensación de ineficacia y el desplome de la autoestima, puede conducir a situaciones límite que alteren la vida de la persona que lo padece. Y si usted no ha oído hablar de este síndrome, es porque su identificación es relativamente reciente, pero está ya codificado dentro de la Clasificación Internacional de Enfermedades y figura bajo el código Z 73.0,3. Entonces, lo mejor es tomar en serio las consecuencias del cambio de horario y no confiarse.

Pero no es ese el caos preocupante. Son las campañas políticas, que ayer domingo comenzaron y con una fuerza que no habíamos visto antes, porque se supone que, ahora sí, el cambio llega y de la mano de los seis aspirantes, cada uno con su bandera de transformación social.

Quisiera pensar que cada uno de los candidatos tiene ya preparada su agenda política de desarrollo para ofertar a los electores, que ha sido producto de un diagnóstico previo y que fue formada por especialistas en cada uno de los temas esenciales. Al margen de la forma en que se presenten los proyectos de desarrollo para el estado y la dirección de sus políticas públicas, las campañas parecen orientarse hacia las acusaciones y denuncias que tienen la finalidad de atraer el voto de los indecisos, quienes inclinarán la balanza hacia el partido que los seduzca.

Los spots, los anuncios publicitarios van a ir creciendo en intensidad, frecuencia y agresividad, contaminando todos los medios masivos de comunicación. Las noticias en los periódicos estarán cargadas de actividades de las campañas, la radio y la televisión estarán proyectando a todas horas sus spots políticos, saturando la atención del usuario y, en muchos casos, consiguiendo el efecto inverso al que se proponen, porque generan en el receptor el Sesgo de Disconformidad, esa tendencia que desecha la información que contradice la idea de la cual la persona está convencida y acepta sin criterio aquella información en la cual cree, fenómeno típico en los participantes de Morena, pero que se presenta en todos los partidos políticos.

Para esta campaña, los expertos diseñadores de la publicidad de los candidatos seguramente utilizarán al generar sus anuncios por lo menos cuatro efectos perceptuales: el anclaje, que es la tendencia a depender de un rasgo simple o una mínima parte de la información cuando se tome la decisión del voto, típica en el PAN con su reclamo de la megadeuda; el efecto Bandwagon, esa tendencia a creer en algo porque muchas personas lo creen y manifestado en el efecto de la cargada y de las cifras infladas; el efecto de Encuadre, que será muy utilizado por los publicistas porque mediante él se buscará alterar las decisiones ya tomadas, según sea presentada una misma opción, para tratar de deducir diferentes conclusiones a partir de una misma información dependiendo cómo se presente, sesgo utilizado por partidos como el Verde, al tratar de afirmar lo que ha conseguido.

el Sesgo de Confirmación, utilizado por todos los partidos para conservar su voto corporativo o duro, que en las últimas votaciones se ha visto disperso y tratará de aumentar el efecto de la información confirmatoria de las promesas políticas de los candidatos, al estilo de “él siempre cumple”, sin importar si la afirmación es verdadera.

Pero lo que los publicistas deben tomar también en cuenta es el efecto de ilusión del control, porque llegan a sobreestimar su grado de influencia sobre las emociones de los votantes. Creen que pueden controlar la tendencia al voto y lo que realmente hacen es saturar el ambiente cotidiano sin todos los efectos que ellos quisieran lograr en sus intentos de manipulación social.
28 Marzo 2017 03:00:00
Orar por el abusador
“‘Me la hiciste, ¡me la pagarás!’. ¿Esto es cristiano? No. Me la pagarás no entra en el lenguaje de un cristiano. Ninguna venganza. Ningún rencor (…) el camino del perdón, olvida las ofensas (…) Sugiero: tomar un momento, hablar con Dios Padre… aquel es tu hijo, aquella es tu hija, cámbiale el corazón, bendícelo, bendícela esto se llama orar por los que no nos desean lo bueno, orar por los enemigos… Reza, reza para que el Señor le cambie la vida. La oración es un antídoto contra el odio, contra las guerras, estas guerras que comienzan en casa. Oren para que se hagan las paces (…) la oración es poderosa… la oración vence el mal, la oración trae la paz”. Esto lo dijo Francisco y lo transmitió El Observador de la Actualidad el 20 de febrero de este año. Y en verdad es un discurso muy edificante, en la mejor tradición del cristianismo.

¿Y qué deben hacer los seminaristas y exseminaristas de los que el padre Juan Manuel Riojas Martínez presuntamente abusó sexualmente a lo largo de su estancia dentro del Seminario menor de Piedras Negras? Dos de ellos están dispuestos a declarar los hechos, pero potencialmente más de 36, que a decir de uno de los demandantes, abandonaron el seminario a consecuencia de las actitudes del padre Mencho, de Juan Manuel Riojas Martínez. Y lo peor es que también a decir de uno de los presuntos abusados, el obispo Alonso Gerardo Garza Treviño tuvo oportuno conocimiento del abuso, pero decidió trasladar al seminarista a un convento en Guanajuato, de la congregación carmelita, en lugar de detener de alguna manera, ya sea eclesiástica o judicialmente, al sacerdote. Pero la más reciente denuncia sí obligó a la Diócesis de Piedras Negras a poner su parte en la acción judicial, porque ya no le es tan fácil ocultar las acciones pederastas de los miembros de su iglesia. La sociedad civil está despertando y no tolera tan fácilmente esos tremendos abusos que las instituciones eclesiales estaban acostumbradas a cometer.

¿Y qué es lo que deben hacer esos dos, esos 34 seminaristas potencialmente abusados por el depredador enfundado en una sotana? No buscar venganza. No tenerle rencor. Pero la búsqueda de justicia obtenida mediante las instituciones humanas que se encargan de ello no es venganza. Y si bien ellos deben perdonar para descansar, para su propio equilibrio interno, no deben dejar la denuncia a un lado porque eso querrá decir que el depredador quedaría libre para seguir devastando, lastimando cubierto con sus ropajes de hombre santo. Guía espiritual se asumía Mencho y es una buena estrategia para confundir no solamente a la víctima, sino a la familia que debería protegerla. Pero si esas víctimas, si sus familias y la comunidad olvidan las ofensas nunca aprenderá del error cometido al confiar a sus hijos a una institución milenaria que en todo el mundo ha cometido abusos, precisamente porque se ha confiado irrestrictamente en su bondad.

Y claro que hablando con Dios Padre debe uno pedir que al padre Mencho le cambie el corazón, que deje de albergar en sus entrañas esos deseos hacia los niños, pero tal vez no sea la fuerza de la oración quien lo detenga, quien arranque de sí sus deseos pedófilos, quien frene sus acciones pederastas. Tendrá que ser la justicia, la ciencia, la psicoterapia, la farmacoterapia, un equipo de especialistas y mucho tiempo, lo que le ayudará a resolver esos deseos, irrefrenables ahora.

Yo no dudo que la oración sea poderosa, que traiga la paz, porque como ya lo demostró el psicólogo y fisiólogo Michael Persinger, de la Universidad Laurentiana de Sudbury, estimulando los lóbulos parietales y temporales del cerebro que hiperactivan las informaciones sensoriales, motoras y espaciales mediante la oración y la parafernalia que se utiliza en la realización de los actos religiosos, incluyendo la solemnidad, las dimensiones de los templos, el incienso y la actitud de los feligreses, detiene la censura ejercida por el hipocampo sobre la información que se queda y la que se olvida y facilita las alucinaciones místicas que dan certeza sobre las verdades religiosas.

Pero si de esta manera la oración trae la paz, interna solamente, no vence al mal, porque orar por los enemigos, por los pedófilos, no los detiene ni los hace recapacitar. En el mundo de la realidad la manera de detenerlos es denunciándolos, siguiendo la línea de cero tolerancia y abandonando su encubrimiento, al que tan acostumbrados han estado las autoridades religiosas.
21 Marzo 2017 03:00:00
Psicoterapia y abuso sexual
Hace algunos años, una jovencita sufrió un abuso sexual severo, una violación y después de ese evento traumatizante sus padres la llevaron a atenderse con un terapeuta. Este es el paso adecuado para superar en corto tiempo el trastorno de estrés postraumático que el evento de abuso dejó en la adolescente.

El problema fue que, parece ser, el terapeuta al que acudieron no utilizó métodos adecuados para el afrontamiento del conflicto. A decir de la paciente, el terapeuta se bajó los pantalones y le mostró los genitales con el argumento de que así iba a superar el trauma más pronto, lo cual no solamente alarmó a la paciente, hipersensibilizada por el suceso que la llevó a consulta, también a su familia, que no esperaban un acto así del profesional, máxime que la madre de la paciente había sido tratada con anterioridad por tal profesional. Decidieron no denunciar el hecho y la jovencita, en actitud resiliente, decidió estudiar psicología, con el firme propósito de ayudar a otras víctimas de esos tipos de abuso, pues para ella la actitud del profesional fue sentida como una extensión del abuso sufrido. Y así como va, será una excelente terapeuta.

Esto viene a cuento porque en días pasados una paciente acusó judicialmente a su terapeuta de haberle hecho tocamientos en los glúteos y otras partes del cuerpo, asegurando que era parte del planteamiento terapéutico al que se le estaba sometiendo. Ella se lo platicó a sus padres e interpusieron una denuncia ante las autoridades judiciales. Se le dictó vinculación a proceso en el Centro de Justicia Penal, que no significa que sea culpable y tendrá hasta mayo para defenderse y demostrar su inocencia.

Para entender estos casos debemos tener en cuenta por lo menos dos enfoques: el primero es la perspectiva del profesional de la salud, el segundo es la expectativa del paciente. En cuanto al terapeuta, la profesión no es nada fácil.

Por una parte, cuando se está frente al paciente, se debe estar constantemente manejando los propios contenidos, ya sean de angustia, de dolor, de deseos o excitación, entendiendo que el paciente acude a él para ser auxiliado a recuperar la salud, el equilibrio vital que en esos momentos no tiene. El terapeuta es un instrumento de cura, de recuperación de la salud y el gusto por vivir. Es un espejo, nada más. Y su conducta siempre debe favorecer al paciente: “Primum, non nocere; secundum, beneficium; tertium, iustum” (primero no hacer daño, segundo, beneficio; tercero, justicia) son las reglas éticas básicas del accionar de cualquier profesional de la salud mental.

En el año 2007, en Fremantle, Australia, un terapeuta atendía a una joven de 23 años con problemas de bulimia le diseñó una terapia sumamente ingeniosa: puesto que no estaba obedeciendo órdenes, debía ponerse un collar de perro, caminar como si fuera uno, desnudarse para recibir suaves latigazos y llamar “amo” al ingenioso psicólogo que construyó tan singular terapia. La paciente lo grabó con una videocámara y lo acusó de abuso sexual.

Él se defiendió diciendo que no le hizo daño, pero es claro que violó varios principios señalados por la ONU en su resolución 46/119 relativos al mejoramiento de la atención de la salud mental, en especial al principio 11, referente al consentimiento informado para el tratamiento. Todo paciente tiene derecho a saber exactamente en qué consiste la técnica a la cual se va a someter y debe ser informado si existen otras formas de trabajo distintas a la propuesta. Este es el principio que, parece, no se respetó en los casos ya descritos.

Por otra parte, el paciente espera del terapeuta generalmente una solución que está muy lejos de recibir a corto plazo, porque la psicoterapia no tiene las cualidades de los fármacos, que cuando son bien administrados proporcionan alivio a corto plazo. En ocasiones, cuando el paciente está bajo mucha presión o su sufrimiento tiene largo tiempo, puede volcar contra su terapeuta la frustración acumulada. Por ello, reporta Robert Epstein (PSIQUIATRÍA NET. 13 diciembre 2013), que de acuerdo con algunos estudios, “la mitad de todos los terapeutas son en algún momento amenazados con violencia física por parte de sus clientes, y en realidad son atacados cerca del 40 %”, llegándolo a sentir como el ataque de un hijo a su padre o peor. Pero son los riesgos de la profesión, que nadie ha dicho sea fácil.
13 Marzo 2017 03:00:00
Las sobrevivientes de la humanidad
“Soy la nieta de las brujas que no pudiste quemar”… las hijas, las nietas de las sobrevivientes, de las que tuvieron que esconderse cuando soñaban, de las que sabían los poderes curativos de las cosas y se vieron obligadas a callarse, porque si abrían su conocimiento al mundo iban a ser señaladas, culpadas, masacradas porque seguramente su saber venía del mal, del que no se puede nombrar, del demonio. Muchas mujeres cayeron bajo la masculina cruz de la Santa Inquisición, porque no se podía aceptar que las mujeres no fueran las siervas del hombre, porque finalmente Dios así las había señalado en su libro, en donde el Génesis dice que Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y alentó en su nariz soplo de vida, pero después, al verlo solo y aburrido, lo durmió y tomó una de sus costillas de donde hizo una mujer, y se la dio al hombre. La mujer es, claramente, del hombre y para el hombre. Así que cuando desarrolla saberes que el hombre no tiene, naturales o de cualquier otra especie, se vuelve peligrosa, una enemiga a la que hay que acallar y, si no toma el lugar que le corresponde, destruir.

Todas aquellas mujeres que han tenido el don de la cura, de la fuerza de la intuición y del poder de la razón se convirtieron en peligrosas para el entorno masculino que disfrutó por siglos del control de la fuerza, las armas y de tecnologías que hizo para sí, aislándolas del conocimiento femenino. Hace ya mucho tiempo, dos hombres santos (mas que los actuales recién condecorados) Heinrich Kramer y Jacob Sprenger, dominicos, escribieron un libro que se volvió histórico: el Malleus Maleficarum o Martillo de las Brujas, que se publicó durante siglos con el nihil obstat que en su momento se le negó a los libros de Galileo y, por supuesto a los de Giordano Bruno, científico condenado y muerto por el Santo Oficio. En este libro se asociaba a la brujería con el diablo y establecía una conexión directa entre la brujería y las mujeres, así que de ahí a castigarlas a todas por cualquier cosa hubo sólo un paso.

Para hacer más efectiva la acción, en 1521 el papa León X publicó una bula en la que se condenaba a las brujas a muerte, lo que ocasionó una oleada de leyes nacionales que seguían el mismo principio. Cientos de miles de mujeres, a lo largo de los siglos, fueron perseguidas y muchas de ellas masacradas mediante terribles torturas y posterior quema a las que sobrevivían. Un ejemplo es reconfortante: según el rey Jacobo I de Inglaterra, la acusada de brujería “aborrece confesar sin tortura”. Otro: cuando a la mujer entregada al demonio se le sumergía en un pozo de agua, si flotaba, es que era salvada por Satán, pero si se ahogaba, es que era inocente de brujería. Y más: la mayor parte de las mujeres que sufrieron persecución y martirio eran pobres, independientes y autónomas. Solitarias, como un insulto a la idea de la innata dependencia de la mujer al hombre, porque el hombre va de la mano de Dios y la mujer de la mano del hombre.

El juicio más conocido fue el de Salem, Massachusetts, entre 1692 y 1693, en donde las condenas de las 19 personas que fueron ejecutadas se basaron en el testimonio de dos niñas. En toda Europa y los dominios españoles el Tribunal de la Santa Inquisición siguió los juicios contra las brujas (brujos también, pero pocos. Los judíos eran las víctimas ideales para quitarles su riqueza), las torturó y las aniquiló. Muy pocas llegaban a la hoguera purificadora, porque morían antes de terminar el proceso y recibir la sentencia, necesariamente condenatoria. Ser mujer, desde muy lejana época, es estado peligroso. Por eso se fueron desarrollando los roles de género, como protección necesaria contra la ira divina y sus ejecutores. Las brujas arquetípicas eran, pues, mujeres fuertes, analíticas, inquietas, observadoras y con deseos de transformación de su mundo, es decir, mujeres peligrosas para el dominio del hombre. Por eso, las mujeres a quienes más disfrutan someter los violadores son mujeres que se defienden, que sobresalen. Esas mujeres son las hijas, las nietas de las brujas que no pudieron quemar quienes querían el reino de Adán en la tierra, quienes temen a Lilith, la primera mujer que abandonó el Edén por propia iniciativa y encabeza los demonios del placer femenino, censurados por el Jehová mítico. Esas son las mujeres del futuro. A ellas saludamos.
06 Marzo 2017 03:00:00
¿Quién dijo que la familia debe ser como tu familia?
Este pasado primer domingo de marzo se celebró en México el Día de la Familia, instaurado en el año 2005 mediante decreto por el presidente Fox, seguramente impulsado por su asesora en cuestiones de sociedad, moral y buenas costumbres, Martita Sahagún de Fox, con el fin de fomentar “la integración y unión familiar, así como resaltar la trascendencia social de la familia y edificar una cultura favorable a ella, a través de la educación”. Ni es la misma celebración internacional (15 de mayo, ONU, desde 1993) ni son sus mismas intenciones, porque la internacional tiene como fin “Fomentar la toma de conciencia sobre cuestiones que afectan a la familia como unidad básica de la sociedad, así como promover la adopción de medidas adecuadas para evitar el resquebrajamiento de las familias”, objetivos más sólidos y claros que su contraparte nacional.

Y ahora tiene importancia porque la familia será utilizada como atrayente bandera en la lucha política de grupos ultraconservadores para la Gubernatura del estado y, posteriormente, lo será para la Presidencia de la República. El ejemplo más inmediato lo da el Partido Encuentro Social (PES), que entre sus propuestas está el crear el Instituto Estatal de la Familia, en la defensa del matrimonio entre hombre y mujer, en oposición al matrimonio igualitario y la adopción gay.

proponiendo revisar la Ley para la Familia, la figura del matrimonio entre personas del mismo sexo, el divorcio incausado y la pensión para la pareja estable coexistente fuera del matrimonio, porque ellos las consideran como disposiciones absurdas, puesto que entran en conflicto con la idea de familia “natural” definida por los ideólogos del Frente Nacional por la Familia, que debe ser necesariamente padre, madre e hijos, y proponen que el Instituto mencionado diseñe políticas públicas e iniciativas que protejan la familia tradicional, que promueva los valores de ese tipo de familia y los embarazos inteligentes (no aclara cuáles son los embarazos tontos), que impulse planes de vida que incluyan el factor espiritual y fomentar el respeto a la vida, además de otros planteamientos en el mismo tenor.

Espero que los partidos que venzan en las elecciones no asuman posiciones de este tipo, porque van en contra del flujo de la realidad. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía ha informado que los hogares tradicionales (en donde se inserta la “Familia Natural”) van disminuyendo debido a la evolución de los aspectos socioeconómicos del país, representando actualmente el 88.9%, mientras que en el 2010 era el 90.5% debido a la inserción femenina en el mercado laboral, la mayor edad para casarse, el retraso o negación de tener hijos, las uniones libres y el aumento en el índice de divorcio.

Dado que las categorías que el INEGI utiliza en clasificación de familias son tres: nucleares, ampliadas y compuestas, el matrimonio gay entra en las nucleares. Y para mayor dolor del PES, se está perfilando este tipo de matrimonio (entre parejas homosexuales) como más estable que en parejas heterosexuales. Parece que la explicación tiene que ver con la satisfacción mayor en el orgasmo que experimentan las parejas homosexuales, según reciente investigación publicada por la revista Archives of Sexual Behavior, condición que aporta mayor estabilidad a este tipo de unión de pareja.

El problema de basar un programa político de desarrollo social en una idea reduccionista y arcaica de estructura familiar es grave y ha cobrado víctimas en muchos países que lo han propuesto. Instituciones como la Congregación para la Doctrina de la Fe (antes Santa Inquisición), dicen que la familia natural unida debe luchar contra conceptos como el de “ideología de género” (según Benedicto XVI, la última rebelión de la creatura contra su condición de creatura), manifestando todos ellos una crasa ignorancia de los conocimientos más elementales sobre cómo la genética y la embriología determinan el sexo.

¿Qué pasa, señores censores, con los que genéticamente son XO (Turner); con los de 2 cromosomas X unidos a un cromosoma Y, genéticamente XXY (Klinefelter, 1 entre cada 500 nacimientos), o con las quimeras, que se forman cuando una mujer produce dos óvulos fértiles al mismo tiempo, ambos son fecundados y luego se fusionan para dar lugar a un solo individuo? ¿Qué opciones de familia tienen? ¿O bien ellos no son seres humanos y nada más los ignoramos? Porque eso de que: “Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”, no es más que pura ignorancia. Aceptando la pluralidad, la familia no agoniza: evoluciona y se fortalece.
23 Febrero 2017 03:00:00
Si usted se va a suicidar, lea esto
La vida no es fácil para nadie. Podrá usted tener el dinero suficiente como para satisfacer sus necesidades inmediatas o para adquirir todo lo que se le ocurra y aun así experimentará frustraciones y angustia, será sometido a diferentes estresores y sufrirá pérdidas afectivas y conflictos existenciales. Pero estas angustias, que normalmente se pueden manejar, cuando se suman a otros elementos pueden hacer una implosión que le hará sentir que la vida ha perdido su significado y que no tiene caso luchar por la existencia: ahí se inicia la idea del suicidio.

Suicidarse tampoco es una decisión fácil ni cómoda: es una acción desesperada para resolver un conjunto de elementos que están asfixiando a la persona y que le impiden pensar lógicamente, que le conducen a una alternativa dictada por el principio del menor esfuerzo y la persona generalmente es muy sensible a esta vía de solución porque ya está muy cansada. El suicidio es una acción que no se toma de manera espontánea, sino que requiere de tiempo, sufrimiento creciente y varios elementos que se deben conjugar para la implosión final: la víctima (de sí mismo, si usted quiere, pero víctima al final) debe estar viviendo en una situación de pérdida de expectativas, porque ni le gusta en lo que se ha convertido, ni lo que está haciendo, ni lo que pudiera ser y hacer en el futuro. Además, el sufrimiento experimentado le ha hecho sentir que merece castigo, que no vale demasiado (nadie con autoestima adecuada se suicida, excepto los militares japoneses) y que el dolor final lo liberará del dolor presente.

