×
hace 1 mes
[Arte]

Dialoga el Julio Torri con la palabra de Dios

Entabla el escritor en su obra La Biblia Encarnada un diálogo intertextual con el libro religioso

Imprimir
Dialoga el Julio Torri con la palabra de Dios
Foto: Especial
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- Para Danush Montaño Beckmann (Durango, 1991) la literatura llegó en forma de cuentos provenientes de la Biblia. Relatos orales o versículos que se contaban o leían en voz alta en su casa de su niñez. Entorno en el que conoció la discusión que el trágico Job tuvo con Dios, las leyes que regían al pueblo de Judá en el Deuteronomio y hasta las profecías cactaclísmicas que quizá se están cumpliendo este 2020, en el último libro de la Biblia, el Apocalipsis. Todas esas normas e historias formaron un imaginario que lo llevó a la escritura.

Fruto de ese trabajo es La Biblia Encarnada, volumen de relatos cortos ganador del Premio Nacional de Cuento Breve Julio Torri 2020, en el que buscó crear un juego intertextual entre párrafos y versículos bíblicos que entran en la narrativa de sus historias y refuerzan sus relatos.

Según comentó a Zócalo, “al comenzar a escribir este libro busqué una temática que englobara todos los cuentos y justo ese tema es la Biblia. Todos los cuentos giran en torno a diferentes pasajes bíblicos que intervienen el texto. Fragmentos que juegan con lo que pasa en el texto, en la historia.

“Quería escribir una serie de relatos que se vieran atravesados por la Biblia, porque en mi caso tuve una infancia medio traumada por la religión y eso se relacionó con los impulsos creativos que también se originaron desde muy chavito. Para mí siempre fueron como dos mundos enfrentados: el de la religión y el de la creación literaria”, detalló.

Montaño, quien participó bajo el seudónimo de Herejía Circunstancial y fue elegido por un jurado conformado por Paula Abramo, Dana Gelinas y Edson Lechuga, de entre 47 participantes, apela a todos los registros de la vida dentro de los 25 cuentos que conforman La Biblia Encarnada. Comedia y tragedia van de la mano junto con asuntos políticos en los que incide la palabra de Dios. Un juego de hilos que unen a sus relatos bajo un símbolo que cubre muchos de los actos de la existencia humana, especialmente en un país como México, tan apegado a su tradición religiosa.

“Creo que la Biblia tiene relevancia y va más allá de si uno es creyente o no. Quería que los cuentos jugaran con esos pasajes bíblicos para demostrar que todavía tiene relevancia junto con la religión cristiana o católica, ya que es parte fundamental de la cultura de México. Quería que mis cuentos retrataran eso, más allá de la espiritualidad o religiosidad que puedan tener”, explicó el autor.



La pelea con el ángel

Pero el libro de Danush es también una forma de dialogar consigo mismo.
Con esas experiencias de infancia ante el poder totalizador de una formación religiosa que lo llevó a estudiar filosofía, inspirado en una curiosidad por conocer las respuestas de las grandes preguntas de la vida: ¿qué somos?, ¿por qué estamos aquí?

Es por eso que los relatos que conforman este volumen son miradas fugaces a situaciones actuales que pueden tener una correspondencia con el libro sagrado. Algunos de ellos rozaron en su creación con la actual pandemia de Covid-19.

“Tengo una relación afectuosa con la religión, pero no vivo guiado por ella. Soy una persona interesada a la que le gusta leer esos textos más allá de los judeocristianos, como los del islam o el budismo. Algo para responder las grandes preguntas”, detalló.

Si la Biblia es el hilo que une a los cuentos del libro de Danush, es también el pilar de su amor por la lectura y la escritura. Rasgo que comparte con varios de sus autores favoritos, entre ellos William Faulkner, quien en una entrevista dijo que cada vez que se proponía escribir debía leer algunas páginas del Viejo Testamento. Lectura que se manifiesta en libros como ¡Desciende, Moisés!, o Las Palmeras Salvajes y quien, junto con el escritor mexicano Daniel Sada, influenció a Danush.

Pero hay una paradoja, ya que la obra de estos autores se construye con frases largas y serpenteantes en una prosa difusa y musical. Ello se antepone a la brevedad concisa y aforística de Julio Torri, escritor que da su nombre al premio y cuyo reglamento pide que los cuentos no superen las cinco cuartillas. Estos nombres definen las dos vertientes narrativas de Danush: novela o cuento breve.

“Yo escribo como esos autores porque no se me dan los cuentos de largo aliento. Yo o escribo novela o escribo cuento breve, siempre me voy a los extremos. Pienso que hay algo contradictorio en lo que me aficiona como lector y como escritor”, dijo Danush quien se desempeña como docente de Filosofía en un colegio para monjas en la Ciudad de México.

Para el duranguense ganar el Torri es un impulso a su carrera, especialmente porque lleva años participando en diversos premios y apunta, no exento de buen humor, que “uno debe acostumbrarse a no ver su nombre entre los ganadores”.

“Debes saber que la literatura es un ejercicio de resistencia. Tienes que ser bastante terco y aferrarte porque si no te publican o premian, la autoestima se cae, por eso este premio es un impulso invaluable para mi carrera”, concluyó el ganador de los 100 mil pesos que otorga el certamen coahuilense.





Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}