×
Ricardo Alemán
Ricardo Alemán
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
24 Marzo 2017 04:00:00
¡Terror en estados “mataperiodistas”!
La intención no era sólo matar a una periodista. No, el objetivo era crear terror entre los periodistas de Chihuahua. “Escucha Juan, para que entiendas Pedro”.

Por eso, luego de matar de ocho tiros a Miroslava Breach –colaboradora de La Jornada y del Norte de Ciudad Juárez–, los matarifes se aseguraron que fuera visible y público el mensaje que revela las razones de la ejecución –ya que se trató de una ejecución–; el desempeño crítico de una libertad fundamental en democracia; la libertad de expresión.

Es decir, Morislava Breach fue asesinada por ejercer su profesión, el periodismo de investigación, crítico e independiente.

Y si dudan, basta leer el mensaje que dejaron los matarifes, quienes sabían que luego del crimen la pregunta sería: ¿Por qué mataron a Miroslava? y la respuesta la dio un lacónico mensaje, tirado a un costado de la camioneta que conducía la periodista: “Por lenguona”.

Dicho de otro modo, mataron a Miroslava por hablar, por hacer pública la información que reclama la sociedad y molesta al poder, en cualquiera de sus formas.

Y es que, por casualidad, Miroslava investigó el presunto desvío de dinero público del exgobernador del PRI, César Duarte, vinculado al Banco Progreso, propiedad del exmandatario y su esposa y que habría sido financiado con recursos públicos.

En 2014 la periodista documentó que estando en funciones Duarte, su gobierno canalizó depósitos y transferencias bancarias del presupuesto estatal hacia el banco del gobernador, hasta por 500 millones de pesos.

Curiosamente, los reportajes fueron parte central de la campaña electoral del panista Javier Corral, quien fincó su activismo político electoral en la corrupción de Duarte y en la violencia criminal. Hoy Corral viaja en avión privado a jugar golf a Mazatlán, mientras que la violencia y el crimen desgarran a Chihuahua.

Nada cambió en Chihuahua y el Goberandor aliancista y del PAN, Javier Corral es igual o peor que el priista César Duarte. Y mientras tanto, en la corta y fracasada gestión de Corral, ejecutan periodistas a manera de advertencia de que en Chihuahua no hay más poder que el poder del crimen. ¿Y las promesas de Javier Corral? ¿Y la gritería de quienes defienden al periodismo militante? Palabrería, demagogia y engaño.

Pero Chihuahua no es el único “estado mataperiodistas”. De los tres informadores ejecutados en 2017, dos de ellos son de Veracruz. Y por pura casualidad, Veracruz es el estado de la República donde han sido asesinados más periodistas en los últimos años.

Lo indignante del caso es que cuando los periodistas eran asesinados en el gobierno de priista Javier Duarte, aparecía la escandalera dizque gremial, que rabiosa censuraba al demonio de Duarte. Pero cuando los periodistas son asesinados por gobiernos del PAN, se impone el silencio.

En Veracruz han sido ejecutados, en 2017 y en el mes de marzo, Cecilio Pineda Brito, director del diario La Voz de la Tierra Caliente. Especialista en la fuente policiaca, lo ejecutaron unos jóvenes a bordo de una motocicleta. También en marzo de 2017 fue asesinado Ricardo Monluí, quien salía de una comida familiar cuando pistoleros lo ajusticiaron con tres balas en el pecho.

¿A quién importa la muerte de un periodista? La respuesta es demoledora. No importa a nadie. ¿Y por qué importa poco o nada? Porque la muerte de un periodista no produce renta política. La renta político-electoral está en la defensa de criminales como los que fueron abatidos en Tlatlaya, de vándalos como los de Nochixtlán o –en un caso emblema–; en el secuestro, desaparición e incineración de los normalistas de Iguala.

El caso de Los 43 de Ayotzinapa ha sido tan rentable que casi tira a un presidente y casi lleva a los cuernos de la luna a un precandidato presidencial.

Según diversas organizaciones, en lo que va del sexenio han sido asesinados 30 periodistas; 4 en el año 2013; en 2014 6 asesinados; en 2015, 7 y en 2016 fueron asesinados 10 periodistas. Como ya se dijo, en 2017 se han producido 3 ejecuciones. En total, 30 periodistas muertos en cinco años.

Los estados con más periodistas muertos son: Veracruz, con 10 y Oaxaca, con 8.

Y a pesar de esa persecución, algunos políticos, gobernantes y candidatos como AMLO, “El Bronco”, Javier Corral y otros, usan la plaza pública para la siembra de odio contra los periodistas. ¿Hasta cuándo?

Al tiempo.
23 Marzo 2017 04:00:00
AMLO mandaría a prisión a Osorio, EPN, Cienfuegos…
Si Andrés Manuel López Obrador dijera la verdad en discursos, amenazas y acusaciones, seguro tendría elementos legales para enviar a prisión a Enrique Peña, a Miguel Osorio, al general Salvador Cienfuegos y al almirante Francisco Soberón.

Y es que en repetidas ocasiones –al menos en 10 momentos– Obrador acusó a militares y marinos, al Presidente y al titular de la Gobernación interna de masacrar inocentes, reprimir ciudadanos, violar derechos humanos de civiles y cometer crímenes de escándalo, como la desaparición e incineración de los normalistas de Ayotzinapa.

El problema, sin embargo, es que Obrador es un consumado mitómano al que muchos ciudadanos dan crédito, a sabiendas de que engaña por sistema. Más aún, Obrador se autodefine como “indestructible”, porque sabe que sus mentiras y engaños poco importan a sus seguidores.

Y una joya del gusto por la mentira y el engaño sobre marinos y militares la ofreció en un video difundido el 27 de octubre de 2015, en donde se dice solidario con padres y familiares de los 43 desaparecidos en Iguala.

Dijo: “Su lucha es profundamente humana. Tienen todo el derecho de exigir justicia y merecen que las autoridades los traten con afectividad y respeto. Están equivocados Peña, Chong y los secretarios de Marina y Defensa. En vez de decir la verdad, y castigar a los responsables sin miramientos de ninguna índole, han guardado un silencio cómplice, han distorsionado los hechos y han llegado, incluso, a manifestarse en forma majadera y ofensiva, como las recientes declaraciones del secretario de Gobernación”.

¿Cuáles pruebas soportan la acusación? Ninguna. Se trata de ocurrencias y especulaciones. En rigor, Obrador incurre en el delito de difamación contra el Ejecutivo y las fuerzas castrenses.

Por eso la Secretaría de la Defensa externó un ¡ya basta! Dijo que no tolerará más descalificaciones –sin pruebas–, e invitó a quienes dicen que las fuerzas castrenses violentan derechos humanos y reprimen ciudadanos deben hacer la denuncia respectiva. Y si AMLO tuviera pruebas de sus dichos, habría enviado a prisión al Presidente y a los titulares de Gobernación, Marina y Sedena.

Pero la difamación no es nueva. En por lo menos 10 momentos ha repetido la misma fórmula.

1.- El pasado fin de semana, Obrador dijo que a partir de 2018 “no se utilizará al Ejército para masacrar al pueblo”, lo que supone que militares y marinos reprimen al pueblo. ¿Dónde estaba AMLO en el 68 y el 71 de la represión estudiantil? ¿Dónde estaba cuando los presos del 68 y el 71 estaban en Lecumberri? AMLO militaba en el PRI.

2.- El 13 de marzo AMLO fue cuestionado por Antonio Tizapa –padre de uno de los normalistas de Ayotzinapa– sobre su responsabilidad en el caso Iguala y sus vínculos con Los Abarca. En respuesta, olvidó la afectividad y el respeto y gritó “cállate” al padre, al que dijo que debía preguntar “a Peña y al Ejército”.

3.- El 11 de febrero, el líder de Morena acusó a la Marina de masacrar y asesinar a menores de edad, en un operativo contra el cártel de los Beltrán Leyva, en Nayarit. Nunca se desdijo, a pesar de que los hechos lo desmintieron.

4.- El 4 de febrero de 2015 también calificó como “masacre” los hechos de Tlatlaya, donde también participaron las Fuerzas Armadas. Lo cierto es que un juez civil exhoneró a los militares involucrados.

5.- El 7 de octubre de 2016 publicó un tuit en el que afirmó que los soldados enviados a Irapuato reprimían “a los que roban trenes por necesidad”.

6.- El 9 de febrero de 2016 acusó al titular de Sedena, Salvador Cienfuegos, de adquirir un jet de lujo.

7.- El 27 de septiembre de 2014 –recién ocurrida la desaparición de “los 43”– AMLO especuló sin evidencia que “si los soldados fusilaron a presuntos delincuentes es un delito grave y un absurdo”.

8.- El 6 de octubre de 2016 la bancada de Morena en la Constituyente se opuso a “guardar un minuto de silencio” en memoria de los militares abatidos en Culiacán. Justificaron la mezquindad rememorando las declaraciones de AMLO en los casos de Ayotzinapa, Tlatlaya y Nochixtlán.

9.- El 12 de diciembre de 2014 el tabasqueño señaló que el general Cienfuegos debía aclarar los hechos de la noche en Iguala, lo que fue interpretado como una acusación de que se ocultaba información.

10.- Pero el pleito de AMLO con las Fuerzas Armadas data desde 2006, cuando mandó al diablo a las instituciones “con sus tanquetas y sus soldados”, en respuesta al sexto informe de Vicente Fox, quien resguardó la ceremonia con las fuerzas castrenses.

¿Casualidad o campaña de AMLO?

Al tiempo.
22 Marzo 2017 04:00:00
Barrales, el depa y la venganza
Para nadie debiera ser novedad que Alejandra Barrales se dedique no sólo a la política, sino que posea una vena empresarial en la rama de los bienes raíces.

Aquí y en otros espacios hemos dado cuenta que la presidenta del PRD ha incursionado en más de una ocasión en la industria inmobiliaria; actividad tan lícita como cualquier otro negocio privado.

Y es que más allá del maniqueísmo propio de la legión de idiotas, está claro que no es delito poseer un departamento, una casa o propiedad de tal o cual extensión, precio y en tal o cual ubicación.

El problema aparece cuando el dueño de un depa de lujo, casa fastuosa o propiedad dispendiosa, es servidor público y/o lo ha sido por años. Y, en ese caso, tampoco se puede estigmatizar al propietario de tal depa, rancho o casa, si es que tiene forma de demostrar el origen lícito de esos bienes.

Como saben, Alejandra Barrales ha sido líder sindical, asambleísta, diputada, senadora e integrante del Gabinete de Miguel Mancera. Hoy preside el PRD y aspira a gobernar la Ciudad de México. Está claro que en el desempeño de esos cargos creció su patrimonio y, por ello, debió presentar su “3de3”, para cumplir con los mínimos públicos de transparencia y conflicto de interés.

Pero resulta que, en 2015, Alejandra Barrales incursionó en una de las modalidades más rentables del negocio inmobiliario; la preventa. Es decir, una compra a plazos –y con un crédito a 30 años–, en donde la propiedad no pertenece a quien la adquiere, sino hasta que termina de pagar las distintas etapas del contrato.

Barrales será dueña del depa de Miami en el año 2045 y mientras que la hipoteca se paga sola con las rentas del inmueble y la plusvalía hace redondo el negocio. Eso es lo que hace atractiva la inversión inmobiliaria, en la modalidad de preventa.

En rigor legal, el depa de Alejandra Barrales es propiedad del banco que otorgó el crédito y, por tanto no tenía –y no tiene–, por qué incluirlo en su “3de3”, como suponen de mala fe y de muy mala leche las legiones de idiotas que ya crucificaron, calumniaron y hasta difamaron a la presidenta del PRD. Todo ello, además de que sí declaró la propiedad.

Lo cierto es que en los tiempos de la “posverdad” lo que menos importa es la verdad, lo que impera son las medias verdades y las mentiras completas, que casi siempre buscan obtener raja política.

Y ese, el de la raja política, es el caso de la infamante acusación contra Alejandra Barrales, a quien legiones de idiotas tupieron con singular ligereza, sin que apareciera un periodista capaz de explicar el fondo del asunto. ¿Por qué la mayoría de periodistas que entraron al tema se tragaron el maniqueísmo sin freno?

En el fondo, asistimos a una grosera venganza lanzada contra Alejandra Barrales, quien cometió el “pecado político” de desafíar a su otrora líder, a López Obrador.

Y es que cuando Alejandra Barrales promovió la expulsión de Miguel Barbosa de la coordinación parlamentaria del PRD en el Senado, en realidad se enfrentó a López Obrador, quien incluso la llamó en la plaza pública para que ella y el PRD “dieran el paso” y se colocaran al servicio de Morena.

El “misil” lanzado contra Alejandra Barrales no es otra cosa que una venganza contra la presidenta del PRD, a quién pretenden tirar los poderosos intereses que buscan la jefatura de Gobierno del Distrito Federal. Es decir, se trata de desprestigiar a Barrales, porque tiene posibilidades reales de ser candidata del PRD a la CDMX; ambición legítima que el propio Miguel Barbosa “denunció”, como si se tratara de un delito.

Y si tienen dudas del tamaño de las venganzas de algunos políticos mexicanos, vale recordar la venganza que AMLO, Morena y el “lopezobradorismo” lanzaron contra Antonio Tizapa, padre de uno de los desaparecidos de Ayotzinapa, quien cometió el “pecado capital” –igual que Barrales– de confrontar a AMLO y exigirle una explicación por sus vínculos con los Abarca. La persecución contra Tizapa fue criminal, en redes y medios afines a AMLO.

Otro ejemplo es la venganza política lanzada contra el exgobernador interino de Veracruz, Flavino Ríos, a quien el Gobernador, Miguel Ángel Yunes, envió a prisión en un cuestionable proceso penal. También el exgobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, es perseguido por Jaime Rodríguez, “El Bronco”, en otro proceso notoriamente amañado.

Lo curioso es que igual que el viejo PRI, los supuestos próceres del cambio –AMLO y “El Bronco”, entre otros–, confirman que de llegar al poder iniciarán una “cacería de brujas” contra todo aquel que cometa “el pecado” de disentir, cuestionar y señalar. Es decir, venganzas propias de dictadores.

Al tiempo.
21 Marzo 2017 04:00:00
Osorio y AMLO: ¿Campaña adelantada?
No es novedad que el único candidato que con toda certeza estará en la boleta presidencial de 2018, se llama Andrés Manuel López Obrador.

Tampoco es nuevo que desde hace meses recorre el país –sin exlicar el origen del dinero de los costosos periplos electorales–, en clara, abierta e ilegal campaña presidencial, que tolera un INE a modo y domesticado.

Y nadie sabe, a estas alturas, quiénes serán los candidatos presidenciales del PRI, PAN y PRD, que enfrentarán al tabasqueño que –por ser el único candidato–, encabeza todas las mediciones.

Lo que sí sabemos es que el único político, precandidato presidencial del PRI y servidor público del Gobierno de Peña Nieto, se llama Miguel Osorio y no sólo es el se-cretario de Gobernación sino que se trata del más aventajado presidenciable del tricolor.

Por eso la interrogante cada vez es más frecuente en comederos políticos y en discusiones sobre el ya iniciado 2018: ¿Será que Miguel Osorio y Andrés Manuel López Obrador protagonizan lo que a todas luces parece una campaña presidencial adelantada?

Y si no es así, se multiplican las preguntas. ¿Por qué, entonces, no han aparecido en la escena nacional –para hacer frente a AMLO–, otros secretarios de Estado? ¿Por qué parece que dejan solo al presidente Peña Nieto y que el único que da la cara es Miguel Osorio? ¿O será que el Presidente está guardando a su verdadero alfíl?

Será el sereno, pero el mejor ejemplo de que Osorio es el único que sale a la palestra a responder a AMLO, lo vimos en días pasados, luego de la ofensiva declaración de López Obrador en Nueva York, en donde responsabilizó al Presidente y al Ejército de la desaparición de “los 43” de Iguala.

Como saben, Antonio Tizapa, padre de uno de los normalistas desaparecidos, le pidió a Obrador una explicación sobre sus vínculos con la familia Abarca y sobre las razones que llevaron a AMLO a imponer a criminales como alcaldes de Iguala. Obrador calló a Tizapa y le dijo que hiciera el reclamo al presidente Peña Nieto y al Ejército.

En respuesta, el pasado jueves, el secretario de Gobernación invitó a AMLO “a que asuma con responsabilidad sus declaraciones, y si tiene pruebas que vaya al Ministerio Público y las señale”. Osorio dijo que el tabasqueño aspira a encabezar a las Fuerzas Armadas, pero las denigra, las señala, “falta al respeto a la institución en que más confían los mexicanos”.

Además, el encargado de la política interior pidió a López Obrador brindar una explicación “sobre sus vínculos” con José Luis Abarca, aunque acotó que “difícilmente va a poder contestar a los señalamientos”, pues “evade lo que no le gusta”.

Está claro que AMLO no acudió al Ministerio Público, tampoco ofreció pruebas de su dicho y menos explicó sus vínculos con los Abarca.

Eso sí, en Veracruz mandó un mensaje a Peña Nieto y a Miguel Osorio, a quienes pidió “serenarse” y que “dejen de ver las encuestas porque eso los tiene muy preocupados”. Acusó un supuesto “nerviosismo de la mafia del poder”, y dijo que Osorio “está de provocador” y quiere “subirse al ring” para enfrentarlo, pero que él no caerá en provocaciones.

Es decir, para Andrès Manuel López Obrador, el PRI y el Gobierno de Peña Nieo ya tienen candidato presidencial.

Pero esa no era la primera ocasión en que Osorio refutaba a López Obrador. A mediados del mes de efebrero, luego de que la Marina Armada enfrentó a un poderoso grupo criminal en Nayarit, López Obrador salió en defensa del grupo criminal y acusó a la Marina de cometer una masacre y de abatir a menores de edad. De nueva cuenta acusó sin prueba alguna.

La Marina y otras autoridades desmintieron de manera contundente a López Obrador, quien luego dijo que los abatidos eran menores de 30 años y luego ya no habló de edades. Lo cierto es que mintió de manera flagrante.

Pero de nueva cuenta fue el titular de Gobernación quien salió a la defensa de las instituciones y a criticar las mentiras y los engaños de AMLO. Dijo Miguel Osorio que “la Marina se enfrentó a criminales de alta peligrosidad que, por cierto, portaban armas de alto poder”.

Además, aseguró que no se puede fortalecer la seguridad a través de “simplismos” o “remedios populistas”, y quien diga lo contrario “trata de lucrar políticamente con un mal que ha lastimado a muchísimas familias”. Por último, Miguel Osorio recordó las pésimas cifras en materia de seguridad que vivió la Ciudad de México, cuando era gobernada por Andrés Manuel López Obrador.

Si no se trata de una campaña adelantada, tiene todos los ingredientes de serlo. Y es que si tiene cola de pato, patas de pato y grazna como pato, tenemos derecho a suponer que se trata de un pato.

Al tiempo.
20 Marzo 2017 04:00:00
¿Fracasó el PRI o fracasaron PAN, PRD y Morena?
Durante los años 60, 70 y 80 del siglo pasado, los opositores de izquierda y derecha vendían el cuento de “la alternancia en el poder”, como la tierra prometida.

Pregonaban que expulsado el PRI del poder presidencial, estados y municipios, México y los mexicanos conocerían el paraíso terrenal.

Y la alternancia estatal llegó en 1989 a Baja California, con el panista Ernesto Ruffo. Luego, en 1997, el PRD ganó la Ciudad de México.

Era inevitable la alternancia en el poder presidencial, que llegó en el año 2000, con Vicente Fox; un gran logro social y democrático pero también un fracaso de los partidos opositores. ¿Por qué? Porque si bien llegó la alternancia, no llegaron los cambios reales.

Y es que los gobiernos de PAN y PRD no fueron mejores que el PRI y, en no pocas ocasiones, resultaron peores. Muchos olvidan que, por ejemplo, el Gobierno de AMLO en el DF fue peor que los del PRI. Olvidan que la violencia y el crimen provocaron la gran “marcha blanca”, de casi un millón de personas que repudiaron a ese Gobierno. Tampoco recuerdan que AMLO calificó de “pirruris” a los que protestaron.

Hoy, son muchos los apologistas del cambio que olvidan que el PRI fue echado del poder y regresó a gobiernos municipales, congresos locales, gobiernos estatales y a Los Pinos, por el fracaso de azules y amarillos. Y fracasaron porque no hicieron mejores gobiernos que el PRI; partido al que hoy muchos repudian.

Y basta ver hoy a los gobiernos de Nuevo León, Veracruz y Chihuahua; entidades de las que el PAN echó a priistas “corruptos e ineficientes”, pero llegaron panistas y un independiente peor de corruptos e ineficientes. ¿Dónde están Ricardo Anaya, Los Galileos y los empresarios de Femsa, que construyeron a “El Bronco”, a Yunes y a Corral? Prefieren el silencio frente al fracaso en Nuevo León, Veracruz y Chihuahua.

Pero la historia de fracasos es larga. Desde 1989, el PAN ha gobernado 21 estados, sea con candidatos únicos o de coalición: Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, Puebla, San Luis Potosí, Sonora, Tamaulipas, Yucatán, Oaxaca, Querétaro, Sinaloa, Baja California Sur, Morelos, Nayarit, Quintana Roo, Tlaxcala y Veracruz.

Algunos escándalos son los de Armando Reynoso Femat que gobernó Aguascalientes –2004 a 2010–, y terminó en prisión por ratero. En San Luis Potosí, Marcelo de los Santos –2003 a 2009–, terminó inhabilitado por 20 años. En Morelos, Sergio Estrada Cajigal –2000 a 2006–, salió en medio del señalamiento de mantener vínculos con el narcotráfico. Guillermo Padrés, gobernó Sonora –2009 a 2015–, y está en prisión. Y Rafael Moreno Valle gobernó Puebla –2011 a 2017–, y dejó una deuda de 76 mil millones de pesos.

Con candidatos propios o de coalición, el PRD conquistó 11 gobiernos; la Ciudad de México, Zacatecas, Tlaxcala, Baja California Sur, Michoacán, Guerrero, Chiapas, Tabasco, Morelos, Oaxaca y Quintana Roo. Pero los casos de corrupción, represión y asociación delictuosa también proliferaron en estos estados:

En Michoacán resultaron un fracaso los gobiernos de Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy, a quienes se culpa de la implantación de bandas del crimen como La Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios. En Chiapas fracasaron los gobiernos de Pablo Salazar y Juan Sabines; verdaderos gobiernos depredadores peores que el peor PRI. En Oaxaca, el peor gobernador en la historia de la entidad se llama Gabino Cué, mientras que en Guerrero, el crimen y la violencia crecieron con los perredistas Zeferino Torreblanca y Ángel Aguirre.

En estados como Baja California Sur, Morelos, Nayarit, Quintana Roo, Tlaxcala y Veracruz ha llegado la alternancia en dos ocasiones, con gobiernos tanto panistas como perredistas o con gobiernos de coalición. En todos los casos el fracaso ha sido de los opositores, cuyas gestiones deficientes favorecieron el regreso del PRI.

A su vez, el PRI ha sido parte de la alternancia al recuperar el poder en estados como Chiapas, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Nuevo León, San Luis Potosí, Sinaloa, Yucatán y Zacatecas. Y de los regresos priistas fracasados destacan Héctor Astudillo y Quirino Ordaz, de Guerrero y Sinaloa, rebasados por el crimen organizado y Fausto Vallejo, de Michoacán.

¡Que nadie se equivoque, el cambio no está en la alternancia de partidos, sino en el talento ciudadano para elegir al mejor!

Al tiempo.

EN EL CAMINO

En Campeche no ha existido alternancia. El sábado, en el aniversario 79 de la expropiación petrolera, el gobernador Alejandro Moreno reveló que Campeche ha recibido 17 mil millones de pesos en obras y programas; casi el doble de apoyos que en los últimos 12 años.
19 Marzo 2017 04:00:00
AMLO: ¡al diablo marinos y militares!
El 1 de septiembre de 2006 –y en respuesta al VI Informe del entonces presidente, Vicente Fox–, un iracundo Andrés Manuel López Obrador pronunció uno de los más agresivos discursos de su historia.

Dijo, en el Zócalo capitalino, a donde había convocado a sus seguidores, que el Gobierno saliente de Fox y el entrante de Felipe Calderón “se pueden ir al diablo con sus instituciones… que se queden con sus tanquetas y sus soldados… lo que les preocupa a nuestros adversarios es que ya no estamos dispuestos a aceptar las reglas del juego…”

Y luego de la sentencia anunció la creación de un Gobierno ciudadano –paralelo al de Calderón–, que acabaría con las instituciones obsoletas e inservibles…

Vale el ejercicio memorioso porque 11 años después –al arranque de 2017– el señor López Obrador sigue siendo el mismo; sigue mandando al diablo a instituciones fundamentales del Estado mexicano –como la Marina Armada y la Secretaría de la Defensa–, a pesar de que él mismo y sus muchos apologistas insisten en que Obrador ya cambió y que no es el mismo de 2006 y 2012.

Y si tienen dudas de que AMLO es el mismo de siempre, el mismo que manda al diablo a las instituciones y que no respeta las reglas del juego democrático, basta recordar que apenas el 9 de febrero – de gira por Nayarit–, mintió a sus seguidores y a la opinión pública cuando acusó sin una sola prueba, que la Marina había masacrado a menores de edad, en un operativo contra las bandas criminales que controlan la entidad.

La acusación de AMLO, sin una sola prueba, motivó una reacción generalizada de repudio y se ganó el reproche de tirios troyanos, sobre todo porque el Gobierno federal demostró que era falsa la premisa planteada por Obrador.

Días después, en gira proselitista por Nueva York, AMLO acusó al Ejército Mexicano de ser responsable de la masacre de “los 43” luego que el padre de uno de los normalistas asesinados le reclamó su responsabilidad política al imponer a la familia Abarca en el Gobierno de Iguala.

Obrador volvió a mentir al acusar al Ejército, sin ninguna prueba, de la masacre de Iguala.

Por eso la pregunta: ¿Qué significa que AMLO acuse sin pruebas a La Marina y al Ejército de crímenes que nunca cometieron?

La respuesta la conocen todos. En los hechos, AMLO sigue mandando al diablo a las instituciones; en este caso a marinos y militares, las únicas dos instituciones que combaten al crimen y el
narcotráfico.

Pero, además, desde hace meses y al margen de la ley, López Obrador realiza una abierta campaña presidencial que debiera ser sancionada por el INE. Es decir, no respeta las reglas del juego, como lo dijo desde 2006.

¿Ya cambió el López Obrador que mandó al diablo las instituciones y que amenazó con no respetar las reglas del juego?

Al tiempo.
17 Marzo 2017 04:00:00
Javier Duarte. ¡150 días en fuga!
Hoy se cumplen 150 días de Javier Duarte en fuga.

¿Por qué el Gobierno de México –o alguna agencia internacional–, no han podido localizar y detener al criminal más buscado de México?

Y es que luego de la fuga espectacular de “El Chapo” y que por años fue catalogado como el prófugo mexicano más buscado en el mundo, hoy el mexicano más perseguido se llama Javier Duarte.

Y si “El Chapo” se mantuvo en fuga por 181 días –luego de su último escape–, Duarte se aproxima a ese récord. Hoy Duarte cumple 150 días en calidad de perseguido de la justicia. Pronto podría presumir mayores habilidades para el escapismo, que el propio “Chapo”.

Y es de tal efectividad la estrategia escapista de Duarte que, mientras a “El Chapo” lo capturaron debido a la debilidad por sus mujeres –su esposa y sus hijas–, en el caso de Duarte parece que poco le importan sus hijos.

¿Por qué? Porque no existen indicios de que Duarte o su esposa hayan intentado contactar a sus hijos. Y es que durante los cinco meses de la fuga de Duarte, una de las tácticas de captura se construyó a partir de detectar los intentos de contacto familiar.

Y resulta que, contra lo que muchos suponen, Duarte es más insensible a sus hijos que el mismísimo “Chapo”.

¿Por qué no ha sido capturado Javier Duarte?

A continuación algunas hipótesis conocidas, incluso algunas francamente descabelladas.

1.- La hipótesis más socorrida en comederos políticos es que Javier Duarte está muerto. Eso explicaría por qué la Policía mexicana no ha sido capaz de localizar al exgobernador de Veracruz, junto con agencias internacionales que lo buscan.

2.- Sin embargo, autoridades federales mexicanas han desmentido la versión ya que, dicen, en distintos momentos han estado cerca de la detención de Duarte. Y esa reiterada aproximación permite suponer que sigue con vida.

3.- Otra línea de investigación supone que Duarte contó con la ayuda de un cartel criminal cuyos integrantes prepararon a ciencia y paciencia el escape y el lugar del escondite. La hipótesis tiene sentido si se toma en cuenta que para mantenerse prófugo por cinco meses, un criminal debe contar con mucho dinero y recursos logísticos.

4.- Tampoco es descabellada la teoría de que en tanto socios y aliados políticos, AMLO y Duarte trabajan en una estrategia conjunta para que cuando el segundo sea presidente de los mexicanos, el primero reaparezca para ser perdonado. Total, AMLO ha perdonado hasta a criminales probados.

5.- La hipótesis más realista es que Javier Duarte preparó durante meses no sólo su fuga, sino el lugar a donde llegaría y en donde permanecería por una larga temporada, junto con su esposa. Y para conseguir ese objetivo se requiere, sobre todo, dinero. Y para Duarte y su familia el problema no era el dinero. Se robó millones.

6.- Una variante de la versión anterior presume que Duarte está oculto en algún país remoto, en donde no existe tratado de extradición con México y donde se habría sometido a una transformación estética.

7.- La versión contraria –con cierta carga demencial–, propone que Duarte está en México, también en un lugar remoto, sin la posibilidad de hacer una vida normal y en espera de un acuerdo político por parte del Gobierno federal, de alguno de los candidatos presidenciales o de su socio y amigo, López Obrador, para revelar todo lo que sabe sobre la corrupción en México, en el momento que esa información pueda ser utilizada con fines político-electorales.

¿Cuánto vale lo que sabe Duarte? ¿Servirá para beneficiar al PRI, al PAN, a Morena…? ¿Sería una herramienta para destruir al PRI, para cobrar venganza contra Miguel Ángel Yunes?

8.- Por otro lado, se escucha entre malquerientes del Gobierno federal, que el exgobernador de Veracruz sería ayudado por funcionarios del Gobierno federal para escapar de la justicia. En tono malicioso se insinúa que el propio Gobierno federal protege y oculta a Duarte. ¿Sería eso posible?

La hipótesis resulta descabellada, sobre todo si se toma en cuenta que el más beneficiado con la captura de Duarte es precisamente el Gobierno federal, que con la detención del exgobernador de Veracruz –y de su esposa–, daría un golpe espectacular en la persecución de la corrupción y los corruptos.

Nadie sabe si Javier Duarte será detenido, cuándo o si reaparecerá vivo o sin vida. Lo cierto es que el cochinero es igual o peor en Veracruz, al grado de que hoy pocos ven diferencia entre los gobiernos de Duarte y Yunes.

Al tiempo.

EN EL CAMINO

Y Sinaloa sigue sin gobierno. Se fuga el hijo de “El Azul”.
16 Marzo 2017 04:00:00
‘Los 43’ y las 30 preguntas que debe responder AMLO
Sólo a los idiotas de “La legión” se les ocurre suponer que aquí hemos culpado a Andrés Manuel López Obrador por el secuestro e incineración de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

No, nunca hemos dicho eso y nunca lo diremos.

Sin embargo, también es cierto que López Obrador tiene una importante responsabilidad en el empoderamiento de la familia Abarca y en la perversión de meter a la política y a los partidos a toda una familia de criminales como los Abarca.

Y podrán decir misa los fanáticos del “lopezobradorismo” –y uno que otro despistado–, pero tragedias como la de Iguala no serían posibles sin la complicidad y la impunidad que acompañan a la dualidad perversa del poder y el crimen.

Y, quieran reconocerlo o no, AMLO fue responsable de meter al PRD a criminales como la familia Abarca; fue culpable de hacer alcalde a José Luis Abarca y palomeó que su esposa heredara el cargo, por el partido Morena. Y esa perversión, esa irresponsabilidad, ese valemadrismo, costó no sólo la vida de los 43, sino cuentos de vidas de habitantes de la Tierra Caliente. Y eso es lo que reclamó el padre que increpó a AMLO en Nueva York.

Por eso nadie puede voltear para otro lado, cuando son muchos los que exigen que AMLO responda, haga frente a sus decisiones equivocadas y diga con honestidad todo lo que sabe sobre los Abarca y su relación política con el PRD y Morena.

Y, por eso, proponemos 30 preguntas para AMLO.

1.- ¿Por qué López Obrador impuso a los Abarca en Iguala?

2.- ¿Qué sabía de los Abarca?

3.- ¿No sabía que eran una familia vinculada al crimen organizado?

4.- ¿Sabía que pertenecían a los Guerreros Unidos?

5.- ¿De verdad nadie le dijo a López Obrador, a pesar de que en Guerrero era secreto a voces, que eran jefes de Los Guerreros Unidos?

6.- ¿Quién acercó a los Abarca a López Obrador?

7.- ¿Cuándo recomiendan a un político, como fue el caso de Abarca, no cruza información, no lo investiga para saber de quién se trata?

8.- ¿O será que AMLO cree que por el sólo hecho de que un criminal lo sigue, el criminal ya dejó de ser criminal?

9.- ¿Por qué la simpatía y la preferencia hacia los Abarca, al grado de imponerlos, contra todo un pueblo completo, como fue el caso de Iguala?

10.- ¿Por qué imponer a Abarca, si en la encuesta que hizo el PRD, en su momento, para designar candidato a alcalde, Abarca había perdido?

11.- ¿No será que en el caso Abarca, engañaron a AMLO?

12.- ¿Qué papel jugaron en toda la trama de acercamiento de los Abarca al PRD y a Morena, las señoras Yeidckol Polevnsky y Delfina Gómez?

13.- ¿Cuándo dará a conocer la autoridad la información que tiene sobre esos acercamientos, que involucran a la número 2 de Morena y a la candidata al estado de México?

14.- ¿Por qué muchos militantes del PRD, de entonces, aseguran que las señoras Yeidckol y Delfina operaron la incorporación de los Abarca al PRD y a Morena?

15.- ¿Por qué, si habitantes de Iguala dieron información a AMLO, sobre las actividades delictivas de Abarca, AMLO no hizo caso?

16.- ¿A cambio de qué, López Obrador impuso a Abarca?

17.- ¿Es cierto que la familia Abarca financió a Morena en la región de la Tierra Caliente en Guerrero?

18.- ¿Nadie dijo a Obrador que el gobernador Ángel Aguirre era socio de Abarca?

19.- ¿Por qué Obrador defendía públicamente a Abarca y al gobernador Ángel Aguirre, antes de la tragedia de “los 43” de iguala”?

20.- ¿Qué papel jugó Lázaro Mazón en el acercamiento de Abarca con el PRD y con Morena?

21.- ¿Qué papel jugó Ángel Aguirre en los vínculos PRD, Morena, Abarca y AMLO?

22.- ¿Por qué nunca quisieron declarar, judicialmente, políticos como Ángel Aguirre?

23.- ¿Por qué AMLO nunca rindió una declaración sobre su relación con los Abarca?

24.- ¿Por qué Lázaro Mazón nunca hizo una declaración ante la PGR sobre su relación con los Abarca?

25- ¿Por qué los propios padres de los 43 normalistas no declararon sobre la relación de la normal de Ayotzinapa con los Abarca y con otros grupos criminales?

26.- ¿Por qué el PRD no expulsó de sus filas a todos los militantes vinculados a los Abarca?

27.- ¿Qué sabían de la relación de AMLO y los Abarca, dirigentes del PRD como Jesús Zambrano y Jesús Ortega?

28.- ¿Por qué “Los Chuchos” no impidieron que el crimen se metiera al PRD, por la vía de Abarca y AMLO?

29.- ¿Qué sabe Carlos Navarrete, recién llegado dirigente del PRD, sobre la relación de AMLO con los Abarca?

30.- ¿Por qué durante más de dos años los padres de los normalistas no le habían pedido a López Obrador una explicación?

Los populistas también metieron al narco y al crimen a los partidos.

Al tiempo.
15 Marzo 2017 04:00:00
Los 43: se derrumba el circo de AMLO
Dice el viejo refranero: “no hay engaño que dure 100 años, ni pueblo que lo aguante”.

Y viene a cuento porque luego de sembrar montañas de mentiras sobre el crimen de “los 43 de Iguala”, debieron pasar dos años, cinco meses y 15 días para que fuera reconocida una parte fundamental de la verdad verdadera del crimen colectivo.

O si se quiere, luego de 29 meses y medio o un total de 897 días en los que manos perversas han pretendido culpar al Gobierno federal de la muerte de los normalistas, hoy algunos padres de los jóvenes saben que el principal culpable se llama Andrés Manuel y se apellida López Obrador. ¿Y por qué culpable?

Porque AMLO impuso a José Luis Abarca como alcalde de Iguala, a pesar de que había perdido una encuesta previa. Y es que Abarca pagó millones de pesos para construir Morena en la región de tierra caliente, en Guerrero.

Y debieron transcurrir 128 semanas con dos días, para que algunos de esos padres enfrentaran a AMLO para espetarle cara a cara la doble moral y el valemadrismo, y el engaño en la tragedia.

Y es que, como todos saben, el oportunismo electorero llevó a AMLO a Nueva York, en donde familiares y padres de “los 43” interrumpieron un mitin de AMLO para exigir que explicara y asumiera su responsabilidad en la imposición de José Luis Abarca en la Alcaldía de Iguala, a sabiendas de que se trataba de un criminal, al que también apoyó el entonces gobernador Ángel Aguirre.

Tarde, pero llegó una verdad fundamental del caso Iguala. Y ocurrió lo de siempre. Obrador huyó de su responsabilidad y calificó de “provocador” a todo aquel que le demostró que ha mentido sobre su responsabilidad en la imposición de la familia Abarca en Iguala, familia que ordenó el asesinato de los normalistas.

El 28 de octubre de 2014, aquí documentamos lo que hoy reclamaron a Obrador padres como Antonio Tizapa, a quien guaruras de AMLO intentaron callar. Sin embargo, no lograron callar la protesta, que exhibió lo que no quieren ver los fanáticos de AMLO; que la verdadera responsabilidad en el crimen de los 43 está en la imposición de los Abarca.

Con el título de AMLO: ¡Pruebas de que Miente!, ese 28 de octubre de 2014 dijimos: “El 13 de mayo de 2012, el diario El Sur, de Guerrero, publicó. “Al término de su discurso de ayer en Iguala, Andrés Manuel López Obrador convocó a los perredistas, petistas, de Movimiento Ciudadano y de Morena a votar y promover el voto y convertirse en protagonistas. Convocó a todos los asistentes a apoyar a José Luis Abarca candidatos de la coalición a la alcaldía de Iguala…

“Mientras Obrador convocaba a votar por todos, los seguidores de Abarca coreaban “¡unidad, unidad!” En tanto los de Díaz Bello gritaban “¡Óscar, Óscar, Óscar!”. (AMLO) Les dijo a todos que en la democracia siempre hay polémica, discrepancias, inconformidades, que sólo en las dictaduras hay imposiciones. “Vamos a unirnos para salvar al país”, manifestó.

“A unos pasos de la escalera de acceso al templete se encontraba José Luis Abarca. Con él se encontraban su esposa, así como sus seguidores, todos con playeras alusivas a López Obrador. Cuando López Obrador llegó, después de haber recorrido más de 30 metros saludando a la gente de ambos lados de la valla que poco a poco se deshizo y lo rodeó, Abarca Velázquez saludó al candidato.

“Mientras, al lado izquierdo del templete se encontraban los seguidores de Óscar Díaz Bello, quien reclama haber ganado las encuestas que mandó a hacer el PRD y exige ser el candidato a la Alcaldía… Los seguidores de Óscar Díaz portaban playeras y pancartas en las que se leía “Lázaro no engañes a AMLO. En Iguala Óscar ganó las encuestas” y “Lázaro (Mazón Alonso) no dividas al PRD. No a la imposición de (José Luis) Abarca”. (Nota de Eduardo Albarrán / Iguala).