Y eso no es todo: se hayan dado cuenta o no sus familiares o amigos cercanos, ha estado experimentando trastornos depresivos (aunque también en otros tipos de trastorno; 10% de los esquizofrénicos se quitan la vida), trastornos depresivos que se manifiestan como cambios en los hábitos de comer (demasiado o demasiado poco), en los de dormir, en levantarse con sensación de fatiga, en el enlentecimiento sicomotor, que incluso les altera el uso de la voz, pues empiezan a hablar en tonos cada vez más bajos, hasta hacerse inaudible o dejar de hablar, excepto a preguntas directas. Pero también pueden presentar agitación, sudoración, a la par que la sensación de que debe hacer algo, pero sin precisar qué. Y no sólo eso, sino que pierden mucho la concentración en lo general y el pensamiento objetivo, generando ideas obsesivas sobre los temas que más le angustian, entrando en un círculo vicioso que lo destruirá al final. Y lo peor de todo, es que el depresivo pierde la capacidad de disfrutar, de sentir placer, de emocionarse con lo que antes le pudiera apasionar. Sufre un aplanamiento de la excitación (la anhedonia) que, junto a una incapacidad profunda de comunicarse, le asesta el golpe final.

Como se puede ver, el suicidio está muy lejos de ser un capricho, una salida espontánea y poco reflexionada. Es cierto que gran parte de los suicidios tienen como facilitador el alcohol o las drogas, pero no son causa, sino catalizadores que actúan como intermediarios entre el deseo de muerte y la acción suicida. Pero otros suicidios no necesitan estos catalizadores, sino un precipitador afectivo, como una discusión o enfrentamiento con alguna persona significativa. Tal le sucedió a la mujer de 22 años, madre de cinco niños, que la noche anterior había discutido con su pareja y que se colgó en el patio de su casa.

En lo que va del año, 14 suicidios se contabilizan en Saltillo. Aun cuando México no es de los países que más pérdidas humanas tienen en este rubro (en México, 7 hombres por cada 100 mil, en Corea 41, en Rusia 35, en Japón 26, en Finlandia 22, en Estados Unidos 19 o en Cuba18), aun así debemos preocuparnos porque año con año la cifra está aumentando: en tanto que el anterior enero fueron 9 suicidios, en este se presentaron 11.

Esto nos obliga a preguntarnos si realmente las campañas institucionales (sea del Gobierno, sea de las universidades o de las ONG) están dando resultados o requieren retroalimentarse y dejar fuera las intenciones de imagen política, asumiendo la labor sustantiva de salvar vidas. Y para establecer las políticas públicas que conduzcan a un programa efectivo, es necesario realizar más investigación científica multidisciplinaria que adecue los proyectos internacionales al respecto con las condiciones concretas de nuestro estado. Tal vez no luzca políticamente, pero se salvarán vidas que no tienen por qué perderse.
13 Febrero 2017 03:00:00
El perro humanizado
Los perros son, sin duda, la especie que más cerca hemos tenido, con la que se han establecido mejores y más significativos lazos. A pesar de que aún existen opiniones con poca información científica, al estilo de que los perros no tienen verdadera inteligencia o de que los perros pueden sentirse humanos y eso termina siendo peligroso y dar riesgos a la salud, proyectan una ignorancia clara sobre la construcción de la realidad tanto en el ser humano como en los animales, puesto que su realidad ya está socializada, construida históricamente. Si el ser humano, para serlo, requiere de construirse en sociedad, el perro que lo acompaña modifica su comportamiento innato para adaptarse, con excelentes posibilidades, a todo tipo de construcción cultural porque, señores veterinarios, en la integración del perro desde cachorro, pero también en su edad adulta, gracias a la función de la impronta, del aprendizaje biológicamente condicionado, el animal absorbe ciertas características de la personalidad humana, especialmente en el área de los afectos. Aprende a querer de la misma manera en que lo quieren a él y entiende el significado de variedad de emociones y sentimientos humanos debido a las neuronas espejo, con las cuales puede sentir empatía por su compañero humano. Esta empatía, con base biológicamente determinada, le permite entender el comportamiento humano y anticiparse a él.

Para los humanos, esta relación ha sido sumamente fructífera. Aprovechando sus extraordinarias cualidades sensoriales, se han podido educar para hacer de ellos unos guardianes excepcionales, detectores de sustancias y persecutores de señales y pistas que ninguna máquina moderna puede superar. Y como compañía familiar también se han destacado. A lo largo de siglos, se ha tratado a los perros como integrantes de la familia, como un elemento más del clan, porque con esa especie se ha establecido una estrecha simbiosis productiva que ha ido evolucionando con el tiempo.

El perro no es, de ninguna manera, una especie de esclavo, de dependiente, ni nada parecido. Al perro no lo domesticó el humano, sino que se aceptaron para sobrevivir con mayores posibilidades, acompañándose, cuidándose y protegiéndose por igual. La historia de esta relación es antigua: según recientes descubrimientos, hace aproximadamente 18 mil años, los humanos eran seguidos por manadas de lobos grises, menos agresivos que otras subespecies y tanto humanos como lobos aprendieron a cazar en conjunto, redundando en beneficio de nuestra especie, pues los lobos ya en ese momento eran cazadores refinados, con estrategias muy efectivas. El humano, cuya mejor aptitud evolutiva es el aprendizaje, aumentó mucho la calidad de la caza y sus despojos quedaron para el lobo evolucionado. Después, con la cercanía y familiaridad del trabajo conjunto, este tipo de lobo se introdujo en las aldeas para mantener seguros a sus cachorros, convirtiéndose en una eficaz ayuda para defender la aldea. El lobo se transformó en perro y el perro en la mejor compañía interespecífica del humano. Pero no solamente le ayudaba a cazar, a cuidar el ganado, a guiarlo, sino que lo empezó a acompañar en sus momentos de soledad y tanto el perro como el humano empezaron a tener fuertes vínculos de apego entre sí.

El perro, en su proceso de aculturación con la sociedad humana, ha aprendido a leer con facilidad las emociones, tanto las básicas (la ira, el miedo o la alegría), como las secundarias (amor, simpatía, optimismo). Esas lecturas lo van educando a reaccionar acorde con el humano, pero ante las disfunciones de comportamiento de este, el animal construirá mecanismos de control sobre esos trastornos emocionales y puede actuar como factor curativo que permite equilibrar a su familia de acogida. Es por eso que en los países desarrollados a los perros se les permite la entrada en hospitales, hoteles y casas de reposo, pues se ha comprobado que aceleran la recuperación en la enfermedad, prolongan la vida y disminuyen la soledad, acelerando la eficacia del sistema inmunológico y ayudando a vencer la depresión. Trate usted al perro con cariño y respeto y si quiere vístalo y trátelo como hijo: ni usted ni él se enfermarán.
06 Febrero 2017 04:00:00
Tendremos que pagar el muro
Contrario a lo que usted piensa, el problema no es si pagaremos el muro o no. El verdadero problema es saber cómo y cuándo lo pagaremos, porque mientras esté el señor Trump en el poder, lo vamos a pagar. La comunidad internacional puede apoyarnos en muchas cosas, como por ejemplo en la debatida ocurrencia del impuesto de 20% a las importaciones mexicanas, o en el apoyo a la defensa de los migrantes. La presión nacional sobre los productos norteamericanos pueden hacer (y de hecho ya está sucediendo) que las cámaras de comercio de todos los estados fronterizos (fundamentalmente Texas y California) presionen al Gobierno federal para que disminuya la presión sobre México y las armadoras automotrices negocien con los secretarios federales su permanencia en México, máxime cuando la pezuña del dragón chino está haciendo su aparición de la mano de Slim: entran las armadoras chinas a nuestro país, vendrán con costos irrisorios y mejor tecnología, lo que va a ocasionar al mediano plazo otra crisis en las armadoras norteamericanas. Todo eso se puede negociar, pero el muro será una cuestión de principio.

Dicen que el señor Trump es un “Narcisista maligno”. Según algunas fuentes periodísticas, el profesor de la escuela de Medicina John Hopkins, John D. Gartner diagnosticó que padece de “narcisismo maligno”, caracterizado por acentuada debilidad de sentimientos sociales, ignorancia de normas éticas habituales, exageradas tendencias instintivas antisociales e incapacidad de comprensión de las obligaciones morales, lo que hace que Trump sea peligroso, mentalmente enfermo y temperamentalmente incapaz de ser Presidente. Pero creo que este es el diagnóstico erróneo de un demócrata convencido, no una opinión fundada en criterios científicos. En efecto, la personalidad del señor Trump es evidentemente narcisista, pero su engranaje narcisista funciona bastante adecuadamente, dándole incluso ventajas en el trato con los demás (y esa imagen es uno de los motivos de su triunfo). Si en lugar de ser personalidad narcisista, la clasificáramos como Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP), estaría muy comprometido su desempeño, sería muy rígido y tendría problemas severos para controlar su tensión interna (lo que no se debe confundir con sus disrupciones temperamentales, que las disfruta mucho) y no parece ser así. Su megalomanía es flexible y productiva. Prueba de esto es haber recibido en primerísimo lugar a Slim, pues si tuviese los síntomas del TNP no se hubiera podido acercar a él, porque Slim fue un hombre que no le mostró temor en todo el proceso.

El señor Trump dice de sí mismo que es un negociador extraordinario. Aun cuando el
comentarista de MSNBC Lawrence O’Donnell ridiculiza las capacidades de negociación del señor Trump con comentarios que más parecen querer amarrar navajas que demostrar sus pocas capacidades, su estilo de negociación es diferente y no viene de la escuela de la política, sino de los negocios. Muchos analistas políticos dicen que padece sordera funcional pues sólo se escucha a sí mismo, lo cual hace inútil todo intento de diálogo, pero eso no parece ser verdad, pues ha demostrado escuchar (a veces a destiempo) a personas relevantes de su equipo cercano (especialmente a Jared Kushner, su yerno). Pero si bien ha disminuido su beligerancia en torno a casi todos los temas, el muro tendrá que construirse… y México tendrá que pagarlo. Ese “Impenetrable, alto, poderoso y bello muro en la frontera sur”, que “México va a pagarlo, créanme, 100%”, pero que” aún no lo sabe”, se va a tener que cobrar de una manera u otra. Mas nos convendría que aceptáramos construirlo nosotros mismos, para hacer en él lo que se hace en nuestros grades monumentos públicos: se contrata a la compañía que hizo la Estela de Luz de la Independencia, se cobran impuestos a los migrantes por usar los túneles hechos ad hoc en la muralla, un impuesto por las armas, los autos chuecos y los dólares que se internen en el país y las facturas se inflan hasta lo inconcebible, tal como lo acostumbramos hacer. Pagamos y hasta nos sobra.

Pero el muro no se pagará en este sexenio, sino en el siguiente. Desde Carranza al presente, un candidato no puede ser Presidente de México sin la venia norteamericana, así que la negociación real se hará hasta el año 2018. Esto ya lo sabemos. Lo que es una verdadera incógnita es la estrategia que se va a emplear para convencernos que pagar el muro será un acto patriótico. Y fue para los candidatos a Presidente que el señor Trump dijo: “Discuti(re)mos el tema de la muralla. No discuti(re)mos el pago de la muralla”.
30 Enero 2017 03:00:00
Trump no es un ‘Terminator’
¡Mexicanos al grito de guerra! En estos últimos días nos hemos sentido atacados por Masiosare, el enemigo del rubio copete, y hemos reaccionado, sobre todo al etéreo nivel de las redes sociales, con acciones que reflejan indignación profunda y ganas de no dejarnos. Aclaro que me parece emocionante observar las múltiples reacciones de defensa a la nación, cada quien desde su muy particular trinchera: desde Peña Nieto enfrentándose a la cancelación de la cita y su equipo de alto nivel esperando en Washington a ser recibidos, haciendo una antesala que tal vez no esperaban y quizá sientan que no va con su dignidad, pero aguantando, hasta la reacción de muchos y muchas que cambiaron su fotografía de WhatsApp por una bandera o un escudo nacional, en un franco sacrificio narcisista reflejo indudable de su amor por México. Pero no sólo fueron ellos. Los globalifóbicos aprovecharon la ocasión para hacer un llamado a los patriotas mexicanos para que no compren en toda tienda que tenga capital norteamericano (o que tenga nombre en inglés, que para el caso es lo mismo), ignorando que el capital no tiene nacionalidad, que ese no es el asunto (por ahora) y que tomando esa postura reafirman la del señor Trump. Además, a río revuelto, muchos pescadores, políticos en activo y aspirantes se subieron al barco del nacionalismo y gritaron su amor al país, por lo menos en este asunto (algunos ya habían gritado su amor a Hilary y otros su odio a Trump). Pero quien sale a calmar los ánimos es Carlos Slim, que ya se enfrentó de verdad al nuevo Presidente y con quien realmente negoció. Ignoro qué tanto ha influido su actitud ante el Mandatario norteamericano, pero cuando se le pregunta si lo ve como amenaza, Slim responde que no hay que tenerle miedo: “Trump es ante todo un gran negociador… hablando cinematográficamente, él es no es un Terminator, es un Negociator” y dice lapidario: “Si Trump pretende crecer 4% su economía va a necesitar mucho empleo y mucho a los empleados mexicanos, hasta para levantar el muro. Hay que empujar la legalización de los que están ya allá y plantear planes de trabajos temporales como los que tenemos con Canadá”, lo cual es todo un presagio del futuro visible. Y no está mal confiar en Slim, que a lo de la economía parece que sí le sabe: cuando en la crisis del 2008 el muy reputado economista y secretario de Hacienda, doctor Agustín Carstens, consideró que la recesión económica en Estados Unidos era “un catarrito”, Slim polemizó de una manera muy fuerte contra él y finalmente la historia le dio la razón: el catarrito era en realidad una pulmonía mundial.

Pero también Slim opinó que esta crisis ha tenido grandes beneficios en el ánimo nacional. Dijo: “Estoy feliz de la unión que veo en México ahora, con el apoyo general que estamos dando al Presidente en esta situación frente a Estados Unidos, me recuerda a la solidaridad y unión que vimos en 1985 cuando fue el terremoto”. Y podríamos abundar en este tema diciendo que el significado de patria para nuestros jóvenes ha cambiado de rumbo. No es que las nuevas generaciones la hayan visto con frialdad o indiferencia, sino que la ven ya en un contexto diferente. Para esas generaciones, los héroes patrios, los símbolos, con la bandera, el escudo y el himno nacional, siguen presentes, aun cuando la juventud (generación x, millenials y los que a usted se le ocurra) ya no tienen muy claro cuál es la diferencia entre lo mexicano y lo mundial.

Cumplida la profecía de Marshall McLuhan, de que toda innovación tecnológica crea nuevos ambientes que destruyen las imágenes nacionales y colectivas y que hoy no es nada fácil sentirse único en el mundo, nos fuimos quedando sin el imperativo de los valores nacionales y para colmo las escuelas están perdiendo la batalla como opción hegemónica que forma la cultura de las nuevas generaciones. Los valores nacionales se volvieron mundiales y sus conceptos culturales no sólo se ampliaron, también se hicieron borrosos y muy imprecisos. Hoy es más fácil identificarse con un equipo deportivo que con un héroe de la Independencia o con un símbolo patrio. El imaginario social que nutría de símbolos se quedó sin brújula.

Por eso, si esta crisis nos apoya en la tarea de construir la imagen de nación que requerimos para seguir identificándonos con ella y mantener vivo el amor a la patria, bienvenidos los sustos y el sacrificio del dólar por las nubes. Bien vale París una misa.
23 Enero 2017 03:50:00
El asesinato de los niños con cáncer
Claro que me impactó la noticia del joven regiomontano que disparó en su escuela y dejó a su maestra y a dos compañeros al borde de la muerte. Por supuesto que me dio mucho en que pensar la toma del poder de Mr. Trump y la masiva respuesta popular liderada por las mujeres (me conmovió el discurso de Scarlett Johansson: “El Presidente no es América. Su Gobierno no es América. El Congreso no es América. Nosotros somos América y estamos aquí para quedarnos”), pero no fue la información central de la semana. De hecho, la noticia fundamental no recibió toda la atención que debiera: los niños veracruzanos enfermos de cáncer que recibieron quimioterapias falsas y las pruebas de VIH inservibles que el gobierno de Duarte compró a empresas que venden café y ropa. Eso es asesinato.

Pocas noticias me han ofendido tanto, me han hecho sentir sublevado ante la voracidad insensible de la política corrupta como esta. Y también me han hecho sentir temor, porque no creo que sea el único estado de la República en donde se presente este fraude. No lo veo como un delito común, sino de lesa humanidad, porque con recursos ciudadanos están sacrificando ciudadanos. No veo claramente una diferencia entre esta acción y lo que se hacía en los campos de concentración nazis en una de las épocas más oscuras de la humanidad. Y, claro, la angustia conspiranoica tiende a asaltarme: ¿Y si así trabaja el Seguro Popular? ¿Y si otras instituciones como el Seguro Social compran también este tipo de medicinas? Es que este miedo no es gratuito. Hay razones para alarmarse. Por una parte, las compras del Seguro Social no son tan transparentes que digamos. Y para muestra basta el botón de las adquisiciones, sin licitación, de gasolina al famoso “Mono” Muñoz. Pero por otra, basta ver la lucha a fondo que está encabezando la Organización Mundial de la Salud en contra del comercio de productos médicos falsificados. En el 2006 se creó el Grupo Especial Internacional contra la Falsificación de Productos Médicos (IMPACT), integrado por organizaciones internacionales, organismos encargados de hacer cumplir la ley, la industria farmacéutica y organizaciones no gubernamentales, y de entonces a la fecha han incautado grandes cantidades de productos y descubierto redes delictivas muy sofisticadas, sobre todo de venta por internet, abarcando una gama amplísima de fármacos, tanto de marca como genéricos. Según la OMS, en más del 50% de los casos se ha comprobado que los medicamentos adquiridos a través de sitios web sin domicilio social declarado, son productos falsificados. Y aquí se responde una pregunta crucial: esas empresas que surtieron a la Secretaría de Salud veracruzana ¿en dónde adquirieron sus productos? Y más: si quienes ganan las adquisiciones directas, incluso las licitadas, son empresas “patito” ¿no las adquirirán de esas mismas fuentes? Una de las características de las medicinas falsificadas es que las falsificaciones del producto son tan exactas, que solamente se puede saber que no es original mediante el análisis espectroscópico de la sustancia activa y, mejor aún, con la certificación del laboratorio, que ellos no se engañan a sí mismos.

Cuando un niño enfermo de cáncer recibe, en lugar sustancias adecuadas, agua destilada, pero le instalaron el catéter, le hacen la aplicación en ciclos y el pequeño paciente no reporta las molestias usuales ¿el médico tratante no se preguntará qué está pasando? Y no es que se le acuse de mala práctica, pero el exsecretario de Salud, Juan Antonio Nemi Dib, quien toleró (y eso lo hace cómplice, por lo menos) el fraude, debió de haberse rodeado de expertos médicos (él era licenciado en ciencia política).

Y la lideresa de la Sección 26 del Sindicato del sector salud y actual diputada local del PRI, Luisa Ángela Soto Maldonado, quien era no solamente la que encubría el fraude, sino lapidaba el presupuesto de Salubridad, saldrá indemne porque tiene fuero… ¿Cómo se les dice a unos padres de familia que su hijo murió de cáncer porque la medicina en la que confió, el especialista en el que creyó, el sistema bajo el cual se protegió, no era más que apariencia? ¿Cómo se le dice al joven infectado de VIH que sí la tiene, pero que, cuando de manera responsable solicitó un análisis, estaba caducado y no marcó nada? No puedo evitar acordarme de Lupercio Leonardo de Argenzola, cuando dijo. “Porque ese cielo azul que todos vemos ni es cielo ni es azul. Lástima grande que no sea verdad tanta belleza”. Todo el peso de la justicia a esos desalmados. No se puede pedir menos.
16 Enero 2017 03:40:00
Trump vs Peña la lucha de inteligencias
Ante el complejo panorama internacional que se vivía en la segunda mitad del año 2016, principalmente en la elección presidencial de los Estados Unidos de América, uno de los hombres pensantes del presidente Peña tuvo una intuición genial: si Donald Trump estaba basando su campaña en la xenofobia orientada hacia México, del desprestigio del TLCAN como causa principal del agotamiento de los empleos en los estados industrializados con creciente número de desempleo y le estaba dando (ya era visible) resultados, en caso de ganar, nuestro país iba a estar en problemas. Siguiendo la intuición de sus consejeros, el Gobierno mexicano invita a Trump a una visita cuasi-oficial, para “explicarle” la situación real, como si no la supiera ya o la fuera a entender ahí el futuro presidente. Fue una decisión de riesgo en la que la suposición básica era que mostrando empatía y comprensión, la postura radical del candidato Trump iba a suavizarse. Parece que los asesores del presidente Peña (específicamente el Dr. Videgaray) actuaron bajo lo que Daniel Kahneman (que le sabe algo a esto de las decisiones: es doctor en psicología y premio Nobel de Economía 2002) clasifica, dentro de los dos modos de pensamiento, como el Sistema 1, que es automático y capaz de tomar el control en las emergencias que se nos presentan en la vida diaria, pero que puede llevarnos a cometer muchos errores, porque es intuitivo y rápido, pero no permite analizar rigurosamente el sistema de decisiones. Sigue sin ser demasiado afortunada la visita de Trump, pues hasta ahora no ha modificado en nada su posición radical sobre nuestro país.

Pero la verdadera batalla apenas empieza: la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el TLCAN, que según el señor Trump fue altamente perjudicial para los Estados Unidos (contrario a todas las voces de sus críticos mexicanos, que veían en su firma la ruina de México) y que por ello tendrá que ser renegociado en todas sus cláusulas, lo que va a representar un nuevo duelo de inteligencias entre sus firmantes. Y aquí es donde se presenta el primer problema. No en tanto que la delegación mexicana sea un reflejo de quien la seleccione, es decir el presidente Peña, el hombre de quien la leyenda urbana ha construido un vacío intelectual, que no lo tiene (Gramsci, ahora revalorado, dijo: “La tendencia a disminuir al adversario. Es sin más un documento de la inferioridad del que la tiene… si el adversario te está dominando mientras tú lo disminuyes, reconoces ser dominado por uno al que consideras inferior”), pero que tiene procesos de pensamiento diferentes a los anteriores presidentes.

