×
hace 2 meses
[Saltillo]

Red de corrupción llega a la tesorera

El esposo, aval de empresas fantasma con contratos millonarios

Imprimir
Red de corrupción llega a la tesorera
Foto: Especial
Saltillo, Coah.- La tesorera del Ayuntamiento de Saltillo, Rosa María Zertuche Cedillo, figura como cómplice en la amañada asignación de contratos de obra al director del DIF Municipal, Iván Guerra Lara.

Fuentes de la Administración municipal revelaron que la funcionaria estableció como requisitos para el otorgamiento de contratos que cada asignación de obras fuera respaldada por una fianza, la cual tiene que ser contratada a la empresa de su esposo, Alejandro Chávez Martínez.

“Todos los contratos que consiguió Iván Guerra mediante la vía de la adjudicación directa tienen esa particularidad, tienen un solo fiador, el esposo de la tesorera. Es una sola afianzadora la que opera en estos casos específicos”, asegura la fuente.

¿Cuáles casos específicos?, se le inquirió. “Los que consiguen contrato por asignación directa, todo es a cambio de favores”, remata.

Casualmente Chávez Martínez también figura como fiador de empresas proveedoras de medicamentos para el Servicio Médico Municipal.

Nasalud, S. de R.L. de CV, representada por el esposo de la Tesorera Municipal, obtuvo contratos millonarios mediante un irregular proceso de licitación que fue impugnado por empresas afectadas.

Zócalo publicó esta semana que el director del DIF, Iván Guerra, consiguió contratos por asignación directa por más de 12 millones de pesos para desarrollar trabajos de bacheo al Ayuntamiento de Saltillo.

Según documentos en poder de Zócalo, el funcionario es copropietario de tres constructoras que obtuvieron contratos de bacheo entre 2014 y 2017. Una de ellas la constituyó en sociedad con su hermano Christian Guerra Lara, quien también fue funcionario público en la Administración del alcalde Isidro López Villarreal.

Según la fuente consultada por Zócalo, las tres empresas propiedad de Iván Guerra habrían sido creadas ex profeso para obtener contratos de obra durante esta Administración, pero además cuestionan que estas no realicen alguna otra actividad más que la del servicio de bacheo.



De #LordDIF A #Lordbaches

En mayo de 2016 a Iván Guerra Lara se le bautizó en redes sociales como #LordDIF por amenazar a sus trabajadores con correrlos, mediante una llamada telefónica que trascendió en la web. Ahora, a propósito que salieron a flote los millonarios contratos que logró en el Municipio de Saltillo mediante sus empresas, en las redes ya comenzaron a llamarlo #Lordbaches, porque encima de todo, los baches nunca aminoraron. Además de algunas publicaciones, no faltó quien se tomó la molestia de hacer un video de 50 segundos para exponer el caso del funcionario municipal.

El 25 de mayo de 2016, bajo la amenaza de que “ahorita se están yendo al dos por uno”, el director del DIF Saltillo amenazó a sus colaboradores con despedirlos si no se ponían las pilas para trabajar.

“Sí hay mucha gente que se hace ‘pendeja’ todo el día, así que por favor manden a ayudar allí con Yesi. Les pido el favor que se pongan las pilas porque ahorita se están yendo al dos por uno a su casa. Y los que no hagan nada en la tarde porque tienen su negocito, póngase a ayudarles. Ya basta que estén flojeando, y al que no le gusta que me diga para que se vaya a su casa”, expresó en el audio que aún circula en la web.

Lo dejan impune

El alcalde Isidro López Villarreal e Iván Guerra cayeron en contradicciones al intentar justificar el pago por 12.4 millones de pesos a las constructoras propiedad del director del DIF Saltillo.

Evidentemente molesto, el Edil determinó que la Contraloría Municipal no investigará el caso de tráfico de influencias, pues a su ver y entender, no hubo delito alguno al entregar por adjudicación directa 15 contratos entre 2014 y 2015 a las empresas Kasi Infrared México, Sago Construcción Civil y Estructural; pese a la violación al Artículo 52 de la Ley de Responsabilidad de los Servidores Públicos Estatales y Municipales.

“De seguro fue un acta constitutiva posterior donde aparece Iván, porque la que nos entregaron a nosotros está allí en el registro como proveedor, es una donde no aparece. Pero, aunque sí apareciera, no es problema, no es el caso porque está en un organismo público descentralizado”, dijo.

