×
hace 3 meses
[Trenazo de Anáhuac]

‘El tren vino directo a nosotros’

Doña Lucila Villalobos recuerda con dolor la forma en como un tren despedazó el camión en el que viajaba con sus amigas...

Imprimir
‘El tren vino directo a nosotros’
Sabinas, Coah.- “El chofer del camión iba muy fuerte, pasamos muy rápido las vías del ferrocarril esa tarde y repentinamente el camión se apagó. Cuando me asomé por la ventana vi lo peor; era el tren avanzando directo a nosotros y a los pocos segundos…ocurrió la tragedia”, fue lo que recordó la señora Lucila Villanueva, una de las sobrevivientes del trenazo de Anáhuac de aquel fatídico 13 de febrero del año 2015.

Con sus manos temblorosas y sus ojos sollozando, doña Lucila explicó que en un principio pensó que se iba a morir, pues durante el accidente sufrió múltiples lesiones que la mantuvieron internada varios días, pero siempre al filo de la muerte.

“Me operaron de urgencia porque traía una hemorragia interna, traía el vaso reventado y diversas fracturas en todo mi cuerpo. Cuando me llevaban en una ambulancia apenas alcancé a escuchar a una muchacha gritar que era código rojo, código rojo y me volví a desmayar”, indicó la señora Lucila.

Esa tarde del 13 de febrero, Lucila viajaba en uno de los asientos a la mitad del camión de pasajeros y leía una revista que le habían dado en la central camionera. Ella leía mientras el camión abandonada Nuevo Laredo para dirigirse a Sabinas como siempre lo hacía.

Por muchos años la señora Lucila viajó en ese mismo camión ya con destino a Sabinas junto con sus amigas y compañeras de trabajo Abrahana, la señora Alma Villalobos y otras.

Esa tarde el camión frenó intempestivamente cuando llegó a la estación Camarones en Anáhuac Nuevo León y sobre las vías se apagó. El estruendo que generó los frenos sobre las vías hicieron que la señora Lucila se levantara de su asiento y cuestionara al chofer sobre lo que ocurría.

“Regresé a mi asiento cuando el chofer no me contestó nada. Abrí la ventana para ver que sucedía y ahí fue cuando me di cuenta de que el tren se dirigía a nosotros. Yo le grité al chofer mientras el intentaba arrancar de nuevo el camión. Él estaba muy nervioso haciendo maniobras, pero segundos después, sobrevino el impacto”, indicó la señora Lucila Villalobos.

“Junto a mi estaba mi compañera que estaba embarazada y con el asiento hasta atrás. Ella cargaba entre sus piernas un pastel y le hable a Marisela Gutiérrez, pero sentía que la voz no me salía. Afortunadamente mi amiga alcanzó a sobrevivir junto con su bebé: Bendito Dios que nos protegió”, dijo la señora Lucila.


Imprimir
te puede interesar
similares