Por supuesto que el presidente Peña y sus colaboradores son personas muy inteligentes, pero de formación y estructura cognoscitiva diferentes a sus antecesores en el poder. Quizá por ello han reaccionado de manera bastante impredecible para sus observadores. Tal vez hemos estado esperando de ellos que utilicen lo que Kahneman llama el sistema 2 o sistema esforzado, que se activa al producirse una disonancia cognitiva y detecta el fondo de los problemas al permitir una mayor concentración y tiempo de análisis. Tal vez el equipo dirigente vaya a la gran batalla por un nuevo tratado, que de ahí surgirá para nuestro país el modelo de desarrollo que regirá los próximos decenios, con suficientes armas intelectuales y con asesores que realmente comprendan la realidad y puedan negociarla ante sus contrapartes, no solamente norteamericanos, porque de los canadienses nos hemos estado olvidando y son los puntos de apoyo fundamentales.

Tengo la completa esperanza (que no seguridad) de que la comisión de alto nivel que se está preparando para renegociar el tratado tenga un conocimiento profundo de las teorías de Kahneman y su mensaje de esperanza sobre el resultado de imponer procedimientos de forma ordenada y evitar mejor los errores que las personas cometen cuando no piensan en equipo. El escepticismo, la autocrítica y el trabajo concentrado en México, no en las elecciones, permitirán los diagnósticos acertados de los sesgos perceptuales que pueden limitar los daños causados por los juicios precipitados. El tipo de futuro para México no está en juegos de fuerza a lo Donald Trump, sino en la inteligencia de los equipos de negociación. Dios nos ampare.
09 Enero 2017 03:00:00
Aquí les pregunto, ¿qué hubieran hecho ustedes?
Ante esta frase, lo primero que se me ocurre es agradecerle la deferencia, porque no es poca cosa que, por fin, el Presidente de la República me pregunte algo a mí (yo estoy dentro del ustedes). No me preguntó sobre las reformas (me hubiera gustado ayudarle a estructurar la educativa), no me preguntó sobre salud ni la lucha contra el narcotráfico, porque le hubiera dicho lo que le dije a Calderón, cuando empezó su guerra (el viernes 26 de octubre de 2007, en Canal 7 Saltillo, editorial En Confianza). Le dije que “La lucha contra el narcotráfico la vamos a perder si la basamos en el poder del fuego que podamos disparar. Si nuestro Ejército adquiere armas poderosas, el narcotráfico adquirirá más. Si nuestra policía infiltra las redes de los cárteles, los traficantes infiltrarán a la estructura policial. Así no se va a ganar esa guerra, que es la primera guerra verdaderamente mundial que la humanidad combate. Gandhi sabía que las batallas debían ganarse con actitudes, no con misiles. El dijo que “La pureza de los medios debe ser igual a la pureza del fin, y si hay un fin puro ahora es el del rescate del adicto para la tranquilidad de su familia y el bienestar de la sociedad”. Dije que deberíamos seguir invirtiendo en el desarrollo de las vacunas contra las adicciones más frecuentes. En ese tiempo las estaba desarrollando el Instituto Nacional sobre el Abuso de las Drogas de Estados Unidos y Frank Vocci, uno de los investigadores, dijo que a más tardar en tres años sería lanzado al mercado el primer producto, vacunas contra el tabaquismo, el consumo de cocaína, de heroína y de anfetaminas. Pero se perdieron los fondos y sus resultados quedaron en la oscuridad. Retomar en México esa línea de investigación quería decir no solamente ganar la guerra en el país, sino en el mundo. Ni Calderón me oyó ni Peña Nieto hubiera entendido, porque a él no le preocupa la investigación científica y prueba de ello es, de inicio, la descuidada redacción de su tesis y para rematar, la baja asignación en el presupuesto para investigación en ciencia y tecnología (miserables cantidades bajo el .4%, mucho menor a la sugerencia de la OCDE).

Así que cuando el Presidente preguntó “¿Qué hubieran hecho ustedes?” lo primero que me respondí es: hubiera pedido que me escribieran un discurso de explicación del gasolinazo más didáctico e inteligible, porque me pareció que ni él, ni Jaina Pereyra, ni usted ni yo estábamos entendiendo nada. Claro que sé (y estoy de acuerdo con Julio Hernández López) que es una simple pregunta retórica, que está ocultando una pésima implementación de políticas públicas (Mauricio Merino) y que además refleja un dejo de soledad en el Presidente con esta apelación al ciudadano (Jacinto Rodríguez Murguía). Pero intuyo que la medida, tan mal explicada, tan criticada y tan poco entendida, tiene más que ver con la consecución de una masa voluminosa de recursos económicos que no puede ya disponer de algún otro lado. No quiere dejar de tener recursos ni de gastar porque debe implementar la estrategia que a él lo llevó a la presidencia, pero ya no tiene gobernadores que se la patrocinen.

Las redes sociales han desatado un alud de recomendaciones que más se basan en la ira que en la razón, ignorando las más de ellas la separación constitucional de poderes, otras basadas en argumentos que se han hecho populares y que se derivan de errores de sentido común, pero es evidente el aumento de molestia en las diversas capas de la ciudadanía (Ciudadanía es una categoría sociológica más poderosa que Pueblo, señor Pablo Gómez). Y la mayor parte de las quejas derivan hasta la renuncia de Peña Nieto. Está bien pedir su renuncia si eso les tranquiliza el espíritu, pero en el terreno de la realidad política, un presidente mexicano no renuncia. Por el contrario, el tiempo que le falta es esencial para iniciar organizaciones sociales que puedan canalizar la inconformidad y las protestas hacia una acción realmente política con estrategias organizativas de largo alcance, tal vez del estilo de “Podemos” o al modo de “Ciudadanos”, estructuras sociales españolas que realmente están significando un cambio de largo plazo en la vida política y que están obligando a los partidos a dinamizarse o resignarse a morir. No sólo hay mucha agresividad lingüística en redes sociales, también hay mucha ingenuidad e ignorancia. Pero es buen momento de empezar a convertir la agitación en aprendizaje político. Ahora vemos sólo movimientos coyunturales, pero pueden convertirse en dinámicas más estructurales de acción política ciudadana democratizante y libertaria. Es buen momento social el que vivimos.
02 Enero 2017 03:50:00
La ira contra el gasolinazo
Ya subió la gasolina (y el diÉsel también) y este aumento ha promovido las movilizaciones populares. Es una razón poderosa para canalizar la indignación popular que tendrá tantas razones para manifestarse como aumentos haya en el mercado, en los servicios y en los bonos de los diputados. Y es una excelente bandera para los partidos de oposición (que no de izquierda: no hay de esos), para los inconformes, para los antisistémicos y para los refundacionales, llamando a las manifestaciones y exigiendo (una vez más) la renuncia de Peña Nieto como fin último del movimiento. Las consignas de las pancartas que llevan los manifestantes son fiel reflejo de la ira popular: “No al gasolinazo”, “Feliz 2017 te desea PRI y PAN”, “Apóyanos. Toca tu claxon” y “No más reformas, no más PRI, ya basta de mentiras” entre otras (La Jornada 01/01/17) y manifiestan la indignación de un pueblo que se siente traicionado y se empieza a movilizar ya en las calles, no solamente por las redes sociales (en redes sociales, uno de los memes más circulados es el de Peña Nieto diciendo que no habrá aumento a la gasolina) y que avizora un año de empobrecimiento y disminución de su capacidad adquisitiva, al estilo de los años 2008- 2009, con una contracción fuerte de la economía (del 6.5% del PIB), que es el recuerdo más fresco en la memoria colectiva en cuestión de dificultades económicas, pero que pudiera llevarnos al infierno financiero vivido a partir de 1982, en la crisis de desarrollo más profunda que había experimentado México en su historia moderna, en donde por efectos de mala planeación financiera y políticas populistas de López Portillo y su antecesor, Luis Echeverría (a quien nada le beneficiaba ni le perjudicaba, sino todo lo contrario), el peso se devaluó de tal forma que, de los 12.50 por dólar con el que lo encontró Echeverría en 1970, con López Portillo llegó a estar hasta a 148.50 por dólar, gracias a que lo defendió como perro (y fue obvio que no lo era), suspendiendo, además, el pago de la deuda externa y nacionalizando la banca, en uno de los peores negocios que ha hecho presidente alguno. Con Miguel de la Madrid, un dólar llegó a costar 2,291.24. Los que vivimos aquella crisis recordaremos que la primera manifestación de inflación en la economía fue el alza en la gasolina (que en los primeros años de los 70 no pasaba de $3.25), imparable por efectos de la espiral inflacionaria. La crisis de los años 2008-2009 no tuvo estos efectos (vaya, ni la del llamado “error de diciembre” de 1994). Fueron los de José López Portillo, Miguel de la Madrid y Ernesto Zedillo sexenios de crisis económicas que realmente golpearon el poder adquisitivo del mexicano promedio: 866%, 1443% y 173% de devaluación, respectivamente. Ese es el fondo que subyace en el miedo actual por el alza de la gasolina: vivir otra vez aquella época no solamente es tener que luchar de una manera brutal por mantener el estilo de vida, sino una fuente de angustia personal que reducirá la capacidad productiva del pueblo en general, con su correspondiente caída de espiral en los trastornos mentales.

Por todo eso, parecería congruente el llamado de los grupos de oposición a detener el alza en el precio de la gasolina, pero no lo es. El problema es que la consigna al estilo de “¡Que baje la gasolina!” es muy limitativa y no propone nada más. No implica una agenda política ni estrategias que lleven a la acción política de fondo. Estos movimientos se agotarán una vez que la gente se acostumbre (o se resigne) a la nueva situación y esperará a la nueva consigna (de alimentos o servicios) hasta que completamente pierda fuerza, porque no se les está dando a la gente los elementos para una discusión teórica, no se leen análisis serios ni propuestas fundamentadas y la información es manipulada de una parte y de la otra. Para que un cambio radical se dé en un país es necesario que existan las condiciones objetivas y subjetivas entre los grupos o clases que lo buscan, y no parece que aún (y en mucho tiempo más) estén dadas tales condiciones. Si usted quiere manifestarse en contra del aumento a la gasolina (o de los muchos que vendrán después) está muy bien, pero no es suficiente. Lo más efectivo será que inicie la búsqueda de información de las verdaderas propuestas políticas y las agendas partidarias de cara al 2018, porque es la lucha política de fondo y no las manifestaciones callejeras las que traerán el cambio. Y si el alza de la gasolina ayuda a la construcción de una democracia verdadera, participativa ¡Bienvenida sea!
26 Diciembre 2016 03:00:00
Al ‘Bronco’ lo asustó Santo Clos
Una vez más el “Bronco” se embroncó. Su espontaneidad lo volvió a meter en líos. En un evento con los hijos de la Policía neoleonesa, dijo: “Esta Navidad sus hijos se la deben pasar a toda madre. Bien chamacos, hoy como Santo Clos vamos a que ustedes tengan una mañana feliz, una tarde feliz, y abracen a su papá cuando tengan chanza, díganle que lo quieren mucho, porque el papá de ustedes es Santo Clos ¿ya sabían eso?”. Al fondo las voces “¡no…no descubran…ya descubrió!” y sigue el “Bronco”: “No es que digo Santo Clos porque el papá de ustedes le da felicidad a mucha gente…” pero el daño (a su imagen, por supuesto) ya estaba hecho.

Las redes sociales, primero y después todo el complejo mundo de los medios masivos de comunicación vieron la oportunidad de hacer de una revelación de pacotilla un trending topic y se le fueron a la garganta, y el valiente “Bronco” se asustó: su oficina de prensa montó una comedia de desagravio, haciendo que el mítico personaje lo visitara en su oficina. El diálogo entre ellos fue grotesco: le pregunta el Gobernador de Nuevo León a Santo Clos: “¿Usted viene de turista, a visitarme, a regañarme?”, “Más que todo (responde un norteño Santo Clos) quería checar eso de cómo que no existo y dije, ‘déjame ir con Jaime para ver que pasó’”. “Me da mucha pena (se raja como los meros machos el “Bronco”) no le creas a los periódicos, yo sí creo en ti, sí creo que eres una ilusión para todos los niños. A pesar de yo no conocía a Santa Claus cuando era chiquito, pero sí creía en él”. Y el doble daño se consumó.

No quiero criticar a las familias que hacen un cultivo extenso de la idea del mítico personaje de Santa Claus en su familia, pero creo que es un error la defensa a ultranza de su existencia: no, señores y señoras, Santa Claus no existe en el mundo real. Existe sí, en el imaginario social, en ese mundo en donde están las figuras culturales, el folclor, los mitos y las leyendas que el filósofo francés Edgar Morín ha llamado la Noosfera, el mundo de las ideas. Ahí tiene existencia, pero su ser es simbólico, no de carne y sangre. El Clos del “Bronco”, el que lo regañó, no es más que un actor y la intención del acto era política, no reivindicatoria de la existencia real del símbolo que, perdóneme usted, nunca existió como se le representa actualmente, porque Sinter Klass, leyenda nórdica sin mucha conexión con la natividad de Jesús, es un extraño ser vestido con un traje bordeado de piel, que conduce un trineo volador tirado por renos, producto de la imaginación de Haddon Sundblom, dibujante de la Coca Cola, en 1931. Es, entonces un hecho cierto que este personaje no tiene existencia real, con lo cual el “Bronco” mintió por miedo a la crítica. Pero también le falló a la educación de su estado, porque al aceptar que existe, está obligando a los niños a creer que Santa Claus es real, contraviniendo todo el proceso de construcción de competencias científicas en la mente de los estudiantes, porque este mito (como la mayoría de ellos) contraviene las leyes físicas y si les dice a los niños que están aprendiendo tales leyes que esa fantasía navideña es cierta, los introduce en un conflicto educacional profundo, porque la existencia real de Santa Claus niega al pensamiento científico.

Es cierto que la imagen de Santa Claus es atractiva porque acude a una característica del inconsciente en su primera etapa de desarrollo: el pensamiento mágico omnipotente, dominante hasta alrededor de los 7 años, cumpliendo deseos de forma mágica con satisfactores concretos, como juguetes, ropa y otros objetos disfrutables. Después de esa edad se da un salto en el proceso de construcción de la realidad por el espacio transicional comprendido entre el mundo de la fantasía y la realidad objetiva, reconstruyendo las leyes de la realidad, en donde ya no parece creíble la leyenda, pues descubren por sí mismos explicaciones de causa y efecto en todos los fenómenos observables de la naturaleza, estableciendo la diferencia entre lo deseable y lo posible. La imagen de Santa Claus les empieza a parecer imposible y se pueden sentir defraudados por el engaño al que fueron sometidos: su ídolo no puede existir como se lo presentaron. Por ello es importante enseñarles a los niños que Santa Claus existe, pero pertenece a la dimensión de la realidad abstracta en el reino de la virtualidad que ellos conocen por las caricaturas, los avatares y los videojuegos, en donde viven las leyendas los objetos culturales y los símbolos sociales, lugar distinto a la realidad física. Con su torpe desmentido el “Bronco” retrasó el desarrollo del pensamiento científico en su estado.
19 Diciembre 2016 03:00:00
Los verdaderos perros asesinos
La muerte de un niño de 3 años, Iker, ocasionado por el pésimo manejo de una familia sobre su perro pitbull generó un estado de histeria colectiva en contra de esta raza. Tanto así, que días después una turba enardecida de ciudadanos torturó a un pitbull y estuvo a punto de sacrificarlo, acto vandálico que fue interrumpido por la rápida intervención de los Bomberos.

Si a usted le da miedo cuando ve en la calle un perro pitbull es que le han contagiado el miedo a esos y posiblemente no sepa tampoco mucho sobre el comportamiento de esos animales. Debe saber que existen investigaciones muy serias, como las realizadas por el American Temperament Test Society y el Dognition.com, con muestras muy grandes de ejemplares caninos para medir su agresividad, determinando que el pitbull terrier es una de las razas más apacibles de perros, siendo la más agresiva de todas el chihuahueño. Estos son los verdaderos perros asesinos, que obviamente nunca van a poder asesinar a nadie. Y mire usted que estos estudios fueron muy serios. Con una muestra de 4 mil perros de distintas razas y análisis de datos generados por más de 500 científicos, con réplica interna y contrastada con resultados previos, complementaron las técnicas de laboratorio convencionales utilizadas para estudiar la psicología del perro. El resultado fue consistente: el pitbull es, por genética, poco agresivo.

Si el miedo al pitbull está siendo incontrolable es porque está generando trastorno de ansiedad con fobia específica. Y este no es un problema del animal, sino de las personas que les temen. Si usted ve por la calle a un perro de esos o de cualquier especie que le parezca amenazadora, le dan ganas de matarlo y lo persigue hasta lograr que el animal muera y peor aún, sintiendo que fue un acto heroico, que el animal se lo merecía y no siente remordimiento o consideración por los sentimientos ni del animal ni de las personas que lo vieron destruirlo, usted está manifestando un severo trastorno de personalidad, que puede ser un Trastorno Disruptivo, del Control de los Impulsos o de la Conducta, incluyendo el Trastorno de la Personalidad Antisocial, en cuyo caso va a negar que participó en la muerte del animal, porque le gusta mentir y cuando sale a la calle no planea salir a matar perros, mas si tiene la oportunidad no la desaprovecha, porque depende de la inspiración del impulso y va a disfrutar del hecho cruel aun cuando tenga que poner a otras personas o a sí mismo en peligro. Pero si manifiesta conductas violentas y destructivas no solamente con los perros que a la gente le atemorizan, como los pitbull, sino con cualquier otro perro, sea agresivo o no, pudiera tener un trastorno explosivo intermitente. El problema sigue siendo la persona que manifiesta estas conductas, no el animal que las dispara.

Como se puede ver en lo anterior, aquellos que salen a matar perros, a ahorcarlos o atropellarlos con la excusa de que son potencialmente peligrosos, probablemente estén manifestando un severo trastorno mental que se proyecta hacia esos animales, pero que no para ahí. Debe usted saber que hay una alta correlación entre las personas que maltratan a los animales, las que maltratan a sus parejas y las que maltratan a sus hijos. El verdadero peligro en estos casos no viene de los animales, que finalmente actúan por protección a sí mismos, de su entorno o por entrenamiento, sino de los seres humanos que han visto a los animales de compañía como instrumentos de muerte o como enemigos mortales, que en ningún momento lo son. Y nosotros no debemos justificar esos hechos violentos y salvajes solamente porque hay un miedo ocasionado por algunos acontecimientos aislados, porque esta sería una actitud cobarde y lo que en realidad debemos hacer es crear una cultura de respeto y sensibilidad hacia nuestros animales, para hacer que este mundo sea un sitio más justo para todos, incluyéndonos a nosotros los humanos, porque somos también un animal como cualquier otro. Y si hay perros agresivos y que atacan, la culpa no es de ellos, pues son siempre el reflejo de su dueño o el producto de una sociedad insensible a las víctimas que produce, entre ellos, los perros callejeros.
12 Diciembre 2016 03:00:00
El milagro de los XV de Rubí
Este es el texto del milagro social del año: “Hola, queétal, los invitamos este 26 de diciembre a los 15 años de nuestra hija Rubí Ibarra García, en la comunidad de La Joya. Estará tocando el grupo Los Cachorros de Juan Villarreal, los Indomables de Cedral, el grupo Innegable, en la comida estará tocando el Relevo X y habrá una chiva, creo que es de 10 mil pesos el primer lugar y ya las otras dos por ahí nos acomodamos. La misa es a la una y media de la tarde en Zaragoza de Solís. Quedan todos cordialmente invitados. Gracias”. En menos de un minuto que duró la invitación el video se hizo viral. El padre de Rubí, la quinceañera de una pequeña comunidad de San Luis Potosí, en lugar de utilizar la radio local empleó las redes sociales a través de una empresa pequeña especializada en páginas de Facebook llamada Foto Video Rosales, a la que contrató para realizarlo. Nadie se hubiera imaginado el impacto total de la invitación. Fue una invitación local, que hizo la familia Ibarra para sus vecinos y gente de la región y fue transmitida por Facebook el 30 de noviembre. Para los primeros días de diciembre había registrado más del millón de reproducciones, copiado miles de veces en YouTube e inspirado gran cantidad de memes, bromas y parodias, incluyendo la creación de invitaciones en Facebook para acudir al festejo, acumulando más de millón y medio de confirmaciones de asistencia, que obviamente no se van concretar. Pero a pesar deque los festejos de 15 años son, después de las bodas, las fiestas en las que se invierte más presupuesto y mayor número de invitados, la respuesta masiva fue inusitada.

Los milagros sociales como este, al contrario de los religiosos, siempre tienen explicación. La página de Facebook hecha por Foto Video Rosales se difundió por una web de noticias local llamada Ogarrio, dedicada a difundir eventos sociales y fiestas locales de la región y tiene más de 60 mil seguidores. Difundió el video original y la frescura y candidez con la que el padre de Rubí hace la invitación, el ofrecimiento de la chiva de 10 mil pesos (regionalismo para designar un premio por carreras de caballos), la presencia de la quinceañera y su madre en un paisaje más de mediados del siglo pasado que de éste, hizo que las imágenes proyectaran en la audiencia percepciones radicales cargadas de afecto, disparando la tendencia conocida como sesgo optimista, que es la predisposición a esperar que las cosas están saliendo bien en general, y prueba de ello es esa invitación a la cual el espectador se une fácilmente, puesto que no es frecuente en nuestro tiempo social una invitación que nos incluya a todos, contrarrestando con ello la información de exclusiones y los eventos negativos a los que hemos estado sometidos durante todo el año. El video desencadena también fuertes expectativas sociales porque muestra la representación de un modelo estable de la vida grupal, modelo que define lo que se espera que hagan las personas cuando se relacionan con otros en la familia, marcando fuertemente el papel patriarcal que encuentra una intensa aprobación social. Además, se desencadenó un fenómeno de sobrestimación perceptiva consistente en la exageración de la magnitud de aquellos objetos que tienen valor para la persona en el colectivo: la fiesta tradicional en la comunidad cercana en donde se reúne la familia extensa y se convive con conocidos de toda la vida, en un ambiente de seguridad, con las comidas y bebidas que tal vez ya se perdieron en el momento actual. Es el viaje al pasado tal vez infantil que produce añoranza.

