×
hace 1 mes
[Coahuila]

Viven un viacrucis por examen en línea de la Sedu

Causa preocupación y estrés en los padres de familia la falla en el sistema de la Secretaría de Educación

Imprimir
Viven un viacrucis por examen en línea de la Sedu
Según algunos padres no tuvieron problemas en el examen en línea.
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- La vida cambió. La nueva normalidad exige que adultos, jóvenes y niños se adapten a una dinámica muy diferente a la que estaban acostumbrados hace unos meses.

El estrés generado por la contingencia, en específico el confinamiento recomendado por las autoridades para evitar un alza en los contagios por Covid-19, ha provocado que los pequeños de la casa, sobre todo los que cursan el nivel básico, lleguen, incluso, a la desesperación.

Clases y tareas en línea, actividades virtuales y la incertidumbre sobre su futuro académico, aunado a una mutación involuntaria de sus hábitos básicos, es parte de la nueva normalidad a la que se adaptan niños y adolescentes que cursan primaria y secundaria.

Pese a los esfuerzos de las autoridades para llevar por buen rumbo la enseñanza por la vía digital, la evaluación para medir los avances de la Estrategia de Escuela en Casa ha provocado que padres e hijos caigan en un estado de incertidumbre y estrés, ante las fallas que ha presentado y el nulo apoyo por parte de las autoridades educativas para solucionarlas.


Desesperación e impotencia

“Hace tres días aproximadamente, nos avisaron que los niños presentarían la prueba, que había guías y que tenían que estudiarlas. Nos comentaron que el examen era importante, porque la Secretaría de Educación Pública mediría el aprovechamiento de los niños”, comentó José Pérez, un padre de estudiantes de primaria y secundaria.

“El niño de primaria realizó la prueba el 27 de mayo, la terminó y le dieron su resultado. Pese a que detectamos que había algunas preguntas confusas y posiblemente mal formuladas, determinamos que el resultado era el correcto, pero más tarde nos enteramos que otros niños habían tenido problemas para presentar la prueba”.


Ese mismo día, las autoridades educativas dieron a conocer que harían modificaciones y optimizarían las cuestiones técnicas, por lo que la prueba volvería a aplicarse.

“Le comenté a mi hijo que tendría que presentar el examen nuevamente y se deprimió, lloró y dijo que no era posible. La presión y estrés al que están sujetos los niños en este momento es mucho, y los padres tienen que mediar con ello para tratar que la contingencia y el encierro les afecte lo menos posible”, comentó el padre de familia.

El niño presentó su examen este jueves y no tuvo problemas, pero su hermana, estudiante de secundaria, no corrió con la misma suerte.



La joven, quien cursa el primer grado, accedió al sistema, hizo su examen y al terminar se percató de que las respuestas habían sido cambiadas. El resultado de la prueba no fue el esperado para la adolescente.

“Me preguntó por la respuesta de una pregunta. Dialogamos y finalmente coincidimos en la mejor. Me fijé y sí seleccionó esa respuesta en el examen. Al terminar me lo enseñó, me dijo que todo estaba cambiado y constaté lo que me había dicho.

“Le pedí que se comunicara con sus maestros, sin embargo, no obtuvimos solución. La tranquilicé y le dije que este tipo de errores tendrían que arreglarse.


“Apelo a que las autoridades educativas arreglarán este tipo de situaciones. Tendrán que hacerlo y más si los sistemas educativos serán preponderantemente virtuales con la nueva normalidad. Requerimos certidumbre, padres, niños y me atrevo a decir que hasta los maestros.

Necesitamos conocer cómo serán los métodos de enseñanza y evaluación. El explorar a ciegas llena, sobre todo, de estrés a los niños”, puntualizó el padre de familia.




Realiza prueba una vez más

Patricio Garza, de 7 años, quien cursa el primer grado en la Escuela Primaria Emilia Hilario Valerio, en Virreyes Residencial, no tuvo problema alguno en resolver los temas que le fueron planteados el miércoles, pero cuando sus padres intentaron subir las respuestas en línea, fue imposible lograrlo y tras hora y media de hacer la lucha desistieron.

Ayer jueves, el niño volvió a realizar la prueba y la subieron a la página de la Sedu sin dificultad alguna.

Su padre, Alfredo Garza Peña, señaló que vivieron horas de estrés y preocupación, ante el temor de que el ejercicio realizado el miércoles no fuera reconocido por las autoridades educativas y que al no recibirlo en línea responsabilizaran de esto a los padres, y que esto fuera motivo para reprobar al niño o que afectara sus calificaciones.