“El 15 de julio, en El Sur, en Coyuca de Benítez. En su última actividad en Guerrero, el presidente del Consejo Nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que el gobernador Ángel Aguirre ha hecho más que otros gobernantes… Al preguntarle si el gobernador está cumpliendo como debe, López Obrador se limitó a decir que “ha cumplido más que lo que ha cumplido Añorve o Figueroa o este copetón irresponsable de Peña Nieto”.

¿Así o más claro? ¿Qué van a decir ahora todos aquellos que nos mentaron la madre desde el 28 de octubre de 2014, por demostrar que AMLO impuso a la familia Abarca en Iguala?

¡La verdad tarda, pero llega! ¿Llegará la justicia? ¿AMLO pagará su responsabilidad? ¡Se cayó el circo de AMLO sobre el caso Iguala!

Al tiempo.
14 Marzo 2017 04:00:00
¡La candidatura de Mancera vale oro!
Hoy, en los previos al controvertido 2018, el nombre del juego parece ser “todos unidos contra Mancera”. Es decir, asistimos a la versión moderna del “Tucom”, que en 2006 destruyó a Roberto Madrazo.

La diferencia es que rumbo a 2018, los misiles lanzados contra el Jefe de Gobierno de la CDMX no vienen sólo del PRI, tampoco de Morena o del PAN. No, la “madriza” contra Mancera viene de todos; PRI, PAN, Morena y hasta uno que otro del PRD.

Y es que, a querer o no, resulta clave el papel de Miguel Mancera en la sucesión presidencial de 2018. ¿Y por qué el papel del jefe de Gobierno podría ser clave, si todos participan en el linchamiento de Mancera?

Por eso mismo, porque si consigue una candidatura presidencial por el PRD o por la vía independiente, Mancera podría inclinar la balanza a favor del futuro presidente de los mexicanos.

Y si lo dudan, van algunas de las razones, que están a la vista de todos.

1.- Resulta inusual, si no es que digno de una potente esquizofrenia política, que un precandidato presidencial que muchos dicen que está muerto, sea el precandidato más perseguido, más golpeado y denostado. ¿Por qué la violencia desatada contra Mancera si supuestamente está muerto?

2.- Lo cierto es que son muchos los que quieren a Mancera fuera de la contienda, no porque crean que puede ganar la elección presidencial, sino porque luego de una alianza política, podría inclinar la balanza a favor de cualquiera de los tres punteros.

3.- Y es que la popularidad de Mancera en el resto del país –fuera de la CDMX, en donde se han echado a caminar groseras campañas de descrédito–, lo pueden llevar a conseguir por lo menos 10% de los votos a nivel nacional.

4.- De esa manera, la potencial candidatura del aún Jefe de Gobierno de la capital, sería no sólo clave, sino determinante en una elección prevista como de alto riesgo por lo cerrado de la contienda entre los nuevos “tres grandes”: PRI, PAN y Morena.

5.- Según todos los pronósticos la disputa se podría polarizar entre los candidatos de Morena, del PAN y del PRI, en ese orden y cualquiera que sea el nombre del aspirante de azules y tricolores.

6.- Frente a esa pelea de tres tercios en la punta, la cuarta posición –con una votación prevista entre 8 y 10% que fácilmente podría conseguir el Jefe de Gobierno de la CDMX–, determinaría la desventaja para cualquiera de los tres punteros.

7.- Esa posición estratégica y privilegiada convertiría a Miguel Mancera en algo más que el “fiel de la balanza”, lo convertiría en el “candidato deseo”, aquel al que todos quisieran conquistar para conseguir la transferencia de un nada despreciable porcentaje de votos.

8.- Al mismo tiempo, el valor político de Mancera se elevaría a las nubes y podría condicionar su cuarto lugar en una posición aún más ventajosa que la de un segundo o tercer lugar.

9.- Por eso –porque su candidatura vale oro–, hoy muchos quieren destruir las aspiraciones de Miguel Mancera quien –sin embargo– puede surgir como el gran salvador del PRD, en tiempos en que el partido amarillo se ha convertido en la más fea expresión de la violencia intrafamiliar.

10.- Y es que Mancera no está muerto. Y en política nadie está muerto hasta que ha muerto; sea un político, un partido, un grupo de poder o un centro de influencia. La vida política trasciende la vulgaridad de las tentaciones terrenales, siempre y cuando se respeten los tiempos políticos.

Sólo falta saber si el Jefe del Gobierno capitalino será capaz de resistir los embates del Todos Unidos Contra Mancera (Tucom), que lo mismo prendió una pira para convertir en cenizas la Constitución de la CDMX, que bloquear las fotomultas y trató de ridiculizar el ambicioso programa de internet en todo el sistema de transporte colectivo…

Hoy todo lo que haga Miguel Mancera será combatido con toda la ferocidad de la que son capaces la desesperada Morena de AMLO, el nervioso PAN de Ricardo Anaya, el titubeante PRI de Ochoa Reza y por los malquerientes de Mancera en el propio PRD.

Y es que se debe insistir: la candidatura de Mancera es de oro. Por eso son muchos los que la quieren destruir.

Al tiempo.
13 Marzo 2017 04:00:00
PRD y Morena: violencia intrafamiliar
Los políticos, líderes y dirigentes del PRD y de Morena son una gran familia que vive los efectos traumáticos de la infidelidad, el divorcio, la pelea por la paternidad y, sobre todo, la alienación de una parte de los hijos –por uno de los padres– contra el otro progenitor.

Por ello, en esa peculiar disputa familiar no sólo se pelean la herencia y se cobran las venganzas propias de la infidelidad, la deslealtad y la traición, sino que al mejor estilo de Kramer vs Kramer, los padres se arrebatan a los hijos para chantajear al otro, para destruirlo y, en especial, para quitarle las propiedades y hasta la mismísima casa familiar.

La tragedia es que, a causa del divorcio de amarillos y morenos, ya están a la vista pública las peleas entre hermanos, la reedición del bíblico pleito entre Caín contra Abel, en tanto que otros reeditan la tragedia griega al reeditar el parricidio político.

Y no faltan aquellos que víctimas de una mala educación familiar y la ausencia de valores democráticos elementales, asoman signos de las feas desviaciones conocidas como complejo de Edipo o de Electra; el amor y el odio como trama de un culebrón político electoral.

La comedia es que, a pesar de que el divorcio de amarillos y morenos se produjo a cusa de una pública infidelidad -y que contribuyeron a la separación los efectos perniciosos de la violencia intrafamiliar–, hoy abundan los hijos interesados en proponer una reconciliación –reencuentro que hasta hace meses parecía imposible–, para que la feliz pareja de antaño regrese al altar y hogaño refunde una nueva familia en la prosperidad que promete el milagroso 2018. Es decir, predomina la ambición sin límite, sin reglas ni principios.

La miseria es que el padre protagonista de la infidelidad, el artífice de la deslealtad y la traición –el que puso casa aparte y la bautizó como Morena– es el mismo que se encarga de enfrentar a hijos contra padres. En Morena se han encargado de alienar a los hijos de la casa amarilla, para ponerlos contra la madre. Por eso, Miguel Barbosa y otros, hoy son activos destructores del PRD.

La consigna que mueve la trama –una vez consumada la infidelidad–, es la venganza de Morena contra los amarillos del PRD. ¿Y por qué la venganza? Porque si bien el divorcio de las izquierdas era una separación necesaria, también es cierto que el divorcio limitó las futuras victorias de Morena.

Por eso, una vez que Morena ve crecer su empoderamiento en la vida electoral de todo el país, también entiende que llegó el momento de destruir a los amarillos y saquear lo que aún queda del PRD, incluido el rescate de algunos hijos pródigos.

Por eso el llamado a Alejandra Barrales y a muchos otros que aún militan en el PRD. Por eso el grito de Morena en la plaza publica: “Es tiempo de dar el paso, hay lugar para algunos…” dice el padre, en su intento por alienar a la hija encumbrada.

Y es que la tentación –en tanto signo de traición– es la más poderosa de las armas usadas por el patriarca de Morena, para destruir su antigua casa. Por eso les grita a aquellos que aún viven en el PRD, que de seguir en la casa amarilla, el futuro que les espera es el de la miseria y la extinción.

En cambio, si “dan el paso” y regresan al paraíso de Morena, les espera el cielo. No importan las anteriores deslealtades, no importa la infidelidad y tampoco la traición. Tampoco vale la pena recordar la violencia intrafamiliar y que los amarillos hayan sido acusados de todos los males de la política, incluso de pertenece a la mafia del poder.

Si “dan el paso”, los amorosos brazos de Morena se abrirán para recibir a los hijos descarriados. Si “dan el paso”, se olvidará el pasado y entonces recibirán cargos y responsabilidades capaces de satisfacer hasta al más exigente. Si “dan el paso” entrarán a la gloria.

¿Cuánto hijos descarriados del PRD darán el paso y seguirán al padre que puso casa aparte y que los invita al nuevo paraíso?

Es posible que aún sean muchos.

Lo que no saben es que a pesar de las tentaciones y la invitación a la traición, en el PRD se quedarán algunos que saben que con un porcentaje de entre 8 y 10% de los votos serán capaces de cambiar la historia.

Es decir, los pocos que se queden en el PRD, con un candidato como Miguel Mancera, podrían levantarán una votación suficiente para vender caro su amor y garantizar su futuro, en los previos a junio de 2018; porcentaje suficiente para cambiar la historia.

Por eso la desesperación de Morena por llevarse todo el cascajo posible: porque aún no hay nada para nadie.

Al tiempo.
12 Marzo 2017 04:01:00
El mejor periodista es el periodista muerto
En México, la consigna tiene carta de naturalización. Y es que a nadie importa –literalmente– que manos criminales maten a un periodista.

“El mejor periodista es el periodista muerto”, pregonan voces anónimas en redes, alimentadas por “la legión de idiotas” que mientan madres contra los periodistas que piensan distinto; que amenazan de muerte a los que disienten del populismo lopista y que, literalmente, ordenan matar a los que se atreven a denunciar la cloaca criminal entre política y crimen organizado.

Y el mejor ejemplo es el de Cecilio Pineda Brito, asesinado el 2 de marzo pasado, en Pungarabato, Guerrero –por hombres que viajaban en moto cuando le dispararon–, y cuyo crimen es sólo parte de la estadística macabra sin resolver.

En 2017 han sido asesinados en México dos periodistas. Desde el año 2000, según la CNDH, en México han sido asesinados 121 periodistas, de los cuales 99% de los casos siguen impunes.

¡Seamos honestos! ¿A quién importa que un periodista sea asesinado, amenazado, hostigado, perseguido, insultado, denigrado, ofendido? Más allá de su familia, no le importa a nadie; no importa al gremio periodístico, tampoco a opinantes o intelectuales y menos a las autoridades; sean federales, estatales o municipales.

Uno de los pocos casos de un periodista mexicano asesinado –en las últimas décadas– y que provocó indignación nacional fue el de Manuel Buendía, ultimado por denunciar los nexos entre política y crimen organizado.

Hoy, la muerte de un periodista, como la de un policía, un militar o un marino, no pasa de una mención mediática y de abonar a una estadística que, de tanto en tanto, es usada como ariete para sacar renta política. Más aún, la muerte de un periodista lo convierte –ya muerto–, en criminal. “Lo mataron por servir al narco”, dicen los idiotas de la legión.

En cambio, cuando fuerzas federales acaban con una pandilla criminal –cuyos integrantes estaban mejor armados y quintuplicaban en número a los federales–, ciertos políticos, intelectuales, periodistas y cierta prensa hacen causa mediática a favor de los criminales y crucifican a los oficiales.

Cecilio Pineda Brito se desempeñaba como reportero y editor de La Voz de Tierra Caliente. Denunció los vínculos de alcaldes de la Tierra Caliente con grupos de la delincuencia organizada.

En 2016 atentaron contra su vida y escapó de los matarifes. En la última transmisión en vivo a través de Facebook el reportero aseguró que las autoridades sabían dónde estaba Raybel Jacobo de Almonte, “El Tequilero”, y que se negaban a detenerlo, en San Antonio La Gavia, comunidad de San Miguel Totolapan.

En su red social –contaba con 38 mil seguidores– dijo que lo habían amenazado de muerte y que el Movimiento Social por La Paz radicalizaría sus movilizaciones para lograr el desafuero del diputado local priista Saúl Beltrán Orozco, acusado de tener vínculos con “El Tequilero”.

Mataron a Cecilio Pineda y a nadie importa.

¿“El mejor periodista es el periodista muerto”?

Al tiempo.
10 Marzo 2017 04:00:00
El hostigado periodismo mexicano
Todos saben que la guerra que desató Donald Trump contra los medios y la poderosa prensa estadunidense –cuando era candidato y una vez presidente–, se convirtió en un escándalo global con repercusiones en todo el mundo.

Y es que, ignorante de los básicos periodísticos, Trump acusó a medios y prensa de mentir, inventar y difamar. Y en un extremo delirante, acusó a medios y periodistas de ser los peores enemigos del pueblo.

Es decir, como no había ocurrido en la historia de Estados Unidos, los poderosos periodistas que antaño eran intocables, hogaño viven en carne propia los embates de un gobierno populista y bananero –como aquellos gobiernos que siempre criticaron–, y conocen pinceladas de una persecusión que, por décadas, han vivido periodistas de Cuba, Venezuela, Eduador, Nicargaua y México.

La diferencia es que en México y en las dictadoras del centro y el sur del contienete, el acoso a la prensa es tan viejo que ya no es noticia, es costumbre y hasta moneda de curso corriente.

Y, claro, tampoco existen puntos de comparación entre la represión a la prensa cubana, venezolana, ecuatoriana y nicaragüense –represión que viene de las dictaduras--, y la persecusión a la prensa mexicana, que sale del interés demencial de un político mesiánico, de su clasque, sus periodistas y medios afines, y que operan sus esbirros a través de redes y medios convencionales.

Pero si el ataque a la prensa norteameicana, por parte de Trump, provocó un efecto en todo el mundo, en las democracias europeas se conoció y condenó la demanda de un puñado de periodistas españoles que acusaron de represor de la prensa española al Partido Podemos, y a su líder, Pablo Iglesias.

Y es que el pasado 6 de marzo, la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) emitió un comunicado informando que miembros de Podemos sostienen –desde al menos un año–, una “campaña sistematizada de acoso personal y en las redes” en contra de periodistas que publican información con la que el partido no está de acuerdo.

Según el documento de la APM, el Partido Podemos “amedrenta y amenaza” a los periodistas críticos, creando un “estado de miedo” para persuadirlos de que escriban “al dictado” del partido o “conducirlos hacia la autocensura”.

Entre las agresiones denunciadas, se citan llamadas personales con mensajes intimidantes como “ten cuidado con lo que escribes” o “te vas a buscar problemas”. También se consigna que funcionarios del partido insultan a periodistas –llamándolos “sinverguënza” después de las conferencias– o intentan desprestigiar su trabajo, acusándolos de mentir y poco profesionales, o de estar interesados en dañar al partido.

Más aún: se acusa a Podemos de hostigar a los comunicadores a través de redes sociales, donde los seguidores del partido replican los mensajes de forma masiva. ¡La mexicanísima legión de idiotas, que se hace presente en España!

Pero el autoritarismo, la intolerancia y la tendencia nada democrática de perseguir y hostigar a los periodistas, que practica el español Podemos, es una calca a la persecusión que vive e México la prensa crítica del populismo de Morena, de su dueño y sus demenciales engaños para pretender llegar al poder.

Vale recordar que Podemos y su líder, Pablo Iglesias, son producto del chavismo venezolano y que son para españa, lo que para México son el partido Morena y su dueño, López Obrador.

Sin embargo, y a pesar de que Podemos y Morena viven amoríos con la Venezuela de Nicolás Maduro, lo cierto es que entre México y España son distintos los ataques a la prensa, la persecusión y hostigamiento contra periodistas críticos de las dos expresiones del populismo más aldeano.

Como ya vimos, en España y hasta en Etados Unidos, la persecusión a los periodistas y el hostigamiento a su trabajo, es más bien un ataque moderado, si lo comparamos con la ferocidad y el nivel de agresividad de los ataques a la prensa mexicana que critica al rey del populismo.

En México, lo menos que dicen “las legiones de idiotas” y “las jaurías babeantes” a los críticos de AMLO, de su partido y de su ambición de poder, es un rosario de insultos y ofensas soeces, lejanos a la crítica y a las ideas.

Pero la persecusión sube de tono cuando los periodistss críticos pegan en el blanco y exhiben las trapacerías de “los morenos” y su credo.

Entonces aparecen las amenazas de muerte, lanzadas desde todos los ángulos y con la mayor agresividiad posible –siempre a través de redes--, para asustar al o los periodistas que se atrevieron a cuestionar al futuro rey mexicano.

Se han dado casos extremos, como el esbirro de AMLO, “Quico” Arreola, quien pidió despedir a los críticos de Obrador.

Y conste que Morena y AMLO aún no llegan al poder.

Al tiempo.
09 Marzo 2017 04:00:00
La transa del INE para 2018
Como saben algunos ciudadanos, la Cámara de Diputados seleccionará a tres nuevos consejeros del INE, que deberán estar en funciones a más tardar el 4 de abril próximo.

Queda claro que el procedimiento legislativo es vital para garantizar la calidad y legitimidad del proceso electoral federal de 2018; elección de la que saldrá el nuevo Presidente de los mexicanos.

Por esa razón, son muchos los intereses que tratan de “meter la mano” para imponer a uno, dos o los tres nuevos consejeros y, con ello, garantizar que el árbitro electoral pudiera favorecer a tal o cual partido o candidato; a Tirios o Troyanos.

Lo curioso es que, a 25 días del desahogo del proceso, ya es posible ver las “manos negras” y el “plan con maña” que se teje en torno a la elección de los nuevos consejeros. Parece una transa del INE para 2018.

Pero lo ridículo es que la trampa se teje a partir de los intereses personalísimos y electorales del presidente del INE, Lorenzo Córdoba, quien de manera grosera actúa como juez y parte. Y si lo dudan, van las pruebas.

Para designar a tres nuevos consejeros del INE, la Cámara de Diputados integra el Comité Técnico de Evaluación (CTE), que se encargará de evaluar y seleccionar a los aspirantes a consejeros. Al CTE concurren siete integrantes, tres propuestos por la Junta de Coordinación Política (Jucopa) de la propia Cámara, además de dos –respectivamente–, del Instituto de Acceso a la Información INAI y la CNDH. Nadie sabe por qué en un tema electoral participan esos dos órganos autónomos, estrechamente vinculados con la UNAM.

Lego de distintas evaluaciones de los 152 aspirantes inscritos –como un examen a realizarse mañana viernes y una entrevista personal–, el Comité Técnico de Evaluación presentará a la Jucopa de la Cámara de Diputados, tres quintetas de aspirantes, para que los diputados elijan a un futuro consejero, de cada una de las tres quintetas. Ese es el procedimiento legal.

¿Y la trampas? ¡Calma…! La trampa está en los siguientes momentos.

1.- Los indicios de trampa aparecen al integrar el Comité Técnico de Evaluación (CTE), cuyos miembros obedecen a un perfil negociado entre el presidente del INE, la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados y diversos grupos universitarios. ¿Lo dudan?

Resulta que cinco de los siete integrantes del CTE tienen estrechos vínculos profesionales o académicos con el Instituto de Estudios para la Transición Democrática (IETD) –al que pertenecen los consejeros Lorenzo Córdoba, Ciro Murayama y el jefe de asesores de Córdoba, Luis Emilio González Cacho–, y con el Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) y la Facultad de Derecho de la UNAM, de donde la gestión de Córdoba ha nutrido al INE.

2.- Esa composición de cinco amigos de Córdoba en el Comité de Avaluación –César Iván Astudillo Reyes, Sergio López Ayllón, María Leoba Castañeda, José de Jesús Orozco Henríquez y Jorge Islas López–, garantizará al presidente del INE que por lo menos dos de los tres consejeros a elegir sean afines a su grupo. Y, curiosamente, en el grupo también aparece el influyente exrector, actual secretario de Salud y repentino aspirante presidencial, José Narro, promotor de los presidentes de la CNDH y del INAI. ¡Puras casualidades!

3.- De los 152 aspirantes que buscan ser consejero del INE, llegarán a la semifinal no más de 50, que reúnen los requisitos, ya que son o han sido consejeros estatales, empleados del propio INE, magistrados o exmagistrados electorales. Es curioso que por lo menos 40 de los 50 finalistas también pertenecen al grupo de Lorenzo Córdoba y José Narro. Es decir, la coartada casi perfecta.

El consejo general del INE lo integran un total de 11 consejeros. Para los primeros días de abril, dejarán el cargo Arturo Sánchez, Javier Santiago y Beatriz Galindo.

El grupo compacto del presidente del INE lo integraban el propio Lorenzo Córdoba, Ciro Murayama y Arturo Sánchez. Y, con mucha frecuencia, Enrique Andrade se sumaba a sus posturas, a pesar –o por eso–, de sus vínculos con el PRI.

Con la salida de Arturo Sánchez –uno de los tres sustituidos–, el presidente del INE jefatura sólo tres consejeros –Córdoba, Murayama y Andrade–, el cual se podría convertir en hegemónico con la llegada de dos –de los tres–, nuevos consejeros.

Dicho de otro modo, el presidente del INE trabaja para ser el jefe de un poderoso grupo de cinco consejeros del INE –muy cerca del 50% de los 11 integrantes del Consejo General–, con lo que tendrá en su mano la elección presidencial de 2018.

¿Y dónde quedarán la certeza, legalidad, transparencia, imparcialidad… del INE. ¿No es manipulado para fines personales?

Al tiempo.
08 Marzo 2017 04:00:00
El PRI en 2017: ¿triunfalismo o realismo?
Durante el 88 aniversario del PRI, Enrique Peña Nieto anunció que en los comicios de 2017 –en los Estados de México, Nayarit, Coahuila y Veracruz–, el PRI se llevará la victoria.

Es decir, que el Presidente –en tanto militante partidista–, anunció el regreso del “carro completo” para el PRI, en lo que para muchos son los peores tiempos del viejo partido.

Son embargo, el “triunfalismo” presidencial provocó, entre la clase política toda, uno de los ya comunes ataques de esquizofrenia colectiva. Se enojaron los líderes de todos los partidos opositores, así como precandidatos presidenciales de todos lo signos.

No faltaron los delirantes que –incluso–, vieron en el discurso del Presidente un supuesto anuncio “del fraude electoral que viene”. Por eso –frente al enojo colectivo–, obligan las preguntas.

¿Por qué, cuando el jefe real del partido en el poder anuncia “carro completo” en una elección, muchas voces linchan una supuesta expresión triunfalista?

¿Por qué, en sentido contrario, cuando los opositores proclaman victorias electorales “seguras” –como son los casos de Morena y el PAN– los mismos enojados cambian su postura y no censuran el “triunfalismo”, sino que lo aplauden?

¿Por qué dos posiciones, diametralmente opuestas, frente a hechos idénticos; el triunfalismo obligado de un partido político?

Lo cierto es que la esquizofrenia predominante entre los opositores les hace olvidar que en México y el mundo los partidos políticos, de todos los signos, nacieron para ganar elecciones; su obligación es la victoria electoral.

Más aún, en el mundo no existe un solo partido político, líder partidista o gobernante que diga –en la plaza pública o en privado–, que va a perder; que en su futuro y en el de su partido está la derrota de tal o cual proyecto, o tal o cual elección.

El problema es que la esquizofrenia política que picó a buena parte de la clase política mexicana, también parece causar amnesia entre líderes y dirigentes de los partidos opositores, quienes olvidan que su principal objetivo es estimular el ánimo de victoria ente electores, simpatizantes y seguidores.

Y, el mejor ejemplo de ese ánimo triunfalista, es el de AMLO, quien todos los días, durante meses y años, recorre el país llamando a “las cargadas” ciegas, sordas y miopes a favor de Morena, a partir del triunfalismo de que López Obrador será presidente. Y qué decir de Margarita Zavala, quien dice –con mucha razón–, que es la única que le puede ganar a AMLO.

Pero lo más curioso es que el supuesto triunfalismo de Peña Nieto pudiera ser falso.

Sí, porque ese triunfalismo se pudiera convertir en realismo. Y es que según no pocas variables electorales, el Presidente pudiera estar muy cercano a la realidad. ¿Por qué?

Porque según todos los indicios disponibles, el PRI tiene muchas posibilidades de llevarse la victoria en el Estado de México, en Coahuila y en las elecciones municipales de Veracruz, mientras que el PAN mantiene ligera ventaja en Nayarit. Y si se mantienen esas tendencias, Morena y el PRD pudieran resultar los grandes perdedores.

En el Estado de México, por ejemplo –y en donde ya empezó la guerra sucia entre el gobierno de Eruviel Ávila y, en sentido contrario, contra Josefina Vázquez Mota–, el PRI tiene al mejor candidato. Y es que, le guste o no a los malquerientes de Peña Nieto y de Eruviel Ávila, el aspirante del PRI, Alfredo del Mazo es, por mucho, el candidato mejor posicionado.

De igual manera –y también, contra los malquerientes de Peña–, lo cierto es que la popularidad del Presidente en el Estado de México es la más alta de todo el país, o si se quiere, la menos mala.

Pero hay otros elementos a considerar. Como no ha ocurrido en la historia de ningún presidente, Peña Nieto ha visitado el Estado de México en casi 200 ocasiones, en giras de trabajo, inauguración de obras y puesta en marcha de distintos programas de todo tipo.

Es decir, que una mayoría de mexiquenses ven con buenos ojos a Peña Nieto, además de que el Gobierno de Eruviel Ávila es uno de los mejor calificados, también a pesar de la siembra y cultivo de odio en su contra.

Y, en el caso de la elección de Coahuila, el PRI mantiene una importante ventaja sobre los opositores, a pesar de la imagen negativa de los cuestionables gobiernos de los hermanos Moreira.

Por eso la pregunta. ¿Y qué tal si el triunfalismo se convierte en realismo?

Al tiempo.
07 Marzo 2017 04:00:00
¡Las 35 peleas de AMLO!
El político mexicano más peleonero se llama Andrés Manuel López Obrador. Ha peleado con todos; con su familia, con su nombre y con su padre político.

1.- El primer pleito de AMLO fue con un hermano, al que en su infancia mató de un balazo.

2.- También mató políticamente a su padre, Cuauhtémoc Cárdenas, en un sonado parricidio político.

3.- AMLO también peleó con su nombre de pila; Manuel Andrés, el que cambio porque su acrónimo era MALO. Hoy es AMLO.

4.- Lleva más de 20 años peleando con Carlos Salinas; su villano favorito y jefe de “la mafia del poder”.

5.- Desde el debate presidencial de 2000, inició una guerra histórica, con Diego Fernández de Cevallos.

6.- Otro de sus blancos preferidos es Televisa. Y a cada pelea sigue una reconciliación.

7.- De igual manera, son históricos los pleitos con Vicente Fox, a quien motejó como “Chachalaca”, en un lance que le costó la elección presidencial.

8.- En 2014, y luego de la guerra de 2012, AMLO criticó y exigió la renuncia del presidente Peña Nieto, a quien hizo responsable “de la crisis económica y social” del país.

9.- López Obrador calificó como “distinguido miembro de la mafia del poder” a Manlio Fabio Beltrones. Le dijo “salinista” y “corruptazo”.

10.- El 17 de febrero, tras la detención del “H2” en Nayarit, AMLO dijo que se trató de una masacre. El secretario de Gobernación, Miguel Osorio, contestó que “no se puede justificar la falta de oportunidades para cometer delitos” y condenó el uso del tema con fines políticos y para defender criminales.

11.-. AMLO peleó con el subcomandante “Marcos”, líder del EZLN.

12.- También peleó con el Gobernador de Nuevo León, apodado “El Bronco”, de quien dijo; “fue candidato independiente para el pueblo pero no para la ‘mafia del poder’, ya que se entendió muy bien con Peña Nieto”.

13.- AMLO dijo al gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, que no se preocupara por lo que él hacía y que mejor se ocupará de gobernar y dejar de robar en Puebla.

14.- En enero de 2015, AMLO insultó al gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez y lo acusó de “cínico, ambicioso y vulgar”. Malova contestó “los burros no saben de frenos”.

15.- Las peleas entre AMLO y Jesús Zambrano son de antología. Se han dicho de todo, hasta políticos.

16.- Andrés insultó a la marina en el operativo en Nayarit.

17.- Los pleitos de AMLO y Miguel Ángel Yunes, Gobernador de Veracruz, parecen competencia entre mentirosos y rateros.

18.- Ricardo Anaya y AMLO han peleado en no pocas ocasiones. La última, cuando Obrador acusó a Josefina Vázquez Mota de “malversar recursos”. Anaya le dijo ratero y AMLO casi le responde “tu lo serás”.

19.- Con Felipe Calderón, AMLO mantiene una pelea permanente. Lo acusa de todo, hasta de haber ganado la elección presidencial.

20.- Reiteradamente, AMLO ha insultado a Margarita Zavala. Le teme y, por eso, su odio a las mujeres.

21.- AMLO se lanzó contra Aurelio Nuño, cuando el hoy titular de la SEP parecía el candidato presidencial del PRI.

22.- Arturo, hermano de Andrés, fingió una disputa entre hermanos en la elección de Veracruz. Fue un teatro.

23. AMLO ha peleado con casi todos los medios, incluso con Proceso, La Jornada y Reforma, que son sus hojas parroquiales.

24.- Un pleito mayor fue con Excélsior, cuando el diario reveló el engaño de la herencia a sus hijos.

25.- AMLO traicionó a Mancera y en más de una ocasión lo ha insultado.

26. Andrés ha peleado con el PAN en los últimos 25 años.

27.- Contra el PRI es contradictorio su pleito, ya que AMLO es autor del himno del PRI.

28. La pelea contra el PRD es demencial. No sólo cobra venganza, sino que destruye al los amarillos.

29.- El antiguo IFE es uno de los clientes favoritos de las peleas de AMLO, Hoy los consejeros del INE, son sus lacayos.

30.- Los pleitos contra jefes del PRD son enfermos. Ha peleado a muerte con “Los Chuchos”, Ortega y Zambrano, con Carlos Navarrete y con Graco Ramírez.

31.- Con las mujeres ha peleado en tono misógino. Insultó en tono denigrante a Margarita Zavala y a Ruth Zavaleta. Hoy insulta y difama a Josefina Vázquez Mota.

32.- El mayor pleito con mujeres fue con Rosario Robles, a la que pretendió destruir y echó del PRD.

33.- Y el mayor pleito con un político fue con su padre, Cuauhtémoc Cárdenas, al que mató políticamente.

34.- Los pleitos contra periodistas son de antología. Ha peleado con Caros Loret, con Julio Hernández, con Martín Moreno, Ricardo Alemán…

35.- Y, por supuesto, también peleó con Donald Trump, el nuevo huésped de La Casa Blanca.

¡Los pleitos hasta hoy, más los que se acumulen!

Y frente al gusto por el pleito, vale preguntar: ¿Problemas políticos o de diván?

Al tiempo.
06 Marzo 2017 04:00:00
¡El PRI está vivo…! pero lo pueden matar
Todos, o casi todos, lo dan por muerto.

Dicen que la menguada popularidad del Presidente le pasará la factura en las elecciones de 2017 y, luego, le cobrará en los comicios presidenciales de 2018, en donde –muchos aseguran–, el PRI perderá la elección.

Otros sostienen que Enrique Peña pactó la derrota del PRI en el Estado de México –supuestamente a favor del PAN–, a cambio del presunto acuerdo de protección, luego de 2018.

Y no faltan los que aseguran que la elección mexiquense será sólo de trámite, ya que el acta de defunción del PRI ya fue firmada, precisamente por el mexiquense Peña Nieto.

Lo cierto, sin embargo, es que en política nada está escrito y todo puede pasar, sobre todo cuando falta más de un año para la elección presidencial; cuando los candidatos de los principales partidos aún no se “decantan” y cuando nadie conoce la forma en que evolucionarán la economía y la relación de México y Estados Unidos, determinante para la presidencial de 2018.

Por lo pronto, el pasado sábado arrancó la maquinaria llamada PRI, cuando en la ceremonia por el 88 aniversario del viejo partido, Enrique Peña Nieto dio el banderazo de salida a los preparativos para 2017 y 2018; un par de elecciones que en realidad serán una sola.

Y ante el priismo nacional en pleno, el Presidente dijo lo que tenía que decir –y que era urgente que dijera de manera pública–, para acabar con las especulaciones sobre una supuesta derrota anticipada y pactada con el PAN en el Estado de México.

Dijo que el PRI no pacta para perder y tampoco pacta derrotas adelantadas. Auguró “carro completo” para el PRI en 2017 y llamó a la suma de esfuerzos para un objetivo común; la victoria presidencial y, con ello, la defensa de las grandes transformaciones. Se refería a la defensa de las reformas producto del Pacto por México, que el ilegal candidato López Obrador prometió revertir.

Y era urgente que Peña Nieto desmintiera la versión de una supuesta derrota pactada en el Estado de México, porque manos interesadas insisten en sembrar entre la opinión pública la especie de que la presidencial de 2018 ya está decidida a favor del candidato ilegal de Morena, López Obrador.

Pero acaso lo más importante del mensaje presidencial fue el llamado de unidad al interior del PRI. Y no, no se trata de un recurso retórico y tampoco de un “cliché”. ¿Por qué?

Porque el desfondamiento del PRD que inició la Morena de AMLO, no se queda sólo en el partido amarillo y tampoco en el PAN. No, lo cierto es que a los estrategas de AMLO le importa incluir en la nómina de Morena no sólo a los traidores del PRD, sino a “peces gordos” del PAN, pero sobre todo del PRI.

En realidad el mensaje de Peña y la cuidada convocatoria al aniversario 88 del PRI, fue una llamada de atención al priismo todo; líderes, secretarios de Estado, gobernadores y dirigentes, a los que veladamente les fue leída la cartilla de que el Gobierno y su partido no tolerará traiciones.

Y es que, además del caso probado de Javier Duarte –que pactó con AMLO en la elección de Veracruz–, otros cuadros de primer nivel han sido tocados “por la mano del diablo”. Es decir, AMLO y sus estrategas van de casa en casa, del priismo y el panismo, para convencer a “peces gordos” para que sigan la causa lopezobradorista.

En el PRI aprietan tuercas, ponen candados y mandan mensajes, para evitar que gobiernos estatales, dirigencias locales o cuadros nacionales sean tentados por el canto tabasqueño. Por eso el metafórico “no se equivoquen, el PRI no pacta derrotas”, de Peña Nieto.

Y es que si el PRI aún está vivo –y nadie puede dar por derrotado a ningún partido–, los propios priistas lo pueden matar con una traición a favor de la Morena de AMLO.

Y un mensaje casi idéntico se produjo ayer domingo, cuando en Toluca el PAN oficializó la candidatura de Josefina Vázquez Mota al Gobierno mexiquense. Al acto asistieron todos, o casi todos; Tirios y Troyanos, amigos y adversarios, y hasta se conoció un oficio en donde los inconformes con la designación de Josefina se desisten de toda acción legal contra la candidata del PAN al Gobierno del Estado de México.

Y es que en la elección mexiquense, el PRI y el PAN ensayarán sus cartas, sus fortalezas y, sobre todo, su capacidad para lograr la unidad interna que requieren para sobrevivir una de las más feroces batallas electorales de la historia.

Son tiempos de unidad en el PRI y el PAN. ¿Serán capaces de lograrlo?

Al tiempo.
05 Marzo 2017 04:01:00
El país de cínicos
Los mexicanos menores de 40 años no recuerdan que en su segundo informe de Gobierno –en 1978–, el entonces presidente José López Portillo sentenció: “lo peor que le puede pasar a México, es convertirse en un país de cínicos”. En esos años era moneda de curso corriente la máxima: “¡el que no transa no avanza!”.

Y seguro esos millones de mexicanos menores de 40 están hasta la madre de los políticos corruptos y –en general–, de una sociedad corrupta. Por eso, seguro votarán por un candidato no corrupto; por el mesías de la política.

Pero, a 39 años, parece cumplida la maldición de “Jolopo”. ¿Por qué?

Porque al tiempo que menores de 40 condenan la corrupción, muchos de ellos aplauden la traición, deslealtad y el “chaqueterismo” político; festejan que se cumpla la máxima de “¡quien no transa no avanza!”.

Vivimos en el país de cínicos que pronosticó “Jolopo”, otro cínico.

Y es que hay un político y dueño de un partido que, en la plaza pública, invita a la transa; a la deslealtad, al engaño y la deserción. El mesías de la política que promueve la pureza a partir del cambio de religión política.

Ese mesías pregona en la plaza: “Traicionen sus ideales y olviden sus creencias; sean desleales al partido que les dio vida política, puestos, dinero y todo; den la espalda a los principios y la doctrina partidistas, engañen a sus electores, a pesar de ser los más corruptos y… si me siguen, perdonaré sus pecados, por más corruptos que sean o hayan sido”.

Y muchos políticos, de todos los signos y credos, siguen el llamado del oportunismo, la deslealtad, el “chaqueterismo” y la transa. Los corruptos van detrás del perdón de sus pecados, porque el mesías promete no sólo perdonar los pecados, sino que garantizará impunidad legal y hasta nuevos cargos a quien lo sigan. Claro, sin importar el tamaño de las raterías.

Es decir, el mesías de la política combate la corrupción y a los corruptos con la fórmula mágica de que sean leales a su causa y traidores a su pasado.

Y es que en el reino del mesías de la política mexicana no existen leyes ni justicia para los corruptos y sus corruptelas. El mesías promete perdón e impunidad a los rateros, a cambio de sumisión a su causa y a su credo.

Por eso, el mesías pregona “venga a mi reino la corrupta clase política mexicana, del partido que sea; son bienvenidos y serán perdonados, a cambio de sumisión a mi proyecto y a mi coronación”. El mesías promete acabar con la corrupción, llevando a su templo lo peor de la política. Edificará su reino con los más corruptos.

El mesías cree que coronado por lo peor de la clase política podrá instaurar el reino de la honestidad valiente en un país que ya no se llamará México, sino “el Reino de la Morena del Perdón”.

¿Quién es más corrupto, el político que roba o el mesías que solapa y premia a los políticos rateros, a cambio de que lo sigan y aplaudan?

Por eso, en la puerta de su iglesia, el mesías colocó un simbólico comité de recepción; ¡un bote de basura! ¡La basura como símbolo de cambio!

¡Y que cada quien se ponga el saco!

Al tiempo.
03 Marzo 2017 04:00:00
Barbosa y el PRD; mentiras y mentirosos
En las llamadas “redes” se han decantado tres debates sobre la crisis que vive el PRD y la fuga de sus figuras.

El primero tiene que ver con la “descocada” declaración de Miguel Barbosa, quien dijo que se iría del PRD, el día que el partido amarillo hiciera una coalición con el PAN.

La segunda se refiere a la “desmemoriada” declaración de algunos jefes del PRD, que amenazan con expulsar a Barbosa, por apoyar a López Obrador, lo que supone una traición mayor.

Y la tercera parece la “botarga” en el pastel, ya que los bots no se ponen de acuerdo si llamar a Barbosa “traidor” o “solovino”.

Como saben, luego de anunciar que apoyaría la candidatura presidencial de AMLO, los jefes del PRD pidieron al senador Miguel Barbosa abandonar la coordinación de los senadores amarillos y que dejara el partido.

Barbosa se negó y en medio de una fea escaramuza de dimes y diretes y un pataleó con el clásico “no me voy, no me voy y no me voy”, sacó de la manga una “decisión brillante”. Dijo: “Cuando el PRD apoyara al PAN, hiciera una coalición con el PAN, yo me iría del PRD. No estaría en un partido que fuera de la estrategia del PAN”.

Está claro que Barbosa se refería a una alianza PRD-PAN, en 2018. Sin embargo, la terca realidad demuestra que la memoria del senador Barbosa es flaca y su convicción anémica. ¿Por qué?

Porque en los últimos 25 años se han producido no una, ni dos y tampoco cinco coaliciones PAN-PRD, sino por lo menos 25 alianzas electorales del PRD y el PAN en otras tantas elecciones estatales.

Y si lo dudan, van los datos de algunas de esas coaliciones.

1.- En 1992, en Durango, el panista Rodolfo Elizondo, motejado como “El Negro”, compitió contra el PRI en alianza con el PRD y perdió.