Fue sin duda un fenómeno social que debe ser estudiado a profundidad, desde las teorías de la psicología social, la sociología y la comunicación, que además debe incluir estudios sobre el poder y la cultura. Quienes manejan los medios masivos de comunicación lo intuyeron antes que los científicos y se aprovecharon extensamente de los protagonistas: canales de televisión los presentaron, desde los espacios informativos hasta programas de espectáculos y entretenimiento hicieron uso de la capacidad de fijar la atención de la nota, en si misma intrascendente, pero que refleja de una manera extraordinaria el espíritu de nuestro tiempo. Espero que finalmente Ruby sí se divierta, porque inolvidable ya es la fiesta.
06 Diciembre 2016 03:00:00
Somos una sociedad de ciudadanos sin brújula
Es tiempo de que los partidos políticos reciban su asignación de recursos y que los independientes inicien su lucha contra el destino. Los partidos, esas organizaciones patrioteras y burocráticas, conforman la nueva casta, no de un Estado degenerado, sino de ese tipo de régimen de explotación y opresión que genera a una clase social, la burocracia, que ayuda a conservar el poder de las verdaderas clases dominantes por un mecanismo social que es a la vez liberador y opresor: la democracia representativa.

Pero la verdadera democracia con justicia, la democracia participativa, no surge aun, entre otras cosas porque faltan los factores que generen un verdadero movimiento político de emancipación, que permita la reconsideración de todo el horizonte de pensamiento en el que se ha situado desde hace decenios el actuar de los partidos políticos (en el horizonte actual la izquierda y la derecha firman con la misma mano). Para llegar a la democracia participativa es necesaria la crítica, y para construirla es necesario el trabajo intelectual, porque ese trabajo debe ser crítico en la medida en que no se engaña con las falsas evidencias y denuncia lo que parece ser obvio, describiendo no la verdad, sino los caminos que conducen a ella. El problema es que los intelectuales abandonaron o traicionaron su papel crítico y se han vuelto justificadores del poder político dominante. Le pedimos a los intelectuales que no nos digan lo que es, sino que nos expliquen el camino que siguieron para descubrirlo, es decir, que nos permitan filosofar sobre la política. La filosofía y la política (dice Cornelius Castoriadis) no están separadas, pero no hay un pasaje directo de una a otra. Las dos apuntan hacia nuestra libertad y autonomía como ciudadanos y seres pensantes, y lo que las une es la voluntad de conseguir esa libertad. La pertinencia política de la filosofía es que la crítica y la elucidación filosófica permiten destruir precisamente los falsos presupuestos filosóficos o teológicos que han servido tan frecuentemente para justificar los regímenes actuales.

Sin duda los pensadores críticos ejercen influencia en la sociedad, sin separarse de su papel de ciudadanos, porque dicen lo que piensan y toman la palabra bajo su responsabilidad. Pero el crítico anónimo o el que se escuda bajo pseudónimos y se dedica a adjetivar los hechos políticos con insultos no es en verdad un crítico, sino un provocador irresponsable, porque nadie puede deshacerse de la responsabilidad de la crítica objetiva, y son exactamente igual al que no habla y, por eso mismo, les ceden la palabra a los otros y les permiten que el espacio social sea ocupado por ideas falsas, engañosas y que generalmente ocultan la corrupción mejor que cualquier factura de empresa inexistente.

La crisis de la crítica es una manifestación más de la crisis general y profunda de la sociedad. El público no es inocente, es cómplice, pues acepta el juego y se adapta a lo que se le da. Las imágenes que vemos en los spots políticos son aceptadas y valoradas por ese público poco exigente por la falta de educación crítica. Son imágenes agradables, en poses cuidadosamente escogidas para impactar al inconsciente, toman el lugar del mensaje racional. El spot televisivo de diez segundos, de veinte, de treinta, es considerado el medio más eficaz para comunicar intenciones políticas. No pueden contener nada sustancial, pero son eficaces en transmitir insinuaciones difamatorias. Pero aunque todos somos capaces de poner atención a un discurso argumentativo y relativamente largo, los medios de comunicación masiva están condicionando a la audiencia para no interesarse en nada que sobrepase esos diez, veinte o treinta segundos. Todo está mediatizado. Las redes de complicidad son casi todopoderosas y llenan las redes sociales y toda la comunicación masiva. Estamos, sin duda, ante una crisis de sentido crítico más que de educación política y esa crisis de sentido es la que permitirá que triunfen las opciones políticas que mejor presenten las significaciones imaginarias de progreso, de seguridad y de combate a la corrupción, no las que convengan mas a la sociedad. Qué duda cabe, nos falta brújula (gracias, Cornelius Castoriadis, por iluminarnos un panorama oscuro y confuso).
28 Noviembre 2016 03:00:00
Retratan a Saltillo en Instagram
El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer se celebra anualmente el 25 de noviembre para denunciar las agresiones que se ejercen contra ellas y seguro que usted y yo festejamos esa celebración. Pero celebrar no resuelve, solamente destaca una necesidad a resolver, un problema vigente. Y este es un problema mundial que implica carencia de políticas públicas y escasa lucha contra la impunidad que sigue permitiendo las manifestaciones de violencia de género y feminicidios sin castigo.

Las cifras son alarmantes y, claro, estremecen: al menos 63% de las mujeres mayores a 15 años ha sufrido algún tipo de violencia y siete mujeres fueron asesinadas diario entre 2012 y 2013. Para aportar un granito de arena en el proceso de concientización, la ONU estableció una campaña mundial titulada Pintar el Mundo de Naranja, donde durante 16 días, del 25 de noviembre al 10 de diciembre, se realizan diferentes actividades para fomentar el cambio, desde recaudación de fondos hasta eventos culturales. Pero no es suficiente, porque las víctimas de la violencia están ahí y piden no solamente atención, sino protección y justicia. Y las muertas claman castigo a los culpables.

Tengo clavado en la memoria la imagen de dos jovencitas de 16 años que en los primeros días de octubre del 2012 salieron de sus casas en Monterrey. Era domingo por la noche y querían divertirse en un antro. Ahí conocieron a algunos hombres que las sedujeron con sus historias, con su dinero, sus coches y con la promesa de la felicidad inducida por la droga. Las convencieron de seguir la fiesta en Saltillo y pese a que al otro día habría que ir a la escuela, las niñas tomaron la decisión de continuar con el festejo, porque el alcohol y las drogas fueron anzuelos efectivos para acompañar a esos hombres.

Llegaron de noche a una casa aislada, en donde fueron violadas repetidamente. Pero eso, que puede ser divertido para ciertas personalidades psicopáticas, para estos sujetos no fue totalmente placentero y, con los efectos de la euforia que proporcionan las drogas estimulantes y la impunidad total que la época les daba, fueron más allá porque estaban en sus manos y no había nadie que las defendiera ni nada que los detuviera. Las ataron, las golpearon en todo el cuerpo, pero más en los glúteos, que seguramente esos hombres tenían revestidos de intensa excitación. Tanto se excitaron, con tanta fuerza las golpearon, que hicieron que les estallaran. Pero no fue suficiente. A una de ellas, que los vio con inmenso terror, le sacaron los ojos. Después, ya cansados de buscar ese placer que nunca vendría, las estrangularon, primero con las manos y después, para estar seguros del resultado, con sogas que ni siquiera se ocuparon de quitarles. No había presión de tiempo ni preocupación de consecuencias, así que pudieron hacerlas sufrir durante horas provocándoles ese dolor que al sádico complace, pero no satisface. No fueron muertas con balas a la cabeza, que dan junto a una muerte rápida un dolor intenso que hace que el cerebro corte con una descarga radical de endorfinas. Para ellas fueron horas de angustia sin esperanza. Sin remordimientos, sin temor alguno, ellos subieron los cadáveres al auto y las tiraron como basura, como desechos, bajo un puente en un canal de desagüe en los límites de Coahuila y Nuevo León. Ellos se sabían inmunes. No fueron aprehendidos. Esas muertes se quedaron sin justicia, porque ellas no eran nadie. Eran sólo unas niñas.

Si estas niñas hubieran priorizado la escuela en lugar del baile, de la diversión inmediata del antro o si sus padres se hubieran preocupado más por ellas, seguirían vivas. Pero ni sus familias o sus maestros fueron tan atractivos como esos hombres que las engañaron ofreciéndoles una inmediata diversión que se convirtió en su muerte. Si hemos de pintar el mundo de naranja será para que otras niñas tengan la oportunidad que ellas no tuvieron. Para que sepan que la violencia existe y que los violentos se cubren de pieles de oveja, para que puedan distinguir la realidad cruel atrás de la seducción fácil y placentera. Para que vivan.
14 Noviembre 2016 03:00:00
En defensa de Trump
Sí que el mundo está asustado por el triunfo, casi insospechado, de Donald Trump para el siguiente período presidencial de los Estados Unidos de América, porque en todos los países del llamado mundo occidental la candidata preferida era la señora Hillary Clinton. Para dominar el miedo se acudió a los videntes que nunca se equivocan como la famosa Mhoni, que predijo el resultado equivocado y debido a su fracaso juró no volver a dar más predicciones, con lo que comprobamos que el triunfo de Trump no sólo trajo cosas malas. Las encuestas otra vez trataron de manipular los resultados, pero a pesar de que un alto porcentaje de ellas (más allá del 80%) aseguraba el triunfo de la candidata, volvieron a demostrarse como instrumento político, no científico.

La angustia fue tan intensa que incluso las clases políticas de nuestro país rompieron la tradición de no intervenir en los procesos de otros países y durante las elecciones de los Estados Unidos un grupo de senadores posaron, con la Bandera de México al fondo, portando unas playeras que decían Hillary for President 2016 y la bandera estadunidense como marco, haciendo campaña a favor de la señora Clinton, actitud que de haber ganado ella, les hubiera valido una visa especial al país vecino, pero en la situación actual pudiera incluso ser motivo de un grave conflicto internacional. Aun así, son comprensibles sus motivaciones: ni ellos ni usted ni yo queríamos que Trump fuera presidente, porque nos asustó terriblemente con sus planes del muro, de los impuestos a nuestras exportaciones, con la derogación del Tratado de Libre Comercio, con la deportación de 11 millones de migrantes, con el abandono de los acuerdos de protección al medio ambiente y otras más que van a tener que irse matizando a lo largo del tiempo, como ahora está empezando a suceder. Rudolph Giuliani, su asesor político de mayor experiencia, redujo el proyecto del muro a términos racionales: sólo algunos tramos, pagado no por México, sino con una “orden ejecutiva reprogramando el presupuesto dentro de los servicios migratorios”. Respecto a los migrantes, ahora serán 3 millones que tengan conflictos jurídicos (Barack Obama expulsó a más de 2.7 millones de inmigrantes). El Tratado de Libre Comercio se renegociará, eso es seguro, pero igual lo iba a hacer la señora Clinton. En fin, que tal vez no sean estos factores con los que el gobierno de Trump provoque el Armagedón mundial, como el pánico colectivo hizo pensar.

Lo que sí va a pasar es que el orden mundial va a transformarse, porque las políticas de Trump van a frenar el desarrollo del neoliberalismo, favoreciendo un neonacionalismo que para realizarse adecuadamente tendrá que limitar los procesos de globalización mundial y lo más probable es que el modelo neonacionalista le explote en las manos. Primero, porque la dinámica de la economía, si se frena, se descarrila o destruye al país que lo intenta. Segundo, porque Trump no cree en la ciencia. Y aquí está el verdadero peligro de su gobierno. Si bien es cierto que a lo largo de su vida no ha temido en rodearse de personas inteligentes, también lo es que no estima demasiado al pensamiento científico. Y en cuanto a las consecuencias de la transformación que sufrirán los Estados Unidos los principales rotativos del mundo elevan voces pesimistas al respecto (según tendencias 1): The New Yorker habla de que se abrirá “la caja de los truenos”, los primeros días del mandato, con su “First Day Project”; Le Devoir reflexiona sobre la catástrofe que ocasionará salirse de los Acuerdos de París para reducción de los gases de efecto invernadero. The Washington Post habla de la profundidad de la ruptura del Partido Republicano y de la transformación de todo el mapa político estadunidense. The New York Times compara la elección de Trump con el 18 Brumario del calendario revolucionario francés, cuando Napoleón Bonaparte decapitó al gobierno revolucionario y se estableció como primer cónsul y después Emperador, reorientando la historia como pocos lo habían hecho antes. Los Angeles Times remarca las consecuencias de la desconexión de los medios de comunicación con la realidad social. Le Monde dice que se ha producido un verdadero terremoto en las democracias occidentales. Estamos, sin duda, ante el fin de una era, pero no necesariamente ante la destrucción de un sistema, sino ante su evolución. Porque Trump no es más poderoso que el permiso que los grandes capitales le otorguen. Y como dijo Carlos Marx, el capital no tiene nacionalidad.
07 Noviembre 2016 03:00:00
Los profesores pedófilos
Hace unos días la procuradora de los Niños, Niñas y la Familia, Yezka Garza, dio a conocer que se investiga a cuatro maestros de secundaria y a un intendente de primaria, los primeros por violación equiparada y el último por abuso sexual. Pero no crea que solamente los maestros han sido objeto de denuncias por variantes de agresiones de tipo sexual, porque la misma procuradora informó que son 175 los casos en seguimiento, de los cuales al magisterio le corresponde 8.75%, lo cual no es elevado en proporción a otras profesiones que mantienen contacto con la infancia. En el Informe Alternativo Temático para el Comité de Derechos del Niño de las Naciones Unidas, en el año 2006 se reporta que en México, 26% de sacerdotes toca a niños y niñas en sus genitales y 7% comete abusos
sexuales graves contra ellos.

Sin embargo, hablar de cinco personas que trabajando dentro de una escuela abusan de los niños que están a su cargo o alrededor de ellos es decir demasiado. Ningún caso se debe permitir. Los maestros que abusan sexualmente de un menor tienen un trastorno parafílico llamado pedofilia, en donde aparecen pulsiones que implican las actividades sexuales con niños, condición que ya está en ellos aún antes de que ingresen a la escuela Normal y que por tanto puede ser detectable durante sus estudios en la misma normal, pero desgraciadamente no existen filtros para identificar esta condición, a pesar de que en la actualidad se cuenta con tests de personalidad suficientemente sensibles como para detectarlo.

Un pederasta puede pasar como normal durante mucho tiempo, porque generalmente son personas simpáticas, con gran facilidad de trato con los niños y sus preferencias sexuales están dirigidas a ellos, aunque no siempre en exclusiva, pero los pequeños les provocan una excitación tan intensa que les es muy difícil de controlar y para justificarse se tratan de convencer a ellos mismos que de alguna manera están beneficiando a los niños con los que interactúan, diciéndose que les están educando para su bienestar sexual, o que tratan de darles el afecto que según ellos sus padres no les dan, pero la consciencia del daño está presente en los pedófilos, pues generalmente les advierten a sus víctimas que no se lo digan a sus progenitores o a cualquier otra persona, diciendo que es un secreto entre ellos o amenazando con hacerle daño a sus familiares.

Generalmente los pedófilos no obligan a los niños. Por el contrario, establecen relaciones de amistad y los seducen pues son sumamente persuasivos. Distintos estudios (Morrison, James, 2014) sugieren que los niños solos, en estado de abandono o sin suficiente atención pueden ser muy sensibles a las propuestas del pedófilo, máxime que desde su postura de docente es muy fácil que los niños transfieran afectos de sus padres a los maestros.

El mayor número de pedófilos corresponde a hombres. Muchos de ellos sufrieron agresiones sexuales de pequeños. Una vez que se presenta la pedofilia, tiende a volverse crónica y desde hace mucho se ha definido como una condición vitalicia.

Así que una vez detectado en un profesor este trastorno parafílico, es necesario retirarle con urgencia del contacto con cualquier tipo de infantes, aunque desgraciadamente hasta hace poco la costumbre era solucionar el problema cambiándolo de zona escolar, perpetuando el riesgo de abuso. Pero ahora la alarma está encendida y no hay excusas suficientemente poderosas (ni compadrazgos ni derechos sindicales) para mantenerlos en el aula.
24 Octubre 2016 03:00:00
El imperio de los Brayans
En diferentes estados del país existe una reciente preocupación por los nombres bajo los cuales se están registrando a los recién nacidos. En Sonora, en el 2014, se publicó en la Ley del Registro Civil una lista de nombres, al decir de los diputados, denigrantes o peyorativos, con los que se prohíbe registrar a los menores de edad en la entidad. Algunos de ellos, como el de “Anivdelarev”, “Tremebundo”, “Twitter”, “Usnavy” o “Yahoo”, con sobrada razón.

Me imagino las inmensas posibilidades de burla que van a presentar los pobres poseedores de tales nombres. Pero en la lista incluyen nombres como “Aguinaldo”, “Delgadina”, “Procopio” o “Petronilo”, que son antiguos y no tienen por qué prohibirse. Y si Sonora tal vez exageró al legislar sobre los nombres prohibidos, en lugar de solamente recomendar a los oficiales del Registro Civil hacer consciencia sobre la pertinencia de cada nombre, en Xilitla, San Luis Potosí, la oficial del Registro Civil Jannett López Márquez trata de convencer a los padres de familia que buscan registrar a sus hijos con los nombres Britany, Brayan o Brayan, Kevin, Jovanny, Edward y Johan, no llamarlos así y que mejor utilicen un nombre en español.

Por una parte, el intento de evitar los Brayan, los Kevins y las Britanys se antoja batalla perdida. Hoy por hoy son los nombres más populares en muchos estados del país, superando a los de José, María o Juan. ¿Y qué quiere decir Jannett, la celosa funcionaria de Xilitla, cuando pide que utilicen nombres en español? Por una parte, Janet es hebreo y quiere decir “Dios perdona” y con mucha pena diremos que las fuentes naturales del español son el griego y el latín. Pero lo peor es que Jannett es la adaptación inglesa del nombre hebreo.

Por otra parte, si aplica su principio adecuadamente, debe también tratar de convencer a los registrantes que no pongan a sus hijos Ivan, Natalia o Irina, que en su tiempo fueron bastante populares, pero son de origen ruso, no español. Poner un nombre a las cosas es la manera esencial de distinguirlas. Nombrar a los hijos es el primer paso necesario para darle una personalidad, para identificarlo como individuo social, único e irrepetible, siendo además uno de los primeros derechos fundamentales que la sociedad le otorga y que le acompaña durante toda su vida, e incluso después de su muerte.

El nombre personal es uno de los primeros identificadores históricos de la individualidad que tiene miles de años y que nos ha permitido conocer personajes esenciales para la historia humana. En los inicios de la civilización, los nombres se ponían conforme a las cualidades que se esperaban en el recién nacido, o dependiendo de las características de la madre o del clan, generalmente derivado del animal
totémico.

Entre los pueblos primitivos, el nombre iba evolucionando, dependiendo de las acciones que la persona iba ejecutando, pero cada uno tenía un nombre secreto, totémico, que tenía la obligación de descubrir pero debía ocultar porque aquel que lo conocía, lo podía usar para dominar su voluntad. Este es el principio de los exorcismos, que consisten en conocer el nombre secreto del demonio que posee a su víctima. Durante siglos, el nombre reflejaba la clase social a la que se pertenecía: si se era de las clases bajas, el nombre era simple. Uno solo, el apellido del padre y si acaso la ciudad de origen. Pero para las clases que dominaban, el nombre debía perpetuar el origen del portador, así que se le imponían cinco o seis que pertenecieran a los más relevantes de su linaje, con la sucesión de apellidos que reflejaran adecuadamente su árbol genealógico.

Fernando Maximiliano José María de Habsburgo-Lorena es un buen ejemplo de estas costumbres. Si alguna familia de estas clases sociales quiere poner dos o tres nombres propios (de pila, porque seguramente se lo impondrán durante el bautismo), no hay oficial del Registro Civil que se oponga, aunque ya en el momento de que se agoten los campos de inscripción en las credenciales del INE o del pasaporte serán conscientes del error.

Pero ahora los Brayans y las Britanys están tomando el lugar de los Juanes y las Marías en el imaginario popular. El problema es que están siendo asociados con las clases populares y están representando la imagen delincuencial estereotípica, contra la cual se va a dirigir la ira social y pueden nulificar la personalidad del individuo que porta el nombre. Y como siempre, los débiles son los chivos expiatorios. El Brayan del Conalep que embaraza a la Britany se convierte en la historia de amor que personifica la tragedia de la juventud actual que no tiene el futuro claro. No tratemos de evitar nombres. Debemos transparentar las causas que provoca la inequidad social y remediarlas. Eso vale más que el nombre.
10 Octubre 2016 03:00:00
El misterio de los payasos asesinos
Más que un misterio es una broma, macabra si usted quiere. En Estados Unidos se puso muy de moda vestirse de payaso para hacer bromas y asustar a las personas. Y como todo lo que se pone de moda en nuestro vecino país aquí lo adoptamos, en México estamos viendo con mayor frecuencia estos payasos, más patéticos que macabros. No sé qué tan cierta sea la noticia de que en Ecatepec, Estado de México, lincharon y mataron a dos jóvenes que se caracterizaban de payasos para asustar, pero muchas páginas de internet (algunas relativamente serias) dieron cuenta de ello. Pero estas notas generaron un ambiente de cacería de tales personajes y si la mitad de los videos subidos a la red sobre esta persecución son ciertos, se han dado muchas golpizas y tal vez cometido asesinatos de los cuales no se ha dado noticia. ¿Por qué causa miedo la figura del payaso? ¿Cuál es el motivo de que alguien disfrute asumiendo ese personaje? ¿Quién se aprovechará de esta nueva histeria social? El inicio de este fenómeno social es la estrategia publicitaria puesta a punto por los productores del remake del 2017 de la cinta It, que en español se tradujo como Eso, basado en la novela del mismo nombre de Stephen King, cuya primera versión cinematográfica de 1990 fue un éxito, pero este remake distribuido por New Line Cinema y dirigido por Andrés Muschiett se ha visto envuelto en una serie de conflictos y teme no recuperar la inversión como está planeado.

La historia es simple, lo que le da la posibilidad de partir desde la vida cotidiana al terror más intenso, el mecanismo exacto de lo siniestro: en un pequeño pueblo de Maine, siete pequeños, conocidos como el club de los perdedores, se encuentran cara a cara con un monstruo que toma la forma de un payaso llamado Pennywise, que atrae a sus víctimas mediante el miedo que despierta en ellos. Este es el alimento del payaso, que es un ser de otro mundo. La frase del payaso hacia los niños es: “Oye, ¿quieres un globo? Flota; todos flotan. Cuando vengas aquí abajo conmigo, tú también flotarás”. Y esta frase es la que vemos en algunos de los primeros videos norteamericanos.

