×
Carlos Moreira
Carlos Moreira
ver +

" Comentar Imprimir
25 Febrero 2017 04:09:00
La Maestra
La elección del 88 debe considerarse un parteaguas en la vida social y política de nuestro país. El PAN lanzó un candidato de primer nivel, pero fue Cuauhtémoc Cárdenas quien logró convulsionar a la nación y generar –luego de su participación– que se fuera modificando el sistema político mexicano. En ese marco ocurrió la salida de Carlos Jonguitud Barrios (uno de los dirigentes más importantes y polémicos en la historia del SNTE) y de su equipo de trabajo más cercano, y la llegada, al liderazgo del sindicato, de la dirigente más importante en la historia del sindicalismo mexicano: la maestra Elba Esther Gordillo Morales.

Eran tiempos de cambio tanto en el ámbito nacional como a nivel mundial. Eran momentos difíciles para el partido en el poder (obvio, no tan graves como los actuales). Y estaba el magisterio en uno de sus peores años en relación con logros salariales y prestacionales.

En las calles de múltiples ciudades, pero especialmente del Distrito Federal, se manifestaban decenas de miles de maestros exigiendo democracia sindical y un aumento del 100% al salario.

Por si fuera poco, el Presidente de la República puso al frente de la Secretaría de Educación Pública a Manuel Bartlett Díaz, político intransigente y de línea dura; y con Bartlett en la SEP estableció una ruta de trabajo para descentralizar el sistema educativo nacional, con lo cual el sindicato corría el riesgo de atomizarse y convertirse en una federación de pequeñas organizaciones gremiales.

La maestra Elba Esther transformó un sindicato que se veía débil y sin proyecto en una impresionante fortaleza política y sindical. Incorporó en los estatutos del SNTE el voto secreto y la proporcionalidad; logró importantes incrementos salariales que llevaron el salario de un profesor de primarias del equivalente a 1.5 salarios mínimos a más de 5 salarios mínimos, y evitó la atomización de la organización.

A diferencia de lo que ocurría en otros sindicatos, la maestra Gordillo procuró ser interlocutor con los poderes y no simple instrumento de los mismos. Fue aliada y adversaria de las principales organizaciones políticas. Fundó un partido político, el cual es hoy en día el referente político del magisterio.

En las dos décadas de trabajo sindical de Elba Esther como líder máximo del SNTE, se tuvieron un sinfín de momentos difíciles; no obstante, ninguno comparado con los primeros días, ni menos aún con las últimas semanas de su gestión sindical.

Hay que reconocer que cometimos errores en el ejercicio sindical. Tanta fuerza en ocasiones se entremezcló con prepotencia. En muchos aspectos los dirigentes sindicales llegamos a cometer el pecado del aburguesamiento. Fueron errores colectivos, de esos que hay que mencionar en primera persona y en plural. Y fueron errores de cálculo políticos y sindicales individuales, errores cuya responsabilidad es exclusiva de su persona y de su círculo más cercano.

Una gran campaña se orquestó contra la organización sindical y en lo particular contra la maestra Elba Esther. Muchos intereses confluyeron.

Con verdades a medias, con acciones judiciales cuestionables en un estado de derecho, con un ejercicio político-legal que asemeja una emboscada, la Maestra fue detenida al aterrizar en el aeropuerto de Toluca. Ya pasaron cuatro años.

Me da gusto que se le permita acceder al beneficio de la detención domiciliaria. Y aunque sé que falta mucho para que se le absuelva por completo, espero ocurra y entendamos todos la dimensión del personaje sindical y político.

Al calce

En diciembre de 2015 escribí un artículo donde hablé de la fuerza del liderazgo de la Maestra. Sigo pensando que es la dirigente más grande que ha dado el sindicalismo mexicano. Me faltó comentar que hubo quien se aprovechó de ella y quienes buscaron y siguen buscando que encabece luchas donde ella arriesga todo, para que ellos intenten acomodarse.
18 Febrero 2017 04:09:00
Tiempo de compromisos
Hace 15 días se llevó a cabo en la ciudad de Saltillo una reunión de trabajadores de la educación con el precandidato a gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís. El objetivo tenía que ver con expresar simpatías y, sobre todo, con escuchar preocupaciones y propuestas para el futuro inmediato.

Buena parte del magisterio coahuilense tiene claro que hay siglas partidistas que les representan y coinciden con sus causas, es decir con la calidad educativa y la lucha por la defensa de los derechos de los trabajadores.

Los 2 mil maestros que se dieron cita a la reunión con Miguel Riquelme saben que estamos en tiempos de ataques políticos y personales, de infundios e insultos; pero que la política también puede ser acuerdo y compromiso; y que esto último enaltece la actividad de las personas.

Creo que fue una excelente reunión, pues Riquelme mostró conocimiento de la realidad educativa y de buena parte de las preocupaciones de los educadores coahuilenses y, más aún, trazó ideas concretas sobre lo que puede ser su actuar gubernamental con relación al sector magisterial

Miguel Riquelme expresó, de entrada, su desacuerdo con una reforma que dista en mucho de ser educativa y que no tendrá efectos positivos en el corto y mediano plazo, pues no se observan acciones de la Federación para atender lo relativo a las tutorías, los cursos, los estímulos y la infraestructura educativa.

Habló además de la necesidad de contar con grupos reducidos de alumnos para que el maestro pueda atenderlos con calidad y calidez; grupos que no superen los 25 estudiantes por salón de clases. Así mismo argumentó a favor de reformar el programa de inglés para garantizar que los alumnos egresados de la secundaria dominen un segundo idioma y estén en posibilidades de acceder al estudio de una tercera lengua.

Con relación a la educación normal, dejó en claro la necesidad de fortalecer el sistema de formación de maestros haciendo de las escuelas normales instituciones educativas que cuenten con una gran oferta de cursos de posgrado, con áreas de investigación, de difusión y de educación a distancia.

Hizo hincapié en combatir juntos el grave problema de obesidad que sufre el estado y que se agudiza en los niños y jóvenes coahuilenses. Para ello comentó que urge un amplio programa de nutrición, contar con más horas de educación física y llevar a cabo programas de acondicionamiento físico en todas las colonias con profesores de educación física como monitores.

Creo que el tema que generó mayor preocupación (y la respuesta un mayor entusiasmo) entre los maestros jóvenes se relaciona con el modelo de cuentas individuales. Es un asunto de la mayor gravedad y que requiere con urgencia medidas de los gobiernos federal y estatal. De no hacer nada en los próximos años, las pensiones de las nuevas generaciones no alcanzarán ni la tercera parte de su último salario.

En la reunión se estableció la creación de un frente común para luchar por modificar un esquema que a todas luces es perjudicial para los jóvenes, quienes están condenados a gozar en el futuro de una pensión de miseria. Un frente que ofrezca una solución en la entidad a los docentes estatales y genere una exigencia y gestión a nivel federal para el resto de los trabajadores.

Es importante que quienes aspiran a gobernar el estado expresen inquietudes y establezcan compromisos.

El magisterio es un gremio plural, con conciencia y compromiso social. Los trabajadores de la educación saben que es importante la unidad para lograr la fortaleza de sus organizaciones y la lucha por sus derechos laborales.
11 Febrero 2017 04:09:00
La Universidad de la Tercera Edad
Hay políticos que hacen su esfuerzo por encontrar simpatizantes con críticas, otros con insultos y algunos más con propuestas. Últimamente la segunda de las opciones se ha vuelto muy popular. Abundan los que intentan conseguir el apoyo de la población incrementando el nivel de odio de la ciudadanía.

Aunque sea menos productivo –electoralmente hablando–, consideró que es mil veces mejor la estrategia que establece críticas, pero sobre todo que emite propuestas y genera compromisos, acuerdos reales.

A uno de estos políticos, surgidos del Partido Nueva Alianza, le escuché hablar sobre un conjunto de ideas novedosas e interesantes, entre las cuales destaco el establecer un máximo de 25 alumnos por salón de clases, que permita la cercanía del maestro con los alumnos; construir un modelo de guarderías de 24 horas que apoyen el desarrollo profesional de las mujeres; establecer la Universidad de la Tercera Edad; luchar por modificar el esquema de cuentas individuales, para generar un futuro viable y digno para nuestros jóvenes; apoyar la educación bilingüe, desde preescolar, y combatir a fondo el problema de la obesidad en nuestra entidad.

La Universidad de la Tercera Edad es un modelo que se observa en distintas partes del mundo y, desde hace pocos años, en algunas entidades de la República Mexicana. El modelo precisa formalidad en los estudios y la incorporación de diversos especialistas.

No implica necesariamente un nuevo espacio físico, sino la colaboración de las instituciones de educación superior en la entidad –creo que encabezadas por la Universidad Autónoma de Coahuila–, todo con la finalidad de generar estudios, programas y contenidos dirigidos a adultos mayores y divididos en cuatro grandes campos.

El primero enfocado a quienes precisan de nuevos conocimientos para continuar en la vida laboral, en un mundo cambiante e inestable, en una sociedad que requiere nuevos conocimientos y en donde los adultos cada vez con mayor facilidad necesitan cambiar de empleo. En este primer campo, quizá habrá que considerar el hecho de que el espacio educativo se destine a cualquier persona que requiera un nuevo perfil académico sin importar sus años de vida (pero agrupados en rangos de edad).

El segundo campo educativo está destinado a quienes buscan una superación profesional y desean realizar o concluir estudios que no pudieron llevar a cabo en la juventud. Se mezcla con el interés laboral, sin ser un requisito indispensable para la motivación y el desarrollo profesional del individuo.

El tercero de los espacios educativos tiene que ver con superación personal y con terapia ocupacional, con un mapa curricular que apoye al individuo a su crecimiento personal y a mantenerse activo y fuerte física y mentalmente en el día a día.

Un cuarto campo de acción de la Universidad de la Tercera Edad debe enfocarse a la investigación que tiene que llevarse a cabo en relación con las necesidades (afectivas, físicas, de salud, demográficas, educativas) inherentes a los adultos mayores.

Creo que hay que hacer hincapié en dos premisas insoslayables. La primera, la declaración de la Unesco sobre la necesidad de un sistema educativo que mantenga su oferta escolar a lo largo de toda la vida, ante la necesidad de todos los seres humanos de aprender sin importar su edad.

Pero además por el creciente promedio de edad de los coahuilenses. Valga decir que en pocos años los adultos mayores serán la cuarta parte de la población. En pocos lustros habrá más personas que superen los 60 años que los niños y jóvenes que tengan menos de 15.

Nuestra sociedad es plural y diversa. Y parte de la pluralidad surge de la edad de las personas.

Los adultos mayores tienen mucho que enseñar y aportar a la comunidad. Y requieren mucho apoyo de las generaciones más jóvenes.

Los adultos mayores requieren atención y oportunidades.
04 Febrero 2017 04:10:00
NA: 25 alumnos por salón de clases
Platicando con un buen amigo que aspira a ser candidato a diputado local por el Partido Nueva Alianza, le escuché mencionar algunas propuestas de dicho instituto político en relación con el futuro inmediato de nuestra entidad; ideas interesantes como establecer un máximo de estudiantes por salón de clases en educación básica, establecer la universidad de la tercera edad, atacar con fuerza y determinación el alto nivel de obesidad de los coahuilenses, generar guarderías de 24 horas que apoyen en sus diversas necesidades a la clase trabajadora, modificar el esquema de cuentas individuales y marcar como objetivo educativo que los alumnos al egresar de la escuela primaria se puedan comunicar en inglés, que lo dominen al salir de la secundaria y en el bachillerato estén estudiando un tercer idioma. Lo anterior sin olvidar la lucha por elevar con un sinfín de acciones la calidad del sistema educativo y fortalecer la vida de las organizaciones sindicales en la entidad.

En relación con el primero de los temas, es decir, el tener un máximo de alumnos por salón de clases en toda la educación básica, la argumentación de Nueva Alianza gira en torno a la imposibilidad de lograr una generalizada calidad de la enseñanza con grupos de estudiantes tan numerosos.

Cabe destacar que en la actualidad aún existen instituciones educativas con grupos de más de 50 estudiantes hacinados en un pequeño espacio físico. Por el contrario, en la mayoría de las naciones que integran la OCDE, las aulas no tienen más de 25 alumnos (y en algunos casos, no más de 20 educandos). Es una de las razones por las que resulta injusto comparar los resultados educativos de nuestros jóvenes con los similares de naciones con promedios de estudiantes por maestro tan diferentes a los nuestros.

Es un hecho que es necesario que el profesor consiga una cercanía con sus estudiantes, sobre todo si reparamos en que nos encontramos en un mundo extremadamente complejo, no necesariamente malo, pero sí muy difícil. Un mundo donde los niños y los jóvenes tienen un sinfín de fuentes para acceder a información diversa (no siempre positiva y/o adecuada a su edad), en el cual la violencia física y verbal es una de las características más palpables de la sociedad, con un porcentaje alto de divorcios, con la adicción o al menos presencia en el mercado de peligrosas drogas y con la inestabilidad laboral de sus padres. Un mundo donde cada niño es especial y precisa de una atención muy cercana por parte de los adultos.

Y bueno, la cercanía que requieren los niños del siglo 21 no se logra en grupos tan numerosos. Ello resulta imposible.

Más aún, hoy en día se vuelve sumamente importante que los docentes no sólo tengan una cercanía con los alumnos, sino que logren construir una comunicación con los padres de familia. E, insisto, eso sólo se consigue con grupos menos numerosos.

Cabe destacar que no es una propuesta/reclamo que surja por primera ocasión entre los dirigentes y simpatizantes de Nueva Alianza. Es algo que se ha ido exigiendo a las autoridades y se ha logrado cierto avance. No obstante hay que acelerar el paso y, sobre todo, no quitar el dedo del renglón

Si queremos calidad educativa, debemos exigir condiciones de calidad, y el hecho de contar con un número máximo de alumnos ayuda en mucho a la búsqueda de un buen proceso enseñanza-aprendizaje.

Asimismo, hay que reconocer que existen aspirantes a puestos de elección que antes de pedir el apoyo están proponiendo acciones concretas para mejorar la vida en nuestra sociedad. Y valga decir que hablar de un máximo de 25 alumnos, de guarderías de 24 horas o de modificar el esquema de cuentas individuales no se encuentran entre los compromisos del resto de los partidos políticos. La semana entrante comentaremos sobre la Universidad de la Tercera Edad.
28 Enero 2017 04:08:00
Causas sociales y compromisos
En tiempos de campaña, existen tres grandes formas de buscar el apoyo de la población, tres estrategias que utilizan los distintos partidos políticos en nuestro país.

Una tiene que ver con entregar recursos, sean económicos o materiales, es empleada tanto por la derecha como por la izquierda y se ejemplifica, se materializa, tanto en la distribución de despensas como en muchachos que por un salario portan una playera y reparten propaganda. Lo primero está cada vez más vigilado, en cambio la contratación de personas es algo muy común, basta ver a los jóvenes que contrata la derecha y les pide hagan campaña en los cruceros. Ah, también en este renglón cabe la compra de espacios periodísticos y de pseudoencuestas.

La segunda estrategia se encuentra de moda y tiene que ver con el insulto, el ataque, las verdades a medias y las mentiras completas. Calentar el ambiente y aprovechar el malestar de la gente suele generar un buen cúmulo de sufragios a favor de alternativas que por lo general carecen de propuestas.

Con ambas estrategias se enloda el proceso electoral, se denigra la vida política del país y se empobrece la dignidad de las personas y de la sociedad en su conjunto.

Existe una tercera opción, una vía distinta, pero en ella casi nadie piensa; y quizá no es tan atendida, pues es una alternativa que no suele generar los votos suficientes para una victoria ya que no gira entorno a resolver con pesos las necesidades más apremiantes de una población en crisis, ni tampoco se aprovecha del malestar y juega con los sentimientos de coraje para, con mentiras e insultos, irritar aún más a la ciudadanía

Es una alternativa que precisa de gente con sueños, congruencia y valores. En ese espacio, con tales características, observo a un grupo de ciudadanos, la mayoría educadores, unos jóvenes y otros jubilados. Personas que piensan que hay otro camino, uno donde fluyen ideas y compromisos.

Nueva Alianza está trabajando entorno a 7 grandes causas. La primera, la que es considerada la más importante para el partido, tiene que ver con la educación, con transformar el sistema educativo y con él a la sociedad coahuilense, una transformación real que no implique explotación de los trabajadores, ni contradicciones ideológicas; una transformación que subraye el espíritu original del Artículo Tercero constitucional: una educación laica, gratuita, obligatoria, de calidad.

La segunda causa busca fortalecer el sindicalismo en nuestra entidad y el respeto a los derechos de los trabajadores, y luchar por aquellos que buscan un empleo digno que les permita la realización y la estabilidad personal y familiar

Una seguridad social de calidad, con sentido humano, con un servicio de salud de calidad y una pensión digna, son los temas fundamentales de otra de las causas de Nueva Alianza.

También se pone hincapié en la lucha por una equidad de género que vaya más allá de una paridad en posiciones políticas y piense por un lado en una formación de las personas que repercuta en respeto, pero además en una justicia laboral, en oportunidades de desarrollo y en prevención y castigo para quienes ejercen violencia en todos los ámbitos y especialmente en el relacionado al género.

Como una quinta causa se lucha por generar oportunidades para los jóvenes que giren entorno a la educación, el empleo, el esparcimiento y especialmente con relación al futuro a mediano y largo plazo de las nuevas generaciones, y en ese último aspecto luchar por la modificación del esquema de cuentas individuales

Asimismo hay que pensar en los más desfavorecidos, en otorgar oportunidades de desarrollo y los satisfactorios básicos, elementales a la gente más vulnerable. Estamos en un país de pobres y entre los más desvalidos están los niños de la calle, los ancianos abandonados, los débiles mentales y los migrantes. Coahuila debe ser un estado generoso, un estado solidario

La séptima de las causas tiene que ver con el medio ambiente y con el cuidado y respeto a los animales. Todos habitamos un planeta que sufre de nuestra irresponsabilidad. Mirar a los animales como si fueran objetos lúdicos no sólo es una crueldad, sino a la larga es una práctica que se vuelve contra nosotros mismos

Espero que los partidos dejen de lado las prácticas que con dádivas e insultos denigran la vida en nuestra sociedad. Espero escuchar propuestas. O al menos espero que la ciudadanía valore las distintas formas de hacer política

A muchos les mueve el interés, a otros tanto el odio. Espero que exista un buen número cuya motivación sea el compromiso por un mejor mañana para la sociedad, por un Coahuila fuerte, unido y en paz.
21 Enero 2017 04:08:00
Mochila segura ¿y qué más?
Lo ocurrido en un Colegio privado en el vecino estado de Nuevo León, donde un joven aficionado a la cacería utiliza un arma de su padre y dispara a su maestra y a varios compañeros, generó en todo el país genuinas muestras de solidaridad, temor, tristeza y preocupación. La tragedia que tantas veces vimos en las noticias de otros países, muy frecuentemente de Estados Unidos, se presentó el pasado miércoles en territorio nacional; y con la tragedia un cúmulo de interrogantes, entre las cuales sin duda el ¿qué hemos hecho mal? y ¿qué hay que llevar a cabo?.

Creo que hay que partir de una premisa insoslayable: vivimos en una sociedad muy distinta a la de hace tres décadas: la conformación familiar es diferente: con menos hijos y más divorcios, la participación de la mujer en la vida laboral es hoy en día muy importante (y eso es muy bueno), el acceso a la información de las nuevas generaciones ocurre desde los primeros años de su vida, las iglesias se encuentran en una grave crisis (en algunas sus líderes religiosos dedican más esfuerzos a promover el odio que a practicar el amor), los medios de comunicación promueven el morbo y la desinformación, hay una gran campaña que surte efecto para minar todo tipo de autoridad: civil, escolar, familiar; se promueve la violencia, hay una apología del hombre “malo”, “rudo”, “salvaje”. En pocas palabras es muy distinto el siglo 21 del siglo 20; y lo bueno del ayer hoy no aplica, no hay forma de regresar el tiempo.

Ante el grave acontecimiento se plantea volver al programa “mochila segura” y quizá sea correcto. Más -y mejor- aún se habla (al menos en Coahuila) de generar acciones tendientes a fortalecer la formación de directivos y maestros y afianzar la comunicación con los padres de familia.

Se requiere más.

Es preciso dejar en claro que la escuela puede coadyuvar en la solución, aún cuando el origen del problema se encuentre en otro lugar. Pero para ello la escuela necesita recursos humanos y materiales y la figura del maestro debe fortalecerse. No se vale que por un lado queramos que el profesor resuelva los problemas de la sociedad (la violencia desmedida, la obesidad, los suicidios) y a la par de ello se establezcan reiteradas críticas a la labor docente al grado de desprestigiar al gremio y con ello desautorizarlo.

Las instituciones educativas deben contar en número suficiente con personal especializado en psicología. Entre dicho personal y los docentes deben intentar distinguir los síntomas del desequilibrio de cualquier alumno.

El contacto de los padres con la escuela tendría que ser obligatorio; y en ese sentido las empresas, los comercios y las oficinas debieran, por ley, dar las facilidades necesarias a los padres de familia para acudir al llamado de los maestros

Asimismo, consideró que tres grandes campañas se debieran llevar a cabo.

La primera de una amplia comunicación entre padres e hijos. Un diálogo permanente que involucre los sentimientos y que genere las consultas y las orientaciones de especialistas.

La segunda campaña debiera girar entorno a un conjunto de valores humanos como el amor, el respeto, la humildad, la solidaridad y la paz.

Y por último, me parece que habría que hacer una gran campaña por el respeto a todos los seres vivos, los animales son nuestros compañeros en este planeta y eliminarlos por simple diversión es un paso previo a pensar que podemos acabar con nuestros semejantes.

Creo que el primer paso es reconocer que estamos mal. Y después entender que vienen tiempos muy difíciles, que serán catastróficos si no actuamos con inteligencia.
14 Enero 2017 04:09:00
Modificar esquemas
Hace unos meses, a raíz de la victoria de Donald Trump, en una plática de amigos surgió la pregunta de ¿qué consecuencias traería consigo el cierre de fronteras para la migración ilegal? Inmediatamente dos personas, buenos amigos, preparados académicamente, comentaron que ello generaría graves problemas de delincuencia en las ciudades fronterizas de nuestro país; además de problemas laborales. Les inquietaba muchísimo el hecho de que se vayan a quedar en esta parte de la frontera los centroamericanos que transitan por México en busca de llegar a los Estados Unidos.

Discutimos un poco, les hicimos notar que ese es el pensamiento impreso en la bandera electoral del hoy presidente electo del poderoso vecino del norte, por esos argumentos votaron millones de estadounidenses, ese sigue siendo el discurso de Donald Trump. Al parecer pasaron de la preocupación a la vergüenza (aunque creo que no desapareció del todo el temor)

Nuestros vecinos del norte ven a centroamericanos, sudamericanos y especialmente a los mexicanos como un riesgo para sus empleos y como potenciales delincuentes. Algo parecido a la forma de pensar de muchos connacionales en relación con los ciudadanos de naciones del sur.

Entre los habitantes de los países de Centroamérica existe una amplia solidaridad y fraternidad, unos y otros se ven con aprecio y simpatía. A nosotros en cambio nos ven ajenos, como una nación soberbia y poco amigable. Nos ven como nosotros miramos a los Estados Unidos. Y seguramente ellos y nosotros tenemos razón en nuestra apreciación.

Cambiar nuestra política exterior es urgente y sumamente importante. Con los norteamericanos ya no existe opción de generar una sana amistad. No quieren ser socios, ni siquiera buenos vecinos. Estamos a unos días de que Donald Trump haga realidad nuestras más fuertes pesadillas. Y no me refiero a que aquí se queden los centroamericanos, sino que se vayan empresas, que huyan paisanos del otrora país de las oportunidades y regresen a nuestras tierras y no tengamos nada que ofrecerles; y que los que se queden allá no puedan enviar recursos a sus familiares de acá.

Algunos todavía piensan que aún se puede construir una buena relación con los Estados Unidos de Norteamérica. Y muchos más son los que creen que estamos muy por encima de las naciones del sur. Ambas ideas son falsas, son esquemas mentales que tenemos que modificar.

Nuestra política exterior debe transitar por la dignidad, pero nunca por la soberbia. Tenemos que construir puentes con Europa y Asia; pero también con el Caribe, Centroamérica y América del Sur.

Tenemos que cuidar la generación de empleos y aunque parezca muy difícil, también la paz social. Debemos trabajar al interior del país. Depender menos del norte, más del sur, de los otros continentes y sobre todo del interior del país, de los propios mexicanos.

Nuestros enemigos nos quieren divididos, pobres, sin fuerza. México se nota confrontado, con la brújula dañada.

El momento es complicado. Extremadamente complicado. Dependemos del petróleo, de las remesas de los paisanos, de la industria que envía productos a los Estados Unidos, del turismo. En los primeros tres temas estamos en un escenario fatal. Por si fuera poco, el consumismo se ha convertido en nuestra religión y el encono político la antesala de nuestra destrucción. Estamos ante la tormenta perfecta.

Necesitamos cambiar esquemas. De entrada nuestros esquemas mentales.
17 Diciembre 2016 04:09:00
Resulta fácil
Sin duda resulta fácil criticar a los maestros de educación básica, culparles de todo: de la indisciplina de los niños, de su obesidad, de los malos resultados escolares, de su posterior falta de empleo, de los niveles delictivos, de todo.

El último ejemplo ocurrió hace unos días, al darse a conocer los resultados del Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes. Al respecto a muchos analistas y supuestos especialistas educativos les pareció sencillo hablar y condenar al SNTE, sea a la parte institucional o a la fracción disidente, y ubicar ahí el grueso de la responsabilidad por los malos resultados de los jóvenes mexicanos en el Informe PISA. La derecha, enquistada en medios de comunicación, espacios de poder político y obviamente en el mundo empresarial, esgrimió en estas últimas semanas una serie de opiniones desafortunadas, incongruentes y malintencionadas.

De entrada, habrá que subrayar que la gran mayoría de los que hoy comentan y condenan, desconoce las características del propio informe y por ende sus opiniones y propuestas tienen un limitado valor. Valga recordar que dicho programa de evaluación es llevado a cabo cada tres años por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), que se aplica a personas de 15 años, sin importar el grado académico que estén cursando y no evalúa materias específicas, sino tres áreas de competencias: Lectura, Matemáticas y Ciencias Naturales.

Es un hecho que nuestro país siempre sale con muy malos resultados, los cuales se encuentran muy por debajo de la media de los países miembros de la OCDE y muy similar a los que obtienen otras naciones de Latinoamérica. Ante ello, las críticas y comentarios suelen ser siempre los mismos: por un lado un asombro entremezclado con una gran indignación, y a la par de ello una serie de ataques al magisterio nacional.

Considero que no pueden sorprendernos los resultados si los observamos desde el contexto educativo y socioeconómico de nuestro país. Más aún, no es posible culpar a los educadores del lugar que ocupa México en este informe. Y permítanme explicarme.

Por principio de cuentas, no es un tema de dedicación y esfuerzo magisterial. Valga señalar que los maestros mexicanos trabajan más horas que los docentes de la gran mayoría de los países de la OCDE. Mientras en México se trabajan entre 800 y mil horas al año, la media de las naciones más desarrolladas es de 782 en educación primaria y de 694 en enseñanza secundaria. Asimismo, no se puede dejar de lado que los salarios de los docentes en nuestro país son muchísimo más bajos que el sueldo de sus homólogos de países del primer mundo.

Por si fuera poco, buena parte de la actualización y superación profesional de los educadores mexicanos es costeada por los propios docentes. La reforma no ha atendido con calidad y con recursos suficientes a este importante rubro.

Son otras las causas de la crisis educativa y de los malos resultados. De entrada, el número de estudiantes por salón de clases representa el doble del que se tiene en promedio en el resto de los países que integran la OCDE. No se puede pensar en buenos resultados cuando los salones de clase están repletos de estudiantes.

Es necesario que se ponga un máximo de 25 alumnos por aula en preescolar y primaria y de 20 estudiantes en las escuelas secundarias.

También es muy necesario aligerar el plan de estudios y disminuir las actividades extraescolares. En México, durante muchas décadas, vimos a la educación primaria como el final de los estudios de miles de personas, y por lo tanto, era obligado el pensar en dotarles de todos aquellos conocimientos que iban a requerir en su vida.

México es, además, el único país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico cuyo salario mínimo está por debajo del umbral de pobreza. La miseria económica en la que viven millones de connacionales implica desnutrición infantil, abandono escolar, trabajo de los menores, hacinamiento en casa. La migración es otra de las caras de la pobreza y la marginación.

A ello hay que agregar que muchos de los jóvenes de 15 años fueron testigos de la guerra contra el narco. México ha sido un país en guerra y ahí se educaron nuestros niños, esos adolescentes que ahora compiten con los jóvenes finlandeses.

Es fácil hablar y opinar de los resultados. Es fácil criticar a los maestros. Y es más fácil no hacer nada para corregir el futuro.
10 Diciembre 2016 04:09:00
Juventud, sociedad, sindicalismo y política (3/3)
La situación laboral de los más jóvenes es difícil; y en el futuro lo será aún más. Si eso no se entiende, menos aún se colocará en la agenda sindical, política y social todo lo que tiene que ver con estabilidad laboral y seguridad social.

Los elementos del escenario actual indican que todo está dispuesto para que en el mañana la incertidumbre se incremente en los espacios donde laboran obreros, burócratas, comerciantes, empleados públicos y privados, maestros, enfermeras, doctores y no se diga de aquellos que se encuentran en la economía informal.

Las nuevas generaciones tienen en claro que es preciso prepararse académicamente a lo largo de toda su vida. No tienen otra opción más que aprender en todo momento y en todo momento modificar sus conocimientos.

Los jóvenes de hoy saben que vivirán más de 70 años, quizá más que sus padres y mucho más que sus abuelos, pero que, a diferencia de estos y de aquellos, tendrán más de un empleo a lo largo de su existencia, quizá registren más matrimonios que hijos, serán testigos de impresionantes descubrimientos científicos y tecnológicos, verán cómo se encuentra la cura de muchas enfermedades, pero también llegarán a sufrir de dolencias hasta hoy desconocidas. Los jóvenes del siglo 21 saben que son la generación de la incertidumbre, del cambio constante, de las migraciones, de los vergonzosos contrastes sociales: de la macrorriqueza y la producción, y de la pobreza de millones de seres humanos producto de la mala distribución y desigualdad económicas.

Desde hoy y en todo momento deben prepararse académicamente, pero también desde hoy y en todo momento deben fortalecer los instrumentos de lucha gremial. No serán unos cuantos los que saquen adelante a los sindicatos, es y será un trabajo colectivo.

Se precisa de formación sindical, ideológica, conceptual, política. Se precisan valores y agallas; se requiere de un amplio compromiso con el sindicato, de capacidad para tejer alianzas con otros sindicatos.

Los jóvenes del siglo 21 tienen que partir de una premisa insoslayable: sin sindicato, su lucha está perdida y no existe un mañana decoroso para ellos. Sin sindicato, los hombres y las mujeres de la derecha tendrán el camino libre para explotar, despedir, lesionar a los trabajadores. Sin una lucha colectiva, con estrategia, disciplina y claridad de objetivos, los derechos de los trabajadores serán aplastados por los intereses económicos de los patrones.

Los jóvenes de hoy deben tener en claro el devenir histórico que les precede. Entender que todas las conquistas se lograron en el compromiso y la sensibilidad de las anteriores generaciones, que hubo aciertos (muchos aciertos), pero también fallas y debilidades. Hay fracasos en la historia y también traiciones generacionales.

Los jóvenes deben agradecer por todos los logros, por las prestaciones, por las instituciones que formaron aquellos viejos dirigentes. Deben los integrantes de las nuevas generaciones buscar el diálogo con los hombres y las mujeres que lucharon en el ayer por las siglas de su organización sindical y por quienes hoy dan la batalla y encabezan a los sindicatos; dialogar con los viejos, aprender de ellos, encontrar alianza en la lucha de ellos.

Nosotros, los viejos, debemos pedir perdón por no enfrentar con capacidad, coraje, visión y generosidad la embestida de los poderosos contra la estabilidad laboral y el régimen solidario de seguridad social. Y, si aún tenemos fuerza, debemos sumarnos a la lucha por modificar el actual modelo laboral y de seguridad social.

En el SNTE debemos emprender inmediatamente la lucha por modificar el modelo de cuentas individuales. Y lo mismo en el resto de los sindicatos. Mantener el modelo de cuentas individuales es condenar a los jóvenes a un final de vida de miseria económica.

