×
hace cerca de 5 días
[Pintura]

Pintura en movimiento

La exposición, que cuenta con un total de 21 obras entre pinturas y esculturas, está divida en dos de las alas del museo.

Imprimir
Pintura en movimiento
Saltillo, Coahuila.- Cuerpos que se rompen en líneas y nos marean, guitarras que no lo son según el ángulo del que se mire y rostros que nos miran y se abren, son las obras que nos muestra el pintor Enrique Estrada con su exposición Serie Movimiento, que fue inaugurada la noche del pasado jueves en el Museo Rubén Herrera.

La ceremonia, que contó con la presencia del pintor, de Mabel Garza Blackaller, directora del Instituto Municipal de Cultura (IMCS), y Rafael Santín, coordinador de Comunicaciones Interestatales de Bellas Artes, se realizó en el patio del museo.

“Les presento una serie de obras que tienen como eje rector el movimiento, en donde Estrada recurre a técnicas novedosas en sus obras que contienen una alta carga figurativa, que provienen de su gusto por el dibujo y el paisaje, pero también a la representación barroca que da nuevos lenguajes dentro de la escena figurativa contemporánea”, dijo Santín al presentar.

La exposición, que cuenta con un total de 21 obras entre pinturas y esculturas, está divida en dos de las alas del museo, que también cuenta con un vídeo donde se relata el génesis de la idea que llevó a Estrada a la creación de estas pinturas.

“Me siento muy feliz de presentar estas obras que me llevaron poco más de 10 años en crear y que son una especie de síntesis de todo lo que he producido y aunque es de lamentar que no se presente toda la obra que he desarrollado, estoy muy agradecido de presentarla en este hermoso museo”, dijo Estrada.

Cuadros en acción

La obra que inicia con una colección de ocho pinturas de gran y pequeño formato nos muestra distintos desnudos de cuerpos femeninos, en donde la sensualidad se quiebra debido a los paneles que dibujan un movimiento que rompe a los cuerpos y el espacio en el que se manejan.

Desde mujeres hasta niños se ven presas de la obsesión casi cubista de Estrada por representar el movimiento y detenerlo con base en las pinceladas que marca sobre el óleo y en la forma que da a sus materiales en la única escultura que tiene la primera sala.

La segúnda parte la exposición se encuentra en la sala contigua y nos muestra de nuevo seis pinturas: dos de gran formato llamadas Diego Rivera y Pancho Villa y la División del Norte, así como otras cuatro pinturas de formato medio en donde el cubismo brackiano se dibuja y desborda el cuadro El Minotauro en su Laberinto, así como el movimiento que rompe regresa en las obras Arlequina y La Esfinge Egipcia.

En contra, la segunda parte de la exposición contiene un número mayor de esculturas en donde el cubismo hace más que nunca acto de presencia: una guitarra cuya caja de resonancia se encuentra bloqueada por cuerdas de alambre y clavos, un teléfono que se rompe en seis líneas y pareciera estallar en cualquier momento, hasta un figura de madera que curiosa, invita a recorrerla con la mirada.

Las dos grandes obras son las que más llaman la atención. Diego Rivera es la reinterpretación de un autorretrato en donde Estrada lo rompe nuevamente para dar movimiento y vida a la figura gorda que sentada está en la pintura.

En cambio, la obra titulada Pancho Villa y la División del Norte muestra al revolucionario sobre caballo difuminado entre trapecios que desdibujan su figura. Las obras de Estrada son rompecabezas de la realidad y el movimiento en nuestro espacio y en nuestra mente.


Imprimir
te puede interesar
[Desfile]
hace 22 horas
[Detenido]
hace 22 horas
[Internacional]
hace cerca de 19 horas
[Ruta Libre]
hace cerca de 17 horas
similares