Obviamente, en la imitación mexicana no se repite. La estrategia publicitaria de materializar al personaje, poniéndolo a caminar entre la gente y subiendo videos a la red, es sumamente exitosa. Fue probada con el juego de Charly Charly, que asustó a millones de personas, espíritus simples que asumieron era del demonio, pero que en realidad posicionó con bastante éxito a la película La Horca de Warner Bros, bastante mala, por cierto. Y como la estrategia del payaso ha estado dando resultado, páginas voraces de pseudonoticias como la red social Badabun (que se presenta como una Network que ayuda a monetizar páginas de Facebook creando sitios web con contenido viral y personalizado, con 3 millones 217 mil 431 seguidores y 598 mil 176 suscriptores) han generado noticias que van de lo amarillo a lo rojo, como por ejemplo esta: “Lo verdaderamente preocupante es que las autoridades mexicanas han confirmado la muerte de por lo menos siete niños, todos los cuerpos fueron descuartizados y todos los casos se relacionan con estos videos”. Absurda y sin ninguna fuente por confirmar.

Y es fácil que la gente crea en eso, porque la figura del payaso es profunda e inconsciente: el padre ambivalente que se oculta tras una máscara de alegría pero cuyas intenciones perversas sólo se intuyen, haciendo reír y con todo el significado de lo cómico como salida de las pulsiones y deseos reprimidos, burlados al superyó, al censor moral mediante el chiste que cuenta, que siendo blanco burla mejor la censura. Y en el payaso asesino la cara no engaña, porque muestra el miedo que causa la salida de las pulsiones, de amor y de destrucción. Y está generando un fenómeno social semejante al del querido “chupacabras” porque tiene todos los mecanismos de lo siniestro.

Dice S. Freud: “Muchas personas consideran siniestro en grado sumo cuanto está relacionado con la muerte, con cadáveres, con la aparición de los muertos, los espíritus y los espectros. Dos factores explican esta detención del desarrollo: la fuerza de nuestras reacciones afectivas primarias y la incertidumbre de nuestro conocimiento científico. Dado que casi todos seguimos pensando al respecto igual que los salvajes, no nos extrañe que el primitivo temor ante los muertos conserve su poder entre nosotros y esté presto a manifestarse frente a cualquier cosa que lo evoque. Aún es probable que mantenga su viejo sentido: el de que los muertos se tornan enemigos del sobreviviente y se proponen llevarlo consigo para estar acompañados en su nueva existencia. Con estas ideas infantiles se forma lo siniestro, que se da cuando complejos infantiles reprimidos son reanimados por una impresión exterior, o cuando convicciones primitivas parecen hallar una nueva confirmación”. Pero, por favor, no maltratemos a los pobres bromistas disfrazados.
04 Octubre 2016 03:00:00
Trump ganó el debate contra Hillary
Los debates políticos son ejercicios de fuerza entre aspirantes a puestos de representación popular, entre ellos los aspirantes a la Presidencia de Estados Unidos. El lunes 26 se enfrentaron, para el primero de tres, en la Universidad de Hofstra, una institución privada de Long Island, New York, donde se han realizado debates presidenciales en 2008, 2012 y 2016. Cada uno de los candidatos tenía 90 minutos, divididos en seis segmentos de 15 minutos, sin interrupciones publicitarias y alrededor de tres temas: el rumbo de Estados Unidos, la prosperidad y la seguridad, y cada uno de ellos fue discutido en media hora. Lo vi con mucho interés, incluso emocionado y desde mi óptica, pensé que sin duda lo había ganado Hillary. Luego lo encontré en YouTube y estuve analizando el video una y otra vez para ver los actos fallidos (linguae y calami), microexpresiones, microgestos y manifestaciones posturales (Paul Ekman) y no me quedó duda que Trump había cometido una gran cantidad de errores, tantos como su discurso y sus actos de hostilidad contra la oponente, interrumpiéndola, tratándose de burlar de ella, de menospreciarla y de etiquetarla (de “mentirosa” para arriba). Y a todo Hillary contestaba, bien y serena. Muy clara y con manejo de la situación, salió adelante de todas las trampas que su oponente le tendía. Dice Trump que la especialidad de él es responder los golpes, pero con muchos de los lanzados por Hillary parecía desconcertado. Desde la pantalla de mi computadora creí que Clinton había ganado. Después las encuestas le dieron a ella el triunfo con algo así como 65-35, con lo cual el mundo se sintió feliz. Pero Michael Moore (Farenheit 9/11; Bowling for Columbine) vino a aguar la fiesta. Para Moore, Clinton no solamente perdió el debate, sino que va a perder las elecciones. Escribió Moore en su cuenta de Twitter al concluir el debate: “Se acabó. Trump, el egoísta, el racista, el narcisista, el mentiroso ‘ganó’. Todos nosotros perdimos. Sus números (de apoyo) subirán. Ella dijo la verdad. ¿Y qué?”.

Cuando analicé el debate me sentí tranquilo por el desempeño de la demócrata. Al inicio, entran los dos candidatos y Hillary se adelanta a conquistar el centro del escenario, dándole la mano a un Trump casi acorralado. Hillary tiene una entonación pausada y fuerte, sin dudas, y las expresiones faciales y los ademanes están muy de acuerdo con lo que está diciendo. Trump hace pocas expresiones y en sus ademanes privilegia el brazo derecho. Al hablar Hillary, Trump hace gestos de fastidio o indiferencia, además de ciertos pucheros infantiles. Al hablar Trump, Hillary mantiene un gesto de atención concentrada, con una sonrisa ligera, casi al estilo de mona lisa. Trump jala aire cada cierto tiempo y lo hace muy notorio. Esa es una manera de controlar la angustia, porque en sus discursos regulares no lo hace. Golpea el micrófono (dijo después que fallaba), sobre todo cuando hablan del tema Obama. Y cuando señala a los periódicos que lo atacan mueve circularmente el torso. Cuando se le terminan los argumentos dice: “Créanme” y cierra los ojos, en un acto que el inconsciente identifica como mentira. Interrumpe, pero no acepta las interrupciones y siempre que lo hace frunce la boca. Es evidente que Hillary se preparó para el debate y parte de la preparación fue el estudio de sus expresiones, tanto faciales como corporales. Y tal como lo dijo Trump, él no se preparó y por eso la lectura de sus expresiones fue mucho más fácil. Contrario a Hillary, Trump no pudo disimular sus verdaderas reacciones internas al momento de mentir, emitiendo microexpresiones faciales, y la mejor manera que tuvo para tratar de ocultarlas fue mediante la sonrisa. Además emitió una larga serie de microgestos delatores, como cortas sacudidas de cabeza, rápidos encogimientos de hombros, el movimiento del torso y ciertos ademanes con la mano derecha, que revelaban la sensación de ir perdiendo terreno constantemente y en un momento dado se le desbordó la presión, interrumpiendo y elevando la voz cada vez más, tratando de imponerse con la única fuerza de la que podía disponer en ese momento, es decir, el tono de voz. Y a pesar de todo ganó Trump, porque hizo que los electores de los cuatro estados del cinturón industrial que han sufrido mermas económicas importantes se identificaran con él: Michigan, Ohio, Pennsylvania y Wisconsin, tradicionalmente demócratas, podrán cambiar al lado republicano. Además, su actitud agradó mucho a los hombres blancos molestos que perciben el avance de las minorías y de las mujeres como un verdadero peligro y cada vez que Trump interrumpía a Hillary, o que la agredía, ellos se emocionaban. El análisis de Michael Moore, perturbador, pudiera tener más fuerza que el de Paul Ekman. Toco madera.
27 Septiembre 2016 03:00:00
El pecado de #ladycoralina
Sirva ésta como desagravio hacia ti de mi parte y de los que piensan como yo. Tal vez no la leas, pero creo que has sido víctima de una injusticia mayor de la que a primera vista se aprecia. Y eso ya es mucho, porque en estos últimos días se te ha sometido a un tratamiento social que nadie merece, por circunstancias que solamente competerían resolver a ti y a tu (espero que no ex) pareja, Pablo Torres Gándara.

Permíteme decirte cómo veo yo el problema. El hecho desencadenante es tu boda, planeada para inicios del 2017 y posiblemente en tu medio social las despedidas de soltera se deben empezar a disfrutar desde meses antes, así como supongo que la organización de las diferentes ceremonias, tanto la civil como la religiosa, eventos con los cuales tal vez soñaste desde niña. Tus amigas te animaron a celebrar la despedida de soltera en Playa del Carmen. Tal vez acababan de llegar, con ganas de fiesta, y fueron al Coralina Daylight Club (que, por cierto, también participó en el linchamiento, con un meme en donde te ofrecen una botella en tu próxima visita) y empezaron a tomar alcohol. El alcohol disminuyó tu control personal y te dejaste llevar por los impulsos sexuales, por cierto presentes en toda la especie humana, y por un joven desconocido que te inspiró (sólo) deseo, que besaste y acariciaste. Si algo más pasó, afortunadamente no hay evidencia. Pero fuiste grabada en video y este se subió a la red, convirtiendo al instante íntimo, personal y exclusivamente de tu responsabilidad, en viral con el hashtag #LadyCoraline. Se hizo tendencia en Youtube, trending topic en Twitter, viral en Facebook, pero ¿qué fue lo que desencadenó la fiebre social? La vida sexual de una mujer soltera que estaba ejerciendo su erotismo de una manera poco convencional. Confrontaste al estereotipo social de la mujer decente, aunque este acto tuyo es cada vez más común, pero se debe hacer en “lo oscurito” para que no asuste a nadie, porque conociéndose espanta a todos.

Esto, estimada Emma, es el resultado del choque de consciencias en un país católico, entre la moral pública y el deseo privado, es decir el choque de la doble moral social. Yo no sé si tú o los tuyos hayan salido el sábado 10 de septiembre a la marcha por la familia convocada en Hermosillo, que tuvo muy buena asistencia, pero ¿Por qué los integrantes del Frente Nacional por la Familia, católicos ortodoxos, no pararon tu lapidación pública? Su maestro, Jesús de Nazaret, sí lo hizo en su oportunidad y a riesgo de su vida. Cuando los escribas y fariseos le llevaron a la mujer adúltera, con ganas de que él se condenara junto a ella, les dijo Jesús: “El que de entre vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella”.

¿Por qué el Frente Nacional por la Familia no toma postura frente a este escándalo de fariseos y su discurso misógino? Porque son ellos los que han puesto la muestra en enjuiciar a todos los que no piensan igual. Además, en este hecho se traicionaron los códigos de silencio de la amistad y la discreción. Hubo en el fondo de la traición una venganza de alguien que graba el video, pero también en las personas que lo comparten y en la masa que lo hace viral. Es la sociedad católica que castiga su doble moral y desprecia a la persona que la desafía, permitiendo que se le queme ante todos mostrando su imagen sin ningún cuidado. Porque no solamente las imágenes violaron tu intimidad, además tu nombre circula en la red y el nombre de tu prometido también se dio a conocer. A ambos, la marca del escarnio público les durará por toda su vida, y si esto no es el equivalente moderno a la lapidación, entonces parece la versión actualizada del tribunal del santo oficio, la inquisición a todo lo que da. Lo que sí pudiste sentir en carne propia fue la muestra del tremendo poder y absoluta influencia de las redes sociales que están marcando la vida privada desde lo público, en donde los espectadores, la masa, se han convertido en jueces en el tribunal de la moral social porque la protagonista del escándalo lo hizo sin tener plena consciencia de que estaba viviendo su vida íntima en el espacio público y nunca creíste que se difundiera indiscriminadamente y terminara con tu reputación
presente y (espero que no) futura.

Y exhorto a Pablo que no se arrepienta de casarse contigo, porque entender tus motivaciones para perdonar este evento puede dar una solidez a la pareja que sólo se consigue mediante el hecho traumático superado. Parafraseando a Juan, cierro con esta idea: Jesús preguntó: “Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te ha condenado?” Y ella dijo: “Ninguno, Señor”. Entonces Jesús le dijo: “Ni yo te condeno; vete…” y aprende de esta experiencia, pero no pierdas tu vida.
19 Septiembre 2016 04:01:14
¿De verdad puede dar usted educación sexual a sus hijos?
Le están diciendo que no acepte que en la escuela le den información sexual a su hijo. Le dicen que la educación sexual que viene en los libros de texto deformará la mente de su hija. Le están bombardeando con la idea de que el Gobierno quiere que sus hijos se vuelvan transexuales por la “ideología de género” y usted, que se creyó ese absurdo, ya se asustó. Tal vez le hayan convencido con los argumentos de las iglesias cristianas agrupadas bajo liderazgo del
Frente Nacional por la Familia, que incluye a católicos, ortodoxos, cristianos y toda la constelación protestante, la Unión Nacional de Padres de Familia y la Unión Nacional Cristiana por la Familia (mormones), de que es un peligro dejar al Gobierno encargarse de la educación sexual de sus hijos, pues para ellos lo mejor es que usted les enseñe en casa lo que deben saber sobre su vida sexual, presente y futura, pidiendo además que se eliminen los contenidos
sexuales en los libros de texto, insistiendo que la educación sexual es responsabilidad de los padres, no de los maestros.

Pero ¿qué les va a enseñar de sexualidad, si tal vez no tiene suficientes conocimientos sobre el tema? Seguramente les dirá lo mismo que le enseñaron hace algunos años, en su infancia, mediante ejemplos fantasiosos o con el recurso del silencio (¡De eso no se debe hablar!), como si las ciencias no hubieran avanzado y los problemas sociales de esta época no exigieran un enfoque preciso y actual. Pedirle que les enseñe sobre sexualidad es tanto como
solicitar que les instruya sobre mecánica cuántica. Tal vez uno que otro padre de familia lo logre, pero seguramente no muchos. Y la perspectiva actual de holones utilizada en los textos es muy interesante.

Esto no les importa a los integrantes del Frente Nacional por la Familia, manejada desde las sombras por el cardenal Rivera. Además, la petición de que los padres de familia detengan la educación sexual dada en la escuela con el argumento de que es a los padres de familia a quienes les corresponde hablar de un tema tan íntimo como es la sexualidad es muy antiguo y fue utilizado por la Unión Nacional de Padres de Familia desde el año de 1934 cuando
embistieron contra el secretario de educación, Narciso Bassols, porque él consideró que los niños y jóvenes tenían derecho a conocer su propia realidad sexual, que la escuela era la institución más capacitada para manejar este tema, que además debían estructurarse programas adecuados incluso para los padres de familia y que era la propia Secretaría quien debía establecer, organizar y dirigir la educación sexual y asumir la responsabilidad de ella. Por cierto, el
secretario Bassols tuvo que renunciar.

Pero si desde el ya muy remoto año 1934 las organizaciones religiosas y tradicionalistas se siguen oponiendo, debemos preguntarnos qué tanta razón tienen ¿Realmente son los padres de familia quienes deben informar a sus hijos lo que ellos deben saber sobre la sexualidad humana, sobre su propia sexualidad? Si la respuesta es afirmativa, la siguiente pregunta tendrá que ser: ¿Qué tanto saben los padres de familia sobre la educación sexual? Y no estamos
hablando de que se engañe al niño con respuestas mágicas que sólo lo van a confundir, al estilo de la cigüeña o la compra del bebé en París o en el hospital, sino que se le enseñe con toda la objetividad adecuada a su edad y desarrollo. Para responder científicamente la pregunta sobre que tan capacitados estaban los padres de familia para contestar adecuadamente las preguntas de sus hijos sobre sexualidad, se realizó en nuestro Estado una investigación
exploratoria con muestra al azar de 46 escuelas del Estado, de corte longitudinal, de noviembre de 1989 a noviembre de 1995 y que incluyó a mil 700 sujetos de investigación: niños de 5° y 6°, padres de familia y maestros. Esta investigación demostró que de las 115 preguntas más importantes para los niños, los padres de familia no eran capaces de responder ni el 25 por ciento. Y permítame decirle que al niño no se le puede frenar la curiosidad de saber, de
forma que al no encontrar la respuesta en casa, la buscará en la calle, en la red o en la escuela. Si es en la calle, será muy vaga, si es en la red, podrá ser pornográfica y si es en la escuela será en los libros de texto, que por cierto tienen ahora una orientación científica y muy respetuosa sobre la vida sexual. Véalos antes de protestar contra ellos y comprobará que no solamente no son peligrosos, sino que son claros, amenos y adecuados para entender tan
delicado asunto. Lo más probable es que las organizaciones como el Frente Nacional por la Familia no tengan una idea muy clara de lo que pelean y con su lucha dañarán no solamente a sus hijos, sino a los hijos de todos.




12 Septiembre 2016 03:00:18
José, María y Jesús, modelo de familia natural
Así decía un cartelón que portaba una familia de participantes a la marcha nacional en la que miles de personas en 19 estados del país decidieron que el matrimonio igualitario, la adopción de menores entre parejas homosexuales y la enseñanza de la “ideología de género” en las escuelas públicas se habían convertido en los enemigos mortales de las familias decentes, es decir, naturales. Y el principal enemigo contra quien lucha es la pretendida “ideología de género” concepto que la mayoría de manifestantes posiblemente no tengan muy claro pero que, como cualquier peligro impreciso, se vuelve un monstruo. Tal “ideología de género” como concepto lo definió Joseph Ratzinger antes de asumirse Benedicto XVI, como la última rebelión de la criatura contra su condición de criatura y afirma que “con la ideología de género el hombre moderno pretende librarse incluso de las exigencias de su propio cuerpo: se considera un ser autónomo que se construye a sí mismo; una pura voluntad que se autocrea y se convierte en un dios para sí mismo”, planteamiento a todas luces absurdo en una persona racional, pero muy cercano a la esencia del sacerdocio católico. Y para hacer que el movimiento parezca defender causas importantes, los ideólogos del Frente Nacional por la Familia mienten deformando la realidad, asustando a sus muy ingenuos seguidores con varios falaces argumentos: cualquier niño podrá ser adoptado y vivir con homosexuales; los niños podrán cambiar de sexo sin la autorización de padres de familia o tutores; en los libros de texto de la SEP desde preescolar, les enseñarán a los niños la homosexualidad, transexualidad y actividades sexuales. Además, los padres de familia no se podrán oponer; cambiarán las leyes de género, pudiendo los hombres entrar al baño de mujeres y viceversa. Y para rematar, si como padres de familia o tutores se oponen a la ideología de género, serán castigados.

La respuesta de los afiliados al Frente fue, parece ser, poderosa. Según sus cuentas, se manifestaron en todo el país más de un millón de inconformes, aunque si cuentan a las personas como construyen sus argumentos, tal vez no fueron tantas. Todos iban con camisas blancas (dicen los memes que era con el outfit del KKK) y con las mantas exhibiendo sus argumentos. Estos fueron los mas representativos en Naucalpan: “Defendemos la familia; defendemos la niñez; Defendemos la vida; José, María y Jesús modelo de familia”; en Satélite: “Defendamos a la familia ¡¡No!! A la ideología de géneros (sic)”; en Guadalajara: “¿Por qué estoy marchando? Niños merecen educación en casa, iglesia con valores sin confusiones. Padres que responsablemente envían a sus hijos a colegios tienen derecho a rechazar información con la que no estén de acuerdo. México merece que lleguemos a acuerdos sobre ley y guías para la educación sexual escuchándonos y sin imposiciones. No es religión. Pero no niego mi fe cristiana”; en Saltillo: “Pedimos se respete el interés superior de las niñas y los niños y se busque garantizar su desarrollo y crecimiento en el seno de una familia”; “El matrimonio no lo crea ninguna ley. No violenten su esencia. Protéjanlo”; En Morelia: “No es una marcha cristiana, es una marcha que defiende el derecho de los niños, el derecho de papá y mamá a procrear”.

Y como vemos, atrás de la pancarta se asoma la sotana. Para las iglesias cristianas (encabezadas por la católica) esta no es una lucha simple: se están jugando la veracidad de uno de los pilares más importantes de su fe, la creación como voluntad divina, en donde Dios creó al hombre a su imagen y semejanza y le dio a una mujer para que no se aburriera y con ella creara a la familia, familia que luego tuvo algunos hijos y fue marcada por la tragedia al asesinar Caín, primogénito de Adán y Eva, a su hermano Abel por cuestiones que ahora se antojan baladíes.

Pareciera que la familia natural tuvo problemas desde el principio y ahora enfrenta uno más fuerte, porque está determinado por la evolución natural de esa institución humana. Como puede usted ver, es un resultado más de la lucha entre evolucionismo y creacionismo, que ahora se protege con la idea del diseño inteligente, aplicado a la familia “natural”. Pero no crea que en el bando creacionista todos piensan igual.

El sacerdote Alejandro Solalinde, defensor de los derechos humanos, lamentó que la Iglesia católica no practique el amor incluyente: “Jesús caminó para todas y todos, no excluyó a ninguno. La oferta cristiana debe ser para todas y todos”. Y la evolución tiene una fuerza tal, que no hay manifestaciones ni voluntades mágicas que la puedan detener. La familia evoluciona y se diversifica. Hay cosas que no se eligen, como la orientación sexual, el aspecto físico o el color de piel, pero si es nuestra decisión respetar las cosas que la gente no eligió, que simplemente tienen.
05 Septiembre 2016 04:00:35
Trump es mentiroso y de poca palabra: Hillary Clinton
Vino Donald Trump a México porque el Gobierno de la República, en voz de su Presidente, tenía que decirle que si quería hacer su muro entre las dos naciones, que se olvidara que México lo iba a pagar. Peña Nieto le dijo a Trump que “México de ninguna manera pagará el muro que usted está planeando construir”. Cuando se le preguntó al Presidente por qué había invitado a México al señor Trump, dijo que “ante las posturas y posicionamientos de Donald Trump que claramente son una amenaza, había que dialogar”. Pero los principales analistas políticos tanto norteamericanos como mexicanos coinciden en que Trump padece sordera funcional, es decir, sólo se escucha a sí mismo, lo cual hace inútil todo intento de diálogo. Por eso, el miércoles, el mismo día que vino a México, pero por la noche, en un discurso dado en la ciudad de Phoenix, Arizona, el señor Trump dijo que si llega a ser presidente, hará que se construya el muro y que será México quien lo pagará. Dijo: “Vamos a construir un gran muro en la frontera sur del país, y México va a pagarlo, créanme, 100 por ciento”. Dijo también: “Haremos un impenetrable, alto, poderoso y bello muro en la frontera sur”. Y concluyó: “México va a pagar por el muro, pero aún no lo sabe”, a pesar de que en la reunión de ese mismo día por la mañana, cuando su anfitrión dijo que México no lo pagaría, el republicano no lo desmintió y después cínicamente dijo: “Discutimos el tema de la muralla. No discutimos el pago de la muralla”. Peña Nieto le respondió: “Repito lo que le dije personalmente, señor Trump: México jamás pagaría por un muro”.

