×
Ricardo Alemán
Ricardo Alemán
ver +
 [email protected]

" Comentar Imprimir
21 Enero 2018 04:09:00
¡La fiesta del odio!
El trending topic es claro: Ricardo Alemán “es ganador del premio “#chayotesdeoro” que, según los promotores, identifica “al medio y al periodista oficialista”.

¿Oficialismo? ¿Cuáles son los criterios para calificar el oficialismo, si todo el sistema de partidos y todo el Estado mexicano son oficiales? ¿Quienes son los árbitros y cuales las reglas para valorar el oficialismo?

Juego de párvulos que se resume en fiesta de intolerancia y odio; competencia que exalta el culto al fascista pensamiento único y que termina en romería a favor de matar la libertad de expresión.

Y es que –les guste o no– “#chayotesdeoro” es un juego de adultos congelados mentalmente en las boberías de la “secu” –adultos lactantes–, que no encuentran mejor causa que odiar y satanizar al que piensa distinto, disiente y cuestiona las farsas electorales de AMLO y Anaya.

Por eso preguntamos. ¿No son oficiales los candidatos como AMLO y Anaya? ¿Por qué “los lactantes” no satanizan al candidato que no trabaja y no estudia; a sus hijos que viven como potentados que nunca han trabajado? ¿Por qué no denuncian la intervención rusa? ¿Por qué callan ante las pillerías de Anaya? ¿No es oficialista el efebo del periodismo que abraza a Obrador?

Lo cierto es que el “oficialismo” es un pretexto idiota para ocultar la persecución fascista que, en elecciones mexicanas, emprenden fascistas que apuestan por aniquilar a los críticos del populismo y del riesgo de que México seas arrastrado a una tragedia como la venezolana.

Y si dudan, basta ver los intríngulis del juego “#chayotesdeoro”, que organizaron verdaderos “lactantes” mediáticos.

A partir del odio, los creadores del “#chayotesdeoro” seleccionan a sus víctimas, les ponen el sambenito de “oficialistas” y, a una señal, azuzan a la babeante jauría de redes y digitales.

Irracional, ignorante y fanática –“el fascismo azteca” ataca al “pinche judío” que piensa distinto, que se atreve a criticar al mesías de Morena y que rompe las reglas al exhibir las pillerías de Anaya. Y el trofeo es el premio “#chayotesdeoro”.

Luego, la jauría exhibe al “pinche judío”, que será llevado a la cremación y lapidación en redes y digitales.

Mensaje claro: que nadie se atreva a cuestionar el populismo de AMLO y la trapacería de Anaya, porque le pasa lo que a “a Ricardo Alemán”.

Gracias por exhibir a los fascistas que aspiran al poder en 2018; gracias porque ratifican que nuestro trabajo va por el camino correcto y gracias por abrir los ojos a muchos que no sabían del peligro de los fascistas que elogian el pensamiento único. Por el retrato completo, gracias.
Al tiempo.
19 Enero 2018 04:00:00
¡Beltrones, a Morena!
La especie recorre los meandros del poder. Sea en comederos políticos, sea entre supuestos adivinos de la cosa político-electoral, crecen las voces de quienes refuerzan la idea de que el candidato presidencial del PRI –y el partido tricolor mismo– están frente a una crisis de unidad que derrumba a José Antonio Meade.

Lo curioso es que la especie fue sembrada luego del montaje de que el candidato Meade “no crece” o “no despega”.

Los mismos hacen crecer la especie de que Manlio Fabio Beltrones “estaría analizando” la posibilidad de abandonar el PRI y “estaría pensando” sumarse a Morena.

Lo simpático es que el grosero bulo –el castellano de fake news, es precisamente la palabra bulo–, quiere ser soportado con “chabacanas evidencias” que no se sostienen por ningún lado.

Dicen los deschavetados que la muestra de que Beltrones se va a Morena son los elogios desmedidos de Ricardo Monreal al sonorense y la defensa sin límite de Yeidckol Polevnsky al exjefe nacional del PRI.

Lo cierto es que la especulación parece no tener límite, sobre todo cuando se mete a las matonas redes sociales. Y no existe un solo indicio que demuestre la tontería de que Beltrones pudiera dejar al PRI y sumarse a Morena.

En el fondo asistimos a una campaña bien orquestada para sembrar la duda de que el PRI se derrumba y que se fortalecen las alianzas encabezadas por Ricardo Anaya y por Andrés Manuel López Obrador, respectivamente.

En sentido contrario, cada vez son más las evidencias de que no existe tal fractura en el PRI y tampoco se puede hablar de un despegue de José Antonio Meade, en tanto no empiecen las propuestas concretas en los tiempos de campaña de los candidatos. Y es que los actuales son tiempos de precampaña.

¿Y cuáles son las evidencias de que no existe un divorcio en el PRI, ni con Miguel Ángel Osorio Chong y menos con Manlio Fabio Beltrones?

1.- En días pasados, en la capital de Hidalgo, se llevó a cabo uno de los eventos de mayor simbolismo político electoral en el tiempo que lleva la precampaña de José Antonio Meade.

En Hidalgo, Osorio encabezó un acto en el que confirmó la lealtad al candidato del PRI, Partido Verde y Panal, José Antonio Meade, quien –a su vez–, respondió con un gesto de cortesía pocas veces vista. Osorio Chong levantó la mano a Meade, en señal de victoria, pero Meade cambió las señales de apoyo a favor de Osorio.

2.- Al buen entendedor, pocas palabras. En ese acto, Osorio se sumó a la campaña de Meade, no sólo como candidato al Senado, sino como pieza clave para recorrer el país y hacer los amarres necesarios en la estructura priista.

Al final, vale recordar que Osorio se mantuvo como puntero en todas las encuestas, durante 5 años –en las mediciones de aspirantes presidenciales del PRI–, gracias a su fuerte influencia en el priismo de todo el país.

3.- En efecto, resulta impensable la defensa de Beltrones por parte de los morenistas Ricardo Monreal y Yeidckol Polevnsky. El primero dedicó un largo artículo al elogio de la política y del político Beltrones y la segunda acusó a Javier Corral de oportunista y de inventar una persecución contra Beltrones.

Está claro que las dos expresiones no son aptas para “villamelones” de la política. ¿Por qué? Por qué de inmediato aparecieron interpretaciones de “párvulos” que suponen, presumen, adivinan o, de plano inventan un coqueteo entre Beltrones y Morena. O al revés, de Morena y Beltrones.

4.- Pero son interpretaciones falsas. ¿Por qué? Porque sólo los idiotas que no entienden los mensajes políticos y sólo quienes no conocen a Beltrones pueden imaginar tal tontería.

5.- Lo cierto es que desde la “pared de enfrente” –es decir desde la alianza PAN-PRD-MC– se hizo todo para hacer creer a la opinión pública que Manlio Fabio Beltrones era perseguido por Javier Corral, gobernador de Chihuahua, y que el Gobierno federal había dejado solo a Beltrones.

6.- De nueva cuenta resulta falso. En efecto, existió la persecución de Corral a Beltrones, pero también es cierto que el Gobierno federal salió al quite de inmediato.

Y es tan falso que dejaron solo a Beltrones que la PGR ya inició la persecución contra el gobernador César Duarte de Chihuahua, en tanto que la Fiscalía del Estado aclaró que no hay nada contra Beltrones.

7.- Pero, además, Javier Corral, el gobernador de Chihuahua, encontró en el nuevo secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, un interlocutor confiable.

Es decir, luego de que la PGR hizo público que ya inició el proceso de extradición de César Duarte –proceso que venía de lejos–, Javier Corral dijo que existía “una ventana para dialogar con la Federación”. La política hace su parte.

Sólo falta desmentir el bulo de que Beltrones pelea con el PRI, con el presidente Peña Nieto y con el candidato Meade. Al tiempo.
18 Enero 2018 04:00:00
AMLO: ¡…y rooopa vieeeja quee veeendan!
La expresión anterior es parte de un clásico “chilango”. Algunos dicen que es una fea contaminación auditiva, otros hablan de la cultura del reciclaje y, los más avezados, lo remontan al prehispánico trueque.

Incluso el grito del peculiar trueque ya es “tono” de celular. Y pocos pueden negar que lo han escuchado: “¡Se coooompran colchooones, tambooores, refrigeradooores… y rooopa vieeeja queee veeendan!”.

Como ya se percataron, se trata de la versión moderna del “ropavejero”, personaje infaltable en colonias medias, altas y bajas, quienes pagan unos pesos por lo inservible; desde ropa vieja, periódico, revistas…. fierro, lavadoras, computadoras, colchones y… todo.

Y viene a cuento porque la recolección y reciclaje de lo inservible no sólo es cotidiano en los hogares de todas las clases sociales.

No, el fenómeno del reciclaje y recolección de lo usado, inservible y reciclable, también llegó a la política. Y, como seguramente ya lo adivinaron, el primer “ropavejero” de la política se llama Andrés y se apellida López Obrador.

Y claro, la planta recicladora de lo inservible de otros partidos, de otros grupos sociales, de la “sociedad civil organizada” y hasta de bandas criminales se llama Morena, el partido que recolecta y recicla los desechos de la política y del poder. Incluso los desechos del periodismo y de la farándula.

Y, como ya se habrán dado cuenta, de tanto en tanto López Obrador recorre las alcantarillas del poder político, económico y social, para pregonar su peculiar recolección y para “levantar” desechos.

Y si recuerdan, los desechos políticos recientes han sido del PAN. Un buen día, pregonaba en los desagües del PAN: “¡Se cooompran desechos del Partiiido Aciooon Nacionaaal…”, cuando la fortuna lo colocó frente a una pieza de colección. ¿Y qué creen?

Sí, de inmediato la recicló y hasta la llevó al cargo simulado de jefa de campaña. Claro, se trata de una estratagema “engañabobos”. ¿Por qué? Porque Morena recicló a Tatiana Clouthier, para engañar idiotas con el cuento de que en las filas de AMLO están panistas de prosapia. Claro, sin importar si esas panistas ya estaban en el bote de basura.

Y es que, a querer o no, la Morena de AMLO se ha convertido en el basurero de la política. Y si lo dudan, basta recordar que los desechos más recientes que recolectó Morena son los del viejo sindicato magisterial, en manos de la profesora Gordillo. Hoy la señora Gordillo y su “mafia del poder” son parte de la campaña presidencial de AMLO.

Pero antes, han sido recolectados por Morena los desperdicios de mastodontes del PRI, como Manuel Bartlett, residuos contaminantes del PRD, como René Bejarano, además de malolientes desperdicios de las ultraderecha mexicana, agrupados en el PES y los no menos hediondos desperdicios del PT, partido que ya estaba sepultado, que fue exhumado por el PRI, y cuyo cadáver fue reciclado por Morena.

Pero la planta recicladora de basura política del PRI, PAN, PRD, PT y PES, no sólo está en Morena. No, cuando López Obrador fue dueño del PRD, el partido amarillo hizo exactamente lo mismo; se convirtió en el bote de basura de los desperdicios de la clase política. ¿Lo dudan?

En el Itinerario Político del 11 de marzo de 2011 –titulado “Se recibe cascajo”, recordamos el humor de Octavio Paz, quien definió como “cascajo político” el desprendimiento de un partido a otro. A su vez, Carlos Castillo Peraza, el brillante ideólogo azul dijo que el PRD era el principal receptáculo del “cascajo político del PRI.

En esa entrega, presentamos la metáfora de un PRD retratado como “un edificio en construcción, desvencijado y en obra negra, con un gran letrero en la fachada inconclusa que rezaba: ‘Se recibe cascajo’”.

La conclusión fue que a la vuelta de los años, “los puritanos panistas que en los años 90 se mofaban que el PRD se convirtió en receptor de todo el cascajo que desechó el PRI…. terminaron por ser receptores del cascajo del PRI, cuando el PAN llegó al poder presidencial”.

Volvimos al tema el 21 de marzo de 2016 y señalamos que “en tiempos electorales todos los partidos políticos hurgar en la basura del adversarios para rescatar y/o ‘pepenar’ el ‘cascajo político’.

“Lo simpático es que a los pepenadores nada importa si del desperdicio sacan adefesios, políticos impresentables, pillos o innombrables. Lo que importa es reciclar la basura político-electoral y venderla a los electores, como un producto nuevo”.

Y el mejor ejemplo del cascajo político es AMLO, a quien el PRI colocó en el bote de basura y lo recicló el PRD de Cárdenas.

La historia la conocen todos. López traicionó a Cárdenas, usó y abusó del PRD y luego lo traicionó, para más tarde crear Morena.

Basura política.

Al tiempo.
17 Enero 2018 04:00:00
¡Silencio y complicidad!
El silencio, en una democracia en construcción como la mexicana, suele gritar mucho más fuerte que los radicales que apuestan por la destrucción de la propia democracia.

De igual manera, el silencio suele ser sinónimo de aceptación, de convalidación, aplauso y, en el extremo, puede significar un poderoso gesto de complicidad.

Por eso, frente a la complicidad silenciosa, obligan las preguntas.

¿Por qué son muy pocos los luchadores sociales, líderes opositores, las mujeres y hombres de izquierda, los radicales de derecha a izquierda y, sobre todo, los preocupados por la vida de los periodistas que han alzado la voz por el más reciente asesinato de un periodista en México? ¿Por qué parece que a pocos importa y a nadie conmueve?

La respuesta es que el periodista Carlos Domínguez no fue asesinado en un estado gobernado por el PRI. Carlos no sólo vivió la mala fortuna de ser uno más de los periodistas asesinados, sino que le quitaran la vida en un estado gobernado por la alianza PAN-PRD.

¿Y eso qué tiene que ver…? ¿Recuerdan la escandalera de líderes, opositores, defensores de Derechos Humanos, dueños de ONG y las rimbombantes “organizaciones de la sociedad civil”, cuando en los gobiernos del Duarte de Veracruz o del Duarte de Chihuahua mataban a un periodista? ¿Recuerdan la escandalera cuando la violencia llevó al Gobierno de Chihuahua y de Ciudad Juárez a los niveles número uno en el mundo?

Pues resulta que –contra lo que ocurría cuando Veracruz y Chihuahua eran gobernados por el PRI– hoy matan periodistas en Chihuahua, en Veracruz y Tamaulipas y pocos dicen algo. En cambio, muchos prefieren callar.

¿Por qué esa gritería selectiva? ¿Por qué ese enojo social diferenciado?

Porque en tiempos electorales muchos de los gritones y de los protestantes no quieren importunar al matrimonio electoral de moda; la alianza PAN-PRD.

Otro ejemplo. ¿Recuerdan la escandalera porque un operador menor de la campaña del PRI difundió un boletín indefendible sobre un reportaje que presuntamente involucra a José Antonio Meade en prácticas imperdonables de recursos públicos?

Pues resulta que –con toda razón–, muchos apalearon al PRI y a su candidato “por una amenaza” de acudir a la justicia y exigir derecho de réplica.

Sin embargo, ninguna de esas voces que condenaron con toda razón la torpeza en el equipo de Meade, ha sido capaz de cuestionar –ni con el pétalo de una rosa– las pillerías de Ricardo Anaya, en el caso de “los moches” en el Congreso de la Unión; pillería documentada y que a nadie importa indagar más a fondo.

Y volvemos a preguntar: ¿no es una estafa doctoral –ya no se diga magistral– el desvío de recursos públicos, orquestado desde el Congreso por Ricardo Anaya? ¿Por qué nadie dice nada, a pesar de que son miles de millones de pesos desviados? ¿Por qué periodistas e intelectuales solapan a Ricardo Anaya?

La respuesta a las nuevas interrogantes es clara; nadie critica porque no quieren importunar al matrimonio del año electoral: la alianza PAN-PRD.

Más. ¿Recuerdan la escandalera mediática por la violencia sin freno en Veracruz y Chihuahua cuando los dos estados eran gobernados por los Duarte, respectivamente? ¿Recuerdan las campañas contra la ingobernabilidad en los dos estados por la grosera incapacidad de los gobiernos estatales de Veracruz y en Chihuahua?

¿Pues qué creen? De risa loca, que los críticos de antaño, sobre la violencia sin freno en Veracruz y Chihuahua, hogaño guardan silencio ¿Por qué callan sobre los mayores niveles de violencia que hoy tiene Veracruz y Chihuahua cuando los gobernadores no son del PRI, sino de la alianza PAN-PRD, como Yunes y Corral?

Hoy, la violencia en Veracruz y Chihuahua es peor que en tiempos de “los Duarte” del PRI, a pesar de que son gobernados por mandatarios surgidos del PAN-PRD.

¿Por qué muchos prefieren guardar silencio?

La respuesta es la misma; porque periodistas, intelectuales, líderes sociales, ONG y organizaciones de la sociedad civil no quieren importunar la luna de miel de la pareja político electoral de moda; PAN-PRD, con la cual se han comprometido.

Pero acaso el mayor escándalo se escuche por el silencio de casi todos los políticos y los partidos –muchos de ellos simpatizantes del dictador Nicolás Maduro– ante el asesinato del disidente Oscar Pérez, quien a través de redes sociales envió al mundo los pormenores de su asesinato, a manos de policías y militares que sostiene la dictadura de Maduro.

¿Dónde está el repudio de AMLO, de Anaya del PAN, del PRD, de Morena, del PT, de Los Chuchos? En México, los tiempos electorales son tiempos de simulación, de silencio y complicidad. Al tiempo.
16 Enero 2018 04:00:00
Anaya: ¡las pillerías!
Con un puntual cálculo electoral, la alianza PAN, PRD y MC centró su estrategia de campaña en exigir el fin de corruptelas de la clase política pero en particular del PRI.

Sin embargo, el candidato Ricardo Anaya no es el mejor ejemplo de honestidad. De hecho tiene una larga historia de corruptelas y es padre de “los moches” en el PAN.

¿Lo dudan? El siguiente texto se publicó aquí el 7 de julio de 2016. Juzguen la honestidad de Anaya.

“Durante meses, legisladores y líderes de Acción Nacional han denunciado la presunta desviación de recursos públicos desde la dirigencia del PAN –que preside Ricardo Anaya– para el supuesto financiamiento de su candidatura presidencial para 2018.

“Un expresidente del PAN explicó en detalle cómo la dirigencia azul estaría desviando dinero público a través del llamado Ramo 23, que tiene como objetivo que el Gobierno federal otorgue recursos a estados y municipios a través de fondos específicos.

“Eso significa –según las fuentes consultadas– que desde la dirigencia del PAN se maneja una bolsa de dinero público no etiquetado y tampoco auditado de poco más de 2 mil 100 millones de pesos; un promedio de 20 millones de pesos para cada uno de los 109 diputados federales que tiene el PAN en la Cámara de Diputados.

“Además de esa bolsa, la coordinación parlamentaria se lleva casi 100 millones de pesos, también manejado de manera discrecional.

“Cabe aclarar que ‘los moches’ no son exclusivos del PAN y menos de Ricardo Anaya. Esa práctica la llevan a cabo todos los partidos –incluidos PRD y Morena–, que se sirven del dinero público a manos llenas, en montos determinados por el número de diputados de cada partido.

“La mayoría de estos recursos son destinados a obras en municipios que diputados y alcaldes soliciten y que se llevan a cabo a través de empresas “pato”, propiedad de amigos y/o socios de legisladores o líderes parlamentarios o jefes de partidos.

“¿Cómo es que Ricardo Anaya obtiene recursos a través de este formato?

“Resulta que la dirigencia del PAN mantiene el control de la partida del Ramo 23 –de más de 2 mil millones de pesos–, mientras que alcaldes y diputados deben pasar a las oficinas de la colonia del Valle para negociar la asignación de ese dinero. De esa forma, la lealtad a Ricardo Anaya se compra a cambio de millones de pesos.

“Según testimonios de diputados, alcaldes y gobernadores del PAN, en el CEN partidista les piden entre 17 y 20% de comisión por “el palomeo” de recursos, al tiempo que las obras son asignadas a contratistas que determina la dirigencia nacional del partido.

“Es decir, ‘en el cuarto de junto’ de la oficina de Ricardo Anaya se lleva a cabo eso que, coloquialmente, se conoce como “moche”. Todo con el aval del jefe nacional, Ricardo Anaya, quien presuntamente dispone –de manera personal– de cientos de millones de pesos.

“Y una vez que ‘el asunto’ de tal o cual diputado federal, alcalde o gobernador ‘queda planchado’ con Anaya y su equipo, de la dirigencia del PAN se comunican a la Secretaría de Hacienda para que ‘disparen’ el dinero a los estados y de ahí a los municipios.

“Cuando alcaldes o diputados deben cumplir con los compromisos contraídos con sus electores, con los contratistas o con la entrega de ‘los moches’ al jefe nacional, presionan para que Hacienda ‘dispare’ el dinero y para que les confirmen ‘que está en tubería’.

“Confirmación de que el dinero público ya recorre los meandros de la corrupción, sea de PAN, PRI, PRD o de Morena. La palabra mágica es “el dinero ya está en tubería”, lo que se interpreta como que ‘está por caer’ a las arcas municipales.

“De esa manera, Ricardo Anaya también maneja las lealtades a su persona y a su proyecto presidencial y presiona a aquellos que juegan en el terreno de otros aspirantes y grupos dentro del PAN.

“Según el exdirigente del PAN que reveló la información, Anaya sería quien solapa las tuberías de la corrupción y controla sus efectos a la perfección, ya que ha fungido como presidente de la Cámara de Diputados, secretario general del partido y ahora líder nacional.

“Anteriormente, durante la gestión de Gustavo Madero, quien manejaba todo el asunto de los ‘moches’ en el partido era el exdiputado Luis Alberto Villarreal, quien fue removido de su cargo por los mismos escándalos de corrupción”. Hasta aquí la cita.

¿Qué dicen de la montaña de corrupción de Ricardo Anaya, los aliados del PRD y MC? ¿Por qué han guardado silencio durante meses? ¿Por qué postular como candidato presidencial a un pillo como Anaya? ¿No es más escandaloso ese saqueo que el circo de Javier Corral?

¡Se le llama complicidad!

Al tiempo.
15 Enero 2018 04:00:00
¡Pelean por el voto del PAN!
El manjar es apetitoso. Y la mesa está puesta, lista para el festín.

Por eso, los hambrientos invitados saborean las viandas. Nos referimos a los presidenciales, José Antonio Meade y Andrés Manuel López Obrador.

Pero no se equivoquen. La fiesta de referencia es el proceso electoral de 2018, en donde tirios y troyanos pelean por el manjar de votos que colocó en charola de plata el PAN y que, ante la caída de los azules, disputan Morena y el PRI.

Y si dudan de la caída del PAN, basta ver el grosero bulo montado por Anaya a través del fracasado Gobernador de Chihuahua. Incluso parece que la alianza PAN-PRD-MC está dispuesta a cambiar de candidato. Y es que, en los hechos, Javier Corral hace la campaña del PAN, PRD y MC, en lugar de Ricardo Anaya.

¿Y por qué es un bulo el montaje de Corral?

Porque a pesar de las mentiras sembradas “por intelectuales orgánicos” que apoyan a Corral, lo cierto es que el supuesto desfalco del que acusa el Gobernador de Chihuahua debe ser investigado, aclarado y/o desmentido por autoridades federales, no por un gobierno estatal. ¿Por qué?

“¡Poca cosa!” Porque el dinero es federal y porque se habría movido con fines electorales. Es decir, se trataría de un delito de competencia de la Fepade y no el Gobernador de Chihuahua. Pero de eso nada hablan “los intelectuales orgánicos” y de eso nada se dice cuando Corral copia el circo de los éxodos de AMLO. ¡De vergüenza y rosa loca!

Pero ante el desmoronamiento de la candidatura de Anaya, los punteros están listos para disputar el manjar de votos que dejará sueltos el PAN, sobre todo luego de la salida de Margarita Zavala y del senador Javier Lozano.

Por eso, el dueño de Morena, López Obrador, y el abanderado del PRI, José Antonio Meade, abiertamente están a la caza de votos azules. Saben que los votantes del PAN se fragmentarán en tres tercios.

¿Cuáles tercios..?

El primero se localiza en los votos que mantendrá Ricardo Anaya quien, sin duda, “jalará” la lealtad de aquellos panistas a los que prometió “hueso”, a cambio de que lo hicieran candidato presidencial.

El segundo tercio se encuentra en los votos que se llevará Margarita Zavala, acaso la candidata independiente con mayor presencia y autoridad política y moral dentro del PAN. Y es que la señora Zavala renunció a su partido, precisamente en medio de señalamientos por las traiciones y los engaños de Ricardo Anaya.

Y la tercera fragmentación del PAN es de aquellos que seguirán al candidato presidencial del PRI, sin partido –José Antonio Meade–, que de priista tiene lo que Anaya de panista. Y es que para nadie es nuevo que el golpe más contundente al PRI a la alianza PAN, PRD y MC, es la pertenencia de José Antonio Meade a los más influyentes círculos políticos del partido azul.

Queda claro, el PAN fragmentará en tres tercios sus votantes.

Sin embargo, lo que nadie sabe es a cuál de esos tercios le arrancará votos el candidato López Obrador, quien no sólo llamó a los azules a sumarse a su causa, sino que en cada entidad que visita les lanza anzuelos.

Por eso, tras la renuncia de Javier Lozano al PAN, Obrador hizo un llamado a militantes y dirigentes azules a renunciar a su partido para respaldarlo en los comicios de julio.

A su vez, José Antonio Meade hizo lo propio luego de sumar a su causa al senador Javier Lozano. Dijo que otros panistas se sumarán a la alianza PRI, Panal, PVEM.

Pero los problemas de Ricardo Anaya no terminan ahí.

Resulta que el candidato de la alianza PAN, PRD y MC pelea con todos y mantiene un frente de conflicto en todos los flancos. Por ejemplo, buena parte de los grandes medios de comunicación no le creen ni la hora. La ruptura con el Gobierno y con dos tercios del PAN es clara. Además, Javier Corral se quejó de que la relación con el Gobierno federal está congelada.

Pero es sólo una de los problemas de Anaya. El principal conflicto se localiza al interior del partido azul. Y es que algunos de los más severos adversarios de Anaya aún están en la casa azul. No referimos a Felipe Calderón, Ernesto Cordero, Roberto Gil, Jorge Luis Lavalle y Rafael Moreno Valle.

Y es que, pesar de que Margarita Zavala renunció al PAN, su esposo, Felipe Calderón, se mantiene en el partido. Desde ahí critica cada paso de Anaya y aprovecha para acusarlo de fracturar al PAN. Además usa las redes sociales para atacarlo y promover la candidatura independiente de Zavala.

Anaya está muerto, pero Anaya es el único que no se ha dado cuenta.

Al tiempo.
14 Enero 2018 03:00:00
¡Los milagros ‘del hueso’!
La desmedida ambición “por agarrar un hueso” –entendido como el gusto sin freno por vivir del dinero público–, ha provocado, por décadas, la más severa crítica social hacia los políticos.

Más aún, la compulsión por conseguir “el hueso”, lleva a políticos e imitadores al lugar de los ciudadanos más despreciables, cuando la política vive su mayor descrédito.

Hoy, ser político, aspirar a político o meterse con calzador a la política –al “selecto grupo” de vividores del dinero público–, es igual a ser uno de los muchos “apestados sociales”.

Sin embargo, lo que pocos saben es que “el hueso” –el deseo sin freno por un cargo público–, es uno de los mayores misterios de la humanidad y, al mismo tiempo, el mayor milagro en la sociedad mexicana.

Y es que “el hueso” no sólo es capaz de producir fortunas en poco tiempo, sino que entre sus cualidades aparece la de cambiar a los ciudadanos no sólo de credo religioso, sino de religión política, tanto como lo exija el “sacrosanto hueso”.

El culto “al hueso” convierte en protestantes a católicos, en izquierdistas a los de derecha, en radicales de derecha a los que pregonaban el juarismo y hasta el más santificado se vuelve al culto satánico, sólo por conseguir “un hueso”.

Ya en el colmo de la milagrosa epidemia “del hueso”, hasta periodistas se desdicen de sus “convicciones” y terminan por adorar al demonio que antes cuestionaban.

A Lilly Téllez les tiran “un hueso” y sin más se identifica con la Morena de AMLO, a pesar de que semanas antes criticaba el autoritarismo de AMLO, su opacidad, holgazanería y hasta su perfil nada democrático. A faranduleros del cine y el teatro les tiran un hueso y cambian de religión, identidad política y hasta de gusto por vivir del cuerpo. Claro, para vivir del dinero público.

Pero el mayor milagro “del hueso” lo descubrió recientemente el INE. Muchos de esos prohombres de la sociedad civil que buscan “candidaturas independientes”, en repudio a los mafiosos políticos, resultaron igual de tramposos y mentirosos.

El consejero Benito Nacif descubrió el hilo negro y el agua tibia: que los candidatos independientes han incurrido en usurpación de identidad, suplantación de documentos oficiales, captura ilegal de fotocopias de credenciales de elector… Y una larga lista de trampas.

El INE sospecha de una “industria” ilegal que se dedica a la venta y compra de padrones y a traficar con los datos personales de la ciudadanía.

De risa loca: hasta hoy descubre cómo se construyeron PT, PES, Panal, Morena, el viejo Partido de la Rosa… “El hueso” lo pudre todo.

Al tiempo.

12 Enero 2018 04:00:00
Aliados, AMLO y ‘mafia del poder’
Durante décadas el discurso más rentable de Andrés Manuel López Obrador ha sido la confrontación con imaginarios molinos de viento motejados como “la mafia del poder”.

¿Qué es la mafia del poder? ¿Quiénes la integran? ¿De qué partido provienen? ¿Qué buscan los mafiosos del poder?

Queda claro que las respuestas sobre “la mafia del poder” sólo pueden ser contestadas por el enemigo de esa mafia, López Obrador.

Sin embargo, todos saben –porque es público–, que por lo menos en tres momentos López Obrador pactó con “la mafia del poder”, la que incluso sobornó al dueño de Morena con 9 mil millones de pesos.

¿Lo dudan?

1.- Para nadie es nuevo que en décadas la profesora Elba Esther Gordillo representó lo peor de la clase política mexicana.

Incluso, en 2006, el candidato presidencial López Obrador se negó a una alianza electoral con la profesora, con el argumento de que era la mayor representante de “la mafia del poder”. Por eso Gordillo se alió con Felipe Calderón y juntos derrotaron a AMLO.

En 2018, AMLO enmendó el error y es público que pactó con lo que queda de la profesora, aún integrante de “la mafia del poder”. Y es que el yerno de Elba, Fernando González, participa activamente en la campaña presidencial de Morena.

¿Qué pasó? ¿Dónde quedó la mafia del poder a la que representaba la señora Gordillo? ¿Son casuales la alianza de AMLO con la CNTE, con la Gordillo y con la promesa de tirar la reforma educativa, si gana AMLO?

2. En el Itinerario Político del 2 de febrero de 2016, revelamos los detalles de la alianza entre Obrador y el Gobernador de Veracruz, Javier Duarte. Pocos lo creyeron y nos llovieron toda clase de insultos.

Entonces, Javier Duarte era la mayor lacra de “la mafia del poder”; un mandatario ladrón, irresponsable, defraudador y presunto culpable de la muerte de periodistas. Y claro, era un gobernador priista.

La alianza AMLO-Duarte se confirmó durante el proceso electoral para renovar el Gobierno. De manera impensable el partido Morena en Veracruz dispuso de todo el dinero necesario para apoyar a su candidato Cuitláhuac García, quien por poco derrota al PRI y al PAN.

La estrategia de Duarte era hacer crecer a Morena, restarle votos al PAN y provocar la victoria del PRI. Sin embargo, todo salió mal a Duarte, al grado de que hoy está en prisión.

Curiosamente, cuando empezó la persecución contra el Duarte de Veracruz, el primero en defenderlo fue Andrés Manuel López Obrador, quien dijo que se trataba de un chivo expiatorio.

Hoy el Gobernador panista de Veracruz, Miguel Ángel Yunes amenaza con revelar las pruebas de que Javier Duarte financió a Morena en las pasadas elecciones.

3. El 29 de octubre del 2008, hace casi 10 años, aquí revelamos las pruebas de una de las grandes mentiras de Obrador; el testimonios de Manuel Camacho Solís, quien desde la tribuna del Senado reconoció que en 1992, López Obrador recibió 9 mil millones de pesos, del gobierno de Salinas, a cambio de retirar un plantón del zócalo.

Así lo dijimos: “En la Comisión Permanente del Congreso del 11 de febrero de 2004 protagonizaron un peculiar debate el senador Juan Rodríguez Prats –tabaquero del PAN– y el diputado Manuel Camacho Solís, del PRD. Repentinamente, Rodríguez Prats interpeló a Camacho Solís sobre un hecho histórico.

“Señor diputado, conteste nada más sí o no… en 1992 proporcionó usted 9 mil millones de viejos pesos, 9 millones de pesos de ahora, a Andrés Manuel López Obrador para desalojar el Zócalo…

Camacho trastabilló y dejó caer: “No le entregué yo a López Obrador ningún recurso; lo que hizo el Gobierno de la República fue cumplir con compromisos que estaban establecidos y, eso sí, con el visto bueno del resto de las secretarías que tenían intervención en esos asuntos. No fue una decisión del jefe del Departamento del DF, se cubrieron indemnizaciones correspondientes a trabajadores que tenían derechos laborales y que Pemex estaba obligado, de acuerdo con el criterio del secretario del Trabajo, en esa época, Arsenio Farell”.

Pero Camacho aporta más elementos sobre el tema en entrevista con el investigador George W. Grayson –el 9 de julio de 2004–, quien plasma las respuestas en su libro Mesías Mexicano.

“Dice Grayson (pág. 91 y 92): “Camacho Solís le dio a López Obrador una generosa suma de dinero para que retirara a los manifestantes….” Y el propio Camacho lo explicó así en el propio libro: “Ante la probabilidad de que López Obrador y los manifestantes tuvieran la oportunidad de recibir indemnización de los tribunales, todos estuvimos de acuerdo en que era mejor proporcionarles fondos con los cuáles dispersaran su demostración y regresaran a casa”.

La “mafia del poder” sobornó a AMLO. ¿Y los 9 mil millones?

Al tiempo.
11 Enero 2018 04:00:00
Aliados, AMLO y ‘mafia del poder’
Durante décadas el discurso más rentable de Andrés Manuel López Obrador ha sido la confrontación con imaginarios molinos de viento motejados como “la mafia del poder”.

¿Qué es la mafia del poder? ¿Quiénes la integran? ¿De qué partido provienen? ¿Qué buscan los mafiosos del poder?

Queda claro que las respuestas sobre “la mafia del poder” sólo pueden ser contestadas por el enemigo de esa mafia, López Obrador.

Sin embargo, todos saben –porque es público–, que por lo menos en tres momentos López Obrador pactó con “la mafia del poder”, la que incluso sobornó al dueño de Morena con 9 mil millones de pesos.

¿Lo dudan?

1.- Para nadie es nuevo que en décadas la profesora Elba Esther Gordillo representó lo peor de la clase política mexicana.

Incluso, en 2006, el candidato presidencial López Obrador se negó a una alianza electoral con la profesora, con el argumento de que era la mayor representante de “la mafia del poder”. Por eso Gordillo se alió con Felipe Calderón y juntos derrotaron a AMLO.

En 2018, AMLO enmendó el error y es público que pactó con lo que queda de la profesora, aún integrante de “la mafia del poder”. Y es que el yerno de Elba, Fernando González, participa activamente en la campaña presidencial de Morena.

¿Qué pasó? ¿Dónde quedó la mafia del poder a la que representaba la señora Gordillo? ¿Son casuales la alianza de AMLO con la CNTE, con la Gordillo y con la promesa de tirar la reforma educativa, si gana AMLO?

2. En el Itinerario Político del 2 de febrero de 2016, revelamos los detalles de la alianza entre Obrador y el Gobernador de Veracruz, Javier Duarte. Pocos lo creyeron y nos llovieron toda clase de insultos.

Entonces, Javier Duarte era la mayor lacra de “la mafia del poder”; un mandatario ladrón, irresponsable, defraudador y presunto culpable de la muerte de periodistas. Y claro, era un gobernador priista.

La alianza AMLO-Duarte se confirmó durante el proceso electoral para renovar el Gobierno. De manera impensable el partido Morena en Veracruz dispuso de todo el dinero necesario para apoyar a su candidato Cuitláhuac García, quien por poco derrota al PRI y al PAN.

La estrategia de Duarte era hacer crecer a Morena, restarle votos al PAN y provocar la victoria del PRI. Sin embargo, todo salió mal a Duarte, al grado de que hoy está en prisión.

Curiosamente, cuando empezó la persecución contra el Duarte de Veracruz, el primero en defenderlo fue Andrés Manuel López Obrador, quien dijo que se trataba de un chivo expiatorio.

Hoy el Gobernador panista de Veracruz, Miguel Ángel Yunes amenaza con revelar las pruebas de que Javier Duarte financió a Morena en las pasadas elecciones.

3. El 29 de octubre del 2008, hace casi 10 años, aquí revelamos las pruebas de una de las grandes mentiras de Obrador; el testimonios de Manuel Camacho Solís, quien desde la tribuna del Senado reconoció que en 1992, López Obrador recibió 9 mil millones de pesos, del gobierno de Salinas, a cambio de retirar un plantón del zócalo.

Así lo dijimos: “En la Comisión Permanente del Congreso del 11 de febrero de 2004 protagonizaron un peculiar debate el senador Juan Rodríguez Prats –tabaquero del PAN– y el diputado Manuel Camacho Solís, del PRD. Repentinamente, Rodríguez Prats interpeló a Camacho Solís sobre un hecho histórico.

“Señor diputado, conteste nada más sí o no… en 1992 proporcionó usted 9 mil millones de viejos pesos, 9 millones de pesos de ahora, a Andrés Manuel López Obrador para desalojar el Zócalo…

Camacho trastabilló y dejó caer: “No le entregué yo a López Obrador ningún recurso; lo que hizo el Gobierno de la República fue cumplir con compromisos que estaban establecidos y, eso sí, con el visto bueno del resto de las secretarías que tenían intervención en esos asuntos. No fue una decisión del jefe del Departamento del DF, se cubrieron indemnizaciones correspondientes a trabajadores que tenían derechos laborales y que Pemex estaba obligado, de acuerdo con el criterio del secretario del Trabajo, en esa época, Arsenio Farell”.

Pero Camacho aporta más elementos sobre el tema en entrevista con el investigador George W. Grayson –el 9 de julio de 2004–, quien plasma las respuestas en su libro Mesías Mexicano.

“Dice Grayson (pág. 91 y 92): “Camacho Solís le dio a López Obrador una generosa suma de dinero para que retirara a los manifestantes….” Y el propio Camacho lo explicó así en el propio libro: “Ante la probabilidad de que López Obrador y los manifestantes tuvieran la oportunidad de recibir indemnización de los tribunales, todos estuvimos de acuerdo en que era mejor proporcionarles fondos con los cuáles dispersaran su demostración y regresaran a casa”.

La “mafia del poder” sobornó a AMLO. ¿Y los 9 mil millones?

Al tiempo.
10 Enero 2018 04:00:00
Osorio y Beltrones, ¡todos contra Anaya!
Se equivocan, de cabo a rabo, quienes suponen que Miguel Ángel Osorio deja la Secretaría de Gobernación para disfrutar de un premio de consolación, la senaduría por la vía plurinominal.

También falla el análisis de quienes piensan que “la guerra” lanzada contra Manlio Fabio Beltrones, por Ricardo Anaya, se convertirá en un distractor para el debilitamiento del PRI y de sus candidato presidencial, José Antonio Meade.

Lo cierto es que –a despecho de los malquerientes del PRI– los de Osorio y Beltrones son casos emblema de la estrategia emergente emprendida por el PRI, para el fortalecimiento de su propuesta de Gobierno y de su candidato presidencial. ¿Por qué?

Porque, contra lo que muchos creen, el golpeteo sistémico lanzado contra Miguel Osorio y la “guerra sucia” declarada contra Beltrones, no lograrán –no lo han hecho hasta ahora– el debilitamiento del tricolor, y menos de su candidato.

Al contrario, “la guerra” lanzada contra dos emblemas de la política del PRI –Osorio y Beltrones– ya produjo los resultados impensable: la unificación del PRI hasta niveles de solidificación pétrea.

Y es que para el PRI, para Miguel Osorio y para Manlio Fabio Beltrones, hoy el objetivo a vencer no se llama Andrés Manuel López Obrador, sino Ricardo Anaya, el locuaz candidato de la alianza PAN, PRD y MC.

