×
hace 2 meses
[Internacional]

Con Canadá sí, con México… tal vez

Donald Trump recibió a Trudeau en medio de una tensa renegociación.

Imprimir
Con Canadá sí, con México… tal vez
Washington, DC.- Como “dura” consideró el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), reanudada este miércoles, y volvió a sugerir que podría abandonarlo, al reunirse en la Casa Blanca con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

“Veremos si podemos hacer los cambios que necesitamos”, dijo Trump al recibir a Trudeau en la Casa Blanca, el mismo día en que retomaron las conversaciones lanzadas en agosto para modernizar el acuerdo vigente entre EU, México y Canadá desde hace 23 años.

“Tenemos que proteger a nuestros trabajadores”, agregó el Presidente, quien culpa al pacto de la pérdida de empleos y el millonario déficit comercial del país.

Y como lo ha hecho desde la campaña electoral, reiteró la posibilidad de que Estados Unidos se retire del TLCAN. “Quizás no sea necesario, pero tiene que ser justo para ambos países”, subrayó.

Trump dijo que prefería los “acuerdos bilaterales”, en otra arremetida contra el que considera “el peor acuerdo comercial que jamás haya hecho Estados Unidos”.

Trudeau llegó en medio de fuertes tensiones entre Washington y Ottawa por la reciente decisión norteamericana de imponer un arancel de 220% a los aviones CSeries de la canadiense Bombardier, alegando que se benefician de subsidios en detrimento de la estadunidense Boeing.

Como respuesta, Ottawa ha amenazado con cancelar una multimillonaria orden de 18 aviones de combate Super Hornet de Boeing.

Estados Unidos es el destino de tres cuartas partes de las exportaciones de Canadá, y del 80% de las de México, pero las relaciones trilaterales han estado empañadas por el discurso proteccionista de Trump, origen de la renegociación del TLCAN.

Por su parte el subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Carlos Sada Solana, seguró que “por ahora”, no se están discutiendo acuerdos bilaterales de libre comercio de México con Estados Unidos y Canadá.

El diplomático resaltó que el flujo comercial entre México y EUse ha incrementado en nueve veces, desde la firma del TLC en 1994, particularmente en hortalizas, frutas y autopartes.

De la misma manera, el flujo de visitantes mexicanos a Canadá sigue en aumento desde la eliminación de la visa y actualmente existen 24 mil trabajadores agrícolas temporales en el país de la hoja de maple.

‘Pesada’ cuarta ronda

La cuarta ronda de negociaciones para modernizar el TLCAN inició ayer en Wa-shington, cuyo reto es el de lograr acuerdos en los temas difíciles.

Las expectativas de los alcances de esta ronda son amplias. Los temas sencillos tienen avances concretos, ya hay un capítulo cerrado, el de pequeñas y medianas empresas, y se espera que en esta ronda queden cerrados los de competencia, comercio electrónico, mejores prácticas regulatorias, telecomunicaciones y facilitación al comercio.

Las sesiones abordarán más de 24 capítulos del tratado y se extenderá a dos días más de lo previsto –hasta el 17 de octubre– otra señal más de la complejidad de esta ronda.

Cláusula ‘sunset’

El equipo que representa al Gobierno de Donald Trump propone que, cada cinco años, se termine el TLCAN, salvo que los tres países prorroguen esta disposición.

La propuesta ha generado oposición de los equipos mexicano y canadiense que consideran que es un factor que puede generar incertidumbre para las inversiones, y por tanto no propiciar un ambiente adecuado para la creación de empleos, dijo Thomas Donohue, presidente de la American Chamber of Commerce (Amcham), la cual reúne a empresas que tienen inversiones en
México.

No obstante, el sector privado nacional, representado por Juan Pablo Castañón, y que asesora al Gobierno mexicano, confía en que las propias condiciones del mercado, y la resistencia de Canadá a esta propuesta puedan ayudar a que no prospere.

Restricciones al campo

La propuesta de limitar el acceso de exportaciones mexicanas y canadienses de frutas y hortalizas, cuando Estados Unidos esté en fase de producción, presentada en la tercera ronda, es un tema ya calificado como inaceptable por el Gobierno mexicano, en vista de que va en contra de las disposiciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y del fundamento de libre comercio del TLCAN.

