×
hace 2 meses
[Arte]

Guía para decir adiós

El psicólogo Walter Riso ayuda a superar las rompimientos amorosos en su nuevo libro.

Imprimir
Guía para decir adiós
Saltillo, Coahuila.- No hay quien escape de tener alguna vez el corazón roto, ya sea porque los han dejado o porque han dejado a alguien. El amor es así, doloroso, pero más que el amor lo que duele es olvidar, es dejar las muestras de cariño de alguien a quien querías y en quien confiabas; alguien que estaba cerca de ti. Por eso el doctor en Psicología Walter Riso escribió Ya Te dije Adiós, Ahora Cómo te Olvido. Una Guía Para Sacarse al Ex de la Cabeza y el Corazón (Océano, 2016).

Zócalo platicó con él para conocer más sobre esta guía para el olvido.

-¿Cuáles son los puntos que han transformado al amor en un valor negativo?

“El amor que se ha promocionado en el contexto occidental lo convierte en un problema, porque el 70% de las consultas psicológicas que se atienden tienen que ver con un rompimiento, la infidelidad, el abandono o la dependencia. Todos estos problemas provienen de los estereotipos que se han construido a través del amor romántico, los cuales yo me he encargado de destruir.

“En toda relación tiene que haber una visión realista del amor para eliminar ideas como el amor que todo lo puede, lo cual no es cierto, no es todopoderoso; también es absurda la idea de que el amor no espera nada a cambio, porque esto lleva a una relación de apego tóxico”.

-Uno de los aspectos que pueden volver tóxica una relación es la de necesitar que la pareja tenga una fijación especial y única por nosotros, ¿cómo afecta la idea de la posesión en un rompimiento?

“Este punto es de especial atención, ya que remarca la idea del amor que tenemos, la cual es el del amor sufrido. Muchos de mis pacientes se quejan con la frase 'es que ella no me ama porque no me cela', pero los celos son un sentido de posesión, lo cual lleva a una dependencia afectiva.

“Con esto hablamos de las típicas ideas de 'eres todo para mí, te necesito para vivir', las cuales han sido alimentadas por las canciones y películas románticas. Esta dependencia está mal y lo que uno tiene que hacer es decir 'yo no sufro por ti, yo no soy dependiente de tu amor', pero esta idea que se transmite por las telenovelas es el problema al que nos vamos a enfrentar”.

-Se puede llegar al caso de idealizar a una pareja a tal grado que no queremos que se aleje, que es uno de los aspectos más marcados de las relaciones actuales, pero ¿cómo es posible desechar la idealización del otro en una relación para terminarla?

“Hay dos formas de eliminar las idealizaciones de la pareja. La primera es el humor, para que una pareja funcione bien necesita una compatibilidad dentro del humor para observar los defectos en el otro, sin vendas que cieguen. Necesitamos de esto precisamente para eliminar la idea de la pareja perfecta, porque si tienes a una pareja que sea el cóncavo perfecto de tu lado convexo, te vas a aburrir.

“Lo segundo que mantiene a una buena pareja es el asombro, de otro modo nos aburrimos, porque somos tan compatibles y claro que también está el otro extremo, en donde somos tan incompatibles que no hay un punto de unión entre nosotros. Ahora estamos viviendo en una postmodernidad en la cual valoramos más que nada la igualdad de gustos, que está bien, pero hay que pensar en cuán grandes son nuestras similitudes y diferencias, las cuales pueden ayudar a romper la relación más fácilmente”.

-Muchas veces en una relación la idea de que porque se ama al otro, el otro tiene que amarnos ¿a qué es lo mayor que podemos aspirar en una relación o al intentar algo?

“No podemos ver el amor como un derecho, porque si lo fuera el otro tendría el deber de amarte. A lo que sí tenemos derecho es a la información. Por lo regular cuando una persona rompe su relación entra en un estado de madurez al pensar sobre las razones que llevaron a la ruptura.

“En este caso tenemos el derecho a no ser engañados, y también el derecho a ser informados lo más pronto posible cuando nos dejen de amar o cuando dejemos de amar, ya que sabemos que el desamor no es de un momento para el otro, sino que conlleva un proceso. Por ejemplo, al hacer un acuerdo de fidelidad y el otro te engaña, hay ahí una traición al acuerdo, el derecho que poseemos no es el del amor, sino el de relacionarnos de una manera más democrática”.

-En tu libro, la esperanza es uno de los temas fundamentales a tratar, ya que como se ha dicho, 'la esperanza es el peor de los males, ya que alarga la agonía de los humanos’, ¿por qué es importante terminar con la esperanza de un regreso con el ex?

“Eliminar la esperanza es lo más difícil de superar por las mentes conservadoras, ya que no está dispuesta a dejar ir a la otra persona. Aquí un dicho que puede ayudar es el de 'si tienes algo que pueda estar bajo tu control, pelea por eso, pero si escapa de tus manos, déjalo ir'.

“Entonces la esperanza puede ser un mal porque hay quienes esperan durante 30 años a que los amen, lo cual los lleva a la desesperanza que es vecina de la depresión. Uno debe de saber cuándo dejar ir y lo que hace la esperanza es remontarnos a un pasado imaginario y evitar vivir en un aquí y en un ahora”.


Imprimir
te puede interesar
similares