“Nos quedamos mortificados, todos queríamos saber que la evaluación del niño no iba a estar en el limbo, que fue lo que pasó, realmente hubo mucha preocupación, hay una sensación de ‘frío’ porque no sabes si lo vieron o no, si va a servir, si le va a afectar o no o qué, porque el niño ha estado cumpliendo con todos los trabajos.


“La evaluación que había él completado no se pudo subir. Ayer jueves tuvo que volver a presentar y sin ningún problema. Al final de la evaluación, el mecanismo de subir el resultado y recibir el acuse del examen fue completado”.

En la primera evaluación, se revisaron los conocimientos en Matemáticas, Español y Conocimiento del Medio. En una respuesta de triple opción, las tres respuestas se marcaban negativas, lo que se dieron cuenta en el chat del grupo escolar.


Niños ya no quieren estudiar

Patricia Quiroz comparte que el martes les dijeron que sus dos hijos de secundaria de escuela Adolfo López Mateos y uno de primaria Catalina López García, tenían que presentar un examen entonces todo fue un caos “por medio del WhatsApp nos han estado mandando los links, pero fue una situación muy difícil porque no se podía entrar, no se podía abrir duramos dos o tres horas para poder acceder a un solo vínculo y aún me faltaban dos y nunca pudimos abrir la página”.

Agregó que en un inicio les habían dicho que desde la medianoche los niños podrían presentar el examen, “por eso nos levantamos temprano pero no se podía acceder, nos decía que el correo electrónico no era el correcto, que no había sistema o simplemente no nos abría la página.

“Después de tanto batallar de moverle a una cosa y a otra y de estar fastidiados todos porque nada de lo que hacíamos funcionaba nos avisan que sería otro link con el que sí podíamos entrar, pero no nos permitía responder nada”, comenta la madre.


“Esta situación fue comunicada a los maestros, pero primero nos dijeron que era falla técnica, después que intentáramos con otro link que si se podía, pero pues nos trardamos bastante en contestarlos y ya cuando íbamos a terminar nos avisan que esta evaluación no valía hasta nuevo aviso.

“No sabemos qué va a pasar primero nos dicen que sí luego que no, después que lo presenten otra vez y aún así siguen las clases virtuales esto ya llegó a un punto insoportable tanto para mis hijos como para mí porque nadie nos dice si con esto ya van a pasar.




Por esta razón mis hijos ya se encuentran desesperados porque todo lo que hicimos no valió de nada ahora que les volví a poner la prueba me cuestionan el porqué si ya lo habían hecho; esto es un fastidio constante por el que los niños ya no quieren atravesar.


“Los niños me preguntan ¿otra vez? ¿Por qué si ya lo hicimos? ¿no sirvió lo que contestamos? Y la verdad es que no lo quieren hacer ya no quieren contestar nada, ni hacer nada. Me dicen que ya no quieren estudiar”.


Funciona desde el celular

Bruno, quien está por concluir estudios de primer grado de Secundaria en el Nicolás Bravo de Saltillo, echó mano del celular para responder el examen de la Secretaría de la Educación, al mismo tiempo en que en la pantalla de su computadora siguió la sesión de Zoom con las clases ordinarias que, en la nueva normalidad, se desarrollan de manera virtual.

“No tuve problemas para conectarme, pero el examen lo tuve que responder en el teléfono porque las clases por Zoom no se suspendieron y a la misma hora del examen tenía clase. Para conectarme no tuve problemas; nos pasaron el link y me conecté sin problemas.

El resultado del examen oficial fue prácticamente inmediato y a Bruno no le fue mal. “Saqué bien 40 de 43 reactivos”, destacó.


Sin problemas bajo la guía de la maestra

En la Escuela Primaria José María Morelos, de la Zona Centro, la maestra del tercer grado fue un factor importante para tranquilizar a los padres de familia y orientarlos en el proceso de evaluación que definió se iniciará hasta el jueves.

Padres de familia reportaron que la docente, a través del WhatsApp, se comunicó con ellos para explicarles los problemas que había en el servidor de la Secretaría de Educación y les pidió calma para intentar la conexión un día después, lo que lograron con éxito.

A lo largo de la mañana y tarde los orientó para que no saturaran el sistema y hacer el proceso de evaluación y envío de las pruebas sin dificultad.

A los padres que tenían dificultad para entrar al sistema, los acompañó vía celular en el proceso para que realizaran la conexión de manera exitosa.




Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}