2.- En 1999, en Coahuila, el panista Juan Antonio García Villa compitió contra el PRI en alianza con el PRD y perdió.

3.- En ese 1999, en Nayarit, el panista Antonio Echevarría compitió por el Gobierno estatal, en alianza con el PRD y ganó.

4.- Hoy, también en Nayarit, el hijo del exgobernador, del mismo nombre, va de nuevo por el gobierno, también en alianza con el PRD.

5.- En el año 2000, en Chiapas, el perredista Pablo Salazar Mendiguchía, fue en alianza de todos contra el PRI y ganó. Hizo un gobierno de terror y fue a parar a prisión, Y hoy le mienta la madre a los partidos y busca una candidatura presidencial independiente.

6.- En 2001, en Yucatán, el panista Patricio Patrón ganó la elección local gracias a una alianza con el PRD.

7.- En 2010, en Oaxaca, el perredista Gabino Cué ganó el Gobierno estatal en alianza con el PAN.

8.- En 2004, en Chihuahua, el panista Javier Corral compitió en alianza con el PRD y perdió.

9.- Repitió en 2016 y en alianza con el PRD ganó.

10.- En 2010, en Sinaloa, Mario López Valdez compitió contra el PRI, en alianza PAN-PRD y ganó.

11.- Ese mismo año, en Puebla, Rafael Moreno Valle fue en alianza PAN-PRD y ganó.

12.- En 2010, en Hidalgo, Xóchitl Gálvez compitió en alianza PAN-PRD y perdió.

13.- En 2013, en Baja California, el panista “Quico” Vega fue en alianza PAN-PRD y ganó.

14.- En 2016, en Durango, José Rosas Aispuro compitió en alianza PAN-PRD y ganó. La lista sigue –y llega a por lo menos 25 alianzas PAN-PRD–, entre las que destacan las victorias recientes de Carlos Joaquín en Quintana Roo y Miguel Ángel Yunes, en Veracruz. Muchos otros, claro, perdieron.

¿De qué habla el senador Barbosa cuando se refiere a una suerte de traición ideológica por una alianza PAN-PRD en 2018 ¿No avaló el senador Barbosa muchas de las alianzas estatales arriba citadas?

¿Por qué se escandaliza el senador de una alianza PAN-PRD en la presidencial, cuando él mismo promovía las alianzas estatales entre amarillos y azules? ¿No es incongruente, o sólo se justifica?

Y en el caso de la dirigencia del PRD, que encabeza Alejandra Barrales, tampoco tiene memoria cuando acusa de traición a Barbosa, ya que en muchas de las coaliciones recordadas arriba –sobre todo la elección de Javier Corral–, muchos perredistas hicieron campaña por el panista, mucho antes de que se decidiera una alianza. ¿No fue traición?

Es decir, si se acusa a Barbosa de traición, los traidores en el PRD son todos. Pero el problema, en realidad, no son las alianzas, sino el insultante oportunismo y la incongruencia.

Y sobre el tercer debate, en torno a motejar a Barbosa como “solovino”, vale recordar que el 9 de junio de 2016, López Obrador dijo que muchos ciudadanos llegan voluntariamente a Morena, “a los que yo llamo cariñosamente ‘solovinos’, que sin ser acarreados fueron a darnos su apoyo y respaldo”.

¡Que a nadie escandalicen las palabras!

Al tiempo.
02 Marzo 2017 04:00:00
¡De candidatos gritones a gobernadores inútiles!
Para nadie es nuevo que la candidatura a un puesto de elección popular –por un partido opositor– es la oportunidad de oro para “mentar madres”, “despotricar”, descalificar e insultar a los gobiernos en turno.

Dicho de otro modo, la postura mas cómoda en la política es la de candidato opositor, ya que se puede culpar de todo al gobierno en turno, en tanto la parte contraria –la de ser gobernante– significa un severo desgaste que va desde las dificultades propias de los problemas hasta la incapacidad para resolverlos.

Lo curioso es que cuando los gritones candidatos opositores –que prometen resolver todo– se convierten en gobernantes, resultan iguales o peores que aquellos a los que sustituyeron.

Y un caso emblema de esa incongruencia la vimos en días recientes cuando el titular de Gobernación, Miguel Osorio, respondió a López Obrador que cuando fue jefe de Gobierno del DF, la capital del país vivió el peor nivel de violencia e inseguridad, al grado que la sociedad organizó la mayor marcha de protesta por esa inseguridad. Osorio recordó esa historia porque AMLO acusó al Gobierno federal de no resolver la violencia y la inseguridad.

Pero los casos recientes resultan aun más emblemáticos.

Apenas en 2016, gobernadores del PRI, PAN e independientes que ganaron sus respectivas elecciones estatales a mandatarios de otros partidos hoy gobiernan peor que aquellos a los que cuestionaron, satanizaron y hasta echaron del poder.

El caso más penoso es Veracruz, en donde el expriista y hoy panista Miguel Ángel Yunes llegó al Gobierno con un discurso que satanizó a su antecesor, Javier Duarte, a quien acusó de ratero e inútil, por decir lo menos.

Sin embargo, hoy Veracruz vive un nivel de violencia mayor al de los últimos años de la gestión de Javier Duarte. ¿Y cuál ha sido la respuesta del gobernador Yunes?

Es penosa, ya que por un lado montó un insultante circo mediático en torno a Javier Duarte, mientras la violencia y el crimen se han incrementado a niveles de escándalo. Más aún, el Gobierno federal debió enviar fuerzas federales, mientras que en Boca del Río se repitió el tiradero de muertos que ya se había vivido al inicio de la gestión de Duarte. Yunes sólo atinó a decir que son las bandas criminales.

El de Chihuahua es otro caso. El entonces candidato, Javier Corral, se regodeó durante meses, en una campaña que demolió a César Duarte, a quien responsabilizó de los altísimos niveles de violencia, inseguridad, crimen y desfalco estatal. Hoy Chihuahua es gobernada por Javier Corral y la violencia no es mejor que en los peores momentos de su antecesor.

Todos los días aparecen muertos y escándalos vinculados con la violencia, la inseguridad y el crimen. Apenas el pasado domingo, el vicerrector de una prestigiada universidad privada fue asesinado a balazos cuando salía de un acto religioso. Corral resultó otro candidato gritón y gobernador inútil.

En Nuevo León ganó el independiente Jaime Rodríguez, motejado como “El Bronco”. Llegó al poder gracias a un discurso incendiario contra los gobiernos de partido y contra los medios, en especial contra la prensa. Hoy Nuevo León vive una nueva crisis de violencia e inseguridad, en medio del más bajo nivel de popularidad de “El Bronco”, quien colocó a decenas de parientes en la Administración y debió despedir colaboradores por distintas irregularidades. Y, de pilón, ayer “El Bronco” debió pedir ayuda al Gobierno de Peña Nieto, en medio de una grosera campaña presidencial.

Pero el estado en donde los escándalos parecen mayores es Sinaloa, en donde el gobernador priista Quirino Ordaz Coppel parece que no existe. Hoy Sinaloa es escenario de matanzas, masacres, extorsiones, y parece que no hay autoridad capaz de reaccionar. Sinaloa es un estado en donde no gobierna el PRI, sino las bandas criminales.

Más aún, a los rentables negocios de la horticultura y el cultivo de camarón en Sinaloa los atrapó el crimen organizado. Y es que las bandas criminales ya no secuestran personas. En Sinaloa secuestran empresas, campos de cultivo, y si no les pagan lo que piden, sabotean las empresas.

En todos los casos los gobiernos estatales mencionados han tenido que pedir ayuda del Gobierno federal porque no pueden con el paquete de la inseguridad y la violencia. Y en algunos casos no pueden siquiera con la administración elemental del Gobierno.

Pero cuando esos gobernadores eran candidatos opositores, no se cansaban de acusar a sus antecesores de inútiles y rateros. ¿Hasta cuándo pondrán un alto al engaño los ciudadanos? Al tiempo.
01 Marzo 2017 04:00:00
¡Despertó y ya lo amaba!
Son muchos –la mayoría políticos oportunistas y ambiciosos sin freno– que dan por hecho que Andrés Manuel López Obrador será el Presidente de México a partir del 1 de diciembre de 2018.

Por eso cada vez son más los que se suman a una grosera “cargada” que no es más que retrato en sepia de los peores tiempos del PRI; tiempos de la indignidad, de la sumisión y la lealtad a toda prueba, con tal de ganar un huesito.

¿Recuerdan la denigrante “bufalada” del PRI que tanto cuestionaban la izquierda y la derecha de los años 60 del siglo pasado? ¿Recuerdan a Heberto Castillo, a Campa, Arnoldo, al “Búho” Valle y a otros que en la tribuna de la Cámara de Diputados se carcajeaban de los trapecistas del PRI?

Pues esa “cargada” hoy la prohíja el dueño de Morena. Sin embargo, el problema no está en López Obrador y en su campaña engañabobos; tampoco en su candidatura ilegal y mucho menos en sus aspiraciones adelantadas. En realidad, Andrés hace lo que debe, en tanto ambicioso de poder sin límite.

No, el problema real está en los políticos bobos y en las ambiciones idiotas de aquellos que, sin el menor sentido común, sin pudor alguno y sin vergüenza, juegan el deshonroso juego del trapecismo político.

Dicho de otro modo, para cumplir la premisa de una “candidatura engañabobos” deben existir, como premisa fundamental, dos partes; el candidato y los idiotas que le creen.

Y vale el tema por la más reciente y vergonzosa compra del establo “obradorista”, que incluyó en sus filas al senador y líder de la bancada del PRD en el Senado, Miguel  Barbosa, quien el pasado lunes anunció “la buena nueva de la iluminación divina”.

Es decir, Barbosa se acostó siendo un convencido y severo crítico de López Obrador y amaneció convertido en amoroso seguidor de AMLO. Una mala noche que hizo olvidar principios, convicciones, historia y congruencia.

¿Qué ocurrió?

Nada, que una revelación nocturna iluminó el cuerpo, la mente y los sentidos del duro crítico de AMLO, quien, de golpe y porrazo, olvidó lealtad, principios, dignidad y hasta la vergüenza. Y entonces tragó sapos y serpientes que lo hicieron vomitar loas al mesías por venir. Como Gregorio, el de Kafka, Barbosa despertó y la estomatología lo hacía hablar otro idioma, el idioma de la sumisión por hambre. 

Y es que la mañana que siguió a la “iluminación divina” el senador Barbosa pregonaba bondades y bendiciones de su nuevo guía. López Obrador ya no era un político tóxico, sino que hoy es el mesías que salvará al mundo, al que Barbosa prometió y prodigó renovados votos de lealtad, en ese tono santurrón del conservadorismo poblano.

¿Cómo explicar esa mesiánica transformación?

En el fondo –y más allá de los fenómenos sobrenaturales que hicieron el milagro de la conversión en Barbosa–, no hay otra explicación que las vulgares tentaciones carnales; la terrenal ambición sin límite. Y es que AMLO recorre el país pregonando la tierra prometida; prometiendo puestos y posiciones en un Gobierno imaginario, pero cuya tentación dobla hasta al más pintado.

Pero también es cierto que no se requería mucho para convencer al jefe de los senadores del PRD. ¿Por qué?

Porque Barbosa es epítome del oportunismo, la traición y el agandalle. En su breve y meteórica carrera política, no ha conocido lealtad ni ideología distintas a su personalísimo interés. Su religión poblana –como dice el clásico– “es la indecencia” política. “Metro a metro conoce las calles” de la deslealtad y “el oro” es la “lámpara sin luz” de su trayectoria.

¿Por qué deja Barbosa el PRD y abraza a Morena? ¿Por qué le prende incienso a López Obrador?

Por la misma razón que traicionó a “Los Chuchos”, por la misma razón que traicionó a Mancera; porque Barbosa vive el doloroso cambio de piel –el desempleo político sexenal–, y porque el zurrón amarillo no le da para vivir a futuro. Cambia de piel y busca nuevas fuentes de alimento para vivir de la política; busca el oasis de los vividores de la política, busca a Morena.

Barbosa se desesperó, se asustó, se apanicó. Y de aquel político medianamente sensato que veía y entendía algunas realidades de la política, hoy apareció como rata de naufragio; presto a saltar sobre la primera tabla de salvación, aunque esa tabla sea el reverso de todos lo que pregona en su breve carrera política.

¿Qué va a decir ahora Miguel Barbosa a todos aquellos a los que trataba de convencer de que AMLO era un peligro para México.

¿Hoy Barbosa también es un peligro para México?

Al tiempo
28 Febrero 2017 04:00:00
¡Destruyen al país, para ser presidente!
La historia no es nueva. En su momento, el hoy presidenciable Jorge Castañeda, inventó una supuesta ejecución en Tlatlaya, en el Estado de México, por militares que presuntamente masacraron a toda una banda de integrantes del crimen organizado.

En esa ocasión, Castañeda y otros opinadores especularon que se trató de una ejecución militar contra criminales indefensos. ¿Por qué? Porque según la “chabacana idea” de Castañeda era “poco creíble” que todos los criminales hayan muerto, mientras ningún militar perdió la vida. Luego entonces, se trató de una masacre.

Todo a pesar de que la banda criminal era cinco veces más numerosa que los efectivos militares, a pesar de que un militar baleado estuvo al borde de la muerte y que los matarifes portaban más armamento y de mayor potencia que los propios militares.

El escándalo mediático, la insidia y la intriga fueron tales, que aquellos militares que a riesgo de su vida enfrentaron a los criminales fueron llevados a juicio. A la vuelta del tiempo, jueces civiles exoneraron a todos los militares. Y, como ya es costumbre, a nadie importó el descrédito de los uniformados –y de sus familias–, acusados injustamente y enjuiciados por cumplir con su deber.

Quedó claro, al final, que se trató de una insidia con fines político-electorales; venganza que exhibe la miseria social y política de actores de una clase política que vive del desprestigio institucional para obtener reta electoral y que –por increíble que parezca–, defienden a los grupos criminales. Hoy Castañeda es precandidato presidencial.

Pero la historia se repite con el ilegal candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, quien siguió el ejemplo de Castañeda y con montañas de mentiras cuestionó la eficacia de marinos y militares en un impecable operativo en Tepic, Nayarit, que terminó con el matarife motejado como el “H2”.

En abierta campaña proselitista –y sin que le INE diga nada–, Obrador inventó que en el operativo fueron masacrados niños. Luego dijo que jóvenes y, al final, volvió a cambiar la versión para señalar que masacraron a menores de 30 años.

Y AMLO se metió al tema no porque le importen las instituciones, se metió por la renta política para los candidatos de Morena, en una entidad en donde se elegirá el Gobierno estatal el 4 de junio. Y, por supuesto, nunca dijo que los criminales recibieron a balazos a los uniformados y menos que portaban mejor armamento que los propios marinos.

Eso sÍ, dijo que en más de una década de lucha contra el crimen nada se ha logrado y que “¡cuando sea presidente!” acabará con las masacres, en alusión a que su hipotético gobierno –AMLO ya se asume como ganador en 2018–, no combatirá las bandas criminales, sino que esperará a que por obra y gracia del cielo los malos dejen las armas, abandonen el rentable negocio del crimen y vuelvan al redil.

Sin embargo –y contra la costumbre–, el Gobierno federal no se quedó callado. El secretario de Gobernación, Miguel Osorio, acusó a AMLO de usar con fines político electorales las acciones oficiales contra el crimen y le dijo que cuando era jefe de Gobierno del DF, AMLO no hizo nada contra la violencia y el crimen, y hasta se burló de la más concurrida manifestación de protesta por la incapacidad oficial en el combaste al crimen.

Y el caso más reciente de la miseria política con fines electorales lo vimos el domingo último, cuando Emilio Álvarez Icaza hizo pública su precandidatura presidencial. Por supuesto que –como cualquier ciudadano con derechos plenos– tiene libertad de aspirar al puesto que quiera.

Sin embargo, lo cuestionable es que igual que muchos defensores de derechos humanos, Álvarez Icaza construyó su aspiración presidencial sobre la manipulación grosera del crimen de “los 43” y a partir del descrédito institucional.

Y es que desde su posición como secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Álvarez Icaza desacreditó la versión oficial del crimen de los normalistas y se erigió en defensor de la verdad absoluta.

Pero, en el fondo, el objetivo era claro. Aquí documentamos de manera repetida que detrás de la “mano negra” de Emilio en el caso Iguala, no había más que el interés de construir una candidatura presidencial, lo que fue negado de manera sistemática.

El pasado domingo, Álvarez Icaza anunció que buscará ser candidato presidencial independiente. Lo curioso es que sus aplaudidores son, al mismo tiempo, la claque de AMLO.

Dicho de otro modo, que asistimos a una simulación. Y es que, llegado el momento, la dizque candidatura independiente –junto con otras– se subirá al tren de AMLO. ¿Y el país? ¿Y la congruencia? ¡Les vale madre…!

Al tiempo.
27 Febrero 2017 04:01:00
Los dictadores de hoy; AMLO, Trump y Maduro
Cuando una democracia está en peligro de retroceder en dirección a una dictadura, el síntoma más claro de esa desviación –y al tiempo el más peligroso– es el ataque a la libertad emblema de la democracia; la libertad de expresión.

Y es que el ataque a los medios y –en general– a la libertad de expresión, no viene de la sociedad, sino de reputados actores políticos de la democracia víctima del proceso de demolición.

Y por absurdo que parezca, en el México del siglo XXI, uno de los principales actores políticos –Andrés Manuel López Obrador– es la mayor amenaza a la democracia mexicana. ¿Por qué?

Porque todos los días nos regala muestras de que su futuro en el poder es el de un dictador. Dicho de otro modo; AMLO confirma todos los días que pretende imponer una dictadura en México y acabar con la democracia.

¿Lo dudan?

A estas alturas, está claro para el mundo entero que en Venezuela impera una dictadura, encabezada por el déspota Nicolás Maduro. Y todos saben que los primeros pasos de Chávez y Maduro para imponer su dictadura y para destruir la democracia fue, precisamente, la destrucción de la prensa y los medios independientes, al grado de que hoy sólo existe una prensa oficial en Venezuela

Pero además, hace días, Maduro decretó la expulsión de la cadena CNN de su país; la última voz independiente en Venezuela. De esa manera, el mundo entero entendió que no hay marcha atrás a la dictadura venezolana.

En Estados Unidos, el sátrapa Trump inició una feroz guerra para tratar de callar a la prensa crítica de su gobierno –acusó a los periodistas de enemigos de los ciudadanos y de la libertad– lo que provocó una feroz advertencia de los propios republicanos, que alertaron sobre el riesgo dictatorial de Trump.

El senador y excandidato presidencial republicano John McCain afirmó: “los dictadores empiezan reprimiendo a la prensa”, luego de que Trump dijera que algunos medios son “el enemigo del pueblo”.

Y McCain recomendó: “Si quieres preservar la democracia como la conocemos, tienes que tener una prensa libre y, muchas veces, adversaria. Y sin ella, me temo que perderíamos muchas de las libertades individuales con el tiempo. Así es como empiezan los dictadores”, insistió en entrevista con NBC.

Pero al gobierno de Trump le valió madre la crítica y días después –el pasado viernes– la Casa Blanca utilizó las mismas tácticas que Hugo Chávez y Nicolás Maduro; impidió la entrada a CNN, The New York Times, Los Angeles Times, Daily Mail, Politico, New York Daily y Buzzfeed, a una conferencia de prensa de Sea Spicer, vocero del Gobierno de Trump, mientras la prensa más conservadora, como Breitbart News, Fox, One America News, The Washington Times, ABC, CBS, NBC y Bloomberg sí estuvieron presentes en el evento. Es decir, Trump se comporta de manera idéntica a los déspotas dictadores bananeros de Venezuela y Cuba.

En México, un candidato presidencial que realiza proselitismo de manera ilegal, Andrés Manuel López Obrador, intentó censurar a los medios de comunicación, a través de la eliminación parcial de la Ley sobre el Derecho de Réplica. Es decir, trató de cancelar la libertad de expresión.

Pero ese fue sólo un intento. AMLO no da entrevistas, si no es a modo. Y cuando se ve obligado a responder a los periodistas en un evento callejero, los acusa de “ser periodistas maiceados”, como ocurrió recientemente en gira por Veracruz, cuando reporteros le cuestionaron la inmoral alianza de Morena con Javier Duarte.

Pero tampoco ahí termina la historia. El 19 de febrero, el escritor y periodista, Martín Moreno, publicó en El Universal una severa crítica a las mentiras y engaños de AMLO, bajo el título “Por qué no votaré por López Obrador”, en la que prueba que Obrador sigue los pasos de dictadores como Castro, Chávez y Maduro.

Furioso, Obrador respondió con insultos que dejaron ver su talan dictatorial al acusar al escritor como: “un mal escritor, dedicado a explotar el conservadurismo y la ignorancia de la sociedad”. Lo traicionó la posverdad.

Todo esto ocurrió mientras Forbes México eliminó de su edición digital un artículo de Sergio Negrete, en donde el autor documentaba que la propuesta electoral de AMLO es un engaño. Curiosamente la censura se produjo cuando Forbes publicó una extensa y elogiosa entrevista a Alfonso Romo, uno de los financistas de AMLO.

Y, por si lo olvidaron, en los previos a 2016 –y a través de su esbirro, Federico Arreola– el señor Obrador pidió a dueños de los diarios en los que trabajaban algunos de sus críticos –como el autor del Itinerario Político– que los despidieran. ¿La razón? Elemental; AMLO siempre ha sido un dictador bananero. ¿Así o más claro?

Al tiempo.
26 Febrero 2017 04:00:00
Ese cadáver llamado PRI
Está claro que el Gobierno federal decidió pagar los costos políticos, de imagen y popularidad, producto de decisiones impopulares –e inaplazables–, como liberar el precio de la gasolina.

Sin embargo, nadie sabe si al Gobierno le preocupa el daño causado al PRI –por el enojo social– en las elecciones de 2018. Y tampoco se sabe si existe un “plan B” o si –de plano– asistiremos a la entrega deliberada del poder por parte del PRI.

Por eso la pregunta se formuló directamente al presidente Peña Nieto.

¿No entregará su Gobierno el poder –por adelantado– a opositores populistas, como muchos cree? ¿Tiene su Gobierno un “plan B” para que esa crisis de impopularidad no acabe con el PRI en 2018?

Peña Nieto no lo pensó ni un minuto. Respondió convencido.

“Soy Presidente de los mexicanos, no de un partido político… mi responsabilidad es con los mexicanos, con la estabilidad económica, con el bienestar de las familias, no con un partido… el juego democrático hará lo suyo”.

Luego explicó que por años los gobiernos privilegiaron decisiones populares para no perder puntos en las encuestas. Y reiteró lo que ha dicho desde el arranque de su gestión “no Gobierno para las encuestas”.

Ya en corto, en la despedida, Peña Nieto se dijo confiado de que el PRI “sabrá hacer su trabajo en 2018”.

Salimos de la casa presidencial con más dudas que respuestas.

Y es que el PRI de hoy parece un cadáver político, mientras su adversario, la Morena de AMLO, le roba discurso, clientela, populismo, compra de conciencias, acarreo y la habilidad engañabobos. Morena roba todos los días viejos cuadros al PRI –cascajo político–, que son la peor mafia en el PRI pero que, con sólo mudar el zurrón del PRI a Morena, se convierten en iluminados.

Por eso la pregunta: ¿El PRI “sabrá hacer su trabajo en 2018”, como confía Peña Nieto?

Son muchas las dudas. ¿Quién era Enrique Ochoa, antes de presidente del PRI? ¿Qué son hoy la CTM, CNC y la CNOP; qué son los seccionales, distritales, cuadros de base y la escuela de cuadros? Los sectores y la vieja estructura de cuadros, exgobernantes y operadores no existen más en el PRI. Hoy todo viene de arriba, nada de los cuadros de base.

Una reciente compra de AMLO, en el mercado de “cascajo político”, confesó: “Estoy con Obrador, porque me ofreció un cargo en su Gabinete”.

¿Y dónde están cientos o miles de cuadros que en décadas formó el PRI y que empoderó y tiene en el olvido? Uno de ellos, impresentable para muchos, José Murat, propuso el regreso de operadores y cuadros olvidados para salvar al PRI.

Idea descabellada que, sin embargo, pudiera recuperar para el PRI no sólo viejos y exitosos métodos –como la operación política y el reparto de cuotas de poder–, sino que pondría a su servicio a un experimentado ejército de políticos que no tiene ningún partido. ¿Descabellado? Al tiempo.
23 Febrero 2017 04:00:00
¿No que no…?  ‘Los 43’, ¡bandera para 2018!
Aquí lo dijimos hasta el cansancio.

Dijimos que era vergonzoso y de náusea, que políticos sin escrúpulos y supuestos defensores de derechos humanos, usaran la bandera ensangrentada de “Los 43”, de Iguala, para financiar y construir candidaturas presidenciales para 2018.

Dijimos que era imperdonable que antes, durante y después de muertos, “Los 43”, fueran convertidos en pingüe negocio político y que el dolor de las familias y la memoria de los masacrados se convierta en votos para los ambiciosos sin límite, que buscan competir en la presidencial de 2018.

Lo lamentable es que esa denuncia –que cada que la hicimos nos valió miles de mentadas de madre y decenas de amenazas de muerte--, hoy se cumplió.

Y es que, con la bandera de “Los 43”, el expresidente de la CIDH, Emilio Álvarez Icaza, busca ser candidato presidencial. ¿Por qué durante meses negó que ese era su objetivo y por qué rechazó el uso grosero de los muertos de Iguala, con fines político electorales?

¿No sabían los padres y familiares de “Los 43” que la muerte de sus hijos y la memoria de su sacrificio fue usado por uno de los más censurables vividores de la tragedia, para convertir la muerte en votos? ¡Si no lo sabían, ya lo saben!

Resulta que el próximo 26 de febrero, en la Plaza de las Tres Culturas y en el aniversario de la masacre de Iguala, Álvarez Icaza lanzará su candidatura presidencial –por la vía independiente--, para 2018, con el

“#AhoraONunca”.

¿Permitirán los padres de “Los 43” que la mafia que dizque defiende los derechos humanos en México y el mundo, recorra el país, con la bandera sangrante de los normalistas, para pedir votos y para engañar a los potenciales electores? ¿O será que padres y familiares de los normalistas masacrados también se han convertido en vividores de la tragedia?

El anuncio de la inmundicia, del uso electorero de la muerte y de la renta política de la masacre, lo hizo el propio Emilio Álvarez Icaza, en un video en el que aparecen Carlos Salinas, Javier Duarte, Felipe Calderón, Rafael Moreno, Alejandra Barrales, Ricardo Anaya, Margarita Zavala, AMLO, Elba Esther Gordillo, Manlio Fabio Beltrones, Enrique Ochoa, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Graco Ramírez, Jesús Murillo y otros.

¿Quién financia aspiraciones inmorales, fascistas y depredadoras como la de Emilio Álvarez Icaza? La respuesta la conocen todos; el sucio negocio de los dizque derechos humanos en México, que ha producido monstruosidades como el negocio político de la muerte.
22 Febrero 2017 04:00:00
Elba Esther se va a casa
Luego de cuatro años de prisión, Elba Esther Gordillo regresará a su casa amparada en la figura de “prisión domiciliaria”, una vez que por edad se acogió a ese beneficio.

Como saben, el de la profesora Gordillo es un episodio emblema de las luchas políticas –propias del poder–, de los tiempos en donde “el manotazo” era utilizado por gobiernos autoritarios, represores, verticales y en ausencia democrática.

Tampoco es nuevo que la detención y proceso penal de Gordillo tiene fuerte tufo de persecución política –justificada o no y/o con pruebas reales o inventadas–, producto de aquello que en el poder se considera como severa traición política.

Pero si bien existen muchos indicios de que la persecución y prisión de la maestra Gordillo fue más bien uno de los daños colaterales del Pacto por México –que los principales partidos aprobaron al iniciar la gestión de Peña Nieto–, también es cierto que la lideresa del magisterio se había convertido en uno de los más feos emblemas de la corrupción.

Más aún, muchos veían a la profesora Gordillo como obstáculo central en la reforma educativa y como cabeza de una creciente fuerza política que ya convertida en partido, coqueteaba con el mejor postor. Nos referimos a la pareja perversa formada por el SNTE y del Partido Nueva Alianza –motejado como Panal–; gemelas que eran el pilar social, político y económico de la otrora poderosa profesora Gordillo.

En el fondo, “la profesora” cometió uno de los más graves “pecados” en política, la soberbia. Creyó que todo el tiempo tendría a sus pies a todos los presidentes de la república, jefes de partidos y a los gobernadores, a partir de su poder económico y de la movilización social, y ese “pecado” le costó la prisión. Es curioso –por ello–, que la detención de la profesora Gordillo no motivó un solo reclamo de ilegalidad. Todos aplaudieron lo que parecía impensable, su encarcelamiento, al tiempo que fue señalada como estandarte del mal.

Sin embargo, aún no queda claro si la profesora Gordillo fue víctima de una persecución política, una intriga palaciega, una venganza por la supuesta traición cometida –al PRI y al Gobierno en turno–, o si sólo está pagando por las pillerías y excesos cometidos al frente del poderoso sindicato magisterial.

Y, para tratar de entender y de responder las anteriores interrogantes, en el Itinerario Político del 18 de agosto de 2015 –en el que preguntamos si Elba Esther era un preso político–, aventuramos que las respuestas a esas dudas se tendrían cuando un juez decidiera la prisión domiciliaria de la exlíder sindical.

Hoy, la profesora Gordillo logró el beneficio de la prisión domiciliaria –otorgado por un juez–, lo que confirma la vigencia del Estado de derecho y ratifica que, si bien tarde, al final de cuentas la justicia llega.

Hoy queda claro que más allá de una supuesta venganza política, una persecución del poder; más allá del cobro de facturas y la presunta inocencia de la señora Gordillo, funcionaron los contrapesos del poder y la aplicación de la justicia.

En dos semanas, la profesora Gordillo estará en su casa al amparo de la prisión domiciliaria, justo cuando arranca el proceso electoral de 2018, que concluirá con la elección del sucesor de Enrique Peña Nieto, en junio de 2018.

¿Qué quiere decir lo anterior? ¿Qué significa que la profesora Gordillo salga de prisión justo cuando el Gobierno federal que la hizo presa, concluyó todas las reformas que se propuso y, en especial la reforma educativa? ¿Acaso la señora Gordillo intentará regresar por sus fueros y encabezar una pelea política con el gobierno en turno?

Todo indica que poco o nada podrá hacer la señora Gordillo, como para revertir la reforma que la llevó prisión; la educativa. Más aún, se puede decir que si el Gobierno federal creyera en una potencial venganza de “la maestra”, la exlideresa seguiría en prisión.

Y es que poco queda de la otrora poderosa dirigente del SNTE, quien retó al Gobierno de Enrique Peña Nieto, quien de manera frontal se opuso a la reforma educativa, y quien pagó con cárcel no sólo por lo que algunos ven como una traición política, sino por excesos y enriquecimiento sin freno al frene de sindicato más poderoso de América Latina.

Elba Esther acaba de cumplir 72 años, poco tiene que hacer en el sindicato que de manera vitalicia trató de conducir y –sobre todo–, poco puede hacer en la sucesión de 2018.

Al tiempo.
21 Febrero 2017 04:00:00
¡AMLO perderá 2018! Diez razones
Son muchos los ciudadanos y potenciales electores preocupados por el supuesto o real avance de Morena y de AMLO en las encuestas. Y es tal esa preocupación que, algunos desesperados, ya dan como ganador en 2018 a López Obrador, cuando no existen siquiera, sondeos de opinión confiables.

Y por supuesto que los ciudadanos –en general–, pueden creer lo que les plazca y pueden dar cabida a los miedos que tolere su estado de ánimo. Sin embargo, muchos de los preocupados –y potenciales electores–, no disponen aún de los mínimos para tomar una decisión, lo que ha generado que casi el 50 por cierto de los votantes hoy no sabe siquiera si acudirá a votar.

Por esas y otras razones, aquí sostenemos que AMLO perderá la elección presidencial de 2018.

1.- Porque todas las encuestas que hoy asustan a muchos, resultan poco o nada confiables, igual que aquellas que fallaron en las dos elecciones recientes. Es decir, que preocupados y asustados apoyan sus preocupaciones y sustos en meras especulaciones.

2.- Porque –además–, lo que hoy miden esas poco confiables encuestas es a un solo candidato –López Obrador–, que de manera ilegal hace campaña sin que intervenga la autoridad electoral, que está muerta de miedo.

3.- Porque una vez que estén perfilados los más viables precandidatos de los tres principales partidos –además de AMLO–, PRI, PAN y PRD y los aspirantes independientes. Y una vez configurada la llamada “Cuarta Opción” –una mezcla de independientes y preocupados por una alternativa no partidista–, la abundancia de alternativa modificará la oferta y pondrá a cada quien en su lugar.

4.- Porque a medida que avanza en Estados Unidos “el desastre llamado Tump”, en México más ciudadanos y potenciales electores se percatan del peligro de que un locuaz como Trump llegue al poder. Es decir, no resultará difícil para ciudadanos y electores identificar quién es el verdadero “Trump mexicano”.

5.- Porque contrario a lo que muchos suponen, el “desastre llamado Trump” ha alejado cada vez más a los empresarios mexicanos –los influyentes y no el cascajo oportunista–, de la posibilidad de apoyar una aventura delirante como la de AMLO y Morena. Y el mejor ejemplo es el desastre en que terminó convertido el más reciente libro de AMLO, cuyos principales apoyadores acabaron por reconocer que es un montón de mentiras.

6.- Porque la clase política toda –PRI, PAN y PRD, entre otros partidos–, además de sectores empresariales, la academia y las distintas religiones –la católica en especial–, han empezado a sostener aproximaciones que buscan que en México no se repitan fenómenos como el de Hugo Chávez y Nicolás Maduro en Venezuela y Donald Trump en Estados Unidos.

7.- Porque si bien en el PAN la pelea parce haberse polarizado a niveles peligrosos entre las precandidaturas de Margarita Zavala y Ricardo Anaya, una señal de que –de nueva cuenta–, Acción Nacional ha sacado lo mejor de sí y a colocado su responsabilidad histórica por encima de las ambiciones personales y los liderazgos individuales, es la candidatura de Josefina Vázquez Mota, al Estado de México.

8.- Y es que Josefina cuenta con el apoyo de Margarita Zavala, del expresidente Calderón y del CEN del PAN de Ricardo Anaya. Es decir, que los potenciales candidatos del PAN se unieron a favor de un fin común; la derrota de AMLO en el Estado de México. Y es que, si dejan pasar a Morena en el Edomex, poco o nada tienen que hacer en 2018.

9.- Porque Miguel Mancera y un sector hegemónico del PRD –además de sectores independientes–, trabajan en una inteligente y ambiciosa propuesta para ofrecer una alternativa real, no partidista, más ciudadana, que podría convertir a los amarillos en el eje de un cambio real en 2018.

10.- Y porque está por arrancar la etapa en donde el Gobierno federal capitalizará los aspectos positivos –que son muchos–, de la gestión de Peña Nieto, más allá de los sembradores de odio.

Lo cierto es que la batalla por el 2018 apenas empieza. Y son muchos los que saben que la verdadera amenaza para México no se llama Trump, sino que la amenaza es el Trump mexicano; el señor López Obrador.

Al tiempo.

EN EL CAMINO

Niega el INE que su presidente, Lorenzo Córdoba, pretenda meter la mano en la designación de los nuevos consejeros, para apoyar su proyecto político personal. ¡De risa loca…! ¡Sólo faltaba que lo aceptara…! El tiempo les responderá y los pondrá en su lugar.
20 Febrero 2017 04:00:00
Josefina, AMLO y Peña, ¡de nuevo cara a cara!
Algunos le llaman “deja vu”, porque se trata de algo “ya visto”.

Otros aseguran que la historia se repite –a veces como tragedia y otras como comedia–, en alusión al clásico de Carlos Marx. Lo que no explican es si hoy asistimos a la comedia, o si lo de ayer fue la tragedia.

Lo cierto, sin embargo, es que en el 2017 veremos una repetición del México de 2012, cuando chocaron en la elección presidencial la candidata Josefina Vázquez Mota y los aspirantes Andrés Manuel López Obrador y Enrique Peña Nieto.

En ese 2012 –como saben– el ganador fue Peña Nieto, quien logró 19 millones 226 mil votos nacionales y 2 millones 977 mil en el Estado de México. En el segundo lugar quedó López Obrador, con 18 millones 980 mil votos nacionales y 2 millones 350 mil en el Estado de México.

La tercera posición fue para Josefina Vázquez Mota, con 12 millones 786 mil votos nacionales y un millón 555 mil votos en el Estado de México.

Como se dijo arriba, la historia de aquel 2012 se repite hoy en el Estado de México –con variantes y asegunes–, en la contienda estatal para elegir al sucesor de Eruviel Ávila.

Y es que hoy, en el Estado de México, se enfrentarán de nueva cuenta, Josefina, AMLO y Peña, en un “deja vu” que –sin embargo--, puede cambiar de manera radical la tendencia electoral de 2012, lo que –a su vez–, produciría un fuerte reacomodo en el presente electoral de 2017 y –sobre todo–, el futuro del 2018. ¿Por qué?

1.- Porque si bien en 2017 la única de los contendientes de 2012 que repetirá en la boleta del Estado de México es Josefina, también es cierto que detrás de Delfina Gómez –la candidata de Morena–, el verdadero activista se llama López Obrador. Y resulta igual de cierto que detrás de Alfredo del Mazo está su primo, Enrique Peña Nieto.

Es decir, que para efectos prácticos, detrás de la boleta mexiquense de 2017, veremos a los mismos que en 2012.

Por eso las preguntas. ¿El PRI será capaz de mantener sus casi tres millones de votos mexiquenses? ¿AMLO mantendrá sus 2 millones 350 mil sufragios, a pesar de que en 2012 compitió como PRD y hoy lo hace como Morena? ¿El PAN superará su votación de un millón 555 mil sufragios?

2.- Lo cierto es que hoy nadie sabe –con un mínimo de certeza–, lo que pasará en el Estado de México, sobre todo luego de que las encuestas mostraron –en 2012 y 2015, en México y el mundo–, que no sirven para nada, que son poco o nada confiables y que todos los sondeos de opinión dejaron de ser referentes electorales confiables, luego que no acertaron en ninguna de las elecciones importantes.

3.- Lo único cierto es que veremos un ensayo inédito en los procesos electorales mexicanos. ¿De qué se trata?

De una suerte de carrera de relevos entre el PRI y el PAN, en donde el candidato tricolor y la candidata azul pelearán contra un mismo adversario, llamado López Obrador, y en donde la apuesta común será derrotar a AMLO. ¿Y por qué el objetivo es que no llegue AMLO y su títere Delfina Gómez, al Gobierno de Toluca?

La respuesta la conocen todos; porque si en 2017 el PRI y el PAN no paran a López Obrador en el Estado de México, prácticamente le estarán entregando la victoria de 2018; dos años antes.

Dicho de otro modo, que en el Estado de México el blanco serán AMLO y su “Juanita” Delfina Gómez. Y entre más polaricen los tricolores y los azules una pelea que será de tres tercios, más votos le quitarán a la “Juanita” de AMLO, Delfina Gómez.

Por eso, en el Estado de México veremos a todo el PRI nacional volcado a favor de Alfredo del Mazo y a todo el PAN nacional haciendo trabajo a favor de Josefina Vázquez Mota. Y, claro, veremos a todos los presidenciables tricolores y azules, en campaña, igualito que AMLO está en campaña.

En pocas palabras; en el Estado de México ya arrancó la presidencial de 2018. Y esa contienda adelantada permitirá que asistan a la plaza pública no sólo AMLO, sino Eruviel Ávila, Miguel Osorio, Luis Videgaray, José Narro y, por el PAN, Margarita Zavala, Felipe Calderón y Ricardo Anaya, entre otros.

Al tiempo.

EN EL CAMINO

Prenden los focos rojos en todos los partidos políticos. Resulta que el presidente del INE, Lorenzo Córdoba, acordó “en lo oscurito” con diputados de la Jocopo, meter la mano en el proceso de designación de tres nuevos consejeros del INE, que sustituirán a Beatriz Galindo, Arturo Sánchez y Javier Santiago. En forma grosera e ilegal, Córdoba pretende afinidad para su proyecto político personal, que en 2024 ve una candidatura presidencial independiente. La inmoralidad ya común en el INE. ¿Hasta cuando?
19 Febrero 2017 04:00:00
Josefina: ¡a la guerra… sin fusil!
No, no se trata del título de una película de humor o de terror.

