×
hace 1 mes
[Arte]

Regresa a la memoria el detective lagunero

Conmemoran con charla virtual los 10 años del fallecimiento del escritor torronense

Imprimir
Regresa a la memoria el detective lagunero
Foto: Especial
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- Los escritores dejan una herencia de cuentos al partir, pero también de memorias en quienes los conocieron o leyeron. Ese es el caso de Francisco José Amparán, autor lagunero que falleció el 4 de julio del 2010 y a quien se conmemoró a una década desde su partida el pasado sábado.

Además de dejar una enorme cantidad de cuentos que fueron compilados bajo el título de Atrapar una Sombra, el autor de la novela Otras Caras del Paraíso dejó también un legado en el seminario de literatura local que lleva su nombre, y que lo recordó con una plática entre el escritor Julián Herbert y la coordinadora del colectivo y periodista, Sylvia Georgina Estrada. Esta charla, que se llevó a cabo en Facebook Live, abarcó anécdotas sobre el escritor, así como un repaso por su escritura.

Fue Herbert quien señaló que “la obra de Pacto tiene muchas vetas, tiene la parte periodística, la parte divulgación y la parte de la historia. Ideológicamente siempre estuvimos muy lejos el uno del otro, para mí él representa muchas cosas con las que no solo no coincido, sino que me irritan: un cierto sentido del humor que no me gusta; una cultura de la clase media ilustrada provinciana que no me gusta. Pero por otra parte su sentimiento del oficio y su manera de pensar en la literatura siempre me pareció de lo más entrañable y cercana a mi modo de ver la vida”.

“Paco” Amparán nació en 1957, en Torreón y estudió Ingeniería Industrial Química en el Instituto Tecnológico de La Laguna, aunque nunca ejerció porque su pasión verdadera estaba “en las humanidades y las letras”, como señaló Estrada.

Miembro del taller literario de La Laguna, coordinado por los escritores David Ojeda y José de Jesús Sampedro, publicó Sonata en Ocre y Azul, su primer libro La Luna y Otros Testigos (1984), Las Once y Sereno (1985), Cantos de Acción a Distancia (1988), Las Noches de Walpurgis y Otras Ondas (1991) y Algunos Crímenes Norteños (1992) en el que aparecería su detective Paco Reyes Ibáñez.

Sobre los tres primeros libros del escritor , Herbert señaló que “son un primer marco de Paco Amparán entendiendo y canibalizando de algún modo la cultura literaria de Latinoamérica. Son cuentos que tienen mucho que ver con el boom, con sus lecturas de García Ponce y Julio Cortázar, incluso de Carlos Fuentes”.



El neopoliciaco

Es hasta 1995 que Francisco Amparán publicó su única novela: Otras Caras del Paraíso,
libro en el que presagiaba la literatura de los feminicidios en el norte del país y en el que se notaba su interés por la literatura negra, del cual sería un exponente importante siendo miembro de la Asociación Internacional de Escritores Policiacos, junto con Paco Ignacio Taibo II y Rafael Ramírez Heredia.

En palabras de Herbert, la novela de Amparán “se inserta de una manera muy buscada por el autor en un contexto del neopoliciaco mexicano”, en el que homenajea al detective creado por Taibo II, Héctor Beloáscoran Shayne, con Paco Reyes Ibáñez, “un alter ego de Paco Amparán”.

“Este libro escrito en el 93 y publicado en el 95 rastrea un caso, primero, de desapariciones de mujeres que no están siendo investigadas en el contexto semirrural de La Laguna. Leer esto es muy impresionante cuando piensas que fue un libro escrito en 1993, porque en lo que el país se iba a convertir, ya está retratado en este libro”, comentó el autor de Canción de Tumba, quien detalló que su relectura de la novela 20 años después, le mostró que “el país, tristemente, se había vuelto mucho más como el retrato que hace Paco Amparán a través de los ojos de Paco Reyes Ibáñez”.

Durante la charla, Estrada destacó la figura del lagunero como central para el género policiaco en México, sobre todo en sus últimos años de vida y que llevó a su encuentro en una de las mesas de diálogo a las que asistió Amparán en la Feria Internacional de Saltillo.

Para ella, Amparán “era parte de este grupo de escritores consolidados del género en la época. Antes del relevo generacional. Paco Amparán estaba en la primera ola de autores mexicanos del género”.

La plática entre Herbert y Estrada puede encontrarse en el grupo de Facebook Seminario de Literatura Francisco José Amparán. Además el colectivo cuenta con un canal de YouTube y un podcast en Spotify.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}