Hay que poner el tema en la agenda. Asumirlo con vigor. Entrarle todos a la lucha, asumir el compromiso los que somos viejos, pero, sobre todo y especialmente, con conciencia y visión, los compañeros que hoy son jóvenes.
03 Diciembre 2016 04:09:00
Juventud, sociedad, sindicalismo y política (2/3)
Los jóvenes adultos pudieron cambiar el rumbo en las elecciones de Estados Unidos, pero no lo hicieron. Se quedaron en los “likes”, no fueron a votar y dejaron que los adultos, especialmente los mayores, definieran el rumbo de su nación y escogieran al personaje del discurso arcaico, misógino, racista e intolerante. Dejaron que la extrema derecha ocupara con varios de sus representantes, los lugares más estratégicos de la próxima Administración norteamericana.

No es un caso aislado. También en Gran Bretaña se quedaron en la apatía y aun cuando la salida de la comunidad europea les perjudica (y mucho), no hicieron lo suficiente para evitar que fueran los de mayor edad los únicos que se expresaran en las urnas.

En Colombia también triunfó el rencor de los adultos mayores, al no manifestarse el coraje y el sueño de paz de los más jóvenes adultos.

Igual sucedió en las pasadas elecciones de España, donde la derecha de Mariano Rajoy avanzó gracias a la buena participación de los adultos de más de 50 años y a que se estancó la izquierda de los jóvenes revolucionarios del Partido Podemos.

¿Qué ocurre con la fuerza de los jóvenes? ¿Por qué no se manifiesta en número y en calidad de expresión, lo que demográfica y socialmente se observa?

Entiendo que Hillary no les emocionara, pero no comprendo que optaran por desairar el proceso y dejar que un personaje así, de tan baja estatura política, ponga en peligro la estabilidad del mundo.

Menos aún entiendo lo de Gran Bretaña, Colombia y España. En las dos primeras elecciones estaban en juego la apertura contra la cerrazón y la paz contra la guerra. Y en la Madre Patria, a la llamada generación del cambio, le dio miedo optar por el cambio.

Lo cierto es que no son hechos aislados. Son cuatro naciones con circunstancias muy diferentes y un común denominador: la apatía de los jóvenes. Entre las razones que encuentro para explicar dicho fenómeno, me vienen a la mente las siguientes tres.

•Los jóvenes han caído en la gran campaña de desprestigio sobre el tema político y prefieren no acercase. Se les ha pintado que todo está tan mal, y por lo tanto optan por no enlodarse.

•Los jóvenes no le han dado importancia a la formación ideológica. No han dedicado tiempo y esfuerzo a comprender los riesgos de fondo de las expresiones radicales de la derecha. Creo que ni siquiera han hecho conciencia de las desventajas laborales y de seguridad social del actual modelo, y menos aún de las medidas que tendrían que tomar para modificarlo.

•Existe un acuerdo no escrito de los adultos mayores para no abrir espacios reales de participación política a los jóvenes. Y una apatía de estos últimos para asumir con vigor el papel que deberían de estar desempeñando.

Triste será el mañana mientras los jóvenes no comprendan que el presente es suyo, que en los partidos su espacio no está en un comité juvenil sino en la dirección del organismo y que su participación no debe ser casual, individual y sin ideología, sino colectiva, con reflexión e ideales.

Triste será el mañana para todos si sólo se posiciona en espacios políticos a mentes avejentadas en el cuerpo de jóvenes (hay, por el contrario, jóvenes en el cuerpo de personas de más edad como Bernie Sanders o José Narro). Insisto y subrayo, la participación tiene que ser colectiva, con energía y que en la voz se concentren los compromisos del presente y el mañana para la generación que representan.

Los jóvenes simbolizan lo mejor de la sociedad. Y si pensamos en sus valores y en su capacidad, los jóvenes de hoy son los mejores de la historia. Pero sin embargo y a la luz de los hechos, les falta algo y ese algo es muy determinante, les falta más, muchísima más participación.

Pensar en los jóvenes, pensar como un joven, es hacerlo en torno a la lucha por una educación para todos, por estabilidad laboral, por respeto a la naturaleza, por tolerancia y por entender que todos somos iguales sin importar género, inclinaciones sexuales, creencias religiosas, nacionalidad o situación económica.

El mundo sería mejor con la participación de los jóvenes, pero al parecer no quieren. Y bueno, triste, muy triste será el mañana, el mañana de todos, pero especialmente el futuro de los jóvenes, si no se logra entender que un “like” en Facebook no equivale a un voto en las urnas.
26 Noviembre 2016 04:09:00
Juventud, sociedad, sindicalismo y política (1 de 3)
Dicen que los sindicatos han cambiado, que no se parecen a las organizaciones gremiales de hace tres décadas. Sin duda así es, pero más que pensar en la transformación de los sindicatos, hay que subrayar que la sociedad en su conjunto es diametralmente diferente, las mujeres y especialmente los jóvenes tienen una participación y una fuerza que no se observaba en los años 80.

No hay punto de comparación entre los niños, los jóvenes y los adultos jóvenes de los actuales tiempos con los de hace 30 años. La formación, el nivel de participación y el liderazgo actual no sólo supera al ayer, sino que puede competir en cualquier espacio y circunstancia con las personas de mayor edad.

El presente de los jóvenes es excelente. Hoy pueden acceder con más facilidad a un sinfín de empleos, que personas de mayor edad. Su preparación y fortaleza es increíble. Sin embargo, su futuro puede ser fatal.

Los menores de 30 años nacieron en la sociedad de la información, saben usar a la perfección las herramientas tecnológicas, acceden con facilidad a la información desde un gran número de fuentes, se comunican con amistades y conocidos sin importar distancias y pueden realizar actividades lúdicas y laborales en forma presencial y virtual. Todos esos elementos les han permitido madurar de una forma distinta.

Los jóvenes del día de hoy participan mil veces más que los jóvenes del ayer. Y lo hacen desde que eran niños. Opinaban desde pequeños en casa y en la escuela, y eran escuchados (y hasta consultados) por sus padres y maestros.

Los menores de 30 años nacieron en un mundo globalizado y competitivo y, por ende, no le tienen miedo a la competencia.

Su contacto con el mundo, con gente distante y distinta, les ha hecho más tolerantes, con menos prejuicios. Se saben iguales los hombres de las mujeres. No existe una marcada homofobia, ni un racismo exacerbado.

Son muy fuertes y capaces. Y sin embargo, su futuro no se observa sencillo. Obvio, nacieron en la era de la incertidumbre. Pero además se encuentran con escenarios prefabricados que les condenan a un futuro de alto riesgo. Tres elementos me parece que ilustran el escenario que se avecina para los actuales jóvenes

La estabilidad laboral es sumamente precaria. A diferencia de sus padres, los jóvenes de hoy saben que pueden perder su trabajo con relativa facilidad. Comprenden además que quizá –muy seguramente– en unos años tengan que desempeñarse en actividades distintas a las que hoy llevan a cabo.

Los sistemas pensionarios les ofrecen un futuro de miseria. Las generaciones anteriores se salvaron y les condenaron a un modelo de (in)seguridad social. Y peor aún, el tema no se encuentra en la agenda nacional. Nadie está exigiendo que se modifique el modelo de cuentas individuales.

Ellos están preparados y son muy competitivos, pero los jóvenes que vienen atrás se encuentran igual o más
preparados.

La solución se encuentra en una amplia y vigorosa participación política y sindical. La fortaleza de los jóvenes se debe observar en las organizaciones gremiales y en los partidos políticos. Una participación que represente una nueva vida para los sindicatos y establezca un discurso y una agenda fresca, madura, valiente y moderna.

La participación de los jóvenes tiene que ser efectiva. No es el voto, menos aún el entusiasta aplauso. Se precisa que se incorporen de lleno a la dirección, que tomen conciencia del pasado y del presente, y encabecen a sus organizaciones sindicales. Que transformen con su visión a los sindicatos y a los partidos políticos. Que tengan en sus manos la conducción del hoy y del mañana. Que pongan su toque moderno, crítico, tolerante.

El futuro de los sindicatos no se encuentra en el hecho de que los jóvenes se acerquen a las organizaciones, sino que las encabecen. Que comprendan que ante tal incertidumbre laboral, sólo tienen oportunidad de salir airosos si logran fortalecer a su organización sindical

Todas las generaciones de sindicalistas tienen mucho que aprender de los viejos dirigentes, esta –sin embargo– es la primera generación que además de aprender tiene mucho qué enseñar.
19 Noviembre 2016 04:09:00
Equidad de género (4)
Opiniones varias.

“Hay mujeres que somos mejores que 10 hombres juntos, más valientes, más capaces, más leales. Siempre se nos han negado oportunidades. Los hombres se confabulan para que no avancemos en la política y en la vida sindical. Se están tomando decisiones importantes, por ley nos van a permitir espacios, hoy a ellos les van a obstaculizar, lo que en los hechos y en muchas ocasiones ellos nos han negado”.

Maestra, sindicalista, 44 años.

“El sistema de cuotas de género sólo beneficia a las mujeres que ya estaban en la política y que por lo general son solteras, sin hijos o con hijos ya grandes.

En las delegaciones de preescolar, donde mayoritariamente son compañeras, ellas en muchas ocasiones votan por hombres para que les representen. El problema cultural empieza en la mente de ellas”.

Trabajador de la educación, 59 años.

“Los hombres deben estar al frente, tienen más carácter y cuentan con más tiempo. Con un hombre al frente me siento más segura. Difícilmente yo votaría por una mujer”.

Mujer trabajadora, 52 años

“Creo que los negros han sido oprimidos por los blancos, las mujeres por los hombres, los campesinos por los terratenientes y los obreros por los dueños de capital. De aquí se deduce que las mujeres negras campesinas y obreras son las más oprimidas”.

Ngügíwa Thiong’o, autor de El brujo del Cuervo, Alfaguara, 2006

“La verdad eso de que se otorguen posiciones a las mujeres poco me interesa. Lo que me preocupa es sacar adelante a mi hijo. No sé si sea importante que las mujeres tengamos responsabilidades en el Gobierno, lo que sí tengo claro es que en la casa no hay un hombre responsable.”

Madre soltera, 30 años

“Mi marido nunca me dejó participar en el sindicato. Quizá una vez estuvo a punto de darme oportunidad, pero su mamá le dijo que iban a hablar mal de él y que seguramente yo lo iba a engañar. Hoy mi hija es secretaria delegacional y ella y su marido se apoyan y se quieren mucho. Mi marido sí la apoya. Me da gusto por ella”.

Jubilada, casada, 55 años.

“Entrar en la vida sindical fue un tormento. En el día iba a gestionar beneficios para mis compañeros, en la noche me enfrentaba a los cuestionamientos y a la violencia de mi esposo. Me tocó sufrir insinuaciones de seudolíderes, pero siempre me di a respetar. Eso no lo entendió mi marido. Nunca sentí su apoyo, sí en cambio sus golpes. Se murió hace algunos años, le lloré un par de días, luego en la soledad conocí la felicidad. Me siento muy bien, gracias a Dios, sin él”

Maestra recién jubilada, viuda, sindicalista, 57 años

“Mi esposa no puede andar en la política. Es más, no me agrada la idea que trabaje. Ella de la escuela a la casa, ahí hay mucho por hacer. Mis hijas tampoco deben andar en la política, ellas deben atender a sus maridos, así nos lo han enseñado en la iglesia, los hombres somos la cabeza de la familia. La mujer es tentación, ahí está el origen del mal”.

Profesor jubilado, 57 años.

“Claro que sólo un hombre puede ser sacerdote u obispo. Así lo dicen las Escrituras. Las mujeres no podemos ser cabeza en la iglesia. Tampoco en la casa. Somos débiles”.

Mujer, católica, 55 años

“Nosotras no necesitamos de cuotas de género. Yo puedo competir contra cualquiera, hombre o mujer. Todas y todos tenemos capacidades, fortalezas y debilidades. Nunca votaría por alguien pensando en su género. Eso me parece vergonzoso y estúpido. Me dan pena quienes piensan en eso de las cuotas de género”.

Egresada de Odontología, 24 años

“En mi casa mis padres hacen actividades distintas. Las que a ellos les agradan más (o les incomodan menos). Mi papá lava los trastes mientras que mi mamá barre o trapea. A los perros les limpia el patio mi padre. Mi madre tiende la cama y limpia la habitación. Creo que todos debemos ayudar, no es cuestión de género, tiene que ver con la higiene y la responsabilidad”,

Varón, estudiante, 22 años.
19 Noviembre 2016 04:06:00
Equidad de género (4)
Opiniones varias.

“Hay mujeres que somos mejores que 10 hombres juntos, más valientes, más capaces, más leales. Siempre se nos han negado oportunidades. Los hombres se confabulan para que no avancemos en la política y en la vida sindical. Se están tomando decisiones importantes, por ley nos van a permitir espacios, hoy a ellos les van a obstaculizar, lo que en los hechos y en muchas ocasiones ellos nos han negado”

Maestra, sindicalista, 44 años.

“El sistema de cuotas de género sólo beneficia a las mujeres que ya estaban en la política y que por lo general son solteras, sin hijos o con hijos ya grandes.

En las delegaciones de preescolar donde mayoritariamente son compañeras, ellas en muchas ocasiones votan por hombres para que les representen. El problema cultural empieza en la mente de ellas”

Trabajador de la educación, 59 años.

“Los hombres deben estar al frente, tienen más carácter y cuentan con más tiempo. Con un hombre al frente me siento más segura. Difícilmente yo votaría por una mujer”

Mujer trabajadora, 52 años

“Creo que los negros han sido oprimidos por los blancos, las mujeres por los hombres, los campesinos por los terratenientes y los obreros por los dueños de capital. De aquí se deduce que las mujeres negras campesinas y obreras son las más oprimidas”

Ngügí wa Thiong’o, autor de El brujo del cuervo, Alfaguara, 2006

“La verdad eso de que se otorguen posiciones a las mujeres poco me interesa. Lo que me preocupa es sacar adelante a mi hijo. No sé si sea importante que las mujeres tengamos responsabilidades en el gobierno, lo que sí tengo claro es que en la casa no hay un hombre responsable.”

Madre soltera, 30 años

“Mi marido nunca me dejó participar en el sindicato. Quizá una vez estuvo a punto de darme oportunidad, pero su mamá le dijo que iban a hablar mal de él y que seguramente yo lo iba a engañar. Hoy mi hija es Secretaria Delegacional y ella y su marido se apoyan y se quieren mucho. Mi marido si la apoya. Me da gusto por ella”

Jubilada, casada, 55 años.

“Entrar en la vida sindical fue un tormento. En el día iba a gestionar beneficios para mis compañeros, en la noche me enfrentaba a los cuestionamientos y a la violencia de mi esposo. Me tocó sufrir insinuaciones de pseudo líderes, pero siempre me di a respetar. Eso no lo entendió mi marido. Nunca sentí su apoyo, sí en cambio sus golpes. Se murió hace

algunos años, le lloré un par de días, luego en la soledad conocí la felicidad. Me siento muy bien, gracias a Dios, sin él”

Maestra recién jubilada, viuda, sindicalista, 57 años

“Mi esposa no puede andar en la política. Es más, no me agrada la idea que trabaje. Ella de la escuela a la casa, ahí hay mucho por hacer. Mis hijas tampoco deben andar en la política, ellas deben atender a sus maridos, así nos lo han enseñado en la iglesia, los hombres somos la cabeza de la familia. La mujer es tentación, ahí está el origen del mal”

Profesor jubilado, 57 años.

“Claro que sólo un hombre puede ser sacerdote u obispo. Así lo dicen las escrituras. Las mujeres no podemos ser cabeza en la iglesia. Tampoco en la casa. Somos débiles”

Mujer, católica, 55 años

“Nosotras no necesitamos de cuotas de género. Yo puedo competir contra cualquiera, hombre o mujer. Todas y todos tenemos capacidades, fortalezas y debilidades. Nunca votaría por alguien pensando en su género. Eso me parece vergonzoso y estúpido. Me dan pena quienes piensan en eso de las cuotas de género”

Egresada de odontología, 24 años

“En mi casa mis padres hacen actividades distintas. Las que a ellos les agradan más (o les incomodan menos). Mi papá lava los trastes mientras que mi mamá barre o trapea. A los perros les limpia el patio mi padre. Mi madre tiende la cama y limpia la habitación de ellos. Creo que todos debemos ayudar, no es cuestión de género, tiene que ver con la higiene y la responsabilidad”

Varón, estudiante, 22 años.
12 Noviembre 2016 04:09:00
Volvió a suceder
Nadie pensaba que Gran Bretaña optaría por salir de la Comunidad Europea y sin embargo la mayoría de sus habitantes votaron por esa opción.

Todos pronosticaban el triunfo de los acuerdos de paz en Colombia, pero al efectuar la consulta, la mayoría de los colombianos desaprobaron las negociaciones entre el Gobierno de Colombia y las FARC.

Los principales analistas aseguraban el triunfo de Hillary Clinton y el pasado martes los norteamericanos le dieron su apoyo a Donald Trump, quien para muchos resulta impresentable.

En los 3 casos la derecha y especialmente los grupos más conservadores se alzaron con la victoria.

El martes y por citar 3 ejemplos, Joaquín López Dóriga, Carlos Puig y Ricardo Alemán no sólo vaticinaban que nuestro vecino estaría gobernado por primera ocasión por una mujer, sino que se atrevían a asegurar que su victoria sería contundente.

Al menos Carlos Puig ya publicó un nuevo artículo donde reconoce su equivocación. Algunos le han echado la culpa a los encuestadores. Lo de ellos, sin embargo, no es tan grave, al menos no resulta así, cuando lo comparamos con lo efectuado por la clase política nacional.

Buena parte de nuestros políticos erraron de fea manera y con ello complicaron aún más nuestro futuro socioeconómico. Su gran error no sólo tiene que ver con apostar mal, sino sobre todo con el hecho de faltar a la tradición mexicana de no intervención en la vida de otras naciones. Eran válidos los mensajes de protesta contra el millonario estadunidense por sus actitudes contrarias a nuestro país. Pero no así, el hecho de intentar participar activamente en el proceso electoral norteamericano.

Resulta absurdo, vergonzoso y altamente peligroso el hecho de que algunas legisladoras de derecha y de izquierda se vistieran de simpatizantes de la candidata demócrata y que otros políticos simplemente se fueron de campaña a los Estados Unidos para apoyar (no entiendo con qué fuerza) a Hillary. Imagino que a muchos norteamericanos tales acciones no cayeron en gracia; más aún, creo que fueron un potente acicate en determinados sectores para apoyar al magnate republicano. Simple y sencillamente, ¿usted qué haría si políticos americanos vinieran a México a ofrecer apoyos a algún partido político?, ¿les haría caso?, ¿de qué tamaño sería nuestra indignación y protesta?

Sé que expresar lo siguiente no es popular, pero ahora resulta que el presidente Peña no se equivocó al recibir a Trump y a tratarlo con seriedad y respeto. Hillary no quiso venir. Y bueno, aunque nos disguste, hoy en día Donald Trump es el hombre más poderoso del planeta.

Vienen tiempos difíciles y serían más complicados si Peña Nieto hubiera actuado como lo sugerían algunos, con desplantes y soberbia.

El panorama económico se observa extremadamente convulso, esperemos que Trump se manifieste sereno y sensato y ello tranquilice a los mercados. Pero lo dudo, ello no está en su ADN. Además hizo promesas que está obligado a cumplir; y entre las promesas se encuentran amenazas hacia nosotros, amenazas relacionadas con seguridad, migración y economía. Con el sólo hecho de que cumpla la mitad de sus compromisos, tendremos –los mexicanos- en el corto plazo, una crisis sin precedentes.

El resultado electoral nos deja en claro que ese sentimiento antiyanqui del que presumimos los mexicanos es muy correspondido por ellos, con la diferencia y dificultad que ellos tienen el poder.

Nuestros graves problemas financieros, la previsible política norteamericana de lesionar nuestros intereses, la equivocada política exterior de los representantes de todos los partidos, la estrategia de lodo de quienes aspiran a gobernar los espacios públicos en México, la búsqueda de división y no de unidad, los efectos del neoliberalismo y la globalización, todo ello representa un excelente caldo de cultivo para la manifestación de posiciones extremas en nuestro país.

El humor social es muy negativo. Dicen que cuando la gente está enojada comete muchos errores. Y los ciudadanos de México y el mundo –con razones o sin ellas– están muy molestos. Y los errores ahí están, en votos para expresar su coraje, aunque luego generen una situación que les afecta a ellos mismos y a sus familias.

Equidad de género

Me falta la entrega de unas reflexiones en la serie de comentarios que enmarque en el tema de la equidad de género. Por las ganas de comentar sobre lo ocurrido en las votaciones más importantes del mundo, preferí dejar el artículo para la próxima semana. Además, en la elección de Norteamérica, había el ingrediente del género, aunque tal parece que la única cualidad de Hillary era ser mujer y en ciertos sectores machistas eso fue un pasivo.

Quizá habrá que esperar 4 años para que Michelle Obama sea presidenta y cual si fuera Lisa Simpson resuelva los problemas heredados por la administración del presidente Trump (hay que recordar que en el 2000, la famosa serie estadunidense pronosticó que Donald Trump llegaría a la Casa Blanca y la hija de Homero le sucedería)
05 Noviembre 2016 04:09:00
Equidad de género (3): posiciones políticas
En varias naciones se establece que los partidos políticos deberán integrar en sus listados legislativos a un determinado porcentaje de personas de cada sexo. Con ello se busca garantizar un mínimo de representatividad y que las legisladoras con su presencia sean ejemplo –y motivación– para el resto de las mujeres. Obvio, se espera que luchen por los derechos de las niñas y las mujeres, por una sociedad más igualitaria.

En México hemos ido más allá. No solo se busca igualdad en las listas de los partidos, las que luego pueden transformarse en posiciones por la vía plurinominal. Sino además se piensa en la equidad de género en las candidaturas directas, tanto para el Poder Legislativo como el Ejecutivo (en el caso de los ayuntamientos, en algunas entidades).

Sin lugar a dudas es una medida que despierta amplias simpatías (sobre todo en el sector femenil) y algunas críticas (especialmente entre los varones). A mi entender se volvió necesaria –al menos de momento– en un país con graves injusticias en torno a la equidad de género. Es sólo un paliativo, y en ese sentido quiero insistir, preciso hacer hincapié en lo temporal, es decir considero que es una medida que debe desaparecer cuando dejemos atrás las causas educativas, culturales y económicas que dan origen al problema, lo cual es muy urgente que ocurra en el corto plazo. La medida por sí misma refleja la inequidad social en la que vivimos.

Uno de los resultados más positivos que se observan con el establecimiento de cuotas de género es que ha obligado a los partidos políticos mexicanos a nutrirse de cuadros femeniles, abrirles espacios y así estar en posibilidad de competir en los distintos procesos electorales.

Con esta medida las mujeres han ganado más terreno en la política que el que se observa en otros rubros de la vida. Aunque habrá que decir que no se observa aún la igualdad con relación a las secretarías de Estado, ni en su conjunto en los puestos de elección pues muchas de las mujeres que compiten directamente han perdido en las urnas.

En las candidaturas para gobernadores no hay una regla que exija a los partidos mostrar igualdad en el número de sus propuestas. Aun así, si reparamos en lo ocurrido en la última elección de cada estado, en prácticamente la tercera parte de las entidades hubo una contienda donde uno de los dos principales partidos políticos en la competencia postuló a una mujer. Pues bien, solamente en Sonora logró la victoria la candidata a Gobernador, la cual se presentó como oposición al Gobierno en el poder. Perdieron las aspirantes en Nuevo León, San Luis, Guerrero, Chiapas y Aguascalientes, donde el partido que las postuló ejercía el poder; y tampoco alcanzaron la victoria en el entones llamado Distrito Federal, en Puebla, Tlaxcala y Nayarit. En Michoacán partió como favorita la hermana de Calderón y terminó en tercer lugar. Es decir, una victoria y 10 derrotas.

Ahora bien, no me queda claro que la presencia de mujeres en el mundo legislativo y gubernamental haya traído consigo –hasta el momento– grandes beneficios en lo sustantivo, en los derechos de las niñas y las mujeres, en una mayor equidad en la escuela, la casa, el trabajo; en la defensa de la dignidad de las niñas y las mujeres, de su cuerpo, de sus sueños.

Entiendo que es más fácil acordar repartos de posiciones, que invertir en educación para transformar la mentalidad de hombres y mujeres.

Me queda muy claro que es más barato abrir puestos legislativos a las mujeres, que abrir guarderías que posibiliten una actividad más plena en la sociedad por parte de millones de mujeres.

Creo que si pensamos en equidad habría que pensar en grupos sociales excluidos de un sinfín de beneficios, como es el caso de las etnias que habitan en el país.

Próxima entrega

El próximo sábado intentaré redactar la colaboración con un estilo polifónico, dando voz a hombres y mujeres que me han expresado su sentir sobre el tema de la equidad de género en México.
29 Octubre 2016 04:09:00
Equidad de género (2): oportunidades laborales
La semana pasada subrayaba que en el tema de género estamos muy lejos de lo aceptable, sobre todo si pensamos en la violencia que se genera en la casa y en la comunidad en contra de las mujeres, por el solo hecho de ser mujeres.

Pues bien, y a pesar de los avances observados en ciertas áreas, tampoco podemos estar conformes con los resultados registrados por nuestra sociedad con relación a las oportunidades laborales y de desarrollo personal de las mujeres. Siguen, en muchos de los casos, teniendo peores salarios; en promedio los varones son contratados antes que ellas y en buena parte de las ocasiones no logran los puestos de mayor responsabilidad. Ah, y el colmo, el acoso sexual en el mundo laboral es poco castigado.

En el mundo de la política (tema del que me ocuparé en la próxima semana) el problema se medio solucionó por decreto implementando un sistema de cuotas de género. Lo cual, más allá de las fallas e inconvenientes que eso trae consigo, no logra impactar en forma determinante en el mundo laboral, sea público o privado. Y ello no ocurre pues no se ataca el conflicto de raíz.

Hay que atender el problema cultural. Establecer estrategias educativas dentro y fuera de la escuela. Enseñar a los niños y las niñas que ambos tienen las mismas responsabilidades y comparten roles similares. Educar a los padres en ese sentido, pues el ejemplo de las generaciones adultas es fundamental para una sociedad más igualitaria, donde mujer y hombre tengamos los mismos valores de respeto y responsabilidad.

El problema es que los varones no vemos como nuestro privilegio y nuestra responsabilidad el estar cerca de los hijos en todo momento, en sus triunfos y dificultades escolares, en su recreación y su enfermedad. El problema es que no consideramos que también es nuestra responsabilidad el mantener en orden la casa en la que habitamos. El problema es que pensamos que lo anterior es exclusivo de las mujeres y que por lo tanto nuestro espacio está lejos de la casa. Ahí, en la casa, es donde llegamos únicamente a descansar.

La iglesia tiene una alta responsabilidad al respecto. En cierta medida los roles que jugamos se originan en enseñanzas religiosas. Ahí urgen modificaciones sustantivas. Ahí tienen que observarse medidas que posibiliten el acceso de las mujeres a espacios de dirección religiosa. Por ley no podría impedirse en una iglesia que una mujer, por el hecho de serlo, no pueda llegar a ocupar un espacio de sacerdocio. Es necesario que la Iglesia eduque en la igualdad.

Asímismo, se requiere establecer mejores condiciones en la comunidad para que las mujeres que no tienen el respaldo en el hogar puedan ser madres y desempeñar sus labores profesionales. Es preciso que se incremente el número de guarderías y que el horario de las mismas sea flexible y lo suficientemente amplio para atender todas las necesidades.

Los consejos técnicos escolares que se realizan por instrucción de la SEP federal cada fin de mes, afectan muchísimo a las mujeres trabajadoras. Les perjudican en su desempeño laboral al tener que estar solicitando permisos cada mes o tener que sufragar el cuidado de sus hijos. Pero nadie piensa en ellas pues nuestra clase política integrada por hombres y mujeres, sólo piensa en los varones.

En los países del primer mundo se otorgan el mismo número de días de permiso ante el nacimiento de un bebé, tanto a la madre como al padre. Con ello los empleadores no encuentran una desventaja al contratar a una mujer, que potencialmente será madre.

Es preciso implementar modificaciones legislativas en diversos órdenes; hay que apoyar a las mujeres trabajadoras, pero sobre todo hay que esforzarnos muchísimo por cambiar nuestra mentalidad, la de las mujeres pero sobre todo la de los hombres; estamos en un círculo vicioso donde el día de mañana las víctimas serán nuestras hijas y nuestras nietas.
22 Octubre 2016 04:09:00
Equidad de género: (1) la violencia
No hay duda de que se ha avanzado en torno a la urgente necesidad de contar con una sociedad donde prive la igualdad entre hombres y mujeres. Sin embargo el camino aún es extremadamente largo, es decir, falta muchísimo por hacer.

En algunos aspectos los acuerdos para generar un ambiente de mayor igualdad de género son sustantivos. En otros se observan inexistentes. Y por desgracia, en los temas cruciales es donde los resultados son menos positivos.

Miles de mujeres siguen muriendo víctimas de la violencia de género. Mueren simplemente por ser mujeres. Y eso es aberrante.

En todos los estratos sociales se presentan las criminales manifestaciones de violencia física, sexual y psicológica contra las mujeres. La violencia del desconocido y la del hombre cercano, ese “animal” con el que se comparte el ADN o el “amor”. La violencia de quien no sabe su nombre y la ve únicamente como un objeto que puede tocar, insultar o agredir, usar y desechar. La violencia de su padre o de aquel quien primero la enamoró y luego se asumió como su dueño.

En el siglo 21 seguimos observando una violencia que intenta mantener la dominación del hombre sobre la mujer. Una violencia que en el ayer se engendraba (y en muchos lugares y sectores se mantiene) en un falso sentimiento de superioridad por parte de algunos hombres, cuya teoría se basa en el hecho de ocupar la función de proveedores del hogar y por lo tanto ser los supuestos “jefes de la casa”. Violencia que hoy adquiere un nuevo argumento y que se incrementa en el trauma de verse superados por su pareja en algunos ámbitos o en tener que competir en el mundo laboral con sus compañeras de trabajo, unos “machitos” que se siguen sintiendo superiores y que no encuentran justicia en el exitoso desempeño de las mujeres.

Hay que apoyar a las supervivientes, generar los mecanismos que les ayuden a salir adelante, que les garanticen seguridad y un mejor mañana. Darle cuidado y fortaleza a las víctimas.

Hay que castigar severamente todas las manifestaciones de violencia contra las mujeres, sean físicas, sexuales o psicológicas. Se tienen que destinar los recursos necesarios, sean humanos, económicos o legales, para que se observe como prioritaria la justicia a las víctimas de la violencia de género

Es preciso ir más allá y generar una sociedad libre de todo tipo de violencia, donde la carga de rencor y malestar no encuentre espacios de represión e insensatez contra los seres más vulnerables.

Es vital atacar el problema de raíz, prevenir antes de lamentar. Es importante que se destinen recursos a la enseñanza, generar estrategias, contenidos y momentos para educar en torno a una cultura de respeto, responsabilidad e igualdad, una cultura que rompa con estereotipos y roles, que rechace la violencia.

Los esfuerzos educativos se tienen que establecer en todos los frentes, en la casa, la escuela, los medios de comunicación; en todos los espacios habrá que ir transformando la forma de pensar y por consiguiente el actuar de hombres y mujeres, fortalecer la cultura de igualdad entre todos los seres humanos sin importar género, inclinaciones sexuales, condiciones socioculturales.

Ninguna niña debe abandonar sus estudios. No existen limitantes relacionadas con el género para el aprendizaje de ninguna asignatura. La igualdad, el respeto y la responsabilidad son elementos que forman parte de la cultura de género que debe inculcarse en la casa, la escuela y la sociedad.

La muerte de una mujer producto de la violencia de género debe generar alarma social. Todos debemos trabajar para establecer en la sociedad un esquema de cero tolerancia con relación a la violencia género.

Sin embargo, y lamentablemente, creo que la clase política (la que integran hombres y mujeres) está más preocupada, o mejor dicho, sólo está preocupada por cuotas de género y poco les interesa el hecho de resolver el grave problema de la violencia contra las niñas y las mujeres.
15 Octubre 2016 04:09:00
La muerte de Gonzalo
Ingeniero en Sistemas, oriundo de Veracruz pero con dos décadas viviendo en el estado de Guerrero, don Gonzalo Rivas Cámara era un hombre sencillo: padre de dos hijas, trabajador, responsable, un ser humano que no gustaba de pleitos, que no se proponía participar en el activismo político, un pacifista.