Dicho de otro modo, que la impensable unificación del PRI, a pesar de su candidatura presidencial no partidista, ya es posible gracias a la guerra declarada por Ricardo Anaya no sólo por el candidato José Antonio Meade, sino contra el aún secretario de Gobernación, Miguel Osorio y, sobre todo, contra Manlio Fabio Beltrones, exjefe nacional del tricolor. Pero vamos por partes.

A reserva de concluir y publicar el análisis de los datos duros que arroja la gestión de Miguel Osorio en Gobernación, lo cierto es que se equivocan quienes suponen que el hidalguense se convertirá en el Manuel Camacho del Gobierno de Peña. Tampoco está huyendo de “la gobernación” del país, luego de que no consiguió la candidatura presidencial.

No, en realidad Miguel Osorio deja Gobernación para encabezar una de las tareas más urgentes del PRI –y hoy la de mayor beneficio al candidato presidencial de su partido–, que consiste en recorrer todas las bases priistas del país “para hacer política pie-tierra” y conseguir los amarres que traduzcan en votos la popularidad que mantuvo a Osorio en la punta de las encuestas.

En pocas palabras, Osorio tiene la encomienda no sólo de convertirse en candidato del PRI al Senado de la república –y potencial líder de la bancada tricolor en la cámara alta–, sino de servir de cemento capaz de hacer realidad la unidad del PRI en todo el país. No en balde en el más popular y el mejor calificado en las encuestas.

Por su parte, la guerra lanzada por Ricardo Anaya contra Manlio Fabio Beltrones –a través del fallido Gobierno de Javier Corral en Chihuahua–, es el otro émbolo de la pinza que hará posible el cerrojo imbatible de la unidad del PRI.

Es decir, “la guerra” contra Beltrones obligó a un importante sector del PRI a cerrar filas en torno a su expresidente y a iniciar “una leva” de soldados del tricolor listos para “la guerra”.

Y es que está claro que el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, manipula al Poder Judicial de su estado y es evidente que la persecución política contra Beltrones –con la zanahoria de perseguir al pillo de César Duarte– no es más que un montaje para fabricar un adversario ficticio que haga crecer en las encuestas a Ricardo Anaya.

Sin embargo, lo que no calcularon ni Anaya ni Corral es que al declarar “la guerra” contra Beltrones lo único que conseguirían sería no sólo la unificación del del PRI, sino que convertirían al exjefe nacional del PAN en el blanco de todos los ataques.

Beltrones, como saben, es uno de los políticos más queridos entre el priismo. Buena parte del PRI, entre gobernadores, legisladores, alcaldes y políticos en general –incluso de distintos partidos–, tienen alguna deuda con Beltrones.

Pues resulta que todo ese capital político, que ya se mueve en torno a Beltrones y a Miguel Osorio, será lanzado contra la candidatura presidencial de Ricardo Anaya.

Incluso el fenómeno ya fue bautizado: “Todos Unidos contra Anaya”.

Y es que al arranque del Gobierno de Peña Nieto, el otrora “joven maravilla” fue apoyado sin límite por Miguel Osorio, Manlio Fabio Beltrones, Luis Videgaray y el propio Enrique Peña Nieto. Sin embargo, Anaya los traicionó a todos.

Y también todos saben que en política la traición no se perdona y se paga con la vida… La vida política, claro.

Por lo pronto, todos en el PRI tienen un mismo objetivo, llamado “Tuca”.

Al tiempo.
09 Enero 2018 04:00:00
¡Pánico de Anaya y AMLO…!
Dicen los conocedores de la cosa electoral que el pánico es el peor consejero en una elección. ¿Por qué? Porque el pánico es hermano gemelo de la derrota.

Pero si al pánico se le agrega el ingrediente de la victimización deliberada, entonces asistimos a la crónica de una derrota anunciada.

Y viene a cuento por la grotesca y grosera victimización que nos regaló el Gobernador de Chihuahua, Javier Corral, en un espectáculo digno del payaso de circo que intenta “jalar la atención” para ocultar la caída del espectáculo central.

Es decir, el pánico se apoderó de Ricardo Anaya y de sus feligreses, quienes arroparon al gobernador Javier Corral para denunciar un presunto “compló” contra el fallido Gobierno de Chihuahua, que en meses resultó peor que el del pillo César Duarte.

Pero si el pánico de Anaya se exhibió mediante el “cuello de ganso” que se llama Javier Corral, en Morena el pánico es todo un espectáculo.

¿Por qué?

Porque “los morenos” llegaron a extremos porriles para mostrarse como víctimas “del horrible Gobierno capitalino” y de imaginarios enemigos de Morena.

Y es que mediante un montaje a sueldo, el partido de AMLO saboteó los actos de su candidata en la capital del país, Claudia Sheinbaum, a quien pretendió convertir en víctima del proceso electoral.

Lo simpático es que las huellas del “autosabotaje” aparecieron por todas partes y apuntan a golpeadores contratados por Martí Batres.

Pero el nerviosismo no acabó allí. Resulta que una mano amiga de Morena llegó al extremo deleznable de truquear –falsificar–, fragmentos de un discurso del precandidato José Antonio Meade.

Curiosamente el truco fue exhibido hasta por el propio Obrador, quien no sólo lo dio por cierto, sino que se burló de la farsa en una conferencia de prensa.

Pero, como ya se dijo, la mayor desesperación vino de Chihuahua, en donde vimos un verdadero circo. ¿Lo dudan?

1.- En medio del peor desprestigio y la mayor ingobernabilidad que vive Chihuahua –31 muertos en sólo siete horas, el pasado fin de semana–, Javier Corral acudió a los viejos métodos “porriles” y “ceceacheros” al denunciar un supuesto “compló” dizque lanzado por el Gobierno federal para impedir que el gobernador del PAN y PRD lleve a prisión al pillo César Duarte.

2.- Lo simpático es que Javier Corral no sólo es responsable del fracaso del PAN y PRD en Chihuahua, sino que se hizo acompañar de los aplaudidores de Ricardo Anaya, de “los intelectuales orgánicos”, asesores y corifeos del candidato de la coalición Por México al Frente. Bueno, hasta lo acompañó el defenestrado fiscal de la Fepade, Santiago Nieto, a quien repentinamente le apareció el amor ferviente por el PRD y PAN.

3.- ¿Cuál fue el mensaje real de Javier Corral y su claque? Está claro que en tanto “cuello de ganso” de Ricardo Anaya, el señor Corral intenta sembrar la especie perniciosa y mentirosa de que su gobierno –y por tanto la alianza PAN-PRD–, es víctima de una perversa persecución de todos los demonios del Estado mexicano, representados por Peña Nieto.

4.- Está claro que asistimos a un grosero montaje que busca la victimización de Corral y, con ello, endilgar al Gobierno federal supuestas presiones político electorales contra la alianza PAN, PRD y MC.

5.- Lo que no entienden, ni Javier Corral, ni Santiago Creel, ni Jorge Castañeda, ni la claque que inventó a Anaya como candidato presidencial, es que los electores de todo el país no son idiotas y que los ciudadanos de Chihuahua entienden bien el juego sucio de Corral.

6.- Chihuahua es un Estado fallido, atrapado por la ingobernabilidad de un irresponsable que al viejo estilo de López Obrador pretende culpar al Gobierno federal de su fracaso y de su incapacidad para el ejercicio del Gobierno.

Pero lo verdaderamente grave es que Chihuahua es el mejor ejemplo de que la alianza PAN-PRD es un matrimonio político electoral fracasado y que ese fracaso es evidente en todos los estados que mal gobiernan azules y amarillos. Y ese fracaso tiene muerto de miedo a Ricardo Anaya, la verdadera mano que mece la cuna del affaire Corral.

Pero acaso la mayor revelación del circo montado por Corral es la subordinación del fiscal de Chihuahua a los deseos e instrucciones del Gobernador.

Ignorante del derecho –a pesar de que se dice abogado–, Corral reveló de viva voz que el fiscal de Chihuahua le informó del amparo de Manlio Fabio Beltrones contra la justicia estatal.

¿Qué no todos los corifeos de Anaya y arropadores de Corral cuestionaron al dizque “fiscal carnal” de Peña Nieto?

¿Quién utiliza el poder con fines político electorales, Peñas o Ricardo Anaya a través de Corral?

¡El cochinero apenas empieza!

Por lo pronto, existen todos los elementos para un juicio político contra Corral.

Al tiempo.
08 Enero 2018 04:00:00
Un mentiroso en campaña
Hoy iniciamos la denuncia puntual –con su contexto–, de las mentiras en las que han incurrido –y que pudieran incurrir–, precandidatos y candidatos en contienda.

Con las armas de la información, el ejercicio periodístico busca combatir el olvido y la desmemoria colectivos que, al mismo tiempo, son las herramientas de políticos, partidos y candidatos para engañar a los
votantes.

Y es que en un proceso electoral como el que vivimos, la consigna y el reclamo ciudadano a políticos, partidos y candidatos debe ser contundente: “¡No más mentiras....!”

El primer mentiroso se llama Ricardo Anaya, de la alianza Por México al Frente, quien se voló la barda cuando en un mitin exigió al candidato del PRI, PVEM y Panal, José Antonio Meade, “dar la cara” sobre su presunta responsabilidad “en el gasolinazo”.

Lo ciertos es que Anaya no sólo “se mordió la lengua” sino “escupió para arriba”. ¿Por qué? Porque le cayó en la cara una paliza en redes.

Y es que el aspirante del PAN, PRD y MC supone que los ciudadanos son idiotas y que la desmemoria es general.

Por ejemplo, el 20 de diciembre de 2013, cuando Anaya era presidente del PAN y de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, concluyó así un discurso que aplaudía la Reforma Energética recién aprobada: “Yo no tengo duda. Y ustedes tampoco deben tenerla: Vienen tiempos mejores para nuestro país”. Luego, calificó la citada reforma como “una de las páginas más brillantes de la historia del Congreso mexicano”.

Es decir, Anaya es uno de los padres de la Reforma Energética y del “gasolinazo” derivada de aquella. Y si aún lo dudan, el entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray, felicitó a Anaya en redes sociales y, recientemente, el expresidente Felipe Calderón ridiculizó al precandidato presidencial por mentiroso.

Calderón dijo, en un tuit del 3 de enero: “El PAN de @RicardoAnayaC votó a favor de las leyes de ingreso y de las reformas al IEPS que propiciaron los aumentos de gasolina de los últimos años a los que él se refiere. Él incluso era diputado en las reformas del IEPS”.

Y es que luego de la reforma energética, el impacto de la liberalización del precio de los combustibles se reflejó a través del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, conocido como “IEPS”.

Al respecto, el columnista Enrique Quintana, de El Financiero, explicó lo que podría considerarse como “el cuerpo del delito” del PAN y del PRD; la prueba de que azules y amarillos son padres del “gasolinazo” que hoy niegan.

Según Quintana, en octubre de 2017 la Ley de Ingresos fue aprobada en la Cámara de Diputados por todos los legisladores del PRI, todos los del PAN, y 42 del PRD. Posteriormente, en la Cámara alta –la de Senadores–, también votaron a favor los 40 senadores del PRI, 15 del PAN y 7 del PRD.

Por eso resulta cínico, desmemoriado y farsante que quienes hace meses aprobaron la Ley de Ingresos y el IEPS, hoy culpen al Gobierno federal, al PRI y al candidato Meade del supuesto “gasolinazo”. ¿Dudan que el discurso del PAN y del PRD es hipócrita, oportunista y electorera?

Como queda claro, el precandidato Ricardo Anaya es un mentiroso contumaz. ¿Por qué insiste Anaya en utilizar la mentira y el engaño como estrategia electoral? ¿Nadie le ha advertido al cabezota Anaya que muchos ciudadanos ya no quieren más mentiras?

Todo indica que no. Y es que el exjefe del PAN no sólo llegó al cargo mediante el engaño a todos los que lo apoyaron –ya que pidió el apoyo con la promesa de que no buscaría ser aspirante presidencial–, sino que traicionó a todos.

Pero la mentira de Anaya es aún mayor si recordamos que en sus reiterados discursos insiste en denunciar –igual que AMLO– la existencia de una supuesta crisis de precios a partir del inexistente “gasolinazo”.

Para empezar, no puede haber gasolinazo porque los precios del combustible los determina la oferta y la demanda globales. Pero además, según datos del INEGI, en la primera quincena de enero de 2017, hace un año, la gasolina Magna aumentó en promedio en el país 16.8 por ciento.

Como resultado, la inflación de los primeros 15 días de 2017 fue atípicamente elevada y alcanzó 1.5%, la más alta para una primera quincena del año desde 1999.

El precios de las gasolinas se estabilizó a partir de la segunda quincena de enero del año pasado. Desde ese momento hasta la primera quincena de diciembre de 2017, el aumento acumulado fue apenas de 0.3 por ciento.

Desde el 30 de noviembre pasado cada concesionaria de gasolina puede fijar sus precios libremente. El promedio del incremento desde entonces es de 1.3% en el centro del país y 1.6% en el sur, una cifra que nada tiene que ver con el ajuste de enero del año pasado.

Hoy, el mentiroso en campaña se llama Ricardo Anaya. ¿Hasta cuándo?

Al tiempo.
31 Diciembre 2017 04:05:00
Juana, el milagro
No sólo es noticia en los siempre machistas comederos políticos. No, también es debate obligado en tertulias familiares, en encuentros de mujeres y hasta en las confrontaciones entre familias de distinta preferencia electoral.

Se trata de Juana –a secas, dejando atrás el diminutivo “Juanita”–, la acompañante y compañera del candidato presidencial, José Antonio Meade.

Y es que Juana no sólo es noticia, sino que ya se convirtió en factor de diferencia y motor de cambio entre los tres aspirantes presidenciales, sobre todo en una elección como la que veremos en los próximos 181 días, en donde el mínimo detalle será determinante para el resultado.

Como saben, Juana Cuevas no sólo es esposa de José Antonio Meade, sino que –para efectos electorales–, es compañeras de fórmula del precandidato presidencial del PRI. Pero hay más, Juana es el ancla que confirma a Meade como un candidato ciudadano.

¿Por qué? Porque para el gran público, para el elector de a pie, Juana no es sólo la esposa y compañera de Meade, sino que es una ciudadana común, capaz de anclar al político Meade en el suelo de los mortales; es más que una esposa, que la pareja de vida y que la compañera circunstancial del viaje presidencial.

Y es que en el mensaje político-electoral y en el impacto subliminal que mandan a los electores la dupla de Meade-Cuevas la figura de Juana es de la ciudadana de a pie; fresca, alejada del cliché convencional y convenenciero de esposa de un político. Por ello, aleja a Meade del acartonado político clásico.

Para efectos prácticos –de imagen y mensaje–, la candidatura del PRI-PVEM-Panal es una candidatura compartida. ¿Por qué? Porque en los hechos se trata de un binomio entre un político sin partido, como “Pepe Meade” y su compañera de vida y de viaje presidencial, Juana, que al mismo tiempo es la parte ciudadana del binomio.

¿Cuándo la esposa de un candidato presidencial se había convertido en factor activo y real, a favor del voto de su esposo? ¿Recuerden a las esposas de De la Madrid, Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña?

¿Cuándo, en una candidatura presidencial, la discreta esposa del aspirante se convirtió en poderoso binomio para ganar votos?

Según especialistas de imagen, Juana no sólo es el complemento ciudadano del candidato Meade, sino que es el ejemplo perfecto de la equidad de género, condición que manda un poderoso mensaje de estabilidad familiar.

¿Dónde están las esposas de AMLO y de Anaya? ¿Cuántos ciudadanos las conocen, más allá del círculo rojo? ¿Son, la de AMLO y Anaya, esposas sometidas? Al de Juana, algunos ya le llaman “el milagro de Juana”.

Al tiempo.
24 Diciembre 2017 04:09:00
¿Y el golpe de Estado?
La pregunta obliga porque articulistas, opinantes y uno que otro idiota de la farándula inventaron un grosero montaje para engañar a ingenuos e incautos con el cuento de que la Ley de Seguridad Interior era un golpe de Estado, significaba la militarización del país y era una amenaza a los derechos humanos.

Como lo manda la Constitución, la Ley fue aprobada por la mayoría de diputados y senadores. A su vez, los diputados –según la Constitución–, son representantes populares, mientras los senadores representan al Pacto Federal.

Es decir, la Ley de Seguridad Interior se aprobó con rigor Constituciónal y se escuchó a quien debía escucharse; a los integrantes del Congreso. Por eso, porque es una ley legal, el Presidente la promulgó, le guste o no a la llamada “sociedad civil” que tiene interés político electoral.

Y también por eso obligan las preguntas. ¿Y dónde está el golpe de Estado que seguiría a la aprobación y promulgación de la ley? ¿Dónde la militarización? ¿Dónde está la violación a los derechos humanos? ¿Dónde están las multitudes que saldrían a repudiar una Ley que, según algunos idiotas de la farándula, significaba una amenaza?

Ya entró en vigor la ley y todos los ciudadanos mantienen intactos sus derechos; a nadie le han cancelado libertades como crítica, la opinión y el derecho a disentir y en México las de expresión siguen siendo libertades fundamentales.

Y si no aparecen síntomas del “golpe de Estado”, tampoco la supuesta crisis económica producto del feo “neoliberalismo”. Lo cierto es que quien salga a la calle verá tiendas abarrotadas, carreteras atestadas, aeropuertos saturados, terminales camioneras insuficientes y hoteles llenos.

Está a la vista de todos que las libertades básicas están intactas y no sólo queda claro que la crisis económica está lejos, sino que muy pocos se creyeron el cuento del “golpe de Estado” y que son más los que entendieron que eran una farsa las amenazas de la supuesta militarización.

¿Qué pasó? ¿Por qué muchos ingenuos e incautos creyeron las mentiras de Diego Luna, Gael García y otros empleados de la industria del espectáculo?

La respuesta está en la ignorancia de muchos, en la “flojera de leer” de otros y en el uso político electoral de las noticias falsas –fake news–, que inundan las redes. Y es que hoy las redes son como el perro de Gonzalo N. Santos; sólo el primero sabe por qué ladra. El resto son parte de la manada.

La de Seguridad Interior ya es ley y, para combatirla, participará la Corte. Y veremos si el máximo Tribunal tiene interés electoral.

Al tiempo.

¡Felicidades a todos! Estaremos de vuelta el domingo 31 de diciembre y de manera regular a partir del domingo 7 de enero.
22 Diciembre 2017 04:00:00
¡Misil de Anaya contra Meade!
¡Arrancó la Guerra Sucia!

Curioso que aún no inician las campañas formales, aún estamos en las precampañas –y no existen legalmente los candidatos presidenciales–, y el PAN de Ricardo Anaya ya arrancó la guerra.

Y no, no es una guerra contra Morena y menos contra el puntero presidencial, Andrés Manuel López Obrador.

No, la guerra que inició Ricardo Anaya y sus leales es contra José Antonio Meade, contra el PRI y contra Manlio Fabio Beltrones. Es decir contra Peñas Nieto y todo su Gobierno.

Por eso, todo indica que la alianza PAN, PRD y MC pretende combatir al colero, antes que pelear con el puntero. Dicho de otro modo, está claro que Ricardo Anaya busca polarizar la contienda entre el frente que encabreza su gemelo de ultraderecha, la Morena de AMLO.

Pero también es evidente que no vemos al frente de los guerreros panistas a Ricardo Anaya, el abanderado del “frente”. No, lo cierto es que a manera de “cuello de ganzo” Anaya utiliza al más “morenista” de los panistas, al Gobernador de Chihuahua, Javier Corral, para encaberzas las hostilidades contra Peña Nieto, su candidato y su partido, el tricolor.

Y también por eso se armó la escandalera por un supuesto desvío de recursos públicos –no probado y menos documentado–, que quiere ser presentado como cosa juzgada.

Pero vamos por partes.

El escándalo de hoy es por la supuesta transferencia de recursos públicos del gobierno priista del entonces César Duarte, en los tiempos de la presidencia tricolor de Manlio Fabio Beltrones. El escándalo es un montaje de diseño, es decir, un misil preparado cuiddosamente y con anticipación.

¿Lo dudan?

1.- Hace seis meses el “fiscal carnal” de Javier Corral, César Augusto Peniche, le otorgó la calidad de “testigo protegido” a uno de los supuestos operadores del entonces presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, quien habría atestiguado una transferencia millonaria a favor del PRI, desde el gobierno de César Duarte.

2.- La “información” y la implicación contra el PRI de Beltrones y contra la Secretaría de Hacienda de José Antonio Meade, se mantuvo en reserva hasta hace pocos días. ¿Por qué?

3.- Porque hasta hoy esa “información” era de utilidad. Por eso, una “mano amiga” filtró la “información” al periódico preferido de López Obrador. Y no, no nos referimos a La Jornada. En realidad hablamos del diario Reforma.

Por eso, el escándalo no se hizo esperar y el PAN de Anaya y sus corifeos la emprendieron contra Beltrones, contra Meade y contra el PRI.

5.- Las respuestas no se hicieron esperar: Beltrones mandó a decir “que no conocía al testigo protegido que lo implicaba”, mientras que la dirigencia del PRI exigió pruebas de los dichos.

6.-Curiosamente, cuando el escándalo crecía, el gobernador Javier Corral negó la veracidad de dicha información. Dejó ver que era una especulación.

7.- Sin embargo, horas después de que el Gobernador de Chihuahua negó la versión, su “fiscal carnal” realizó la detención del más cercano colaborador de Manlio Fabio Beltrones, Alejandro Gutiérrez, quien supuestamente habría sido el operador del desvío de recursos del Gobierno de Chihuahua al PRI.

8.- Lo simpático es que una especulación producto de un supuesto “testigo protegido” fue motivo de un gran escándalo, a pesar de que no hay una sola prueba y de que, otra vez, todo se basa sòlo en los dichos de un testigo protegido, al que un “fiscal carnal” colocó a modo.

9.- Peor aún, frente al escándalo en redes socaiales –que son el vehículo preferido para lanzar el misil engañabobos contra Meade–, la respueta del PRI, de su candidato y del propio Beltrones ha sido pobre, lenta y sin la eficacia que muchos podrían suponer.

10.- Queda claro que las redes sociales alimentadas por las destrucdtivas “fake news” serán el combustible de la guerra que veremos en la contienda presidencial de 2018. Es un hecho que la guerra sucia será a través de las redes, esas matonas armas de destrucción masiva.

Sin embargo, lo verdaderamente simpático es que frente a una sociedad a la que se condicionó para el odio al Gobierno saliente, el PAN de Ricardo Anaya, el PRD de Alejandra Barrales y la Morena de AMLO –además de sus comparsas–, podrán cometer toda clase de raterías y atropellos, pero la sociedad perdonará esas raterías.

Pero una “fake news” todos se la comerán sin digerir, como si comieran y disfrutaran paladear los sapos y las serpientes.

Lanzaron el primer misil contra Meade. ¿Será Mortal?

Al tiempo.
21 Diciembre 2017 04:00:00
¡DF, más inseguro con AMLO!
De nuevo la mentira en voz del dueño de Morena. Ahora mintió durante el mitin en el que presentó a Claudia Sheinbaum como emblema de su imposición para la Jefatura de gobierno a CDMX.

Y es que a su estilo engañoso, AMLO dijo que durante su gestión –de 2000 a 2006 en el DF– los delitos de alto impacto en la capital del país eran menores a los del gobierno actual de Miguel Mancera. ¡Miente de nuevo!

Mentira que pocos cuestionan porque –igual que en el caso de la Ley de Seguridad Interior– muchos no entienden, otros no saben y algunos tienen “flojera” de leer.

Lo cierto es que durante la administración de Obrador al frente del DF las cifras de 10 de 11 tipos delictivos de alto impacto superaron a los de la actual Administración, a cargo de Miguel Ángel Mancera.

Y si lo dudan, basta leer el informe de la Dirección General de Política y Estadísticas Criminal del Gobierno de la Ciudad de México, que revela que el de AMLO fue uno de los gobiernos con mayores niveles de violencia de la historia de la capital. Por ejemplo, el promedio de delitos diarios de alto impacto social en el sexenio de AMLO, como jefe de Gobierno, fue de 172.5 crímenes. Por el contrario, durante la Administración de Mancera, esta cifra se ha mantenido en 87.5 delitos al día.

A su vez, el número de delitos con algún tipo de violencia durante el gobierno del tabasqueño fue de 169.5 por día, en contraste con los 95.48 del gobierno actual.

El único tipo de delito favorable para el líder de Morena es el de homicidio, ya que durante su administración, en promedio, cerca de dos personas fueron asesinadas por día, mientras que durante el gobierno de Mancera este indicador fue superado, con 2.4 asesinatos por día. Sin embargo, en el caso del secuestro, durante el mandato de AMLO se registró un promedio de 182 secuestros al año, es decir, lo que significa un plagio cada dos días. Con Mancera, esta cifra disminuyó a un plagio cada 9 días.

Y precisamente el tema del secuestro fue el detonante que llevó al límite a los capitalinos, quienes luego de semanas de preparativos, el 28 de junio de 2014 llevaron a cabo una de las movilizaciones más numerosas de la historia en el entonces Distrito Federal.

El centro del reclamo fue contra la inseguridad, el secuestro y el crimen que habían llegado a niveles insoportables, frente a un gobierno ciego y sordo que sólo hablaba de un “compló”, antes que escuchar el reclamo social y, sobre todo, responder con políticas públicas efectivas.

¿Ya olvidaron todos los que hoy cuestionan la Ley de Seguridad Interna que aquel junio de 2004 el reclamo central fue que el jefe de Gobierno del DF escuchara y recibiera a las organizaciones civiles que habían organizado la “marcha blanca”?

¿Ya olvidaron los ignorantes Diego Luna, Gael García y Damián Alcázar, incapaces de leer la Ley de Seguridad Interior y que la cuestionan sin saber ni entender nada, que en aquel 2004, López Obrador se negó a recibir y escuchar a los organizadores de “la marcha blanca”?

¿Ya olvidaron los fanáticos de AMLO y los impugnadores de la Ley de Seguridad Interior, que en 2004, en lugar de recibir a las organizaciones de la sociedad civil y responder a sus reclamos, el tabasqueño se burló de la marcha más grande de la historia, al llamar “pirrurris” a los manifestantes de la Ciudad de México?

¿Dónde están hoy –protestando por la “maléfica” Ley de Seguridad Interior– los millones de ciudadanos que exigieron acciones concretas del gobierno de AMLO para frenar la violencia en el DF?

Lo cierto es que las protestas a sueldo contra la Ley de Seguridad Interna “caben en un elevador”.

¿Se imaginan si Peña Nieto hubiese dicho “pirrurris” a los opositores a la Ley de Seguridad Interna, la madriza que le habrían recetado? Sin embargo, pocos quieren ver y menos recordar que el de Obrador fue el peor gobierno de la Ciudad de México, y que la “marcha blanca” fue la más numerosa en la historia de la capital del país y que en la gestión de AMLO se llevaron a cabo casi 6 mil marchas contra la violencia, la inseguridad y los secuestros?

¿Ya olvidaron que en la capital el gobierno de AMLO ocultó por meses el crimen serial de personas de la tercera edad motejado por la voz popular como “mataviejitos”? Al final, AMLO reconoció el asesinato serial cuando fue detenida la responsable.

¿Ya olvidaron que Claudia Sheinbaum ocultó el gasto de los segundos pisos del Periférico y no se conocen detalles del gasto porque AMLO lo escondió? Pueden decir misa, pero el de AMLO fue el gobierno más inseguro en la historia del DF. ¿Y así quiere ser Presidente?

Al tiempo.
20 Diciembre 2017 04:00:00
¡Saltar de cama en cama…!
La “promiscuidad”, según la Real Academia, es la conducta que lleva al cambio frecuente de pareja. A su vez, algunos politólogos definen la “promiscuidad política” como el gusto por cambiar frecuente de partido o de aliados partidistas, todos los días.

Y un caso emblema de “promiscuidad política” la regala a los electores es el dueño de Morena, quien ha pertenecido al PRI, PRD y Morena, pero ha impulsado alianzas con el PAN, PT, MC y recientemente con el PES, además de que no pocos de sus amigos pertenecen a la extrema derecha y al
Yunque.

Aún así, el dueño de Morena dijo, apenas el pasado 11 de junio, “que por congruencia no podemos marchar juntos con esos partidos; PRI, PAN, PRD, Verde, MC, PES…”. Y luego preguntó: “¿Qué tienen que ver PAN y PRD…? Nada, es pragmatismo vulgar y Morena nunca va a dejar sus principios”.

Y aquí es donde aparecen las preguntas. La primera de ellas. ¿Y cuáles son los principios de Morena?

Queda claro que esos principios a los que hace referencia AMLO son el pragmatismo puro y duro. Es decir, saltar de cama en cama política, según sus pragmáticos intereses, no su ideología. Dicho de otro modo, Morena es lo más parecido al pingüe negocio del cascajo; recibir todo desperdicio posible siempre y cuando resulte rentable.

Y si al partido Morena y a su dueño le resulta rentable una alianza con Dios y otra con el Diablo, sus principios serán los que reclame esa alianza; los principios de saltar de cama en cama.

Por eso, el lunes 18 de diciembre, el dueño de Morena registró una alianza presidencial con el Partido Encuentro Social, de extrema derecha.

Y para justificar la vulgar promiscuidad, aseguró que “no hay diferencias de fondo en lo político o lo ideológico entre los principios de Morena, del PT y del Partido Encuentro Social (PES)”.

¿Y entonces donde quedaron los principios que esgrimió AMLO el 11 de junio, que le impedían a Morena una alianza con el PES?

¡Pinches malpensados….! No entienden que Morena es como Quimera, la criatura mitológica descrita con cuerpo de cabra, cola de serpiente y cabeza de león, si no es que como Hidra, el monstruo mitológico de 3 o 3 mil cabezas de serpiente. O acaso Morena y su alianza con el PES y PT sea Medusa, la mujer que en lugar de pelo lleva la cabeza coronada con serpientes que convierte en piedra a quien las mira a los ojos.

Lo cierto es que Morena y su dueño son vulgares saltarines de cama en cama partidista, según lo dicte su interés populista.

Por eso, algunos de los más reputados analistas se han ocupado de la peculiar alianza de Morena, PT y PES. En su columna de este lunes en El Universal, José Antonio Crespo rescata un fragmento de la declaración de principios del Partido Encuentro Social, donde a propósito de la izquierda, se lee lo siguiente.

“… Sus anticuadas y fallidas ideas para generar crecimiento y desarrollo económico –de la izquierda–, son verdaderamente irrealizables… incluso, no sólo denotan resentimiento social sino que lo promueven… La izquierda hoy polariza, divide, confronta”.

¡Pinches malpensados…! No entienden que el PES y Morena nunca han sido de izquierda, sino dos locuaces partidos familiares de derecha extrema, pero si seguimos con la línea argumentativa de AMLO, debemos concluir que el PES no es de “ultraderecha”, porque “Los representantes de la ultraderecha en México son quienes en los últimos 30 años han estado a cargo del Estado y que han aplicado la actual política económica de entregar recursos del país a particulares”.

¿Pero qué creen? Que hasta hace pocos años, Hugo Eric Flores, el dueño del PES, era un reputado militante del PRI, de esa derecha que ahora perdona AMLO? De risa loca. ¿O no?

Pero hay más. El pasado martes, Roberto Blancarte –reconocido especialista en religiones–, regaló a los lectores de Milenio uno de los más puntuales artículos sobre el tema.

Con el título de “El pes peje” escribió, “estoy convencido de que no hay cálculo político o estratégico en la alianza de Morena con el PES; por el contrario, existe una identificación absoluta de López Obrador con las posiciones conservadoras de sus dirigentes y militantes.

“El virtual candidato de Morena a la Presidencia, al igual que los dirigentes del PES, cree que las posturas religiosas deben normar los comportamientos políticos y por lo tanto la definición de políticas públicas que establezcan los gobiernos que ellos presidan.

“Si no fuera el caso, es decir, si no se pretendiera legislar y normar la vida pública desde lo religioso, ¿qué sentido tendría anunciar que las creencias religiosas personales deben aparearse con la política?”

¡Los principios de saltar de cama en cama!

Al tiempo.
19 Diciembre 2017 04:00:00
¿Perdonarán al ‘perdonavidas’?
Cual “mesías bananero” puso de moda el perdón, el cual otorga a diestra y siniestra. Y es que el dueño de Morena perdona lo mismo a criminales, matarifes, violadores, asaltantes que a “narcos”, “matapolicías” y “matamilitares”. También perdona a políticos rateros y gobernantes deshonestos. Igual otorga el perdón a empresarios rapaces y periodistas mendaces. Es el “mesías” que perdona a todos y por todo, siempre y cuando le confirmen lealtad y, sobre todo, dinero para su causa. Más aún, el dueño de Morena parece tan desesperado que hasta perdona a la extrema derecha del Partido Encuentro Social, PES, que a uno que otro idiota de los muchos que cual borregos gritan contra la Ley de Seguridad Interna.

Lo curioso es que nadie –hasta hoy– se atreve a preguntar sobre la amnistía y el perdón a los pecados y mentiras del mesías. ¿Quién será capaz de perdonar al “perdonavidas”? ¿Quiénes nunca le otorgará el perdón? ¿Por qué perdonar a un perdonavidas como AMLO? ¿Es el perdón ciego y sordo? ¿Cuáles son los pecados imperdonables del mesías?

Que cada quien lo decida.

1.- ¿Quién perdonará a López Obrador por el engaño escandaloso que significa el concubinato Morena-PES-PT; alianza que el propio AMLO se encargó de estigmatizar hace meses? ¿De verdad no existe diferencia entre la extrema derecha del PES y Morena?

2.- ¿Quién perdonará a López Obrador por lavar dinero público y dinero negro, del que ha vivido por décadas, como si se tratara de la caridad pública?

3.- ¿Quién lo amnistiará por mentiras como el supuesto fraude electoral de 2006 y 2012, que nadie probó?

4.- ¿Quién olvidará y perdonará la gran farsa de las encuestas para seleccionar candidatos de Morena; fraude que exhibe la inmoralidad de Morena y su dueño?

5.- ¿Quién amnistiará a Obrador por recibir el dinero de los Abarca de Iguala, en Guerrero, cuando todos sabían que se trataba de dinero de Guerreros Unidos, grupo criminal que mató a los 43 de Iguala?

6.- Quién amnistiará al “mesías” por engañar a todos al solapar a los verdaderos matarifes de los 43 de Iguala?

7.- ¿Quién perdonará y dará amnistía a Obrador por solapar a pillos como Bejarano, Imaz y Ponce; por ordenarle a Claudia Sheinbaum esconder el costo de los Segundos Pisos, gasto que hasta hoy nadie conoce?

8.- ¿Quién amnistiará a Obrador por escándalos como los de Eva Cadena, Rocío Nahle y Delfina Gómez, recaudadoras que en realidad eran lavadoras de dinero?

9.- ¿Quién le dará amnistía a Obrador por reclutar a criminales para su causa político-electoral y por no explicar el lavado de dinero que exhibió una conversación entre “Andy” y Yeidckol Polevnski, hasta hoy sin explicación?

10.- ¿Quién le dará amnistía por violentar no sólo la ley electoral sino el estado laico, al solicitar a los sacerdotes de todo el país que vigilen que no se roben los votos?

11.- ¿Quién amnistiará a AMLO luego de mentiras locuaces como la de que nunca aumentará impuestos, pero bajará el precio de la gasolina.

12.- ¿Quién perdonará a López por la mentira de prometer casi 4 mil pesos mensuales a todos los “ninis”, cuando hasta el más idiota sabe que ese es un engaño monstruoso?

13.- ¿Quién perdonará al dueño de Morena por su profunda mitomanía al decir que ya habló con Trump para ofrecerle en venta el avión presidencial mexicano?

14.- ¿Quién será capaz de explicarle al dueño de Morena que es de idiotas prometer a los campesinos mexicanos un precio de garantía de 3 mil pesos por tonelada de maíz, lo que llevaría el kilo de tortillas a casi 50 pesos?

15.- ¿Quién será capaz de decirle a Obrador que los votos no se ganan con mentiras, con promesas irreales y con engaños al estilo del mayor mitómano del mundo, Donald Trump?

16.- ¿Quién, con dos dedos de frente, será capaz de creer viable el decálogo de las estupideces de AMLO, quien promete producir en México toda la gasolina requerida, construir dos refinerías, lograr un crecimiento de 5% anual, mejorar por arte de magia el nivel de bienestar y acabar con la pobreza?

17.- Según el diario El Financiero, el costo del decálogo de AMLO es de un billón 20 mil 400 millones de pesos ($ 1,020,400,000,000.00) Es decir, no existe economía del mundo que lo resista. Más aún, según economistas vinculados con AMLO, ese decálogo es totalmente inviable, tanto en su aspecto financiero, como económico, social y político. ¿Quién castigará la mitomanía de AMLO?

En todo Estado moderno el crimen se castiga con todo el rigor de la ley. Y en toda democracia que se respete, sólo el voto sanciona y castiga la mentira, el engaño y la trapacería de los políticos rapaces.

Al tiempo.
18 Diciembre 2017 04:00:00
¡Paren de mentir…!
Mal empieza la alianza PAN-PRD cuando su primer spot sobre la experiencia de gobiernos estatales entre azules y amarillos es una más de las reiteradas mentiras de Ricardo Anaya.

Y es que, según el spot –que será transmitido millones de veces en radio y televisión–, los gobiernos estatales surgidos del PAN y el PRD son algo así como vivir en la gloria.

Sin embargo, la mentira repetida millones de veces terminará por hacer creer a no pocos incautos e ingenuos que, en efecto, los gobiernos construidos por azules y amarillos son exitosos.

Sin embargo, la terca realidad resulta demoledora. Hasta hoy no existe un solo gobierno estatal exitoso en la experiencia de gobierno PAN-PRD, que lleva casi 27 años.

Lo curioso es que no hace falta volver a las primeras alianzas PAN-PRD –por cierto impulsadas por AMLO–, para confirmar que el spot en cuestión es una grosera mentira. Basta revisar las tragedias de Veracruz, Chihuahua y Tamaulipas –entre otras–, para confirmar que son gobiernos fallidos.

En Veracruz es un escandaloso fracaso el panista Miguel Ángel Yunes; mientras en Chihuahua Javier Corral tiene ganado el lugar del peor Gobierno en la historia de esa entidad. Y no se diga el fracaso en Tamaulipas, del panista Francisco García Cabeza de Vaca.

¿Qué dicen sobre esos fallidos gobiernos PAN-PRD, los ciudadanos? Dicen todo lo contrario a lo que asegura el mentiroso spot de la alianza PAN-PRD.

Pero además, en 26 años, azules y amarillos han competido en alianza en por lo menos 20 elecciones estatales. En 11 de ellas, los candidatos aliancistas llegaron al poder pero nunca entregaron buenas cuentas.

Y la prueba es que de los 11 gobernadores cobijados por PAN y PRD, todos fueron borrados de la escena política luego de su mandato, otros no han pasado de ocupar cargos menores y no pocos tienen un proceso judiciales.

1.- En 1999, el entonces presidente del PRD, AMLO, impulsó la alianza con el PAN, llevando como candidato al expriista Antonio Echavarría. Tras dejar el poder, no volvió a ocupar un cargo público.

2.- En 2011, Pablo Salazar Mendiguchía ganó el Gobierno de Chiapas con la alianza PAN-PRD. Desastre total y el exmandatario terminó preso.

3.- En ese 2011, en Yucatán, PAN y PRD postularon a Patricio Patrón Laviada. Otro desastre, al grado que entregó el poder al PRI.

4.- Gabino Cué llegó al Gobierno de Oaxaca en 2011, apoyado por la alianza PAN-PRD. Terminó su mandato en 2016, y ya enfrenta un juicio político en el Congreso de Oaxaca, acusado de saquear el erario público. Además, es investigado por la PGR y la Secretaría de la Función Pública, por la malversación de casi 4 mil 400 millones de pesos.

5.- Rafael Moreno Valle ganó las elecciones de 2011 en Puebla, como candidato de PAN-PRD, Convergencia y Nueva Alianza. Endeudó al estado por un monto de 76 mil millones de pesos, aunque “maquilló” las cifras modificando la ley local en materia de deuda pública.

6.- En 2011, en Guerrero, el panista Efrén Parra declinó a favor del perredista Ángel Aguirre, lo que significó una alianza de facto entre azules y amarillos. Todo terminó en otro desastre en un gobierno de alianza PAN-PRD, ya que el déspota gobierno de Aguirre es el verdadero responsable del crimen de los 43 de Iguala. Sin embargo, hoy, el impune exgobernador no sólo no fue castigado sino que amenaza con regresar al servicio público.

7.- En Baja California el panista Francisco “Quico! Vega, es uno de los más cuestionados mandatarios estatales. El estado es uno de los más violentos y todos guardaron silencio, tanto el PAN de Ricardo Anaya como el PRD de Alejandra Barrales.

