×
Alejandro Moreno
Alejandro Moreno
ver +

" Comentar Imprimir
11 Julio 2020 04:16:00
Escuchemos lo que está gritando la gente
La sociedad mexicana sufre un triple temor: el temor a enfermarse de covid-19 y no contar con los servicios médicos que eviten su agravamiento; el temor al desempleo y al hambre, y el temor a la creciente inseguridad pública.

Ésa es la radiografía del México de julio del año 2020.

Ante ello, el gobierno debe abocarse a atender y disminuir las causas de esos tres temores que crecen a pasos agigantados, desbordando en muchos sentidos a las instituciones públicas que hoy lucen famélicas ante un enemigo microscópico pero letal y ante grupos criminales que encuentran en el deteriorado tejido social a su mejor aliado para esconderse y adueñarse de territorios.

Como pocas veces, los temores de los mexicanos se han alineado y amenazan con provocar el retroceso de una generación en el desarrollo social y económico alcanzados.

Para el PRI es evidente que México necesita crear riqueza y repartirla; crear para repartir y repartir para crear, pues ése es el círculo virtuoso que nos permitirá superar la pobreza que marca el destino de 50 millones de mexicanos y contar con los recursos necesarios para garantizar servicios públicos de calidad, que eviten que 61% de los contagiados de covid-19 mueran por no haber sido atendidos oportunamente, que 81% de los fallecidos sea en hospitales públicos y que 71% de ellos sean los más pobres.

Hoy, México es el quinto país con mayor número de muertes en el mundo por covid-19, lo cual se puede y se debe prevenir haciendo pruebas de manera masiva para atender oportunamente a los contagiados y lograr controlar la pandemia. Mientras ello no sucede, las y los mexicanos debemos tomar todas las precauciones necesarias pues lo que está en peligro es nuestra vida.

Entre la sociedad mexicana y sus instituciones públicas debe fortalecerse el vínculo imprescindible de causas-efectos-causas; para lo cual México requiere invertir los recursos públicos necesarios para atender las necesidades actuales de la población.

Lamentablemente, ello no está sucediendo, pues 60% de los mexicanos considera que los recursos económicos para atender la pandemia no han sido suficientes, mientras que 61% desaprueba que no se esté apoyando a las pequeñas y medianas empresas y 69% pide que el gobierno modifique sus programas con base en las nuevas circunstancias del país.

Ante las exigencias sociales, somos millones de priistas los que estamos abocados a trabajar para que a México le vaya bien, y la única manera de salir bien librados de esta pandemia es en unidad y en acuerdo.

El PRI le apuesta a la política para privilegiar los entendimientos en torno a los temas que más preocupan a las y los mexicanos. Seguiremos buscando el consenso y privilegiando la estrecha relación que siempre hemos guardado con la sociedad civil organizada.

Hagamos, pues, política en todas partes: en el hogar, en el ejido, en la fábrica, en los municipios, en los mercados y plazas públicas, con el gobierno federal; política en todas partes y a todas horas.

Tenemos mucho qué hacer, pues perseguimos un enorme propósito: evitar que sigan muriendo mexicanos por covid-19, por la pobreza y por la inseguridad. Para cumplir nuestras tareas todo nos podrá faltar, menos vocación de servicio al pueblo de México.

Estamos obligados a emprender numerosas acciones, pero con realismo, sin el agotador pesimismo ni el inexperto optimismo.

La atención del PRI está en México.

*Presidente Nacional del PRI.
27 Junio 2020 04:00:00
¿A dónde vamos a parar?
México sufre la más seria polarización de su historia reciente. Argumentos clasistas, racistas, de odio y hasta económicos son utilizados por unos y otros para tratar de descalificarse mutuamente. En medio ha quedado la población, en especial la que hoy no tiene comida qué llevar a la mesa familiar y tampoco tiempo qué perder, sin embargo, su clase política está ocupada en “otros pendientes”.

Para nadie es ajeno que las diferencias se han profundizado y con ellas la intolerancia, los enfrentamientos y la violencia. México no puede seguir esa ruta.

La retórica clasista degrada la democracia, a las instituciones y a la propia población, la cual hoy es blanco no solo de un virus que nos amenaza y nos recuerda nuestra mortalidad, sino también de una crisis económica cuya gravedad está por verse pero que, por lo pronto, ya se ha cobrado un millón de empleos formales y un número mayor de empleos informales.

En este contexto, la división es el mayor riesgo que puede sufrir la sociedad mexicana, cuando en realidad debe privilegiarse la unión de esfuerzos, la empatía, la solidaridad y la coordinación. Solos no llegaremos a ningún lado, unidos no tendremos límites.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) hace un llamado a hacer un lado las estrategias electorales que buscan medrar con la tragedia que vivimos los mexicanos y hacer equipo, uno solo, a favor de México.

Es momento de dejar atrás la ausencia en la cual han permanecido desde el 1 de diciembre de 2018 las y los secretarios de Estado. Cada uno tiene funciones concretas de gran importancia para todo el país.

Los proyectos de infraestructura no pueden centrarse en un tren, una refinería y un aeropuerto, pues la pandemia ha evidenciado que es más urgente atender la salud, educación, seguridad y economía de los mexicanos. Para ello, es necesario el desarrollo de un plan estratégico y de mediano plazo para afrontar la pandemia que seguirá determinando nuestra vida durante los siguientes años.

Gran parte del empleo en México es generado por micro, pequeñas y medianas empresas que no se encuentran registradas en el IMSS, pero requieren del apoyo gubernamental para seguir creando fuentes de trabajo. Por ello, el PRI exige que sean contempladas en los esquemas de apoyo directo.

Los meses más difíciles están por venir. La crisis económica apenas inicia, por lo que las fuentes generadoras de empleo requieren de prórrogas en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales. Por solidaridad, el Gobierno mexicano no puede cobrar recargos.

Se ha perdido de vista que la mala alimentación de la población no ha permitido que su sistema inmunológico reaccione oportunamente ante el coronavirus. El PRI exige que sea restablecido el programa social de comedores comunitarios en las zonas más amenazadas por el hambre y la pobreza en México.

Ya es tiempo que los políticos guardemos silencio y escuchemos a la población que emitió su voto para resolver problemas, no para crear más.

El PRI siempre será un factor de unidad y apoyo a la población, no de polarización.


" Comentar Imprimir
columnistas