Le tocó la mala fortuna de estar presente en el lugar y el momento equivocados. O quizá no. Tal vez ahí debía de estar, era necesaria su presencia en ese sitio para salvar la vida de decenas, de cientos de personas.

El sexenio de Felipe Calderón entraba en su recta final. El perredista Ángel Aguirre lucía fuerte en el Gobierno de Guerrero. Los estudiantes de Ayotzinapa emprendían una de sus tantas jornadas de lucha social y política, en esa ocasión para protestar contra sus maestros pues se negaban a que llegara a la Dirección de la escuela un docente llamado Eugenio Hernández, al que consideraban represivo. Y también para solicitar 170 plazas de educación primaria para los profesores recién egresados (y para los futuros docentes). Tenían 40 días sin clases.

Un grupo de aproximadamente 500 estudiantes normalistas y algunos campesinos intentó tomar las casetas de la Autopista del Sol, a la altura de Chilpancingo. Policías federales y estatales se les enfrentaron, los hicieron retroceder. Los alumnos de la Normal Raul Isidro Burgos de Ayotzinapa utilizaron piedras, cohetones y bombas molotov para repeler a los policías.

Todo parecía que iba a transcurrir así, con hechos violentos pero sin víctimas heridas de gravedad. Sin embargo, al punto de mediodía, los trabajadores de una gasolinera se negaron a surtirles combustible a los estudiantes para que hicieran más artefactos con la finalidad de atacar a las fuerzas del orden. Los normalistas se enfurecieron y empezó la locura y con ella la tragedia.

Un par de violentos alumnos decidieron pasar de la protesta al terrorismo y le prendieron fuego a una bomba de la gasolinera. Todo se salió de control, la gente gritaba que todo iba a explotar. Decenas de personas corrieron para salvar su vida. Aparecieron en escena policías vestidos de civil y efectuaron disparos contra los manifestantes. Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús, alumnos de Ayotzinapa, perdieron la vida por heridas de bala.

El fuego en la gasolinera se intensificaba. Los trabajadores, los automovilistas y los estudiantes corrían para alejarse de una posible explosión y a la vez intentaban no caer víctimas de las balas de la Policía. Gonzalo Rivas hizo exactamente lo contrario. No corrió, no intentó huir para llegar a salvo a casa con su esposa y sus hijas. Se puso el traje de héroe, fue a cerrar llaves y con un extintor apagó parte del incendio.

Casi había logrado su cometido, sin embargo, un garrafón con combustible dejado por los estudiantes explotó y provocó quemaduras de tercer grado en el 35% del cuerpo de Gonzalo. Así vivió los siguientes 20 días, el 2 de enero del 2012 falleció.

El Gobierno no detuvo a los culpables, no lo hizo el presidente Calderón, tampoco lo hizo el gobernador Aguirre. No hubo castigo para los criminales. No se han hecho plantones para exigir justicia.

Los normalistas de Ayotzinapa mostraron su lado terrorista. Los policías su lado más estúpido, su incapacidad para enfrentar con éxito una protesta estudiantil. Unos y otros se mancharon las manos con la sangre de tres seres humanos.

Gonzalo Rivas Cámara es uno de esos héroes desconocidos. Un hombre que entregó su vida para salvar la de cientos de personas, entre ellas, las de sus verdugos.

Espero se le conceda la Medalla Belisario Domínguez.
08 Octubre 2016 04:06:00
La urgente cercanía sindical
Si en el exterior los representantes de la derecha son los peores enemigos que tienen los sindicatos, al interior es la apatía de los trabajadores y la lejanía de los dirigentes lo que puede quebrar la fuerza de las organizaciones gremiales.

Por desgracia, hoy en día pareciera que en muchos sindicatos están alineadas las amenazas externas e internas. La derecha en nuestra sociedad cada vez se nota con mayor vigor, con una creciente violencia hacia los derechos de los trabajadores y en contra totalmente de que estos se organicen y elaboren su defensa. En contraparte, la izquierda mexicana se encuentra desdibujada, desarticulada, sin ideología, defendiendo en ocasiones las tesis de la derecha.

A la par de lo anterior. En muchos sindicatos no se asume con responsabilidad el momento actual y la posición de los dirigentes se observa lejana a los trabajadores, su discurso ajeno, su comportamiento insensible.

La apatía de los trabajadores en parte es producto de esa lejanía de sus dirigentes. Pero también de la falta de respuestas, del coraje generado por los ataques de la derecha y por la pérdida de derechos y conquistas gremiales, de varios lustros sin formación ideológica y sindical, de un humor social contrario a las instituciones y de varios ejercicios donde seudodisidentes les han utilizado para acciones de protesta sin obtener ningún resultado positivo.

El escenario que comento ocurre en mayor o menor medida en todas las organizaciones sindicales. La lejanía es un riesgo real y altamente peligroso para el presente y el futuro inmediato de los sindicatos y, por ende, para la clase trabajadora.

Sobre este tema, hace tres años, en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación se consideró vital tomar cartas en el asunto, definir estrategias y acciones para acercar a los dirigentes nacionales y seccionales con los agremiados. El camino no ha sido sencillo y en muchos de los casos no ha dado los resultados esperados. Sin embargo, la ruta se debe mantener y hay que acelerar el paso.

Cercanía implica presencia permanente en los espacios donde laboran los compañeros, presencia del dirigente y de su equipo de trabajo, es decir de todos los integrantes de los comités seccionales.

Para lograr una mayor cercanía se requieren reuniones periódicas con las estructuras delegacionales y con los representantes de escuela. Uno de cada seis compañeros tiene un encargo sindical, ya sea en la escuela o en el comité delegacional.

Cercanía precisa el uso adecuado de las redes sociales, intentando construir una comunicación de dos vías, es decir, un verdadero diálogo donde no sólo se envíen mensajes, sino se escuchen y se respondan inquietudes, reclamos, propuestas.

Cercanía implica formación ideológica, mensajes que posicionen a la organización sindical, que marquen rumbo y esencia a la relación gremial. Es sumamente importante atacar la apatía que se observa en muchos trabajadores con la vida sindical. Por ello es vital un trabajo permanente de los dirigentes, el cumplimiento de sus tareas y la generación de espacios de debate. A todos los trabajadores nos debe quedar en claro que el debilitamiento o la eventual de-saparición de sindicatos significa un estado laboral inestable y precario.

La cercanía de los dirigentes sindicales y los agremiados sólo se puede generar en un ambiente de empatía, donde los dirigentes entiendan y compartan las grandes preocupaciones de los trabajadores y en esa cercanía se comprometan a establecer un frente común.
01 Octubre 2016 04:08:00
La urgente unidad sindical
Es un hecho que las grandes fuerzas políticas y económicas en el México del siglo 21 y en el mundo entero, específicamente las fuerzas ubicadas en la extrema derecha, están comprometidas y obsesionadas con debilitar y de ser posible desaparecer a las organizaciones sindicales. Lo cual es un paso necesario para afectar los derechos laborales de los trabajadores, pulverizar prestaciones, generar más incertidumbre laboral, fortalecer a la clase patronal.

Ante ello se vuelve urgente la unidad de los trabajadores al interior de sus sindicatos y las alianzas estratégicas entre las distintas organizaciones sindicales.

La unidad no es disfraz, ni simulación. La unidad no puede verse como el simple aplauso al dirigente en turno. Ni siquiera se debe confundir unidad gremial con una efusiva manifestación de alegría sindical. Si así fuera, se estarían generando errores en la toma de decisiones, se pensaría que se es testigo de un correcto estado de las cosas.

Unidad sindical implica formación ideológica, requiere un trabajo intenso e intensivo (por lo urgente) al interior de las organizaciones que aglutinan a los trabajadores para encontrar los puntos de coincidencia de las distintas corrientes, precisar las prioridades, comprender la ubicación real de los adversarios. Resulta preocupante observar cómo supuestos disidentes, algunos muy radicales, establecen alianzas con las organizaciones sociales y partidistas que representan a la derecha en nuestro país; es decir, tejen alianzas con sus adversarios ideológicos y sus futuros verdugos.

La formación ideológica es vital. Hoy en día, en el trabajo sindical, se requieren menos adjetivos y más argumentos, menos insultos y más propuestas.

Unidad implica cercanía de los representantes sindicales con los trabajadores. Y valga señalar y subrayar que la cercanía necesariamente pasa por la empatía. La unidad no puede darse entre un conjunto de personas dolidas por reformas y amenazas de los patrones, y dirigentes que se han ido aburguesando y cuyo discurso y sus propuestas se alejan del momento histórico que vive la clase trabajadora.

Unidad implica un correcto conocimiento histórico de la lucha gremial. Hay que revisar las dificultades y los éxitos del ayer. Asimismo, tomar en cuenta los errores y desvaríos en aras de elaborar un correcto análisis del momento actual y así proponer una ruta que genere expectativas y una correcta agenda de acción sindical. La unidad no va a prosperar en la parálisis sindical y en el silencio, pero tampoco en la locura de una lucha anárquica.

La unidad gremial no se puede generar en una acción de aniquilamiento de la sociedad. Los derechos de los trabajadores son tan importantes como los del resto de la ciudadanía. La unidad y armonía del sindicato con la sociedad es requisito indispensable para la victoria y la supervivencia de las organizaciones.

Los enemigos del sindicalismo harán todo lo que esté en sus manos para desprestigiar a los dirigentes, para dividir a los sindicatos. Tendrán por aliados a diversos miembros de cada sindicato, se aprovecharán de los odios internos, de las heridas abiertas, de la sinrazón y las incongruencias ideológicas.

Los enemigos del sindicalismo son muy poderosos. Los trabajadores precisan de dirigentes cada vez más fuertes.

Sin embargo, la fuerza de los dirigentes se encuentra en la unidad de su organización sindical. La fuerza de los dirigentes es la fuerza de los trabajadores.

La supervivencia de los sindicatos pasa necesariamente por la unidad de los sindicatos

En el ayer unidad era parte de un discurso. Hoy unidad es estrategia sindical.
24 Septiembre 2016 04:09:00
No deben adoptar
Si alguien me preguntara si todos los homosexuales están en condiciones de adoptar un infante, mi respuesta sería un categórico NO. Pero igual sería la contestación si la interrogante tuviera que ver con heterosexuales. La capacidad de conducir, apoyar y orientar con responsabilidad y amor a un infante poco tiene que ver con las preferencias sexuales de un adulto; se precisa contar con valores, un rango de edad y un mínimo de estabilidad socioeconómica.

El debate que se ha producido por el tema del matrimonio igualitario y la consiguiente adopción, va más allá de los derechos de los infantes. Tiene que ver por un lado con el posicionamiento político de diversos partidos y grupos sociales, además con los intereses de ciertos sectores religiosos (que van desde la creencia hasta el temor de perder a sus feligreses más fieles) y, obviamente, con la visión del siglo pasado de parte de nuestra sociedad.

Cinco o seis décadas atrás en varias naciones del mundo se presentaba una serie de limitaciones a algunas personas por cuestiones de género o de raza. En el poderoso vecino país del norte los afroamericanos no podían ingresar a ciertos lugares, ni podían convivir con la “gente blanca”. La mentalidad de la supremacía racial seguía presente en el sentir de los ciudadanos de un país desarrollado que pregona la libertad

En muchos países las mujeres no tenían derecho a emitir su voto y menos aún podían ser votadas. En algunas instituciones educativas de enseñanza superior (como ciertas escuelas normales) se les exigía a las alumnas que se hincaran para supervisar que la falda tocara el piso. Hasta hace muy pocos años las madres solteras eran condenadas por la sociedad y tenían que sufrir desprecio e insultos de hombres y de mujeres por el sólo hecho de asumir sin pareja la manutención y formación de sus hijos. La falsa idea de superioridad del hombre sobre la mujer seguía manifestándose en hechos concretos

Los herederos de esa forma de pensar son quienes hoy se oponen a que las mujeres presidan actos religiosos, ponderan ciertos roles de género en sus hogares, exigen que dentro de la iglesia se excluya a quienes se encuentran divorciados y niegan determinados derechos constitucionales y humanos a los homosexuales.

Y en ellos se apoyan, a ellos pretenden utilizar quienes buscan llevar agua a su molino tanto en el plano político, como en el ámbito religioso.

La derecha en México, encabezada por Acción Nacional y la Iglesia católica (y varias iglesias cristianas), aún a sabiendas de que la iniciativa presidencial del matrimonio igualitario está en la congeladora –lo cual no es del todo entendible– y más aún, conociendo que con relación a la adopción de infantes no se encuentra en el contexto legal la exigencia de estar casado o ser heterosexual, aún siendo conscientes de todo ello, hacen convocatorias para movilizar a los sectores más conservadores, politizan el tema, aportan elementos para atizar el encono social de nuestro país.

La preocupación de esos grupos no tiene que ver con los niños más desprotegidos, aquellos que perdieron a sus padres en alguna circunstancia trágica, fueron abandonados en un acto de irresponsabilidad, o bien sufrieron una violencia extrema de sus propios progenitores (la gran mayoría heterosexuales).

Hay miles de niños que sueñan con tener unos padres responsables y amorosos. Y el panorama es difícil, pues si bien los recién nacidos rápido encuentran padres, no así los que están un poco más creciditos, pero que igualmente están necesitados de cariño y protección.

Hay miles de adultos que sueñan con brindar su amor a un infante, con gozar el privilegio de vivir la paternidad.

Los niños requieren cariño, cuidado, una buena educación. Las autoridades están obligadas a vigilar que quien asuma dicha responsabilidad cumpla con creces los requerimientos establecidos y garantice un correcto futuro del infante. Y en ello, insisto, nada tiene que ver que sea o no heterosexual.

Por desgracia, eso no es lo que mueve a muchos de los organizadores de las manifestaciones. Para unos el tema es el 18, implica calentar el país. Para otros el objetivo es conservar privilegios, canonjías y acrecentar el poder.
17 Septiembre 2016 04:08:01
Nuestro gran país
Más allá de recordar los errores militares de nuestros primeros héroes o de cuestionarnos las razones por las cuales festejamos el inicio de la guerra por la independencia y no los acuerdos que dieron fin a la lucha armada.

Más allá de discutir si en el mundo globalizado en el que habitamos cada vez somos más dependientes de las grandes potencias, especialmente de nuestro vecino del norte; o de quejarnos de nuestra circunstancia y permanente crisis social, económica y política

Más allá de mostrar nuestro lado más amargo y pesimista, creo que habría que subrayar la calidad de país del que formamos parte y del cual tenemos que sentirnos muy orgullosos y comprometidos. Es un honor y una dicha ser mexicano.

Nuestro México tiene identidad, posee una personalidad única, valiosa, hermosa, impresionante. Pocas naciones cuentan con el bagaje y diversidad cultural de nuestra gran nación.

Nuestras raíces históricas son milenarias. Por un lado la fuerza, dignidad, orgullo y riqueza de las naciones precolombinas; y junto a ellas, el empuje y (en ese momento) la modernidad de la cultura española. Una mezcla que generó una nueva raza y una cultura con su lengua, sus creencias, valores y tradiciones.

A dos siglos de vida independiente, México cuenta con elementos culturales que le permiten competir en ese renglón con cualquier país del mundo. Aspectos que nos identifican y nos llenan de orgullo.

Seamos objetivos. Pensemos en todo aquello que nos resulta cotidiano y que nos caracteriza, e intentemos hacer un comparativo con naciones de cualquier continente. Sin temor a equivocarme estoy seguro de que algunos países compiten con nosotros pero la gran mayoría sale en gran desventaja. Pensemos por ejemplo en la cocina, la bebida, la música, el baile, la vestimenta folclórica y los pueblos nativos de nuestras tierras, y tratemos de repasar si hay elementos similares que identifiquen a otras naciones. En muy contados casos los vamos a encontrar.

Nuestra riqueza gastronómica es única y es reconocida en cualquier país del mundo. La disfrutan y la valoran propios y extraños. En cualquier gran ciudad se pueden encontrar restaurantes italianos, japoneses, chinos, españoles, cubanos y obviamente mexicanos. No ocurre lo mismo con la cocina norteamericana, por citar un ejemplo y en aras de hablar de nuestro poderoso vecino del norte.

Además tenemos un par de bebidas, aunque muy especialmente el tequila, que se relacionan con México (y únicamente con México) y que son apreciadas en todos los rincones del planeta. No recuerdo una bebida que identifique, por ejemplo, a los canadienses (por tomar en cuenta al otro socio comercial), pero tampoco a la gran mayoría de los países

Lo mismo ocurre con la música y el baile. Tenemos en ambos aspectos sonidos, movimientos, vestuarios que nos identifican en cualquier lugar del mundo. Nuestra fuerza folclórica es hermosa y sorprendente.

Los espacios arqueológicos maravillan a los habitantes de todo el mundo. Rusos, alemanes, israelitas, australianos, todo el mundo sabe que los aztecas y los mayas están en nuestra sangre.

Todos los pueblos latinoamericanos se identifican con artistas mexicanos del presente y del ayer. Vicente Fernández, Juan Gabriel, Luis Miguel, Cantinflas, Pedro Infante, Agustín Lara, Chespirito, José Alfredo Jiménez, Lola Beltrán y muchos muchos más están en el ánimo y el corazón de los países de habla hispana.

Hablar del chile, las tortillas, los tamales, los tacos, el mole y la cochinita pibil, es hablar de México.

Hablar del tequila y el mezcal es hablar de México

Hablar del mariachi y los sones veracruzanos es hablar de México

Hablar de Frida Kahlo y Diego Rivera es hablar de México

Hablar de la Virgen de Guadalupe es hablar de México

Hablar del náhuatl es hablar de una lengua viva y es hablar de México

Hablar de hermosas playas, de impresionantes paisajes, de gente amable, de seres humanos con buenos valores, de familias que procuran la unidad, de seres humanos que valoran su pasado histórico y están dispuestos a luchar por un mejor futuro para su país, hablar de buenos doctores, excelentes maestros, de gente que trabaja con responsabilidad y pasión, hablar de todo ello es hablar de México.

¡¡¡¡¡Viva México!!!!!
10 Septiembre 2016 04:07:25
El insulto o la propuesta
Como país y como generación estamos en un lugar y en un momento donde el quehacer de los políticos implica insultar, agraviar, mentir, ofender y difamar. Hay total impunidad en la tarea de agredir y tal parece que cualquier aspirante y medio de comunicación siente que con lodo puede incrementar su popularidad. Destruir al adversario es más importante que el crecimiento personal.

Quizá existan motivos y razones, no podemos olvidar que existen millones de agraviados en un país con tanta pobreza, tanta injusticia y tan pocas oportunidades. Pero también es un hecho que en la política de atacar con basura salen afectados muchos inocentes; salimos afectados todos, se destruye a la propia política.

Más aún, resulta indiscutible que lo que buscan las nuevas generaciones y lo que requiere nuestra sociedad para el mañana son actitudes distintas, propuestas que beneficien y modifiquen el entorno social.

Vienen días de mucho lodo. Priistas contra priistas, oposición contra PRI, PRI contra oposición. Muchos ataques y pocas propuestas. Muchos insultos y prácticamente ninguna alternativa.

En el Partido Nueva Alianza hay un compromiso distinto. Se pretende dejar de lado los insultos y en cambio subrayar las propuestas. Un nutrido grupo de educadores viene contrayendo una agenda social, y sobre todo educativa, por la que conviene luchar para hacerla programa de gobierno del 2017 al 2023.

En Nueva Alianza Coahuila se busca crear conciencia en la necesidad de luchar a favor de una educación pública de calidad, que sea laica, gratuita, con compromiso democrático, pero a la vez obligatoria.

Una escuela cuyos grupos no rebasen los 25 educandos y que cuenten con los recursos tecnológicos y las especialidades que permitan reivindicarse como alternativa de superación social para los niños y jóvenes coahuilenses.

Una escuela abierta a la sociedad, con espacios y especialistas para la educación física y la sana recreación de los niños y los jóvenes. Somos el país con mayor obesidad infantil y ello implica un futuro de dificultades y de enfermedades para nuestros niños.

Una escuela con inglés desde preescolar. Con modificación en el plan de estudios de la educación secundaria.

Instituciones educativas con horarios ampliados y con alternativas escolares en los periodos vacacionales.

Un sistema educativo que fortalezca a la educación normal. Que vea en la enseñanza normalista una educación superior con posgrado, investigación, educación a distancia, formación y capacitación a docentes en servicio y con difusión cultural a la sociedad.

Un sistema laboral que sepa reconocer la labor del maestro. Que vea en los educadores a ciudadanos que requieren un sistema de salud digno, una pensión acorde a sus necesidades y programas de vivienda que satisfagan sus expectativas.

Un sistema laboral que entienda que las cuentas individuales representan el esquema de pensión más inhumano, injusto e ineficiente. Y que por lo tanto hay que revisarlo para encontrar las modificaciones que beneficien a las nuevas generaciones.

Una sociedad que recupere los valores de antaño, que fortalezca la formación de las nuevas generaciones, donde el respeto, la tolerancia, la libertad, el amor al prójimo y la verdad sean los pilares que respalden el presente y el mañana.

Una sociedad que proteja a los ancianos y a los niños. Que les brinde los elementos para vivir con dignidad y concebir un futuro de esperanza. Una sociedad que no festeje el sacrificio de los animales en una supuesta fiesta de sangre y muerte. Una sociedad donde la derecha no mienta ni destruya y la izquierda no busque como sus adalides a los ejemplos de la explotación del ser humano.

Vienen tiempos difíciles. Momentos donde se pondrá a prueba lo que busca la sociedad, lo que apoyan los coahuilenses. Habrá quien promueva el insulto y la difamación y habrá quien construya propuestas.

En Coahuila los maestros siempre luchan por la educación, por los derechos de los trabajadores y por un futuro digno para todos.
09 Enero 2016 05:05:59
El 2016 (la política)
El 2016 será un año con gran actividad política, dado que en 14 estados de la República habrá elecciones y en 13 de ellos estará en juego la Gubernatura. Sin lugar a dudas, cada uno de los resultados desatará comentarios con relación al proceso que envuelve la sucesión presidencial, más de un aspirante ve en el presente año indicios de sus posibilidades para el 2018

Dentro de una semana, en el hermoso estado de Colima se llevará a cabo la primera contienda, una elección extraordinaria, compleja, inusual, llena de golpes bajos, traiciones, insultos y marrullerías. En junio del año pasado, el PRI despilfarró una enorme ventaja y estuvo a punto de ser alcanzado por el PAN. Considero que de forma apretada, este próximo 17 de enero ganará nuevamente el tricolor con sus aliados Nueva Alianza, Verde Ecologista y Partido del Trabajo.

En junio, durante el primer domingo del mes, se desarrollarán el resto de las elecciones. Es obvio que falta mucho tiempo y que nada está decidido. Pero puede ser interesante elaborar escenarios y pronósticos.

Muy probablemente el Partido Acción Nacional ganará en Baja California, aunque ahí no se encuentre en juego la Gubernatura del Estado. Con apuros creo que también puede llevarse el blanquiazul la victoria en Aguascalientes, pero todo depende de los acuerdos que establezca el PRI con Nueva Alianza, pues hay que recordar que en dicho estado el partido ligado al magisterio ha alcanzado más del 10% de los sufragios.

En Chihuahua e Hidalgo gana sin problemas el PRI. Es reconocida la calidad de la operación política de los priistas en ambas entidades. Nueva Alianza en esas entidades tiene fuerza y presencia, será importante su actividad para consolidar proyectos.

Por el contrario, en Durango el panorama se observa muy difícil para el PRI. Ellos mismos se complicaron la existencia y habrá que ver si la “operación cicatriz” rinde frutos. Un expriista puede ser el próximo gobernador duranguense.

Puebla creo que la gana el PAN, de entrada porque Moreno Valle es un buen operador, pero además porque al sistema político (léase PRI) le interesa que el expriista poblano siga políticamente vivo para que logre ser contrapeso de Margarita Zavala en el proceso del 2018. Es muy probable que en la boleta presidencial veamos a Rafael Moreno Valle como abanderado del PAN, como independiente o como candidato de
Nueva Alianza.

Tlaxcala la gana el PRI, sobre todo si el PAN y PRD dividen el voto opositor. A los amarillos les interesa una alianza en dicho estado y poner ellos el candidato. Es la única posibilidad que tienen de lograr una gubernatura.

Quintana Roo será para el PRI, al igual que Oaxaca, que la recuperará gracias a que los líderes emblemáticos del propio tricolor fueron desplazados.

En Tamaulipas, Zacatecas, Sinaloa y Veracruz el Revolucionario Institucional tendrá grandes problemas para sacar el triunfo. Una derrota en Veracruz causará un enorme daño a la causa priista y pondrá en aprietos legales al actual Gobierno del Estado.

Luego de la contienda veremos que donde el PAN hace alianza con el Partido de la Revolución Democrática y el abanderado es panista, es probable el triunfo. Pero donde el candidato es perredista, se pierde.

En síntesis

El PAN se fortalece en Baja California.

El PRI recupera un par de estados. Pero pierde tres de las entidades que hoy gobierna (quizá 4). El PRD da pasos hacia atrás. El PAN avanza. Morena Avanza. Nueva Alianza y PT avanzan. Moreno Valle se mantiene vivo. Manlio Fabio Beltrones se mantiene vivo. Aun sin triunfos, López Obrador sigue vivo y fuerte.

02 Enero 2016 05:05:50
El 2016 (dos libros)
Al inicio de cada año suele la gente, entre otros asuntos, establecer diversos propósitos (por ejemplo bajar de peso, hacer ejercicio, leer más, aprender otro idioma, estar más cerca de los seres queridos, conocer nuevos lugares), también imaginar escenarios que van a ocurrir en los siguientes meses (y para ello le hacemos al pitonizo) e ilusionarse con la posibilidad de que ocurra tal o cual cosa, por ejemplo, de que nuestro equipo de futbol sea campeón (lo cual me ocurre desde el 98 y no pierdo la esperanza).

Sobre parte del primero de dichos aspectos versan las siguientes líneas.

Quizá no sea quién para sugerir nada, para ser ejemplo de algo. Pero sobre todo no lo soy en relación con la alimentación, ni tampoco con el ejercicio, menos con el aprendizaje de idiomas; sugeriría visitar un sinfín de lugares de nuestro México y me encantaría tener tiempo y oportunidad de visitar Coahuila, es decir, el mejor estado de la República.

Pero bueno, sin ser experto y pensando que algunos aún están en los últimos días del descanso navideño y por lo tanto sin muchas ganas de hablar de política, quiero sugerir un par de libros que tuve la fortuna de leer hace unas semanas.

Voces de Chernóbil, de la recién galardonada con el Nobel de Literatura, Svetlana Alexiéviches, un libro polifónico que permite acercarnos a la gran tragedia de los años 80 con los relatos de testigos y víctimas de la explosión de la planta nuclear de Chernóbil ubicada en Ucrania, en la frontera con Bielorrusia. Ahí se encuentra uno con la devastación, con los dramas de miles de
seres humanos, con la valentía de muchas personas que evitaron que el daño fuera mayor. Es un libro de desesperanza, de traición hacia un pueblo, de patriotismo de un pueblo para con su nación, de amor entre seres humanos y de mucho dolor. Es la convocatoria de Svetlana a sus paisanos para que reclamen el daño que se hizo a Bielorrusia, un país agrícola, sin plantas nucleares, un territorio cuya contaminación será milenaria.

Hay textos que uno no puede dejar de leer, Voces de Chernóbil es un libro que por el contrario, le obliga a uno a hacer pausas, a tomar descansos, a cargar batería para volver a la lectura. Una obra intensa, excelente.

El otro libro tiene dedicatoria a los profesionales de la educación y a quienes piensan que la escuela es punto central de la comunidad y el gran objetivo para la inversión. Despertad al Diplodocus, de José Antonio Marina Torres, nos habla de lo que él llama la gran conspiración para transformar la escuela y la comunidad.

Si bien ahí se plantean reflexiones, análisis y propuestas ligadas al sistema educativo español, basta con ir cambiando durante la lectura España por México y podemos notar que la realidad es prácticamente la misma (aunque en los hechos no lo sea) y, por lo tanto, lo que ahí se expone sirve para entender nuestro presente y vislumbrar el futuro que se avecina.

Despertad al Diplodocus enaltece la figura del maestro, exige reconocimiento social a su papel en la comunidad, subraya la importancia de la formación inicial y de la actualización permanente, sugiere un trabajo más colectivo entre los docentes y se alerta sobre el interés económico que diversos grupos tienen en relación con la educación.

También en Despertad al Diplodocus se promueve un compromiso del magisterio para asumir el cambio y participar en la transformación de la profesión. Y la necesidad de que la sociedad entera participe en los cambios que requiere el sistema educativo.

Señala Marina Torres que si hoy tomamos algunas medidas, en el futuro cercano el magisterio será la profesión élite en la sociedad.

Dicen que hay que leer un periódico al día, una revista a la semana y un libro al mes. Creo que es un excelente propósito para el 2016. En lo personal en estos momentos estoy leyendo otro de los libros de Svetlana, La Guerra no Tiene Rostro de Mujer, espero que Santiago Posteguillo nos entregue su siguiente novela histórica, que supongo será la continuación de los Asesinos
del Emperador y de Circo Máximo, que tratan, respectivamente, sobre la vida de Domiciano y Trajano.
Confío además que John Grisham publique uno o dos buenos libros, además que salga a la luz el siguiente ejemplar de Juego de Tronos y que alguno de ustedes me recomiende algo interesante.

Ah, sobre el tema de las ilusiones, creo que este año seremos campeones con “El Jefe” Tomás Boy. Y en relación con lo que va a ocurrir en el 2016, en la próxima entrega haré mis predicciones.

Un fuerte abrazo y en este 2016, lo mejor para ustedes, para sus familias, para Coahuila, para nuestro México y para el mejor sindicato: el SNTE y las mejores secciones sindicales: la 5, 35 y 38.
26 Diciembre 2015 05:06:46
El 2015
En la era de la información las noticias caducan casi al instante del momento en el que se producen. Antes un suceso se mantenía en nuestro diálogo cotidiano por días, semanas y meses. Así por ejemplo, y aunque suene muy simple, en el pasado los éxitos musicales podían durar un año en las listas radiofónicas y algo similar ocurría con las películas que se mantenían meses en cartelera. Ni que decir de las noticias importantes.

Pero, insisto, hoy en día cuestiones importantes como las elecciones intermedias o la fuga del “Chapo” parecieran sucesos ocurridos hace muchísimo tiempo.

A unos días de haber ocurrido, los atentados de París dejaron de ser tema de conversación.

Tratando de ejercitar mi propia memoria, permítame recordar algunos sucesos ocurridos en este 2015.

El precio del petróleo se desplomó, lo que ha implicado graves problemas para la economía de nuestro país.

A pesar de ello no han ocurrido los mensuales incrementos vistos y sufridos en los tiempos de Calderón.

Cada día el dólar se fortalece más y ello afecta a las monedas de buena parte del mundo, desde el Euro hasta el Peso Mexicano. Periódicamente nos hablan de precios históricos de la moneda estadunidense. El peso es la octava monda más utilizada en el mundo.

Se llevaron a cabo elecciones legislativas, obteniendo el PRI un buen resultado, tan es así que hoy tiene el control de la Cámara de Diputados.

En Coahuila el PRI se llevó carro completo, 7 de 7. Bueno, en uno de los distritos, en el más difícil, ganó con un candidato del Verde.

Nueva Alianza se convirtió en la tercera fuerza electoral en el estado con un 6% de la votación. Lo anterior se dio gracias a la participación de un grupo de sindicalistas y sobre todo, del respaldo del magisterio coahuilense.

El Verde Ecologista empezó y terminó el año con sanciones económicas por parte del INE y con una imagen desacreditada.

Morena participó por primera ocasión con un buen resultado en el Distrito Federal. El PRD perdió fuerza. El Partido del Trabajo desapareció y luego resucitó. Movimiento Ciudadano creció, sobre todo en Jalisco.

Surgió el Bronco, ganó Nuevo León y convirtió la candidatura independiente en la moda política nacional.

Se fugó el “Chapo”, con ello evidenció al sistema penitenciario a la par de convertirse en leyenda. Pocos recuerdan que este mismo año se detuvo a “La Tuta”.

Dejó de ser verdad la llamada verdad histórica del caso Iguala-Ayotzinapa. La mayoría de los estudiantes siguen considerados como desaparecidos.

Se implementó también la evaluación docente, para ello se instalaron centros de aplicación de exámenes y centros de detención de disidentes.