Lo cierto es que, a partir de hoy, la sociedad mexicana asistirá a uno de los más complejos procesos electorales de su breve historia democrática. Y es que, a querer o no, la elección presidencial de 2018 arrancará hoy cuando, de manera formal, se cierre el círculo para conocer a los aspirantes al Gobierno del Estado de México, de los tres partidos más influyentes.

Y es que hoy, y luego de coqueteos, acuerdos y cálculos políticos, la señora Josefina Vázquez Mota se inscribirá como candidata del PAN al Gobierno mexiquense –y a media semana será declarada aspirante formal–, con lo que estará lista la boleta electoral mexiquense –breve lista de tres–, de los que saldrá el próximo Gobernador mexiquense, el 4 de junio.

Por el PRI, como saben, el candidato se llama Alfredo del Mazo y según todos los sondeos es, por mucho, el puntero general al arranque de la contienda. A media semana quedará formalizada la candidatura de Josefina Vázquez Mota, quien al interior del PAN mexiquense es la mejor posicionada. Y ya recorre el estado –en una campaña ilegal–, la señora Delfina Gómez, que en realidad es títere del dueño de Morena, el señor López Obrador.

Está claro que aún falta por ser procesada la candidatura del PRD, la aspiración independiente y algunos candidatos de la chiquillería. Sin restar importancia a esas candidaturas, lo cierto es que la pelea mexiquense quedará centrada sólo en los tres grandes partidos mexiquenses: PRI, PAN y Morena.

Y frente a esa nueva realidad, la primera sorpresa, como queda claro, es que en esa elección los partidos de la verdadera izquierda –PRD, PT y MC–, prácticamente desaparecieron, ya que competirán en calidad testimonial. Eso, a pesar de que la Morena de AMLO se presenta como partido de izquierda, cuando en la realidad se trata del lo más rancio del viejo PRI.

Por eso, se equivocan –de cabo a rabo–, aquellos que suponen que en el Estado de México el partido Morena será una alternativa al PRI de Alfredo del Mazo. En todo caso, la alternativa al PRI de Del Mazo y al viejo PRI de López Obrador, podría ser la candidatura de la panista Josefina Vázquez Mota, quien va a la guerra, pero sin fusil. ¿Por qué?

Porque Josefina ya es blanco de tricolores y morenos.

Pero al definirse los tres contendientes reales para el Edomex, también se prepara la pista rumbo al despegue para 2018. ¿Por qué?

Porque precisamente en la pelea electoral del Estado de México se medirán las fuerzas reales del PRI de Peña Nieto –en el éxito y/o fracaso de Del Mazo–, del PAN de Margarita Zavala y Ricardo Anaya –y el apoyo real a Vázquez Mota–, y se verá el verdadero peso de AMLO.

Lo curioso es que en el Estado de México, Josefina Vázquez Mota despejará la pista para 2018 y será fiel de la balanza en la contienda estatal.

Va a una guerra sin cuartel y, como ya se dijo, sin fusil.

¡Hoy arranca la guerra para 2018!

Al tiempo.
17 Febrero 2017 04:00:00
Morena y Delfina; ¡ligas con el ‘narco’!
Una buena y una mala para los fanáticos y seguidores del llamado “lopezobradorismo”.

La buena noticia, que es falsa una fotografía que circula en redes –desde hace días–, en la que manos perversas pretenden vincular a Delfina Gómez, la candidata de Morena al Gobierno del Estado de México, como coordinadora de campaña del entonces candidato a la Alcaldía de Iguala, José Luis Abarca.

Se trata de una composición gráfica en la que aparecen –por un lado–, Delfina Gómez acompañada de AMLO. Junto a esa imagen aparece la familia Abarca –presunta responsable del crimen de los 43–, al momento de realizar campaña. Detrás se ve a una mujer que manos perversas quieren identificar como Delfina Gómez.

Lo cierto es que resulta falsa la composición gráfica que es acompañada por la leyenda: “Sabías que la candidata de AMLO al Edomex, Delfina Gómez, de Morena, fue jefa de campaña de José Luis Abarca?”. Y es que la mujer a la que se pretende identificar como Delfina Gómez no es y no se parece en nada a la verdadera candidata de Morena en el Estado de México.

Es decir, la imagen y la leyenda que la acompaña son un invento de manos perversas que, al parecer, pretenden ensuciar la imagen de Delfina Gómez.

¿Pero qué creen?

Que para probar y/o desechar la legitimidad de la imagen –que dizque vincula a Delfina Gómez con Los Abarca–, preguntamos en todos los lugares posibles; con políticos, líderes, gobernados, gobernantes y exmandatarios estatales y municipales –de todos los partidos en Guerrero–, y, al final, “el caldo resultó más nutritivo que las albóndigas”.

En efecto, la fotografía es una grosera farsa. Pero resulta que la realidad es más escandalosa que el mensaje que pretende enviar la imagen trucada y es más grave que la perversión que la hizo posible.

En efecto, según todos los consultados, Delfina no fue jefa de campaña de José Luis Abarca, el entonces candidato del PRD al municipio de iguala.

Pero Delfina Gómez fue mucho más que eso.

Resulta que junto con Citlali Ibáñez Camacho –motejada como Yeidckol Polevnsky y una de las principales colaboradoras de AMLO–, la señora Delfina Gómez fue el enlace directo y privilegiado del entonces líder del PRD, Andrés Manuel López Obrador, con toda la política y la grilla política que movía AMLO en el estado de Guerrero.

Según todos los consultados, hasta antes de la tragedia de “los 43 de Iguala”, las señoras Yeidckol y Delfina pasaban largas temporadas recorriendo el estado de Guerrero, visitando municipios perredistas y a los grupos de poder, para crear las redes de apoyo político y económico a favor de la naciente Morena.

Todos recuerdan a Yeidckol y a Delfina en negociaciones con Lázaro Mazón, con el depuesto gobernador, Ángel Heladio Ramírez, en abierto proselitismo a favor de los candidatos de AMLO a tal o cual puesto de elección popular y, por supuesto, las recuerdan como promotoras clave de la candidatura de José Luis Abarca a la Alcaldía de Iguala.

Según muchos de los consultados, las dos mujeres fueron responsables, de manera directa, de “planchar” la candidatura de Abarca. Y una vez que las mujeres operaron todo lo necesario, llegó a Iguala el jefe real del PRD, Andrés Manuel López Obrador, para encabezar la asamblea popular en la que –a mano alzada–, fue impuesto Abarca, en medio de gritos y expresiones de rechazo que Obrador trató de calmar con su “autoridad moral”. Era el 12 de mayo de 2012.

Y es que, en esa fecha, muchos habitantes de Iguala no sólo sabían y conocían la historia delictiva de Los Abarca, sino que habían padecido los secuestros, la extorsión y todos los efectos de la violencia que impuso la mafia de los Guerreros Unidos, en esa región de Guerrero. Por eso, en la asamblea en la que AMLO impuso a Abarca, muchos exhibieron pancartas de rechazo, con la advertencia de que era un grave error. El candidato desplazado incluso trató de entregar a AMLO un expediente de Los Abarca. Los cercanos a Obrador lo impidieron.

Lo curioso es que en medio de un pueblo que conocía a la perfección los estragos del crimen organizado y a los protagonistas de esa violencia, las señoras Yeidckol y Delfina no le informaron a López Obrador nada de ese malestar ciudadano. ¿Complicidad? ¿Simulación? ¿Ligas con el “narco”?

Hoy, todos culpan al Gobierno federal por la tragedia de Iguala, mientras que AMLO es el candidato presidencial más aventajado y Delfina Gómez la aventajada candidata al Gobierno del Estado de México.

¿Esos son la alternativa? ¿Hasta cuándo la farsa?

Al tiempo.
16 Febrero 2017 04:00:00
De 28 presidenciables, sólo 6 posibles
A 473 días de la elección presidencial de 2018, ya se rompieron todas las marcas de precandidatos presidenciales anotados para la contienda.

Hasta hoy han alzado la mano un total de 28 “suspirantes”; 22 de ellos con una clara pertenencia partidista, seis que dicen que la buscarán por la vía independiente y sólo uno que tiene asegurada la candidatura desde que creó su propio partido.

El fenómeno inédito lleva a la pregunta obligada. ¿Por qué la fiebre de los presidenciables?

Unos dice que es reflejo natural del mexicano; “un candidato presidencial en cada hijo te dio”. Otros creen que se trata de una fiebre que –al final–, podría picar a medio centenar de suspirantes. Y los más aventurados señalan que la elección de Donald Trump –en Estados Unidos–, confirmó que “hasta el más idiota, ignorante y desinformado, se puede converrtir en candidato y luego en presidente”.

Como sea, a estas alturas ya recorren el país muchos de los 28 que creen tener una posibilidad como “suspirantes” presidenciales, en tanto que muchos otros preparan su lanzamiento en los meses por venir. Y es que la “diarrea” de presidenciables está lejos de terminar.

Sin embargo –y a pesar del elevado número de “pretensos”–, lo cierto es que aquellos con posibilidades reales de ser candidatos formales y de aparecer en la boleta de junio de 2018, no pasa de cinco. El resto –en su mayoría–, son opotunistas y vividores que han visto en la aspiración presidencial un escaparate “busca chamba”.

Como saben, el único candidato seguro –y cuya candidatura es ilegal e ilegítima–, se llama Andrés Manuel Lópoz Obrador. También es el “candidasto presidencial frecuente”; va por su tercera postulación. Otro caso “frecuente” es Cuauhtémoc Cárdenas, quien va por la cuarta postulación, sea independiente, sea por el PRD.

Otro inédito sería la posibilidad de que Cárdenas y Obrador se enfrenten en la presidencial de 2018, ya que son padre e hijo político. El choque sería titánico. Los dos son serios asdversarios y reales contendientes. Hoy por hoy AMLO encabeza todas las encuetas, por una razón natural. Es el único aspirante seguro. Las cosas cambiarán cuando todos los candidatos estén en campaña. Por lo pronto, muchos bobos de la política y la empresa ya venden su alma –al diablo tabasqueño–. El tiempo los desengañará.

En el PRI el número de candidatos hasta hoy enlistados es de nueve; Miguel Osorio, Eruviel Ávila. Luis Videgaray, Manlio Fabio Beltrones, Aurelio Nuño, José Antonio Meade, Ivonne Ortega, José Calzada y José Narro. Muchos enlistados pero pocos con posibilidades reales.

Lo cierto es que sólo tres tienen posibilidades reales –en ese órden–; Miguel Osorio, Eruviel Ávila y Luis Videgaray. El resto juegan el juego del poder.

En el PAN la historia no es muy distinta. La lista de pretensos es de seis; Margarita Zavala, Ricardo Anaya, Rafael Moreno Valle, Ernesto Ruffo Appel, Miguel Márquez Márquez y Javier Corral.

A pesar de la abundancia de nombres, las posibilidades reales sólo las tiene Margarita Zavala, la única figura capaz de hacer frente a Andrés Manuel López Obrador. Y es que frente al enojo de muchos ciudadanos por la mala actuación de la clase política, todos los enojados que no ven a AMLO como alternativa, ven a Margarita Zavala como una buena opción.

Ricardo Anaya, el presidente nacional del PAN podría ser un buen candidato, pero no pasaría de eso. ¿Por qué? Porque se trata de un liderazgo producto de los fenómenos mediáticos; un globo inflado a golpes de spot. Y Rafael Moreno Valle es otro invento del derroche, que pronto podría ser derribado y hasta enviado a la bodega del traje de rayas.

En el PRD el único con posibilidades reales se llama Miguel Mancera, si es que finalmente se lanza como independiente, apoyado por un frente amplio. El resto de suspirantes nada tienen que hacer; Graco Ramírez y Silvano Aureoles.

También es larga la lista de independientes: El único con posibilidades reales es Jorge Castañeda, el afanoso excanciller. El resto, Jaime Rodríguez Calderón, Pedro Ferriz, Gerardo Fernando Noroña, el general en retiro Mauricio Ávila y Armando Ríos Piter. Y por último, aparecen, Enrique Alfaro, que podría ser candidato por Movimiento Ciudadano y Gabriel Quadri, por el Panal.

¡Hagan sus apuestas, señores!

Al tiempo.
15 Febrero 2017 04:00:00
¿Financia el narco a Morena?
Luego del crimen de “los 43” de Iguala –en Guerrero–, preguntamos si el narcotráfico y el crimen organizado no estaban vinculados con el financiamiento de la naciente Morena, de AMLO.

La pregunta era obligada –a pesar de que miles nos mentaron la madre y que abundaron las amenazas de muerte– porque en Iguala y en Guerrero sólo AMLO no sabía que los Abarca –alcalde en funciones el esposo y candidata a sucederlo la esposa– eran jefes de la más poderosa banda criminal del estado.

Y es que, como aquí documentamos –con textos, videos y audios–, en sus últimas decisiones como jefe real del PRD, López Obrador impuso a José Luis Abarca como candidato amarillo a la Alcaldía de Iguala, a pesar de que parte del pueblo sabía y exigía a gritos que no metiera al narcotráfico al PRD. AMLO no escuchó. Impuso a Abarca y el resto de la historia todos la saben.

¿Por qué López Obrador no escuchó y por qué impuso a José Luis Abarca, a sabiendas de que la esposa de este era parte de una familia criminal?

La respuesta la saben todos en el PRD, pero pocos se atreven a hablar del tema. Los Abarca fueron protegidos por López Obrador porque financiaron el activismo de AMLO en la construcción de la naciente Morena. Y cualquiera podría preguntar: ¿Y las pruebas? Y, en ese caso, la respuesta sería la misma de Bejarano: Obrador sabe todo, “pero no es tonto”.

Y viene a cuento el ejercicio memorioso, porque el pasado fin de semana, durante su campaña presidencial ilegal por Nayarit, el tabasqueño calificó como “una masacre” el enfrentamiento acontecido el pasado jueves en Tepic, donde un operativo de las Fuerzas Armadas consiguió abatir a 14 integrantes del cártel de los Beltrán Leyva, entre los que se encontraba Juan Francisco Patrón “El H-2”, líder del grupo delincuencial.

López Obrador acusó a las Fuerzas Armadas de “ajusticiar” a los delincuentes en lugar de detenerlos. Además, dijo que la mayoría de las “víctimas” eran jóvenes a los que “la política neoliberal les canceló el futuro y los empujó a tomar el camino de conductas antisociales.”

El ilegal candidato presidencial no perdió la oportunidad de transformar su defensa de los delincuentes en un acto de campaña anticipada. Prometió que cuando triunfe Morena “se acabará la guerra”. Y afirmó que, en lugar de “enfrentar la violencia con violencia”, se apoyará a los jóvenes, se impulsará el campo y habrá trabajo para todos.

El populismo al mejor estilo Trump, con idénticos recursos discursivos de Chávez y Maduro en Venezuela, de Evo Morales en Bolivia, Cristina Fernández en Argentina y con un rancio tufo del viejo PRI. Es decir, por decreto y por un deseo divino, los males se transformarán en bondades y ¡todos a vivir en el reino del amor!.

Pero más allá del populismo discursivo, lo cierto es que aparecen puntos convergentes entre los afanes de AMLO por imponer a los Abarca en Iguala y la defensa del crimen organizado en Tepic. ¿Por qué razón, de manera repentina, Obrador aparece como defensor del crimen organizado que campea en Nayarit?

¿Por qué López Obrador inventa mentiras monstruosas sobre la supuesta muerte de niños o jóvenes por parte de las fuerzas federales? ¿Por qué el cuento de que los criminales fueron ejecutados, antes que pedirles permiso y perdón para ser detenidos, a pesar de que recibieron a balazos a los marinos?

La respuesta podría tener una explicación en un sector de la prensa local y en testimonios de periodistas regionales que, en redes y en portales, han documentado la abundancia de dinero en la campaña de Morena; la repentina aparición de modernas y costosas camionetas al servicio de Morena, que recorren pueblos y rancherías regalando todo tipo de despensas y enseres.

Es decir, de un momento a otro –y de la nada–, apareció en todo Nayarit un naciente partido que tiene una costosa estructura capaz de movilizar todos los recursos necesarios para ganar votos y que se llama Morena. ¿Quién, en un estado dominado por el narcotráfico, financia a ese partido? ¿Por qué la defensa incondicional de AMLO?

Parece que asistimos a la misma historia de Iguala, en donde un alcalde del PRD, impuesto por AMLO, es culpable del crimen más atroz en décadas, cometido en un estado gobernado por el PRD, y México y el mundo terminan crucificando y culpando de ese crimen al Gobierno del PRI. Sería de risa loca, si no es por el fondo perverso.

La película en Nayarit es parecida y los personajes los mismos. ¿Veremos de nueva cuenta el mundo al revés? ¿La posverdad volverá a ganarle a la verdad?

Por lo pronto, Miguel Osorio, secretario de Gobernación, decidió alzar la voz. ¡Basta de mentiras y patrañas…!, dijo. Y acusó a López Obrador de usar con fines político-electorales la lucha contra el crimen.

¿Hasta cuándo el Gobierno federal revelará si existen nexos del narco con células de Morena?

Al tiempo.
14 Febrero 2017 04:00:00
¡Las ratas, primeras en saltar del barco!
Dice una vieja consigna política –alusiva al oportunismo– que, “ante el naufragio, las primeras en saltar del barco son las ratas”. Es decir que los oportunistas siempre están listos para ser los primeros en abandonar el barco que se hunde. Y, en este caso, el barco se llama PRD y Gobierno de Mancera, respectivamente. Y viene a cuento el tema por las nuevas compras políticas de AMLO; adquisiciones que para muchos no son más que síntoma de que en la clase política el oportunismo no tiene límite. Y tampoco tiene madre.

Y es tan poderoso el oportunismo que hace ver y creer a políticos de distintos signos que el naufragio se acerca y, por eso –como las ratas– los videntes son los primeros en saltar al agua, para buscar un lugar seguro en alguna tabla de salvación. Así, la urgencia por mantenerse vivo en la política rumbo a 2018 hace suponer a muchos que esa tabla de salvación se llama Morena, en cuyas aguas además se purifica hasta el pasado más turbio. Fuera de Morena, un político pueden ser “un cerdo, marrano y cochino” –y hasta pertenecer a la mafia del poder–, pero una vez enfundados en la piel Morena, todo el pasado se purifica y hasta se premia.

Por eso empezó la temporada de purificación de las ratas. Y el caso más reciente es el de Miguel Torruco, hasta hace horas titular de Turismo del Gobierno de Miguel Mancera. Lo curioso es que Torruco regresó a los amorosos brazos de su padre político, Andrés Manuel López Obrador. Que nadie se equivoque. Miguel Torruco puede ser acusado de muchas cosas –oportunista, mentiroso y farsante–, pero no de traidor. Lo cierto es que es uno de los viejos financistas de AMLO. ¿Lo dudan? En el Itinerario Político del 10 de junio de 2012 aquí revelamos lo que hoy se presenta como novedad.

Sí, que Miguel Torruco –entre otros políticos y empresarios– fue la mano que meció la cuna del llamado “#YoSoy132”, el movimiento de “los ternuritas” utilizados como idiotas útiles para derribar –en ese 2012– la candidatura presidencial de Peña Nieto. ¿Se acuerdan? ¿Dónde están hoy los aguerridos y bobalicones guerreros que harían la moderna “primavera mexicana”? De risa loca. Aquel 10 de junio dijimos que Miguel Torruco –hermano de María Elena Torruco, esposa de Carlos Slim Domit, a su vez hijo de uno de los hombres más ricos del mundo, Carlos Slim– había promovido y financiado a “los ternuritas” del #132, el movimiento estudiantil fallido. En esa empresa también estuvieron Manuel Camacho y otros.

También revelamos los vínculos políticos y económicos de Torruco y el empresario regiomontano Alfonso Romo, quien desde entonces financia los afanes golpistas de AMLO, como el plantón Zócalo Reforma. Hoy, Torruco fue echado del Gobierno de Miguel Mancera, en donde distintas versiones dicen que canalizaba dinero para financiar a AMLO. ¿Dinero sucio? Por eso fue expulsado del paraíso. ¿Es el único que juega con doble cachucha? Otra perla –de ratas que saltan del barco– es la del senador del PRD, Zoé Robledo, hijo del fallido exgobernador de Chiapas, Eduardo Robledo, quien fue echado del Gobierno luego del alzamiento zapatista. Resulta que en los primeros meses del Gobierno de Zedillo, su secretario de Gobernación, Esteban Moctezuma, pactó con AMLO y con el EZLN echar del poder a dos gobernadores, los de Chiapas y Tabasco, respectivamente.

En el caso del chiapaneco Eduardo Robledo, no hubo defensa alguna, ya que eran tales sus pillerías que se iba a su casa o caía en la cárcel. Y, en efecto, se fue. Por eso su hijo Zoé ingresó al PRD y renegó del PRI. Es decir, ante el naufragio saltó a la tabla salvadora del PRD, en donde le dieron todo. Hoy Zoé Robledo traiciona al PRD y va a los brazos de aquellos que echaron a su padre del Gobierno de Chiapas; a los brazos de AMLO y de Esteban Moctezuma. La traición nada importa, importa saltar del barco que se hunde. Y es que Esteban Moctezuma es otra rata de las alcantarillas del viejo PRI. Recientemente apareció como novedoso brazo operador de AMLO. Lo que no saben muchos es que Andrés y Esteban siempre han sido socios políticos, con un común pasado priista. Como dijimos, siendo titular de Gobernación, Moctezuma pactó con AMLO la caída de Roberto Madrazo, entonces gobernador de Tabasco.

Madrazo se rebeló contra Zedillo y –a manera de venganza– Moctezuma entregó a AMLO “las cajas” que documentaban que Madrazo gastó 64 millones de pesos para ganar a Obrador la elección de Tabasco. Es decir, Moctezuma traicionó a Zedillo, al PRI y hoy, con el aval de TV Azteca, “navega a puerto seguro” en el barco de AMLO, barco en el que viaja desde hace mucho un hermano de Esteban, de nombre Pablo, y que es conocido como el impresentable delegado en Azcapotzalco por Morena. Los naufragios políticos y las ratas. Al tiempo.
12 Febrero 2017 04:01:00
¡El ‘Súper Chingón’!
Dice el viejo refranero que si tiene cola de pato, patas de pato y grazna como pato, tenemos derecho a suponer que se trata de un pato.

A partir de esa premisa, tenemos derecho a suponer que el mandamás en México y Estados Unidos se llama Luis Videgaray. ¿Por qué?

Porque la legión de idiotas se empeña en hacer creer que –por encima de Peña Nieto–, el que decide y manda en México es Luis Videgaray, en tanto la prensa y los medios de Estados Unidos se empeñan en hacer creer al mundo que Trump es “un pelele” del mexicano Videgaray.

Y, claro, si en México y Estados Unidos existe un “súper chingón” capaz de convertir en títeres a los presidentes Peña y Trump, entonces es tiempo de pregonar al mundo que el hombre más poderoso del orbe es un mexicano; que México es potencia mundial en la gestación de prohombres capaces de pendejear a presidentes como Trump y que el poder de México es tal que su canciller ordena qué decir al Presidente de Estados Unidos.

¡Qué chingón es Videgaray! El mexicano que tiene en un puño a dos presidentes: Peña de México y al “gringo” Trump. ¡”Chingones que somos los mexicanos”.

Lo curioso es el contrasta entre el “chingón” servidor público que resultó ser Videgaray –según los idiotas útiles y la “chabacana” prensa “gringa”– y la mediocridad mostrada por el Congreso mexicano; senadores y diputados que no entienden las bondades de que sea mexicano el “súper chingón” del orbe y que –envidiosos– reclaman la comparecencia de Videgaray para lograr lo imposible en la historia de la humanidad; que revele los secretos para llegar al control del poder, sin estar en el poder.

Y es que resulta de risa loca –si no es que digno de la legión de idiotas o de los idiotas útiles– que a estas alturas haya mexicanos y hasta legisladores que sigan creyendo la patraña “engañabobos” de que Videgaray es mandamás del Gobierno mexicano y que Peña Nieto es una figura decorativa.

Pero resulta aún más ridículo –y mucho más grotesco– que se crean el cuento de que Videgaray arrastró el lápiz para modificar un discurso del sátrapa Trump.

¿De verdad, en serio, alguien cree que eso es posible? Si alguien lo cree, entonces debemos creer la estupidez de que Videgaray debe ser Presidente… pero de Estados Unidos. Del tamaño de esa tontería es la estupidez difundida por la prensa gringa y comprada por cierta prensa mexicana.

Y se entiende que los idiotas de la legión crean ese cuento y que los idiotas útiles den valor a esas ridículas versiones. Al final de cuentas ese es su trabajo: sembrar odio y división.

Pero es descabellado que senadores y diputados se traguen la pesada rueda de molino de que Videgaray mueve a Peña Nieto y le cambia el discurso a Trump. No somos y no podemos parecer un país de idiotas. Al tiempo.

EN EL CAMINO

¡Todos a la marcha de hoy, cada cual en su trinchera y su ciudad!
10 Febrero 2017 04:00:00
AMLO: ¡Mentiras de puño y letra!
Para muchos es nuevo el fenómeno de “la verdad alternativa” o la llamada “posverdad”. Es decir, la verdad sustituida por mentiras flagrantes, propias de políticos cuyo objetivo es engañar a los ciudadanos.

Lo cierto, sin embargo, es que en México no son nuevos los fenómenos de “la verdad alternativa” o la “posverdad”. Tampoco es nuevo que políticos de todos los partidos pretenden engañar a ciudadanos y potenciales votantes en tiempos electorales.

Más aún, las campañas electorales son –en México y el mundo–, una diligente competencia de mentiras. Y, en no pocos casos, la victoria electoral es de aquel cuyas mentiras son mayores. Incluso, autores como Savater dicen que si los políticos dijeran la verdad, nadie votaría por ellos. Es decir que a ciudadanos como a electores “nos gusta ser engañados” por los políticos.

En la historia abundan ejemplos de grandes mentirosos, como Hitler, quien escribió: “cuando la mentira es más grande, más personas la creen”, o como Fidel Castro, Hugo Chávez y Nicolás Maduro. En México un mentiroso frecuente es Andrés Manuel López Obrador, quien en dos anteriores intentos presidenciales montó una montaña de mentiras, antes y después de la elección.

Sin embargo, hoy asistimos a un ejemplo extremo del político mexicano mentiroso, para quien los límites ya no existen, para el que no hay freno y al que le importa un pito que los ciudadanos descubran sus mentiras.

Nos referimos al mentiroso que, además de plasmar en letra de molde sus mentiras, las organiza en un libro, paga un tiraje considerable y hasta una costosa presentación de su colección de mentiras; engañifa convertida en libro de texto para la legión de mentirosos.

El mentiroso patológico se llama Andrés Manuel López Obrador, autor del compendio de mentiras titulado 2018: la Salida, Decadencia y Renacimiento de México. Mentiras presentadas como promesas de campaña para 2018. Y tal el tamaño de las mentiras que, según muchos especialistas, una aventura como esa podría llevar a México a una situación como la de Venezuela.

¿Y cuáles son las mentiras de AMLO, salidas de su puño y letra?

1.- No aumentar impuestos y bajar el precio de la gasolina. 2.- Producir en México toda la gasolina requerida. 3.- Construir dos refinerías, en Campeche y Tabasco, a un costo de 420 mil millones de pesos. 4.- Lograr crecimiento económico entre 4 y 6% anual al finalizar 2024. 5.- Reconfigurar las refinerías de Tula, Salina Cruz y Salamanca, con inversión superior a 50 mil millones de pesos.

6.- Mejorar el nivel de bienestar y cambiar el estado de ánimo de los mexicanos. 7.- Erradicar hambre y pobreza extrema en México. 8.- Becas, apoyos a la población y obras con costo de 550 mil millones de pesos. 9. Que la compra del voto sea sólo un mal recuerdo. 10.- Y hacer que la delincuencia organizada esté acotada y en retirada.

Según el diario El Financiero, el costo del decálogo de AMLO, es un billón 20 mil 400 millones de pesos ($ 1,020,400,000,000.00). Es decir, no existe economía del mundo que lo resista. Más aún, según los economistas vinculados a AMLO, ese decálogo es totalmente inviable, tanto en su aspecto financiero, como económico, social y político.

Es decir, se trata del decálogo de la mentira, escrito y firmado del puño y la letra de AMLO, quien además lo presume como la panacea; la fórmula mágica para salvar a México y al mundo.

¡Idiotas políticos, economistas y gobernantes del mundo! ¿Cómo nunca se les ocurrió que todos los males de la humanidad se resuelven con decretos, con buena voluntad, con el deseo y la firma del iluminado, que ordena hágase… y se hace?

Ya el columnista Pablo Hiriart, de El Financiero, demostró que es una idea descabellada –digna de un idiota– construir refinerías cuando en el mundo se han dejado de construir, además de que el costo beneficio ya es obsoleto. ¡Pero es digno de un demente bajar impuestos y prometer que por ese decreto bajarán el cielo, la luna y las estrellas!

Es copia de los decretos de Trump prometer que en México –también por decreto– la delincuencia y el crimen bajarán. ¿Recuerdan que la mayor manifestación contra la violencia se llevó a cabo en el Gobierno de AMLO, en el DF? ¿Recuerdan que AMLO dijo que era “una manifestación de pirrurris”? ¿Llegará a Los Pinos un mentiroso patológico, que exhibe sus mentiras, de puño y letra, en un libro?

El problema no es que un mentiroso se aviente la puntada de hacer un libro de sus mentiras. ¡El problema es que abundan los idiotas que creen esas mentiras!

Al tiempo.
09 Febrero 2017 04:00:00
¡Miente Moreno Valle!: las pruebas
En el itinerario Político del 1 de febrero dijimos que la deuda que dejó el Gobierno de Rafael Moreno Valle era de 76 mil millones de pesos; el doble de la deuda de Coahuila, que costó la cabeza a Humberto Moreira.

El mandatario poblano hipotecó Puebla por 50 años, mediante ingeniería financiera engañosa. En respuesta, la oficina del exmandatario envió una larga carta en la que dice que todo es mentira.

A continuación, pruebas de que Moreno Valle miente.

Dice en su carta: “El columnista habla de una supuesta deuda estatal por 76 mil millones de pesos, pero en ningún momento cita la fuente ni sustenta la cifra. La aseveración es completamente FALSA. El Gobierno del Estado no tiene deuda, ni pasivos por ese monto.

De acuerdo con el capítulo XII (pág.217) del libro La Democradura en Tiempos de Moreno Valle, de Humberto Sotelo, Eudoxio Morales y Norberto Amaya, el Mandatario escondió, usando como escudo, la Ley de Proyectos para la prestación de Servicios, conocida también como la “Ley de los PPS”, con lo cual argumenta “que los PPS no son deuda”.

Los autores señalan que “la deuda total del estado es de 76 mil 590 millones de pesos con 98 centavos”. Y se conforma “de la suma de la deuda reconocida por la SHCP, la deuda contingente avalada por el Gobierno del Estado –3 obras bajo concepto PPS–, La deuda contingente no avalada –5 obras bajo el esquema PPS– y la deuda contingente no avalada por el Gobierno del Estado de Puebla”.

Sostienen los autores –periodistas economistas–, que todo gasto público que se hace con “pasivos” es deuda pública porque se utiliza con dinero público, aunque sean “pasivos de largo plazo” y no tiene por qué esconderse a través de “fideicomisos privados”, cuando todo se está haciendo con impuestos.

Y explican que todo pasivo, llámese como se llame, es deuda pública y la Auditoría Superior de la Federación pone a Puebla en primer lugar entre las entidades que más deuda oculta tiene: las consultorías y calificadoras de riesgo y el Centro de Estudios Espinosa Yglesias hablan de una deuda de más de 47 mil millones de pesos -sin intereses- que tiene el fideicomiso 144 escondidos y que maneja la empresa Evercore (Evercore Casa de Bolsa, 2016).

Además, según el diario El Financiero –del 10 de enero de 2017–, Moreno Valle enfrenta señalamientos sobre presuntos actos de corrupción o anomalías en el manejo de recursos públicos en la entidad, que lo han llevado a incrementar el monto de deuda pública en 76 mil millones de pesos.

Dice que el exgobernador de Puebla “usó sus atribuciones como mandatario estatal a fin de presentar al Congreso local modificaciones de ley en materia de deuda pública”, a través de la cuales se estableció en 2012 que “no constituyen deuda pública los proyectos de inversión para la prestación de servicios de largo plazo o los proyectos o contratos relacionados con obra pública o bienes”.

En noviembre de 2012 la Secretaría de Finanzas del Estado suscribió el Fideicomiso 144, al que llegan los recursos públicos destinados a pagar “todo tipo de obligaciones que contraiga el Estado”.

Según el exgoberandor de Puebla, “las últimas cifras oficiales de la SHCP disponibles al mes de septiembre de 2016, la deuda total del Estado, heredada por la administración estatal 2005 – 20011, es de $ 8 mil 363 mdp. Al cierre de la gestión de Moreno Valle el saldo de la misma incluso se redujo a $ 8 mil 222 millones de pesos.

Sin embargo, los autores de La Democradura en Tiempos de Moreno Valle dicen que el Mandatario poblano “siempre ha presumido una cifra de 8 mil 474.61 millones de pesos de deuda oficial, donde sólo ha amortizado en seis años de Gobierno, 750 millones de pesos, a pesar de que el Congreso del Estado autorizó –según la Ley de Egresos–, 2 mil 106 millones de pesos, para el pago de amortización de la deuda, en los seis años” de Moreno Valle.

El engaño está en una reforma a la Ley de Deuda pública, que permitió a Moreno Valle asumir pasivos para la construcción de obra y, gracias al cambio legal, dejaron de llamarse “deuda” para convertirse en “proyectos de prestación de servicios”; por lo que ahora los impuestos que pagan los empresarios poblanos, por el impuesto estatal sobre nómina, ya no se van a la Tesorería del Estado; ahora se van directamente al fideicomiso de Evercore, que a su vez, debe pagar deudas dejadas por la construcción de diferentes obras construidas con los PPS.

Un ejemplo de las anomalías y ocultamientos de información –según El Financiero–, es el Museo Barroco, obra construida bajo el esquema PPS y que en diciembre de 2015 fue valuado en 7 mil 280 millones de pesos, pero se pagarán por 23 años a una tasa anual de 9.63%, lo que hará que el costo real ascienda a 18 mil millones de pesos.

Si aún lo dudan, en
http://www.laotraopinion.com.mx encontrarán el comparativo completo, que muestra las mentiras de Moreno Valle.

Al tiempo.
08 Febrero 2017 04:00:00
¡Peña y Trump! ¿Quién chingó a quién?
No es nuevo hablar de la percepción opuesta que tiene un sector de la prensa mexicana, frente a otro segmento de la prensa norteamericana, sobre la escaramuza entre Peña y Trump.

Es curioso que mientras la prensa norteamericana dice que Peña es un político sólido que derrotó a Trump, medios y periodistas mexicanos quieren ver y hacer creer que el Presidente mexicano es “un pelele” de Trump.

Tampoco es nuevo –en prensa y en medios mexicanos–, que quienes hacen todo por demoler la imagen de Peña Nieto son los mismos de siempre –los idiotas útiles y la legión de idiotas– que día a día promueven el fracaso de la democracia mexicana, desde hace 25 años, cuando apostaron a la caída de los gobiernos de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y que, hoy, apuestan a la caída de Peña; los mismos que pretenden imponer en México un Gobierno como el de Cuba o Venezuela.

Lo nuevo –la novedad– es que luego de 25 años de reiterados fracasos –Cuba y Venezuela son emblema del fracaso–. los de siempre muestran la fea enfermedad social tipificada de manera magistral por José Emilio Pacheco; “de viejos son todo lo que combatieron a los 20”.

Y es que a propósito de los choques entre Peña y Trump, los de siempre han tratado de imponer un debate aniñado que –a toda costa–, quiere ganar, tener la razón e imponer puntos de vista, al tiempo que busca ridiculizar a Peña Nieto. Claro, a pesar de que el objetivo no han sido Salinas, Zedillo, Fox, Calderón o Peña, sino destruir la democracia mexicana.

Y si dudan del debate de párvulos e infantes que pretenden insertar en la opinión pública, revisen momentos cruciales de la pelea entre los mandatarios.

1.- El primer escándalo –y juego infantil– se produjo cuando Peña decidió dialogar con el entonces candidato republicano al Gobierno de Estados Unidos. Los de siempre se transformaron en doctos de la relación México-EU y apalearon al Presidente mexicano.

Resultó ridículo que los de siempre y muchos otros –enfundados en la bandera de la candidata Clinton–, satanizaron al Presidente dizque por tomar partido, ayudar a Trump y traicionar a la patria. En efecto, en Los Pinos se equivocaron al dar trato de jefe de Estado a Trump, pero acertaron en el diagnóstico. Trump sería Presidente. Y cuando la hipótesis se confirmó –y quedó claro que en Los Pinos hicieron la lectura correcta– “los mariachis callaron”. No sabían dónde meter la cabeza. ¡Y nadie aceptó el error!

2.- Luego vinieron amenazas, insultos y la toma de posesión de Trump. Ofendidos, los de siempre y su claque emergente urgieron a Peña Nieto al diálogo –el mismo que combatieron meses antes– y exigieron que el Presidente respondiera igual que Trump: a mentadas de madre.

El Gobierno de México se mantuvo calculador, a pesar de las amenazas de tirar el TLC y de construir el muro. Por eso acudió a La Casa Blanca un grupo de negociación, al tiempo que Trump fijó fecha para dialogar con Peña. Para entonces quedó claro que México “chamaqueó” a Estados Unidos y a Canadá con el TLC; tratado que combatieron los de siempre hace 25 años y que ahora defendieron a rabiar.

Sin embargo, cuando el equipo de los dos países iniciaban el diálogo, Trump firmó una orden ejecutiva para iniciar la construcción del muro que, dijo, pagaría México. El Presidente mexicano respondió con un rotundo “México no pagará nada”. Y Trump reviró con la amenaza de cancelar el encuentro. Pero Peña se adelantó y canceló el encuentro. A pesar del éxito del Presidente mexicano –y que los medios norteamericanos así lo leyeron– los de siempre y su claque mediática apalearon de nuevo a Peña Nieto.

3.- Luego vino la llamada telefónica entre Peña y Trump. Para entonces ya era sabido que el sátrapa es un mitómano y que su equipo de trabajo está dominado por fascistas. A pesar de esos antecedentes, los idiotas útiles y los de siempre difundieron la mentira envenenada de que Trump ofendió y maltrató al Presidente mexicano y que impuso la idea de que tropas del vecino llegarían a México para combatir el narcotráfico.

Tamaña estupidez derramó el vaso. Nada era serio. Aún así, la legión de idiotas y los idiotas útiles movieron la pesada rueda de molino de la traición a la patria. ¡Peña traidor..! Pero el espantajo convenció a pocos. Y en medio de la risa loca por la monumental estupidez, los de siempre y su claque saltaron de gusto cuando Trump se aventó “la última mentira de la cumbancha”, en medio de las carcajadas del respetable.

Dijo Trump que Peña estaba “dispuesto a colaborar…”

Y vino el aquelarre. “¡ya ven… ya vieron… lo dijo Trump… es cierto, Peña Nieto traidor…!” Juego de niños.

¿Quién chingó a quién, entre Peña y Trump?

Al tiempo.
07 Febrero 2017 03:50:00
¿Y cuándo marchan contra financiamiento a partidos?
El tema es mucho más que una mera curiosidad. En realidad se trata de una de las más groseras contradicciones de la clase política, toda, pero en especial de los partidos opositores.

¿A qué nos referimos?

A la doble moral de partidos, dirigentes y gobernantes que, por un lado, hacen suya la lucha contra el “gasolinazo” –como si se tratara de un pecado capital–, cuando lo cierto es que esos partidos que gritan y patalean son los primeros beneficiados del dinero público, como el del gasolinazo.

¿De dónde sale, históricamente, el dinero para engordar las arcas de los partidos? ¿De dónde pagan partidos y políticos las campañas que los llevan a los puestos de elección popular? ¿Cómo se financian partidos y políticos?

