×
hace 2 días
[Espectáculos]

La mansión ’embrujada’ que vendió Liam Payne de One Direction

El intérprete enfrentó varios sucesos del más allá durante su estancia en su lujosa casa de California

Imprimir
La mansión ’embrujada’ que vendió Liam Payne de One Direction
Foto: Especial
Escuchar Nota


Ciudad de México.- El cantante británico Liam Payne, de 27 años y quien formara parte de One Direction, finalmente logró vender su lujosa mansión en Calabasas, California, la cual llevaba dos años en el mercado.

El también guitarrista la anunció en un inicio en $14,000,000 de dólares, pero la falta de interesados lo llevó a reconsiderar su postura una y otra vez.

Fue así que para este año rebajó sus pretensiones a $10,750,000 de dólares, una cifra que tuvo que bajar todavía más, pues fue comprada por los actuales dueños en $10,160,000 de dólares.

A pesar de haberla vendido casi cuatro millones por debajo de lo que pretendió en un comienzo, Liam no salió perdiendo, ya que él pagó por ella $10,000,000 de dólares en el 2015.



Antes de venderla, el también compositor solía alquilarla en $60,000 mensuales.

La propiedad, construida en 1991 y de 9,700 pies cuadrados de extensión, cuenta con cinco recámaras y ocho baños.

También tiene vestíbulo, cocina, comedor, sala de estar, sala principal, sala de televisión, sala de cine, gimnasio, cava, librería, entre otras habitaciones.

Al igual cuenta con una casa de huéspedes, una casa de té, una sala de meditación y el infaltable estudio de grabación.

Al exterior, en sus 4.69 abres de terreno, tiene una piscina con su respectiva área de spa, cascadas, estanque koi, cocina exterior, hoguera, viñedo y exuberantes jardines.

La mansión, marcada con el número 25919 del Dark Creek Rd., se sitúa en las montañas de Santa Mónica, por lo que las vistas del lugar son simplemente espectaculares.

¿Estaba embrujada?

Además de haber tardado en venderla por su precio, también pudo haber influido el hecho de que se decía de que la propiedad estaba embrujada.

Liam narró, en 2017, que una persona se le acercó a su madre y le dijo que la casa tenía un habitante del más allá que respondía al nombre de Alan.



Aunque él nunca lo vio, lo que sí presenció fueron luces que se pendían y se apagaban, el grifo del agua se abría y se cerraba, entre otros sucesos sin una explicación lógica aparente.

Con información de La Opinión



Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}