En el plano internacional, en la Argentina de Cristina ganó la derecha. En la Venezuela de Chávez y Maduro ganó la derecha. En Francia avanzó la derecha. En Estados Unidos sigue creciendo la figura de Donald Trump, que representa la derecha más radical y estúpida. En España se escenificó una división del voto, que implica un empate ideológico y que puede hacer que la derecha conserve el poder o que se lleven a cabo nuevas elecciones. En pocas palabras, en el mundo la derecha avanza y los derechos sociales están en riesgo.

El mundo vive amenazas producto del fanatismo. Hoy se observan atentados en países en conflicto y en lugares del primer mundo. Mañana nadie puede estar seguro.

Se terminó el programa de Javier López “Chabelo”. El Cruz Azul sigue sin lograr un campeonato y el América hizo un triste papel en el mundial de clubes.

Espero el próximo año sea mil veces mejor para todos (salvo para el América).

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @cmoreira38_5
19 Diciembre 2015 05:08:27
SNTE: fortaleza magisterial
Uno puede expresar críticas a determinados modelos sindicales, eso es válido y hasta recomendable. Las organizaciones gremiales precisan de una gran participación de sus afiliados para poder crecer y construir las alternativas de lucha sindical, en aras de lograr una fortaleza que les beneficie en el mediano y largo plazo. Lo que no se puede es destruir sin proponer.

En el SNTE contamos con siete décadas de lucha sindical, más de 70 años de proponer cambios, reformas y acuerdos en función de dos temas fundamentales: el respeto a los derechos de los trabajadores y la educación pública para todos los mexicanos.

Más de 2 millones de agremiados, entre trabajadores activos y jubilados, integran el que es considerado como el sindicato magisterial más importante de América Latina y uno de los más influyentes en el mundo. Nada es gratuito, todo tiene que ver con trabajo y compromiso.

Hoy en día, hay quienes quisieran ver al SNTE como una agrupación más agresiva, más contestataria; un sindicato permanentemente en la calle, en una lucha frontal.

Hay otros que, por el contrario, piensan en una organización de negociación permanente, de diálogo, de presencia, de acuerdos políticos; de caminar quizá lentamente, pero de manera firme y segura.

Hay quienes añoran tiempos pasados y quizá sólo recuerden las cosas buenas y esperan mágicamente que se repitan.

Otros, sin embargo, saben que no hay vuelta atrás. El siglo 21 coloca a todos los sindicatos y a los trabajadores en una situación compleja y delicada. Hoy tenemos más transparencia y democracia y menos estabilidad laboral. Hoy contamos con más elementos para la formación profesional e ideológica y existe un impresionante avance científico y tecnológico, y por lo mismo se le exige a todos los seres humanos una actualización permanente, una educación a lo largo de toda la vida.

Son varios los modelos de lucha política y gremial, entre los cuales se pueden mencionar: 1) el que busca cuidar a las instituciones y pretende avanzar sin arriesgar, 2) el de la nostalgia que genera inmovilidad y depresión y 3) el de la rebeldía que termina en una negación de las autoridades y de los dirigentes, es decir en una anarquía.

El modelo que asume el SNTE, el modelo de la vida institucional, exige –cada día más– una gran preparación de los dirigentes sindicales y, sin lugar a dudas, una mayor cercanía con los agremiados. Formación y presencia son las grandes armas de un sindicalismo institucional, es decir de un sindicalismo que busca fortalecer a las instituciones.

Hay que sumar el trabajo político del gremio, la capacidad de convocatoria y la interlocución con la sociedad mexicana. Y a todo ello la inteligencia que genere estrategia.

El panorama no es sencillo, las exigencias laborales, la actualización permanente que deben tener no sólo las personas, sino también las instituciones; el avance de las ideas ligadas a la derecha, todo ello complica el complejo quehacer de los sindicatos

La clave está en la participación de todos, en la cercanía de los dirigentes con los agremiados, en la formación sindical, en la transparencia, en dirigentes y agremiados enamorados del SNTE. Con todo ello se puede fortalecer al magisterio.

Experiencias de un sindicalismo radical

Desgraciadamente las experiencias no son buenas. Los resultados son catastróficos. Hace unos años la Sección 9 representaba el sindicalismo más contestatario, hoy carece de la vida sindical que se observa en otras latitudes. Desde hace más de 15 años no se realizan asambleas delegacionales, carecen de estructura sindical, no hay debate, no existe actividad. Algo parecido ocurre en algunos espacios de Zacatecas, Michoacán, Guerrero y Chiapas.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @cmoreira38_5
12 Diciembre 2015 05:06:58
Cuentas individuales. La gran tragedia
Confieso que, en su momento, muchos no reparamos en los riesgos que representaba la implementación del modelo de cuentas individuales al que están adscritos millones de mexicanos del IMSS, ISSSTE y de institutos de seguridad social en los estados. Más aún, aseguro sin temor a equivocarme, que hoy en día hay muchísimas personas que siguen sin entender las consecuencias de dicha medida y, por ende, de lo que sucederá en el futuro con quienes logren llegar al momento del retiro laboral. O no lo entienden o quizá no existe suficiente interés sobre el tema en cuestión.

Hay que decir que entrada la pensión será bajísima. Imagine un obrero, y si piensa en un mal salario, pues al momento de su jubilación, luego de muchos años de trabajo, sólo alcanzará a recibir la tercera parte de lo que devengaba. Y lo mismo será para el resto de los mexicanos que se encuentran en dicho sistema pensionario.

El problema de raíz es que años atrás el tema fue sacado del mundo de la seguridad social y luego ubicado en el terreno de los números. Alguien decidió acabar con la idea de la solidaridad y no hicimos nada al respecto.

Las pensiones de los actuales jubilados se pagan gracias a lo que ellos cotizaron, a lo que aportaron sus patrones, a los recursos de los actuales trabajadores y a los apoyos extraordinarios de los gobiernos.

En cambio, las pensiones de los futuros jubilados, no van a incluir los apoyos extraordinarios de los gobiernos y menos aún los recursos del resto de los trabajadores, o lo que es lo mismo, la solidaridad intergeneracional.

Es decir, en torno a los futuros jubilados, que cada quien se rasque con sus uñas. Así de sencillo, así de trágico.

¿Cuál es el camino a seguir?

De entrada tomar conciencia de la difícil situación que se verá en dos décadas. El futuro es dramático, muy dramático. Ni los viejos, porque no nos toca, ni los jóvenes porque creen que falta mucho, discutimos y analizamos a plenitud el problema. Ambos, viejos y jóvenes, estamos mal.

Además es preciso optar por un sistema muy transparente, donde la gente conozca con exactitud cuánto tiene y para qué le alcanza.

El dinero se tiene que invertir en la solidaridad intergeneracional (apoyando a quienes están jubilados) y en proyectos seguros. Y aclaro que el hablar de proyectos seguros no incluye fondear bancos o construir carreteras. Se debe pensar en buenos rendimientos, calcularlos e informar puntualmente a la gente. El problema es que se perdió la solidaridad intergeneracional y se optó por utilizar los recursos de los trabajadores para proyectos federales ajenos a la seguridad social.

La gente tiene que aportar más, ahorrar más y exigir que el patrón también lo haga, sea el patrón un empresario o el propio Gobierno.

La gente tiene que empezar con un buen salario, al menos con una alta cotización trabajador-patrón. En el caso del magisterio, hay compañeros que iniciaron con tres horas y se mantuvieron así por un lustro o una década, es decir, durante ese tiempo prácticamente no cotizaron nada.

Y lo más importante, hay que modificar el modelo de seguridad social. Hay que luchar por ello. Es entendible que la gente vaya a trabajar más años, pero no por una pensión de pobreza.

Considero que se puede explorar un modelo mixto. Donde una parte de la pensión se calcule con las aportaciones individuales (con todos los agregados anteriores) y otra parte con la solidaridad intergeneracional.

El gran objetivo es que la pensión de quienes se jubilen después del 2030 se acerque al 100% de su último salario o al 75%, pero no como hoy se vislumbra, con un trágico pronóstico de la tercera parte.

Como dijo en un tuit mi amigo José Luis Rivera: aún es tiempo, hay que poner manos a la obra.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / cmoreira38_5
05 Diciembre 2015 05:12:51
Dos crisis del sistema pensionario
El problema de los sistemas de pensiones es universal. Constantemente se habla de reformas en diversos países y en todos los casos sale a relucir como la principal causa la modificación en las expectativas de vida de las personas.

Fueron creadas las instituciones de pensiones en tiempos donde los seres humanos apenas y superaban el medio siglo de vida.

Como dije, el problema de los sistemas de pensiones es universal. Y habría que agregar que lo mismo ocurre sobre el debate en torno a las medidas que deben adoptarse, aunque creo que en México se parte de equívocos.

Mucho se habla y se escribe sobre la crisis financiera de las instituciones de seguridad social, se subraya que dicha crisis pone en riesgo la estabilidad económica de las naciones. Ante lo cual, en todos lados se proponen y promueven nuevos incrementos para la edad de jubilación, en España, por ejemplo, son más de 65 años; en Alemania pueden ser 63 si se demuestra que se ha laborado en los últimos 45 años; en Francia, 62; en Gran Bretaña, 67. La propuesta actual en varios de estos países es llegar a los 72 años y Carlos Slim propuso en 75 años la edad para la jubilación.

En nuestro país se han realizado reformas a prácticamente todos los institutos de pensiones, que en número superan por mucho el centenar de instancias si consideramos al IMSS, al ISSSTE y a todos los institutos locales. Y aun con todas las reformas, se sigue remarcando que la crisis se mantiene.

El punto central de las reformas hechas en nuestro país tiene que ver con la viabilidad financiera de la institución y por ende con la posibilidad de brindarle en el futuro al trabajador, el beneficio de la jubilación.

Creo, sin embargo, que no le hemos puesto especial atención al tema de las pensiones que tendrán los mexicanos que se jubilen después del 2030. Preocupa en este momento la estabilidad de las instituciones, pero no hay un debate y menos aún acciones para revisar la estabilidad económica de los jubilados del mañana.

Todos aquellos que se encuentran en un sistema de cuentas individuales, de cualquier institución de seguridad social, están condenados a recibir en el futuro una pensión extremadamente baja.

Quienes estamos en un régimen solidario, nos quejamos por el incremento en los años de aportación. Sin embargo, los que vienen atrás, los de cuentas individuales, sean del ISSSTE, del IMSS, de la Sección 38, en cualquiera de los casos no sólo aportarán más años, sino que además recibirán, en el mejor de los casos, una pensión equivalente a la tercera parte de su último salario. El drama está ahí. La lucha y la acción sindical debe verse ahí.

Peor aún. La situación se agrava con el paso del tiempo y con esquemas laborales donde priva una menor estabilidad. Es decir, la gente tiene que aportar y debe aportar bien para poder juntar un recurso que le sirva para su retiro.

Para dar respuesta al problema es preciso que el manejo de las cuentas individuales se lleve con transparencia, eficiencia y eficacia. Se requiere profesionalismo en el manejo de las cuentas de los futuros jubilados.

Pero no sólo lo anterior, con lo anterior no basta. Hay que generar un modelo de solidaridad y de responsabilidad gubernamental y patronal con relación a los trabajadores que están en el sistema de cuentas individuales. Se debe garantizar una pensión digna, muy por encima de lo que hoy se plantea.

Es importante revisar el tema de quienes por enfermedad no pueden seguir laborando. Su pensión les debe permitir una vida con la mayor calidad posible.

Es obvio que nos debe preocupar la situación financiera de las instituciones. Pero también la de los compañeros de cuentas individuales.

Se deben tomar medidas para que no quiebren las instituciones de seguridad social, pero también para que quienes se jubilen después del 2030 tengan los recursos para vivir con dignidad.

No nos equivoquemos, hay dos crisis: la del sistema solidario que afecta la economía de las instituciones y la del sistema de cuentas individuales que amenaza con dejar en la pobreza a nuestros compañeros que hoy son jóvenes, pero que un día serán jubilados.

Antes del 2020

Debemos de tener un programa de acciones bien definido, con acuerdos con los trabajadores de cuentas individuales y del régimen solidario y, obviamente, también con el Gobierno; todo ello, en aras de modificar sustancialmente el proyecto de futuro para los compañeros que se jubilarán después del 2030. Hay que garantizarles una pensión digna. Aún es tiempo, hay que luchar por ello.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / cmoreira38_5Felipe

28 Noviembre 2015 05:06:46
Felipe de Alba Galván: la construcción de un sueño
La lucha sindical, social y política de mediados del siglo pasado implicaba poner en riesgo el empleo, la seguridad personal y familiar, la libertad y hasta la propia vida de los líderes de los trabajadores. No eran tiempos sencillos, requerían de grandes hombres y mujeres, de gente valiente, generosa, decidida; se necesitaban soñadores.

En el sector educativo todo se estaba construyendo; y en función de los derechos de los trabajadores, nada estaba ganado. Se conjugaba la lucha sindical en aras de lograr los derechos elementales para los trabajadores, con la búsqueda de una fortaleza en el propio sistema educativo.

La situación de los trabajadores federalizados era difícil, quizá muy complicada, pero sin duda muchísimo mejor que la que tenían los educadores estatales y municipales.

Treinta años después de constituirse el sindicato, las huelgas seguían siendo práctica frecuente de los maestros estatales. Las razones eran muy sencillas: falta de pago durante meses y meses.

Durante varios lustros los docentes coahuilenses carecieron, entre otras muchas cosas, de un servicio médico y un sistema de pensiones.

Más aún, la estabilidad laboral era sumamente frágil. Las profesoras podían perder el empleo si es que cometían el “error” de embarazarse.

En ese contexto de dificultades sobresalieron algunos maestros coahuilenses agremiados a la Sección 38. Uno de ellos, uno de los más grandes fue el profesor Felipe de Alba Galván, hombre de carácter, carisma, valentía y visión política; de humilde cuna, de corazón fuerte y generoso, con gran vocación de educador y enorme pasión por el sindicalismo magisterial, un soñador en cuyos sueños se incluía la prosperidad de sus compañeros.

Don Felipe de Alba fue en 1944 el primer secretario general de la Sección 38 (en aquel tiempo denominada Sección 35) y luego de varios años de docencia volvió nuevamente a la dirigencia seccional, primero como secretario de Organización y en 1965 por segunda ocasión como secretario general seccional.

En su primera etapa la construcción de la Sección era la prioridad; en el segundo momento, el gran objetivo era la consolidación de la organización sindical.

Salvo un par de años en La Laguna, todo su quehacer docente y directivo lo de-sempeñó en la Región Norte de Coahuila: espacio geográfico que se convirtió en su tarea y responsabilidad sindical, en su bastión político.

Valga señalar que en esos años y en razón a su liderazgo ocupó la Presidencia Municipal de Allende, Coahuila, y previo a ello, la Secretaría del Ayuntamiento de dicho municipio.

Junto con Nicéforo Rodríguez, Severino Calderón y Ramón Ortiz Villalobos formó el grupo sindical más importante del magisterio estatal desde los años 30 hasta cerca de la década de los 70. La sección 38 se constituyó como una gran sección sindical por el impulso que le dio tal equipo político.

Don Felipe fue siempre el líder sencillo, generoso, humilde, soñador. Su compromiso con su querida Sección 38 fue indiscutible. Su vocación de formar nuevos liderazgos le llevó a conservar una gran influencia, incluso después de varios años de haberse jubilado.

Le conocí en 1988, en la lucha por proteger a la Sección, por reivindicar al magisterio estatal, por defender una idea y un proyecto.

En el Movimiento Reivindicador destacaba por su sabiduría, por la energía, por el carisma, por el enorme liderazgo, por la sencillez que tienen los más grandes, los más auténticos.

Su familia es de maestros, sin duda siempre orgullosa del nombre y el legado del primer dirigente de la Sección 38, de uno de los grandes personajes del sindicalismo coahuilense, de un soñador que luchó por hacer realidad sus ideas y proyectos. Su familia es nuestra Sección 38.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / cmoreira38_5Felipe
21 Noviembre 2015 05:05:38
Evaluación del Desempeño Docente
A lo largo de varios fines de semana se estará desarrollando en todo el país la evaluación de aproximadamente 150 mil docentes mexicanos. Dentro de 3 meses le tocará a otro número similar de educadores.

Es la evaluación que busca dar elementos para determinar, entre otros aspectos, la permanencia de los compañeros y que se complementa con el expediente de evidencias de enseñanza y la planeación didáctica argumentada.

Pues bien, a decir de varios maestros que presentaron el examen hace 7 días, hay una serie de aspectos que deberían de revisarse y corregirse.

De entrada, hay la crítica por lo extenso del instrumento. Los docentes deben estar cerca de 10 horas en la presentación de la prueba. En ese sentido, hay quien comentaba que debería de hacerse en varias sesiones, en varios sábados, y para ello habría que fragmentar el citado examen.

Luego, el contenido del instrumento que se aplica a los profesores de primaria contiene muchos reactivos relacionados con la educación especial. Y se dice que el contenido no está del todo relacionado con la guía que se les hizo llegar.

El internet muy lento. Desesperante. En algunas sedes, de varias entidades de la República Mexicana, por este motivo se optó por reprogramar el proceso de evaluación

Coincido con mi amigo Carlos Rodríguez cuando me señala que el examen se aplica en día inhábil y se ocupa toda la jornada; asimismo, en algunos casos los docentes deben trasladarse varias horas para llegar al lugar donde deben presentar la evaluación. Ello implica perder un día de descanso y costos que se cubren a medias (pues se ponen autobuses en algunos casos, como por ejemplo viajar de Acuña a Piedras Negras o de la Región Carbonífera a Monclova). Al respecto, creo que se debería de cubrir con el pago de un concepto por traslado, además de horas extra (o bien hacer la prueba entre lunes y viernes).

Lo que sigue es importante. Es trascendental. Es la razón de ser de la reforma educativa. De ello ha estado hablando el SNTE en los últimos meses, espero se le haya escuchado; espero se le escuche el día de mañana. La Evaluación del Desempeño Docente no tiene sentido, ninguna evaluación lo tiene, si no va acompañada de medidas que reflejen la toma de decisiones producto del análisis de los resultados.

Es decir, lo acordado, lo prometido, implica recursos para estimular a los docentes que logren buenos resultados. Ello será no solo un acto de justicia y de congruencia, sino el aliciente para que el resto de los educadores busque mejorar su preparación y desempeño profesional.

También se precisan amplios recursos para el desarrollo de los diversos cursos y las tutorías que atiendan puntualmente las debilidades manifestadas en los exámenes por los educadores mexicanos. Es un tema que precisa del cuidado y el compromiso de todos los actores educativos, especialmente de las autoridades oficiales.

Lo más sencillo es poner un examen, aún con todo lo complejo que ha resultado el cuidado del mismo.

Lo importante es mejorar el sistema educativo como producto de una correcta interpretación de los resultados.

Los defensores de la reforma se quedarán sin argumentos si no se observa en los hechos el compromiso por transformar el sistema educativo con un correcto modelo de actualización y si además no se cumplen con los otros temas de la agenda educativa: mejora en la infraestructura, mayor conectividad, ampliación del horario en miles de escuelas, personal suficiente.

Los maestros están yendo a presentar sus evaluaciones. Los maestros como siempre están cumpliendo.

Ahora les toca a las autoridades cumplir lo que según la propia ley les corresponde realizar.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @cmoreira38_5
14 Noviembre 2015 05:06:53
Una fiesta del siglo pasado
Todo indica que las corridas de toros están condenadas a desa-parecer. Seguramente lo mismo va a ocurrir con las peleas de gallos y con cualquier práctica que implique que por pura diversión se genere sufrimiento y muerte para los animales.

En unos años, la tauromaquia será parte de un pasado histórico en nuestro estado, en México y en el mundo entero. Un pasado del que no necesariamente estaremos del todo orgullosos.

No es una cuestión de intereses políticos o económicos. Simple y sencillamente la sociedad evolucionó y en este momento se vuelve intolerable el maltrato que se hace a los animales y, más aún, convertir la tortura de un ser vivo en una celebración y para algunos en un negocio.

Cada vez se escuchan menos argumentos para defender el suplicio y la muerte de un toro ante el aplauso y los gritos eufóricos de un grupo de personas. Menos son los intelectuales y los políticos que involucran su imagen con la afición a la tauromaquia. Creo que los promotores de la llamada fiesta brava se van quedando solos, se observan anticuados, insensibles.

Resulta ilustrativo y esperanzador el hecho de ver que son las nuevas generaciones y entre ellos, quienes tienen más estudios, los que se ubican en el extremo que más condena las corridas de toros.

No puede ser arte el hecho de masacrar a un animal, de hacerlo sangrar durante 40 minutos, de que un tipo sobre un caballo le entierre en repetidas ocasiones una lanza con el objetivo de afectar su capacidad de levantar la cabeza y defenderse del grupo de seres humanos que le atacan. No es arte que se le claven 6 banderillas, es decir unos palos alegremente adornados con una filosa púa en la punta, ni que cercano a la muerte del animal, el torero le entierre una espada, no siempre con el “éxito” de acabar con su vida en la primera estocada.

Y luego de su muerte, no considero que se pueda calificar como artística la mutilación del animal para que el torero se lleve como trofeo las orejas o el rabo.

El cuidado y respeto que debe mostrar el ser humano a los animales es fundamental en la educación de las nuevas generaciones. Nos quejamos de un México violento y sanguinario y por ende, no es posible que queramos trasmitirle a nuestros jóvenes y niños que es correcta y defendible una actividad tan llena de sadismo y violencia, una actividad donde se plantea el concepto de que el hombre por simple diversión puede acabar con la vida de los animales. Debe quedar claro que no somos los dueños de la vida de los demás seres.

Es un tema educativo. Es educar contra la violencia. No sólo se trata de procurar una vida y una muerte digna para los animales, sino además cuidar la mente y el corazón de nuestros infantes.

Insisto, afortunadamente nuestra sociedad evolucionó y hoy en día cada vez más gente rechaza las corridas de toros. Y lo mismo ocurre con las peleas de gallos, y dentro de poco sucederá con la cacería y la pesca deportiva.

Quizá en algunas partes del país las corridas de toros se mantengan un lustro, o tal vez hasta una década. Lo cierto es que tarde o temprano van a desaparecer, el tiempo depende de que los promotores busquen que el debate sobre este tema se mantenga en un perfil bastante bajo.

Si los aficionados a la tauromaquia optan por manifestarse a nivel nacional, si buscan el debate y la controversia, si intentan que el tema se vuelva parte de la agenda de la sociedad y de los aspectos a juzgar por nuestros magistrados, lo único que van a provocar es que desaparezca en lo inmediato en todos los rincones de México. Es indefendible continuar matando animales por diversión.

07 Noviembre 2015 05:08:35
Presupuesto para educación
Si las leyes no van acompañadas de un conjunto de acciones por parte –principalmente– de las autoridades, son simple y sencillamente letra muerta. Más aún, en algunos casos sirven dichos preceptos legales ajenos al compromiso gubernamental para objetivos distintos a los esperados por la sociedad.

Existen en nuestro país múltiples ejemplos de lo anterior. Tan sólo en materia educativa, podría mencionar dos que escuche hace unos días: la enseñanza preescolar obligatoria y el compromiso del Gobierno de destinar 8% del Producto Interno Bruto a la educación. En ambos casos la realidad dista mucho de lo que se encuentra en la legislación mexicana, y peor aún, no se observa que exista el mínimo interés por avanzar al respecto en el corto plazo, por parte de diputados y autoridades.

Pues bien, en días pasados un grupo de dirigentes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación acudimos a la Cámara de Diputados con el fin de establecer un cabildeo con diversos grupos parlamentarios y con la Comisión de Educación presidida por la perredista Hortensia Aragón Castillo, a fin de demandar los recursos suficientes para lograr una serie de aspectos inherentes a la reforma educativa, aspectos que tienen que ver obviamente con la calidad de la educación que demanda la sociedad y que se encuentra plasmada en nuestra legislación.

Encabezados por el maestro Juan Díaz de la Torre, nos reunimos con legisladores del Revolucionario Institucional, Acción Nacional, Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza, en todos los casos con la presencia de los correspondientes coordinadores de cada fracción Parlamentaria, es decir, César Camacho, Marko Cortés, Clemente Castañeda y Alfredo Valles, respectivamente. Valga decir que en todos los casos se atendió con mucho interés al dirigente nacional de los maestros.

En cada una de dichas reuniones, la posición del maestro Díaz de la Torre fue la de demandar los recursos económicos suficientes para ser congruentes con lo que se acordó en los últimos años por parte de las principales fuerzas políticas del país, en el llamado Pacto por México. Con mucha claridad, Juan Díaz expresó que debería aprobarse en los próximos días un presupuesto que permita lograr, entre otros puntos:

Incrementar el número de escuelas de tiempo completo y con ello posibilitar el acceso a la educación primaria a infantes cuyos padres, dada su actividad laboral, requieren una escuela de tiempo ampliado.

Contar con el personal suficiente en las instituciones educativas.

Contar con los tutores que apoyen a los docentes luego del proceso de evaluación (tal y como marca la ley).

Tener el número adecuado de personal de evaluación y que además se encuentre bien capacitado.

Contar con un mayor número de asesores técnico-pedagógicos para el acompañamiento docente que establece la reforma educativa.

Estimular económicamente a todos los educadores que obtengan altas calificaciones.

Regularizar a los docentes que realizan funciones directivas y no tienen la correspondiente clave.

Mejorar significativamente la infraestructura escolar, en el entendido que muchas instituciones educativas en el país tienen deficiencias en relación con aulas, sanitarios y conexión a internet, y otras ni siquiera cuentan con agua y luz.

Abonar a favor de la equidad y la inclusión.

No permitir que a los niños de localidades marginadas las atiendan maestros improvisados del modelo Conafe, es decir, jóvenes egresados de la secundaria o el bachillerato y habilitados con un bajo salario como docentes.

En el transcurrir de la siguiente semana, al aprobar la Ley de Egresos para el 2016, podremos valorar cuál es el compromiso de nuestros legisladores con la calidad de la educación.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @cmoreira38_5
31 Octubre 2015 03:07:18
El SNTE y su historia (IV) El siglo antisindicalista
La caída de la maestra Elba Esther obedece, entre otros aspectos, a los tiempos sociales que nos toca vivir, tiempos de precariedad laboral, de incertidumbre, de ausencia de contrapesos. Tiempos de incredulidad.

Los días siguientes a su detención representaron momentos de zozobra, de sentir que el sindicato se destruía, se fragmentaba, desaparecía.

Juan Díaz de la Torre entendió que su responsabilidad gremial estaba muy por encima de cualquier sentimiento personal. Debía asumir los retos que se le presentaban y enfrentar las amenazas al SNTE y a los derechos de los trabajadores de la educación. Sabía que todo el camino sería cuesta arriba y en terreno minado.

Si la desaparición del sindicato era el mayor de los riesgos, los proyectos de la dirigencia tenían que vislumbrarse no sólo en la idea de subsistir como agrupación sindical, sino además para crecer y ser aún más grande.

En un lapso menor a los tres meses, Díaz de la Torre logró visitar la gran mayoría de las secciones sindicales, cabildear para modificar los puntos más lesivos de la reforma educativa, sostener al partido político ligado al magisterio y construir buena parte del programa de acción del SNTE.

En los últimos 30 meses, en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación se han dado pasos, sin duda muchos, pero quizá no los necesarios, con el fin de generar una mayor certeza laboral, promover una cercanía de los dirigentes seccionales y nacionales con los agremiados, una comunicación por múltiples vías, una mayor transparencia en el uso de los recursos y en el
ejercicio sindical y una defensa a ultranza de la escuela pública y del Artículo Tercero de nuestra Constitución.

Hasta el momento se han respetado todas las conquistas sindicales. Más aún, se han firmado acuerdos entre el SNTE y las autoridades para que así ocurra en el futuro tanto a nivel federal como en cada una de las entidades.

Quizá sea muy pronto para juzgar el momento que vive el SNTE y los aciertos y errores de la dirigencia sindical. No obstante, es indudable que la realidad actual dista mucho de lo que ocurría hace dos años y medio. No ha desaparecido el sindicato. La presencia se mantiene, buena parte de la fuerza se conserva. En algunos renglones se percibe un notable fortalecimiento.

Tal vez en algunos años se recuerden cosas importantes de la gestión de Juan Díaz de la Torre. De concretarse y consolidarse, varios de los puntos siguientes estarán entre los aspectos más destacados de su legado sindical:

La defensa a ultranza de las conquistas sindicales obtenidas a lo largo de 72 años de vida gremial.

La puesta en marcha del Observatorio Público de Transparencia e Información (OPTI), que debe generar una mayor y mejor rendición de cuentas de los dirigentes sindicales.

Un sindicalismo de servicios con un sinfín de beneficios educativos y económicos para los trabajadores de la educación.

El Sistema Nacional de Desarrollo Profesional (Sinadep), que genera alternativas educativas para preparar a los docentes para la presentación de las evaluaciones educativas

Un sistema de ahorro nacional que, de concretarse, habrá de generar nuevas prestaciones para todos los trabajadores afiliados al SNTE.

La construcción de alianzas internacionales del SNTE con la Internacional de la Educación y la Confederación de Educadores de América. La conformación de una agenda internacional que blinde la actividad del SNTE.

El Sistema de Información y Estadística Sindical (SIES), que debe permitir concentrar la información de todos los agremiados al sindicato y generar nuevos mecanismos de comunicación.

Una serie de plataformas de comunicación que ponen al sindicato de maestros en el siglo 21.

La Escuela de Formación y Profesionalización Sindical. La instancia académica para coadyuvar en la formación ideológica y sindical de los trabajadores de la educación.

¿Y luego?

La historia debe continuar. El SNTE debe seguir en su tarea de defensa gremial. En algunos aspectos es preciso regresar a las raíces. El magisterio tiene que asumir un papel de mayor participación sindical.

El SNTE es el único refugio de los trabajadores de la educación.


24 Octubre 2015 04:04:19
El SNTE y su historia (tercera parte)
La Maestra y el poder político del SNTE.

Del 89 al 94, el SNTE vivió uno de sus muchos momentos difíciles, lleno de situaciones que daban pie a los pronósticos catastrofistas ligados a la desaparición del sindicato o al menos del carácter nacional del mismo. A final de cuentas, no sólo no desapareció el SNTE, sino que a lo largo de los siguientes años se fue fortaleciendo.

Las grandes amenazas que se observaban en esos años para el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación tenían que ver con el creciente malestar magisterial producto de unos salarios muy bajos (el sueldo base del maestro equivalía a 1.5 salarios mínimos), una reforma educativa que implicaba la descentralización de los servicios educativos y con ello la posibilidad de convertir al SNTE en una federación de sindicatos y, además, una imagen sindical que contrastaba con una sociedad que exigía mayor democracia y pluralidad.

La caída del grupo de Carlos Jonguitud permitió el regreso al SNTE de la maestra Elba Esther Gordillo y la puesta en marcha de una serie de reformas estructurales en el sindicato de maestros.

Además de la maestra Gordillo Morales, en el tiempo de su liderazgo ocuparon la dirigencia formal del SNTE el coahuilense Humberto Dávila Esquivel, Tomás Vázquez Vigil y Rafael Ochoa Guzmán.

En ese tiempo, es decir entre el 89 y el 2013, se obtuvo un incremento real del salario de más de un 300%, pasando del equivalente a 1.5 salarios mínimos a más de 5 salarios mínimos. Y además con importantes despegues económicos entre cada una de la serie de categorías que surgieron del Programa de Carrera Magisterial.

En estos años se reformaron los estatutos para establecer el voto secreto, la pluralidad sindical, la desincorporación del SNTE al PRI, la desaparición de Vanguardia Revolucionaria, la generación de congresos de educación y de encuentros con padres de familia, entre otros aspectos.

Quizá, entre los puntos negativos se encuentren los constantes rompimientos institucionales. Fracturar se volvió una constante. Con la conducción de Elba Esther, el SNTE pasó de pertenecer a uno de los sectores del PRI, a ser observador electoral y luego fundar un nuevo partido político. Se abandonaron las filas de la FSTSE y se creó una nueva Federación de Sindicatos, la FEDESSP. Se dejó a la poderosa Internacional de la Educación para crear la Confederación de Educadores de América. Para algunos analistas, tales rompimientos tuvieron más costos políticos que beneficios para los trabajadores, para el SNTE y para el grupo hegemónico en el sindicato.

En la última década de la gestión de la maestra Gordillo Morales se vivieron tres grandes crisis:

La crisis de los sistemas de seguridad social que llevaron a constantes reformas de pensiones en la mayoría de las secciones estatales y a una delicada y difícil reforma al ISSSTE.