Y por el mismo camino van los gobiernos de Nayarit, con Antonio Echavarría García, el de Carlos Joaquín en Quintana Roo y el de Durango, con José Rosas Aispuro.

¿Hay motivos para pensar, imaginar o suponer que la alianza formada por PAN y PRD en 2018, podría ofrecer mejores resultados de los que han entregado alianzas pasadas?

No existe ninguna posibilidad. ¿Por qué? Porque está probado que un mandatario estatal que alcanza el poder bajo las siglas de dos o más partidos, no tiene compromiso ni lealtad y menos congruencia con ninguno de esos partidos.

Más aún, los gobiernos de alianza están catalogados entre las gestiones en donde no existe transparencia, rendición de cuentas y en donde los partidos de origen se vuelven un estorbo.

¿Por qué suponer que sería mejor una alianza presidencial entre PAN y PRD, sobre todo luego de la montaña de mentiras del spot?

Por eso, debemos gritar al PAN y al PRD: “¡paren de mentir…!”.

Al tiempo.
17 Diciembre 2017 04:07:00
¡Milagro y rebelión!
El milagro es digno de la “Morena” del Tepeyac. Y es que luego de décadas de fanatismo, un puñado del núcleo duro de AMLO fueron tocados por una revelación divina.

Por primera ocasión en su añosa militancia de izquierda vieron luz; ante sus ojos –estupefactos–, vieron que el político más juarista y el candidato presidencial frecuente es, en realidad, el jefe de la extrema derecha mexicana.

Sí, luego de años de pregonar que AMLO era el adalid de la izquierda y de defender su preclaro juarismo, descubrieron aterrados al verdadero López Obrador, el mismo que en sus “compras de pánico” no sólo propone alianzas con barones del crimen –a los que promete impunidad a cambio de lealtad–, sino que defiende postulados centrales de la extrema derecha, el Partido Encuentro Social, PES.

Y sin duda se trata de un milagro emparentado con la “Morena” del Tepeyac, ya que los renegados de AMLO son el núcleo más duro de lo que queda del diario La Jornada –zorrón del otrora más importante proyecto periodístico liberal–, quienes, incrédulos, descubrieron que Obrador y Morena siempre han sido la extrema derecha, embozada con la careta de izquierda.

¿De verdad los dueños de La Jornada que se llaman a engaño, nunca vieron las señales que alertaban sobre el credo de extrema derecha que por años defendió López Obrador? ¿No las vieron o no las quisieron ver?

¿No será que, enojados porque los dejaron fuera del grosero reparto “de cuotas y cuates” en el “pato gabinete” de AMLO, los dueños de La Jornada se tiran al vacío arropados en la bandera de izquierda? ¿Será que “Elenita”, “Jesusa”, la Dresser y otros se llaman a traición no por ideología, sino quedar fuera de las cuotas?

Vale la duda porque si bien los cachorros abren los ojos a los 20 días de nacidos, y si bien existen ciudadanos que nunca logran abrir los ojos, resulta incomprensible que el talento de La Jornada y la sabiduría de “Elenita” y “Jesusa” no hayan sido capaces de ver, escuchar y entender que AMLO siempre ha sido el mejor representante de la extrema derecha.

Hoy se escandalizan porque Obrador defiende la alianza con el PES, restando importancia a derechos y libertades como el aborto y la preferencia sexual, pero olvidan que siendo jefe de Gobierno AMLO dijo lo mismo.

¿Ya olvidaron que contra la voluntad de AMLO, Rosario Robles y Marcelo Ebrard empujaron la legalización del aborto y el matrimonio gay? Peor, otros políticos de utilería, como Pablo Gómez, Carlos Sotelo renunciaron al PRD, en protesta por la alianza con el PAN, pero van a Morena a pesar de la alianza con el PES de ultraderecha. No, ni rebelión en la granja ni revuelta de conciencias. Vulgar enojo por cuotas. Al tiempo.
15 Diciembre 2017 04:00:00
¡Locos de poder…!
Algo grave está pasando con los políticos mexicanos. Y es que por todas partes aparecen dislates sin que nadie sea capaz de alertar a los ciudadanos sobre el riesgo de las locuras de una clase política que parece sedienta de poder.

Como saben, hace horas arrancaron las precampañas y abundan las evidencias de que asistimos a uno de los más pobres procesos electorales; sin proyecto, sin propuestas y en medio de una confusión total entre las ideologías.

Peor, las groseras coaliciones logradas entre bloques opositores y la del PRI, confirman el fracaso de la pluralidad en una contienda que –sin mayor problema–, se podría reducir a sólo dos bloques. ¿Por qué dos?

Porque en rigor, no existe diferencia entre las propuestas programáticas de los dos bloques opositores al PRI. Es decir, que no existe gran diferencia entre lo que proponen en el bloque del PAN, PRD, MC, Morena, PT y PAS. Y si no existe diferencia, se podrían enfrentar juntos al bloque del PRI, PVEM y Panal.

Dicho de otro modo, que en 2018 asistiremos al fracaso de aquel gran engaño de que la pluralidad llevaría a México al primer mundo. Hoy existen nueve partidos con registro, pero sólo dos propuestas reales; el populismo nada democrático del PAN, PRD, Morena, MC, PT y PAS y el liberalismo del PRI, PVEM y Panal.

Pero si de suyo resulta de locos la reducción de nueve partidos a dos propuestas verdaderas, es aún más locuaz el engaño de una supuesta pluralidad que lo único que significa es el reparto del botín.

¿Para qué existen nueve partidos, numerosas ONGs y muchas más agrupaciones de la dizque sociedad organizada? Todos lo saben, esa pluralidad no es más que el reparto del dinero público, disfrazado de pluralidad y democracia.

Y frente a los mazacotes creados por las tres coaliciones en disputa para 2018, queda claro que a “los locos de poder” poco o nada les importan los ciudadanos, tampoco la doctrina de los partidos y menos la democracia.

Lo que importa es el poder por el poder, las cuotas y el pago de facturas.

1.- Y es que es de locos la destrucción del PAN, documentada por Soledad Loaeza, quien luego de explicar que Ricardo Anaya destruyó al PAN “como un lego”, lo propuso para el premio de “niño dinamitero”.

2.- También es de locos la pasividad y simulación de los ideólogos del PAN que poco o nada hicieron para defender los principios, la doctrina y esa formidable institución democrática que fue el PAN; partido que resistió medio siglo de fraudes electorales del PRI, pero no resistió el fraude cometido por Ricardo Anaya a los panistas.

3.- Y no sólo resulta de locos, sino una ofensa al concepto básico de justicia, que el candidato de Morena mantenga viva la propuesta de perdonar –por decreto–, a los capos del crimen organizado. La locura es tal, que más parece el coqueteo de un candidato presidencial a las mafias del crimen organizado, para asegurar el “pase charola”.

4.- Es de locos la forma virtuosa en que se agrupó la extrema derecha mexicana, esa que representan Morena, el PT y el PAS. ¿La extrema derecha? Pues sólo así se explica la unión de un partido guadalupano como Morena, con un partido cristiano como el PAS y el principal promotor de dictaduras como la de Maduro, en Venezuela y Kim Jong-un, de Corea del Sur.

5. Es de locos que el bloque de Morena, PT y PAS, y de PAN, PRD y MC, centren sus propuestas de gobierno en ofertas demagógicas y demenciales como las de regalar dinero –los primeros a los “ninis” y los segundos a los desempleados–, y que ninguna de las grandes expresiones de la intelectualidad mexicana sea capaz de llamar la atención de tamaños despropósitos.

6.- De locos que nadie sea capaz de decir que el bloque que encabeza el PAN es idéntico al que encabeza Morena y que sus propuestas populistas y “chicharroneras” son no sólo inviables, sino un insulto al estudio, al trabajo, a la cultura del esfuerzo y son un grosero culto a la holgazanería, a la ignorancia, al “valemadrismo” y al socorrido eslogan de que “quien no transa no avanza…”.

7.- Es de locos que el PAN, partido que nació contra el populismo cardenista, hoy aparezca como el rey del populismo y que compita contra los populistas de Morena, que a su vez pretenden regresar al viejo populismo del siglo pasado, que pregonó el PRI de Cárdenas. ¿No es de locos?

8.- Y es de locos que, por ejemplo el dueño de Morena proponga para Gobernación a la exministra Olga Sánchez Cordero, quien diseñó el perdón a la secuestradora Florence Cassez.

¿A poco no están locos de poder?

Al tiempo.
13 Diciembre 2017 04:00:00
¡Crítica y doble moral…!
Un seguimiento periodístico elemental reveló que en la semana del 27 de noviembre al 3 de diciembre –días posteriores al destape del candidato presidencial del PRI–, más del 80% de los opinantes, analistas y comentaristas políticos cuestionaron, con toda razón, “el dedazo” a favor de José Antonio Meade.

El saludable ejercicio crítico cuestionó no sólo el “agandalle” de Luis Videgaray –quien le arrebató el destape a Peña Nieto–, sino el señuelo del propio Presidente al llamar “despistados” a quienes creyeron el “destape” prematuro del canciller.

Sin embargo –como era normal–, la crítica se centró en la fea “liturgia” del viejo PRI y su recurrencia en la selección del candidato presidencial mediante “el dedo” del gran electoral, cuya decisión final, “el dedazo”, es el arranque y punto de partida de otra cuestionable práctica; “la bufalada”.

Es decir, que luego del “dedazo”, los búfalos de la política –expresión que identifica a lo más acabado de la antidemocracia–, salen en tropel de quién sabe dónde y corren a adorar al elegido, al que le descubren impensables méritos y cualidades y al que expresan lealtad a toda prueba.

Como saben, todo el boato que acompaña al destape del candidato presidencial del PRI es uno de los más acabados ejemplos de antidemocracia, a la que el PAN y el PRD dedicaron severas críticas por más de medio siglo, en el caso de los azules y casi tres décadas, en el de los amarillos.

Sin embargo, por pura curiosidad repetimos el ejercicio periodístico de contabilizar y evaluar el sentido de la crítica de comentaristas, opinantes y analistas políticos–, luego del grosero “dedazo” y “autodedazo” de Ricardo Anaya, como aspirante de la coalición PAN, PRD y MC y…. el resultado fue sorprendente.

A más de la mitad de los severos críticos del “dedazo” del PRI prácticamente “les valió madre” el grosero “dedazo” de Anaya y algunos incluso vieron como positivo –y como parte de la negociación cupular–, que PAN, PRD y MC hayan copiado las mismas prácticas que por medio siglo le cuestionaron al PRI.

Repentinamente los memoriosos críticos “del dedo” tricolor resultaron amnésicos ante “el dedo” de Ricardo Anaya y hasta hubo quienes aplaudieron la unanimidad para seleccionar al candidato del frente, a pesar de que en un reclamo elemental, Miguel Mancera puso el dedo en la llaga; “no competiré porque no es un proceso democrático”.

Curiosamente, sólo unos cuantos, no más de cinco especialistas, se tomaron la molestia de explicar a sus audiencias y lectores que el “dedazo” al que recurrieron el PAN y la coalición con PRD y MC, no solo era el fin de aquel PAN ejemplar por su democracia interna, sino una vulgar copia de la antidemocracia que criticaron los panistas por décadas al PRI.

Queda claro que existe una doble moral, tara oculta que hace que no pocos de los analistas e intelectuales mexicanos cuestionen las peores prácticas antidemocráticas del PRI, pero se les ve muy cómodos y hasta aplauden cuando esas desviaciones democráticas las cometen sus amigos, sus aliados o sus preferidos para alcanzar el poder.

Se exhibe de cuerpo completo la militancia oculta de buena parte de los opinadores mexicanos quienes gustan de ver la paja “del dedazo” en el PRI, pero no quieren ver “la viga del autodedazo” en el PAN de Anaya.

¿Por qué muchos se rasgaron las vestiduras por el antidemocrático “dedazo” de José Antonio Meade y al mismo tiempo aplauden el grosero “dedazo” de Ricardo Anaya? ¿Por qué la doble moral entre los críticos de la antidemocracia del PRI y el silencio cómplice frente a la muerte del PAN?

Pero esa es sólo una parte de la ecuación. Los opinadores e intelectuales adictos al ex jefe del PAN también cierran los ojos a dislates monumentales de Ricardo Anaya –como acusar a Fox de no haber acabado con las estructuras del PRI–, sin que esos “sesudos” hombres de ideas le aclare al señor Anaya que la lucha democrática no significa aniquilar al adversario.

Además, si Fox hubiese acabado con las prácticas del PRI, hoy Ricardo Anaya no habría llegado a donde ha llegado, gracias a toda la cultura y la práctica política del viejo PRI.

En pocas palabras, Ricardo Anaya muestra una peligrosa vena dictatorial y sus corifeos de intelecto –herederos de las taras antidemocráticas del PRI–, no solo lo aplauden sino que olvidan que Fox tuvo a Santiago Creel y a Jorge Castañeda como secretarios de Gobernación y Relaciones Exteriores… y Creel y Castañeda son los colaboradores más cercanos a Ricardo Anaya; los que le soplan al oído.

La doble moral y la cultura de “¡que se haga la democracia, en los bueyes del compadre!”.

Al tiempo.
12 Diciembre 2017 04:00:00
El otro peligro para México
Nadie lo imaginó. Lo grave, sin embargo, es que muchos hoy tampoco lo quieren ver, sobre todo líderes, políticos y dirigentes que estupefactos vieron morir a Acción Nacional sin chistar.

Pero lo más grave es que si durante décadas “el peligro para México” fue un eslogan propio de López Obrador. Hoy “el otro peligro para México” se llama Ricardo Anaya.

¿Lo dudan? Van las pruebas.

1.- Porque Ricardo Anaya impuso una dictadura en el partido emblema de la democracia y las libertades; canceló el debate y libertades democráticas, satanizó y persiguió a sus adversarios y, de manera idéntica a la dictadura de López Obrador, se adueñó de todos los órganos directivos y consultivos del PAN mediante la compra de conciencias y lealtades.

2.- Porque al mejor estilo de Morena, Anaya engañó a líderes, políticos y gobernantes de su partido cuando buscó la dirigencia. Resulta que prometió a todos que no buscaría la candidatura presidencial por el partido azul; que no colocaría su interés personal sobre el interés del partido y que no traicionaría su palabra. Lo juró y lo perjuro. Al final engañó a todos y les mintió a todos. Igual que AMLO en Morena.

3.- Durante décadas el PAN cuestionó los métodos autoritarios y nada democráticos del PRI, sobre todo en la selección del candidato presidencial. El “dedazo” fue el símbolo de la antidemocracia priista y, al mismo tiempo, el estandarte de los azules para confirmar que eran diferentes al PRI.

Y es que el PAN construyó las mejores prácticas democráticas y la selección de su candidato presidencial era un ejemplo en todo el mundo.

Pero hoy, Ricardo Anaya se autoproclamó no sólo dueño del PAN sino candidato presidencial, en abierta copia al PRI. Anaya es hoy todo aquello que el PAN le cuestionó al PRI y a Morena.

4.- Peor, cuando Miguel Mancera propuso crear el Frente Ciudadano por México, la divisa fundamental era abrir la puerta a ciudadanos mediante métodos democráticos, para que un frente de partidos arropará a los ciudadanos y los postulará a puestos de elección popular.

Sin embargo, Anaya mandó “al diablo” a los ciudadanos y se olvidó de la democracia. En rigor utilizó la fórmula idéntica a la empleada por AMLO en Morena y se proclamó “rey” de la alianza PAN-PRD-MC.

5.- Además, las cuotas y los cuates que PAN y PRD siempre criticaron en el PRI y en Morena, hoy son la arquitectura del la alianza PAN-PRD-MC.

Y si lo dudan, basta revisar el reparto de candidaturas a puestos de elección popular entre PAN, PRD Y MC. Anaya es candidato porque regaló las candidaturas del PAN al PRD y a MC.

6.- La corrupción fue una de las principales banderas del PAN y del PRD, en las últimas tres décadas. Sin embargo, Ricardo Anaya es el padre de una de las peores criaturas de la corrupción en el PAN; “los moches”, que no son más que el saqueo institucionalizado del dinero público de ese un partido político.

Y gracias a los moches, Anaya compró conciencias, silenció críticas y garantizó lealtades. Aun así Anaya cuestiona la corrupción, cuando abundan las evidencias de que convirtió al PAN en uno de los partidos más corruptos y que más saquea el dinero público. La misma escuela que López Obrador y sus recaudadoras.

7.- Al estilo de López Obrador, Ricardo Anaya es selectivo con los medios y periodistas a los que da entrevistas. Es decir, sólo acepta entrevistas a modo. Y como López Obrador construye la narrativa de sus respuestas a partir del engaño vulgar y la mentira procaz.

8.- Como saben, uno de los signos del autoritarismo y la antidemocracia de López Obrador es su profundo gusto por el populismo. Y como si se tratara de una clonación milagrosa, Ricardo Anaya ofreció un retrato de cuerpo completo de su populismo.

De la nada, Anaya sacó la mentira engañabobos de que es posible otorgar una pensión de desempleo a todos los mexicanos que no están empleados. No conforme con esa gran mentira engañabobos, manipuló el ensayo de un Premio Nobel para vender su “joya” del populismo.

Como queda claro, no existe diferencia alguna entre la cultura política y nada democratica de Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador. Es decir, Anaya muestra la misma escuela populista, mentirosa y engañosa que López Obrador.

Y aún tienen dudas, una perla Nicolás Maduro vetó a los opositores para la elección presidencial. Anaya vetó a Margarita Zavala para la presidencia de México.

Por eso, hoy podemos decir que Ricardo Anaya es “el otro peligro para México”.

O si se quiere Ricardo Anaya, AMLO y Maduro parecen gotas de agua; políticos que están lejos de ser alternativa real.

Al tiempo.
11 Diciembre 2017 04:08:00
¡Cuotas y cuates… de cuarta!
Siempre lo dijimos: el Frente Ciudadano morirá de muerte natural.

Y, en efecto, el pacto PAN, PRD y PC terminó en grosera alianza cupular, de cuotas y cuates –de cuarta–, que por dedazo impuso candidato presidencial y que “mandó al diablo” a ciudadanos, a la democracia y toda esperanza de cambio.

Es decir, el mazacote Por México al Frente, será más de lo mismo; un arreglo interesado entre mafias partidistas que reparten cuotas de poder, a espaldas de los ciudadanos y de las elementales reglas democráticas.

¿Lo dudan? Van ejemplos de que PAN, PRD y MC son hoy todo aquello que por décadas le criticaron al PRI.

1.- Todos saben que el PRI destapó a sus candidatos por dedazo. Esa es “su liturgia” y no la oculta. Pero lo que pocos ven es que PAN, PRD y MC no sólo copiaron el “dedazo” para imponer a Ricardo Anaya como candidato presidencial, sino que engañaron a los ciudadanos con el cuento de que serían diferentes. ¿Dónde está la diferencia entre Morena, el viejo PRI y Por México al Frente?

2.- Y es que el Frente no es ciudadano, tampoco democrático y –en rigor–, es la reproducción de los vicios cupulares y reparto de cuotas y cuates de las mafiosas claques partidistas. ¿Qué le dirán PAN, PRD y MC a los ciudadanos que cuestionan esas mafias de partido? ¿Cuál la diferencia del Frente con el PRI y con Morena?

3.- En el PAN, por primera vez en medio siglo recurrieron al “dedazo” para entronizar a Ricardo Anaya, lo que rompió las tradiciones democráticas de los azules. Pero Anaya no sólo robó la dirigencia del partido, sino que entregó al PRD y a MC casi todos los cargos de elección popular, como pagó por la candidatura presidencial. Además, Anaya impuso en el PAN el grosero culto al jefe, al candidato y estableció una dictadura en el partido azul. ¿Cuál es la diferencia del PAN de hoy, con los antidemocráticos PRI y Morena?

4.- En el Partido de la Revolución Democrática no sólo olvidaron la “revolución” y la “democracia” sino las encuestas para seleccionar candidato presidencial. Y es que en la alianza con el PAN, las tribus del PRD pusieron precio a principios y doctrina y –en el colmo–, la moneda de cambio fueron las candidaturas. ¿Qué hace diferente hoy al PRD, del viejo PRI y de Morena?

5.- En el partido amarillo, “las tribus” rindieron la plaza de la dizque izquierda y entregaron doctrina y principios a la derecha, a cambio de cuotas. Y sí, hoy murió el “PRIAN”, pero también nació el incongruente “PANRD”.

¿Cuál la diferencia entre las nefastas alianzas PRI-PAN y las interesadas alianzas PAN-PRD? ¿Es distinta la alianza Por México al Frente?

6.- Ricardo Anaya y el PRD muestran que una de sus principales banderas electorales será la violencia y el crimen. Ya lanzaron los primeros señalamientos sobre “la incapacidad del Gobierno federal” para contener a los criminales. Lo que no dicen es que gobiernos estatales del PAN y PRD –como Chihuahua, Veracruz, Tamaulipas, Morelos y Ciudad de México y otros–, aportan los mayores números de violencia criminal, del fuero común. ¿Quiénes son responsables de la violencia criminal, del fuero común, los gobiernos estatales y municipales, o el Gobierno federal? ¡Mienten los creadores de Por México al Frente!

7.- Ricardo Anaya y todo el PRD han cuestionado la corrupción que se traga a todo el Estado mexicano. Pero como el avestruz, Anaya y su nuevo frente miente sobre su fortuna, sus viajes y el enriquecimiento familiar; en tanto Alejandra Barrales engaña sobre una fortuna que no puede ocultar y menos explicar. ¿No es más escandalosa la fortuna de Anaya y Barrales, que escándalos como el de La Casa Blanca?

8.- Y, a propósito de escándalos de corrupción, ¿quién de Por México al Frente le explicará a ciudadanos y electores las corruptelas de Dante Delgado, dueño de la empresa familiar llamada Movimiento Ciudadano? ¿Qué no eran esos partidos familiares, “que cabían en un elevador”, a los que cuestionaban el PAN y el PRD por ser nefastos para la democracia? Hoy PRD y PAN son empresas familiares iguales o peores que Movimiento Ciudadano, que Morena y que el PT.

¿No es más de lo mismo Por México al Frente?

Al tiempo.

EN EL CAMINO

En la entrega del 1 de diciembre documentamos presunta complicidad entre empleados de Pemex y la empresa Naviera Integral, S.A. de C.V., a partir de conversaciones de empleados, en redes sociales.

En carta desmentido, Naviera Integral “niega rotundamente que se haya favorecido de forma ilegal, en momento alguno, de cualquier proceso de licitación con la Empresa Productiva del Estado, Pemex” y dice “desconocer las supuestas conversaciones”. Por ello “se deslinda de cualquier implicación en la situación patrimonial de los involucrados”.

El periodismo denuncia y el Poder Judicial hará su parte.
10 Diciembre 2017 04:07:00
¿Quién tiró a Mancera, por qué?
El padre de la criatura fue Miguel Mancera. Desde enero de 2016 promovió una candidatura de unidad entre PRD, PAN y las izquierdas.

Con el tiempo, sin embargo, fue la primera víctima de las traiciones políticas de azules y
amarillos.

¿Quién traicionó a Mancera, por qué?

La traición estuvo a cargo de “Los Chuchos” del PRD y de Ricardo Anaya, del PAN. La historia es la siguiente.

En el Itinerario Político del 5 y 28 de septiembre de 2016, dijimos que Miguel Mancera trabajaba en la conformación de un “frente opositor de centro izquierda”, para postularse como candidato Presidencial. Mancera aspiraba a ser el Macrón
mexicano.

Para ello, empujó a Alejandra Barrales a la presidencia del PRD, con la encomienda de establecer puentes para una alianza PAN-PRD, que se podría extender a otros partidos. Ese fue el primer error y la primera traición.

Y es que la señora Barrales fue seducida por las mentiras de Ricardo Anaya, quien a cambio de apoyar la candidatura presidencial del panista –en la alianza–, le prometió a Barrales la candidatura en Ciudad de México.

Pero hete aquí que una vez que “Los Chuchos” –dueños del PRD–, detectaron que Anaya pagaría lo que fuera para ser candidato presidencial –incluso pagaría con la destrucción del PAN–, entonces se abalanzaron sobre una fórmula que tienen bien medida.

Jesús Ortega y Jesús Zambrano cambiaron las cabezas de Miguel Mancera y de Alejandra Barrales por el 40% de las candidaturas de los mejores distritos electorales de todo el país –120 diputados federales del PRD en la próxima Cámara de Diputados–, y seis de nueve candidatos a Gobiernos estatales, además de casi 30% de senadores.

¿Qué quiere decir lo anterior?

Casi nada, que Los Chuchos “chamaquearon” a Ricardo Anaya –quien vació al PAN a cambio de ser candidato presidencial de la alianza PAN PRD y MC–, y Los Chuchos serán la fuerza más poderosa en las dos cámaras del Congreso, a partir de 2018. Es la misma táctica empleada por Los Chuchos en 2006, cuando “chamaquearon” a López Obrador

Además, “Los Chuchos “también se quedarán con la coordinación de los diputados y senadores de la alianza PAN-PRD-MC.

Por eso –y porque entendió la traición–, Mancera renunció a la eventual candidatura presidencial del sepultado Frente Ciudadano, que terminó en un cuento
“engañabobos”.

Al final, Anaya será candidato de un vulgar reparto de cuotas y cuates del PAN-PRD-MC. Es decir, más de lo mismo.

En el fondo, Anaya será el candidato “del engaño y la
mentira”.

Al tiempo.
08 Diciembre 2017 04:00:00
La tropa: ‘madriza al dictador’
Dice el dueño de Morena que los secretarios de la Defensa y la Marina no deben hablar, que sólo deben obedecer. Y dicen sus corifeos que si hablan “hacen política” y “violan la Constitución”.

Está claro, para el pensamiento democrático, que en México todos tienen derecho a expresar su punto de vista. Incluso el locuaz “padre Solalinde”, promotor políticos de Morena, que hace proselitismo sin que el INE se percate.

Y viene a cuento porque luego de la “descocada” declaración de AMLO –de que perdonaría a los capos del crimen–, tanto el general Salvador Cienfuegos, como el almirante Vidal Francisco Soberón externaron su opinión y condenaron la eventual amnistía.

En respuesta, Obrador y sus fieles “madrearon” a los secretarios y luego de acusarlos de “represores” les enviaron el mensaje de que sólo son máquinas de matar, sin cerebro para pensar y que, por ello, deben permanecer callados. “no piensen y no opinen”, les dijeron Obrador y su claque.

En realidad la censura es la cultura dictatorial de Obrador y los suyos. En el reino de AMLO –no en un gobierno democrático–, la norma es censurar libertades básicas, como la de expresión.

¿Lo dudan?

Hace dos semanas, Morena lanzó su convocatoria para elegir a 3 mil 415 candidatos que representarán al partido de AMLO en las elecciones de 2018. En el documento se establecen las reglas para seleccionar candidatos pero, sobre todo, queda clara la censura endémica, que es la cultura de los rojos de Morena.

Lo curioso es que además de una grosera simulación para seleccionar a los incondicionales, Morena establece en su convocatoria, con santo y seña –la cual debería rechazar el INE–, la censura como norma y cultura.

Dice la convocatoria: “queda estrictamente prohibido que (los candidatos) realicen acusaciones públicas contra el partido, sus órganos de dirección u otros aspirantes”. Y advierte: “La falta a esta disposición será sancionada con la cancelación del registro aprobado al cargo por el que se postuló”. ¿Qué significa lo anterior?

Que Morena es una dictadura, no un partido. Por eso a nadie debe asustar que AMLO, Bartlett y medios afines a AMLO pretendan callar a los críticos de Obrador, sean periodistas, medios o militares del más alto rango.

Y, en efecto, AMLO y sus fieles pueden censurar a quien les plazca. Pero no podrán callar “a la tropa”; militares de a pie, que se juegan al vida en la lucha contra el narco, a los compañeros de militares asesinados por los criminales y a las familias de los que son llevados a prisión por cumplir su responsabilidad.

¿Qué piensan y dicen soldados y marinos que se juegan la vida en el Ejército y la Marina?

Una búsqueda en Facebook arroja que soldados y marinos –la tropa–, le ponen una “madriza” a López Obrador, por salir en defensa de los criminales.

¿Lo dudan…? Van ejemplos –de cientos de comentarios en la red social–, de soldados y marinos que viven en carne propia la lucha contra el crimen.

“Soldados del Ejército Mexicano: En el año más violento en lo que va del siglo, #AMLO propone amnistiar a los capos del narco. Bonito mensaje les manda: ‘sigan matando y yo los perdono en un año si me hacen presidente’. ‘El Peje’ se supera, siempre dice una estupidez mayor a la anterior”.

“Lunita Soriano: Viejo estúpido, mierda tiene en la cabeza, cómo cree que haciendo eso, las cosas cambiarán, si estamos viviendo en un país que está pidiendo la paz”.

“Alcides Rocha: Que pendejadas, soy tío de un niño secuestrado y asesinado. ¿Creen que mi familia perdonaría a estas pinches lacras?”.

“Alfredo Cuetos Montalvo: Definitivamente no sé quién es más pendejo e ignorante; si López Obrador o quienes lo apoyan”.

“Fuerzas Armadas de México: ¿Por qué no atacan a otro candidato? Pues porque este es el único que saca cada estupidez y de paso nos embarra a nosotros para ganar votos”.

“Tavo González: #AMLOCO. LÓPEZ OBRADOR ES UN PELIGRO PARA MÉXICO. NO AL POPULISMO, CÁRCEL A LOS DELINCUENTES”.

“Mon Akkún: Lamentable leer tanta confusión en la gente. Unos defendiendo a un tremendo dictador que está obsesionado con el poder y otros defendiendo al narcotráfico”.

“Eliut David: No veo muy viable acabar con el narcotráfico sólo perdonando, existen intereses económicos muy fuertes que van más allá de un acuerdo moral. Y este seño AMLO lo sabe”.

“Marco Antonio Sandoval: Miren chairos, ya abran los ojos, el mesías que ustedes siguen está completamente loco de poder. Las Fuerzas Armadas no estamos con el Peje, no lo queremos”.

AMLO podrá callar a muchos mucho tiempo. No callará a todo todo el tiempo.

Al tiempo.
07 Diciembre 2017 04:00:00
¿Por qué Mikel Arriola?
Tienen razón quienes preguntan sobre la poca experiencia política del aún director del IMSS.

Resulta razonable la duda de aquellos que cuestionan la poca o nula popularidad de Mikel Arriola y las pocas posibilidades electorales que podría tener frente a Claudia Sheinbaum, en la competencia por la capital del país.

Incluso es fundado el escepticismo de quienes preguntan sobre la suerte de un partido, como el PRI, en manos de un servidor público excepcional, deportista consumado y sin experiencia político electoral y al que pretenden llevar al terreno de buscar el voto ciudadano.

Sin embargo, la respuesta a las anteriores y a muchas otras interrogantes similares se localiza en una palabra: congruencia.

¿Congruencia…?

En efecto, el PRI está viviendo un impensable –y por eso histórico–, cambio de piel frente al electorado. Un cambio que si no lo detectan los votantes y los adversarios, podría significar que no entienden nada de lo que está pasando en la política y en las elecciones mexicanas.

Por eso la pregunta. ¿Por qué Mikel Arriola será postulado como candidato del PRI al Gobierno de la Ciudad de México?

En realidad la respuesta la conoce todo aquel que haya estado atento, por ejemplo, a la ciudadanización de los candidatos a puestos de elección popular, que inició el PRI con la postulación de José Antonio Meade como candidato presidencial.

Y es que Mikel Arriola es uno de los más eficientes servidores públicos del Gobierno federal, no sólo porque hizo cambios fundamentales para la supervivencia del IMSS, sino porque no milita en partido político alguno y porque el suyo es un proyecto político de arranque, no de llegada, como sería el de José Narro, quien habría rechazado competir por la capital del país, con las siglas del PRI.

En pocas palabras, Mikel Arreola es el candidato espejo, en la Ciudad de México, al candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade.

Y es que si el PRI mandó como candidato presidencial a una figura no partidista, sin militancia en sus filas, sin la tara y el lastre de un político y un partido y sin “cola que le pisen” para efectos de corrupción, el PRI es congruente al postular para la capital del país a un político sin militancia y sin filiación partidista, que entiende de la administración pública y que es símbolo de los tiempos en el PRI; los tiempos del candidato ciudadano, no partidista, sin tacha partidista y sin cola que le pisen.

Y es que mientras que en Morena sus candidatos presidencial y la aspirante a la capital del país son viejos militantes de partido –del PRI, PRD y Morena–, y si los persigue el fantasma de feos actos de corrupción, el PRI le ganó la partida a las izquierdas y está resolviendo sus candidaturas más importantes, por la vía de los ciudadanos sin militancia y sin partido.

Y es que, a querer o no, José Antonio Meade y Mikel Arriola son candidatos ciudadanos; son el perfil que reclama la sociedad y que exigen los votantes que ya no quieren políticos, sino ciudadanos; que están “hasta la madre” de las viejas carreras políticas y que exigen caras nuevas, frescas, ciudadanas.

Y fue tan acertada la decisión de postular a José Antonio Meade como candidato presidencial y la eventual postulación de Mikel Arriola –por parte del PRI capitalino–, que en el PRD y en el frente ciudadano que en los hechos hicieron a un lado a ese bulto llamado Alejandra Barrales, para empujar como potencial candidato a Salomón Chertorivski.

Dicho en pocas palabras, que los candidatos ciudadanos del PRI están marcando una tendencia que, bien manejada, podría ser irreversible. Y esa tendencia podría hacer la diferencia.

Pero no, que nadie se equivoque.

Aquí no estamos sugiriendo que el eventual destape de Mikel Arriola como candidato del PRI a CDMX sea una decisión ganadora. En realidad el aún director del IMSS –si es que se confirma su designación– va en busca de recuperar el mayor número de votos para el PRI en la capital del país.

El objetivo es mover la conciencia de todos los capitalinos cansados de los gobiernos populistas y depredadores del PRD y de Morena, que han convertido a la capital del país en un espacio violento, ocupado por el ambulantaje y en donde no existe gobernabilidad en la mayoría de las 16 demarcaciones.

En realidad Mikel Arriola sería el candidato de los ciudadanos hartos, que abiertamente le han dicho a los partidos y a los políticos que ya no los quieren en las responsabilidades de gobierno.

Y es que igual que José Antonio Meade, el aún director del IMSS es un candidato ciudadano.

Al tiempo.
05 Diciembre 2017 04:00:00
¡Sólo para idiotas…!
El título de la presente entrega era el siguiente: “Léase sólo en caso de ser un idiota”. Por economía de espacio, “apastillamos”.

¿Y por qué “sólo para idiotas”?

Porque muchos de quienes se oponen a la Ley de Seguridad Interior que aprobó una mayoría de diputados –y que aprobará el Senado–, creen que los ciudadanos son idiotas.

¿Y por qué esa creencia de ONG, de políticos y partidos como PAN, PRD y Morena y de los vividores de derechos humanos?

Porque partidos y políticos construyeron una montaña de mentiras –en torno a la citada ley–, digna de quienes no ven la estulticia de la que son capaces en tiempos electorales.

Por ejemplo, la otrora prestigiada Cencos –pastoreada por Emilio Álvarez Icaza–, se pregunta en un video: “¿Realmente queremos a los militares en las calles?”. Y enumera supuestos excesos. Sólo que en todos los casos miente. ¿Lo dudan?

1.- La “Masacre del Jueves de Corpus” --conocida como “El Halconazo” del 10 de junio de 1971--, fue cometida por paramilitares identificados como “Los Halcones” y no por el Ejército.

2.- En la “Masacre de Aguas Blancas”, del 28 de junio de 1995, la mano criminal fue del Agrupamiento Motorizado del Gobierno de Guerrero, policías que dispararon contra activistas de la Organización Campesina de la Sierra del Sur. No hubo participación de militares.

3.- En “La matanza de Acteal” no participó el Ejército, sino paramilitares que atacaron a tzotziles de “Las Abejas”, en Chiapas.

4.- La “masacre de San Fernando”, Tamaulipas, fue ordenada y ejecutada por “Los Zetas” –en agosto de 2010–, quienes asesinaron a 72 migrantes. Nada tuvo nada que ver El Ejército.

5.- En Tlatlaya fueron abatidos 22 “presuntos criminales” ligados al narcotráfico, durante un enfrentamiento con militares, en 2014. Seis de los siete acusados de supuestas ejecuciones extrajudiciales fueron absueltos.

6.- Es falso que la ley haya sido impuesta por el PRI. El Congreso es más plural que nunca y en comisiones de la Cámara de Diputado todos los partidos la discutieron y fue aprobada por el PRI, una parte del PAN, el PVEM, Panal y PES. Incluso Ricardo Anaya ordenó que sus diputados votaran en forma diferenciada; unos por el sí, otros por el no y otros abstención.

Y es que Anaya acordó con el PRI avalar la reforma, pero engañó a la sociedad para sacar raja electoral del caso. Eso sin contar que casi todos los gobernadores del PAN apoyaron la ley.

7.- Es falso que la ley “otorga discrecionalidad al Presidente para el uso de las Fuerzas Armadas”. En realidad faculta al Ejecutivo a emitir una Declaratoria de Protección a la Seguridad Interior, que podría derivar en el envío de efectivos castrenses. Pero la declaratoria se expediría a solicitud de gobiernos y congresos estatales rebasados en el combate al crimen.

8.- Es falso que la ley sea un cheque en blanco para el Presidente. ¿Por qué? Porque si bien a iniciativa del Ejecutivo puede emitir la Declaratoria de Protección –si considera que existe peligro para la integridad de las personas y el funcionamiento de las instituciones–, dicha Declaratoria debe ser aprobada por la Comisión Nacional de Seguridad, previa evaluación del tipo de amenaza que será atendida, a través de qué acciones, en qué territorio, durante qué tiempo y bajo qué mando. El uso de Fuerzas Armadas no es discrecional.

9.- Falso que la ley “abre la puerta al estado de excepción permanente” y que “perpetúa la presencia militar en el combate a la inseguridad”. ¿Por qué es falso? Porque la Ley establece que la Declaratoria tendría vigencia máxima de un año. Y se extendería sólo a petición de gobiernos y congresos estatales.

10.- Es falso que la Ley promueva “la militarización” de la seguridad pública del país, como dijo la malintencionada Tania Renaullt, directora ejecutiva de Amnistía Internacional, en México.

Tania no entiende nada o “se hace guaje” porque es falso que la ley pretenda “tener al Ejército en las calles”. La idea de la ley es lo contrario, sólo activar la participación castrenses, a solicitud de uno de los tres órdenes de Gobierno y con la aprobación de dos de los tres Poderes de la Unión.

11.- Es falso que el Ejército pudiera usarse para reprimir manifestantes sociales”. ¿Por qué es una falacia? Porque la Ley aclara que las protestas sociales no son consideradas amenazas a la seguridad interior.

12.- Y la perla del instrumento político llamado Amnistía Internacional, cuyos “expertos” dicen que con la Ley de Seguridad Interior se repetirían violaciones a los derechos humanos “como en Ayotzinapa o Tanhuato”.

Olvidan que en ninguno de los eventos participaron las Fuerzas Armadas.

Sí, si es usted un idiota, no le éste texto.

Al tiempo.
04 Diciembre 2017 04:05:00
¡‘El Chapo’, secretario de agricultura!
Desde mayo de 2012 aquí hemos documentado los vínculos de Morena con el narco y el crimen organizado.

En todos los casos el insulto fue la respuesta de “la fanaticada lopista”, en tanto que analistas serios dijeron que era una exageración.

Hoy, en Guerrero, en el territorio de la mafia criminal de “Los Ardillos” –por donde AMLO pasea sin ser molestado–, Obrador disipó dudas cuando dijo que “analiza indultar” a los jefes del crimen organizado, con la esperanza de que se conviertan en ciudadanos ejemplares.

Y luego del indulto, el paso siguiente podría ser el reparto del poder público a los criminales.

Y entonces “El Chapo” podría ocupar la de secretario de Agricultura, por su experiencia de cultivar todo el país de “mota” y de amapola. A su vez, “La Tuta”, brillante profesor de escuela, no sólo sería perdonado sino nombrado secretario de Educación, para enseñar a los jóvenes como salir de la nada con el narco, en tanto que el sanguinario “Z-40” ocuparía el cargo de secretario de Seguridad Pública, por su probada eficacia para matar militares y marinos.

En tanto que el “minilic” y su habilidad para extorsionar lo convertirían en titular de Gobernación. La sorpresa sería que José Luis Abarca sería el nuevo rector de la UNAM, por sus dotes para contener jóvenes rijosos, como los de Ayotzinapa.

