×
hace 1 semana
[Arte]

Observa la celda del fuerte deseo

Los regios de Rodán Teatro se presentarán el sábado 18 en Casa La Besana

Imprimir
Observa la celda del fuerte deseo
Foto: Zócalo | Staff
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- El escenario se ilumina, la oscuridad cede espacio a la luz y revela, entre las sombras, a tres figuras: hombres que visten de naranja, reos. Sus cuerpos demuestran la violencia que han visto y vivido, la misma que los tiene encerrados en esa cárcel, ese infierno que ahora llaman hogar. Ese es el punto de entrada para conocer Severa Vigilancia, obra de teatro que, escrita por el francés Jean Genet en 1940, revela un universo sórdido de encuentros violentos y sexualidad desfogada.

La pieza de Genet ha visto una larga vida de presentaciones a lo largo del mundo, y una de ellas llegará al Centro Cultural Casa La Besana el próximo sábado 18 de enero, por parte de Rodán Teatro. La compañía regiomontana contó, para esta obra, con la dirección de Enrique Rodríguez, quien optó por mostrar, aún más, las relaciones personales y pasionales que se dan entre los criminales encerrados en esa celda escénica.

El director, quien conversó con Zócalo, apuntó que la historia original de “Severa Vigilancia no es otra cosa más que el sórdido mundo de las prisiones visto a través de los ojos de Jean Genet, y lo retorcido que se vuelven las relaciones humanas dentro de las prisiones, ya que es una lucha constante en la que cada uno tiene sus propósitos, pero en las interrelaciones humanas siempre hay una disputa”.

En la obra hay tres delincuentes: Ojos Verdes (Sergio Duarte), un sanguinario asesino y líder de la celda; el ladrón Julio (Dan Rodríguez), y el joven Mauricio (Santiago Luna).

Estos presos homosexuales, comienzan una encarnizada pelea no por el control, sino por ser controlados, por conseguir la atención del líder de la celda. Una búsqueda cuya pulsión erótica se encuentra en esa violencia interior que explota hacia afuera y se muestra entre los golpes y palabras fuertes que se gritan uno y otro reo.

“Para Genet lo importante era presentar la esencia del ser humano en sus escritos, y esta obra es quizá, fruto de su propia experiencia. En Severa Vigilancia hay una más que obvia búsqueda de poderes, pero que en mi propuesta se bifurca porque se muestra en dos vertientes: el poderío dentro de una prisión, y el poderío dentro de la convivencia diaria, es una mirada a esa discordia que se presenta en la celda.

“Aunque también es mostrar la superioridad de Julio sobre Mauricio y, también, es una búsqueda de poder debido a la preferencia que podría otorgar el personaje de Bola de Nieve. Esto da un poder y una superioridad. Es una disputa en muchos planos”, explicó Rodríguez.

Elevaciones

Uno de esos planos es el de los crímenes cometidos. En ese microcosmos que encierra al mal, Ojos Verdes es el líder debido a ser un asesino. Es por eso que la disputa se desarrolla en la retórica entre Julio y Mauricio.

Otro de los planos en los que se mueve Severa Vigilancia es el espacio físico que rodea a estos hombres. La escenografía consta de escaleras que son subidas o bajadas por los personajes según sus niveles de dominio sobre el otro.

“Nuestra propuesta teatral son dos perspectivas: la búsqueda del poder de la prisión, y el del poder que existe en las relaciones de los seres humanos, es por eso que las escaleras son tan simbólicas”, explicó el director.

Rodán Teatro, que se presentará el próximo sábado, ya ha visitado Saltillo antes con otras dos puestas en escena: Cita a Ciegas y Una Mujer de Tantas, ambas comedias, es por eso que Severa Vigilancia es un reto al que se enfrentarán y al que Rodríguez define como “muy físico, muy violento y muy cansado para ellos”.

“Hay una energía muy alta desde el inicio hasta el final de la obra. Los autores terminan exhaustos, demolidos y el tono de la obra se mueve hacia la tragedia. Es una obra que recomendamos para personas de amplio criterio y que estén dispuestos a ver y escuchar una obra muy violenta”, concluyó.



Imprimir
te puede interesar