×
hace 2 meses
[Seguridad]

Se fueron de sus casas… para ‘trabajar’ con sicarios

El cateo a una vivienda de Villa Colonial dejó como saldo dos adolescentes aseguradas y el arresto de dos presuntos sicarios

Imprimir
Se fueron de sus casas… para ‘trabajar’ con sicarios
Ciudad Juárez.- El cateo a una vivienda de Villa Colonial dejó como saldo dos adolescentes aseguradas y el arresto de dos presuntos sicarios para quienes supuestamente hacían labores de ‘vigilancia’.

El fiscal de Zona Norte, Jorge Arnaldo Nava López, informó que las menores, de 16 y 17 años, tenían tres meses fuera de su casa, sin embargo no contaban con reporte de ausencia porque frecuentemente dejaban de manera voluntaria su hogar.

“Ellas no estaban privadas de su libertad, pero realizaban actividades ilícitas por órdenes de estas personas, ellos (menores) tienen roles de participación de sujetos activos, los reclutan para actividades específicas como narcomenudistas y hasta sicarios”, detalló Nava López.

Los detenidos ayer por agentes de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Contra la Vida y Trata de Personas, son Jonathan David A. G., alias “El Pica”, de 18 años y Joel Adrián S. C., alias “El Cano”, de 20, quienes fueron presentados ante un juez de Control y se les liga con al menos 10 crímenes.

En el cateo también se aseguraron cuatro armas de fuego y un vehículo.

El fiscal informó que el arresto de los dos hombres, fue en cumplimiento a órdenes de aprehensión y un cateo, mediante el cual fue localizado el armamento sepultado en el patio frontal de la vivienda a un metro de profundidad y que se presume fue utilizado en al menos 11 crímenes.

Nava López indicó que en cuanto a las menores la Unidad de Atención a Víctimas está trabajando con ellas a fin de reincorporarlas a su hogar en una forma segura y permanente.

En las muertes que se atribuyen a los probables integrantes de la pandilla “Los Aztecas”, destacan el de la comerciante Blanca Nieves Luna Zúñiga, el de un vendedor de chicharrones y el atentado contra agentes municipales, que dejó un saldo de un oficial muerto y otro herido.

Las armas aseguradas son calibres .40 milímetros y 9 mm, una ametralladora tipo Uzi de calibre .380 y una arma larga de las conocidas como AR-15, de calibre .223, todas abastecidas, además de120 cartuchos útiles.

El fiscal ayer solicitó a la comunidad observar a estas personas y de identificarlas como probables responsables de algún delito las denuncien.

Se les investiga por trata

Nava López dijo que ambos son investigados por el delito de trata, ya que durante su arresto se rescataron a dos adolescentes.

Explicó que inicialmente fueron detenidos por la probable comisión del delito de narcomenudeo y fueron investigados por homicidio.

“Son gente que pertenece a “Los Aztecas”, se les da la orden de privar de la vida y narran en qué crímenes tienen participación. En base a esto se realiza un cateo, un juez otorga la orden de cateo de la vivienda ubicada en la calle Delicias y en el traspatio se localizan bajo la tierra las armas de fuego”, agregó.

Respecto a los crímenes confesados, el fiscal dijo que en el caso de la comerciante no existía una orden de matarla directamente a ella, sino a comerciantes que amagaron con denunciar a quienes se dedican al narcomenudeo en varios tianguis.

Esto mismo ocurrió en el caso del ataque perpetrado contra la unidad de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM).

“Dieron la orden de atacar la patrulla con tal número, no contra los elementos en específico, ellos recibieron solo el número de patrulla. Pero la investigación no ha llegado al punto de saber por qué se dio la orden del ataque”, dijo Nava López.

Estas personas deciden ocultar las armas y de momento esperamos los informes periciales que permitan establecer en que crímenes han sido empleadas, agregó el fiscal.

Menores reclutadas por el narco

El fiscal en la Zona Norte, Jorge Arnaldo Nava López, informó que las dos adolescentes aseguradas contaban con antecedentes de reportes por ausencia del 2015, dados de baja tras ser localizadas.

“Ahora como víctimas de trata fueron rescatadas y se estableció que no contaban con un reporte; las familias declaran que la ausencia de las menores es recurrente por lo que no lo hicieron. Una de ellas radica con la abuela materna y la otra con una tía, eso dificulta la integración familiar”, dijo.

Las menores tenían tres meses consecutivos fuera de sus domicilios. Ellas estaban a cargo de la custodia de “oficinas”, donde se planean homicidios y hechos violentos o en algunas casas donde ocultaban armas y drogas, dijo. (Staff / El Diario de Juárez)



Imprimir
te puede interesar
similares