Y el “niño consentido” de Morena y productor de narconovelas y del culebrón de AMLO, Esto Soy, Epigmenio Ibarra, sería director de Conaculta, para inundar al país con la invaluable cultura del narco, la nueva escalera social del éxito. Y en una de esas, los prohombres del cambio alteran el Himno Nacional para que diga “…y un narco en cada hijo te dio”.

Pero el tema no es nuevo. Apenas en el Itinerario Político del 27 de julio –titulado “¡El narco pudre a Morena!”–, documentamos que el narcotráfico financió la creación de Morena, a cambio de candidaturas.

1.- Luego que fue abatido “El Ojos”, en Tláhuac, se detectó el vínculo de la banda de “Los R” –los hermanos Rigoberto, Ricardo, Raúl y Rosendo Salgado–, con la mafia distribuidora de droga en CDMX, quienes ocultaron el asesinato de más de 64 jóvenes. “Los R” son un grupo criminal presuntamente afiliado a Morena y al delegado Rigoberto Salgado.

2.- El 1 de junio se difunde un audio en el que “Andy” –hijo mayor de AMLO–, y Yeidckol Polevnsky discuten la logística para lavar dinero de origen negro. AMLO prometió una explicación y luego de 200 días, nada.

3.- El 9 de febrero, la Marina enfrentó y abatió al jefe del cártel de los Beltrán Leyva, en Nayarit, el “H2”. De Manera insólita, AMLO defendió al narco porque, dijo, “fueron masacrados jóvenes y niños”. Era una mentira.

4.- En el Itinerario Político del 17 de febrero dijimos que –según militantes de Morena–, Citlali Ibáñez, alias Yeidckol Polevnsky y Delfina Gómez –excandidata de Morena al Edomex–, fueron enlace de AMLO, líder del PRD, para financiar la construcción de Morena en Guerrero. Las señoras habrían pactado con Lázaro Mazón y José Luis Abarca la entrega de dinero a cambio de candidaturas; dinero de Guerreros Unidos, asesinos de “los 43”.

5.- En noviembre de 2014, Ricardo Gallardo, alcalde de Soledad de Graciano, San Luis Potosí, sería candidato de Morena al Gobierno estatal. Una denuncia de “Los Chuchos” tiró la candidatura y AMLO guardó silencio sobre su preferido. La PGR detuvo a Gallardo por delincuencia organizada.

6.- En diciembre de 2014, Miguel Ángel Almaraz, entrañable de AMLO salió de prisión; era líder del PRD en Tamaulipas luego de coordinar la campaña de AMLO en 2006. Fue preso en 2009 por encabezar una banda vinculada a Los Zetas, dedicada al robo y tráfico de gasolina.

7.- En mayo de 2013, maestros de la CNTE fueron presos por secuestro de niños oaxaqueños. Con secuestros financiaban al EPR. Durante meses, Morena y la CNTE exigieron su libertad y una negociación política los liberó.

8.- El 23 de septiembre de 2010, la bancada de AMLO, en San Lázaro, presentó a Julio César Godoy Toscano como triunfo de la impunidad. Con la ayuda de Alejandro Encinas, Godoy fue el primer narcodiputado mexicano. Era lugarteniente de La Tuta, a quien AMLO prometió indulto.

9.- En abril de 2008, en Quintana Roo, Marco Antonio Mejía, director del penal de Benito Juárez fue detenido por presuntos vínculos con Los Zetas. Mejía formó parte del Gobierno de AMLO en CDMX. En 2006 fue nombrado coordinador de seguridad en la campaña presidencial del tabasqueño.

10.- En septiembre de 2008, mientras Antonio Mejía era director del penal de Tabasco, entregó concesión de alimentos a Rafael Mollinedo, colaborador de AMLO en el GDF. El “negocito” se hizo a petición de Nicolás Mollinedo, el mítico chofer de AMLO, vinculado con Los Zetas.

Con AMLO viene un “narco gobierno”.

Al tiempo.
03 Diciembre 2017 04:08:00
La boleta presidencial
A 210 días de la elección presidencial del 1 de julio de 2018, ya es posible conocer a los candidatos que seguramente estarán en la boleta electoral.

¿Los conoce?

No es novedad que el candidato de siempre, Andrés Manuel López Obrador, estará en la boleta de 2018. En realidad se sabía que estaría de vuelta en 2018 desde que fue derrotado por segunda ocasión consecutiva, en 2012, a pesar de que prometió a los ciudadanos que si perdía “me voy a mi rancho”, conocido como “La Chingada”.

Pero la diferencia entre 2006, 2012 y 2018 es que AMLO competirá hoy por su propio partido, Morena, en el cual no existe democracia ni contrapesos y en donde el único que manda y decide si se mueve una hoja es “el dueño del negocio”, López Obrador.

Lo que sí es novedad en la boleta electoral de 2018 es que por el PRI participará un aspirante no priista, como José Antonio Meade, el verdadero candidato ciudadano de la contienda, quien hizo el milagro de aglutinar a un PRI que parecía fracturado.

Además, Meade compartirá con Miguel Mancera el privilegio de ser los únicos dos candidatos ciudadanos, que nunca han militado en algún partido político.

Y, a propósito de Mancera, es posible que el aún jefe de gobierno se convierta en candidato presidencial del PRD, una vez que se declare la muerte del llamado Frente Ciudadano, al que tratan de salvar “intelectuales” que desde las catacumbas juegan el juego de “titiriteros” político electorales, para repetir el fallido fenómeno de “El Bronco”.

En realidad Mancera podría ser la gran sorpresa de la contienda. ¿Por qué? Porque a querer o no, el aún jefe de gobierno de CDMX es el único precandidato que estará en la boleta y que –hasta hoy–, no ha realizado campaña ni anticipada ni retrasada y sigue pagando los costos del ejercicio del poder.

Ya convertido en candidato del PRD –posiblemente en alianza con otro partido–, Mancera podría repetirá la historia de 2012, cuando de la nada saltó a una de las mayores victorias electorales en la capital del país.

Por el PAN, es casi un hecho que en la boleta estará Ricardo Anaya, “el dos cachuchas”, cuyo descrédito es tal que podría llevar al PAN al cuarto lugar de la contienda electoral.

Pero lo inédito en la boleta presidencial de 2018 serán los candidatos independientes, Margarita Zavala y Jaime Rodríguez, cuyo papel será un respiro para los electores no partidistas, a pesar de que, paradójicamente, ni Zavala ni “El Bronco” son realmente independientes. Margarita salió del PAN y el Gobernador de Nuevo León salió del PRI.

¡Hagan sus apuestas…!

Al tiempo.
01 Diciembre 2017 04:00:00
Pemex: estafa y robo millonario
La historia parece sacada de un cuento fantástico.

Y es que se trata de una narración que cumple con todos los elementos de una fantasía… pero es realidad.

Resulta que empleados de la otrora paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex) de Ciudad del Carmen, Campeche –hoy empresa productiva–, crearon una red de corrupción que, por años, ha servido para el saqueo de dinero de Pemex, mediante contratos amañados y apócrifos.

De acuerdo con documentales periodísticas –difundidas ayer y hoy por el portal
http://www.letraroja.com –, el robo a Pemex podría ascender a 4 mil millones de pesos, obtenidos mediante contratos manipulados por la red de presuntos estafadores.

Según las evidencias, aparecen involucrados en el saqueo los señores José Guadalupe de la Garza Saldívar, subdirector de Confiabilidad, exploración y Producción; Víctor Hugo Ceballos Chávez, gerente de Logística Marina, y Pedro Pantoja Valencia, subgerente de transporte de personal.

Los tres presuntos responsables aparecen reiteradamente vinculados con la expedición de contratos y licitaciones directas que favorecen a las empresas INDHECA Grupo Constructor SA de CV y Naviera Integral SA de CV, establecidas en el estado de México y las cuales habrían manipuladas los contratos para convertirlos en un saqueo sistemático.

La investigación periodística revela no sólo detalles de la logística para el saqueo millonario a Pemex, sino el destino del dinero saqueado, que ha sido utilizado para el establecimiento de una cadena de zapaterías, la compra de casas, terreños exclusivos y muchos otros lujos del puñado de presuntos pillos.

Un seguimiento de la comunicación entre Víctor Hugo Cevallos –motejado como El Zapatero–, y José Guadalupe Saldívar “Lupillo”, deja ver el patrón de la estafa.

Lupillo: –Don Pablito Vega nos va a mandar unas cosas, dile a Pedro (Pantoja) que vaya, es en otro lugar diferente, más tarde te aviso.

El Zapatero: –Tengo la información de la otra licitación, ¿también se las doy? Necesito acordar cómo vamos a quedar. El monto es más grande.

Lupillo: –Ok, te encargo eso. Busca al ayudante de Don Pablo y pásale todo.

En otra conversación se lee:

El Zapatero: –Están haciendo mucho ruido con los contratos del amigo Pablo Vega, ¿qué hacemos?

Lupillo: –No pasa nada, aguanta un poco. Ese asunto ya se dio y no pasa nada, además ya les salpicamos a todos. El amigo Pablo es hábil, todo está bien.

El Zapatero: –Enterado, te mantengo al tanto

Una conversación más:

Lupillo –Están haciendo ruido con las facturas falsas de INDHECA, que se chinguen ellos, tu guanta, no sabías y de ahí no te sacan, ok.

El Zapatero –Está fuerte la presión, pero yo lo manejo, de hecho ya está arreglado con el jurídico.

Lupillo –Te va a visitar un amigo de Rafa Cagigas, para darte la otra parte fuerte que falta. Dile a Pedro (Pantoja) que se encargue como siempre, pero que se vaya a la otra casa. Nos ponemos de acuerdo, ok.

Aquí sólo hay dos cosas que agregar. Pablo Vega es propietario de Naviera Integral SA de CV, mientras Rafael Cagigas de INDHECA Grupo Constructor SA de CV. Se prueba la colusión de los funcionarios de Pemex con los empresarios.

En otras conversaciones –que se pueden consultar de manera íntegra en http://www.letraroja.com –, se puede leer que el dinero se mueve muevan a diferentes domicilios, incluso que lo repartan con familiares. En un par de mensajes piden “tener cuidado de contar bien” cuando lo repartan y, en otro, que guarden medio millón de pesos en una maleta que sería entregada “al jefe” en un campo de golf.

El encargado de contar y repartir el dinero es Pedro Pantoja, “El Perico”, subgerente de Transporte de Personal, quien con sus 46 mil pesos de salario tiene media docena de propiedades inmobiliarias a su nombre y de familiares, entre otros lujos.
30 Noviembre 2017 04:00:00
Meade ya derrotó a Ricardo Anaya
La ola expansiva del “fenómeno Meade” ya cobró a sus primeras víctimas.

Por eso –porque ya se convirtió en un poderoso fenómeno político electoral– el candidato del PRI pretende ser descalificado no por sus méritos y menos por el acierto de su postulación como “candidato ciudadano”, sino porque, dicen, fue producto del “dedazo”. ¿Quiénes son las primeras víctimas “del fenómeno Meade”?

1.- La primera víctima se llama Frente Ciudadano por México, el mayor esfuerzo aliancista que han emprendido en años las fuerzas antagónicas del PAN y PRD y que –precisamente a causa del dedazo de azules y amarillos– da tumbos sin posibilidad alguna de éxito.

2.- El Frente Ciudadano es la primera víctima porque –como aquí lo explicamos ayer– el PRI le arrebató a los frentistas” no sólo el eslogan de “ciudadano”, sino que en los hechos presentó como candidato a un verdadero candidato ciudadano, a José Antonio Meade.

3.- Más aún, si comparamos al candidato del PRI con la mayoría de los aspirantes presidenciales del bloque de los “independientes”, resulta que Meade es aún más independiente y ciudadano que Margarita Zavala, exmilitante del PAN; que Jaime Rodríguez, exmilitante del PRI, y que muchos otros que han militado en el PRD, en Morena y en otros partidos.

4.- Pero acaso el  primer precandidato que prácticamente fue mandado a la lona con el destape de Meade es el jefe del PAN, Ricardo Anaya. ¿Por qué? Porque Anaya presumió la construcción del Frente Ciudadano sin tener nada de ciudadano. Por eso el jefe del PAN está obligado a dejar su lugar a un ciudadano. ¡Claro, si quiere ser congruente”

5.- Dicho de otro modo, resulta que cuando el PRI decide postular como su candidato presidencial a un no priista y a un político no militante y sin antecedentes de partido, no sólo le arrebató la idea de ciudadanizar las elecciones al PAN y al PRD, sino que los obliga a ir más arriba en una propuesta capaz de convenza a los electores; una propuesta que no implique candidatos con militancia.

6.- También por eso, de golpe y porrazo, el destape de Meade no sólo descalificó las ambiciones de Ricardo Anaya, sino que coloca como candidato natural del Frente Ciudadano a un ciudadano que no milita ni el PAN ni en el PRD, llamado Miguel Mancera.

7.- En efecto, Mancera es el precandidato presidencial más beneficiado del destape de Meade. ¿Por qué? Porque, como también dijimos ayer aquí, es producto de un ejercicio idéntico al que convirtió a Meade en candidato presidencial.

8.- Pero el número de damnificados por el fenómeno Meade va más allá. Por ejemplo, no es casual que el precandidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, haya arreciado su furia discursiva contra el exsecretario de Hacienda, a quien calificó de “pelele” de la mafia del poder. No le dio para más, frente a un servidor público, que no un político, que es más austero que Obrador y verdaderamente congruente con su “honestidad valiente” .

Y es que López Obrador puede gritar mucho, insultar y difamar todo lo que guste y mande, pero no tuvo, ni tendrá, argumentos para descalificar a Meade. Por eso el destape de Meade enojó a Obrador y a su claque.

Pero tampoco tiene elementos para cuestionar a un ciudadano, sin militancia y sin compromiso partidista, que ya le pisa los talones en las encuestas. Y es que a 4 días del destape del candidato del PRI, ya se coloca como segundo en las encuestas.

En realidad, lo que fue el mejor candidato presidencial para el PRI, en el otro extremo se convirtió en el peor adversario de Morena y de su dueño, López Obrador.

9.- Pero tampoco es casual que, en la desesperación de muchos que auguraban el desmoronamiento del PRI al arranque de la jornada electoral de 2018, muchos hayan decidido utilizado el recurso discursivo del “dedazo” de la liturgia priista –durante el destapa a Meade–, como si se tratara del pecado capital. ¿De verdad es un pecado capital?

10.- Los hechos demuestran que no. ¿Lo dudan? ¿Cuántos de  los primo votantes conocieron, por ejemplo, el “destape” de Colosio? ¿Cuántos de los jóvenes que podrán votar el 1 de julio, han visto una diferencia entre el destape de Meade y el agandalle de Ricardo Anaya y de Alejandra Barrales?

¿Cuántos ven una diferente real entre el destape de un ciudadano, como José Antonio Meade, y el autodestape de un expriista –surgido de las catacumbas de lo peor del PRI– como AMLO.

Lo cierto es que el “fenómeno Meade” ya cobró muchas víctimas.

Al tiempo.
29 Noviembre 2017 04:00:00
Meade, el verdadero ‘candidato ciudadano’
La fuerza de la costumbre llevó a partidos y políticos a suponer que en todo proceso electoral lo más importante es el partido y el candidato, al puesto de elección popular del que se trata.

Más aún, la idea equivocada de que “el corazón” de todo proceso electoral está en el partido y el candidato, la han trasladado –de manera tramposa–,  al imaginario colectivo de los electores.

Por eso proliferan las campañas mesiánicas –como la de Andrés Manuel López Obrador–, quien no sólo construyó su propio partido sino que se apropió de la franquicia y hasta “se vende” –ante los electores–, como el salvador de la patria.

En esa lógica electorera no importan ni la propuesta del partido ni lo que quieren los ciudadanos; sólo importan el partido y el candidato

De igual manera, por eso fuimos testigos de la expectación mediática y política provocada por el “destape” del candidato del PRI y el estupor que provocó en muchos el nombre del elegido; cargo que finalmente recayó en José Antonio Meade.

Lo cierto es que la idea de que el candidato y el partido son más importantes que el ciudadano –electores que dan el voto y legitiman al ganador–, es una de las taras perpetuadas por políticos y partidos en los procesos electorales mexicanos, junto con otras desviaciones como “el dedo” y “la cargada”.

Sin embargo, pocos se atreven a reconocer que lo verdaderamente importante en un proceso electoral es lo que quieren, piensan, creen, lo que suponen y todo aquello en lo que confían los electores, respecto de un partido en competencia y de un candidato en contienda electoral.

Dicho de otro modo, los partidos modernos, los políticos inteligentes y las sociedades verdaderamente democráticas privilegian el interés del ciudadano,  antes de postular  a un candidato al máximo puesto de elección, como el de candidato presidencial.

En el caso opuesto, en los partidos familiares y en las democracias bananeras se privilegia el culto al candidato, al líder y la lealtad al partido.

Y viene a cuento el tema porque en un inédito, el PRI y su “jefe máximo”  el Presidente, ensayaron un cambio histórico en la designación del candidato presidencial para 2018.

¿Qué quiere decir lo anterior, qué es lo inédito y dónde está lo histórico?

Por primera vez en su historia de 88 años, el PRI le propuso a sus militantes  –y a los votantes en general–, un candidato que no representa al PRI, que no simboliza a las corrientes priistas, que no personifica al gobierno saliente y que tampoco significará la continuidad de un gobierno priista.

Es decir, que con José Antonio Meade, el PRI está ofreciendo a los electores, en general, la propuesta de candidato que reclaman amplios sectores sociales.

¿Y qué tipo de candidato quieren esos electores?

La mayoría quiere a un candidato no priista, que no milite en el PRI, que no se identifique con las pillerías del PRI, que no represente la genética del cuestionado partido, que no cargue en sus hombres y no lleve en sus alforjas los trucos y las mañas del PRI…

Incluso se puede decir, en rigor, que con José Antonio Meade el PRI está ensayando la fórmula inédita –en una contienda presidencial–, de impulsar a un candidato ciudadano.

Sin duda muchos podrían cuestionar el concepto  anterior. Sin embargo en los hechos y con datos duros es posible sostener que Meade es  el verdadero candidato independiente y ciudadano en la contienda presidencial del 2018.

Nunca ha militado en partido alguno, no pertenece a grupo político alguno –su grupo político y de amigos data de los tiempos estudiantiles– , no ha trabajado en un gobierno de un solo signo partidista y se le puede identificar, al mismo tiempo, como simpatizante del PAN, del PRI y –sobre todo–, como un militante ciudadano.

Pero no, el experimento que puso en marcha el PRI con el destape de José Antonio Meade no es una novedad en la política mexicana y tampoco en un proceso electoral.

Hoy mismo gobierna la Ciudad de México un político que llegó sin experiencia de gobierno, sin experiencia de partido, sin militancia y sin compromisos ideológicos. Todos saben que ese político se llama Miguel Ángel Mancera y que resultó todo un fenómeno electoral en el año 2012, en la capital del país.

¿Qué pasó en PRD de entonces –en los previos a 2012–, para que los amarillos hayan decidido postular a un candidato ciudadano como Miguel Mancera?

La respuesta es la misma que hizo que el PRI postulará para 2018 a José Antonio Meade.

Los electores reclaman un candidato ciudadano. Por eso el enojo de muchos.

Al Tiempo.
28 Noviembre 2017 04:00:00
Meade, la verdad engaña
Primero una aclaración.

El Itinerario Político publicado ayer en este espacio –titulado “Meade, el candidato del PRI”–, es el mismo que se publicó el pasado 12 de octubre.

La idea de rescatar de manera íntegra un texto que vio la luz hace dos meses, fue mostrar que, a pesar del “destape adelantado” de Luis Videgaray y del supuesto “despiste” de “todos” –que argumentó el Presidente–, lo cierto es que siempre tuvieron razón todos quienes defendieron (defendimos) la tesis de que en el caso Meade, Peña Nieto engañó con la verdad.

Es decir, que desde el momento que en la casa presidencial se decidió jugar la carta de modificar los estatutos del PRI para incluir a un externo –sin militancia en el PRI–, como candidato presidencial, el propio Presidente sabía que el elegido sería el cuatro veces secretario de Estado.

También quedó claro que cuando Videgaray adelantó “el destape” de Meade, en realidad le arrebató la iniciativa al Presidente, lo que pudo haber costado la nominación del hoy exsecretario de Hacienda.

Acaso por ello, el potencial “hombre fuerte” de Meade –y posible jefe de campaña–, podría ser Aurelio Nuño, quien estaría alejado de Videgaray.

Pero si existían dudas de que el destino de Meade –como candidato presidencial del PRI–, estaba decidido con anterioridad, el puntero de la contienda las disipó.

Y es que la mañana del pasado domingo, Miguel Osorio reveló a sus colaboradores que no buscaría la candidatura presidencial del PRI, a pesar de que por casi cinco años fue el puntero en todas las encuestas.

Osorio entendió que no era el elegido para el proyecto de sucesión presidencial que diseñaron el PRI y Los Pinos, en donde jugaron con una baraja que no incluyó –como centro de gravedad– la popularidad de las encuestas.

Y es que con la candidatura de Meade, el PRI juega con un aspirante no priista, que no es militante y que, por tanto, no cargará con el “sambenito” de los lastres del tricolor.

La idea es que Meade se convierta en un candidato limpio, transparente, al que no le cuestionen el pasado priista, que haya trabajado en gobiernos panistas y, sobre todo, que sea visto como ciudadano. Y si Meade construye una candidatura con inteligencia, talento y talantre, puede arrebatarle muchos votos al PAN, a los independientes y a los ciudadanos que rechazan a los partidos. Esa es la apuesta del PRI con Meade.

Pero si bien era secreto a voces que Meade sería “el elegido”, también es cierto que la decisión nunca fue una sorpresa para los otros aspirantes.

Por ejemplo, en un reciente encuentro con un reducido grupo de sus más cercanos colaboradores, Miguel Osorio les dijo de manera clara y contundente –hace no más de dos semanas–, que no sería “el bueno” y que los momios favorecían a Meade. Eso lo habría repetido la mañana del pasado domingo, con todos sus colaboradores.

Y es que si bien trabajó políticamente para conseguir la candidatura presidencial, también es cierto que Miguel Osorio no estaba obsesionado con esa posibilidad. Más aún, a todo el que le preguntó sobre su exclusión, le dijo que es un político institucional y que nunca ha pensado en ser un obstáculo para el PRI y menos para el candidato de su partido. Es decir, no provocará ni división ni divorcio en el PRI, porque es un político profesional.

A su vez, también pudimos confirmar que hace un par de meses, Eruviel Ávila se bajó de la contienda en una reunión de trabajo con el presidente Peña Nieto. Según la versión, el exgobernador mexiquense entendió que la decisión avanzaba en dirección nada favorable a su interés político y, por ello, se le adelantó y le comunicó al Presidente que se retiraba de la contienda.

Por otro lado, y contra lo que muchos suponían, el PRI también abrió la puerta al regreso de lo más cuestionable de sus prácticas electorales, el viejo dedazo. Y es que perdió la oportunidad de dar una lección democrática cuando en todos los partidos se vive el “reino del dedo”.

El grosero dedo se ha impuesto en Morena, en el Frente Amplio, en el PAN de Ricardo Anaya y en el PRD de Alejandra Barrales; el dedo manda en el PT de Alberto Anaya y en Movimiento Ciudadano de Dante Delgado…

¿Por qué el PRI no abrió una competencia entre sus pretendientes, con campañas por todo el país y con una convención de delegados?

Lo cierto es que los tiempos rebasaron los intentos democráticos del PRI; las presiones internas, externas e internacionales hacían imposible contener por más tiempo el destape y, por eso, el PRI recurrió al viejo método; el método del dedazo, que todos han copiado de manera cómoda.

¿Quién, en su sano juicio, aventará la primera piedra del dedazo del PRI?

Al tiempo.
27 Noviembre 2017 04:07:00
Confesiones de un dictador II
Ya dimos a conocer aquí la primera parte las confesiones de un dictador. Es decir, que en su programa de gobierno, Morena propone una fiscalía a modo, sólo al servicio del presidente, para perseguir adversarios y enemigos.

Hoy detallamos la censura dictatorial impuesta por Morena en la selección de candidatos a puestos de elección popular y, lo más grave, la creación de la Guardia Nacional, que es un cuerpo paramilitar idéntico a la “Guardia Nacional Bolivariana” de Nicolás Maduro, que reprimió a opositores y mató a más de 200 jóvenes en las protestas contra el dictador venezolano.

En el primer caso debemos recordar que el pasado martes Morena lanzó su convocatoria para elegir a 3 mil 415 candidatos que lo representarán en las elecciones de 2018.

Morena establece que los candidatos serán elegidos a través del voto de militantes en asambleas municipales o distritales, en caso de dos o más aspirantes a una candidatura. Y en caso de que se registren cuatro o más aspirantes, la solución sería una encuesta para evaluar a los interesados. Hasta aquí todo parece democrático.

Pero al revisar a detalle la convocatoria, aparecen cláusulas que –en los hechos–, otorgan el control total de las candidaturas a la dirigencia nacional, a Andrés Manuel López Obrador.

Por ejemplo, a los aspirantes a una candidatura los debe “palomear” la Comisión Nacional de Elecciones, encabezada por Yeidckol Polevnsky, quien “calificará los perfiles” y aprobará o negará los registros como precandidatos. Es decir, determinará discrecionalmente quiénes accederán o no a la contienda interna. En pocas palabras, toda una tomada de pelo.

Eso sin contar que Morena se reservará distritos para postular a candidatos externos, que no militan formalmente en el partido. Curioso, las candidaturas externas no serán sometidas a consideración de la militancia.

Además de la grosera simulación en la selección de candidatos, lo más grave son las cláusulas que atentan contra libertades constitucionales básicas, como la libertad de expresión.

Por ejemplo, la convocatoria dice: “queda estrictamente prohibido que (los candidatos) realicen acusaciones públicas contra el partido, sus órganos de dirección u otros aspirantes”. Y advierte: “La falta a esta disposición será sancionada con la cancelación del registro aprobado al cargo por el que se postuló”. ¿Qué significa lo anterior?

Que si un precandidato se atreve a señalar que “no hay piso parejo”, que la dirigencia favorece a otro aspirante, o que hay imposición o “dedazo”, se le aplicará la guillotina. Y lo mismo si un precandidato critica a la dirigencia y si se atreve a decirle sus verdades a otro.

Es decir, si hay contienda interna en Ciudad de México, en Morena está prohibido decir que Claudia Sheinbaum cometió negligencias en el caso Rébsamen. Si un político pretende disputar la candidatura de Puebla a Miguel Barbosa, no puede decir que este avaló el Pacto Por México, como perredista.

En pocas palabras, morena impone una ley mordaza, inconstitucional y dictatorial a sus candidatos. Todo al estilo de Nicolás Maduro.

Pero eso no es lo peor. Es público que Morena cuestiona severamente la estrategia de seguridad del Gobierno federal. Y esa crítica puede tener toda la razón. Sin embargo, en su Proyecto de Nación, AMLO propone una de las mayores contradicciones en cuanto a la seguridad pública.

Y es que de todas las propuestas del tabasqueño la más peligrosa es la creación de una “Guardia Nacional” a partir de los 214 mil 157 soldados y 55 mil 574 marinos que en la actualidad permanecen en regiones, zonas, batallones y otros agrupamientos menores.

De acuerdo con el proyecto de AMLO, dicha “guardia” podría utilizar “los recursos materiales” del Ejército y la Marina “con el propósito de garantizar la seguridad de los mexicanos y serenar al país”.

Llama la atención la ambigüedad de los objetivos para los que AMLO crearía esta corporación: ¿A qué se refiere por “serenar al país”? ¿Para qué requiere una “Guardia Nacional” si ya cuenta con el Ejército, la Marina, la Policía Federal y la Gendarmería?

También llama la atención que el líder de Morena promete regresar al Ejército a los cuarteles pero, al mismo tiempo, planea crear una suerte de “policía militar” que estaría bajo su dirección, permitiéndole disponer de los elementos castrenses pasando por encima de los secretarios de la Defensa y de la Marina.

Lo cierto es que la “Guardia Nacional” que propone AMLO tiene idénticas características a “La Guardia Nacional Bolivariana” de Venezuela; la que apaleó y mató a más de 200 jóvenes en las protestas contra el dictador.

Las confesiones de un dictador.

Al tiempo.
26 Noviembre 2017 04:07:00
¡Muere el ‘Frente Ciudadano’!
El pasado viernes adelantamos que el frente ciudadano murió “de muerte natural”. Es decir, a causa de una feroz pelea entre sus anticuerpos; tanto azules como amarillos.

Y es que a pesar de los buenos deseos y las escasas voluntades, resultó imposible que los jefes del PAN y PRD –Ricardo Anaya y Alejandra Barrales, respectivamente–, entendieran que ya nadie cree en las decisiones cupulares de los partidos y menos en la simulación democrática.

Dicho de otro modo, resulta que el frente ciudadano fue aniquilado por las ambiciones sin límite de Anaya y Barrales, quienes jugaron con la “doble cachucha” de presidentes de sus respectivos partidos y porque, gracias a esa “cachucha”, se apoderaron de las candidaturas presidencial y de CDMX.

Por esa razón –y porque saben que si se someten a un proceso transparente y democrático perderían las candidaturas que se “agandallaron”–, los jefes del PAN y el PRD se negaron a elegir a los candidatos a puestos de elección popular a un proceso abierto y ciudadano.

Y frente al engaño y la cerrazón antidemocrática, dejaron la mesa de negociación algunos de los principales interesados en la creación del frente ciudadano. Nos referimos, como saben, a Miguel Mancera, Rafael Moreno Valle y hasta Margarita Zavala, además de que el Partido Nueva Alianza también se alejó, no sin denunciar el juego sucio y mentiroso de Anaya y Barrales.

Y frente al grosero “agandalle” y la doble cachucha de Ricardo Anaya y Alejandra Barrales, el Jefe de Gobierno de la capital del país puso en marcha una discreta retirada que, en buena hora, fue acompañada por las principales corrientes del PRD, en especial por “Los Chuchos”.

En pocas palabras, resulta que mediante una fotografía en redes sociales, las principales “tribus” del PRD le dan todo su respaldo a Miguel Mancera, lo que fue interpretado como el fin de la participación del partido amarillo en el frente ciudadano.

Pero lo que pocos saben es que la presidenta del PRD, Alejandra Barrales, fue pieza clave para dinamitar un proyecto aliancista que en su idea original parecía una virtuosa alternativa de poder pero que, al llegar las definiciones, terminó en un proyecto mafioso.

¿Por qué?

Porque la señora Barrales no sólo traicionó a Miguel Mancera y al PRD –al negociar como jefe del partido la candidatura a CDMX para ella misma–, sino que se negó a dejar esa candidatura para Ricardo Monreal, lo que habría catapultado al frente ciudadano a las nubes.

Por lo pronto, Miguel Mancera está listo para ser candidato presidencial por el PRD. Y claro, arreciará la guerra en su contra.

Al tiempo.
24 Noviembre 2017 04:00:00
Peña: ¡el ‘beso del diablo’!
“El Frente ciudadano ya valió madre… no habrá alianza PAN, PRD y MC”.

La expresión corresponde a uno de “los jefes” de la fallida alianza entre la derecha y la izquierda.

¿Y por qué fracasó…?

“Por las traiciones de Alejandra Barrales y de Ricardo Anaya…”.

Explicado en castellano, lo anterior significa que –como todo mundo lo entendió–, la señora Barrales traicionó a Miguel Mancera y el señor Anaya traicionó a todos, en el PAN y el PRD.

¿Y cuál fue la traición…?

La explicación es de párvulos. Resulta que Barrales llegó a la jefatura del PRD gracias a Miguel Mancera, quien la llevó a esa posición para empujar una coalición que abriera la puerta a una competencia real de presidenciables y para Ciudad de México, entre distintos partidos, como PAN, PRD y MC.

Pero hete aquí que Barrales perdió la cabeza, quiso madrugar a Mancera y pactó con Ricardo Anaya un reparto cupular de candidaturas. Al final ocurrió lo que tenía que ocurrir: el rompimiento y que la señora Barrales se quedó “como el perro de las dos tortas”, sin partido y sin candidatura de la capital.

Por eso, Miguel Mancera seguirá adelante con su proyecto de buscar la candidatura presidencial por el PRD. Claro, a menos que sea traicionado por “Los Chuchos”.

Pero al descalabro del frente ciudadano fue apenas el primer descalabro político electoral en las escaramuzas de la temporada, en una semana corta que parece interminable. ¿Y por qué es el primer descalabro?

Porque el segundo “patinón” lo protagonizó Luis Videgaray, el canciller mexicano, quien en un arrebato de soberbia –al estilo de Alejandra Barrales y de Ricardo Anaya–, trató de imponerle al presidente la decisión de nombrar como candidato del PRI a José Antonio Meade, su “hermano del alma”.

Como saben, Videgaray deslizó a los embajadores de México en todo el mundo que, “el bueno”, “el mejor” y “el ideal” del PRI para 2018 era el titular de Hacienda. Todo en medio de una descomunal guerra sucia –y fuego amigo–, contra Miguel Osorio, el secretario de Gobernación que, al mismo tiempo, lidiaba con rabiosos senadores que pretendían lapidarlo.

En la práctica, Videgaray cometió el mayor error político de su carrera. Es decir, no entendió que un presidente puede tolerar muchas cosas de un subordinado, menos que el subordinado “lo pendejeen en público”. Y eso es lo que hizo Videgaray al pretender imponer a Meade como “el bueno” del PRI.

Y es que al interpretar y publicitar –por la a libre–, que su amigo Meade era el candidato presidencial del PRI, Videgaray hizo ver al presidente Peña, al PRI y al Gobierno todo, como un montón de improvisados.

Pero acaso el mayor daño por la estupidez de Videgaray fue que, en los hechos, martilló el clavo definitivo del ataúd de José Antonio Meade. ¿Por qué?

Porque en el supuesto de que el PRI y Peña Nieto decidieran destapar a Meade como candidato presidencial, el titular de Hacienda sería visto como una imposición de Videgaray y no como “el hombre del presidente”. ¿Quién en el PRI apoyaría a Meade?

En los hechos, el destape fallido de Videgaray hacia su amigo Meade no fue otra cosa que “el beso del Diablo”.

Y, en efecto, como dice la voz popular, “Meade se chingó”.

Y si lo dudan, basta leer la respuesta del presidente Peña Nieto –luego que en Los Pinos ordenaron un deslinde de Videgaray–, al fallido destape de su canciller.

Dijo Peña Nieto: “Yo creo que andan bien despistados todos, yo creo que el PRI no habrá de elegir a su candidato, seguro estoy, a partir de elogios o aplausos. Yo creo que son muchos los servidores públicos, cuadros que han sido mencionados, que tienen trayectoria, que tiene reconocimiento, que tienen méritos”.

El mensaje parece claro: José Antonio Meade está descartado de la carrera presidencial. Y el descarte pudo ser resultado del “beso del diablo” de Videgaray.

Pero como en política nada se detiene, “lo pasado pasado” y ahora obliga recalcular los nuevos escenarios.

No habrá frente ciudadano y Meade no será candidato del PRI. ¿Eso qué significa? Que Miguel Osorio, el puntero en las encuestas –de los candidatos del PRI–, regresa a la batalla. Claro, a menos que en Los Pinos decidan por la clásica de las peleas entre dos; por la tercería. Y en ese caso, el escenario para Aurelio Nuño parece inmejorable.

Al tiempo.
23 Noviembre 2017 04:00:00
¿No que no..? ¡El dictador AMLO!
Es posible que recuerden que los legisladores de Morena fueron los más críticos de que el titular de la PGR se convirtiera, de manera automática, en el fiscal general.

A eso le llamaron “fiscal carnal” y fue motivo de una madriza gratuita al Gobierno federal y al propio Peña Nieto.

Posiblemente recuerdan que una de las críticas más recurrentes a Morena y a López Obrador es que –por la vía democrática–, pretende destruir no sólo las instituciones sino la democracia misma.

Todo ello a pesar de que la claque de AMLO muestra, hasta el cansancio, su adoración a Nicolás Maduro y a las dictaduras venezolana y cubana.

Pues resulta que el propio López Obrador se encargó de confirmar que en su hipotético gobierno promoverá “un fiscal carnal” y que por la vía de la represión a enemigos y adversarios propone instaurar una dictadura al mejor estilo venezolano.

¿Lo dudan?

En su Proyecto de Nación 2018-2024, el dueño de Morena, Andrés Manuel López Obrador, propone reformar el Artículo 102 de la Constitución –modificado apenas en el 2014– para que el presidente de la República nombre de manera unilateral a un fiscal “que se encargue de la específica atribución de investigar y perseguir aquellos delitos que quebranten la seguridad pública”.

El documento dice textual: “el presidente tendría el mando directo sobre un Ministerio Público con facultades plenas de investigación y ejercicio de acción penal, y concentraríamos en una sola oficina todas las áreas”.

¿No es eso lo que dizque pretendía Peña?

Además, Obrador prevé un “plan B” ante la dificultad para reformar la Constitución, “por las condiciones políticas de México en el 2018” y ante la posibilidad de que el Congreso “no tenga mayoría clara en un sólo partido político”.

El “plan B” consiste en “crear un Bloque Nacional de Seguridad, por llamarlo de alguna forma” que, dice expresamente, dependa del Presidente de la República “y que tenga como único objetivo regresar la paz pública a nuestro país”.

Como parte del plan AMLO, el presidente “deberá hacer un llamado a un gran pacto nacional” en el que el fiscal general designado por el Senado comisione de manera temporal al subprocurador de delincuencia organizada a fin de que “rinda cuentas y tome las acciones que el presidente de la República le ordene”. Es decir, quiere su fiscal personal.

En pocas palabras, López Obrador propone –en su Proyecto de Nación–, no sólo violentar la Constitución, sino saltarse al Congreso, mediante “un pacto político” para que el presidente pueda nombrar un fiscal a modo y tomar en sus manos el control de la procuración de justicia y de la seguridad pública.

Es decir, cuando “Obrador sea presidente” iniciará una persecusión de adversarios y enemigos políticos, ya que la fiscalía estará bajo su mando directo y unipersonal. ¿Y de ese fiscal canal nada dicen los aplaudidores de AMLO?

Lo curioso es que se trata de una copia de lo mismo que hicieron Los Castro, en Cuba; Chávez y Maduro, en Venezuela, entre otros zátrapas.

Por eso preguntamos. ¿Dónde quedó la gritería de los legisladores de Morena y su condena a un inexistente “fiscal carnal” de Peña Nieto? ¿Por qué no dicen nada del intento de golpe de Estado que propone AMLO en su Proyecto de Nación?

¿Por qué nada dicen los lopistas respecto al intento de AMLO de reproducir persecusiones políticas de dictaduras bananeras? ¿Por qué callan sobre la violación constitucional propuesta por AMLO en su Proyecto de Nación?

Actualmente, el Artículo 102 constitucional señala que el fiscal general de la Nación será designado conforme a una lista de aspirantes propuesta por el Senado y enviada al Ejecutivo. A su vez, el Ejecutivo enviará de vuelta al Senado una tercia de la que será elegido el fiscal general.

AMLO pretende borrar esta disposición o bien, como él mismo dice, si no puede reformar la Constitución por la adversa composición del Congreso –en el cual su partido no tendría mayoría–, crearía de facto un bloque de seguridad controlado y centralizado en sus manos.

En el Proyecto de Nación, AMLO no deja nada entre líneas y menos a la imaginación. Está claro que aspira a su propio “fiscal pelele” nombrado por él o bien propone hacer a un lado al Congreso y a la Constitución para asumir el control del Ministerio Público y la fuerza pública.

Durante su discurso del pasado domingo, Obrador aseguró que no copiará el modelo venezolano pero, en los hechos, propuso crear un régimen político policiaco, idéntico al de Nicolás Maduro.

En dictaduras como la cubana, la venezolana y, en general en los gobiernos autoritarios, el Congreso es un estorbo. Por eso, AMLO propone ignorar al Congreso y aspira a su propio fiscal.

La confesión de un futuro dictador.

Al tiempo.
22 Noviembre 2017 04:00:00
Secuestro y muerte de la izquierda
Durante años, verdaderas mafias de la clase política mexicana han secuestrado y sometido a las distintas tendencias de la izquierda. Y la tragedia es tal que, a semanas del arranque del proceso electoral federal de 2018, podemos concluir que, luego del secuestro, las corrientes de la izquierda mexicana han sido asesinadas. Está claro que algunos verán como excesiva y escandalosa la metáfora, sin embargo, los hechos son contundentes.