La crisis en las secciones con tradición disidente. En Michoacán, el Distrito Federal, Chiapas y en cierta medida en Zacatecas y Guerrero, se empezó a notar un hartazgo en las bases magisteriales que se ha convertido en una falta de identidad y en una apatía en la vida sindical. El caso más complicado tiene que ver con la otrora poderosa Sección 9, en donde se tienen 15 años sin asambleas delegacionales y por lo tanto sin estructura sindical.

La crisis en la imagen de la dirigente. Constantes campañas llevaron a un gran desgaste en su imagen. Se le atribuye un poder extrasindical ligado a una falta de credibilidad política. La mayor parte de sus pasivos son falsos, son inventos.

La maestra tomó las riendas del sindicato en acuerdo con el Gobierno. Dejó el poder ante sus desacuerdos con el Gobierno.

Sus últimos días al frente del SNTE fueron complicados. Los meses siguientes fueron extremadamente difíciles para el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

Próxima semana

El SNTE precisa de una gran transformación. El trabajo sindical y político de Juan Díaz de la Torre ha permitido sortear los momentos de gran riesgo para el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Siguen presentes amenazas y retos.

Se están trazando los caminos. El trabajo implica la participación de todos los agremiados.

@cmoreira38_5 / .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
17 Octubre 2015 04:06:24
SNTE y su historia (segunda parte)
Los tiempos de Jonguitud, el culto a la personalidad.

El relevo de la dirigencia en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación se fraguó algunos años antes de la caída de Carlos Olmos Sánchez y con él, del entonces líder moral, Jesús Robles Martínez.

Por un lado, la dirigencia se había ido apartando cada vez más de las bases magisteriales y, en muchas de las entidades, eran los supervisores escolares los que determinaban el rumbo sindical de las secciones pertenecientes al SNTE.

Y además, la crisis política que vivía el Gobierno de la República, luego del movimiento estudiantil del 68 y de la violencia ejercida por los Halcones en el 71, requería liderazgos sociales más ligados a la centro izquierda, con un mayor carisma, un control más férreo y con actitudes más populares (y quizá, más populistas).

La etapa de Carlos Jonguitud Barrios inició con la dirigencia encabezada por Eloy Benavides Salinas, quien cubrió los 18 meses que le faltaban a Olmos Sánchez para concluir su periodo estatutario.

En seguida llegó el propio Jonguitud Barrios y luego José Luis Andrade Ibarra, Ramón Martínez Martín, Alberto Miranda Castro, hasta llegar a Refugio Araujo del Ángel, quien tan sólo alcanzó a dirigir los destinos el SNTE durante un par de meses.

Surgió la corriente denominada Vanguardia Revolucionaria, de la cual se designó a Jonguitud Barrios como el líder vitalicio y por lo tanto el líder moral del sindicato.

En función del tiempo de aparición, Vanguardia Revolucionaria se convirtió en la tercera corriente sindical mayoritaria, antes existieron la Fracción Nacional Revolucionaria que fue sustituida posteriormente por el Frente Nacional de Unidad Revolucionaria de los Trabajadores.

Las dos décadas de Jonguitud fueron los años de las grandes reuniones magisteriales, en ocasiones tan sólo para celebrar el 22 de septiembre, fecha del inicio del movimiento vanguardista; fueron los años de las alianzas entre maestros y campesinos, de los juegos deportivos y culturales, de la mejora salarial de los 70 y de la estrepitosa caída en las percepciones de los trabajadores de la educación durante los 80.

En ese tiempo surgió la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación a raíz de problemas muy locales en zonas económicas relacionadas con la presencia de instalaciones petroleras.

Como ocurre con frecuencia, un problema local mal atendido se vuelve un gran movimiento sindical.

En pocos años la CNTE registró una amplia presencia en Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Michoacán, el Estado de México y el Distrito Federal.

Fue una etapa de grandes manifestaciones y de fuertes represiones.

El estilo de Jonguitud exigía una veneración total o una exclusión de la vida sindical en el SNTE. El hecho de no entonar el himno a Vanguardia Revolucionaria implicaba sanciones no escritas pero sí cumplidas. La represión no tenía límites.

Para entender la caída de Jonguitud Barrios habría que pensar entre otros aspectos en los siguientes cuatro:

1. La economía del país en aquellos momentos se puede sintetizar en constantes devaluaciones, una gran inflación y una delicada crisis petrolera.

Ello se reflejaba en los salarios de los trabajadores de la educación.

El sueldo de un maestro llegó a colocarse en el equivalente a 1.5 salarios mínimos.

2. El terrible terremoto de la Ciudad de México modificó la conducta de participación de la gente en el centro del país.

3. El estilo de Jonguitud se llevaba bien con Echeverría y López Portillo, pero no con las características personales de Miguel de la Madrid, y menos con la visión de Carlos Salinas de Gortari.

4. Nuevamente el Gobierno de la República requería mejorar su imagen ante los mexicanos y con la comunidad internacional. La victoria de Salinas estaba manchada con “la caída del sistema” y su estrategia para salir de la crisis política implicó el encarcelamiento de Joaquín Hernández Galicia y la caída de Venus Rey y del dirigente del poderoso sindicato de maestros.

Impresionantes manifestaciones en todo el país, pero sobre todo en el Distrito Federal, fueron el gran pretexto para generar el relevo sindical en el SNTE. Carlos Jonguitud entregó su renuncia, mantuvo la Senaduría y evitó la cárcel.

Próximo sábado

La llegada de Elba Esther Gordillo a la dirigencia nacional del SNTE implicó un parteaguas en la vida del sindicalismo mexicano. Tiempos muy complicados. Tiempos de grandes cambios.
10 Octubre 2015 04:06:40
SNTE y su historia (primera parte)
Conocer los elementos más importantes de nuestra historia nos permite entender mejor el presente que vivimos, valorar mejor la situación en la que nos encontramos, conocer los retos y los riesgos que enfrentamos y estar en posibilidad de construir proyectos viables para el mañana.

En ese sentido, es a mi juicio un error el hecho de pensar que los actuales tiempos son los más complicados que ha vivido el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación a lo largo de sus cerca de 72 años de historia, y con ello caer en un juicio catastrofista sobre el futuro inmediato.

Sin duda el presente que nos toca vivir se observa difícil para el SNTE y en su conjunto para todo el sindicalismo nacional y en buena medida para la lucha de los trabajadores de todo el mundo. Sin embargo, habría que repasar la historia de la organización sindical que aglutina al grueso de los maestros de México para valorar la gravedad del actual momento histórico. Entender sin duda que cada espacio de tiempo ha representado una especial dificultad para los trabajadores de la educación y para sus dirigentes sindicales.

Ahora bien, para esa tarea y por cuestión de espacio, en esta colaboración no podré abarcar las cinco etapas de la vida sindical del SNTE, comentaré únicamente sobre las fases que van del nacimiento del SNTE hasta 1972, fecha en que asume el control sindical Carlos Jonguitud Barrios. El próximo sábado hablaré, si ustedes me lo permiten, sobre los siguientes momentos sindicales.

La primera de las etapas inicia unos años antes de la realización del Congreso Constituyente efectuado en diciembre de 1943 en el hermoso Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México. Son los momentos de concertar, de construir; los días y los meses de las difíciles negociaciones para lograr consensos. Hay que recordar que existían un gran número de sindicatos estatales y regionales y diversos liderazgos magisteriales. Los primeros seis años de vida del SNTE se nutrieron de la rivalidad entre diversos grupos, de proyectos distintos, de un sinfín de intereses y de la lucha sindical entre los primeros dirigentes: Don Luis Chávez Orozco, historiador guanajuatense que tuvo que renunciar a mitad de su gestión, y Gaudencio Peraza Esquiliano, apoyado por Vicente Lombardo Toledano.

Valga decir que a mi entender, pocos se atreverían a asegurar que los actuales son tiempos más difíciles que aquellos primeros años en donde la construcción de una organización lo representaba todo para el magisterio nacional y donde el riesgo de la escisión era latente en cada consejo y en cada congreso sindical.

La segunda etapa va de 1949 a 1972 y la encabeza Jesús Robles Martínez. Representa la búsqueda de la consolidación del proyecto, de la estabilidad sindical y de la construcción de los derechos básicos para los trabajadores de la educación. Había grandes retos: el salario era diferente entre federales, estatales y municipales; en muchas ocasiones pasaban meses para que el sueldo llegara a manos de los maestros y, por si fuera poco, no había jubilación, servicio médico y aguinaldo. La certeza laboral no existía: las maestras podían ser despedidas por el solo hecho de resultar embarazadas.

En esta segunda etapa los secretarios generales del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación fueron Jesús Robles Martínez, Manuel Sanchez Vite, Enrique W. Sánchez, Alfonso Lozano Bernal, Alberto Larios Gaytán, Édgar Robledo Santiago, Felix Vallejo Martínez y Carlos Olmos Sánchez. Siendo el primero el líder moral con amplia influencia en la vida sindical y política de nuestro país.

Se obtuvieron importantes avances en materia de seguridad social, pero no en la certeza laboral. El control sindical en todo el país lo asumían directores e inspectores escolares, la participación de los maestros de base era muy limitada. El salario de los trabajadores de la educación era muy bajo. Los logros que se fueron consiguiendo se hicieron en condiciones muycomplicadas.

El Movimiento Revolucionario Magisterial encabezado por el maestro Othón Salazar y con amplia presencia en la Sección 9, se significó como la expresión disidente mas fuerte para la dirigencia nacional del SNTE

Eran, sin lugar a dudas, tiempos difíciles

El final del equipo de Jesús Robles

La disposición educativa de establecer dos turnos en las escuelas fue uno de los causales de la caída del grupo de Robles Martínez, sin duda no el más importante.

Desde la Sección 9 y el Comité Nacional de Vigilancia y con el apoyo del presidente Luis Echeverría se fraguó la salida del Roblesmartinismo y la llegada del grupo encabezado por Jonguitud Barrios. Se
ejecutaron los planes con lujo de violencia.
03 Octubre 2015 04:05:19
Broncomanía
Jaime Rodríguez, gobernador electo de Nuevo León, representa un exitoso estilo de hacer política. Tan es así, que empiezan a aparecer personajes en diversas entidades intentando emularle. La mayoría bajo supuestos falsos.

Desde mi punto de vista, no ganó por ser un candidato independiente, tampoco por usar botas y sombrero; más bien triunfó por ser el “Bronco”, el rebelde, el antisistema, por representar –al menos a los ojos de muchos electores– el cambio real. Su victoria se basa en un discurso diferente, cercano a la gente, sencillo, directo, sin tapujos.

Así mismo, hay que subrayar que Jaime Rodríguez obtuvo la victoria por competir en un espacio donde se observaba un vacío de liderazgos reales aunado a un sentimiento de imposición política.

Si vemos esos ingredientes, entonces vamos a coincidir en que no es el primer político que triunfa o al menos avanza en un similar escenario, con tales atributos y estrategias. Y sin lugar a dudas, tampoco será el último.

Enrique Alfaro, en Guadalajara, también ganó al estilo “Bronco”, pero no lo hizo de forma independiente, sino que para conseguir su objetivo se adueñó de un partido pequeño y compitió contra priistas y panistas en debilidad de recursos, pero con la fortaleza de la imagen de cambio real.

Igual optó por un partido pequeño –pero hace 30 años– don Jorge Masso Masso. Con algo de memoria podemos recordar a un hombre sencillo, carismático, cercano a la población, a quien le habían robado la candidatura y se rebeló al sistema. Don Jorge se significó como un auténtico “Bronco”, apasionado, temerario, valiente, triunfador aun en la derrota.

Y bajo el mismo esquema de opositor real, de hombre que rompe con el sistema y que además lo hace con una imagen cercana a las personas están Manuel J. Clouthier y Vicente Fox en el PAN, es decir en la derecha, con lo que habrá que subrayar que la izquierda no tiene el monopolio de la “Broncomanía”.

En el tricolor y a nivel presidencial puede uno mencionar a Roberto Madrazo Pintado, aunque medianamente y sólo en su primera etapa, en los finales de los 90, cuando se enfrentó a Ernesto Zedillo con aquel mensaje de darle un “Madrazo al dedazo”. Aunque pierde la categoría de “Bronco” cuando se vuelve presidente del PRI y se envuelve en el manto del sistema político mexicano.

En la izquierda nacional Andrés Manuel López Obrador desde hace más de una década representa para muchos el cambio y se significa como el político más cercano a los intereses de la sociedad. Aunque con algunas limitantes y fantasmas que le han impedido alcanzar el triunfo.

Y así le podemos seguir al plano internacional con Hugo Chávez, Rafael Correa o Evo Morales en América del Sur, Pablo Iglesias en España o Donald Trump como el “Bronco” de la derecha norteamericana.

Insisto, no es una cuestión de ir en forma independiente, ello quizá sea un ingrediente que subraye la posición antisistema, al descalificar a los partidos para con ello lograr sumar a la gente que siente hartazgo por la vida política nacional. Pero no es el aspecto más importante.

Menos aún lo puede ser la vestimenta de la persona.

El estilo “Bronco” no apareció ayer, lo hemos visto en Nuevo León y en el resto de las entidades, en México y en el mundo, en la izquierda y en la derecha.

Hoy vemos personajes muy similares a Jaime Rodríguez y también auténticas caricaturas de esas que dan pena ajena.

Coahuila

Ser “Bronco” implica determinada personalidad, un enorme carisma, rompimiento con el sistema, propuesta de cambio real, pasado respetable, todo eso es lo sustantivo; y ello –al menos en estos momentos– no lo veo en el entorno coahuilense.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @cmoreira38_5

26 Septiembre 2015 04:05:28
26 de septiembre
La masacre de estudiantes de la Normal de Ayotzinapa ocurrida hace un año en el convulso estado de Guerrero será uno de los aspectos más tristes que se habrán de recordar del actual sexenio federal.

Un hecho muy lamentable, irracional, indignante. Un hecho lleno del salvajismo del México más violento, donde la agresión al semejante no tiene límite, donde la tortura indica que el morir no es el peor de los destinos.

Ayotzinapa-Iguala representa la insensibilidad de los criminales, pero también de los políticos mexicanos de todos los colores. Por un lado está el delincuente que asesina sin piedad, por el otro, el político que no duda en aprovecharse de la tragedia para beneficiarse en las encuestas o para perjudicar a los adversarios electorales.

Guerrero son gritos y sobre todo silencio, son verdades pero ante todo mentiras. Es un México sin valores, un país que carece del temor a Dios.

Iguala es el resultado de autoridades locales (en este caso perredistas, pero del partido que sea) manejadas por el narco o de narcos convertidos en autoridades. No hay límites. Se sienten dueños de la vida y la muerte.

La masacre es una página más en una brutal y fallida guerra iniciada por Felipe Calderón, no con el objetivo de enfrentar al crimen organizado sino en la idea de legitimarse como presidente de México. Valga recordar que al conseguir un muy ajustado triunfo con una diferencia de 0.56% sobre López Obrador, Calderón Hinojosa enfrentó a la demanda del voto por voto con una seudoestrategia militar. Sin lugar a dudas, se tenía que hacer algo para detener a los narcotraficantes, pero se requería inteligencia y seriedad y no la actitud de un Calderón disfrazado de soldado dando golpes de ciego.

Iguala se entremezcló en el tiempo con Tlatlaya y se fue alimentando del desgaste de la imagen de nuestro Ejército Mexicano, ejército que fue sacado de las zonas militares para patrullar las calles sin la preparación suficiente para dicha tarea. Hoy desgraciadamente sigue disminuyendo la credibilidad de nuestros militares. Unos dicen que no hicieron nada para impedir la masacre, otros que fueron cómplices de la tragedia. Poco interesa la verdad, lo que importa es ensuciar. Lo cierto es que se lesiona una institución integrada por hombres y mujeres valientes, muchos de ellos con acciones teñidas de heroísmo

La tragedia de los estudiantes de la Escuela Normal Oficial Rural Raúl Isidro Burgos, ubicada en el poblado de Ayotzinapa, fue el silencio de los primeros días. Y también el silencio previo. La ausencia de palabras para que caminaran las reformas. El silencio que surgió de la firma del Pacto. El silencio para no hablar desde el primer día del actual Gobierno, de los miles de huesos enterrados a lo largo de todo el territorio nacional en los seis años de Calderón, de los miles de desaparecidos, de los huérfanos y las viudas. El silencio para no hablar de los perredistas que gobernaban en Iguala y en la mayoría de los ayuntamientos del estado de Guerrero, de los alcaldes, diputados, senadores y del gobernador perredista. El silencio del Pacto.

Ayotzinapa son 43 estudiantes desa-parecidos y con ellos muchísimos mexicanos más cuyo paradero desconocen sus seres queridos.

Son miles de muertes, de asesinatos violentos que convierten a México en un país donde en la última década la mayoría de las familias ha estado de luto.

¿Quién en nuestra nación no ha llorado en los últimos dos lustros por un familiar o un amigo ejecutado, por un daño colateral, por una bala perdida, por un “accidente”, por una venganza, por la ausencia del padre, el hijo, el sobrino, el hermano?

México es un país en violencia e insensibilidad. Un país de balas, sangre y sobre todo pobreza. Un país de grandes desigualdades. Un país sin oportunidades para los más pobres. Ayotzinapa es el modelo de Normal Rural que pasó del reconocimiento social al abandono y al desprecio. Un modelo que ante la aparición de los primeros guerrilleros en los años 60 se fue dejando a la deriva, sin opciones de transformación, sin recursos. Un modelo que se consolidó como caldo de cultivo para la insurgencia

Ayotzinapa-Iguala es el México del siglo 21 disfrazado del siglo 19, es el México de las reformas pero también el México de la barbarie; es la sociedad de los avances tecnológicos convertida en la sociedad de la desinformación.

Ayotzinapa son las verdades que nadie cree, las mentiras que todo mundo repite. La justicia que no llega, la violencia que nadie detiene.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @cmoreira38_5
19 Septiembre 2015 04:05:37
Compromisos educativos y políticos
Hace unos días se reunió el nuevo secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, con la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, de los órganos nacionales y de los secretarios generales de secciones sindicales, todos ellos encabezados por el maestro Juan Díaz de la Torre. El tema en cuestión tenía que ver con abrir un nuevo capítulo en las relaciones entre la SEP y el SNTE.

Fue la segunda ocasión en una semana que se presentaba ante la dirigencia magisterial y de entrada, al verlo, varios compañeros del CEN del SNTE, le vieron semejanzas en su apariencia con Ernesto Zedillo en sus tiempos de secretario de Educación. Sin embargo, en su discurso mostró más tablas que Zedillo Ponce, en sus tiempos no sólo de secretario, sino de presidente, y mucha más sensibilidad que Emilio Chuayffet, en cualquier momento político.

Valga subrayar que ante la dirigencia del SNTE estableció cinco grandes compromisos en relación con la reforma educativa. Compromisos de los que no sólo depende la citada reforma, sino sobre todo su propio proyecto político. Si los hace realidad, no sólo beneficiará al país, sino que además incrementará sus posibilidades de llegar a Los Pinos en el 2018.

Comento sus compromisos en aras de tenerlos presentes para hacer la posterior evaluación y estar en posibilidad de decir si como político resulta idóneo para competir por la Presidencia de la República.

Cercanía con el magisterio. Es el primero de su compromisos, el que implica recorrer todo el país, acudir a escuelas públicas, hablar con los docentes, escuchar propuestas, inquietudes, reclamos; hacer lo propio con los directivos escolares, explicar y aprender.

Habrá que ver si el recorrido es real, con las “incomodidades” de escuchar voces distintas y a la vez entender que un buen recorrido educativo, será sin duda un extraordinario recorrido político.

Trabajo conjunto. Hablo de respetar ámbitos de trabajo y responsabilidades, pero también de trabajar juntos, sindicato y secretaría, para coadyuvar en la calidad de la educación pública en nuestro país. Respetar a la organización sindical implica generar alianza para el mañana y sinergia con el magisterio.

Actualización de calidad. Se comprometió el secretario de Educación a invertir importantes recursos para establecer amplias jornadas de actualización docente y generar estrategias de acompañamiento para los educadores que, de acuerdo con las evaluaciones, así lo requieran. En ese sentido fue muy puntual al señalar que la gran importancia de la evaluación tiene que ver con dar pie a una actualización de calidad. Hasta este momento en materia de actualización habrá que subrayar que había más opciones académicas en el pasado. Veremos si se corrige el rumbo.

Infraestructura. Señaló Aurelio Nuño una inversión de 75 mil millones de pesos en los próximos 3 años, es decir, la inversión económica más grande de la historia, para la infraestructura escolar. Lo que implicaría la construcción de miles de escuelas y espacios educativos.

Evaluación ligada a mejores salarios. El programa de estímulos a los mejores resultados en las evaluaciones viene a sustituir al Programa de Carrera Magisterial. Será importante revisar cómo opera y sobre todo cuántos recursos económicos involucra. En ello se basará la satisfacción que genere entre los docentes mexicanos y, obvio, la evaluación que le asignen a Nuño Mayer.

Son cinco grandes compromisos educativos, cinco grandes compromisos políticos. Su cumplimiento servirá para fortalecer el sector educativo y darle certidumbre a un amplio sector de la sociedad. También serán elementos para fortalecer o debilitar la figura de Aurelio Nuño y saber a ciencia cierta si tiene las cualidades y el respaldo para competir en las elecciones presidenciales.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @cmoreira38_5
12 Septiembre 2015 04:05:48
Una izquierda sin ideales
La gran preocupación que se observa en los hombres y mujeres ligados a la izquierda en nuestro país no debiera ser la cantidad de votos registrados en los últimos comicios, sino la falta de congruencia con ideales próximos al desarrollo de los grupos sociales menos favorecidos.

Más allá de una notable división de los principales actores de las fuerzas políticas de la izquierda, resalta la falta de principios. Sobresale la búsqueda del poder para encumbrar a personas y no para hacer más igualitaria a nuestra sociedad.

Para nuestros partidos de izquierda y para los dueños de sus siglas, el socialismo y el comunismo están muertos. Al menos no tienen cabida en nuestra sociedad. No son tema para hacer campaña y ofrecer propuestas. Hoy nadie se atreve a colocar a su instituto político el nombre de socialista, menos aún comunista, ni siquiera socialdemócrata.

En los países de primer mundo la gente de izquierda no se sonroja, ni se molesta cuando le llaman socialista; más aún, en esas mismas naciones los partidos identificados con la socialdemocracia no sólo han logrado tener el poder, sino que consiguieron colocar como políticas de Estado una serie de temas ligados al bienestar social y la igualdad de las personas. En nuestro país, en cambio, se carece de una izquierda seria, con propuestas y principios.

Cuando se habló de abrir el mercado petrolero a los empresarios, la izquierda tímidamente protestó, sus voces apenas se escucharon; su principal exponente, Manuel López Obrador, curiosa y convenientemente se enfermó (pasó el tema y de nuevo, curiosa y convenientemente, recuperó su salud).

Cuando se habla de la posibilidad de un sistema universal de seguridad social, similar al europeo, la izquierda genera desconfianza en la población, opta por el rumor y se coloca en la cómoda actitud de descalificar las propuestas en aras de ganar la simpatía de los que no quieren cambios (porque no les convienen o porque no los entienden).

En el resto de los asuntos, los líderes de la izquierda se observan frecuentemente como firmes aliados de quienes detentan el poder económico. Y de eso nadie escapa. Al menos ninguno de los partidos políticos. Igual Movimiento Ciudadano tiene candidatos ligados a la derecha de Nuevo León, que el PRD sueña con una alianza con el PAN y establece pactos con el Revolucionario Institucional o Morena y su líder-dueño López Obrador mantiene su cercanía con Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo.

Un partido de izquierda congruente y respetable estaría reclamando más empleo y salarios justos para todos los mexicanos.

Un partido de izquierda pensaría en recursos para el Estado con el fin de utilizarlos en seguridad social para las clases más desfavorecidas. Convertiría la salud en un derecho universal para los mexicanos.

Un partido de izquierda en México pugnaría por relaciones afectuosas con los vecinos del sur y sería solidario con las necesidades y los reclamos sociales de Centro y Sudamérica. En estos momentos la izquierda mexicana debería estar generando conciencia de la tragedia que ocurre con los exiliados sirios. Así era la izquierda antes: más solidaria, menos mezquina.

Un partido de izquierda estaría formando nuevos liderazgos, la sangre y las ideas que lucharán en el siglo 21. Pero en nuestra izquierda, los grandes personajes siguen siendo los relacionados con el movimiento del 68 o con el PRI, ahí están sus raíces. Nada nuevo.

En un país con millones de pobres, con ineficientes sistemas de seguridad social, con recurrentes ataques a la libertad de expresión, con una derecha que lesiona todos los días la imagen y los derechos de los trabajadores. En un país como México falta una izquierda combativa, responsable, congruente, inteligente.

2016. El año de la verdad

El PRD sabe que el 2016 es crucial para sobrevivir en la arena política nacional. Los cambios en la dirigencia obedecen a la necesidad de enamorar al electorado, por eso deben ser transformaciones reales, profundas… Se requieren cambios que no sólo incluyan nombres, sino además ideas y compromisos.

Si en los comicios del próximo año Morena supera con cierta claridad en votos al PRD, entonces podemos pensar que en el 2018 el partido del sol azteca andará luchando no por la Presidencia, sino por conservar el registro.

@cmoreira38_5 / .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
05 Septiembre 2015 04:06:25
Las alianzas de Nueva Alianza
Uno de los errores del PRI a nivel nacional es que piensa que es un hecho que en todos los próximos procesos electorales sus candidatos lo serán también del Partido Verde y de Nueva Alianza. Es una posibilidad, pero no es un hecho. Hay una serie de requisitos y de circunstancias para que ello ocurra o para que simplemente no suceda.

En el caso de Nueva Alianza, me consta que se tiene interés en compartir posiciones y objetivos con otros grupos, aunque no necesariamente con partidos políticos, ni con el PRI, ni con ningún otro.

De entrada hay que subrayar que lo importante es fortalecer las ideas. Y en el caso de Nueva Alianza, tales ideas tienen que ver con la escuela pública laica, gratuita y obligatoria y con los derechos de los trabajadores mexicanos.

Cualquier acuerdo con un grupo o partido político debe pasar por la coincidencia en dichos aspectos.

Nueva Alianza no puede verse como unas siglas, ni como un trampolín para llegar al poder, sino como un conjunto de personas que luchan y sueñan en la construcción de un país con más educación y mejor justicia social.

Hay que identificar y convocar a las personas que tienen dichos sueños. De entrada a los trabajadores de la educación. Y con ellos a los estudiantes y los padres de familia. También a los sindicalistas, sobre todo a aquellos que tienen conciencia y saben que en otros partidos constantemente los han utilizado en las contiendas electorales y poco después les han despreciado.

Hay que dialogar y discutir una y otra vez con los maestros, los estudiantes, los sindicalistas y con un sinfín de grupos de la sociedad. Hay que construir juntos una agenda política y social que se vuelva alternativa electoral para la comunidad.

Es decir, la gran alianza del Partido Nueva Alianza debe ser con la población que tiene interés en la educación pública y en la defensa de los derechos de los trabajadores.

Con los partidos políticos habrá que analizar muy bien cada caso. Con la derecha es difícil que se logre un acuerdo, pues no hay mucha comunión en los proyectos educativos y menos aún en los derechos de los trabajadores.

Con los partidos nacionales de izquierda pudiera generarse un diálogo, pero al parecer ellos le apuestan más a la división que a la suma de coincidencias.

Los partidos locales están en el gran riesgo de desaparecer. El riesgo es alto y eso les puede llevar a dejar de lado ideas para privilegiar votos. El nicho electoral de varios partidos se verá debilitado ante la falta de identidad y la exagerada presencia de siglas. No obstante, para Nueva Alianza no sería un gran inconveniente platicar con tales institutos políticos.

Con el PRI puede ser; entiendo que los priistas así lo van a buscar, aunque no es necesario que así ocurra. De entrada hay tres aspectos que deben tenerse en cuenta.

Primero. En función del número de votos, hay que decir que a Nueva Alianza le conviene ir solo. En ese sentido, cualquier acuerdo tiene que resaltar los intereses de NA.

Es decir, si al Revolucionario Institucional le importan los votos, a Nueva Alianza le interesa la escuela pública y los derechos de los trabajadores.

Nueva Alianza no puede pensar en la ventaja en la votación producto de ir junto con el PRI o con otro partido político. Menos aún en el hecho de compartir las siglas con el partido que va a triunfar y luego decir que el gobernador o el alcalde también fue nuestro candidato.

A Nueva Alianza le interesan dos ideas: la escuela pública y los derechos de los trabajadores. Si el acuerdo fortalece esas dos ideas, entonces puede transitar.

Segundo. Si en la alianza se piensa en el Verde Ecologista, dicho partido tiene antes que pedir perdón al magisterio y asumir un código de ética que le aleje de las mentiras y los insultos.

Tercero. En el PRI hay amigos, pero también enemigos del magisterio. Hay personajes que en el pasado han ofendido a los trabajadores de la educación y han abanderado posiciones contrarias a la escuela pública. Con ellos es imposible ir juntos.

En síntesis

A Nueva Alianza le interesa ir con la sociedad en aras de fortalecer la escuela pública y los derechos de los trabajadores.

Nueva Alianza puede ir junto a otro partido. Puede ser con el PRI, pero no necesariamente.

Ante aviso no hay engaño

Si en el PRI se da una imposición y si los candidatos afectados se identifican con el magisterio, pudieran ser abanderados de Nueva Alianza a la Gubernatura o a algunas alcaldías.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @cmoreira38_5
29 Agosto 2015 04:09:16
Arranca el 2018
Este jueves pasamos del 2015 al 2018. Los cambios en el Gabinete realizados por el presidente Enrique Peña Nieto, nos señalan la senda de la sucesión dentro del partido político en el poder.

En la izquierda no se observa a quien detenga a su principal exponente, a Andrés Manuel López Obrador (nacido el 13 de noviembre de 1953). A lo mucho –y en el peor de los casos para ellos– se dividirá el electorado con dos o tres figuras, entre las que se pueden mencionar a Miguel Ángel Mancera Espinosa (16 de enero de 1966) por el PRD, Marcelo Ebrard Casaubón (10 de octubre de 1959) por Movimiento Ciudadano y quizá a Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” (28 de diciembre de 1957) por la ruta independiente. Es decir sólo hay dos opciones: López Obrador como único candidato de la izquierda o López Obrador y otros exponentes de una similar línea ideológica luchando por los votos de un mismo nicho electoral. Lo único seguro es que Andrés Manuel estará en la boleta electoral del 2018.

Por el PAN, el próximo candidato parece estar entre el actual gobernador poblano Rafael Moreno Valle (30 de junio de 1968) y la exprimera dama Margarita Esther Zavala Gómez del Campo (25 de julio de 1967). Y como están las cosas, el primero se va separando cada vez más de la esposa de Calderón Hinojosa. También habrá que pensar en una tercera opción, en que quizá salga un caballo negro en la figura de Ricardo Anaya Cortés (25 de febrero de 1979), el joven presidente de Acción Nacional

Por el PRI la contienda se ve más interesante, más competida, aunque paradójicamente la voz del actual Mandatario será totalmente determinante. Aun así, se observan 5 o 6 aspirantes y resulta complicado elaborar pronósticos al respecto de quién se alzará con la nominación tricolor.

Tenemos luego del movimiento político del jueves, en orden alfabético, a los siguientes precandidatos:

Aurelio Nuño Mayer (12 de diciembre de 1977), el más joven de los aspirantes priistas y quizá el más cercano al presidente Peña Nieto. Hoy, como secretario de Educación, encuentra los reflectores y los retos para crecer y convertirse en abanderado tricolor.

José Antonio Meade Kuribreña (27 de febrero de 1969), bien visto en las esferas internacionales y económicas, con pasado calderonista y un presente prometedor en la más política de las secretarías de Estado, la de Desarrollo Social.

José Eduardo Calzada Rubirosa (21 de agosto de 1964), quizá el que se observa con menos probabilidades, tiene a su favor un muy buen desempeño en Querétaro, aun cuando electoralmente no logró ofrecer un buen resultado a su partido.

Luis Videgaray Caso (10 de agosto de 1968) con tres años en los reflectores y con una difícil encomienda económica, depende de la salud financiera del país y sobre todo del reflejo en los bolsillos de la ciudadanía

Manlio Fabio Beltrones Rivera (30 de agosto de 1952), el más experimentado político mexicano de los últimos años, puede dar la sorpresa pensando que Peña Nieto es un hombre que piensa más en la responsabilidad histórica que en el afecto personal.

Miguel Ángel Osorio Chong (5 de agosto de 1964), desde el primer minuto del sexenio es considerado aspirante a la Presidencia de la República. Le han tocado grandes y graves problemas, sigue vivo y fuerte.