De suyo, las preguntas ofenden. ¿Por qué?

Porque igual que la danza de mentiras aparece la danza de millones de pesos que cada año se destinan al pago de prerrogativas a partidos –sean tiempos electorales o no–, que gracias al esquema fiscal que hoy combaten los opositores, sirve para acceder al poder, combatir adversarios y financiar campañas contra el propio Estado.

Y el mejor ejemplo del cinismo político, la perversidad y la doble moral de partidos que viven del dinero público y destruyen las instituciones y es la Morena de AMLO. Como saben, AMLO lleva más de 10 años en campaña. Y durante todos esos años ha sido recurrente una pregunta –que nunca ha sido contestada de manera honesta–; ¿de dónde saca Obrador dinero para el activismo político permanente?

Todos lo saben, pero muchos callan. Las fuentes de financiamiento han sido el dinero público. Más; una confrontación reciente fracturó la relación entre dos de los más grandes vividores del dinero público; Jaime Rodríguez –motejado como “El Bronco”–, y López Obrador. El primero retó al segundo a hacer política al margen del dinero público.

En respuesta, un enojado Obrador apaleó a “El Bronco”, quien se ha convertido en un serio obstáculo para los intereses presidenciales de AMLO.

Sin embargo, el Gobernador de Nuevo León no sólo “escupe para arriba”, sino que incurre en idéntica farsa que AMLO. ¿Por qué?

Porque cualquiera que haya escuchado los spots que promueve el gobierno de Nuevo León, descubrirá que “El Bronco” hace proselitismo político –grosero y vulgar–, con dinero público. Y es que los promocionales de “El Bronco” anuncian al “Gobierno independiente” de Nuevo León. ¿Y eso qué tiene de malo, podría preguntar algún ingenuo?

Pues resulta que la marca “independiente” es el partido político de El Bronco, quien utiliza el dinero público para la promoción de su candidatura presidencial adelantada. Y claro, nadie dice nada. En cambio, si un gobierno de cualquier otra filiación partidista coloca en sus promocionales un mensaje que diga “el gobierno del tricolor, del amarillo o del azul”, lo habrían colgado del palo más alto.

Curiosamente, tanto AMLO como “El Bronco”, son feroces críticos del gasolinazo, pero solapan la perversión de las finanzas públicas que permite que en México existan partidos y políticos ricos, en un país de pobres y en donde el dinero de los pobres financia la política y a los políticos.

Por eso la pregunta elemental: ¿Por qué en lugar de combatir el gasolinazo –o además de combatirlo–, AMLO, “El Bronco” y otros vividores del poder no promueven el fin del subsidio a los partidos? ¿Por qué no hacen marchas contra el grosero e inmoral dinero para financiar a los partidos?

La respuesta todos la conocen. No combatirán el subsidio a los partidos porque practican la doble moral. En 2012 los partidos gastaron 5 mil 143 millones de pesos. En 2016 casi 4 mil millones y en 2017 gastarán poco más de 4 mil millones de pesos. ¿No un gasto inmoral, de náusea? ¿Y AMLO? ¿Y “El Bronco”?

Pero la curiosidad va más allá.

Resulta que en su perorata engañabobos, Obrador pregona –en su ilegal campaña presidencial–, que cuando sea presidente desaparecerán gasolinazos y habrá gasolina barata. ¿Engaña a los idiotas del pueblo?

Vamos a suponer que, en efecto, en un hipotético Gobierno de AMLO no habrá gasolinazo y los combustibles serán baratos. ¿Y entonces quién y de dónde se pagarán las prerrogativas a los partidos políticos?

En la respuesta a las preguntas anteriores se esconde la perversidad oculta de AMLO. ¿Por qué? Porque en el hipotético gobierno de AMLO los partidos no tendrán acceso a dinero público. Y es que AMLO –igual que Chávez y Maduro en Venezuela–, desaparecerá los partidos políticos. Y es que, un partido sin dinero, no puede acceder al poder. De ese modo, el gobierno de AMLO será una dictadura. El peor peligro para México.

¿Así o más claro?

Al tiempo.
06 Febrero 2017 04:00:00
¡Cárdenas contra AMLO! ¿El padre contra el hijo?
El ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas dice que no, que aún no decide si busca su cuarta candidatura presidencial. Sin embargo, los hechos hablan y dicen más que todas sus palabras.

Y es que apenas el pasado sábado –con una inusitada convocatoria–, el tres veces candidato presidencial arrancó lo que para muchos es el inicio de su proyecto para convertirse –por cuarta ocasión–, en candidato presidencial.

Llamó a la formación de un frente nacional –que incluya a todos y no excluya nadie–, para luchar contra los enemigos de México y rumbo a 2018, con objetivos y programas comunes.

La mera posibilidad de que el mítico ingeniero Cárdenas se convierta en aspirante presidencial para 2018 modifica –de manera radical– el escenario para más de un precandidato presidencial de las llamadas izquierdas y, sobre todo, se convierte en obstáculo para los llamados “candidatos independientes”.

¿Por qué?

1.- Porque a pesar de sus más de 70 años –o acaso por eso–, Cárdenas sigue siendo referente de la lucha contra el PRI, contra los políticos y contra las prácticas corruptas de la clase política.

2.- Porque en momentos en que los ciudadanos rechazan a políticos clásicos identificados con las ambiciones partidistas y cuando los potenciales electores buscan figuras confiables y congruentes, la de Cárdenas reaparece como hace 25 años; como alternativa para amplios sectores que no quieren a los partidos y tampoco a los políticos, del PRI, PAN, PRD y Morena.

3.- Porque el parricidio que en el año 2000 cometió Andrés Manuel López Obrador contra su padre político –contra Cuauhtémoc Cárdenas--, hoy cobra importancia capital. ¿Por qué? Porque Cárdenas pudiera ser la mejor o la única alternativa electoral para muchos ciudadanos que no ven en AMLO más que un peligro para México y que tampoco quieren votar por ninguno de los partidos con registro.

4.- Porque además de Margarita Zavala –quien tiene todo para derrotar a AMLO en las urnas–, la figura de Cárdenas se puede convertir en el segundo referente para contener al tabasqueño. Y es que la idea central del proyecto de Cárdenas es una suerte de reedición del Frente Democrático Nacional de 1986, cuando el hijo del “Tata Lázaro” encabezó la más grande fuerza opositora que aglutinó a ciudadanos de todos los partidos, todas las tendencias, todas las religiones y todas las clases sociales, en una lucha titánica contra el “Estatus quo”.

5.- Porque en la hipótesis de que Cárdenas se convierta en candidato presidencial –sea por un partido, sea como independiente apoyado por un frente nacional–, la mayor disputa presidencia se producirá entre el padre y el hijo de las izquierdas mexicanas.

6.- Y es que, como todos saben, el entonces patriarca de la lucha contra el PRI y la creación del PRD, se llama Cuauhtémoc Cárdenas, quien en los años 90 inventó –y en los hechos impuso–, la figura del entonces desconocido Andrés Manuel López Obrador.

7.- Luego, cuando AMLO llegó a la jefatura de Gobierno del DF –todo gracias a Cárdenas–, López Obrador cometió el mayor parricidio de la historia política mexicana. El tabasqueño mató, políticamente, a Cuauhtémoc Cárdenas, quien le estorbaba para convertirse en candidato presidencial.

8.- Además, en la hipótesis de que Cárdenas se convierta en candidato presidencial, estaría en grave riesgo la aspiración presidencial de Miguel Mancera. Por lo pronto, Mancera fue relegado de todas las reuniones preparatorias y en la convocatoria al frente nacional –llevado a cabo el pasado sábado–, lo que supone que el jefe de Gobierno de la CDMX habría sido traicionado por el propio Cárdenas.

9.- Pero si Cárdenas no consigue ser candidato por alguno de los partidos de las izquierdas, tiene muchas posibilidades de convertirse en aspirante independiente. Y, entre los independientes que hoy asoman, el mejor posicionado podría ser el propio Cuauhtémoc Cárdenas.

El tres veces candidato presidencial se podría convertir en el aspirante número 20, en la fiebre de presidenciables que se vive en México rumbo a 2018. Y la boleta de 2018 podría presentar por tercera vez a AMLO y por cuarta a Cárdenas. ¿La gerontocracia a poder?

Al tiempo.
03 Febrero 2017 04:00:00
Edomex: ¡tambores de guerra!
Está casi lista la boleta electoral para los comicios del Estado de México, previstos para junio de 2017.

Y frente al reacomodo de fuerzas en cada uno de los partidos en disputa, es posible pronosticar una competencia a muerte entre los tres principales partidos en contienda; el PRI –en el poder–, y que postuló a Alfredo del Mazo; el partido Morena –con su candidato disfrazado, Andrés Manuel López Obrador–, y el PAN, que a pesar de feroces peleas internas, parece dispuesto a llevar como candidata a la exaspirante presidencial, Josefina Vázquez Mota.

El caso del PRD resulta peculiar, ya que “las tribus” del partido amarillo y de Morena parecen dispuestas a destruir a la fuerza emblema de la izquierda mexicana. Y es que un sector del PRD hizo todo por “tronar” la alianza con el PAN, mientras que la Morena de AMLO convenció a Alejandro Encinas para que se negara a ser el candidato aliancista.

Por lo pronto, en los primeros días de agosto, el PRD dará a conocer el nombre de su candidato, que podría ser el mismo Alejandro Encinas.

Sin embargo, a pesar de la guerra declarativa desatada en torno a los comicios mexiquenses –que suponen una alianza entre el PAN de Ricardo Anaya y el Gobierno de Peña Nieto–, lo cierto es que ya se escuchan tambores de guerra en el territorio mexiquense. ¿Por qué?

Porque sí existen indicios de una presunta alianza entre el Gobierno federal y Josefina Vázquez Mota, pero no en los términos que voceros de Ricardo Anaya pretenden hacer a militantes y políticos de su partido.

Y es que desde el arranque del gobierno de Peña Nieto se habría establecido un acuerdo político con la excandidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota, consistente en el presunto financiamiento de una fundación que preside la panista. A cambio, la señora Vázquez Mota se habría comprometido a no participar electoralmente en el estado de México.

Según distintas versiones, la fundación de Vázquez Mota habría recibido alrededor de mil millones de pesos; recursos que al calor de las elecciones de junio próximo se podrían convertir en un potente ariete para intentar demoler su campaña en el estado de México.

Y es que en el PRI y en el Gobierno federal no sólo no están dispuestos a dejar la plaza del estado de México –para el PRI, el estado de México no es moneda de cambio y tampoco puede ser entregado al PAN, ya que significa un potente tanque de oxigeno para 2018–, sino que ven como “traición política” que la dirigencia del PAN intente presionar a Josefina para postularse como candidata al Gobierno mexiquense, a pesar del apoyo oficial a su fundación.

Según dirigentes del PRI, el único acuerdo entre el Gobierno y el PAN se llevó a cabo la señora Vázquez Mota. Y si la excandidata presidencial acepta la postulación del PAN al Gobierno mexiquense, sería la señora Vázquez Mota quien habría incumplido el acuerdo con el Gobierno federal.

Y en política todos saben que cuando un acuerdo político se incumple –sobre todo un acuerdo político de alto nivel–, lo que viene es la guerra. Y en las guerras políticas todo se vale. Y todo es todo.

Y los tambores de guerra ya suenan en el estado de México.

Una primera guerra ya apareció entre las izquierdas. Resulta que el PRD ya se lanzó contra el dueño de Morena, quien utiliza como cuello de ganso a Delfina Gómez, cuando en el fondo quien hace campaña es AMLO. Pero no sólo es una campaña simulada, sino adelantada.

Y la de AMLO no sólo es una campaña para las elecciones locales del estado de México, sino para la presidencial de 2018. Y es que sin que ninguna autoridad electoral haga su trabajo, AMLO recorre el país en campaña, para 2017 y 2018. Pero nadie le hará caso al PRD, ya que en el INE tiemblan de miedo ante un grito de AMLO.

Pero los tambores de guerra también aparecen en el PAN –en el nacional y el del estado de México–, en donde la posible imposición de Josefina Vázquez Mota amenaza con la fractura de los grupos locales.

Y la contienda apenas empieza.

Al tiempo.

EN EL CAMINO

La oficina del exgobernador Rafael Moreno Valle, dice –en desmentido al Itinerario Político del 1 de febrero–, que es falso que el exmandatario haya dejado una deuda de 76 mil millones de pesos. Con gusto revisamos nuestras fuentes y, en su momento, respondemos.
02 Febrero 2017 04:00:00
¡En Monterrey reclutan a futuros yihadistas!
Por alguna razón que nadie pudo explicar, y menos el Gobierno estatal de Nuevo León –el cual no se ha enterado y tampoco entiende nada–, en Monterrey proliferan los grupos sociales que se inclinan por el culto musulmán.

Nadie sabe si se trata de una influencia que viene del norte, a través de la frontera con Estados Unidos, o si tiene otro origen. Lo cierto es que cada vez son más los grupos de regiomontanos que se dicen musulmanes. Los focos rojos se prendieron cuando la Iglesia católica habló del tema.

Pero cualquier ciudadano interesado –porque el culto musulmán es tan respetable como cualquier otro– puede identificar una docena de páginas de internet que en esa ciudad orientan, invitan, adoctrinan, reclutan y enseñan todo lo que se quiera saber sobre el tema. Pero el asunto llamó la atención cuando la mexicana Ana Marilú Reyna Castillo, de 38 años, originaria de Monterrey, fue detenida en España por difundir proselitismo terrorista yihadista.

Al realizar un seguimiento de los antecedentes estudiantiles y religiosos de Ana Marilú, se descubrió en sus redes sociales su gusto por la cultura del islam, su rechazo al catolicismo y parte de su pensamiento radical. En Facebook, por ejemplo, existe el perfil de Marilú Reyna, de Nuevo León, que no está activo desde agosto de 2016. Ahí Marilú compartía imágenes con frases en árabe –difíciles de traducir–, pero con un estilo muy parecido al de los mensajes de ISIS.

Si bien no existen muchas fotografías de Marilú Reyna –salvo dos que hoy publica la página
http://www.letraroja.com y que dejan ver el antes y el después de la transformación de la regiomontana–, en sus redes sociales ella muestra su rechazo al noviazgo y su apoyo al matrimonio. En sus publicaciones alternaba el español con el árabe y alabanzas a Alá.

De acuerdo con la Guardia Civil de España, cuando aún vivía en México Ana Marilú experimentó “un rápido proceso de conversión al islam, adoptando desde el principio una visión rigorista de dicha religión”. Las autoridades españolas presumen que en México fue enganchada por un segmento radical del islam. Y es que el 22 de septiembre de 2010, escribió “Hoy cumplo 3 años de haber conocido a los primeros musulmanes, gracia a Allah por poner en mi camino a Tania y Amin….Gracias ALLAH AKBAR (sic)”.

Por otra parte, la mexicana compartió un texto en 2011, escrito por otra persona, en el que rechazaba totalmente la religión católica y eso que llaman “trinidad”, “abominable doctrina”. El perfil de Facebook de Ana Marilú Reyna Castillo la identifica como egresada de la carrera de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León –universidad en donde se habría iniciado en el culto musulmán– y revela que una de sus principales aficiones fue seguir páginas como “Musulmanas de Monterrey”, “Musulmanas Orgullosas”, “Conociendo el Islam” y a “Los Musulmanes”, entre muchas otras páginas por el estilo. Cuando se buscó información en la facultad de Psicología, nadie quiso hablar del tema e incluso algunos profesores consultados dijeron que no podían ni querían hablar del tema.

Según una fuente oficial, Ana Marilú se mudó a España en 2007, invitada por un grupo de amigos musulmanes. En ese país la mexicana radicalizó aún más sus ideas. Su enaltecimiento al terrorismo aumentó y ahí conoció a su esposo.

Poco después de llegar a España, la mexicana se casó con un hombre de origen marroquí –que presuntamente estuvo en México–, identificado como Aziz Zaghanane, detenido en mayo de 2016 por ser parte de una “red de captación y adoctrinamiento terrorista” del Daesh. A partir de la detención, la mujer alcanzó su máximo nivel de radicalización, hasta convertirse en promotora del terrorismo yihadista.

Desde que salió de México y hasta su detención en España, Ana Marilú Reyna sólo regresó a México en una ocasión; el 14 de diciembre de 2012, al parecer para visitar a su familia. Según fuentes oficiales, arribó en un vuelo de Aeroméxico procedente de Madrid, España. Lo curioso es que no existe registro de su salida del país. Según una indagatoria periodística, los vecinos de Ana Marilú, en Monterrey, la describen como una mujer amable, pero que se relacionaba muy poco con los demás. Era común verla salir y/o entrar en el edificio donde vivían (en la calle San Lucas, en un barrio de clase obrera), con sus dos hijos de 3 y 5 años, y  transportándose en el vehículo familiar, un Mercedes-Benz gris. Siempre vestía el niqab y siempre tenía “una atención escrupulosa a las directrices del islam más radical, para diferenciar entre las conductas permitidas (halal) y las prohibidas (haram)”. El Gobierno federal sigue de cerca el caso.

Al tiempo.
01 Febrero 2017 04:00:00
Moreira, un santo, ante deuda de Moreno Valle
Seguramente todos recuerdan la escandalosa deuda de 32 mil millones de pesos que llevó a Humberto Moreira del cielo –en la presidencia del PRI– al infierno –en la cárcel en España–, y que casi le cuesta la elección presidencial a Enrique Peña Nieto.

Y es probable que hoy pocos recuerdan que, en el fondo, el escándalo mediático y de deuda, fue parte de la guerra por la sucesión presidencial de 2012, ya que fue la Secretaría de Hacienda –jefaturada por Ernesto Cordero– la que filtró los datos del escándalo. Y fueron Santiago Creel y Juan Molinar los encargados de convertir el endeudamiento de Coahuila en un circo mediático que le costó la cabeza a Moreira.

El escándalo arrancó el 19 de agosto, cuando el Congreso de Coahuila aprobó una deuda de 33 mil millones de pesos, para renegociar la deuda estatal de 32 mil millones. Luego de cuatro meses de golpeteo mediático, el 2 de diciembre de 2011, Humberto Moreira renunció al cargo de presidente del PRI. Debió hacerlo ante el inminente destape del candidato Enrique Peña.

Y vale el ejercicio memorioso, porque hoy termina el gobierno de Rafael Moreno Valle, y el expriista y aspirante presidencial del PAN deja el estado de Puebla con una deuda de 76 mil millones de pesos; poco más del doble de la “megadeuda de Humberto Moreira”. ¿Y qué creen?

¡Insólito…! Que nadie dice nada. El PAN, su dirigencia y sus candidatos presidenciales prefieren guardar silencio, a pesar de que el endeudamiento de Moreno Valle es un juego de niños frente al endeudamiento de Humberto Moreira en su momento. O si se quiere, Moreira es un santo, frente al despilfarrador Moreno Valle.

¿Dónde están todos los panistas que de agosto a septiembre de 2011 crucificaron al pillo Moreira –gobernador de Coahuila–, y que hoy guardan silencio? ¿Dónde está Ricardo Anaya y su discurso de honestidad; dónde está su escudero Santiago Creel, por qué el silencio de Margarita Zavala, del propio Felipe Calderón; dónde están los integrantes de la Comisión Anticorrupción del PAN? ¿Y dónde está la Secretaría de Hacienda, para denunciar el escandaloso endeudamiento que llevó a cabo Moreno Valle? Y claro, ¿dónde están, el Congreso de Puebla, el Congreso de la Unión?

¿A poco veremos un endeudamiento y un linchamiento selectivos; a unos se les manda al infierno y a otros se les perdona? ¿Dónde están los medios; a poco el derroche en Puebla alcanzó para callar las críticas a Moreno Valle?

Hoy, de manera oficial termina el gobierno de Rafael Moreno Valle y tomará posesión del cargo el panista Antonio Gali. Sin embargo, Moreno Valle se va cubierto por un velo del engaño a los poblanos y de complicidad del CEN del PAN, que solapa raterías peores a las de Moreira.

Y es que el ambicioso precandidato presidencial deja el Gobierno de Puebla con una deuda estatal de 76 mil millones de pesos; ocho veces más alta que en 2011, cuando Moreno Valle asumió el Gobierno; deuda que duplica los 34 mil millones de pesos que en su momento dejó Humberto Moreira en Coahuila.

¿Cómo fue posible ese colosal endeudamiento?

La respuesta es elemental. Las ambiciones sin límite de Moreno Valle –que quiere ser Presidente de México–, lo llevaron a endeudar el estado por los próximos 50 años.

Y, para ello, Moreno Valle modificó la ley de deuda pública, en 2012, de tal manera que los proyectos de inversión para la prestación de servicios de largo plazo, o los proyectos relacionados con obra pública, no se incluyeran en la categoría de deuda pública.

Además, en ese mismo año, la Secretaría de Finanzas de Puebla suscribió el Fideicomiso 144, con el cual se pagaron las obligaciones fiscales que contrajo el Estado y se creó la empresa Evercore. Dicha empresa permitió al Gobernador construir obras y comprometer los ingresos de la entidad, sin que las erogaciones se reflejaran en el monto final de la deuda pública.

Según información del Senado de la República, el estado de Puebla tiene una deuda que se pagará en más de 25 años, pues muchas obras se construyeron bajo el esquema PPS, con el cual se incrementa el costo de los proyectos hasta en un 50 por ciento.

Por ejemplo, el Museo Barroco fue valuado en 7 mil 280 millones de pesos en diciembre de 2015, pero como fue construido bajo dicho esquema, se pagará en 23 años y con una tasa anual de 9.63%; es decir, que el costo total asciende a los 18 mil 337 millones de pesos.

De esa manera, el estado de Puebla se queda más endeudado que nunca y en manos de otro panista, Antonio Gali –tapadera y alcahuete–, que solapará las pillerías de Moreno Valle.

¡El engaño y el endeudamiento de todos los poblanos, es la honestidad que pregona Ricardo Anaya! ¿Dejarán impune al pillo de Moreno Valle?

Al tiempo.
31 Enero 2017 04:00:00
¡Todos somos Trump!
¿Quién, con un poco de honestidad y sensatez, cree el cuento del falso fervor patrio; la falsa unidad nacional y el hipócrita amor a México, sea por moda momentánea, sea de dientes para afuera?

¿Quién se cree, por ejemplo, el falso discurso de AMLO en apoyo a Peña Nieto, cuando todos saben que Obrador y su claque son responsables de demoler durante más de 4 años la imagen del Presidente? ¿Quién cree el llamado dizque solidario de AMLO contra Trump, si Andrés es el hermano pobre de Trump; si aspira a un populismo idéntico al de Trump, si ha llegado al ánimo ciudadano gracias al engaño populista y sin límite?

¿Quién cree la payasada de colocar en redes el lábaro patrio, cuando la babeante “legión de idiotas” de las redes es más intolerante que nunca; cuando muchos de esa legión llaman a la unidad y aclaran que eso no quiere decir que es un apoyo a Peña Nieto? ¿Quién puede dar crédito a los ridículos llamados de unidad nacional, cuando encapuchados amenazan de muerte a Peña Nieto; cuando siguen las amenazas de muerte, en redes, contra los que piensan distinto y disienten de la “dizque verdad de las redes”, contra los críticos de los vividores del poder; cuando idiotas como Fernández Noroña –entre muchos otros– promueven el culto a la mentira, al odio, la transa, el engaño, al chavismo venezolano y a las dictaduras bananeras?

¿Quién puede cree “la mamucada” de que Donald Trump es un peligro para México, cuando en México existen clones de Donald Trump, como AMLO y “El Bronco” –entre muchos otros–, que han probado que son un peligro para México y han hecho crecer sus ambiciones de poder mediante la siembra de odio contra la política y los políticos; contra los críticos a esas mentiras? ¿Cuántos políticos mexicanos –de todos los partidos– pueden presumir que son distintos a Trump, cuando igual que el Presidente “gringo”, han hecho del engaño, la mentira y “la posverdad” su signo de identidad? 

¿Quién cree el cuento de la gritería hipócrita de los mexicanos contra el muro, cuando en México pocos hacen algo contra el muro de la ignorancia y la ignominia que significan mafias como la CNTE, que dañan a los mexicanos que poco o nada tienen, al condenarlos a la miseria y la ignorancia?

¿Quién cree la falsa “indignación nacional” por los “insultos de Trump” a México y a los mexicanos, cuando en redes sociales millones de adictos a la “legión de idiotas” han convertido en deporte nacional el insulto a Peña Nieto; cuando han hecho del insulto al que los critica un monumento a la intolerancia y la antidemocracia? ¿Quién cree la falsa indignación nacional por la xenofobia, el racismo y el odio a las mujeres de Trump, cuando  en nuestra colonia, casa, transporte público, trabajo o en redes insultamos a todos los que piensan diferente y hablan diferente a los que no opinan igual; cuando las palabras “chinga tu madre”, “hijo de puta”, “indios”, “nacos”, “puto” y “puta” son las más usadas en el habla cotidiana del mexicano, para insultar, denigrar y ofender?.           

¿Cuántos, de los que cuestionan a la sociedad norteamericana que votó por Trump –y hasta los pendejean por votar a Trump– han cuestionado a la sociedad mexicana que simpatiza por AMLO, que dice orgullosa que votaría por el Tump mexicano; cuantos han criticado a los votantes del impresentable Cuauhtémoc Blanco, por ese pillo rapaz y abusador de mujeres llamado “Layin” –alcalde de quién sabe dónde, en Nayarit–, y que hasta es precandidato al Gobierno estatal?

¿Cuántos ponen el grito en el cielo por el muro, pero al mismo tiempo amurallamos su casa, colonia y hasta la banqueta para apropiarnos de la calle? ¿Cuántos se indignan por el trato que da Trump a “nuestros hermanos” migrantes, por el maltrato de polleros, policías fronterizos y bandas de traficantes, pero poco o nada hacen contra el maltrato en México a los migrantes que vienen por la frontera sur; a los que insultan, asaltan, denigran, ofenden y expulsan?

¿Cuántos mexicanos se indignan porque Trump amenaza a empresas norteamericanas para que no inviertan en México, pero son los mayores consumidores de productos “gringos”; cuántos satanizan los productos mexicanos, cuántos no pueden vivir sin productos norteamericanos; desde el papel de baño, la pasta dental, jabón, cereal, ropa, carne, pollo, licor, el cine, el futbol americano, el basquetbol?

¿Cuántos mexicanos critican a Trump por lo que dice, hace y por insultar a todo el mundo, pero son un retrato de cuerpo completo de Donald Trump?   

La mal llamada unidad nacional muestra, en realidad, el Trump que todos llevamos dentro. La doble moral. Al tiempo.
30 Enero 2017 04:00:00
La candidatura presidencial de Carlos Slim
“No va a robar”. “No tiene compromisos”. “Es antídoto contra Trump”. “Es líder mundial”. “No puede ser comprado”. “Nadie tiene poder sobre él”. “Sabe cómo generar desarrollo”.

A principios de enero, mientras el enojo por el gasolinazo crecía entre los mexicanos, con estos argumentos circularon a través de las redes sociales varios videos promoviendo la candidatura presidencial de Carlos Slim Helú.

Cabe que gente próxima a él haya lanzado esta campaña. O quizá la candidatura de “el ingeniero” –como se le llama entre la élite mexicana– surgió como una respuesta genuina frente a la crisis que estamos viviendo.

En cualquier caso es inevitable leer el discurso del viernes pasado frente a los medios de comunicación en la clave de su posible candidatura hacia el 2018.

Ante un gobierno y unos partidos con niveles de aprobación tan bajos, y un embate internacional encabezado por Donald Trump que se anuncia abrumador, el liderazgo del empresario mexicano más poderoso del mundo emerge de manera natural.

Nunca antes Slim había convocado a una rueda de prensa con el propósito de enviar un mensaje político y en esta ocasión se tomó casi una hora para hacerlo.

Luego expuso su visión para enfrentar la crisis y detalló algunas de las políticas públicas que el país debería emprender para fortalecer el mercado interno. Por último festejó la unidad que provocó entre la sociedad mexicana la decisión del presidente Enrique Peña Nieto de cancelar la visita a Washington.

En simultáneo, envió varios recados al gobierno que no pueden pasar desapercibidos: Cuando dijo que Trump era “negociator” y no “terminator” hizo explícita la duda que muchos tenemos sobre la capacidad de la administración Peña Nieto para celebrar una negociación de la que vayamos a salir bien librados.

Si se le pregunta a Slim qué tan buenos negociadores hay en este Gobierno, lo más probable es que este empresario manifieste la desconfianza que sostiene frente ellos.

Cada quien habla como le va en la feria: él fue un gran perdedor de la reforma en telecomunicaciones, mientras que sus adversarios las ganaron todas.

El segundo mensaje cifrado tiene que ver con la lista de propuestas de política pública que expuso durante la conferencia de prensa. Sorprende que prácticamente ninguna haya sido incluida dentro del Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y Protección de la Economía Familiar, firmado hace veinte días entre el Gobierno, las cúpula empresarial y el liderazgo obrero.

¿Por qué el empresario más rico del país no estuvo presente en ese evento? ¿Por qué sus ideas no fueron consideradas?

La respuesta es simple: las relaciones entre el Gobierno de Peña y Carlos Slim han sido mediocres tirando a malas.

El tercer mensaje implícito fue que, en efecto, si lo decide, Slim puede ser el próximo Presidente. Cuenta con condiciones financieras envidiables para jugarse una candidatura.

Dentro de la trama tan compleja en que nos encontramos los mexicanos, la respuesta que Peña Nieto entregue a este empresario marcará pauta sobre la manera como el Presidente piensa aprovechar la propuesta de unidad.

Peña Nieto cometería un error si piensa que la unidad ofrecida será incondicional. Nadie le ha firmado un cheque en blanco y, excepto su Gobierno, no habrá quien lo haga.

Por lo pronto Slim le impuso tres condiciones: uno, México debe enviar a sus mejores negociadores a Washington, no sólo a los amigos de Peña Nieto; dos, los acuerdos entre mexicanos para enfrentar la crisis no pueden construirse a partir de la exclusión y; tres, si el Gobierno no sabe resolver, el ingeniero podría jugar la carta de su candidatura presidencial.

ZOOM: De la campaña para promover la opción presidencial de Carlos Slim Helú hay un argumento preocupante. Cuando se dice que “nadie tiene poder sobre él” debe recordarse que la democracia no funciona si hay gobernantes que asumen como cierta tal barbaridad. Ahí está Donald Trump como ejemplar desastroso.
30 Enero 2017 04:00:00
La deportación masiva ¡otra mentira de Trump!
Desde que Donald Trump tomó posesión como Presidente de Estados Unidos, la mayoría de los millones de migrantes que viven de manera ilegal en ese país temen una deportación inmediata.

Más aún, en México no faltan autoridades federales, gobiernos estatales y partidos que dicen prevenir una oleada de migrantes mexicanos que, masivamente, podrían regresar a México.

Lo que no saben muchos funcionarios del Gobierno federal, otros tantos gobernadores y casi ningún políticos es que, técnicamente, resulta imposible que el Gobierno de Estados Unidos deporte a más mexicanos de los que diario, semanal, mensual y hasta de manera anual deporta hoy a México.

Es decir, que tanto el Gobierno federal de Estados Unidos como los gobiernos estatales, carecen de infraestructura legal, logística y policiaca para deportar a un mayor número de mexicanos de los deportados por el Gobierno de Obama en los últimos ocho años.

Y es que, de acuerdo con fuentes consulares de México, los primeros mexicanos deportados por el Gobierno de Trump, empezarían a llegar a México a finales de 2019. ¿Por qué?

Porque un ciudadano mexicano detenido en Estados Unidos por cometer algún presunto delito –o por estar en aquel país en calidad de indocumentado–, debe pasar por lo menos 600 días en un largo camino legal que termina cuando le piden su consentimiento para ser deportado

Y en el supuesto de que Trump emita una orden ejecutiva para iniciar una deportación masiva de mexicanos, las instancias respectivas no tienen suficientes policías, patrullas, cárceles, baños, jueces, espacios para retener a los ilegales y no hay presupuesto suficiente para requerimientos escenciales como, por ejemplo, alimentar a esa corriente masiva de expulsados.

Todo ello sin contar con las poderosas cadenas de corrupción que favorecen a los aduaneros fronterizos de Estados Unidos, a los polleros y a los narcotraficantes que controlan la frontera.

Y si lo dudan, presentamos un resumen del exhaustivo proceso que debería seguir Trump –con los más de 3 millones de personas–, que intentará deportar de los Estados Unidos; trabajo periodístico que se difunde completo en el portal HYPERLINK “http://www.letraroja.com/”www.letraroja.com.

Existen dos motivos por lo que una persona puede ser deportada: por detención, que puede ir desde violaciones de tránsito hasta crímenes. La segunda, cuando la autoridad migratoria encargada de las deportación (ICE) de Estados Unidos, investiga y solicita órdenes de aprehensión a jueces migratorios.

En ambos casos el ICE es el primero en investigar si la persona tiene antecedentes penales. Si una persona actualmente cumple una sentencia, tiene que terminarla para después iniciar el proceso de remoción. En el segundo investiga si la persona trabaja con identidad falsa y de manera indocumentada.

Una vez que a la persona se le detecta alguna irregularidad en su estancia en el país, inicia oficialmente el proceso de deportación.

Sin embargo existen tres maneras de llevar el proceso:

1.- Salida voluntaria: En caso de ser el primer ingreso indocumentado y no tener antecedentes penales graves, se puede optar por salida o repatriación voluntaria. La persona es enviada en un avión que los lleva a Texas o California, en alguno de los 11 puntos de repatriación. El proceso no es inmediato pues hay miles de personas esperando ser repatriadas por esta vía, que llevan meses.

2.- Llevar el caso a Corte: Después de pasar mínimo 10 años viviendo en Estados Unidos, no tener antecedentes penales y tener hijos nacidos en el país vecino, se puede llevar el caso a la Corte de Migración, donde un juez decidirá la deportación o permitirá la estancia.

3.- Proceso de remoción por antecedentes penales. Debido a la gravedad de los antecedentes penales, la persona no puede optar por la salida voluntaria. Un juez atrae el caso y decide sobre su deportación. No todos los casos acaban en deportación.

En el segundo y tercero de los puntos citados arriba, el caso lo atrae una de las 58 cortes de Migración, para su revisión. Hay que mencionar que actualmente estas salas tienen solamente 250 jueces en la materia. Y esos 250 jueces deben atender más de medio millón de casos pendientes. Un caso puede tardar hasta tres años.

Es decir, si el sátrapa Trump ordena una deportación masiva de mexicanos, el sistema migratorio de Estados Unidos colapsa por completo en cuestión de horas. Eso sin tomar en cuenta los miles o millones de vacantes de empleo, lo que provocarían un colapso económico en muchos estados de aquel país.

Se prueba, de nuevo, que muchos idiotas compran gratis las mentiras del mitómano Trump. Y, claro, tambén de manera gratuita se suman al grosero fervor patriotero.

Al tiempo.
29 Enero 2017 04:01:00
¡Mexicanos ‘chingones’!
Si hacemos caso a las recientes declaraciones sobre el TLC –formuladas por Trump y por el Gobierno de Canadá–, resulta que en materia comercial los mexicanos somos algo así como “los más chingones” negociadores del mundo. ¿Por qué?

Porque tanto Trump como el Gobierno canadiense lloriquean porque México fue “el gran ganón” con el TLC; el país que se llevó la tajada del león y el único beneficiado del acuerdo comercial.

Dicho de otro modo, resulta que el vapuleado Carlos Salinas y “sus chicos” negociadores del TLC, en realidad “chamaquearon” a los “tiburones” de las potencias del norte, Estados Unidos y Canadá.

¿Qué tal? ¡Un vuelco a la historia! ¡“Chingones” que resultaron los mexicanos, en materia comercial!, ¿Lo dudan?

Trump dijo, por ejemplo: “México ha tomado ventaja de EU por suficiente tiempo, déficit comercial masivo y poca ayuda en la muy débil frontera, debe cambiar ¡Ahora!... Estados Unidos tiene un déficit de 60 billones de dólares por el tratado con México. Desde el principio, el TLCAN ha sido un trato para un solo lado con números masivos de trabajos y compañías que se perdieron”.

¿Qué tal las declaraciones de Trump? ¿Quién chamaqueó a quién?

A su vez, desde Canadá también lloriquean: “Amamos a nuestros amigos mexicanos, pero nuestros intereses nacionales están primero y la amistad viene después. Ambas no son excluyentes entre sí”, dijo una fuente durante una reunión del Gabinete canadiense en Calgary…. Y agregó: “México está en una posición terrible, terrible…. Nosotros no”. El Gobierno de Canadá aliado con el de Trump, para romper el TLC.

¡Ver para creer! ¡Los tiburones del comercio global son mexicanos! Por qué, entonces, si los negociadores mexicanos del TLC han resultado tan “chingones” –en materia comercial–, por qué esos negociadores fueron colgados del palo más alto –en su momento–, y por qué fueron
vapuleados por una izquierda mexicana que, incluso, tildó de “traidores a la patria” a los promotores del TLC. ¿Quién se
equivocó?

Peor aún, si seguimos la misma línea discursiva –y seguimos haciendo caso a los dichos de Trump y atendiendo los lloriqueos canadienses–, podemos concluir que los presidentes estadunidenses, Clinton, Bush –padre e hijo–, y hasta el mismísimo Obama, fueron verdaderos “idiotas”, incapaces de ver que los “gandallas” mexicanos los “chamaquearon”, igual que a los primeros ministros de Canadá, de los últimos 25 años. ¿Quién chamaqueó a quién?

Pero tampoco ahí termina la historia. Resulta que un indignado Trump fue vapuleado hasta por el Presidente mexicano más débil; Mandatario al que intereses mexicanos perversos han demolido sin límite. ¡Aún así, derrotó a Trump!

¡“Chingones mexicanos”…! ¿O no…?

Al tiempo.
27 Enero 2017 04:00:00
Del Mazo, al rescate del PRI
Hoy en el PRI del Estado de México se registrará como candidato de unidad al Gobierno estatal Alfredo del Mazo, también motejado como “El Caballo Negro”, quien llevará en las espaldas la nada fácil tarea de ganar no sólo la elección mexiquense, sino de mantener con vida al PRI para 2018.

¿Por qué Del Mazo? Las razones son dos y resultan elementales.

1.- Porque concluyó con éxito un trabajo político fino que por meses tejió el PRI mexiquense para desactivar la poderosa alianza PAN-PRD, que amenazaba con desbarrancar la elección para el tricolor. La alianza de los azules y los amarillos fracasó no sólo por las peleas internas de los dos partidos, sino porque poderosos grupos del PAN y del PRD debieron pagar costosas deudas políticas.

2.- Y porque una vez desactivada la alianza opositora, el mejor colocado en las encuestas es precisamente Alfredo del Mazo. Dicho de otro modo, si en el Estado de México hubiese prosperado la alianza PAN-PRD, las posibilidades de Del Mazo habrían sido mínimas. ¿Por qué?

Porque azules y amarillos no iban sólo contra el candidato del PRI, sino contra el presidente Peña Nieto: No iban sólo por el Gobierno del Estado de México, sino por la Presidencia en 2018.

Todavía el pasado martes aquí dijimos que si bien muchos daban por muerto a Madrazo, lo cierto es que “en política nada está escrito” y, en especial, en la política mexiquense; Del Mazo, “El Caballo Negro”, sigue vivo.

Y es que el de Alfredo del Mazo es un caso peculiar. “Es el priista que mejor retrata en las encuestas –encabeza muchas de ellas–, pero lo que antaño era uno de los apoyos fundamentales, hogaño es uno de sus peores obstáculos”.

Es decir, “como se trata de un pariente cercano a Enrique Peña Nieto –Del Mazo es primo del Presidente–, esa condición lo coloca como blanco de todas las críticas producto de la malquerencia sembrada contra Peña Nieto, lo cual es en una posición vulnerable”.

Pero los astros no sólo se alinearon a favor de Alfredo del Mazo cuando fue derribada la alianza PAN-PRD, sino que lo favoreció –igual que al PRI–, la fragmentación interesada de las llamadas izquierdas y la construcción de la mayor alianza lograda por el PRI.