Como muchos saben, a lo largo de su historia, la izquierda mexicana se caracterizó por su atomización, al grado que acuñó un clásico como el que suponía que en México “un partido en cada célula te dio”, a manera de remedo del Himno Nacional

Y es que a cada liderazgo de izquierda surgió una verdadera mafia que –con el tiempo– creó su propia tribu, dentro de algún partido existente y luego –ya fortalecidas las tribus–, algunos mafiosos de la izquierda crearon su propia empresa familiar, a la que bautizaron como partido y luego le dieron el sello distintivo de la dizque izquierda.

De esa manera, y a la par del desarrollo del gran partido político que fue el PRD en sus primeros años –verdadera alternativa de gobernó frente al PRI y al PAN–, también se produjo el secuestro de otros sectores y partidos de izquierda, como el Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano.

Hoy queda claro que el PT, de Alberto Anaya, y Movimiento Ciudadano, de Dante Delgado, no tienen un gramo de izquierda y más bien son groseras empresas familiares que se venden al mejor postor; mafias de la política que llevan en su genética todas las taras que cuestionaron del PRI y que –en los hechos– son los mejores ejemplos de la corrupción política.

Pero el mayor secuestro y muerte de la izquierda mexicana se dio al interior del PRD. El partido amarillo fue secuestrado primero por Cuauhtémoc Cárdenas, luego por AMLO y luego por “Los Chuchos”, quienes hoy detentan no sólo una rentable franquicia llamada partido político, sino que tiraron por la borda todo aquello que los había diferenciado del viejo PRI; tiraron principios, programas, doctrina y estandartes.

Y es que frente a un desesperado acto-reflejo de supervivencia, “Los Chuchos” y el PRD vendieron su alma al Diablo, en términos literales.

Es decir, el mayor y más importante partido de la izquierda mexicana lanzó al vacío “el lastre” de sus principios y sus banderas, a cambio del paracaídas que significa la alianza con el PAN y MC.

Y resultó de tal despropósito el secuestro y crimen del PRD –y de la izquierda que algún momento representó– que en los documentos básicos de la alianza con el PAN y MC aparece la más escandalosa claudicación de los básicos de la izquierda –libertades fundamentales como la del aborto–, la renuncia al método de redistribución de la riqueza por excelencia, que es la mayor tasa tributaria y la creación de una pensión universal para todos los desempleados.

En pocas palabras, el Frente Ciudadano se convertirá “en un mazacote” al mejor estilo del populismo chavista, que regalará dinero a todos los desempleados, mientras que, por otro lado, propone reducir la tasa impositiva. En pocas palabras, PAN y PRD pregonan regalar dinero y bajar los impuestos.

Aberraciones como esas son las balas con las que la mafia política de “Los Chuchos” mata a la izquierda del PRD; balas que desechan principios, programas y valores.

Pero tampoco es el único secuestro y crimen de la izquierda que se ha producido en los meses recientes.

Como todos saben –y luego de desfondar el PRD–, esa mafia del poder llamada Andrés Manuel López Obrador creó su propio partido, Morena, con el que secuestró y mató lo que quedaba de izquierda. Y es que sólo basta echar una mirada al programa de gobierno de Morena para descubrir el populismo feroz con el que AMLO engañará a los electores.

En el fondo, Morena y AMLO olvidaron la izquierda –a la que nunca pertenecieron– y pregonan un proyecto que es una copia vulgar de lo más rancio del PRI antidemocrático, populista y autoritario.

No es casual que por ello críticos reputados como Roger Bartra hayan documentado que Morena es la nostalgia de AMLO por el populismo del PRI. Pero lo más grave es que PRD, PAN y Morena –y rémoras como MC– representan todo aquello contra lo que lucharon sus antecesores; PRD, PAN y Morena parecen remedo de Maduro en Venezuela y de cuestionable gobierno de Trump, en el vecino del norte. Secuestro y muerte de la izquierda.

Al tiempo.
21 Noviembre 2017 04:00:00
¡‘El dedo’ pudrió al Frente!
¿Qué debemos entender de posiciones antagónicas de aliados políticos como Alejandra Barrales y Miguel Mancera? La primera, lideresa del PRD gracias al total apoyo del jefe de Gobierno, dijo que no hay condiciones para elegir candidatos del Frente Ciudadano mediante elección universal y secreta, dizque por el riesgo de que el PRI meta la mano. El segundo, Miguel Mancera y jefe de Gobierno, dijo que no competirá en el Frente Ciudadano sin reglas claras y sin elección abierta, universal y secreta, del candidato presidencial. ¿Por qué las posturas antagónicas?

La conclusión parece clara: porque asistimos a la traición de Alejandra Barrales, quien pactó con Ricardo Anaya el “agandalle” de las candidaturas presidencial y a la Jefatura de Gobierno de la capital del país.

Es decir, el Frente Ciudadano PAN, PRD y MC terminó convertido en grosero pacto entre las cúpulas del PAN y PRD, a espaldas de los militantes azules y amarillos.

Y sí, duele reconocer que siempre dijimos que el Frente Ciudadano sería un pacto de facto entre Ricardo Anaya –quien ganaría la candidatura presidencial– y Alejandra Barrales, quien sería la candidata al Gobierno de CDMX. Hoy se consumó el engaño y se pudrió el Frente.

Y es que la señora Barrales dijo que las candidaturas “saldrán por consenso”. ¿Y qué quiere decir que los candidatos del Frente Ciudadano saldrán por consenso? La respuesta es elemental: que PAN y PRD hoy son todo aquello que cuestionaron del PRI; partidos en donde manda el dedo, en donde predomina la antidemocracia y en donde las cúpulas funcionan como mafias criminales; al mejor estilo de Al Capone. ¿Por qué?

Porque el PAN, de Ricardo Anaya, y el PRD, de Alejandra Barrales, dejaron atrás las prácticas democráticas que los vieron nacer y que guiaron su camino, hasta terminar en todo aquello que le cuestionaron al PRI.

Ridículamente, hoy el PRI es más democrático en la selección de sus candidatos que el PAN, PRD, Morena y el resto de partidos.

Pero el gusto por “el dedo”, por la antidemocracia, el autoritarismo y el engaño no son nuevos en el PAN y el PRD. Ya el 25 de enero de 2009 –hace casi una década–, aquí advertimos que los azules y amarillos habían desarrollado un peculiar gusto por “el dedo” que por décadas le cuestionar al PRI. Y preguntamos en aquella ocasión: “¿Cuántos panistas e izquierdistas de hoy no quieren recordar que antaño cuestionaban con toda su energía de opositores convencidos el “dedazo” del PRI? ¿Cuántos hoy practican y aceptan sin chistas el “dedazo? Los señores del PAN y del PRD hoy no son otra cosas que clones del viejo PRI; idénticos al “dedazo” que cuestionaron del PRI”.

Regresamos al tema en por lo menos una decena de ocasiones, como el 19 de julio de 2017, cuando dijimos que “si el problema en la democracia mexicana fuera el viejo “dedo” del PRI, entonces un político como Ricardo Anaya no sería hoy dueño absoluto del PAN y propietario –por obra y gracia del “dedo azul”– de la codiciada candidatura presidencial.

“Sin “el dedo” que copiaron del PRI, no existirían el PRD, Morena, el Panal, PT, PVEM… En realidad, la proliferación de “el dedo”, de origen priista, en todos y cada uno de los partidos políticos mexicanos –y su evolución hacia sofisticadas formas de la antidemocracia mexicana– no sólo es la mejor prueba de que vivimos una democracia sin demócratas, sino que no existe cultura democrática.

¿Por qué el partido más exitoso y de mayor crecimiento es aquel en donde el culto “al dedo” tabasqueño es la más grosera de las prácticas antidemocráticas?

La pregunta anterior la respondimos aquí apenas el 22 de octubre, cuando señalamos que “en su más reciente Consejo Nacional, Morena y su dueño decidieron que las candidaturas a puestos de elección popular serán procesadas mediante el democrático, infalible y bendecido procedimiento del consenso.

“¿Qué es el ‘consenso’ en un partido político como Morena? Nadie lo dice, pero todos en Morena lo saben. El ‘consenso’ es el viejo ‘dedo’ que inventó el PRI a lo largo de su historia para preservar ‘la dictadura perfecta’.

“Hoy, en Morena ‘el dedo’ tiene nombre y apellido; ‘el dedo’ se llama Andrés y se apellida López”.

Lo curioso es que el “consenso” de Morena, es el mismo “consenso” al que apeló la señora Alejandra Barrales para seleccionar a los candidatos del Frente Ciudadano… es el mismo método que rechaza Miguel Mancera.

El Frente Ciudadano que formaron PAN, PRD y MC y el “consenso” para la selección a sus candidatos, ya pudrieron al Frente. Así o más claro.

Al tiempo.
20 Noviembre 2017 04:00:00
El PRI de AMLO: ¡fuera máscaras…!
Javier Sicilia, el poeta y activista que nació a la luz pública cuando su hijo fue asesinado en Morelos, le puso “el cascabel al gato” de las elecciones presidenciales de 2018.

Dijo -en el tono pontificador que le caracteriza-, que el candidato presidencial que desde hace años recorre el país en campaña, “es un priista disfrazado de rojo”. ¿De quién creen que hablaba?

Está claro que se refería al dueño de Morena. Pero no fue todo lo que dijo el poeta. También expuso que Obrador “es un Tlatoani y sólo reproduce aquello donde se cultivó”. Se refería, claro, al origen priista de Morena.

Y como es natural, decir pan al pan y vino al vino, le costó al poeta una de las más severas madrizas que ha recibido como “luchador social”. Y es que se atrevió a quitar el velo a la farsa que supone que Morena y su dueño son la nueva izquierda mexicana y hasta colocó a la dupla Morena-AMLO como parte de lo más rancio del viejo PRI.

En pocas palabas, Javier Sicilia se sumó al “¡fuera máscaras!” que caracteriza la contienda presidencial de 2018.

Pero la revelación de Sicilia se sumó a una definición similar que días antes había formulado el ensayista Roger Bartra, quien “sin pelos en la lengua” dijo que AMLO: “representa la nostalgia por el viejo PRI”.

Es decir, confirmó lo que muchos han dicho por mucho tiempo y por lo que han sido apaleados por el fanatismo lopista; que Morena es la versión moderna de lo más rancio del PRI. Bartra fue demoledor en su caracterización de AMLO, durante una entrevista en el diario El País, muchos de cuyos reporteros en México parecen militantes de Morena.

Pero tampoco fue todo. El filósofo y escritor dijo que Obrador “ha dejado de ser de izquierda y ahora ha dado un viraje al PRI de Miguel de la Madrid y de Carlos Salinas”. ¿Cuántos -en el caso de Morena y de las presidenciales de 2018-, se han atrevido a decirle pan al pan y vino al vino?

Pero la historia no termina con las revelaciones de Sicilia y de Bartra. En días pasados, el diario The Economist comparó a López Obrador con el PRI del siglo pasado. Además, dijo que está lejos de representar los ideales del cardenismo.

¿Qué quiere decir el reiterado “¡fuera máscaras!” que recibe el dueño de Morena a días del arranque de las presidenciales de 2018?

Está claro -para todo el que quiera verlo y para quienes no se tragan el cuento “engañaidiotas” de que Morena es alternativa al PRI corrupto-, que el partido Morena significa la restauración de lo más rancio y cuestionable del viejo PRI.

Morena representa el regreso del PRI autoritario, nada democrático, corrupto y dictatorial. Y si tienen dudas, sólo basta responder algunas de las siguientes preguntas.

¿Quién es el dueño de Morena? ¿Quién manda en Morena? ¿Quién usa para fines personalísimos todo el dinero de las prerrogativas de Morena? ¿Quién se “agandalló” los millones de spots de Morena? ¿Quién es el único vocero de Morena? ¿Quién decidió de manera unipersonal la candidatura presidencial de Morena? ¿Quién decide todas las candidaturas a todos los puestos de elección popular? ¿Quién perdona vidas y pasados políticos corruptos? ¿Quién decide cómo, con cuáles empresas y cuánto dinero lava el partido Morena…?

Las interrogantes pueden ser infinitas, pero la respuesta a todas las preguntas anteriores -y las que todos se puedan imaginar sobre Morena-, tienen una sola respuesta que se resume en solo dos nombres propios; “Andrés Manuel”.

Pero además, ¿se imaginan qué pensarían y qué dirían los ciudadanos en general si Peña Nieto fuera dueño del PRI y lo mangoneara igual que AMLO mangonea Morena?

Viene a cuento el ejercicio memorioso porque la terca realidad se impone y confirma que en julio de 2018 no habrá una lucha entre buenos y malos, entre la nueva izquierda mexicana y el PRI del nuevo siglo, sino que veremos las dos caras de la misma moneda; el viejo PRI de Morena y el nuevo PRI de Peña Nieto.

Pero lo más preocupante es que en 2018 veremos una reedición de la diputa que vivió el PRI en los años previos a la presidencial de 1988, cuando el PRI “del desarrollo estabilizador y estatista” -al que hoy quieren regresar Morena y su dueño-, disputó el poder al PRI neoliberal de Miguel de la Madrid y de Carlos Salinas.

En aquellos años -como saben-, el gran derrotado fue el PRI del “desarrollo estabilizador y estatista”, que encabezaban renegados del tricolor como Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo.

Y el ganador indiscutible de aquel “choque de trenes” fue Carlos Salinas, quien estableció el modelo neoliberal de mercado, con el TLC como punta de lanza.

Y la mejor prueba de que con Morena asistimos a la restauración del viejo PRI, la veremos hoy cuando AMLO presente su programa de gobierno y su gabinete para 2018.

Al tiempo.
19 Noviembre 2017 04:07:00
Monreal, el síndrome de Estocolmo
En política, igual que en la sociedad de los grandes felinos –como la de los leones–, el poder y “el control de la manada” se alcanza matando al “rey viejo” y a sus cachorros.

Es decir que en toda manada –eso son los partidos políticos–, el león joven debe pelear y matar al “rey viejo” y a sus cachorros políticos. ¿Por qué? Porque sólo así puede controlar el partido, cimentar su propia prole, conseguir la candidatura presidencial y, luego, acceder al poder.

Ese camino político, natural en todo el mundo, lo han seguido casi todos los presidentes mexicanos; también lo siguieron AMLO, Miguel Mancera y hasta Ricardo Anaya. Y es que según las reglas naturales de “la manada” y de los partidos, el poder se gana en una batalla a muerte y por eso el poder no se comparte.

Pero en política y en la sociedad de los grandes felinos existe una grave desviación del curso natural de las cosas; una tara que, con el tiempo, mata a la manada.

Ocurre que algunos leones jóvenes no desarrollan el instinto de ganar su propia manada y cimentar su propia familia política. Prefieren vivir sometidos bajo la tiranía del “rey león”, en espera de las migajas que aquel deje, lo que cancela la renovación de líderes y garantiza la perpetuidad de las jerarquías en la manda. Y como no hay sangre nueva, la manada muere.

En la historia política reciente, la izquierda mexicana registra dos casos de leones jóvenes que no se atrevieron a matar al “rey león”. El primero es el de Marcelo Ebrard, quien hoy es un muerto político. El segundo se llama Ricardo Monreal, quien terminó escondido bajo el estiércol de la manada.

En ambos casos muchos dicen que el “rey león” de Morena provocó tal miedo en los leones jóvenes –en Marcelo y Monreal–, que estos prefirieron el suicidio político.

No, lo cierto es que en los casos de Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal asistimos al fenómeno contrario. Marcelo y Monreal no fueron sometidos por miedo y menos por el chantaje de su cuestionable pasado político.

No, en realidad Ebrard y Monreal fueron víctimas del “síndrome de Estocolmo”. ¿Y eso qué quiere decir? Todos lo saben. Se trata de un síndrome en donde las víctimas de un secuestro, de violencia extrema y de una reiterada humillación, terminan enamorados de su victimario.

Marcelo y Monreal han aceptado todo tipo de humillaciones por parte del “rey león” de Morena, pero lo aman al grado de negarse al parricidio político –para aspirar a ser presidentes–, y preferir el suicidio político.

Condición felina, condición humana y condición política.

Al tiempo.
17 Noviembre 2017 04:00:00
Peña, el idiota
La siguiente parece una historia de terror, de esas que Carlos Salinas definió como “política ficción”.

Por eso, por un momento imaginen a Enrique Peña metido en un papel que lo haría ver como idiota.

¿Qué pensarían y qué dirían, por ejemplo, si Peña Nieto declara que es momento de “mandar al diablo” las instituciones; si lleva a su gabinete a pillos como Manuel Bartlett, René Bejarano y si decide imponer como aspirantes a jefe o jefa de gobierno de CDMX a Carlos Ímaz o Claudia Sheinbaum?

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña Nieto defiende a los saqueadores de mercancías –en trenes y autobuses–, si dice que se trata “del pueblo bueno” y del “pueblo hambriento” que hace justicia social por propia mano y que sólo busca comida? ¿Qué pensarían y qué dirían si Peña defiende a los grupos criminales que enfrentan a militares, marinos y policías?

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña vende una candidatura del PRI a los Abarca, de Iguala; si solapa el regreso del pillo Napoleón Gómez Urrutia, si promete candidaturas a gobiernos estatales en disputa, a políticos vinculados con grupos del crimen organizado?

¿Qué pensarían y qué dirían si se descubre que Peña solapa a Rocío Nahle, Delfina Gómez, Eva Cadena y otros “recaudadores” que robaron parte de su salario a burócratas para llevar dinero PRI? ¿Qué pensarían y qué dirían si Peña Nieto defiende y aplaude dictaduras como la de Nicolás Maduro en Venezuela, la de los Castro, en Cuba y la de Corea del Norte?

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña Nieto ordenara a uno de sus leales, como John Ackerman, que establecieran vínculos con el Gobierno y las mafias rusas, a través de Rusia Today, para que Rusia meta mano en las elecciones mexicanas de 2018?

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña Nieto le regala a uno de sus hijos el control del PRI y la designación de candidaturas a toda clase de puestos de elección popular? ¿Qué pensarían y qué dirían si Peña inventa encuestas para designar candidatos a gobernadores, alcaldes, senadores y diputados? ¿Qué pensarían y qué dirían si Peña pregonara que la democracia del PRI es una democracia de tómbola, si los candidatos del PRI fueran designados por el merenguero “cara o cruz”?

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña Nieto tuviera 30 años de vivir de la política y nunca hubiera pagado impuestos, nunca hubiera transparentado sus ingresos y gastos; si con toda su familia viviera como potentado y dijera que vive de la caridad pública?

¿Qué pensarían y que dirían si Peña Nieto hubiera solapado y sobornado a Alberto Anaya, el dueño del PT, por el robo de miles de millones de pesos que ha saqueado en los últimos 20 años, para destruir las instituciones ? ¿Qué pensarían y qué dirían si a pesar de que la autoridad judicial ha probado las pillerías de Anaya, Peña lo defendiera como aliado electoral del PRI.

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña Nieto destinara dinero de las prerrogativas del PRI, a financiar negocios privados, como las escuelas pato en toda la Ciudad de México? ¿Qué pensarían si se probara que las escuelas pato de Peña fueran un fraude y no son reconocidas por la SEP?

¿Qué pensarían y qué dirían si el INE detecta que Peña Nieto evadió 26 millones de pesos en impuestos, al manejar de manera discrecional las prerrogativas del PRI?

¿Qué pensarían si Peña se roba todos los spots del PRI, si en los spots de todos los candidatos a puestos de elección popular, Peña Nieto promueve su gobierno, su imagen y popularidad?

¿Qué pensarían y qué dirían si en un discurso en la plaza pública, Peña Nieto llama a todos los corruptos de todos los partidos para que apoyen al PRI a cambio de perdonar sus pecados, su pasado y hasta los pecados futuros?

¿Qué pensarían y qué dirían, si Peña promete a los empresarios que en el próximo gobierno del PRI no habrá persecución y tampoco cacería de brujas para evasores fiscales, si hoy esos empresarios apoyan su causa?

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña hubiese acudido a las elecciones en el Estado de México, para encabezar todos los actos de Alfredo del Mazo y para prometer que sería el mejor gobernador?

¿Qué pensarían y qué dirían, si Peña Nieto defiende a capa y espada la fallida línea 12 del Metro, si solapara la transa de Marcelo Ebrard, quien antes de ser llevado a juicio por un fraude millonario sería invitado al gobierno de Peña?

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña Nieto promete el fin de la corrupción, sólo porque llegaría a Los Pinos una hermana de la caridad? ¿Qué pensarían si Peña Nieto dice que para sacar petróleo “no se requiere más que un hoyo profundo”?

La historia no es ficción, sino realidad.

Y todos saben que sólo cambia el nombre propio. En la realidad el idiota se llama Andrés. ¿Se atreven a decirle todo lo que pensaron de Peña?

Al tiempo.
16 Noviembre 2017 04:00:00
¡Tirar a Mancera…! El juego
Finalmente, Miguel Mancera decidió participar en la contienda por la candidatura presidencial del Frente Ciudadano, que tratan de integrar el PAN, PRD y MC.

Sin embargo, la participación de Mancera estará condicionada a que el candidato del Frente Ciudadano sea electo mediante voto universal directo y secreto. Es decir, con la participación de la sociedad en general.

Pero la novedad no es la participación del aún jefe de Gobierno en la contienda presidencial. No, en realidad lo novedoso es que Mancera se ha convertido en el candidato a vencer; al que todos ponen obstáculos, al que muchos quieren en la lona, si no es que muerto políticamente.

Y es que todos los días aparecen nuevas caras y son más los políticos que apuestan por derribar a Miguel Mancera, de una potencial candidatura presidencial ¿Por qué Mancera y no otro precandidato presidencial?

1.- Porque Mancera tiene muchas posibilidades de ganar la candidatura del Frente Ciudadano, si es que PAN, PRD y MC establecen reglas realmente claras y ponen los candados necesarios para evitar fraude y manipulación.

2.- Porque a la par que suben los bonos y la popularidad a favor de Mancera, crecen más los negativos de Ricardo Anaya, presidente nacional del PAN, quien más bien parece empeñado en destruir su imagen y en acabar con los principios del partido que le ha dado todo.

3.- Y es que si sobrevive el Frente Ciudadano que impulsan PAN, PRD, MC, entonces la pelea natural por la candidatura presidencial será entre los dos punteros, Miguel Mancera y Ricardo Anaya.

Como queda claro, la disputa política entre Mancera y Anaya será a muerte y sólo uno de ellos sobrevivirá para pasar a la carrera final; en donde los retos y los adversarios serán otros.

4.- Por todo lo anterior, el político y precandidato presidencial al que casi todos quieren destruir se llama Miguel, se apellida Mancera, trabaja como jefe de Gobierno de la capital del país y se podría convertir en todo un fenómeno presidencial para el 2018. ¿Por qué?

5.- Porque Mancera tiene una “carta blanca” que pocos políticos y presidenciables tienen; su calidad de gobernante de la capital del país –el segundo gobierno en importancia luego de la presidencial–, pero sin pertenecer de manera orgánica a ningún partido político, ni al mismo PRD, que aún lo respalda.

6.- Acaso el otro presidenciable sin militancias partidistas sea el titular de Hacienda, José Antonio Meade, quien también por esa cualidad de no tener militancia pudiera ser el ungido del PRI. Frente a un escenario como el anterior, en la boleta de 2018 podríamos ver a dos candidatos sin partido –representando a partidos políticos–, en abierta pelea contra por lo menos dos candidatos independientes que desertaron de sus respectivos partidos.

7.- Por otro lado, uno de los que se sumó recientemente a la guerra contra Mancera se llama Ricardo Anaya, quien movió a la ultraderecha panista para echar abajo el reconocimiento de organizaciones católicas vinculadas al Vaticano, a Mancera, por el exitoso programa Médico en tu Casa.

8.- Más aún, detrás de la guerra de Anaya contra Mancera, asoma lo que pudiera ser el fin de la alianza PAN-PRD en Ciudad de México. ¿Por qué?

Porque que el PAN de Anaya ordenó quitar el reconocimiento para Mancera, con el argumento de que se trata de un gobierno promotor del aborto. ¿El tema del aborto hará reventar la alianza PAN-PRD en la capital del país?

9.- Tampoco es nuevo que detrás de las protestas –supuestas o reales– de damnificados de los terremotos de septiembre pasado, está la mano de Morena. La idea es desacreditar al jefe de Gobierno, Miguel Mancera, por todos los medios posibles.

Pero no es todo. Esa misma mano provocó la desestabilización de la Asamblea Legislativa de Ciudad de México, que llegó al extremo de que Mancera pidiera de manera pública al dueño de Morena “poner orden” a sus legisladores en la ALCD. Y si aún lo dudas, la mano de Morena y es la misma que ha saboteado buena parte del gobierno de Mancera.

10.- Pero la historia tampoco termina ahí. Está claro que Mancera también es bombardeado desde las filas del PRI y del propio Gobierno federal, con la intención de debilitarlo o, incluso, tirarlo.

Para nadie es nuevo que Miguel Mancera recuperó una buena dosis de confianza y credibilidad a partir de su activismo en la reconstrucción, luego de los sismos.

Curiosamente, cuando crecía el activismo de Mancera, se cerraron las puertas de presupuestos y financiamientos al extremo que el jefe de Gobierno debió exigir, en la plaza pública, agilizar la entrega de los fondos parta el desastre.

Y es que el PRI también apuesta por derribar a Mancera de una potencial candidatura independiente de la alianza PAN, PRD Y MC.

¿Derrotarán a Mancera?

Al tiempo.
15 Noviembre 2017 04:00:00
¡Ningún chile les acomoda!
Muchos apalearon a Enrique Peña Nieto cuando, hace semanas, en tono bromista, soltó un clásico del albur mexicano, en alusión a la esquizofrenia social y política.

Luego de un evento en el que fue increpado, el Presidente se acercó a los periodistas y –entre risas–, soltó: “ningún chile les acomoda”.

La dosis la repitió el lunes, de manera respetuosa, cuando dijo: “Se escuchan más las voces que vienen de la propia sociedad civil que condenan, que critican y que hacen bullying sobre el trabajo que hacen las instituciones del Estado…”

Peña respondió a María Elena Morera –de Causa en Común–, quien había dicho que “la violencia que vivimos ya no es regional, ni temporal; es endémica y de alcance nacional y no se ha logrado contener y menos revertir”.

La expresión de Peña Nieto confirmó que en redes, digitales y la “comentocracia” existe, no sólo intolerancia y odio hacia Peña Nieto, sino –sobre todo– ignorancia y mala leche, propia de tiempos electorales.

Pero no pretendemos ni justificar ni ocultar los altos niveles de violencia. Está claro que existe y que es incontenible. Y tampoco hablamos de censurar la voz ciudadana.

Creemos que en problemas endémicos, como el de la violencia y la inseguridad, prevalece no sólo la ignorancia y mala leche de las militantes “organizaciones de la sociedad civil” y de actores políticos que buscan ganar votos en tiempos de sucesión, mediante el descrédito de las instituciones.

Y el ejemplo es la propia señora Morera, quien parece ignorar no sólo la separación de poderes y las facultades de los tres órdenes de Gobierno, sino que ya no son tiempos del “Presidente todo poderoso”.

La señora Morera –como la clase política– sabe que los delitos de mayor incidencia son del fuero común y que prevenirlos y perseguirlos corresponde a gobiernos estatales y municipales, antes que al federal.

La señora Morera, las “organizaciones de la sociedad civil” y la clase política saben que quienes se han opuesto a cambios radicales en materia de seguridad, como “el mando único” –por citar sólo uno–, son gobernadores de todos los partidos.

Saben –la señora Morera, organizaciones civiles y partidos– que el Poder Judicial está atrapado en una montaña de corrupción y que –por ejemplo– más tarda el Gobierno federal en detener criminales que el Poder Judicial en dejarlos libres.

Saben que el Nuevo Sistema Penal Acusatorio –que tiene en la calle a miles de criminales– fue producto del trabajo deficiente e irresponsable del Poder Legislativo.

La señora Morera, líderes de partidos y las militantes organizaciones “de la sociedad civil”, saben que –por ejemplo– el fiscal especial, el fiscal anticorrupción y el fiscal electoral, no han sido nombrados, por los groseros cálculos político-electorales de los partidos opositores, no por una ocurrencia presidencial.

Sin embargo, la señora Morera y las organizaciones civiles no protestan ante los poderes Judicial y Legislativo por su deficiente desempeño. Hace lo “políticamente correcto” en tiempo político electoral y “madrea a Peña Nieto”.

Y es que según su cálculo electorero, la señora Morera olvida que en el Estado mexicano el presidente es jefe del Ejecutivo y, por tanto, nada tiene que ver con los Poderes Legislativo y Judicial.

Incluso pareciera que muchos de quienes cuestionan la inseguridad y la violencia –desde las matonas legiones de idiotas, de redes y digitales– quieren un rey –más que un presidente–, capaz de resolver por arte de magia todos los males de un Estado en donde “papá gobierno” es culpable de todo lo malo y responsable de conseguir todo lo bueno.

Hoy no importa lo que haga el Gobierno o lo que deje de hacer; no importa si está bien o mal; no importa si es lo correcto o no. Lo que importa es practicar el deporte de moda en tiempos electorales; el deporte políticamente correcto, “madrear a Peña”, “pendejear al Gobierno”, “mentarle la madre al Presidente”.

Y ay de aquel que no se atreva, porque será parte de la mafia del poder.

¿Qué han dicho la señora Morera y “las organizaciones civiles” sobre la defensa que hacen Morena y el PAN de las mafias asaltantes de trenes; de la defensa de cárteles criminales por parte de Morena; qué han dicho de policías, militares y marinos quemados, emboscados y denigrados?

Con toda razón se quejan de la violencia. ¿Y cuándo han defendido a un policía caído, a un marino emboscado, a un militar masacrado; cuando han presentado iniciativas al Congreso para que sus salarios y capacitación sean mejores? ¿Cuándo han intercedido por un marino, policía o militar preso injustamente, víctima de una campaña de odio?

Tiene razón el Presidente. ¡En tiempos electorales, no hay chile que les acomode!

Al tiempo.
14 Noviembre 2017 04:00:00
Barrales y Sheinbaum: mujeres
La única certeza que arrojó el encuentro de Ricardo Monreal con el dueño de Morena es que la capital del país verá en la boleta electoral de 2018 a dos mujeres en campaña y en pugna.

Y es que quedó claro que a pesar de su diminuto nivel de competencia y sus elevados negativos, la señora Claudia Sheinbaum se mantiene como candidata de Morena al Gobierno de Ciudad de México, mientras otra señora, Alejandra Barrales, llevará el estandarte del Frente Ciudadano PRD, PAN y MC.

Aún no está claro si Monreal recurrirá al suicidio político –como aquí lo dijimos ayer–, o si intentará un “salto moral” por un partido distinto a Morena. En todo caso, la disputa por la capital del país se convertirá en lo más parecido a “una pelea de comadres”.

¿Por qué?

Porque las mujeres en pugna provienen del mismo “gallinero político”; el grupo radical de las izquierdas que –luego de reventar al PRD– dieron origen a Morena. ¿Y eso qué tiene de particular?

A primera vista la batalla político-electoral entre las señoras Barrales y Sheinbaum no tendría nada de especial, además de la pelea por votos entre dos profesionales de la política.

Sin embargo, si ponemos la lupa sobre la pelea entre las dos corrientes de la izquierda que disputan la capital del país, podríamos estar en la antesala de “un desplumadero” entre Sheinbaum y Barrales, a causa del pasado nada transparente de las dos aspirantes.

Ya vimos aquí –el pasado domingo– parte del cochinero que arrastra la señora Claudia Sheinbaum y que seguramente será usado en su contra durante la guerra por la capital del país.

Y seguramente también veremos, por ejemplo, que Alejandra Barrales llegó al PRD de la mano de Martí Batres, un incondicional de Morena y quien conoce a la perfección los negocios poco claros de la exazafata.

Y no, no hablamos de las propiedades inmobiliarias de la señora Barrales –que salieron a la luz de manera escandalosa, a pesar de que pudieran ser legítimas–, sino del manejo nada claros de recursos públicos en distintos rubros a lo largo del desempeño político de Barrales.

Si ya lo olvidaron, por ejemplo, resulta que Alejandra Barrales y Martí Batres fueron denunciados en más de una ocasión por el uso abusivo de recursos públicos canalizados para dar educación “a los rechazados” de escuelas públicas y que, al final de cuentas, el escándalo terminó en una danza de millones solapada por la Asamblea Legislativa del DF y por la Secretaría de Educación del Gobierno capitalino...

Además, la exsenadora estuvo presuntamente implicada en el manejo poco claro de fondos del Sindicato de Sobrecargos, de donde habría salido el dinero para adquirir la aeronave que regaló a su exesposo, Julio César Nicholson en 2005, cuando era secretaria de Turismo del DF durante la Administración de Andrés Manuel López Obrador.

Tampoco están claros los millones de pesos perdidos en las becas fantasma creadas por la ALDF, que Barrales encabezó de 2009 a 2012, y que supuestamente apoyarían la educación de rechazados de las universidades públicas.

Dichos “negocios” los hizo de la mano de Martí Batres, quien la llevó al PRD en los tiempos en que AMLO era el líder absoluto de este partido. En total se habló de 300 millones de pesos de recursos públicos que Barrales y Batres obtuvieron para las becas fantasma, a través del Fideicomiso de Apoyo a la Educación y Empleo de los
Jóvenes.

Incluso, en su momento la Contraloría Interna de la ALDF, a solicitud de la Comisión de Gobierno, realizó una auditoría –oficio CG/VIL/695/2013–, y descubrió que quienes manejaron los recursos saquearon al menos el 30% del dinero.

La historia se repitió en 2015, cuando la Secretaría de Educación de la CDMX, a cargo de Barrales, tuvo a su disposición un techo presupuestal de 100 millones de pesos para el Convenio Educación Por Ti encargado de atender –de nueva cuenta– a jóvenes rechazados de instituciones públicas de educación.

En su momento, los reportajes del tema fueron publicados por todos los medios y revelaron graves anomalías en la operación del programa, al grado de que no se conocieron padrones de beneficiarios.

Por lo pronto, todo indica que las señoras Barrales y Sheinbaum aparecerán en la boleta electoral de Ciudad de México en el 2018 y es muy probable que los ciudadanos sean testigos “del desplumadero” de dos adversarias en el terreno político pero que no sólo se conocen sus respectivos pasados, sino sus debilidades y sus negocios poco claros, ya que salieron del mismo “gallinero político”.

Sin embargo, la pregunta es otra.

¿Ante tales antecedentes, cuál será la diferencia entre las señoras Barrales y Sheinbaum? ¿De verdad serán alternativa “a los corruptos” del PRI?

Al tiempo.
13 Noviembre 2017 04:00:00
¡El suicidio de Monreal…!
Ricardo Monreal alcanzó a Andrés Manuel López Obrador en el trayecto de su ilegal candidatura presidencial –de Querétaro a San Luis Potosí--, en donde la plática fue extensa e intensa.

Al estilo del “encantador de serpientes”, Obrador le ofreció “espejitos” a Monreal. Le habría dicho, “¡el dedo es de quien se lo chupa!”.

1.- Le ofreció la Secretaría de Gobernación, luego de la poco probable victoria presidencial.

2.- La prometió la presidencia de Morena, una vez que AMLO inicie de manera formal su candidatura presidencial.

3.- Y le propuso el puesto de coordinador de la campaña de AMLO.

Hasta hoy, Monreal no aceptó ninguna propuesta de López Obrador y, por tanto, no compró “los espejitos” y tampoco “se chupó el dedo”.

Sin embargo, el mensaje oculto de AMLO a Monreal es una grosera invitación al suicidio político. ¿Por qué? Porque las tres propuestas son un paso al abismo. ¿Lo dudan?

En el primer caso, la oferta de que Monreal sea secretario de Gobernación en el hipotético gobierno de AMLO, no es más que un ardid engañabobos. ¿Por qué?

Porque nadie sabe si AMLO ganará en 2018; porque son más las posibilidades de que pierda y porque ante la hipótesis de que sea el próximo presidente, Obrador nunca ha respetado cargos y menos puestos.

Es decir, nombra titulares de tal o cual cargo pero, en la mayoría de los casos, pone un incondicional en una función paralela. Los ejemplos abundan.

En el segundo caso, en la propuesta para que Monreal se convierta en presidente de Morena, el engaño parece aún mayor. ¿Por qué?

Porque cualquier cargo por encima de los hijos de AMLO y, sobre todo de la jerarquía que ha alcanzado “Andy” –el primogénito de Obrador--, significaría pelar con “la cocinera”.

Dicho de otro modo, sería no sólo ingenuo sino idiota suponer que el dueño de una poderosa franquicia político electoral, como Morena, estuviera dispuesto a escriturar “el negocio de la familia” a un empleado como Monreal, por encima de los hijos del dueño.

Y en tercer lugar, la oferta de que Monreal sea el encargado de dirigir la campaña de AMLO, no es novedad. El zacatecano ya desempeñó ese cargo y hoy, a lo más que podría aspirar como jefe de campaña, es a una nueva senaduría. Es decir, a picar piedra en espera de otra oportunidad.

Como queda claro, las tres ofertas de AMLO a Monreal –para que no sea jalado por la mafia del poder--, son una invitación al suicidio político. Y es que más allá de la parafernalia de los cargos y nombramientos que le propone AMLO a Monreal, lo cierto es que le cierra todas las posibilidades de desarrollo político.

Más aún, cuando AMLO trata de impedir que Ricardo Monreal siga adelante en busca del gobierno de CDMX, en realidad trata de impedir que el zacatecano se fugue a la presidencial de 2024. Y es que en los delirios futuristas de los empleados de Morena, la de 2024 también será una candidatura presidencial propiedad de López Obrador.

Pero no, que nadie se equivoque. Si bien Morena es una fábrica de presidenciales, también es cierto que esos candidatos no serán propiedad más que de AMLO, sus hijos e incondicionales. Y Monreal no es uno de ellos.

Por lo pronto, queda claro que las propuestas de AMLO a Ricardo Monreal tampoco son novedad. ¿Por qué? Porque Obrador ya mandó al suicidio político a otros reputados presidenciales.

¿Se acuerdan de Marcelo Ebrard? ¿Se acuerdan que compitió contra AMLO, en el PRD, para la presidencial de 2012? ¿Se acuerdan que AMLO lo dejó fuera de la carrera presidencial con la mentira de una encuesta?

Marcelo era un poderoso precandidato presidencial, prestigiado y con más posibilidades de éxito que el propio Peña Nieto. Más aún, los bonos de Marcelo, en los previos a 2012, eran mayores a los de AMLO. Sin embargo, a Marcelo lo venció el miedo a López Obrador. Por eso se negó al parricidio político que posiblemente hoy lo tendría en Los Pinos.

¿Y qué pasó? ¿Dónde está hoy Marcelo? ¿Quién se acuerda y quién votaría por Marcelo?

Lo cierto es que AMLO empujó a Marcelo Ebrard al suicidio político y el propio Marcelo caminó al despeñadero a ojos cerrados, con la promesa de que sería rescatado una vez que Obrador estuviera en Los Pinos.

Luego de seis años, Ebrard es un fantasma político que deambula a escondidas, en fuga permanente, en espera de un milagro.

Y la historia de Ricardo Monreal parece seguir el mismo camino. Es decir, el animal político zacatecano capaz de ganar por méritos propios la Ciudad de México, fue derrotado por AMLO, quien lo trata como desecho que solo merece migajas.

¿Lo aceptará Monreal.

Al tiempo.
12 Noviembre 2017 04:05:00
¡No tienen madre…!
Pero Roger Bartra, antropólogo, escritor y ensayista se atrevió y lo dijo: Andrés Manuel López Obrador “representa la nostalgia del viejo PRI”.

Pero no fue todo. Añadió: AMLO “ha dejado de ser de izquierda… más ahora que ha comenzado un viraje hacia posiciones cercanas al viejo PRI”

Insistió: Obrador “representa al PRI previo a De la Madrid y Salinas. En cierto sentido es el peor PRI. Un partido autoritario y represivo que representa el antiguo régimen en su máxima expresión”.

Seguramente las opiniones del ensayista –entrevistado por El País– enojarán a la “legión de idiotas”. Sin embargo, el escritor no habla sin bases.

Y el mejor ejemplo de que AMLO es lo peor del PRI, lo exhibió la señora Claudia Sheinbaum, quien –en el Gobierno de Obrador en el DF ocultó el financiamiento de los segundos pisos–, clasificó como información reservada –por 20 años–, toda la vinculada al crimen del Colegio Rébsamen.