Francisco de Rosenzweig, socio de White & Case, consideró que por ser una propuesta inaceptable, no tiene sentido abordarla.

“Es una propuesta que genera incertidumbre y preocupación al sector agroalimentario, pues son ventas anuales por 13 mil 500 mdd. Lo que ha pedido el Gobierno mexicano es que ésta proposición no sea objeto de discusión”, comentó Rosenzweig.

Competitividad

Sobre el tema laboral, –también de la tercera ronda– trascendió que la propuesta de Canadá es agresiva y no sólo toca derechos laborales, sino que incluye la cuestión salarial, con la intención de empujar a México a que suba sus bajos salarios que se traducen en una competencia desleal para empresas en Estados Unidos y Canadá que pagan mejor.

Sin embargo, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, ha insistido en que el aumento de salarios no se ha tocado y que las negociaciones giran en torno a mejorar los derechos laborales de los trabajadores. “Los salarios son un tema de política interna que no está sobre la mesa”, recalcó.

Preocupación general

Empresarios de Estados Unidos y México expresaron su preocupación por las propuestas más polémicas de la Administración Trump para el TLCAN, que según dijeron pueden “condenar” al acuerdo.

Entre las iniciativas que encienden las alarmas están el endurecimiento de las reglas de origen, la inclusión de una cláusula de revisión quinquenal obligatoria y la eliminación del mecanismo de solución de controversias, alertó el presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Tom Donohue.

“Hay varias propuestas que son píldoras venenosas puestas todavía sobre la mesa que podrían condenar todo el tratado”, dijo, y anunció que enviará una carta a la Casa Blanca firmada por más de 300 cámaras de comercio estatales y locales resaltando los beneficios del TLCAN.

Este se declaró dispuesto a luchar “como nunca” para proteger el TLCAN de las propuestas “innecesarias e inaceptables” de Trump.

Grupos empresariales de los tres países señalaron que ninguna de estas propuestas alteraría las condiciones que hicieron posible la integración comercial, pero agregarían incertidumbres que harían menos atractiva la inversión.

“El TLCAN funciona para Estados Unidos”, asegura la Cámara de Comercio en su sitio web, en el que rechaza “mitos” de que el acuerdo impulsó el desempleo, incrementó el déficit comercial y propició la fuga de fábricas.

Automotrices ‘encienden alarmas’

Líderes de compañías automotrices y de autopartes temen que las demandas de Donald Trump en el acuerdo comercial sobre las reglas de origen, que rigen cuántos automóviles se envían de cada país, afecten sus ingresos. Y es que los esfuerzos de la Administración por reformar el TLCAN con Canadá, principal proveedor de partes de la región, condicionando el plan de elevar los requisitos de contenido en los autos, podría resultar en una situación de “perder-perder” para todos.

“Los cambios en las llamadas reglas de origen, que rigen qué proporción de un automóvil debe provenir de los países del TLCAN, aumentarán la complejidad y los costos”, dijo Don Walker, presidente ejecutivo de Magna International.

Estados Unidos tuvo un déficit comercial de 63 mil millones de dólares con México el año pasado, en comparación con un superávit de 7 mil 700 millones de dólares con Canadá. El déficit automotriz con México fue de 74 mil millones de dólares. En otras palabras, eliminando el comercio de automóviles y partes, EU tendría un superávit con México.
(AFP)

Peor para EU salir del tratado

Estados Unidos sería más afectado que México si se abandona el TLCAN, aseguró el economista en jefe de BBVA Bancomer, Carlos Serrano Herrera.

El especialista explicó que esto se debe a que EU tendría que absorber un mayor costo comercial en aranceles, conforme las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC). “Si se rompiera el Tratado, comerciarían con las tarifas de la OMC. Las exportaciones de México a Norteamérica tendrían un aumento promedio de 2.5% en los aranceles. En tanto, las exportaciones de Estados Unidos a nuestro país tendrían un aumento en los aranceles de 8%, en promedio”, explicó.

Dijo que cancelar el tratado no representa una catástrofe para México, a pesar de los efectos negativos que conllevaría la decisión.

Uno de los argumentos de Trump para terminar el tratado es que su país tiene un “gran déficit comercial”. Serrano Herrera dijo que ese razonamiento carece de sustento, contradice a la ciencia económica y revela una clara mentalidad mercantilista. (Notimex)




Imprimir
te puede interesar
similares