Con la actitud taimada, marrullera del señor Trump queda claro que el diálogo que Peña Nieto se proponía tener no fue de mucho beneficio a la nación. Cuando recién se supo de la invitación al candidato republicano, distintas voces se elevaron, unas pidiendo que se le exigiera una disculpa, otras advirtiéndole de la inutilidad de la invitación o diciendo que invitarlo era dar apoyo al candidato, permitiéndole que bajara de intensidad su discurso contra los inmigrantes.
Otras más, señalándole que la intención manifiesta, en el sentido de que, en caso de ganar Trump las elecciones, se evitaría el derrumbe del mercado accionario, no iba a funcionar y sólo serviría la visita para manchar aun más su imagen interna.

Pero quien más claro vio el resultado fue Hillary Clinton, advirtiendo que no se debía creer lo que Trump dijera en México, sino lo que expusiera en Arizona un poco después, demostrando que su equipo de campaña ha perfilado bastante bien la personalidad altamente narcisista del republicano Trump. Y la única explicación más o menos racional que se pudiera dar a esta polémica invitación es que terminará favoreciendo a la campaña demócrata, pues el
republicano fue obligado a exponer su posición antimexicana en el mismo México, obteniendo mucha más reprobación de los migrantes con posibilidades de votar en Estados Unidos, aunque también la imagen de nuestro Presidente resultó una vez más damnificada. Esta hipótesis parece confirmarse porque, luego de algunos comentarios breves pero agrios de Clinton, como ese de Amanda Rentería que retuiteó: “dime con quién andas y te diré quién eres. We know
who Trump is”, pero pronto decidió aprovechar la visita de Trump a México para mostrarlo como mentiroso y de poca palabra, en un spot también de Twitter en donde pide a los ciudadanos de Estados Unidos que se pregunten como tratará al país Trump si acaso gana, mostrando en video sus declaraciones sobre el muro y cómo es desmentido por Peña Nieto, concluyendo con la frase: “Como candidato, Donald Trump ya nos está avergonzando ante el resto del
mundo. Imagínate como Presidente”. Esto deja en claro a quién sirvió realmente la visita.

A nivel nacional, el historiador Enrique Krause fue una de las voces más representativas del sentir generalizado. Dijo en entrevista con Carlos Loret de Mola que Trump tiene el claro perfil de un dictador, al estilo de Hitler, recordando al primer ministro Chamberlain, de Gran Bretaña, cuando firmó el pacto de no agresión con Alemania y llegó mostrándolo a su país, meses antes de que Hitler invadiera Europa. En su cuenta de Twitter, apuntó: “Trump no debió pisar
México. Lo escucho ahora contra los inmigrantes. Nunca ha estado más clara la esencia fascista de nuestro ‘amigo’”. Y recomendó que “todos debemos repudiarlo, comenzando por los partidos y el Gobierno”. No le falta razón, porque no es nada agradable que el invitado de honor en tu casa se burle de ti y te amenace. Aunque esas amenazas se volverán contra él a lo largo de su campaña.
29 Agosto 2016 03:00:51
Peña Nieto y los fraudes académicos
Tengo más de 30 años tratando de asesorar tesis (y lográndolo algunas veces); en esos años, la concepción de plagio no ha cambiado, aunque los métodos tanto para plagiar como para descubrirlo sí han avanzado mucho. Si usted cree que no puede plagiar le diré que todos podemos hacerlo, en muchas ocasiones de manera no consciente, porque hoy por hoy tenemos tal cantidad de información circulando que olvidar el origen de la cita o su autoría es muy frecuente. Un caso típico de frase multiplagiada es la de “el conocimiento es poder” de Sir Francis Bacon, que se ha convertido en sabiduría popular.

En nuestra actual sociedad de la información (¿o del conocimiento? Depende de la línea autoral que se prefiera) el plagio está en pugna contra el derecho de autor, cada vez más vulnerado por la rapidez con la que se difunde la información por la red. Ya no es tan fácil saber el origen de una frase, de una idea o de un concepto, porque dan vueltas alrededor de millones de páginas web que pueden actuar como teléfono descompuesto, dejando atrás, en primer sitio, el nombre del autor, que es lo más endeble.

Y ni qué hablar de los sitios comunes como Buenas Tareas o El Rincón del Vago, desacreditados con sobradas razones. Pero la investigación documental, base de las tesis, cualquiera opción sea, pues su trabajo es reconstruir de manera diferente y original la información que es producto de muchos otros (este es plagio porque no lo entrecomillé) es tan sensible al olvido o la equivocación de su origen, que no creo que haya tesis (sobre todo de licenciatura), que no tenga un porcentaje relativamente considerable de fraude, tal vez sin mayor dolo, solamente siguiendo la línea del menor esfuerzo.

No justifico, de ninguna manera, el plagio. Es más, he tratado de luchar contra él desde el principio de mi vida académica. Pero seguramente en algunos momentos (espero que no muchos) he de haberlos cometido. Sin embargo, debemos insistir que el entrecomillado y la cita del autor son esenciales para la formalidad del producto. Y es que las citas de otros autores no solamente sirven para respetar las ideas del otro, sino para asegurar la objetividad del texto, además de proporcionarle la debida autoridad. Y por supuesto que una frase de otro “se trae a la vista para mostrar cómo se dicen las cosas con maestría, nunca para reforzar el inseguro pensamiento del que habla”, como bien dice Severo Iglesias.

Todo esto, ya sabe usted, porque la tesis para obtener la licenciatura en derecho del presidente Peña Nieto fue analizada por un equipo periodístico (¿o de expertos bajo su pedido?) para descubrir que hizo fraude académico. Ahora estos análisis son cosa de todos los días. Si usted quiere jugarle una broma a su político preferido, analice su tesis, sus trabajos teóricos o sus artículos. Le recomiendo varios programas, como el Viper; Plagiarisma.Net; Plagium; Copyscape; PlagTracker (la versión Premium es espectacular) y Grammarly, entre otras. Con sorpresa se va a dar cuenta que el plagio es una actitud más cotidiana y frecuente de lo que se pudiera imaginar.

El mayor problema del plagio es la autoridad que pierde quien lo comete. Peña Nieto no parece ser un gran teórico, aunque ha demostrado indudablemente que es un político sagaz, pues no casualmente aprovechó el momento adecuado para obtener la presidencia, mas su prestigio como intelectual parece sumamente lastimado.

Pero por sobrada experiencia sabemos que un presidente de México no tiene por qué ser un buen teórico para ser buen presidente. Excelente teórico era López Portillo y ya vemos cómo nos fue.

Pero este plagio en particular nos explica el por qué el gobierno de Peña Nieto no se ha preocupado demasiado en impulsar la ciencia en México. Siendo la decimotercera economía del mundo por su tamaño, es el país más rezagado en el rubro del gasto en investigación y desarrollo entre los que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Y es que a Peña Nieto no le gusta la ciencia. No le interesa su desarrollo ni la formalidad con la que debe ser tomada. Y su tesis es el mejor indicio de su indiferencia.
23 Agosto 2016 03:00:26
Récords olímpicos y el embarazo adolescente
Se terminó el tiempo de las Olimpiadas de Río 2016 y los resultados fueron, en cuestión de deporte inéditos, no sólo para México, también en cuestión de marcas mundiales y en aprendizajes deportivos. Pero hubo muchos otros elementos sorprendentes.

Uno que me llamó mucho la atención fue la marca mundial respaldada por las evidencias empíricas sobre el uso intensivo de condones, que por ser lanzados a los sanitarios de la villa olímpica atascaron las cañerías de la ciudad, pues se acumularon en el colector que recoge objetos sólidos en las canalizaciones de aguas residuales. Nunca se habían usado tantos condones como en esta ocasión, porque la comunidad olímpica internacional ha vencido el mito de la abstinencia como generador de fuerza y además es prueba de la creciente conciencia mundial en términos de salud sexual y reproductiva: las atletas no se quieren embarazar ni ser contagiadas de alguna infección de transmisión sexual y sus parejas masculinas mantienen el respeto a sus decisiones y también se protegen. Resultado: en la celebración usan condón, que además eran distribuidos por el comité organizador con plena conciencia ecológica, pues estaban hechos con látex de la amazonia y eran biodegradables.

Como contraste, hace unas semanas el secretario de Salud, José Narro Robles estuvo en Coahuila para firmar acuerdos de colaboración entre Coahuila y la Federación y entre otras observaciones, resaltó el tema del embarazo en adolescentes, que aseguró debe verse como una vergüenza nacional, un problema y un pendiente. Señaló que uno de cada cinco nacimientos se registra en mujeres de 15 a 19 años.

Poco después de estas declaraciones, ya en la CDMX en una ceremonia de reconocimiento a los mejores estudiantes de Medicina del país, Narro Robles resaltó que educar a los niños en materia de salud sexual es conveniente e indispensable para prevenir enfermedades de transmisión sexual y embarazos adolescentes, refiriéndose a los contenidos de educación sexual en los libros de texto gratuitos de quinto y sexto grado de primaria.

sus comentarios hechos en Saltillo dieron pie a que diversas fuentes mencionaran a Coahuila como estado líder en embarazos entre menores de edad, acudiendo a estadísticas del 2011, cuando ocupaba el segundo lugar por la proporción de embarazos en mujeres menores de 20 años, pues de 59 mil nacimientos ocurridos en el estado, el 22.8% fue por niñas y adolescentes.

Mas en las estadísticas del INEGI del 2014 podemos observar que la tendencia se está revirtiendo a 20.5%, de los 62 mil 966 embarazos y los 12 mil 956 de este grupo etario. Y también podemos ver que en relación a las madres menores de 15 años, Coahuila ocupa el lugar número 6, con 341 y está en el lugar número 13 en el grupo etario de los 15 a los 19 años. Tal vez usted se preguntará por que esta insistencia en las cifras actualizadas del INEGI y la respuesta es doble. Por una parte, porque se hicieron públicas cifras que mencionaban como fuente a la Organización Mundial de la Salud, en donde Coahuila ocuparía el cuarto lugar en embarazos en adolescentes a nivel nacional, con un índice que promedia entre 24 y el 27% anual de los casos registrados en las instituciones de salud, pero estos datos no los avala el INEGI.

Por otra parte, las cifras indican que ya existen resultados del esfuerzo público para la prevención del embarazo entre las jóvenes. El esfuerzo social desarrollado desde hace años por educadores, equipos de salud comunitaria, organizaciones no gubernamentales e

instancias gubernamentales, congreso local y sociedad civil, tal vez no ha resuelto el problema, pero frutos sí ha dado. Las estadísticas muestran que la modificación de la Ley Estatal de Salud y la de Asentamientos Humanos del Estado, que hizo obligatoria la distribución de preservativos en los planteles educativos públicos y privados a pesar de que tal vez no se ha cumplido cabalmente, ocasionó un cambio en la perspectiva social hacia la educación sexual que fue más allá del reparto de condones y mostró que redoblar los esfuerzos para ofrecer información y servicios integrales de salud a las menores de 19 años sí ayuda a evitar que interrumpan su desarrollo educativo, económico y social por un embarazo. Hay que decir que también los contenidos de los libros de texto informan y lo hacen bien sobre prevención del embarazo. En nuestro estado el 99.6% de las jóvenes de 15 a 29 años conoce o ha oído hablar de al menos un método anticonceptivo, según la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica 2014. Información no falta, pero sí otros apoyos, casi siempre familiares. Y sobre eso también hay que trabajar, aunque también haya que educar a los jóvenes en el mejor método para desechar los condones usados.
15 Agosto 2016 03:00:09
Las fijaciones del cardenal Rivera
La satanización moderna del ano. Dice el Arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, en un artículo publicado la semana pasada en el semanario Desde la Fe, publicación semanal editada por la Arquidiócesis, que “el ano del hombre no está diseñado para recibir. El ano está diseñado sólo para expeler. Su membrana es delicada, se desgarra con facilidad y carece de protección contra agentes externos que pudieran infectarlo. El miembro que penetra el ano lo lastima severamente pudiendo causar sangrados e infecciones”.

Queda claro que este es el nuevo argumento contra la homosexualidad –masculina, que es la que más le preocupa al prelado– que desarrollará la Iglesia católica desde el púlpito y ahora lo tratará de revestir de un velo de cientificidad, que incluso los religiosos protegidos por el prelado debido a sus prácticas pederastas (Nicolás Aguilar es el ejemplo paradigmático), saben falso, pues el ano resiste cuando el sujeto activo tiene experiencia en la penetración.

Nadie diseñó al ano, pero la evolución lo ha dotado de una gran cantidad de terminaciones nerviosas que van a los centros de placer del cerebro, en el sistema límbico. Eso quiere decir que el ano es una parte muy sensible de la anatomía humana, pudiendo incluso proporcionar un estilo diferente de orgasmo tanto en ellos como en ellas. Y para colmo, el ano está formado por un aparato muscular y por piel modificada resistente tanto a la salida de las heces fecales como a la introducción de objetos sin alterar su funcionalidad.

Antes de defecar o de introducir un objeto (estoy pensando en enemas o lavativas, ¿usted en qué pensaba?), se propicia el relajamiento de los esfínteres anales junto con el músculo elevador del ano, permitiendo la evacuación de las heces o la inserción de cualquier objeto adecuado sin riesgo de heridas.

Ignoro cuál sea la experiencia vivencial previa sobre este asunto del Arzobispo, pero si usted consulta el término “fisting” encontrará que designa a la práctica de la inserción braquioproctal o vaginal, como un acto sexual que consiste en la introducción parcial o total de la mano en el ano o la vagina de la pareja y en los videos a los que puede acceder hallará que aquellos quienes lo practican con seguridad y precaución parecen gozar de una buena salud anal.

Recuerdo a un proctólogo que comentaba de algunos de los anos más sanos que había visto y pertenecían a homosexuales activos. El ano, aunque don Norberto no lo crea, es considerado también como órgano sexual, pues es una zona erógena y por lo tanto excitable, que incluso protagoniza una fase del desarrollo de la sexualidad humana, la Anal, que se presenta (incluyendo a los futuros hombres de Dios) alrededor de los dos años de edad. En ella el niño aprende a dominar los esfínteres anales generándole placer, primero por el control sobre la retención y expulsión de las heces, después por el poder que se genera en la adquisición de este control.

En esta etapa se consolida el sadomasoquismo relacionado con el progreso del control muscular y si algo impide su resolución se producirá una fijación libidinal en esta zona erógena generándose, por un exceso de gratificadores placenteros, una personalidad desorganizada y con pocos límites y, por carencia de gratificantes o exceso de control externo de ellos, en una personalidad muy organizada o bien obsesivo-compulsiva. Y también en esta etapa se desarrollan los deseos de poder.

Pero el embate eclesiástico no es solamente contra esos pequeños, aunque significativos músculos. Es contra el matrimonio homosexual, contra la adopción igualitaria y contra los derechos de género. Esto del género es el tema que más les preocupa a los conservadores nacionales, tanto así que las diversas uniones estatales de padres de familia, como la neolonesa, sin tener claridad sobre el tema, están exigiendo que se rechacen los libros de texto porque, dicen, hablando sin conocerlos (en voz de su presidenta, doña Luz María Ortiz Quintos), que se les va a dar a los niños “temas de ideología, (y) esto los va a confundir, porque lo que necesitan los niños es biología”.

La polémica principal, según la presidenta de la agrupación, es que incluyen juegos, máscaras y vestimenta que, independientemente del sexo del alumno, pueden elegir con el que se sientan mejor. Terrible muestra de ignorancia de estos Domini canes que ignoran todo del modelo de educación sexual y su perspectiva de holones, no la mejor pero sí la más completa desarrollada hasta la fecha.

Queda claro el terrible daño que puede hacer sobre la sociedad aquello de que “Fe en Dios y del saber nada te importe” y la intención clara del Arzobispo de reavivar los tribunales del Santo Oficio para seguir quemando libros… por lo pronto. ¿Tendrán que ver tales intenciones en alguna fijación anal del Arzobispo? (Gracias, Sabina Berman)
09 Agosto 2016 03:00:30
Guía para entender el Pokémon Go
Pokémon Go es un fenómeno mundial que no solamente está revolucionando el concepto de juegos virtuales, sino que lo está llevando muy lejos. Ya no está únicamente en la realidad virtual, sino que es uno de los pioneros de los juegos de Realidad Aumentada, porque sobrepasa la consola del videojuego y se aloja en los teléfonos inteligentes que interactúan con el mundo real. El juego ya no le permite al jugador estar cómodamente sentado enfrente de la pantalla de la computadora, sino que le exige salir a las calles de su ciudad si quiere entrar en la competencia. Si usted no sabe cómo se juega, permítame explicarle lo que he entendido. El jugador será el entrenador de unas extrañas criaturas, los Pokémons, que viven en unas esferas especiales pero en diferentes partes de la ciudad y el objetivo es capturarlas para completar la colección, pues hay muchas diferentes (721) y con distintas cualidades y una vez que se han capturado, hay que adiestrarlas para que ganen batallas frente a las criaturas de otro entrenador. Para capturarlas, el jugador tiene que lanzarse a las calles de su ciudad. Haciendo uso del GPS del teléfono, la app le avisará con una vibración y una luz intermitente cuando se encuentra cerca de un Pokémon. El jugador enciende la cámara de su teléfono, se encuentra con una imagen del Pokémon en cuestión, superpuesta sobre la escena real detrás del lente y al tocar la criatura en la pantalla, la hace suya. Y está como concursante con el resto del mundo.

A primera vista, pareciera que este juego es tonto, o un desperdicio de energía para el que lo sigue, pero en realidad está cambiando el concepto de juegos virtuales, porque obliga a salir de la casa y al recorrer la ciudad, ésta toma una dimensión diferente, porque se empieza a disfrutar y a conocer más ampliamente, desarrollando el sentido de la curiosidad y conocimiento acerca de su comunidad local. Es un exergame o videojuego interactivo, es decir, que pone a hacer ejercicio a sus usuarios. Expertos en obesidad y actividad física de la Universidad de Leicester, Reino Unido y en la revista de la Asociación Americana de Diabetes “Diabetes Care”, de los Estados Unidos, señalan que la fiebre de Pokémon Go es beneficiosa para la salud, porque hace a la gente andar y esto reducirá la diabetes tipo 2. Además, ayuda a que las familias salgan juntas a cazar estos “monstruos”. Los principales investigadores de la diabetes creen que la locura de Pokémon Go es una “solución innovadora” contra el aumento de los niveles de obesidad y enfermedades crónicas. Y por si fuera poco, dice Matt Hoffman, de la Universidad de Texas A & M, este juego está uniendo a las personas, ofreciendo oportunidades para la interacción social y aumentando el sentido de pertenencia, que puede tener un impacto positivo en la salud emocional y mental. Incluso se han reportado casos de apoyo efectivo al tratamiento de la ansiedad social aguda. Pero al mismo tiempo se han alzado otras voces en contra: Verónica Rodríguez Orellana, terapeuta de Coaching Club Madrid, piensa que el juego de Pokémon Go refuerza el patrón aislacionista, puede producir riesgo de desconexión social en muchos individuos y problemas entre jóvenes y adultos reafirmando casos de lo que llaman “Trastorno de Peter Pan”.

El Pokémon Go hace un uso extensivo de la “Realidad Aumentada” que, a diferencia de la realidad virtual, en donde el entorno es completamente construido, permite ver la realidad mezclada con un elemento de ficción, a través de un dispositivo tecnológico, combinando elementos virtuales y reales, con interactividad en tiempo real y con información almacenada en 3D. No es el primer juego que la utiliza, pero es quien la ha hecho mundialmente famosa, porque el hardware necesario es un aparato que la mayoría de personas en el mundo tienen a la mano: el smartphone. A partir de aquí, veremos una explosión de técnicas de visualización y programas en muchos campos que nos demostrarán que los entornos de “Realidad Aumentada” darán un fuerte avance en la construcción de la sociedad del conocimiento. De hecho, en este momento ya se están construyendo programas de turismo, educación, medicina, objetos virtuales y recreacionales que en pocos años harán que el mundo ya no se parezca al actual. Y tanto ha impactado, que el Pokémon Go hoy cuenta con más usuarios activos que Twitter, además que hizo a Nintendo revalorar sus acciones en 94% incrementando en 16 mil millones de dólares el valor de la multinacional. Todo un negociazo que salvó de la ruina a la compañía. Entiendo que el juego no le guste, pero no lo pierda de vista porque estamos viendo el principio de un futuro muy diferente al que hubiéramos podido imaginar hace muy pocos años.
01 Agosto 2016 03:00:47
La ofensiva opinión de una política ignorante
Quiero contarle a usted una noticia buena y otra mala. Por supuesto que primero se dice la mala, para que al decir la buena, la frustración que provoca la noticia negativa se pueda disipar y la emoción positiva actúe como un potenciador de disfrute, exactamente como trabaja en el cerebro la benzodiacepina. Así pues, la noticia mala es la declaración de la subsecretaria de Mujeres Jóvenes del comité estatal del Partido Revolucionario Institucional de Veracruz, Tavata Calderón Heredia, quien criticó de manera durísima a las mujeres que se embarazan sin desear al producto y que detienen de manera voluntaria el embarazo.

En su muro de Facebook dijo, entre otras cosas, que esas mujeres deberían tener “tantita puta madre para evitar quedar embarazada si no lo deseas”, y opina que el Gobierno debería implementar una “campaña de esterilización así como hacen con los animales, haber cuántas tendrían el valor de ir”, y esto como una ingeniosa medida contra los embarazos no deseados.

También criticó a las jóvenes que tienen un embarazo no deseado sin atreverse a abortar, llamándolas “pendejas indecisas y rajadas” que después de tener al bebé “entonces si lo abandonan, lo dejan a su suerte, los ahogan, los estrangulan, los asesinan como las malditas que son”. Aclara que su crítica no es sólo para “niñas adolescentes”, sino para “todas las que andan loqueando y dando las nalgas a quien sea” y concluye dándoles estos sanos y elegantes consejos: “Por favor mujer haz conciencia con todo respeto si deseas andar de golfa hazlo, son tus nalgas, pero cuídate y si no deseas tener hijos o no tienes la capacidad para ello, responsabilízate y cuida tu vida sexual, no te conviertas en asesina sólo por la calentura de un rato”.