Y el caso Rébsamen es criminal si nos apegamos al mismo criterio que los lopezobradoristas utilizaron para reclamar como “crimen de Estado” el incendio de la guardería ABC de Hermosillo, en donde perdieron la vida 49 niños. Con igual criterio, la tragedia del Rébsasmen es un “crimen de Estado”.

Lo peor es que en el caso Sheinbaum asistimos a la confesión de un crimen de Estado. ¿Por qué?

Porque la jefa delegacional de Tlalpan cometió la torpeza de esconder la información técnica del colegio siniestrado, hasta por 20 años, lo que significa que esconde una grave responsabilidad.

¿Qué esconde Claudia Sheinbaum?

No sabemos. Lo evidente es que la candidata de Morena al Gobierno de CDMX trata de comprar impunidad para el hipotético gobierno de AMLO y de la gestión Sheinbaum en CDMX.

¿Y por qué impunidad durante 20 años? De risa local, porque en la mente delirante de Sheinbaum, ella será jefa de gobierno de CDMX y luego buscará la candidatura presidencial, una vez que AMLO deje el cargo como presidente. Por eso, la impunidad por 20 años.

Y es impunidad total para todos los implicados en el Rébsamen.

Lo curioso que los miles que gritan “¡justicia!” por el “crimen de Estado” de la guardería ABC, hoy guarden un silencio de complicidad por “el crimen de Estado” del Rébsamen. ¿Gritos militantes, protesta selectiva, conciencia social engañabobos?

¿Qué oculta Sheinbaum? ¿Por qué sepultar 20 años la información sobre el Rébsamen, el Tec de Monterrey y Galerías Coapa?

¡Queda claro que Morena, el partido de AMLO, es igual de corrupto que el PRI de Salinas, de De la Madrid y de López Portillo! ¿Esa es la alternativa?

¡No tienen madre!

Al tiempo.
10 Noviembre 2017 04:00:00
¡Políticos y partidos farsantes!
Hace 25 años, los líderes de los partidos de la derecha y la izquierda pregonaban que México viviría –literalmente–, en la gloria una vez que el PRI fuera echado de Los Pinos.

Lo cierto es que engañaron a todos. ¿Por qué?

Porque en 1997 y en el año 2000 –respectivamente–, el PRI fue echado de los gobiernos emblema –el entonces DF y Los Pinos–, pero al final poco o nada pasó. La alternancia en el poder de esos gobiernos cambió poco las cosas.

Y no pasó nada, al grado de que en 2012 regresó al poder presidencial “el odiado PRI”, mientras en Ciudad de México el PRD ya no cuenta con la simpatía y la hegemonía del poder. Es decir, el PAN sólo mantuvo el poder presidencial en dos gobiernos consecutivos y luego, desencantados, muchos ciudadanos regresaron al PRI.

De igual manera, desde 2012 la capital del país es gobernada por un político no partidista, como Miguel Mancera, y hasta es posible el regreso de lo más viejo del PRI –bajo las siglas de Morena–, ante el debilitamiento de los liderazgos del PRD y del PAN, que en la capital del país ya poco le dicen a los electores.

Dicho de otro modo, resulta que el amor ciudadano por el PRD se desvaneció y el más seguro aspirante a jefe de gobierno de CDMX se llama Ricardo Monreal, uno de los más habilidosos expriistas.

Hace 30 años, cuando el PRI era el partido mayoritario en el Congreso de la Unión y en buena parte de los congresos locales, los líderes de la derecha y las izquierdas pregonaban que una vez consolidada la pluralidad partidista –y que ya no existiera la aplastante mayoría del PRI–, los mexicanos podrían vivir el mejor de los mundos.

Pero también engañaron a todos. ¿Por qué?

Porque en el Congreso de la Unión –cámaras de diputados y senadores–, el PRI ya no es hegemónico, porque mandan las minorías y porque el PRI es la mayor de las minorías… pero todo sigue igual.

Es decir, el PRI ya no es mayoría en las cámaras de diputados y senadores y –aun así–, el Congreso está paralizado gracias a una pluralidad que multiplicó las viejas mañas del PRI tantas veces como partidos integran esa pluralidad. Queda claro que se trata de una pluralidad mentirosa que poco o nada soluciona.

Y en los congresos locales las cosas no son distintas. En todo el país el PRI ya no es la mayoría y no pasa nada, todo sigue igual, incluso en algunos casos la pluralidad en los congresos locales en un verdadero cochinero, como es la Asamblea Legislativa de la CDMX en donde se dan escándalos propios de una cantina de barrio.

Hace 30 años, cuando el PRI tenía en sus manos la mayoría de los gobiernos estatales, los partidos de la derecha y la izquierda pregonaban que el fin de todos los males en esas entidades se conseguiría “echando a los corruptos del PRI”.

En abono a ese nuevo sueño de cambio, en 1989 empezó la alternancia en el poder estatal, con la llegada del PAN al gobierno de Baja California, lo que marcó una profunda ola de cambios estatales que, con el tiempo, permitieron la caída del PRI en casi todas las entidades, menos cinco de ellas.

Sin embargo, también en ese caso los líderes del PAN y del PRD engañaron a los ciudadanos. ¿Por qué?

Y es que la terca realidad confirmó que el problema de los gobiernos corruptos e ineficaces no es un problema de siglas o de partidos; los rateros, corruptos y delincuentes de la política están en todos los partidos; sea en el PRI, PAN, PRD, Morena, PT, PVEM, MC y Pas.

El PAN ha ganado 21 gobiernos estatales. ¿Quién recuerda uno de esos gobiernos como exitoso? En la mayoría de los casos el PRI los ha recuperado y en otros el PRD. A su vez, el partido amarillo ha ganado 11 gobiernos estatales y la mayoría fueron un total desastre.

Hace 28 años, el jefe del PRD, AMLO, pactó la primera alianza PAN PRD. Entonces se dijo que era la mejor manera de acabar con los corruptos gobiernos del PRI y de darle a los ciudadanos el mejor de los gobiernos.

Pero PAN y PRD engañaron de nuevo a los electores. ¿Por qué?

Porque desde entonces a la fecha esas alianzas se han reeditado en por lo menos 10 estados. Y en todos el fracaso ha sido rotundo, al grado que debió regresar el PRI. Y los ejemplos más recientes son Oaxaca y Guerrero.

Hace 20 años muchas voces reclamaron espacios para candidatos independientes, en todos los puestos de elección popular.

Otro engaño. ¿Por qué?

Porque una vez que esas candidaturas son realidad, gobernadores y legisladores independientes resultaron un rotundo y vergonzoso fracaso.

Y no se diga el fracaso de los aspirantes presidenciales por la vía independiente quienes –al parecer–, no lograrán el requisito de casi un millón de firmas.

Políticos y partidos farsantes. ¿Hasta cuándo?

Al tiempo.
09 Noviembre 2017 04:00:00
Anaya: la mentira oficial
Cuando se habla de “la verdad oficial” muchos entienden que se trata de una versión que no siempre se apega a los hechos.

Pero el problema es mayúsculo cuando se habla de “la mentira oficial”.

Es decir, se construye “la mentira oficial” cuando a sabiendas de que un político falsea la verdad, miente y –aún así–, las instituciones se empeñan en dar carácter de oficial al engaño y la mentira.

En ese caso se puede hablar de “la mentira oficial”.

Y el ejemplo de ese fraude a los ciudadanos –el fraude de la mentira oficial–, lo veremos cuando, con el aval del INE, inicie la transmisión de los spots oficiales del PAN, en los que Ricardo Anaya miente y engaña.

Lo censurable del caso es que la “mentira” de Anaya adquirió carácter “oficial”, precisamente porque es una mentira solapada por el árbitro electoral, lo que va contra un mandato judicial y, sobre todo, el mandato constitucional.

Es decir, el INE avala una ilegalidad del proceso electoral, cuando solapa las mentiras de Ricardo Anaya.

Y es que el INE tiene como responsabilidad fundamental garantizar la legalidad, certeza, transparencia y credibilidad del proceso electoral. Al autorizar el spot en donde Ricardo Anaya miente y engaña sobre su pelea legal con El Universal, el INE avala un engaño electoral y, sobre todo, una clara violación judicial y constitucional.

¿Lo dudan?

El primer engaño de Anaya se produjo cuando, en un video que difundió hace días, dijo que un juez federal le dio la razón al jefe del PAN y obligó a El Universal a retractarse. En algunos fragmentos dijo:

1.- Que “el juez condenó a El Universal a pagar una multa por haber faltado a la verdad”.

Falso. En la sentencia sólo se impuso una multa a El Universal por no haber otorgado el derecho de réplica.

2.- Que “la sentencia demuestra que lo que publicaron es una vulgar mentira”.

Falso. No es motivo de la sentencia realizar juicios de valor sobre la publicación. Además, en la sentencia no existe consideración del juez en la que estime que lo publicado es “una vulgar mentira”.

3.- Que “la sentencia demuestra que el patrimonio de su familia (de Ricardo Anaya) es producto del trabajo honesto de varias generaciones”.

Falso. Y es que, además de que no existe en la sentencia consideración del juez al respecto, es absurdo, ridículo y carente de sustento legal, que en el juicio sobre el derecho de réplica un juez se pronuncie en torno a que los haberes de una familia “Son producto del trabajo honesto de varias generaciones”.

En resumen, en el juicio promovido por Anaya contra El Universal es respecto del derecho de réplica y únicamente se limita a analizar y decidir si se otorga o no el derecho de réplica al afectado. El resto son mentiras de Anaya.

Pero la joya de la corona es el texto del primer spot de Ricardo Anaya, que en horas veremos y escucharemos en radio y televisión, y en donde el jefe del PAN vuelve a mentir, con el aval del INE.

Dice a la letra: “¿Recuerdas que a partir de una nota del 23 de agosto estuvieron ataque y ataque a la dirigencia del PAN y su presidente Ricardo Anaya? El asunto se llevó ante un juez federal y ¿qué crees? (…) Resultó que los ataques no eran verdad. ¿Y sabes por qué tantos ataques? Porque vamos arriba en las encuestas, vamos a lograr el cambio. ¡Sí se puede! ¡Ya verás!”.

Lo que no recuerda Anaya y los consejeros del INE, es que el juez federal al que hace referencia el jefe del PAN no sólo desechó la réplica propuesta por Ricardo Anaya, sino que confirmó el enriquecimiento inexplicable de su familia.

Es decir, que Anaya y sus abogados propusieron como réplica a lo publicado por El Universal, una primera plana cuyo encabezado decía lo siguiente: “El Universal publicó información falsa sobre Ricardo Anaya y su familia”. A ese encabezado seguía un largo texto en donde Anaya expone su verdad, en realidad la “mentira oficial”.

¡Pues todo eso fue desechado por el juez!

Sobre el enriquecimiento de la familia Anaya, el juez determinó que, en efecto, la información es inexacta, pero debido a los montos y actualización de los valores catastrales, no por que se tratara de una falsedad.

Dicho de otro modo, el juez federal al que alude Ricardo Anaya en el spot de referencia, no determinó las circunstancias en que fueron adquiridos los inmuebles de los Anaya, sino que sólo respondió a la exigencia del derecho de réplica.

Anaya miente en el spot avalado por el INE, como también mintió cuando dijo que “un perito con cédula profesional y certificación” había probado que las fotografías difundidas por El Universal había salido de los pasaportes de su familia.

¿El INE avala spots mentirosos y que violan un mandato judicial y la propia Constitución?

Al tiempo.
08 Noviembre 2017 04:00:00
¡Ya paren de mamar!
Es posible que el título del Itinerario Político de hoy moleste a algunos lectores. Me disculpo por ello. Lo cierto es que era necesaria tal expresión ante el tamaño del exceso y las repercusiones sociales por la pobre investigación de la Universidad de Texas –sobre la presunta influencia de los Zetas en Coahuila y Veracruz–, y el poco o nada responsable manejo informativo del caso.

Y es que tanto redes, como digitales y medios engordaron un vulgar rumor –declaración de criminales– y sin rigor periodístico muchos dieron por buena la supuesta “información” de que los Zetas tuvieron y tienen el poder absoluto en Coahuila y Veracruz, y que los gobernadores y alcaldes no son más que “peleles” de los matarifes. Y, en efecto, es posible que los Zetas sean todo lo que concluyó la Universidad de Texas. Incluso es posible que sean mucho peores.

El pequeño problema –y el gran detalle– es que la “investigación” de la Universidad de Texas no es más que una recopilación de declaraciones de testigos pertenecientes al grupo criminal los Zetas, sometidos a proceso en el sistema penal estadunidense.

Y, como saben, la declaración de un testigo en Estados Unidos –y peor si es testigo protegido– vale tanto como una moneda de 20 centavos, es decir, nada.

Lo cuestionable es que a pesar de vergonzosas experiencias con declaraciones de testigos criminales protegidos, medios, redes, digitales y críticos mexicanos repitieron las declaraciones, las amplificaron y les dieron el valor de veredicto judicial, hasta hacer creer a las audiencias que la declaración de un criminal zeta es “¡la puritita verdad!”.

Sin embargo, medios, redes, digitales, analistas y –sobre todo– las audiencias olvidan que aquí y en China a eso se le llama periodismo maniqueo, falso, “faje news”. Pero vamos por partes.

¿Cuántos ciudadanos creen en la palabra del presidente Peña Nieto? ¿Cuántos le creen a Donald Trump? ¿Cuántos creen lo que dice Carlos Slim? ¿Cuántos creen lo que dice AMLO? ¿Cuántos le creen a Margarita Zavala, al PRI, al PAN, PRD?

Seguramente un porcentaje muy alto no le cree nada a los servidores públicos, a los partidos, a los políticos, gobernadores, al Presidente, a los empresarios y tampoco creen lo que dicen –decimos– los periodistas.

¿Pero qué creen? Resulta de risa loca que gran parte de los escépticos mexicanos que no creen en nada, repentinamente creen toda la declaración de un puñado de criminales pertenecientes al grupo los Zetas, quienes en testimonio ministerial le dicen a un juez en Estados Unidos que México es la peor mierda posible.

Peor aún, uno de los directivos de la Universidad de Texas –Ariel Dulitzky–, cuestionado por periodistas de Milenio sobre la credibilidad del testimonio de los criminales que involucran a los hermanos Moreira –que han gobernado Coahuila en la última década–, dice candoroso: “Tenemos la confianza de que su declaración es creíble”. ¡Ya paren de mamar…!

No saben o no quieren entender que el periodismo y la justicia no son actos de fe. Ningún periodista, ningún analista, ningún investigador y ningún juez puede “confiar” en que un testigo criminal esté diciendo la verdad.

Los periodistas, los investigadores y los juzgadores deben probar los dichos de un testigo, cualquiera que sea. Y si esos dichos no se sostienen con pruebas, con hechos, entonces esos dichos se desechan, son rumores vulgares.

Pero tampoco las investigaciones universitarias son infalibles, tampoco sus resultados deben ser tomados como un acto de fe. ¿Por qué? Porque hasta las más reputadas universidades y los más prestigiados investigadores se equivocan, mienten e inventan. ¿Lo dudan?

Ayer, en un extraordinario texto –titulado Harvard Miente–, Jacques Rogozinski probó que dos reputados investigadores de la Universidad de Harvard –Daron Acemoglu y James A. Robinson– no son más que vulgares mentirosos.

La historia a la que hace referencia viene de los tiempos en que las empresas de Slim ganaron el proceso de privatización de Telmex y que –según los “investigadores”–, fue un proceso tramposo. Rogozinski probó que mentían, demostró el engaño y Harvard nunca se retractó, menos los “investigadores” y tampoco la editorial que publicó el libro donde aparece la “investigación”.

Pero está claro que a la “legión de idiotas” de redes y digitales poco o nada les importa la verdad y tampoco parar las noticias falsas.

Es decir, investigaciones falsas producen noticias falsas y crean una falsa percepción de lo que pasa en México; mentiras que terminan convertidas en combustible de las matonas redes y las digitales sembradoras de odio. Así o más claro.

¡Ya paren de mamar! Al tiempo.
07 Noviembre 2017 04:00:00
¡Gobierno idiota!
Si nos atenemos a los resultados de esa próspera empresa familiar llamada Partido del Trabajo, tenemos que llegar a la conclusión de que “la persecución” de “la familia real” del PT es, por decirlo suave, una idiotez.

Y es que sólo a “un gobierno idiota” se le ocurre cuestionar y perseguir a uno de los emblemas del triunfo del socialismo radical en el mundo, al prometedor y exitoso Partido del Trabajo, que en sólo 25 años hizo posible uno de los cambios más luminosos de la humanidad.

Sólo a un “gobierno idiota” se le ocurre malpensar que esos ejemplos de la lucha sociales mexicanos del siglo 21, encabezados por el visionario Alberto Anaya, pueden ser tildados de pillos y defraudadores –y no se diga lavadores de dinero–, cuando sólo han puesto el nombre de México en lo más alto de las luchas sociales.

Y es que el mexicanísimo y salinista PT hizo realidad las teorías impensables e imposibles que suponen la igualdad social y el fin de la pobreza, a partir de la manipulación y el engaño de las masas.

Hoy, en México, el Partido del Trabajo hizo posible la igualdad social de sus dueños –motejados como “la familia real”, además de un puñado de leales a toda prueba–, quienes pasaron de las más horripilantes precariedades a la opulencia y la riqueza de un puñado de pobres, todos creyentes del PT.

Hoy Alberto Anaya, su claque y sus aliados políticos ya no son –y no lo serán más– parte de los millones de pobres desclasados y tampoco serán oscuros trabajadores de a pie.

No, hoy Beto Anaya y los suyos son el mismísimo ejemplo de que la igualdad social es una realidad; que México es el paraíso de esa igualdad y que a partir de una ideología radical y de un partido político que se vende al mejor postor –además, claro, de prender incienso a los peores sátrapas del mundo, como Nicolás Maduro y Kim Jong-un–, es posible salir de la pobreza y alcanzar la riqueza; forma sublime de igualdad social.

Hoy, gracias a esa igualdad que siempre pregonó el PT, políticos como Beto Anaya son igual de acaudalados que aquellos a los que combatió y que se propuso destruir; Anaya y su familia –sobre todo Lupita–, ya no visten overoles de trabajadores ni harapos propios de campesinos; hoy Beto y Lupita visten ropa de marca, viven en casas de lujo, tienen cuentas personales millonarias y sacaron de la pobreza a su clan. ¡Victoria de la igualdad!

Y es que el salinista Partido del Trabajo es ejemplo global de que la igualdad es posible; que la lucha social, si y sólo si, sirve para salir de la pobreza y que la tenacidad en un partido político clientelar y de férreas convicciones –como el PT– alcanza los postulados de los grandes pensadores del socialismo: la igualdad.

Alberto Anaya, el PT, su claque y sus socios hicieron posible ese cambio histórico; la igualdad de ese pequeño grupo social que hoy se codea con potentados y acaudalados del mundo.

Y sólo a resentidos sociales, a malpensados, envidiosos y mezquinos se les ocurre que Beto Anaya pudiera desviar dinero público y dedicarlo a la vulgar tarea de un partido político.

¡Nunca..! ¡Faltaba más…!

Lo cierto es que el talentoso y honesto jefe del PT siempre dedicó el dinero público a una causa superior; hacer posible la igualdad de su familia y de su clan. Siempre utilizó los miles de millones de pesos que le dio el pueblo –a través de sus impuestos y por la vía de las prerrogativas– para que la igualdad de los suyos fuera una realidad.

¡Pinches mal pensados! ¿A quien se le ocurre que “el otro” Anaya es un pillo que malemplea el dinero público?

¡Pinches mal pensados! No entienden que Alberto Anaya sacrificó familia, futuro, historia y hasta su humilde forma de vivir, para que el mundo entero se entere que es posible la igualdad social, esa que se consigue sin trabajar, sin pagar impuestos, sin las fastidiosas actividades burguesas del capitalismo, como el trabajo y la esclavitud.

Gobierno idiota, que no entiende el sacrificio de “Beto Anaya”, quien sacrificó nombre, imagen y futuro; quien es viajero frecuentemente a Venezuela y a Corea del Norte para salvar de la tiranía a los pobres de esos dictadores y para pregonar el éxito del PT; ejemplar logró de salir de la pobreza, de conseguir igualdad, gracias a una franquicia política como el PT.

Pero el esfuerzo titánico y ejemplar de Alberto Anaya parece que no lo quieren ver los insensibles, represores y fascistas del Gobierno federal.

No cabe duda, tenemos un Gobierno federal de idiotas, malpensados y fascista, que no entienden que si en cada familia mexicana se crean un partidos políticos como el PT, se acabará la pobreza y México será el reino de la felicidad. ¡Idiotas…!

Al tiempo.
06 Noviembre 2017 04:00:00
La guerra Calderón-Anaya
La de Felipe Calderón y Ricardo Anaya es una guerra a muerte; una guerra en la que no hay lugar para la reconciliación. Y si lo dudan, la siguiente historia lo confirma. Como saben, el 9 de julio pasado, a los 85 años, falleció Diego Zavala, padre de Margarita Zavala y uno de los principales impulsores del PAN.

Como era natural, al enterarse del deceso, Ricardo Anaya trató de hacer acto de presencia en la casa familiar de los Zavala Calderón. Para ello calculó el momento en el que estaría la prensa durante su visita, con la intención de enviar un mensaje de unidad en el PAN.

Sin embargo, cuando en la casa de los Zavala Calderón se enteraron de que Anaya pretendía acudir a ofrecer el pésame, ordenaron cerrar el acceso a visitas y –de manera amable– convencieron a los periodistas para que se retiraran.

De esa forma, cuando Anaya llegó a donde eran velados los restos del académico, jurista y promotor del PAN, no había ni prensa ni pésame. Literalmente le dieron “con la puerta en la cara”.

Horas después, Anaya intentó aparecer con la familia Zavala Calderón, en el sepelio. Pero le repitieron la dosis. No había lugar para el jefe nacional del PAN.

Y es que el expresidente mexicano y la candidata presidencial no quieren cruzar palabra con un presidente del PAN que llegó al cargo gracias a un grosero engaño colectivo. Es decir, resulta que el señor Anaya prometió a todos quienes lo apoyaron para llegar a la jefatura nacional del PAN que no buscaría la candidatura presidencial desde la jefatura del partido. Como queda claro, Anaya engañó a todos.

Y si lo dudan, apenas hace semanas, el senador panista Javier Lozano reveló en sus redes sociales que en su casa, cuando Ricardo Anaya lo buscó para que apoyara su aspiración a la jefatura nacional del PAN, el queretano juró y perjuró que una vez en la jefatura azul, no buscaría ser candidato presidencial. Por eso, el senador Lozano exhibió a Anaya como mitómano.

Algo similar ocurrió con Rafael Moreno Valle. Y es que –como saben los panistas– el entonces gobernador de Puebla fue uno de los principales promotores de que Ricardo Anaya se convirtiera en jefe nacional del PAN.

La razón hoy parece una ternura de párvulos. Y es que Moreno Valle depositó toda su confianza en Anaya, al que le invirtió capital político y económico, a cambio de que una vez en la presidencia nacional del PAN, el queretano se desempeñaría como el alfil del mandatario poblano en el PAN.

Dicho de otro modo, Rafael Moreno Valle empujó a Ricardo Anaya a la presidencia del PAN, para tenerlo como incondicional. Sin embargo, una vez convertido en jefe de los azules, Anaya le dio la espalda al gobernador de Puebla, junto con todos aquellos que lo llevaron al cargo.

Hoy, como todos saben, Anaya es no sólo el dueño del PAN, sino de los millones de spots del partido, de la alianza con el PRD y hasta de la candidatura presidencial azul y del Frente.

Por tanto, Anaya es el enemigo a vencer por todos los aspirantes presidenciales azules, es el principal enemigo de la familia Zavala Calderón y, sobre todo, es el enemigo de todos los aspirantes presidenciales del frente pactado entre el PAN y el PRD.

Pero la historia no termina ahí. El 17 de octubre, la página La Otra Opinión detectó el abierto desafío de Felipe Calderón a Ricardo Anaya. En un texto editorial titulado ¿Expulsará el PAN a Calderón? destacamos el abierto desafío del expresidente Calderón a la dirigencia del PAN y a los estatutos del partido azul, al apoyar abiertamente la candidatura independiente de Margarita Zavala.

Es decir, desde que Margarita Zavala renunció al PAN, Calderón se ha colocado en una clara violación estatutaria, al apoyar a una candidata presidencial no panista.

Pareciera que Calderón está en espera de ser echado del partido por el jefe del mismo, Ricardo Anaya. La posible expulsión de Calderón sería un escándalo mortal para los azules. Por eso, Anaya está ante uno de los mayores dilemas de su gestión.

¿Echarán del partido al violador de los estatutos azules, llamado Felipe Calderón –lo que convertiría al jefe del PAN en villano favorito–, o solapará el PAN la violación estatutaria por parte de Calderón, lo que mostraría a Anaya como un presidente débil?

Acaso valga recordar a los panistas que, en 1940, cuando el PAN no contaba con candidato presidencial, el fundador del partido azul, Manuel Gómez Morín, estableció uno de los principios fundamentales del partido: la libertad de conciencia electoral. Y es que dijo que los panistas tenían la libertad de votar o no a favor del candidato Juan Andrew Almazán.

Hoy, los militantes del PAN están ante la disyuntiva de apoyar a Margarita Zavala o al jefe de su partido, Ricardo Anaya. También dentro del PAN la pelea por el 2018 será a muerte.

Al tiempo.
05 Noviembre 2017 04:08:00
¡‘El Nopal’ y ‘El Cínico’!
La carrera presidencial está cerca del clímax.

Es decir, el punto en el que cada uno de los actores políticos toma su posición, los corredores alistan el arranque y una detonación marca la salida.

Y una muestra del tamaño y la intensidad de la disputa rumbo a 2018 lo dio a conocer la empresa Televisa, que trabaja en la reedición de la exitosa comedia política “El privilegio de Mandar” y que podría ser la mayor parodia –retrato de cuerpo competo-, de la clase política mexicana, los políticos, sus partidos y candidatos.

No hay certeza de que “El Privilegio de Mandar” llegue a las pantallas de televisión abierta. Lo que se conoce es “una probadita” del humor cáustico de la comedia.

Y es que, según filtraciones en redes, al precandidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya, lo motejan como “El Nopal”. ¿La razón? Que todos los días se le conocen nuevas propiedades; casas, terrenos, locales comerciales…

Y el nuevo mote del jefe panista -que desplazó al de “El Cerillo”-, surgió a partir de revelaciones periodistas presentadas en éste espacio -hace justo un año; el 2, 3 y 4 de noviembre de 2016-, de que Ricardo Anaya había realizado más de 120 viajes a Atlanta, en 36 meses, en contraste con su salario y su gusto por lujos y viajes.

Otra indagatoria periodística profundizó en el tema y confirmó que, en efecto, igual que al nopal, a Anaya le aparecen cada día nuevas propiedades.

Pero la noticia no es sólo la reedición de “El Privilegio de Mandar”, sino que la clase política mexicana, sus partidos y políticos son, de suyo, una grotesca parodia emparentada con la sublimación del cinismo.

¿Lo dudan?

También en redes y digitales se hizo tendencia el cinismo que significa la demanda presentada por el dueño de Morena, Andrés Manuel López Obrador, contra Miguel Mancera, Fernando Belauzarán y contra el PRD.

Según el dueño de Morena, el jefe de Gobierno y el PRD -además del vocero de los Galileos-, habrían incurrido en el presunto delito de realizar “campaña electoral adelantada” (aquí se pueden colocar las risas), durante un programa televisivo en el que debaten sobre el frente ciudadano.

En efecto, la parodia se cuenta sola. Y es que resulta de risa loca que el candidato presidencial que lleva años de campaña adelantada y que violenta todas las normas electorales -el 20 de noviembre presentará su plataforma de gobierno-, acuse a Mancera de realizar campaña adelantada.

Por lo pronto, en redes y digitales, aplaudieron el mote de “El Nopal” para Anaya y aportaron ideas al motejaron a AMLO como “El rey del Cinismo”. ¡Los que quieren ser presidentes!

Al tiempo.
03 Noviembre 2017 04:00:00
¡Rebelión contra Ricardo Anaya!
Las señales son claras. El jefe del PAN, Ricardo Anaya, tiene todo listo para que el Frente Ciudadano lo elija candidato presidencial por el mismo método que el PAN cuestionó durante más de medio siglo: el método “del dedo”.

Y podrán decir misa los jefes del PAN, podrán invocar a sus padres fundadores y hasta le podrán prender incienso a la cultura democrática del partido azul, pero lo cierto es que en el PAN de hoy los candidatos se eligen con los mismos métodos del viejo PRI.

Y todo indica que “el dedo” autoritario y nada democrático será utilizado por Ricardo Anaya, no sólo dentro del PAN, sino en el Frente Ciudadano, para imponerse como candidato presidencial. Incluso, los argumentos retóricos que “plancharon” al interior del PAN los leales al jefe de ese partido son los mismos que por décadas utilizó la narrativa del PRI. Es decir, el candidato presidencial será aquel dirigente que cuente con la mayor popularidad entre la militancia.

Y no es casual que, para ello –y durante casi un año–, el señor Anaya se apropió de más de 2 millones de spots del PAN, de manera ilegal. ¿Y por qué razón Ricardo Anaya hace y deshace a placer al interior del PAN, incluso por sobre los estatutos del partido?

Porque Anaya tiene no sólo el control de los órganos internos de su partido –al grado que decidió por la libre la alianza opositora–, sino que en las negociaciones con el PRD y Movimiento Ciudadanos la premisa para impulsar “la coalición” es que el candidato presidencial lo pondrá el partido de mayor peso específico.

Y, curiosamente, en el Frente la mayor fuerza la tiene el PAN. Sin embargo, el escenario ideal que prepararon Ricardo Anaya y sus leales –especialmente Santiago Creel, el mayor adversario de los Calderón– muestra serias grietas y está muy cerca del colapso. ¿Por qué?

1.- Porque la fórmula que impulsa Ricardo Anaya al interior del Frente Ciudadano no tiene nada de ciudadano y tampoco responde al concepto de un frente. En realidad se trata de una vulgar imposición al estilo del viejo PRI.

2.- Porque en día reciente se produjo una auténtica rebelión en contra de la grosera imposición que pretende llevar a cabo Ricardo Anaya. Y es que las dirigencias de los partidos podrán decir y acordar una cosa, pero los precandidatos presidenciales no son rehenes de esos acuerdos.

3.- Por eso resulta que Miguel Mancera, Rafael Moreno Valle y Silvano Aureoles plantearon un ultimátum a los operadores del Frente Ciudadano. Es decir, la selección del candidato se lleva a cabo mediante votación universal –ciudadana, abierta  y secreta–, o no hay Frente.

4.- ¿Qué quiere decir lo anterior? Elemental, que los gobernadores de Ciudad de México y Michoacán y el exgobernador de Puebla no están dispuestos a “engordar el caldo” a Ricardo Anaya. Si el jefe del PAN se niega a un método democrático de selección y a la inclusión de candidatos ciudadanos, el Frente estará destinado al fracaso.

5.- Pero si el conflicto lo vemos en sentido contrario –desde la óptica del jefe del PAN y de sus ambiciones–, resulta intolerable el ultimátum planteado por Mancera, Aureoles y Moreno Valle. ¿Por qué? Porque al interior del Frente Ciudadano ya se habla de un bloque de “Todos Contra Ricardo Anaya”.

6.- Y es que cada vez son más los participantes del Frente a quienes les queda claro que Anaya va por todo, sin respetar acuerdos, compromisos y pactos. Por eso, distintos sectores ciudadanos, no partidistas, pero simpatizantes con la causa  del Frente, han condicionado su permanencia a que las partes se comprometan a utilizar un método democráticos para la selección del candidato presidencial, capaz de distinguir al Frente de la antidemocracia priista.

7.- Sin embargo, lo que muchos olvidan –muchos de los que hoy cuestionan el dedazo de Ricardo Anaya– es que Margarita Zavala abandonó las filas del PAN precisamente por los métodos autoritarios y excluyentes de Anaya.

8.- Más aún, en la hipótesis de que la elección del candidato presidencial del Frente Ciudadano se lleve a cabo mediante votación universal y secreta, y que se incluyan candidatos ciudadanos, eso supone que a la lista de precandidatos se deberá incluir el nombre de Margarita Zavala.

9.- Está claro que Ricardo Anaya nunca aceptará que un frente realmente ciudadano, que se desempeñe con métodos realmente democráticos, incluya a Margarita Zavala. ¿Por qué?

Porque Anaya es un político nada democrático y harto autoritario. Y si lo dudan, de un momento a otro cometerá la torpeza de echar del PAN a Felipe Caderón.

Al tiempo.
02 Noviembre 2017 04:00:00
¡Morena cae al tercer lugar!
Como muchos, aquí dijimos que una vez perfilados los precandidatos presidenciales de todos los partidos caería la tendencia que por años mantuvo como puntero a Andrés Manuel López Obrador.

Y no se trata de una ocurrencia, tampoco de un deseo militante y menos de “una revelación divina”. Se trata de un cálculo político formulado a partir del sentido común.

Es decir, López Obrador fue el puntero de todas las encuestas porque era el único candidato presidencial que con certeza estaría en la boleta de 2018. Y, claro, era el único porque es dueño de Morena y el único que manda y opina en ese partido.

Pero además, la tendencia ganadora de Morena y de AMLO provocó una incontenible sangría en partidos como el PRD, cuyos militantes fueron atrapados por el “pánico escénico” y sin la prudencia política elemental, saltaron del partido amarillo a las filas de Morena.

Muchos, incluso, ya daban por hecho no sólo la victoria de AMLO para las presidenciales de 2018 sino la derrota del PRD. Por eso, presurosos se tiraron al paso de Morena y juraron lealtad a su “mesías”.

Sin embargo, el “fenómeno Morena” no sólo llegó a su techo sino que ya experimenta el “reflujo político”. Dicho de otro modo, en todas las encuestas serias, Morena y su candidato caen vertiginosamente y ya fueron desplazados no al segundo puesto, sino hasta la tercera posición de las preferencias del electorado.

Es el caso de la empresa Consulta Mitofsky, que por segunda ocasión consecutiva coloca a Morena y a Obrador en el tercer lugar de las preferencias, por debajo del Frente ciudadano –que construyen PAN, PRD Y MC–, y del PRI, que se coloca en la segunda posición.

Lo más curioso es que hasta hoy, ni el Frente Ciudadano y menos el PRI cuentan con un candidato definitivo. Eso sí, el Frente y el PRI perfilan candidaturas como las de Miguel Mancera y Ricardo Anaya, en el primer caso, y José Antonio Meade, Miguel Osorio, José Narro y Aurelio Nuño, en el segundo.

Por otro lado, cada vez es más visible que “la fiebre” por militar en Morena llegó a su fin. ¿Por qué?

Porque ya aparecen casos de militantes de Morena que “de-sencantados” del partido rojo, dejan sus filas para regresar al PRD o para saltar a otras alternativas. Dicho de otro modo, hoy el partido Morena ya no es visto como el ine-vitable triunfador de la contienda presidencial.

Y crecen los casos de exmilitantes de Morena que se dicen defraudados por el partido de AMLO. Casos emblema son los del académico Enrique Cordero y del empresario Enrique Michel Velasco, de Puebla y Jalisco,
respectivamente.

El primero había sido postulado como candidato de Morena al Gobierno de Puebla. Sin embargo “el dedo” de AMLO cambió de dirección y apuntó a favor del experredista Miguel Barbosa. Por esa razón, Enrique Cordero renunció a Morena y acusó a la “tiranía antidemocrática” de AMLO.

A su vez, Enrique Michel, el mismo empresario que en su cumpleaños se disfrazó de rey –en medio de un escándalo de redes y digitales–, también renunció a Morena luego que de manera arbitraría AMLO le quitó la candidatura al Gobierno de Jalisco y la entregó a Enrique Michel.

Pero además, el “fenómeno Monreal” también se ha repetido en los estados de Guerrero y Quintana Roo.

En el primer caso, “el dedo lopista” impuso como candidato al gobierno guerrerense al impresentable Félix Salgado Macedonio; un pillo de siete suelas, exalcalde de Acapulco en cuya gestión llegaron a los niveles más elevados la violencia y el crimen.

A su vez, en Quintana Roo, AMLO repartió candidaturas entre cercanos colaboradores del gobernador preso Roberto Borge. Ese grosero “dedazo” a favor de lo más podrido de Quintana Roo provocó una ola de críticas a Morena y a su dueño.

Pero tampoco ahí terminan los desaciertos de Morena. Apenas hace horas, dos diputados federales de Morena pasaron al PRD, en protesta por las insultantes “tómbolas” para seleccionar candidatos a puestos de elección popular, mientras que un diputado y dos regidores del Congreso de Guanajuato también abandonaron las filas de Morena para militar en el PRD.

Pero la gota que derramó el vaso de Morena –y que insulta la inteligencia y el sentido común de millones de ciudadanos–, es la revelación de las pillerías cometidas por “la pareja real” del Partido del Trabajo. Como saben, el PT es una empresa privada propiedad de Alberto Anaya y su esposa; empresa aliada a Morena.

Esa empresa es acusada por la PGR de lavar miles de millones de pesos y de convertir el dinero público en dinero privado, para enviarlo a las cuentas personales de Anaya y de su esposa.

Morena se derrumba. Y confirma que los ciudadanos mexicanos no son idiotas.

Al Tiempo.
01 Noviembre 2017 04:00:00
AMLO, de la mano de Salinas
No es novedad que el Partido del Trabajo, de Alberto Anaya, es uno de los más exitosos y rentables inventos de los hermanos Raúl y Carlos Salinas de Gortari. Tampoco es nuevo que el modelo empleado por el PT –para la depredación política del dinero público–, es propio de la más atrasada antidemocracia del viejo PRI.

Lo nuevo, en la escandalosa danza de millones que hoy exhibe a la familia de los dueños del PT –y que tiene al borde de la cárcel “a la familia real” de esa franquicia–, es que el mayor de los inventos del salinismo es una de las herramientas privilegiadas para la recaudación de dinero público por parte de la moderna versión del PRI, el joven partido Morena.

Pero no, no todo es miel sobre hojuelas para el PT de Alberto Anaya. Y es que la franquicia electoral que inventó el salinismo vive la peor crisis de su historia, a pesar de que fue resucitado por el PRI –mediante la oxigenación de boca a boca–, que ha vivido del dinero público por más de 25 años y que gracias a esa fórmula un puñado de líderes petistas hicieron realidad el milagro de la igualdad; disputan de tú a tú sus fortunas con los potentados mexicanos.

Sin embargo –y a pesar de que el PT es el ejemplo más cuestionable de la corrupción partidista–, abundan las voces que defienden las raterías de “la pandilla” encabezada por Alberto Anaya.

Y entre sus defensores no sólo aparece Andrés Manuel López Obrador –aliado electoral del PT y beneficiado de sus raterías–, sino que también defienden el negocio ilegal de Anaya no pocos periodistas, analistas e intelectuales que dicen que se trata de “una persecución selectiva”, contra los amigos de AMLO, como son los casos de Santiago Nieto y de Alberto Anaya.

Por eso, para los que dudan del saqueo depredador de la familia Anaya y de sus “compinches”, algunos ejemplos.

Desde hace 25 años, el dueño del PT, Alberto Anaya, su esposa Guadalupe Rodríguez y no más de una veintena de incondicionales de “la familia real” –como motejan los elegidos a Anaya y a su familia– son los encargados de “regentear” un jugoso negocio privado que se financia con dinero público.

Sí, un rentable negocio privado financiado con dinero público.

Se trata de 75 Cendis –Centros de Desarrollo Infantil– distribuidos en 18 estados de todo el país, además de 10 CADI –Centro de Atención Dermatológica Integral– en por lo menos ocho capitales del país y, claro, una universidad “pato” en Monterrey.

Gracias a esa próspera empresa, la familia Anaya Rodríguez y un puñado de sus leales llevan a sus cuentas personales cientos de millones de pesos de dinero público al año, al tiempo que disponen de miles de militantes a sueldo que son movilizados para protestar contra tal o cual gobierno estatal.

Y se trata de un escandaloso fraude porque, por un lado, los centros educativos que teóricamente debieran ser gratuitos –y que reciben dinero público para ello–, en realidad son una lucrativa empresa del ramo de la educación y la capacitación, por el que se cobran cuotas nada económicas.

Y es que según la Auditoría Superior de la Federación en todos los Cendis y CADI –que son promovidos por asociaciones civiles afiliadas al PT– se cobran cuotas anuales a los miles de alumnos atendidos, que van entre mil y 2 mil 500 pesos mensuales.