En el primer caso, el PRD resultó ser el partido más debilitado. Y la razón está a la vista de todos. Por un lado, el verdadero candidato de Morena se llama Andrés Manuel López Obrador, quien lleva de “juanita” a Delfina Gómez, una “mujer bulto” –utilizada por AMLO, como ha utilizado a hombres y mujeres para sus fines electoreros– que prestará su nombre sólo para la boleta.

Y es que el objetivo de AMLO no es ganar el Estado de México, sino engordar su partido lo suficiente, hasta convertirlo en la segunda fuerza estatal. El objetivo de AMLO es 2018. Y El Estado de México, igual que Veracruz y Oaxaca, son clave para esa empresa. En el fondo, AMLO hizo de nuevo una alianza con el PRI para tronar al PAN y al PRD y para quedarse con los votos que le ayudan a la presidencial.

Y si no fuera suficiente, la alianza PRD, PT y Movimiento Ciudadano fue fracturada también de manera deliberada, de tal manera que el PRD se reduce a nada –sólo se aliará al PT–, mientras que sus votos engordarán a la Morena de AMLO, que luego del PRI será el gran ganón en el Estado de México.

Pero hay más. Resulta que a manera de “cuello de ganso”, el exlíder del PRI mexiquense, Isidro Pastor, engañará a los electores con la verdad. ¿Por qué? Porque jugará la valiosa carta de independiente, pero sólo como señuelo del PRI, para abonar a la fragmentación.

Y mientras que los estrategas del PRI fragmentaron a las izquierdas, al mismo tiempo engordaron su propia alianza electoral; la mayor en la historia y que está llamada a ser una alianza ganadora.

Es decir, en respaldo de Alfredo del Mazo, veremos aliados al PRI, PVEM, Panal y PAS. Esa alianza se enfrentará a los candidatos en solitario del PAN y de Morena. Por Morena, como ya sabemos, el candidato será AMLO, quien caminará por el estado con el disfraz de “la señora candidata”, Delfina Gómez.

Y, a pesar de que para el PAN la apuesta mexiquense es una “jugada perdedora”, sigue latente la posibilidad de que Josefina Vázquez Mota sea convencida de postularse como candidata. La excandidata presidencial se negó de manera reiterada a ser utilizada como escudo para los intereses presidenciales de Ricardo Anaya en el Estado de México.

Ella misma dijo recio y quedito que no sería candidata al Gobierno mexiquense. Sin embargo, razones de mucho peso estarían por convencerla. Si acepta, legitimará ampliamente una cantada victoria del PRI.

Al tiempo.
26 Enero 2017 04:00:00
El muro; maniqueísmo y esquizofrenia
No deja de despedir un feo tufo de maniqueísmo y esquizofrenia –propios de los que gustan de tirarse al vacío envueltos en el lábaro patrio–, la postura de políticos, opinantes e intelectuales mexicanos, sobre la decisión del sátrapa Trump, de iniciar la construcción del “muro de la ignominia”.

Sin duda se trata de un acto ofensivo, nada amistoso, harto belicoso, que al mismo tiempo lastima la amistad y lesiona la dignidad del vecino mexicano y que… en pocas palabras, hasta se puede considerar “una chingadera” de Trump.

En suma, se trata de una de las más graves agresiones a México y a los mexicanos; agravio que enoja y desata emociones, odios y sentimientos encontrados entre opinantes, políticos e intelectuales que apuran al Gobierno de Peña Nieto a envolverse en el emblema patrio y mirar al vacío.

¡Que Peña cancele el encuentro con Trump y hasta rompa relaciones con Estados Unidos…!, arengaban algunos.

Sin embargo, los enojados, emocionados y alterados olvidan –atrapados en el feo maniqueísmo y la esquizofrenia de párvulos–, que todo gobierno que se respete debe actuar al margen de sentimentalismos, pasiones y emociones patrioteras, y debe reaccionar a partir del pragmatismo propio del estadista; el gobernante que entiende su responsabilidad frente a todo el Estado.

Sobre todo, la responsabilidad del jefe de las instituciones es mayor cuando Trump alienta odio a lo mexicano y los mexicanos, cuando apela a las emociones, sensaciones y al patrioterismo norteamericanos para impulsar sus locuaces propuestas.

Y es que más allá de la ofensa y el enojo entre mexicanos por el muro de Trump, tampoco es la primera ocasión que Estados Unidos lleva a cabo la construcción de un muro en la frontera con México.

¿Dónde estaban todos los que hoy se rasgan las vestiduras por el muro de Trump, cuando Bill Clinton (1993-2001) ordenó la construcción del primer muro fronterizo?

Si no lo recuerdan, el primer tramo de ese muro se construyó a lo largo de Columbus, Nuevo México, hasta El Paso, Texas, en la frontera mexicana de Chihuahua. En 1993 el muro tenía una extensión de 16.09 kilómetros.

La segunda parte del muro se levantó en 1994 con la llamada Operación Guardián entre California y Baja California, con una extensión de 32 kilómetros. En 1995, entre Arizona y Sonora, el muro ha tenido distintas etapas. La primera se llamó salvaguarda. Hoy el muro tiene más de mil 132 kilómetros construidos.

Por eso insisitimos, ¿dónde estaban y qué dijeron entonces, todos los que hoy dicen que el muro de Trump es la peor amenaza, la peor agresión, la más fe de las formas diplomáticas del nuevo Gobierno del vecino del norte? ¿Por qué el enojo, la tensión, los gritos selectivos, entre un momento –el de Clinton–, y otro, el de Trump?

¿No es cierto que la reacción de hoy –frente al muro de Trump–, tiene una poderosa carga de maniqueísmo y esquizofrenia–, frente a la reacción inexistente en los tiempos del muro Clinton?

Pero hay más. ¿Lastimó el muro Clinton la dignidad de los mexicanos? ¿De qué tamaño fue ese daño? ¿Ya no cruzan armas, drogas, indocumentados en la frontera donde se construyó el muro de Clinton?

Pero existe una contradicción. Muchos mexicanos escandalizados porque Trump hace todo por ser un mal vecino, un déspota, sátrapa, racista, misógino y patán, también apelan a la soberanía de lo mexicano y los mexicanos.

Son convencidos soberanistas, pero parece que no respetan la decisión soberana de Trump de construir un muro en el territorio de Estados Unidos, por locuaz, agresiva y despreciable que resulte.

Y es que, nos guste o no, el Gobierno norteamericano tiene el derecho soberano de amurallar su territorio, impedir el ingreso de todos los extranjeros que considere indeseables y de aplicar las reglas migratorias que le plazcan. Actualmente operan cerca de 25 mil agentes de patrulla fronteriza y existen 5 mil 300 cámaras de seguridad y vigilancia aérea no tripulada constante. ¿Y quien había dicho algo antes?

Más aún, en los ocho años del Gobierno de Obama, Estados Unidos deportó a 3 millones de migrantes; de ese gran total, 2 millones 833 mil 849 eran indocumentados mexicanos. ¿Por qué entonces nadie dijo nada? ¿Doble moral, enojo selectivo, maniqueísmo y esquizofenia?

En rigor, Obama es el presidente norteamericano que más mexicanos ha deportado. ¿Quién se escandalizó?

Sin duda Trump es un peligro para México y para el mundo, pero la sociedad mexicana tampoco puede caer en el maniqueísmo y la esquizofrenia de un país bananero.

Hace bien el Gobierno de Peña Nieto de medir su respuesta, tomar en cuenta a todas las instituciones del Estado y no responder con el mismo maniqueísmo y la esquizofrenia de Trump.

Al tiempo.
25 Enero 2017 04:00:00
‘¡A chingar a su mauser!’
Cuando el entonces candidato republicano utilizó la amenaza a México y los mexicanos para elevar sus niveles de aceptación y popularidad –entre los electores norteamericanos–, no faltaron las voces que exigieron una postura firme del Gobierno mexicano.

Luego, cuando Trump propuso tirar el TLC y construir un muro en la frontera común entre Estados Unidos y México, se catalizaron las voces mexicanas que ya no exigían una postura firme, sino dura contra Trump.

Y, una vez que Trump fue invitado a México –en donde recibió trato de estadista–, para luego insistir en sus insultos a México y los mexicanos, de plano muchos compatriotas exigieron al Gobierno que la respuesta a Trump fuera –por lo menos–, “de mentada de madre”, para abajo.

Ya en los hechos, –y con Trump en la Casa Blanca–, parece que el Gobierno de México decidió echar mano de la mexicanísima “mentada de madre”, en respuesta a las amenazas del señor Trump, sobre su deseo de tirar el TLC y construir un muro.

Y las recientes respuestas de los secretarios de Relaciones Exteriores y Comercio –sobre el TLC–, Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo, no sólo son lapidarias sino incendiarias. Y no se pueden entender más que como una real mentada de madre a Trump y a todos aquellos “tocados” por la fiebre populista de una guerra comercial entre México, Estados Unidos y Canadá.

Y es que, en efecto, todo indica que ante la negativa de México de caer en el chantaje de Trump --y ahora de Canadá–, la instrucción del presidente Peña Nieto habría sido tajante, sin complejos y a través del mexicanísimo por excelencia; “¡a chingar a su madre!”. Si no quieren Acuerdo Comercial, México seguirá por su cuenta en otras partes del mundo.

¿Tienen dudas de que el mensaje fue una mentada de madre?

En reunión con senadores de todos los partidos, el titular de Relaciones Exteriores dijo –a pregunta sobre lo que haría México frente a las presiones de Trump–, “por supuesto que México no aceptará condiciones desfavorables para el interés de la nación, particularmente en materia comercial, si se modifica el TLC.

“Y, por supuesto no vamos a aceptar cualquier renegociación del TLCAN; siempre existe la posibilidad de abandonar el Tratado y tener que regir el comercio entre México y EU a partir de la OMC”.

A su vez, en entrevista en “Despierta” con Loret, El titular de Comercio dijo: “Este Tratado tiene que llegar con una estrategia en donde todos ganen. Es imposible venderlo aquí en casa si no hay claros beneficios para México… No habría otra opción (que abandonar el Tratado)… ¿Ir por algo que sea menos de lo que tenemos…? No tiene sentido quedarnos”.

Un bien plantado ¡“a chingar a su madre”!

Y seguramente se trata de una estratagema bien diseñada, para llegar a la negociación sin la presión del chantaje. Y sin duda la postura de México gustará a muchos y podría ser un tanque de oxigeno para un alicaído Peña Nieto, cuya popularidad se coloca en niveles históricos a la baja.

Sin embargo, a la “mentada de madre” le sigue “el descontón”, “las patadas en los desos” y… –más allá de la metáfora del pleito callejero–, lo que sigue no el “Plan B” sino “el plan de la A a la Z”.

Dicho de otro modo; que si bien es correcto plantarse firme y sin complejos ante la negociación en EU, es aún más correcto tener muchas alternativas de solución, para mantener la inversión y los empleos en México.

Pero la estrategia que al parecer decidió seguida el Gobierno mexicano frente al “mayor peligro de la humanidad” –que es el señor Trump–, tiene otro resultado virtuoso. ¿De qué se trata?

Que no se ha cumplido ni una semana de Trump en la Casa Blanca y el mensaje de lo peligroso que puede ser un locuaz que llega al poder –y en especial al poder presidencial--, es un mensaje demoledor.

Un loco que llega al poder presidencial es peor que un elefante en la sala; es peor que lo peor que le puede pasar a una democracia como la mexicana; es la destrucción de una democracia y de una nación.

Y la puerta de entrada la estamos viendo con la llegada del locuaz Trump a la Casa Blanca, mientras la puerta de salida la hemos visto en 20 años de chavismo en Venezuela; la destrucción de la primera democracia latinoamericana.

El círculo virtuoso de la barbarie Trump en el gobierno del vecino del norte –a pesar del alto costo para México–, será la sacudida que dará esa nueva realidad a muchas conciencias atolondradas por la legión de idiotas; legionarios que ya ven a AMLO –el Trump mexicano–, en Los Pinos.

Al tiempo.
24 Enero 2017 04:00:00
PRI Edomex: no va Josefina
El 17 de agosto de 2016, aquí dijimos que “para que nadie se haga bolas” –y a pesar de que una docena de aspirantes salieron del arrancadero como precandidatos–, lo cierto es que “sólo hay tres finalistas” del PRI a la candidatura al Gobierno estatal, “dos con posibilidades reales” y uno que podría pasar con muchas dificultades.

Nos referíamos –hace 5 meses– a los hoy punteros, Carlos Iriarte y Ana Lilia Herrera –en ese orden–, y al “caballo negro”, Alfredo del Mazo, quien llega a su segunda final consecutiva. Muchos consideran que Del Mazo es un “aspirante muerto”, sin embargo, en política nada está escrito y, en especial, en la política mexiquense.

Por lo pronto, hoy se puede decir que el próximo viernes habrá “humo blanco” en el PRI mexiquense y que el candidato de ese partido a la contienda para relevar al gobernador Eruviel Ávila saldrá precisamente de la terna que planteamos aquí hace 5 meses, Carlos Iriarte, Ana Lilia Herrera y Alfredo del Mazo.

Y no, cuando llegamos a la conclusión de que sólo existían tres finalistas reales no se trataba de una ocurrencia, una apuesta y muchos menos producto de una revelación divina. Todo ello, claro, a pesar de que muchos de los no mencionados mostraron enojo y reclamaron ser los preferidos.

Lo cierto es que el puntero, Carlos Iriarte, no sólo tiene a su favor la nada despreciable carta de ser el jefe del PRI en el Estado de México, sino que cuenta con el respaldo de dos de los mexiquenses más influyentes en el momento de la decisión final.

Nos referimos –también en ese orden–, a Eruviel Ávila y Luis Videgaray, a la sazón gobernador saliente del Estado de México y secretario de Relaciones Exteriores, respectivamente. Los dos ven en Iriarte a un potencial ganador en todos los escenarios de la difícil contienda mexiquense.

Pero, además, Iriarte es el priista que más conoce al PRI, ya que su formación ha sido precisamente en las entrañas del tricolor. Su madre fue jefa de calle, manzana, seccional…. Y su perfil es muy parecido al de Eruviel Ávila; viene de abajo –del proletariado– y es producto de la cultura del esfuerzo.

El de Ana Lilia Herrera es un caso peculiar. Periodista de profesión, muy joven mostró dotes para la actividad política y se ha desempeñado en distintos cargos de elección popular, el más relevante, senadora por el Estado de México, de donde fue llamada para encabezar la titularidad de Educación en el gobierno de Eruviel Ávila.

Sin demérito de sus cualidades y liderazgo político –o acaso por ello–, es una fuerte carta del PRI ante la posibilidad de que la mexiquense termine siendo una competencia entre mujeres. Todavía anoche se barajaba en el PAN la posibilidad de que su candidata al Gobierno mexiquense pudiera ser Josefina Vázquez Mota. En ese caso, el PRI tendría en Ana Lilia Herrera una carta mayor. Además de que –como todos saben–, por Morena competirá otra mujer, Delfina Gómez, impuesta por AMLO.

El caso de Alfredo Del Mazo es peculiar. Es el priísta que mejor retrata en las encuestas –encabeza muchas de ellas–, pero lo que antaño era uno de los apoyos fundamentales, hogaño es uno de sus peores obstáculos.

Es decir, se trata de un pariente cercano a Enrique Peña Nieto –Del Mazo es primo del Presidente–, lo cual lo coloca como blanco de todas las críticas producto de la malquerencia sembrada contra Peña Nieto, lo que coloca a Del Mazo en una posición vulnerable.

Dicho de otro modo, frente a la complejidad de la sucesión en el Estado de México –en donde el PRI no se puede dar el lujo de perder el Gobierno estatal, si no es que quiere perder por anticipado la presidencial de 2018–, las posibilidades de Alfredo del Mazo son pocas.

Y es que, como saben, el PAN y el PRD iniciaron un intenso proceso de consultas para llegar a una alianza “de todos contra el PRI”, con la esperanza de ganar de manera adelantada la presidencial de 2018, si es que le arrebatan al PRI el Estado de México.

Si cuajaba la alianza PAN-PRD –cuyo límite para registrarla era el último minuto de ayer–, Del Mazo sería el peor candidato. ¿Por qué? Porque sería el blanco perfecto para una celada electoral contra Peña Nieto.

Hasta anoche las posibilidades de una alianza PAN-PRD eran casi nulas, como también era difícil que Josefina Vázquez Mota aceptara ser la candidata del PAN.

Y, sin alianza PAN-PRD y sin Josefina en la boleta, el PRI tendría el camino libre y Ricardo Anaya habría perdido su boleto del tren que lo llevaría al 2018. Al tiempo.
22 Enero 2017 03:50:00
Mujeres, ejemplo contra Trump
Es contundente el ejemplo de dignidad, coraje y organización de varios millones de mujeres norteamericanas –a quienes apoyaron mujeres de todo el mundo– que salieron a la calle para decir “no” al sátrapa Trump.

No a la discriminación, al insulto y a la denigración de las mujeres de Estados Unidos y del mundo que en todos los tonos y todo los días expresó el nuevo Presidente de la potencia global durante su campaña.

Y es que si bien para Trump las mujeres y la palabra “mujer” no existieron en su discurso inaugural, lo cierto es que la manifestación de ayer sábado frente y detrás del Capitolio –y de muchos kilómetros a la redonda– confirma que las mujeres ya son la pesadilla principal del déspota que despacha en la Casa Blanca.

Las mujeres pasaron de ser para Trump un número y un objeto incómodo y discriminado a ser la mayor de las mayorías movilizadas contra su cuestionada Presidencia. La primera protesta contra su Gobierno; una de las más grandes concentraciones de la historia de Estados Unidos –más incluso que las de rechazo a la guerra de Vietnam– y el mensaje que más ha impactado al mundo a horas de la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Y la protesta es ejemplar no sólo por el número de asistentes –calculada en más de 3 millones de personas–, y tampoco por los certeros discursos de las mujeres que de suyo acaparan los reflectores, sino porque la mayor de las mayorías de Estados Unidos y del mundo –las mujeres– son las primeras en entender la necesidad de la protesta organizada y pacífica contra la más peligrosa amenaza del mundo, el presidente Trump.

Es ejemplar porque en su primera expresión organizada y callejera, la manifestación de las mujeres contra Trump consiguió lo que no logró toda la prensa norteamericana en meses de campaña: exhibir el retrato de cuerpo completo del enojo y el rechazo social de un sector de norteamericanos –mujeres– que no está dispuesto a permanecer callado y menos paralizado.

Es ejemplar la manifestación porque se produce a horas –apenas más de 24 horas– de la toma de posesión de un Presidente que asume el cargo sin la legitimidad de la aprobación ciudadana. Trump llega con el rechazo de casi dos de cada tres norteamericanos, a pesar de ganar una elección en donde no se cuenta la mayoría de votos, sino los colegios ganados.

Es ejemplar porque confirma que están vivos los anticuerpos sociales de los norteamericanos –o las norteamericanas–; la capacidad de enojo, asombro, indignación, organización y protesta, que surgió de un sector que muchos suponían desmovilizado y poco concretizado, el de las mujeres.

Y es ejemplar porque confirma que el más importante sector de toda sociedad –y de la sociedad norteamericana–, las mujeres, no fue atrapado por el populismo, las mentiras, el engaño y la “posverdad” de Trump.

Están vivos y vigentes los anticuerpos de una sociedad que –a pesar de la llegada de Trump al poder– no será derrotada fácilmente por un sátrapa. Al tiempo.
20 Enero 2017 04:00:00
¿Dinero de ‘El Chapo’ pagará el muro?
Pueden decir misa, quemar incienso y poner de cabeza al santo de su gusto. Lo cierto es que Joaquín Guzmán “El Chapo”, es una brillante moneda de cambio frente al nuevo Gobierno de Trump.

¡Moneda de oro puro! ¿Por qué?

1.- Primero debemos entender que en política y en diplomacia no hay casualidades. Y, está claro que frente a los escenarios adversos con la llegada de Trump a La Casa Blanca, el Estado mexicano debe jugar –y juega–, todas sus piezas. Y “El Chapo” es una de ellas.

2.- También es claro que el Ejecutivo movió sus fichas al interior de las instituciones del Estado para, de esa manera, lograr la alineación astral que hiciera coincidir la extradición de “El Chapo” con la llegada de Trump a la Casa Blanca. Un poderoso mensaje diplomático.

3.- Y a pesar de que el deporte de moda –de madrear a Peña Nieto–, está en la cúspide y que todo lo que haga el Presidente es bombardeado por la “legión de idiotas” –tenga razón o no el Mandatario–, lo cierto es que la extradición de “El Chapo” es el mejor mensaje de que el Gobierno de México está dispuesto a la negociación, el acuerdo y el pacto.

4.- ¿Y en política y diplomacia qué es negociar, acordar y pactar? Esa es la definición de las dos disciplinas; la política y la diplomacia. En efecto, la negociación consiste en dar y recibir

5.- ¿Cuánto vale “El Chapo” en los terrenos político, diplomático y, sobre todo, en el terreno económico? Dice el viejo refranero popular que “según el sapo, la pedrada”.

6.- Pues bien. ¿Qué recibirá México a cambio de entregar a “El Chapo” a la justicia norteamericana? Algunos malquerientes han difundido todo tipo de especulaciones como que el Gobierno mexicano “se bajó los pantalones” y que la extradición es un acto de “subordinación a Estados Unidos”, a pesar de que esas mismas voces decían hace poco que lo mejor era extraditar a “El Chapo”, porque las cárceles mexicanas son inseguras.

7.- Lo cierto es que sólo el presidente Peña Nieto y su secretario de Relaciones Exteriores saben los detalles de la jugada política y diplomática. Lo único claro, hasta ahora, es que la política y la diplomacia serán las armas fundamentales del Gobierno mexicano frente a un sátrapa como Trum. Y justo para combatir a tiranos y déspotas, las mejores armas son política y diplomacia.

8.- Pero queda pendiente un tema fundamental. ¿Cuánto vale “El Chapo”, no sólo en los terrenos político o diplomático?. Nos referimos al valor en miles de millones de dólares. ¿Cuánto vale la fortuna de “El Chapo”?

9.- Y aquí es donde “la puerca tuerce el rabo”. ¿Por qué? Porque resulta ingenuo pensar –como lo dijimos aquí el 18 de mayo de 2016–, que detrás de los intentos por extraditar a “El Chapo” está el interés norteamericano por aplicar la justicia, castigar a “El Chapo” y a su banda por los crímenes cometidos y acabar con la siembra, cultivo y trasiego de droga.

10.- “No, ¡estúpidos..! detrás de los intentos reiterados para extraditar a “El Chapo” está el dinero del criminal… ¿El dinero?”

Sí. Nos referimos a la fortuna de Guzmán Loera, quien –en un lance de espectacularidad de la revista Forbes–, aparece como el ciudadano mexicano con una de las fortunas más grandes del planeta; junto con los empresarios más poderosos del orbe.

Lo cierto es que pocos saben el monto de la fortuna de El Chapo. Y tampoco se sabe dónde está; si está en una bóveda de alta seguridad, si está sólo en empresas y negocios o si la existencia de miles de millones de pesos es otro mito que acompaña al narcotraficante.

Sin embargo, lo que si se sabe es que la revista especializada calcula el dinero en manos del criminal mexicano, en algo así como mil millones de dólares estadunidenses. Es decir, que existían mil millones de razones para que “El Chapo” fuera extraditado a Estados Unidos.

En México, pocas voces hablaron del tema, a pesar de que se trata de una fortuna que puede servir para muchas cosas –y en un extremo de especulación, hasta para construir el muro de Trump–, e incluso para generar una pelea entre las distintas cortes de aquel país en donde existen demandas contra presuntos delitos cometidos por “El Chapo”; delitos que reclaman la extradición y, como un paso fundamental, la intervención de su fortuna.

Y si en México a pocos importa la fortuna de “El Chapo”, en Estados Unidos muchos saben el valor de mil millones de dólares y se frotan las manos para ir por ese dinero. Y si lo dudan, en diciembre de 1999 el Congreso del vecino del norte aprobó una ley que dio poderes a la Oficina de Control de Actividades Extranjeras (OFAC), para atacar las redes financieras del narcotráfico e intervenir sus cuentas.

¡Valiosa moneda de cambio!

Al tiempo.
17 Enero 2017 04:00:00
16 aspiran; ¡fiebre de presidenciables!
Hoy todos quieren la suya. Y no, no es albur.

Y es que luego de los fenómenos Fox y Trump –en México y Estados Unidos–, y del chabacano caso de “El Bronco” –en Nuevo León–, abundan los mexicanos que creen tener cualidades y arrestos para el cargo de presidente de los mexicanos.

Todos quieren su candidatura presidencial, sea por la vía de un partido político –lo que ha desatado verdaderas campales en el PAN y el PRD–, sea por la vía independiente, que tiene en lista de espera a “payasos” de la política, como Gerardo Fernández Noroña.

Lo curioso, sin embargo, es que el máximo cargo de elección popular en México –el de Presidente de los mexicanos– parece estar en barata. Y como todos creen tener cualidades, talante y talento, existe una verdadera fiebre que ha picado a muchos que aspiran.

Entre los casos más recientes resalta el de Gerardo Fernández Noroña, quien durante años jugó al “palero” de AMLO y hoy parece víctima de la más peligrosa epidemia febril que se vive en México: la de creer que ser candidato presidencial es igual a cumplir un antojo.

Pero el locuaz Noroña no es único. También el fin de semana se destapó la exgobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, quien pidió licencia a su cargo de legisladora para buscar la candidatura presidencial por el PRI.

En este caso se antoja delirante la aspiración. ¿Por qué?

Porque salvo que se trate de una estratagema “engañabobos” o de “engañar con la verdad”, lo cierto es que la yucateca no tiene posibilidades.

También en días pasados apareció en medios el nombre de Carlos Slim, el otrora hombre más acaudalado del mundo y a quien tratan de convencer un puñado de vividores del poder. El caso de Slim parece una apuesta que busca contrastar el fenómeno Trump, en Estados Unidos, con el empresario Slim. Lo cierto, sin embargo, es que se trata de una tontería.

Pero la fiebre de candidaturas presidenciales también ataca a gobernadores. No es novedad si decimos que avanza en esa dirección –y con muchas posibilidades– Eruviel Ávila, Gobernador del Estado de México. Tampoco es nuevo que –con posibilidades reales– Miguel Mancera aspira a ser presidenciable. Lejos de las posibilidades está Rafael Moreno Valle, el delirante Gobernador de Puebla que, en realidad, parece un bulto. Y un gobernador que ha sorprendido a propios y extraños, el perredista Silvano Aureoles, de Michoacán, quien no cejará en tener su candidatura.

Pero lo nuevo es la fiebre que ataca a dos recientes gobernadores en funciones. El primero se llama Miguel Ángel Yunes, de Veracruz, quien hace todo no por rescatar a su estado de la depredación de Duarte, sino para lograr una posición que le permita buscar la candidatura presidencial por el PAN. Y otro, al que muchos de sus compañeros de partido le ven signos de contagio de la fiebre del momento, es el panista Javier Corral.

Entre los llamados aspirantes independientes aparecen otros como Jorge Castañeda, excanciller en el gobierno de Fox, quien es uno de los promotores de la idea de candidaturas independientes, como la de “El Bronco”, en Nuevo León, quien será candidato presidencial independiente.

Por cierto, Castañeda es uno de los presidenciables independientes que tiene más recursos. No sólo económicos –de poderosos grupos empresariales–, sino de sectores intelectuales y, sobre todo, apoyos mediáticos. Sin embargo sus posibilidades parecen nulas.

En el rango de independientes también se debe contar el periodista Pedro Ferriz, cuya aspiración más bien parece testimonial, también sin posibilidades.

Al final están los candidatos vinculados a los partidos. Por el PAN, la lista la encabeza Margarita Zavala, la única mujer con posibilidades reales de vencer al decano de los aspirantes presidenciables, AMLO. Muy de lejos le sigue Ricardo Anaya, quien saldrá mal parado luego de que no ha podido siquiera con la selección de candidatos a los gobiernos de México, Coahuila y Nayarit.

Por el PRI, el puntero de todas las encuestas se llama Miguel Osorio, el hiperactivo titular de Gobernación, quien ha resistido todos los embates internos y externos. Le sigue muy de cerca, como ya dijimos, Eruviel Ávila. Y esa parece toda la carta del tricolor.

Y, al final, solitario, está Andrés Manuel López Obrador, el nada confiable líder y dueño de Morena, quien desde hace 15 años aparece entre los punteros de las encuestas.

Fiebre de presidenciables. Son 16 aspirantes, muchos meros bultos.

Al tiempo.
16 Enero 2017 03:50:00
¡Están maduros los frutos del odio!
En distintas momentos hemos hablado del odio que, políticos de signos distintos –en especial AMLO–, siembran entre los mexicanos. Y hoy son profundas las raíces de ese frondoso árbol social cuyos frutos son el odio.

Odio al otro, al diferente, al que piensa distinto, al que disiente, al que critica, al que argumenta la verdad; odio al que no se deja engatusar por la “legión de idiotas”, odio al que no acepta la comodidad de lo “políticamente correcto”, odio al que disiente del “trending topic” como signo de verdad, odio al que cuestiona la verdad de las redes y las verdades virales, odio a los que advierten los riesgos del neologismo “posverdad”, odio al que desmiente las patrañas electoreras, con datos duros…

Y, si cavilamos un momento, descubriremos indicios de que en los previos a la sucesión de 2018 –o acaso por ello–, los frutos del odio “se caen de maduros”. ¿Lo dudan..?

¿Qué pasa hoy a aquel que se atreve a cuestionar las mentiras de manos perversas que –en busca del voto del enojo y la ignorancia–, construyeron el engaño del gasolinazo?

La “legión de idiotas” –miles de bots cargados con el mortal veneno del odio–, crucifica al que demuestra que el “gasolinazo” nada tiene que ver con la reforma energética, al que pruebe que el alza de 47% en el combustible, del Gobierno de Peña, es el segundo porcentaje más bajo –luego del 26% del gobierno de Fox–, y lapidan al que desmienta con datos duros –De la Madrid elevó 2 mil 400% el costo de la gasolina, Salinas 170%, Zedillo 300% y Calderón 60%–, al que dice que el “gasolinazo” de Peña no es el mayor de la historia…

A pocos, si no es que a nadie, importa la verdad. Lo que importa es el odio inoculado por las redes a millones de personas que quieren creer lo que dicen las redes, sin saber si es verdad o es mentira.

Y no importa la verdad, porque esos millones de usuarios de redes –parte de la “legión de idiotas”–, han sido tocados por el odio y prefieren la percepción, la creencia a ciegas, la imaginación, el pensamiento único y la mitología urbana, al tiempo que desechan lo fundamental en toda sociedad democrática; la razón, la sensatez y la verdad.

Nadie niega el malestar social –producto de una clase política corrupta, en general–, pero tampoco nadie ignora que el “gasolinazo” ha provocado una cascada de abusos de malos empresarios y peores comerciantes.

Pero también es cierto que pocos quieren ver –por ejemplo–, que los gobiernos de Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto han sido –por mucho–, mejores a los gobiernos de Echeverría, López Portillo y Miguel de la Madrid. Nada dicen los ciudadanos de más de 40 años sobre las devaluaciones brutales y las cíclicas crisis económicas de esos gobiernos, y esa verdad lapidaria no la quieren saber los menores de 30 años.

¿Por qué millones se tragan el cuento de que –el de Peña Nieto–, es el peor Gobierno, el que más ha devaluado, el del peor “gasolinazo”, el de la peor corrupción?

Muchos “legionarios idiotas” cuestionan la inexistencia de refinerías para que la gasolina sea más barata en México. Olvidan que el PRD de Cárdenas, de AMLO y hasta el PAN, se opusieron a la reforma energética que propusieron los gobiernos de Zedillo, Fox y Calderón.

Todos esos necios de las redes y todos los bots –cuya principal misión es la siembra de odio–, cierran los ojos ante la realidad contundente de que, en el fondo, los responsables del “gasolinazo” y del atraso energética son los que hoy cuestionan el “gasolinazo”.

¿Y quienes son esos responsables?

Todos lo saben, pero se hacen de la vista gorda; la mayoría prefiere la doble moral del anonimato en redes; prefiere ser parte de la grosera realidad de la “posverdad” –a los que sólo importan la percepción y la emoción, antes que la verdad objetiva–, y son felices portando el virus del odio al otro, al que piensa distinto, al que prefiere la verdad y coloca en la basura la “posverdad”, al que acude al dato duro, a las lecciones del tiempo y la historia al que...

Lo de hoy no es la razón ni la verdad, sino la percepción y la emoción que inundan las redes. Lo de hoy es la sinrazón y el olvido de la verdad. Lo de hoy son los revolucionarios de starbucks cuya herramienta no son las ideas, la verdad y menos las ideologías, sino el odio y las emociones inyectadas en su teclado touch.

¿Y la verdad? ¿Y la razón? ¡Qué se chinguen!

¡Están maduros los frutos del odio; la de 2018 será la elección del odio!

Al tiempo.
15 Enero 2017 04:00:00
A 25 años, ganó Salinas
En el mundo y en México el hombre del momento es Donald Trump, nuevo presidente de Estados Unidos.

Y en México y el mundo muchos están “al filo de la butaca”, en espera de lo que vendrá con un locuaz en el timón de la potencia del orbe. Por eso el mundo y México diseñan estrategias y toman las medidas pertinentes para mitigar los efectos del “huracán Trump”.

Pero en México el efecto Trump va más allá. Destapa otro fenómeno que, si bien no es del agrado de muchos, en los hechos confirma una de las grandes lecciones de la historia.

Resulta que cuando Trump propone derribar el TLC –y cuando en México todas las voces defienden el acuerdo comercial–, en los hechos no sólo se reivindica al Presidente más satanizado en los tiempos modernos –a Carlos Salinas–, sino que se confirma uno de los grandes fracasos de la oposición política de izquierda.

Vamos por partes. El éxito del TLC, el intento de Trump por tirarlo y la defensa que hacen todos en México –incluso AMLO– le dan la razón histórica a Carlos Salinas, artífice del Tratado. Coloca el tiempo a Salinas como visionario de la globalidad, mientras sus críticos de hace más de un cuarto de siglo quedan reducidos a charlatanes y merolicos de plaza pública.

¿Cuántos políticos, partidos, líderes y dizque salvadores de la patria crucificaron a Salinas y lo convirtieron en “perro del mal” y “villano favorito”? ¿Dónde están “intelectuales” y opinócratas cuyo índice flamígero pontificaba el fin de los tiempos y la traición de Salinas. Pocos aceptan su pifia.

Pero la tragedia es mayor. El éxito del TLC y la reivindicación histórica de Salinas son, al mismo tiempo, prueba del fracaso de una generación de la llamada izquierda mexicana, que se construyó a partir de satanizar al visionario Salinas. El PRD nació como oposición al neoliberalismo salinista. ¿Dónde están hoy Salinas y dónde sus adversarios del PRD y Morena?

Otro fracasado es el EZLN chiapaneco, que “se colgó” del TLC para detonar su aparición y justificar su guerra al Estado. Nadie niega el valor y la justeza de los reclamos zapatistas, pero nadie puede decir que las comunidades indígenas están hoy mejor.

El EZLN se equivocó al utilizar el TLC como emblema del presunto fracaso de la apertura comercial de Salinas y como ariete del supuesto fracaso de la apertura democrática de Zedillo.

Equívoco tal que hoy el EZLN presentará una candidata presidencial.

El PRD, Morena y el EZLN –y sus líderes– retrasaron un cuarto de siglo la modernización del país. Hoy siguen sin entender las lecciones de la historia.

Al tiempo.
13 Enero 2017 04:00:00
Duarte: ¡90 días y… contando!
Hoy se cumplen 90 días que Javier Duarte –ex gobernador de Veracruz–, se dio a la fuga, a pesar de prometer que enfrentaría la justicia y todas las acusaciones en su contra. La promesa fue un engaño para ganar tiempo en la huida.

Y es que –como saben–, a pocos días de la desaparición de Duarte, la autoridad federal casi lo atrapa en uno de sus primeros refugios, en Chiapas. Sin embargo, una poderosa organización –presuntamente criminal– lo habría trasladado “a un lugar seguro”.

Hoy, Duarte, no sólo es el hombre más buscado por la justicia mexicana –más buscado que los propios narcotraficantes–, sino que se ha convertido en símbolo de la corrupción política de nuestro país, sea que se trate de políticos del PRI, PAN, PRD y Morena.

Además, Duarte podría significar uno de los mayores lastres para el PRI –en cuanto a imagen y preferencias electorales–, en las elecciones de junio próximo y las federales de 2018. Y es que a la menor provocación sobre actos de corrupción, la referencia elemental será el veracruzano Duarte.

En el fondo, Duarte será el emblema que podrían enarbolar adversarios del PRI en sus propuestas contra la corrupción. Y la razón es elemental; la inmoralidad y la ambición sin límite de Duarte no acaban de sorprender a propios y extraños.

En realidad –y luego de conocer el tamaño del desfalco en Veracruz–, queda claro que Duarte y su grupo más cercano fueron una verdadera máquina depredadora del dinero público, que debió servir para el bienestar de los veracruzanos.

Pero el mayor escándalo, no en la ambición desmedida de Duarte y tampoco las montañas de dinero que hurtó. No, el verdadero escándalo es la maquinaria casi perfecta que diseñó el grupo de saqueadores –encabezados por Duarte–, que no llegaron a gobernar sino a saquear las arcas públicas.

Y, en efecto, es incuestionable el enojo social por pillos como el Duarte de Veracruz, entre muchos otros. Sin embargo, también es cierto que para hacer posible la maquinaria casi perfecta que saqueó Veracruz no se necesitaron dos, ni tres ni cinco cómplices… En realidad se requirió de la complicidad de todo el aparato institucional del Estado mexicano.

¿De qué estamos hablando?

De que Duarte no pudo saquear las montañas de dinero público que se llevó, sin la complicidad de cada uno de los partidos representados en el Congreso de Veracruz; sin la simulación del Congreso de la Unión –diputados federales y senadores–, y sin la complicidad de su partido, el PRI.

¿Dónde estaba el PAN –sus diputados, senadores y dirigentes estatales y nacionales, durante los seis años que Duarte saqueó Veracruz?

¿Dónde estaban los jefes del PRI, del PRD, y de otros partidos, cuando Duarte saqueó Veracruz?

Peor aún, es público que Andrés Manuel López Obrador, el dueño de Morena, pactó una alianza electoral con Duarte para tratar de contener al PAN y al PRD.

Por eso las preguntas. ¿Qué responsabilidad tienen López Obrador y su alianza solapadora, en el saqueo de Duarte? ¿Cuánto del dinero que saqueó Duarte fue usado para la campaña de Morena en Veracruz?

Vale recordar que durante toda la campaña electoral para relevar a Duarte, el señor AMLO nunca cuestionó siquiera con el pétalo de una rosa al gobernador veracruzano. ¿Por qué AMLO pactó políticamente con un pillo del tamaño de Duarte, formalmente gobernador del PRI?

Pero lo más grave es que mientras que en México nadie voltea a ver las redes de complicidad política y criminal de Duarte, en los últimos 90 días el exvirrey de Veracruz va por el mundo a salto de mata, usando documentos falsos, huyendo de la justicia y causando un daño irreparable a la democracia mexicana.

Pero no, el enojo y el descrédito de la democracia mexicano no es sólo por pillos como Duarte. No, también por pillos como Guillermo Padrés, Armando Reynoso Femat, los dos del PAN y Narciso Agundez del PRD, entre muchos otros.

Lo cierto es que ningún partido se salva.

Al tiempo.
12 Enero 2017 04:00:00
¡Rebelión de los idiotas!
En los años recientes dedicamos buena parte de las entregas del Itinerario Político al fenómeno de las redes. Especial atención mereció la categoría de usuarios de redes que definió Umberto Eco como “la legión de idiotas”.

Y es que, como saben, la mayoría de los idiotas de la legión tienen cara de huevo, otros se ocultan en feos e impronunciables pseudónimos y hasta los hay que confiesan ser idiotas de la legión en cadena nacional.

El fenómeno de redes es tal que incluso algunos expertos clasifican a la actual como una sociedad de la opinión global y en tiempo real. Sin embargo, la globalidad y la inmediatez de la opinión han gestado no sólo nuevos fenónemos de comunicación, sino nuevos poderes.