Ella está apoyando a la actitud general de la corriente política del Gobernador saliente, Javier Duarte, quien no solamente trata de cubrirse las espaldas poniendo candados en el Congreso para asegurar su impunidad, sino que impone a última hora modificaciones al Código Penal para castigar con cárcel el aborto, entre otras disposiciones tan extremas hacia el conservadurismo, que la propia ONU ha señalado que se trata de un retroceso para el estado de Veracruz y un golpe para todas las defensoras de los derechos humanos, agregando que esta decisión conlleva graves consecuencias como el maltrato al embarazo adolescente, los abortos clandestinos e insalubres y el aumento de la mortalidad materna.

Después de la votación de estas reformas, estaba Duarte tan contento que tuiteó: “Felicito a las diputadas y a los diputados de la @LegisVer por decirle SI a la vida”. Presumir que dice sí a la vida en Veracruz lo convierte en un contrasentido: sólo en el año pasado, se registró un promedio de 40 asesinatos violentos al mes; se registraron mil 266 desaparecidos y 14 periodistas muertos. Suman mil 647 las denuncias por desaparición de mujeres y 2 mil 161 homicidios dolosos durante su Gobierno. Y quién puede olvidar cómo policías de Tierra Blanca secuestraron a cinco jóvenes y los entregaron a la delincuencia organizada que terminaron matándolos. Las organizaciones delincuenciales se mueven libremente por Veracruz, y digamos que ellos no le dicen sí a la vida. De ese tamaño es la contradicción de su estructura ideológica.

Pero la buena noticia es que, aunque Tavata Calderón Heredia no ha leído los nuevos libros de texto gratuitos (sí, gratuitos, aunque hay gente que asegura y cree que ya no lo serán más), los libros están ahí y ofrecen lo que ella no es capaz de comprender: información clara y precisa, respetuosa y adecuada a la edad de los niños, formativa y no deformante como el discurso de Tavata.

No ha leído ella, me parece, ni siquiera las anteriores ediciones, porque tengo la sospecha de que su periodo en la educación básica le pasó en blanco. En los nuevos libros de texto gratuitos para el ciclo escolar 2016-2017 se mantiene la adecuada perspectiva en la educación sexual, conservando, por ejemplo, para el libro de Ciencias Naturales de 6° la temática clara, abierta y respetuosa: en el tema 2, la información sobre las etapas del desarrollo humano, poniendo énfasis en la reproducción (la fecundación, el embarazo y el parto) y desarrollando de manera pedagógicamente correcta el tema de las implicaciones de las relaciones sexuales en la adolescencia, con abundante información de procesos, consecuencias y métodos de protección, para finalmente terminar con un proyecto de investigación sobre la sexualidad.

Y en secundaria, para Ciencias 1: Biología, hay 25 diferentes opciones de libros de texto que el profesor puede escoger, todos ellos con la perspectiva apropiada sobre el estudio de la sexualidad. ¡Por favor, Tavata, vuelve a la escuela!
25 Julio 2016 04:05:22
Aurelio Nuño, sin dotes de equilibrista
El miércoles 20 de julio el secretario de Educación, Aurelio Nuño, presentó ante la cúpula del sindicato magisterial, el SNTE, encabezado por Juan Díaz de la Torre, el nuevo modelo educativo y curricular para la enseñanza obligatoria, ocasionando con ello reacciones muy diversas, que fueron desde el cese de la mesa de negociación entre los dirigentes de la disidencia magisterial, la CNTE y los subsecretarios de la Secretaría de Educación Pública que trataban de llegar a acuerdos prácticos con la agenda educativa, hasta críticas fuertes y agudas de parte de los especialistas en el estudio de la educación en el país.

El modelo educativo fue presentado en tres documentos base: Los Fines de la Educación en el Siglo XXI, que es un pequeño opúsculo que plantea objetivos, propósitos y logros esperados del nuevo modelo, en donde los logros esperados lucen bastante deficientes, pero probablemente por cuestiones de dificultad de síntesis más que otra cosa. Señala también, de una manera bastante arbitraria e idealista, el perfil del mexicano que la educación básica y media superior pretende formar, porque en cuestiones de construcción de perfiles deseables debemos preguntar: ¿Por qué los desarrollan ideales, si no se van a poder llevar a la realidad? Así siempre serán inútiles.

En cuanto al segundo documento, el Modelo Educativo 2016 que es el planteamiento pedagógico de la reforma educativa, desarrolla las ideas de la escuela al centro de la educación (idea que va a causar problemas porque el centro de la educación debe ser el educando y no la institución, pero ya se verá cómo se resuelve), el planteamiento curricular, la formación y desarrollo profesional docente, que incluye las consideraciones de la evaluación y aclara, por si las dudas: “En ningún

momento se puede considerar que esta evaluación tenga un fin punitivo. Por el contrario, siempre deberá aportar información que a los maestros les resulte valiosa para mejorar su trabajo”, pero que no es suficiente para tranquilizar a los maestros y detener las embestidas de la CNTE. Además, desarrolla las políticas de inclusión, equidad y gobernanza del sistema educativo. Básicamente, este documento conserva la visión humanista y respeta algunas de las mejores tradiciones de la educación en México.

El tercer documento, La Propuesta Curricular para la Educación Obligatoria 2016, fue diseñado en tres ejes: el primero, la enseñanza de aprendizajes clave, que dan prioridad a los contenidos educativos que permitan aprender a aprender en tres campos: lenguaje y comunicación, desarrollo del pensamiento matemático y exploración del mundo natural y social; el segundo es el desarrollo personal y social del estudiante, que incluye las actividades artísticas, culturales, deportivas, el conocimiento personal y los valores para la convivencia ya dentro del currículo formal y el tercero es la autonomía curricular, en donde cada escuela podrá definir una parte de sus contenidos educativos, pudiendo incluir temas desde robótica hasta proyectos de impacto social. Este documento es el que luce con más conflictos internos, desde la afirmación que hace Nuño en la Presentación: “Hace algunas décadas, el único

lugar para aprender era la escuela”, lo cual no ha sucedido así en toda la historia de la humanidad, hasta la afirmación de la página 18: “La Educación Básica se enfoca en las tres primeras competencias, y la Educación Media Superior en el conjunto de las cuatro competencias”, que niega su esencia, porque las competencias suponen precisamente un saber que integra el saber con el hacer desde el principio. Y así se irán identificando incongruencias tal vez debido a la prisa con la que tuvo que salir. Y no importa tanto, porque se supone que va a ser sometida a debate nacional, así que al final, si no existe una comisión de expertos con disposición y apoyo de las diferentes fuerzas políticas, el resultado va a ser semejante al monstruo de Frankenstein.

Estamos viviendo en un contexto político indefinido y cambiante, en donde nada es seguro, ni siquiera la permanencia de Nuño en la Secretaria de Educación, pues en los últimos meses pareciera que está transitando en una cuerda floja y sin dotes de equilibrista. No le es posible demorar la puesta en marcha de la reforma, porque la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos, la OCDE, está presionando al Gobierno federal para poner en práctica sus recomendaciones. Y con la lentitud y ambigüedad en la estrategia es fácil pronosticar que no habrá mejoría en las calificaciones de México en la prueba Pisa y este será otro fuerte golpe a la credibilidad del secretario Nuño, aumentando el clima general de decepción y descontento.
19 Julio 2016 03:00:26
¿Realmente hay acoso sexual en las escuelas?
Sí. Realmente lo hay. Pero no crea usted que es por efecto de la reforma educativa (causante de todas las desgracias, según argumentan los maestros de la CNTE), ni podremos pensar que es porque la sociedad ha perdido sus valores. La sexualidad es una característica humana tan poderosa, que está presente en cualquier parte en donde haya personas, incluso en las instituciones que se presumen blancas y asexuadas, como la escuela o la iglesia. Es, entonces, una consecuencia de nuestra naturaleza.

En las escuelas, la sexualidad no solamente es una materia de estudio o un concepto transversal, sino que se manifiesta de múltiples maneras y de diferentes formas según sea el nivel educativo. Por ejemplo, en preescolar se presenta en los alumnos como descubrimiento de sus sensaciones placenteras, hecho que pone a temblar a las educadoras cuando no comprenden claramente las exploraciones erógenas de niños y niñas. Los niños se tocan, se desnudan, se frotan, se muerden (acto que también tiene que ver con la sexualidad) y hacen mil cosas más porque están en el proceso de descubrir la carga de placer que tienen todos los objetos. Pero siempre lo hacen para conocerse a ellos mismos. No seducen adultos ni los provocan, al contrario de lo que declaró el arzobispo polaco Jozef Michalik, en el sentido de que un niño atribulado “busca acercarse a otros, pierde el rumbo y hace que la otra persona también lo pierda”, justificando los actos de pederastia.

En primaria son normales los juegos sexuales entre alumnos, casi siempre de búsqueda y competencia, para empezar los procesos de erotización de las conductas, de comprensión de límites y posibilidades, además de construcción de los estereotipos de género. En este nivel, cuando hay interacciones sexuales de seducción y contacto entre maestros y alumnos, están siempre sometidos a la figura de autoridad del docente, quien puede aprovecharse de la asimetría de la relación, de su poder, para someter al alumno o alumna a juegos sexuales perversos, siendo los estudiantes generalmente víctimas pasivas de los deseos libidinosos de los maestros (y otros adultos relacionados con la escuela) que abusan de ellos. Como en cualquier violación, el abuso proporciona placer por el poder ejercido sobre el cuerpo indefenso del niño o la niña.

Pero esta situación cambia en el nivel de secundaria, porque alumnos y alumnas entran en la pubertad, que es un periodo en el cual empiezan a ser conscientes de la fuerza del atractivo sexual que se está formando en ellas y de las posibilidades de atraer no solamente a jóvenes de su edad, sino a esos adultos con autoridad que son los maestros y los directivos escolares. A esa edad pueden convertir a maestros y maestras en figuras deseables, eróticamente atractivas, pero siempre con afán de dominarlas y obtener algún provecho, ya sea en términos de calificaciones, de prestigio con los compañeros o de sustitución de las figuras paternas. En la secundaria los adolescentes pueden ser muy seductores, pero en esa edad la seducción no tiene el mismo significado que para el adulto, porque los alumnos seductores se complacen con el acto mismo de seducir, para sentirse seguros y poderosos, para complacer sus fantasías, para probar su naciente poder de atracción y reafirmar su autoestima. No buscan llegar más allá, como el adulto piensa.

Los maestros y maestras de experiencia que son objeto de esas maniobras de reafirmación sexual adolescente saben que, por mucho que parezca tentadora la oferta, no deben permitir las maniobras de acercamiento del alumno o alumna, pues su misión en el salón de clases es pedagógica, no erótica. Y si llegan a favorecer o alentar esas conductas, estarán en un gran problema, no solamente ético, sino legal, que puede tener muy desagradables consecuencias. Por eso, es importante que el magisterio desarrolle una nueva ética de respeto a los alumnos en la cual sea castigado severamente cualquier abuso sexual y que se siga construyendo en la juventud la cultura de la denuncia que en tiempos recientes ha dado tan buenos resultados. La deontología profesional es una materia que debe estar en todo currículum y además, en los programas de actualización permanente del magisterio en todos los niveles del sistema educativo nacional.
11 Julio 2016 03:00:35
Nuevas políticas para la familia católica
El pasado mes de abril se presentó en la Oficina de Prensa de la Santa Sede la exhortación apostólica postsinodal sobre el amor en la familia titulada Amoris laetitia (La Alegría del Amor), que es el documento que recoge los resultados de los dos sínodos sobre la familia convocados por el papa Francisco en 2014 y 2015. En este se marcan las líneas políticas bajo las cuales se desarrollarán las estrategias para la formación de las familias católicas y, lo más importante, se marcan las tácticas para recuperar a los católicos que están emigrando de la vida seglar activa porque se separaron o divorciaron de la pareja consagrada y están construyendo una familia alternativa. Este fenómeno es tan frecuente en la sociedad contemporánea que los obispos católicos se vieron obligados a reducir su actitud intolerante, como control de la crisis de asistencia a sus templos y disminución de su pérdida de poder sobre amplias comunidades.

En días pasados, monseñor Charles Chaput, Arzobispo de Filadelfia y presidente del comité de los Obispos de Estados Unidos (según nota de gaudiumpress, órgano informativo de la Arquidiócesis de Filadelfia), definió las líneas guías sobre el acompañamiento a las familias, tanto las que mantienen el matrimonio como las separadas y las de uniones posteriores. Es decir, instrumentó en la práctica los conceptos del Amoris Laetitia. A todos los católicos, independientemente de su situación familiar, les recuerda la necesidad de mantener la doctrina de la Iglesia y promover la virtud de la castidad de acuerdo con el estado de vida de cada creyente.

El objetivo que deja muy claro monseñor Chaput es fortalecer las familias existentes y no dejar ir a aquellas cuyos matrimonios han fallado, pero que buscan tomar los sacramentos de la Penitencia y la Eucaristía. Para los matrimonios que aún se mantienen intactos, dijo que la unión sacramental “por su naturaleza, es permanente, monógama y abierta a la vida”, o sea, para siempre, una sola pareja y los hijos que Dios mande y además, dice que requieren de mucha lectura de la Biblia, mucha confesión y comulgar frecuentemente.

Pero los separados, divorciados o vueltos a casar deben mantenerse fieles a su primera pareja, con quien contrajeron las nupcias religiosas incluso, dice, “bajo circunstancias de presión” (que debería decir de tentación), siendo conscientes de que no debían volver a unirse en otro matrimonio, estando obligados a dedicarse a sostener a su familia y si quieren comulgar, tendrán que abstenerse de la intimidad sexual, viviendo en castidad con su nueva pareja como hermana y hermano. Eso sí, han de investigar si existe una causa de nulidad en el sacramento, lo cual les permitiría dormir más calientitos si existiera una. Y esta directiva hacia los fieles convocando a la castidad llama la atención por fantasiosa, porque una de las más sólidas expresiones de amor entre dos personas implica la cercanía corporal profunda, que permite de verdadera y concreta unión entre dos seres. Esta es la mejor vía para construir una casa sobre roca y no sobre arena, como sería si no se concretara nunca la unión erótica. Es decir, la directiva niega la posibilidad de ser los dos una sola carne, impidiendo eso de que “Yo soy para mi amado y mi amado es para mí”.

Y en cuanto a las personas con atracción al mismo sexo, dice que estas personas están también obligadas a la vida en castidad, para participar del llamado a la santidad. Monseñor Chaput, con todo esto, solamente sigue las ordenanzas del papa Francisco, quien insiste que el uso placentero de los genitales sólo puede conseguirse dentro del matrimonio religioso y que cualquier otro uso de ese tipo de sexualidad está rigurosamente prohibido. Lo curioso de todo esto es que el discurso de la Iglesia insiste en lo natural en el matrimonio y la familia, pero toma una actitud que rompe con las manifestaciones naturales de la vida sexual, porque la excitación sexual, con su producción de componentes hormonales y lidibinales requieren manifestarse constantemente y en caso de ser refrenados en su expresión natural ocasionan severos trastornos tanto físicos como afectivos. Cuando la Iglesia hace su exhortación a la contención de la intimidad sexual, está llamando también a las enfermedades tanto orgánicas como emocionales que no se van a solucionar ni confesándose ni comulgando, aunque ya haya sacerdotes comprensivos (y humanitarios) que accedan a dar estos sacramentos a tales pecadores, sin poner demasiadas trabas.
04 Julio 2016 03:00:49
¿Es Obama populista o se equivocó de concepto?
En la Cumbre de Líderes de América del Norte que tuvieron los líderes de los tres países firmantes del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, se debatió una posición política que mediante una categoría teórica enfrentó a los presidentes de México y Estados Unidos, en momentos esenciales en los que nadie está totalmente seguro de la permanencia del TLCAN, pues en los Estados Unidos el virtual candidato Republicano, Donald Trump, ha mencionado que tendrá que desaparecer, y en México, el posible candidato a las elecciones presidenciales del 2018 por el partido de Morena, López Obrador, ha hablado en varios tonos contra él: cuando usa el tono suave, pide modificarlo, atribuyéndole ser causa de la emigración de los campesinos mexicanos a Estados Unidos. Y cuando el tono es duro le niega cualquier mérito y lo califica como factor fundamental de obstáculo al crecimiento del país y que no ha producido empleos ni bienestar, asumiendo en ocasiones la posibilidad de su cancelación.

En la citada Cumbre, el Presidente mexicano dijo que “En este mundo se presentan liderazgos políticos demagógicos y populistas, pretendiendo destruir lo que se ha tomado décadas en construir”, y además, que quienes “recurren al populismo, a las soluciones fáciles a los problemas de hoy en día” no entienden que “llevar las riendas de un país es algo más que dar respuestas sencillas, es complejo y difícil”. Pero el presidente Obama pareció sentirse ofendido, porque en un tono duro dijo que él era populista, agregando que uno de los motivos por los que él fue candidato a la Presidencia y la razón por la que seguirá trabajando en un cargo público después de dejar la Casa Blanca, responde a un interés: las personas. Cerrando la discusión dijo: “Quiero que todos los niños en Estados Unidos y en América del Norte tengan las mismas oportunidades que yo disfruté. Me preocupo de los pobres, que trabajan muy duro pero que no tienen ninguna oportunidad de progresar”. Los antisistémicos, los enemigos del actual régimen y los partidarios de López Obrador (pues a él se dirigía Peña Nieto) cantaron victoria con el duro comentario del Presidente Obama contra el contenido del discurso del presidente mexicano.

Pero ¿cuál de los dos se equivocó al usar el concepto? Según Steven Johansson, el término “populismo” fue acuñado por la sociología política para caracterizar experiencias de gobierno de las décadas de 1930 y 1940 del siglo pasado como las de Getulio Vargas, en Brasil; Juan Domingo Perón, en Argentina, o Lázaro Cárdenas, en México. En los análisis clásicos (como los de Gino Germani y Torcuato di Tella), el término se refiere a las fórmulas políticas por las cuales el pueblo es fuente de inspiración y objeto constante de referencia. Dicen Rudiger Dornbusch y Sebastián Edwards (en su ensayo La Macroeconomía del Populismo en la América Latina) que debemos entender por “populismo” un enfoque al análisis económico que hace hincapié en el crecimiento y la redistribución del ingreso, y minimiza los riesgos de la inflación y el financiamiento deficitario, las restricciones externas y la reacción de los agentes económicos ante las políticas “agresivas” que operan fuera del mercado, advirtiendo que las políticas populistas fallan en última instancia, y que cuando fallan lo hacen siempre a un costo inmenso para los mismos grupos supuestamente favorecidos, lo cual se parece más al planteamiento que se intuye para el señor Trump, si llegara a la Casa Blanca, que a la moderada política neoliberal del presidente Obama.

Tal vez el presidente Obama tenía en mente un concepto distinto al que los paradigmas de la ciencia de la política han desarrollado en América Latina. Y hubo sin duda un conflicto de diferenciales semánticos que ocasionó una evidente disonancia cognoscitiva que, por posición de fuerza, dejó mal parado y sin derecho de réplica a nuestro Presidente. Quizá el presidente Obama entiende como populismo el beneficio del pueblo, pensando que sus políticas públicas han tendido a beneficiar (no todas, no siempre) a las grandes mayorías de su país, es decir, a su pueblo. Pero ser populista no es saludar al soldado que hace guardia al pie de su helicóptero, no es ir a un restaurante de comida rápida o bailar un tango en Argentina. Eso lo hace popular, pero no populista. Yo admiro a Barack Obama, pero creo que en esto sí se equivocó.
29 Junio 2016 03:00:50
El policía y sus derechos humanos
En este tiempo reciente hemos visto manifestaciones de violencia intensa, aunque focalizada a ciertas regiones de nuestro país, pero con una fuerte cobertura gráfica. Los antisistémicos y grupos descontentos con los gobernantes han mostrado en las redes sociales imágenes en las que los policías, sobre todo federales, agreden a un pueblo que en sus fotografías luce indefenso (aun cuando en los videos no es tan sencillo ocultar sus armas). Pareciera que la policía es una institución eternamente violadora de los derechos humanos.

Pero esta es una visión muy esquemática y reduccionista de lo que verdaderamente es la policía en México. De hecho, no podríamos hablar de la policía, sino de las policías, porque cada corporación es fundamentalmente diferente en niveles, regiones y órdenes de gobierno. Sin embargo y ocasionado también por el período de violencia producido por la lucha contra el crimen organizado, la imagen percibida de los cuerpos policiacos es de debilidad, corrupción y violación permanente de los derechos humanos. Incluso cuando se organiza un nuevo cuerpo policiaco (Fuerza Coahuila es un ejemplo) nace ya con el estigma social aun cuando sus niveles de acción y entrenamiento sean más refinados y cuidadosos. Y fíjese usted que no pretendo defender a ninguna corporación, sino comentar que la imagen de la policía mexicana no le hace justicia a los policías de México.

Es cierto que hay casos, documentados muchos de ellos, en donde en intervenciones policiacas, algunos miembros de corporaciones (con más frecuencia municipales) violan los derechos humanos de ciudadanos, pero poco se ha dicho de las causas que provocan algunas de estas actuaciones de los policías particulares. Aunque la explicación ad hoc, es decir, la de cajón, se refiere a los vínculos con el crimen organizado, esto no tiene la frecuencia que se le atribuye. Existen muchas más condicionantes por las cuales un miembro de la policía podrá cometer un acto en el que se extralimite de sus funciones y generalmente estas condiciones tienen que ver con la falta de conocimiento de los protocolos de actuación por un entrenamiento deficiente, por la escasez de recursos tanto humanos como materiales para el apoyo en las acciones, así como por un estado permanente de estrés laboral no resuelto. Es decir, que son cuestiones que el policía particular no ha podido resolver puesto que no se le han proporcionado los medios suficientes para hacerlo.

Por otra parte, el perfil de ingreso ha ido cambiando con el tiempo. No hace mucho, quien ingresaba a la policía estaba motivado fundamentalmente por el deseo de poder, la sobrevaloración de sí mismo, la prepotencia o la revancha social, pero más frecuentemente están ingresando con verdadera vocación policial. Y este debe ser el perfil necesario, porque el trabajo de policía es uno de los de mayor exigencia en cuanto a la salud mental. Muchos estudios actuales han puesto de manifiesto que la emoción más experimentada por un policía es el estrés, porque siempre desarrolla su profesión en un entorno conflictivo y arriesgado, además de que sus instrumentos de trabajo (como el arma de cargo o el bastón) añaden un riesgo altamente estresante.