Una primera aproximación al negocio educativo que maneja la familia de Alberto Anaya supone que si en cada uno de los centros educativos existiera un promedio de 100 alumnos, las utilidades superarían los 20 millones de pesos al año.

Eso sin contar con los cientos de millones de pesos que anualmente desvían a las arcas del PT los gobiernos estatales de aquellas entidades en donde se han instalado los Cendis y los CADI.

Por eso –porque el fraude ya era de escándalo–, a partir de agosto pasado, la SEIDO, de la PGR, investiga a distintos líderes del Partido del Trabajo –especialmente a la esposa de Alberto Anaya– por el presunto desvío de 100 millones de pesos durante 2017, sólo en el Gobierno de Nuevo León.

Pero la investigación se extenderá a los 18 estados del país en donde florece el negocio familiar de Alberto Anaya y en donde el modelo del “partido negocio” que inventó Carlos Salinas –y del que se beneficia AMLO– se repite de la misma manera que en Nuevo León. Por eso se calcula que la defraudación podría ser de miles de millones de pesos.

¿Lo dudan? Por ejemplo, en Puebla, en el último año del Gobierno de Rafael Moreno Valle se destinaron casi 100 millones de pesos para construir seis Cendis.

En Durango, fondos federales destinados a la educación siempre han caído en los bolsillos del Partido del Trabajo, especialmente en los Centros de Atención y Desarrollo Infantil.

En efecto, el PT salinista es la verdadera “mafia del poder” de la que se beneficia AMLO.

Al tiempo.
31 Octubre 2017 04:00:00
¿Y ahora qué van a decir?
Como es público, Santiago Nieto “le dio la espalda” a todos los que apoyaron su mentirosa causas.

Repentinamente, el “honesto” exfiscal de la Fepade entendió que su regreso al cargo era imposible y que continuar con su plan de pelear con uñas y dientes por su regreso, ponía en peligro no sólo la credibilidad institucional de su persona sino del proceso electoral todo.

Por eso –y sin explicar el origen de la divinidad que iluminó su certera decisión–, Nieto “tiró la toalla” y “dejó tirados” a todos sus aliados, a pesar de que muchos de ellos hicieron el mayor ridículo de la temporada electoral y exhibieron su parcialidad y filiación partidista.

Y, claro, por lo pronto Nieto deberá enfrentar no una ni dos… sino ya nueve demandas acumuladas en su contra, supuestas intrigas de malquerientes que nunca entendieron que el exfiscal hizo lo que hizo porque era “ejemplo de servidor público, dedicado y responsable”.

Lo cierto es que Nieto ya está fuera y no será más un peligro para el proceso electoral y tampoco el aliado tramposo e ilegal que tenían el PAN, PRD y Morena.

Y si Nieto ya es historia, ahora la pregunta es qué dirán todos aquellos que a ojos cerrados metieron las manos al fuego por Nieto y que terminaron “chamuscados” en su credibilidad, confianza y hasta capital político.

Y es que muchos de los idiotas útiles que sin un mínimo de rigor apostaron por lo políticamente correcto –por propinar otra madriza al gobierno de Peña y al PRI–, terminaron víctimas de la “chamusquina” de un cartucho quemado.

Muchos de los “chamuscados” gritan contra la impunidad, pero cuando las instituciones impiden la impunidad como en el caso de Nieto, entonces gritan que el Gobierno usa las instituciones para vengar a sus adversarios.

¿De verdad querían seguir solapando a Santiago Nieto, quien solapó por años a AMLO, quien viola todas las reglas electorales?

¿Qué van a decir, por ejemplo, los jefes de los partidos que defendieron de manera mentirosa e interesada a Nieto, quienes pretendían recuperar a un aliado que fue privilegiado y que a los ojos de todos solapó las tramposas campañas adelantadas de AMLO y de Ricardo Anaya?

¿Qué van a decir “intelectuales”, analistas, opinantes y columnistas que sin pudor y sin información elemental salieron en defensa de un servidor público tramposo, mentiroso y que abiertamente actuó de manera parcial e ilegal en su gestión?

¿Qué van a decir los senadores del PRD, Morena, PAN, MC y otros, que llegaron al extremo inconstitucional de paralizar la “Cámara alta”, no a favor de la legalidad de una causa democrática, justa y de interés colectivo, sino que por consigna y parcialidad defendieron el interés de sus tramposos y mentirosos líderes?

¿Quién sancionará a esos senadores que con el cuento de que defendían el puesto de Santiago Nieto, en realidad trataban de chantajear para obtener de vuelta la jugosa zanahoria electoral de 10 mil millones de pesos, motejada como “los moches”?

¿Qué van a decir los periodistas del militante diario Reforma, que es parte de la prensa mexicana de consigna y que fue ariete del circo mediático de Nieto y del Senado?

¿Qué van a decir todos los membretes tramposos, mentirosos y nada serios de la mal llamada “sociedad organizada”, que no solo “metieron la pata” sino medio cuerpo a favor del regreso de Nieto a la Fepade, sin aceptar un milímetro de la montaña de mentiras empleadas para hacer fiscal a Nieto y luego para encubrir sus violaciones legales?

También en el caso de las agrupaciones de “la sociedad organizada”, su “metida de pata” resultó virtuosa para la democracia electoral mexicana. ¿Por qué?

Porque queda claro que buena parte de los membretes “de la sociedad civil organizada”, no son más que militantes de partidos metidos al engaño de la “ciudadanización” de la cosa pública.

Y es que, como no había ocurrido, queda claro que “la sociedad organizada” tiene una clara tendencia político-electoral y se mueven a la par del interés del PAN, Morena y PRD.

¿Y qué van a decir los promotores de la alianza PAN-PRD, una vez que la terca realidad desenmascaró la trampa que tenían preparada para la elección presidencial y que hasta se frotaban las manos porque llegarían a la elección presidencial con “dados cargados”?

Es decir, PAN, PRD y Morena habían comprado para su causa político electoral a uno de los árbitros fundamentales, el titular de la Fepade.

Lo curioso es que antaño gritaban contra un inexistente “fiscal carnal”, pero hogaño tenían en su nómina al mejor “fiscal carnal”, el que les garantizaría una victoria de manera ilegal.

En pocas palabras, los apoyadores de la permanencia de Nieto en la Fepade, en realidad pretendían cometer un fraude electoral adelantado.

Al tiempo.
30 Octubre 2017 04:00:00
¡Anaya apaleado! ¿Hasta cuándo?
Hasta hoy van cinco “palos” demoledores al jefe nacional del PAN.

Pero la duda no es el tamaño de la “paliza” y tampoco hasta cuándo terminará la golpiza.

No, la verdadera pregunta es sobre la responsabilidad que tienen en la debacle del PAN los auténticos panistas; líderes reales y la estructura territorial azul.

Por eso la pregunta: ¿No hay nadie capaz de parar a un locuaz que por ambiciones sin freno empujó al barranco al único partido capaz de ser alternativa a las dos versiones del PRI; el de Peña Nieto y el de AMLO?

Y es que podrán decir misa los aliados de Anaya, los sometidos por Anaya y los comprados por Anaya, pero lo cierto es que el PAN empezó el más peligroso proceso de exterminio del que se tenga memoria en 80 años.

Por lo pronto el PAN podría no estar en la boleta de 2018 -ni en las presidenciales y menos en la renovación de la Ciudad de México-, porque violando los órganos rectores del partido el señor Anaya decretó que los azules vayan en alianza con el PRD y MC, lo que anulará la plataforma electoral del PAN, sus principios y doctrina.

Y es que de seguir en esa aventura -sin futuro y sin pies ni cabeza-, el PAN acudirá a las elecciones presidencial y capitalina en calidad de “cola de león”, en un ferrocarril sin dirección y sin frenos, que descarrilará en cualquier momento.

Y si tienen dudas, basta formular las siguientes preguntas.

1.- ¿Cómo resolverá el PAN las contradicciones ideológicas, doctrinarias y que lo hacen el partido antagónico al PRD de Los Chuchos y al Movimiento Ciudadano de un vividor de la política como Dante Delgado?

2.- ¿Cómo van a explicar a los panistas, por ejemplo, que voten por el partido que ha hecho del aborto un éxito ideológico en la capital del país?

3.- ¿Qué van a decir a los electores de la capital del país y de otras entidades, cuando la orden sea votar por impresentables candidatos de izquierda?

4.- ¿Cómo van a explicar a militantes y votantes del PAN esa grave contradicción para que, por ejemplo, en la Ciudad de México voten por Alejandra Barrales o por Ricardo Monreal en la renovación del Gobierno capitalino y no por Margarita Zavala en la presidencial?

5.- ¿Cómo explicar que en Jalisco los panistas votarán por ese locuaz llamado Enrique Alfaro, portento del populismo venezolano y quien ha sido el mayor enemigo estatal del PAN, en lugar de votar por algún reputado cuadro estatal azul?

Las contradicciones, la confusión, la división y la improvisación llevan al PAN a su peor elección, ya que su actual jefe nacional sólo busca “el poder por el poder” y no le importa llevar a la “marca PAN”, de vuelta al poder.

Lo cierto es que sin una figura clara en su liderazgo, sin una propuesta concreta y sin un partido unificado, el PAN tiene muy poco que hacer en la presidencial de 2018 y menos en las nueve elecciones estatales concurrentes.

Y gracias a esa torpeza del secuestrador del PAN, el partido azul dejará el camino libre al PRI y a Morena.

Por lo pronto, Ricardo Anaya acumula paliza tras paliza. ¿Lo dudan?

Primero. No tardan en aparecer las evidencias de la fallida reforma electoral que impulsaron Gustavo Madero y Ricardo Anaya, a cambio de las reformas del Pacto por México. Ese “mazacote” electoral ya empezó a hacer agua –por ejemplo--, en el caso de la Fepade. Y pronto hará agua en las elecciones estatales.

Segundo. Ricardo Anaya recibirá un serio revés en las elecciones de Coahuila, en donde finalmente el PRI se llevará la victoria. Hoy nadie se acuerda, pero junto con la paliza en el Estado de México, el jefe del PAN también perdió Coahuila.

Tercero. Acaso la mayor derrota de todas para Ricardo Anaya resulte –con el tiempo--, la renuncia de Margarita Zavala al PAN. Y es que si la exprimera dama recopila las firmas para postularse como candidata presidencial independiente, se lleva buena cantidad de votos azules.

CuArto. Contra los los básicos de la política, el jefe panista abrió todos los frentes posibles y se ha pelado con todos. Peleó con el presidente Peña, con AMLO, con medio PAN, con el PRI, con todos los medios y, sobre todo, con El Universal, que pronto le regresará la dosis.

Quinto. Y la más reciente paliza a Ricardo Anaya fue la fallida defensa de Santiago Nieto, el indefendible exfiscal de delitos electorales. Como saben, Anaya trató de usar a Nieto como ariete contra el Gobierno. Sin embargo, el exfiscal dejó “colgados de la brocha” a todos los incautos que pretendieron usarlo para enderezar una nueva “madriza” contra el PRI y contra el Gobierno federal.

¿Hasta cuándo aparecerá el panismo sensato, los sabios del PAN capaces de poner orden en la otrora alternativa democrática en México?

Al tiempo.
27 Octubre 2017 04:07:00
¡No cuidan al fiscal; pelean por 10 mmdp!
Luego de la manipulación de una orden judicial contra el diario El Universal –que sólo ordenó el derecho de réplica al jefe nacional del PAN–, Ricardo Anaya confirmó su jerarquía como mentiroso.

Y viene a cuento la mitomanía política porque pocos han entendido que detrás del escándalo por la restitución del fiscal de la Fepade no está el rescate de Santiago Nieto.

No, detrás de la guerra que lanzaron Anaya, Barrales y Obrador contra el PRI a causa del despido de Santiago Nieto está la decisión oficial de cortar el flujo de miles de millones de pesos que durante años alimentaron las ambiciones personales de Anaya, Barrales y Obrador.

Lo curioso es que desde los primeros años del Gobierno de Peña –y siempre a través de Luis Videgaray–, Anaya estableció una alianza con el Gobierno federal a cambio de que apoyaran para llegar a la presidencia del PAN.

Por eso no sólo fue el mejor aliado de Peña Nieto desde la Cámara de Diputados, sino que Anaya manejó de manera discrecional el fondo de dinero público entregado a los partidos para la gestoría de diputados y gobiernos estatales, que en 2016 fue de 10 mil millones de pesos, de 9 mil millones en 2017 y que buscaba ser de 10 mil millones para 2018.

Con esa montaña de dinero, Anaya compró lealtades, orquestó traiciones, dirigió venganzas y se empoderó hasta someter al partido azul.

Pero resulta que el pasado 26 de septiembre, el coordinador del grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, César Camacho, anunció que el PRI eliminaría el Fondo para el Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal del Presupuesto de Egresos de la Federación, mejor conocido como “fondo de los moches”.

Se trata de una partida correspondiente al Ramo 23 a través del cual se asigna discrecionalmente presupuesto a los diputados para apoyar obras de infraestructura en sus respectivos distritos. El uso abusivo de ese dinero ha dado lugar a los mayores escándalos de corrupción por parte de líderes de partido y jefes de bancadas legislativas.

En el caso del PAN, Ricardo Anaya manejó de manera directa y sin freno casi 5 mil millones de pesos, que entregaba a su antojo, además de que mantiene el control del dinero de los gobiernos estatales del PAN.

Por eso, el PRI eliminó del Presupuesto de Egresos –en la Cámara de Diputados– dicha partida presupuestal para canalizar esos recursos a la reconstrucción nacional, luego de los sismos del 7 y 19 de septiembre. En realidad intentó debilitar el poder absoluto de Anaya y evitar el uso del dinero para fines electorales.

Sobre el tema, el presidente de la Comisión de presupuesto de la Cámara de Diputados, Jorge Estefan Chidiac, explicó que años anteriores el presidente Peña envió en ceros la partida para el fondo a diputados, pero la Cámara le asignó 10 mil millones de pesos en 2016 y 9 mil millones para 2017, es decir, más de 18 millones de pesos para cada diputado, por año.

Para 2018 el PAN insistió en que la partida fuera de 10 mil millones de pesos, de los cuales, al PAN le tocarían casi 5 mil millones.

Pero el PRI logró echar abajo en la Cámara de Diputados la sangría de los llamados “moches”, que el PAN ha defendido a capa y espada. Sin embargo, legisladores y gobernadores panistas dijeron que no lo aceptarían.

Y la prueba es un audio revelado por el diario El Universal, el 17 de octubre, en donde se escucha la discusión de los diputados de la bancada del PAN con gobernadores azules que exigen el dinero público no para realizar obras municipales, sino para financiar las elecciones de 2018.

El encuentro lo encabeza el diputado del PAN, Marko Cortés y participan Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas; Francisco Domínguez, de Querétaro y José Rosas Aispuro, de Durango.

En el audio, se escucha al coordinador de los diputados azules referirse a la propuesta del PRI de la siguiente manera: “Nosotros lo que planteamos es que requerimos un esquema para que los legisladores puedan atender las diversas necesidades de sus distritos, de sus estados… y tener ciertos recursos para poder atender a municipios prioritarios”, dijo.

Al referirse a la eventual desaparición del “fondo de los moches”, el gobernador de Querétaro Francisco Domínguez, hizo referencia a la necesidad de obtener recursos de cara a las elecciones de 2018: “Estamos a ocho meses de una batalla electoral, necesitamos dar resultados a nuestros gobernados, necesitamos de los recursos que ya hemos comprometido, necesitamos que nos apoyen”, aseguró.

En pocas palabras, la pelea que emprendieron contra el PRI los jefes del PAN, PRD, Morena y PT, no es por un burócrata menor como Santiago Nieto. No, es por 10 mil millones de pesos para la campaña de 2018.

Anaya, Barrales y AMLO, los mentirosos de la política.

Al tiempo.
26 Octubre 2017 04:06:00
¡El candidato Osorio!
Si la popularidad en las encuestas fuera el método de selección del candidato presidencial del PRI, desde hace cinco años el aspirante sería Miguel Ángel Osorio Chong.

Y es que desde el arranque del gobierno de Peña Nieto, el puntero de todas las encuestas –entre todos los aspirantes presidenciales del PRI– es precisamente el titular de Gobernación.

Sólo en algunos momentos –hacia el último tercio del gobierno de Eruviel Ávila–, el mexiquense se aproximó a cinco puntos de distancia del hidalguense. Pero fuera de eso, nadie del PRI y menos de los llamados priistas externos, se ha aproximado a la popularidad y la aceptación electoral que desde el arranque del sexenio muestra el titular de Gobernación.

Más aún, la popularidad de Osorio está lejos de considerarse como un fenómeno de temporal o una mera casualidad. En realidad la aceptación sostenida de Osorio en todas las tendencias de voto, en todas fórmulas ensayadas y en todas las encuestas, ha superado todas las pruebas posibles.

Por ejemplo, Miguel Osorio se mantuvo como puntero en las encuestas a pesar de que en los dos primeros años de su gestión frente a Gobernación se produjo la fuga de “El Chapo”. Hoy se sabe que entonces se comprometió frente al Presidente a que “El Chapo” sería recapturado. Y lo consiguió.

Además, Osorio se mantuvo como puntero a pesar de las grosera campaña de desprestigio emprendidas contra la Administración de Peña, desde el arranque del gobierno. Se mantuvo como puntero a pesar de que el crimen de los 43 de Iguala fue manipulado y de que se inventó el cuento de que se trató de un crimen de Estado, por lo que se culpó al Gobierno federal.

Y Osorio se mantuvo a la cabeza de las encuestas a pesar de que la inseguridad y la violencia muestran niveles inaceptables incluso para el propio Gobierno federal, como lo reconoció el Presidente en su Quinto Informe.

Por eso las preguntas

¿Qué tiene Miguel Osorio, que es puntero en todos los sondeos? ¿Por qué las encabeza todas, a pesar del llamado “fenómeno Meade”? ¿Por qué ninguno de los aspirantes del PRI ha logrado alcanzar y/o superar a Osorio en las preferencias electorales favorables al titular de Gobernación? ¿De qué está hecho Osorio, como para mantenerse en la punga de las encuestas, a pesar de calamidades sociales y naturales?

De manera equivocada algunos dicen que Osorio goza de una atención mediática privilegiada. Esa hipótesis no resiste el menor análisis mediático o político. ¿Por qué?

Porque si no se han dado cuenta quienes formulan ese análisis, resulta que, en realidad, Miguel Osorio “bailar con la más fea” en el gabinete presidencial.

Es decir, Osorio debe cargar con el peso de todo lo que tiene que ver con violencia e inseguridad, en todo le país, a pesar de que buena parte de los delitos son del fuero común. Y el mejor ejemplo de que en ese tema se parte de una percepción equivocada, también la explicó el Presidente en su Informe reciente.

Es decir, la mayoría de los delitos de alto impacto son del fuero común –no son responsabilidad federal–, pero la mayoría de los ciudadanos perciben que es responsabilidad del Gobierno federal y no de los gobiernos estatales y municipales.

Lo cierto es que existen cuatro cualidades de Osorio que, al parecer, lo tienen como “el otro fenómeno electoral” del PRI y que, por ello, nadie lo debe descartar como candidato presidencial del tricolor.

En primer lugar, nos referimos a la habilidad que tiene para conectar con audiencias, sea en corto, sea en auditorios amplios. En éste caso es importante la comunicación que logra con esas audiencias que, al final, lo califican como un político que comunica bien y de manera directa.

En segundo lugar, aparece la incansable capacidad de trabajo que deja ver a Osorio en todos los frentes y en todos los escenarios. No es casual que –por ese incansable activismo--, entre los suyos sea motejado como “el Todo Terreno”.

En tercer lugar, aparece una cualidad que no es fácil encontrar entre muchos de los integrantes del Gabinete. Es decir, es el único del Gabinete que al pan le dice pan y al vino, vino. Pocos se atreven, por ejemplo, a enfrentar de manera directa a los adversarios del PRI y del gobierno, como López Obrador y Ricardo Anaya, entre muchos otros.

Y en cuarto lugar –y acaso la principal cualidad–, que Osorio Chong es el más priista de los integrantes del Gabinete, sino no es que el único priista de huesos colorado.

Y casualmente esa identidad partidista y esa pertenencia al PRI, es lo que tiene a Osorio en la punta de las encuestas.

Por eso la pregunta. ¿Al elegir al candidato presidencial, en los próximos días, el presidente Peña Nieto olvidará al PRI?

Es pregunta.

Al tiempo.
25 Octubre 2017 04:00:00
¡El cartucho quemado!
Luego de analizar la siguiente recopilación de estupideces, seguramente a muchos les quedará claro que Santiago Nieto no ocupó el cargo de titular de la Fepade por sus luces de intelectual y menos por sus habilidades para el cargo.

Más bien llegó a la Fepade gracias a las gemelas idiotas de la política mexicana: las cuotas y los cuates.

Y es que hizo cuates como los antaño priistas, perredistas y hogaño morenistas Miguel Barbosa, Manuel Bartlett y Jaime Cárdenas, y con panistas como Marko Cortés –entre otros–, quienes, a pesar de sus pocas luces –o acaso por eso–, lo empujaron en cargos como magistrado electoral y titular de la Fepade.

Por eso queda claro que la defensa a ultranza de Nieto –por parte del PAN, PRD y Morena– en realidad es una defensa interesada que confirma los dados cargados con los que llegarían a 2018 azules, amarillo y colorados.

Lo curioso es que si una mayoría de senadores comete una vez más la estupidez de restituir a Nieto en la Fepade, también los senadores habrán violado la Constitución. ¿Por qué?

Porque un fiscal con el desprestigio de Nieto –que en los hechos es un cartucho quemado– está lejos de garantizar que las elecciones presidenciales serán creíbles, legales, equitativas… como lo establece la constitucional.

¿Quién le va a creer una palabra a Santiago Nieto, en el supuesto de que sea reinstalado? Y menos luego de la siguiente recopilación de perlas.

1.- En 2011, el entonces magistrado del Tribunal Electoral, Santiago Nieto, le hizo un gran favor a su amigo panista michoacano, Marko Cortés, cuando elaboró el proyecto de resolución de la impugnada elección de Morelia, que concluyó que el uso del logotipo del PRI en el calzoncillo del boxeador Juan Manuel Márquez “fue determinante” para la victoria del PRI, a pesar de que “la pelea” se llevó a cabo en Las Vegas. El Tribunal le dio la victoria al PAN

2.- Como ya lo dijimos, en noviembre de 2015, Santiago Nieto anunció que la Fepade solicitaría una orden de aprehensión contra el subsecretario de Gobernación, Arturo Escobar, por la distribución de tarjetas Premia Platino durante la campaña del PVEM de ese año. Nieto no sólo violó la secrecía, sino que integró tan mal la averiguación que un juez rechazó el procedimiento. A causa de ese escándalo se supo que cuando buscó la Fepade, Nieto engañó a todos al omitir que era asesor del PRD, al servicio de Miguel Barbosa.

3.- En medio del escándalo por la fuga del gobernador de Veracruz, Javier Duarte, el fiscal Santiago Nieto pidió la extradición del exgobernador por presuntos delitos electorales. Integró tan mal la demanda que fue rechazada por el Gobierno de Guatemala.

4.- De igual manera, Santiago Nieto quiso meterse al escándalo por las presuntas irregularidades del alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, porque dijo que obtuvo de manera ilegal una credencial de elector. Debió retirar el proceso judicial por falta de pruebas.

5.- La Fepade de Nieto obtuvo una orden de aprehensión contra el exgobernador de Chihuahua, César Duarte, por descontar un porcentaje de la nómina del Gobierno para financiar al PRI. Pero de manera hoy totalmente explicable, Nieto no hizo nada contra la morenista Delfina Gómez, quien saqueó con fines electorales el Municipio de Texcoco.

6.- Luego del escándalo de la diputada de Morena Eva Cadena –captada recibiendo dinero supuestamente para López Obrador–, el fiscal Nieto no logró entrarle al tema y, a pesar de la contundencia de las evidencias, nada hizo contra Eva Cadena. También archivó el expediente contra Rocío Nahle, otra recaudadora de AMLO. Hoy queda claro por qué.

7.- La Fepade de Santiago Nieto tramitó una imputación contra seis sacerdotes católicos por presuntos actos de proselitismo electoral llevados a cabo en las elecciones de 2016. Los ministros de culto se ampararon bajo el nuevo Sistema Penal Acusatorio y Nieto debió retirar la demanda.

8.- Otra torpeza del extitular de la Fepade se produjo cuando Santiago Nieto dio a conocer –otra vez de manera ilegal– que investigaba el posible uso indebido de recursos de procedencia ilícita, por 70 millones de pesos, durante la campaña del entonces candidato panista al Gobierno de Coahuila. De nueva cuenta se cayó al indagatoria por la torpeza de Nieto.

9.- Siempre detrás de los reflectores, Santiago Nieto buscó a sus amigos periodistas para opinar sobre los señalamientos mediáticos contra Elena Cepeda, esposa del gobernador de Morelos, quien fue acusada por el presunto desvío de despensas –con supuestos finales electorales–, luego de los sismos del 19 de septiembre. Era tan descabellada la demanda que fue desechada.

¿Quién será el idiota que confiará de nueva cuenta la fiscalía electoral en manos de Nieto?

Al tiempo.
24 Octubre 2017 04:00:00
Anaya y Nieto: ¡más mentiras!
Si existen dudas de la parcialidad de Santiago Nieto y del interés político-electoral del PAN, PRD Y Morena en restituirlo a la Fepade, las dudas se disipan por las torpezas de azules, amarillos y rojos.

Y es que basta leer los argumentos empleados por Ricardo Anaya, por su comparsa, Alejandra Barrales, y por su nuevo aliado, Andrés Manuel López Obrador, para entender que perdieron un alfil clave para las presidenciales de 2018. Por eso su desesperación y enojo.

Pero resulta más ridículo que Anaya, Barrales y AMLO defiendan con uñas y dientes la actuación ilegal de Nieto y que omitan que se trata de un servidor público que viola la Constitución.

Es decir, los nuevos aliados exigen la restitución de su incondicional en la Fepade, pero no piden que se investiguen las violaciones constitucionales, penales y menos el interés partidista y la parcialidad de Nieto

Los señores Anaya y AMLO y la señora Barrales exigen restituir a Nieto porque en su socio en la trampa electoral que preparan para 2018, pero engañan a los ciudadanos con el cuento de que Santiago Nieto fue echado para encubrir al PRI. La mentira la vuelven verdad a fuerza de repetirla.

Pero Ricardo Anaya no sólo exhibe su ignorancia como abogado, sino que confirma que Santiago Nieto está al servicio de la alianza PAN-PRD-Morena.

¿Lo dudan?

Ayer lunes, en el informativo mañanero de Televisa, Anaya reveló una perla; auténtica confesión de parte.

En su delirio por desacreditar a la PGR, al Gobierno federal y al PRI, Anaya dijo que Santiago Nieto fue destituido “justo cuando estaba realizando una investigación muy profunda sobre los presuntos sobornos” de Odebrecht a la candidatura presidencial de Peña Nieto.

Sin embargo, nadie le preguntar a Anaya cómo sabe de la “profunda investigación” de la Fepade, cómo llegó a certeza tal como para presumir –en el matutino estelar de Televisa–, que Nieto realizaba la madre de todas las investigaciones.

¿Quién le informó a Anaya sobre la profundidad de las investigaciones de la Fepade, sobre los implicados en esas investigaciones y, claro, sobre el resultado?

En realidad, asistimos a la más contundente confesión de un delito, cometido no sólo por el fiscal amigo de Anaya, de Barrales y de AMLO, sino del propio jefe de un partido político que, a su vez, será candidato presidencial del PAN.

Es decir, Anaya aún no es candidato y ya es juez y parte en un escándalo que exhibe que Morena y el Frente Ciudadano –y sus candidatos presidencial y al Gobierno de CDMX–, acudirían a una elección con dados cargados; los dados de la Fepade en manos de su aliado Santiago Nieto.

Pero tampoco aquí termina la historia de las mentiras de Nieto, quien llegó al cargo con la promoción no sólo del PRD, partido del que fue asesor jurídico en el Senado, sino que lo recomendaron al PRD reputados morenistas, como el exconsejero del IFE, Jaime Cárdenas y el experto en tirar elecciones, Manuel Bartlett.

Esa era la grosera parcialidad del titular de la Fepade; un alfil que unificó lo impensable; Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador y Alejandra Barrales. ¿La nueva mafia del poder?

Pero hay más. El Artículo 20 constitucional –en las fracciones I, II, V, IX y X–, enumera las garantías del inculpado que debe observar todo proceso judicial y que son de cumplimiento obligatorio. Pero en el caso Lozoya, cobra especial relevancia la parte final de la fracción V, que dice a la letra: “Le serán facilitados (al inculpado, en este caso a Lozoya) todos los datos que solicite para su defensa y que consten en el proceso”.

Dicho de otro modo, Santiago Nieto violentó la constitución y los derechos constitucionales del exdirector de Pemex al negarle lo que solicitó en la carta que ilegalmente hizo pública el titular de la Fepade. ¿Olvidó Nieto que al tomar posesión protestó cumplir y hacer cumplir la Constitución? Por eso fue despedido.

Y es que en la entrevista que concedió a Reforma, el exfiscal Nieto no sólo violó el debido proceso, sino que intentó desprestigiar a Lozoya al generar una mala imagen mediática de su persona, predisponiendo a toda autoridad que conozca el caso.

Además, Nieto violó el derecho constitucional de defensa de Lozoya y, sobre todo, si cualquiera lee la carta que envió a Santiago Nieto, queda claro que no conocía el número de la carpeta de investigación. Sin embargo, ese número –FED/FEPADE/UNAI-CDMX/0001139/2017–, era conocido por los medios.

¿No es una chingadera que el inculpado desconozca la carpeta de investigación que lo involucra y que esa carpeta se publique en los medios?

Así, o hace falta más.

Al tiempo.
23 Octubre 2017 04:00:00
Santiago Nieto: ¡las mentiras..!
El camino al poder se pavimenta con hipocresía y con víctimas”.

La frase es recurrente en el personaje de House of Cards –Castillo de Naipes–, que retrata puntual a la política en general pero que, en el caso mexicano, es una cruda estampa de cuerpo completo.

Y es que en la pelea por el poder presidencial mexicano no sólo los partidos han pavimentado con hipocresía, engaño y noticias falsas su camino a Los Pinos sino que, la llamada “sociedad organizada”, las ONG y hasta ciudadanos de a pie –a través de redes–, son expertos del engaño y la mentira.

Así, un buen día, los mentirosos líderes del PAN, PRD y MC inventaron la patraña engañabobos del “fiscal carnal” y, cual aves de rapiña, digitales, redes, la “sociedad organizada” y no pocas ONG tragaron sapos y serpientes del engaño y lo moldearon a su convenenciera ambición de poder.

Es decir, PAN, PRD, MC y la “sociedad organizada” le disputan a Trump el título del mayor mentiroso, hipócrita y propalador de noticias falsas; “noticias” que repiten millones de veces hasta convertirlas en “la verdad” que consumen incautos ciudadanos.

La “sociedad organizada” y los partidos que por décadas cuestionaron las mentiras y la hipocresía del PRI, hoy son santones de la mentira, el engaño y la hipocresía.

Y la nueva mentira y el nuevo engaño se llama Santiago Nieto, el despedido fiscal electoral que cometió muchos delitos y a quien defienden con mentiras el PAN, PRD, Morena, MC y los membretes de la “sociedad organizada”.

1.- Para empezar, nadie reconoce que en su momento Santiago Nieto llegó a la titularidad de la Fepade mediante engaños y mentiras que solapó el PRD. ¿Por qué mentiras? Porque el PRD y Nieto ocultaron que antes de jefaturar la Fepade era asesor jurídico del PRD. Es decir, el mentiroso Nieto era juez y parte.

De manera ilegal Nieto servía a los intereses de un un grupo político, como quedó demostrado cuando consignó a Arturo Escobar –por venganza política–, pero un juez tiró la consignación.

2.- Con el tiempo, la parcialidad interesada de Nieto se puso al servicio del Frente Ciudadano –PAN, PRD y MC–, quienes encontraron “un rico filón de oro político” cuando en Brasil apareció el escándalo Odebrecht, que sin prueba salpicó el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya.

Entonces Nieto empezó a dinamitar a Lozoya, al que involucró –sin evidencias–, con el supuesto financiamiento ilegal de la campaña presidencial de Peña Nieto. El escándalo serviría para que el “Frente Ciudadano” tuviera combustible para el desprestigio del PRI rumbo a 2018.

3.- Por eso –y con estricto rigor legal–, Emilio Lozoya envió una carta al titular de la Fepade, en la que pide le informen si existe imputación en su contra por el caso Odebrecht; pide declarar sobre el caso y aportar elementos de prueba y, al final, pide que se incluya en la carpeta de investigación que está localizable y que no pretende darse a la fuga. Todo lo expuesto en la carta es estrictamente legal.

4.- Sin embargo, de manera ilegal, Santiago Nieto dio a conocer la existencia de carta y reveló parte del contenido. Pero lo grave es que en tanto fiscal de Delitos Electorales, Nieto no sólo violentó el debido proceso, sino que en entrevista formuló juicios mediáticos como si Lozoya fuera culpable de un delito que apenas se investiga.

Dijo Nieto al diario Reforma: Lozoya “me envió una carta diciendo que quiere que yo haga un pronunciamiento público sobre su inocencia… creo que esta carta refleja, en gran medida la impunidad, es decir, el planteamiento de que soy una figura pública. La autoridad se tiene que disculpar”.

5.- El artículo 225 del Código Penal Federal dice: “225.- Son delitos contra la administración de justicia, cometidos por servidores públicos los siguientes… XXVIII.- Dar a conocer a quien no tenga derecho, documentos, constancias o información que obren en una averiguación previa o en un proceso penal y que por disposición de la ley o resolución de autoridad judicial sean confidenciales”.

Es decir, Santiago Nieto, fiscal de la Fepade, violentó el artículo 225, que protege la secrecía y garantiza la procuración de justicia. Y es que en una averiguación previa o proceso, sólo tienen derecho a conocer los documentos del caso el probable responsable y el ofendido.

6.- Por eso es ridículo que PAN, PRD, MC, Morena y la dizque sociedad civil defienden a quien violenta el derecho, en lugar de revisar conforme a derecho la actuación de Nieto. Además defienden a un servidor público que engañó al Congreso.

¿No será que con la caída de Santiago Nieto el Frente Ciudadano pierde un alfil electoral? ¿Bloquean una verdadera investigación sobre Odebrecht? ¿A qué intereses sirve Santiago Nieto? Así o más claro.

Al tiempo.
22 Octubre 2017 04:07:00
¡‘Pinche dedazo’ presidencial!
Sin duda que el “destape” de los candidatos presidenciales a través del viejo método del “dedazo” presidencial es una de las peores prácticas de la política mexicana.

Sin duda se trata de la vieja liturgia política de lo más rancio del PRI, que se remonta a los nada democráticos tiempos de los gobiernos de Miguel Alemán, Adolfo Ruiz Cortines, Gustavo Díaz Ordaz o Luis Echeverría, por citar a algunos presidentes de la historia de ese partido.

Sin duda que “el pinche destape presidencial”, como moteja la sociedad toda el manoseo de la sucesión presidencial, es la mayor ofensa para un partido que se dice democrático y que enarbola la defensa de las causas nacionales, la defensa de los que menos tienen y hasta presume salvar a la patria.

Sin duda que el “dedazo” y el “destape” por parte del jefe real del partido, del dueño de ese remedo del PRI, del más distinguido militante –y del verdadero dueño del partido–, no sólo es el peor mensaje para la democracia, sino para la pluralidad y las formas elementales de la convivencia política.

Sin duda que nadie –en su sano juicio–, puede sentirse orgulloso de un partido político que es manejado por un solo hombre, que pone y quita candidatos, que es dueño de vidas y carreras, que decide el futuro del país a partir del “dedazo” unipersonal y el “destape” autoritario, sin consultar a nadie.

Pero lo más cuestionable es que durante años nadie ha dicho nada –ni intelectuales mexicanos, ni estudiosos de la cosa política, ni expertos y dizque demócratas, y menos opinadores de ocasión–, sobre las peores prácticas autoritarias, al mejo estilo del viejo PRI y que hoy son la norma para el presidente y dueño del partido.

Si no lo han advertido, nos referimos al “pinche dedazo presidencial” del dueño de Morena, de Andrés Manuel López Obrador, que gracias a la sublimación del “pinche dedazo” y del ojete “autodestape” se ungió a sí mismo como candidato presidencial de Morena.

El “pinche presidente” de Morena no consultó a nadie, ni a su sombra y mucho menos a su conciencia, para autodestaparse como candidato presidencial único de Morena.

Y como se sabe impune –a pesar del grosero “autodestape” que lo hizo candidato presidencial de Morena–, AMLO dice que la selección del candidato presidencial del PRI “será una simulación”. (Aquí, el que quiera, puede poner las risas)

“Pinche dedazo presidencial”... de Morena. ¡Y mientras tanto, los lacayos callan!

Al tiempo.
20 Octubre 2017 04:00:00
Eruviel y Narro: ¿dupla ganadora?
¿Por qué llegó Eruviel Ávila al PRI capitalino? ¿Cuál será su tarea?

Las anteriores fueron las preguntas recurrentes luego de que el jefe nacional del PRI, Enrique Ochoa, anunció que el exgobernador mexiquense se encargaría del timón del PRI en CDMX.

Y no, no se trata de interrogantes ociosas o de meras ocurrencias. ¿Por qué?

Porque todos saben, en la clase política, que el PRI de la capital del país está en calidad de enfermo terminal. Es decir, que luego de más de dos décadas de gobiernos del PRD, el viejo partido tricolor de CDMX está al borde de la muerte.

Por esa razón, los estrategas del PRI y de la casa presidencial diseñaron una respuesta urgente de “reconstrucción” del viejo partido en la Ciudad de México y también por eso encomendaron el timón de la nueva empresa –verdadera tarea titánica- a uno de los más eficientes estrategas de la nueva generación del PRI.

Y es que, como también saben los expertos de la cosa político electoral, Eruviel Ávila es uno de los más acabados estrategas electorales de la nueva camada del PRI. ¿Lo dudan?

El exgobernador mexiquense ganó en dos ocasiones el complejo municipio de Ecatepec, otra bastión de la izquierda. Luego de una impensable postulación como abanderado del PRI al Gobierno estatal, logró una victoria contundente e impensable en el Estado de México.

Pero la primera prueba de Eruviel en las “grandes ligas” de la política mexicana fue la elección presidencial de 2012, en donde los resultados fueron sorprendentes a favor del PRI y del entonces candidato Enrique Peña Nieto. El Gobernador mexiquense ratificó el carácter estratégico del Estado de México y que seguía siendo un bastión del PRI.

A su vez, en el ejercicio político del poder, el mexiquense Eruviel Ávila desmanteló poco a poco los “corredores azul y amarillo” que eran potentes bastiones del PAN, por un lado, y del PRD, por el otro. En cada elección local el PRI achicó al PAN y al PRD que se habían convertido en dueños de buena parte de los municipios mexiquenses de la zona conurbada a la capital del país.

Pero la joya de la corona fue la sucesión mexiquense del propio Eruviel Ávila. Como recuerdan, el Estado de México se convirtió en el pasaporte para 2018, por un lado, y en la guillotina para las presidenciales por el otro.

Todos los partidos apostaron a la victoria en el Estado de México, pero el estratega Eruviel Ávila impidió la alianza PAN-PRD, derrotó a la candidata Josefina Vázquez Mota, hizo crecer al perredista Juan Zepeda y venció de manera clara a un poderoso partido Morena cuya campaña estuvo encabezada de manera directa por el propio López Obrador.

Eruviel Ávila hizo lo impensable y consiguió lo imposible, la victoria de Alfredo del Mazo.

Toda esa experiencia y todas esas habilidades estarán al servicio del PRI en la capital del país, un partido político que acaso es el más partido y fragmentado de todos sus comités estatales del país; una franquicia que parece condenada al basurero de la historia.

¿Qué va a hacer Eruviel Ávila? Está claro que el nuevo jefe priista de la capital es sólo una de las dos caras de una potencial moneda ganadora. Por eso obliga la pregunta:

¿Quién será el candidato del PRI a CDMX? ¿Quién será la otra cara de la moneda ganadora del PRI?

Son muchas las cartas se se manejan en una baraja que se antoja numerosa. Sin embargo, los precandidatos con posibilidades reales son muy pocos.

Por un lado aparece el expriista, experredista, expetista y casi casi exmorenista, Ricardo Monreal, quien pudiera regresar al PRI.

