×
Rosalío González
Rosalío González
ver +

" Comentar Imprimir
21 Noviembre 2020 03:30:00
Termina la era del obispo Raúl Vera López
La era del obispo Raúl Vera López al frente de la Diócesis de Saltillo llegó a su fin este sábado, un día cualquiera, cuando casi nadie se acordaba de que el fraile había enviado hace meses su renuncia al Vaticano.

A partir de hoy, Don Raúl será Obispo Emérito de Saltillo, la última de las tres Diócesis que encabezó y que convirtió en una comunidad religiosa combativa.

Su apoyo a los familiares de los desaparecidos por la delincuencia organizada, el arropo que le dio a la comunidad gay, su militancia en el feminismo, las denuncias contra la corrupción que realizó en contra de gobernadores, alcaldes y presidentes de la República marcaron su pastoral.

Es increíble que Don Raúl se vaya a resignar a convertirse a partir de ahora en un Obispo Emérito que salga solo los domingos a dar misa en alguna parroquia de mediano calado. Y digo increíble por no decir imposible.

Durante los tres años que cubrí periodísticamente su labor, lo vi dar vueltas olímpicas entre las masas durante la celebración de la Virgen de Guadalupe; lo vi celebrar su cumpleaños con los feligreses de Laguna del Rey, la zona más lejana de su Diócesis; lo vi ir a la Fiscalía a denunciar a tres sacerdotes por pederastia; lo vi marchar junto a las dolorosas madres de jóvenes desaparecidos; lo vi oficiar misas para los periodistas que están en la línea del fuego y pedir por su protección; lo vi lavar los pies de los migrantes que pasan por la ciudad, lo vi conferenciar en contra del crimen; lo vimos celebrar en un bar junto a sus amigos; lo vi rojo de la indignación y lo vi riéndose por las cosas más simples; lo vimos incomodar al poder y también vimos cuando el presidente López Obrador lo mandó a saludar en público por el respeto que le guarda a su trabajo como líder religioso; lo vimos enfermar de coronavirus; lo vimos renunciar.

¿Qué sigue para el fraile dominico que en su juventud fue pelirrojo y estudiante de Químicas?, ¿qué sigue para un obispo que no quería renunciar pero que lo alcanzó la edad?, ¿cuál es la siguiente parada para un hombre que no se cansa?, ¿a qué se abocará ahora el activista comprometido con tantas y tan difíciles causas a la vez?. Veremos.

" Comentar Imprimir
columnistas