Y este estrés acarrea muchas complicaciones, tanto en lo físico como en lo mental. Desde la disminución del rendimiento por desgaste corporal hasta procesos de parálisis por miedo, sensación de indefensión, desesperanza y fatalismo, pasando por pérdida de la capacidad analítica del pensamiento, pérdida de memoria y pensamientos de distracción intrusiva. Es decir: el Síndrome de Burnout, el síndrome de desgaste profesional, el principal enemigo de los trabajos de alto riesgo, síndrome que se ha considerado como preponderante en servicios sanitarios, servicios sociales, instituciones docentes y servicios de seguridad, como las fuerzas policiales. Aunque en México ha sido poco estudiado, estimaciones en otros países semejantes al nuestro arrojan cifras alarmantes: arriba del 45% sufre el síndrome de Burnout, sobre todo en las dimensiones cansancio emocional y despersonalización. Y bajo estas condiciones no resulta fácil distinguir entre el respeto a la ciudadanía y la extralimitación del acto de fuerza. Es necesario que ahora también se estudien con cuidado sus condiciones laborales para cuidar de sus derechos humanos, que también importan.
20 Junio 2016 03:00:31
¿Quién le teme a la educación sexual?
¿Usted también le tiene miedo a la educación sexual? Se ha desatado una polémica cuyo origen es evidentemente político, no educativo, contra presuntos (si… presuntos) textos, existencia que creo ni las mismas autoridades estatales están muy seguros de lo que se habla, pero de cuya aplicación ya se están desmarcando, por si las dudas, no sea que sobrevenga un movimiento de cierre de escuelas o cosa peor, porque experiencias de esas hay muchas y dolorosas en el pasado. Este nuevo movimiento es promovido por el capítulo nacional de una comunidad internacional de ciudadanos llamada CitizenGO, y nacida en España, que dice defender y promover “de una forma útil y efectiva la vida, la familia y la libertad a través de peticiones y acciones online”, pero que de manera evidente son una rama dependiente de la política vaticana mundial y que ahora arremete contra el Gobierno federal por la iniciativa de los derechos de matrimonio a los grupos cuya sexualidad no es aceptada por la Iglesia católica (ya sabe, los LGBT y siglas que acompañan). La petición que hacen al secretario de Educación para que no se distribuyan unos “Manuales de Educación Integral para la Sexualidad Preescolar, Primaria y Secundaria”, que tienen el enfoque del modelo de holones en sexualidad (modelo mucho más avanzado que todos los anteriores usados por la Secretaría) y que estoy seguro de que los ciudadanos de CitizenGO o de sus asociaciones derivadas no tienen ni la más remota idea de lo que significan: porque si ellos realmente creen, como manifiestan en su carta, que “Los niños no necesitan tener información tan explícita sobre la sexualidad, y mucho menos que a esa edad se les cuestione su identidad de género”, cosa sorprendente porque la información que los niños deben tener no es explícita, sino real (que no es lo mismo) y que además la identidad de género no puede ser cuestionada, porque aun se está formando y es una construcción social, entonces ellos están tratando de negar todos los avances de la ciencia y la importancia vital de que la escuela colabore en la formación de un conocimiento que ellos, al parecer, ni remotamente tienen. ¿Cuáles, según ellos, deberían ser los temas que se les debe dejar explicar a cada padre? ¿La importancia del erotismo en la vida humana? Porque si ese tema no se trata cuando los pequeños lo preguntan (y cuando preguntan es que ya construyeron una respuesta, es decir ya están maduros para tener el conocimiento), entonces van a caer fácilmente en las garras de la pornografía, sin que sus padres puedan hacer otra cosa que echar la culpa a las redes sociales.

Y lo más curioso de este debate es que acusadores y acusados no tienen una idea clara de la culpa: el 6 de enero de 2016, Aurelio Nuño en conferencia de prensa dijo que la educación sexual será parte de los planes y programas de estudio y será clave en ellos. Pero ahora mismo ya lo son y es un concepto transversal y longitudinal que está en primaria, en Ciencias Naturales, de tercero a sexto, y en secundaria, en Ciencias 1, Biología, y en Formación Cívica y Ética, efectivamente con el enfoque de holones, con la intención de que los estudiantes se aproximen al conocimiento de su propia naturaleza, para poder hacer más fácil y efectiva la labor posterior de prevención de la salud ¿Y eso no lo quiere usted para sus hijos? La UNESCO sí.

Además de los manuales satanizados, circula otro texto como si fuera a imponerse obligatorio: ¿Qué hacen Mamá y Papá? de la primera biblioteca de educación sexual y afectiva, pero de Editorial Océano y escrita por miembros de la Asociación Española de Sexología Clínica, texto para la educación sexual de niños de 6 a 10 años, que realmente está hecho con calidad y es ejemplo de cómo se debe tratar el tema. De ahí vienen esas frases que han molestado a ciertos padres de familia, no por explícitas, sino por reales, porque finalmente les hemos de preguntar: ¿Bajo qué criterios querrá usted que se enseñen las realidades de esta vida, incluyendo la sexualidad humana? ¿Bajo el criterio de la deformación, el engaño o el silencio? ¿O bajo el criterio de la objetividad, la realidad y el respeto al conocimiento veraz? No es una cuestión menor este tema, porque por una embestida política del tradicionalismo que busca conservar un estilo de familia único y desechar la diversidad bajo el signo de la perversión, muchos niños y niñas van a caer en las garras de la ignorancia sexual que es uno de los factores de la violencia, sobre todo puertas adentro del hogar que esa gente asume debe ser blanco e impoluto, en realidad cargado de la sexualidad humana.
14 Junio 2016 03:00:28
Dicen que el matrimonio no es para los gays
Me deberán perdonar si les digo que el concepto “Matrimonio” no es propiedad de nadie. Y mucho menos de aquellos cuyas ideas religiosas sostienen, desde varias posiciones confesionales, que el matrimonio, por su significado, el significado que Dios le dio, sólo ampara las uniones entre hombre y mujer. Y nada más. Para ellos esto es importante porque desde su perspectiva, el matrimonio es el inicio de la familia y la familia es la base de su concepto de sociedad. Todo esto porque las iglesias congregadas en el Consejo Ecuménico de México (más de 10 tipos de ritos: católicos, ortodoxos, presbiterianos… el fundamentalismo en toda su expresión) reiteraron, la semana que pasó, su convicción que no es lo mismo un matrimonio que se establece entre un hombre y una mujer, que la unión entre dos personas del mismo sexo, que ellos alcanzan a entender como dos realidades diferentes que si bien podrán tener los cónyuges iguales derechos, causas de separación semejantes y una similar edad para acceder a él, no se debe alterar el concepto del mismo. Es decir, eres mona, aunque te vistas de seda. Y por mucho que te case el estado, si eres gay o less tú no te uniste en matrimonio, porque el verdadero matrimonio es el formado por un hombre y una mujer y es el lugar más apropiado para la concepción y educación de los hijos. Amén.

Y esta reacción del episcopado mexicano y sus corifeos nacionales es una orden de la política vaticana (si, con la aprobación de Francisco) para tratar de nulificar una resolución del Parlamento Europeo, que desde el Tribunal de Estrasburgo ha dictado una resolución que define a la homofobia como un miedo y aversión irracional hacia cualquier forma de homosexualidad y pide a sus países miembros que reconozcan a las uniones homosexuales. La resolución pide que se proteja a las lesbianas, gays, bisexuales y transexuales contra cualquier signo homófobo, como lo señala el Artículo 13 del Tratado Comunitario. Y en esta protección se incluye su derecho al matrimonio. Pero esta resolución es perturbadora para las iglesias cristianas y sienten que el Parlamento Europeo (y los demás, muy pronto) está quitándoles el poder de sancionar una unión, el matrimonio, que después se constituirá en su centro de poder al legitimar el nacimiento de los hijos en su seno religioso y con ello la dependencia ideológica, afectiva y moral con base en sus reglas.

Pero no es la Iglesia católica (o de cualquier tipo, incluido Estado Islámico) quien define las reglas bajo las cuales se construyen los conceptos con los que la humanidad precisa las cosas de la realidad, porque los conceptos científicos bajo los cuales vamos delimitando con precisión los objetos, sujetos y relaciones existentes en el universo siguen principios lógicos que buscan una zona de validez, cuyas características no se fijan al azar y buscan ser unívocas, es decir, que designen sin lugar a dudas a un solo objeto. Pero en ciencias sociales (y en las otras también, pero de manera más lenta) los conceptos son sometidos a evolución histórica, por lo que generalmente las definiciones etimológicas pierden precisión. Por ello, la definición de matrimonio también es una creación histórica que ha evolucionado conforme avanza la sociedad. Si buscan en la Biblia, aquellos que encuentran la sabiduría en ella, se darán cuenta que en el antiguo testamento el matrimonio podía ser polígamo. Como ejemplo se puede citar a la multitud de esposas del rey Salomón, o a las dos esposas de Jacob, Raquel y Lía. Ellos tenían una familia de corte fuertemente patriarcal que tal vez sea el modelo que estas iglesias defienden en el fondo. Pero a pesar de sus deseos, el matrimonio es una institución cambiante que se debe adaptar a la sociedad en evolución y que es espacio fundamental de los derechos humanos, porque ahí se enseñan, se practican y se desarrollan más que en ningún otro ámbito social.

Una parte del mundo, la que defiende los derechos humanos, está en lucha contra la homofobia. Porque la homofobia va de la mano con la segregación, con la discriminación, con la desigualdad y en casos extremos (muchos) con la justificación del crimen. Los inocentes muertos en Xalapa o en Orlando, sin olvidar que en los campos de exterminio nazis fueron las primeras víctimas, son testigos ahora mudos de una de las grandes injusticias que la humanidad debe resolver. Y no se resuelve diciendo que el matrimonio sólo es para heterosexuales. O para las religiosas que se casan con Dios, problema que el Episcopado aun no resuelve.
06 Junio 2016 03:00:38
En estas elecciones ¿Quién ganó realmente?
Terminaron las contiendas electorales en los 14 estados de la República que debían elegir representantes populares. Después de recorrer un camino arduo de guerra sucia, de campañas accidentadas y en muchos casos bajo diferentes amenazas, ya se está en posibilidad de iniciar los análisis políticos prospectivos que reflejarán el estado actual de las fuerzas partidistas.

Pero este análisis no sólo deberá ser situacional en cuanto a los partidos. También debe reflejar el perfil de la nueva ciudadanía, que muestre su actitud hacia lo público y que revele su disposición (o indisposición) hacia valores democráticos como la tolerancia, la inclusión, el pluralismo y la participación social, con la finalidad de elaborar una propuesta educativa con tales atributos, haciendo una reflexión sobre los valores que permitan a las personas comportarse de forma más permisiva y respetuosa con las diferentes partes contendientes, es decir, de forma más humana. Todavía se cuenta con tiempo para ello antes de la fatal fecha del 2018, porque si en ese momento no se cuenta con un desarrollo maduro de la ciudadanía, con facilidad podemos, todos, perder la condición de país democrático que con tanto esfuerzo hemos desarrollado.

Cierto: la democracia, ese gobierno del pueblo que le da soberanía, puede ser ejercida de manera directa o indirecta, puede ser participativa o representativa. Y nuestro país, históricamente, ha elegido la vía representativa, en donde la ciudadanía delega su derecho a decidir a unos grupos políticos elegidos periódicamente mediante el voto en unas elecciones. Los candidatos, elegidos sus representantes por votación, están autorizados a transformar la voluntad popular en actos de gobierno, y aun cuando constituye en la hora actual el régimen político más comúnmente extendido en los países occidentales, no se ha mostrado como la mejor elección, porque una vez asumiendo el poder, la persona electa tiene que luchar contra fuerzas que van más allá de la política: inicia una lucha contra sí mismo por el placer que da el ejercicio del poder y que puede obligarlo a cambiar la realización de las metas comunitarias para las cuales fue electo por otras eminentemente personales, en un tránsito que al principio puede no ser del todo consciente, pero que una vez hecho lo obliga a alejarse del compromiso original y a mentirle al electorado para ocultar su desviación. Esta lucha personal interna no necesariamente la gana el deseo de poder, pero sólo en presencia de hondas convicciones políticas democráticas, una escala de valores firme y una personalidad equilibrada el resultado es una actuación política honesta y socialmente satisfactoria.

Pero como no todos los políticos presentan este tipo de personalidad adulta y bien constituida, la democracia debe estructurar mecanismos de control externos, eficaces, que le acoten el poder y le obliguen a asumir una actitud de prudencia, tal vez no por su posibilidad de censura interna, pero sí por el temor a las consecuencias. Y aquí es donde se da el tránsito de lo representativo a lo participativo. En la democracia participativa la ciudadanía juega un papel activo y tiene un margen de influencia en la toma de decisiones políticas. Va más allá de los referendos o los informes de sus dirigentes: participa, mediante organismos de la misma sociedad o con la voz de personas individuales, en el diseño, aprobación o discusión de las políticas públicas, de su instrumentación y evaluación de resultados. Participan en la administración de los espacios públicos, en la planificación del presupuesto y en el diseño de sus planes educativos, entre muchas cosas más. No sólo eso, porque también da mayor representación a las minorías, porque ellas mismas asumen ese derecho. Y si usted piensa que el ciudadano común no tiene la disposición, el tiempo o la inteligencia para hacerlo, seguramente se equivoca. Tal vez no todos, quizá no siempre, pero hay mucha gente esperando participar en la vida pública de su comunidad, porque intuyen (o están convencidos) que esa acción conduce a la felicidad de los ciudadanos.

Como consecuencia de estas elecciones veremos depurarse la figura de los candidatos independientes (de los reales, no lumpenpolíticos) y el surgimiento de nuevas organizaciones sociales que van a contender desde una perspectiva nueva (mas al estilo de “Podemos” que de “Morena”) en la lucha por un poder que, esto es evidente, está evolucionando en sus formas.
23 Mayo 2016 03:00:31
Los mexicanos somos flojos y corruptos
No sé realmente que tan flojos y corruptos seamos los mexicanos, pero si me queda claro que nos encantan las estadísticas del tipo “México, el país más (y aquí le pone lo que se le antoje) del mundo”. Fíjese nada más: México es la segunda nación con mayor índice de crímenes por homofobia del planeta, sólo superada por Brasil, según dice la nota de MVS a partir de algunas declaraciones de Gloria Careaga, investigadora del Programa Universitario de Estudios de Género de la UNAM, sacadas evidentemente de contexto y sin apoyo de estadísticas serias, porque ¿Qué sucede en los países dominados por el Estado Islámico, en donde no solamente se les secuestra y tortura, sino que sistemáticamente se les persigue y mata? En estos países controlados por el Estado Islámico la homosexualidad es un delito que conlleva la sentencia de muerte. Por mucho que seamos homofóbicos en nuestro país, la ley protege a todas las preferencias sexuales.

O esa otra estadística ganadora que publicó el diario Le Monde el 23 de agosto del 2012, diciendo que México era el país más mortífero del mundo, debido a la gran cantidad de muertes producidas por la guerra contra las drogas, pero sin mencionar los tremendos resultados de sus propias guerras en el áfrica subsahariana, en los que se destaca el conflicto somalí, con más de medio millón de decesos y la aplastante estadística de la guerra civil afgana, con más de dos millones de decesos.

En fin, que México como país exótico puede ser adorno de extravagantes estadísticas, como por ejemplo, México como el país más peligroso para curas, según el informe 2015 del Centro Católico Multimedial, o bien la nota que reportó la Jornada referente a que México tiene la gasolina más cara del mundo, aunque después aclaran que no, que en realidad es Noruega, aunque a ellos les duele menos porque ganan más en salario promedio. También es impactante la nota de México es el país que más agua embotellada consume en el mundo, aunque estadísticas citadas del Banco Interamericano de Desarrollo indican que México está dentro del promedio de consumo esperado (5%).

Y otra estadística que todos los antisistémicos gozan de mencionar es la referida a que México es el país más corrupto del mundo, aunque Transparencia Internacional, en su Índice de Percepción de la Corrupción sitúa en los últimos sitios a Somalia, Corea del Norte y Afganistán. A México le otorgan un poco cómodo lugar 100 entre 183 países evaluados, con una calificación de 3.0 en una escala donde 0 es la mayor percepción de corrupción y 10 la menor percepción de corrupción. Y en comparación con otros países de América latina, se ubica en la posición 20 de 32 países evaluados por el índice. Si se compara con los países que integran el grupo de los 20 (G20), México se ubica en la posición 16 de 19 países evaluados con resultados similares a los de Indonesia y Argentina.

Y todo esto viene a cuento después de las declaraciones de la extraordinaria conductora de televisión Laura Bozzo (extraordinaria porque pocos pueden hacer los actos de humillación y falta de respeto hacia sus invitados como lo hace ella) a una revista extranjera cuyo nombre no se menciona (seguramente Charly Ebdo) diciendo que tras vivir desde 2009 en México ha podido comprobar que es parte de la naturaleza de los mexicanos el ser flojos y corruptos. Aseguró que la corrupción es parte de nuestra cultura y dijo: “por naturaleza son flojos algo que no se puede quitar”. Pero en la última estadística de la OCDE se reporta a México como el país que más horas trabaja por año: 2237, por arriba de países tradicionalmente muy trabajadores (como Corea, con 2163; Chile, con 2015; Estados Unidos de América, con 1788; Japón, con 1735).

Esto, en estadísticas que la señorita Laura seguramente no vio: OECD (2015) Hours worked (indicator). Lo que sí debería preocuparnos es que México ya alcanzó la dudosa categoría de primer país más estresado del mundo, según la Organización Internacional de la Salud, medido por el número de trabajadores con problemas de índole cardíaco, mencionando que el 75% de los trabajadores del país padecen este mal, dando el segundo lugar a China, con 73% y en tercero Estados Unidos, con 59%. ¿Flojos, señorita Laura?
17 Mayo 2016 03:00:48
El maestro ¿ángel o demonio?
Aunque usted lleve años ejerciendo la función docente, es decir, la transmisión formal de conocimientos bajo un programa organizado, habrá quien diga que no es “maestro de carrera” porque su título no fue expedido por una Escuela Normal. Pero este error de concepto se comete por la fuerte identificación histórica entre el profesor, “el profe” querido y odiado por alumnos y alumnas de educación básica (“la profa”, porque la diferencia de género es relevante) y la profesión docente. Nos debemos preguntar ¿un maestro en ciencias, cuya especialidad sea la enseñanza superior y con tiempo completo en una universidad, no es “maestro de carrera”? aun cuando la respuesta es obvia, la confusión tiende a asimilar al maestro en sentido general con el profesor de primaria en particular y al egresado de las normales por asociación (de ideas, que no delictuosa). Y quien mantenga estas ideas será quien más sufra con la reciente apertura de los concursos de oposición de plazas magisteriales a los egresados de universidad.

La intención es señalar que el Día del Maestro es para todos aquellos que hacen de los procesos de enseñanza su trabajo cotidiano y que pone su granito de arena como promotor del conocimiento y facilitador cultural, aunque ahora ya no tiene la tremenda importancia social que gozaba allá por el año de 1917, cuando Venustiano Carranza decretó el 15 de mayo como su día, en conmemoración de la toma de Querétaro por las fuerzas republicanas en 1867, dando fin a la intervención francesa y al segundo imperio mexicano. Un día memorable para una profesión esencial en ese momento en donde más del 70% de los mexicanos eran analfabetas y serlo era tanto como mantenerse en la esclavitud del régimen feudal recién derrotado. Así, el maestro era el factor clave que aseguraba la libertad de las nuevas generaciones, que por aquella época necesitaban aprender los conocimientos básicos mínimos que la educación formal organizaba y que debido al avance social, a la internacionalización de las sociedades del conocimiento, se han convertido en extensas redes de saberes que nos obligan a estudiar durante toda la vida, manteniendo entonces relación permanente con la profesión docente. A la par del avance social, la imagen del maestro ha ido perdiendo su figura de benemérito en una sociedad que se diversificó tanto, que pasó a ser poco respetable, criticado y visto en ocasiones como enemigo de la paz social, flojo y tramposo, irradiando la imagen negra de unas secciones sindicales hacia una profesión amplia y plural.

Pero también es porque el docente no valora adecuadamente su función esencial dentro de la formación del mexicano moderno. Las presiones cotidianas que padece lo llevan a subestimar el efecto que ejerce su persona sobre los dicentes y el mismo modelo pedagógico hace que sobrevaloren la transmisión de sus conocimientos. No está nada mal que asumamos los procesos de aprendizaje del alumno como básicos y que pongamos a la escuela como centro, pero las funciones de identificación de roles, de tutoraje de resiliencia son vitales en el aula. Como dice Boris Cyrulnik: “Un educador puede metamorfosear a un niño con una simple palabra o una mirada prolongada, entendiendo que metamorfosis significa cambio de forma no necesariamente mejoría”. Muchos maestros (realmente muchos) ignoran la fuerza que puede tener en un niño (o niña, el género en el proceso no es relevante) una muestra de interés por ellos, una mirada de confianza, un acto simple de aprecio. Es como si el alumno, que puede estar pasando por situaciones difíciles en su familia o en su comunidad, dijera: “Me he ganado su estima, por consiguiente, soy digno de estima, pese a mi agotamiento físico y a mi miseria social” (cfr. El Murmullo de los Fantasmas, que todo docente debería tener como libro de cabecera). Esa o frases parecidas hemos encontrado repetidas veces en situaciones de psicoterapia con adultos resilientes que recuerdan al educador o educadora que actuó, sin saberlo, como factor de tutoraje, de rescate vital y sólo porque estaba cumpliendo adecuadamente su función. Quien salva una vida salva al mundo, dice el Talmud y parafraseando a Cyrulnik, diremos que los educadores no tienen el poder que creen poseer, pero tienen bastante más poder del que creen. Y no nos dejemos influir por las leyendas negras que van a ser reforzadas en el ánimo social por los movimientos que se avecinan y, siendo políticos, no reflejan a la profesión docente, que recorre desde la educación inicial hasta el posgrado.

" Comentar Imprimir
columnistas

top-add