Y uno de esos nuevos poderes es el de las redes, madre amorosa que, a su vez, arropa y empodera a su hijo bastardo –y al mismo tiempo más peligroso para la democracia–: “la legión de idiotas”.

De esa manera, pensar distinto, contrario a las “legiones de idiotas” o de plano cuestionar su verdad, es no sólo políticamente incorrecto sino una suerte de invitación al linchamiento. Y, ay de aquel que piense distinto a lo que dictan las “legiones de idiotas” –que se dicen propietarios de la verdad, la honestidad y la moral–, porque el mundo lo aplasta.

Además de Umberto Eco, se ocupan del tema escritores como Javier Marías, quien dice: “Hubo imbecilidad siempre; imbéciles iban al bar, hacían públicas sus imbecilidades, pero es ahora cuando se organizan, con gran capacidad de contagio. Y hay un problema añadido: la gente se acoquina ante los soliviantados internautas y se disculpa cuando no tiene por qué. Y la gente sufre represalias”.

Pero no se quedó en ello. “Estamos en época de matones, no solo los matones del Estado Islámico… sino de los modernos matones que desde los teclados de sus ordenadores ponen el grito en el cielo por cualquier cosa, que se contagian y azuzan entre sí, que linchan”.

Y frente al atasque de “los matones” de la “legión de idiotas”, Marías recomienda “no hay nada peor que el acoquinamiento, porque da alas a los malvados, a los locos y a los idiotas. Nada peor que ser medroso, timorato, pusilánime... Nada más peligroso que agachar la cabeza ante las injurias gratuitas y las acusaciones arbitrarias, que pedir perdón por lo que no lo requiere más que en la imaginación intolerante de los fanáticos y los matones. Todavía estoy esperando a que la gente alce la cabeza y conteste alguna vez: ‘No tengo por qué defenderme de semejante estupidez’”.

Las posturas que aquí hemos defendido –contrarias al lloriqueo y al fanatismo expresados por “las legiones de idiotas” en torno al gasolinazo–, han provocado que reputados legionarios de la jauría de idiotas exijan que nos despidan los medios a los que ofrecemos nuestros servicios y que dejemos de llamar “legión de idiotas” a los matones que insultan, ofenden, difaman y amenazan de muerte.

Pero resulta curioso que la delirante exigencia de que seamos despedidos por el ejercicio de la dignidad ante los matones de las legiones de idiotas –y el reclamo de que no digamos idiotas a los idiotas– tiene un origen remoto.

Resulta que cuando apenas cruzamos los primeros 17 años del siglo 21 en la prensa mexicana aparecen resabios de la tara heredada de la primera Ley de Censura de la historia: “La Pragmática” de los Reyes Católicos; tara que no era otra cosa que una grosera instrucción oficial para censurar todo aquello que ofendiera la castidad de los oídos de “las buenas conciencias”.

Es decir, los censores de oficio debían prohibir la publicación de todo texto que, a su juicio, ofendiera la castidad auditiva, la moral y todo aquello que atentara contra las buenas costumbres y “las buenas conciencias”. Eso ocurría gracias a “La Pragmática”, que data del 8 de julio de 1502.

Y eso es lo que hoy –algunos siglos después–, propone la idiotez de los censores oficioso de un aspirante a rey, en el México del siglo 21.

¡Rebelión de los idiotas!

Al tiempo.
11 Enero 2017 04:00:00
¡No que no!, con bots buscan tirar a Peña
En el Itinerario Político del 20 de diciembre –titulado La Industria de Engañar Idiotas–, revelamos el testimonio de un joven que trabajó como “bot” en una empresa que vende, al mejor postor, campañas para prestigiar y/o desacreditar personas o instituciones.

El empleo de “Sebastián” –nombre que aísla su identidad–, consistía en manejar 10 “cuentas artesanales” y –al mismo tiempo– simular ser una joven estudiante, que una ama de casa o un hombre homosexual. Por llevar a cabo el engaño en redes le pagaban 6 mil pesos al mes. Dejó el puesto por un conflicto de conciencia.

La empresa para la que trabajaba “Sebastián” organiza no sólo ataques contra empresas sino contra políticos o partidos. Incluso, relató el caso de una elección presidencial en algún país de América de Sur, en donde la empresa mexicana de redes metió la mano. Claro, a cambio de un jugoso pago.

Aquel 20 de diciembre –cuando revelamos el testimonio de “Sebastián”–, nadie imaginaba lo que días después sería un escándalo en redes; la convocatoria al vandalismo, el saqueo y a pedir la renuncia del presidente Peña Nieto, a través de una red de redes bien orquestadas.

Por eso la pregunta: ¿Por qué creció a niveles de escándalo el llamado “gasolinazo”; la percepción de enojo social y los saqueos sin control? ¿Por qué, si detrás del llamado “gasolinazo” existe una montaña de mentiras?

La pregunta era obligada. ¿Por qué? Elemental, porque en todos lados aparecen indicios de que a través de “las redes”, manos criminales alientan el saqueo y el vandalismo, para lograr el descrédito del Gobierno mexicano.

Por eso, en la búsqueda de respuestas contactamos a uno de los organizadores del vandalismo y el saqueo en Tláhuac, delegación que es gobernada por Morena. La revelación del testimonio –dijo que Morena le pagaba para estimular el saqueo–, nos valió una verdadera montaña de insultos, en su mayoría ofensas salida precisamente de bots.

Y, a pesar de la evidencia y de la madriza en redes, los fanáticos de AMLO no sólo negaron todo, sino que arreciaron los insultos, las ofensas y hasta volvieron las amenazas de muerte.

Sin embargo, en su edición de ayer, el diario El Financiero llegó a la misma conclusión, por otra vía. Presentó un reportaje en donde identifica a un jefe de bots, al que entrevista.

¿Y qué creen?

Que abiertamente, Benito Rodriguez, reconoce que le pagaron para inundar las redes con mensajes de miedo. Y claro, nunca revela quién le pagó y tampoco cuánto le pagaron por crear psicosis Benito Rodríguez dice ser el creador de la tendencia en redes #SaqueaUnWalmart, que el pasado miércoles ocasionó psicosis en el Valle de México, a través de la “secta 100tifikos”.

Se trata del usuario de la cuenta @Benito100cia2, la segunda más mencionada con el hashtag #SaqueaUnWalmart; dice tener 21 años, se define como administrador y líder de ataques cibernéticos. Su cuenta de Twitter se ubica en Málaga, España, y respondió peguntas para El Financiero, a travez de Twitter

Dice, entre otras cosas, que próximo objetivo, también pagado, será el hashtag #renunciaPeñaNieto.

-¿Quién creó la secta?

-Yo (@Benito100cia2).

-¿Cuántos la integran?

-Actualmente 230k (mil) miembros, piden unirse 5k por día.

-¿Quién es su líder?

-Yo.

-¿#SaqueaUnWalmart es su mayor logro?

-Sí, se hizo viral rápidamente.

-¿Reciben un pago por posicionar tendencias?

-Sí.

-¿Cuánto cobran por ello?

–Depende de la posición, cantidad de tuits y la viralidad, estamos hablando en dólares, a partir de 500 a mil.

–¿Un partido los contrató?

–Puede ser, esa información sólo se queda con los proveedores.

–¿El hashtag #SaqueaUnWalmart fue pagado?

–Sí, fue pagado.

¡No que no…! ¿Quién apuesta y promueve la caída del Gobierno mexicano?

Al tiempo.
10 Enero 2017 04:00:00
¡Cinco mentiras del gasolinazo!
Los invito a pensar cinco minutos, en las cinco mentiras del gasolinazo.

1.-Muy pocos de quienes se manifiestan contra el gasolinazo saben que más del 70% de los combustibles consumidos en México son utilizados por autos de lujo, de los que más tienen.

Tampoco saben que sólo más del 20% de esos combustibles los usan ciudadanos de medianos y escasos recursos y por el transporte público. Y menos saben que, por ejemplo, el transporte público puede convertir sus unidades al consumo de gas, que es casi 40% más barato.

Dicho de otro modo, los que protestan contra el gasolinazo, en realidad defienden el subsidio a favor de los que más tienen, de los ricos.

2.- Es mentira que el gasolinazo de Peña sea el mayor de la historia. Basta recordar que, por ejemplo, el gobierno de López Portillo incrementó la gasolina en casi 900%; el de Miguel de la Madrid, a 2 mil 400 %; con Salinas se elevó 160%; con Zedillo, casi 300%; con Fox, 25%, y con Calderón, 56 por ciento.

En el de Peña Nieto, el alza sólo alcanza el 47.9% y la percepción social dice que es la peor crisis y la peor alza. ¿Es o no mentira, engaño y hasta una chingadera lo que pregonan en redes, lo que dice AMLO y lo que gritan los partidos Morena, PRD y PAN? ¿Es guerra sucia de una campaña adelantada?

3.- Aquí hemos demostrado, con pelos y señas, que la “movilización social” y la “inconformidad social” tienen mucho más que enojo ciudadano. Sin duda hay enojo, pero es más la “zanahoria engañabobos” que se mueve con fines político-electorales. Y por eso los intentos para desestabilizar.

Distintas empresas, cuya seriedad está fuera de duda, han documentado que más de 3 mil cuentas de redes sociales –Twitter, Facebook y todas de reciente creación– han sido utilizadas para engañar, mentir, difamar, inventar y deformar la realidad.

Es decir, a través de redes, las legiones de idiotas han creado la percepción de que el llamado “gasolinazo” es la peor amenaza de la historia, lo cual –como ya vimos– es falso. Pero, además, las redes también se han convertido en principales impulsoras del saqueo y el vandalismo.

Ayer documentamos el modus operandi y “la mano negra” detrás de los saqueos en la delegación Tláhuac, en la CDMX. Y confirmamos que también vía redes tiran páginas incómodas para ciertos aspirantes a reyes.

4.- Por otro lado, resulta de risa loca la versión “engañabobos” que circula en redes y que supone que vandalismo y saqueos son promovidos por el propio Gobierno federal. Las versiones son mentiras difundidas en redes para deformar la realidad.

Y es que sólo un idiota puede creer que el Gobierno federal promueve las protestas contra el gasolinazo, estimula el vandalismo y alienta saqueos, cuando el más afectado es el Gobierno federal.

Por eso la pregunta. ¿Por qué miles o millones creen esa estupidez? Porque las redes son muchas cosas buenas, pero también son el reino de la estupidez.

5. Lo cierto –de toda la escandalera provocada por el alza de la gasolina y del enojo de desinformados, ignorantes y manipulados– es que no pocos empresarios y comerciantes parecen dispuestos a hacer su agosto en enero.

Es decir, el vandalismo y el saqueo son caldo de cultivo ideal para generar miedo, zozobra, confusión… pero también especulación. Y ese temor y esa zozobra son el ropaje ideal para la especulación y el alza de precios y productos. Y así, en el río revuelto de la desestabilización con fines político electorales, aparece el abuso y la elevación general de precios. Todos quieren ser parte de la piñata.

Y la piñata especulativa dispara la inflación y afecta el salario de los que menos tienen; de los idiotas que, sin saberlo, salen a las calles a provocar que su salario se quede en manos de especuladores.

Y ganan los vividores de la empresa y los vividores de la política. Y pierden los que menos tienen.

Así o más claro.

Al tiempo.
09 Enero 2017 04:00:00
¡Morena organiza y paga saqueos! Un testimonio
La siguiente historia es un trabajo periodístico extremo, de alto riesgo, que por su naturaleza no permitió video ni audio. Se puede creer o no, lo que no demerita su valor testimonial.

Para llegar al testimonio, un reportero de
http://www.letraroja.com realizó horas de seguimiento en Gabinete, luego una decena de filtros y, al final, una madrugada llegó ante uno de los organizadores del vandalismo en Tláhuac.

Pide ser identificado como “Armando” y, como para despistar, se impone como apodo “El Topo”. Dice tener 36 y trunca la carrera en Informática. Es uno de los hombres que han organizando saqueos por Facebook y de los cuales sólo ha asistido a uno. “Para ver que todo salga bien”.

“Tiene algunos tatuajes en los brazos. En su rostro una mueca permanente de inconforme. Al entrar a su casa vemos un par de cervezas en la mesa, que retira en cuento llegamos. Luego tapa una caja de cartón repleta de billetes, que asoma fajos de alta denominación.

“Su casa pasa desapercibida frente a otras y, a pesar de la hora, los vecinos lo saludan como uno más. Confiesa que algunos ‘sospechan a qué se dedica’. Por eso no preguntamos lo obvio”.
“En la casa me pide que apague el celular, que no me espante, que sólo son cuatro personas las que saben que estamos ahí. Que no quieren que nada se grabe y me prestan una hoja para que haga anotaciones; “¿traes pluma?”

“Armando me hace unas preguntas personales, como para tener referencias del reportero. Luego suelta una amenaza simulada cuando –en medio de risas–, en voz alta comenta a uno de los presentes que “a los chivatones no les va bien”.

“Me acercan un café sin preguntar. Es la madrugada de uno de los días de saqueos. Sólo le doy un sorbo. Con temor empiezo las preguntas de manera directa”.

–¿Cómo están organizando los saqueos? ¿Cómo le hacen para que vaya tanta gente?

“Todo es muy simple, hago una imagen y la posteo en varios grupos, la gente la comparte y la pandilla se entera tarde o temprano”. Con la pandilla se refiere a los saqueadores que, asegura, que acuden por su propio pie, sin pago, más que lo que roban.

“Yo sólo le pago a unas cinco o seis personas, 800 pesos por saqueo, son los que motivan a la gente a que robe, ellos también a veces roban, pero la mayoría de las veces sólo gritan o crean caos”.

–¿Cómo que crear caos, qué hacen?

“Sí, dicen que el Gobierno nos debe más, que no tengan miedo, que agarren cosas y salgan corriendo. Y la gente cuando ve que otro lo está haciendo, lo hace también”.

–¿No crees que es muy peligroso lo que estás haciendo?

“Al Gobierno no le importan, ellos nos quieren chingar con el gasolinazo y nosotros los chingamos así. Mientras no sean de mi familia… la verdad es que la mayoría sale corriendo”.

–¿Quién te paga? ¿O cómo les pagas a tus amigos?

“Tengo un contacto, que me da dinero para pagar, a mí me pagan por organizar, yo no robo, sólo trato de que toda salga bien, muchos de los detenidos no los conocemos y no tienen nada que ver, sólo que se les hizo fácil robar y los agarraron”.

–¿Pero para quién lo haces? ¿Tiene nombre?

“Es una señora, hablo con ella por teléfono, no me sé su apellido pero se llama Rosalía. Según me dicen trabaja para Morena, es de las que lleva a gente para que vote, les da ayudas a mujeres, y según tiene familiares en la Delegación. Eso es lo que me dijo el güey que me la contactó”.

–¿Crees que quiera darnos una

entrevista?

“No creo, yo me estoy arriesgando mucho, pero la neta a mí no me importa lo que piensen, no me dan miedo.

–¿Cuánto te están pagando? ¿Vale la pena?

“Me están dando 3 mil pesos por saqueo, me lo pagan en efectivo y me lo mandan con un chavo de un mototaxi. Para mi sí vale la pena, ahorita ando estrenando “telera”.

“Cabe mencionar que hace semanas, Letra Roja publicó que una de las formas como se distribuye la droga en Tláhuac es a través de mototaxis y que estos grupos son muy cercanos a Morena. De hecho impulsaron al voto en las pasadas elecciones por este partido”.

–¿Qué saqueos has organizado?

“Eso no lo puedo decir, me atoran en chinga, pero la mayoría son aquí”.

¿De Tláhuac?

“Sí”

–¿No has pensado que la gente está espantada? ¿Qué dice tu familia?

“La gente se espanta de todos modos, los queremos motivar a una revolución, a que despierten, a que no se dejen pendejear. Yo no hacía nada antes y ahora veme.

–¿Y crees que es la forma correcta de cambiar las cosas?

“No sé si es la forma correcta de cambiar las cosas, pero mientras pueda lo voy a hacer. A mí me pagan por hacer esto, lo hago bien y lo voy a seguir haciendo. ¿Ves esa pantalla?¿ A poco no está bien chingona?”

Hasta aquí el testimonio.

¿Quién se beneficia del saqueo y el caos? ¿Se beneficia el Gobierno?

Al tiempo.
01 Enero 2017 03:53:00
Gasolina: ¡detonante para engaña idiotas!
Hace 25 años, cuando Carlos Salinas propuso el TLC, ocurrió lo que hoy; legiones de idiotas acusaron al entonces presidente de traición a la patria. Satán se tragaría a las empresas mexicanas, decías.

Hoy, todos defienden en México el TLC y –paradojas del acierto–, el presidente Trump lo quiere destruir. ¿Quién se equivocó y quien tuvo razón?

Hace 18 años, cuando Ernesto Zedillo pactó con Clinton el salvamento de la economía mexicana, luego del “error de diciembre”, la misma legion de idiotas pidió su cabeza. Zedillo entregó el petroleo al imperio, dijeron.

El tiempo demostró que Zedillo hizo lo correcto y que fue uno de los grandes presidentes mexicanos. ¿Quién se equivocó y quien tuvo razón?

Hace ocho años, cuando Felipe Calderón decretó la desaparición del SME –cuyo costo era insostenible–, la misma legión de idiotas crucificó al presidente y lo acusó de enemigo del pueblo. Hoy Calderón es otro de los grandes presidentes mexicanos, a pesar del cuento de “la guerra” contra el crimen. ¿Quién se equivocó y quien tuvo razón?

Hoy, la misma legíon de idiotas que por 25 años intentó llevar a México por el camino de Cuba y Venezuela –y que sin pudor miente desde La Jornada, Proceso y otros medios–, usan la gasolina como detonante para engañar incautos, ingenuos, ignorantes y tontos.

Y es que si bien el incremento en el precio de la gasolina significa un primer golpe a la economía de todos –por los efectos inflacionarios del fin del subsidio y la liberalización del precio–también es cierto que luego del primer golpe –y una vez que el mercado estabilice precios, según oferta y demanda–, los beneficios serán claros, sobre todo, para los que menos tienen. ¿Por qué?

Porque sólo pagará el cosdto de la gasolina el bolsillo de los millones de propietarios de autos –muchos de lujo–, y no el impuesto de todos, sobre todo el impusto de los que menos tienen. Hoy, el impuesto de todos surbsidia la gasolina barata, que no beneficia a los pobres, sino a clases medias y a los ricos. Es decir, el dinero que debía servir para programas sociales, subsidia gasolina a pudientes.

El gran cambio que propone el fin del subsidio a la gasolina y el disel es una formidable “vuelta de tuerca” que permite hablar –por primera vez en la historia mexicana–, de un mercado de gasolinas que refleja el costo real de producción, almacen, transporte y distribución y no de un subsidio que –con fines políticos o tributarios–, mantiene el precio bajo, de manera artificial.

Lo ridículo es que cuando un gobierno muestra agallas de promover un cambio de esa trascedencia, políticos y partidos opositores confirmen su enanismo.

Y peor aquellos que con miserables fines electoreros engañan con el cuento del “gasolinazo”.

La legión de idiotas puede engañar a muchos por 25 años, pero no engañara a todos para siempre.

Al tiempo.

AQUÍ NOS LEEMOS EL DOMINGO PROXIMO, PARA RETOMAR LAS ENTREGAS DE DOMINGO A VIERNES. ¡FELIZ AÑO!
23 Diciembre 2016 04:00:00
¿El narco provocó la tragedia en Tultepec?
Parece una necedad –si no es que un homenaje a la estupidez-–, culpar de la tragedia de Tultepec a las autoridades municipales o estatales, cuando es de orden federal la legislación que regula la producción, distribución y venta de explosivos.

Es evidente que voces interesadas en la renta política –en los tiempos electorales mexiquenses–, buscan traducir los muertos de Tultepec en votos a favor de tal o cual causa. Lo curioso es que pretenden culpar al PRI, cuando en los últimos 15 años, Tultepec ha sido gobernado por el PRD.

Por eso recurren al viejo y maniqueo expediente de que la sociedad no se equivoca y que “papá Gobierno” es responsable no sólo de la manutención de sus hijos –los ciudadanos–, sino de cuidar hasta sus malos pasos.

Y es que –según el homenaje a la estupidez–, cuando el ciudadano provoca una tragedia por sus torpezas, ambiciones sin límite o por su “valemadrismo”, entonces la culpa es “de papá Gobierno”. De esa manera, los ciudadanos nunca se equivocan.

Lo cierto, sin embargo, es que muchos indicios apuntan a que tras el estallido de pirotecnia en Tultepec –que hasta anoche había costado la vida a 35 personas–, asoma de nuevo el crimen organizado.

Y abundan los testimonios de fabricantes y vendedores de pirotecnia que apuntan en esa dirección –incluso el del alcalde Armando Portuguez, del PRD–, quien ratificó denuncias de distintos comerciantes del mercado de San Pablito, que dijeron ser víctimas de extorsión por parte de bandas del crimen organizado.

Es decir, la autoridad respectiva no descarta que las peleas por el control del rentable negocios de petardos, y la ambición que esa renta desató en grupos criminales, hayan motivado una suerte de venganza, con el resultado ya conocido.

Y es que según especialistas en pirotecnia, lo ocurrido en el mercado de petardos no tiene características de tratarse de un accidente. Más bien existen muchas evidencias de que se trató de un acto deliberado.

Por lo demás, no sería extraño que el narco y la extorsión ataquen a sus enemigos, sin importar “el daño colateral”. Y si lo dudan, van algunos ejemplos.

El 15 de septiembre de 2008, una bomba de fragmentación explotó en la plaza Melchor Ocampo de Morelia, en medio de un grupo de gente que se reunió para el tradicional grito. Murieron ocho personas y más de 100 resultaron heridas. Los responsables fueron Los Zetas.

El 23 de enero de 2009 autoridades detuvieron en Tijuana al sinaloense Santiago Meza López, “El Pozolero”, quien aseguró que disolvió en ácido a al menos a “300 enemigos” en la guerra entre los cárteles de Sinaloa y Tijuana. El 31 de enero de 2010 asesinaron a 10 alumnos del plantel 9 del Colegio de Bachilleres, en la colonia Villas de Salvárcar en Ciudad Juárez, Chihuahua. Se presume que los criminales buscaban a un sujeto vinculado al narcotráfico.

El 13 de marzo de 2010 un grupo de sicarios mató a tres personas vinculadas al Consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez, ante el hecho el presidente Barack Obama repudió el crimen.

En marzo de 2010, hombres armados asesinaron a 10 personas que viajaban a bordo de una camioneta que cruzó un bloqueo realizado en una autopista del Triángulo Dorado. El 11 de junio de 2010, unos 20 hombres armados irrumpieron en una clínica de rehabilitación para drogadictos y asesinaron a 19 internos en Chihuahua.

El 28 de junio de 2010 sicarios asesinaron al candidato a gobernador del estado de Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú, y a cuatro de sus colaboradores cuando los emboscaron camino a un evento de campaña para las elecciones del 4 de julio. El 15 de julio de 2010 integrantes de La Línea, vinculado al cártel de Juárez, mataron a cuatro personas con un coche bomba. Entre el 22 y 23 de agosto de 2010, en San Fernando, Tamaulipas, 72 migrantes murieron ejecutados a manos de los Zetas.

En marzo de 2011 en Allende, Coahuila, donde integrantes de los Zetas desaparecieron a más de 300 personas en ese municipio. El 25 de agosto de 2011 un comando presuntamente de Zetas prendió fuego al casino Royale, en Monterrey. El resultado, 52 personas muertas. El 20 de septiembre de 2011, dos camionetas de redilas, con 35 cadáveres aparecieron debajo de un puente en la avenida Ruiz Cortines, cerca de la Plaza Américas en Boca del Río. Se trató de un ajuste de cuentas entre Zetas y el cártel del Pacífico.

El 26 de mayo de 2013, en el bar Heaven, ubicado en la Zona Rosa de la CDMX, hombres armados se llevaron a 13 jóvenes, quienes aparecieron muertos en una fosa clandestina en Tlalmanalco, Estado de México.

Muchos indicios apuntan a que de nuevo el crimen organizado habría atentado contra inocentes.

Al tiempo.
22 Diciembre 2016 04:00:00
Tultepec: ¿por qué? ¡Ni uno más!
La del pasado martes en Tultepec es la mayor tragedia que provoca una actividad artesanal como la pirotecnia, que tiene su capital mundial en Tultepec, Estado de México.

Pero más allá del número de personas que perdieron la vida en el estallido del pasado martes –hasta anoche la cifra era de casi 40 muertos–, lo cierto es que no se trata de una novedad.

Es decir, en los últimos 18 años se han registrado 15 explosiones, con un saldo de 69 personas muertas y 219 heridos. Aún así –y a pesar del alto costo en vidas–, los habitantes de Tultepec insisten en continuar con la “tradición”.

Y, como ocurre en tiempos político-electorales, lo fácil es culpar a la autoridad municipal, estatal o federal por una tragedia como la de Tultepec, tragedia que sin duda indigna y ofende, porque además es la del mayor número de víctimas mortales de la historia.

Sin embargo, la gravedad del caso también debe llevar a la reflexión y llamar al análisis.

¿Por qué –como sociedad– somos incapaces de darnos los mínimos de seguridad en el desempeño de una actividad de alto riesgo, como la pirotecnia?

La respuesta todos la conocen. Porque a pocos artesanos y comerciantes se les capacita para mantener la seguridad y preservar los riesgos. Todos saben que es un negocio rentable, pero no saben cuestiones elementales como su manipulación y traslado.

¿Por qué casi cada año ocurre lo mismo, con más o menos víctimas mortales? La respuesta está a la vista de todos.

Porque más allá de que la autoridad municipal, la estatal y la federal han diseñado protocolos de seguridad en Tultepec, muchos artesanos le dan la vuelta a los protocolos de seguridad, convierten sus casas en talleres clandestinos, los expendios en bodegas y, al final, sólo importa la ganancia.

¿Por qué la autoridad no ha prohibido una actividad de alto riesgo y que significa un peligro latente para decenas de personas? La respuesta es sabida por todos. Porque los gobiernos estatal y federal han tratado de prohibir la pirotecnia, pero grupos de las llamadas izquierdas han salido “en defensa de las tradiciones” y plantean argumentos idiotas como el que supone como un atentado a la cultura y la libertad al trabajo, la prohibición de la pirotecnia.

¿Por qué, a pesar del riesgo que existe en la práctica de artesanías como la pirotecnia, proliferan los negocios clandestinos, la fabricación ilegal de pólvora y artefactos explosivos, sin que ninguna autoridad sea capaz de regular la actividad?

La respuesta es elemental. Porque en el peligroso negocio de la pirotecnia sólo mandan las leyes del mercado; la oferta y la demanda por un lado, y lo rentable del negocio por el otro. Mientras miles de personas demanden cohetes y fuegos artificiales, el negocio sigue boyante.

Pero, además, porque no existe un grupo político –un partido o un conjunto de partidos– capaces de proponer al Congreso de la Unión una solución integral al problema de la pirotecnia clandestina y los riesgos para la población, de tal manera que la respuesta del Estado sea integral y no sólo temporal o de maquillaje. Es decir, acabar con la demanda, para terminar con la oferta.

¿Por qué ninguna institución del Estado, como el Congreso, ha promovido las reformas necesarias para el cambio de la cultura de la pirotecnia y la sustitución por otra actividad?

También todos conocen la razón. Porque lo mas fácil es cuestionar a los gobiernos municipales, estatales o al Gobierno federal –cada que existe una tragedia como la del martes pasado–, que proponer que la sociedad ya no demande cohetes y artefactos explosivos en todo tipo de festividades.

¿En cuántas escuelas se enseña el peligro de detonar cohetes en las calles, el riesgo para la salud, el grave daño a la contaminación?

¿Por qué ninguna institución del Estado ha propuesto capacitar con otros oficios a los hijos de los artesanos de la pirotecnia, a fin de romper una tradición de alto riesgo?

Lo cierto es que la seguridad de los artesanos de la pirotecnia no le importa a los partidos, tampoco a los diputados o senadores, y menos a los congresos locales. Salvo cuando se producen tragedias como la que vivimos el pasado martes –en la que todos se dicen preocupados y alarmados–, a todos se les olvida el tema una vez que terminó el efecto mediático.

Peor aún, la seguridad tampoco importa a los propios artesanos, comerciantes y distribuidores de pirotecnia. Sólo en 2016 se clausuraron 45 locales en la zona urbana de Tultepec, que operaban en forma clandestina y sin los mínimos de seguridad.

Sí, la autoridad tiene una gran responsabilidad. Pero también los artesanos, comerciantes y quienes consumen los petardos.

¿Por qué más muertos en Tultepec? ¡Ni uno más!

Al tiempo.
21 Diciembre 2016 04:00:00
Deporte y política; ¡fracaso seguro!
Luego de la crítica a las estupideces de Cuauhtémoc Blanco –y que alguna oficina de Cuernavaca nos mandó “santa madriza” en redes–, urjamos para demostrar que la combinación entre deporte y política ha sido –históricamente–, un fracaso seguro.

Es decir, se equivocan del cielo al infierno todos los que creen que un atleta olímpico o un deportista famoso tiene las mismas cualidades que lo hicieron brillar en las pistas y en las canchas, para el desempeño en la política y/o en el poder.

Muchos se desempeñan con profesionalismo en actividades relacionadas con los deportes –como el periodismo deportivo–, pero la política y el poder parecen ser el agua y el aceite con el poder y la política.

¿Lo dudan?

1.- Bernardo Segura, marchista reputado a partir de Sidney 2000, cuando fue descalificado a pesar de llegar en primer lugar. Años más tarde lo despidieron del Instituto del Deporte del Distrito Federal por tráfico de influencias.

2.- Ana Gabriela Guevara: excampeona mundial en el 2003, la atleta se incorporó a las filas de la política, primero en el PRD y años después se convirtió en senadora por el PT, gracias a la influencia de AMLO. ¿Qué ha hecho como senadora, además de cobrar los bonos y las dietas? Nada.

En 2011 la PGR le inició una investigación por defraudación fiscal. Recientemente fue noticia por la golpiza que le propinaron unos hombres tras un incidente de tránsito.

3.- Tatiana Ortiz Galicia: después de que en el 2008 ganó la medalla de bronce en clavados sincronizados en la plataforma de 10 metros decidió inmiscuirse en la política, por lo que ganó una regiduría en el Estado de México –en 2012–, por el PRI. Sin embargo, las autoridades mexiquenses le abrieron una carpeta de investigación por extorsión, abuso de autoridad y enriquecimiento ilícito.

4.- Fernando Platas: clavadista olímpico, se convirtió en el titular del Instituto Mexiquense de Cultura Física y Deporte del Estado de México. En 2015, Alfredo Castillo, titular de la Comisión Nacional del Deporte (Conade) lo señaló como el orquestador de la sanción impuesta por la Federación Internacional de Natación (FINA) luego de declinar a la Organización del Mundial de Natación 2017.

5.- Cuauhtémoc Blanco: futbolista; desde el primer día del 2016 dice ser Alcalde de Cuernavaca, Morelos, a pesar de que un grupo de socios y amigos toman las decisiones del Gobierno. Se le acusa de presuntos vínculos con el crimen organizado y mantiene una feroz disputa con el gobernador Graco Ramírez, quien hizo lo que debía, ya que Blanco puede terminar en una amenaza peor que la familia Abarca en Iguala, Guerrero. Es cuestión de tiempo.

6.- Jorge Kahwagi: boxeador y político, pero también blanco de constantes escándalos. Primero decidió entrar a la casa de Big Brother, También ha sido criticado por sus operaciones estéticas. Su paso por la política fue tan falso como sus peleas de box. Fue secretario y presidente del Partido Nueva Alianza. La fiesta es lo suyo.

7.- Soraya Jiménez: pesista ganadora de medalla de oro en Sidney 2000. Primera mujer en conseguir un logro como ese. Coqueteó con el PAN en el gobierno de Felipe Calderón, para atraer a las filas partiditas “talento deportivo”. Antes de su muerte prematura se le acusó de la falsificación de documentos que la acreditaban como pasante de la carrera de Administración de Empresas, en los previos a una competencia internacional.

8.- Alejandro Cárdenas: el velocista fue subdirector de Calidad para el Deporte de la Conade (2009-2013). Durante su cargo, se le acusó de pagar 2 millones de pesos para adquirir equipo deportivo de halterofilia, proyecto que dejó inconcluso.

9.- Carlos Hermosillo: uno de los futbolistas más recordado por la gente del Cruz Azul, en el 2006 lo nombraron titular de la Conade, pero lo acusaron de trabajo ineficaz y de no transparentar los recursos.

10.- Raúl González: el exmarchista consiguió la medalla de oro en 1984. En 1988 fue titular de la Conade y se mantuvo en constante conflicto con Mario Vázquez Raña presidente del Comité Olímpico Mexicano (COM). El resultado de ese enfrentamiento se dio cuando en los Olímpicos de Barcelona (1992) enviaron 102 atletas, pero sólo obtuvieron una medalla.

11.- Daniel Bautista Rocha: marchista que destacó al obtener la medalla de oro en los juegos de Montreal en 1976, se convirtió en regidor de Monterrey. Pasó sin pena ni gloria en el cargo.

La lista puede seguir, pero no existe un solo caso de éxito político y eficacia en el ejercicio del poder, por parte de un exdeportista.

¿Así, o más claro?

Al tiempo.
20 Diciembre 2016 04:00:00
La industria de engañar idiotas
Contra lo que muchos suponen, uno de los negocios más rentables de la era digital es el de engañar personas.

Es decir, en la era digital existe un rentable negocio cuyo mercado es meterse a redes sociales, inventar opiniones, insultar, difamar, denigrar y/o exaltar inexistentes virtudes para tal o cual patán, lo que además de provocar el descrédito o la exaltación de los objetivos seleccionados, también genera cientos de millones de pesos para empresas nacionales y/o globales.

Se trata de una industria “engañabobos”. Es decir, empresas que por un pago millonario –la campaña más barata cuesta un millón de pesos– provocan una tendencia de opinión artificial y/o inventada en redes o en la web, que es usada con fines políticos, sociales, electorales y/o comerciales.

En la mayoría de los casos se trata de tendencias que buscan destruir la imagen de una persona, un producto, un candidato y/o exaltar una imagen engañosa –engañabobos– de una persona o un producto.

El problema –y la virtud del negocio– es que se necesitan dos para cerrar el círculo del engaño. Primero, deben existir los bobos que dan por cierto todo lo que ven, leen o escuchan en redes. Y segundo, que deben existir los bobos que creen que las tendencias en redes significan algo.

Y si dudan de la existencia de la industria de engañar idiotas, va un testimonio dado a conocer en el portal
http://www.letraroja.com.

Sebastián Martínez estudió la carrera de Comunicación. Después de graduarse encontró una vacante de community manager.

Cuando asistió a la entrevista del empleo, le informaron que pasaría por un periodo de prueba en donde no manejaría las redes de las marcas, sino que trabajaría con cuentas falsas de redes sociales. En pocas palabras, Sebastián trabajaría como bot o usuario falso de redes sociales, que trabaja para clientes que le piden que le dé “me gusta”, “seguir”, o que deje cierto tipo de comentarios.

Todos saben que los bots, o cuentas falsas, son fácilmente identificables. Sin embargo, Sebastián fue contratado por una agencia que fabrica “cuentas artesanales”. Es decir,  perfiles falsos de redes sociales que aparentan ser reales.

A diferencia de los bots –generados automáticamente por un programa y que sólo hacen lo que el cliente pide–, cada cuenta artesanal desarrolla una personalidad y publica distintos tipos de contenido, además de lo que el cliente le indique.

“Yo manejaba 60 cuentas. En algunas fingía ser mamá, en otra un señor casado, un homosexual o una chavita de preparatoria… en la cuenta de Twitter de la estudiante, por ejemplo, publico en las mañanas cosas como: ‘Lunes. Qué flojera ir a clases’. En el caso de la cuenta de la mamá, le doy ‘me gusta’ a artículos de cuidado de los niños y dejo comentarios acerca de los supuestos hijos”.

Acerca de los clientes que acuden a este tipo de servicios, Sebastián relata que en su mayoría son políticos. La agencia en donde él trabaja ha sido contratada por el PRI, PAN, Partido Verde y Morena. Aunque todo tipo de políticos utilizan las cuentas falsas para conseguir apoyo y seguidores en sus redes sociales, algunos usan esto más que otros. “Manuel Velasco, el gobernador de Chiapas, es el que más paga. Es como nuestro dios”, dice Sebastián.

Los políticos mexicanos son los mayores clientes de las cuentas falsas de redes, pero estas también son solicitadas por empresas privadas y hasta por políticos del extranjero. Sebastián cuenta cómo un tiempo él y sus compañeros trabajaron para una aerolínea que les pedía hablar mal de la competencia.

Sin embargo, el caso más impactante fue cuando les pidieron apoyar a un candidato presidencial de un país sudamericano. “Para que el engaño fuera creíble, teníamos que fingir que éramos de ese país, no de México. Nos enseñaron a usar las palabras de allá. En vez de estudiar, teníamos que decir chancar. En vez de dinero, guita”.

El salario promedio de un “bot” es de 6 mil pesos al mes, por casi 12 horas de trabajo. Además, muchos de los trabajadores de las agencias de cuentas falsas se enfrentan a conflictos éticos y se preguntan si lo que están haciendo es correcto.

Por estos motivos muchos de los jóvenes que hacen este tipo de cuentas renuncian a los pocos meses, “y hay quien no dura ni dos días”. Muchos de los que nos insultan en el condominio de abajo –el de los comentarios– son “botargas” a sueldo para ofender y estimular el odio hacia nuestro trabajo. El fraude en redes; la industria de engañar idiotas que creen todo lo que ven y leen en redes. ¿Hasta cuando? Al tiempo.
19 Diciembre 2016 04:00:00
¡La estupidez de un futbolista!
El de Cuauhtémoc Blanco no es el primer caso de un deportista que –de manera fallida– incursiona en política y menos en un cargo de elección popular.

Tampoco es nueva la experiencia para una sociedad –como la mexicana– que suele creer que la mejor alternativa contra políticos corruptos y tramposos es la elección de deportistas, actores, payasos, futbolistas o los mal llamados “independientes”,

Lo nuevo –en el caso de Cuauhtémoc Blanco, entre otros–, es que el exfutbolista y Alcalde de Cuernavaca confirma lo que todos saben: que la estupidez propia del poder no sólo florece en el jardín de los políticos y los líderes sociales que se creen salvadores de la patria.

No, lo cierto es que la estupidez, la transa y la ratería atacan por igual a políticos, líderes sociales, futbolistas, payasos “de tele” y hasta a los llamados independientes, como es el caso del “Bronco” de Nuevo León.

Y viene a cuento el tema porque el exfutbolista Cuauhtémoc Blanco –a la sazón Alcalde de Cuernavaca– está lejos de mostrar en la política y el ejercicio del poder los dotes de consumado goleador y menos un talentoso “gambetero”.

No, lo ridículo es que en su papel de Alcalde de Cuernavaca, “El Cuau” ratifica que fue picado por el feo virus que ataca a políticos y líderes mexicanos: la estupidez, la corrupción y la transa.

¿Por qué?

1.- Porque Cuau nunca entendió que ingresar a la política y ejercer un cargo de elección popular no es lo mismo que la compra “cachirul” de un lugar en tal o cual competencia de la corrupta industria del futbol.

Y es que Cuau cometió la estupidez de hacer trampa en la postulación de su candidatura a Alcalde de Cuernavaca. Y no, nadie pretende decir que el futbol sea más o menos corrupto que la política. En realidad son idéntica porquería.

El problema es que hay políticos idiotas y exfutbolistas que, ya en la política, muestran su estirpe de idiotas e imbéciles para la política y para el ejercicio público.

2. Dígalo si no el hecho de que Cuauhtémoc Blanco no sólo cobró millones para ser candidato –lo que de suyo no sólo es una ratería injustificable, sino una estupidez mayor–, ya que hasta firmó un contrato que documenta la trampa.

3.- Pero no conforme con la estupidez anterior, Blanco “enseñó el cobre” desde que llegó a la Alcaldía de Cuernavaca. Pocos días después de asumir el cargo de Alcalde de Cuernavaca, Cuau pregunta sobre “las minas de oro” de una alcaldía. Pronto inició la explotación de esas fuentes de rica miel.

