×
hace 1 semana
[Especial]

Estafas, secuestros, violaciones y muerte

Las ventas en redes sociales se han convertido en un mundo de fraudes

Imprimir
Estafas, secuestros, violaciones y muerte
Monclova, Coah.- Las ventas en redes sociales se han convertido en un mundo de fraudes, de comercio no regulado e incluso una forma de causar la muerte a quienes confían en productos “milagro”, además de que es empleado para cometer secuestros y hasta asesinatos.

Existe mucha gente que las utiliza de forma ocasional, cual moderna venta de garaje, pero entre ellas se esconden quienes tienen planeado su uso para delinquir y quitarle el dinero a sus víctimas.

Por medio de las redes sociales se han detectado promociones que hacen caer a la gente en estafas y las enredan en un sinfín de problemas como con la llamada Flor de la Abundancia, un fraude que dejó a miles sin recursos al hacerles creer que podían duplicar sus ganancias y se trataba de una estafa del tipo piramidal.

En Monclova y la Región existen grupos de negocios en Facebook que rebasan los 130 mil miembros y representan actualmente una fuerte comunidad que realiza transacciones que van desde la prestación de servicios como la de los matlachines, hasta la compraventa de un coche o una casa, sin mediar garantías.

SE PIERDE Y SE GANA

Tanto los que venden como los que compran pierden por igual en el comercio de redes sociales; ese fue el caso de una usuaria de Facebook en la Ciudad de México, que alertó sobre una nueva modalidad de estafa; ella vive en Ecatepec, Estado de México, y dijo formar parte de un grupo de compra-venta de celulares en Facebook, donde la engañaron con un cheque sin fondos.

“Vendí mi celular vía internet, me hicieron un supuesto depósito, sin embargo, fue realizado con un cheque sin fondos, situación que yo desconocía, ya que me enviaron foto del vaucher, todo normal”, denunció la mujer.

Como vendedora entregó el celular, y al darse cuenta que no había fondos, llamó a la estafadora; “Sólo nos amenazaron diciendo que eran de la Unión de Tepito y que ya no le moviéramos más”, explicó la denunciante.

De forma semejante se han detectado casos de venta de pastillas para adelgazar que han causado la muerte de quien las consume, como sucedió recientemente en Nuevo León, donde falleció una joven madre de familia.



Quizás más peligroso aún sea el caso de delincuentes que se hacen pasar como compradores de automóviles, y cuando están cerrando el negocio se llevan el vehículo o secuestran al vendedor.

En muchas partes del país se han creado bandas delictivas que trabajan día a día en busca de víctimas aprovechando la información de los usuarios de redes sociales para hacer contacto.

El mal uso de las redes sociales exponiendo información confidencial ayuda a que los extorsionadores a realizar secuestros virtuales, y otros delitos de alto impacto.



ECONOMÍA FAMILIAR

Bien sea para cumplimentar sus ingresos después del trabajo, una nueva fuente de autoempleo o que como amas de casa quieran ayudar ganando algo de dinero, muchos usuarios, principalmente de Facebook, comenzaron a hacer negocio a través de su cuenta y de grupos creados con ese objetivo.

Indagando entre quienes tienen un negocio virtual descubrimos que Melissa, madre de familia, quien decidió pasar de vender ropa entre sus amigos a ofrecerla en internet porque es una manera más práctica y efectiva, acudiendo a un lugar público para hacer la entrega, recibir el dinero y evitar riesgos.

Le fue tan bien, que para hacer mejor negocio con un proveedor le pidieron factura, para la cual necesitaba darse de alta en Hacienda; a poco de hacerlo estuvo, pero un contador le recomendó que no, debido a los gastos que implica la formalidad, sin olvidar los impuestos.

Ella se considera una vendedora honesta de las redes sociales, pero no puede decir lo mismo de los miles de usuarios que también ofrecen productos y servicios sin garantía alguna.

El de Viridiana, es un caso similar, su residencia en Estados Unidos, le permite vender diversos productos, principalmente ropa a gente de Monclova, gracias en parte a la ayuda de familiares que reciben la mercancía, la entregan y le envían el dinero desde la capital del Acero.

PELIGROSA COMUNIDAD

Introducir la palabra “Negocios” en la barra de búsqueda de Facebook, es suficiente para que aparezcan cerca de 10 opciones de grupos dedicados a la venta de un sin fin de productos en Monclova, Frontera, Castaños y la región Centro, el más grande con 130 mil 299 miembros.

De manera semejante buscar con la palabra “Ventas”, nos dará otra lista de grupos de comerciantes y vendedores ocasionales que alcanzan los 40 mil miembros, búsqueda que rápidamente y en suma, nos entrega 20 opciones para conseguir la mercancía que buscamos.

Pero también existen, aunque son los menos, grupos más cerrados donde sólo se admite la venta de cierto tipo de mercancía, o dirigida a personas particulares, o se limitan a una o dos colonias en concreto.

Ejemplos de lo anterior son “Negocios Monclova-Frontera”, “Solo Ventas Praderas y Calderón”, o “Ventas de Autos Monclova, Frontera y Castaños”, grupos que se diferencian por el ámbito territorial o el producto que se comercializa.

De esta forma mientras que algunos usuarios pueden ser honestos con su identidad y datos en general y lo que ofrecen, existe un gran número que emplean nombres falsos y no proporcionan, fotos o dato alguno que acredite que es un comerciante de verdad, lo que también sucede con los administradores de los grupos.

OFERTA Y DEMANDA

Aprovechando la demanda o popularidad de algún producto, el tipo de mercancías que se ofertan en Facebook, forman una larga lista, que incluye desde accesorios para teléfonos celulares, para bebé, mascotas, bolsitas de dulces para las fiestas infantiles, hasta tamales, tacos de la olla y platillos internacionales como el sushi.