Y quizá la lista crezca después de los comicios del 2016. Sobre todo si se incorpora alguno de los gobernadores salientes, por ejemplo el Mandatario del vecino estado de Chihuahua, César Duarte Jáquez (14 de abril de 1963).

Suerte

Causa tristeza la salida del licenciado Enrique Martínez y Martínez del Gabinete. Era un honor tener a un coahuilense en tal espacio político.

Vendrán seguramente nuevas y buenas encomiendas.
22 Agosto 2015 04:06:54
RMVP: sensibilidad y compromiso sindical
Dirigente sensible, cercano a la gente, gran persona y amigo, el maestro Rubén Mauricio Villarreal Padilla al encabezar el Comité Ejecutivo Seccional, afrontó una de las etapas más complejas de la Sección 5 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Recibió un Comité Seccional sumamente fracturado, que reflejaba un proceso electoral que al parecer no había concluido con el congreso en el cual fueron electos cada uno de sus miembros. Y sin embargo terminó su gestión con el reconocimiento de la gran mayoría de los trabajadores de la educación pertenecientes a la Sección Quinta.

No obstante contar con gente muy valiosa al interior del Comité, por ejemplo con dirigentes como Gabriel Uchino Oviedo, Marcelo Ramos Padilla, Jesús Galván, Everardo Padrón, Francisco Ramírez, Encarnación García, Laura Ernestina González, Arturo Martínez, Fidel Treviño, José de Jesús Gámez, José de Jesús Hernández, Raymundo García, Héctor Castillón, Yolanda Padilla, Jaime Contreras, Felipe Villanueva, René Cardona, Noelia Torres, Severo Cortés, Ignacio Herrera, Alejandro González, Salvador Aguirre, Gustavo Cantú, Rafael Eduardo Mendoza, Elsa María Martínez, José Manuel Rodríguez y Gilberto Ledezma (entre otros compañeros igual de valiosos), la coordinación del equipo seccional fue en todo momento muy complicada.

Era un comité seccional lleno de grandes líderes, de gente con mucha capacidad y carácter, pero también era un comité que nació confrontado, producto en parte de la conducción del Congreso de renovación que le dio origen y que estuvo a cargo del poblano Jesús Sarabia, quien buscó hacer el mayor número de ‘travesuras’ motivado por el hecho de que en aquellos momentos disputaba la candidatura a la dirigencia nacional con el coahuilense Humberto Dávila Esquivel. Es decir, buscaba dejar un comité emproblemado en la tierra de Dávila Esquivel.

El colmo es que al vencer el paisano, buena parte del Comité Seccional sintió tanta confianza con el dirigente nacional, que no necesitaba puentes para el diálogo con su persona, lo cual paradójicamente también generó cierto ruido sindical.

Más allá de ello, el maestro Rubén Mauricio fue tejiendo un interesante y efectivo liderazgo a lo largo y ancho del estado. De un primer año complicado, se generó una sinergia que derivó en otros 28 meses (se alargó un poco el periodo seccional) no sólo en calma, sino de mucho trabajo y buenos logros sindicales.

Ya antes, con el liderazgo de Horacio Veloz y en su calidad de vicepresidente del Fondo de Ayuda Mutua, Mauricio Villarreal había dado muestras de un compromiso con un trabajo responsable, sensible y honesto.

Su gestión como secretario general se significó por la puesta en marcha de las reformas estatutarias aprobadas años atrás y que debían cobrar vigencia en la vida sindical. Así mismo, por incrementos en el tabulador 2, beneficios para los trabajadores de la Universidad Pedagógica, del Centro de Actualización y de la Normal de San Juan de Sabinas, homologación de prestaciones de educación básica con la Sección 38 y la remodelación de diversos edificios sindicales.

El estilo de liderazgo de Villarreal Padilla se basó en una fórmula sencilla pero muy efectiva: mostrar carácter, escuchar consejos, manifestar sensibilidad, ser un hombre de lealtad, enfrentar los problemas y dedicar muchas horas de trabajo a su responsabilidad sindical.

Al terminar su gestión sindical en la Sección 5, pasó a ocupar el cargo de secretario de Vivienda del CEN del SNTE. Quince años después, aún se le recuerda en el Comité Nacional con aprecio, respeto y admiración.

Su estilo de hacer política sindical, le llevó a convertirse en ejemplo de las siguientes generaciones. En buena medida con Mauricio Villarreal Padilla cambió parte de la imagen sindical de la organización magisterial.

Extraordinarios maestros

Coahuila cuenta con grandes educadores, gente comprometida con los niños y los jóvenes, siempre responsables de su papel histórico.

En el aula, en la administración educativa, en las filas del sindicato, muchos maestros han dado su máximo esfuerzo por engrandecer a la profesión.

Faltan espacios y momentos para reconocer a los maestros.



15 Agosto 2015 04:06:29
SNTE: Internacional de la Educación
Hace unas semanas se llevó a cabo el Séptimo Congreso Mundial de la Internacional de la Educación (IE), bajo el tema de debate Unámonos por la educación pública – Una educación de calidad para un mundo mejor.

En dicho evento cabe destacar que tuvo una amplia participación la delegación del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, tanto en las discusiones, las ponencias y la toma de decisiones, como en la conformación de la nueva directiva de la Internacional de la Educación, de la cual forma parte hoy en día el máximo dirigente del SNTE, el maestro Juan Díaz de la Torre.

Habría que subrayar que, si bien desde hace tiempo el SNTE es miembro de la Confederación de Educadores de América (CEA), en la gestión del maestro Juan Díaz se llegó a la conclusión de que también era importante pertenecer a la poderosa e influyente Internacional de la Educación, la cual es la agrupación de docentes más grande en el mundo y en ella se encuentran adheridos alrededor de 32.5 millones de educadores de 171 países.

Dicha federación aglutina a 396 asociaciones y sindicatos de docentes de los distintos niveles educativos e implica el gran compromiso de solidaridad gremial y trabajo conjunto en un mundo globalizado, y la oportunidad de compartir experiencias, propuestas y estrategias. Es la respuesta y una oportunidad de defensa a las políticas que guían el quehacer de la mayoría de los gobiernos de las naciones de todo el orbe y que son dictadas desde instancias monetarias.

En el citado Congreso de la Internacional de la Educación se fueron expresando, por parte de muchos de los profesores participantes, inquietudes similares a las que tenemos los docentes en México. La incertidumbre laboral, la necesidad de más recursos para la escuela pública y la preocupación por la incursión de grupos empresariales con intereses económicos en el escenario educativo, entre otros aspectos, fueron parte de muchas de las exposiciones de representantes de educadores de todos los continentes, en la mayoríade los casos –y sin que sirva de consuelo– dibujando situaciones más delicadas a las que ocurren en nuestro país.

También se dieron pautas, recomendaciones sobre lo que es preciso llevar a cabo en el futuro inmediato.

De entrada, se acordó mantener y fortalecer la alianza internacional de las organizaciones sindicales, construyendo acuerdos y acciones de apoyo mutuo.

Así mismo, muchos de los participantes coincidieron en tres medidas que cada organización debe asumir.

Primero, fortalecer la formación ideológica de los agremiados y con ella el sentido de pertenencia. Tener una mayor claridad en el colectivo de la realidad que estamos viviendo las organizaciones sindicales y las estrategias que deben seguirse para fortalecer los derechos de los trabajadores. Saber donde están los adversarios. Comprender que se requiere pasión, pero también inteligencia, al emprender acciones. Entender que se precisa mejorar la imagen de las organizaciones y de sus agremiados.

Segundo, luchar y trabajar por la unidad al interior de las organizaciones sindicales. Unidad que debe fincarse en el reconocimiento de la pluralidad y en el debate interno, pero que además tiene que mostrar la importancia de las coincidencias. Unidad que implica cercanía de los dirigentes con las bases. Unidad que requiere de la participación de los trabajadores. Unidad para el trabajo conjunto, para la defensa de la organización y sobre todo de los trabajadores.

Tercero, participar activamente en la sociedad, tanto en la alianza con grupos sociales cercanos al sector educativo como en la vida política de la comunidad. Muchos sindicalistas subrayaron, sobre todo americanos y europeos, que en el momento en que los grupos de poder observen que los sindicalistas y los educadores pueden definir el rumbo de las contiendas electorales, en ese momento habrá más respeto y hasta temor hacia las siglas que representan a los trabajadores.

Alianzas sindicales

Gobiernos, partidos, empresarios, todos buscan establecer alianzas que fortalezcan sus intereses y la tarea que desarrollan. Los sindicatos en cambio tienden a la división, a desdeñar apoyos y acuerdos.

El mundo y la realidad que se vive obligan a las organizaciones sindicales a establecer diálogo y construir alianzas.

Hay que realizar esfuerzos por acercar las siglas que representan a obreros, campesinos, profesores, médicos, burócratas en nuestro país. Y trabajar juntos.

Y el SNTE debe seguir haciendo lo propio en las instancias internacionales con los sindicatos del sector educativo.

@cmoreira38_5 .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
01 Agosto 2015 04:06:29
Eliseo Loera Salazar: pasión y visión sindical
Hablar del maestro Eliseo Loera Salazar no sólo implica recordar una de las épocas más gloriosas de la Sección 38 del SNTE, sino además entender en su forma de trabajar, de dirigir y de luchar, la propia personalidad de la organización sindical. Pocos líderes sindicales en la historia de nuestro estado pueden tener tanta identidad con la organización a la cual representan, como Loera Salazar y su entrañable Sección 38.

El maestro Eliseo sin duda tenía defectos y virtudes. Los primeros, sin embargo, con el paso del tiempo fueron desapareciendo de la memoria colectiva. Y por el contrario, las virtudes, junto con sus enseñanzas, se vuelven acicate y ejemplo para los dirigentes de cualquier época sindical.

Siempre tuvo el respaldo de su hermano, amigo y compañero de lucha sindical, del Profr. Ascencio Loera. Juntos escribieron páginas memorables en la historia de la educación y del sindicalismo coahuilense.

Alguna vez llegó a señalar el maestro Loera Salazar que, seguramente, él sería el último en dirigir con esa peculiar forma de hacer política, donde el carácter, la energía, la estrategia, la toma de decisiones en forma vertical, la defensa a ultranza de la dignidad de las siglas y la visión de futuro se conjugaban para hacer de su propuesta sindical, una gestión laboral y prestacional exitosa para bien de los trabajadores.

Sabía que estaba por cerrarse un ciclo en la vida sindical. Se sentía obligado a formar nuevas generaciones de líderes magisteriales. Dentro del Comité Ejecutivo Seccional tuvo el apoyo de cuatro experimentados dirigentes sindicales: Candelario Sánchez, Osvaldo Campos, Lázaro Vázquez y Antonio Chaires Costilla. Pero incorporó a una interesante generación de educadores con liderazgo y presencia en las bases, integrada entre otros por Julián Montoya de la Fuente, Jesús José Rentería, Miguel Ángel González, Ariel García de Peña, Alejandro Casas, Raúl Cardona y quien para un servidor ha sido el mejor de sus discípulos: Alfonso Cepeda Salas.

Ese fin de época, el rompimiento generacional, quizá fue la causa de la efervescencia político-sindical que se vivió al interior de la Sección 38 en los últimos meses de la gestión sindical del maestro Eliseo y, sobre todo, posterior a su fallecimiento.

Ahora bien, es importante decir y subrayar que no hay época de bonanza cuando se habla de la vida sindical. En todos los momentos se presentan grandes dificultades. Y en ese sentido, la gestión de Eliseo Loera Salazar no fue la excepción. De entrada le tocaron los difíciles años de la disminución del poder adquisitivo de los trabajadores. A nivel nacional la década de los años 80 se significó por incrementos salariales que no compensaban la alta inflación.

Sin embargo no se puede calificar su dirigencia por un fenómeno que escapó de su resorte de gestión sindical. Por el contrario, se debe valorar su esfuerzo y capacidad para enfrentar las dificultades de dicho momento histórico. Más aún, habrá que recordar que a nivel estatal –en esos años de graves dificultades nacionales– se consiguieron algunos de los convenios más importantes de la historia de la Sección 38; con ellos se fortalecieron las instituciones de seguridad social y se estimuló a aquellos compañeros que realizaban estudios de superación profesional.

No todo en la vida laboral del Profr. Eliseo Loera Salazar tuvo que ver con el sindicato y con la defensa de los derechos de los trabajadores. Fue un muy buen catedrático normalista y llegó a coordinar los esfuerzos educativos de Coahuila, en su papel de director general de Educación en el Estado. Y de la administración pública se regresó a dar clases y de ahí, con el impulso de sus compañeros empezó su carrera sindical.

Más allá de la nostalgia y el respeto a la memoria, es importante mantener viva la imagen de liderazgo y visión sindical de uno de los más grandes líderes sindicales de Coahuila.

No busquemos imitar el estilo, ni comparar los logros. Tratemos eso sí, de tomar el ejemplo de pasión sindical del maestro Eliseo Loera Salazar.

Dos enseñanzas para los sindicalistas

Dos frases se vuelven enseñanza para las nuevas generaciones de sindicalistas. Frases que hoy en día, están más vigentes que nunca.

El mejor maestro, es sin duda el mejor sindicalista. Que reflejaba el compromiso educativo de Eliseo Loera y la vital estrategia de alianza con la sociedad y en especial con los padres de familia.

Todo en la unidad, nada en la dispersión. El maestro Loera aceptaba el debate, sobre todo si se generaba en el seno de la organización y buscaba fortalecer a la Sección 38. Sólo en la unidad se pueden conseguir acuerdos importantes para los trabajadores de la educación y sus familias.

25 Julio 2015 04:06:26
La Sección 22: el paso siguiente
En los últimos años, la Sección 22 del SNTE se ha vuelto sinónimo de disidencia gremial y política en nuestro país. En algunos momentos ha puesto contra la pared al Gobierno de la República y prácticamente durante todo el sexenio ha hecho lo propio con la Administración que encabeza Gabino Cué (y en los años anteriores con los gobiernos de Ulises Ruiz y José Murat).

Dos fuertes medidas tomadas a mitad de semana hacen pensar que las autoridades asumieron el contraataque, con ellas han dejado en una situación delicada a la dirigencia de la Sección 22. Al desaparecer la IEEPO y congelar las cuentas bancarias de la agrupación sindical, se modificó el escenario político en Oaxaca y en México, y con ello obligaron a los miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación a pasar del ataque a la defensa; de la amenaza política al amparo legal de sus dirigentes.

En lo particular no creo que sea positiva ninguna acción contraria al movimiento sindical, sea a las agrupaciones institucionales o disidentes. Debilitar a una organización implica perjudicar en el corto o mediano plazo a los propios trabajadores. Los derechos de los trabajadores siempre son los que se ponen en riesgo al ocurrir un ataque a un sindicato, ya sea desde el exterior o producto de una lucha interna. Ejemplos de lo anterior hay muchísimos y desgraciadamente han llegado a ocasionar la desaparición de las propias organizaciones gremiales.

No obstante, el gran problema de la Sección 22 es que dejó de ser un sindicato, dejó de pensar como agrupación sindical. Al menos así se observa en sus planteamientos y acciones, en sus reclamos y en su posicionamiento político. En el centro de su vida no se encuentra la defensa de los derechos de los trabajadores, al menos éste no es el único aspecto, ni siquiera en muchos de los casos el tema sustantivo. A la Sección 22 le interesa el control político y laboral de sus agremiados y la lucha social. Los derechos son parte de la agenda, pero no la base del trabajo sindical.

Cuando uno lee los documentos que aprueban en sus asambleas, puede ver que las tres grandes demandas de los dirigentes de la Sección 22 son el control de la instancia educativa oaxaqueña, la desaparición de la Sección 59 (pues sus agremiados se niegan a suspender labores) y la excarcelación de un grupo de secuestradores y asesinos que actualmente se encuentran presos en el Cereso de Puente Grande, en Jalisco. Este último punto refleja el nivel de descomposición de la agrupación magisterial. No estamos hablando de un profesor que delinque, sino de una lucha política por defender su derecho a secuestrar a un grupo de niños y matar a quienes les cuidaban.

Quizá el siguiente paso en la lucha sindical del magisterio oaxaqueño perteneciente a la CNTE implique radicalizar posturas, tomar las calles de Oaxaca, enfrentar a las fuerzas del orden, promover la caída de Gabino Cué, ensangrentar las calles; se dice que hay al menos 10 mil educadores radicales. Tal vez algunos de esos docentes se incorporen de lleno a la lucha de grupos subversivos, lo cual sería muy grave para la estabilidad nacional. Espero que eso no ocurra, aunque es un secreto a voces la relación de ciertos sectores de la CNTE con la guerrilla ubicada en el sur del país.

Lo ideal es que el paso siguiente, tanto de la CNTE como del propio SNTE, sea definir una ruta para establecer la defensa de los derechos de los trabajadores. Mucho se ha hablado de las obligaciones y los riesgos que tienen los docentes en los siguientes años. Se debe discutir más sobre la construcción del esquema de defensa laboral, una defensa real, inteligente, profesional. En el sector mayoritario que dirige el maestro Juan Díaz, hay planteamientos al respecto, que sin duda deben de discutirse y entrar en un proceso de mejora.

Es preciso que los trabajadores de la educación tengan en claro que el sindicato sea la línea institucional (el SNTE) o la versión disidente (la CNTE), no es la instancia para otorgar empleo. No es la función sustantiva de una organización sindical.

El sindicato debe ser el espacio y la institución donde se luche por garantizar que el docente conserve su trabajo y tenga mejores condiciones laborales.

Disentir para desaparecer

Hace tiempo la sección más emblemática dentro del SNTE era la Sección 9, localizada en el Distrito Federal. Con gran presencia de la CNTE y con la caja de resonancia que representa el estar ubicada en la capital del país, era un espacio de debate y de construcción de agenda sindical.

La lucha interna fue intensa. El desprecio a las estructuras sindicales fue amplio. Al final el resultado fue prácticamente la desaparición de la organización.

Desde hace más de 20 años no hay reuniones sindicales, no existen asambleas, ni hay elección de dirigentes. No hay estructuras, no hay sindicato.

Tanto el SNTE como la CNTE intentan convocar a los docentes, sin embargo los derechos de los trabajadores y sus expectativas laborales las ven –a su estilo y conveniencia– los directivos y los supervisores.

A pesar de contar con un magisterio muy preparado y muy politizado, la Sección 9 es hoy en día una de las secciones más débiles del país.

Se luchó por destruir al adversario. Se logró destruir al sindicato. Hoy prácticamente no tienen vida sindical.
18 Julio 2015 04:06:46
RSM: liderazgo y lealtad
Tuve la fortuna de saludar hace unos días en un evento de la SEP y de las secciones sindicales de Coahuila, a uno de los grandes sindicalistas de nuestro estado, al Profr. Roberto de los Santos Martínez y, luego de hacerlo, un compañero de reciente ingreso al servicio educativo me preguntaba ¿quién era dicho maestro?

Le comenté que Roberto de los Santos Martínez es, sin lugar a dudas, uno de los líderes más notables que ha tenido la Sección V del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Hombre valiente, congruente, responsable, comprometido con sus compañeros; leal a las instituciones, orgullosamente sindicalista, ejemplo para todos aquellos que representamos o hemos representado a nuestros compañeros.

Nacido en los 50 en San Buenaventura, Coahuila, llegó muy joven a la dirigencia de la Sección V y lo hizo sin el apoyo del entonces líder moral del SNTE, el otrora poderoso Carlos Jonguitud Barrios. Tenía 37 años cuando ocupó la Secretaría General Seccional, hasta entonces el más joven de los dirigentes de la citada organización sindical.

No fue fácil su ascenso a la dirigencia sindical. De los Santos Martínez llegó a la Secretaría General gracias a que se rebeló al poder y al hecho de que le apoyó el 70% del magisterio federalizado. Tampoco era un improvisado, ni su liderazgo era parte de una coyuntura o un descontento casual, sino producto de un largo trabajo sindical donde, entre otras responsabilidades había ocupado las carteras de Acción Social, de Trabajo y Conflictos de Primarias y de Organización.

Encabezó un impresionante equipo de dirigentes sindicales, integrado entre otros por Jesús Galván López, José Medrano Martelet, Francisco Ramírez, Andrés Mendoza Morales, Luis Felipe Guajardo, Everardo Padrón, Noé Villarreal, Julio Rodríguez Quiroz, José Luis Alcalá, Julio Hernández Triana, Raúl Honorato Estrada, Jesús Cuéllar, Marcelo Ramos, Santiago Moreno, Horacio Veloz Muñoz, Mauricio Villarreal Padilla y Gabriel Humberto Uchino. Los últimos tres posteriormente se convirtieron en destacados dirigentes sindicales.

Nunca llegó al Comité Ejecutivo Nacional del SNTE, pues luego de la caída de Carlos Jonguitud tampoco tuvo simpatías en el grupo que encabezó Elba Esther Gordillo.

Fue, eso sí, diputado local y representante del PRI en diversos procesos electorales. Además director de Primarias y de Servicios Regionales de la SEP de Coahuila.

Fundador de escuelas, defensor de la educación pública, defensor a ultranza del sindicalismo magisterial.

Empecé a trabajar en el Sistema Educativo Federal cuando el maestro de los Santos era dirigente seccional. En ese tiempo no le conocí, pero hoy le considero mi amigo y eso me genera orgullo y compromiso con la tarea sindical que, desde cualquier trinchera, siempre defiende Roberto de los Santos.

Fue dirigente de la Sección V hace 27 años y sigue presente en el ánimo de miles de maestros que le agradecen su lucha sindical, su sencillez, su generosidad, su compromiso y su lealtad con la organización

Sin duda es un activo muy importante para el sindicalismo coahuilense y para el sector educativo en nuestro estado.

En el sindicato estamos seguros de que ante cualquier problema, que en cualquier crisis, siempre podemos contar con el apoyo y la presencia de Roberto de los Santos. Dios le guarde muchos años con salud y fuerza. Desde este espacio un saludo, un fuerte abrazo y mi eterno reconocimiento.
11 Julio 2015 04:05:53
Actualización docente. La lucha sindical
Desde el 96 la UNESCO, en el Informe de la Comisión Internacional sobre la Educación para el siglo 21, establece como uno de los requisitos indispensables para los años venideros el hecho de generar las condiciones para que el ser humano pueda tener los espacios y recursos para aprender a lo largo de toda la vida.

Lo anterior cobra relevancia si consideramos que en la sociedad de la información una buena parte de los conocimientos tienen fecha de caducidad y, en ese sentido, el ser humano, en cualquiera de las profesiones, precisa mantenerse actualizado y, en muchos de los casos, aprender cosas muy distintas a las que en el ayer le permitieron desempeñar su tarea productiva.

Los trabajadores de la educación no son la excepción, por el contrario, la naturaleza de su profesión les obliga a asistir a las aulas no sólo para enseñar, sino además para adquirir o reforzar conocimientos.

Subrayo: tal imperativo no es producto de la reforma educativa. Así ha ocurrido desde hace varias décadas.Muchísimos de mis compañeros lo han entendido de esa manera y han buscado superarse y actualizarse académicamente, y lo han hecho con sus recursos económicos y en su tiempo libre.

Para muchos profesores (además de incorporarse a la tarea docente) el salir de la Normal Básica implicaba buscar el ingreso en la Universidad Pedagógica Nacional, en la Normal Superior o en la Escuela Normal Regional de Especialización, es decir, seguir estudiando. Y luego de ello, tratar de encontrar un espacio en alguna maestría relacionada con la educación. El colmo es que desde los años 90, las instituciones de enseñanza superior públicas fueron desechando un buen número de cursos de posgrado y muchas escuelas privadas los tomaron como su oferta educativa y su negocio particular. Y los profesores pagaron las colegiaturas de su bolsillo, por ese afán de mantenerse actualizados.

La llegada de la reforma educativa tiene que ver con hablar de evaluación, como también de actualización y de tutorías. La gran mayoría de los maestros no se niegan a lo primero y, prácticamente, todos los profesores desconfían de la calidad de ambos aspectos.

De poco sirve hablar de evaluación sin que ésta se acompañe de apoyos que intenten solucionar las deficiencias encontradas. Más aún, irrita que no sólo se hable de evaluación sino que exista una obsesión con dicho aspecto por parte de las autoridades y, peor aún, la falta de atención a las responsabilidades del Gobierno con la actualización. Para el tema de la evaluación educativa, además de capacidad, se precisa sensibilidad en el discurso y en las acciones. Para el aspecto de la actualización de los docentes se requiere no sólo sensibilidad sino también presupuesto.

Para valorar lo que significa la realidad que vivimos, baste revisar lo que dice el segundo párrafo del Artículo 22 de la Ley General del Servicio Profesional Docente: “Con el objeto de fortalecer las capacidades, conocimientos y competencias del Personal Docente de nuevo Ingreso, durante un periodo de dos años tendrá el acompañamiento de un tutor designado por la Autoridad Educativa o el Organismo Descentralizado, según corresponda”.

Buena parte de los nuevos docentes en nuestro país no tienen tutor designado y en los casos en los que sí existe, no hay claridad ni en su perfil, ni en sus funciones.

Todo indica que el SNTE está más preocupado por la actualización de los docentes que las autoridades educativas. Así lo indican los esfuerzos del sindicato de maestros por llevar una oferta educativa de calidad a través del Sistema Nacional de Desarrollo Profesional (Sinadep).

Lo que sigue por parte de la organización sindical es realizar un puntual seguimiento de las incidencias que se desarrollan no sólo en la evaluación, sino en los programas de acompañamiento académico y de actualización. Y ante un eventual problema en los resultados del docente, tener los elementos valorados y apoyados por abogados laboralistas y expertos en educación, elementos ligados al incumplimiento de los apoyos educativos que por ley debe recibir el educador, lo que puede servir como sustento para invalidar el resultado de la evaluación de dicho maestro.

Si la autoridad le exige al maestro un resultado en la evaluación, el sindicato debe exigirle a la autoridad el cumplimiento cabal de sus responsabilidades.
04 Julio 2015 04:05:42
Evaluación docente: la ruta sindical
La incertidumbre laboral precisa de la presencia y el fortalecimiento de las organizaciones sindicales. Los sindicatos deben cumplir su razón de ser, que es la defensa de los trabajadores y la búsqueda de mejores condiciones de empleo, y para ello deben sufrir serias transformaciones.

Se podrá decir lo contrario, pero la evaluación docente implica incertidumbre laboral. Por lo tanto, el SNTE requiere asumir retos y compromisos distintos a los que en el ayer funcionaron bien.

A ello obedecen muchas de las acciones que desde hace dos años se han ido construyendo en el sindicato dirigido por el profesor Juan Díaz de la Torre.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación cuenta con un sistema nacional de educación en apoyo a los docentes mexicanos llamado Sinadep. Dicho sistema educativo involucra a miles de tutores voluntarios –profesores y directivos agremiados al SNTE– certificados por instituciones de educación superior, los cuales generosamente ofrecen su apoyo académico a sus compañeros de forma presencial y con el empleo de recursos tecnológicos y materiales en línea.

Lo anterior, junto con el incremento de estrategias para acercar a la dirigencia seccional y nacional con las bases magisteriales y establecer mecanismos para transparentar el ejercicio sindical, lo que implica generar confianza, son, a mi entender, los tres grandes pasos que se deben y se están dando dentro de la ruta sindical previo a la presentación de las evaluaciones.

Sin duda, la representación y la defensa sindical deben permanecer. Es preciso que la participación de la dirigencia sindical contemple el diálogo y la exigencia con las autoridades, pero debe alimentarse de apoyos técnicos y de un sinfín de argumentos para ser más efectiva. En Coahuila las dirigencias sindicales han ido construyendo parte del complemento de la ruta sindical.

En dicha agenda se considera vital establecer un seguimiento de todas las inconformidades que presenten los docentes, de los errores y fallos durante el proceso de evaluación, de las inconsistencias tanto en los momentos de evaluación como en la actualización y en las tutorías, aspectos en los cuales la autoridad está obligada por ley a cumplir a cabalidad y con calidad.

En cada sección sindical se debe abrir un expediente por trabajador, donde se coloque la información pertinente que ofrezca el mismo trabajador y que sirva en un futuro para que los representantes sindicales estén en posibilidad de demandar la anulación del proceso de evaluación de determinado compañero.

Los primeros documentos que se tienen que incluir en el expediente son las inconformidades que tengan que ver con el llamado Informe de Cumplimiento de Responsabilidades Profesionales, el cual es redactado por el directivo escolar.

En ese sentido, debo subrayar que la gran mayoría de los directivos actuarán con objetividad y justicia, sin embargo, nadie puede asegurar que así ocurra en el 100% de los casos.

Así mismo, es preciso incorporar a cada una de las secciones sindicales dos potentes cuerpos de profesionistas. Por un lado un conjunto de abogados laboristas que orienten al docente y en su caso le representen ante las autoridades competentes.

Y además un grupo de académicos que sustenten las inconformidades de los profesores, es decir que por ejemplo, en su momento puedan avalar la falta de calidad en determinado curso de actualización o en el perfil de determinado tutor.

Lo anterior es básico en la defensa de los trabajadores. Será difícil, si no es que imposible, apoyar a un profesor sin un registro puntual de las incidencias, sin el sustento legal que le ofrezca un cuerpo especializado, sin los argumentos y la constancia que haga un grupo de académicos con calidad profesional.

Hay que partir de una premisa insoslayable: la certeza laboral no se va a producir nunca. En el siglo 21 es un concepto que ya no existe.

Lo que sí se puede generar es una lucha por la defensa de los trabajadores, la cual en nuestra sociedad no va a rendir buenos resultados ni con buenos deseos y confianza a ultranza en la autoridad, pero tampoco con histeria y planteamientos mágicos. Es un tema serio y complejo y se debe de atender con seriedad e inteligencia.

ESCENARIOS DE LUCHA

Se lucha en el salón de clase, dando el mejor esfuerzo. Fortaleciendo la imagen del docente y la alianza con la sociedad.

Se lucha con el diálogo y la exigencia que cara a cara realiza el representante sindical con la autoridad, con energía y con argumentos. Se lucha en la manifestación pública, demandando respuestas al Gobierno.

Y se lucha en otros escenarios, que igual incluyen el uso de la pluma o el micrófono en los medios de comunicación y las redes sociales.

Eso sí, hay que saber qué se busca: modificar la realidad o simplemente protestar.

Cualquier escenario es válido, si se hace con buena intención y si no se dañan los intereses y la imagen de terceros. No descalifiquemos, seamos más tolerantes. Excelente fin de semana.
27 Junio 2015 04:06:48
Evaluación docente
Algo que debiera ser considerado como actividad normal dentro del espacio educativo se vuelve aspecto polémico y elemento de encono. Y ello ocurre por los errores políticos que se han venido cometiendo a lo largo de todo el proceso de la reforma educativa, por la falta de impulso a otras acciones fundamentales que se requieren en el sistema educativo mexicano y por la inexplicable y prepotente intervención de oscuros personajes de la vida política y económica de la nación.

De entrada, debo subrayar que la gran mayoría de los docentes en nuestro país no tiene temor a evaluarse; más aún, los profesores mexicanos tienen años presentando exámenes y en muchísimos de los casos con excelentes resultados.

Y dicho lo anterior, entonces, cabría preguntar ¿a qué se debe la molestia de un amplio sector del magisterio?

Por un lado, al tono punitivo del proceso de evaluación. Ahí ha estado el acento y no en un diagnóstico que pretenda reflejar fortalezas y debilidades, que a su vez se hiciera acompañar por importantes acciones de actualización. En el papel existen tales acciones, pero sin presupuesto difícilmente se llevarán a cabo.

A su vez, implica enojo que no se muestre el mismo interés de la autoridad para responder a cuestiones vitales para la buena marcha de una institución educativa, como lo es, por ejemplo, la disminución de alumnos por salón de clases. Puede usted tener al mejor maestro, pero difícilmente obtendrá un gran resultado con 55 alumnos en un pequeño salón de clases.

Así mismo, se precisa de una mayor pericia política. En ese sentido hay que señalar el gran desconcierto causado por el anuncio que hizo el Gobierno federal sobre la suspensión indefinida de la evaluación. Fue a todas luces un mensaje ligado al proceso electoral, mensaje que ensució la propia elección, generó y sigue generando desconcierto en el sector educativo e incrementó la descalificación hacia la autoridad. Tampoco ayuda el tono de los discursos y mensajes del secretario de Educación, alguien debiera recordarle que la forma es fondo. A todo ello hay que sumar el empoderamiento de Mexicanos Primero y de los personajes y medios de comunicación que se encuentran detrás de dicha organización, y que exigen en todo momento que –para bien de sus intereses– sus opiniones marquen el rumbo de la educación en nuestro país. Y agregar además, por si fuera poco, la estrategia gubernamental que implica debilitar a las organizaciones sindicales, especialmente al SNTE, desapareciendo –por ejemplo– comisiones mixtas SEP-SNTE, que le daban sustento al trabajo conjunto y tranquilidad a los trabajadores de la educación. A final de cuentas, dicha estrategia de ataque al sindicalismo lo que hace es debilitar paradójicamente la vida institucional y generar un caos social.