También aseguró que se le entregaron los contratos por adjudicación directa porque las empresas de Guerra Lara ofrecían los precios más económicos, por lo que se le preguntó que cómo podía asegurar que es de los mejores precios si nunca se licitó; a lo que Isidro López contestó: “Ah, pues claro que…, pues si alguien que venga a… Lo que pasa es que es una tecnología que nada más hay una máquina a nivel país. Esa es la información que yo tengo. Si hay alguien que consiga un precio más barato que nos avise, no es una empresa fantasma, está totalmente constituida y es de lo más eficiente que hemos contratado”.

No pudo explicar qué hizo tan especial a la empresa de Iván Guerra para que se le diera un contrato tras otro sin licitar, tomando en cuenta que Kasi Infrared México se constituyó en agosto de 2014, a ocho meses de arrancada la actual gestión.

En cuanto a la calidad, se le hizo ver que en algunos casos como en Vito Alessio Robles, los trabajos no aguantaron los primeros cruces de automóviles, a lo que el Alcalde culpó a los conductores por pasar por una vía recién pavimentada.

“No suena como pato ni camina como pato, es la mejor opción. Si a mí me dieran, aunque no fuera esa tecnología, más barato el pavimento, se los doy a ellos”, apuntó.

Se burla de la ley

Lejos de resolver las dudas en torno al desvío que se ha ejercido en sus empresas, el director del DIF Saltillo trató de salir del paso asegurando que no se benefició con los contratos, además que la Ley de Responsabilidades no aplica en él.

“No es cierto. Sí hay una empresa, cierto, de mi hermano Christian. Esta empresa, cuando entra al Municipio yo era parte de ella, pero para no causar conflicto de intereses yo me retiré, para que pueda estar libre sin problemas”, apuntó.

Sin embargo, en las actas constitutivas tanto de Sago Construcción como de Kasi Infrared, sigue apareciendo como socio a partes iguales.

Aseguró que por estar en un organismo descentralizado del Municipio, aunque es este quien le paga, está ajeno a la obra pública; no tiene nada que ver con el Gobierno local.

“Yo no doy la obra, desconozco cómo lo haga Obras Públicas los contratos, pero creo que hacen lo correcto. Sí, yo estaba dentro de la empresa cuando se dio, como se puede beneficiar a tu hermano o papá, pero yo soy un organismo descentralizado”, sostuvo.

Así surge #LordDIF

El 25 de mayo de 2016, bajo la amenaza de que “ahorita se están yendo al dos por uno”, el director del DIF Saltillo amenazó a sus colaboradores con despedirlos si no se ponían las pilas para trabajar. Así surgió #LordDIF.

“Sí hay mucha gente que se hace ‘pendeja’ todo el día, así que por favor manden a ayudar allí con Yesi. Les pido el favor que se pongan las pilas porque ahorita se están yendo al dos por uno a su casa. Y los que no hagan nada en la tarde porque tienen su negocito, póngase a ayudarles. Ya basta que estén flojeando, y al que no le gusta que me diga para que se vaya a su casa”, expresó en el audio que aún circula en la web.

Afloran más irregularidades

La tesorera del Ayuntamiento de Saltillo, Rosa María Zertuche Cedillo estableció como requisitos para el otorgamiento de contratos que cada asignación de obra fuera respaldada por una fianza, contratada a la empresa de su esposo, Alejandro Chávez Martínez. Así obtuvo contratos millonarios mediante un irregular proceso de licitación.

Zócalo publicó esta semana que el director del DIF, Iván Guerra, consiguió contratos por asignación directa por más de 12 millones de pesos para desarrollar trabajos de bacheo al Ayuntamiento de Saltillo.

Según documentos en poder de Zócalo, el funcionario es copropietario de tres constructoras que obtuvieron contratos de bacheo entre 2014 y 2017. Una de ellas la constituyó en sociedad con su hermano Christian Guerra Lara, quien también fue funcionario público en la Administración del alcalde Isidro López Villarreal.

Según la fuente consultada por Zócalo, las tres empresas propiedad de Iván Guerra habrían sido creadas ex profeso para obtener contratos de obra durante esta Administración, pero además cuestionan que estas no realicen alguna otra actividad más que la del servicio de bacheo.


Imprimir
te puede interesar
[Chivo Millonario]
hace cerca de 13 horas
[Seguridad]
hace cerca de 13 horas
[Conferencias]
hace cerca de 13 horas
[Región Centro]
hace cerca de 13 horas
[Seguridad]
hace cerca de 13 horas
[Negocios]
hace 16 horas
similares