×
hace 11 meses
[Italia]

Aumenta la radicalización en Italia pese a la baja amenaza terrorista

Por AFP

La amenaza terrorista es ‘de baja intensidad’ en Italia, donde, no obstante, crece la radicalización islamista

Imprimir
Aumenta la radicalización en Italia pese a la baja amenaza terrorista
Italia.- La amenaza terrorista es "de baja intensidad" en Italia, donde, no obstante, crece la radicalización islamista entre jóvenes y mujeres, según el informe de una comisión especializada en el tema presentado este jueves en Roma.

"Hay algo específico en nuestro país, en ciertos aspectos más bien tranquilizador" en lo que concierne al fenómeno del radicalismo islamista, declaró ante la prensa el jefe de gobierno italiano, Paolo Gentiloni, al presentar el informe de esta comisión.

"La amenaza se mantiene de baja intensidad", aseguró por su parte el presidente de esta comisión, Lorenzo Vidoni. Sin embargo, añadió, "¡hay en nuestro país un aumento de jóvenes y mujeres que se radicalizan!". "Italia se encuentra actualmente en la misma situación vivida por otros países europeos hace cinco o diez años atrás", aclaró.

Según este informe, Italia cuenta con aproximadamente un centenar de "combatientes extranjeros", italianos que partieron a hacer la yihad en Siria o Irak, según Vidoni, una cifra muy inferior a las observadas en países como Bélgica y Francia.

Si embargo, Italia no escapa al fenómeno de la radicalización islamista, que se constata sobre todo en las prisiones y en internet, indicó Gentiloni, señalando que queda mucho por hacer en cuanto a prevención.

La situación en las prisiones es particularmente crítica, denuncia Antígona, una asociación de defensa de los derechos de los presos.

Ningún guardia de prisión habla árabe y en general los imanes no son admitidos en los centros penitenciarios, afirmó en un comunicado.

"Esto lleva a los detenidos a elegir entre aquellos que dirigen las plegarias, sin ninguna garantía sobre lo que predican", añade la asociación, que destaca que en Italia hay unas 54.000 personas en prisión, de las cuales unas 6.000 manifiestan ser de confesión musulmana.

El ministro del Interior, Marco Minniti, en cambio, se congratuló por la eficacia de las expulsiones preventivas, 133 contabilizadas el año pasado, de ciudadanos extranjeros acusados o simplemente sospechosos de radicalismo.

Italia teme, sin embargo, que el aumento de las llegadas de migrantes provenientes de Oriente Medio y África central favorezca la radicalización islamista, aunque Gentiloni afirma rechazar "la ecuación inmigración = terrorismo".

Unos 176 mil 554 migrantes se encontraban en diciembre en las estructuras de acogida diseminadas por todo el país, contra 103.792 un año antes y 66.066 hace dos, según el Ministerio del Interior.

Ante este incremento, el gobierno prevé aumentar las repatriaciones y prepara un plan para ampliar el número de centros de retención.

El ministro del Interior viajó a Túnez esta semana, antes de una visita prevista a Libia, para favorecer acuerdos de repatriación y una mejor gestión de los flujos de partidas de migrantes desde estos países.




Imprimir
te puede interesar
similares