En fin, y no solo por lo que determinó la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el magisterio mexicano seguirá evaluándose y sobre todo continuará preparándose en aras de ofrecer su mejor esfuerzo con la finalidad de formar con calidad a las nuevas generaciones. Urge del Gobierno que ofrezca alternativas de actualización a la altura en cantidad y calidad de la oferta educativa que exige el magisterio para reforzar sus conocimientos. Por cierto, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación está poniendo el ejemplo al Gobierno al presentar el Sinadep, un sistema de educación para apoyar a los educadores en su interés por mejorar académicamente.

También hay que invertir muchísimo más en las escuelas de Educación Normal. Si hablamos de presupuesto, las escuelas Normales están en un tercer nivel, por debajo de los Institutos Tecnológicos y muy lejos de los recursos que reciben las universidades públicas de nuestro país.

Urge conocer con precisión la evaluación de las condiciones en las que trabaja cada centro escolar: instalaciones, material didáctico, número de alumnos por maestro, número de personal de apoyo, calidad en las relaciones laborales del personal directivo y docente y saber los tiempos para mejorar dicha situación. Otorgar una calificación a cada uno de los rubros y obvio, tomar cartas en el asunto.

UN BUEN NEGOCIO

Muchos amparos, pocos resultados. Amparos que cuestan, que en muchos de los casos pagaron los docentes. Abogados que obtuvieron beneficios y que repartieron porcentajes.
13 Junio 2015 04:05:51
Ganadores y perdedores
Hace 21 días, en este mismo espacio, hice mis pronósticos en relación con la jornada del 7 de junio. Modestia aparte, en términos generales, acerté. “El Bronco” dio la sorpresa, el PRI ganó 5 de las gubernaturas en juego, el PAN dos y el PRD 1.

Aunque pareciera al revés, quizá resulte un poco más complejo señalar a toro pasado qué ocurrió en la contienda, quiénes vencieron y por ende, quiénes perdieron. Los periódicos se han llenado de plumas que intentan descalificar la actuación de varios de los actores de la contienda.

Sin lugar a dudas –y aunque algunos critiquen este comentario–, el presidente Enrique Peña Nieto se encuentra entre los ganadores. Su partido y las alianzas que establezca le van a garantizar un cómodo accionar en la Cámara de Diputados para la segunda mitad de su gestión. Desde la primera mitad del sexenio de Ernesto Zedillo, ningún presidente había tenido la mayoría legislativa. Además, la imagen del Presidente al exterior se ve favorecida con una pluralidad en los triunfos de candidatos a gobernadores de todos los colores. Nadie habla de fraude.

Ahora bien, el triunfo de Peña Nieto será total si logra interpretar que, más allá de las victorias de los candidatos priistas, existe un encono en la sociedad, una molestia real entre la ciudadanía contra el sistema político mexicano.

A pesar de la campaña de los calderonistas, gana también –aunque débilmente– Gustavo Madero y dentro del panismo pierde Felipe Calderón. El primero cumple con el número de triunfos en estados y diputaciones. El segundo fracasa al caer su hermana al tercer lugar en Michoacán y además, en el caso Nuevo León, al subirse al ring político de forma desordenada y poco inteligente, otorgándole no solo reflectores y simpatías al “Bronco”, sino atrayendo hacia su persona la estrepitosa derrota del candidato de Acción Nacional. Los maderistas ganan Querétaro y Baja California Sur y tienen casi en empate técnico a Colima, eternamente tricolor. Pierde el PRD y gana Morena. La estrepitosa caída del PRD hizo que se emparejara en electores al partido de López Obrador. Más aún, creo que ya instalados en la Cámara de Diputados, muchos de los legisladores de la izquierda cambiarán de partido y se sumarán a Morena

No obstante mejorar su votación y contar con un gran número de diputados, hay que ubicar al Partido Verde Ecologista en el espacio de los perdedores. Es hoy el partido que simboliza el fraude, el engaño, la mentira. Además ve amenazado su status de único aliado permanente del PRI.

Gana el Partido Encuentro Social. La inexperiencia se cura con el ejercicio político y hoy tendrán la oportunidad de mostrar sus propuestas y de crecer políticamente con los cuadros ligados con la Iglesia protestante.

Nueva Alianza tiene otra oportunidad. Sin embargo, para estar del lado de los vencedores, debe establecer cambios importantes. Es precisa la refundación del propio partido. Puede y debe ser aliado del magisterio, pero requiere vida propia, trabajar como partido político y abrirse más a la sociedad.

Salvo que alguna imputación los devuelva al presupuesto, pierde el Partido del Trabajo. Se desvanece una opción que nació ligada al salinismo y que en su evolución se llegó a transformar en algunos momentos, en el espacio más radical de la izquierda mexicana. Me hubiera gustado ver en la Cámara de Diputados a Fernández Noroña, un opositor real.

Más que ganar la idea del candidato independiente, perdió la práctica de la imposición. Y eso obliga a los partidos a seleccionar bien a sus cuadros. Si dejan fuera al más popular, corren el riesgo no solo de que se vaya a otro partido, sino que se vuelva independiente y luego le gane a las figuritas que lancen a una contienda.

Esperemos que con la victoria del “Bronco” también gane Nuevo León. Y que lo mismo pase en el resto de los estados con los gobernadores electos.

Un aspecto para analizar más detenidamente.

Los principales partidos políticos lanzaron mujeres en cinco estados. Cuando menos en tres de las entidades eran las favoritas. En los otros dos estados hace 2 meses estaban en un empate técnico. Al final, solo triunfó la candidata del PRI en Sonora (y de la mano del poderoso hombre que coordina a los diputados en San Lázaro). Algo pasó. ¿Se les escogió solamente por ser mujeres, sin pensar en su capacidad? ¿Se les nominó únicamente para dar imagen de equidad? O bien, ¿seguimos siendo muy machistas?

Creo que no podemos votar por un candidato únicamente porque su rival es mujer. Pero tampoco los partidos pueden imponernos a una mujer como candidata solo para cubrir una idea de equidad, desplazando a gente con más capacidad. Hombres y mujeres somos iguales, por lo tanto es preciso que se postule a quien sea más capaz, sin importar el género. Y que votemos por quien sea más capaz, sin importar el género.
06 Junio 2015 04:06:28
La sorpresa de mañana
Creo que mañana puede ocurrir una gran sorpresa. Contra todos los pronósticos, David le puede ganar a Goliat.

Las condiciones están dadas para que los grandes tropiecen estrepitosamente y los considerados débiles puedan no solo dar la pelea, sino además triunfar con claridad en la contienda.

No importan los millones y millones que están detrás de los poderosos. Ni el uso que se le ha dado a dicho recurso económico. Ni de dónde ha salido todo el dinero invertido. Ni la vergonzosa ostentación. No interesa que por cada millón de ellos, acá se tenga tan solo un peso. Ellos ya no son lo que eran. Perdieron la sencillez y la humildad. Tanto dinero los hizo cambiar y transformarse; sus sueldos y prebendas les hicieron olvidar sus raíces. Ellos y sus vecinos, los azules, se sienten los dueños del universo. Piensan que nadie merece más y que el mundo entero debe rendirse a sus pies.

Los azules siempre se han sentido patrones, y ahora también ellos; ni unos ni otros se piensan pueblo. Son tan parecidos a sus vecinos azules, que ya nadie cree que sean adversarios. Ni mucho menos enemigos. Se ven más como amigos, socios y cómplices. Como los mismos ricos, pero con camisetas de diferente color.

En sus propuestas no hay novedad. Ni en las ideas, ni en los nombres. Piensan que con los mismos conceptos del ayer y con las mismas personas pueden ganar y pueden gustar el día de hoy. Están equivocados.

Entre los nuestros hay quizá gente menos conocida, pero sin duda con más corazón y mejores ideas. Gente buena y capaz que quiere que México salga adelante, que México triunfe.

Hay que reconocer que algunas personas identificadas con los nuestros le apuestan a ellos, que se ponen su camiseta y quieren aplaudir su triunfo. En todos lados hay cobardes y oportunistas. Lo más lamentable es que allá los ven como ajenos, como mercenarios. Y hasta les causa gracia y pena su presencia. Mañana nosotros vamos a atestiguar una hazaña. Podemos ser testigos del día en que los débiles les ganaron a los poderosos; cuando los ‘sindinero’ dieron todo de sí para derrotar a los millonarios.

Ya en el pasado nuestros rivales no solo han sido derrotados, sino humillados. Hace muy poco les vimos sufrir y decir que iban a cambiar, que iban a dejar la soberbia. Pero no entienden. No cambian.

En el ayer les humillaron otros tan soberbios y engreídos como ellos. Mañana serán los nuestros, gente sencilla las que logre vencerles.

Mañana hay que apoyar a los nuestros con todo. Hay que juntarnos con los familiares, amigos, compañeros, vecinos y prepararnos para apoyar a los nuestros con todo. El lunes ya no tiene caso. La fecha es el 7 de junio. Es el día en que nos tenemos que poner la camiseta y apoyar con todo.

Hay que hablar hoy mismo con los nuestros y recordarles que la fecha es mañana. Es el día para apoyar, para establecer compromiso con los nuestros.

Mañana será el día para juntarnos y festejar porque nuestros representantes cumplieron y porque nosotros apoyamos y nos pusimos la camiseta.

Nuestro apoyo es fundamental. Es la fortaleza para los nuestros.

Mañana es la fecha. Mañana, 7 de junio, día en que la Selección Mexicana derrotará a Brasil en Sao Paulo. Hay que juntarnos con la familia. Hay que apoyar a nuestro equipo.
30 Mayo 2015 04:06:53
El voto del magisterio
Hace unas semanas aparecieron varios mensajes en redes sociales, que luego fueron recogidos por algunos medios de comunicación, asegurando que en algunos eventospolíticos un servidor estaba pidiendo el clásico “ni un voto al PRI”. Considero que tales señalamientos provienen de gente ligada a partidos de la llamada izquierda mexicana y son verdades a medias.

Al respecto, me gustaría resumir en 10 puntos lo que en el pasado reciente expresé (y he seguido expresando hasta el día de hoy) a compañeros maestros, miembros de diversos sindicatos y sociedad en general.

México hace 30 años era un país muy distinto. Los pactos económicos y sociales los hacía el Presidente de la República con los dirigentes nacionales de diversoss indicatos. El candidato priista a la Presidencia de México era “destapado” por el líder de la CTM. La situación cambió radicalmente pues, desde los tiempos de Salinas de Gortari hasta la fecha, tenemos ante nosotros una campaña orquestada desde la derecha mexicana en contra de todo lo que tenga que ver con sindicatos y con lo público. Se dice que lo “privado” es bueno y de calidad y lo “público”, en cambio, es malo. Se señala que los empresarios pueden sacar al país adelante y los sindicatos hunden a la nación, son un obstáculo para el progreso. La campaña en contra del sindicalismo trajo como resultado el debilitamiento de las organizaciones encargadas de la defensa de los trabajadores y, por ende, los propios derechos laborales de los mexicanos. Desaparecieron algunos sindicatos y se pulverizaron conquistas de los trabajadores.

También expresé que el Partido Nueva Alianza se encuentra desde sus orígenes muy identificado con el magisterio mexicano. Muchos analistas le denominan el partido de los maestros. Dentro del magisterio nacional hay simpatizantes y votantes de todos los partidos políticos. Es un gremio plural y muy participativo.

Señalé y quizá ese sea el motivo del comentario en las redes, que cada voto que alguien (y ese alguien puede ser un maestro) emite a favor del PRI al día siguiente se contabiliza como un voto de priistas y fortalece al PRI. Cada voto que se otorga al PAN, al día siguiente se dice que es un voto de panistas (aunque sean maestros) y fortalece al PAN. Cada que se cruza el logo del PRD, sean o no maestros los que lo hagan, se generaliza y se dice que fueron votos de perredistas y se fortalece con ello al PRD. Pero cada sufragio a favor de Nueva Alianza, los observadores y analistas políticos, los periodistas y la sociedad en general dirán que fueron votos del magisterio y de sus familias, y obviamente con ello se fortalece el magisterio y a las cuestiones inherentes a los profesores como son la educación y los derechos que tienen como trabajadores. Así de simple, así de claro.

El Partido Nueva Alianza es el único instituto político que mantiene comunicación y coordinación permanente con los dirigentes magisteriales, con líderes de otros sindicatos y con personas ligadas a la defensa de los trabajadores. Y basa su posicionamiento y decisiones en los acuerdos que establece con dichos dirigentes.

En ese sentido la votación que obtenga Nueva Alianza fortalecerá o debilitará al gremio magisterial. Si logra el Partido Nueva Alianza un 6% de los sufragios emitidos, entonces será más respetado el partido, pero también y sin duda el magisterio mexicano. Y con más de ese porcentaje logrará sembrar temor en muchos de los actores políticos, sobre todo en aquellos con posiciones adversas a la educación pública y al respeto a los derechos de los trabajadores. Hay muchas acciones que tienen que hacer los trabajadores para fortalecer a sus organizaciones sindicales. Hay que participar y exigir. Hay que hacer de los sindicatos entes más transparentes y mucho más cercanos a la base trabajadora.

Pero también hay que salir a votar el 7 de junio. Y hacerlo con inteligencia, congruencia y compromiso. Es una contienda política, pero también puede ser una lucha social. Eso fue parte de lo que mencioné. Espero sirva para aclarar alguna duda. A sus órdenes.
23 Mayo 2015 04:06:41
Los partidos y sus objetivos electorales
Cada partido tiene una serie de metas con base en sus propias posibilidades, en la realidad que vive, en las necesidades que tienen y hasta en los intereses personales de quienes les dirigen.

Es un hecho que el voto estará muy dividido y el alto abstencionismo reflejará la desilusión y el coraje de millones de mexicanos que no encuentran atractiva a ninguna de las muchas fórmulas electorales.

El Partido Revolucionario Institucional buscará mantener el número de diputados que hoy tiene en su grupo parlamentario. Y espera que el Partido Verde (si es que no pierde el registro por sus irregularidades) logre más legisladores que en el 2012. Requiere de un número importante de legisladores que acompañen al presidente Peña Nieto en la segunda mitad del mandato.

Los priistas se sienten muy seguros de ganar Campeche y aunque con menor margen también Colima; aspiran a triunfar en Querétaro y San Luis. Esperan que no se les complique más Nuevo León (lo que empezó como un día de campo se puede convertir en una tragedia) y dar la sorpresa en Guerrero.

En el caso de Michoacán, creo que los tricolores se conforman con que salga derrotada la hermana del expresidente Calderón, aunque ellos tampoco ganen. Es decir, la apuesta está con el abanderado del Partido de la Revolución Democrática.

No estoy seguro hasta dónde el PRI aspire con todas sus letras al triunfo en la Sonora de Manlio. Ahí podría verse la pluralidad reflejada en la victoria de los panistas ligados al aliado del PRI Gustavo Madero. Además de ocurrir la segunda derrota de un candidato relacionado al líder de la Cámara de Diputados (antes ya sucedió en Baja California).

El PAN pretende, con muchas posibilidades, incrementar el número de legisladores en la Cámara baja.

Además puede triunfar en Sonora, seguramente lo hará en Baja California Sur, quiere dar la pelea en San Luis y Queretaro y no hacer el ridículo en Nuevo León.

Saben que una derrota panista en Michoacán debilitará al grupo calderonista y por lo tanto fortalecerá al equipo del dirigente nacional Gustavo Madero. Por lo que sería un fracaso que no les dejaría un mal sabor de boca.

El PRD busca dar la pelea en Michoacán y Guerrero. Y sobre todo conservar la mayoría del Distrito Federal.

PRI, PAN y PRD desean que Morena no tenga grandes logros. De ser posible que no consiga el 10% de los sufragios, con 5 puntos porcentuales menos que el PRD a y así dejar en difícil situación política a Andrés Manuel López Obrador.

Movimiento Ciudadano le apuesta a lograr un 4% basados en la presencia de viejos políticos emanados de otros partidos.Quizá no consigan ni el 3 por ciento.

Nueva Alianza, el partido de los profesores, también aspira a superar el 4% de la votación total, y para ello basa sus posibilidades en el apoyo del magisterio nacional. Sus propuestas y sus compromisos se tienen que ubicar en la defensa de la escuela pública, en el respeto a los derechos de los trabajadores y en la fortaleza de las organizaciones sindicales.

Encuentro Social pretende conservar el registro con el apoyo de las siempre importantes e influyentes comunidades cristianas. Aunque creo que están haciendo mal su tarea y no han logrado la identidad de las siglas con dicho sector. Desde mi punto de vista perderán el registro.

El partido Humanista y el Partido del Trabajo también desean conservar el registro, aunque con pocas posibilidades de éxito.

¡Ah!, y el consejero presidente del INE espera que luego de sus estúpidos comentarios lo dejen terminar con su encomienda. Seguramente después del 7 de junio regresará a la UNAM para desde ahí seguir burlándose de sus compatriotas

Pronósticos

PRI gana 4 o 5 estados. PAN 2. PRD 1 o 2. “Bronco” da la sorpresa. Pierden el registro 3 o 4 partidos.
16 Mayo 2015 04:06:16
Los culpables
Si nuestros hijos –sean niños, jóvenes o casi adultos– reprueban una o varias materias o tienen bajas calificaciones en la escuela, no tienen la culpa ellos, ni nuestros genes, sino sus maestros, que no les saben explicar, que no les ponen atención, que les evalúan mal, que no aprecian su “enorme” talento.

Si se pelean en el salón de clases o en el patio o en la calle, si son víctimas o victimarios, no somos sus padres los culpables de su agresividad, sino sus maestros.

El bullying pareciera que nace y se desarrolla en la escuela. En la casa todo es respeto, armonía y tolerancia; y los medios de comunicación, principalmente la televisión, educan en torno a dichos valores.

Si están obesos es porque en la escuela los maestros no ponen atención a lo que ahí consumen. Los dueños de las empresas que producen la comida chatarra son los buenos, los maestros son los malos.

Si en la casa no hay libros y los adultos no leemos, es porque en la escuela los maestros no les inculcaron a los alumnos el gusto por la lectura

Si luego el alcohol o las drogas se apoderan de la vida de los jóvenes, es porque los maestros no les ponen la debida atención. Nada tiene que ver lo que observan de sus mayores, incluidos sus padres.

Las jovencitas que se embarazan es por culpa de que los maestros no saben impartir correctamente la educación sexual.

Cuando un niño o un adolescente se suicida, inmediatamente se piensa que en la escuela los maestros debieron identificar el problema que estaba en la mente y en el corazón del estudiante.

Si nos va mal en el deporte profesional es porque en la escuela no hay programas efectivos de educación física. Los profesores son culpables de que el “Tri” no tenga el rendimiento esperado.

El alto abstencionismo tiene su origen en la clase de civismo. Nada tiene que ver la mala calidad de los partidos políticos.

La violencia en las calles, la desigualdad, la corrupción, la crisis económica, la contaminación, la ineficiencia del Gobierno, el fracaso de las reformas, la mala calidad de los programas de televisión, en todo se intenta encontrar una relación con la escuela y culpar a los educadores de la situación que padecemos.

Nunca se piensa en los bajos salarios, ni en la gran cantidad de alumnos por salón de clases. Menos aun, se intenta repartir culpas y asumir con la proporción que amerita, la responsabilidad de cada situación

Esta fuera de toda discusión el hecho de que la escuela, y en particular aquella de educación básica, es trascendental para la buena marcha de cualquier sociedad. También resulta incuestionable que los maestros son piezas importantes para la transformación y el progreso del país.

Pero no nos equivoquemos, la situación no es sencilla ni pueden solos. Para que nuestro sistema educativo sea punta de lanza de la construcción de un mejor México se precisan menos críticas, más reconocimiento social y compromiso real de quienes detentan el poder político y económico.

Más aún, se requiere colaboración de padres de familia, medios de comunicación, autoridades y sociedad en general.

Siempre orgulloso de mis maestros y de mis compañeros, sé que son y siempre serán ejemplo de compromiso, capacidad, sensibilidad y sencillez. Dios bendiga a cada uno y al gremio en su conjunto.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @cmoreira38_5
09 Mayo 2015 04:04:59
Razones para votar
Periódicamente se emprenden, a nivel nacional, una serie de campañas para promover el voto de la ciudadanía, campañas que incluyen dejar en el elector la mayor carga de culpa por el alto nivel de abstencionismo.

Hay procesos electorales donde no vota ni el 40% de la población y eso es muy preocupante.

No obstante, ante las características, los discursos y los silencios de muchos de los candidatos y de los partidos políticos en nuestro país, uno se pregunta ¿qué tan válido es criticar a los que no acuden a votar?

Y bueno, antes de dar respuesta a la pregunta anterior, quiero subrayar y dejar en claro dos ideas.

La primera es que en lo personal me gustaría que el abstencionismo fuera derrotado en todas las elecciones que se lleven a cabo en nuestro país. Y en ese sentido y de ser posible, que el próximo 7 de junio vote muchísimo más del 51 por ciento.

La segunda idea es que lo anterior, es decir, una alta votación, debe implicar votos razonados.

Tan malo es no votar, como hacerlo a ciegas.

El compromiso cívico de acudir a las urnas debe ir acompañado de razones para sufragar a favor de un determinado candidato o partido político.

Uno puede pensar en votar porque el candidato o la candidata le inspiran confianza. Le conoce, le gusta su mensaje, le inspira confianza su perfil. Denota capacidad, sencillez, simpatía.

Lo cual me parece correcto, pero creo que hay que revisar que en una elección para nombrar el Poder Legislativo, si a alguien le gusta el candidato, pero no el partido, debe entender que el susodicho diputado pertenecerá a una bancada donde el 99.99% de las decisiones se toman en conjunto (y más aún que en el PRI, el PAN, el PRD, etc., todo se decide desde “arriba”).

Entonces, hay que suponer que es más inteligente votar por un partido, por lo que en el pasado ha realizado, vía los funcionarios que han salido de sus filas, o por lo que hoy propone para su labor legislativa.

Pero sobre todo, es válido apoyar a un partido por coincidir con la ideología que le sustenta: la derecha, la izquierda o el centro; o por la causa social que representa: ecología, trabajo o educación.

Pongo un ejemplo.

Nueva Alianza es un partido que representa primordialmente una causa y un sector. Y en ese sentido, cada voto a favor de Nueva Alianza implica una preocupación por la educación, la cultura y los valores cívicos, un interés por colocar a la educación como prioridad de la sociedad; y a su vez, cada voto a favor de Nueva Alianza fortalece al magisterio como gremio. Si a alguien le interesan esos temas, debería de votar por dicho partido político.

Ahora bien, con relación a otras agrupaciones, podemos cometer errores, pues hay institutos políticos que se disfrazan de centro y son de derecha, o se llaman ecologistas, pero no les interesa ni la naturaleza, ni la vida.

En fin, si queremos que exista menos abstencionismo en nuestro país, los partidos políticos deben ser más congruentes y más transparentes. Y de ser posible, tienen que identificarse más con alguna causa.

En pocas palabras, la culpa del alto abstencionismo radica más en los gobiernos y en los partidos, que en la ciudadanía.

Los electores debemos tomarnos en serio la elección, sobre todo si encontramos opciones serias y cercanas a nuestros intereses, para motivar con ello nuestra participación.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) | @cmoreira38_5
02 Mayo 2015 04:05:18
La Sección 59: un ejemplo de lucha
No encuentro en estos momentos un mejor ejemplo de lucha sindical, de pasión por la defensa de los derechos de los trabajadores y de dignidad para enfrentar a adversarios poderosos y mezquinos, que el de los compañeros de Oaxaca agrupados en la Sección 59 del SNTE.

Antes eran agremiados de la emblemática Sección 22 que pertenece al SNTE, pero está ligada a la CNTE. Ahí lucharon por sus ideales y lograron beneficios para el magisterio oaxaqueño. No obstante, decidieron constituir en diciembre del 2006 una nueva sección sindical, ante los excesos que cometían pseudo sindicalistas que con sus acciones lastimaban constantemente a los trabajadores de la educación y al pueblo de Oaxaca.

No estaban de acuerdo con las constantes suspensiones de labores, tampoco en los plantones permanentes en la capital de Oaxaca que perjudican a la ciudadanía.

Menos aún en el hecho de defender a delincuentes, como es el caso de los tres secuestradores de niños cuya salida de la cárcel se encuentra en la lista de demandas que hacen los dirigentes de la Sección 22 a la Secretaría de Gobernación.

Intentaron construir al interior una opción distinta, pero se toparon con la intransigencia y una desmedida violencia. Ahí todo el que disiente es un traidor. Y el terror es la marca de la casa.

Lo mínimo que le ocurre al que no está de acuerdo en algo o que no asiste a una manifestación es perder alguna prestación económica. Y si un trabajador insiste en la “desobediencia” corre el riesgo de que los líderes soliciten su baja laboral.

Hoy en día, los 3 mil trabajadores de la educación que integran la Sección 59, encabezados por el profesor Joaquín Echeverría, tienen retos y compromisos. Saben que la lucha laboral no admite tregua y menos en Oaxaca. Tienen en claro que hay que presionar a las autoridades para que cumplan con sus obligaciones. Pero también están convencidos de que no pueden abandonar las aulas.

Su fortaleza se encuentra en su vocación educativa y en las alianzas que construyen con la sociedad. Tienen un compromiso con los padres de familia para que los niños nunca se queden sin clases. A cambio reciben el apoyo permanente para demandar al Gobierno mejores condiciones de trabajo.

Ahora bien, en un estado con tanto desorden social, podríamos suponer que los maestros que cumplen con su labor educativa, que no faltan y que quieren ser evaluados y actualizados, son los que reciben un mejor trato de las autoridades. Pero no es así. Lo que ocurre en Oaxaca es absurdo. Y la SEP federal lo consiente.

El gobierno de Gabino Cué constantemente retiene los salarios de los compañeros de la Sección 59, les niega algunas prestaciones y, el colmo, no entrega a tiempo los certificados de sus alumnos. Todo ello para atender las exigencias, mejor dicho, los caprichos de la Sección 22.

Tampoco hace nada para evitar que en algunas regiones del estado se agreda a las personas y a las instalaciones ligadas a la Sección 59. Y digo en algunas regiones, pues también hay comunidades donde los padres de familia salvaguardan la integridad de sus educadores.

No solo los miembros de la CNTE atentan contra los alumnos al dejarlos sin clases, el gobierno de Gabino hace lo propio al volverse cómplice y verdugo. Hoy en día, más de mil niños no han recibido su certificado de los estudios que terminaron en el 2014.

La razón es muy sencilla. Las escuelas de donde egresaron pertenecían a maestros de la Sección 22, pero los padres los obligaron a irse y pidieron que ahí impartieran sus clases los docentes de la Sección 59.

La lucha de los trabajadores encabezados por el maestro Echeverría es muy complicada. Los dirigentes de la Sección 22 piden que se les quite el empleo y ejercen de forma constante una desmedida violencia física sobre ellos.

Al gobernador Gabino Cué no le interesa ni la calidad educativa, ni el estado de derecho. No le importan ni los niños, ni los maestros que sí quieren trabajar. Solo quiere agradar a la Sección 22

A la SEP federal, mientras los problemas no se acerquen al Zócalo del DF o no aparezcan en la prensa nacional, el tema no le reviste interés.

El SNTE nacional debe defender con mayor energía a los trabajadores de la Sección 59. Los maestros de todo México debemos mostrar una mayor solidaridad.


25 Abril 2015 04:06:42
Legisladores plurinominales
Originalmente, la idea de contar con legisladores plurinominales implicaba darle voz a las minorías; es decir, a quienes podrían representar 3, 4, 10 o equis porcentaje de la población, con lo cual gozaban de la confianza de un sector, pero no les alcanzaba para la victoria en las urnas.

Eran los tiempos del carro completo del Partido Revolucionario Institucional, y se pensó que la presencia de los legisladores plurinominales era la única forma de contar con una voz distinta en el Congreso de la Unión.

Hasta ahí, todo suena bien. Darle voz a las minorías sin duda es coherente y democrático; la idea era y es muy positiva.

Desgraciadamente, en los hechos, lo simple se volvió complejo, lo bueno se echó a perder y, entre otras cosas, se acordó otorgarle algunos espacios a los partidos pequeños, para a su vez beneficiar con un notable incremento de diputados a los institutos políticos más poderosos.

A todas luces resulta perverso que en nuestro país se le otorgue una voz extra a las mayorías. Y más aún, con la mecánica impuesta que le garantiza a unos cuantos vivir en el presupuesto legislativo sin contar con las simpatías de la población

Los dueños de los partidos y sus consentidos nunca acuden a pedir el voto. O tienen mucho sin hacerlo. Al estar bien colocados en las listas que presenta su instituto político, saben que llegarán al espacio legislativo sin sudar, sin convencer, sin prometer nada.

En México elegimos en forma directa a 300 diputados. Y en forma plurinominal llegan otros 200. A los primeros los podemos medio conocer en las calles cuando piden el voto. Los segundos son perfectos desconocidos.

El colmo es que las principales encomiendas legislativas las llevan a cabo los diputados plurinominales. Son los que tienen más poder y responsabilidad en la mayoría de las comisiones de la Cámara de Diputados. Y lo mismo sucede en la Cámara de Senadores.

En estos momentos, todos, absolutamente todos, los líderes de las bancadas legislativas provienen de las listas que construyeron los partidos. Ninguno fue electo directamente por la ciudadanía. Lo que nos lleva a suponer que no hay nadie entre los 300 diputados de mayoría que merezca esa distinción, que pueda con esa responsabilidad.

Y uno podría pensar que tales legisladores representan auténticamente al partido, pero eso tampoco ocurre con exactitud. Es común que en las listas de los partidos aparezcan los recomendados de los grandes poderes de la nación. Ahí están los dueños del dinero y los representantes y futuros defensores de los intereses de Televisa y Tv Azteca.

Considero que es necesario que se reduzca el número de legisladores. De 500, bajarlo a 350 o menos diputados.

Pero además es preciso pensar en los plurinominales únicamente como una fórmula para garantizar la pluralidad en el debate legislativo. Y no para premiar a las castas políticas que nos gobiernan.

En cualquier caso, los que integren la Cámara de Diputados y entren por esta vía deberían verse obligados a competir también por tierra, a gastar suela del zapato.

@cmoreira38_5 | .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
18 Abril 2015 04:08:15
Un país con riqueza y millones de pobres
Desde hace muchos años, el principal problema de nuestro país, sin lugar a dudas, es la pobreza en la que viven millones de compatriotas. Pobreza que, por cierto, coincide con una grosera desigualdad económica.

De acuerdo con datos de la Coneval, más de 50 millones de mexicanos tienen algún nivel de pobreza, de los cuales 10 millones están en la pobreza extrema, es decir, sin los recursos suficientes para cubrir su propia alimentación.

Así mismo, cerca de la mitad de los 50 millones de pobres se encuentran por debajo de lo que se denomina línea de bienestar mínimo, que implica no tener asegurado el acceso a la educación y a los sistemas de salud.

La desigualdad no solo se da entre las personas. También se observa entre las entidades federativas. Existe una alta concentración de la pobreza en el sur del país y en algunos estados del centro de la República Mexicana. En Chiapas, 4 de cada 5 personas se ubica en algún nivel de pobreza.

Le sigue Guerrero y llama la atención que Puebla se encuentre en el poco decoroso tercer sitio, por encima de Oaxaca.

En el otro extremo estamos nosotros. Coahuila, a pesar de las dificultades de nuestra geografía y nuestro clima, ocupa el segundo sitio con menos pobreza en el país. Solo nos supera el estado de Nuevo León. Estamos mejor que prácticamente todo México

Ahora bien, no solo preocupa la pobreza. Inquieta la desatención del problema. De entrada, los partidos políticos se manifiestan muy poco con relación a dicho aspecto en sus propuestas, en sus campañas electorales. No existen compromisos concretos para mejorar el clima socioeconómico de los mexicanos.

Hay que subrayar que no es algo sencillo de solucionar, ni se resuelve por decreto. Se requiere compromiso real.