Sin embargo, el PRI tiene lo que parece ser una carta ganadora. Muchos en el PRI dicen que el más viable candidato del tricolor se llama José Narro, el reputado y popular exrector de la UNAM; el actual secretario de salud del gobierno de Peña Nieto y un potente precandidato presidencial.

¿Por qué Narro?

Las razones son muchas, pero acaso la mejor carta de Narro sea la buena gestión en esa pieza fundamental para la Ciudad de México –y para todo el país–, que es la UNAM.

Resulta que “Pepe” Narro –como le dicen sus amigos–, es una figura política eminentemente urbana, “clasemediera”, referente del capitalino culto, educado, emparentado con la izquierda intelectual y alejada de la izquierda radical.

Narro representa una de las mejores caras del PRI; el intelectual de centro-izquierda, el político preparado, el académico, el hombre de ciencia y ese político con un tufo de sabiduría que ya no abunda en el PRI.

Narro sería la mejor carta del PRI en Ciudad de México, para unos capitalinos renegados de la política y rejegos del PRI –los renuentes al PRI y a los partidos–, que son mayoría en la capital del país.

¿Será Narro?

Al Tiempo.
19 Octubre 2017 04:00:00
El 19-S resucitó  a Peña
Hoy se cumple un mes del 19-S.

Y bastó un mes para ver las diferencias no sólo en la intensidad de los terremotos de 2017, respecto de 1985, sino en la gravedad de los daños y en la respuesta social y de las autoridades de los tres órdenes de Gobierno.

Y cuando se compara la actuación de Peña Nieto con la respuesta del gobierno de Miguel de la Madrid, resulta notoria la diferencia entre la manera en que actuaron ambas autoridades federales, en 1985 y en 2017.

Y es que –según uno de los sabios de la política mexicana–, el 19-S de 2017 resucitó a Enrique Peña, mientras que el 19-S de 1985 sepultó a Miguel de la Madrid.

Y podrán decir misa los malquerientes de Peña Nieto; podrán inventar y hasta difamar, pero lo cierto es que la respuesta del Gobierno federal no sólo fue positiva, sino que en algunos casos resultó ejemplar y –sobre todo–, sigue siendo fundamental en Oaxaca y Chiapas.

Y la reacción del Gobierno federal ha sido de tal manera positiva que, incluso, ya motivó una respuesta de notoria mezquindad entre políticos y opositores al PRI, quienes pretenden hacer creer que la reconstrucción es activismo político y hasta han solicitado que el Gobierno se paralice.

Sobre este tema, cuando se le preguntó a Peña Nieto sobre la posibilidad de que los partidos opositores impugnen la reconstrucción con el argumento de que se trata de proselitismo electoral, el Presidente fue categórico.

Dijo: “la reconstrucción va, a pesar de los tiempos electorales y a pesar de lo que digan los partidos… la responsabilidad del Gobierno es con los damnificados, no con el interés político”.

Lo interesante del tema –a un mes del terremoto–, es que las figuras de autoridad, tanto estatales como la federal, recuperaron imagen y confianza entre amplios sectores sociales, gracias a la rápida respuesta del Gobierno federal y de los gobiernos estatales.

Y es que, por ejemplo, la reconstrucción que ha iniciado el Gobierno federal con la colaboración de las autoridades estatales –en Oaxaca y Chiapas–, impactará de manera decisiva en el resultado electoral. ¿De qué estamos hablando?

Como saben –y de ello hizo énfasis el Presidente en el encuentro con comunicadores del pasado martes–, los estados en los que el terremoto del 19-S provocó la mayor cantidad de daños son, en ese orden, Oaxaca y Chiapas.

Casualmente son las entidades con el mayor nivel de pobreza, rezago educativo y bienestar social. Al mismo tiempo son bastiones electorales de la llamada llamada izquierda y, sobre todo, de la Morena de AMLO.

Bueno, pues resulta que más del 50% del total de los esfuerzos de reconstrucción, del dinero que será canalizado para atender a los damnificados y del contacto directa del Gobierno federal, estará dedicada a Oaxaca y Chiapas.

¿Y eso qué..? Podría preguntar algún despistado.

Pues casi nada, que debido a los trabajos de reconstrucción y a la atención directa que tiene y seguirá teniendo el Gobierno federal en Oaxaca y Chiapas, las preferencias electorales sufrirán un notorio cambio. Claro, no precisamente a favor de las izquierdas.

Un caso simular está ocurriendo en la capital del país, en donde Morena ya repite la misma fórmula clientelar de los damnificados del terremoto de 1985. Es decir, todos los jefes delegacionales de Morena empezaron a comprar la voluntad de los damnificados, a los que movilizarán a partir de hoy, para construir a los nuevos Bejarano y Padierna.

Lo que no sabe Morena es que la sociedad capitalina de 2017 no es la misma que la de 1985.

Y tampoco sabe que en la capital del país el terremoto también resucitó a Miguel Mancera, el activo Jefe de Gobierno que pudiera quedar relegado de la contienda presidencial, pero cuya capacidad de respuesta fue aplaudida por tirios y troyanos.

Lo cierto es que Mancera no está muerto; anda en la tragedia. Y aún existen resquicios para su regreso a la pelea presidencial. Y, como resultado de la acertada respuesta a la tragedia del 19-S, sus bonos suben cada día más alto. Por lo pronto, hoy veremos nacer a los nuevos Bejarano y Padierna.

Al tiempo.

EN EL CAMINO

La llegada de Eruviel Ávila al PRI de Ciudad de México es un poderoso mensaje de que el tricolor va en serio por la recuperación de los espacios perdidos en la capital. Por si lo olvidaron, vale recordar que el exgobernador mexiquense achicó los corredores azul y amarillo en el Estado de México y logró contener a Morena para hacer posible la victoria de Alfredo del Mazo. En pocas palabras, es un eficiente operador político y un probado estratega electoral. Sólo falta que el PRI seleccione al nombre correcto.
18 Octubre 2017 04:00:00
¡’Chabacana’ amenaza de muerte…!
En alusión al asesinato de casi medio centenar de periodistas en los últimos cinco años, apenas ayer preguntamos: “¿Quién los mata? ¿Por qué?”.

Nos ocupamos del tema en el Itinerario Político porque nos pareció macabro el paralelismo entre los crímenes impunes de 39 periodistas y 50 presidentes y expresidentes municipales, todos ellos en circunstancias parecidas; todos crímenes impunes.

Y es que luego de revisar las historias de cada uno de los casos de periodistas, alcaldes y exalcaldes asesinados, la primera conclusión a la que llegamos es que a los informadores los habrían matado para callarlos, mientras que los munícipes recibieron “la plata o el plomo” que decreta el crimen organizado para quienes colaboran o no con los mafiosos y matarifes, según sea el caso.

Lo curioso es que precisamente ayer, cuando dimos cuenta del macabro paralelismo, justo a las 11:06 am, en un mensaje directo de Twitter, al celular del autor del Itinerario Político llegó la primera amenaza de muerte.

El texto es el siguiente: “Perro bájale de huevos si no dices hoy a las 9 pm que votarás por Meade mañana no verás la luz del día puto”.

El mensaje iba acompañado de la imagen de una pistola Colt 38 súper, con el grabado de “El Lic”.

Por lo burdo y grotesco del mensaje y de la imagen –francamente montajes de risa loca–, está claro que se trata de una manera idiota de enderezar una “campaña negra” que más que buscar miedo pretende ensuciar la imagen de uno de los dos más aventajados presidenciales del PRI: José Antonio Meade, titular de Hacienda.

El otro aventajado –en realidad otro verdadero fenómeno electoral– se llama Miguel y su apellido es Osorio Chong, del que hablaremos en otro momento.

Pero lo más simpático del asunto –y que francamente resulta de risa loca–, es que la “chabacana” amenaza de muerte llegó al teléfono móvil justo cuando Enrique Peña Nieto iniciaba el saludo de medio centenar de periodistas y articulistas que acudimos al salón López Mateos, de Los Pinos, para conocer los detalles de la reconstrucción que lleva a cabo el Gobierno federal luego de los sismos.

Detrás del Presidente, también saludó a los periodistas –uno a uno–, José Antonio Meade, el titular de Hacienda, el mismo por cuya candidatura presidencial debía pronunciarse el autor del Itinerario Político antes de las 9 de la noche. De lo contrario –¡huy, qué miedo!–, no vería la luz del día.

La reunión siguió y una vez que el Presidente explicó los objetivos de la misma –y que trató de sensibilizar a los informadores sobre la situación de verdadera tragedia que viven miles de mexicanos que lo perdieron todo en los estados de Oaxaca, Chiapas y en una región de Morelos–, y luego de que algunos secretarios de Estado apuntaron las principales acciones de la reconstrucción, llegó al móvil la segunda amenaza de muerte.

A la 1:10 pm entró el texto siguiente: “Te queda poco tiempo perro tu sabrás”. Para entonces ya la “chabacanería” era total. ¿De verdad los idiotas detrás de esos bobos mensajes creen que asustan a alguien?

Los mensajes provienen de la cuenta de Twitter MexicoconMeade @MexicoconMeade, que tiene 6 mil 982 seguidores y a la que siguen 646 usuarios. Es una cuenta que se mantuvo inactiva durante años y que se reactivó hace pocos meses supuestamente como parte de la campaña a favor de las aspiraciones presidenciales de José Antonio Meade.

Por supuesto que nadie puede tomarse en serio la amenaza de muerte de @MexicoconMeade, igual que nunca hemos tomado en serio insultos y otras agresiones –otras amenazas de muerte–, de los sembradores de odio de las redes y menos de los matones digitales.

Todos saben –y lo supieron buena parte de los 39 periodistas asesinados en los últimos 5 años–, que “perro que ladra no muerde”, como también saben que “la legión de idiotas” de la aldea cibernética suelen montar esas y muchas otras campañas de odio y terrorismo cibernético en espera de que otros idiotas muerdan el anzuelo.

La de ayer es la enésima ocasión en que los profesionales de la siembra de odio y la amenaza se ocupan de nosotros. La intensidad del ataque cibernético fue mayúsculo, por ejemplo, cuando revelamos la historia de las “relaciones peligrosas” del boxeador Julio César Chávez, quien hoy es uno de los bobos que apoyan a gobernantes impresentables como “El Bronco”.

Y las amenazas y ataques llegaron al extremo de tirar nuestras páginas por casi una semana, cuando revelamos evidencias de que exgobernadores de Durango habían mantenido vínculos con con el crimen organizado. Esos fueron ataques y amenazas.

Las de hoy son parte de la “guerra negra” contra un candidato presidencial. Además, el martirologio no es periodismo.

Al tiempo.
17 Octubre 2017 04:08:00
¿Quién los mató? ¿Por qué?
Se trata de una estadística cuyas coincidencias parecen macabras.

De 2012 a la fecha, en todo el país han sido asesinados 39 periodistas, 13 de ellos en 2017.

También de 2012 a la fecha han sido asesinados 50 alcaldes y exalcaldes, 14 de ellos en 2017.

¿Quién los mató? ¿Por qué?

Resulta no sólo escandalosa, sino alarmante la tendencia de atentar contra el gremio de los informadores. ¿A quién le interesa callar a los periodistas, sobre todo en las regiones más violentas del país?

Está claro que existe una poderosa fuerza capaz de matar para silenciar; fuerza a la que molesta que los periodistas difundan lo ocurrido en regiones donde impera el crimen organizado, en sus distintas modalidades.

¿Quién ordenó matar a 39 periodistas en cinco años?

Lo curioso es que la misma fuerza que parece estar detrás del crimen impune de 39 periodistas en cinco años, parece estar detrás del asesinato de 50 alcaldes y exalcaldes en los mismos cinco años.

Pero acaso el escándalo mayor es que la responsabilidad de esclarecer el crimen de 39 periodistas y el asesinato de 50 alcaldes y exalcaldes, es una responsabilidad estatal y municipal, pero la fuerza de la manipulación político electoral culpa al Gobierno federal.

¿Quién los mató? ¿Por qué?

De los 50 alcaldes y exalcaldes asesinados entre 2012 y 2017 –del total 26 eran alcaldes y 24 exalcaldes–, la mayoría se cometieron en cuatro entidades que aparecen en la lista de las más violentas del país.

Es decir, en Oaxaca fueron asesinados 17 alcaldes y/o exalcaldes, 6 en Guerrero, 5 en Puebla y 4 en Veracruz. Además, en el Estado de México han sido asesinados 3, en Jalisco 2 y uno en los estados de Durango, Tabasco, Chihuahua, Morelos y Chiapas, respectivamente.

En esa cifra macabra, el año 2017 ha sido el de mayor número de alcaldes o exalcaldes asesinados, con 14. Le sigue 2014, con 11 ediles o exediles asesinados; 2013 con 9; 2015 con 7; 2016 con 6 y 2012 con 4.

Por lo que hace a los periodistas, de 2012 a la fecha han sido asesinados 40 periodistas. Sólo en lo que va del 2017, 13 de han perdido la vida a manos del crimen. Todos siguen impunes y en todos los casos la impunidad está a cargo de los gobiernos municipales y estatales.

A continuación algunos de los casos más mediáticos.

1. Édgar Daniel Esqueda Castro, periodista potosino, se encontraba desaparecido desde el 5 de octubre; tres días después su cuerpo fue encontrado. Según sus compañeros, Daniel había recibido amenazas a consecuencia de su trabajo periodístico. Un video difundido en redes lo muestra confesando supuestos vínculos con el crimen.

2. La noche del martes 5 de septiembre mataron a Juan Carlos Hernández Ríos, periodista y colaborador del portal La Bandera Noticias –en Yuriria, Guanajuato–, por dos sujetos que lo emboscaron al salir de su casa.

3. El periodista Cándido Ríos Vázquez es otra víctima de la violencia contra comunicadores en Veracruz. Colaborador del Diario de Acayucan y fundador de La Voz de Hueyapan, Cándido fue asesinado a balazos junto con dos personas, 22 de agosto pasado, en el municipio de Hueyapan de Ocampo al Sur, Veracruz.

4.- Salvador Adame fue ultimado en mayo pasado. El 18 había sido secuestrado y el día 26 de junio fueron localizados sus restos en el municipio de Gabriel Zamora, Michoacán. El procurador estatal, José Martín Godoy Castro, señaló que un sujeto conocido como “El Chano Peña” ordenó su asesinato.

5.- Sonia Córdova, subdirectora del diario El Costeño de Autlán, Jalisco, fue asesinada el 15 de mayo cuando conducía por Periférico de Autlán en Guadalajara. Sujetos armados le dispararon a Córdova y a su hijo mientras iban en su vehículo. Los dos perdieron la vida.

6.- Apenas se cumplieron cinco meses del crimen de Javier Valdez, colaborador de La Jornada y fundador de Ríodoce, asesinado el 15 de mayo en Sinaloa. El periodista fue acribillado por sujetos armados que lo interceptaron cuando estaba a bordo de su automóvil.

7. Filiberto Ávarez, era reportero de La Señal de Jojutla y fue asesinado el 29 de abril en Morelos. De acuerdo con medios locales, Álvarez, de 65 años, fue asesinado a la entrada del Balneario El Rollo de Tlalquiltenango.

8. Maximino Rodríguez del medio Colectivo Pericú, fue asesinado el 15 de abril en Baja California Sur. Aunque el periodista siempre repetía que su trabajo no le daba miedo, fue asesinado a balazos afuera de una tienda.

9. Miroslava Breach fue asesinada el 23 de marzo en Chihuahua. Breach reveló el hallazgo de fosas clandestinas en ese estado. La periodista fue asesinada por hombres armados mientras salía de su domicilio a bordo de su camioneta.

Impunes todos los casos, periodistas, alcaldes y exalcaldes.

¿Quién los mató? ¿Por qué?
16 Octubre 2017 04:00:00
¡Fiebre presidencial; 85 contagios!
Se entiende que intramuros de los partidos las peleas por una candidatura presidencial sean a muerte. Y se entiende porque la razón de ser de los partidos y la misión de los políticos es alcanzar el mayor poder posible. Por la misma razón, también se entiende que partidos y políticos busquen “el poder por el poder” y que –en esa batalla– la ambición mayor sea la de ser presidente.

Y hasta se entiende que entre “la masa ciudadana” –sobre todo en la legión de idiotas de las redes–, el deporte favorito sea mentar madres contra el Presidente en turno; haya sido Vicente Fox –a quien no bajaban de tonto–, haya sido Calderón –al que mentirosamente motejaban como “borracho”–, o sea el propio presidente Peña Nieto, quien en respuesta a la mofa sistémica a su gestión acuñó el didáctico “ningún chile les acomoda”.

Pero lo que no se entiende es la epidemia que desató la peculiar “enfermedad presidencial”, cuya fiebre contagió a casi un centenar de mexicanos que parecen dispuestos a todo con tal de aparecer en la lista de presidenciables independientes. Incluso no les importa el ridículo de aspirar a Los Pinos –por la vía independiente–, sin tener la menor posibilidad para ello.

¿Qué tiene en la cabeza un ciudadano que no milita en un partido y que supone que puede ser presidente por la vía independiente? ¿Qué pasa por la cabeza de un ciudadano de a pie que debe conseguir 867 mil firmas –números cerrados–, en 120 días para ser considerado presidenciable independiente? ¿Qué desató la epidemia de presidencialismo, al grado de provocar el contagio febril de casi un centenar de mexicanos? La respuesta la conocen todos.

1.- Como saben, los presidenciables de todos los partidos –sólo los que tienen alguna posibilidad– no son más de una veintena. A esos se suman 85 aspirantes independientes registrados al cierre de la fecha límite. La fiebre por ser presidente contagió a poco más de un centenar de mexicanos.

2.- ¿Y cómo se cura esa fea enfermedad? El antídoto es mediático y consiste en exhibir, de cuerpo completo, la farsa y a los farsantes que dicen que pueden con el paquete de presidente de los mexicanos.

3.- El feo contagio del presidencialismo confirma que la mexicana es una sociedad de tramposos, mentirosos, oportunistas y farsantes- ¿Por qué?

4.- Porque así como el 20% de los corredores del Maratón de CDMX hicieron trampa para recibir una medalla que nunca ganaron y así como 40% de los que cobraron cheques de ayuda para renta a damnificados no eran damnificados, así muchos de los inscritos para ser candidatos independientes no tienen una sola posibilidad y sólo buscan la foto, la fama, la popularidad y sus 5 minutos de gloria. ¿Lo dudan?

5.- Como saben, para que el INE otorgue validez a una candidatura independiente, el aspirante debe reunir la firma de 866 mil 593 ciudadanos registrados en el padrón electoral y que no estén afiliados a ningún partido, para lo cual deberán entregar los datos básicos de su credencial de elector. Las firmas se deberá acreditar ante el INE, los 120 días que siguen a partir de hoy.

6.- Pero resulta que la labor no sólo será titánica, sino millonaria en su costo. Y es que reunir las más de 866 mil firmas significa contar con un ejército ciudadano que haga posible levantar, por lo menos, algo así como 7 mil 200 firmas al día, 300 firmas por hora y 5 firmas por minuto. Todo en números redondos.

7.- ¿Cuántos promotores de firmas deberá tener un candidato? ¿Cuánto cuesta pagar ese ejército ciudadano? ¿Cuántos de los 85 inscritos y de los que sobrevivan, tienen recursos para ello? Cercanos a Margarita hablan de 20 mil promotores, lo que supone que en 120 días cada uno tendría que recabar algo así como 43 mil firmas. ¿Misión imposible?

8.- Está claro que no más de tres aspirantes pueden conseguir un ejército de firmas; acaso cuatro precandidatos. El resto son farsantes engañabobos que buscan reflecto, notoriedad y fama. ¿Y la democracia? Les vale madre.

9.- Pero el asunto se complica aún más si se toma en cuenta que los 85 inscritos requerirán –en el supuesto de que todos reúnan los requisitos–, de 74 millones de firmas; algo así como 85% del padrón de electores.

10.- En pocas palabras, hay más candidatos buscando votantes que votantes disponibles. ¿Por qué? Porque si hacemos caso a los padrones de ciudadanos afiliados a los partidos, veremos que más de 15 millones de personas ya están el el registro de algún partido político. ¿De dónde sacarán votos? Por la fiebre presidencial habrá gritos y sombrerazos. Pero es la ley. Y si no les gusta, reúnan firmas para cambiarla. Al tiempo.
15 Octubre 2017 04:07:00
¡Los criminales también votan!
A raíz de la propuesta del PRI para cerrar el financiamiento público a partidos, resurgió el debate sobre el dinero criminal “que pudiera entrar” a las campañas. Sin embargo, tanto el presidente del INE como los jefes de los partidos y los políticos –en general– prefieren la complicidad y la doble moral sobre la identidad de algunos hijos bastardos de la democracia, como el voto del crimen.

Y es que, le guste o no al árbitro electoral, a partidos y candidatos, no se requiere magia para saber y entender que abundan los casos de elecciones estatales y municipales –incluso federales–, que son financiadas por bandas del crimen organizado, sea narcotráfico, tráfico de personas, robo de mercancías y combustible, entre otros.

Y pueden decir misa los malquerientes de tal o cual partido, pero no se salva nadie, sea PRI, PAN, PRD o Morena. Más aún, uno de los casos más escandalosos –de una veintena que aquí hemos documentado– y que vincula política, elecciones y narcotráfico lo protagonizó Morena, cuyo líder, AMLO, avaló la Alcaldía de la familia Abarca en Iguala, Guerrero.

Hoy está probado que Abarca compró la candidatura del PRD –en tiempos de AMLO–, y que su esposa ya tenía en la bolsa la candidatura por Morena. En los dos casos la operadora fue Yeidckol Polevnsky, brazo derecho de AMLO y de quien existe un audio cuando lava dinero para Morena.

¿Por quién votan los criminales? ¿Les interesa la democracia electoral? ¿Entienden de elecciones, partidos, ideologías? ¿Por qué financian elecciones municipales?

Está claro que tanto empresas criminales y bandas mafiosas tienen interés económico y político en sus regiones de influencia. En Chihuahua, por ejemplo, quien manda es el crimen, cuyos tentáculos designan a no pocos candidatos municipales. ¡Por eso el Gobierno de Javier Corral está anulado! De los casi 50 alcaldes y exalcaldes asesinados en los últimos 5 años, la mayoría son de Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Puebla. ¿Por qué? ¿Porque no se plegaron o no pagaron al crimen?

Otro escándalo es el de “El Chapo” que, por ejemplo, metió la mano al PAN para imponer y hacer ganar a la llamada “Chapodiputada” al Congreso de Sinaloa. En Tamaulipas no pocos mandatarios estatales del PRI han sido señalados con vínculos en el crimen organizado, mientras que el PRD llevó al Congreso al narcodiputado michoacano Julio César Godoy. Nadie se salva y nadie sabe cuántos alcaldes, diputados locales, federales, senadores y gobernadores mantienen vínculos criminales; nadie sabe cuántas candidaturas son posibles gracias al dinero criminal. Lo que sí se sabe es que los criminales también votan; sea con plata sea con plomo. Negarlo es creer que la sociedad es idiota.

Al tiempo.
13 Octubre 2017 04:00:00
Margarita ya no es ‘exprimera dama’
Pocos se han percatado de que Margarita Zavala ya no usa “las chalinas” que hicieron peculiar su atuendo como “primera dama”.

Y si no han visto que dejó atrás la imagen de “primera dama”, tampoco han visto que su salida del PAN va mucho más allá de un mero trámite para buscar lugar entre los candidatos independientes.

Más, muchos especialistas en la cosa política tampoco se han percatado que el de Margarita es un proyecto mayor al de una candidata independiente.

Y es que Zavala propone un “salto al futuro”, emparentado con otras apuestas históricas que marcaron la vida política del país y que han decantado lo mejor y lo peor de la política y los partidos.

Y si no han notado que Margarita ya no es la “exprimera dama” y no han visto que no sólo va por una candidatura independiente, es posible que tampoco hayan detectado que en el video que difundió para explicar su intención independiente, ante el INE, habló por primera vez “del movimiento de mexicanos libres” que propone y que busca ser mucho más que un partido
político.

La señora Zavala llama a que “la acompañen” quienes pretendan un mejor futuro, quienes rechacen la simulación y el doble discurso de los partidos, aquellos que están en contra de que los políticos son dueños de los partidos y creen que sólo se ganan elecciones con dinero.

Llama a los mexicanos libres, a los que hacen posible la solidaridad, que quieren políticos y gobernantes honestos, a los que apuestan por un cambio y buscan un México de ciudadanos libres.

¿Qué futuro tiene “el movimiento de mexicanos libres” que propone Margarita?

Hoy nadie lo sabe. Lo que muchos saben es que la de un “movimiento ciudadano” no es una fórmula nueva; muchos saben que otras experiencias similares fracasaron estrepitosamente. ¿Fracasará “el movimiento de mexicanos libres” de Margarita?

La creación del Foro Doctrinario y Democrático fue la primera gran fractura del PAN y se produjo en los previos a las presidenciales de 1988, en donde los azules eligieron a un candidato netamente empresarial, Manuel “maquío” Clouthier, uno de los constructores de la democracia mexicana.

En realidad esa fractura era la continuación de la crisis doctrinaria que vivió el PAN desde 1976, cuando la mezquindad de “un puño” de panistas “conservadores” dejó sin candidato presidencial al partido azul. Así, desde que José López Portillo fue ungido candidato del PRI, ya era el Presidente.

“Los foristas” –entre ellos Jesús González Schmall y Bernardo Batiz–, fueron relegados de la política y terminaron en penoso papel de comparsa de la izquierda más radical y rancia, la de
Morena.

A su vez, la primera gran división del PRI se produjo en la primera mitad de los años 80 –del siglo pasado–, cuando chocan el cardenismo y el neoliberalismo. La primera tendencia la encabezó Cuauhtémoc Cárdenas y la segunda Carlos Salinas, candidato del saliente presidente Miguel de la Madrid.

En 1986, Cárdenas creó la Corriente Democrática dentro del PRI, –junto con Porfirio Muños Ledo–, que tiempo después desertó del PRI para dar paso al primer “movimiento ciudadano” con el eslogan, “de reconstrucción nacional”.

Como saben, ese “movimiento ciudadano” se transformó en Frente Democrático Nacional (FDN), que hizo candidato presidencial a Cuauhtémoc Cárdenas, en 1988, y quien pareció disputar la victoria al PRI de Salinas.
11 Octubre 2017 04:00:00
¡Pinche pri tan ‘chingón’!
Resulta de risa loca, si no es que delirante.

Resulta que el PRI de Enrique Ochoa y Enrique Peña –políticos a los que nadie concede un milímetro de talento–, es dueño del más depurado “librito de Maquiavelo”, con el que aplicará todas las perversidades posibles en las elecciones de 2018.

Resulta que frente a esa perversidad del PRI –y ante el maquiavelismo de los priistas–, los ciudadanos serán no sólo engañados cual ciegos y sordos, sino que se convertirán en “bobos útiles” en la contienda presidencial.

Resulta que los tentáculos y el talento de los priistas –y del Gobierno de Peña–, llegan tan lejos que son capaces de manipular a los “candorosos candidatos independientes”, muchos de ellos salidos de lo más corrupto y rancio de los partidos opositores al PRI.

Resulta que políticos como Emilio Álvarez Icaza –que por décadas vivió del dinero público–, declinó su prometedora candidatura independiente, porque la apabullante influencia del “tricolor” pretendía convertirlo en palero del PRI. Por eso –de risa loca–, Álvarez Icaza buscará la candidatura de la ciudad de México por el Frente Ciudadano. ¡Porquería de partidos!

Resulta que el PRI y el Gobierno federal son abusivos beneficiarios de la tragedia y el dolor, porque dedican todo a la reconstrucción y a la atención de los damnificados. Pero serían lo peor si no hicieran nada. ¡Ningún chile les acomoda!

Resulta que durante años, el PRI maniobró y manipuló los “intríngulis” de la crisis ideológica, de valores y de cuadros que vive el PAN. Resulta que el PRI arrinconó a Gustavo Madero –el responsable de la vigente legislación electoral fallida–, para que impusiera como presidente del PAN al genio de Ricardo Anaya.

Y resulta que los no menos genios del PRI movieron los hilos de las decisiones de Anaya para que, con ello, pudieran provocar la mayor crisis del PAN en su historia. Truculentos los políticos del horrible PRI que hicieron posible la “alineación de los astros”, para quedarse con el poder en el PAN y luego en 2018.

Resulta que quién sabe qué brebajes les dieron los perversos líderes del PRI a la señora Zavala y al señor Calderón, para convencerlos de que lo mejor para México era vender su alma al PRI.

Resulta que, por eso, “la oportunista”, “la pus”, “la ambiciosa” de la señora Zavala traicionó más de 30 años de militancia en el PAN, para hacer “el caldo gordo” al PRI, a cambio de quién sabe qué migajas en 2018.

Resulta que muchos ciudadanos que responden las encuestas son idiotas, imbéciles, y hasta “pendejos”, porque cuando dicen que la señora Margarita tiene posibilidades de ser candidata presidencial y de competir “de tu a tu” con AMLO, no saben que la señora Zavala “no tiene nada que ofrecer, no ha mostrado nada, no ofrece nada”.

Resulta que el PRI carcomió la cabeza de Anaya; exaltó la ambición presidencial de Anaya hasta niveles delirantes, con tal de que el jefe panista cerrara la puerta a la candidata mejor posicionada, a Margarita Zavala.

Resulta que tiene razón el señor Anaya, ya que “sesudos” analistas dicen que hace lo correcto, que no debió dejarse engatusar por “la pus” de la señora Zavala. ¿A quién se le ocurre suponer que ese genio de la política, llamado Ricardo Anaya y motejado como “el cerillo”, debió respetar la tradición democrática, debió velar por los principios del partido y debió estimular a la mejor posicionada y comportarse como un demócrata?

Resulta que son idiotas quienes le reclaman a Ricardo Anaya que respete los principios del partido, que respete los básicos democráticos que por 80 años reclamó el PAN, que respete la cultura democrática del partido azul y que no se comporte como uno más de los autoritarios, nada democráticos y dictadores dueños del Morena, PT, MC, PVEM…

Resulta que se debe aplaudir el cinismo de Anaya, que se debe felicitar su capacidad de mentir y engañar, que todos los políticos deben aprender del joven político cuya mejor habilidad es la de traicionar a todos los que le estorban.

Y es que, dicen esos sesudos analistas, Anaya hizo lo que tenía que hacer; defender a costa de todo, de lo que sea, sus habilidades para engañar, mentir, suplantar.

Pero acaso lo más grave es que políticos reputados, como el inteligente senador Javier Lozano, también fueron engañados por un “encantador de serpiente” como Ricardo Anaya, quien juró y perjuró en la casa de Lozano que si lo apoyaba para ser presidente del PAN, “no aspiraría a ser candidato presidencial”.

A ese y a muchos otros políticos del PAN engañó Ricardo Anaya. Y gracias a esa deshonestidad moral y ética está donde está. Y por eso debe ser aplaudido. Por eso le llaman “el rey del engaño”.

Pero también de eso son culpables el PRI y Peña Nieto.

¡Pinche PRI tan “chingón”!

Al tiempo.
10 Octubre 2017 04:00:00
¡Sociedad de tramposos!
Con toda razón crece la indignación social contra tramposos, corruptos y ladrones que proliferan entre políticos, partidos y servidores públicos de todos los signos, colores e ideologías.

Por eso es común la mentada de madre, la descalificación y hasta la agresión ciudadana contra rateros del PRI, PAN, PRD Morena… porque ningún partido y pocos políticos se salvan de la política depredadora.

Más aún, no pocos de los dizque candidatos independientes que aspiran al despacho presidencial se montan en el descrédito de políticos, partidos y servidores públicos, a pesar de que salieron de esos partidos.

Sin embargo, la doble moral social, las buenas conciencias políticas y lo políticamente correcto de la “legión de idiotas”, nada dicen cuando los tramposos, corruptos y rateros aparecen entre los ciudadanos comunes y corrientes. Entonces la transa, la ratería y la corrupción, son toleradas.

Todo, a pesar de que especialistas en el comportamiento social aseguran que a una clase política corrupta, tramposa y ratera, corresponde una sociedad corrupta, tramposa y ratera. La Tercera Ley de Newton, en materia de deshonestidad.

¿Lo dudan?

1.- Luego del reciente Maratón de la Ciudad de México, el Instituto del Deporte capitalino dio a conocer que descalificó a cinco mil 806 corredores que no completaron los 42 kilómetros de la justa. Aún así, los tramposos recibieron su medalla.

El Indeporte informó que en la justa participaron 29 mil personas, de las cuales 28 mil llegaron a la meta, pero casi 6 mil personas tomaron atajos, fueron llevados en autos, usaron el Metro y hasta cambiaron el gafete, para completar la ruta del Zócalo al estadio Olímpico.

Es decir, aparecieron 6 mil ciudadanos tramposos, potenciales políticos ratas y ladrones.

2.- El escándalo fue mayor cuando luego de los terremotos, el Gobierno de CDMX arrancó un programa para entregar 3 mil pesos mensuales de ayuda para renta, a damnificados por los sismos.

De poco más de 5 mil cheques entregados, casi mil de ellos –el 20%– fueron reclamados por personas que no habían sido damnificados y que no debían recibir la ayuda. Más aún, existe un video en donde un grupo de personas protagonizó un escándalo para exigir el pago, pero ninguno de ellos está en la lista de damnificados.

Casi mil ciudadanos tramposos, potenciales políticos y servidores públicos
rateros.

3.- Aquí documentamos que líderes de Los Panchos Villa y de otras organizaciones vinculadas a Morena, se instalaron con carpas y mantas en lugares de inmuebles damnificados –sin serlo– para recibir ayuda económica y para buscar la entrega de una casa.

El ejemplo más burdo fue el de un grupo de “paracaidistas” regenteados por Telésforo Francisco Martínez, instalados en la calle Roma, de la colonia Juárez, quienes se hacen pasar por damnificados cuando, en realidad, saquean las zonas de desastre. Además se anotan en todas las listas posibles para la entrega de casas.

Casi 300 pillos que si viven de la política rapaz de Morena.

4.- Luego de una supuesta asamblea de padres de familia de la escuela Rébsamen, un grupo de padres acordó que exigirán al Gobierno de CDMX que con dinero público se garantice la educación de todos los estudiantes de la escuela, hasta que concluyan la universidad. ¿La razón del abuso, que en medio de la tragedia “el Gobierno dará todo lo que pidamos”.

Decenas de padres de familia abusivos, potenciales políticos ratas.

5.- Durante los momentos dramáticos de la tragedia, rateros disfrazados

de Protección Civil se metían a las casas y –ante la urgencia ciudadana para que sus hogares fueran revisados– saqueaban todo lo que podían. Los casos denunciados fueron decenas.

Y decenas de rateros profesionales que lo mismo podían ser políticos.

6.- En redes sociales se denunció –y se documentó en video– que en un tianguis de Nezahualcóyotl se comercializaban víveres que fueron donados para los damnificados del terremoto del 19-S. En algunos casos se ponían a precios de remate bolsas con todo y logotipos de que se trataba de ayuda para los damnificados.

El comercio ambulante igual de transa que la mafia inmobiliaria.

7.- También en redes y en medios se denunció el abuso generalizado en centros de acopio. Cualquier ciudadano colocaba una cartulina en la puerta de su casa o de su negocio, con la leyenda: “Centro de Acopio”, para que la gente empezara a llevar ayuda. ¿Y cuál era el destino de esa ayuda? ¡La despensa de los vividores que instalaron el “Centro de Acopio”!

Ciudadanos que hacen trampa a costa de la tragedia.

8.- Ayer, Transparencia Internacional reveló que en América Latina México es líder en corrupción.

En efecto, a una sociedad corrupta, corresponde una clase política de corruptos. ¿O no?

Al tiempo.
09 Octubre 2017 04:00:00
Boleta 2018, ¿la misma de 2006?
Si por un momento hacemos caso al machismo insidioso “del esposo de Beatriz”, tendremos que concluir que la boleta electoral de julio de 2018 será la misma de 2006.

Más aún, el paralelismo entre las boletas de 2006 y 2018 parece ser –en el fondo–, la razón de la inquina machista mostrada por “el esposo de Beatriz” contra Margarita Zavala.

Pero vamos por partes.

Muchos recuerdan que en la elección presidencial de 2006 aparecieron en la boleta electoral los nombres de Felipe Calderón, Andrés Manuel López Obrador y Roberto Madrazo; por el PAN, PRD y PRI, respectivamente.

En aquel proceso electoral todos daban por hecho la victoria del tabasqueño –salvo “un puño” que documentamos las razones por las que no ganaría AMLO–, al grado de que “Quico” Arreola pidió a los medios respectivos el despido de los críticos de AMLO. Así el servilismo al amo.

Sin embargo, la victoria inobjetable –a pesar del supuesto fraude que nunca demostraron–, fue para Felipe Calderón, quien no sólo derrotó al puntero de la contienda, al candidato del PRD, sino que mandó a un vergonzoso tercer lugar al priista Roberto Madrazo.

La anterior es la historia electoral y la boleta de 2006.

La que sigue es la hipótesis de la boleta electoral de 2018 y la historia previsible.

Y es previsible porque el propio “esposo de Beatriz” se encargó de colocar en la boleta de 2018 no a la expanista Margarita Zavala, sino “a la esposa de Calderón”, a la que trató de ofender por tomar la decisión de renunciar al PAN para convertirse en candidata presidencial, por la vía independiente.

Lo curioso es que si hacemos caso a la insidia machista “del esposo de Beatriz”, en efecto, en la boleta presidencial de 2018 repetirán las candidaturas de AMLO, Calderón y Madrazo.

Pero resultaría aún más curioso –incluso vergonzoso–, que si en 2006 “el esposo de Beatriz” fue incapaz de derrotar a Calderón, en 2018 “la esposa de Calderón” pudiera derrotar “al esposo de Beatriz”.

¿Será esa la preocupación “del esposo de Beatriz”? ¿Será ese el fondo de la inquina machista?

Hoy nadie lo sabe –salvo la conciencia “del esposo de Beatriz”–, pero el tiempo y su sabiduría se encargarán de colocar a cada cual en su sitio.

Lo que sí sabemos es que en la boleta de 2018 también estará presente –en cuerpo y alma–, Roberto Madrazo, el otro tabasqueño perdedor. ¿Y por qué la hipótesis de que Madrazo estará en la boleta de 2018?

El tema no es ningún secreto. Todo aquel que haya seguido con puntualidad la sucesión presidencial mexicana sabe que, la versión moderna del priista Roberto Madrazo es el panista Ricardo Anaya.

En efecto, la gestión de Anaya al frente del PAN es una copia en sepia del PRI de Roberto Madrazo. La dirigencia del PAN de hoy es igual de autoritaria, antidemocrática, vertical y tramposa que la dirigencia del PRI de Madrazo.

Pareciera que los ideólogos de Ricardo Anaya son los tabasqueños Madrazo y “el esposo de Beatriz”. ¿Por qué? Porque la dirigencia del PAN de Anaya no sólo copió todas las malas artes, trampas, “cochupos” y artimañas de los dos tabasqueños, al grado que hoy a nadie sorprendería que en la boleta presidencial de 2018 repetirá el tramposo de Roberto Madrazo.

Y es que Anaya siguió –por nota–, los pasos de Roberto Madrazo para robarse el partido, para controlar los órganos internos, para apoderarse de los spots, el dinero del partido, las voluntades y, sobre todo, para adueñarse de la candidatura presidencial del PRI.

Y no, no se trata de confundir la legítima defensa de las aspiraciones presidenciales y el uso de todos los recursos políticos legales para lograrlo, sino de cuestionar la incorporación al PAN de los peores usos y costumbres del PRI y de Morena.

Precisamente eso cuestionó Margarita Zavala, quien dibujó a Roberto Madrazo y sus malas artes, cuando habló de las complicidades, cochupos y transas cometidas por Ricardo Anaya en el PAN, para garantizar su candidatura presidencial y para asegurarse que Margarita fuera echada.

Esa era la diferencia –los modos de hacer política–, entre el PRI y el PAN. En el viejo PAN se peleaban los puestos de elección popular en un entarimado parejo, en una disputa en la que todos tenían las mismas posibilidades.

Por eso –porque existía piso parejo–, en el gobierno de Fox ganó la candidatura su adversario, Felipe Calderón; por eso, en el gobierno de Calderón, ganó la candidatura su adversaria, la señora Vázquez Mota.

En efecto, veremos muchas similitudes entre las presidenciales de 2006 y 2018, pero son sólo similitudes, porque aún falta saber quién será el candidato del PRI y falta saber la forma en que impactará en los electores el trauma del terremotos del 11-S.

Por lo pronto, no hay nada para nadie.

Al tiempo.

" Comentar Imprimir
columnistas

top-add