La mayoría de los comerciantes de redes sociales ofrecen ropa y accesorios, pero los hay también quienes tienen negocio de sex shop en línea, que “garantizan” discreción al contar con entrega a domicilio, lo cual parece “a todas luces poco recomendable”.



La dinámica en la oferta y la demanda, es tal en las redes sociales, que para las fiestas como las de San Judas Tadeo los matlachines ofrecieron sus servicios, y en 30 minutos ya tenían 42 comentarios y una agenda apretada, recibiendo la mayoría de sus solicitudes vía inbox, de gente virtual.

Inclusive quienes vendían muebles casa por casa ahora lo hacen mediante su cuenta de “Face”, ahorrándose la ardua tarea de cargar por las calles la mercancía, y dejando las vueltas solamente para el momento de cobrar los abonos, asumiendo por el contrario un riesgo distinto al de las calles que es el de caer en manos de delincuentes.

Los productos que más riesgo implican son boletos en reventa para bailes y conciertos, así como los medicamentos sin receta que ponen en riesgo la vida, y para los cuales es difícil actúe la Profeco para aplicar un castigo.

COMERCIANTES ‘FANTASMAS’

El tratar con alguien a través de la pantalla no garantiza la seguridad ni del comprador como la del vendedor, pudiendo tratarse de delincuentes dedicados al robo, secuestro o extorsión. Si no hay seguridad, mucho menos va a existir control alguno en la calidad del producto o del precio, señalaron por igual comerciantes formales e informales de la Zona Centro.

Una de las cosas que garantizan por el contrario los informales “convencionales” que cuentan con un establecimiento, es que al comprar por redes sociales no se tiene a nadie a quién reclamarle, o un lugar dónde devolver una mercancía dañada, de hecho no obtienen ninguna respuesta del vendedor porque de inmediato cierra su perfil de la red social.

José Juárez, es un comerciante de la tercera edad que a veces sí y otras no abre su puesto en la ‘Fayuca’, y confiesa al preguntarle sobre las ventas en Facebook, que no le ha entrado a eso.

Florinda Rodríguez, a escasos locales de distancia, añadió sobre las ventas en redes sociales, que no lo han probado, ya que muchos de los comerciantes del lugar son personas grandes, que cada vez ven más solo su lugar de trabajo.

REDES Y FORMALIDAD

Para saber si es posible vender legalmente a través de las redes sociales, sin la necesidad de tener un establecimiento, acudimos a las oficinas del SAT, donde haciéndonos pasar por un contribuyente interesado en pagar sus impuestos, solicitamos asesoría.

Entonces el encargado del módulo señaló rápidamente que si quería vender ropa en el Facebook, había que darse de alta en la página SAT.gob.mx, dar click en un recuadro en la parte superior derecha, obtener un RFC y listo.

La breve respuesta del funcionario no aclaró las dudas, y antes de consultar la página le preguntamos si era necesario tener un local comercial para darse de alta, aseguró que no, y que no teníamos que preocuparnos de que los servicios de luz y agua en casa fueran a aumentar.

Si bien en Coahuila no se han registrado campañas de Gobierno para frenar el comercio informal electrónico, en otras entidades ya sucedió, y el pasado 16 de agosto se dio a conocer en medios nacionales que el SAT busca regularlo, y cerrarle las puertas en redes sociales por los riesgos que implica para vendedores y compradores y la afectación al resto de los comerciantes.

Mientras las autoridades toman cartas en el asunto, los usuarios de internet siguen expuestos a ser engañados y víctimas de estafadores, asaltantes y hasta secuestradores que citándolo en un lugar en especifico para realizar el negocio llevan a cabo sus planes.



YA BASTA

“Es una lástima lo que está sucediendo con las redes sociales”, dijo Arturo Valdéz Pérez, un referente del comercio en la capital del Acero, agregando: “nosotros quisiéramos que todos estuviéramos dentro del régimen fiscal, pero quien debe hacer esa labor es el Gobierno, el de los tres niveles, Federal, Estatal y Municipal, y unidos, hacer entender a la gente”.

“Ya sea mediante investigaciones y operativos, exigirle la autoridad, al informal lo que se nos pide a nosotros, porque se trata de una competencia desleal, porque no pagan ningún impuesto, no pagan nada, y nosotros tenemos una bola de gastos que se siguen incrementando, nos acaba de aumentar la luz y el agua”.

Las autoridades, continuó diciendo, “deben ir a buscar a los líderes de los comerciantes informales, porque es una realidad que los hay, y convencerlos, hacer esa labor que es su obligación para generara una competencia justa, estamos enfrascados en una lucha muy desigual”.

“Aquí, como en otras entidades de la república la Cámara de Comercio se ha manifestado obligando a las autoridades a tomar cartas en el asunto, siempre hemos pedido que se ponga mano dura con el comercio informal que va en aumento con el uso de las redes sociales”.

Mientras tanto finalizó, “el comerciante formal tiene que atender al SAT, la Profeco, e inspecciones de todo tipo, Protección Civil, Seguridad Social, pagar impuestos, salarios y demás”.

La competencia que tienen los comercios formales con los informales no es justa, pues unos pagan impuestos y los otros nada, y a la sociedad en general parece no preocuparle del todo que esa interacción no sea segura, que sea un fraude u otro tipo de engaño de la delincuencia.



Imprimir
te puede interesar
[Beisbol]
hace 11 horas
[Internacional]
hace cerca de 3 horas
[Coahuila]
hace cerca de 19 horas
[Seguridad]
hace 20 horas
[Internacional]
hace cerca de 5 horas
similares