4.- Por eso, por su ambición sin límite, entró en colisión con el partido que lo postuló. Y es que “Cuau” y el PSD disputaron el control de la basura y el agua del municipio de Cuernavaca; dos de las minas en un Gobierno municipal.

Es decir, que Cuau le quiso quitar “el negocio” a quienes lo invitaron “a la fiesta”. Por eso la pelea, porque el futbolista salió más rata que sus patrocinadores. Cuau también buscó esas fuentes de dinero.

El pleito no se hizo esperar y la vulgar disputa de dos grupos mafiosos que pelean por el mismo barril de rica miel, escaló hasta niveles de escándalo. Entonces apareció una nueva estupidez.

5. El ex futbolista jugó el juego de la víctima del poder y del pago de “paleros” para dizque presionar con supuestos simpatizantes que salieron a defender su gestión. ¿Quién cree esa estupidez? Al parecer otros paleros de peor calaña; La Suprema Corte.

6.- Pero lo peor es que Blanco se dejó “asesorar” por un puñado de supuestos especialistas que cada día hace ver al futbolista en retiro como uno más de los pillos de la políticos. ¿o que Cuau sería un alcalde honesto, impoluto y sin mancha. Lo cierto es que resultó todo un mafioso, igual o peor a todos aquellos a los que –según prometió– exhibiría.

7.- Hoy Cuau es uno más del montón de políticos pillos que van detrás del dinero, que se roban las arcas púbicas y que pelean con uñas y dientes por seguir pegados a la ubre del poder, del dinero público fácil.

Cuau no sabe y no sabrá para qué sirve el poder. Lo que sí sabe –a la perfección– es que la política es una mina de oro para los políticos tramposos y mafiosos como López Obrador, el nuevo defensor de Cuauhtémoc Blanco.

Lo más curioso es que a pesar de que Cuauhtémoc Blanco es el prototipo más escandaloso de la mediocridad política, las instituciones del Estado sean incapaces para frenar al político que encarna el emblema de la estupidez política.

Al tiempo.
18 Diciembre 2016 04:00:00
La ‘madriza’ a una senadora
Nada –y nada es nada–, justifica la “madriza” que manos criminales propinaron a Ana Gabriela Guevara, agredida en las calles de la capital del país a causa de un presunto incidente de tránsito.

Y no existe –por donde se quiera ver–, razón que justifique la agresión a la velocista que gusta de viajar en motocicleta.

Y muchos podrán decir misa –y justificar el hecho, como respuesta a la prepotencia propia de políticos o de las mujeres de la política–, pero tampoco en ese caso se justifica la “madriza”.

Y es que la barbarie callejera –lanzada contra mujeres o contra hombres–, no debe o no debiera tener lugar en una sociedad de mujeres y hombres civilizados y educados en la convivencia democrática.

Es decir, mujeres y hombres formados en el respeto a las libertades y los derechos del otro –derechos como el libre tránsito, sea en bicicleta, motocicleta o patín del diablo–; formados en el respeto al que piensa distinto, disiente y discute sin imponer el pensamiento propio y tampoco descalifica las opiniones distintas.

El problema es que en esa selva de la antidemocracia que son las calles, todos los días y a cada minuto –en todo el país–, aparece la verdadera radiografía del mexicano medio; fotografías de cuerpo completo que nos exhibe a casi todos como manada de bárbaros.

Y es que en la calle todos o casi todos somos el troglodita que no se asume como ciudadano; que transpira intolerancia y odio al que camina junto a él; animal autoritario y valemadrista que mienta madres a todos y contra todo y que no respeta a nada ni a nadie.

Animal citadino que subido sobre las dos ruedas de un patín del diablo, una bicicleta, motocicleta o las cuatro llantas de un automóvil, es igual de cafre, irrespetuoso, violento y violentador de todas las reglas de Tránsito y convivencia pero que rabioso reclama para sí, el respeto que nunca concede al otro.

Lo curioso es que la senadora golpeada en la calle –y cuya agresión nada justifica–, es la misma legisladora cuyo partido –y ella misma–, no respetan las reglas básicas de la convivencia democrática en el Congreso; cuyo líder manda al diablo las instituciones cuyos colegas –y ella misma–, ofenden con bonos insultantes y cuyos gobernantes “madrean” todos los días a los ciudadanos con sus raterías y corruptelas.

Sí, “la madriza” a la senadora es injustificable, pero la llamada de atención por la barbarie callejera es para todos porque empieza en la casa y la familia.

¿Y qué hacer y qué decir si senadores y diputados son espejo de las “madrizas” callejeras a los ciudadanos? ¿Qué decir de la autoridad que pronto resuelve la “madriza” a una senadora y nunca atiende las “madrizas” a los ciudadanos de a pie?

Al tiempo.
16 Diciembre 2016 04:00:00
Focos rojos en el PAN; ¡Yunes presidenciable!
Ni el jefe nacional del PAN, Ricardo Anaya, y mucho menos el poderoso Rafael Moreno Valle –casi exgobernador de Puebla–, parecen percatarse del “escorpión político” que metieron a Acción Nacional.

¿Por qué? ¿De quién se trata?

Porque no pasará mucho tiempo para que ese animal político llamado Miguel Ángel Yunes –nuevo Gobernador de Veracruz–, enseñe sus verdaderas intenciones a futuro.

Y es que Yunes, para el que no lo sepa es –en la más pura definición aristotélica–, uno de los más acabados animales políticos mexicanos. Yunes es un hombre de poder al que poco o nada importó pelear por un gobierno estatal de sólo dos años, porque en menos de esos dos años construirá la plataforma para su “sueño dorado” de décadas.

¿Y cuáles son las intenciones políticas de Yunes en el futuro próximo?

Sólo los ciegos o los tontos no quieren ver que no pasará mucho tiempo para que Yunes “sacuda a todo México” con sus intenciones de buscar la candidatura presidencial para 2018, por el PAN, el partido al que llegó casi agonizante, luego de que fue echado del PRI tras militar durante más de tres décadas en el tricolor.

Y mientras esa revelación casi divina ocurre, “lactantes” y “párvulos” que con Ricardo Anaya se apoderaron del CEN del PAN, hacen buena parte del “trabajo sucio” a Miguel Ángel Yunes, quien muy pronto se colocará como el “quinto al bat” en el PAN, luego de Margarita Zavala, de Ricardo Anaya, Javier Moreno Valle y Ernesto Ruffo.

Es decir, que mientras Yunes construye su proyecto presidencial, sus aliados lo convierten en mártir de las pillerías del PRI, piden un salvavidas de dinero público para la candidatura presidencial de Yunes y hasta le preparan el escenario para convertirlo en el nuevo “rey de la honestidad valiente”.

Pocos en el PAN han querido ver que a Yunes le importa un pito el Gobierno de casi dos años de Veracruz. Pocos saben que ese animal político salido de las canteras de la grilla de Veracruz no requiere más que esos casi dos años para construir su candidatura presidencial y que, llegado el momento, se tragará vivos a Ricardo Anaya y a Rafael Moreno Valle, verdaderos aprendices de brujo que poco o nada entienden de la lucha por el poder.

Y mientras llega el momento de Yunes, Ricardo Anaya sigue empujando la campaña de cruzado contra la corrupción y Moreno Valle sigue creyendo que los astros lo han iluminado, sin darse cuenta que pronto se caerá a pedazos el teatro montado en Puebla.

Y mientras todo eso ocurre y en tanto Anaya sigue creyendo que en Yunes tiene a un aliado, el Gobernador de Veracruz se ha convertido en el hombre del momento entre panistas y expriistas.

Y es que Yunes ya inició una campaña de abierto populismo, ya consiguió que todos ven a Veracruz como ejemplo de la lucha contra la corrupción, ya ganó notoriedad a nivel nacional y por la dinámica política del estado, Veracruz “será nota” durante los dos años siguientes.

Y es que, a querer o no, Yunes trae un “momentum”, trae una inercia contagiosa, genera esperanza real, es un tipo duro que genera confianza y que hace suponer a muchos incautos que se necesita un candidato como Yunes para sacar al PRI de Los Pinos… Por lo menos eso es lo que creen no pocos incautos panistas en Veracruz.

Lo que pocos quieren ver, sin embargo, es que ese animal político llamado Miguel Ángel Yunes es, antes que panista, un político formado en las más rancias disciplinas de lo más viejo y más bajo del PRI.

El Gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes –igual que los buenos animales políticos–, sólo tiene lealtad con Yunes. Por eso no respetará lealtades en el PAN –como no las respetó en el PRI y menos con la profesora Gordillo–, y acabará con todos aquellos que se pongan en su camino rumbo a 2018.

¿Y qué hará Yunes para llegar a 2018, cuando le queden por ahí de seis meses como gobernador? Encargará Veracruz a su hijo, que hoy gobierna Boca del Río. Es decir, lo hará candidato a gobernador, sea por el PAN o por cualquier otro partido.

Y lo hará ganar, mientras Yunes padre se lanza para 2018.

Y mientras Javier Duarte sigue prófugo, en cualquier encuesta Yunes saldría muy bien colocado. ¿Por qué? Porque es el único que logró tirar a un pillo como Duarte, aún siendo éste cercano a Peña.

¿Dejarán pasar los panitas a un presidenciable como Yunes? Por lo pronto hay focos rojos en la colonia Del Valle.
15 Diciembre 2016 04:00:00
¿Parricidio de Ricardo Monreal contra AMLO?
La historia parece una ficción política. No lo es. En realidad es el Plan B de uno de los más experimentados políticos mexicanos y quien –por si tenían dudas– ha militado no en dos, tampoco en tres, sino en cinco partidos políticos distintos.

Nos referimos al “animal político” llamado Ricardo Monreal, quien saltó del PRI al PRD para ser gobernador de Zacatecas y que para sobrevivir luego debió militar en el PT, Movimiento Ciudadano y, al final, en la Morena de AMLO.

Sin embargo –y a pesar de que Monreal parece uno de los leales de AMLO–, lo cierto es que López Obrador habría tratado de “tirar” a Monreal de toda posible aspiración del zacatecano al Gobierno de la Ciudad de México –a pesar de que encabeza todas las encuestas–, lo que no sólo fracturó la relación entre el de Tabasco con el de Zacatecas, sino que podría cambiar de manera radical los escenarios para 2018, tanto en la elección presidencial como en la contienda por la CDMX.

¿Y cuÁl es ese cambio?

Poca cosa. Resulta que, como ya se dijo, Obrador “rompió lanzas” con Monreal, luego de que el de Zacatecas no se sumó a la campaña de AMLO para “demoler” a Miguel Mancera. Y es que –como aquí lo dijimos en su momento–, Ricardo Monreal ganó la delegación Cuauhtémoc gracias a una alianza secreta con Mancera.

Y si dudan del rompimiento de AMLO con Monreal, basta echar una mirada a una reciente entrevista –en El Universal–, en donde el exgobernador de Zacatecas reconoce pocas posibilidades de que AMLO lo apoye como candidato a la CDMX, ya que no se sumó a la “madriza” lanzada por Obrador contra Mancera.

A 14 meses de “gobernar” la delegación más emblemática de la Ciudad de México, Monreal admite que sus declaraciones de no confrontación con el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, le han generado problemas dentro de su mismo partido. Y es que López Obrador ordenó a todos sus leales “demoler” a Miguel Mancera.

Pese a que Monreal no se sumó a esa “madriza”, advierte que ha actuado con sinceridad y que desde su llegada a la Cuauhtémoc aclaró que no se enfrentaría con el mandatario local y lo ha intentado.

Lo cierto es que, en el fondo, la “jugada” que estarían planeando Mancera y Monreal es que ante la negativa de AMLO para que Morena haga candidato a la CDMX a Monreal, el de Zacatecas podría renunciar a Morena y aceptar una nueva alianza con Miguel Mancera, para 2018. ¿Y cómo sería esa alianza? En realidad sería una genialidad.

Con el apoyo de Mancera, el zacatecano Monreal sería el más aventajado candidato del PRD al Gobierno de la capital del país, lo que colocaría a los amarillos en posición de recuperar la Ciudad de México, al tiempo que Monreal sería el pivote para empujar la candidatura de Mancera a 2018, en la propia capital del país.

Frente a ese escenario, los grandes perdedores serían Morena y su dueño, Andrés Manuel López Obrador.

¿Y por qué?

Porque sin Monreal en las filas de Morena y con candidatos fallidos a la CDMX –como Claudia Sheinbaum y Martí Batres–, el decano de los presidenciables estaría en condiciones de perder uno de los bastiones fundamentales para 2018. Y es que sin la victoria en la Ciudad de México y tampoco en el Estado de México –en donde Morena no tiene nada qué hacer–, las posibilidades presidenciables de AMLO se reducen de manera considerable.

Y, claro, los grandes ganadores serían –en ese orden– el PRD y Los Chuchos –que recuperarían la CDMX–, además de Miguel Mancera, que mantendría el control político electoral de la CDMX y, sobre todo, Ricardo Monreal.

Y es que –según todo el escenario anterior– Monreal sería no sólo el candidato del PRD a la CDMX, sino virtual jefe de Gobierno de la capital y un potencial presidenciable para 2024. ¿A poco no es una jugada digna de la ficción política? Nadie debe olvidar que ese es el juego del poder.

Por lo pronto, el escenario supone –como queda claro– un parricidio político. Es decir, Monreal mataría, políticamente, a su padre político, López Obrador.

¿Y a quiÉn sorprendería un parricidio más?

AMLO mató a Cárdenas, Mancera mató a Marcelo Ebrard; Ricardo Anaya mató a Gustavo Madero… y Monreal podría matar a Obrador.

¿Tendrá… las agallas?

Al tiempo.
13 Diciembre 2016 04:00:00
¡Hace 25 años, el PRD era peor que Trump!
Cuando el candidato republicano y luego presidente electo Donald Trump se lanzó contra el Tratado de Libre Comercio, los primeros en poner el grito en el cielo fueron los políticos mexicanos de la llamada izquierda.

Todos, incluso AMLO, se escandalizaron y hasta se enredaron en ridículos actos de fe contra el locuaz demócrata que, sin pudor, dijo que acabaría con el TLC y –con ello–, pondría en riesgo millones de empleos y miles de empresas que han vivido del TLC.

Sin embargo, muy pocos militantes de la izquierda –y del PRD– han tenido vergüenza y decencia para reconocer que se equivocaron hace 25 años –cuando Carlos Salinas propuso, negoció y forzó la aprobación del TLC–, y menos han aceptado que su comportamiento de hace un quinquenio era peor que el discurso que hoy enarbola Trump.

Acaso el único que, de manera pública, dijo “nos equivocamos”, ha sido el expresidente del PRD, Carlos Navarrete, quien expresó un “mea culpa” en entrevista periodística. Dijo: “pensábamos, en aquel tiempo, que el TLC era lo peor que le podía suceder al país, que aumentaría nuestra dependencia y que no iba a ayudar en gran cosa”.

Hoy Navarrete es un convencido, a pesar de que él mismo propuso reabrir el TLC el 8 de enero de 2008, lo que el propio Trump propuso en 2016. Hoy Navarrete reconoció que el TLC fue más benéfico que perjudicial.

Sin embargo, otros como Pablo Gómez, sufren amnesia y dicen que no se opusieron al TLC, “sino a la redacción aprobada”; grosero juego de palabras de los merolicos que nunca se equivocan.

Pero figuras de las izquierdas –Cuauh-témoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, entre muchos otros–, que eran feroces críticos del TLC, hoy no sólo guardan silencio, sino que son severos críticos de Trump, a pesar de la ridícula contradicción.

Y esos incongruentes no sólo guardan silencio, sino que nada han dicho sobre el éxito del TLC y mucho menos han reconocido el papel visionario de Carlos Salinas. Sí, a pesar de que Salinas aún es visto como “el villano favorito”, fue un visionario del TLC. Y el mejor ejemplo es el empoderamiento de Trump. Y si bien no se atreven a reconocer la victoria histórica de Salinas, tampoco han reconocido el fracaso discursivo de las izquierdas. Y, mucho menos, han reconocido que se equivocaron.

Sin embargo –y en el colmo del delirio, algunos siguen sacando raja política del odio sembrado contra Salinas, al que motejan como “el jefe de la mafia” del poder. No reconocen –y nunca lo harán–, que tuvo razón con el TLC.

A su vez, Cárdenas dijo que con el TLC, “a México le asignaron el papel de suministrador permanente de mano de obra barata… y no podríamos estar satisfechos con el futuro de la liberalización económica, que sólo extrapolaría las tendencias actuales y agudizaría las fallas”.

A su vez, durante 2003 la dirigente del PRD Rosario Robles, propuso la revisión del TLC –como parte de su plataforma electoral–, en tiempos en que Pablo Gómez era jefe de los diputados amarillos y Carlos Navarrete era secretario general.

Un cliente frecuente de la crítica al TLC fue AMLO. Durante 20 años se montó en la mentira de que Salinas era el diablo y que el TLC era su guadaña contra los
mexicanos.

Hoy, una vez que Trump propuso tirar el TLC, AMLO le dijo a Carlos Loret que defendería el TLC y que si el presidente electo de Estados Unidos era un riesgo para México y los mexicanos, estaba dispuesto a defender al país, codo a codo, al lado de Peña Nieto.

En realidad, López Obrador es el más mentiroso de todos. Por décadas ha criticado a los gobiernos de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto, “por seguir la política privatizadora, neoliberal y entreguista” del TLC.

Es decir, AMLO, el PRD y las izquierdas ha vivido por más de dos décadas de la renta político electoral de la crítica al TLC. Pero cuando otro presidenciable –como Trump–, también saca raja y renta política del TLC, entonces esa izquierda mexicana ponen el grito en el cielo.

Doble moral “engañabobos”.

Al tiempo.
12 Diciembre 2016 04:00:00
¡Censura del INE, a favor de AMLO!
Es posible que el Gobernador saliente de Puebla, Rafael Moreno Valle, haya utilizado dinero público para su candidatura presidencial y, por ello, endeudado a Puebla a niveles de escándalo.

Incluso, es probable que el Congreso de Puebla y Moreno Valle deban rendir cuentas por abusos de dinero público, con fines político-electorales.

Y hasta existe una posibilidad de que Moreno Valle resulte, con el tiempo, perseguido por presuntas pillerías como las cometidas por los gobernadores de Veracruz, Chihuahua, Quintana Roo y Oaxaca.

En efecto, los escenarios anteriores son probables. Pero también es cierto que en todos los casos corresponderá a la autoridad respectiva fincar la eventual responsabilidad.

Sin embargo, también es cierto que Moreno Valle se ha convertido en un perseguido político-electoral. ¿Por qué?

Porque el INE, el mismo que solapa y protege la ilegal candidatura de Andrés Manuel López Obrador –y que hasta hace poco solapó la ilegal candidatura de Ricardo Anaya–, es el mismo INE que persigue a Moreno Valle, quien en tanto ciudadanos con derechos plenos, declaró abiertamente sus aspiraciones a la candidatura presidencial por el PAN.

Pero el caso es más escandaloso –y por ello más ridículo–, es la grosera y vulgar censura que pretende imponer el INE al ejercicio periodístico. Y es que como si fuera un vulgar “árbitro vendido” –de los deportes espectáculo–, el INE censura libertades básicas como la de expresión y hasta pretende prohibir el periodísmo profesional.

Resulta –como saben–, que Joaquín López Dóriga entrevistó a Moreno Valle –en su informativo Chapultepec 18–, en donde el Mandatario poblano no sólo confirmó sus aspiraciones presidenciales, sino respondió a preguntas de interés general.

Es decir, que un servidor público, que ostenta un cargo de elección popular, como Moreno Valle, acudió a un programa periodístico para responder interrogantes de interés general.

El periodista no hizo otra cosa que cumplir escrupuloso su oficio. Sin embargo, según la “visión borrosa” del INE –algunos le llaman miopía–, quiso ver ese trabajo periodístico como “pecado de lesa aspiración presidencial”.

Por ello, el INE ordenó a Televisa bajar de sus plataformas digitales el programa en cuestión, lo que de inmediato fue rechazado por el político, el periodista y por Televisa.

Y, les guste o no a los malquerientes de Televisa y de Moreno Valle, lo cierto es que tienen razón López Dóriga, la televisora y Moreno Valle.

¿Por qué? Porque aceptar que el periodismo es parte de una precampaña y/o campaña presidencial, sería aceptar el fracaso de la democracia mexicana; sería regresar a los tiempos de la inquisición, la censura vulgar y grosera, la antidemocracia y la política del beneficio a los amigos y la persecución de los adversarios.

Y es que –guste o no a los señores del INE–, el intento de censura a Televisa, al periodista y a Moreno Valle, resulta un retroceso intolerable a la democracia mexicana.

Pero la parcialidad y la miopía del INE no se quedó en eso. En días pasados, el Instituto Electoral retiró su manto solapador al jefe nacional del PAN, Ricardo Anaya, a quien por meses dejó hacer y deshacer con los spots del PAN.

Sin embargo, de manera repentina, el INE ordenó a una radiodifusora retirar los spots de Anaya sobre una entrevista periodística al también precandidato presidencial. Otro intento de censura de risa loca. ¿Por qué?

Porque el decano presidencial, AMLO, lleva meses pregonando su candidatura presidencial, usando dinero público, dando decenas de entrevistas y –con el argumento de que se trata del líder del partido Morena–, el INE prefiere el silencio solapador… ¡calladito se ve más bonito!

En efecto, al señor Anaya se le pueden cuestionar muchas cosas; raterías y opacidad de millones de pesos de su patrimonio, pero en la sanción que le impuso el INE son muchos los indicios de que no existe más que consigna y un piso disparejo y empedrado para algunos presidenciables del PAN, en tanto que al campeón del engaño la mentira y la trampa; a López Obrador, el INE no lo toca ni con el pétalo de una llamada de atención.

Y es que cada vez resulta más evidente que algunos consejeros del INE se comportan como mafiosos de banda criminal, que sólo cumplen la consigna de convertir en presidente a López Obrador; presidente a costa de destruir las instituciones.

¡Al diablo las instituciones…! Para que gane AMLO.

Al tiempo.
09 Diciembre 2016 04:00:00
¡Regresa AMLO a Televisa!
Los fanáticos de Andrés Manuel López Obrador se enojaron porque el decano presidencial cometió “el pecado” de regresar a “la odiada” Televisa, en donde lo cuestionaron de verdad. Y “la nota” no es sólo lo que preguntaron y tampoco lo que AMLO respondió.

No, “la nota” es que el decano regresó a Televisa porque esa televisora es indispensable para sus proyectos
presidenciales.

Y es que todo lo que haga AMLO en 2017 –en el estado de México y en su construcción mediática–, será vital para “edificar” su candidatura a 2018. Y si en el estado de México AMLO guerrea o pacta –el fin justifica los medios–, necesita alianzas y aliados mediáticos.

Dicho de otro modo; AMLO arrancó su campaña presidencial en Televisa porque “Chapultepec” sigue siendo “el medio” para constrir votantes. Por eso el lenguaje moderado y las formas amables de López.

Y, claro, porque a despecho de los que suponen que la televisión abierta ya no produce votos, “el rey de las redes” confirmó que los ciudadanos que acuden a las urnas no son –y no serán en 2018–, los nativodigitales y/o los usuarios de redes.

Las redes hacen ruido, crean odio y percepcion, construyen o destruyen prestigios, pero la televisión abierta sigue modelando votantes; aquellos por los que van Morena, el PRI, el PAN y el PRD.

Pero el mayor aporte de la entrevista a Obrador es “la congruencia” del decano presidencial. Sí –como motejó “Gilga”–, “Liópez” respondió lo que le vino en gana, casi nunca lo que le preguntaron.

Es decir, AMLO es el mismo de hace 20 años. ¿Lo
dudan?

El 2 de junio de 1996 –en Misantla, Veracruz–, en declaración durante un mitin, dijo que existía “un proyecto para deponer al presidente Ernesto Zedillo, inspirado y promovido desde el extranjero y vinculado a grupos políticos y económicos que traicionan al régimen para apoderarse de las riquezas del país”.

Por ello, prometió: “Por encima de todo, condenamos cualquier intento y cualquier acción cuyo propósito sea debilitar las instituciones nacionales, porque no sólo saldría del poder el Presidente, sino que perderíamos toda la nación”.

Y en un momento insólito que traicionó a Cárdenas, propuso: “Zedillo podría tener el apoyo del pueblo mexicano, de nosotros mismos, pero no se la quiere jugar del lado del nacionalismo, de los intereses patrios… Si para salvar la República tenemos que apoyar a la Presidencia, no vamos a titubear en hacerlo”.

El mensaje fue claro. AMLO propuso –y lo consiguió–, ser presidente del PRD, en alianza con el presidente Zedillo y de ahí salieron la reforma electoral de 1996-1997 y el aval presidencial para que AMLO fuera candidato al GDF en el año 2000.

Hace horas, Carlos Loret preguntó a AMLO: “¿Estaría usted dispuesto a colaborar con el Gobierno de Peña Nieto, para enfrentar lo que pudiera venir con Donald Trump?”

AMLO dijo: “Si hubiese una amenaza a los intereses de los mexicanos, a los derechos de los migrantes”.

Loret repreguntó: “¿Se pondría del lado de Peña Nieto?

AMLO reiteró: Sí, si la causa lo demandara, fácil, ahí estaría del lado de Peña Nieto y de quien fuese para defender al pueblo, para defender a los migrantes y para defender la soberanía del pueblo”.

Y como los ciudadanos tenemos derecho a especular, especulamos. ¿Propuso AMLO un pacto –otro pacto–, a Peña Nieto? ¿Qué daría cada cual a cambio? ¿la moneda de cambio es el Estado de México?

Otro acierto fue cuando Loret cuestionó: “Están de moda los candidatos antisistema. Están ganando los candidatos antisistema en todo el mundo, es una ola. ¿Usted es el candidato antisistema en México?

AMLO: “Yo estoy en contra del régimen corrupto y pienso que hace falta un cambio verdadero, una transformación. Si eso es ser antisistema, pues sí, soy antisistema.

Y Ana Francisca Vega repreguntó: “Oiga, y cómo se puede ser antisistema siendo parte, digamos, recibiendo por ejemplo financiamiento público, estando en la vida pública desde hace muchísimos años ¿Se puede?”.

AMLO: Sí, porque el objetivo nuestro es transformar, no los cargos… hace falta un verdadero cambio… y este régimen está podrido y mientras dure este régimen; mientras se mantenga peor nos va a ir desgraciadamente”.

Una perla. AMLO es parte del “régimen podrido”. Y hace lo mismo que Chávez y Maduro en Venezuela, que Evo en Bolivia y Castro en Cuba. Pero la joya fueron las pregunta sobre Cuba y la dictadura de Castro.

Quedó claro; el dictador Castro es “álter ego” de AMLO. Es decir, López Obrador aspira a ser el Castro mexicano y convertir a México en remedo de Cuba.

Al tiempo.
07 Diciembre 2016 04:00:00
De Atlanta a Querétaro; ¡negocio sucio de Anaya!
Luego de revelar que de 2014 a 2016 el jefe del PAN, Ricardo Anaya, viajó a la ciudad de Atlanta en125 ocasiones, un empresario de Querétaro nos regaló otra pista. Atlanta es sede de la empresa Autopartes Napa, a la que Anaya dice rentar un local y para la que habría construido una nave industrial.

Y la madeja revela que el director y presidente de Napa México es Juan Lujambio Irazábal, hermano del desaparecido Alonso Lujambio, quien fuera titular de la SEP en el Gobierno de Calderón. ¿Y eso qué…? Diría un curioso.

Que durante el Gobierno de Francisco Garrido Patrón –2003-2009– nació amistad entre el secretario de Gobierno, Ricardo Anaya, la entonces titular de la SEP estatal, María Guadalupe Murguía Gutiérrez –vinculada con Alonso Lujambio–, y Juan Lujambio Arazábal, hermano del titular de la SEP. ¿Y eso qué…? Insistirían.

Que en 2013, casualmente cuando Ricardo Anaya era diputado federal y cuando el PAN protagonizó el escándalo de “los moches”, en Querétaro se edificaban las bodegas comerciales supuestamente propiedad de la esposa de Anaya.

Y es curioso que todos los locales tienen un denominado común; son franquicias –Autopartes Napa, Scorpion y pollos Church’s–, cuyos registros no son públicos, ya que la concesión de una franquicia es actividad comercial entre dos particulares, por lo que no es posible acceder al franquiciatario a través del IMPI.

Pero el escándalo es mayor si recordamos que los locales que Anaya dice rentar –y cuya renta permite el elevado nivel de vida que muestra– están declarados como “propiedad por donación” a su esposa. Lo curioso es que nadie sabe el nombre del donador.

A su vez, panistas de Querétaro afirman que Ricardo Anaya es propietario de los locales que renta y que, al mismo tiempo, sería dueño de las franquicias a las que renta los locales. Un empresario de la industria automotriz confió que el jefe nacional del PAN “parece ser” accionista de Autopartes Napa. Es decir, que sería socio de Juan Lujambio Arazábal. Otro dijo que, en realidad, Lujambio “podría ser” prestanombres de Anaya.

Por eso –y en tanto socio de Napa, cuya matriz se localiza en Atlanta– Ricardo Anaya tendría a su familia en Atlanta, como parte de los beneficios de un franquiciatario. Dicho de otro modo, que Napa México estaría pagando los costos de viajar y vivir en Atlanta. ¿Y por qué razón, si todos los negocios de Ricardo Anaya son limpios y legales, por qué ocultar la verdad?

Pero no es todo. Según dijo Ricardo Anaya a El Universal, a través de su empresa Jumiserra S de RL de CV, desarrolló una nave industrial que vendió “con fecha reciente” por 53 millones de pesos. No proporciona ningún dato adicional, como la extensión o ubicación del local.

A su vez, en entrevista con Carlos Loret, el señor Ricardo Anaya señaló que para adquirir el terreno y construir la nave industrial contrajo un crédito hipotecario con Banamex por cerca de 6 millones de pesos en 2014 y un crédito con el parque industrial donde se ubicó la nave.

Sin embargo, en ninguna declaración patrimonial, ni en entrevistas ni en su micrositio de aclaraciones Anaya especifica ningún dato relacionado con dicha propiedad. Por eso se desconoce la extensión, el monto del crédito que el parque industrial le otorgó y la ubicación del mismo.

En Querétaro empresarios panistas dicen que la nave industrial que ocupa el Centro de Distribución Napa México es la misma nave industrial que Ricardo Anaya construyó y luego habría vendido en 53 millones de pesos.

Es decir, un negocio redondo, al amparo del poder y la política; negocio cuyos detalles se pueden consultar en la página
http://www.letraroja.com

Y mientras florecen los negocios de Ricardo Anaya, su amiga queretana y presunta socia, María Guadalupe Murguía Gutiérrez –vinculo entre Napa, Anaya y Lujambio–, es diputada federal y en febrero de 2017 se convertirá en presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados. El poder suficiente para esconder los negocios sucios.

Negocio sucios y política, del rey de la transparencia y la honestidad. Negocios sucios de Ricardo Anaya.

Al tiempo.
06 Diciembre 2016 04:00:00
‘Los Papayos’, de AMLO a la maestra Gordillo
En la década de los años 60 y 70, en los gobiernos estatales –todos en manos del viejo PRI–, era común escuchar la expresión “Los Papayos”. ¿Y a quienes motejaban como “Los Papayos”?

A los hijos de gobernadores, legisladores y líderes del partidazo. ¿Y por qué el mote de “Los Papayos”?

Porque eran los mimados “hijitos de papi” quienes, al menor capricho y ocurrencia, exigían participar en el botín del poder.

Se les escuchaba reclamar: “Papá… Yo quiero…”, “Papá, quiero tal cargo”, “tal puesto”. Así, la voz popular acuñó un peculiar apócope del “Papá… yo..”.

Y nacieron “Los Papayos” que, de acuerdo con la Real Academia de la Lengua, podrían ser ejemplo del “nepotismo”, entendido como la “desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos”.

¿Conocen a “Los Papayos” mexicanos?

1.- Existen “Papayos” en el primer círculo familiar de López Obrador, quien colocó a su hijo José Ramón López Beltrán como coordinador de los comités seccionales de Morena en el Estado de México.

Otros dos hijos; Andrés Manuel López Beltrán y Gonzalo López Beltrán, son coordinadores de Morena –respectivamente– en la CDMX y en Tlaxcala, mientras que los hermanos de AMLO, Pío López y José Ramiro López coordinan Morena en Chiapas. ¡Bonita familia!

2.- Rubén Humberto Moreira Guerrero no es un “júnior” más en Coahuila. No, es hijo de Humberto Moreira, exgobernador de Coahuila. El joven dijo en redes que participaría en la contienda electoral 2017.

“Esperemos que el partido ponga reglas justas y abra la elección interna a la ciudadanía… Queremos que nos juzgue quien más nos interesa: la gente”, dijo el hijo del exgobernador que dejó a Coahuila con una deuda de 30 mil millones de pesos.

3.- Otro que “va con todo” para la próxima elección de Tabasco es el hijo de Roberto Madrazo. En la página del Congreso local aparece el perfil de Federico Madrazo Rojas, quien se presenta como “hijo del político tabasqueño, Roberto Madrazo Pintado”. Presume que buscará el gobierno de Tabasco por el PVEM, partido del que es diputado al Congreso local.

4.- Está el caso de Maricruz Montelongo Gordillo, hija de Elba Esther Gordillo –exlideresa del SNTE–, y madre de René Fujiwara, diputado federal –plurinominal– del Panal. En el caso de las hijas y el nieto de Gordillo, “Los Papayos” llegaron a la tercera generación. Más aún, recientemente falleció Mónica Arriola Gordillo, hija de “la profesora”, quien se desempeñaba como senadora de Nueva Alianza.

3.- Sylvana Beltrones es hija del expresidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones. Sylvana es diputada por la vía plurinominal electa en 2015, mientras que su esposo, Pablo Escudero, es senador del Partido Verde. “Los Papayos” por partida doble.

4.- Javier Herrera, hijo del exgobernador de Veracruz, Fidel Herrera, obtuvo una diputación plurinominal en la entidad, por el PVEM, en junio de 2015. Todo, gracias al padre.

5.- Rosario Robles, titular de la Sedatu, inició en la política a su hija, Mariana Moguel, con una diputación local en la Asamblea Legislativa. Luego, y siempre gracias a “mami”, la llevó a la dirigencia nacional del PRI, en donde pasó sin pena ni gloria.

6.- El hijo de Arturo Núñez –actual gobernador de Tabasco–, Néstor Núñez, es diputado federal. Su campaña se vio envuelta en un escándalo por la filtración de un audio en el que habla con Ricardo Monreal –hoy delegado de Morena en Cuauhtémoc– sobre simular contratos de renta de inmuebles urbanos.

7.- El coordinador del PRI en el Senado, Emilio Gamboa, empujó a la política a su hijo, Pablo Gamboa, quien obtuvo el triunfo en el distrito III en Yucatán, en junio de 2015. Pablo Gamboa dice que a sus 23 años es uno de los fundadores del periódico de distribución gratuita Más por Más. Claro, todo gracias a “papi”.

8.- El hijo de Manuel Bribiesca y Martha Sahagún –a su vez esposa del expresidente Fox–, Fernando Bribiesca, ocupó uno de los 10 escaños que tuvo el Panal en el 2012, pese a su inexperiencia en la política.

9.- Alejandro Murat, hoy gobernador de Oaxaca, es hijo de José Murat, exgobernador del mismo estado y viejo militante del PRI. ¿Alejandro gobernará solo?

10.- Manuel Velasco Coello, gobernador de Chiapas está repitiendo la historia de su abuelo, Manuel Velasco Suárez, quien también gobernó esa entidad de 1970 a 1976. Velasco Coello se convirtió en el gobernador electo más joven en la historia del país, a los 32 años. “Los Papayos” y el nepotismo.

Al tiempo.
05 Diciembre 2016 04:00:00
En el Edomex, rebelión contra Ricardo Anaya
A pocas semanas de que inicie el registro de candidatos al Gobierno del Estado de México –para el relevo del priista Erubiel Ávila–, en el PAN de esa entidad se gesta lo que parece una rebelión contra el jefe nacional azul.

Y es que los panistas mexiquenses detectaron lo que –a su juicio–, tiene todas las características de una traición mayor, operada nada menos que por el propio Ricardo Anaya.

¿Qué puede ser tan grave como para que los políticos del PAN mexiquense preparen una rebelión de los azules contra el Comité Ejecutivo Nacional?

Resulta que –una vez abortada la candidatura de Josefina Vázquez Mota al Estado de México–, Ricardo Anaya habría pactado con el PRD de “Los Chuchos” y con los llamados “Galileos”, que el PAN estaría dispuesto a impulsar la candidatura del dizque amarillo, Alejandro Encinas, para enfrentar al PRI en el Estado de México.

Dicho de otro modo, que en la casa de Enrique Peña Nieto, los “Chuchos” del PRD, los “exchuchos” Guadalupe Acosta y Fernando Belauzarán –hoy motejados como “Galileos”–, y lo que queda del PAN de Ricardo Anaya, intentarían repetir el “fenómeno político” electoral de Chihuahua, en donde derrotaron al PRI e hicieron ganar al más “Moreno” de los panistas; Javier Corral.

Pero resulta que –en los hechos–, la “genial” maniobra de Ricardo Anaya estaría a punto de gestar una rebelión de proporciones épicas, en la que participarían no sólo los líderes del PAN mexiquense, los aspirantes a la candidatura al Gobierno estatal por ese partido, sino algunos de los precandidatos presidenciales azules, como Rafael Moreno Valle. Bueno, hasta se podría sumar Margarita Zavala.

Incluso, Moreno Valle concentra sus baterías en el Estado de México –en donde ha sostenido no pocos encuentros con el PAN mexiquense en días pasados–, para mover sus piezas, afinar detalles y pulir lo que ya parece una inminente rebelión contra Anaya. Y es que una alianza PAN-PRD en el Estado de México acabaría con todas las posibilidades presidenciales de Moreno Valle.

¿Y por qué esa peculiar reacción de “todos contra Ricardo Anaya en el Estado de México?

Casi nada. Porque a partir del sabio refranero de que “nadie sabe para quien trabaja”, en el PAN descubrieron que –en el fondo–, Ricardo Anaya trabaja para entregarle la victoria presidencial nada más y nada menos que a Andrés Manuel López Obrador.

“¡Qué qué…! ¿Cómo es posible eso…?” Habrían cuestionado los despistdos.

Pues nada, que la “genialidad” de Ricardo Anaya es en realidad elemental, de párvulos. ¿Por qué?

1.- Porque todos saben que Alejandro Encinas –el eterno aspirante al Gobierno mexiquense–, tiene de perredista, de panista y de independiente, lo que Ricardo Anaya de azul. Es decir, nada.

2.- La realidad política, en el fondo, es que Alejandro Encinas es el hombre de Morena y de AMLO para el Estado de México, pero llegaría al poder con “la piel de oveja” de la alianza todos contra el PRI. Y es que en ese escenario, una vez que Encinas sea goberndor mexiquense, entregaría el estado a los intereses electorales de AMLO, en la contienda presidencial de 2018.

3.- Y podrán decir mis, pero la verdadera lealtad de Alejandro Encinas está con la Morena de AMLO, lo mismo que la lealtad de Javier Corral en Chihuahua –y la lealtad de otros gobernadores que apoyaron el PAN y el PRD contra el PRI–, estará con Morena y con AMLO.

Dicho en términos coloquiales; resulta que el PAN de Ricardo Anaya en realidad trabaja para los intereses presidenciables de Morena y de AMLO.

Por eso la rebelión del PAN mexiquense.

Por lo pronto, crece la preocupación de panistas locales como Ulises Ramírez, José Luis Durán, Laura Rojas, entre muchos otros.

Pero también es cierto que figuras de peso nacional del PAN, como algunos precandidatos presidenciales, ya hablan de una traición histórica de Ricardo Anaya.

Todo ello sin contar con una realidad aplastante; que el Estado de México no es Veracruz, no es Chihua
hua o Aguascalientes…

En el Estado de México el PRI se juega más que el Gobieno estatal; se juega el 2018. Por eso los mexiquenses verán “la madre de todas batallas”.

Al tiempo.

" Comentar Imprimir
columnistas

top-add