Se precisan entre otros aspectos los siguientes tres:

Generación de empleos estables. Considerar al trabajo como algo sagrado. En las crisis económicas no podemos responder con el despido de los trabajadores como la primera medida para equilibrar los gastos. Es importante que en todo el país se hagan esfuerzos para traer inversiones, para generar empleos. En ese sentido es positivo lo que ha ocurrido en Coahuila en dicha materia.

Un sistema de salud de calidad para todos. La situación de la gente con niveles altos de pobreza se agrava muchísimo con una enfermedad. ¿Qué hacer ante un cáncer o ante cualquier enfermedad? ¿Qué es preferible: ver morir al familiar de hambre o de la enfermedad que padece? Simplemente no hay recurso para comprar al mismo tiempo alimento y medicina.

Apostarle a la educación. Es la mejor inversión que puede hacer una sociedad. Más años de escuela representan progreso y bienestar para todos. Y debe ser una educación de calidad con maestros bien preparados, bien pagados, con recursos materiales para realizar correctamente su labor docente, con el número correcto de estudiantes a su cargo. Una educación básica, media y superior de calidad para todos.

Ahí estÁ la labor de nuestros políticos. En el combate a la pobreza debe estar la función primordial de nuestros gobernantes. Y hay que atacarla con más empleo, más salud y más y mejor educación.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) | @cmoreira38_5
11 Abril 2015 04:00:21
La obesidad en México
La obesidad en nuestro país representa una de las mayores preocupaciones en materia de salud y un serio problema financiero. De acuerdo con un informe de la OCDE, México tiene que canalizar anualmente 190 mil millones de pesos del gasto público a la atención de enfermedades derivadas del sobrepeso; es decir, la mitad del presupuesto asignado a las instituciones de salud.

El costo de la atención médica a una persona con obesidad es 25% más cara que la que se brinda a una persona con peso normal. Pero además, alguien con sobrepeso tendrá en promedio 10 años menos de vida. Ello sin mencionar que su calidad de vida disminuye en tanto se incrementa su peso.

La mala alimentación, la ingesta de productos chatarra y la falta de ejercicio son las principales causas que explican el considerable incremento en las tasas de obesidad en el mundo y en especial en nuestro país.

¿Qué hacer al respecto?

Por principio de cuentas, hay que invertir más en la educación física y el deporte. Pero hacerlo en serio, no solo en el discurso; pues mientras en la sociedad se acepta que es importante el ejercicio físico, los planes de estudio, el presupuesto y las autoridades educativas consideran a la educación física como aspecto secundario en la formación de los niños y los jóvenes.

Se necesitan más horas de educación física en las escuelas de enseñanza básica y se precisan programas deportivos y de activación física en cada barrio y en cada colonia de nuestras comunidades.

Las universidades deben hacer lo propio. Valga señalar que en los últimos años las instituciones de educación superior (la UAdeC entre ellas), disminuyeron considerablemente los presupuestos destinados al fomento deportivo.

Es importante incorporar en las instituciones educativas la figura del nutriólogo, quien puede desarrollar su servicio no solo en el centro escolar, sino además en la comunidad en la que se encuentra la escuela, en aras de apoyar a padres de familia y vecinos.

Sin lugar a dudas, también hay que afectar los intereses económicos ligados a los productos chatarra. Por principio de cuentas, se deben de incorporar leyendas en las envolturas de dichos productos que alerten la peligrosidad de consumirlos (tal como se hace en las cajetillas de cigarros).

También se debe de impedir que infantes adquieran comida chatarra si no van acompañados de un adulto, quien tiene que asumir la responsabilidad del daño que se está causando al niño.

Es preciso establecer nuevas y fuertes cargas impositivas a los refrescos y al resto de los productos chatarra; y utilizar los recursos económicos que de ahí deriven para subsidiar alimentos sanos. Por ejemplo, lo que se obtenga de impuestos a refrescos debe subisidiar el agua embotellada y equipos de purificación de agua que se entreguen en todos los hogares. Es decir, el agua debe tender a ser gratuita y los refrescos muy caros.

Situación similar debe ocurrir con papitas, pastelitos y golosinas con relación al subsidio que se haga a frutas y verduras.

El problema de la obesidad es muy serio para el presente y el futuro del país. La calidad de vida de los mexicanos y la estabilidad económica del país está en juego. Se precisa más ejercicio y una mejor alimentación. Se requieren medidas drásticas, se necesita actuar a tiempo.
10 Abril 2015 04:15:55
La obesidad en México
La obesidad en nuestro país representa una de las mayores preocupaciones en materia de salud y un serio problema financiero. De acuerdo a un informe de la OCDE, México tiene que canalizar anualmente 190 mil millones de pesos del gasto público a la atención de enfermedades derivadas del sobrepeso; es decir, la mitad del presupuesto asignado a las instituciones de salud.

El costo de la atención médica a una persona con obesidad es 25% mas cara que la que se brinda a una persona con peso normal. Pero además, alguien con sobrepeso tendrá en promedio 10 años menos de vida. Ello sin mencionar que su calidad de vida disminuye en tanto se incrementa su peso.
La mala alimentación, la ingesta de productos chatarra y la falta de ejercicio son las principales causas que explican el considerable incremento en las tasas de obesidad en el mundo y en especial en nuestro país.

¿Qué hacer al respecto?

Por principio de cuentas hay que invertir más en la educación física y el deporte. Pero hacerlo en serio, no solo en el discurso; pues mientras en la sociedad se acepta que es importante el ejercicio físico, los planes de estudio, el presupuesto y las autoridades educativas consideran a la educación física como aspecto secundario en la formación de los niños y los jóvenes.

Se necesitan más horas de educación física en las escuelas de enseñanza básica y se precisan programas deportivos y de activación física en cada barrio y en cada colonia de nuestras comunidades.

Las universidades deben hacer lo propio. Valga señalar que en los últimos años las instituciones de educación superior (la UA de C entre ellas), disminuyeron considerablemente los presupuestos destinados al fomento deportivo.

Es importante incorporar en las instituciones educativas la figura del nutriólogo, quien puede desarrollar su servicio no solo en el centro escolar, sino además en la comunidad en la que se encuentra la escuela en aras de apoyar a padres de familia y vecinos.

Sin lugar a dudas también hay que afectar los intereses económicos ligados a los productos chatarra. Por principio de cuentas, se deben de incorporar leyendas en las envolturas de dichos productos que alerten la peligrosidad de consumirlos (tal y como se hace en las cajetillas de cigarros).
También se debe de impedir que infantes adquieran comida chatarra si no van acompañados de un adulto, quien tiene que asumir la responsabilidad del daño que se esta causando al niño.

Es preciso establecer nuevas y fuertes cargas impositivas a los refrescos y al resto de los productos chatarra; y utilizar los recursos económicos que de ahí deriven para subsidiar alimentos sanos. Por ejemplo, lo que se obtenga de impuestos a refrescos debe subisidiar el agua embotellada y equipos de purificación de agua que se entreguen en todos los hogares. Es decir el agua debe tender a ser gratuita y los refrescos muy caros.

Situación similar debe ocurrir con papitas, pastelitos y golosinas con relación al subsidio que se haga a frutas y verduras.
El problema de la obesidad es muy serio para el presente y el futuro del país. La calidad de vida de los mexicanos y la estabilidad económica del país está en juego. Se precisa mas ejercicio y una mejor alimentación. Se requieren medidas drásticas, se necesita actuar a tiempo.
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@cmoreira38_5
04 Abril 2015 04:05:32
UAdeC: desigualdad salarial
Luego de escribir la colaboración que apareció el pasado 21 de marzo (“25 alumnos”), en la cual no solo comentaba lo incongruente que resulta el hecho de contar con menos alumnos por aula en las universidades que en las escuelas de educación básica, sino también lo injusto de algunas condiciones laborales y salariales, recibí un correo de un catedrático de la Universidad Autónoma de Coahuila.

Muy amablemente, me solicitaba que no apareciera su nombre, pues, según subrayó, en la UAdeC la represión es uno de los mecanismos de control que se ejercen desde Rectoría y por algunos de los directores de las escuelas y facultades.

Además, señalaba con singular contundencia que no estaba de acuerdo con lo expuesto en el citado artículo en relación con los salarios.

Me decía que si bien es cierto que existen tabuladores con altas categorías en la universidad, solo las alcanzan los allegados a las autoridades y los propios funcionarios universitarios. La mayoría no solo tiene una categoría que implica una baja percepción, sino que además no cuenta con el tiempo completo.

El problema se agrava cuando no hay mecanismos medianamente claros para lograr el ascenso y el incremento.

Pueden los catedráticos de la universidad estudiar maestrías o doctorados y no logran alcanzar las categorías de titular A, B o C. Tampoco el medio tiempo o el tiempo completo. También pueden realizar un buen trabajo con sus alumnos y de poco les sirve.

Para beneficiarse en el esquema universitario hay que estar cerca de Rectoría o del grupo que desde hace más de 10 años controla los destinos de la Universidad.

También me decía (aunque poco tuviera que ver con lo escrito por un servidor), que la democracia universitaria es otra falacia. El voto universal no solo no garantiza una vida democrática, sino que desde hace tiempo se ha pervertido con el uso de métodos electorales que incluyen fiestas y borracheras para que los alumnos voten por determinado candidato. Y ya siendo directivo, el susodicho va viendo cómo apoya a quienes le van a sostener en el puesto (por ejemplo,
inventando actividades para incrementar las calificaciones de los alumnos “amigos”, en las prácticas).

Me exigía que checara bien lo que ocurre en la Universidad. Que la vida laboral y salarial no es tan buena; que hay despidos e injusticias; que unos pocos ganan mucho, pero la mayoría recibe una mala paga. Que para ascender o incrementar horas, los méritos no se basan en exámenes o en un escalafón.

Todo ello me parece interesante y, ante ello, me comprometo a revisar la situación que priva en la UAdeC y escribir algo más sobre el tema.

Y bueno, además subrayo (antes que otros lo hagan) que los problemas en básica existen. Que son graves. Que autoridades, sindicato, trabajadores, que todos tenemos algo de culpa; y todos tenemos que asumir nuestra responsabilidad y los compromisos inherentes a ella. Juntos o separados, hay que arreglar nuestros problemas y los conflictos educativos. Debemos construir el modelo académico y laboral que concilie calidad educativa y justicia para los trabajadores.

Y los universitarios también tienen que asumir culpas y responsabilidades. O seguir pensando que todo está bien.
28 Marzo 2015 04:05:07
Una Iglesia viva y congruente
Con el Papa Francisco la Iglesia católica parece avanzar siglos en pocos años, busca asumir posiciones y reclamos propios del siglo 21.

No obstante, falta mucho por hacer. Perdimos mucho tiempo en el pasado inmediato.

Juan Pablo II fue el pontífice carismático, ligado a la ultraderecha, mediático y políglota. Un Papa que viajó miles de horas para visitar países distantes del Vaticano, un hombre que aprovechó su discurso y su imagen de bondad para motivar al pueblo católico, pero que no consiguió romper con los males enquistados en la Iglesia, ni tampoco transformar la estructura y los compromisos católicos para ligarlos con la esencia
del ministerio.

Fue uno de los hombres más influyentes del siglo 20, pero por desgracia utilizó su fuerza para apoyar a los más poderosos y a los intereses más oscuros.

A Juan Pablo II la historia le recordará por los sacerdotes pederastas y los fraudes del Banco del Vaticano. Su lucha contra el comunismo en Europa pesará tanto como su apoyo a dictaduras en diversas partes del mundo, sobre todo en América Latina.

Pero más allá de su amistad y quizá su complicidad con el padre Maciel, el problema de fondo de Karol Wojtyla, el que explica lo de Maciel y otras graves cuestiones, tiene que ver con su negativa a transformar la Iglesia para acercarla realmente con los pobres, con las mujeres, con los niños; para hacer de la Iglesia un ente de justicia, amor y perdón.

De Benedicto XVI poco dirá la historia. Le pesó mucho su cercanía con Juan Pablo II, lo que le impidió tener calidad moral para asumir los retos que le exigía la Iglesia en el siglo 21.

Quizá el mayor mérito de Joseph Ratzinger fue reconocer a tiempo sus limitaciones, entender que no estaba a la altura de los retos y las responsabilidades y decidir dar un paso atrás para con su renuncia permitir la llegada de un sacerdote con la voluntad y la energía para transformar a la Iglesia.

Insisto, la llegada de Jorge Mario Bergoglio es una bocanada de aire fresco para los católicos. En este mes de marzo se cumplieron apenas dos años de su ascenso al papado y muchas de sus declaraciones sobre la pobreza, la humildad, la corrupción y una mayor transparencia en la Iglesia otorgan esperanza y logran simpatía hacia su persona. Espero que en esta Semana Santa se aproveche el espacio y el motivo
para avanzar aún más en su papel transformador.

Si queremos contar con una Iglesia viva, se tienen que tomar acuerdos congruentes con la realidad social y la esencia del ministerio.

La humildad que muestra el Papa Francisco debe verse como norma en todos los clérigos, en los sacerdotes, obispos y cardenales. No se puede predicar la palabra de Dios desde la opulencia.

Desde la Iglesia se tiene que dar una lucha frontal contra la pobreza y la desigualdad. Una condena total a la acumulación de riqueza en unos cuantos, mientras el grueso de la población vive en una situación económica muy difícil.

El papel de la mujer debe ser más preponderante. No existe motivo alguno para que las mujeres no asuman las responsabilidades propias de los sacerdotes. Más aún, ¿cuál es la razón para que una mujer no pueda llegar a ser la cabeza de la Iglesia? La equidad de género que se ve en todos los espacios no parece encontrar avance en la Iglesia.

Se deben establecer mecanismos de transparencia y rendición de cuentas en la administración de la iglesia.

La sensibilidad y congruencia de la comunidad católica se tiene que reflejar en la aprobaciónde un buen número de métodos anticonceptivos, en la aceptación total dentro de la comunidad religiosa de homosexuales y divorciados.

La Iglesia tiene que entender que se encuentra en el siglo 21, que a Dios le molesta la acumulación de riqueza producto de la pobreza de la gente y no las muestras de afecto entre dos hombres o el desafecto y la falta de entendimiento entre un hombre y una mujer (mas vale que sean felices separados que infelices juntos).

Una Iglesia viva implica que todos nos involucremos en ella y que busquemos ser congruentes.


27 Marzo 2015 04:06:30
Una iglesia viva y congruente
Con el Papa Francisco la iglesia católica parece avanzar siglos en pocos años, busca asumir posiciones y reclamos propios del siglo XXI.

No obstante falta mucho por hacer. Perdimos mucho tiempo en el pasado inmediato.

Juan Pablo II fue el pontífice carismático, ligado a la ultraderecha, mediático y políglota. Un Papa que viajó miles de horas para visitar países distantes del Vaticano, un hombre que aprovechó su discurso y su imagen de bondad para motivar al pueblo católico, pero que no consiguió romper con los males enquistados en la iglesia, ni tampoco transformar la estructura y los compromisos católicos para ligarlos con la esencia del ministerio.

Fue uno de los hombres más influyentes del siglo 20, pero por desgracia utilizó su fuerza para apoyar a los más poderosos y a los intereses más oscuros.

A Juan Pablo II la historia le recordará por los sacerdotes pederastas y los fraudes del banco del Vaticano. Su lucha contra el comunismo en Europa pesará tanto como su apoyo a dictaduras en diversas partes del mundo, sobre todo en América Latina.

Pero más allá de su amistad y quizá su complicidad con el Padre Maciel, el problema de fondo de Karol Wojtyla, el que explica lo de Maciel y otras graves cuestiones, tiene que ver con su negativa a transformar la iglesia para acercarla realmente con los pobres, con las mujeres, con los niños; para hacer de la iglesia un ente de justicia, amor y perdón.

De Benedicto XVI poco dirá la historia. Le pesó mucho su cercanía con Juan Pablo II lo que le impidió tener calidad moral para asumir los retos que le exigía la iglesia en el siglo XXI.

Quizá el mayor mérito de Joseph Ratzinger fue reconocer a tiempo sus limitaciones, entender que no estaba a la altura de los retos y las responsabilidades y decidir dar un paso atrás para con su renuncia permitir la llegada de un sacerdote con la voluntad y la energía para transformar a la iglesia.

Insisto, la llegada de Jorge Mario Bergoglio, es una bocanada de aire fresco para los católicos. En este mes de marzo se cumplieron apenas dos años de su ascenso al papado y muchas de sus declaraciones sobre la pobreza, la humildad, la corrupción y una mayor transparencia en la iglesia otorgan esperanza y logran simpatía hacia su persona. Espero que en esta Semana Santa se aproveche el espacio y el motivo para avanzar aún más en su papel transformador.

Si queremos contar con una iglesia viva, se tienen que tomar acuerdos congruentes con la realidad social y la esencia del ministerio.

La humildad que muestra el Papa Francisco debe verse como norma en todos los clérigos, en los sacerdotes, obispos y cardenales. No se puede predicar la palabra de Dios desde la opulencia.

Desde la iglesia se tiene que dar una lucha frontal contra la pobreza y la desigualdad. Una condena total a la acumulación de riqueza en unos cuantos, mientras el grueso de la población vive en una situación económica muy difícil.

El papel de la mujer debe ser más preponderante. No existe motivo alguno para que las mujeres no asuman las responsabilidades propias de los sacerdotes. Más aún, ¿Cuál es la razón para que una mujer no pueda llegar a ser la cabeza de la iglesia? La equidad de género que se ve en todos los espacios, no parece encontrar avance en la iglesia.

Se deben establecer mecanismos de transparencia y rendición de cuentas en la administración de la iglesia.

La sensibilidad y congruencia de la comunidad católica se tiene que reflejar en la aprobación de un buen número de métodos anticonceptivos, en la aceptación total dentro de la comunidad religiosa de homosexuales y divorciados.

La iglesia tiene que entender que se encuentra en el siglo XXI, que a Dios le molesta la acumulación de riqueza producto de la pobreza de la gente y no las muestras de afecto entre dos hombres o el desafecto y la falta de entendimiento entre un hombre y una mujer (mas vale que sean felices separados que infelices juntos).

Una iglesia viva implica que todos nos involucremos en ella y que busquemos ser congruentes

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@cmoreira38_5

21 Marzo 2015 04:04:34
25 alumnos
En Europa y en América del Norte las universidades públicas ofrecen parte de su cátedra en salones muy amplios en donde se encuentran 100 o 200 estudiantes. Son prácticamente conferencias dictadas por especialistas en las cuales los alumnos toman notas y las complementan con la bibliografía que se les sugiere que lean. Los docentes tienen una descarga de tiempo que les permite atender dudas vertidas online o, en el mejor de los casos, presencialmente.

En esos mismos países, en la educación básica se limita el número de educandos; no son más de 25 para garantizar una atención de calidad centrada en la cercanía del maestro con los alumnos. En algunos casos el maestro cuenta con personal docente de apoyo. Las aulas además son de un tamaño que permite la movilidad de los estudiantes y la aplicación de determinadas técnicas de trabajo en equipo.

Es decir, en educación básica se parte de la idea de tener pocos alumnos, pues se está coadyuvando en la formación de los mismos. En cambio, en educación superior lo importante es brindar información a adultos jóvenes que ya tienen una formación personal y académica que les permite estudiar por sí solos y así allegarse los conocimientos.

Es decir, se parte de la idea de que los adultos deben estar más cerca de los más pequeños, hacerlos fuertes para que de grandes puedan valerse por sí solos.

En México actuamos al revés. En preescolar, primaria y secundaria los grupos pueden ser de 40, 45, 50 ó más estudiantes y en espacios muy reducidos. En contraparte, en la educación superior nuestras universidades limitan el ingreso de los jóvenes con el fin de contar con pequeños grupos de alumnos.

En México la educación básica es blanco de todas las críticas y espacio de pocos apoyos. A diferencia de la educación superior, que cuenta con el respaldo del Gobierno y de la opinión pública.

La educación básica es popular, en un país donde poco se apoya al pueblo. La educación superior es elitista.

En la educación básica se establece la evaluación de los docentes, la posibilidad del despido o el cambio de espacio laboral y bajos salarios. En educación superior la evaluación y la estabilidad laboral son parte de su autonomía y los salarios suelen ser más altos.

Y bueno, con relación a la cantidad de alumnos por salón de clase no solo vamos en contra de lo que establecen las naciones del primer mundo, sino complicamos el objetivo de la escuela de brindar una educación de calidad.

Quizá en el ayer se podía enseñar con buenos resultados a 50 o más alumnos. Hoy eso resulta muy complicado. De entrada, por ser nuestra sociedad mucho, pero mucho, más compleja que la del ayer.

La aparición de las nuevas tecnologías de la comunicación y el conocimiento, la inestabilidad laboral de los padres, el incremento en el número de divorcios y de modelos distintos de familia, un mayor índice de farmacodependencia en adultos (pero también en jóvenes y niños), la ola de violencia que azota el país, las exigencias cada vez más altas a las nuevas generaciones con relación a sus conocimientos y competencias; todo ello exige al maestro no solo una mejor preparación, sino además una mayor cercanía con sus alumnos.

Si se quiere elevar la calidad de la enseñanza, pero sobre todo si se desea formar mejor a las nuevas generaciones, se precisan más escuelas y más maestros con el fin de reducir el número de estudiantes en cada salón de clases.

Se requiere congruencia, se precisa mayor justicia para las escuelas de educación básica.
14 Marzo 2015 04:05:49
Propuestas educativas para los futuros diputados
Mucho me agradaría que los aspirantes a convertirse en diputados federales tuvieran compromisos concretos y no sólo frases atractivas o ideas muy generales de aquello que piensan que genera votos de los ciudadanos.

En materia educativa me gustaría proponer algunas ideas en aras de ver cuál de los candidatos se apunta para hacerlas suyas y convertirlas en ley.

Establecer un número de alumnos que pueden ser atendidos por cada maestro, un número máximo que garantice una correcta atención a las necesidades educativas de los estudiantes. Para elevar la calidad de la enseñanza, se precisa estar más cerca de los alumnos, por ello un máximo de 25 educandos en cada aula puede apoyar en mucho al objetivo de alcanzar una calidad educativa.

Homologar la carga horaria en todas las escuelas. No es posible que unas instituciones trabajen 5 horas al día, otras 6 y algunas 8 horas. Hay que establecer una ruta para que todas las instituciones estén en condiciones de convertirse en escuelas de tiempo completo, con las implicaciones salariales y de infraestructura que ello significa.

Descarga de horas a los maestros de secundaria, educación media superior y educación superior. Debe existir un equilibrio entre el tiempo de docencia y aquel destinado a la asesoría y la atención personalizada, tal y como ocurre en los países con los cuales se nos compara.

Recursos económicos asignados a cada escuela en aras de mantener en buen estado las instalaciones y posibilitar la convivencia de la comunidad educativa. No se trata únicamente de que no se cobren cuotas (las cuales nunca han sido obligatorias), sino que además el Gobierno establezca un recurso económico por cada estudiante con el fin de mantener las instalaciones en buen estado y procurar el material de higiene y limpieza de la institución educativa.

Contar en todas las instituciones educativas con el personal suficiente para atender no solo la docencia en las asignaturas básicas y la administración escolar, sino además las áreas educativas que posibilitan atender las necesidades y problemáticas ligadas al siglo 21.

Incrementar el número de horas de educación física que reciben los estudiantes.

Educación bilingüe en todos los centros escolares.

Apoyo especial a todos los alumnos que presentan algún rezago educativo.

Personal del área de la psicología que atienda a los estudiantes con problemas de desintegración familiar, violencia, farmacodependencia, depresión, etcétera.

Garantizar el respeto a los derechos de los trabajadores. La incertidumbre laboral no es el mejor camino para alcanzar la calidad de la enseñanza y es además un pésimo ejemplo para las nuevas generaciones.

En próximas colaboraciones ahondaré sobre cada uno de los anteriores seis temas y sobre otros relacionados con el quehacer académico y que precisan una definición legal y un compromiso político y educativo.

Si bien no tengo mucha esperanza de que un buen número de candidatos haga suyas las propuestas, sí, en cambio, tengo confianza en la responsabilidad y la inteligencia del magisterio nacional para asumir los correspondientes retos y compromisos.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @cmoreira38_5
07 Marzo 2015 05:04:17
Cambiar de nombre o actuar distinto
Hace unos días un amigo me cuestionaba sobre la falta de alianzas con diversos sectores de la sociedad por parte del Partido Nueva Alianza. Me discutía que es un partido que basa su accionar en la defensa de los intereses del gremio magisterial. Que solo con los profesores y con su sindicato mantiene una alianza firme y clara.

Siempre que hay un voto para Nueva Alianza, es un voto que se identifica con los trabajadores de la educación. Quizá vote más gente, pero desde fuera se identifican esos sufragios con los educadores. Es, en pocas palabras, un partido de los maestros.

En el mejor (o peor) de los casos, dicho instituto político establece alianzas con otros partidos. Pero me insistía que eso no ocurre con otros sectores de la comunidad, como por ejemplo con amas de casa, doctores, obreros o campesinos. En pocas palabras, el actuar no tiene que ver con el nombre del partido político. Podría llamarse Alianza Magisterial o Alianza con los Trabajadores de la Educación. O bien, tendría que establecer estrategias para acercarse a otros sectores de la comunidad.

Coincidimos en todo ello. Pero también en el hecho de que el fenómeno no es privativo de Nueva Alianza. Por el contrario, en otros institutos políticos la situación es mucho más grave. Su nombre dista en mucho de su actuar.

El PRI, por ejemplo, es un partido donde la “I” está muy marcada, pero la “R” no existe. Es decir, se acentúa la institucionalidad, pero no se observa lo revolucionario.

En el PAN, la acción nacional gira en muchos de los casos en intereses extranjeros o de sectores muy reducidos de la élite del país. Y su incongruencia además se ve en sus mensajes del “quién dice que no se puede”, sin decir que ayer que gobernaron el país no solo no pudieron, sino que ni tan siquiera lo intentaron.

El PRD no es el instituto político más democrático del país. En diversas ocasiones han tenido ejercicios desaseados, al grado de que en el presente ya no consultan a las bases en sus procesos internos. Es un partido dominado por castas que surgieron del activismo social o que migraron desde el PRI, pero que en ambos casos lograron privilegios que hicieron palidecer lo revolucionario y lo democrático en el partido.

El Verde Ecologista –más allá de sus mentiras– no tiene muchas propuestas ecológicas. Ni las cuotas en las escuelas, ni las medicinas gratis, ni mucho menos la cadena perpetua o la pena de muerte a los secuestradores tienen qué ver con las ideas ecologistas de los partidos verdes en el mundo.

El Partido del Trabajo no establece propuestas para defender a los trabajadores (y si las hacen, no son de gran impacto).

Movimiento Ciudadano es el espacio de viejos políticos mexicanos con origen y presencia en otros partidos.

De Morena poco se puede decir. Quizá que es el partido que tira la piedra y esconde la mano y que es extraño que con esa actitud política busquen la regeneración nacional.

Hoy en día son muchos los aspectos que deben revisar los partidos políticos para estar a tono con las exigencias de la ciudadanía. Y tal vez deberían de empezar a checar qué tan creíble es su nombre y qué tan congruentes son sus acciones.

Habrá que cambiar de nombre o actuar distinto.

28 Febrero 2015 05:05:29
Cuotas en las escuelas. Mentira Verde
Valga subrayar que ni maestros, ni directivos escolares de instituciones educativas del sector público han pedido en el pasado cuotas a los padres de familia para admitir a sus hijos en las aulas. Quienes así lo aseguran sólo difaman al magisterio.

Han sido los propios padres de familia quienes, organizados en mesas directivas, toman acuerdos para solicitar un apoyo para poder sostener a la escuela y darle el mínimo mantenimiento para beneficio de sus hijos.

Con lo que aportan los padres de familia de nuestras escuelas públicas se paga desde los focos que se funden, el vidrio de la ventana que se rompe, el arreglo de la fuga de agua, la pintura de las paredes, las protecciones y la construcción de la barda, hasta el papel sanitario y el material de limpieza. Es decir: lo básico, lo elemental.

También, en muchos casos y en distintas regiones de nuestro país, se sufraga el salario del velador o del trabajador manual.

El Partido Verde Ecologista, en aras de ganar simpatías y sufragios, emprendió una campaña en los medios de comunicación e insultó al gremio magisterial y a la inteligencia de los votantes.

Exigió el Partido Verde en spots técnicamente bien elaborados, pero llenos de insidia, que en la ley se estableciera el impedimento a negar el servicio educativo a quien no cubriera una cuota escolar. Lo cual quizá sea correcto; pero, insisto, así sucedía y sucede en todas las escuelas públicas de nuestro país, en las cuales no se niega el ingreso y la asistencia de los estudiantes, y ellos gozan de lo que aportan los papás de sus compañeros.

Es decir, con sus mensajes, los políticos pseudo ecologistas del PVEM sienten que descubrieron el hilo negro.

Lo que no hizo el Verde, ni el resto de los partidos políticos, fue establecer en la pasada reforma educativa un apoyo mínimo a las instituciones educativas. Es decir, asignar un recurso económico por cada niño, un recurso que salga del presupuesto y permita el funcionamiento correcto de las instituciones educativas. Y así cubrir con dinero público, lo que ayer y hoy pagan los padres de familia.

En otros países así ocurre. En México, no.

En otras áreas así sucede. En educación, no. Por ejemplo, la administración de los hospitales públicos recibe los recursos para su mantenimiento. Lo mismo pasa con cualquier dependencia del gobierno.

¿Se imagina usted una clínica donde el paciente lleve consigo papel sanitario? Bueno, algo parecido así ocurre en las escuelas.

Poco apoyo y mucha crítica. Es parte de la injusta realidad. Es parte de lo que hacen partidos políticos como el Verde, que se jactan de lo que siempre ha sido una realidad. Y critican a los maestros. Y amenazan. Y quizá legislan. Pero no solucionan los problemas.

Con recursos o sin ellos. Criticados y hasta difamados. Los trabajadores de la educación cumplen con sus alumnos y con el país. Muchos ciudadanos les valoran y les quieren. Son los maestros orgullo de México.
21 Febrero 2015 05:03:59
El magisterio y sus preocupaciones
Tengo la fortuna de conocer a miles de maestros en Coahuila y en todo el país; sé de sus preocupaciones, de sus problemas, de sus sueños, de su compromiso educativo, su sensibilidad social, su vocación profesional.

Como a cualquier trabajador, al maestro le preocupa su salario, le inquietan sus prestaciones, su salud, su vivienda y su jubilación. Sabe que hay que sostener a una familia, que hay que procurar el presente y el mañana de la pareja y de los hijos.

Pero los sueños y los reclamos del magisterio van más allá del plano salarial y prestacional. Al docente en su conjunto y sin lugar a dudas, le interesa hacer bien su trabajo y con ello cumplir cabalmente a sus educandos y a la sociedad.

La vida de los profesores tiene que ver con sus hijos y con los hijos de los otros ciudadanos. Formar a los propios y a los ajenos. Reír y sufrir con sus hijos y con los niños y jóvenes que están a su cargo. Tiene que ver con construir un mejor futuro para todos.

Al magisterio le preocupa estar cerca de sus alumnos, atenderlos bien, apoyarlos. Y obvio le molesta no poder hacerlo a plenitud, al tener bajo su responsabilidad 40, 45 y hasta más de 50 estudiantes en un salón de clase.

Se imagina usted a un profesor de secundaria, con 8 grupos, es decir, con 400 alumnos a su cargo? Pues en Coahuila y en México hay muchos docentes en esa situación.

Al magisterio le preocupa seguir preparándose y (a diferencia de otros empleos) toda la actualización la realiza en su tiempo libre. Cuando se trata de cursar estudios de posgrado lo hace con sus recursos económicos. Son muy contadas las maestrías y los doctorados que se ofrecen en escuelas públicas, por lo cual los maestros tienen que pagar a una universidad privada para cumplir el sueño de estar mejor preparados.

A los docentes les preocupa inculcar buenos valores y lo hacen con todos sus alumnos, en ocasiones arriesgando la vida al atender a familiares de personas involucradas en actividades delictivas. En lugares donde no entran soldados, ni policías, ni periodistas, ni políticos, ahí hay profesores intentando revertir el ambiente carente de valores, intentando construir un mañana mejor para los marginados.

Es la vida del magisterio.

El colmo es que luego hay quien intenta comparar a los maestros mexicanos con aquellos que ganan 5 veces más, que no tienen más de 25 alumnos en un salón de clases, con estudiantes bien alimentados y en una sociedad sin violencia y sin desigualdad social

Soy dirigente sindical y estoy orgulloso de mis compañeros. Con o sin el reconocimiento salarial y social, son ellos el presente que construye el mañana de la nación.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @cmoreira38_5

" Comentar Imprimir
columnistas

top-add