×
hace 3 meses
[Relatos y Leyendas]

La isla donde los turistas aparecen muertos

Sin nota de suicidio ni nada que revelara su intención de acabar con su vida, el caso se ha reabierto

Imprimir
La isla donde los turistas aparecen muertos
El Confidencial | Tailandia.- Elise Dallemagne era belga, tenía 30 años y su cuerpo fue encontrado el pasado 28 de abril colgado de un árbol y medio devorado por los largartos en la isla de Koh Tao, en Tailandia. La hipótesis que las autoridades manejaron desde un primer momento es que la joven se había suicidado tras ahocarse sin embargo, ahora se abre una nueva vía de investigación que se centraría en la secta fundada por Sathya Sai Baba, ya fallecido, y en concreto en su relación con el autoproclamado gurú alemán Raaman Andreas con el que practicaba yoga y tantra. Antes que ella, otros seis extranjeros más han muerto en Koh Tao, que ha pasado de llamarse la isla de las tortugas a la isla de la muerte.

Elise pertenecía desde hace años a esta secta, que cuenta con 1.200 centros de culto en 16 países que ofrece la promesa de un "avance espiritual" y tiene en su historial varias decenas de denuncias de abusos sexuales. Once días antes, el 17 de abril informaba a su familia de que abandonaba la isla para volver a Bélgica tras dos años y medio viajando por Asia y Australia. Sin embargo, nunca regresó a casa. Según la primera autopsia, Elise Dallemagne se quitó la vida y después su cuerpo fue devorado por los animales de la selva pero su familia no cree esta versión. En una entrevista en 'Daily Mail', su madre, Michele van Egten, descarta la versión policial y afirma que las autoridades están ocultando los motivos por los que varios turistas han aparecido muertos en esta isla, entre ellos su hija, que afirma ha sido asesinada.

De hecho, Elise tenía planes para los días posteriores. Llegó a Koh Tao y se alojó en unos bungalows de la isla con nombre falso, Elise Dubuis. Una imagen filtrada este fin de semana de una cámara de seguridad ha avivado las sospechas. En ella se ve a un mochilero, que poco o nada se parece a Elise según sus familiares, accediendo al complejo turístico el 21 de abril y que, según fuentes policiales, se trata de la joven belga. Inexplicablemente, un incendió calcinó su bungalow y otros dos más, por lo que decidió buscar otro alojamiento y cambiar la selva por la playa.

El día 24 de abril tenía un billete para viajar a Bangkok pero nunca viajó hasta allí. Su cuerpo fue encontrado cuatro días después detrás de un resort y su equipaje fue embarcado en un pequño barco que debía coger antes de poner rumbo a la capital de Tailandia.

Sin nota de suicidio, una botella de gasolina...



Sin nota de suicidio ni nada que revelara su intención de acabar con su vida, el caso se ha reabierto después de que un testigo haya revelado que junto a su cuerpo se encontraran varios trapos y una botella de combustible vacía. Una segunda autopsia no es posible, ya que el cuerpo de Elise fue cremado 14 días después de ser encontrado.

"Muchas cosas nos muestran que alguien está involucrado. No estaba triste la última vez que hablamos. No sé por qué reservaría un barco a Bangkok para luego irse a la selva a suicidarse", relata la madre de Elise.

Pero Elise Dallemagne no es la única turista que ha aparecido muerta. Las primeras muertes misteriosas comenzaron en septiembre de 2014 cuando los británicos Hannah Witheridge y David Miller fueron asesinados en la playa. Antes de morir, Hannah fue violada. Ese mismo año, Nick Pearson, fue encontrado muerto en el Índico. Aunque la policía declaró su muerte como un suicidio, su familia cree que fue asesinado.

En enero de 2015 Christina Annesley, de 23 años, murió supuestamente por mezclar alcohol y antibióticos. Su muerte no fue investigada. Ahocado y con las manos atadas a la espalda fue encontrado ese mismo año el francés Dimitri Povse. Su muerte fue declarada como un suicidio. El pasado año, otros dos turistas perdieron la vida. En enero Luke Miller fue encontrado muerto en una piscina y en marzo la rusa Valentina Novozhyonova, de 23 años, desapareció de un hostal de Koh Tao y todavía no ha aparecido.



Imprimir
te puede interesar
similares